www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3475539
Historia de nuestro cine - Coloquio: Premios Goya - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Mañana a estas horas el cine español se vestirá de gala

para celebrar los 30 años de vida de los premios Goya

y en "Historias de nuestro cine"

no podíamos pasar por alto una cita tan importante.

Por eso, hemos elegido hoy "La buena estrella",

película ganadora de cinco Goyas en la edición de 1997.

De lo que nos espera mañana, de la evolución de los premios

y, por supuesto, de los cinco títulos que hemos visto esta semana

vamos a hablar durante la próxima media hora

con nuestros invitados.

Antes de presentarles, echamos un vistazo a esas películas.

1948 fue el año de "La mies es mucha",

dirigida por José Luis Sáenz de Heredia

y protagonizada por Fernando Fernán-Gómez,

que en 1949 se alzaba con el premio más importante del momento,

el del Sindicato Nacional del Espectáculo.

¿Su nombre?

-Padre Santiago Hernández.

-Yo también quiero ser sacerdote.

-Hay el dinero en esa casa y con él te vas al seminario ahora mismo.

Sin duda, uno de los grandes protagonistas

de la ceremonia de mañana será Mariano Ozores,

Goya de Honor en la 30 edición de los premios.

Por eso el martes rescatamos la ópera prima

de este cineasta prolífico

que gozó en todo momento del favor del público, pero no de la crítica.

¿A quién se le ocurrió este divertimento de tu falsa defunción?

-A mí, pero no creí que me fueseis a coger la palabra.

-¡Lo he visto, como tú y como yo, el tío vive!

El miércoles llegamos a la década de los 70

de la mano de Antonio Giménez Rico,

ganador en 1977

del Primer Premio del Sindicato Nacional del Espectáculo

a la mejor película del año, "Retrato de familia".

Yo no quiero alistarme, no valgo para esto. No sirvo.

-¡Me cago yo en la guerra! -Por tu suerte en la guerra.

-¡Vivan los valientes!

1986 fue el año de las luces

y el 87 el del nacimiento de los Premios Goya.

Con la quinta película de Fernando Trueba

que obtuvo tres nominaciones

y se llevó uno, el de mejor actriz de reparto para Verónica Forqué,

pasamos la noche de ayer jueves.

O sea, que te has enamorado.

(TARAREA)

La vuelta.

-¿No tenéis vergüenza? ¿No sabéis que el baile agarrado es pecado?

Después de este repaso por los títulos de la semana,

presentamos a nuestros invitados de esta noche.

Nos acompañan Antonio Giménez Rico, director de "Retrato de familia"

y expresidente de la Academia de Cine.

Buenas noches. Buenas noches.

También nos acompaña Ángeles González-Sinde,

guionista de "La buena estrella",

la película que hemos visto esta noche,

y expresidenta también de la Academia de Cine.

Buenas noches.

Bienvenida al programa.

El historiador y colaborador habitual,

Fernando Méndez-Leite,

hemos querido que estuviera esta noche también

para hablar de los Goya y de otras cosas.

¿Qué tal? Hola, Elena.

También el crítico de cine y compañero Javier Ocaña.

¿Qué tal? Muy bien.

Todo está listo

Todo está listo

para que mañana disfrutemos de una ceremonia de altos vuelos.

De momento, los nervios son protagonistas

y, si no, que se lo digan a Dani Rovira.

Te regalo el Kadett.

Pero si vino hasta Penélope.

Y Antonio Banderas.

Y los pude tocar.

Es que este año no lo mejoro ni de coña.

(Llaman a la puerta)

¡Que sí, Resines!

¡Que voy a presentar la gala de los 30 años!

¡La voy a cagar, pero la voy a presentar!

-Hola, Dani.

Mira, escúchame un momento. -¿Penélope?

-Esto no es sano.

No puedes estar así, llevas un mes y medio encerrado.

Sales y lo haces.

Si el año pasado lo hiciste muy bien.

Repite conmigo: soy gracioso. -Soy gracioso.

-Todo va a salir bien. -Todo va a salir bien.

-El Kadett tenía una orden de embargo.

-Todo va a salir bien.

Gracias, Penélope.

¡Todo va a salir bien! ¡Todo va a salir bien!

-Y este es el tío que lo está petando.

Ya está todo listo para esa gran ceremonia de mañana.

En primer lugar, ¿cómo creéis que se presenta

esta edición número 30 de los Premios Goya?

También cómo veis el panorama

de las películas que se estrenaron en 2015.

Bueno, pues a mí me parece que

se presenta como casi todos los años, pero con el mismo problema

que yo siempre pienso que tiene todos los años.

Todos los años ocurre que hay media docena de películas estupendas

que, por una razón u otra, no ha visto nadie.

Lógicamente, esas nunca tienen una opción al Premio Goya

porque el Premio Goya,

los académicos votamos a las mejores de las que hemos visto.

Y ahora hay un problema muy grave en el cine español

que hay muchas películas

que la dificultad es llegar a las salas de cine.

Yo siempre creo que hay muchas películas,

no muchas, algunas películas que son notables

y que no se entera nadie de que existen.

Yo creo que este es uno de esos años.

Hay grandes pequeñas películas

en la cosecha de 2015. ¿Tú cómo ves el panorama?

Yo creo que eso, por otra parte, es inevitable.

Yo creo que ocurre también con los premios de la academia europea

y ocurre con los premios de Hollywood.

La producción es grande, es importante.

El cine está en transformación,

la distribución en salas, como dice Antonio,

es muy difícil de conseguir.

Solo un puñado de películas tiene esa repercusión.

Y, bueno,

pero lo importante es que hay muchas películas buenas.

Es verdad que hay películas que hubieran merecido nominaciones,

sea a veces porque es un guion que está muy bien

o a veces porque hay un actor o una actriz que está muy bien

y que valdría la pena destacar, pero la competencia es enorme.

Pero eso también es lo que da valor a los premios.

Conseguir una nominación en sí mismo ya es difícil,

no digamos ya el premio.

¿Cómo veis la ceremonia? ¿Cómo creéis que se va a desarrollar?

Creo que lo bueno es que los Goya están muy asentados

como un gran acontecimiento del mundo del cine,

del mundo del espectáculo, de la televisión, cada año.

Y que está muy asentada

el éxito que viene acompañado tras las nominaciones y los premios.

Y eso es lo mejor.

Luego viene que cada año hay cosechas muy distintas

y, como en todo, hay años mejores y años peores.

Yo creo que este año ha sido una cosecha algo más discreta

que, por ejemplo, el año pasado. ¿Estás de acuerdo, Fernando?

Yo creo que,

como decía Ángeles antes,

esto ocurre en todos los premios y muy especialmente

y de una manera más aguda en la academia de Hollywood.

La academia de Hollywood al final selecciona 6-7 películas

y sobre esas carga todas las nominaciones.

Esto pasa también en la academia de España,

pero de una manera, creo, más paliada.

Creo que este ha sido un buen año de cine español,

pero de un cine español que no se ha visto demasiado.

Por ejemplo, películas como "Los héroes del mal",

de Zoe Berriatúa,

como "Techo y comida", de Juan Miguel del Castillo,

como "Isla bonita", de Fernando Colombo,

como "La adopción", de Daniela Féjerman,

como "A cambio de nada", de Dani Guzmán.

Son una serie de películas que están muy bien, realmente.

Pero, claro, no todas ellas están en las nominaciones de los Goya,

como es lógico, porque son películas que se han visto poco.

Yo creo que ha sido un buen año de cine

y que los premios de la academia

lo reflejan de una manera relativa,

como siempre es.

Antonio ha explicado muy bien las razones técnicas

por las cuales esto es así.

Pero me parece que el cine español apunta alto.

Todo esto también es producto de la crisis.

¿Por qué las películas más interesantes del cine español

son películas de muy pequeña producción,

por lo tanto, con muy poca salida comercial?

Pues porque hay una crisis económica feroz

y las películas se hacen con muy poquitos medios.

Y eso, amiga, eso es un problema.

Los Premios Goya celebran este año su 30 edición,

pero antes existieron otros premios,

fueron los Premios del Sindicato Nacional del Espectáculo,

de 1941 hasta el 78.

Vamos a ver cómo han evolucionado aquellos premios

y también nuestros Goya.

(Música)

Se efectúa en Barcelona el solemne reparto de los premios

que el Ministerio de Industria y Comercio concede,

por medio del Sindicato Nacional del Espectáculo,

a las mejores películas españolas de la temporada 1942-43.

Tanto sacrificio, tanta rabia,

tanto tiempo para ver que estoy.

Qué fuerza me empuja y me pone en liderato de competición.

Ser tercero es perder.

Ser segundo no es igual

que llegar en un primer lugar.

Voy a ganar, voy a ganar.

Voy a matarme por llegar.

Voy a ganar, voy a ganar.

Voy a matarme por llegar.

Voy a ganar, voy a ganar.

Voy a poderlo demostrar.

Voy a ganar, voy a ganar.

Voy a poderlo demostrar.

Les dejamos ya con la gran gala del cine español.

Ganar un Goya no es ganar,

en un juego de azar,

yo soy sensible.

(Canción en inglés)

Hemos visto esos Premios del Sindicato Nacional del Espectáculo.

¿Cómo eran? ¿Cómo surgieron?

¿Por qué esa necesidad de que hubiera unos premios?

Eran los Premios del Sindicato del Espectáculo,

que carecían del más mínimo prestigio crítico y profesional.

Eran unos premios políticos, absolutamente.

Y eran premios con dinero, cuantitativos,

y eran premios que suponían un espaldarazo político

a las productoras que hacían el cine que quería el régimen que se hiciera,

muy claramente.

Y había, claro,

los resultados eran bastante enloquecidos

a lo largo de todo el franquismo.

Cuando esto empieza a evolucionar un poquito,

es a fines del...

del régimen, era a mediados de los años 70.

De hecho, cuando se premia "Retrato de familia",

ahí hay un cambio radical porque, por primera vez,

el sindicato premia un tipo de cine crítico

que no era el habitual.

Los premios que tenían más prestigio, dentro de lo que cabe,

eran los premios del Círculo de Escritores Cinematográfico,

el CEC.

Que eran los premios de los críticos.

También muy relativo,

pero eran premios que eran más valorados

que los de Sindicato del Espectador.

Precisamente, la película que vimos el lunes,

"La mies es mucha", de Sáenz de Heredia,

tuvo los dos premios, el del Sindicato y el de los Críticos.

¿Qué os parece esta película

que fue la que lanzó a Fernando Fernán-Gómez?

A mí, la verdad, me ha sorprendido porque la he visto con mucho interés.

En parte, porque Fernán Gómez tiene un encanto

y tiene una capacidad de ir desarrollando ese personaje

con esas elipsis, esos saltos tan grandes,

pero le da realmente una identidad que te quedas atrapado.

Luego hay cosas que te llaman la atención

y no puedes dejar de verla por ver quién va a salir ahora

disfrazado de indio de la India.

-Es mi madre, padre Santiago, se llama Teresa.

-Pero, sí, curiosamente, la película

a mí me ha generado interés y la he visto con agrado.

¿Quizá era una película diferente al cine religioso

que se hacía en ese momento? Bueno,

es un cine de propaganda religiosa muy de la época muy claro.

Por ejemplo, en las memorias de Fernando Fernán-Gómez,

en "El tiempo amarillo",

él pasa un poco por encima de "La mies es mucha".

Tiene mucho más en "Balarrasa",

que es una película mejor.

Pero sí que viene a decir Fernán Gómez

que era muy gracioso lo de la propaganda religiosa

porque no pensaba que alguien, después de ver "La mies es mucha"

o ese tipo de películas, se metiera a sacerdote directamente.

Le dieran ganas de meterse a sacerdote.

Igual los de los colegios de la época no pensaban lo mismo

porque fue una película que se puso durante generaciones

a los niños de la época

hasta que llegó a mi generación que ya ponían "El Cristo del océano",

que era otra.

-Yo creo que "La mies es mucha"

pertenece a una etapa de la historia del cine español

en que, por circunstancias políticas,

el régimen decide dejar de hacer películas patrióticas,

militaristas, de exaltación del régimen,

y, entonces,

coincidiendo con la entrada en los gobiernos de Franco,

de los católicos,

no digo los del Opus que todavía no llegaron,

los de la Asociación Católica de Propagandistas

o no sé cómo se llamaba,

auspiciaban desde el régimen, desde el Gobierno,

un tipo de cine de propaganda religiosa.

Entonces, hicieron muchísimas películas.

Lo que pasa que no todas

tenían los talentos que reúne "La mies es mucha".

Esta noche estamos hablando de premios.

Hay que recordar que mañana se entregan los Goya.

Serán retransmitidos aquí en directo, pero por La 1 de TVE,

y el Goya de Honor va a recaer

en un personaje de nuestro cine muy prolífico.

Una carrera y una trayectoria extensísima.

El pasado martes pudimos ver "Las dos y media... y veneno",

que es la ópera prima de Mariano Ozores.

¿Qué os parece este reconocimiento, este Goya de Honor?

Me parece que está bien reconocer la trayectoria

de alguien que ha generado tanta filmografía.

Y que, además, ha atravesado tantas décadas

y ha convivido con la transformación industrial del cine.

Por otra parte, es también un reconocimiento a un cine

que tuvo muchísima popularidad,

que era un cine que conectaba muy bien con el público

y bien está que se reconozca también

esa capacidad de conectar con la gente

y de hacer un oficio contra viento y marea.

¿Qué os parece esta ópera prima del año 59?

Aunque él tenía una extensa trayectoria ya detrás,

aunque era la primera que dirigía.

A mí lo que más me sorprende para bien de la película,

es una película de puesta en escena muy ágil

y rodada en formato panorámico.

Con una foto muy brillante, de colores muy marcados,

y que da un aspecto de película de los años 50,

de comedia de enredo casi de Hollywood,

salvando las distancias, evidentemente,

en cuanto a la calidad.

Y que es una película que se ve muy bien lo que es la dirección

siendo un primerizo, siendo una primera película.

Esta historia tiene lugar...

Mariano Ozores contó siempre con el favor del público,

la taquilla le apoyaba, pero no de la crítica, Fernando.

No, pero eso es completamente lógico.

Mariano Ozores intentó en sus comienzos,

después de "Las dos y media... y veneno",

hacer un tipo de películas más, digamos, más serias.

Hizo una película que se llamaba "La incógnita",

que tuvo otro titulo, "Y Dios eligió a sus viajeros",

pero fracasó.

Hizo también una película sobre un seminario

que se llamaba "Alegre juventud". Hizo "Salto mortal".

Hizo una serie de películas que no acabaron de cuajar

y, entonces, se encontró con Gracita Morales y José Luis López Vázquez

en "Chica para todo".

A partir de ahí,

hizo toda la serie de operación...

"Operación secretario", "Operación cabaretera", "Objetivo bikini",

todas aquellas películas de los 60

que fueron lo que cimentó realmente la popularidad

del cine de Mariano Ozores,

que tenía una acogida fantástica por parte del público.

Eran películas de muchísimo éxito del público,

pero eran películas que no tenían mayores ambiciones.

-¿Dónde está Mata Hari, impostora? -Yo le tengo un gran respeto,

incluso admiración,

porque conocido personalmente es un hombre muy inteligente

y con un gran sentido del humor.

Y luego yo creo que toda industria de cine

que se considere seria necesita un soporte de un cine popular,

de un cine comercial, que es lo que hacía Mariano,

cosa que ahora yo creo que casi no se hace...

sobre el cual luego las películas más comprometidas,

más serias, más de autor... tenían posibilidad de hacerse,

pero el soporte industrial era el cine que veía la gente.

-Hay muchos... estudiosos del cine, críticos,

que dicen que no les gusta mi cine e incluso en publicaciones...

me dan unos palos tremendos, me tratan mal en sus críticas y tal,

pero mientras el público siga acudiendo a ver mis películas

con tanto entusiasmo yo voy a seguir haciendo ese cine.

Esta semana, de la década de los 70,

hemos querido recuperar una de tus películas,

"Retrato de familia", del año 76

y en el 77 arrasa en esos Premios del Sindicato

de los que hablábamos, todavía no existían los Goya...

¿Te abrieron puertas esos premios?

Sí... Vamos, yo creo que lo que abrió más puertas a "Retrato de familia",

comercialmente, fue el Festival de San Sebastián.

Y entonces aprovechamos el productor, José Sámano, y yo

para estrenarla inmediatamente en Madrid

y afortunadamente fue muy bien comercialmente.

Y luego vino, los Premios del Sindicato,

lo que pasa que yo recuerdo, no sé si Fernando se acuerda,

que no se entregaron.

Tú estabas en el jurado.

Yo estaba en aquel jurado. Por primera vez a mí me invitaron

a ese jurado, cosa que me sorprendió muchísimo

porque había un intento de modernizar aquello

y yo era entonces crítico joven.

-Pero no sé si tú te acuerdas... -Y sé que le dimos todo.

-A Ferrandis, Mónica...

Una película arriesgada para el momento.

Sí, completamente. Ahí no hay metáforas.

Es una película que además aguanta muy bien el paso del tiempo.

Yo destacaría el trabajo de José Luis Alcaine,

director de fotografía. Me ha parecido deslumbrante.

Realmente cada fotograma en sí mismo...

Bueno, todo. Me ha encantado también el vestuario de Artiñano,

la ambientación y los decorados de Rafael Palmero...

Yo destacaría que, cuando ves a lo largo de una semana

cuatro o cinco películas de diferentes décadas,

cómo se nota el trabajo de los buenos buenos técnicos.

Y esta película...

a mí me ha encantado verla por todo. La música es realmente...

Es una película maravillosa.

Con esos pasos de tiempo complejos para adelante y para atrás,

lo bien que te ayuda vestuario, peluquería y maquillaje

a ubicarte rápidamente en el tiempo y la luz, la luz y los encuadres...

Me ha gustado muchísimo.

Realmente les daría un premio a todos esos técnicos

en los Goya de este año... de repesca.

-Es que además hoy hemos recibido carta de Cecil.

-Hombre, no cabe duda de que hoy es un gran día.

-Hay un momento que a mí me parece casi el más brillante de la película,

el que más me gusta. Son como ocho flashback

y el octavo flashback se convierte no en un salto adelante

sino en un salto atrás... en un salto adelante

porque está leyendo una carta de Miguel Bosé,

del personaje de Miguel Bosé, que está en la guerra

y de pronto lo que es un flashback se convierte en un flashforward.

Ahora que parece que con "Perdidos" han inventado los flashforward

y esos métodos modernos... No. Antonio ya lo hacía en 1976.

-Que papá no olvide el encargo que le hice antes de venir.

Él ya sabe a lo que me refiero.

-Hay un contraste entre lo que se está leyendo,

entre el tono de lo que se está leyendo, esperanzador,

y lo que se está viendo, que es tragedia pura,

que es brutal.

En el 78 se entregan los últimos Premios del Sindicato

y en el 87 nacen ya los Premios Goya.

¿Cómo... primero cómo nace la Academia

y cómo se generan estos premios?

Creo que tú estuviste en aquellas primeras reuniones

por allá por el 85, Fernando.

Sí, yo no estuve en las primeras reuniones

de los fundadores de la Academia porque yo en ese momento estaba,

precisamente, en la dirección general de ICA del ministerio.

Pero los Goya se generan por una iniciativa,

básicamente de Alfredo Matas, también algo de Berlanga,

pero sobre todo de Alfredo Matas, que reúne a una serie de técnicos,

directores y actores, en ese momento eminentes,

y deciden montar una academia

en la que nadie creía en aquel momento.

Es decir, hay una falta de confianza en el proyecto

por parte de la gente que rodea a los fundadores... tremenda.

Deciden nombrar a José María González-Sinde

como primer presidente de la academia y forman una junta directiva

que es cuando yo entré en el proyecto.

Fue cuando vinieron a verme al ministerio

a pedirme una subvención del ICA a la academia.

Y era un proyecto totalmente en el aire.

Pero al año siguiente ya se entregaron los primeros premios Goya

en el cine Lope de Vega, en un acto que presidieron los reyes

y en el que se proyectó "La aldea maldita".

-Pretendemos que sean tan importantes como los César franceses

o los David italianos y, desde luego, para nosotros, para todos y cada uno

de los que reciban este premio, sin duda serán tan importantes

como un Oscar de Hollywood porque serán los premios concedidos

por nuestros propios compañeros a nuestro propio trabajo.

Ángeles, ¿qué te contó tu padre de aquellos inicios?

Bueno, pues que eran unos inicios que, en efecto,

costaban mucho esfuerzo

porque es difícil organizar una gala de este tipo, porque es difícil...

Una institución como la academia tiene detrás unos estatutos y...

es una cosa que tiene que estar muy bien construida

para que tenga una legitimidad, una credibilidad

y que se mantenga a lo largo del tiempo

y tener muy claro ese propósito

y eso fue objeto de muchísimos debates

y luchar contra el escepticismo de algunos compañeros

que a lo mejor pensaban que qué era y para qué,

que estamos imitando a los de fuera...

cuando, en realidad, es un instrumento para varias cosas,

para recoger en algún lado un conocimiento y una experiencia

en un sector muy disperso en el que se trabaja por proyecto,

en prototipos, por así decir, porque cada película se hace sólo una vez

y esa conjunción de personas y de experiencias se dispersa

y querían que hubiera algún lugar donde se recogiera

todo ese conocimiento y, por otra parte,

donde se diera difusión al patrimonio cinematográfico.

La academia hoy no sólo da esos premios.

Tiene actividad durante todo el año.

Ahora, pues a lo mejor, con la crisis económica tiene menos recursos

y no es por todo el territorio, pero en el ánimo de la academia

y en su objetivo fundacional

está difundir el patrimonio de la historia del cine,

del presente, del pasado...

de películas pequeñas y de películas grandes.

Es una herramienta de difusión y de promoción.

Por eso supone tanto para la gente tener ese reconocimiento

de los compañeros, esos votos, porque más allá de que sea bueno,

te haga ilusión a ti individualmente, es para la película.

La película tiene una nueva oportunidad.

-La academia elige a Verónica Forqué.

En el año 87 se celebra esa primera edición de los Premios Goya

y ahí está una de las películas que hemos visto esta semana,

ayer jueves, "El año de las luces".

No es la gran triunfadora, porque sólo se lleva un premio Goya,

pero es que no estaba nada fácil la competencia.

Fue un año muy bueno del cine español.

Fue el año de "El viaje a ninguna parte",

de "La mitad del cielo", de "27 horas", de "Tata mía",

de "La guerra de los locos"...

Era un año fantástico del cine español.

-Bueno, lo mejor es que nos tuteemos... como camaradas.

-Me han gustado mucho las actrices.

Me ha gustado mucho ver a Diana Peñalver,

me ha gustado mucho Verónica Forqué...,

Chus Lampreave...

Bueno, y, por supuesto, el encanto de Maribel Verdú.

Es una dulzura y lo bien que lo hace, las miradas que tiene...

realmente las actrices me han gustado mucho.

Me parece que los personajes femeninos le ponen, de alguna manera,

la verosimilitud a este elenco.

Bueno, por supuesto Manuel Alexandre,

es que cada secuencia es una delicia, la verdad.

-No seas sinvergüenza. Baila y ya está.

-Te gusta, ¿eh? ¿Ves como sí?

Hablas de Maribel Verdú y casi 10 años después

la veíamos ahí, en la película de esta noche, "La buena estrella",

pero es una actriz..., una de las más importantes que tenemos,

y que ha sido reconocida en los Goya y nominada en varias ocasiones.

Estuvo muchas veces nominada.

No se lo creía el día que lo recogió.

No. Y por películas estupendas como esta, como "Amantes" y tal.

Y ella llegó un momento que pensó

que había un enfrentamiento con la academia

porque, hombre, hay que reconocer que eran trabajos estupendos

en películas estupendas que ella muchas veces,

con mucha ilusión, creía que se lo iban a dar

y se lo negaron.

-Maribel Verdú por "Amantes".

-Maribel Verdú por "La Celestina".

-Maribel Verdú por "La buena estrella".

-Maribel Verdú por "El laberinto del fauno".

-¡Maribel!

-Es que, claro, no traía nada preparado como siempre

porque, ¿para qué?

José es mi ángel de la guarda.

Mi segundo Goya y también me lo entrega él.

"La buena estrella" arrasó en los premios Goya

y eso sí que puso a todo el mundo de acuerdo.

Con una fuerte competencia, "Secretos del corazón", aquel año.

-Que fue a los Oscar, de hecho, y estuvo nominado.

-Yo recuerdo la noche del estreno en el cine Roxy de la película

como uno de los momentos más impresionantes de mi vida

como espectador de cine español. "La buena estrella" me dejó

absolutamente clavado en la butaca. Entre otras cosas,

también estaba Ricardo Franco, al que queríamos tanto

y que llevaba una carrera tan a salto de mata

y aquella película era una consagración también para Ricardo.

-Te puedo decir que estoy nerviosismo,

cosa que no me pasaba desde hacía mucho tiempo,

y no se muy bien por qué porque las expectativas son buenas

y que la película en todos los sitios ha tenido muy buena acogida,

pero son esas cosas misteriosas a las que uno no se acostumbra.

¿Y cómo sienta un Goya?

Pues te da mucha alegría y es muy emocionante y tal

pero luego, a los dos días, pues...

se te pasa porque tienes que trabajar.

Quería dedicar este premio a la memoria de mi padre

que fue presidente de esta academia y que sin él,

por muchos motivos, no estaría aquí

y creo que se lo hubiera pasado muy bien si hubiera podido...

estar aquí esta noche.

Lo que importa es para la película, que a la película le supuso

una segunda vida comercial y que quede siempre y que se repone,

por ejemplo esta semana se ha repuesto.

Gracias a que tuvo esos premios

digamos que la película siempre tendrá una vida

y se recuperará para espectadores nuevos de otras generaciones.

Voy a preguntar también a Antonio porque también tiene un Goya

por "Jarrapellejos" como mejor guionista.

Pero yo tengo un Goya que tiene más mérito. Era de los primitivos.

Los dos primeros años había un Goya que era un diseño de Berrocal

con un motorcito que sacaba una cámara,

que pesaba ocho kilos y ese Goya yo lo tengo en casa.

Y entonces recuerdo que el año que llegué a la presidencia

había un problema de presupuesto. Esos goyas costaban una pasta.

Entonces, claro, si dabas el Goya a mejor sonido

a lo mejor había que dar tres. Había que dar tres.

Y a mejor guion, dos. Y era un presupuesto...

y entonces decidimos, con permiso de Berrocal,

simplificar el Goya.

Basarnos en la cabeza de Benlliure,

dejar lo del motor y tal y nos ahorramos un dinero.

Os voy a pedir que os mojéis. ¿Qué creéis que va a pasar mañana?

No lo que queréis que pase, sino lo que creéis que va a pasar.

"La novia" tiene 12 nominaciones,

le sigue "Nadie quiere la noche" con nueve...

Por experiencia hemos visto que muchas veces las más nominadas,

luego, al final, no son las que se lo llevan todo.

¿Qué creéis que va a pasar mañana?

Yo es que soy bastante mala en los juegos de apuestas y de azar

pero sí que puedo decir que me quedaría muy contenta

si la cosa se repartiera entre esas dos películas.

A mí, en especial, la película de Isabel Coixet

me ha gustado muchísimo... Dos directoras tenemos compitiendo.

Por lo excepcional de que haya dos directoras

cuyas películas tienen tantas nominaciones,

me parece que también es escaparate

para las chicas jóvenes

que se dedican al cine, que las anime a seguir perseverando

y aparte de todo me parece que son películas que están muy bien.

Básicamente. Javier, tú que te lo has visto todo,

¿qué crees que va a pasar? Yo creo que va a ganar "Truman".

Creo que va a ganar, pero sería un buen año

para que estuviese más repartido que otros años

que normalmente el ganador se lleva una cantidad casi obscena.

Muchos años a la hora de hacer cruces tienes tendencia a hacer cruces

en la misma película todo el rato. Creo que va a ser un año

en el que va a ganar "Truman" pero va a estar repartido.

Fernando. No sé yo...

Yo, personalmente, me inclino por las películas más realistas y,

por lo tanto, estoy a favor de "Truman"

y de "A cambio de nada".

Aunque mi película del año, claramente, es "Techo y comida".

Es una película que me gusta este año por encima de todo.

Y creo que debe ganar Natalia de Molina por encima de todo.

Ya se ha llevado el Forqué. Eso me parece que es como...

en fin, ya sabes que yo me pringo siempre porque a mí las películas

unas me gustan y otras no me gustan

y las que me gustan las defiendo a tope

y las que no me gustan voy a muerte.

Yo creo que todos hacemos un poco eso en petit comité.

Que va. Sois todos muy políticamente correctos.

-Decía una cosa Fernando Fernán-Gómez que a mí me gustaba mucho.

Fernando nunca hablaba de películas malas o buenas

porque era muy respetuoso. Incluso con las suyas.

Él siempre decía una frase. Decía: "Esa película me salió mal"

(RÍE)

o "Esa película me salió bien".

Pues aquí tenemos que terminar.

Muchísimas gracias a los cuatro por habernos acompañado esta noche.

Gracias por venir a "Historia de nuestro cine".

Estaremos muy pendientes de la ceremonia de entrega

de los premios Goya que mañana cumple 30 años

y que podréis seguir en directo por La 1 de TVE.

Un año más, en directo, acompañaremos a los protagonistas

desde su llegada a la alfombra roja.

"Historia de nuestro cine" vuelve el próximo lunes

con una semana dedicada al género policíaco

y estos cinco títulos: "Domingo de carnaval",

"Apartado de Correos 1001", "El crack",

"Fanny Pelopaja" y "Todo por la pasta".

Hasta la próxima semana.

(Música créditos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Premios Goya

Historia de nuestro cine - Coloquio: Premios Goya

05 feb 2016

Elena S. Sánchez junto a Antonio Giménez Rico (Director de Cine), Ángeles González Sinde (Guionista y Directora de Cine) y nuestros colaboradores Fernando Méndez Leite (Director de Cine) y Javier Ocaña (Crítico de Cine), charlan sobre Los Premios Goya.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Premios Goya" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Premios Goya"
Programas completos (6)
Clips

Los últimos 1.120 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios