www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4575988
Historia de nuestro cine - Coloquio: Parodias - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Buenas noches. Tiempo de hablar de cine en La 2.

Hoy en el coloquio de "Historia de nuestro cine"

nos detenemos en la parodia, ese género o subgénero que consiste

en una imitación burlesca, una manera de ver el mundo

basada en la lógica de las cosas al revés.

Los títulos de esta semana nos trasladan al lado más delirante

y desenfadado del Séptimo Arte.

Recordamos esas películas.

Ahí va, el jefe.

Hola.

Hola, jefe. -Hola.

Nuestro primer objetivo se llamará

Operación Mustafá.

¡Manos arriba todo el mundo!

(GRITA)

Gracias a la muerte de mi tío y a Rovira, el que lo despachó,

me convertí en detective privado.

Aquí estaba, muerto de arriba a abajo.

Le vi primero. Estaba así...

¿Se puede saber a qué viene esta broma?

Con esto no contábamos. -Hay que contar. Hay que contar.

Tíos como usted están haciendo falta.

Pase y eche un vistazo.

Ahora voy a intensificar mi entrenamiento

para ganar el combate.

¡Voy a ganarlo para vosotros!

-El sábado que viene haremos nuestra primera pelea.

¿Qué te parece, Roque?

Mi hija... ¿Dónde está mi hija?

Deberéis pagar un rescate de doblones, 200 000.

¡Alparrús!

Ni Alparrús ni leches, no pienso pagar.

(Canto de gallo)

Qué mal rollo, ¿no?

Hombre, jefe, a usted le estaba yo buscando.

Y yo a usted...

Para hablar de cine y humor hemos invitado al coloquio

al director y guionista Javier Fesser.

Hace 15 años estrenaba

"La gran aventura de Mortadelo y Filemón".

Una divertida película que veremos esta noche.

El 6 de abril llegaba "Campeones", su nuevo trabajo,

una comedia llena de ternura

que qué bien va en taquilla. ¿Cómo estás?

Pues mi feliz

de que hayamos compartido la película con tanta gente.

Son 350 000 espectadores en un primer fin de semana

que supera nuestros mejores sueños.

Mejor estreno en su primer fin de semana de 2018.

Con lo difícil que es colocar una película en el mercado.

Se estrenaron 11 películas.

Y, bueno, desde TVE habéis hecho una labor

con la comunicación de la película de chapó.

La película es estupenda, luego hablaremos de ella.

Saludamos a Víctor Olid, cineasta underground,

actor, escritor, locutor,

responsable del sello videográfico Vial of Delicatesen,

que también ha sido cuna de libros

como "El descacharrante cine de Pajares y Esteso".

Un repaso detallado a la filmografía de este dúo de humoristas

que protagonizan una de las películas de esta semana.

Bienvenido. Gracias por la invitación.

Menuda pareja, va a dar mucho juego. Yo creo que sí.

Damos la bienvenida a Mery Cuesta, amiga del programa,

crítica de arte, comisaria de exposiciones

y dibujante de cómics.

¿Cómo estás? Encantada de estar aquí.

Esta vez no para hablar de cine quinqui, que eres una loca.

Claro que sí.

Así que bienvenida. Gracias.

De cómics vamos a hablar esta noche también.

Y el colaborador que nos acompaña es el crítico cinematográfico

Jordi Costa. ¿Qué tal? Muy bien.

En primer lugar,

lanzo esta pregunta: ¿creéis

que cualquier tema por serio que sea,

por duro que sea,

es susceptible de ser parodiado?

Ya que me miras a mí.

No creo que no haya ningún tema que no pueda ser contado

desde la parodia y ninguno que no pueda ser contado con humor.

Por mucho drama que encierre.

Además, no humor para reírte de eso, sino precisamente

para utilizarlo como herramienta para contar cosas muy potentes

y que son capaces de llegarte muy dentro y de removerte.

Confío completamente en el humor para contar cualquier cosa.

¿Estáis de acuerdo, Mery?

En el humor y en la parodia, que es de lo que hablamos.

Sí, yo pienso que para que algo sea parodiado

primer debe ser reconocido socialmente.

Tiene que haber proyección social

de ese fenómeno para que sea reconocido

y por tanto podamos caer en chistes

y podamos entender en qué se basa esa parodia.

Si hacemos una parodia de Faulkner

no funcionará porque la esfera social

no conoce las señas de identidad propias de este autor.

Sin embargo parodias de Star Wars,

de Rocky como la que hablaremos hoy,

de Frankenstein,

recuerdo "El jovencito Frankenstein" de Mel Brooks, por ejemplo.

Son fenómenos culturales que tienen proyección colectiva

y por tanto el humor que se hace a partir del fenómeno

funciona por reconocimiento colectivo.

La parodia se apoya en estas señas de identidad

y después las pone en saturación, digamos.

A exagerarlas y saturarlas, en eso se basa una parodia.

¿Podemos hablar de género cinematográfico

o más bien de subgénero, la parodia?

Parodia para mí siempre es la revisión

irónica o del prisma del humor de otro género,

la desarticulación de un universo de ficción.

Hay western paródicos, películas de terror paródicas,

sagas galácticas paródicas...

Siempre la parodia es la referencia a un entorno

o mitología de ficción

tomada con una cierta irreverencia

y con un dispositivo cómico.

Al mismo tiempo, dentro del subgénero de la parodia

surgen especialidades y maneras de hacer.

Para mí un maestro de la parodia es Mel Brooks, por ejemplo.

"El jovencito Frankenstein", "Sillas de montar calientes",

"La loca Guerra de las Galaxias"...

Hay un paso más que encarnan Jerry Zucker y Jim Abraham

que a partir de "Aterriza como puedas"

crean la spoof movie que ya directamente

no es referencia a género concreto,

sino una desarticulación del lenguaje del cine.

Son películas como críticas de cine hechas espectáculo,

de lo que se burlan es del uso del flashback,

de determinadas figuras gramaticales

de la gramática visual del cine,

que esa escritura las lleva al ridículo.

Incluso hay parodias de parodias.

Lo que dice Jordi del spoof y todo esto.

El spoof ha degenerado de tal forma que hay spoof de spoof.

Parodias de parodias.

Engloba muchas cosas.

Pero no me siento muy cómodo con el término de subgénero.

Subgénero me suena en lugar de una clasificación más precisa,

me suena a algo como en otro nivel

más por debajo.

Creo que las parodias,

al menos en esta selección de películas de las que hablaremos

hay muy buen ejemplo

de parodias que tienen su propia personalidad.

Que construyen a partir de un mundo, de un universo,

de unos personajes que conocemos y de unos códigos,

más que de un universo construyen

su personalidad y hasta su propio humor,

aunque se base en el de otros.

Por eso lo de subgénero...

No siempre sub es malo...

Sí me parece que subgénero es una etiqueta

que te dice que hay una consideración menor.

¿Qué diferencia la parodia de la sátira?

Bueno, también según los expertos del humor

te dirían que la parodia es una de las formas de la sátira.

Para mí la parodia

estrictamente se refiere a eso, a desarticular con humor

una mitología, un universo de ficción

y la sátira es un concepto más amplio que yo creo que...

que ahí la mirada se puede asociar

a realidades sociales,

políticas concretas.

Para mí hace poco ha llegado a las carteleras una gran sátira,

"La muerte de Stalin".

La película de Larmucci te permite reflexionar

sobre los límites del humor.

El humor realmente no se le tienen que poner límites.

Es como poner puertas al campo.

"La muerte de Stalin" hace humor

a partir de un tema muy sangrante

que es el miedo del ciudadano común

en un entorno totalitario

absolutamente cruel y feroz.

La sátira tiene que tener cierta mala intención.

La sátira es dirigir un dardo contra algo

o contra alguien

muchas veces con intención política y...

y es de alguna manera enfocar

esas andanadas cómicas a la realidad.

Analicemos las películas que hemos visto en la semana.

Comenzamos con "La pandilla de los once"

de Pedro Lazaga. Estrenada en 1963.

Hace tiempo os hablé de la gran operación

que se fraguaba en mi privilegiado cerebro.

Ha llegado el momento de que la sepáis.

Se trata de arramblar con todo el oro que hay en el Banco de España.

Oye, tú, ¿no será demasiado?

Y no quito ningún lingote.

Es una parodia del cine de gánsters.

Decías que has descubierto las cuatro películas.

La de Mariano Ozores la conocía.

Esta película y las otras dos han sido una enorme sorpresa.

Claro, películas como "La pandilla de los once"

me llevan al pensamiento

de por qué no he nacido un poquito antes.

Primero porque juegan con un lenguaje que creo ingenuo.

Y segundo que trabajan...

Los personajes de estas películas están encarnados

con los que yo hubiera soñado trabajar.

Antonio Riquelme fue una referencia en Mortadelo y Filemón

cuando buscábamos al ayudante del tirano,

que acabó interpretando maravillosamente Germán Montaner.

Era la referencia.

Me encantaría que fuera Antonio Riquelme.

El hecho de trabajar con María Isbert en Mortadelo y Filemón

fue como cumplir el sueño de trabajar con Pepe Isbert

que es con quien más me hubiera gustado trabajar

de todos los actores que he visto en todas las películas que vi.

Falso. Es culo de vaso.

Me pasa con esta película lo de la película de Carles Mira

y es que no la he visto y cuánto me ha influido.

Es una sensación que me parece maravillosa.

Me ha influido a través de otras.

Hablamos de parodia de cine de gánsters,

pero esta en concreto es la parodia

de otra que ya existió, "La cuadrilla de los once",

una película americana.

De "La cuadrilla de los once" solo hay el guiño

en el título porque lo que hace la película

es proyectar todo el imaginario del cine de gánsters

sobre un entorno que es el Madrid de la época.

Lo más afortunado de la película es ese humor,

esa aplicación del absurdo al imaginario del cine de gánsters

que vemos al principio.

Creo que la película pierde cuando empiezan a cavar el túnel

y ahí entra cierta racionalidad,

pero el arranque me parece estupendo. Y por supuesto,

lo que demuestra es que si "La cuadrilla de los once"

lo que hacía era crear un star system

entorno a lo cool, que era el Rat Pack,

de repente aquí lo vemos...

El concepto que podría hermanar a todos esos personajes

es un concepto que utilizaría el cómic

muchísimos años más tarde

al hablar de las piltrafas del arroyo.

Sería un poco esto.

Estos gánsters son las piltrafas del arroyo,

tunantes de medio pelo que intentan

de alguna manera reproducir ese imaginario

del gran cine de gánsters de los años 30 y 40

pero en la España de los 60.

A pocos kilómetros de esta casa

se halla la finca de un millonario holandés

llamado no sé cuántos.

Este tipo da mañana una fiesta en honor de un marajá

de no sé dónde.

El cual lleva encima esmeraldas para parar un tren.

Y que valen lo que no os podéis figurar.

¡Ahí va!

Una película que sigue la estela de otras películas también

de parodias como la italiana "Rufufú",

siempre sale estar referencia.

Sí, "Rufufú" es de Monicelli, del 58.

Creo.

Es una película que tuvo un montón de éxito.

Nominada a mejor película extranjera en los Oscars...

Se llevó un premio con "Vértigo" de Hitchcock

en San Sebastián. Hablamos de una parodia que realmente

tiene una difusión y una aceptación

desde lo legítimo, del cine oficial, enorme.

Eso provoca que haya secuelas diversas en el cine europeo

y una de ellas que forma junto con dos de la zaga

que son "Los tramposos" y "Sabían demasiado".

Es una trilogía del choriceo,

el hampa y este tipo de personajismo

muy propio del cine español.

Llegó un momento en el que el cine español

quería hacer películas cómicas

y entonces dije: "A hacer películas cómicas y de humor".

A mí me gustaban las películas que hacía antes, naturalmente.

Pero, cuando empecé las comedias, también me gustaron las comedias.

La comicidad de la película reside en esa torpeza,

en ese mundo de la torpeza.

Y por el otro, lo que comentaba Jordi,

esa combinación entre las referencias

del cine de gánsters americano e italoamericano

con el mundo del casticismo digamos.

El tema de guardar el botín en una funda de bandurria.

Estas cosas que luego vemos a tope en Mortadelo y Filemón.

Por eso os digo que cristaliza este mundo.

Y es un poco la esencia de la película.

La parodia consiste en combinar estos dos mundos.

A mí lo que más me ha gustado

es que junta a dos generaciones de actores

en un mismo plano. Tenemos a Manolo Morán, a José Isbert

y Gómez Bur, Antonio Ozores, etcétera.

Por otro lado, es una película muy moderna

en el sentido de que es un precedente del spoof de los 80

porque se aprovecha por ejemplo del auge

que en finales de los 50, principios de los 60

tenía el cine negro español,

aquellas películas protagonizadas por Arturo Fernández y demás.

Se aprovecha de que está en auge para estrenar una parodia de eso

aprovechándose de "La cuadrilla de los once".

Y ese Madrid de los 60, cómo queda retratado en la película.

Es lo bonito de ver el cine de esta época.

Recuperas a la ciudad en su momento.

Un Madrid en blanco y negro,

no lo imaginamos en color cómos sería.

Perdería toda su fuerza.

Hay una estética,

hay una factura visual en estas películas

que siempre he pensado que me encantaría hacer una película

de los años 60, pero me parece como imposible.

Seguramente por esa dosis de ingenuidad

que hoy sería totalmente increíble.

O infantiloide.

Realmente pertenece al espíritu de una sociedad

con una pandilla de gánsters que no le harían daño

a un gato.

Estoy de acuerdo contigo, es una película moderna.

Y una película resuelta de una forma, me parece

superinteligente y eficaz sin estar buscando

el espectáculo en cómo la diriges sino basándote

en los personajes y actores.

Ahí es donde creo que es moderna,

creo que el cine a partir de aquí empieza a derivar

a darle más importancia a las historias que a los personajes.

Y vuelve otra vez,

esto nos lo han devuelto las series de televisión

a la evidencia

de que lo más atractivo son los personajes.

¿Y ahora qué vamos a hacer?

Como Hernán Cortés, quemaremos nuestras naves.

¡Adelante!

-Me parece muy moderna en el uso del sonido

y en esa... Y de la música.

No puedo dejar de ver el Rayo de la Verdad, este aparato

que no me puedo creer cómo va detectando

la verdad con el...

Eso me vuelve loco.

-También es un gag de Ibáñez. -Sí.

-Totalmente. -No sé quién se inspiró en quién.

Porque lo bonito de las inspiraciones van dando la vuelta,

adelante y atrás.

Aquí.

Mery, la música, Antón García Abril

que también pone la música a la película del martes.

La música aquí es fundamental porque si os fijáis

como la peli tiene ese punto fragmentario en cuanto

que habla de referentes americanos e italoamericanos,

y estamos en España. Son los 60 y los coches

son coches de época.

Hay anacronismos muy fuertes.

Creo que la música jazz que está superbién elegida

está utilizada como aglutinante.

Es lo que liga la mayonesa.

La que nos dice que vemos una parodia

sobre el cine de gánsters.

(Música jazz)

Hablemos de "Crimen imperfecto" del martes

dirigida por Fernán Gómez.

1970. Es una parodia de los detectives privados.

Detectives matrimoniales en este caso.

Está muerto.

Así que sois sospechosos de asesinato.

Los dos.

Dentro de las parodias,

que hubo varias en la trayectoria de Fernán Gómez,

¿cómo situáis esta?

Es una película de encargo.

Es una película popular a posteriori. Tiene culto a posteriori.

Hay críticos a las que le gusta muchísimo.

Se supone que es una versión apócrifa de Mortadelo y Filemón.

Yo no lo veo tanto, sí coge elementos del cómic de Ibáñez

pero no son Mortadelo y Filemón,

a pesar de que López Vázquez vista igual prácticamente.

Sí que toma elementos del cómic.

Mismamente los créditos son viñetas.

Pero...

poco más. Al margen de eso me parece muy pop,

muy de su época.

Y muy interesante en rasgos generales.

¿Sí encuentras esa aproximación al universo Mortadelo y Filemón

en esta película?

Me hubiera encantado verla en su momento.

Estamos hablando de más de 40 años.

desde que se estrenó la película.

Y analizarla hoy no sé si es difícil o imposible.

Yo creo que esta película en su momento

tuvo que ser un shock...

Tuvo que ser muy rompedora. Aunque al propio Fernán Gómez

tampoco le satisfizo mucho.

Sin embargo, creo que la película es un cóctel de ideas,

muchas de ellas sorprendentes.

Y tiene ese punto más que pop psicodélico

y también pop porque mezcla cosas sin pudor

de una forma que hoy a lo mejor

no nos parece muy original

porque estamos acostumbrados a ver muchas parodias

y ver tratadas las imágenes

desde mil puntos de vista,

porque buscamos constantemente la originalidad.

Pero me cuesta que esta película en los años 70 no fuera

absolutamente original

en su tratamiento, en los colores,

en el uso de la música sin pudor.

A nivel de referencias o pura lógica.

Sí creo que tiene el espíritu de Mortadelo y Filemón

probablemente en lo ecléctico, desenfadado

y en lo de por la cara que es todo.

Esos colores nos llevan a una estética pop

y a esa parodia también del mundo hippy.

Del mundo hippy y ocurre en un momento

bastante relevante porque creo que también

estoy de acuerdo con lo que dice Javier

que eso era rompedor en la época,

porque conviene contextualizarlo.

Los hippies como arquetipo cómico

tenían una presencia reciente en el imaginario del cine.

Del año anterior es "Una vez al año ser hippy no hace daño".

Es una película que se estrena el mismo año

de otra película de Fernán Gómez

que llevaba tiempo oculta, "El extraño viaje".

Es del 64, pero llega a las pantallas en el 69.

El mismo año que la de Aguirre.

Las dos películas se abren de manera parecida.

Es la irrupción de la modernidad en el entorno de la España rural

y de la crisis que produce eso.

De repente esta película surge en un momento en el que eso

está emergiendo.

Al mismo tiempo el año 69 y 70 son los años

es donde hubo una mayor represión del movimiento en Ibiza y Formentera.

En el año 70 se expulsaron

a más de 3000 hippies de las islas.

Mientras tanto el hippy aparecía como...

como arquetipo cómico en estas comedias.

En ese año Berlanga

hace "Viva los novios" que habla de eso.

En efecto, decías bien que esta película ha sido recuperada,

pero desde el punto de vista del culto.

Creo que tiene dos momentos de culto

o dos razones para recuperarla.

La primera son esas secuencias de parodia del mundo hippy.

Y en efecto hay películas como "Hay que educar a papá"

de Paco Martínez Soria que si recordáis es

Martínez Soria pagando a unos para que den unas guantadas

a su hijo que es hippy y después le corta las melenas.

Hay en las películas de Martínez Soria esta metáfora

entre la España de posguerra reaccionaria

y el hippy como forma de apelar a la modernidad

y a las corrientes internacionales.

Pero por otro lado esta película tiene otra joya

por la que es recuperada a día de hoy

que es el colocón.

Es ese momento... -El viaje.

El viaje famoso.

Es de los pocos fragmentos del cine español

de cine psicodélico podemos decir.

Torcuato... -Sí...

Qué grande te veo.

El año 70 era una año complicado en la trayectoria de Fernán Gómez

por una parte quería hacer un tipo de cine

que no encontraba a su público.

Y por otro, esos encargos en los que no estaba cómodo.

Las obras maestras de Fernán Gómez siempre fueron maltratadas

y condenadas a la condición de películas malditas.

Y luego se veía obligado a enlazar esos encargos.

Aunque yo creo que en la película menos personal de Fernán Gómez

siempre hay algo.

Está esa inteligencia detrás.

Lo que sí hay en mi casa

en las veintitantas películas como director

sí pueden servir para desde un punto de vista

histórico y sociológico

estudiar lo que era la España de esta época.

Esta película quizá se arrepintió de hacerla,

pero hay momentos de explosión formal

donde hay una discontinuidad en la planificación

y una intención en los encuadres para evocar

el imaginario del cómic

que te hace pensar por ejemplo en...

algunas propuestas como "El Diabolique" de Baba

que también introducía la historieta por el encuadre

y las discontinuidades.

Hable más alto que no oigo nada, nada.

Espera, que ahora oirás mejor.

Por desgracia es así. Fernán Gómez

da la impresión que sus grandes películas han sido

como mensajes lanzados a una botella al futuro

y de repente somos conscientes de la importancia

de "El mundo sigue", "El extraño viaje".

Y también de "Bruja más que bruja", una de las últimas recuperadas.

Está buscando un palomo para pelear con este,

porque si no pone el título en dos meses, lo pierde.

Tengo el palomo del millón y medio.

No tengo ni manager ni preparador.

Ya lo tienes, yo.

Vamos con la del miércoles, "Yo hice a Roque III".

Dirigida por Mariano Ozores, estrenada en 1980.

Era la tercera vez que la pareja, que el dúo Esteso y Pajares

trabajaban con Ozores.

Separados habían hecho "El erótico enmascarado" o algo así.

Es la parodia de "Rocky".

Por así decirlo.

De Rocky Balboa.

De "Rocky II" exactamente.

La idea surgió después de ver en el cine Mariano Ozores "Rocky II".

Dijo de hacerlo con Pajares y Esteso.

Es ganas de aprovechar el tirón de un señor,

del Stallone este y...

y hemos buscado actores los más parecidos que pudimos.

Una película divertidísima.

Hora y 35 minutos en que conseguimos que el público no pare de reír.

No para reír a carcajadas...

Mariano Ozores tiene colgado un sambenito que es injusto.

Es cierto que se hacían con poco dinero

y de manera atropellada,

pero creo que era un individuo que tenía mucho oficio,

sabía mucho de comedia sobre todo,

y sabía rodar.

Es una reivindicación de Mariano Ozores como clásico

y de Pajares y Esteso como grandes actores que son.

¿Es que no vas a ser nunca nadie?

En el boxeo de ahora serías figura.

No sabes cómo están en la actualidad, te los cargarías con una roquina.

¿Tan mal está el negocio? -De asco.

Una película rodada en 20 días.

Tú que sabes lo que es rodar. Me parece imposible.

Yo me quito el sombrero con Mariano Ozores.

Lo que supone y lo que ha hecho.

Y cuanto más descubro su cine,

me quedan muchas películas por descubrir,

más aprendo y más me asombra

cómo se puede ser con tan pocos medios tan efectivo.

Hemos hablado muchas veces de la poca importancia

que le ha dado la industria a lo que ha hecho Mariano Ozores.

Estoy de acuerdo que es un tratamiento injusto.

Viene de la envidia más que de la falta de admiración.

Pero es que creo que básicamente lo que ocurre

quien no se da importancia es él a sí mismo.

Es lo que me parece más grande.

No creo que estas películas se construyan desde la actitud de...

pensar que ruedas algo importante.

Es lo que nos pasa a otros.

Te pones la cámara delante, el equipo y crees

que haces algo importante que trasciende.

No creo que aquí haya necesidad de trascender.

Sino de verdad disfrutar por el camino,

que es donde está la inteligencia.

A través de un oficio

que cada película es lección para cineastas.

Cómo cuentas una cosa bien contada

sin tanta tontería.

Es lo que define a Mariano Ozores, cómo contar las cosas sin tontería.

¡Eh, aquí está el futuro campeón!

-Hay un crítico americano que me gusta, G. Hogerman.

Dice que hay los americanos tienen un género para explicarse

que es el western.

Les proporciona un mito fundacional

y luego les ha permitido entender su historia incluso la pérdida de fe

en los valores heroicos de esa historia.

Si buscamos un equivalente entre nosotros

realmente no creo que es el cine de la Guerra Civil

lo que nos explica, sino que ha sido la comedia costumbrista.

Podríamos decir que Ozores es nuestro John Ford.

Lo que me parece interesante de esta película

y "Los bingueros" y eso, aparte de los gags,

realmente el ambiente de miseria cotidiana que refleja.

La idea de Pajares gorrón que duerme en casa de su amigo.

Todas esas cosas de miserias cotidianas

creo que las refleja bien.

Anoche mi mujer me dio un ultimátum.

O te vas tú de casa o se va ella.

No te preocupes, nos arreglaremos sin ella.

Y luego, ya sabes que estoy enamorado de Antonio Ozores

y el personaje que hace que es un hombre sin ninguna moral,

pero no es un villano. -Es buenísimo.

¿Tiro la toalla, Paco? -No, aún no.

¿Cómo que no? Dejemos las cosas claras.

Hemos apostado hasta la camiseta que el campeón noquea a Roque.

Habrás apostado eso tú.

El boxeo se ha parodiado mucho.

Pues sí. Esta película viene marcada

por la espontaneidad de coger

todo el éxito de "Rocky I" y "Rocky II"

y en menos de un año hacer una secuela y una parodia.

Con lo que esos referentes de Rocky estaban frescos

y la acogida es clamorosa y de hecho es de las más

taquilleras que tiene Ozores.

Un cóctel de Rocky y Pajares y Esteso.

Pajares y Esteso están en un momentazo buenísimo.

Creo que es cuando ese tándem funciona de manera más engrasada.

Con respecto al boxeo entra un tercer elemento

o un cuarto porque el cuarto es Antonio Ozores claramente.

Un cuarto elemento que es la figura de Dum Dum Pacheco,

que es alguien que viene de la delincuencia juvenil

que tiene una biografía bastante dura

y es rescatada. Aquí hace de Kid Botija

y está muy creíble

porque se metió muchísimo en lo que es la película.

En las propias memorias de Ozores él habla de cómo

Dum Dum Pacheco estaba implicado y ayudó con localizaciones...

Hizo de asesor deportivo...

Fue como el alma de la película un poco.

¿Por qué en los 80 funcionaba tan bien esta pareja formada

por Pajares y Esteso? Y sigue funcionando,

esta será la segunda película,

pero la otra emitida, "Los bingueros",

tuvo mucha audiencia.

Siguen funcionando.

Digo yo que éramos una audiencia

deseosa de liberarnos.

Y de pasarlo bien sin darle muchísimas vueltas a la cabeza.

Probablemente con mucho drama en las espaldas

y con preocupaciones. Una sociedad que está eclosionando

y como un niño pequeño saliendo de la burbuja y descubriendo

otros colores, personajes...

Pero que a la vez son fáciles de empatizar.

Ese mundo que comenta Jordi de la caspa

nos parece que es ajeno a todos nosotros,

pero no es verdad. Todas estas pequeñas miserias

que tan bien protagoniza Esteso y Pajares

son fáciles de entenderla y conectar

porque es que quien más y quien menos participa

de todo eso que ocurre.

¿Qué hacéis los dos ahí metidos?

¿Os habéis caído?

¡Vete! ¡Vete de aquí!

¡Vete de este cuarto de baño!

Anda, si estáis en plan erótico.

Perdonad, me voy enseguida.

Os dejo, me voy enseguida.

-Esteso y Pajares eran en el fondo como todos.

Como el hombre común.

Y de repente creo que refleja muy bien

además cómo ese arquetipo de repente entra

en la sociedad democrática y no acaba de relacionarse bien

ni con la nueva vivencia del sexo,

que también eran comedias

en las que aparecía el destape y justamente

no eran comedias en las que el sexo fuera liberación,

lo que hacían era subrayar la carga de represión

que llevaban estos personajes.

A mí por ejemplo en el caso de "Los bingueros"

la idea de concebir el bingo

como el territorio de la melancolía

del hombre heterosexual adulto de clase media,

me parece brutal.

Igual que el comienzo de la película

con la promoción del detergente.

Este trabajo de serie Z que tienen me parece increíble.

¿Qué aportaba cada uno a este dúo humorístico?

No sé, realmente que eran Pajares y Esteso.

Cuando uno va a ver una película de Pajares y Esteso no va a ver

una trama, va a verlos a ellos.

Yo creo que lo que aportan

es que no dejan de ser ellos dentro de la película.

O el personaje que adoptan para el cine.

-Yo creo que Pajares es muy gestual.

Es igual más gestual que Esteso.

Tiene ese punto más slapstick a veces.

-Más histriónico.

-Y Esteso es muy español.

Yo lo encuentro, igual hablo desde la subjetividad,

también tiene ese punto así, pues eso,

aragonés.

Es como un arquetipo muy...

muy centrado, le da igual lo que le dices tú,

mentir o lo que sea, como muy jeta.

Suele ser el atractivo de él.

-Suelen ser buena personas en todas las películas.

-Y ese punto triste que tienen... Eso del perdedor medio...

me ha hundido. Ser perdedor es chungo,

pero ser perdedor medio...

Ya lo peor. No eres ni perdedor.

-Perdedor si erótica.

Y es un poco esto, son dos apenados.

Hablamos de "Que nos quiten lo bailao"

estrenada en 1983, de Carles Mira.

Sé que es una película que os gusta.

Tiene meollo.

¿Dónde vais? -Al mercado de esclavas.

¿A comprar o a vender? -A vender.

-60 000 a la una.

60 000 a las dos.

100 000 maravedíes. -¿100 000 maravedíes?

¿Quién ofrece 100 000 maravedíes?

(Música animada)

Os digo cómo definía Carles Mira su cine.

Decía que era un cine basado en la seducción

y alejado de lo intelectual.

Eso es obvio.

Para dejarse meter mano. ¿Qué destacarías de ella?

Destacaría por supuesto el vínculo directo,

le debían gustar mucho "Los caballeros de la mesa cuadrada".

No el humor de los Monty Python, sino esa película en concreto.

Porque tiene momentos que son calcados.

Por ejemplo, hay un momento en el que aparece en la película

ve el Alcázar y dice: "Mirad, el Alcázar".

Y uno de los que va con él dice: "Es una mierda".

En "Los caballeros de la mesa cuadrada"

el rey Arturo llega a Camelot y dice: "Mirad, Camelot".

Y el otro dice: "Es una maqueta".

No es el mismo gag, pero es el mismo.

Y luego también es una revista musical.

Con León vestido como un mamarracho.

Es fascinante toda ella.

Redondas son las carnes...

que incitan al amor...

...su aroma embriagador...

Decíamos ayer que era una sublimación

de esas señas de identidad de ese cine tan Mediterráneo

que es el que hacía Carles Mira.

Es como la obra maestra de Carles Mira.

A mí me gusta mucho "La portentosa vida del padre Vicente",

"Con el culo al aire",

"Jalea real" y esta, que forman un ciclo.

Hay una mirada muy crítica realmente y muy politizada

hacia la historia de España.

Si en "La portentosa vida del padre Vicente"

yo veo a los que le seguían como un ejército de ocupación.

O el padre Vicente creó las morerías o juderías,

el que creó un entorno de segregación en la cristiandad.

Al hablar de esta película

decir que para mí la Reconquista fue la primera Guerra Civil.

Una que también perdimos.

Y en la película se enfrenta la España visigoda,

entendida como entorno tétrico, lleno de telarañas,

enlutado y oscuro

frente Al Andalus que es una especie de utopía de mestizaje,

de celebración del placer y de la sensualidad.

Un entorno absolutamente colorista.

Es verdad que le gustaba mucho Monty Python

y le gustaba mucho

tanto "Los caballeros de la mesa cuadrada"

como "La bestia del reino", que son dos que dejan su eco.

Pero hay también un factor común

que es que a Terry Gilliam y Terry John de los Monty Python

les gustaba mucho el cine de Pasolini.

Y la trilogía de la vida de Pasolini, "Los cuentos de Canterbury",

"El Decamerón" y "Las mil y una noches" dejan su...

su herencia en muchas de las cosas que hacía Carles Mira.

También mezclar actores naturales, no profesionales,

con actores profesionales...

Dialogar un poco con las tradiciones populares

de los pueblos donde rodaba...

E integrar también a los artesanos de esos pueblos

en un proceso de creación colectiva.

Estamos ante una parodia histórica que es quizás la más subversiva.

Exacto.

De todo el ciclo me parece la parodia más subversiva de todas.

Subvierte los códigos históricos.

No tanto habla de Rocky...

de películas de gánsteres, sino que directamente está

desintegrando o intentando decodificar

un relato que es el histórico pactado

que es la que tenemos entre la España mora y la cristiana.

Por lo tanto como parodia

sin duda de toda la semana la más potente de todas.

En cuanto a artefacto intelectual.

Y desde luego es una película que se disfruta mucho.

Porque es sensorial pura y dura.

Una película que definitivamente

opta por un cine que parta de la fiesta como estructura.

Lleno de humor, música, color, carne, vino...

De todas aquella cosas que nos entran por los sentidos

y que intenta apasionarnos o seducirnos.

Decías al principio del coloquio, es un cine que me ha influido

de manera inconsciente.

Que no había descubierto en este momento

las películas de Mira.

Me ha encantado descubrir esta película y noto

que esta película ha influido en las cosas que he hecho.

¿Por qué?

Hay muchas cosas en esta película,

así como la de Fernando Fernán Gómez

me lleva a Mortadelo y Filemón, esta me lleva a Astérix.

De repente me lleva a la exquisitez y a la limpieza

que tiene el cómic francés.

Y en concreto a este mundo de Astérix y Obélix.

Pero hay algo con lo que conecto totalmente.

Primero cómo recrea una historia

en un lugar indeterminado

y en un momento indeterminado.

Siglo XV, siglo XVI...

No sé ni dónde es.

Pero me parece que no es importante en la película

y que puede ser cualquier lado y cualquier momento.

Luego algo que me atrae mucho es

los personajes que incorpora,

que estoy convencido que no son actores y están sacados del casting

del lugar de rodaje.

Creo que también hay muchas personas del music hall

valenciano, me imagino.

Pero este retrato de verdad buscando los personajes,

que también lo tiene muchísimo el cómic y el tebeo,

la apariencia, el primer vistazo de un rostro es muy importante.

No llores por tu cojo... No, no, no.

Y tiene como una estructura

como muy desenfadada, muy sensorial y festiva,

hay como una celebración de verla. Me parece que irradia una alegría

y una cosa positiva

manteniendo una línea para mi gusta bastante elegante.

Me encanta esa cosa ecléctica que también tiene

en donde no sé qué película veo y es de las cosas que más me gusta.

No encuentro fácil ponerle ninguna etiqueta.

-Antes hablábamos de como la historieta y el tebeo

dejan su reflejo en dos películas concretas,

pero creo que recorren todas las de la semana.

En "La pandilla de los once" hay algo de "La codorniz".

En la de Ozores algo de Bruguera.

Aquí hay una subversión

de un tebeo muy célebre

en la historia valenciana que es "El Guerrero del Antifaz".

Hay siempre un guerrero que lucha siempre con un moro malvado

que es Alican. Aquí directamente Alparrús es la versión

alegre, festiva y carnavalera de Alican.

Directamente se habla de lo contrario,

de como el mundo morisco

de repente seduce a una cristiandad

que vivía en la represión

y casi en un entorno sepulcral.

¿Quién acaricia tu pelo?

¿Y tus ojos?

¿Eh, cariño?

¿Quién ha bebido en tus ojos?

¿Quizá esta es su última película más libre?

¿Hay punto de inflexión en la trayectoria de Carles Mira?

Claramente. Lo que viene después en la obra de Carles Mira

ya es diferente.

Y no por culpa de esta película que tuvo mucho éxito.

Costó 30 millones de pesetas y recaudó 44.

En Barcelona estuvo bastante tiempo en cartel.

Y en Valencia también.

Pero lo que le pasó al cine de Carles Mira

es los daños colaterales de la ley Miró.

De repente le llevó a un cine más ortodoxo,

más académico y manso.

Es significativo el contraste que hay entre esta película

y la estrecha relación

entre esta y una muy posterior

suya que es "Daniya, el jardín del harén",

es un poco la versión seria y académica de lo ue plantea aquí.

En una clave mucho más underground y festiva.

Es importante antes cuando Javier insistía

el tema de la relación de Ozores con las películas.

Era consciente de que no era importante.

Mira tenía una forma de definir sus películas que era perfecta:

"Mis películas son fallas valencianas,

y lo ideal sería que se quemaran después de ser proyectadas".

Eran una fiesta. Para ser celebradas, pero no reverenciadas en el futuro.

Hablamos de la película de esta noche.

Se estrenó hace 15 años, en 2003,

"La gran aventura de Mortadelo y Filemón".

Está basada en los cómics de Paco Ibáñez.

¡Hay que recuperar el Desmoralizador como sea!

Esta empresa no va a reparar en gastos.

Tú siempre has sido un enamorado de los cómics,

de los tebeos, y eso te llama me imagino

a hacer dos películas de Mortadelo y Filemón.

Hablamos de una película que uno empieza a preparar con ocho años.

Entonces ya llega un momento que ya toca hacerla.

Sí, yo reconozco que mi cultura visual

para bien y para mal no de muchos lugares y uno importante

es el tebeo, la historieta española, más que el cómic.

Es el mundo de Bruguera con el que he nacido y aprendido

a contar historias. Entre Bruguera por un lado, Astérix por otro

y Tintín en la tercera pata

eran los primeros storyboards que me han acompañado.

Para narrar con una imagen detrás de la otra.

Y de estos personajes reconozco

que he estado enganchado a ellos desde muy pequeño

hasta ahora mismo.

Y eso que no hay una evolución. Quizá ahí está su atractivo.

No creo que haya evolución en estos personajes.

y que los que conocí con ocho años

son los mismos que Ibáñez sigue dibujando.

Dentro de esa fidelidad y de darle vueltas

siempre de una forma original a lo mismo,

es lo que me parece asombroso y me gustaba mucho

de los dibujos de la Warner. El Coyote y el Correcaminos

es exactamente lo mismo, pero cada vez diferente.

¿Cómo se lleva a su terreno Fesser a Mortadelo y Filemón?

Ay, madre, me da cosa contestar.

-Siguiente.

Creo que una cosa es el lenguaje del cómic

y otra el del cine.

Me imagino que a la hora de aceptar el reto

de traducir algo que está tan en el ADN

de la cultura española como es Mortadelo y Filemón

y Factoría Bruguera supongo que tendrías

superar algunos retos.

Cosas que están en el cómic,

como ese repertorio onomatopeyas,

repertorios gráficos de dibujos.

Cuando alguien se caga en algo que aparecen los rayos y centellas

y las calaveras, ¿cómo traducir eso al lenguaje del cine?

Imagino que tuviste que hacer

este tipo de traslaciones en muchas...

Tomar decisiones en muchas ocasiones. Pero creo que...

la traducción digamos,

está resuelta maravillosamente

y mucho en parte por el color y el ritmo que tiene la peli.

Es un ritmo trepidante que nos lleva a ese ritmo trepidante

que tienen las propias historietas de Ibáñez.

Las historietas de Ibáñez que son parodias

de ese cine de agentes secretos.

La parodia está en el cómic.

En realidad cuando nacen al principio la iconografía es más...

Van vestidos... Uno va vestido como Sherlock Holmes.

En las primerísimas historietas.

Pero luego cuando se crea la agencia de la T.I.A.

la referencia es más los agentes secretos,

los superagentes.

¿Suben?

Era nuestra intención, pero me temo que vamos a bajar.

En caída libre.

-Es una película que me volvió loco

y la he visto no sé cuántas veces

porque creo que en ella todo es gracioso.

Todo es reconocible, todo te lleva a Ibáñez.

Pero todo es extrañísimo.

El prólogo de la película me parece fascinante.

La entrada de Emilio Gavira haciendo de Rompetechos

me parece uno de los grandes momentos de la comedia española.

El momento del homenaje a "13 Rue del Percebe"

me parece otro hallazgo visual increíble.

Ese momento en relación a lo que decía Mery

directamente es una idea que no puede ser más de cómic

y de repente aquí se convierte en un momento que es puramente formal

y cinematográfico.

No es una adaptación

en el sentido de vamos a trasladar el cómic

en relación a la película de la forma más fiel posible.

Son dos lenguajes tan distintos...

que eso no es posible.

Y si quisieras hacer algo para contentar

a quien ama a Mortadelo y Filemón y los conoce desde hace tiempo,

tienes las papeletas para equivocarte y no contentar a nadie.

Yo lo que partí fue

de la admiración y de creer que de verdad entiendo

a estos dos tipos.

Además, eso es lo que vio claro Ibáñez en nuestra primera reunión

cuando contó las reticencias que tenía

porque nunca le había dejado feliz

ninguna adaptación de ninguno de sus tebeos.

Pero vio que hablábamos de sus hijos con conocimiento.

Yo tenía mis dudas

hasta que me llamaron para ver qué me parecía.

Hemos hecho un casting con miles de personas que han pasado.

Hemos cogido dos, a ver qué te parecen.

Me lo enseñaron en un monitor y dije:

¡Ellos! ¡Son ellos!

Víctor, ¿qué es lo que te interesa de la película de esta noche

y que muchos descubren hoy? Los actores.

Los actores están para comérselos todos.

Empezando por Pepe Viyuela. No sé como no...

Hombre, trabaja, pero no sé por qué no hace más cine.

Y luego Benito Pocino, cartero de profesión,

que aparece si no me equivoco...

Ahora preguntaremos cómo le localizó.

Nació en Barcelona el mismo año que nació

Mortadelo de la mano de Ibáñez.

Sabía que era un personaje que siempre se metía en follones

y salía perseguido por el jefe de la T.I.A.

y por Filemón. -Yo me lo he pasado muy bien.

Ha sido como un juego.

Fue muy difícil encontrar a Mortadelo.

Bueno, fue laborioso.

Porque no son las vías habituales de los castings.

O de representantes o agencias.

Sino que es una labor de investigación.

Desde el convencimiento de que Mortadelo existía.

Hay que encontrarlo como sea. Apareció en Barcelona.

Casi de milagro. No hubiéramos parado hasta dar con él.

Os puedo asegurar que él es Mortadelo personificado.

¿Qué fue lo más complicado

de llevar Mortadelo y Filemón al cine?

Yo creo que...

La película más complicada que he hecho.

Técnicamente es la película más complicada, requería

un desarrollo muy preciso.

Prácticamente toda en storyboard. Intervienen los efectos digitales

con los que jugamos un montón.

Nos ayudó a acercarnos a ese universo del cómic.

Hicimos un trabajo creo que muy chulo

y novedoso trabajando con muñecos para los impactos

y todos los golpes del tebeo sin cambiar de plano.

Esta es una técnica que desarrollé mientras escribía el guion.

Con una pequeña serie de televisión

de internet que era "Javi y Luci".

Unos capítulos muy caseros en los que una señora pateaba

a mi hijo que tenía un año.

Se basaba en que en un plano le das una patada a un niño y vuela.

Es dando un cambiazo con un peluche.

Esa técnica la desarrollamos en Mortadelo y Filemón

y la verdad es que permite rodar unos impactos.

Hay un puñetazo a María Isbert en un solo plano

que es estremecedor.

¿Te pelo una naranja?

Yo creo que es una adaptación bastante libre

y al ser libre por eso se acerca bastante al tebeo.

Menudo movimiento tiene la película.

Nos tenemos que ir, despedir, pero...

antes os pregunto que estáis haciendo.

Estás con la promoción de la película,

de "Campeones", está en salas.

Han ido muchos espectadores.

Pero a los que no conozcan la película,

diles lo que se van a encontrar en las salas.

Se van a encontrar básicamente

con unos personajes

de los que te enamoras en la secuencia uno

y que te los quieres llevar a casa.

Personajes que te emocionan desde la risa.

Una combinación para mí como espectador infalible.

Con ese Javier Gutiérrez capitaneando a ese equipo de nueve

magníficos actores también. Sí.

A Javier Gutiérrez, fíjate la experiencia que tiene

le han puesto el listón muy alto.

El segundo día de rodaje me confesó:

"Me he ido hoy a casa diciendo:'Javi, ponte las pilas

que estos te comen,

que no se va a enterar nadie que estás en la película.

Tienen mucha verdad, mucha gracia

y no está fácil estar a su altura'".

Me parece divertidísima, llena de ternura

y que recomendamos.

Mery, ¿con qué estás?

Estoy rodando un documental como actriz.

Pero hago de mí misma.

De Juan Vicente Córdoba

que se llamará "Quinquis stars"

y el cual refleja el proceso de edición

que estoy haciendo realmente de las memorias inéditas

de José Antonio de la Loma.

Te lo estás pasando bomba. Encantada.

Víctor. Yo estoy siempre en muchos rollos.

Actualmente edito películas ignotas en DVD

bajo Delicatesen.

Ahora en mayo sale un libro mío.

Sobre sex comedys, "Scruble. 101 comedias sexuales".

Desde "Porkys" a "Desmadre a la americana",

este tipo de películas.

Y luego edito mi último corto que es "Enamorarse de Molina",

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Parodias

Historia de nuestro cine - Coloquio: Parodias

20 abr 2018

Elena S. Sánchez, Javier Fesser, Mery Cuesta, Víctor Olid y Jordi Costa, charlan sobre las cinco "Parodias" emitidas en la semana.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Parodias" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Parodias"
Programas completos (6)
Clips

Los últimos 1.057 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios