www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5167339
Historia de nuestro cine - Coloquio: Novelas - ver ahora
Transcripción completa

(Proyector)

Buenas noches de nuevo.

El pasado 23 de abril se celebró el Día internacional del libro,

y aunque sea con retraso,

hemos querido dedicar nuestra sesión doble de cine español

a películas basadas en novelas. La lista es interminable,

pero hoy nos acercamos a dos grandes de nuestra literatura

y de los autores más adaptados al cine, Cervantes y Delibes.

Para hablar de cine y literatura nos acompaña Antonio Giménez Rico,

director de "Las ratas", la película que acabamos de ver.

No es la primera vez que nos acompañas, bienvenido de nuevo.

Muy bien, pues sí, es la segunda o la tercera vez...

Yo creo que la tercera, sí. Yo, encantado.

Un placer, nosotros también.

Esta también con nosotros Bernardo Atxaga,

autor cuya obra se ha llevado en varias ocasiones al cine.

Después de "Dos hermanos" y "Obaba",

le ha tocado el turno a "El hijo del acordeonista",

que ha llegado a los cines recientemente,

el pasado 12 de abril. ¿Cómo estás?, bienvenido.

Bien, estoy muy bien.

Ahora nos contarás cómo ha sido esa adaptación de tu novela.

Mucho susto, es lo que pasa.

Y también están con nosotros Carlos Heredero,

colaborador habitual del programa,

amante de Orson Welles y de "El Quijote",

que es la película que veremos a continuación.

Carlos es autor del libro "Don Quijote y el cine",

y guionista, junto a Esteve Riambau

del documental para televisión

"Orson Welles en el país de Don Quijote".

¿Cómo estás? Estupendamente, al volver aquí.

Claro que sí, tú eres de la casa.

Vamos a hablar en primer lugar de esa última novela

que se ha llevado al cine, "El hijo del acordeonista".

Se estrenaba el pasado 12 de abril.

¿Cómo ha sido la experiencia?

Y no has adaptado tu propia novela

pero has intervenido en el guion de alguna manera.

Bueno, primero hay un guionista,

Patxo Tellería, que es profesional y que sabe lo que se hace,

luego vengo yo, que no sé muy bien lo que me hago,

pero lo que hago es mirar un poco los diálogos y bueno,

cambiar algunas cosas.

Por ejemplo, si hablamos de espíritu y letra,

yo creo que lo que se debe pedir

es que se mantenga el espíritu del libro.

Ahora, pedir que este la letra,

eso realmente es pedir peras al olmo.

Hoy vamos a hablar mucho de Miguel Delibes,

a quien conoces bien.

Su obra las llevado en cuatro ocasiones al cine.

En tres al cine y una al teatro.

¿Y cómo se implicaba Delibes en esas obras?

Desde la primera película que yo hice sobre una novela,

él sabía perfectamente que él no tenía que meterse para nada

ni en el guion, ni en el rodaje ni en nada, porque él sabía,

y yo se lo recordaba, que a partir de que él cedía los derechos,

la autoría de la película pasaba del autor literario

al autor cinematográfico.

Él, un buen día se encontraba con la película terminada

y le llamábamos.

Y entonces, él decía lo que opinaba,

porque evidentemente no se cortaba un pelo.

¿Qué crees que tiene la literatura de Miguel Delibes

para que se haya llevado en numerosas ocasiones

su obra al cine?

La literatura de Delibes, bueno,

quizá una manera muy directa de contar las cosas y de narrar.

Quizá una capacidad de hacer retratos

de personajes de una notable autenticidad,

y sin duda alguna, también su capacidad para describir,

contar y mostrar el mundo rural.

Delibes publicó la novela de 1962, la escribió en el 60

y tú no estrenas la película hasta el 97,

pasaron muchos años.

¿Por qué te interesaba esta obra?

Yo leí la novela y nada más...

Porque yo estudiaba en Valladolid.

Nada más salir, a mí la novela me entusiasmó.

Y entonces, cuando yo iba a hacer mi primera película sobre Delibes,

que fue sobre "Mi idolatrado hijo Sisí",

el productor y yo fuimos a ver a Delibes

para comprarle los derechos de "Las ratas".

Y fue Delibes quien nos lo quitó de la cabeza.

Entonces, cuando el autor mismo nos dijo que era un disparate,

pues un poco nos echamos para atrás

y entonces negociamos "Mi idolatrado hijo Sisí",

que es la que hice con el nombre de "Retrato de familia".

Pero a mí "Las ratas" no se me quitó de la cabeza.

Pasaron los años, incluso hice otra de él también,

"El disputado voto del Sr. Cayo",

y cuando llegó un momento que encontré un productor,

que curiosamente fue Teo Escamilla,

que era el director de fotografía,

pues ya nos metimos en ello y Teo fue el que la produjo.

Hablábamos de que lo importante en las anotaciones literarias

es captar el espíritu de la novela.

¿Está ese espíritu de "Las ratas"?

Yo lo digo como lo siento,

Delibes es una interpretación de Castilla.

Él, por ejemplo en esta novela, de los personajes toma,

no sé si lo puedo decir, su primitivismo,

quizá su marginalidad.

No hago comparaciones,

sencillamente estoy explicando qué es lo que yo he sentido,

y es fundamentalmente soledad.

Yo si hubiese hecho una novela de Castilla,

creo que hablaría casi solo de soledad,

en tanto que por ejemplo,

Delibes hace otro tipo de lectura.

Es muy buen escritor, no lo había descubrir,

pero es una interpretación.

Lo que él hace, yo creo, a mí me gustan mucho los personajes,

y sobre todo el Ratero me parece

un personaje realmente difícil de olvidar.

-Coincido con Bernardo

en el interés de Delibes por ese primitivismo,

por esa crudeza primitiva de personajes,

que probablemente tienen una verdad interior,

pero que se expresa con un cierto salvajismo incluso.

Entonces, siempre tengo ese problema,

porque no sé muy bien desde dónde los mira.

No sé si los mira desde la admiración,

desde el escepticismo o desde la denuncia

de un mundo particularmente duro,

cruel, desalmado, incluso,

o desde la admiración por la verdad interior

que puede haber en esos seres primitivos.

Me he enfrentado con la España profunda,

con la España más triste y más hambrienta,

por eso me gustaría que dijeran que acertó al desentrañar Castilla,

más que que acertó a pintarla,

que parece que corresponde más bien a los novelistas

y escritores del 98.

¿Te costó elegir a los actores protagonistas?

Porque es verdad que quien ha leído la novela

tiene al Ratero aquí en mente, al Nini.

Son dos personajes que funcionan muy bien los dos.

Yo tenía previsto otro actor para hacer el Ratero.

¿Conocido?

Sí, a Paco Arrabal.

Lo que no podía era estar un año pendiente de la película

para rodar las estaciones.

Pues esas cosas que pasan.

Un día fui al teatro y vi a Pepe Caride,

que era un actor de teatro,

que yo casi no lo conocía y me gustó mucho.

Y cuando le llamamos para hacerlo, hombre,

se quedó gratamente sorprendido,

y yo creo que lo hace muy bien el personaje del Ratero.

El niño costó más,

el casting que hice con los niños hasta elegir a este.

No era texto ni era nada de esto,

el niño se ponía delante de la cámara

y yo le contaba cosas raras

y diferentes para ver cómo él reaccionaba.

Y me acuerdo que de repente le dije:

"¿tú has pensado que te puedes morir?".

Y el rostro de ese niño en el casting,

cuando se enteró que podía morirse

me fascinó y dije:

"este niño es capaz de expresar muchas cosas".

El cielo ha arrasado, puede que hiele.

Bernardo, antes de pasar a hablar de la siguiente película,

en tu experiencia, cuando se han adaptado tus novelas,

¿cómo ha sido el enfrentarte a esos personajes que has escrito

y ver el casting que se ha realizado?

No sé si en alguna ocasión has podido también opinar o no.

A mí particularmente me causa mucha tensión, me pongo nervioso.

Parece que estoy viendo como lo real,

como si pudieras dar un paso

y entrar en el mundo

que estaba detrás del libro.

Es una sensación...

-No olvides una cosa,

que a veces los escritores se olvidan.

Cuando adaptan una novela tuya al cine,

lo que cambia fundamentalmente es el punto de vista,

que a partir de ese momento es tu historia

pero vista desde otro punto de vista,

desde otro ángulo,

y por otra persona.

-Yo estoy de acuerdo,

y eso se ve muy bien en la película de Orson Welles sobre Don Quijote.

Por un azar he visto bastantes películas sobre Don Quijote

o con Don Quijote en la pantalla.

-Hay muchísimas.

-Entonces, ves una después de otra, como pude verlas yo,

y realmente es lo que ves, ese otro mundo,

ese cambio de puntos de vista, de tono.

Por ejemplo, la de Pabst,

que pretende ser una comedia musical,

más o menos, es horrible, espantosa.

Y sin embargo,

por ejemplo la de Rafael Gil está muy bien como letra,

pero el espíritu lo traiciona bien traicionado.

De repente vemos a un don Quijote

que parece un católico apostólico romano.

-Lo de Rafael Gil es que tenía un actor...

Vamos, personalmente, a mí me parecía un actor colosal,

yo no le llegué a ver casi en teatro,

que es Rafael Rivelles.

Hablemos de esta película a la que nos vamos a enfrentar hoy,

esta versión de Orson Welles.

Es una película inacabada, la rueda durante dos décadas o más, incluso.

Orson Welles empezó a rodar las primeras escenas del Quijote

que él empezó a imaginar en París en 1955.

Y empezó a rodar con Francisco Reiguera,

que es el actor español que da vida a Don Quijote, en 1957.

Desde entonces, hasta la muerte de Orson Welles,

Orson Welles nunca abandonó ese proyecto.

Aprovechó cuando estaba rodando

un documental para la televisión italiana,

"Viaje por el país de Don Quijote",

para rodar nuevas escenas en España.

El Quijote es un proyecto que paso por muchísimas fases.

Lo que vamos a ver ahora, realmente y hablando con propiedad,

no es una película de Orson Welles,

es el montaje o el remontaje o la versión

que con algunos materiales rodados por Orson Welles para "El Quijote",

otros materiales rodados por Orson Welles

para el documental italiano,

otros materiales procedentes del "No-Do",

y algunos materiales rodados por Jesús Franco...

Jesús Franco compuso con todo eso un montaje,

que es la película que vamos a ver esta noche.

Yo creo que la película la debía de haber montado Orson Welles,

lo único que pasa es que se ha muerto.

Entonces,

solo cabe quedarse en casa y ser un cobarde

y no hacerlo y que el mundo no conozca una maravilla,

una de sus mejores películas, o hacer un esfuerzo,

jugarse la cara y que la gente la vea.

-A mí los personajes, los dos, la pareja,

Don Quijote y Sancho Panza,

me parecen maravillosos en esta película.

Yo no recuerdo, no tengo recuerdo de mejor...

Es decir, al mismo tiempo es grotesca, como sublime,

al mismo tiempo es triste y alegre, o sea,

es cómica y al mismo tiempo chusca, o sea, es decir,

a mí el juego que hacen los dos, los personajes,

me parece extraordinario.

Sin saber mucho de Orson Welles, ellos me parecen de Orson Welles.

A mí este Quijote y este Sancho Panza

me gusta muchísimo.

Otra cosa es luego que veas los Sanfermines, pues vale...

Es que en Orson Welles eso era lo habitual.

Ya, lo que pasa es que la Semana Santa...

Sí, esas tradiciones...

La Semana Santa, la Vespa...

Es Don Quijote y Sancho Panza por la España de los años 60.

-¡Alto ahí!

-Oye, caballero andante, ¡déjame pasar!

-¡Ese objeto se ha hechizado! -Déjese de chorradas, aparta.

-¡Estáis embrujada, señora! -¡Largo, so momia!

-Yo creo que los materiales rodados por Orson Welles

a lo largo de los años,

prácticamente tres décadas,

lo que dejan ver es esa estrecha y permanente relación

de Orson Welles con España,

no solo en esta película, sino en muchas otras.

Orson Welles rodó mucho en España.

Y ese interés por intentar

de alguna manera entender este país,

algunas tradiciones, algunos aspectos de su cultura,

y entonces todo esto sí que está en la película,

y de ahí también el interés de Orson Welles por situar

a los personajes en la España contemporánea.

Veamos cuál es la mirada de Antonio de esta adaptación

de uno de los grandes clásicos de la literatura española.

Yo diría que esta película no es de Orson Welles.

Yo diría que es "El Quijote" de Jesús Franco.

Y con la viuda de Orson Welles montó el tinglado

para presentar la película

y exhibirla comercialmente.

-Sí, es el montaje que se estrena en la Expo del 92.

-Estamos aquí,

porque esta noche se pasa por primera vez una Premier mundial,

una película de Orson Welles

que ni siquiera el propio Orson Welles ha visto

y es "El Quijote".

-Yo no sé si la película deja ver

una visión de Jesús Franco,

pues a lo mejor sí,

pero es inevitable verla

desde la perspectiva de Orson Welles,

porque muchas de las cosas son inventos de Orson Welles.

Luego están montados como se le ocurrió a Jesús Franco.

Nunca podremos saber qué película hubiera montado Orson Welles.

Ni siquiera podemos saber si Orson Welles

quería realmente terminar su película.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Es una obra personal desde hace 14 años...

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Dice que el título más importante será uno más largo.

¿Cuándo terminará Welles la película de "El Quijote"?

¡Salud!

Pues no vamos a hablar más de "Don Quijote",

de la versión de Orson Welles, de Jesús Franco.

Aquí hemos estado analizando

un poco lo que los espectadores se van a encontrar.

Sí que me gustaría

antes de despediros saber en qué estáis trabajando.

Yo estoy jubilado como director,

pero como no tengo otra profesión ni otra pasión que el cine,

lo que sigo es escribiendo.

Estoy escribiendo un guion,

que me temo que al final se convertirá en novela,

porque dudo encontrar financiación.

Bernardo.

Bueno...

Además del estreno de la película basada en tu novela.

Sí, el estreno de "El hijo del acordeonista".

Lo que estoy haciendo ahora es una novela

que creo que acabaré dentro de un mes, más o menos,

y a partir de ahí, imagino una vida feliz, descansada...

¿No nos puedes decir nada de la novela?

La novela se llamará en castellano

"Casas viejas, tumbas nuevas".

Estoy escribiéndola, en fin,

como dicen ahora los jóvenes, a tope.

(RIEN)

Carlos, ¿proyectos?

Seguir con las clases en la Escuela de cine,

con la revista "Caimán Cuadernos de Cine",

y seguir viniendo a este estupendo programa.

Gracias a los tres por haber estado con nosotros.

A ti.

En "Historia de nuestro cine"

creemos que el Don Quijote de Orson Welles

es de visionado obligatorio,

por lo que le aleja de cualquier otra versión cinematográfica

que se ha hecho del clásico.

Eso sí, el comienzo no podía ser otro:

"En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme,

no ha mucho tiempo...".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Novelas

Historia de nuestro cine - Coloquio: Novelas

26 abr 2019

Elena S. Sánchez charla con Antonio Giménez Rico, Bernardo Atxaga y Carlos F. Heredero sobre las novelas adaptadas al cine que emitimos esta noche "Las Ratas" y "Don Quijote de Orson Welles".

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Novelas " ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Novelas "
Clips

Los últimos 1.112 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios