www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3630858
Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine policiaco - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Acción, drama, suspense... Si os gusta el cine policíaco,

habréis disfrutado esta semana en "Historia de nuestro cine".

Policías, asesinos, ladrones y detectives

han sido los protagonistas de los cinco títulos seleccionados.

De las herramientas que utiliza el género, y de la habilidad

de nuestros cineastas para manejarlas,

vamos a hablar durante la próxima media hora,

y lo haremos echando mano de los cinco títulos que hemos visto.

Comenzábamos el lunes con "Brigada criminal",

dirigida por Ignacio F. Iquino en 1950,

y uno de los títulos fundamentales de lo que se denominó

el cine policíaco catalán.

Brigada criminal.

Yo le buscaré un buen refugio.

-¿Es la comisaria? Quiero denunciar a los asesinos de Celia Albéniz.

No importa quién soy.

¡Ay!

Ladislao Vajda, director al que recordamos constantemente

en el programa, se atrevió con la historia de un asesino en serie

a finales de los 50, cuando en el cine español apenas existían

este tipo de personajes.

"El cebo", esta brillante coproducción entre España,

Alemania y Suiza, fue nuestra propuesta del martes.

Señora Heller, ¿dónde está Ana María?

-La he mandado al pueblo a por pan. -No debe hacer encargos a la niña.

(Música)

Vicente Aranda se aproximó en varias ocasiones

a lo largo de su trayectoria al cine policíaco,

y esta semana hemos querido recuperar

uno de esos títulos, "Asesinato en el comité central",

la adaptación que a principios de los 80 hizo de la obra homónima

de Manuel Vázquez Montalbán.

El asesino de Garrido es un sujeto de vuestra cultura.

Han matado a Garrido para convertiros en una banda de asesinos.

-¡Deje en paz a mi señora, oiga! ¿Y esa pistola, coño?

Suelte inmediatamente.

La devoción de José Luis Garci por el cine negro americano

de la época dorada de Hollywood le llevó a estrenar

a principios de los 80 "El crack", y "El crack dos".

Si hace unos meses recuperábamos la primera entrega

de este tándem policíaco, volvemos al universo de Germán Areta,

con la emisión de la segunda.

(Música tensión)

Madero, mucho ojo.

Lo de la colza, una broma al lado de lo que pueden hacer esos.

-¿Me van a matar hoy, o lo dejan para después de Navidad?

(RÍE)

Del cine policíaco que se ha hecho en nuestro país,

a través de los cinco títulos que hemos visto esta semana,

vamos a hablar con nuestros invitados de esta noche,

dos de ellos son los directores de dos de esas películas

que hemos visto, José Luis Garci, buenas noches.

Muy buenas noches. Ayer veíamos "El crack dos",

ya vimos hace semanas "El crack"... Muy bien.

Van a dar que hablar esos dos títulos, gracias por estar aquí.

También nos acompaña Eduardo Campoy, el director de la película

que hemos visto esta noche, "Al límite".

Buenas noches. Tu cuarta película como director.

Mi cuarta y última. A ver si viene alguna más, ¿no?

No creo. ¿No crees?

(RÍEN)

Nos acompaña también Juan Madrid, escritor, periodista y guionista,

con una larga trayectoria vinculada al género

del que vamos a hablar mucho esta noche, bienvenido.

Buenas noches. Es la primera vez que nos acompañas,

pero seguro que tienes muchas cosas que contarnos.

Seguro. (RÍE) Un placer.

Y nuestro compañero, Javier Ocaña. ¿Qué tal, Javier?

Muy bien.

(Música policíaca)

(GRITA)

(Continúa la música)

(Frenazo)

(Ráfaga)

(Continúa la música)

Vamos hablar del cine policíaco, también se habla de cine negro,

me gustaría un poco saber dónde están los límites.

Estas cinco películas, por ejemplo, ¿están mejor enmarcadas

dentro del cine policíaco? ¿Qué opináis?

Bueno, es que los límites del cine negro son muy difíciles de precisar,

porque el cine, lo que entendemos por cine negro, es un movimiento,

que surge después de la II Guerra Mundial, los años inmediatos,

cine urbano, de ciudad, pero que también participa del cine policíaco,

entonces, es negro, pero también es policíaco,

es negro, pero también es melodrama,

es negro, pero también es...

de tipos solitarios, y de mujeres distintas

a las que se habían hecho entonces.

Es muy difícil, es como un perfume, sentimientos,

esto lo pone de moda el noir, los franceses,

que le empiezan a llamar a esto film noir, películas negras,

y realmente tienen cierta negrura, pero hay otras películas,

que también podríamos decir que son negras por el comportamiento

que tienen los protagonistas, fue un movimiento urbano, como te digo,

en el año 50 ya, por ejemplo, "La jungla de asfalto",

es una película negra, pero también de un atraco a una joyería.

"Noche en la ciudad" es una película negra,

pero de una especie de traficante que era Richard Widmark,

con combates de lucha libre... Es un conglomerado muy grande,

pero evidentemente, son policíacas, son de gangsters,

también tienen mucho que ver con el gangster film...

Es muy difícil delimitar el género.

-Estoy muy de acuerdo con José Luis,

en serio, los límites son borrosos,

pero si se puede crear un límite, tanto en novela como en cine,

es que hay denuncia social en el cine noir,

y no siempre hay denuncia social en el cine policíaco.

En el cine español, en los años 50, podemos hablar de una eclosión

del cine policíaco, especialmente ubicado en Barcelona,

hay dos títulos que destacan, uno de ellos lo hemos visto esta semana.

Sí, se estrenan además casi en la misma semana, diciembre del año 50,

"Apartado de correos 1001", que vimos aquí, de Julio Salvador,

y esta "Brigada criminal", de Ignacio F. Iquino.

Yo creo, incidiendo un poco en lo que decía Madrid muy bien,

en esta época no puede haber una gran crítica social,

porque existía la censura, y lo que hay es un policíaco claro,

no hay ese fatalismo que envuelve a los personajes,

no hay esa crítica social de la España de la época,

el final debe ser rotundo, en el que ganen los buenos y pierdan los malos,

y en el cine negro no ocurre eso.

En el cine negro, como por ejemplo en "El crack", luego hablaremos,

el final es relativamente amargo, ese fatalismo, esa desesperanza,

esa doble cara de los personajes aparece en el cine negro,

y en el cine policíaco catalán, por lo menos en los años 50,

no aparece del todo, y en los años 60 empieza a aparecer.

Por ejemplo, en "Distrito quinto", de Julio Coll,

hay una cierta defensa de los personajes

que están envueltos en el crimen, en "Los atracadores", de Rovira Beleta,

hay una cierta defensa y un cierto ataque a la sociedad del momento,

pero eso llega ya en los años 60.

"Brigada criminal" es la película que vimos el lunes, de 1950,

Ignacio F. Iquino, es ese homenaje a las fuerzas del orden,

como decía Javier, era lo que tocaba en ese momento, ¿no?

Hombre, se supone que en ese momento, bastante correcta es la película,

y bastante te agarra la historia, como para olvidarte del tufo

que tiene de que la Policía es buena, y los demás son todos malos.

Yo creo que esa película lo bueno que tiene es que tú sigues la historia,

vas siguiendo la investigación del policía, y te olvidas

de lo que va diciendo su superior,

los mensajes subliminales que va contando el superior

para que al público le vaya quedando digamos, el mensaje.

Todo superclarito, en la voz en off.

(VOZ EN OFF) "Fernando camina firme y decidido hacia el amplio edificio

de donde saldrá dentro de poco, convertido en todo un hombre".

-La voz en off es un clásico el cine negro,

pero lo de Iquino, que está muy bien,

mostrar las calles duras, las calles difíciles de Barcelona,

vista hoy, cómo vestía la gente, cómo eran los automóviles,

cómo eran las tiendas, los colmados, está explicando muy bien

una posguerra alargada como la que vivíamos,

entonces, sin pretensiones, lo bueno que tiene el cine negro,

es que cuando pasan los años, es como un marco social clarísimo,

casi documental.

¿Creéis que "Brigada criminal" ha dejado algún poso

en el cine policíaco que ha venido después?

Yo creo que lo importante de "Brigada criminal",

no lo hemos dicho, el gran cambio es que sacan las cámaras a la calle.

Que quitan decorados... En este caso, Madrid...

Y empiezan a filmar en Madrid, hay algunas secuencias en Barcelona,

en "Brigada criminal", principalmente Madrid,

y "Apartado de correos...", y demás, todas en Barcelona o en Cataluña,

y la gran diferencia es que sacan las cámaras a la calle,

y si hay que rodar una secuencia en un banco,

como la del principio de "Brigada criminal",

no construyen un banco como decorado, sino que se van a rodar al banco.

En esa inmersión en el bajo presupuesto, eso les salía muy bien,

y es el gran cambio. (ASIENTE)

Me decías que sí había dejado poso.

Hombre, yo creo que influye mucho, en Rovira Beleta,

hay películas, "Un vaso de whisky", de Julio Coll,

también es una película que la podemos entroncar en ese policíaco,

que rodea, o está rodeado por el noir.

"Los atracadores" es una película que ha ido a más, yo creo,

que es estupenda, donde... -"Cuerda de presos", recuerda.

-"Cuerda de presos", esa que hizo, fíjate tú,

esa es de las mejores películas, que no tuvo ningún éxito...

-Exacto. -Bueno, yo creo que sí,

Iquino ha sido un buen director de eso que ahora podríamos entender...

Muy versátil. Sí, era una especie de Roger Corman,

las hacía por tres pesetas. -Sí, sí, sí.

-Y cobijaba a mucha gente con talento para que estuviera con él,

actores de todo tipo, y era un buen cineasta, y un tipo...

Entonces no existía lo del cine de autor,

entonces, claro, él era un buen cineasta.

(Música dramática)

-Greta ha aparecido muerta en el bosque de Mecken, la han asesinado.

Vamos a hablar ya de "El cebo", de Ladislao Vajda,

hemos visto muchas películas de Ladislao Vadja en el programa,

esta fue estrenada en 1958, es una coproducción,

es verdad que la ves y dices: "Esta película es española".

¿Qué os ha parecido vista tantos años después?

Es una película que he visto mucho, porque cuando hice "A solas contigo",

me fijé mucho en "El cebo", porque al final él utiliza una niña

para encontrar al malo, nosotros usábamos a Victoria Abril de ciega

como cebo para encontrar...

Tenía sus paralelismos, me la vi bastante.

Yo pensé siempre que era una coproducción minoritaria española,

y que era una película suiza, de las que él hacía,

porque realmente es una película suiza,

es española porque había capital español,

y luego, también, se sale de los parámetros,

porque de repente se despide, y se dedica a investigar por su cuenta.

Entonces eso...

Pero un poco amparado por la legalidad,

pero totalmente ilegal lo que estaba haciendo.

Pero bueno, como es el protagonista, y la historia funciona, cuela todo.

-Yo creo que esa nota de la época,

porque no hay amor, no hay escenas de amor, ni de sexo, nada, ¿no?

Las relación es purísima, prístina, con la señora.

Ni una sola mirada, ¿eh?

Dice: "Vente a mi casa", y tal".

Bueno, cualquiera diría "va a su casa...".

"Caballero, ¿qué intenciones trae?". (RÍE)

Y sin embargo, va a su casa.

A mí no me parece una película española, lo siento,

pero sí está muy bien hecha.

Es para enseñarla en las escuelas de cine, la fotografía...

El manejo de actores, el tempo... La película me parece extraordinaria.

-Es una obra maestra, que podía ser...

Cada vez me parece más una película de Fritz Lang,

tiene mucho que ver con Fritz Lang. -Mucho, mucho.

-En ese momento... Con "El vampiro de Düsseldorf", ¿no?

Sí, y después, con las que hacía, "Mientras la ciudad duerme",

lo que pasa, que, ¿en qué sentido no es española?

La hace un hombre que ha decidido venir aquí,

y si hubiera ido a Hollywood, hubiera sido como Tourneur, Siodmak,

como uno de estos, pero entonces, tampoco es española "Tarde de toros",

porque la dirige este hombre, es una película extraordinaria,

"Marcelino, pan y vino", otra película extraordinaria,

aquí María Rosa Salgado. "Doña Francisquita", que veíamos.

Yo creo, que de alguna manera, sí es una manera de hacer cine,

que él lo puso de moda, un cine como como muy...

Al nivel de los grandes maestros, a ver si me explico.

Él utiliza el paisaje como muy pocas veces se utiliza en el cine español,

esos bosques que vemos, utiliza los planos cortos

solo necesariamente, cuando tienen que estar,

y luego, le da toda una amplitud enorme al mundo,

cuando cuenta con ese gigante, todas esas historias

están contados por un hombre de una sabiduría cinematográfica increíble,

como era Vajda.

Yo creo que ha habido poca gente que ha podido llegar aquí, a España,

ofrecernos tanto conocimiento como fue él.

Insisto, si hubiera ido a Hollywood, este hubiera sido

uno de los grandes maestros. Aún no habiendo ido...

Yo creo que Vajda es uno de los grandes nombres del cine europeo,

son películas que respiran, las de Vajda, y además,

que tienen algo muy difícil de encontrar en el cine,

en cualquier tipo de cine, tienen alma.

-Yo conocí una niña como tú.

Era muy bonita.

A esa niña también le dio chocolates un hombre alto, eran como erizos.

Luego, la niña se fue al bosque con el hombre alto,

y una vez en el bosque, ese hombre la hizo mucho daño.

-Es un clásico en las películas de asesino en serie,

cómo presentas la primera vez al asesino en serie,

y qué bonito en "El cebo", que no lo presenta hasta el minuto 40, o así,

y lo presenta con un plano detalle de las manos:

las manos grandes, gordas,

y hasta un cuarto de hora después,

ya casi a la hora de película, no se ve al asesino en serie.

Recuerda a otras grandes películas con una presentación,

antes hablabas de Fritz Lang,

la presentación en "M, el vampiro de Düsseldorf",

a través de esa sombra y la pelota de la niña,

o ya, más cercana, en otra película, grandísima película moderna

de asesino en serie, "Seven", cómo el personaje del asesino,

Kevin Spacey no sale hasta la hora de película,

y una aparición espectacular también de puesta en escena.

-Un asesino en un partido de 200 000 militantes.

No está mal.

-No,

no es ese el cálculo.

Un asesinato en un comité central de algo más de un centenar de personas.

Hablamos de ahora de "Asesinato en el comité central",

película que veíamos el miércoles, de Vicente Aranda,

y tenemos también otro nombre, Manuel Vázquez Montalbán,

un nombre importante dentro del género negro.

A los dos los conocí, pero más a Manolo Vázquez Montalbán,

que prácticamente fui su hermano pequeño, ¿no?

(ASIENTE) Lo conozco de hace muchísimos años.

A mí me pareció una novela muy valiente, para empezar,

absolutamente valiente,

y me gustó mucho.

En la primera vez que la he visto,

ahora he visto la película por primera vez,

y me parece excelente, absolutamente bien narrada,

y Vicente Aranda es magnífico, pero a veces tiene altibajos,

pero esa película es, joder, no le falta nada.

Hay un montaje, un tempo...

La película, magnífico.

-Fundamentalmente de la novela me atrajo

la calidad imaginativa del texto,

y que la trama, fundamentalmente era una trama policíaca,

que tenía lugar sobre una descripción de zonas para mí un tanto exóticas,

pero muy interesantes, como son el Partido Comunista, y la Policía.

También el hecho de rodar en Madrid.

-Soy Carvalho.

¿Cómo ves a Patxi Andión interpretando a Pepe Carvalho?

Antes Bigas Luna, había llevado a ese personaje en "Tatuaje",

al personaje del investigador.

Yo a Patxi le veo bien,

yo hice una serie con las novelas de Manolo,

hacia de Carvalho Juanjo Puigcorbé, y vimos todas las películas

que se habían hecho del personaje,

y hablamos con Manolo para hacer la adaptación.

¿Y cuál te encajaba más?

Bueno, cada uno... Juanjo y él físicamente era muy parecidos,

en el momento en que la hice yo con Patxi, ahora, evidentemente...

Aquí es que realmente él funciona solo, él viene a Madrid,

el personaje viene a Madrid, y funciona solo.

Nosotros, en la serie que hicimos, está siempre con su ayudante,

con la chica, digamos, estaba en el mundo Carvalho.

-Para mi Carvalho es el punto de vista

a partir del cual se describe una realidad,

entonces, no me importa cómo sea físicamente.

Últimamente lo imagino como Jean-Louis Trintignant,

y de hecho, si tuviera que proponer a un productor

un actor para encarnar a Carvalho, le propondría a Trintignant.

Vicente Aranda, dentro de este cine del que estamos hablando,

veíamos hace también unos meses "Fanny 'Pelopaja'"...

Yo creo que ese sí que tiene películas negras, negras.

"Amantes" es una película negra, y extraordinaria,

una de las mejores de la historia del cine español, sin duda, para mí,

y "Fanny 'Pelopaja'" es un noir tremendo,

mucho más que "Asesinato en el comité central", más una película política.

(ASIENTEN)

-Más que...

-Negro, en el sentido que saca las costuras al Partido Comunista,

nadie lo había hecho, lo tiene que hacer un comunista como Manolo,

porque saca trasfondo, lo que hay debajo, lo que no se cuenta,

las cloacas. En ese aspecto, es una película valiente, y buena.

De acuerdo contigo. Habéis hablado de una película

fundamental en reflejar la Transición.

-Sí. -Creo que con el paso de los años,

a mí, por lo menos, me funciona mejor todo lo que tiene que ver

con la política, que lo que tiene que ver con la trama policial.

Creo que aguanta mejor el tiempo. -Sí.

-Todo lo que es ese reflejo del congreso,

del Partido Comunista, y todo eso, un poco en la línea de cosas

que se estaban haciendo muy buenas en Italia y en Francia.

Y ese cine político español, apenas lo hizo nadie,

quizá "Siete días de enero", de Juan Antonio Bardem,

es lo que más se puede parecer a eso.

Yo, vista la película hoy, me aguanta mucho mejor la parte política,

que la parte policial.

Siempre hace la misma pregunta a los integrantes del Partido Comunista.

-Tú, ¿por qué militas?

-¿Yo? Vaya pregunta, ¿no?

-¿Le puedo hacer una pregunta tonta?

Usted, ¿por qué milita?

-Esa pregunta que se repite, y que lo que viene a decir en el subtexto

es que todos son muy dogmáticos en ese sentido,

y es casi los ideales como una religión, como una fe...

Yo creo que esa parte es la que aguanta mejor.

-Qué trabajo tan especial el suyo, señor Areta.

-Bueno, es un trabajo tan malo como otro cualquiera.

Duermo poco, ando mucho...

y lo que veo no me gusta nada.

Ayer vimos "El crack dos", hace unas semanas veíamos "El crack",

también en el contexto de una semana de cine policíaco,

en aquel momento nos acompañaba Enrique Urbizu en el coloquio,

y decía que "El crack" había sido una película fundamental

para los directores que habían querido aproximarse al género,

como era su caso.

Yo creo que es una película final de una época,

ahora estamos en el final de otra época,

es una España que acaba de salir de una dictadura,

y que todavía hay titubeos en lo que va a ser la democracia,

hay corrupción, policías buenos, policías malos...

Es un mundo muy confuso en los dos cracks, ¿no?

Pero yo creo que habría que hablar de Alfredo Landa,

porque "El crack" es mucho Alfredo Landa:

su manera de mirar, de andar, de matar...

Cuando encuentras a un actor de esas características, piensas:

"No puedo desaprovechar esta ocasión, y hay que poner toda esta historia,

si no a su servicio, sí en función de lo que él representa, ¿no?".

-Pasar de un señor que en las playas hacía de latin lover,

y a las suecas las perseguía, y se le daba muy bien, y tal y cual,

a hacer a un señor hierático, que solo trabajaba con los ojos,

introvertido, y con pistola, ¡uf!,

la cosa tenía sus pelendengues.

Sí, sí, sí, sí.

Fue un gran reto, yo creo que el mayor reto de mi carrera, fue ese.

-Y él representaba un poco las claves del noir.

No juegan al póquer, porque juegan al mus,

no tiene la gabardina, la trinchera que llevaba Bogart,

lleva unos niquis apretados...

Hay como una especie de geografía moral, y física a la vez,

que es lo que a mí... Esto lo digo ahora,

cuando hice la película, quería hacer una película

que funcionara bien en taquilla, y que gustara a la gente.

Pero creo que por un lado está la ciudad...

Madrid es...

lo que es toda España, pero...

todavía mordida, con las fachadas, con las calles,

no tiene nada que ver con lo que es ahora España.

Y por otro lado, una geografía moral,

la gente con la que todavía... estaba mezclado

los que no se habían tenido que retirar,

los que sí les habían retirado,

los que estaban llegando, es decir,

es el final de un tiempo, y yo creo que eso es lo que más está quedando

hoy día de "El crack", manera moral de enfrentarse a una nueva España

después de muchos años de dictadura.

-Cuando se pierde la confianza en quien manda,

lo mejor para no criar úlceras, es largarse.

-Yo quiero añadir, añadir más a lo que dice José Luis, imposible.

Pero yo quiero... la utilización del paisaje,

la utilización del paisaje, y cómo saca los malos de arriba,

y los malos de abajo, es decir, dos mundos, subterráneo y Madrid,

que desgraciadamente lo conoce José Luis,

o afortunadamente, yo también lo conozco,

de esa época, lo conozco perfectamente.

Cervino, de su jefe, de jefe superior de Policía,

está envidiable el cabrón del Cervi, ¿no?

Pero también está estupendo en "El crack",

como ladrón, conocéis a Cervino, ¿no?

-Sí, le conocemos. Sí.

Es que es un actor increíble, y en esta, el moro,

el ayudante, el moro, es un hallazgo perfecto,

literario, si queréis, de relato cinematográfico,

que hace contrapunto con él, y contrapunto con su jefe.

Rellán.

Y la figura de Bódalo, hace de comisario como nadie,

parece que nació comisario ya Bódalo. El abuelo.

Bueno, llamarlo el abuelo...

Evoca una época, y crea historia.

Hemos citado a varios de los actores,

pero también está Arturo Fernández, que en su momento

perteneció a ese cine policíaco de los 50,

y la recuperas como malo, eso es interesante, verle en...

Un tipo que es un galán, sigue siendo un galán,

pero claro, con un trasfondo más...

"Nuestros medicamentos no matan, lo único, que no curan",

es de un cinismo fantástico.

-Nuestros medicamentos no matan, Areta,

lo que sucede, sencillamente,

es que no curan.

-Esto lo estamos viendo ya desde hace ocho o diez años,

que salen personajes como Arturo, pero cada vez más, es una cosa...

-Eso está muy bien, cómo ese personaje de fachada impoluta,

cómo salen las niñas, preciosas, la casa perfecta...

Me gusta mucho también cómo introduce la actualidad española de la época,

cuando se nombra lo del aceite de colza.

-Madero, mucho ojo.

Lo de la colza, una broma al lado de lo que pueden hacer esos.

-El aceite de colza había sido muy poco antes,

el aceite de colza mató a mil y pico personas, eran 20 000 enfermos.

-Que no era la colza.

-Y esa relación entre lo de los medicamentos y el aceite de colza,

de la realidad social española del momento,

eso es muy de cine negro, y eso está muy bien.

Vamos a pasar a "Al límite", la película que hemos visto esta noche,

en 1997 estrenas tu cuarta y última película,

decías que no creías que hubiese más, bueno, eso ya veremos.

Aquí el protagonista es Juanjo Puigcorbé,

a quien estamos acostumbrados a ver en un registro totalmente distinto,

en el de la comedia, y tú le pones como un psicópata.

Es un asesino, hay que detenerlo y meterlo en la cárcel.

Me importan un bledo sus razones. -Pero a él si le interesan las tuyas.

Tú me interesas.

-Siempre pensé que era un grandísimo actor,

y en esta película, la verdad es que...

Era ya la tercera película que hacía en el mismo género,

tampoco era un género policíaco lo que yo intentaba hacer,

porque en el fondo eran guiones de Agustín Díaz Yanes,

y eran más intriga, en abstracto,

que el que fueran policíacos o no fueran policíacos.

En este caso sí eran policías, en los otros casos no eran policías,

el que llevaba la trama, y que iba investigando.

Y en el caso de Juanjo, le dimos una vuelta de tuerca,

yo creo que funcionó, él se lo pasó fenomenal, y nosotros también.

-Yo me siento cómodo en lo que en principio

tiene posibilidades de hacerse bien.

Yo me he sentido muy cómodo en este personaje, sí.

Aquí tenemos también el asesino en serie, volvemos,

el asesino en serie, volvemos... A lo que decíamos antes, sí, sí.

Está muy bien, me llama mucho la atención también que no sé si...

Eduardo lo sabrá mejor, no sé si es una de las primeras veces

en las que se incorpora una mujer protagonista con ese tipo de trabajo.

Ese tipo de trabajo, jueza de instrucción, es evidente

que en la vida social española estaba absolutamente arraigado,

no tanto el reflejo cinematográfico de presentar a una mujer

como jueza de instrucción, y demás.

-Sí, fue Tano, Agustín Díaz Yanes,

se planteó, él siempre busca que los protagonistas

de sus películas, las que él escribía, fueran mujeres,

en este caso, investigamos y había muchísimas jueces,

y estaba la carrera judicial plagada de mujeres.

Otra cosa es que no se reflejaba cinematográficamente.

-El cine no lo había reflejado, y es muy bueno.

-Parecía que tenía que ser el juez el que diera las instrucciones,

pero bueno, en este caso, al final dijimos: "Encima, que sea guapa,

y que sea una imagen de simpática".

Pensamos en Lydia Bosch, venía de hacer "Médico de familia",

era una estrella en España, de la amabilidad y la sonrisa,

y dijimos: "Es el personaje que realmente podemos,

va a caer bien, teóricamente, parece que enseguida va a ser la mala,

y la van a machacar", pensamos que ese contraste

iba a ir muy bien a la película.

Luego, es verdad que al ser una coproducción con Francia e Italia,

trajimos a Béatrice Dalle, que para mí era una estrella

después de haber hecho "Betty Blue",

era una cosa que no pensábamos ni que pudiéramos tener acceso a ella,

por la parte italiana, el coproductor era el hijo de Bud Spencer,

que tenía una productora en Italia,

entonces, cuando estábamos buscando un actor que hiciera de policía,

dijo: "No, que nos lo hace mi padre". (RÍE)

Dijo: "Nos lo hace mi padre, ahora viene de Los Ángeles",

y vino y nos lo hizo, y fenomenal.

Agustín Díaz Yanes, con quien habías trabajado anteriormente.

Yo, las tres películas que había hecho,

las había hecho con el guion de él, y con él sentado al lado.

Cuando él se pone a dirigir, ya se había hecho las dos películas,

"A solas contigo", y "Demasiado corazón" conmigo,

sentado al lado del monitor.

No fue a dirigir "Nadie hablará..." sin haber pasado por un rodaje,

simplemente de escribir y ponerse a dirigir.

Se pasó, como si fuera un meritorio de dirección,

pegado al monitor, aprendiendo,

y aprendió mucho mejor de lo que yo lo hacía,

como se ha demostrado después. Dos años antes estrenaba

"Nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto".

Yo creo, que por ejemplo, el personaje de Béatrice Dalle, le da...

como cierta inquietud continuamente a la película.

Está muy bien, no lo digo porque sea extranjera, francesa,

sino porque me parece que aporta algo distinto,

que es muy difícil que lo aporte una actriz de aquí.

Le da como una especie de inquietud a la película.

-Tiene un físico muy especial.

-Y ella era inquietante.

-Igual ella muy especialita también, ¿o no?

-Ella era muy especialita...

Pero Béatrice era... -Es un contrapunto muy bueno.

-Pero Béatrice es otra historia.

No sé si visteis la película que hizo con Abel Ferrara.

-Sí. -Sí.

-Béatrice se te ponía delante, te hablaba,

te miraba con los ojos negros, así, te miraba...

Yo hablaba con ella en castellano, ella chapurrea el castellano,

te hacía unas preguntas de unos niveles,

que tenía que buscar a Tano, "Oye, Tano, ¿cómo arreglamos esto?".

Era muy inquietante, ¿eh?

-Lydia da como serenidad a la puesta en escena,

pero ella es inquietante.

-Sí, pero Lydia tiene un papel pasivo en la película.

-De las pocas veces que he visto una coproducción

donde están muy bien elegidos, un italiano, una francesa,

está muy bien, y eso le aporta, yo creo, a toda la puesta en escena,

que sea distinta, o que sea inquietante toda la película.

Por eso metía eso que hablábamos antes, de la lluvia, también,

para crear cierto clima extraño, que no es lo mismo...

-Sí, las secuencias de la lluvia las rodamos en agosto,

eso, al final... -La lluvia vale mucho dinero.

-La lluvia vale mucho dinero, pero te marca mucho las historias.

-¡Ven, corre! -¡La manguera, cúbreme!

Juan, has escrito mucha novela negra,

también dirigiste una película. ¿Cómo fue la experiencia?

Lo primero, yo creo que hay otra mirada, otra mirada especial,

no es la de novelista, sino la de cineasta.

Hay una manera de mirar, del tempo, que tú lo haces muy bien,

el tempo, que también hay un tempo en la literatura.

Yo esto lo hago, hay escenas que son más largas escribiendo,

más cortas, etc., ¿no?

Otra cosa que me fijé mucho es el increíble mando

que tiene un director, es un frau. Y otra cosa, aparte del mando,

que se manda "Oiga, me puede poner el cuello así",

"¿Me pongo un cigarro?", "No", "Sí". "Déjame, que estoy tal".

"El peinado me lo echo para el lado, para la izquierda...".

Es decir, te están preguntando cosas.

Y no me di cuenta de algo muy fundamental,

que es lo que tardan los eléctricos en plantearme el plano.

Yo decía: "Pero bueno, cuatro horas, es imposible".

Venían amigos a ver rodar y decían: "Coño, estás haciendo diariamente

nada más que dos planos". "Coño, es que no me dan tiempo".

Y el montador me decía: "Juan, no hay planos suficientes",

yo me ponía cada vez más nervioso, me salieron heridas en el labio,

de estar histérico.

Dije: "Jodé, qué trabajo más grande".

Dije: "Me voy a dedicar a hacer novelas, es lo que me gusta...".

(RÍEN)

Es más duro el parto de una película que el de una...

Una película está fuera de mis posibilidades,

ya de ese entrenamiento.

¿Qué opinas de las que se han adaptado tuyas?

Hemos visto "Días contados",

la vimos aquí hace tiempo. No, se han adaptado tres.

Sí, esa es una de las que hemos visto, ¿qué opinión tienes?

¿Te quedas con tu novela antes que con tu película?

¿Te han gustado? ¿Has estado satisfecho?

¿Han reflejado bien ese universo?

Sí, me he dado cuenta perfecto,

hay escritores que no permiten que toquen su película, entonces,

me da igual, una cosa es la novela, y otra cosa la película.

Yo le dije a Imanol: "Tu haz lo que quieras",

porque empezamos a hacer el guion juntos.

Pero cuando me vino con lo de esto, dice: "Esto es tuyo, tío,

yo ya no voy a hacer el guion", pero no enfadado, no...

No es lo habitual, ¿eh? Eso me dijo.

Vino él con un ramo de flores a mi casa,

porque decía: "Mira, quiero cambiar el guion", y yo: "Cojonudo.

Oye, muy bueno, buena idea". Se miraban los dos...

Unos abrazos allí nos dimos... "Pa' ti, es tuyo".

Pero tú no puedes fijarte, "Es que se parece mucho al tío Luis, o no".

¿Qué importa que se parezca a la novela, o no?

Es otra cosa, por el amor de Dios, soy dueño de la novela,

él, el dueño de la película.

¿De qué salud creéis que goza el cine policíaco ahora mismo

en España, en la actualidad?

Ahí tienes "La isla mínima". -Claro, "La isla mínima"

es la mejor película de los últimos años,

y luego, una serie de películas, yo creo que más comerciales

que de gran calidad, pero con una comercialidad fenomenal,

películas como "El niño", como "Celda 211",

está muy bien, también. "Toro" se ha estrenado ahora.

(ASIENTEN)

De Kike Maíllo.

"Toro" yo creo que sí que impulsa una aureola de arte

alrededor del entretenimiento, de Kike Maíllo,

pero bueno, yo creo que está siendo un cine muy comercial,

y al ser comercial, se van a seguir haciendo.

Todas las grandes producciones que se están haciendo ahora,

lindan con el cine policíaco. -Sí, ya no quieren...

O como las novelas, "Vamos a hacer un cine de calidad.

No, vamos a hacer un cine que se venda".

Y eso, eso es imp... Lo mismo que las novelas,

no son ni buenas ni malas, son que se vendan, o no se vendan.

Eso, generalmente va a degenerar la cultura,

degenerar la cultura y las artes, no cabe duda.

Cuando lo importante es que sea vendible o no.

-Hay un poco de todo. -Sí, pero ahí, al final,

tienes los géneros, y se van a seguir haciendo,

el policíaco se va a seguir haciendo,

la comedia se va a seguir haciendo,

el histórico se va a seguir haciendo,

y además, el cine de autor, ahí contarán historias muy personales,

hechos reales, supongo llamados true stories,

que contarán realmente hechos evidentes,

pero yo creo que el thriller se va a seguir haciendo,

y ahí tienes las televisiones,

al final, las series son thrillers, o son comedias, o históricas.

Y eso va alimentando que las películas...

que esa línea se va a seguir.

En "La isla mínima", se mezcla un poco el autor,

la calidad y la comercialidad,

y en "Toro" se despega la comercialidad totalmente.

Pero bueno... O en "El niño".

Pero luego hay películas que sí van, digamos, cosiendo,

el que sean comerciales y buenas. -Sí.

No sé si queréis decir alguna cosilla más,

si no, lo dejamos aquí,

en la actualidad.

Que sigáis poniendo todas las semanas cine español.

(RÍE)

Ese es nuestro compromiso, es el compromiso de La 2, y eso...

Que sigáis poniendo cine español, como sea.

-Yo creo que este programa ha venido a hacer un descubrimiento

maravilloso para mucha gente, y es que el cine en España en los años 50

era buenísimo, sobre todo con unos intérpretes extraordinarios.

Yo creo cada vez más que el cine es una buena historia,

y unos buenos actores, con eso, no necesitas nada más.

Y en España ha habido unos actores excepcionales,

porque eran gentes de varias generaciones,

de los que iban con la maleta recorriendo España,

y haciendo teatro, la damita joven pasaba a ser luego la protagonista,

luego la mujer de carácter, el chico joven... Eran buenísimas,

te ves películas, pues eso, de Sáenz de Heredia, de Berlanga,

"Todos los que salen, 50, son buenísimos".

Muchas gracias a los cuatro, un placer teneros aquí esta noche.

Muchísimas gracias a ti. Gracias, de verdad.

Ya sabéis que en "Historia de nuestro cine"

nos gusta de vez en cuando dedicar la semana a títulos

que no son fácilmente calificables, que denominamos "raras avis",

por uno u otro motivo.

Los cinco títulos seleccionados para la próxima semana son:

"Vida en sombras", "Tenemos 18 años",

"Ese oscuro objeto del deseo",

"Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón",

y "Acción mutante". Hasta entonces, disfrutad del fin de semana. Adiós.

(Música créditos)

  • Coloquio: Cine policiaco

Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine policiaco

10 jun 2016

Elena S. Sánchez charla con los directores de cine José Luis Garci y Eduardo Campoy, y con el escritor Juan Madrid; sobre el cine policiaco y las películas emitidas en la semana.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine policiaco" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine policiaco"
Clips

Los últimos 765 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios