www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5067701
Historia de nuestro cine - Coloquio: Directores; José Antonio de la Loma -  ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches de nuevo.

Bienvenidos a esta sesión doble de cine

que hoy dedicamos a José Antonio de la Loma.

Acabamos de compartir la vida al límite

de dos delincuentes juveniles en "Los últimos golpes del Torete",

tercera entrega de su trilogía "Perros callejeros",

y tras el coloquio

descubriremos la película con la que debutó en la dirección:

"Manos sucias" de 1957.

Para hablar de José Antonio de la Loma

nos acompaña hoy el directo Juan Vicente Córdoba,

que en su última película, "Quinqui stars",

indagó en la construcción del mito cinematográfico

de los jóvenes delincuentes de los años 80.

¿Cómo estás? Muy bien. ¿Qué tal estás, Elena?

Una película que lleva unas semanas en cartel

y que está funcionando muy bien.

Lleva diez semanas con aforo completo

en el cine Princesa Renoir en Madrid.

Supercontentos llevando a muchísimos jóvenes,

chicos y chicas de todas las barriadas de Madrid,

con los quinquis.

Les sigue interesando el cine quinqui.

Gracias por estar con nosotros.

Nuestra segunda invitada es precisamente una de las artistas

que aporta su testimonio en "Quinqui stars".

Ella es Mery Cuesta,

escritora y dibujante de cómics, galerista y crítica de arte.

Fue la comisaria

de la exposición "Quinquis de los 80" en 2009

y es la persona a la que siempre llamamos

cuando hablamos del cine quinqui porque nos encanta tu criterio.

¿Cómo estás? Muy bien. Encantada de estar aquí.

Si hay que hablar del Torete, del Vaquilla y Eloy de la Iglesia,

pues aquí estoy.

De lo que haga falta.

Muchas gracias por estar con nosotros.

También nos acompaña nuestro colaborador habitual

y crítico de cine del diario "El País"

Jordi Costa.

Hablemos de "Los últimos golpes del Torete"

que es la tercera parte

de esa trilogía de "Perros callejeros"

y comentar dónde está la génesis de esta trilogía

y de este cine quinqui del que De la Loma fue el referente

junto con Eloy de la Iglesia.

En realidad,

la saga "Perros callejeros" nace con una intención ideologizante

como para darnos a entender a la sociedad

que estos jóvenes delincuentes son delincuentes

porque nosotros tenemos la culpa de alguna manera,

porque los poderes fácticos no han hecho lo suficiente

o porque hay una serie de cuestiones de carácter sociológico detrás

como el chabolismo vertical, el paro, etcétera.

Esto se veía más en "Perros callejeros 1 y 2",

pero en la 3, que es la que acabamos de ver,

creo que ya hay una relajación un poco

de esos objetivos ideológicos y morales

y ya es una película que, más que nada, disfruta

de la idea de ese icono del delincuente juvenil

y nos lo muestra de una manera mucho más libre

y un poco, incluso, paródica, yo creo.

Además de ese humor y esa parodia de la que habla Mery,

¿qué novedades aporta

respecto a las otras dos películas de la trilogía?

Yo creo que aporta una mayor ligereza, ¿no?

El cine quinqui siempre me ha interesado

porque creo que, de repente,

es un subgénero popular totalmente autóctono.

A veces, haciendo bromas decíamos:

"Es el equivalente español a lo que sería el "blaxploitation".

De repente, crear una mitología

sobre la delincuencia y sobre determinados barrios.

Esta película ya funciona casi como las de cruce de superhéroes.

Desde la primera escena en que en el atraco se encuentran,

además, uno de ellos enmascarado,

es inevitable pensar en una especie de reunificación

como una película de Santo contra Blue Demon.

-Lárgate.

Encima, vienes con una pistola chunga.

-¿Se nota? -Cantidad.

-Y, luego, desde el punto de vista de cierto análisis sociológico

que nunca fue demasiado profundo en las anteriores

parece que todo se abandona en favor de lo que sería la aventura

y una especie de comedia con elementos de "slapstick".

Incluso hay sus notas de erotismo un poco grimoso

que en algunos momentos me recuerdan incluso a Benny Hill

en algunas cosas.

Al final, sí se desarrolla esa idea de triángulo romántico

con un punto trágico

que igual le da un cierto momento

en que la película adquiere cierto espesor.

-¡Vuelve! ¡Vuelve!

¿Quieres que te maten a ti también?

¡Vuelve!

¿Qué crees que es lo que atrajo a toda una generación,

a toda esa gente joven que llenaba las salas

y que convirtió estas películas en un taquillazo en su momento?

En mi caso,

que provengo de un barrio de Madrid, en Vallecas,

y que viví como adolescente

las películas de sesión doble de cine de barrio en esos años,

lo que nos atraía a todos mis amigos y a mí

es que eran personajes

que eran muy cercanos a lo que vivíamos en el barrio.

El Torete, el Pirri, el Vaquilla y Manzano

fueron personajes que tuvieron la fortuna

de llegar a un castin y ser elegidos,

pero había muchos como ellos que nos encontrábamos

o que convivíamos con ellos todos los días

en los billares, en el colegio, en la calle

y en los descampados de los barrios.

Entonces, con esa representación en los cines,

con esas películas,

eran esos héroes que nos acercaban

y que eran muy cercanos a nosotros todos esos referentes.

Es curioso porque hablas de héroes y estamos hablando de delincuentes.

Pero es verdad que despiertan cierta simpatía

por parte del espectador, ¿no?

Sobre todo, en "Perros callejeros 3",

se hace muchísimo hincapié

en esa idea de que son víctimas de la sociedad.

Hay un momento

en el que Isabel Mestres, que es la que hace de periodista,

hila un relato sobre los orígenes

y sobre las motivaciones de la delincuencia juvenil de los 80

a partir de trozos de películas de "Perros callejeros 1 y 2".

-El Torete, apenas nueve años, deambula por la calle.

No ha habido tiempo para edificar escuelas ni guarderías

y en la calle encuentra al Vaquilla, al Drácula, al Veneno...

Esos serán sus maestros.

-Por cierto, sobre los periodistas.

Una de las cosas interesantes de esta película

es esa polarización de la prensa, ¿verdad?

-Hay que tenderles una mano.

Muy bien, de acuerdo,

pero con el puño cerrado y directo a la mandíbula.

Es el único lenguaje que entienden. Y el de la cárcel.

¿Cuáles son esas señas de identidad del cine quinqui

que están también aquí?

Vemos el sexo, la música...

Todos esos elementos que hicieron grande este género.

Creo que lo que distinguió la saga de "Perros callejeros"

fue la presencia de un actor que era un actor natural:

Ángel Fernández Franco.

De repente... El Torete.

Yo creo que es el gran punto de seducción

de este "star system" paralelo

que luego se reproduce con otras figuras

que también vienen del entorno marginal, ¿no?

Creo que es el elemento distintivo.

Dentro del cine quinqui también hay diferentes tonalidades.

De la Loma tenía esta visión más paternalista y redentorista.

En cambio, el cine de Eloy de la Iglesia

hace una especie de canto desde la marginalidad

que tiene una especie de punto pasolineano

mezclado con lo que exigía también de cierto sensacionalismo

y cierta espectacularidad

el cine para salas de barrio.

Luego, tendríamos otro tipo de miradas,

la mirada de un autor como Carlos Saura

con "Deprisa, deprisa",

que, de repente, se aproxima desde otra óptica

y analiza el problema

sin atenerse a la servidumbre de ese cine

que tenía que tocar unas determinadas teclas

para su público natural.

¿Qué aportaban esos actores naturales

a los que hacía alusión Jordi?

Lo que aportaban era naturalidad,

desparpajo y autenticidad.

-Para ellos empezó como una diversión.

Tienen un sexto sentido.

Un poco camaleones. Llamémoslo así.

Se adaptan tremendamente

y con una gran facilidad a todo

y son capaces de realizar

lo que los profesionales entendemos como una labor difícil

con una sencillez que nos pone en ridículo.

-Nos cuenta Bernard Seray que era un actor más de estudio,

un actor preparado,

y que, por ejemplo, en "Los últimos golpes del Torete"

o en "Perros callejeros"

era difícil en muchos momentos mantener el diálogo con el Torete

porque él no sabía leer bien, ¿no?

Era de los que cuando leían, era "mi-ca-sa"

y era a veces complicado mantener un diálogo

que estuviera sujeto a un guion.

Han pasado 40 años

y es verdad cuando volvemos a ver películas

y especialmente esta

ese tono machista

y la cosificación de la mujer en muchos momentos.

La manera de hablar que tiene el Torete

sobre lo que para él es una mujer

es muy fuerte, ¿no?

Es cierto que se presenta a sí mismo como un macho misógino tal cual.

-Tengo mis ideas sobre las mujeres. -¿Qué piensas de ellas?

-Que para la cama están bien

y si no tienes, en las esquinas todavía mejor.

-¿Y el tiempo que sobra? -En casa.

-Combinado también con la ternura, ¿verdad?,

y con una especie de hipersexualidad

que en el fondo es un estereotipo muy tóxico

para la educación sentimental,

pero que es muy típico de la época.

Volviendo al siglo XXI y las películas que se hacen ahora.

Estuvo Carlos Salado

en otro coloquio sobre cine quinqui,

él dirigió "Criando ratas", ahora "Quinqui stars"...

Tu documental sigue vivo, ¿no?

En el siglo XXI sigue interesando este tipo de cine

y hay una vuelta a aquellas películas de entonces.

Solo en el caso de nuestra película, de "Quinqui stars",

es una película que ha despertado ese fenómeno

a través de las redes sociales.

Hay tantas páginas amantes del cine quinqui,

quinqui de barrio,

sobre el Pirri, páginas sobre el Torete, etcétera,

que llegando a todos ellos,

lo que han hecho es un boca a boca de nuestra película

y entra muchísima gente

con ganas de ver en toda España y en Madrid la película.

-Lo de lo quinqui, desde mi punto de vista,

abarca hoy, prácticamente,

el 80 % de la sociedad en la que vivimos, ¿no?

El que más y el que menos está al borde

de una forma u otra de delincuencia.

-A propósito de la película de Juan Vicente, decía:

"Los espectadores que la están viendo

es gente que por generación no vivieron esto

y lo tienen mitificado".

Pero hay una cosa muy interesante.

La sensación de desvalimiento social es la misma

y esta nueva generación

ha sido capaz de crear por ellos mismos

una cultura propia como el trap

donde se crea también una estética de lo marginal

y de discurso en torno a lo marginal.

Entonces, me parece muy interesante que no lo vivieron,

pero, quizás, lo entienden mejor

de lo que lo entendimos los que sí lo vivimos, ¿no?

Cuando decimos José Antonio de la Loma,

rápido pensamos en el cine quinqui,

pero su trayectoria comenzó mucho antes

y comenzó con "Manos sucias",

película que vamos a ver a continuación.

Hablemos de ese debut. La dirección.

A mí esa película me fascina por muchos motivos.

Primero porque es cine negro

que sí que tiene que ver con ese cine policiaco

que se hacía en la Barcelona de la época,

pero al mismo también porque me recuerda...

A mí me parece un cruce de dos clásicos.

Bueno, en un caso, un clásico menor,

pero que alude a un ambiente que no es propio del cine negro.

Y que es una película

como "Mercado de ladrones" de Jules Dassin,

donde también hay una intriga

que empieza en el entorno de los mercados,

de los transportistas, etcétera,

y, luego, "El cartero siempre llama dos veces"

que por el ambiente de la gasolinera,

de la estación de servicio que domina todo el relato,

y la idea de la mujer voluptuosa

y mujer fatal que aparece

y se podrían emparentar.

Es un cruce muy extraño

y, al mismo tiempo, me parece que es una película

que en ningún momento la estás asumiendo como mimética.

No está intentando hacer cine negro norteamericano,

sino que es una película con unos referentes muy españoles

y muy castizos.

De hecho,

el desenlace de la película es algo que podrías leer

en una noticia del viejo caso, ¿no?

Creo que la criminalidad en nuestro país

tiene más que ver con el caso que con Philippe Marlowe

y esta película sería un buen ejemplo de eso.

-Fue en su tiempo una película muy atrevida.

Tan atrevidilla que costó lo suyo echarla adelante,

pero, en fin, al fin y al cabo salió.

Salió

y según el Círculo de Escritores Cinematográficos,

fue el mejor guion y la mejor película del año.

¿Los referentes de esta película dónde los encuentras?

¿A qué te recuerdan?

Al ser una coproducción hispanoitaliana

con actores italianos,

también los protagonistas,

me recuerda mucho a "Obsesión" de Luchino Visconti

y, luego, sobre todo, noto la mano,

el referente de Francisco Pérez-Dolz,

que es el que firma el guion técnico y es el ayudante de dirección.

Francisco Pérez-Dolz

en el año 66 y 67 hizo otra de las grandes películas

de cine español de cine "noir",

que es "A tiro limpio".

Yo creo que se nota mucho,

porque es una forma de rodar muy cercano al "noir"

y al policiaco norteamericano

y muy distinto de cómo se rodaba.

El espectador puede notar esta noche la diferencia

de cómo se rodaba y cómo rueda en "Los últimos golpes del Torete"

o en "Perros callejeros".

No tiene nada que ver.

-Realmente, son películas completamente diferentes.

Esta transcurre en esta atmósfera

un poco como suspendida, en medio de la nada,

en medio del desierto y en una estación de servicio.

Odio y arrepentimiento...

Son toda una serie de ingredientes

que no encontramos en otro cine de José Antonio de la Loma

que ha llegado hasta nosotros,

porque a José Antonio de la Loma

le recordamos por "Perros callejeros".

Pero, claro, tiene una dilatadísima carrera,

y yo creo que si él supiera

que se le recuerda, sobre todo, por "Perros callejeros"

y no por "Metralleta Stein", por "Escuadrón"

y por otras películas de las que se sentía más orgulloso

porque eran coproducciones,

igual se sentiría un poco decepcionado, ¿eh?

¿Qué es lo que más te interesa de esta película?

A mí me gusta todo.

La iconografía...

Toda esta estética de la insolación

que parece un wéstern en determinados momentos.

Pero lo que me gusta también

es que, realmente, la psicología de los personajes

está tomada en serio

y, de repente, la culpa es lo que lleva el relato

hacia lo trágico.

Lo que le está pasando por dentro al personaje

crea una tensión realmente estremecedora, ¿no?

-No puedo.

No puedo decirte nada.

Déjame.

Déjame solo, por favor.

Si hablamos de cine "noir",

la figura de la mujer fatal siempre está ahí

y aquí tenemos a una Katia Loritz

que era su primer papel aquí en España

y que está impresionante.

Llena de sensualidad.

Estás deseando que aparezca Katia Loritz

porque su forma de caminar y su forma de hablar...

Es esa "femme fatale" que conocíamos ya

de las películas que nos llegaban del cine americano

y las grandes estrellas de Hollywood de esa época.

Hubo problemas con la censura y había dos finales posibles, ¿no?

Se grabaron dos versiones en paralelo,

la italiana y la española.

José Antonio de la Loma decía:

"La mía es mucho mejor que la italiana

y cuando acabemos las películas las vamos a poner en relación

y todos lo vais a ver".

Y en efecto.

Al final, la que más ha circulado es la versión española

que era la que proponía José Antonio de la Loma.

Él en sus memorias explica cómo ablandó un poco al censor

con un coche Seat y un billete de avión

sacados del presupuesto de la película.

¿En serio? Sí.

Es un poco de chalaneo explicarlo, pero así fue.

Me gustaría saber ahora con qué estás.

Ay, pues con una exposición sobre humor absurdo.

Además, estoy colaborando con Luis Parés,

que es vuestro colaborador también,

La inauguraremos en noviembre en el Centro de Arte Dos de Mayo.

Fenomenal.

¿Con qué estás?

Yo continúo a tope con mi película.

Todos los miércoles

vamos a presentarla los personajes protagonistas,

los raperos, el Coleta...,

y se ha convertido en un fenómeno

de tal manera que empezamos a salir en cines

de todas las ciudades de España.

Y también tengo el guion terminado de una película.

Quiero hacer ficcionada la película de la movida madrileña.

Esa explosión que ocurrió en Madrid y luego en toda España.

Y la quiero contar.

Buena pinta, sin duda.

Gracias a los tres por haber estado aquí esta noche.

Un placer.

La culpabilidad, la venganza, la soledad,

el odio y la violencia

estaban ya en la ópera prima de José Antonio de la Loma.

En "Historia de nuestro cine" viajamos a mediados de los 50

para descubrir cómo fueron los inicios

de uno de los grandes referentes del cine quinqui.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Directores; José Antonio de la Loma

Historia de nuestro cine - Coloquio: Directores; José Antonio de la Loma

15 mar 2019

Elena S. Sánchez, Mery Cuesta, Juan Vicente Córdoba y Jordi Costa; charlan sobre José Antonio De la Loma y las películas que emitimos "Los Últimos golpes de El Torete" "Manos sucias".

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Directores; José Antonio de la Loma" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Directores; José Antonio de la Loma"
Programas completos (5)
Clips

Los últimos 1.094 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios