www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3197598
Historia de nuestro cine - Coloquio: La infancia y el cine español - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos de nuevo

a "Historia de nuestro cine". "El verano de Javi"

ha supuesto para él un cúmulo de pequeños descubrimientos.

A través de su mirada inocente, hemos conocido

esos secretos familiares que se han ido desplegando

en esta preciosa película de la que vamos a hablar

con su director y guionista, Montxo Armendáriz,

que nos acompaña esta noche. ¿Cómo estás? Bienvenido.

Muy bien, encantado, muy buenas noches.

Un lujazo tenerte aquí, Montxo.

Y de estar aquí. Gracias por venir.

Hablaremos largo y tendido sobre ella porque

"Secretos del corazón" es la última película

que hemos dedicado esta semana a la mirada del cine español

sobre la infancia. Ha sido un recorrido apasionante:

Comenzábamos el lunes con "Pequeñeces",

un drama histórico dirigido por Juan de Orduña en 1950,

protagonizado por Aurora Bautista

y en el que un jovencísimo Carlos Larrañaga expiaba,

al final, los pecados de su madre.

-Querida, ¿por qué me dices esto precisamente hoy

que deseo como nunca tenerte entre mis brazos?

(Golpe)

-¿Quieres repetirme lo que dijiste antes de mi madre?

-¿De tu madre? Yo no he dicho nada.

-¿Tienes miedo de repetirlo delante de mí?

-Dios tenía prisa por llevárselo.

(LLORA) Dios...

Sí...

Es Él el que me ha castigado lo que más quería.

(VOZ DEL NIÑO) Hoy es un gran día aquí arriba, ¿sabes por qué causa?

Es por ti.

Es porque tú vuelves a ser buena, mamá.

"Recluta con niño" nos llevaba el martes a ese cine

que buscaba la lágrima fácil emocionando al espectador

a toda costa mientras asistía a las tribulaciones

de un niño huérfano que sigue a su hermano hasta Madrid

donde tiene que hacer la mili. Lo bueno es que el hermano

era José Luis Ozores y que la mezcla de comedia tierna

y dramón funcionaba gracias a unos actores impecables.

-He venido. -¿Pero...?

¿Tú sabes lo que has hecho? -¿Qué hace ahí ese niño?

¿De quién es? -Mío

y de usted, mi sargento.

-¿Qué diréis que me ha traído

hoy al cuartel? -Un niño.

-¿Cómo lo sabes? -Es lo que yo digo:

Usted mucho gritar, mucho arresto, mucha cara de perro,

pero es un pedazo de pan. -¡No!

Un recluta con niño es lo último que me faltaba por ver.

-¿Y qué? -¿Cómo que y qué?

-¿No lo habréis fusilado?

En los años 70, el gran Carlos Saura

nos regalaba "Cría cuervos" y, en ella, los fascinantes ojos

de Ana Torrent nos contaban mil historias ocultas.

El cine español cambiaba de rumbo al mismo tiempo

que la historia y la exquisita puesta en escena de Saura

sugería distintos caminos que se abrían ante nosotros.

-No soporto oír tus lamentaciones ni tus reproches.

¡Yo soy como soy así que déjame en paz!

-¡Ana!

-Rosa dice que la pistola no es mía.

Con un formato más clásico, la adaptación

de "Las crónicas del alba" nos descubrió a un niño

llamado Jorge Sanz, su fascinación por Valentina

marcó a toda una generación. La historia de amor

entre dos niños separados por las decisiones de los adultos

y una política convulsa, estaba llena de fuerza y de belleza.

-Pepe, Pilar es una tonta.

-¿Qué quieres ser tú en la vida?

-¿Qué quieres ser tú en la vida?

-Lo que soy. -¿Y qué eres?

-Yo soy quien soy. Y para hablar de estas películas

tenemos en nuestro plató, junto a Montxo Armendáriz,

a los colaboradores habituales:

Fernando Méndez-Leite, Carlos Heredero y Javier Ocaña.

Buenas noches, ¿qué tal? Buenas noches.

¿Qué tal? Ha sido un intenso recorrido

el de esta semana por cinco historias de niños.

Lo primero que hemos encontrado,

buscando un elemento común, la ausencia.

La mayoría son huérfanos, todos han perdido a alguien,

de ahí que se pregunten por qué les han abandonado.

(Música pop)

-¿Bailas?

#Hoy en mi ventana brilla el sol

#y el corazón

#se pone triste contemplando la ciudad.

#¿Por qué te vas?

#Como cada noche, desperté

#pensando en ti.

#En mi reloj todas las horas vi pasar.

#¿Por qué te vas?

#Todas las promesas de mi amor se irán contigo.

#Me olvidarás.

#Me olvidarás.

#Junto a la estación lloraré igual que un niño.

#¿Por qué te vas?

#¿Por qué te vas?

#¿Por qué te vas?

#¿Por qué te vas?#

Hay más elementos en común, por ejemplo, todos esos niños

tienen esa ingenuidad, esa inocencia, esa verdad.

Yo quería saber, en primer lugar, cuando cuentas una historia

desde el punto de vista de un niño,

imagino que cambia radicalmente, ¿no?

Sí, totalmente. Sobre todo porque, a la hora

de rodar, a la hora de planificar, tienes que contar mucho

con cómo va a responder el niño,

qué es lo que va a hacer él espontáneamente

y, entonces, todo eso, de alguna forma,

tienes que estar un poco abierto

para poderlo incorporar a la historia.

Sí que tienes un guión, tienes unas pautas,

tienes, incluso, unos diálogos, pero yo creo que

cuando trabajas con niños tienes que estar abierto

a todo esto porque surgen muchísimas situaciones

y muchísimas aportaciones por su parte que, después,

enriquecen aquello que tenías escrito.

También cambia la manera en que se muestra ese mundo

porque, a través de los ojos de ese niño, ¿no, Javier?

Hay una diferencia muy clara entre las dos primeras películas:

"Pequeñeces" y "Recluta con niño"

y las tres siguientes, eh... Porque las dos primeras

están desde el punto de vista de los padres,

de los adultos o de los mayores.

Y en las otras tres el punto de vista

es más de los niños y, como decía Montxo,

al final depende de cómo los filmes,

de cómo hagas el encuadre, de cómo hagas un montón de cosas.

Luego, de cómo lo montes también, de cuántos...

Eh, la mezcla de puesta en escena,

niños y drama es clave.

Entonces, tú puedes tener a un niño llorando

y no es lo mismo filmarlo

en plano general que en primer plano.

No es lo mismo tenerlo en primer plano durante

50 fotogramas que durante 150 fotogramas,

eso va a marcar el tono. Y si eso ya lo acompañas

luego con música más o menos melosa,

pues ya te marca todo el tono.

"Pequeñeces", por ejemplo, la película que vimos el lunes,

año 1950, y ahí sí que vemos cómo el niño,

que en este caso era un jovencísimo Carlos Larrañaga,

pues sufre y padece el comportamiento de su madre,

del que es testigo. Sí, porque "Pequeñeces",

en realidad, es el retrato de un personaje adulto

que es Curra de Albornoz, que interpretaba Aurora Bautista,

y que es el gran personaje sobre el que gira la novela

de el Padre Coloma, ¿no?

Pero, eh, sí es cierto que lo que cuenta

indirectamente la novela

es cómo, eh, esa frivolidad,

por llamarlo de alguna manera,

porque en realidad era un pendón desorejado,

de Curra de Albornoz, eh, afecta al niño.

Y eso, por otro lado, está contado desde fuera,

desde un punto de vista estrictamente católico confesional.

Es decir, una película escrita por un sacerdote, ¿no?

Y lo que cuenta es los peligros que tiene

para los niños el comportamiento pecaminoso

de los adultos. Sí.

En fin, un horror. (RÍEN)

-¿Qué te pasa? -Nada.

No es nada.

-¿Entonces por qué lloras? -Es que no han venido mis padres.

-El tema de la orfandad de los niños

es una cosa que a mí, particularmente, me fascina mucho

porque para mí es una incógnita total,

porque eso recorre desde los años 50,

al menos, hasta los 90,

y no he hecho el escrutinio, pero me temo que sigue pasando.

Es decir, no sé por qué, década tras década,

en circunstancias históricas muy diferentes,

eh, muchísimas, pero muchísimas

de las más significativas películas protagonizadas por niños

tienen como temas la orfandad, la ausencia

o distintas maneras de orfandad o de ausencia,

aunque los padres estén presentes, pero son padres

que ofrecen un determinado enigma, un determinado silencio.

Esa orfandad es un tema obsesivo en los 50 pero, asombrosamente,

llega la transición política, llega la democracia,

llegan los años 90 y las películas españolas

que hablan de niños y adolescentes

siguen hablando de la orfandad. Alguien tendrá que hacer

alguna tesis sobre esto, porque no tengo

ninguna hipótesis al respecto. Imagino que toca la sensibilidad

del espectador, ¿no? Ese niño que no tiene

ese referente paterno, materno, que le falta...

Bueno... Es que el gran misterio...

El gran misterio es qué piensa un niño cuando

se enfrenta a la realidad de la muerte

o de la desaparición de sus padres.

Eh, evidentemente, eso condiciona la sensibilidad

de ese niño, la curiosidad, los miedos,

las inseguridades... Etcétera, etcétera, ¿no?

Yo tengo bastante trabajado eso porque he hecho 11 años

de psicoanálisis y yo fui... ¿Y a qué conclusión has llegado?

Fui un niño relativamente abandónico y, entonces,

lo tengo bastante trabajado.

(RÍEN)

También hemos visto... Dime. No, yo iba a decir,

de cara a lo que ha apuntado Carlos,

que yo no sé, ni soy quién para apuntar

ninguna hipótesis, yo lo que podría decir

es el porqué, en mi caso, y es una película de los 90,

como has dicho, sí que hay una ausencia,

hay una ausencia absoluta del padre,

porque el padre ha muerto.

Eh, fue una cuestión que igual te trabaja el inconsciente

ese que hay que ir al psicólogo o al psiquiatra

para que te lo descifre.

Pero a la hora de construir el guión, a la hora

de construir la historia, yo necesitaba...

Porque a mí lo que me interesaba era contar una historia

de iniciación, de descubrimiento y, entonces,

en toda historia, para mí, de iniciación y de descubrimiento,

tiene que haber la carencia de algo, entonces,

esa carencia, fundamentalmente, lo más fácil,

quizás el recurso más fácil, es que sea el padre,

la madre o los dos, ¿eh?

Sí, lo que ocurre es que el caso, película a película,

todas tienen sus razones... En todas las que hemos visto

esta semana está la ausencia. Pero lo significativo

es la persistencia de ese tema. Es verdad que la mirada

de los niños se siente siempre intrigada por aquello

que desconocen, por aquello que está ausente,

por aquello a lo que no tienen acceso, ¿no?

Eso es verdad, pero el tema de la orfandad

es una obsesión recurrente, es como una especie de Guadiana

que recorre todo el cine español de forma muy curiosa.

Hablando de la orfandad, esta semana pudimos ver,

el martes, "Recluta con niño",

que es ese otro cine lacrimógeno que nos invita a solidarizarnos

con ese pobre niño y, bueno, era una manera

de hacer cine, hablabas de los años 50, ¿no?

¿Por qué se nos mostraba a ese niño huérfano,

también un poco siguiendo la estela de

"Marcelino, pan y vino" que es del mismo año, del 55?

Es una línea de cine más popular y que creo que nada

tiene que ver con la línea, por ejemplo, trascendente

de Querejeta, eh, Saura y "Cría cuervos".

O sea, es que pueden ser dos películas con niño

y con niño que se siente... Que tiene una ausencia,

pero no tienen nada que ver.

Luego, el tono lo marca, un poco lo que decíamos:

La puesta en escena, bueno, en esta película,

incluso más el tema del doblaje,

que luego hablaremos del tema del doblaje

de que, durante mucho tiempo...

Ahora que has sacado "Marcelino, pan y vino"

o "Mi tío Jacinto", que era Pablito Calvo,

el niño prodigio de la época, en realidad, estaba doblado

por la Sra. Vilariño que era una dobladora oficial

de niños y de dibujos animados de la época.

-¿Entonces es verdad lo que me ha dicho fray Papilla?

-Seguro. ¿Qué te ha dicho?

-Que usted también tiene madre.

-Sí.

-Hola, ¿me dejas montar? -No, pero dejo que me empujes.

-Ayer te empujé y dijiste que me ibas a dejar hoy.

-No te dije hoy, te dije mañana. -¡Mentiroso!

-Yo no hubiera podido tragar ni un garbanzo en aquella casa

pensando que te comprometía,

por eso me escapé.

"Recluta con niño" es una operación comercial

hecha con todas las previsiones

que se podían imaginar en Vicente Escrivá

que era el productor más listo de la época

y que hizo todas aquellas películas religiosas

en el momento del Congreso Eucarístico

como "La Señora de Fátima" o "La guerra de Dios",

"El canto del gallo", las películas anticomunistas...

La productora Aspa Films. Aspa Films,

la productora Aspa Films. En general, con Rafael Gil

y con Pedro Ramírez que era su ayudante,

el director de "Recluta con niño". Todas esas películas surgen

cuando surge en España la moda del cine de niños prodigio

o de cine con niños,

es a partir del éxito de "Marcelino, pan y vino".

"Recluta con niño" es un año posterior.

El éxito de "Marcelino, pan y vino" y, a partir de ahí,

eh, empiezan a aparecer todos: Miguelito Gil,

Pepito Moratalla, etcétera, etcétera.

Y, por supuesto, y por encima de todos,

Joselito. Ajá.

Quiero decir... Pero casi, casi a la vez todo.

La gran figura... Bueno, Joselito surge en el 57.

56-57 aparece todo el fenómeno del cine de niños.

¿Y podemos decir que es a partir de los 70

cuando ya empieza a existir esa inquietud por situar

la cámara al nivel de los ojos de los niños?

Es decir, nos cuentan las historias a partir de lo que piensan ellos.

Por ejemplo, tenemos "Cría cuervos",

"El espíritu de la colmena"... Has nombrado dos películas,

sobre todo la de "Cría cuervos" que atañe un poco

al cine de esta semana,

eh, que, más que una película de niños,

yo el recuerdo que tengo de "Cría cuervos"

es que es una película de un análisis absolutamente

tremendo de la España de aquel momento,

de la decadencia del franquismo del hundimiento de una dictadura

y de la ascensión de una nueva generación

o de unos nuevos niños. Es decir, que yo creo

que, más que estar contada la película

desde la mirada de un niño,

se utiliza la mirada del niño... Para contar esa realidad.

Exactamente, para contar una realidad social

que, bueno, el mundo del niño sí que está, en este caso,

muy bien integrado dentro de la propia realidad social.

"El espíritu de la colmena", "Cría cuervos",

"Demonios en el jardín" e, incluso,

hasta "Secretos del corazón", son películas hechas

desde un punto de vista muy subjetivo del autor.

Entonces, son autores ya con una mirada...

Una mirada crítica sobre su propia infancia

y es... son sus recuerdos y sus vivencias,

quizá no de una manera directamente autobiográfica

las que están condicionando eso. Yo creo que eso,

en "El espíritu de la colmena" resulta absolutamente evidente.

Pero en "Cría cuervos" también, es una película muy de autor.

El punto de vista no es tanto el de la niña

como el de Carlos Saura y, de hecho,

en la película hay una serie de cambios de puntos de vista,

porque aparece Ana mayor, interpretada por

Geraldine Chaplin, por cierto,

doblada por Julieta Serrano muy bien, ¿no?

Habla Geraldine Chaplin cuando es la madre

y habla Julieta Serrano cuando es Ana, ¿no?

Pero yo creo que tiene mucha importancia eso,

el... el recuerdo de lo que fue una infancia,

efectivamente, en distintos momentos del franquismo.

-Yo recuerdo mi infancia como un periodo largo,

interminable,

triste,

donde el miedo lo llenaba todo.

Miedo a lo desconocido.

-Al menos en esas tres películas hay otro factor,

factor relativamente común, ¿no?

Que es la interrogación sobre el pasado, ¿no?

O sobre cómo pesa el pasado

o qué es lo que pervive del pasado que había pasado anteriormente,

por parte de sus autores, fundamentalmente, en un momento...

Es muy distinto cuando surgen "El espíritu de la colmena"

y "Cría cuervos" a cuando ya, en los 90,

surge "Secretos del corazón". Pero sí comparten, al menos,

el deseo de interrogar al pasado,

de recuperar la memoria, de recuperar

todos aquellos misterios que permanecían ocultos,

qué es lo que se tapaba, por qué se tapaba,

qué se ocultaba, qué eran esos silencios,

qué eran esos vacíos. Redundando un poco en lo que decía

Fernando, que estoy de acuerdo, yo creo que es producto,

como dices, de que es un cine de autor,

pero un cine de autor debido a quiénes son esos autores.

Víctor Erice... Eh, pero no solamente ellos,

sino que no olvidemos que, tanto ellos como yo mismo,

nos criamos o, prácticamente, empezamos a hacer cine

con el surgimiento del cine moderno.

El cine clásico acabó, prácticamente, en los 40

y e neorrealismo dio paso al cine moderno

y a un entendimiento del cine como explicación

de cómo veías el mundo.

Y, entonces, no estos autores con niño,

sino prácticamente todo el cine moderno

está caracterizado porque lo que pedía a la hora

de construir el guión no es la narrativa,

sino que es aquello que quieres contar

o aquella visión que quieres dar. Y yo creo que esto

está impregnado a partir de los años 40-50,

fundamentalmente en las películas de niños

y en las películas de adultos.

Yo creo que en esto coincide absolutamente.

Eh, también había algunos matices, quiero decir, que en la medida

en que "El espíritu de la colmena" y "Cría cuervos" están de lleno

dentro de eso que se llamó "El cine metafórico"

de la transición política donde abundan las claves,

los símbolos, las metáforas, las parábolas, eh...

Mientras que "Secretos del corazón" que, en definitiva,

engendra una bellísima metáfora, todo eso lo tiene

mucho más integrado dentro de un modelo

que cabe clasificar más clásico con toda la nobleza,

que ya no recurre a esas claves

explícitamente metafóricas o parabólicas

del cine de la transición, ¿no?

Ajá. "Cría cuervos" es una película maravillosa

y yo creo que gran parte de la fuerza que tiene

esa película es haber encontrado a esa niña,

esa Ana Torrent de nueve años que había hecho

"El espíritu de la colmena" y que dice tanto con su mirada.

Tú de eso sabes mucho, ¿no?

De lo difícil que es encontrar ese niño.

Sí, yo creo que cuando... Cuando buscas,

estás buscando un niño o una niña,

lo que buscas, fundamentalmente, es la mirada,

porque no puedes exigirle que interprete.

Lo que buscas es que, de alguna forma,

transmita los sentimientos que tú quieres que genere

ese niño, esa niña, ese protagonista

y, entonces, en ese sentido, la mirada

es absolutamente fundamental.

Porque un niño, a la hora de interpretar,

tienes, por lo menos en mi experiencia,

que jugar con él y conseguir que se olvide de que

hay cámaras y que se crea, realmente,

aquello que está haciendo para que transmita absolutamente

sus sentimientos internos. Tú buscas la espontaneidad

de ese sentimiento que tú... Claro, no tiene

ninguna metodología de trabajo,

así como un actor se la puede ir creando,

eh, un niño o una niña trabaja con sus propios sentimientos,

entonces, tienes que meterle en las circunstancias

y el ambiente adecuado para que, aquello que está rodando,

de alguna forma, le transmita la credibilidad

y él exprese lo que realmente expresaría en la vida normal.

A pesar de lo difícil que te resultó hacer llorar

a Andoni Erburu. Ese fue uno de los problemas.

¿Cuál fue tu truco? Porque todos tenéis algún truco.

El truco, sintiéndolo mucho, ahora igual me crucifican...

Porque probamos con cebolla... Él estaba obsesionado,

desde el principio, porque no conocía el guión,

pero le dijimos que, en un momento determinado, lloraba.

Y estaba obsesionado en cómo se lloraba,

le preguntó a Silvia Munt,

vamos, a Vicky Peña, a todos los que veía llorar

le decía a ver cómo se hacía aquello.

Y llegó el momento y no había forma, vamos,

ni si lo intentaba él, ni poniéndole cebolla,

ni asustándole, ni nada.

Y, al final, ya, hablando con Carmelo,

le dije a Carmelo: "Oye, pégale, no muy fuerte,

pero pégale". Como le tenía que pegar,

digo: "A ver si con el susto, por lo menos...". Y así fue.

Sin avisar. Sin avisarle. Y, entonces,

se quedó tan... Que, entonces, ya le salió.

-Era superdifícil, me echaron cebolla, de todo.

-Le daba un tortazo, me enfadaba mucho con él,

lo meneaba, ¡pimba! Y le pegaba un tortazo.

Siempre le daba con la puntita de los dedos

para no hacerle daño, claro. -Y no me la quería dar,

hacía como que me la daba y así. -El niño se reía.

Me preguntaba: "¿Por qué no me haces daño al pegarme?".

-En el rodaje preguntaba si me la tenía que dar,

y dijo que sí. Entonces, se me hizo

un bolo en la tripa de miedo.

-A la siguiente toma le arreé un viaje

que le puse la cara para Cuenca. Entonces, inmediatamente,

el niño se me quedó mirando así como muy sorprendido

y se rió y me dijo: "Así". -25 tomas, me dieron 25 tortas.

Vittorio de Sica le metía... Le metía...

Él contaba que le metía al niño de "El ladrón de bicicletas"

cigarros en los bolsillos y, justo antes de rodar,

le echaba la bronca: "Oye, que has estado robando

cigarros, que...". Entonces, al niño le entraba

la vergüenza. Y eso lo cuenta Vittorio de Sica.

Es que algo hay que hacer. Tienes que jugar,

absolutamente, con eso. Y me pregunto en películas

como la francesa, "Ponette" en la que la niña se pasaba

dos horas en un estado de... de...

Tremendo de hondura...

(HABLA EN FRANCÉS)

¿Cómo lo hizo durante dos horas? Hablando de nombres,

otro que ha salido esta semana, el de Jorge Sanz,

que está estupendo en "Valentina".

Ese niño pícaro, pero que también te roba el corazón

con esa espontaneidad, esa frescura,

que había sido ya Conan de pequeñito.

Había hecho "La miel", había hecho "Conan"...

Había hecho "La leyenda del tambor" con Jorge Grau también.

¿Cómo es ese Jorge Sanz, eh?

Están muy bien los dos, la niña está estupenda también,

y con una frescura los dos, eh, tremenda.

Es una película... Es una película muy bonita.

Creo que a la gente de mi generación,

que somos de esa edad, la vimos cuando teníamos,

más o menos, la edad de los niños,

nos marcó mucho porque era cine popular del bueno, digamos.

Con el que te sientes identificado,

eh, yo creo que, bueno, la gente que es de ciudad,

eh, ha pasado muchos veranos en el pueblo

y, los que somos de pueblo,

pues estábamos en el pueblo toda la vida.

Y nos resulta muy familiar todo eso de las peleas

con los del barrio de al lado, con los del pueblo de al lado,

el primer amor, eh... Estar, un poco, no en tu casa,

sino por ahí siempre y

que nadie se preocupe de ti, es muy del pueblo.

Te identificas mucho.

(Sonido de carracas)

En la película de Montxo, en "Secretos del corazón",

hay ese planteamiento ya más clásico, más objetivo,

que permite también, no solo la mirada del niño,

sino describir cómo es el mundo del niño,

que está perfectamente contado

en las escenas de los ensayos del teatro del colegio,

que a mí es de las cosas que más me gustan

en una película que me entusiasma

desde que empieza hasta que termina, ¿no?

Pero creo que eso... Eso también tiene mucha fuerza

de cara al espectador porque compruebas que eso era así.

Esos dos curas que, además, cada uno tiene un rol distinto

en lo que está pasando, ¿no? Es fantástico el movimiento

de escena de los niños, ¿no?

La naturalidad con que los niños hacen

una cosa falsa, ¿no? Y en "Secretos del corazón"

hay otra cosa que a mí me encanta, y es la idea de que este niño

que está intentando preguntarse cómo son las cosas

y está intentando descubrir los misterios de un mundo

de cuento de hadas, de repente, lo que descubre es el melodrama.

O sea, lo que hay detrás de su vida

es el melodrama casi mexicano.

-Mañana me voy con Ricardo.

-¿Por qué se mató papá?

-Tú no puedes entenderlo porque nunca has estado enamorada.

-Acabarás siendo una desgraciada. -Ya lo soy,

pero a lo mejor puedo remediarlo.

-¿Y cómo? ¿Destrozando la familia de Ricardo?

Me comentaba Carlos, cuando estábamos

poniendo la película antes de que comenzase

"Secretos del corazón", que la obra de teatro

construía también, ayudó a construir ese guión

de "Secretos del corazón". Sí, bueno, no es que ayudase,

sino que la obra de teatro la busqué en función de

de la historia que tenía. "Garbancito".

Es decir, yo tenía escrito todo el guión menos

la obra de teatro, yo quería que hubiese

una obra de teatro que, de alguna forma,

fuese paralela, o un poco reflejo de la vida

o del descubrimiento de la mentira,

del engaño, etcétera, etcétera, del personaje de...

De Andoni.

Y, entonces, estuvo buscando e diversas obras de teatro de

la época, de la galería salesiana, que es donde la encontré,

que era donde yo más conocía porque había ido

a un colegio salesiano, de los jesuitas, de los maristas...

Y, afortunadamente, al final, di con esta obra

en una... en una librería de Barcelona,

me tuve que ir a Barcelona a buscarla,

me traje unas cuantas y, al leerla, me di cuenta que,

prácticamente, la estructura coincidía

casi, casi, paso a paso, con aquello que estaba contando.

Es decir, el niño que se va al bosque,

que se escapa de la escuela, que quiere descubrir

un mundo desconocido y lo que descubre es el mal.

(Aplausos) -Ivana Baquero

por "El laberinto del fauno".

-Muchísimas gracias a todos los que me han votado.

-Juan José Ballesta por "El bola".

-Hola. (RÍE)

(Aplausos) -Nerea Camacho por "Camino".

-Muchísimas gracias.

Uf, es que no tengo palabras.

-Francesc Colomer por "Pa negre".

-Estoy un poco nervioso, bueno, ahora ya está, pero bueno.

-Marina Comas por "Pa negre".

(Aplausos y ovación) (LLORA)

-Andoni Erburu por "Secretos del corazón".

-No sé si merezco este premio, pero bueno.

Andoni fue el actor más joven en conseguir un Goya

de la historia de nuestro cine.

Esto luego cambió, ahora los niños

no pueden recibir un Goya.

¿Lo veis bien, mal, regular?

(RÍE) ¿Creéis que un niño, bueno, pues si tiene ese talento natural

o esa espontaneidad por qué no va a tener acceso a un Goya?

Yo creo que tú lo has dicho, para mí, desde luego,

esa es mi opinión y es la que mantuve

cuando se cambiaron las normas en la Academia.

Que no veía la razón por la cual había

que poner una edad a partir de la cual

uno podía ser, o ser considerado actor o actriz,

y tener un premio o no tenerlo, ¿no?

Ajá. Pero, bueno, parece que

la mayoría optó por otra... ¿Vosotros qué pensáis?

Yo soy de la misma opinión que Montxo, yo creo que...

Yo me atrevería a decir que se trata de

un paternalismo mal entendido, ¿no?

O, si acaso, de una consideración

determinada de lo que se puede llamar, o no,

interpretación,

el trabajo de interpretación, ¿no?

Pero es que los niños, eh, cuando se les sabe dirigir

o cuando se sabe trabajar con ellos,

hay niños que son mejores actores que otros.

Ajá. Y yo creo que eso puede tener

un reconocimiento, eh,

tan...

Tan digno y tan importante y al mismo nivel

que el del resto de los profesionales

que trabajan en el cine. Yo creo que se trata,

sinceramente, de un paternalismo mal entendido.

Lo que no sé es si es, hasta cierto punto,

la decisión, igual Montxo lo sabe, para presentarlos

de un éxito y de una situación de exposición a los medios...

Que tendría más que ver con eso. Eso sí que sería paternalismo.

Creo que tenía más que ver con eso. Esas fueron las razones...

Sí, pero es que eso es lo que yo creo

que es paternalismo. Sí, va en la línea de paternalismo.

Y también se hablaba de que quitaba la oportunidad

a actrices veteranas que destacaban

y que tenían una trayectoria pero habían llegado tarde...

Ese es un argumento peor y mucho más mezquino, con perdón.

Sí. O sea, es un argumento mucho peor,

mucho más insostenible. Pensemos que detrás

también estaba aunque no se hiciera público.

Evidentemente, ese argumento quizá no formula

de una manera tan... Tan descarada,

pero sí estaba, ¿no? Yo, que soy una persona ecléctica,

moderaba y más bien sin opiniones,

optaría por un... Por una cosa intermedia,

que es que hubiera un premio al Mejor Actor Infantil.

Porque, realmente, es comparar... comparar cosas

que son distintas. El trabajo de un actor

es completamente distinto del trabajo de un...

De un actor profesional.

Muchas gracias a los cuatro, especialmente a Montxo,

por habernos acompañado el viernes. Gracias.

Nosotros volvemos la semana que viene

en "Historia de nuestro cine" con cinco títulos,

adaptaciones de obras teatrales. Os esperamos, adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: La infancia y el cine español

Historia de nuestro cine - Coloquio: La infancia y el cine español

03 jul 2015

Elena S. Sánchez habla con Montxo Armendáriz, director de la película "Secretos del corazón", y nuestros colaboradores Fernando Méndez-Leite, Carlos F. Heredero y Javier Ocaña sobre la infancia en el cine.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: La infancia y el cine español" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: La infancia y el cine español"
Programas completos (6)
Clips

Los últimos 1.120 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios