www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3709418
Historia de nuestro cine - Coloquio: Familia Gutiérrez Caba - ver ahora
Transcripción completa

Sois una familia muy unida.

Bienvenidos y gracias por estar aquí.

Hola, ¿qué tal? Buenas noches de nuevo.

El coloquio de esta noche, al igual que los cinco títulos

que hemos visto durante la semana se lo queremos dedicar

a una saga de cómicos que se remonta al siglo XIX.

Seis generaciones dedicadas a un mismo sitio,

el de la interpretación.

Cientos de películas, obras de teatro, programas de televisión,

reconocimientos y anécdotas

que esta noche vamos a poder recordar

de la mano de tres de sus integrantes.

Antes de darles la bienvenida, os refresco la memoria

echando un vistazo rápido a las películas

que hemos visto estos días.

Comenzamos la semana con "A mí no me mire usted",

comedia dirigida por José Luis Sáez de Heredia

en la que encontramos a Irene Caba Alba,

en la piel de Blasa, la sirvienta.

Un pequeño ejemplo de los muchos papeles de reparto

que bordaron tanto ella como su hermana Julia.

Su sola presencia, un instante, hacia que parecieran de la familia.

España limita al norte con los montes Pirineos

que nos separan de Francia.

-Don Anselmo, hipnotiza a los alumnos sin darse cuenta.

-Usted no puede continuar siendo maestro.

-¡Me marcho a otros ambientes!

"Usted puede ser un asesino" fue la tercera película

en la trayectoria de Julia Gutiérrez Caba.

Tenía 29 años y acababa de debutar en el cine

tan solo uno antes.

Hay una cosa que me preocupa, cómo nos sentará el luto.

-Hay dentro, en el armario...

(GRITA)

-Hay un muerto.

El miércoles veíamos compartir plano a otros dos nombres

de esta saga de cómicos en "Viva la clase media".

En la ópera prima de José María González Sinde

Irene y Emilio Gutiérrez Caba, hermanos en la vida real,

se convertían en madre e hijo en la ficción.

Duro con ellos, que no quede ni uno.

Y cómo no recordar el rostro de esa madre fría, castradora y autoritaria

a la que dio vida magistralmente Irene Gutiérrez Caba

en la adaptación cinematográfica que Mario Camus hizo

de "La casa de de Bernarda Alba", de García Lorca.

En ocho años que dure el luto, no ha de entrar en esta casa

el viento de la calle.

-Es que tus hijas está ya en edad de merecer.

Demasiada poca guerra te da.

-No ha tenido novia ninguna ni les hace falta.

Después de este breve repaso por los títulos

que hemos visto durante esta semana, os presento

a los tres miembros de la familia Gutiérrez Caba

que hoy nos acompañan.

Están con nosotros dos actores de la cuarta generación.

En primer lugar, damos la bienvenida a Julia Gutiérrez Caba,

buenas noches. Buenas noches.

Teníamos muchas ganas de verte por aquí,

así que estamos felices. Pues aquí me tienes.

El otro miembro de esa generación es Emilio Gutiérrez Caba,

que ya ha estado aquí en dos ocasiones más,

así que ya eres un viejo conocido del programa, ¿cómo estás?

El no hay dos sin tres se cumple perfectamente.

Me alegro también de que nos acompañes;

gracias, Emilio.

Y esa cuarta generación la completaba Irene Gutiérrez Caba,

que nos dejó en 1995.

Ella era la abuela de Irene Escolar, que encarna la sexta generación

de esta familia de cómicos.

Para hablar de ellos y de sus antecedentes

también está con nosotros nuestra querida Irene Escolar,

que no es la primera vez que nos acompañas.

No, estuve aquí hace poquito, hace unos meses,

y nada, encantada de repetir. Muchas gracias, Irene.

Nuestro compañero, Carlos Heredero, también va a hablar

de esa familia Gutiérrez Caba, que anda que no hay dónde rascar.

Porque películas de los Gutiérrez Caba

vemos todas las semanas y hemos seleccionado estas cinco.

Profundizaremos en ellas, pero, en primer lugar,

quería hablar de la vocación.

Vosotros lo habéis mamado desde la cuna

e Irene ha sido de las que rápidamente

su vocación estaba ahí,

pero Julia y Emilio fuisteis más tardíos

a la hora de decidiros. Sí, sí, sí, fuimos más tardíos.

Yo, concretamente, no lo tenía, no lo tenía muy claro.

Quizá porque me parecía que no tenía las condiciones suficientes

para estar a la altura de los que me habían precedido.

-A mí el teatro me daba respeto

por cómo había vivido yo de niño el teatro.

Yo nací en la posguerra y, naturalmente,

eso condicionaba mucho el devenir de las compañías teatrales

en España, incluso en Madrid.

Mi familia estaba en ese momento

en la compañía titular Infanta Isabel, en Madrid.

Viajamos mucho fuera de Madrid y a mí el mundo del teatro que veía

no me gustaba la verdad mucho como niño.

Luego ya tuve la posibilidad de verlo en otra faceta distinta

como estudiante, con Antonio Ayora,

que era un profesor excelente de Literatura

del instituto de San Isidro de Madrid.

Él me abrió los ojos a otra faceta diferente del teatro.

Eso es lo que hizo que, además ayudado por la Madrid Films,

revelando películas de las que luego serían alguno de mis compañeros

hicieron que me dedicase finalmente a esto después del servicio militar.

A los hombres, en nuestra época, lo de servicio militar

A los hombres, en nuestra época, lo de servicio militar

marcaba mucho un antes y un después,

todo era después del servicio militar,

ahora lo tienen más complicado en ese asunto,

pero en aquel momento fue así.

Irene, tú con 10 años, ya pisas las tablas

y lo tenías clarísimo desde que eras muy pequeña.

Sí, yo fui un poco más kamikaze.

Mi tío siempre dice que las Irenes, no sé, corrígeme si no,

las Irenes de la familia, sobre todo mi abuela Irene y yo,

teníamos una vocación muy clara desde que éramos muy pequeñas.

Sí, yo en cuanto vi que tenía una oportunidad ahí me metí.

Bueno, fue gracias a él.

Él estaba haciendo "Mariana Pineda" en el teatro,

y como sabía que yo tenía tantas ganas y buscaban una niña

pues fui a la prueba.

Coherencia, profesionalidad, prestigio

son algunas de esas palabras que surgen cuando se habla

de los Gutiérrez Caba.

Yo no sé si hay algunas señas de identidad,

algo que unifique a esta familia a la hora de hablar de ellos.

Bueno, probablemente las que tú has dicho ahora, ¿no?

También ese fructífero trasvase entre el teatro y el cine,

que ha caracterizado, yo creo, que a toda la saga,

en mayor o en menor medida en algunos casos,

pero yo creo, una familia una saga, una tradición muy representativa

de alguna de las mejores tradiciones del arte de la interpretación

en la historia del teatro y de España.

Estamos aquí para hablar de cine, pero es verdad que vuestra familia

ha estado íntimamente y continúa íntimamente ligada al teatro.

La importancia del teatro en esa formación de cómicos.

Sí, así es, claro bueno,

nuestra familia en esta profesión arranca en el siglo XIX.

Entonces, el cine no se hacía en España,

aunque ya estaba inventado.

Nuestra abuela ya hizo cine mudo aquí, en España.

Esencialmente, por lo tanto, la profesión empieza en el teatro

con nuestro bisabuelo.

Vuestro bisabuelo, Pascual Alba.

Yo tengo aquí la chuleta, porque hay muchas Irenes, muchas Julias,

entonces Pascual Alba que tiene, entre otras,

a Leocadia e Irene Alba, que es vuestra abuela,

e Irene Alba tiene a Irene Caba Alba y a Julia Caba Alba.

¿Cómo surge esta estirpe?

Realmente, la generación anterior a Pascual Alba eran labradores.

No sabemos bien los orígenes de por qué él se incluye

dentro del mundo del teatro.

El caso es que en 1869, aparece ya en una compañía muy curiosa,

porque la compañía del señor Mata, Don José Mata y Doña Enriqueta Lirón,

o sea, la compañía Mata Lirón, que es muy gracioso el título,

y allí aparece Pascual Alba

en el San Fernando de Sevilla en 1869.

De allí es los primeros datos que hay y a partir de ese momento

arranca una carrera, no solamente como actor,

sino como empresario, incluso como autor teatral.

Julia Caba Alba, no hemos emitido esta semana ninguna película de ella

pero es verdad que la vemos cada semana

en "Historia de nuestro cine".

Yo diría que junto con Emilio sois los que más presencia

habéis tenido en el cine.

Sí, mi tía tiene contabilizados 127 títulos.

Yo, en este momento, estoy en 102.

(RISAS)

-La tienes al alcance.

-Las mujeres de la familia siempre han sido actrices extraordinarias.

Han sido unas auténticas gigantas de la escena,

y, en eso, evidentemente...

Yo creo que el cine en alguna manera las ha utilizado relativamente,

relativamente bien o relativamente mal, según se mire.

Yo creo que a mi tía Julia la utilizó más y mejor

en sus facetas.

Yo creo que tanto a mis hermanas como a mi madre

no las utilizó todo lo bien que podría haberlo hecho.

-¿Has estado en la oficina para contratar anuncios?

-Sí, señor, pase usted.

Vamos a hablar de vuestra madre, de Irene Caba Alba.

La vimos en la película del lunes, "A mí no me mire usted"

y en ese pequeño papel de sirvienta hace de la Blasa.

Su presencia, son de esos personajes, de esos actores,

que hacen que te quedes clavado. Es verdad.

Lo que pasa es que nuestra madre,

primero porque murió muy joven, con 57 años,

y sobre todo porque ella estaba muy dedicada al teatro,

ella en teatro era una figura muy potente, muy segura,

y de mucho éxito.

Curiosamente, en la película de que hablas, "A mí no me mire usted"

hace un personaje tan distinto, eso nos pasa a casi todos,

tan distinto de lo que ella era, que quizá es ahí

dónde se ve realmente la creación de una actriz o de un actor.

-Abre, Blasa, que es un espíritu callejero.

Vamos, abre.

-La impresión que da es que esta actriz es así en la vida real.

Por otro lado, Irene había participado en otras películas,

incluso en alguna película importante de la etapa de la república,

como, por ejemplo, "El bailarín y el trabajador".

Que vimos aquí.

De Luis Marquina, que es una película muy importante.

Estamos hablando de las mujeres de vuestra familia,

pero no olvidemos a vuestro padre, Emilio Gutiérrez.

Aquí le vimos en "Los cuadros robinsones".

Está muy bien, al final de la película, efectivamente.

Era un estupendo actor, genérico, sobre todo.

Cuando ves esas películas de tus antepasados,

¿qué sensaciones recibes?

Es raro, porque cuando es tu familia, es algo como cercano y normal

y ni te lo planteas.

A mí me preguntan mucho: "¿Te pesa el apellido?"

Y yo digo: "La verdad es que no, porque tampoco me lo he planteado".

-¿Por qué ha dicho que vio un muerto? Un muerto, precisamente.

-Yo que sé.

Vamos a hablar de la película que vimos el martes,

"Usted puede ser el asesino", una película que conoces bien,

porque eres una de sus protagonistas.

Era tu tercer papel. Sí.

De la mano de Forqué, con quien ya habías trabajado.

Sí, trabajé mucho con Forqué. Era amigo, además.

-Esta película la aceptó la distribución

porque la estrella era Alberto.

Entonces, como teníamos poco dinero para producirla,

yo intervenía como productor en esa película,

buscamos actores muy eficaces y baratos,

y fue José Luis López Vázquez, Amparo Soler Leal y Julia Gutiérrez Caba.

-Yo en esa película, concretamente, lo que recuerdo de ella

es que lo pasamos muy bien con esa película,

nos reíamos mucho, a veces no podíamos rodar,

pero, aparte de eso, tengo varios agradecimientos para esa película.

Uno que la película me gusta mucho, porque tiene un ambiente divertido

y porque es una comedia que creo que está realmente muy bien hecha.

Luego también tengo la anécdota de que fue la primera vez

que yo trabajé con Alberto Closas,

con el que he tenido luego una enorme relación profesional

en teatro y en cine también.

Luego que, haciendo esa obra, esa película, perdón,

estábamos haciendo teatro los cuatro protagonistas,

con lo cual, era un problema tremendo de horarios.

Hay secuencias en las que ya estábamos al borde,

estábamos a las seis de la tarde rodando

y la función de la tarde que empezábamos nosotros

era a las siete.

Teníamos que trasladarnos desde el estudio.

Los cuatro, además, cada uno en un teatro distinto.

Terrible, tengo ese recuerdo amable, divertido, de juventud

y de compañeros que, desgraciadamente, ya no están,

pero que ahí se quedan, en el recuerdo.

Es una de esas comedias con muerto, que el muerto está ahí

y no saben dónde meterle.

En la mejor tradición de toda una filmografía

que se podría llamar "El cadáver molesto",

de cómo se deshacen del cadáver, es muy divertida la película.

Tiene un humor negro muy particular y tiene mucha gracia.

Hablábamos de la importancia que Forqué ha tenido en tu trayectoria,

pero no olvidemos a Bardem, que es quien te da la primera oportunidad

y luego te da papeles como el de "Nunca pasa nada",

que es clave en tu trayectoria. Sí.

Bueno, yo tuve muy buena relación con Juan desde el principio.

Me llamó, efectivamente,

para que hiciera la primera película mía,

"A las cinco de la tarde".

Las pocas veces que había ido a una prueba

la verdad es que nunca me habían llamado

y cuando me requirió Juan para hacer la película, le dije:

"Mira, no, no voy a hacer la prueba,

porque no tengo ninguna esperanza de hacer cine.

Yo estoy un poco harta, tengo mi teatro,

y estoy un poco harta de asistir a pruebas

y que después no me llamen". Insistió y fui.

Desde luego, sin esperanza de trabajar.

Mira por donde, hice ese personaje.

Cuando me llamó para "Nunca pasa nada",

allí era coprotagonista.

Luego seguí una relación con él y con su familia.

La pena es que no pudimos hacer ninguna cosa más

por culpa de la censura, naturalmente.

Él tenía dos o tres proyectos importantes

en los que contaba conmigo, pero la censura no lo permitió.

Quedó lo que hicimos, y para mí el recuerdo de Juan Antonio,

que significó tanto en mi carrera y en mi vida,

porque ya te digo que tuve una relación personal

con su familia y con él,

con los hijos, que entonces eran pequeños.

Siempre un recuerdo buenísimo. La historia se repite, Irene.

Tú también comienzas en el teatro,

tienes una formación teatral para tu edad, tremenda,

y las primeras oportunidades en el cine

te llegan hace poco, y te conviertes

en la Actriz Revelación el año pasado.

El Goya a Mejor Actriz Revelación,

Carmina no podías tener mejor gusto, por cierto,

¡Irene Escolar! por "Un otoño sin Berlín".

-Sí, yo creo que para todos, estaba pensando en eso ahora,

el teatro es...

es el refugio, el refugio, el lugar donde todos nos hemos desarrollado

y hemos hecho, hemos hecho o estamos haciendo

personajes que quizá en cine

no ha habido ese hueco

y nos hemos refugiado ahí como nuestra casa

y, bueno, el cine también ocurre cuando otros quieren, ¿no?

El teatro sí depende mucho del actor.

Yo creo que, en ese sentido, yo he tenido mucha suerte,

porque he estado rodeada de personas que a mí, desde que era muy pequeña,

me aconsejaron que, según su punto de vista y su experiencia,

lo mejor era empezar en el teatro.

Luego el teatro te tiene que gustar mucho también

y eso tampoco...

Te tiene que gustar mucho porque es muy sacrificado y muy duro.

Es muy diferente a lo que se hace en cine o en televisión.

-Me gustaría saber si a partir de tu experiencia teatral

eso te ha hecho sentirte más segura ante las cámaras de cine.

-Sí, sí, muchísimo.

Yo creo que los comienzos son muy importantes y con quién empiezas

y de la gente de la que te rodeas cuando empiezas.

Entonces, con 17 años, yo empecé con Álex Rigola

y en el Teatro de la Abadía.

A partir de ahí yo solo fui enlazando papeles

con directores de teatro buenísimos, grandes textos

y personajes muy complicados que siempre suponían un reto

y que siempre suponían crecer y enfrentarse al público cada tarde

en teatros en los que, además, la técnica era muy importante.

Digamos que me ha requerido el siempre estar alerta y formándome

y con mucha atención en lo que hacía, porque no era fácil.

Entonces, claro, cuando te tienes que enfrentar

a otros personajes en cine,

todo ese bagaje está ahí y da mucha fortaleza

y es un gran peso.

Hemos hablado de los inicios de Julia,

vamos a hablar de los inicios de Emilio.

Habías antes películas, pero en esos inicios, en esos años 60,

"La caza" y "Nueve cartas a Berta".

Vaya puntería, ¿dónde has aprendido a tirar así?

-¿Por qué no haces otra gracia? -A ver.

-Cuidado, que quema.

-Vaya arma. -No me digas que vas a cazar con eso.

-Claro que sí.

-Tú sí que has prosperado una barbaridad,

si no sabías decir más que lo que todos los turistas.

¿Te acuerdas?

¿Francesa también? -No, urda.

-Fue una gran suerte.

Ese año 65 es un año que yo recordaré siempre.

Hice esas dos películas fundamentalmente.

-Es un comienzo espléndido, pero que no me fiaba de ese comienzo.

Seguramente, por esa especie de pesimismo familiar.

Esto es tan delicado, tan sutil como una tela de araña

que se puede romper en cualquier momento.

Yo estoy haciendo ahora "Nueve cartas a Berta"

y lo estoy haciendo a la caza,

pero no eso no significa que me garantice nada del futuro

como, efectivamente, ocurrió en los años siguientes.

Nosotros teníamos que transversar de un mundo a otro.

En ese momento, la televisión no tenía la pujad económica

que tiene hoy.

Y eso, evidentemente, también marcaba mucho.

Esa es la gran escuela que los dos fuimos como intérpretes,

aparte de salir todos los días al escenario

y hacer 14 funciones a la semana.

Cosa que hoy es impensable.

Hoy se hacen 14 funciones en tres meses.

Nosotros lo hacíamos en una semana.

-Pero cuando se vive exclusivamente de una profesión como la nuestra,

tan incierta, tan voluble, tan incomprensible a veces,

pero tan maravillosa,

hay que pensar en eso, precisamente.

No solamente en la actualidad, claro.

Sino en cómo vivía nuestra familia en el siglo XIX

de este oficio.

Para mí es una maravilla pensarlo,

porque ahora las cosas son muy diferentes.

Pero yo me imagino lo que podía ser eso en el siglo XIX.

Sí, pero luego teníais que hacer cine y teatro a la vez.

-Claro. -En esas condiciones que tú contabas.

Que eran muy duras, ¿no? -Eran durísimas.

Sí, por otra parte,

me da la sensación de estar viviendo una realidad

que casi ya no me pertenece.

Yo en este momento noto que toda la profesión,

mucha gente que integra la profesión

son gentes que no tienen nada que ver conmigo.

Seguramente ya no tengo nada que ver con ellos, ¿no?

¿En qué sentido?

Nosotros veníamos de unas generaciones

que se reunían todavía en los cafés,

que tenían una comunicación verbal y se veían constantemente.

Que veíamos constantemente cada año,

cada temporada en el teatro o en el cine.

Todo eso está perdido hoy en día.

¿Y cómo vives tú tu tiempo, el que te ha tocado vivir?

Ese es difícil.

Pienso que los estándares de calidad son muy bajos.

Es lo que pienso.

Que se trabaja de una manera muy precaria también.

Te das cuenta que se exige muy poco.

Que deberíamos exigirnos más.

Estoy generalizando, luego hay grandísimas inspecciones,

por supuesto y todos lo sabemos, ¿no?

Sí hay un punto de todo vale o casi todo vale.

Pues aquí estamos para decir que todo no vale.

Vamos a hablar de la película del miércoles

y seguimos avanzando en ese recorrido, en 1980.

José María González Sinde debuta en la dirección.

Ha hecho mucho cine, sobre todo como productor

con "Viva la clase media".

Y no con estas prisas.

Es que parece que os casáis de penalti.

¿Y no será así, verdad? Vamos, digo yo.

-No, mamá.

Una película en la que tú eres uno de los protagonistas.

¿Cómo fuese experiencia?

Para mí, José María González Sinde es un hombre que me protegió siempre

y me quiso mucho.

Y eso siempre los recuerdo con muchísimo cariño.

Tuve la gran suerte de trabajar con mi hermana Irene

en esa película y era mi madre.

Que era, prácticamente, como si fuera la madre de José María,

porque es una historia un tanto biográfica

la historia de "Viva la clase media".

Esa película cuenta una historia muy interesante

de lo que era el sector de la clase media

en el centro del Partido Comunista.

Tuve la oportunidad de conocer, como amigo íntimo.

Estaba Enriqueta Carballeira y, por supuesto,

estaba mi hermana como actriz.

-No, no, no.

No se debe de ser la novia antes de la ceremonia.

¿Cómo fue esta experiencia en "Viva la clase media",

de trabajar juntos dos hermanos haciendo de madre e hijo?

Fue muy grata.

Irene era una actriz magnífica.

Además, era una compañera excelente.

Y solamente podía estar uno muy relajado trabajando con ella.

Y yo lo estuve, evidentemente. Sabía que no había ningún problema.

-Aquí, el papel de tu madre es de una mujer bastante dura

que, finalmente, acaba desvelando también la ternura por el hijo.

Bastante dura...

-Es una mujer muy conservadora. -Y bastante seca.

-Es curioso que Irene, tanto en esa película como...

después en otras, hace de un personaje duro y antipático.

Volvemos a ver otra vez a lo que hablábamos antes, ¿no?

No tenía nada que ver con ella.

-Si realmente era tan dura, antipática y seca...

-Es una mujer fuerte. Lo era, sí.

Pero era todo lo contrario de ese personaje, ¿no?

Por eso, precisamente, se aprecia más su labor como actriz, ¿no?

-Paquito, deja de rebuscar y come.

Es del aceite.

¿Creéis que vuestra madre no lava la verdura?

Desde las 8:00 de la tarde llevo aquí guisando para vosotros.

-A ver si nos entendemos. -No, no, no.

Ni una palabra más. Si yo lo entiendo todo.

Irene, sobre todo, había hecho mucho teatro.

Sí, había hecho cine también.

Lo que pasa es que ella empezó en una película muy curiosa.

"Barrio".

Estaba mi tía, estaba mi madre. -Estabais tres.

-Estaban tres miembros de la familia.

Y luego coincidía con mi madre en "La ironía del dinero".

En un capítulo de "La ironía del dinero".

Hacia de criada de mi madre,

y yo creo que es el papel más desagradable

que mi madre hace en la historia del cine.

-¿Puede ayudarme a calentar la comida del señorito?

-No. Que coma frío. Así vendrá a su hora.

-Irene aquí ya tiene un papel de una cierta trascendencia.

Luego ya, evidentemente,

la última película de su vida, de su carrera,

es realmente espléndida.

Es un broche de oro a una filmografía muy corta,

pero realmente espléndida, claro.

-En ocho años que dure el luto no ha de entrar en esta casa

el viento de la calle.

Aceros cuenta que hemos tapiado con ladrillo puertas y ventanas.

Mientras, podéis empezar a haceros el ajuar.

-Yo sé que no me voy a casar.

Prefiero llevar sacos al molino.

Todo menos estar sentada días y días dentro de esta sala oscura.

-Eso tiene ser mujer.

¿Cómo ves a tu abuela en esos personajes?

Decías que había sido un personaje que había marcado muchísimo

el de "La casa de Bernarda Alba" de Mario Camus.

A mí me marcó mucho esta película.

Cuando la vi en su momento.

Después la he vuelto a ver.

Me grababa cosas de ella...

Momentos de ella en el móvil.

Luego, antes de hacer "Juana", me lo ponía

porque ella bajaba la voz y ponía una voz mucho más grave

que la suya.

Pensaba que eso me inspiraba y me quedaba con la cadencia.

Entonces sí, para mí fue muy...

A parte de porque la función de teatro me fascina,

además, porque el reparto de actrices es impresionante.

Es maravilloso.

Y Mario Camus.

Que también podemos hablar de él en "El color de las nubes".

Qué buen director. Qué grandes películas.

Supongo que eso generaba un buen ambiente.

¿Qué os parece la adaptación que hace Camus

en "La casa de Bernarda Alba"?

Camus venía de adaptar "Los santos inocentes".

En "La Colmena" tenía una gran experiencia

de ese tipo de adaptaciones, ¿no?

Volcó toda su solvencia y su buen hacer,

toda su mejor artesanía en la realización de una obra

que es muy difícil llevar al cine.

Hacer compatible el lenguaje de Lorca

con ese supuesto naturalismo que tiene que transmitir el cine

o el cine narrativo tradicional es muy difícil.

Pienso que este luto me ha cogido en la peor época de mi vida.

-Ya te acostumbrarás. -¡No, no me acostumbraré!

Yo no quiero estar encerrada.

-Esos textos son realmente complicados.

-Precioso texto.

Y hacerlos creíbles,

hacer esos personajes comprensibles para el espectador

es muy difícil.

-Mario es un gran artesano del cine.

Planificó muy bien esa película, desde mi punto de vista.

Eso implementa los diálogos con una planificación extraordinaria.

Yo creo que, junto con "El perro del hortelano",

son de las mejores adaptaciones que se han hecho del teatro al cine,

al menos en España.

-Hay una sola verdad en todo esto, abogado.

Esta casa siempre ha sido de mi familia

y ahora vivo yo en ella con todo el derecho.

-Nuestros documentos prueban exactamente lo contrario.

Yo no voy a discutir con usted ni con ese memo.

En el 97 se estrena "El color de las nubes",

la película que hemos visto esta noche.

Tú también tienes la experiencia de haber trabajado con Mario Camus.

¿Es verdad que creaba ese buen ambiente en los rodajes?

Afortunadamente.

Sí, es cordial, educado, afectuoso.

Dirige con sentimiento.

Te facilita y te ayuda.

-A mí me gustaría decir una cosa sobre el personaje de Julián

en "El color de las nubes".

Es un personaje que me emociona mucho.

Julia hace visible que no está.

Es decir, la historia de amor que ha vivido con ese hombre.

Y hacer visible lo que no está es el privilegio de una gran actriz.

Eso es muy emocionante.

Lo más emocionante de la película para mí

es la historia que haya vivido. Lo que no está en la pantalla.

Pero eso es posible gracias a su interpretación.

-Ese personaje me lo planteo un poco como ese tipo de mujeres

que son muy del norte.

Duras, pero... Con un sentimiento profundo.

Duras y fuertes.

Por ahí es por donde lo enfoqué, ¿no? -Muy bonito.

-Y es una bellísima película.

De la que, como te digo, naturalmente tengo buen recuerdo.

Mucho cariño y afecto.

He echado cálculos y llevabas 20 años sin hacer cine.

Cuando llega esta película.

Hay períodos muy largos.

Hay quien me pregunta siempre que por qué no he hecho más cine.

Yo digo que el cine no me ha necesitado más

y por eso no me ha llamado.

Que yo, evidentemente,

lo que no hecho es nunca llamar al cine.

Yo nunca he pedido a nadie que me pusiera en un reparto

porque siempre he considerado que me conocían lo suficiente ya

como para requerirme si les hacía falta.

Si no les hacía falta no me llamaban.

-También creo que es una cuestión de educación familiar.

-Estos son peritos largos.

Yo tengo actrices y actores de mi generación, más o menos,

que son...

Han sido grandes actrices en teatro...

y no han hecho apenas cine.

No es que me consuele eso,

es que debe obedecer algo al físico o no sé.

No sé qué obedece.

Pero no nos han llamado más. Por eso no lo hemos hecho.

Antes he dejado a Irene con la palabra en la boca.

Querías decir algo del personaje de Lola, creo.

Yo quería comentar ese momento preciso en la película

que, cuando está mirando al mar, los dos niños se colocan,

cada uno al lado de ella.

Me parece emocionantísimo.

La cámara está allí y cómo la expresión corporal de los tres...

Ella, como está allí, no tiene que hacer nada.

Ellos se van a colocar a su lado porque la necesitan,

porque quieren.

Eso está contado de una manera tan bella...

Irene es el último eslabón de esta estirpe de cómicos,

por ahora.

Cuando se habla de ella dice: "Es como una esponja".

Hay gente que dice: "Es un bicho raro".

¿Cómo la veis vosotros? (RÍEN)

-Es muy difícil. -Como un bicho raro.

-Es difícil distanciarse de una persona a la que has visto

muy pequeñita y a la que has tenido en tus brazos,

a la que has bautizado, ¿no?

Es difícil situarse ahora en esa órbita.

Hombre, yo me siento muy orgulloso de ella, ¿no?

De lo que ha conseguido y va a conseguir.

Eso es una gran esperanza,

no solo para ella, sino para mí.

Saber que va a conseguir metas porque está muy bien formada

teatralmente y culturalmente.

Creo que eso le ha dado una gran ventaja.

-Está preparada, realmente,

pero ella se esfuerza mucho en prepararse.

Ella dedica mucho tiempo a su preparación,

a su interés por el teatro, en este caso,

aunque, en general, a su profesión.

Yo creo que las cosas que se trabajan tanto y se aman tanto

siempre dan buen resultado.

Ellos han transmitido esa capacidad de esfuerzo, sacrificio, de trabajo.

Eso es algo que tú has mamado.

Claro. Desde que era muy pequeña. Sí, sí, sí.

-Pero no siempre se da.

Tú puedes contar...

o no sé, decir, pero...

Luego está la capacidad de cada uno de suavizárselo.

Y de interesarte o no.

-Yo eso lo he visto desde que era muy pequeña,

que esto no era una cosa fácil ni aleatoria.

Sino que requería mucho trabajo y mucho esfuerzo.

Lo importante es llegar a sus edades y seguir trabajando.

(RÍE)

-La carrera de un actor es larga.

Eso solamente te lo da, creo, el trabajar

y la humildad.

Enfrentarse a este trabajo con mucha humildad.

Creo que es lo que han hecho ellos.

-Qué fuerte.

-¡Estás embarazada!

Por "Un otoño sin Berlín",

su primer papel protagonista en el cine,

ya se alza con el premio Goya a mejor actriz revelación.

¿Qué te parece lo que lleva de trayectoria?

Está comenzando ahora, Carlos.

Es lo que estáis diciendo. Lo tiene todo por delante.

Con su formación y capacidad,

creo que tiene al alcance cualquier cosa que se pueda proponer.

No sé si hay muchos actores o actrices españoles,

aunque esté mal decirlo aquí, con ese interés.

Yo conozco a algunos.

Pero también conozco a muchos otros que no.

Para decirlo todo.

-Entonces aquí viene la suerte.

Es una cosa muy importante que creo que es relevante para esta profesión.

En la vida en general, pero es verdad que en esta profesión lo es mucho.

Y que no depende de ti.

Ahora estamos hablando de cine.

¿Hay cine por delante, Julia? ¿Te volveremos a ver?

¿Cine? No, no... No tengo...

Ahora, inmediatamente, no tengo nada de cine.

¿Y próximos proyectos?

Estoy haciendo una cosa de teatro.

Es, a fin y al cabo, una lectura.

Se llama "Cartas de amor".

Son cartas lo que leemos.

En una pareja, con Miguel Rellán.

Eso es lo que tengo próximo.

¿Superarás a tu tía? ¿Qué proyecto tienes?

Bueno, es difícil.

Tal y como está el cine en este momento...

Tienes ahora varias sin estrenar y proyectos nuevos.

Sí, varias sin estrenar.

Tengo un proyecto este mes. Lo empezamos a rodar en Sevilla.

Se llama "El móvil", una cosa de Manolo Martín Cuenca.

La película de "El hombre de las mil caras",

que se estrena final de este mes

y "Brava", que es una película que también hice con Laia Marull,

que también se va a estrenar.

Esas dos están en la recámara.

Y luego también empiezo este mes a ensayar

"El relato de un náufrago" de Gabriel García Márquez,

que lo vamos a hacer en Barcelona a finales de octubre.

Es lo que tengo en este momento.

Aparte de que he dirigido y he escrito una función de teatro,

que se llama "Escrito en las estrellas"

sobre la amante liberal de Cervantes y qué se está haciendo por España.

Y ese libro sobre las mujeres de la familia...

Es escrito, es escrito.

Vamos a esperar a que un editor tenga bien hacerlo.

Por favor, una llamada desde aquí.

Un editor que lo quiera y que crea que conviene hacerlo.

Irene, ¿próximos proyectos?

Tanto en cine como en teatro.

Nosotros reponemos el público.

Nos reponemos en el teatro La Abadía.

Estaremos allí a partir de mediados de noviembre.

Es recomendable. Y además hacemos gira.

"Gernika", que se estrena ya. Sí, "Gernika".

Y hay un proyecto de cine muy interesante,

que a mí me encantaría que saliera. Parece que sí.

Una adaptación al cine de la obra de teatro "La vida es sueño",

de Calderón de la Barca. Muchísimas gracias.

Ha sido un placer absoluto.

Lo que hemos pretendido hacer esta noche

es un homenaje a los cómicos representados en vuestra familia

en una saga maravillosa, la de los Gutiérrez Caba.

De verdad, gracias.

Creo que es la primera vez que grabáis un programa

en el que estáis los tres juntos. Sí, sí.

Así que somos los primeros.

Aquí, en "Historia de nuestro cine".

Así es. Nos lo atribuimos.

Hemos conseguido juntar a la familia aquí,

en un plató de televisión.

Un placer, de verdad.

Disfrutad del fin de semana, que en dos días estamos de vuelta.

Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Familia Gutiérrez Caba

Historia de nuestro cine - Coloquio: Familia Gutiérrez Caba

02 sep 2016

Coloquio para hablar de esta saga de actores y sus películas, en el que participarán algunos de ellos: los actores Julia y Emilio Gutiérrez Caba, y la nieta de Irene Gutiérrez Caba y también actriz, Irene Escolar, junto al historiador y crítico de cine y colaborador habitual del programa, Carlos F. Heredero.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Familia Gutiérrez Caba" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Familia Gutiérrez Caba"
Programas completos (7)
Clips

Los últimos 1.064 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios