www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4777718
Historia de nuestro cine - Coloquio: Óperas primas - ver ahora
Transcripción completa

Hola, buenas noches. Bienvenidos.

En el primer coloquio de "Historia de nuestro cine",

en mayo de 2015, uno de nuestros invitados fue

el entonces presidente de la Academia de Cine Antonio Resines.

Y la casualidad ha querido que, para iniciar esta nueva etapa,

nos acompañe el actual presidente, Mariano Barroso,

que viene en calidad de director porque la película que hemos visto

"Mi hermano del alma", fue su debut en el cine.

Buenas noches, bienvenido. Muchas gracias.

Nos presentamos a presidente para poder venir a este programa.

Y también está con nosotros el historiador y compañero

de "Historia de nuestro cine", Luis Parés.

Vamos a hablar de "Mi hermano del alma",

una película que habla

del reencuentro de esos dos hermanos antagónicos.

Siempre se dice que en las óperas primas,

uno vuelca cosas que tiene cerca o tira de esas cosas que tiene cerca.

No sé en tu caso, cómo llegaste esta historia.

Había estudiado mucho, durante mucho tiempo,

el teatro norteamericano.

Y el mito de los dos hermanos

es algo que marca el teatro norteamericano.

Todo el teatro de Shepard, Mamet, O'Neill, Tennessee Williams

siempre están los dos hermanos. A uno le va bien y a otro le va mal.

Me pareció una buena aproximación para contar lo que quería contar.

Aparte, por asuntos personales,

también algún hermano mío

que me venía una y otra vez a la memoria y al corazón.

Y, bueno, me parecía que era una manera buena

de empezar en este viaje privilegiado total

de hacer cine.

"-¡Mateo! -¿Qué?

-¿A que parece un ministro? Pues es mi hermano."

¿Cómo ves este retrato que hace de esos dos hermanos,

que a uno le va bien y otro al que no le ha ido tan bien.

Sí, hay uno al que le va claramente mejor que otro,

pero ves cómo se están complementando.

Y cómo en el fondo, lo que sería perfecto es la unión de ambos.

Lo que parece que al final es un conflicto,

lo que acaba siendo es un reflejo de las lagunas

y las carencias de cada uno.

Entonces es muy bonito cómo esa especie de parábola

que hace la película.

Una cosa que parece que es la distancia hacia lo que va,

que es la necesidad de estar juntos. A mí me ha interesado mucho

porque es una película que realmente acaba siendo lo contrario

de lo que parece que iba a ser.

"Dijiste que somos un equipo."

Hablemos de tus cómplices en ese debut en la dirección.

Uno de ellos, Joaquín Oristrell, con el que volverías a trabajar.

Él, siempre lo vinculamos más a la comedia,

aquí está en otro registro distinto.

Joaquín fue decisivo.

Desde el principio, empezamos a trabajar juntos.

Hicimos luego "Éxtasis".

Trabajé muy bien porque era una persona

que tenía soluciones y que tenía respuestas a todas las preguntas.

Sabes que la pesadilla del guion es atascarte.

Pero Joaquín tiene soluciones

y es un tipo muy brillante en su oficio.

Otro cómplice, Fernando Colomo, que produjo la película.

Ya habíais trabajado juntos. ¿Cómo surge?

Él fue la persona que me dio la primera oportunidad para dirigir.

Dirigí unos cuantos capítulos de aquella serie que él hacía,

"Las chicas de hoy en día".

Y Fernando siempre fue muy generoso y lo ha seguido siendo.

Cada vez que le veo, le digo lo mismo:

"Fernando, siento que estoy en deuda contigo".

Es clave por lo que ha aportado

y por todos los riesgos que ha tomado.

Fernando ha sido la generosidad total.

Y en este caso, él me dijo: "Quiero producirte una película".

Entonces, igual que ahora, es difícil que alguien venga y te diga.

"Nos conocemos desde hace mucho tiempo.

Y sé que está muy preparado

y que está de sobra preparado para dirigir un largometraje.

Y, sobre todo, que trae una fuerza nueva, una energía nueva.

Eso siempre viene bien al cine."

Hay muchos ejemplos en la historia de nuestro cine de directores que,

para esa ópera primas, ayudan,

incluso para segundas y terceras películas, a nuevos cineastas.

Alex de la Iglesia, por ejemplo, ahora.

O el propio Fernando Colomo

con la primera película de Icíar Bollaín,

"Hola, estás sola".

-Ópera prima también.

-En tu ópera prima, necesitas que alguien confíe en ti.

Alguien que sabe trasladar las imágenes

que tú has escrito sobre papel a imágenes corpórea.

Por eso Fernando Colomo ha sido tan importante

y son tan importantes esos directores que, en un momento dado,

dan el paso a la producción.

También lo vemos en Almodóvar o en Fernando Trueba.

La gente cree que cuando un director funda su productora,

en realidad lo que quiere es quedarse con el poder creativo,

todas las ganancias.

Es todo lo contrario, intentar un poco abrir el juego.

Yo lo entiendo así.

¿Cómo recuerdas el rodaje de tu ópera prima?

¿Cómo fue el trabajo con los actores?

Siempre has dicho que te gusta ese trato directo con los actores.

Recuerdo rodaje, mira,

yo me empeñe en que había que rodar en Barcelona.

Soy de Barcelona y me empeñe en eso.

Encontramos en El Garraf el lugar ideal para empezar a rodar.

Estuvimos unas cuantas semanas allí.

Estuvimos ensayando antes bastante,

con Juanjo y con Carlos Hipólito,

con Lydia y con todos los actores.

Y lo recuerdo como una maravilla.

Eso que tienes cuando haces tu primera película, ¿no?

Que, sin darte cuenta, piensas que, cuando hagas tu primera película,

se acabarán todos tus problemas y no sabes que cuando la acabas,

es cuando empiezan de verdad.

Porque luego tienes que hacer la segunda y entras ya en otra liga.

Pero la experiencia fue fantástica.

Luis, hemos visto ya varias películas de Mariano aquí.

¿Qué ves en esta ópera prima de reconocible de su cine?

Del cine que ahora hace y que ya está aquí.

Yo, que incluso he visto su última serie,

las historias que tú cuentas están basadas en personajes

que dudan de sí mismos.

Personajes que se sienten como inseguros

y que se ven obligados como a contrarrestar esta inseguridad

con una especie de hiperactividad.

"Cómo vender seguridad vendiendo antes miedo.

Si logas que el cliente sienta miedo de perder lo que tiene,

la venta es tuya."

Yo, más que dudar, son personajes que necesitan ayuda.

Que piden ayuda, lo que pasa es que no se atreven a reconocerlo.

Porque reconocerlo, les haría mostrarse débiles.

Y no es algo que, especialmente los hombres,

no estamos acostumbrados a reconocer.

Pero la dignidad, la búsqueda de la dignidad sí.

Me parece un asunto fundamental.

Porque como tampoco está claro dónde acaba la dignidad

y empieza el patetismo.

El intentar perseguirla y no caer en eso,

me parece un buen equilibrio a perseguir.

"-Lo siento, Charlie.

Lo estropeo todo, ¿verdad?

-Anda, vamos a lavarnos la cara."

Han pasado 24 años desde aquel debut.

Te iba a preguntar si la volverías a montar, si cambiarías cosas.

La cambiaría, seguro, entera.

Aunque ahora estoy viendo imágenes aquí y digo: "Qué bien se ve".

Porque yo la recuerdo...

Entonces no había, yo la hice en 35,

recuerdo que Fernando Colomo me decía:

"Puedes hacer tres encadenados en toda la película".

Porque cada encadenado se contaba por metros y, entonces, costaba...

Entonces no había este nivel de calidad de imagen y tal.

Entonces, ahora la haría, la cambiaría.

Te preguntaba esto porque la película siguiente...

A los espectadores, les decimos que, a partir de ahora,

todos los viernes, tendremos esta sesión doble.

Es "Los motivos de Berta", la ópera prima de José Luis Guerín.

Y, para la ocasión,

sí que ha remontado su ópera prima que se estrenó en el 83.

De hecho, cuando se estrenó en el 83, ya había un remontaje,

porque la versión que él dio por válida duraba tres horas.

Y la distribuidora, lo de la pérdida de la inocencia,

él la perdió ahí,

la distribuidora le obligó a cortar al menos una hora.

Con lo cual, la versión que se estrenó fue de 118 minutos.

Tuvo muy mala suerte en su exhibición,

también por trampas que hizo la distribuidora.

Ha estado bastante escondida.

No llegó a los anaqueles de las filmotecas

hasta que José Luis Reina decidió rescatarla.

Lo que ha hecho ha sido sintetizarla,

hacerla igual de compleja.

Porque la película sigue siendo igual de compleja,

con esas rimas internas. Pero aligerarla un poco.

Para que el espectador no tenga la sensación de estar viendo algo

que no está sucediendo, que era la clave de su primer montaje.

Ver cómo estaba pasando el tiempo y el tiempo siempre pasa igual.

Él la ha sintetizada.

"-No corras tanto. -Hay que correr, que si no,

empieza el baile y lo mejor está al principio.

-Qué tontería, al principio nadie baila.

-Qué sabes. Nunca estuviste en uno. -Sí he estado."

Guerín debutó como director nueve años antes que tú,

aunque sois de la misma generación.

¿Cómo es el cine de Guerín?

Porque sí que tiene algo distintivo, personal.

Tú ves una película de Guerín y la reconoces.

José Luis Guerín, a quien admiro mucho

por no solo sus resultados, por sus películas,

sino por su actitud y su postura ante el cine,

de buscador innato.

"Lo que yo planteo en todas mis últimas películas

es una ósmosis donde todos los procesos se relacionan.

Empiezo rodando un poco, escribo, monto.

Analizo el material rodado, la densidad que va adquiriendo,

los personajes, las situaciones,

veo la necesidad de seguir rodando, montando.

La película se nutre de sí misma."

Hace un cine que va, de alguna manera,

forma parte de un proceso de búsqueda suyo.

Y me parece que lo que está todo el rato es preguntándose

por dónde tiene que ir con su siguiente película.

Y no solo en cuanto a los temas,

como hacemos la mayoría de los mortales que hacemos cine,

sino que se permite explorar mucho la forma.

Y eso es algo que admiro porque tiene mucho de salto al vacío.

"-Ahí murió mi mujer.

Pero ella tiene que volver.

-Si está muerta."

¿Cómo llegó Guerín a la dirección? De una manera experimental.

Guerín llegó a la dirección porque él es adolescente

durante los años 70,

cuando hay una revolución en la exhibición de cine en España,

que son las salas de arte y ensayo y la filmoteca que, entonces,

se llamaba Nacional, que tiene salas en Madrid y Barcelona.

Y él, en Barcelona,

puede ir a la filmoteca y ahí descubre un montón de cine que,

hasta ese momento, estaba como silenciado en España.

Philippe Garrel, la Nouvelle Vague francesa.

Y él se entusiasma.

Antes de enamorarse del oficio, se enamora de las películas,

de las imágenes y de las texturas.

A partir de ahí, con un grupo de gente,

entre los que está Manuel Huerga,

fundan una revista, FBI, y empiezan a hacer crítica.

Y a raíz de hacer crítica, él empieza a hacer cortos.

Cortos que nadie ha visto porque los tiene escondidos en su casa.

Y a partir de ahí, él empieza a ir probando cosas e ir probando cosas.

Hasta que uno de estos cortos, le lleva la provincia de Segovia.

Y se enamora del paisaje de la provincia de Segovia

y él piensa cómo es la vida

de una niña que está en plena pubertad.

Y a raíz de ahí,

él se instala en Segovia buscando un poco la inspiración.

Encuentra a esta chica que se llama Silvia Gracia y dice:

"Es que el personaje que yo quiero escribir existe y es esta chica".

"-¿Te rindes? -No.

-¿Hacemos las paces? -No.

-Pues no te llevaré en bici. Sí no me importa, iré andando."

Estamos hablando de una película que se estrena en el año 83.

¿Qué tiene que ver esta película

con lo que se estaba haciendo en ese momento en España en los 80?

Yo creo que es una película directamente relacionada, si acaso,

con el cine de Víctor Erice y de Carlos Saura.

Yo recuerdo que yo estaba haciendo cortos

y algunos de mis compañeros de los cortos

trabajaron en esta película, en el equipo técnico.

Ella era una película muy extraña por arriesgada.

A todos nos resultaba rara.

Un tipo de cine que no tiene nada que ver

con lo que sería el "mainstream" de aquella época.

Pero sí un cine totalmente necesario y admirable

como el esfuerzo de José Luis y la apuesta por esta historia.

Y por esa estética.

-Dices Carlos Saura y tienes la razón.

Estaba apasionado por Geraldine Chaplin

y por las películas que Saura que había hecho con ella.

De hecho, él hizo una especie de "making off"

que se llama "Apuntes sobre Carlos" sobre un rodaje de Carlos Saura.

Pero en esta película juega con unos referentes que, en España,

eran muy desconocidos, como el cine de Robert Bresson,

el cual es citado literalmente.

Hay una película, "Mouchette", y que acaba con una niña cayendo,

dando vueltas en el suelo y aquí hay una cita literal.

Los exteriores, vemos este juego con el viento que tiene Renoir.

Vemos el uso de sonido que podemos encontrar en cineastas como Tati.

Cineastas que en España o no habían llegado

o se habían visto muy mal.

-Y estaba la actriz Arielle Dombasle,

que era una actriz de películas de Eric Rohmer.

¿A quién ha influido Guerín?

Ha influido a muchísimos de los que hemos venido después.

Por ejemplo a Marc Recha, una película, "La vida Iliure".

O su segunda película, "El árbol de las cerezas",

que hemos visto aquí.

Podrían ser impensables sin este referente previo.

Luego, tenemos que pensar que Guerín, como tú,

ha sido profesor, con lo cual,

no solo han influido sus películas

sino que ha influido con sus ideas a cineastas como Isaki Lacuesta,

como Mercedes Álvarez, como Ariadna Pujol.

Y luego, sobre todo,

es que esta es la única película que es ficción pura de Guerín.

Después Guerín empieza a jugar con la frontera

que es un poco difusa entre la realidad,

entre el documental y la ficción.

Y es ahí donde encontramos la influencia de Guerín.

"-Lo han traído los del tío Domingo, que marchan esta semana.

-¿Y por qué lo han dejado?

-Para que le demos de comer."

Para los espectadores que van a ver ahora mismo la película,

que la van a descubrir, el ritmo,

la manera de narrar de Guerín también es distinta.

Requiere de un espectador más contemplativo, más pausado.

También, muchas veces, necesita de una atención especial.

Es un tempo que tiene que ver con esto que hablábamos.

La búsqueda de un lenguaje y una forma.

Igual que el hecho de que sea una película en blanco y negro,

en un momento en que, como sigue siendo ahora.

Los distribuidores no querían estrenar películas en blanco y negro

porque, en principio, la gente quiere ver colores.

-Esa fue una pelea de Guerín. Guerín rodó con negativo de color

y solo al final consiguió que fuese en blanco y negro.

¿Le costó sacar el proyecto? Seguro.

-No tuvo la suerte de un Fernando que se lo produjese

y se lo tuvo que producir él mismo

en régimen de cooperativa con los técnicos,

con 10 millones de pesetas, que no era mucho dinero para eso.

El rodaje fue muy largo y, sobre todo,

lo que le costó fue estrenar.

Se estrenó en el festival de San Sebastián,

en la sección "Nuevos directores", con éxito, eco crítico.

Pero, al final fue una película solo para críticos.

La distribuidora hace un estreno, más o menos, de tapadillo,

para lograr licencias de exhibición para películas extranjeras.

Con lo cual, la película tuvo una malísima exhibición comercial.

Y luego, es rescatada en el 84 por el festival de Berlín.

Las dos óperas primas que hemos rescatado hoy

son de los años 80 y de los 90.

¿Crees que ahora es más fácil o más difícil

sacar adelante una ópera prima?

A mí me parece...

Ahora es más fácil hacerla porque con el móvil la puedes hacer.

Otra cosa es acceder a la exhibición.

Es más fácil, digamos, el hecho de hacerla.

Pero es mucho más difícil exhibirla, distribuirla.

Porque hay saturación y por qué hay muchas menos salas.

Nunca ha sido fácil.

Pero yo creo que eso es parte del reto siempre.

Es decir, quizá en esa dificultad es donde está la manera de medir

hasta qué punto tú quieres hacer

"Los motivos de Berta" o "Mi hermano del alma".

Muchos la descubrirían en el 83,

o la han vuelto a ver después, pero hoy la estamos re estrenando.

Sí, de hecho, muchos de ellos, incluido yo,

hemos escuchado hablar de "Los motivos de Berta",

pero no habíamos podido verla

porque era una película con una circulación muy escasa.

Realmente es una oportunidad poder ver esta película.

Tenemos que despedirnos ya. Vamos a ver "Los motivos de Berta".

Gracias por haber estado con nosotros.

Luis, nos vemos por aquí.

35 años han pasado desde el debut en dirección de José Luis Guerín.

"Los motivos de Berta" es una película diferente,

original y sugerente. Que la disfruten.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Óperas primas

Historia de nuestro cine - Coloquio: Óperas primas

05 oct 2018

Elena S.Sánchez charla con el Director de Cine Mariano Barroso, y nuestro colaborador Luis E. Parés; sobre las dos "Óperas primas" que se emiten esta noche "Mi hermano del alma" y "Los Motivos de Berta"

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Óperas primas" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Óperas primas"
Programas completos (7)
Clips

Los últimos 1.064 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios