www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4915778
Historia de nuestro cine - Coloquio: Cómic - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal? Buenas noches.

Queremos hablar de la relación de nuestro cine

con el universo del cómic.

Acabamos de disfrutar

de la trepidante historia que nos cuenta "Atolladero"

y después del coloquio la cita será con "Supersonic Man".

Es un hombre con capa y antifaz llegado de una galaxia remota.

Para hablar de estos dos títulos que hemos elegido hoy

nos acompaña Óscar Aibar.

Es guionista de cómic

y escritor y director de "Atolladero".

Hace unas semanas

estaba aquí en "Historia de nuestro cine"

presentando "Platillos volantes".

¿Qué tal? Muy bien. Encantado.

Esta es tu casa.

Cuéntame. Está todo relacionado.

Estoy en mi casa, sí. Qué bien.

Bienvenido a tu casa.

También está hoy con nosotros Carlos Fernández de Vigo

que estrenará el próximo 4 de enero "Memorias de un hombre en pijama",

una comedia romántica

que adapta el cómic o la novela gráfica de Paco Roca.

Qué buenos recuerdos me trae esta película.

Bueno, no me extraña. A mí también.

Ya no queda nada.

El 4 de enero estamos ya en todas las salas.

Estamos... Fíjate. Semanita y pico.

El cine y el cómic también ahí, "Memorias de un hombre en pijama".

Y saludamos también a Jordi Costa.

¿Cómo estás, Jordi? Muy bien.

Un apasionado del cine y del cómic también.

Este es un coloquio de esos que te gustan.

De los que me gustan mucho.

Óscar, después de cinco años dedicado a los cómics,

decides llevar al cine algunas de tus historietas

y, además, debutar como director de cine

y es un debut muy audaz el de "Atolladero".

Sí, sí.

Para la generación de directores que empezamos en esta época

hacer cine era algo inalcanzable.

Para nosotros, en los 80, lo más importante eran los cómics.

Dimos mucho energía en los cómics.

Yo tuve la suerte

de publicar en revistas míticas de la época

y con ese dinero empecé a escribir un guion,

que me llevó casi un año,

que era una adaptación de un cómic que había hecho

junto a un dibujante, Miguel Ángel Martín,

en una revista que se llamaba "Makoki".

Y, bueno, me decidí por este, podría haberme decidido por otros,

porque era totalmente rompedor.

Era...

Cuando eres joven, quieres cambiarlo todo, ¿no?

Piensas que todo está por cambiar, que todo es posible

y quería hacer un wéstern de ciencia ficción.

Y, entonces, bueno, pues era lo típico.

Era una cosa muy arriesgada

y, bueno, yo no sé, era una persona que no me reconozco a mí mismo,

pero arrastré como a 200 personas

a hacer un wéstern de ciencia ficción y lo hicimos.

Realmente, sufrimos mucho, pero lo llegamos a hacer

y, bueno, ahí ha quedado.

Es una película

que batió los récords de accidentes en el rodaje.

Hubo todo tipo de catástrofes,

una muerte incluida de uno de mis mejores amigos,

uno de los actores de la película que es Félix Rotaeta

al que dedico siempre cada pase de esta película.

-No sé por qué,

pero me dice que no pasa más tiempo

en este asqueroso rincón del planeta.

-Y, luego, mucha inexperiencia y mucha locura.

Empezamos mucha gente en esta película.

Empezamos gente que ha triunfado en Hollywood.

Los que hacían efectos especiales, los efectos digitales...

Llamé a Iggy Pop

porque un día por la calle paseando vi un cartel de su disco y dije:

"¿Por qué no lo vamos llamar?".

Y lo llamamos y vino.

No sé, era esa energía juvenil que lleva a hacer locuras increíbles

y de ese espíritu de creer que todo es posible

realmente surge "Atolladero".

Wéstern futurista, "thriller" apocalíptico...

No sé cómo lo definirías tú como crítico.

Han pasado ya más de 20 años

desde que se estrenó la ópera prima de Óscar.

Sí, la verdad es que es una mezcla de géneros

que yo creo que es tan interesante

el rastrear un poco los orígenes

o lo que supuso la historieta cuando se publicó en "Makoki"

como también las fuentes de las que bebe la adaptación.

Pero, bueno, la revista salió en "Makoki"

que, de alguna manera, era como la revista hermana

o era la hermana más irreverente

de una revista bastante irreverente que era "El vívora", ¿no?

En "El vívora" es donde se profesionalizaron

todos los dibujantes históricos del "underground" nacional.

Y, claro, en "Makoki" ya entra una segunda generación,

dibujantes como Miguel Ángel Martín, por ejemplo,

que, de repente, heredan esa herencia del "underground"

y quieren dar, de alguna manera, un paso más allá de la transgresión.

Y, bueno, lo que tenía la historieta en principio

y el universo que refleja la película

es que es un universo esencialmente amoral

o inmoral directamente, ¿no?

-Cállate de una vez, idiota.

-A mí me impresionó

porque, realmente, parece ambicioso sin duda,

pero me parece valiente, se lo comentaba antes a Óscar,

no solo por el género en sí mismo

y el planteamiento que hace que es agresivo,

sino también por cuestiones

como los efectos digitales que incorpora, ¿no?

Estamos a principios de los 90

y efectos 3D integrados en imagen rodada y tal

eso es...

Es decir, hay que echarle mucho valor.

Aun hoy en día con toda la tecnología que hay

es un reto

cada vez que quieres integrar efectos.

-El rodaje es una sucesión de momentos locos.

Los de DDT, por ejemplo,

nunca habían utilizado detonaciones realmente

y cuando había que detonar el coche, apretaban y no pasaba nada

y decimos:

"¿Por qué no llamamos a los militares

y ametrallamos con munición real el coche?".

Y hacíamos cosas de esas todos los días.

Lo que me fue pasando en el rodaje lo transcribí

en el estado emocional en que rodé la película.

La muerte de mi amigo, etcétera.

Convertí la película en una cosa que se llama ciencia ficción triste

y es una cosa para la que no estaba muy preparado

y ahora con el tiempo y habiendo hecho otras cosas

estoy muy contento

porque creo que es lo que sentía como director en ese momento.

Sentía mucha tristeza y la llevé a las secuencias, ¿no?

¿Recuerdas desde el otro punto de vista,

desde el punto de vista del crítico,

aquel momento cuando se presentó la película?

Recuerdo haber estado en el rodaje.

O sea, estuve en el rodaje.

-Ah, ¿sí? -Sí.

Como reportero enviado por "Días de cine".

Ese gran programa.

De hecho, ahora cuando la revisé,

recordaba exactamente la escena que vi rodar

que es este momento en que están con el avión caído

y se está preparando...

Es el momento en el que se resuelve de alguna manera

o se decreta la desgracia del personaje de Pere Ponce.

Recuerdo que hacía mucho calor

y era un lugar muy inhóspito.

Predicadores, malos malísimos, cantinas, burdeles, ovnis...

Todo ese universo apocalíptico que nos presenta Óscar

es puro cómic.

Es puro cómic y podría ser puro videojuego también

que es otra de las ramas en las que me gusta mucho trabajar.

A mí lo que me sucedió con esta película

es que yo los estaba viendo y pensaba:

"Qué pena no lanzarla, con la actualización que necesitara.

Qué pena no lanzarla hoy

con toda la capacidad de distribución

que tenemos en este momento".

Tengo bastantes amigos que trabajan género de este perfil

y que les va superbién

con la distribución digital a través de internet.

Enseguida alcanzan unas cotas de reproducción

y una popularidad que es fascinante,

pero hoy en día creo que hubiera sido una bomba

que hubiera llegado a muchísima más gente.

Hablabas de la muerte de Félix Rotaeta

durante el rodaje de la película.

Cuéntame cómo fue

y cómo fue también rodar con Iggy Pop

una vez que dice que sí y viene a España

porque el reparto es de los elementos interesantes.

Félix es una persona a reivindicar en el cine español.

Es un gran escritor, es un gran intérprete

y, bueno, arrastraba una larga enfermedad

que nos ocultó a todos

porque tenía ganas de hacer mi primera película

y tuvimos la desgracia

de que en la cuarta semana de rodaje pues falleció.

No pudo aguantar más, falleció

y fue un zambombazo en mitad de la película

a nivel emocional para todos.

Hay mucha gente que me sorprendió en cómo reacciona a esto

en el rodaje muy positivamente.

Por ejemplo, Iggy Pop es un cinéfilo muy grande

y le conmovió mucho todo esto.

En su biografía me deja a la altura de Jarmusch

siempre hablando de cómo fue este rodaje.

Él impulsó mucho que se acabara la película

porque le había cogido mucho cariño a Rotaeta.

Era como un hecho muy triste,

pero hubo que seguir acabando la película

y lo hicimos.

Hoy estamos hablando de esa relación

entre el cine español y el cómic.

Esta película es del año 97.

Anterior a esta película

y, bueno, vamos a ver después "Supersonic Man"

que es del 79,

vamos a hablar un poco de esa relación

que nuestro cine ha tenido con el cómic.

Sí.

Intentamos recodar películas de imagen real

que han adaptado en el cómic.

Antes de "Atolladero" la verdad es que no hay tantas.

Hay una película a finales de los 70,

"Las aventuras de Pinín",

que es sobre un personaje...

A Pinín le llamo el Tintín asturiano

que es un personaje que solo se conoce en ese ámbito

y se hizo esta película que yo no he visto.

Hubo una adaptación de Enrique Guevara

de "Las aventuras de Zipi y Zape" en imagen real

y luego están las adaptaciones de Ivà,

"Makinavaja" e "Historias de la puta mili".

Pero ha habido también directores

con una amplia labor como historietistas, ¿no?

Por ejemplo, José Ramón Larraz

que es uno de los grandes directores de cine de género

que buena parte de su carrera la desarrolla en Gran Bretaña

y era un histórico de una agencia como Selecciones Ilustradas.

Vamos a viajar a hace 40 años.

En 1979 se estrena una película que es "Supersonic Man",

ese superhéroe

que nos recuerda totalmente a Superman,

pero más español, no sé.

¿Cómo lo definiríais?

No sé si también lo has descubierto gracias al programa.

Sí.

Impresiones de lo que vamos a ver.

Yo lo recomiendo.

Recomiendo que se vea.

Yo tengo que decir que los primeros minutos

fueron como una nave espacial, unos efectos digitales...

Estábamos en el año 79, ¿no? 79, sí.

Hace 40.

Hace un montón.

Para lanzarse una producción española

a poner una nave espacial

y un superhéroe que vuela y hace lo que hace este hombre...

Era coproducción.

Con Estados Unidos y con Italia. Con Estados Unidos.

Hay que echarle bastante valor.

Y yo me quedo, por supuesto, con el androide.

Me quedo con el androide

y querría saber quién estaba ahí dentro

sobreviviendo a lo que eran los espectadores,

esos lanzallamas,

porque aquello era de metal y había un señor ahí o una señora

que estaba soportando no sé yo qué temperaturas.

Jordi, vamos a halar del director, de Juan Piquer Simón.

Esta era su segunda película

y ya había tenido mucho éxito con su ópera prima.

Sí. Con "Viaje al centro de la Tierra"

que es una película que yo recuerdo también descubrir

en su ámbito natural

que eran los cines de barrio en programa doble.

De repente, lo que sorprendía en "Viaje al centro de la Tierra"

era justamente el empeño

por llenar la película de efectos especiales.

De efectos especiales muy artesanales

que también es lo que distingue a "Supersonic Man".

A mí me parece que es una película que yo en ningún momento subestimo.

De repente creo que es pura creación popular.

Piquer Simón era un gran lector de historietas

y, de hecho, se había planteado la posibilidad

de películas que piensas en ellas

y te gustaría haberlas visto,

te gustaría que existieran como una adaptación

de "Las aventuras de Roberto Alcázar y Pedrín"

o "El guerrero del antifaz" o de "El capitán Trueno".

Él se había planteado todo esto,

pero, finalmente,

ante la inminencia

del célebre primer Superman de Richard Donner

pues decide hacer esta respuesta

en principio precaria y artesanal,

pero si quieres luego, hablamos de los efectos especiales

porque creo que tiene algunos elementos

que merecen ser bastante destacados.

-Se han tardado aproximadamente 270 días

que es el tiempo en que tardan en rodarse

aproximadamente cinco películas normales.

Hay escenas, por ejemplo, que duran como cuatro segundos

y se ha tardado tres y cuatro días en rodarse.

¿Cómo crees que funciona esta precariedad y esta artesanía?

Hay un documental maravilloso que dirigió Sigfrid Monleón

sobre Emilio Ruiz,

el que hace los efectos físicos de la película,

y es una comida

en la que está el director, Juan Piquer.

Tenía unas pretensiones de género puro.

No quería hacer un "Birdman" en ningún momento

y realmente hay que entenderla en su momento, en su contexto,

pero hay secuencias heroicas absolutamente en esta película

a nivel de producción, dirección y muchas más cosas.

¿Qué os parece esa decisión

de coger a dos actores de diferente complexión

para interpretar al mismo personaje?

Al que luego se transforma en Supersonic Man.

Me pareció original,

pero, sinceramente, como espectador, sí que me costó empatizar un poco.

Es como que tenía que conectar con dos físicos distintos

y casi me costaba al principio verlo como un mismo personaje.

Me pareció original.

Yo creo que...

Yo no sé si alguien más ha hecho una propuesta de este tipo.

-Era muy drama de la época porque estaba la serie de...

¿Cómo se llamaba la del hombre verde?

-La de... "Hulk".

-La de "El increíble Hulk" era una serie que se pasaba mucho

y había dos actores: el culturista y el no culturista.

Siempre era como una cosa muy de los 70 eso.

Y aquí sucede lo contrario que en tu película.

De la película luego se hizo el cómic.

Sí.

Se hizo posteriormente una adaptación al cómic,

pero, bueno, el origen, de hecho,

es jugar con la figura genérica del superhombre, del superhéroe,

y abordarlo como puramente como arquetipo

con todos los tópicos.

Evidentemente, no es un plagio de "Superman",

pero se nutre de todo ese imaginario de "Superman"

y al mismo tiempo también

el arranque de la película tiene mucho que ver

con la moda galáctica

que se estaba viviendo en ese momento.

Y lo interesante justamente es lograr esos resultados

a partir de una concepción puramente artesanal.

Piquer Simón contaba, por ejemplo, que coincidió en algún momento

con uno de los técnicos que trabajarían

en el "Superman" de Richard Donner

y que le resultó muy sorprendente

el modo en que en "Supersonic Man" en los vuelos

la capa del superhéroe se mueve,

que en el caso de Christopher Reeve está bastante más rígida, ¿no?

Bueno, todo eso.

Y, luego, que también el diseño de vestuario,

o sea, el traje,

fuera, digamos, tan chillón, tan lisérgico casi

a mí es algo que me seduce y que me gana totalmente.

-No vas a creerme, pero me ayudó Supersonic otra vez.

-¿Super qué?

Ah, sí. Tu ángel de la guarda vestido de rojo.

Estrenas el próximo 4 de enero "Memorias de un hombre en pijama".

Es la adaptación de esa novela gráfica de Paco Roca.

El 4 de enero estrenamos "Memorias de un hombre en pijama".

Nos vamos a encontrar con una adaptación

de la novela gráfica de Paco Roca

con un estupendo Raúl Arévalo y María Castro.

Empezamos con imagen real, pasamos a animación

y luego pues sorpresa

que acompaña a Raúl y a María en la parte final.

Ah, yo misma.

Tenemos una banda sonora fantástica

con un Love of Lesbian que lo ha dado todo

con un temazo que ahora está arrasando.

Lo han lanzado hace dos semanas

y llevan más de medio millón de reproducciones.

Estamos contentísimos de lo que han hecho.

El objetivo es que la gente salga con una sonrisa del cine

y que disfruten de esa novela de Paco

que es una maravilla.

Y, Óscar, nueva temporada de "Cuéntame".

Hace un mes despedíamos

a dos personajes queridísimos de la serie

y, además, con una audiencia maravillosa

y ya estáis trabajando en la siguiente.

Fue un capítulo espectacular en que lo dimos todo.

Realmente se lo merecían

tanto Ricardo Gómez como Elena Rivera.

Y, bueno, fue increíble la recepción.

Tanto el público como la crítica, maravillosa.

Y estamos en pleno fregado en la temporada 20.

Una temporada con muchas sorpresas también.

Y, nada, preparando proyectos.

Una vuelta al cine mía, una película muy deseada,

producida por Gerardo Herrero y protagonizada por Ricardo Gómez

que espero poner en marcha este verano

y que, bueno, nos ilusiona muchísimo.

Pues muchísimas gracias a los tres

por haber estado esta noche con nosotros,

un placer, hablando de cine y cómic

que creo que es la primera vez en "Historia de nuestro cine".

Ha sido un coloquio dedicado a este tema.

Gracias, de verdad.

Y ahora sí estamos listos

para sobrevolar el cielo de Nueva York

junto a Supersonic Man.

Con él os dejamos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Cómic

Historia de nuestro cine - Coloquio: Cómic

28 dic 2018

Elena S. Sánchez, Oscar Aibar, Carlos FerFer y Jordi Costa hablan de "Atolladero" (1995) y "Supersonic man" (1979).

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Cómic" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Cómic"
Programas completos (5)
Clips

Los últimos 1.094 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios