'Héroes invisibles' es una serie documental cuyo protagonista es un español que abandonó su cómoda vida en España para intentar mejorar las condiciones de los más desfavorecidos en el extranjero. Violencia, narcotráfico, inmigración, terrorismo o pobreza extrema son algunos de los temas que se retratan en los diferentes destinos: Kenia, Camboya, Honduras, Mauritania, México, Costa Rica, Jordania, Nepal, India, Mediterráneo Central, el Líbano, Etiopía, Ecuador, Estados Unidos, República Dominicana y Zambia.

La serie de documentales está dirigida por Víctor Cerdán y cuenta con los reporteros, Merche Forner, Omar Razzak y Tábata Peregrín, y con los operadores de cámara, Elena Fernández y Alberto González. Un equipo con larga experiencia en la elaboración de este tipo de documentales bajo la dirección de producción de Marta Manzano y la producción ejecutiva del periodista y escritor Manuel Cerdán.

4299558 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Héroes invisibles - Zambia - ver ahora
Transcripción completa

Son niños huérfanos, el poco dinero que recaudan es para comida.

(HABLA EN INGLÉS)

Aquí si bebes, bebes hasta que acabas tirado por los suelos.

Ese niño, por ejemplo, juega con una botella de cerveza.

Él se fue con otra mujer y ella, al llegar a casa,

pues se puso en su sitio, él decidió que hablaba demasiado

y le tiró un cazo de agua hirviendo.

El consumo de marihuana está supernormalizado

y la gente fuma delante de sus hijos

porque no entienden que es algo malo.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

La pregunta de que si estamos cambiando algo

me la hago muchas noches. Me cuesta verlo muchas veces,

pero creo que sí, que estamos cambiando vidas.

Para mí, vivir sin intentar igualar las injusticias que hay

en este mundo, es impensable.

Muchas veces llegué a decir que ojalá fuese negra

porque no viviría con ese sentimiento de culpabilidad

de que mi color ha sido culpable de tanto dolor en el mundo.

Antes de empezar la carrera yo era una chica normal.

Vivía en La Moraleja, me preocupaba lo que me iba a poner

el viernes por la noche, mis amigas, el chico,

fulanito y esas cosas que no son tonterías, pero, bueno,

es lo que nos llena nuestro día a día en Madrid.

Me empezó a llenar un sentimiento de culpabilidad

permanente de que si no hacía algo por alguien más que no fuese

por mí, no estaba tranquila.

Y por eso estudié medicina

Era como lo obvio, si soy médico, puedo ayudar.

Aterrizamos aquí cinco personas

y hace dos años y medio fundamos Kubuka.

Identificamos muchas necesidades, por un lado vimos la educación

como un gravísimo problema, la secundaria inaccesible

para la mayoría de la personas por las tasas

y la primaria de una calidad bajísima.

Y estaban con 12 años en la calle sin nada que hacer

que llevaba a fumar porros, beber alcohol, relaciones sexuales,

embarazos de 12 años, de 13 años.

(HABLAN EN INGLÉS)

Al principio el VIH estaba en un 30 y pico por ciento

que es altísimo. Siempre pensaba que estaba aquí haciendo un poco,

jugando con los niños negritos, suena mal, pero creo que es

el concepto que tuvieron mi familia y amigas de mí hasta hace muy poco.

Y no, es todo lo contrario, yo me levanto a una hora,

me acuesto a otra, tengo responsabilidades,

obligaciones, tenemos un equipo de 40 personas,

departamentos, no es un juego.

Katheryn es una mujer muy fuerte que además no es consciente

de lo fuerte que es, una superviviente para mí.

Ha tenido 10 hijos de los cuales se le han muerto cinco,

se quedó embarazada por primera vez con 12 años

de un hombre mucho mayor que ella que hasta hace dos meses

vivía con ella, alcohólico, la pegaba

y hace un año él la contagió a ella de VIH porque

de estar con otras mujeres, pues trajo la enfermedad a casa.

Y, ahora mismo, él se fue con otra mujer, cosa que a ella

le duele, pero a la vez, le ha liberado.

(HABLAN EN INGLÉS)

Le tiró un cazo de agua hirviendo porque él se fue con otra mujer

y ella, al llegar a casa,

le dijo que... pues le puso en su sitio

y él decidió que hablaba

demasiado y le tiró un cazo de agua hirviendo.

(HABLAN EN INGLÉS)

El trabajar con gente enferma de VIH o tuberculosis

y al estudiar medicina soy más consciente

de que no es la muerte súbita.

Croe que hay mucho estigma y poca concienciación

acerca de lo que es el VIH y la tuberculosis,

pues yo no tengo miedo a esas cosas porque sé

que no son tan graves y el abrazar a una persona

con tuberculosis, darle un beso, no me produce miedo ni respeto.

Siempre que vuelvo a España me hago prueba de todo.

Yo llegué a Zambia hace 10 años y hace dos años y medio

Kubuka ha construido un colegio, apadrinado a 105 niños,

impulsado un huerto con objetivo de ayudar a la comunidad

de huérfanos y enfermos de VIH,

abrió un restaurante que tiene ahora ocho empleados.

Tiene un proyecto deportivo para dar una opción de ocio

saludable a los niños de la comunidad de Muandi

en vez de alcohol y drogas con ahora unos 150 niños.

La palabra "kubuka" significa 'despertar'

Y ellos llamaban kubuka a cuando

salieron de la colonización por los ingleses.

Es cuando Zambia, pues kubuka, ¿no...? Se despertó.

En la granja tienen como 105 berenjenas gigantes

y los voluntarios que estén sin hacer nada,

con las berenjenas en la mano

en plan: "Hola, las estamos vendiendo".

Ahora me dicen que venden tres berenjenas a cinco kwachas.

Yo creo que no es un beneficio, tienen que venderlo más caro.

Beatriz es una voluntaria

que de cara al proyecto de la granja, ayuda mucho

a toda la parte técnica, de las setas, sobre todo.

Luego, me contaban que se les rompió la electricidad.

Sí, necesitan que venga un electricista.

Hola, Sofi, necesitamos un electricista.

¿Estás con Vincent?

Vale, pues gestióname el que tú veas y me llamas, ¿vale?

Pues estar aquí, por ejemplo, tres días sin luz

quiere decir que no podemos regar.

Muchas plantas pueden morir,

entonces perdemos la producción de esa temporada.

Conseguimos dos kilos, vas a flipar.

El dinero que les paga el Royal no les da ni para pagar la luz

de las setas y cuando vayas al Royal...

Es un hotel de lujo, está siempre lleno de clientes.

Vendemos una grande y dos pequeñas

por cinco kwachas.

Para recibir una buena recompensa para mí,

una recompensa que me llene,

sé que a lo mejor hay que estar un año.

Para tres meses vale casi cualquier persona

porque son tres meses, el primer mes te instalas,

el segundo mes qué bien me lo paso y ya te queda un mes

de vuelta y te da igual no tener jamón, una cama cómoda.

En tres meses eres un recuerdo, no eres ningún cambio.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Nosotros estamos más acostumbrados a comprar y regatear el precio

que a vender regateando precio.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Lo importante no es la berenjena

en sí porque una berenjena es nada.

Pero, claro, si consigues vender esa berenjena, esos ingresos

van para una comunidad.

Una berenjena puede ayudar a toda una comunidad.

(HABLAN EN INGLÉS)

Vendimos todas.

El Royal Livingstone es un hotel colonial

plantado en el río Zambeze al lado de las cataratas,

pero, creo, porque el gobierno les obliga,

lo intentan trabajar e impulsar proyectos a la comunidad

como por ejemplo el huerto donde trabaja Kubuka.

¿Sois españoles? Sí.

Yo también. Ay, qué bien.

Vinimos a vender unas verduras.

Berenjenas. -Hala, qué berenjenas más buenas.

La gente que viene al Royal Livingstone

es un perfil que yo no conozco.

1000 euros te puede costar la noche.

Llevo viniendo 10 años aquí,

soy médico, pero me falta hacer la residencia.

Pero hace tres años fundamos una ONG y trabajamos para ayudarles

a ellos a empoderarse y a ser sostenibles.

Pero ellos estar dos días sin comer es normal.

¿Es normal? Sí, sí.

Con la gente que conocemos, sí. Llevo tres meses aquí solo.

Soy ingeniera agrícola y me gusta venir aquí,

tocar las hojas, coger, quitar los frutos,

remover la tierra, sembrar, si hace falta.

Os dejo mi email por si acaso, tú que eres médico,

me escribes un mail y te vienes aquí a operar cataratas.

Claro que sí. Vale.

No digo que no disfruto de los lujos, obviamente,

soy humana, pero no tengo ninguna envidia a vivir así.

Ninguna.

¿Cuántos kilos teníamos?

(HABLAN EN INGLÉS)

Al ser blanco puedes llegar al hotel de cinco estrellas

y decir: "Hola, trabajamos con un huerto".

Pero si Phillip viniese solo, no le harían ni caso,

entonces viene conmigo para que le conozcan

y a partir de ahí, él sea la unión

entre el hotel de cinco estrellas o el restaurante y su huerto.

Aquí pone que ha recibido de Maram Mahoem, la cantidad de,

pues son dos kilos a 35 kwachas el kilo,

70 kwachas por dos kilos de setas.

Aquí, nuestras setas las compran a tres euros el kilo

y a lo mejor, el plato lo venden a 20 euros.

Pero como hoy los acróbatas actuaban en el Royal Livingstone

cuando acabaron les dio dos euros para los cuatro acróbatas.

Dos euros.

(HABLAN EN INGLÉS)

El ir por la calle y ver a los niños recogiendo

cuatro, cinco botellas de plástico

porque por eso les dan unos céntimos de euro

con los que compran un poco de agua, pues sí,

duele ver eso, te encantaría coger al niño,

llevártelo a casa, darle de comer, darle todo lo que necesita,

pero eso no sana el problema de base.

(HABLAN EN INGLÉS)

Han escondido las botellas ahí para que nadie se las pueda robar.

-Hay muchísimos niños, cientos, que no van a la escuela,

que no tienen qué comer. Como, realmente, tenemos impacto

es como hace Kubuka con estos proyectos

bien planteados y formulados

y empoderando, realmente, a la población local.

-Son muchos los problemas que tienen aquí la gente

y muchas veces no puedes hacer nada

o cómo puedes hacer algo, pero no debes.

Le doy dinero o no, le compro comida o no.

¿Por qué a él sí y a otro no? A mí me han dicho muchas veces:

"Sofía, es que hay que enseñar a pescar no a dar la caña".

Estoy de acuerdo con eso, pero si puedo darles la caña yo,

puedo hacer ambas cosas, enseñar a pescar y darle la caña.

(HABLAN EN INGLÉS)

Para comprar agua.

(HABLAN EN INGLÉS)

Sí van al cole, pero es hora de estar en el cole

y no lo están. -Una infancia digna,

pues no tener preocupación de: "Mi padre viene y me puede pegar

esta noche por que bebe".

"No sé si comeré esta noche,

no tengo zapatillas para ir a la escuela".

Esas preocupaciones no las debería tener un niño

o una niña, solo deben pensar en aprender

y en jugar, eso es una infancia digna.

Son niños huérfanos, el poco dinero que recaudan

es para comida. Cogen metales para venderlos.

¿Y este niño qué lleva, alcohol? Pero vacío.

(HABLAN EN INGLÉS)

Ves a niños de 14 y 7 años con sus hermanos

andando durante hora y media pidiendo todo el día

y el poco dinero no se lo quieren gastar en el taxi,

en transporte a casa.

(HABLAN EN INGLÉS)

Lo malo es que muchas veces no hacen cosas porque si vienen

ahora con nosotros pues no recogen lo que tenían que recoger.

No llevan dinero a sus familias y no tienen para cenar,

o sus familias les castigan.

Intento ir a misa todos los domingos,

pero a veces se me complica la cosa.

Creo que si crees que hay algo todo es más fácil.

(CANTAN)

Muchas veces te puedes sentir sola. Desde que estoy en Zambia,

hablo con Dios, le cuento mis cosas, mis problemas.

Como si fuese un amigo.

Me sirve mucho para desahogarme.

(CANTAN)

Acabamos de llegar a casa de Alvin y vamos a ir ahora a limpiar.

Una vez al mes, hacemos ayuda a la comunidad.

El objetivo es que los niños aprendan a ayudar a su comunidad,

que sepan que si ayudan, su comunidad va a crecer.

Aquí, por respeto, cuando hablas a una persona mayor,

te tienes que arrodillar, no puedes hablarle a su altura

ni por encima, siempre por debajo.

Viven ellos dos solos, estos dos señores mayores.

Él está enfermo, tienen 85 años, que no es lo normal.

Aquí la media de edad son 65. Tenían hijos, pero han muerto ya.

No pueden limpiar como deberían, y no pueden limpiar el jardín

como querrían limpiarlo.

Su casa es de barro y la limitación de su casa es paja.

A mí me encanta esto. Me encanta conocer

a gente de la comunidad, ver cómo estos niños

vienen aquí porque sí. Yo también poder ayudar

y poder limpiar algo... Me gusta muchísimo.

No hay que convencer a los niños de hacer este tipo de cosas.

Ellos mismos quieren hacerlo. No tienen televisión ni juguetes.

No tienen nada. Pues me voy a limpiar,

que me divierto más, estoy con mis amigos...

Estoy con Sofía.

Porque es rubia y con ojos azules, pero podría ser negra.

Está integradísima.

Sube a los árboles... Superactiva.

En eso se parece a Elena. Las dos son muy activas.

Hay que recoger todo esto, cortar ese árbol.

Y quedaría limpia toda la parte de atrás.

Un día me llegó un chico de 20 años

y me dijo que había dejado embarazada a su novia.

Le pregunte que qué tenía pensado hacer, qué se le había pasado

por la cabeza, y me dijo que desaparecer.

Le dije que eso no era una opción, que si ella estaba embarazada,

él estaba embarazado, que era algo de los dos.

Acabó abortando, pero que una persona me confíe

un secreto tan grande, me gusta.

Intento dejarme la piel siempre en todo lo que hago.

El regalo es una botella de aceite de dos litros y jabón para ropa.

Para nosotros es algo normal que tenemos en casa,

pero aquí es un lujo el poder cocinar con aceite

y el poder lavarte la ropa con un jabón.

Se lo están agradeciendo, pero están pidiendo

a ver si les podemos dar dinero para poder comprar comida.

Esas pelotas las hacen ellos con bolsas de plástico y una red.

Cuando hago algún deporte, me gusta hacerlo bien.

No es que sea competitiva, sino que me gusta demostrar

que lo sé hacer bien.

¡Quin! ¡Quin!

Para que te consideren uno de ellos te tienes que creer tú

que eres uno de ellos. Me meto a jugar al fútbol,

al vóley... Si haces su vida, te consideran como un amigo más.

Cada vez cojo más costumbres suyas. Por ejemplo,

si te hacen una pregunta y quieres decir que sí,

haces un simple así... Y ya te entienden.

Que cuando lo hago con ellos, me entiendo fenomenal,

pero cuando lo hago en casa me quieren matar.

El tener los pies negro todo el día...

Esto es sociano yo creo.

Me gusta esta cultura.

(GRITAN)

La idea del proyecto deportivo es tener a los niños

todas las tardes ocupados haciendo deporte

en vez de que estén en sus casas sin hacer nada

o cogiendo malos hábitos.

Joyce es Mamá África, es mi madre africana.

Y es la mujer que ha hecho que todo esto sea posible.

Me dio la oportunidad de apadrinar a dos niños.

Yo le mandaba el dinero... Mucho dinero desde España.

Y tenía justificado hasta el último céntimo de euro,

y "toma, te han sobrado dos euros y medio".

Elena vino aquí un verano, unos meses, conoció a Joyce

y se enamoraron la una de la otra, y diez años después

han montado la ONG juntas. Ella es la directora aquí.

Es como nuestra madre aquí. Nos cuida muchísimo.

Es luchadora a su manera, en silencio.

Es una heroína invisible. Lo hace todo en segundo plano.

"Ve tú, Elena; habla tú, Elena". Y ella es la que me dice

lo que tengo que decir porque es la que tiene

la visión y el corazón.

"Mutinda" es la primera que llega y trae más personas.

Casiya está a unos 50 kilómetros de la ciudad.

Los que pican la piedra en las minas son los hombres.

Luego, las que la pican pequeñitas y la venden

son todo mujeres.

Y luego mira, allí hay niños muy pequeños,

de diez u once años, picando piedra.

Vienen muy pronto por la mañana a ver quién consigue trabajo,

y luego se tirarán hasta que se vaya el sol,

que ya todos se van a sus casas.

Como tres o cuatro horas andando, y se lo pretendía patear

con los dos niños pequeños.

Muchas veces nos ha pasado yendo a Casiya

que somos dos personas, y como vayas con un coche grande

puedes acabar con 20 personas, ocho cabras, gallinas...

(CANTAN)

No sé dónde poner las manos.

Me tengo que ir, y no podría hacerlo si Sofía

no estuviera aquí. Lo lleva dentro, es una zambiana.

En un coordinador lo más importante es tener la visión,

y esa visión la tienes si lo llevas dentro.

Es muy humilde. Es un poco como yo,

no ve otra razón de vivir que no sea

hacer algo por los demás.

No me dejo de sorprender: va descalza por la calle,

se retoza por la tierra roja, se mete a jugar partidos,

trepa los árboles, va descalza... La ves rubia, con los ojos azules,

que podía ser una princesa, pero luego no lo es para nada.

Este profesor está trabajando prácticamente diez horas

de forma gratuita. En teoría es el gobierno

el que debería poner un profesor y pagarle, pero se lava las manos.

Ahora que Elena se va noto que me presiono más

a mí misma, me toca dar el paso, no tener a Elena ahí siempre.

Esta vez soy yo. No estoy sola, obviamente,

pero tengo mucha presión encima porque quiero hacerlo muy bien

y no sé si voy a llegar a hacerlo tan bien como lo ha hecho Elena.

Es muy difícil.

¿Aquí exactamente quiénes viven? El jefe de Casiya.

Él vivía en esa casa con la primera mujer,

que tiene la casa de ladrillo. La segunda mujer vivía en esa casa,

y él es el que se cambia de casa: tres noches en una casa

y cuatro en otra...

Lleva un pedo de colores.

No hablan como si esto fuese una desgracia.

Aquí una mujer ve como pegan a otra mujer

y ni se inmutan.

Si cocinan algo que al marido no le gusta, a lo mejor le pega.

Si es que les da igual. "Quiero ser la única mujer

de mi marido, no quiero una relación polígama".

Y si él quiere una relación polígama me aguanto.

No es que no quiera que cambie. Es que no se imagina

que pueda ser de otro modo. La de naranja es la hija,

y la mujer sentada a la izquierda es la primera mujer.

El hombre no va a cambiar. Si cambia algo

es que ella decida que se pira, se va, les deja a ellos ser dos.

El hombre zambiano es así y es muy difícil que cambie.

Además de las dos mujeres, puede tener cuatro y amantes.

Y luego traen las enfermedades a casa.

Mira lo que me dice delante de ella.

Dice: "¿Ves que bien? Nos ayudamos la una a la otra".

¿Ella es la segunda mujer? Sí.

Ser la primera mujer es mejor, ¿a que sí? ¿Ves?

Ese es el problema de la gente de África.

Como no tienen visión de que puede haber un cambio,

no cambian. Esta mujer, cocinando;

esa mujer, fregando los platos; esa, preparando el agua

para bañarse... Y ahí detrás están los tres hombres plantados

con su radio, y su cerveza esperando a que esté la comida.

Y luego ellas se quedan aquí dentro y comen de la olla.

Flipas, ¿no?

Aquí mi propio jefe soy yo. Para mí es compromiso.

Yo me levanto porque es mi compromiso el que me lo dice.

Mi compromiso es mi jefe.

Con Zam Mex tengo una responsabilidad grande

porque soy el voluntario que está encargado de ello.

Nuestro objetivo es tener ingresos como para financiar

otros proyectos. Están esperando que dé beneficios

De momento no lo está haciendo.

Hemos encontrado un sitio donde nos venden la vaca entera

y la guardan para nosotros, y se usa todo de la vaca.

Las tripas, pezuñas... Creemos que al final

la responsabilidad debe caer en la gente local,

nosotros en algún momento nos vamos a ir.

Y que sientan que su trabajo influye en los proyectos.

Lo único que puede salvar a Zam Mex es la temporada alta

que viene ahora, buena temporada de turistas.

El dinero que vamos a recibir lo vamos a invertir en márquetin.

Yo creo que estamos perdiendo dinero con los platos.

¿Cuántos ingredientes tenemos en cada plato?

Aceite, carbón, lo metemos como coste fijo del restaurante.

Y él tiene que saber que siempre tiene que poner

la misma cantidad. Pedazo de burrito, ¿eh?

Me gustaría ver como un día termina el mes,

voy a Zam Mex, se puede coger dinero

y con ese dinero empezar o fortalecer otro proyecto.

Este dinero llevarlo, por ejemplo, a Save Haouse

y comprar alguna nevera para las niñas

que les hace falta. Sería ya... Se me ponen los pelos de punta.

El proyecto Zam Mex. Es como muy tarde que tenemos

la reunión de coordinación. Estará el plan financiero hecho.

Yo no lo veo muy factible. Es que lo he hecho

y no he tardado dos días. Me parece fenomenal

y me parecería la leche que estuviera para el lunes,

pero lo veo imposible.

Nunca, nunca te van a ver igual tus compañeros

cuando eres coordinadora a cuando eres una voluntaria más.

Nunca he sentido que han hecho migas conmigo

como las han podido hacer con Sofía.

Es normal que esa persona luego no le apetezca

reírse conmigo en la comida porque he criticado su trabajo.

Y no ha sido fácil. Me he hecho un poco de hierro ya.

Me da igual. Tengo que decirlo por el bien de los proyectos,

y si no hago amigos, tampoco he venido a eso.

Creo que en la granja se están dejando cosas de lado.

Hace un mes que nos pidieron cambiar los pestillos

de las puertas de las setas. Tampoco se ha hecho.

Que Sofía se encargue más de la granja y de apadrinamiento,

y yo más de Zam-Mex y del proyecto deportivo.

Vamos a por el proyecto deportivo. (RÍEN)

Hasta ahora, había trabajado con ONG grandes,

como son Acción contra el Hambre, en Georgia,

durante dos años, en Georgia y en Ucrania.

También he trabajado para la Agencia Española de Cooperación

y con Naciones Unidas en Colombia.

Con una ONG como Kubuka, sí que hay diferencias.

Su espíritu de solidaridad, de dar todo por una buena causa.

Eso, en una ONG con 2000 trabajadores,

eso se pierde un poco.

Vale. Siguiente punto del día: la convivencia.

Las dos últimas semanas, la gente no ha hecho sus cosas.

Me parece importante que los turnos de limpieza

se tengan en cuenta que son

para limpieza profunda un día a la semana,

pero significa que soy el responsable de mantener

esa zona de la casa limpia durante toda la semana.

Por favor, a quien le toque cuarto, que me haga la cama.

-Ya vale. Te la hice el otro día.

No se quejan mucho de que ronco.

Comparto habitación con Marcos y María,

que está aquí unas semanas.

He preparado un desayuno para mi despedida.

(APLAUDEN) ¡Bien!

Creo que lo que más peso ha tenido para que yo decida irme,

es que veo que mi momento aquí ha terminado.

El estrés, la cantidad de responsabilidad,

la cantidad de trabajo me ha sobrepasado.

No transmito ya ni a la gente de aquí,

ni a los voluntarios que vienen, esa pasión, esa esperanza.

Me quiero ir antes de que contagie más esto.

Creo que es superpositivo que Sofía está como yo

hace unos años, de hecho, siempre lo hablamos.

Va pasando por las mismas fases que pasé yo.

Que ella se quede, que transmita todo esto

y yo volveré. No me voy.

Pero, ahora mismo, necesito desconectar un poco.

Esto es Maramba. Antes de que se descubriesen

esas cataratas por Livingstone,

era la capital de la provincia del sur.

Ahora se ha quedado en el barrio slum,

donde venden toda la droga, cuando enterraban algo,

seguramente, lo encuentres aquí.

El colegio es malísimo. Los niños no van al colegio.

Siempre nos dicen que cuando se va la luz,

no es bueno que nos movamos solas por aquí.

(HABLA EN INGLÉS)

Esto es muy típico aquí. El alcohol en la comunidad,

un hombre así, no es el primero ni el décimo

que me he encontrado ni el centésimo.

Lo más normal del mundo es tener a gente alcoholizada.

Suelen ser graciosos. Otros pueden ser agresivos.

No sé qué hora es, pero a la diez de la mañana

te encuentras esto. No es ninguna novedad.

No tienen para comer, para pagar el alquiler.

Pueden beber una cerveza, que es local,

que es, básicamente, maíz fermentado.

Y les cuesta un litro, 50 céntimos de euro.

Por un euro, ¿por qué no compras comida?

Y dicen: "Con un euro, compro tres tomates.

Pero con un euro, me emborracho y me olvido de comer".

(HABLA EN INGLÉS)

Esta mujer nos está contando que entremos al bar

donde ella está bebiendo, donde está bebiendo con sus hijos.

Ese niño, por ejemplo, está jugando con una botella de cerveza.

En los bares, ves a madres borrachas, a jóvenes borrachos,

niños jugando en mitad del alcohol, como si fuese normal.

Me da pena la gente que bebe, pero, al final,

los niños que lo ven y lo tienen tan interiorizado

y como algo normal, me dan más pena que crean que es normal.

(HABLAN EN INGLÉS)

Aquí, si bebes, bebes hasta que acabas tirado por los suelos.

Aquí la gente, u odia el alcohol, o bebe hasta emborracharse.

(Suena música)

(HABLAN EN INGLÉS)

En Maramba, el consumo de marihuana está supernormalizado

y la gente fuma delante de sus hijos

porque no entienden que es algo malo.

(HABLAN EN INGLÉS)

Te dicen: "Soy rastafari, cultura rastafari".

No. Fumas marihuana. No haces nada con tu vida,

más que fumar marihuana y dejar que tu mujer se tenga

que ocupar de tus hijos y de la casa

y tú justifícate con que eres rastafari.

No quita que haya rastafaris de verdad.

Pero los de verdad trabajan. Fuman y trabajan.

(HABLA EN INGLÉS)

(Suena música)

Un día, por Maramba, viendo a toda la gente con la marihuana,

con el alcohol, vemos a unos chicos cantando.

Habían sido alcohólicos, drogadictos.

No tenía familia. Vivían en la calle.

Fueron captados por un chico, un rastafari,

que les enseñó a hacer acrobacias y les llevaba a hacer actuaciones.

Pero, básicamente, abusó de ellos porque cuando actuaban,

le pagaban a él y él nunca les daba el dinero.

Les regalaban uniformes y se los quedaba y los vendía.

A ellos nunca les llegaban los uniformes.

(Suena música)

Y ellos mismos querían que los jóvenes de su comunidad

no siguiesen sus pasos. Para ello, intentaban motivarles

con las acrobacias, con la cultura, con el deporte.

Decidimos apoyarles. Kubuka les ha contratado

para que ellos enseñen a esos niños,

para que luego sean acróbatas como ellos.

(HABLA EN INGLÉS)

(Suena música)

Mientras la gente está bebiendo y fumando

y a los niños les parece normal,

los acróbatas intentan mostrar que no,

que aunque ellos son de aquí

y viven en este ambiente, pueden salir de esto.

(HABLA EN INGLÉS)

(CANTA EN OTRO IDIOMA)

El hecho de que haya 30 niños aquí para jugar,

para aprender a leer, a mí, sinceramente, me emociona.

Nuestro objetivo, a largo plazo, es conseguir

que las personas que están llevando este proyecto,

puedan educar en valores y puedan hacerlo solos,

sin la necesidad de Kubuka.

Y que ellos, como acróbatas,

puedan tener su vida resuelta y puedan vivir de lo que quieren.

(Aplausos)

Se les daría superbién el Circo del Sol, como sueño mío.

Pero, en la realidad, me encantaría,

dentro de diez años, venir aquí y ver que siguen haciendo lo mismo,

ayudando a la comunidad, con los niños

y que han cumplido su sueño.

Su sueño es ese, el ayudar a esta comunidad.

(CANTAN EN OTRO IDIOMA)

Sofía, les he traído para que lo sepas cuando me vaya,

el contrato que ellos querían, que lo hicimos con ellos

y lo he pasado a ordenador para que lo vean.

Las hojas de evaluación y planificación para la semana.

(HABLAN EN INGLÉS)

Vosotros tenéis el poder y necesitáis a alguien

que os dé un empujón, que crea en vosotros. "Yes?"

Sí, sí.

Esta es la frontera con Zimbabue.

Son transportistas de cobre.

Vienen del norte de Zambia, del Congo,

y pueden estar aquí hasta una semana.

Como no llegan a ir a la ciudad, alquilan a niñas

para hacerles compañía y son menores de edad muchas veces.

Y esto es la causa del altísimo porcentaje de VIH.

La prostitución aquí es ilegal. Eso no significa que no exista.

Existe, pero no es tan visible como en otros países.

Si ven a un hombre acostándose con una niña, con una mujer

a cambio de dinero, va a la cárcel él y ella también.

Yo he visto a una niña sentada en los asientos del camión.

Esperando. El hombre volviendo con alcohol.

Lo que deben vivir en esos camiones,

debe ser indescriptible.

Si les proporcionamos y el entorno para poder estudiar

y tener una vida normal, de niña...

Van a ir ahí. Antes que hacer la calle,

que no creo que sea lo que quieran.

SafeHouse es una casa de acogida para niñas.

Son niñas que para poder estudiar,

tienen que andar 27 kilómetros al día.

No hay cuerpo que resista eso. 27 de ida y 27 de vuelta.

Nunca vienen al cole. Nos encargamos de los gastos:

la comida, luz, agua,

Y ahora, estamos trabajando con ellas para educación social,

valores, que sepan que no hay que quedarse embarazada

con 15 años. Ese tipo de cosas.

(HABLAN EN INGLÉS)

Pregúntale si el corazón va muy rápido.

(HABLA EN INGLÉS)

A mí me parece que es un trastorno de ansiedad.

No creo que le vaya a salir nada en el corazón.

Jamás seré médico en una ciudad, en un hospital

con mi jornada laboral o en mi consulta. No.

Yo me veo, o de cooperante, o si es en Madrid,

en tema SAMUR social.

¿Cómo la ves, últimamente? Yo la veo bien.

Estaba estudiando con sus libros ahí matemáticas,

que es lo que peor lleva, más le cuesta.

Con 13 años, que se quedó embarazada, dejó el cole.

Ella volvió como al año suplicándome que, por favor,

su padre y su madre habían muerto, vivía con su abuela

y que era un poco gamberra, pero se había quedado embarazada

y lo sentía mucho. Quería seguir con la educación.

Le dije: "Es tu última oportunidad que te voy a dar".

Es una empollona.

Estaba embarazada y vivía con su abuela.

La abuela le dijo que después de tener el hijo,

no podía estudiar. Quería acabar el colegio porque

pensaba que con una educación, tendría un futuro mejor.

La acogieron y empezó a vivir aquí.

(HABLA EN INGLÉS)

La idea es montarle una tienda para que cuando me vaya,

tenga una fuente de ingresos, porque si no,

no sé cómo lo van a hacer.

(HABLAN EN INGLÉS)

¡Mis horquillas!

Se me han debido caer y se las veo aquí puestas.

A ella también le juzgan. Esa mujer que no ha ido al colegio,

que no sabe ni hablar inglés.

La tratan como nada, como un cero a la izquierda.

Después de lo que ha vivido, en vez de estar

dada a la bebida, a la prostitución,

a la marihuana, sin hacer nada, o tirarse por un puente,

que otra persona lo habría hecho, intenta luchar.

(HABLAN EN INGLÉS)

Y a ella le gustaría tener una fuente de ingresos

para mantener a su familia. No pide más.

Poder comer todos los días, mandar a sus dos hijos al colegio.

Hemos ido a ver la tienda de Catherine.

Iba a decir: "Para nuestra sorpresa",

pero no, porque es normal aquí, la tienda no estaba terminada.

El hijo y el sobrino de Catherine están con estas bolsas de arroz,

haciendo las paredes de la tienda.

En algún momento, van a tener que poner un techo

porque, con las lluvias, esto no aguanta.

Mi idea es que antes de irme, está hecha,

porque me voy más tranquila sabiendo que tiene ingresos.

Porque no hay ingresos en la familia.

Muchos tienen pequeñas tiendas

en las puertas de sus casas y de eso sobreviven.

(HABLAN EN INGLÉS)

Le faltan clavos.

No sé si en dos días va a estar.

Dicen que sí, dicen que va a estar listo.

Llegando aquí y siendo yo un poco la que mandaba

ha sido difícil cuando he intentado guiar

a un equipo de una obra, que era todo hombres.

Porque directamente es que no me miraban.

O decirme: "Pero tú no tienes que hacer eso.

Tú deberías estar cocinando."

Por mucho que sea una tienda para su familia

para ingresar dinero no te creas que montan esto

y dicen: "Lo hago porque me está haciendo un favor."

No, te piden algo. Entonces si les decimos

que les pagamos un poco más porque lo acaben, lo acaban.

Están cavando para hacer una piscifactoría.

Quieren coger los peces del río, ponerlos aquí

y tener peces.

Ahora que me voy a ir yo aparte de las setas

te vas a tener que encargar

de todo esto, ¿vale? Vale.

Tú tienes que bajar aquí todos los días.

Se ha roto el sistema de riego.

No sé cuántos días llevarán sin regar.

Pero Kubuka no se pone a encontrar un electricista

que lo arregle no riegan.

Lo que sí es importante es el registro de los productos,

que cuando se cosechen cosas se vendan.

Porque si dejamos que se cosechen

y se acumulen en el almacén de arriba

entonces no sirve de nada.

Cobran 50 euros, se les paga a fin de mes.

Miambé y Jamba, que son los trabajadores del huerto,

hay muchas veces que duermen a la intemperie.

De hecho ayer me decían:

"Por favor, envíanos una tienda de campaña desde España."

Este es un terreno que les hemos dejado que tengan

para consumo propio. Entonces tienen sus propias

plantas plantadas, es suyo. Tienen un poco su espacio.

O sea, no lo llamo casa

porque me parece que no es una casa.

Tienen un poco donde duermen y donde guardan sus cosas.

Y luego aquí pues cocinan, pescan.

Igual que aquí robar es el peor delito,

te pueden matar a palos por robar una lechuga,

la vergüenza de estar mendigando,

de pescar para ver si ceno esta noche,

para ellos es una humillación.

Entonces lo hacen siempre de noche para que la gente

no les vea y no lo hablan abiertamente.

Cuando yo vine aquí con 18 años pues en un concurso

de matemáticas vi a un niño que le llegaba la mesa por aquí

y era el que más contestaba las preguntas.

Dije: "A este chico alguien tiene que darle la oportunidad

para que sea alguien en este mundo."

Y entonces yo le pregunté que si podía apadrinarle.

Y está en la universidad.

Creo que Edson me ve un poco como si hermana mayor.

Me viene a mí para hablarme de un problema de mujeres,

de alcohol, de drogas.

Creo que es la persona con más corazón

que he conocido en la vida.

Pocas veces he visto que piense en ella.

Y lo hace porque le sale del corazón.

Y siempre se pone en el último lugar, es que hace todo

y a las 12 de la noche hace cosas para ella.

Hola, abuelo. ¿Cuándo vienes?

Pues llego a Madrid el martes.

Hola. Qué guapa estás. Tengo muchas ganas de veros.

Os echo mucho de menos.

Pues bien, mucho trabajo ahora que me voy.

Pero bien, lo dejo en buenas manos. Así que muy bien.

Tu madre está muy contenta de que vengas.

Yo soy mi abuela. He seguido un poco sus pasos.

Su sueño era ser misionera en África.

Ella viste con telas africanas a día de hoy.

Siempre me dice: "Yo nunca puedo dejar a tu abuelo solo.

Pero si pudiese me iría contigo."

¿Dónde estáis, en la playa?

¿Lo ves, Elena? Sí, el mar. Qué bonito.

Qué tiempo. Qué gusto.

Puedes venir cuando quieras.

Aquí siempre hay camas de sobra.

Somos iguales. Habla súper rápido,

es súper delgada, es híper nerviosa,

es una maniática de la limpieza.

Nos vemos pronto. Vale.

Os quiero mucho a los dos.

Yo también. Muá.

Adiós, hija. Adiós, Adiós.

Good bye.

Bye bye. Bye.

Ay, qué abuela tengo...

Voy a ver si hago algo productivo.

Si pienso en mí y en la ONG

creo que debería quedarse más tiempo.

Pero no, sé que es su momento, sé que tiene que hacerlo.

Y creo que es la primera vez que Elena por una vez

en su vida más o menos piensa en ella.

La tienda está igual que hace dos días.

Tenían que haberla tenido terminada ayer.

Pero dicen que la van a terminar dentro de dos horas.

A ver, tampoco tienen que hacer mucho.

Tienen que poner los plásticos,

cajas de cartón quieren poner arriba y el alambre ese.

Yo creo que me voy a ir sin que esté terminada del todo.

Pero a lo mejor si esta tarde vuelvo está vendiendo algo.

Espero, por lo menos por irme con un poco de...

de alegría en el body.

Mi idea es: voy a dejar una lista de todos

los productos que ha comprado.

Y luego quiero que lleve un registro

de todo lo que vende, cuánto ingresa,

si vende a crédito; que no debería

porque aquí la gente nunca paga sus deudas.

Yo creo que esto lo pueden acabar hoy.

para asegurarte que esté terminado.

Okey.

Me voy por una temporada.

Simplemente me voy porque ahora mismo

mis capacidades han llegado hasta aquí.

Y también puedo hacer mucho como médico

que ahora mismo no estoy haciendo.

Ahora mismo hago temas administrativos, logísticas,

gestiono, coordino, doy órdenes.

Pero me gustaría también a mí tener las manos en la masa.

Y como médico creo que lo puedo hacer, y muy bien.

Pero para eso necesito seguir formándome.

(Aplausos y vítores)

(CANTAN)

(Canción)

Los zambianos hacen que las despedidas

sean más fáciles. Están cantando y bailando

porque esa persona se va.

Yo creo que es como: "Ya por fin sales de aquí."

No por ellos, sino por ti.

Las despedidas no son fáciles. Cuando parece que encuentras

a alguien con quien poder hablar,

alguien que para ti es un hermano o un amigo

se tienen que ir y tú te quedas aquí.

(Canción y vítores)

Me encantaría que hubiese mucha gente como Amos.

Es uno de mis mejores amigos.

Es una persona que también te escucha, intenta ayudar,

se preocupa por tus problemas.

Cuando no estás bien, él no está bien.

Amos siempre ha sido un ejemplo a seguir en su grupo de amigos.

Y van a intentar seguir siendo como él.

(Canción)

(Canción)

(Aplausos)

Pensar que puedo estar meses

sin saber de la vida de Edson, o de su madre.

No sé si voy a poder vivir tranquilamente

sin saber qué pasa aquí.

¿Estará bien? ¿Habrá pasado su examen? ¿Tendrá un trabajo?

Con esos chicos que apadriné hace 10 años

como no era una organización, sino era Elena y sus niños,

tengo esa relación más personal,

que hoy en día con Kubuka intentamos que no pase.

Porque no es sano. Nosotros nos vamos.

En algún momento nos vamos a ir.

Esas relaciones en las que más me van a costar.

(CANTAN)

(CANTAN)

Yo la voy a echar mucho de menos, claro.

Es mi amiga.

(Aplausos)

Cuando hay alguien que ayuda de forma desinteresada mucho,

siempre y a todo el que se lo pide

para mí es un héroe. Y en este caso creo que Elena

es una gran heroína aquí en Zambia.

Y lo seguirá siendo en su vida porque es su naturaleza.

(CANTAN)

(CANTAN)

Bueno, de Elena he aprendido todo.

Hace 10 años yo creo que ella

ni se imaginaba lo que iba a conseguir.

Debería estar súper orgullosa de todo lo que ha hecho.

Si estamos aquí es por ella.

Mira, sabe que me voy.

Te voy a echar mucho de menos.

Sí, sí, sí.

No sé qué vamos a hacer sin Elena.

¿Puedes girar el trípode?

La pregunta de si estamos cambiando algo

me la hago también muchas noches.

Y sé que Elena también se la hacía.

Me cuesta verlo muchas veces.

Pero yo creo que sí, que estamos cambiando vidas.

Héroes invisibles - Zambia

55:05 11 nov 2017

Serie documental que viaja por todo el mundo para descubrir historias de españoles que dedican su vida a la acción social y humanitaria. Decidieron dejarlo todo en España y salir de su zona de confort para dedicar su vida a ayudar a los demás. Se embarcaron en la aventura de la cooperación y la ayuda humanitaria y viajaron cientos de kilómetros para lograr que niños, mujeres y hombres en diferentes situaciones de vulnerabilidad consiguiesen labrarse un futuro mejor. Pobreza, inmigración, hambre o desigualdad son sólo algunas de las situaciones a las que hacen frente los protagonistas.
El espacio visita Zambia, la primera parada. Allí conocerá a una joven madrileña que dejó su vida en España para fundar una ONG.

Serie documental que viaja por todo el mundo para descubrir historias de españoles que dedican su vida a la acción social y humanitaria. Decidieron dejarlo todo en España y salir de su zona de confort para dedicar su vida a ayudar a los demás. Se embarcaron en la aventura de la cooperación y la ayuda humanitaria y viajaron cientos de kilómetros para lograr que niños, mujeres y hombres en diferentes situaciones de vulnerabilidad consiguiesen labrarse un futuro mejor. Pobreza, inmigración, hambre o desigualdad son sólo algunas de las situaciones a las que hacen frente los protagonistas.
El espacio visita Zambia, la primera parada. Allí conocerá a una joven madrileña que dejó su vida en España para fundar una ONG.

ver más sobre "Héroes invisibles - Zambia" ver menos sobre "Héroes invisibles - Zambia"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Carmen

    Increíble la labor de estas personas. Qué sentimientos tan grandes tiene que tener Elena para abandonar todo por amor y qué valiente Sofía y todos dejándo la comodidad por ayudar desinteresadamente a quien lo necesita. Amor puro

    18 abr 2018

Los últimos 17 documentales de Héroes invisibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • República dominicana

    República dominicana

    54:59 30 dic 2017

    54:59 30 dic 2017 Serie sobre españoles que trabajan para ayudar a los demás en diversas partes del mundo.

  • Ecuador-Colombia

    Ecuador-Colombia

    55:02 23 dic 2017

    55:02 23 dic 2017 Sonia Aguilar, una española que vive en Colombia y ayuda a refugiados que huyen del conflicto armado. Ella nos introduce la historia de Leyre Sanz, una psicóloga española que trabaja en la reinserción de niños soldado que formaron parte de la guerrilla y otros grupos armados.

  • Estados Unidos

    Estados Unidos

    55:00 16 dic 2017

    55:00 16 dic 2017 Serie sobre españoles que trabajan para ayudar a los demás en diversas partes del mundo.

  • Etiopía

    Etiopía

    55:11 09 dic 2017

    55:11 09 dic 2017 Iñaqui Alegría es pediatra y director del hospital de Gambo, un centro médico etíope donde se trata la lepra, la tuberculosis y la desnutrición infantil entre otras enfermedades.

  • Líbano

    Líbano

    55:08 02 dic 2017

    55:08 02 dic 2017 Sergio Cózar lleva cuatro años en Líbano y desde entonces trabaja cada día para ayudar a los refugiados sirios y palestinos que escapan de los conflictos bélicos de Oriente Próximo. A través de Sergio y otros cooperantes españoles conocemos historias de la población y de los desplazados por la guerra.

  • Mediterráneo central

    Mediterráneo central

    55:19 25 nov 2017

    55:19 25 nov 2017 Guillermo Cañardo, un médico que desde hace dos años se dedica en cuerpo y alma al rescate de inmigrantes que tratan de llegar en barca a Europa a través del Mediterráneo.

  • India

    India

    55:22 18 nov 2017

    55:22 18 nov 2017 Pablo Castells es un abogado barcelonés que funda la ONG "Streets of India" en 2009 para ayudará a los niños, las mujeres y los enfermos de los Slums de Nueva Delhi. Pablo, además de mostrarnos su trabajo visita a Jaume San Llorente en Bombay para conversar sobre la situación actual de la pobreza.

  • Zambia

    Zambia

    55:05 11 nov 2017

    55:05 11 nov 2017 Serie documental que viaja por todo el mundo para descubrir historias de españoles que dedican su vida a la acción social y humanitaria. Decidieron dejarlo todo en España y salir de su zona de confort para dedicar su vida a ayudar a los demás. Se embarcaron en la aventura de la cooperación y la ayuda humanitaria y viajaron cientos de kilómetros para lograr que niños, mujeres y hombres en diferentes situaciones de vulnerabilidad consiguiesen labrarse un futuro mejor. Pobreza, inmigración, hambre o desigualdad son sólo algunas de las situaciones a las que hacen frente los protagonistas. El espacio visita Zambia, la primera parada. Allí conocerá a una joven madrileña que dejó su vida en España para fundar una ONG.

  • 2:41 27 oct 2017 Pobreza, guerras, hambre y desigualdad son los principales problemas a los que se enfrentan los protagonistas de la serie documental Héroes Invisibles. Estos españoles dejaron atrás una vida fácil para embarcarse en la aventura de la ayuda humanitaria con la esperanza de crear un mundo mejor. Zambia, Ecuador, India, Líbano, Etiopía, Mediterráneo Central, Estados Unidos y República Dominicana serán los destinos de esta segunda temporada de Héroes Invisibles.

  • México

    México

    55:09 06 nov 2016

    55:09 06 nov 2016 La psicóloga Marta Rodríguez ayuda a las víctimas de la violencia en Ciudad Juárez, México. Trabaja con mujeres víctimas de la violencia, su objetivo es formarlas como terapéutas para que ellas puedan ayudar a otras víctimas.

  • Mauritania

    Mauritania

    55:32 30 oct 2016

    55:32 30 oct 2016 Héroes invisibles retrata la vida del Capitán de la Guardia Civil Pablo Formigo en su misión den Mauritania.

  • Camboya

    Camboya

    55:21 23 oct 2016

    55:21 23 oct 2016 Kike Figaredo, apodado como "el obispo de las sillas de ruedas" en su labor humanitaria en Camboya. Uno de cada 250 habitantes está mutilado por las minas antipersona y los accidentes de tráfico.

  • Jordania

    Jordania

    55:12 09 oct 2016

    55:12 09 oct 2016 Jerónimo Candela es cooperante en el segundo campo de refugiados más grande del mundo. Desde el inicio de la guerra, Jordania ha acogido a cerca de 1.200.000 refugiados sirios.

  • Costa Rica

    Costa Rica

    55:32 02 oct 2016

    55:32 02 oct 2016 Regina Domingo salva a los tiburones y a las tortugas en peligro de Extinción en Costa Rica. Dejó una vida acomodada en Barcelona para luchar contra la pesca ilegal.

  • Honduras

    Honduras

    55:52 25 sep 2016

    55:52 25 sep 2016 Eduardo Ubierna en misión humanitaria en Honduras , en la ciudad más peligrosa del mundo. Es el jefe de operaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja.(CICR).

  • Nepal

    Nepal

    55:45 18 sep 2016

    55:45 18 sep 2016 La motorista Alicia Sornosa recauda fondos para las víctimas del terremoto de Nepal.

  • Kenia

    Kenia

    55:06 11 sep 2016

    55:06 11 sep 2016 Álvaro Pérez Pla, un joven emprendedor que ayuda a los niños huérfanos de Kenia. Trabaja en Kibera, el segundo asentamiento de África.

Mostrando 1 de 1