www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3663821
Historia de nuestro cine - Coloquio: la comedia
Transcripción completa

Buenas noches de nuevo. Cerramos este divertido recorrido

por las diferentes décadas del cine español con "Two Much",

una comedia en la que veíamos la faceta divertida de Banderas.

Un seductor que termina consiguiendo sus objetivos

dentro y fuera de la pantalla. Antes de comenzar el coloquio

os recuerdo las otras 4 comedias de esta semana.

El lunes, "Deliciosamente tontos". Película estrenada en 1943

y con la que Juan de Orduña emulaba los éxitos de la comedia americana

de la mano de CIFESA, y estrellas como Alfredo Mayo y Amparo Rivelles.

"Como puedes venir hasta dentro de un mes

he decidido ir a España. -Que viene para España.

Estupendo. Estupendo. Prepara mis maletas que me voy a Cuba.

(CANTA) -Pensar en ti

es el mayor deseo de mi ser".

En una línea distinta se encuentra la película del martes.

Podríamos calificar "Camarote de lujo", dirigida por Rafael Gil,

como una comedia triste. Invita a sonreír y llorar a partes iguales.

"Qué canallada. Los documentos no eran míos

ni de usted. Se los devolví a su dueño.

-Nunca olvidaré lo que está haciendo por mí.

-¡Te vas a marchar inmediatamente! ¡No quiero verte!

(MURMURA) -Hace más de tres meses que no estoy en la agencia.

Muchos días no he podido comer.

Anoche dormí en la calle".

Bajo las convenciones de una comedia de enredos amorosos,

Antonio Drove se atrevió, en los últimos años del franquismo,

a hablar de relevos generacionales y de la emergencia

de nuevas sensibilidades ideológicas.

"Tocata y fuga de Lolita" fue la ópera prima de un precursor

de la comedia española de la Transición.

"Este, ¿dónde duerme? -En la cocina en un saco de montaña.

-Te lo enseño. Verás en qué condiciones calamitosas vivo.

-Mite manu. -Mite manu; de meter mano.

-Que al esclavo malo mite... (AMBOS) -Y a la esclava mite manu.

-¿Le bajo el pantalón del pijama? -Claro.

-¿Más? -¡No!"

Con el objetivo de seguir explotando el tirón comercial de títulos

como "La escopeta nacional", Luis García Berlanga estrenó,

en 1982, "Nacional III"; 3. parte de la trilogía sobre los Leguineche.

Una comedia escrita mano a mano con Rafael Azcona.

"Adiós a la Ley del Divorcio. -Me ha encargado que te dé

este billete de 5000 pesetas para que te corrompa.

-Nos vamos al extranjero, papá. -Evasión de capitales.

-Ya está la habitación.

-El enfermo soy yo. -¿Cómo te vas a escayolar tú?

-Quiero llevar este capital a Miami porque ahora la evasión es a Miami".

Antes de presentar a los invitados os voy a dar un dato.

De las diez películas más taquilleras del cine español,

cinco son comedias. Por algo será. Enseguida lo vamos a hablar.

Nos acompaña la directora de cine Manuela Burló Moreno.

El año pasado debutó en el largo

con "Cómo sobrevivir a una despedida". Hace unas semanas

estrenaba "Rumbos", que habla de sentimientos y emociones.

No nos hace reír tanto. Es una comedia dramática.

Tiene un peso más dramático. Yo creo que como la vida; agridulce.

Bienvenida. Muchas gracias.

Félix Sabroso también nos acompaña. Director y guionista.

Está a punto de estrenar, en septiembre,

su primera película en solitario como director:

"El tiempo de los monstruos". ¿Qué nos vas a contar?

Es una peli bastante personal, difícil resumirla en pocas frases.

Es una peli que yo creo que resume mi forma de mirar

y de entender la vida y el cine,

en una historia que reúne a unos personajes

en torno a la posibilidad de rodar una película.

Hemos caminado mucho para estrenarla

a finales de septiembre, porque está la cosa complicada.

Tenemos mucha fe en el proyecto. Hablo en plural porque hablo

de los productores y actores, que están muy involucrados.

Gracias por acompañarnos. Gracias a vosotros.

También está Javier Ruiz Caldera, director de cine.

En la actualidad, uno de los máximos exponentes de la comedia

con cuatro largometrajes a sus espaldas.

El último, "Anacleto: agente secreto".

Actualmente preparando la adaptación de "Superlópez". ¿Cómo estás?

Muy bien. ¿Qué tal va el proyecto?

En fase de guión, de creación de la película. Es un proyecto

que llevo muchos años persiguiendo y espero que salga pronto.

Muchas gracias por estar aquí.

Y Javier Ocaña. Buenas noches. Buenas noches.

Vamos a empezar hablando de ese dato de las 10 películas más taquilleras.

Cinco son comedias. Se dice que en tiempos de crisis

a uno le apetece desconectar, ir al cine a reírse.

¿Estáis de acuerdo? ¿Al espectador español le gusta la comedia?

Sí. Creo que la risa es...

agradable, endorfínica.

Aparte de eso, creo que la comedia es un género...

Porque hay comedias con un tono más intimista o dramático

(BALBUCEA) o de sonrisa.

La comedia transforma la realidad de manera sarcástica e irónica.

Siempre tiene una toma de tierra con lo real.

Es fácil que el espectador se identifique con el género

porque normalmente utiliza la realidad e intenta retratarla.

Por eso creo que genera identificación.

-Me parece que es una manera sutil de hablar de ciertas cosas.

Hay ciertas cosas que si las plantas de cara, con todo su dramatismo,

pueden generar rechazo. La comedia es un disfraz

con el que hablar de muchas cosas y llegar a más gente.

Las películas de esta semana nos muestran la evolución

de España y de nuestro sentido del humor.

No nos reíamos de las mismas cosas en los 30, 40 que en la actualidad.

Es curioso porque hay cosas que no caducan. Es verdad que hay

cierta ironía y un humor muy español

que independientemente de que vayamos evolucionando,

sí mantiene una esencia que es el humor español

en los detalles en la peli que comentaremos.

La primera película que vimos esta semana y la última,

"Deliciosamente tontos" y "Two Much",

son deudoras de la comedia americana de los años 30.

Hay montones de parecidos con "Las tres noches de Eva",

que es una de las grandes comedias de ese género,

de Preston Sturges, que convierte un crucero de lujo

en una locura alucinante. Es muy sorprendente también

ese ambiente de cochazos y de cocheros de lujo,

y de vestidos, de póquer y de puros en la posguerra española.

Han pasado más de 70 años. ¿Cómo ves "Deliciosamente tontos"?

Sostiene un ritmo y un tempo eficacísimo.

Hay un montón de pequeñas cuestiones que nos separan

pero viéndola con la perspectiva del tiempo... Me refiero

a que hay gags que nos pueden parecer ingenuos

o que no nos hacen tanta gracia; pero creo que funciona muy bien.

El envoltorio de alta comedia o de lujo está muy bien retratado.

Alfredo Mayo, Amparo Rivelles. Qué importantes son los actores

de cualquier película, pero también en una comedia.

Tienes que hacer reír al espectador y no todos lo consiguen.

Es la clave. Te la juegas a los actores

que escoges. Es curioso cómo en esta película

vemos a los protagonistas, a los que has nombrado, muy guapos;

y los secundarios, que tienen ese peso quizá más cómico,

como que no son tan guapos.

-Cuando me dijeron "haz una película con Alfredo Mayo",

a mí se me caía la baba. Nos llevamos muy bien.

Tuvimos un romance, como normalmente entre galán y dama en las películas.

Las comedias imagino que tenían menos problema con la censura.

Eran épocas en las que estaba la tijera.

Se hicieron un lío con esa película, revisándola.

Sé que cortaron algunas cosas relacionadas con el divorcio,

que era un tema tabú en ese momento. Había frases que se cortaron.

Por ejemplo el beso final está claramente cortado.

Sin embargo hay frases tremebundas que sueltan algunos personajes.

-"Dicen que sometes a esa prueba a tus admiradores. De ser así

va a ser peligroso hacerte el amor.

-Ahora más que nunca. Sabrás que me he casado".

-Y el personaje del tío, el tío solterón,

que dice "¿quién hubiera nacido mujer?"

-"¿Quién hubiera nacido mujer? -¡Caballero!

-No se extrañe, que llevo mi razón.

Si hubiera sido una mujer morena de ojos rasgados y labios de fuego

me hubiera casado hace 20 años y sería millonario".

-Esa ambigüedad sexual y esas frases

que se les colaron o no entendieron ahora resultan muy modernas.

Aquí tenemos un ejemplo de la comedia romántica,

una de tus películas de mayor éxito: "Tres bodas de más".

Sí. Casi toda la selección que habéis hecho de esta semana

es muy de comedia romántica. El eje de chico con chica

y los enredos alrededor de eso están presentes,

excepto en la de Berlanga, en casi todas las pelis.

El personaje de ella es lo que decía Javier.

Me parece muy moderno para la época. Aunque el envoltorio es

antiguo o de la época, que tiene que casarse y va la familia detrás,

ella es rebelde, está viéndose

las fotos de los candidatos como si fuera el Tinder de la época.

Le envían un retrato y ella escoge "este sí, este no".

-"¡Fíjese qué lote! ¿Qué le parece?

Un veterinario, un profesor de esgrima y un hipnotizador.

Por si fuera poco, un egiptólogo".

Hay diferentes tipos de comedia. Por ejemplo "Camarote de lujo"

no sé si se podría denominar dramedia. Hay mucha risa

pero también mucho lugar para el sufrimiento.

La verdad es que es un momento en el que sufres con el personaje.

Da tanta pena su rostro, el momento en que por salvar a uno termina él

totalmente abatido. La verdad es

que se sufre. En esta peli, que es la menos cómica "a priori",

hay momentos para mí muy graciosos.

(RÍE) El momento del sueño, el momento en que le regalan cosas.

(BALBUCEA) Es una tontería. Le regalan la Enciclopedia Espasa.

-"Ahí tienes mi regalo de boda: la Enciclopedia Espasa.

Regalo de amigo, ¿eh? Con eso ya puedes andar solo por el mundo".

-Tiene momentos muy bonitos y agradables.

-El personajes protagonista... Antonio Casal.

Me cargó un poco esta cosa de cara Buster Keaton.

Me pareció que encontró un recurso eficaz

pero desmedido. Está sufriendo tanto todo el rato

que pasa a convertirse en algo como excesivo y sobreactuado.

Es verdad que es la película más amarga de todas

pero conserva un juego irónico en ver sufrir a un personaje,

que es otra de las claves de la comedia.

¿Te ha dejado esta sensación la interpretación de Antonio Casal?

Totalmente. Lo comentábamos antes. Venía con la lección

aprendida de Buster Keaton. Le falta, a lo mejor, el "slapstick"

del maestro Keaton. Sir Buster Keaton.

Sí he detectado que hay mucho drama, y ahí está perfecto el actor.

Parecía que señalaban con este tipo de cara "busterkeatoniana"

las secuencias con más comedia. Veo un contraste entre las secuencias.

No está tan unida como otras pero tiene momentos divertidos.

-Algunas veces es la mirada del director.

Al final si hay un actor que te da un recurso interesante

tú lo puedes no repetir.

-Creo que hay que reivindicar a Wenceslao Fernández Flórez,

el autor del guión.

Decía Fernán Gómez en su día, cuando adaptó "El malvado Carabel"

que es posterior a esta y basada en un texto de Fernández Flórez,

que cuando llega el neorrealismo del que hablaba Félix,

muchos autores se dieron cuenta que está de moda el neorrealismo,

en algunos momentos cruzado con la comedia,

y nosotros tenemos el neorrealismo en las novelas de Fernández Flórez.

Cuando nos dimos cuenta de eso empezamos a adaptarlas.

Es lo que hace Rafael Gil aquí y lo que hizo Fernán Gómez.

La censura, a finales de los 50, censuró ciertas cosas

y creo que se da una visión del país absolutamente trágica.

No solo con la emigración sino con la situación, la incultura.

Ese momento en que le llevan la carta devuelta y pone "devuelta"

y se la entrega la señora feliz porque no sabe leer.

No se subraya que no sepa leer pero el espectador lo ve.

-La censura siempre ha sido un poco...

ha tenido esa arbitrariedad ignorante.

No solo la censura de la dictadura, sino a la que estamos...

se está sometiendo a los productos audiovisuales

a través de la elección de televisiones o productoras.

Al final hay mucha hipocresía. Hay cosas que, de repente,

se censuran de una manera clara en pos de las cifras

o de vete tú a saber qué peregrina decisión.

Pero hay cosas que pasan y dices "¡coño!, ¿esto?". Me agrede más.

¿Concebís una comedia vuestra con final amargo?

Me gusta que el espectador acabe feliz

y, a veces, los protagonistas no.

Creo que es importante, de momento en las que he hecho,

que el espectador que paga la entrada o la vea

salga satisfecho, más que feliz.

Eso no implica que los protagonistas acaben felices.

-"¿Sabes que tu padre pensaba que te habías fugado con Nicolai?

-¿Quiere beber algo?

-Esta es Rosa. -Encantada.

-Mucho gusto. -¿Qué quiere beber?

-Lo que haya. Güisqui.

Hablaré con tía Merche. Tienes que comprender que está anticuada.

-¿Solo o con agua? -Solo, solo.

Tú tienes que ser más sensata. -¿Con hielo?

-¡Sí, con mucho hielo!"

El miércoles vimos la ópera prima de Antonio Drove:

"Tocata y fuga de Lolita", estrenada en 1974.

Es un claro producto de la 3. Vía. Hemos hablado de ella en el programa

pero contextualiza un poco. La Tercera Vía

es un invento del productor José Luis Dibildos

de intentar mezclar el cine comercial alrededor del landismo

con unas reflexiones más complejas y más claras.

No del cine de Querejeta, pero sí mezclar esos dos tipos de cine.

Empiezan con tres películas interesantísimas que a mí me gustan.

Son "Españolas en París"... Bueno, las de Roberto Bodegas.

Después de esas tres películas de Roberto Bodegas

inicia su carrera Antonio Drove. La inicia aquí y luego

con "Mi mujer es muy decente, dentro de lo que cabe".

¿Qué os parecen estos personajes que representan 2 partes de España?

Hay cosas que no sé qué quieren contar.

El personaje joven que interpreta... Paco Algora.

Paco Algora. No sé si es

liberal, revolucionario o conservador

porque va a la mili y está contento. Ni él lo sabe.

Es un liberal de boquilla que es un poco conservador.

-Ni está intencionado.

No es que diga "estamos retratando un personaje

que se cree que es no sé qué pero en el fondo oculta...".

La película lo gracioso que tiene... Además de 1974 es, ¿no?

Justo un año antes de que muriese Franco.

Era como que ya estaba invadiéndonos el erotismo

en una época en la que la censura fuera más laxa.

Todavía había que dar una de cal y otra de arena. Para que una chica

se pudiera independizar e irse a vivir con unas amigas,

tenía que ser que el novio durmiera en un saco en la cocina

y que ella no se dejase tocar; y al final resultara un buen chico.

Para que fuera un buen chico al final hacía la mili.

Esto es lo que a mí me resulta interesante de la película.

Es "ni chicha ni limoná". -Pasa todo el rato.

Parece que de guión, cuando dan un paso adelante a hacer algo

más radical, dan un paso atrás. Pasa con la chica.

No es Lolita pero es la verdadera Lolita, la que está con...

Arturo Fernández Exacto.

-"Ana... ¿tú me quieres?

-Cómo sois. No voy a tener más remedio que decirte que sí.

Con lo decente que tú eres

si no te digo que te quiero no te acuestas conmigo".

-Es curiosa tanta impostura formal. Es una película de los 70

y hemos visitado dos películas de décadas anteriores

que tienen más compromiso con la realidad

o están contadas con más verdad y hay un retrato... Hasta las calles

las ves con un retrato casi docugráfico.

Esta película tiene mucha impostura. Creo que es una cosa de los 70.

A mí me gusta la impostura, me puede hacer gracia,

incluso todos los decorados, esa cosa como de ser modernos

pero que haya un poco de remordimiento español.

La película es redonda en su error. Manuela.

El tema, para mí, de doble moral. Ese padre tan educado

que termina atraído por la amiga de su hija.

Que tenía esa vida oculta. Donde más veo la doble moral es

que con su amante sí está permitido ese juego y ese disfraz y erotismo.

Cuando de la que se ha enamorado es la amiga de su hija, de Ana,

Ana se disfraza de esta señora y para él es horrendo,

es como que su pareja no puede estar así, tiene que ser modosita.

-"Esta mañana he salido a comprar un libro de esos

de "Cómo aprender a ser una buena querida en siete días"

y estaban agotados".

-Tiene un punto cachondo cuando él intenta disfrazarse de jovencito.

(RÍE) Ese momento es muy de vergüenza ajena

porque el pobre que está tan formal, que va a presentarse,

de repente verlo allí... La cara de la hija lo dice todo.

Es un poema, es muy gracioso. -Cuando hay gags

están intentando medir que no se disparen.

Es ahí una cosa que hacen de repente...

Arturo Fernández hace de él y se pone a interpretar un gag,

lo del chupito. -Ese monólogo es buenísimo.

-"Ven acá, ven acá. Antes te vas a tomar una copa de licor de guayaba

para que te des cuenta de lo mucho que he sufrido yo

tomándome una copita de licor de guayaba. Vamos, bébetelo.

Vamos".

-En medio de esa tontería del licor de guayaba

alguna frase se suelta, que era lo que intentaba la Tercera Vía...

Hay un momento en que el personaje de Arturo le dice al de Paco

"este país ha cambiado mucho". Y le dice el otro

"¿qué dices? Estamos en la Edad Media".

Es interesante porque hay un toque crítico en la España de 1974

y se cuelan esas cosas en el destape y el licor de guayaba.

¿Podemos considerar a Antonio Drove como uno de los precursores

de la comedia española de la Transición?

(BALBUCEA) Antonio Drove escribió cosas con José Luis Garci.

Aquí se nota ese punto de diálogo cinéfilo de Garci, de sus películas.

Antonio Drove, de una generación parecida, está en esa línea.

-"Eso solo pasa en las películas. Mejor dicho, en las antiguas.

-Pero era muy bonito. -Sí.

Beso final y música de Max Steiner.

Me parece que nosotros hemos llegado tarde para eso".

Tenemos a Amparo Muñoz.

La habíamos visto en otra película de la Tercera Vía:

"Vida conyugal sana". Era objeto de deseo para José Sacristán.

¿Cómo la veis en el papel de la hija?

Tiene una fotogenia impresionante. Cómo arranca la película,

que ella está llorando en la cama.

Tiene unos rasgos muy cinematográficos

(BALBUCEA) pero, para mi gusto,

va por escenas. Hay escenas en las que conecta con mucha verdad

y hay otras en las que a mí se me despista un poco el tono.

Es más el trabajo de la precisión de dirección de actores.

A mí me gustó.

-"Tus inventos me han costado siempre un montón de dinero.

Pero ¿por qué te ha entrado esa manía de trabajar

si en nuestra familia no ha trabajado nadie

y nos ha ido divinamente?".

Vamos a hablar de "Nacional III", película que vimos ayer.

Menudos nombres: Berlanga en la dirección y Azcona, el guión.

¿Qué han representado ellos en nuestro cine?

Todos estamos influenciados, de alguna manera,

por esos personajes, esos actores

que casi es una escuela. Berlanga, más que un director, es un género

en sí mismo. Yo, cada vez que veo una película suya,

me maravilla no solo el nivel de actores

sino algo que aún no se ha superado: la puesta en escena

que él hace, que me parece increíble.

-Y ese dibujo de personajes tan real

y que identificas tan rápido. Hasta el punto de que de Berlanga

en sí ya hay una frase. Cuando ves una situación o te vas de viaje

dices "parece que estoy en una película de Berlanga".

Ya es un concepto. Directamente te lleva a un lugar concreto

y a un escenario concreto. Creo que es una delicia y para todos

los que hemos hecho comedia ha sido un referente muy claro.

-"Aquí te traigo al Dr. Llanos, que se ha empeñado en venir a verte.

-¿Un doctor? ¿Cómo se te ha ocurrido?

-Perdone, doctor, ya no me pica nada.

-¿Qué es esto? -Una caída de caballo.

-Digo la escayola. ¿Qué chapuza es?"

-Hacer verosímil o inverosímil o construir desde ese lugar

es la maestría de Azcona y de Berlanga juntos.

Todos esos gags de este hombre preparando la bandeja

es una verdadera caricatura de la realidad. Es algo

que no es común y que sabes que tiene algo de viñeta

cómica de periódico. Es algo que está como disparado

y, sin embargo, está trabajado desde un lugar real.

-"Sacar de ahí a la Santa es pecado. El Padre es el único que puede.

-Rezaremos un rosario. -El único de la familia

podría ser él que es sacerdote, pero no nosotros".

Es la tercera película de la saga de los Leguineche.

Primero está "La escopeta nacional";

después "Patrimonio nacional", que ya hemos visto;

y esta es la que cerraba. Es la decadencia.

Empiezan en una finca, siguen en un palacio

y en la tercera están en un piso.

La realidad sociopolítica o sociológica se refleja muy bien.

Me entusiasma esta película. Cómo siendo...

Volviendo la vista atrás, pero no una década sino unos meses,

te refleja una España que se debate en una encrucijada.

Parecíamos un país moderno porque íbamos a organizar

el Mundial de Fútbol,

que es importante dentro del panorama internacional,

pero teníamos un golpe de estado casi al mismo tiempo.

-"Nacional III" ha nacido de mí y de Rafael Azcona

como deseo de continuar con la saga de esa familia

que a mí me divierte, y pienso que vaya a divertir a espectadores,

y me sirve para reflejar, para que sean los portadores

de un terreno cultivo que pueda ser el de la España actual.

-Lo que me fascina de Berlanga, y en este caso de Azcona,

es el guión que tiene esta película y toda la trilogía. No se sostiene,

como en el resto de películas... ¿Qué pasará cuando se descubra

que el chico es el de la herencia

en "Deliciosamente tontos"; o en "Two Much"

se sepa que Art es Bart? Hay una cosa que aguanta el guión.

En este caso la película se sostiene por la gracia de las secuencias.

Es una comedia coral. Los actores están impresionantes.

Me gustaría que me hablaseis de eso y de lo difícil que tiene que ser

rodar esos planos secuencia de los que él era un maestro.

(JAVIER O.) Lo hacía así porque le resultaba más fácil.

-Dibujaba la escena, ensayaría con los actores. No sé cómo lo hizo

pero ensayaría con los actores y pondría la cámara a moverse

al servicio de esa danza de personajes con diálogos

y probablemente le resultara más fácil que cortar la secuencia.

Si tenía la habilidad de hacerlo... Es algo muy sencillo o imposible,

si no es tu cualidad. -Empezó como una comodidad.

Me colocaba delante de los actores, me ponía con la cámara

a la altura del hombro y los iba precediendo en sus aventuras

hasta que tropezaba. Entonces cortaba el plano.

¿Y los actores? ¿Cómo es Luis Escobar?

Luis Escobar, ni te cuento. Están todos. Esa Chus Lampreave.

Lo absurdo de la situación. Lo que más me mola es lo absurdo.

Viven con un cura porque quieren tener un cura cerca cuando mueran.

De repente es un sitio de limpiar botas y toples.

O ese momento en que está sentado y le está limpiando

el zapato la chica en toples,

(RÍE) y a él lo que más gusto le da es el roce...

(RÍE) -"Eso sí, en cuanto empiezan con la gamuza en la punta

eso da un gustirrinín".

-Es todo muy surrealista y divertido.

-Eso da gusto, ¿no? Creo que había dos guiones más

y Berlanga decía que de no haber fallecido Escobar

hubiese podido rodar infinidad de películas.

En las memorias de Berlanga, "Bienvenido, Mister Cagada",

tiene una visión desencantada de "Nacional III".

Es curioso cómo la nueva generación

reverenciamos el cine de Berlanga y él tiene una visión,

no sé si acertada o no pero era la suya,

de que cuando llega "Nacional III" tiene la impresión

de que el cine español quiere arrinconar a gente como Berlanga,

Bardem y compañía.

-"Toma, te he traído unas flores. -Preciosas, preciosas.

-Son de tipo sentimental. -¿Qué hace?

¿Qué estás haciendo?

-¿Qué vas a hacer? ¿Darle el beso de la muerte?"

Vamos a cerrar el círculo.

Comenzábamos con "Deliciosamente tontos".

Era deudora de ese cine americano de los 30, esas comedias de enredo.

También lo es la película de Fernando Trueba, "Two Much".

20 años han pasado ya.

Es una película que vi en el cine, luego vi muchas veces en VHS.

Me gustaba mucho. La he vuelto a ver esta semana

y he visto que no ha perdido... Incluso me ha hecho más gracia.

Me demuestra cómo cuando los actores se ponen serios

me hacen mucha gracia. Cada vez que aparece Danny Aiello

con su porte serio que parece que interpreta

una película de mafiosos... No detectas la comedia,

en interpretación, digo. Me muero de risa.

(FÉLIX) -Cuando vi la película por primera vez no me gustó.

No me pareció buena comedia o yo no entré bien

en "Two Much" cuando se estrenó.

Ahora sí me ha parecido otra cosa, he entrado mejor.

-"Un, dos, tres.

(CANTURREA)"

-Banderas aquí ha hecho un trabajo extraordinario.

-Melanie está deliciosa. Melanie Griffith en la comedia

americana de los 90 era una pasada; incluso a finales de los 80.

A mí me fascina verla. Es como ver a Marilyn Monroe.

Es una cosa superseductora.

"Two Much" llegaba después del Óscar por "Belle Époque".

-Thank you, Mr. Wilder.

Cuando lo recibió se lo dedicó a Billy Wilder.

Es el eslabón siguiente de las comedias locas de los 30.

La puesta en escena es muy clásica.

No subraya nada, todo con muchos planos generales.

Las interpretaciones tampoco, lo que decía de Danny Aiello.

Está en esa línea de las " scrubble comedy" clásicas.

Además hay un homenaje precioso, lo cuento para la gente que se fije.

Cuando va Antonio Banderas al entierro del padre de Danny

y ve en el periódico la foto del que se ha muerto,

la foto que sale y el nombre del personaje es Eugene Pallette,

que aquí llaman Paleto. Es gran actor de "scrubble comedy"

y uno de los protagonistas de "Al servicio de las damas",

de Gregory La Cava, y la foto que sale es de ese actor.

-Que un director español

vaya a Hollywood, pero no solo él como director

sino se lleva a su equipo, los productores son españoles,

el director de fotografía es español.

Me parece no sé si hazaña o milagro.

-Él contaba en las entrevistas que ha sufrido mucho.

-En EE. UU. sufrió en el rodaje con el tema de las "roulottes"

de las grandes estrellas, los agentes.

Para dirigirse... Creo que con Daryl Hannah fue muy bien y con Melanie,

en los primeros días, algunos problemas.

No con Melanie sino con el séquito que rodea este tipo de estrellas.

Él tiene un recuerdo como de haber sufrido mucho.

-Ha sido la más complicada de las que he hecho

por la responsabilidad que te cae sobre las espaldas

cuando haces una película de este presupuesto y este tipo.

¿Y la música? Lo importante que es y aquí tiene una presencia

destacada. Michel Camilo le da ritmo

a esta película que transcurre en Miami.

Es muy característica la música. A veces yo sentía que se despegaba,

que era muy obvia. Es maravillosa, muy sofisticada.

A la vez era tan evidente que estaba escuchando la música

y eso me molestaba un pelín, dentro de que la película me encanta

pero me gustaba tanto la música que la estoy escuchando.

Eso no me acaba de gustar.

Pero la he disfrutado en los créditos finales.

(Música caribeña)

¿Ahora cómo veis la comedia? ¿Qué nos hace reír?

¿Hay tabúes del pasado que hemos superado o no?

¿Nos reímos de lo mismo, del mismo chiste verde? ¿Qué creéis?

Creo que hemos ganado

en muchas cosas, hemos ganado formalmente.

Es más fácil contar, es más fácil llegar...

a poder rodar porque técnicamente hemos evolucionado mucho.

Y un cierto compromiso con la realidad también se agradece.

Me gusta el ejercicio de estilo del guionista.

Me gusta adivinar que alguien ha escrito una historia.

Creo que en esto hemos bajado el listón.

-Han cambiado las cosas. Han cambiado los espectadores,

nosotros y hemos visto muchas películas

para intentar evolucionar hacia otro lado,

dentro de que las historias son las mismas.

¿Cuál es la visión del crítico acerca de la comedia de ahora?

Me gusta mucho una cosa que ha dicho Félix.

Hay un exceso de identificación y de intentar ser verosímil.

Me gusta eso que él ha calificado como que algunos llamarían antiguo.

Esa construcción, esa construcción del gag,

esa salida del poder identificador del cine.

Está muy bien algunas veces y creo que lo echo en falta ahora

junto a mayores dosis de salvajismo en la comedia negra.

Estamos viviendo una irrupción de directoras que hacen comedias.

Inés París estaba aquí hace poco; también Juana Macías; tu caso.

¿Qué le aporta al género? Estoy muy contenta pero es verdad

que no se vinculan... En las grandes comedias,

más conocidas, el nombre de la mujer como guionista no aparece.

Quiero reivindicar desde aquí... Es curioso. A veces se cree

que por el hecho de dirigir o escribir una mujer una película

se hace cine para mujeres, y no es así.

Todavía hace falta hacer mucho ruido con la comedia

porque hay mujeres que escriben muy bien comedia.

Que viva la comedia. Estaremos pendientes de vuestros trabajos.

Gracias por habernos acompañado. Gracias Félix, Javier, Manuela

y compañero Javier.

La semana que viene cambiaremos de asunto.

Se cumplen 80 años del estallido de la Guerra Civil española.

Un hecho que ha dado lugar a numerosos títulos,

muchos de ellos imprescindibles. La contienda

ha sido objeto de películas rodadas durante el conflicto,

en la etapa franquista, durante la Transición

y en democracia. La semana que viene recuperaremos cinco títulos

que abordaron la Guerra Civil desde diferentes prismas y géneros,

según el momento. "El santuario no se rinde", "Tierra de todos",

"Memorias del general Escobar", "La vaquilla"

y "La hora de los valientes" completarán una semana más

en "Historia de nuestro cine". Os esperamos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: la comedia

Historia de nuestro cine - Coloquio: la comedia

15 jul 2016

Elena S. Sánchez, Manuela Burló Moreno (Directora de Cine), Félix Sabroso (Director de Cine), Javier Ruiz Caldera (Director de Cine) y nuestro colaborador Javier Ocaña charlan sobre "La Comedia" en el Cine Español.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: la comedia" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: la comedia"
Programas completos (7)
Clips

Los últimos 1.064 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios