'Héroes invisibles' es una serie documental cuyo protagonista es un español que abandonó su cómoda vida en España para intentar mejorar las condiciones de los más desfavorecidos en el extranjero. Violencia, narcotráfico, inmigración, terrorismo o pobreza extrema son algunos de los temas que se retratan en los diferentes destinos: Kenia, Camboya, Honduras, Mauritania, México, Costa Rica, Jordania, Nepal, India, Mediterráneo Central, el Líbano, Etiopía, Ecuador, Estados Unidos, República Dominicana y Zambia.

La serie de documentales está dirigida por Víctor Cerdán y cuenta con los reporteros, Merche Forner, Omar Razzak y Tábata Peregrín, y con los operadores de cámara, Elena Fernández y Alberto González. Un equipo con larga experiencia en la elaboración de este tipo de documentales bajo la dirección de producción de Marta Manzano y la producción ejecutiva del periodista y escritor Manuel Cerdán.

4395581 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
Para todos los públicos Héroes invisibles - República dominicana - ver ahora
Transcripción completa

Hay gente que piensa que Haití va a invadir

Hay gente que piensa que Haití va a invadir

República Dominicana y es un temor.

Cuando nacen, tienen un acta de nacimiento

como persona dominicana. Y pasado el tiempo,

le dicen que no, que no son dominicanas, que son haitianas.

Nosotros no somos ilegales. Nosotros somos de aquí.

Hay violencia en la frontera. Los militares, a veces,

golpean a las mujeres en el momento que quieren cruzar.

Ahora mismo, cuatro de cada diez niñas en República Dominicana

abandonan el hogar familiar para unirse a un hombre mayor

y casarse, aunque no sea de forma legal.

Tengo 16 años. Yo no quería casarme.

Hay veces que aquí cometemos muchos errores,

que nos vamos con hombres sin conocerlo por los padres.

¿Y vosotras tenéis amigas en el colegio

que hayan tenido hijos?

-Sí. -¿Y eso cómo lo veis?

¿Las veis "qué suerte, que tienen un bebé"?

¿O las veis como "pobrecitas"? -Ay, pobrecitas.

Es un país con una brecha de desigualdad tremenda.

Hay mucha gente que ni siquiera

tiene sus necesidades básicas cubiertas.

Bueno, esto es el mundo en el que vivimos.

Una persona, un héroe, una heroína,

yo lo veo como alguien que está dispuesto a cambiar,

a transformar la realidad.

Pero no desde su propio interés.

No desde el... Yo transformo, pero no por mi propio interés,

sino por el interés de un colectivo.

Nací en Galicia, en Costa da Morte.

Estuve allí toda mi infancia, hasta los 18 años

que fui a estudiar a Santiago de Compostela.

Estudié Psicología. Cuando finalicé la carrera,

me orienté más profesionalmente al área de recursos humanos.

Pero siempre compaginaba trabajos

de voluntaria en diferentes ONGs.

Tuve diferentes experiencias, otra experiencia en Brasil

como voluntaria internacional.

Era la primera vez que viajaba a América Latina.

Toda la realidad que vi en Brasil, las diferencias,

eso fue un impacto y una transformación personal.

Empezar a enfocar que me gustaría vivir en otra realidad

o que otro mundo es posible también

y que pudiera participar

de ese cambio, de esa transformación.

En el 2011, decidí hacer un programa de voluntariado

en República Dominicana donde estuve colaborando

con una ONG que trabajaba con población callejera.

Eran niños que llegan a la calle por diferentes razones,

desde violencia intrafamiliar, desde pobreza.

En realidad, eso transformó mi realidad

y, al final, transformó mi vida, que acabé viviendo aquí.

Es un trabajo, a veces, duro, pero es un trabajo gratificante.

Puedo trabajar con la gente.

Mi base del trabajo son las relaciones humanas.

Aquí son las primeras casitas del batey.

Las primeras casitas del batey.

En el 59, fue que iniciaron

la construcción de esos barracones.

Estas son letrinas. Regularmente, están llenas.

Pero, a veces, las personas no tienen ni siquiera espacio

donde poder construir otra y hacer sus necesidades.

Hemos solicitado a las autoridades municipales

para que nos construya un sistema de drenaje.

Pero hacen caso omiso, porque ellos entienden

que ya no nosotros, las personas de los batey, no somos necesarios.

Para ellos, como que no les aportamos.

Un batey es una comunidad donde alojaban a los braceros.

Son las personas que venían con contratos desde Haití,

para cortar la caña aquí en República Dominicana.

Antes, pertenecían a los ingenieros azucareros,

donde tienen todo un sistema

de preparación del azúcar, la melaza.

La economía se movía antes, cuando existía la caña.

Pero ya, al no existir ingenio, entonces, no hay fuente de trabajo

para que la gente pueda trabajar y sobrevivir.

Quedamos nosotras, principalmente, las mujeres o las hijas

de los inmigrantes, de los braceros,

porque ya los hombres que cortaban la caña,

en su mayoría, se han muerto u otros se han desplazado.

Yo soy dominicana, porque yo nací aquí.

Soy hija de inmigrantes haitianos

que llegaron de Haití hace mucho tiempo.

O sea, tus hijos nacieron aquí, en República Dominicana.

Mi mamá haitiana. Yo nací aquí. Me dejó chiquita.

Aquí estás como si fueras haitiana.

Y tus hijos, entonces, no está ninguno declarado.

No.

Las dominicanas de ascendencia haitiana se encuentran

en una realidad de que su propio país,

República Dominicana, donde han nacido,

ahora no le quieren reconocer su nacionalidad.

Cuando nacen, tienen un acta de nacimiento

como persona dominicana. Y pasado el tiempo,

por diferentes situaciones políticas,

les dejan de reconocer esa acta de nacimiento

y les dicen que no, que no son dominicanas.

Que son haitianas, porque sus padres fueron

haitianos y que ellos heredan

esa condición migratoria, que eso no es legal.

Y aquí, en mi país, si no tienes este documento,

una cédula de identidad que te acredite como un ciudadano,

tú no puedes ni comprar, ni vender, ni trabajar,

porque sin la documentación, tú no puedes hacerlo.

Esta es la realidad que se está viviendo hasta ahora.

Esta es el acta de nacimiento de ella, que la entrega,

que nació en esta localidad.

Pero, entonces, le ponen Haití.

La falta de documentación, falta de estudios.

O sea, que ya, por no tener documentación,

no hemos podido llegar a un nivel

donde podíamos desarrollar más económicamente.

Nos limitamos, a veces, al trabajo doméstico en la ciudad.

Y aquí dentro no hay nada que hacer.

En los bateyes encontramos

un porcentaje muy alto de apátridas,

porque están en una situación

que no pueden demostrar dónde han nacido.

Y cuando van ahora a registrarse, le dicen que vayan a Haití.

Yo no conozco Haití aún. Yo nunca he ido a Haití.

Pero tampoco mis hermanos.

Y cuando van a una oficina del estado civil

para solicitar su cédula con el acta que le dieron,

les dicen: "Vayan a la embajada haitiana,

porque nosotros no lo reconocemos".

Pero la embajada haitiana les dicen:

"No tenemos que ver con eso,

porque ustedes tampoco son haitianos".

No son haitianos. Tampoco son dominicanos.

No quieren aceptarnos como dominicanos.

Sin embargo, nosotros no hemos venido de otro país.

Y tampoco, ellos nos tildan de ilegales

y nosotros no somos ilegales, porque nosotros somos de aquí.

No solo va conmigo como persona.

Va con mis hijos, va con mis nietos

y mis tataranietos, si los tuviera.

Entonces, eso no es posible. Decimos que es injusto.

Hay líneas políticas conservadoras que intentan

que en el país no haya ninguna persona

de ascendencia haitiana y no se mezclen.

El temor es como mezcla de los dos países.

Marta, te damos la bienvenida aquí a InteRed Dominicana.

Este es el equipo que conformamos aquí la delegación.

Estoy llevando todo el seguimiento técnico de los proyectos.

Hago el acompañamiento también en terreno,

para ver la ejecución, cómo cada organización

con Amuca, Amuda, Centro Cultural Poveda

van llevando a cabo todas las ejecuciones.

Pero yo llevo un poco más la gestión

y la coordinación operativa del equipo

y de lo que implica InteRed en República Dominicana.

(Suena música latina)

Yo conocí Rubén.

Él era educador social.

Bueno, iniciamos una relación de pareja,

pero, también, de trabajo

porque los dos nos dedicamos al área social.

Al ser una pareja de diferentes nacionalidades,

diferentes culturas, blanco y negro,

nos han dicho que como si él manga su visa,

porque entienden que ya, si está casado con una española,

nos vamos a ir a vivir a España, que es un tema de interés.

Nuestra realidad es muy diferente. Yo vine aquí a vivir.

Cuando nos dicen por la calle: "Mangaste tu visa",

le dicen a Rubén, yo digo: "No. Yo mangué la mía".

Al final, yo soy la que vine aquí y estoy aquí.

Dominicana va evolucionando, pero, en realidad,

hasta hace muy poco, incluso, en la cédula de identidad

aparecía la raza. Había negros, blancos e indios.

Indios son los que en España

se conocen, a lo mejor, como mulatos.

(Suenan timbales)

Tenía siete años apenas.

De pronto, una voz en la calle.

Me dijeron negra. -Negra, negra, negra.

"¿Soy acaso negra?", me dije. "¿Qué cosa es ser negra?"

Me sentí negra. -Negra.

-¿Cómo ellos hacían? -Negra.

-Y retrocedí. -Negra.

-Como ellos querían. -Negra.

Hay un movimiento muy fuerte

desde hace cinco o seis años para aquí,

de que la cultura dominicana, sociedad dominicana

visualice y resalte toda esa afrodescendencia que tiene.

Negra, negra, negra.

Y pasaba el tiempo. Y siempre apenada.

Seguía llevando en mi espalda mi pesada carga.

Cuando yo llegué aquí, decían que el cabello afro,

que tanto en España nos gusta, aquí es cabello malo.

Y las mujeres por imitar a las europeas,

a las norteamericanas, pues se alisaban el pelo

para tener un pelo lacio.

(TOCAN LOS INSTRUMENTOS)

Aquí el pelo bueno es tenerlo lacio completamente,

que no coge lucha para peinarlo.

Mi pelo natural es crespo.

O sea, esto es a base de alisado, pero mi pelo es crespo.

Desde los 13 años, fue mi madre la que me alisó la primera vez.

Pero hecho el proceso, de dejármelo nuevamente crespo,

no sé, no ha aguantado el proceso.

Muchas veces, venía también por una obligación laboral.

O sea, no se permitía en los trabajos estar con el afro,

porque no estaba bien visto.

Los hombres se tenían que recortar al uno.

Eso está cambiando.

(REPITEN) Negra, negra, negra, negra.

¿Y qué? ¿Y qué?

Sí. Soy negra.

Negra soy. Y en adelante, no quiero alisar mi cabello.

Y voy a reírme de aquellos que por evitar, según ellos,

que por evitarnos la sinsabor,

llaman a los negros "gente de color".

¿Y de qué color? -Negra.

-Y qué lindo suena. -Negra.

-Qué ritmo. -Negra.

Negro, negro, negro, negro.

Nosotras, que vivimos en un batey, una población...

o sea, negra,

al ser negra también, en las escuelas sufrimos

la discriminación y en nuestro mismo entorno también.

La isla Española está dividida en dos.

En un lado de la isla, está República Dominicana.

En el otro, está Haití.

El río Massacre, que es este, es lo que divide

República Dominicana de República de Haití.

El idioma ya no es el mismo.

En Haití se habla creole y francés.

Pero, además, culturalmente, cada país ha evolucionado

de forma diferente a través de sus raíces afrodescendientes.

Son dos países que viven en la misma isla,

pero son dos países muy diferentes.

Siempre, en las fronteras, podía haber conservacionistas

que quieren conservar sus culturas.

Pero la mayoría de las personas que son de la clase pobre,

son personas que buscan siempre solidaridad entre ambos pueblos,

porque se identifica también el mismo problema.

Yo soy haitiano. Nací aquí en Wanament.

Desde el 99, estoy trabajando en República Dominicana.

Ahora mismo, estamos trabajando en un proyecto de apoyo

a las personas que viven en República Dominicana.

Vamos a ayudar a una cantidad de personas

a conseguir pasaportes para ser legales en República Dominicana,

porque cuando una persona vive en un país extranjero

de manera ilegal, es muy vulnerable.

Puede ser víctima de trata de tráfico más fácil

que una persona que es legal.

En Wanament y Dajabón hay un intercambio comercial.

Aquí hay un mercado binacional, que está en la parte

de República Dominicana.

Principalmente, las que venden son mujeres haitianas,

que cruzan lunes y viernes la frontera.

En el mercado hay muchas personas de toda la República de Haití,

porque el mercado de Dajabón se convierte en un polo económico.

La situación que hay en la frontera

es una situación de violencia.

El haitiano que cruza o que trata de cruzar

frente a las autoridades dominicanas,

este haitiano pierde su derecho.

Para las mujeres que quieren cruzar en República Dominicana,

sea para vender, sea para comprar, hay violencia en la frontera.

Los militares, a veces, golpean a las mujeres

en el momento que quieren cruzar.

Hay acoso sexual también.

Les tocan en cualquier parte de su cuerpo.

El nivel de violencia sobre mujeres es superior

a la capacidad de las instituciones para intervenir.

Aquí venden martes, miércoles

y jueves. Todos los días.

Y lunes y viernes en mercado Dajabón.

Venden lo mismo. Sí.

También es una violación de los derechos humanos

cuando un pueblo tiene que cruzar

otra frontera para buscar cosas para comer.

Porque el pueblo que no puede comer bien, no tiene dignidad.

También se trabaja con mujeres vendedoras

del lado dominicano y del lado haitiano.

Es un trabajo todo de empoderamiento personal,

pero, también, de crecimiento profesional.

El principal problema es que nosotras,

las mujeres vendedoras, producimos poco

porque tenemos pocos recursos.

Se nos dijo que se nos iba a dar un préstamo y no se nos dio.

A las mujeres haitianas se les imparte español

para que puedan desenvolverse bien.

Y a las mujeres dominicanas se les enseña creole también.

Y, principalmente, se trabaja con ellas

el tema de conocimiento de derechos.

Lo que se puede hacer, sería hacer una alianza internacional

con las organizaciones de derechos humanos

para denunciar esto y proponer soluciones

a las autoridades dominicanas que con frecuencia

violan a los derechos humanos en República Dominicana

sobre todo, cuando se trata

de haitianos porque el antihaitianismo

en República Dominicana es muy fuerte.

La primera vez que vine a la frontera ya hace unos años

me impactó pensando en las fronteras

de Europa que ya no existen

y yo digo aquí quien marcó frontera en su momento

fue Francia y España y ahora en esos países

no hay fronteras y aquí está y qué difícil para ellos.

Son pueblos fronterizos que, conjuntamente, podrían aportar

mucho uno al otro, la ciudadanía está disponible a eso

y conviven sin problema y, a veces, es burocracia

a veces, son decisiones políticas e institucionales

que no piensa más allá de lo que se podía enriquecer

los pueblos si estuvieran más unificados

y fuera mucho más fácil la vida, conjuntamente.

Llevaba una vida muy dominicana y se puede ver en mi acento

y vivo en un barrio donde la inseguridad es mayor

si la comparo con otras zonas.

Es cierto que en Santo Domingo por ser una ciudad grande,

hay más riesgo que en zonas de campo, cuando viajo

a Elías Piña, a Dajabón cambia mucho.

Me siento libre, puedo ir por la calle de noche sin problema.

La ciudad es más complicada, se vive con inseguridad,

pero aprendes a vivir con prevención.

Yo no voy con miedo por la calle

puedo decir que no me ha pasado

nunca nada grave, pero sí tomo medidas.

Si es de noche, me muevo en metro

que es un transporte público, totalmente, seguro.

Cuando voy a España me dicen: "Cuéntame de Dominicana",

qué Dominicana, cuál quieres que te cuente.

La realidad de Boca Chica, por ejemplo, que hay mucho turismo

extranjero donde mucha gente viene buscando relaciones

es una realidad que existe aquí

no solo en Boca Chica, en muchas playas.

Y es un poco también hacia fuera la realidad que se ve,

el Caribe, las playas, el sol, las mujeres, sobre todo,

un mundo exótico, erótico.

En realidad el país es muy diferente a Punta Cana.

La gente que vive aquí conoce Punta Cana de oídas

y la gente que viene a Punta Cana ni se imagina saliendo

de Punta Cana y el complejo hotelero

todo lo que puede pasar.

Tenemos los polos opuestos es un país con una brecha

de desigualdad tremenda, hay mucha gente que ni siquiera

tiene sus necesidades básicas cubiertas,

ni de agua potable ni de luz ni de salud y, bueno,

esto es el mundo en el que vivimos.

Este país es un ejemplo de un país que crece a nivel

económico de una forma acelerada. Es uno de los países

de Latinoamérica, del Caribe, que crece más rápido.

Pero ese crecimiento tiene un impacto muy negativo en la niñez.

Me sigue llamando la atención cómo este país crece,

pero crecen muy pocas personas y la gente que seguía ganando

100 o 200 euros al mes,

hace 10 años, eso siguen ganando hoy en día.

Me llama mucho también la atención la situación del machismo, ¿no?

Que no mejora y ahora mismo hay unos niveles de violencia

que creo que se están yendo de las manos, ¿no?

Bueno, violencia contra las mujeres y mucho contra niñas

y la niñez en general. Hace poco salió un reportaje

donde decía que Dominicana es de los peores países

para ser niño o niña.

Las niñas desde que nacen hasta que llegan a la adolescencia

y se convierten en adultas, tienen unas barreras

que les impide desarrollarse con todo su potencial.

Ahora mismo, cuatro de cada diez niñas

en Dominicana abandonan el hogar familiar

para unirse a un hombre mayor

y casarse aunque no sea de forma legal.

De esta forma ellas paran de estudiar y con ello

paran también todas sus oportunidades

de desarrollo, de contribuir a la economía, de tener un empleo.

Estoy en segundo de bachiller, tengo 16 años.

Yo no quería casarme, hay veces que nos casamos aquí

porque los padres no entienden

que uno ya es grande

y sabe lo que es bueno y lo que es malo para uno.

O sea, yo quería tener amor en público y ellos no querían.

Hay veces que aquí cometemos muchos errores,

que vamos con hombres sin conocerlos

por los padres.

Todo cambia, ya no es igual, no sales con la misma libertad,

tienes que estar cuidándote

para que no digan por ahí cosas malas tuyas.

Muchas cosas cambian, cambia todo.

No me va mal en mi relación, gracias a Dios me va bien,

pero no se lo desearía a ninguna niña.

Al hombre en Dominicana se les enseña desde pequeñitos

a que engañen, a los niños no se les pregunta: Tienes novia,

se le pregunta: Cuántas novias tienes.

Y eso ya te indica un poco que se tolera, que se fomenta

que un hombre tenga más de una mujer.

Y con los chicos, ¿qué podemos hacer?

¿Qué se debería hacer con ellos? Ellos que están tan callados,

como si la película no fuera con ellos.

¿Es una cosa solo de chicas

o también se trabaja con los chicos?

-De las chicas. -¿Y ellos no tienen que saber nada?

-Trabajamos y también se orientan

porque estamos en un país machista donde solo critican a la niña

por salir embarazada como si ella se embarazase sola.

-¿Quién dice eso que es un país machista,

lo decís vosotros o todo el mundo?

-Todo el mundo. -¿Es un país machista

donde vivimos o no?

-Para algunos, sí.

(RÍEN)

A la hora de tener relaciones sexuales

la responsabilidad es de los dos,

pero luego estaremos embarazadas y es culpa de nosotras,

que no te cuidaste, que si esto...

-¿Y tenéis amigas en el colegio que hayan tenido hijos?

-Sí, sí.

-¿Y eso cómo lo veis? Las veis que qué suerte

que tienen un bebé o las veis como, ay, pobrecitas.

-Pobrecitas.

-¿Sí?

República Dominicana aún está marcada

por un sistema patriarcal, una cultura machista

que los hombres tienen derecho a abofetear a las mujeres.

Aquí te dicen que son piropos, pero en realidad es un acoso.

También lo vemos en el día a día,

en las familias, la mujer es la que tiene la obligación

de cuidar a sus hijas, de lavar la ropa, de cocinar.

Las niñas están más obligadas a quedarse en casa cuidando

a sus hermanitas o hermanitos más pequeños y los niños,

generalmente, los apuntan al béisbol,

pueden jugar en la calle...

A nivel político, por ejemplo, la participación de la mujer

se ve muy poco también.

El rol del hombre y la mujer aquí están muy definidos

por eso está el tema de que se pintan muy jóvenes,

se ponen ropa bastante provocadora desde que son pequeñas.

Hay todo una cultura desde la música, cine,

lo que ven en el día a día donde se fomenta mucho eso,

que una niña use su cuerpo.

Es un intercambio, ella lo utilizan para conseguir

lo que creen que es importante, lo que creen que necesitan.

Puede ser un teléfono móvil, puede ser que le paguen

la peluquería para que le alisen el cabello o una manicura.

Puede ser hasta el pago de una matrícula universitaria.

En ese sentido las familias no lo ven mal, lo ven

como una forma de subsistencia, de usar algo que es de ellas,

que es suyo y es valioso que es su cuerpo.

Y, de alguna forma, la sociedad lo promueve,

pero al mismo tiempo las critica, al final

cuando hay una violación no es la culpa del hombre

que viola, es la culpa de la niña que iba provocando.

-Tú vas ahora curso por curso y ves niñas con menos edad

que yo pintadas, entonces la profesora nos dice

que es normal que nosotras nos pintemos por un brillo

o pintalabios, sin exagerar para ir a una fiesta

o algo así, una ocasión, tú me entiendes.

Pero hay niñas que no, que llaman la atención.

Hay veces que decimos que la culpa es de los hombres,

también es de las mujeres porque hay muchas que provocan.

Porque hay niñas que las ves con pantaloncitos cortos,

enseñando media chapa.

-Eso que ya dices lo que estamos trabajando

porque mi cuerpo y tú tienes que respetarlo

porque el hecho de que yo me ponga unos shorts

no tienes que estar insinuando que yo te estoy coqueteando.

Mi cuerpo es mío y tengo derecho a ponerme lo que yo quiera.

-Tenemos que ponernos clara, definir lo que queremos ser,

no es estar coqueteando porque

es verdad lo que dice la profesora, que habemos niñas

que nos pintamos,

pero estamos llamando la atención de los hombres.

Entonces yo quisiera prepararme antes de tener un hogar

para respaldar la familia que yo vaya a tener

y ayudar a mis padres y también ayudarme a mí

como persona y ser una mujer empoderada.

-A pesar de lo que hablamos de la violencia, del machismo,

creo que es una sociedad donde la mujer está empoderada.

Lo que sucede es que las mujeres

utilizan ese poder de forma incorrecta,

en algunos casos, no en todos. En vez de usarlo para negociar

y para decir: "No tolero que me engañes, que me peques

ni que te vayas con otra",

de alguna forma replican ese modelo que ven en los hombres.

Pero sí que es cierto que es una sociedad

que permite crecer, una sociedad en la que uno

no está limitado, el problema es

cómo la mujer entiende que para seguir creciendo

tiene que utilizar su cuerpo. Creo que es de los problemas

más serios del país, que la mujer deje de ver su cuerpo

como una moneda de intercambio.

Empoderar es un término que ahora usamos mucho.

Empoderar, en realidad, es desarrollar competencias,

desarrollar habilidades, la gente tiene un potencial,

pero no lo sabe, no tiene los recursos

para desarrollar ese potencial, digamos.

Sobre todo se consigue en procesos de capacitación,

de fortalecimiento.

Empoderar es hacer a la gente en su propio entorno capaces

de saber exigir, saber conocer sus derechos,

desarrollar una profesión.

Empoderar es que la gente pueda tomar sus propias decisiones

y a veces implica en el caso de las mujeres

que se separen, que dejen a sus maridos porque

ya no quieren aguantar,

no quieren estar sometidas y decidieron poner fin a eso.

Fui a estudiar tapicería porque estaba un poco vaga,

vine y lo hice aquí en "Ce-Mujer".

Aprendí, me gustó, me enamoré del trabajo.

En principio, fue solo un escape porque, económicamente,

no es que estuviera tan mal,

pero sí luego me divorcié unos años después

y ha sido un apoyo para mí para poder producir

y mantener a mis hijos, mantenerme a mí misma.

Ya tengo 17 años trabajando para este programa,

me siento muy bien acogida y muchas experiencias

que he vivido con jóvenes

y mujeres de escasos recursos en el cual encontraron

una salida en este área que es la tapicería.

Muchas vienen deprimidas porque desde los hogares

le dicen que no pueden lograr eso, que no sirven para nada,

a veces, hasta en el mismo círculo familiar

se han sentido denigradas,

sin embargo, al final, han podido lograr tener casas,

mantener su familia, otras lograron tener, incluso, empresa.

La asociación de mujeres técnicas en oficios no tradicionales

salen del grupo de mujeres que terminan el programa

de formación de "Ce-Mujer" que es el centro donde venimos

a promocionar nuestro trabajo.

-Nosotras propiciamos la organización de las mujeres

como un espacio de que ellas se encuentren y es de la única

manera que las mujeres de pocos recursos

puedan hacer un comercio

de sus productos y de sus servicios.

Muchas de estar mujeres el tener esta tienda

significa como una cosa emocional

porque vienen, se juntan, a veces, cocinan...

-Las que tenemos problemas en la casa, venimos aquí,

lo compartimos entre todas. -El problema se reparte

entre muchas y es menos. -También es esa parte

no es solo económica

y social sino también un poco personal

de cada una, entonces creo que eso también...

-Ha dado resultado porque muchas de nosotras es madre soltera

y de aquí se sostiene su familia.

Tenga bien claro su plan familiar

para evitar situaciones que lamentar.

Recuerde que su seguridad depende de usted.

-Aviso de huracán desde el cabo hasta la frontera con Haití.

El primer año para mí fue duro acostumbrarme a otro país,

a los tres meses hubo anuncios de un huracán,

de una tormenta, de repente no podemos salir de casa

que no vayamos a trabajar.

Como el huracán Irma con vientos de 280 km/h.

Al final, por suerte, fue una tormenta tropical

con vientos y no llegaron vientos tan fuertes.

Yo comparado con Galicia hablando con mi madre y hermana

decían que eran los vientos que hacían allí.

Viviendas de zinc y madera bastantes vulnerables

a la furia de los vientos de este fenómeno natural.

Evidentemente, aquí afecta mucho más porque las condiciones

de infraestructura no son tan resistentes

ni hay tanta preparación.

La misma batalla cotidiana ahora en los tiempos de lluvia

se batalla un poco más con la crecida del río.

Como siempre, la vulnerabilidad de la vivienda es uno

de los principales males en esta zona.

Lo vamos a poder ver cuando lleguemos a Simón Bolívar.

En la parte baja del barrio recibe los embates,

como se vierten los deshechos porque son zonas

en las que los camiones de basura no pueden acceder

y también la incidencia de la lluvia.

Y a esa zona va el río.

En la mayor parte va el río, vierten las zonas

que le queden más fácil. Cuando sube el río

la basura se la mete en casa.

Exacto. O sea, vuelve al barrio.

Vuelve al barrio.

Pero vuelve peor, vuelve ya...

Ya, cuanto más tiempo y en descomposición y demás.

-El barrio Simón Bolívar cambió mucho por los proyectos

que han venido por Ciudad alternativa y por otras ONG

que han trabajado aquí, donde han capacitado

a esas familias que ven en zonas vulnerables

para cuando ocurre un fenómeno natural puedan sobrevivir

y, sobre todo, los últimos años de fenómenos naturales

no ha dejado víctimas en nuestra ribera.

Por la protección que hubo,

por el trabajo de prevención y de información.

(SUENA "THE DEPARTURE SUITE" DE MAX RICHTER)

-¿Dónde van estas niñas? -Ay, qué linda.

Hola, ¿qué tal? Hola.

Buenas, qué linda.

Que el señor me la bendiga. Y amén.

Amén.

(SUENA "THE DEPARTURE SUITE" DE MAX RICHTER)

-Eso de ahí es parte de la isla de la Esperanza.

Ahí confluyen el río Ozama con el río Isabela

y eso es una isla conformada con sedimentos,

pero ha sido acondicionada por el ministerio de Medio Ambiente

y que le han dado empleo para darle mantenimiento a la isla.

El mantenimiento de la isla es que la limpien.

Que esté limpia. Sin basura, sí.

(SUENA "THE DEPARTURE SUITE" DE MAX RICHTER)

¿Dónde pescan? Están pescando ahora ahí mismo,

en cualquier zona del río se pesca.

Pero está un poco contaminado. Un poco muchísimo.

Veo un montón de basura ahí. No solo la basura,

esa alga verde que se ven allá. ¿Es contaminación?

Mientras más contaminación más lila tiene,

sobre todo, cuando se vierte desechos fecales al río,

porque no hay sistema sanitario aquí.

(SUENA "THE DEPARTURE SUITE" DE MAX RICHTER)

Desde que era un niño, desde siete u ocho años

viví siempre en la ribera del río Ozama-Isabela.

A mi padre le gustaba mucho la pesca y nos traía al río a pescar.

La realidad del río de hoy al de ayer es...

Hay una diferencia muy grande, ese río está altamente contaminado;

Antes era un paraíso, solamente con acercar los pies

a la ribera del río venían los peces a tus pies.

(Música instrumental tranquila)

Esto fue una iniciativa del ministerio de Medio Ambiente,

pero igual es como tapar la cara a la pobreza,

porque desde la isla de Esperanza, donde vienen personas

que no son de la zona aprecian un barrio en otras condiciones

que no son las condiciones reales de la vivienda,

son camuflajeadas por las flores

a modo de tapar la pobreza, invisibilizarla un poco.

Ante la visita de personas que vienen al turismo

o que van a utilizar el río para recorrerlo.

(Música instrumental)

(Música instrumental)

-Esta es la isla de la Esperanza.

-Pero... lamentablemente...

Aquí las mujeres no tienen mucha esperanza, hay mucha madre soltera

en esta zona que sin ninguna preparación académica

viven, quizá, del chiripeo de un lavado, de un planchado...

También, quizá, de otros oficios que la vida les ha enseñado,

como es hacer almohadas, a ser zapateras...

Esa es la vida de la mujer de aquí.

En este país hay una problemática con el embarazo adolescente.

Viene mucho de la desinformación que tienen,

el no conocimiento de cómo pueden prevenir,

sobre todo, en las zonas rurales. (EL GALLO CACAREA)

Cuando cumplí los diecisiete años salí embarazada

de la hija más grande mía. Me sentía que estaba

atada a la pobreza porque sabía que vendría para acá

y que no se tenía una buena vida.

También tenía temor de decírselo a mi madre.

(Música instrumental)

Los métodos de protección aquí no están,

tampoco no se le da...

La educación sexual a las niñas

para que vayan sabiendo cómo protegerse.

Por eso, creo que es un punto

adónde las niñas salen embarazadas en la adolescencia.

¿Este es tu niño también? Sí, él.

¿Quién te ayuda con el cuidado de los niños y de las niñas?

Bueno, la grandecita que estaba aquí, que se fue para el río,

ella es la que me ayuda con ellos.

Cuando las madres encuentran pastillas de planificación

o condón a unas muchachas le dan golpes,

porque piensan que están caminando mal.

Hay niñas que le preguntan a la mamá: "¿mami, por dónde nací?"

y, algunas veces, les dicen "por las axilas, la barriga..."

Entonces, eso no se debe.

Hay que decirles la verdad y es lo que se está buscando,

que en las escuelas se puedan dar talleres de Educación sexual

para que haya menos embarazos en la adolescencia.

-Para forma la palabrita coco, ¿cuál de estas sílabas?

¿Quién formó la palabra coco?

Comenzamos: ca, ce...

(LAS DOS) Ci... co -"Zo".

-Co, cu.

Entonces, ¿cuál? -Esta.

Y si tomamos esta palabra: ca, y esta.

¿Qué escribimos? Vamos a ver.

¿Qué significado le dan ustedes a la palabrita casa?

¿Qué es para ustedes una casa?

-La familia tiene que tener una casa.

-Claro, claro.

-Entonces, casa es donde vive la familia...

Ok.

CONAMUCA, es la confederación nacional de mujeres del campo,

trabajan en la provincia de Elías Piña,

trabajan con mujeres que no ha ido a la escuela,

que no saben leer ni escribir, ni poner su nombre.

Empiezan a acompañarlas para enseñarles las letras,

a escribir, a que puedan saber leer.

(Claxon)

Me acabé de alfabetizar cuando cumplí 25 años.

Mi papá murió, tenía ocho años, era de una familia muy pobre,

teníamos la escuela muy lejana y mi mamá quedó con siete hijos.

Desde los ocho años trabajaba en agricultura con mi mamá,

a los dieciséis años me casé y cuando tenía 25 años

tenía cuatro hijos.

Encontré una persona que me dijo: "¿por qué no sigues estudiando?".

Dije: "¿los viejos estudian?". "No estás vieja, tienes 25 años"

Hice el bachillerato completo caminando a pie 14 kilómetros.

-Mira, aquí está. -Venga, venga.

Con el papá de mis hijos, en una ocasión él me dijo

que yo no podía ser licenciada.

Que si no retiraba los papeles me cortaba la cabeza.

Yo decidí que me la cortara, donde me dio un golpe

que estuve dos semestres fuera de la universidad,

porque me afectó mucho un ojo, me cortaba la cabeza de verdad.

-Respetar a mi maestra, ser buena estudiante.

-Decía que él no estaba con mujeres que estudiaran,

que las mujeres cuando estudian se liberan y dejan a los hombres.

En 2006 ya era veterinaria

y en 2011 ya había concluido la carrera de Educación.

En un principio, sí que había hombres que estaban reacios,

sobre todo cuando... Se organizaban las mujeres,

el que las mujeres se organizaran era "me van a sacar el control".

Y hay hombres que todavía son reticentes.

Nosotros los trabajamos, ¿qué hicimos con la palabra coco?

¿Qué hicimos? ¿Cómo la hicimos?

-Colocamos la...

Cuando ven que sus mujeres están estudiando

y van creciendo personalmente y van mejorando su vida,

se animan y, algunos de ellos, se motivan y estudian también.

(Música de guitarra)

-Yo me dedico a la agricultura.

-Yo a la casa, haciendo oficios domésticos.

-Y a estudiar también. -Sí, ahora que sé.

-Yo estoy en segundo, ya me metí a mi segundo

y ya voy a estar en tercero.

-Para Ramona fue muy importante alfabetizarse

porque era engañada por su esposo.

En esa zona se da mucho, es machismo.

Ella pudo descubrir el engaño después que aprendió su nombre,

porque ella en varias ocasiones le daba dinero para animales,

él le ponía el nombre de él, pero le decía que era el nombre de ella.

Ella veía la letra pero no sabía

qué letra era ni cómo se escribía su nombre.

Cuando ella fue a ver la vaca él le decía que era de ella,

pero tenía MR, que decía Martín Ramírez

y ella le dijo que el nombre de ella no era MR,

era RU, Ramona Ubi.

A partir de ese día tuvo que ponerle el nombre a la vaca

y no la ha podido volver a engañar.

Compró una burra y tuvo que ponerle el nombre de Ramona Ubi.

-Yo sé leer mi nombre, porque empezando que estoy,

estoy conociendo los nombres de los hijos míos.

Una vez yo fui a comprar un filtro para filtrar el agua,

entonces, había que firmar.

Estaban unos muchachos criticándome porque no sabía firmar.

Yo no compré el filtro y me fui para la...

Vine para la casa y no lo compré porque no sabía firmarlo.

Lo que hacía era una cruz y me daba mucha vergüenza,

eso fue lo que me llevó a estudiar.

"Dispénsame, bueno, ¿para qué le sirve?

Vive en un entorno agrícola, ¿en realidad merece la pena

el esfuerzo que hacen para saber su nombre?"

No es solo por aprender su nombre es el salir de su casa;

son mujeres que viven al cuidado completamente de su familia,

no salen de casa, no saben leer, no saben escribir, no saben firmar.

Ellas sienten que no existen. Al salir se abre todo un mundo

de posibilidades en la comunidad.

Pasan de estar en su casa encerradas a poder ser

lideresas de la comunidad.

(Música de guitarra)

(Música tranquila)

Los buzos del basurero de Rafey, se les llama buzos

porque bucean entre la basura, es decir, se meten hasta dentro

de la basura para recoger materiales o recoger comida

para comer o los materiales para poder vender.

¿Qué fue lo que pasó?

Vino un camión, la basura lo tapó. Se llamaba Ramón.

Ahora también está feliz y orgulloso.

Los niños buzos, los riesgos más palpables son:

El peligro de muerte, en el transcurso de estos años

hemos sufrido la desgracia de varios niños que han muerto.

Y, sobre todo, muchas enfermedades.

Y, después, unas condiciones de la comida,

comían del basurero, imagínese.

Una falta de higiene y salubridad espeluznantes.

Ella es una madre muy joven,

tiene seis niños, es una madre buzo,

ella nunca ha podido estudiar, procede de una familia buzo,

digamos que es la segunda generación

y ya la tercera generación, gracias a Dios, no será buzo,

porque están en la escuela, están integrados y esperemos

que el día de mañana sean grandes profesionales.

Es importante el terminar de estudiar para, a partir de ahí

empezar a emprender un camino nuevo.

A ser posible, hacerse profesional.

Y tener un oficio.

Ya te digo; mecánico, electricista, plomero...

Y que, incluso, puedas llegar el día de mañana a tener

tu propio negocio.

Y no esperar que venga alguien a ofrecerte trabajo

o a que vengas a mí a que te ayude a buscar trabajo.

Si no, que tengas la capacidad de gestionar tú tu propio negocio.

Es bueno terminar los estudios y, a partir de ahí,

ir dando pasos hasta conseguir metas.

Aprovechar a vivir la vida porque solo es una

y se va muy rápido. Cuando te conocí en el basurero,

tenemos fotos, ¿eh? Eras así, una cositita así con tu mamá,

muy chiquito.

Así que nada, hay que echar para adelante, a trabajar.

Hay mucha gente haciendo mucho por el desarrollo del país.

Hay hombres y mujeres que, también, están apostando por ese cambio

social que es tan necesario.

Por el desarrollo de las mujeres, por la igualdad...

Pero es un cambio cultural, también, que va a llevar años.

Seguimos necesitando trabajar, pero quedarán muchos años

hasta conseguir una igualdad.

Pero, al final, yo creo que...

El mundo puede ser de otra manera, debe ser de otra manera y...

Y como creo en eso, pues aquí estoy, también.

(Música instrumental)

Héroes invisibles - República dominicana

54:59 30 dic 2017

Serie sobre españoles que trabajan para ayudar a los demás en diversas partes del mundo.

Serie sobre españoles que trabajan para ayudar a los demás en diversas partes del mundo.

ver más sobre "Héroes invisibles - República dominicana" ver menos sobre "Héroes invisibles - República dominicana"

Los últimos 17 documentales de Héroes invisibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • República dominicana

    República dominicana

    54:59 30 dic 2017

    54:59 30 dic 2017 Serie sobre españoles que trabajan para ayudar a los demás en diversas partes del mundo.

  • Ecuador-Colombia

    Ecuador-Colombia

    55:02 23 dic 2017

    55:02 23 dic 2017 Sonia Aguilar, una española que vive en Colombia y ayuda a refugiados que huyen del conflicto armado. Ella nos introduce la historia de Leyre Sanz, una psicóloga española que trabaja en la reinserción de niños soldado que formaron parte de la guerrilla y otros grupos armados.

  • Estados Unidos

    Estados Unidos

    55:00 16 dic 2017

    55:00 16 dic 2017 Serie sobre españoles que trabajan para ayudar a los demás en diversas partes del mundo.

  • Etiopía

    Etiopía

    55:11 09 dic 2017

    55:11 09 dic 2017 Iñaqui Alegría es pediatra y director del hospital de Gambo, un centro médico etíope donde se trata la lepra, la tuberculosis y la desnutrición infantil entre otras enfermedades.

  • Líbano

    Líbano

    55:08 02 dic 2017

    55:08 02 dic 2017 Sergio Cózar lleva cuatro años en Líbano y desde entonces trabaja cada día para ayudar a los refugiados sirios y palestinos que escapan de los conflictos bélicos de Oriente Próximo. A través de Sergio y otros cooperantes españoles conocemos historias de la población y de los desplazados por la guerra.

  • Mediterráneo central

    Mediterráneo central

    55:19 25 nov 2017

    55:19 25 nov 2017 Guillermo Cañardo, un médico que desde hace dos años se dedica en cuerpo y alma al rescate de inmigrantes que tratan de llegar en barca a Europa a través del Mediterráneo.

  • India

    India

    55:22 18 nov 2017

    55:22 18 nov 2017 Pablo Castells es un abogado barcelonés que funda la ONG "Streets of India" en 2009 para ayudará a los niños, las mujeres y los enfermos de los Slums de Nueva Delhi. Pablo, además de mostrarnos su trabajo visita a Jaume San Llorente en Bombay para conversar sobre la situación actual de la pobreza.

  • Zambia

    Zambia

    55:05 11 nov 2017

    55:05 11 nov 2017 Serie documental que viaja por todo el mundo para descubrir historias de españoles que dedican su vida a la acción social y humanitaria. Decidieron dejarlo todo en España y salir de su zona de confort para dedicar su vida a ayudar a los demás. Se embarcaron en la aventura de la cooperación y la ayuda humanitaria y viajaron cientos de kilómetros para lograr que niños, mujeres y hombres en diferentes situaciones de vulnerabilidad consiguiesen labrarse un futuro mejor. Pobreza, inmigración, hambre o desigualdad son sólo algunas de las situaciones a las que hacen frente los protagonistas. El espacio visita Zambia, la primera parada. Allí conocerá a una joven madrileña que dejó su vida en España para fundar una ONG.

  • 2:41 27 oct 2017 Pobreza, guerras, hambre y desigualdad son los principales problemas a los que se enfrentan los protagonistas de la serie documental Héroes Invisibles. Estos españoles dejaron atrás una vida fácil para embarcarse en la aventura de la ayuda humanitaria con la esperanza de crear un mundo mejor. Zambia, Ecuador, India, Líbano, Etiopía, Mediterráneo Central, Estados Unidos y República Dominicana serán los destinos de esta segunda temporada de Héroes Invisibles.

  • México

    México

    55:09 06 nov 2016

    55:09 06 nov 2016 La psicóloga Marta Rodríguez ayuda a las víctimas de la violencia en Ciudad Juárez, México. Trabaja con mujeres víctimas de la violencia, su objetivo es formarlas como terapéutas para que ellas puedan ayudar a otras víctimas.

  • Mauritania

    Mauritania

    55:32 30 oct 2016

    55:32 30 oct 2016 Héroes invisibles retrata la vida del Capitán de la Guardia Civil Pablo Formigo en su misión den Mauritania.

  • Camboya

    Camboya

    55:21 23 oct 2016

    55:21 23 oct 2016 Kike Figaredo, apodado como "el obispo de las sillas de ruedas" en su labor humanitaria en Camboya. Uno de cada 250 habitantes está mutilado por las minas antipersona y los accidentes de tráfico.

  • Jordania

    Jordania

    55:12 09 oct 2016

    55:12 09 oct 2016 Jerónimo Candela es cooperante en el segundo campo de refugiados más grande del mundo. Desde el inicio de la guerra, Jordania ha acogido a cerca de 1.200.000 refugiados sirios.

  • Costa Rica

    Costa Rica

    55:32 02 oct 2016

    55:32 02 oct 2016 Regina Domingo salva a los tiburones y a las tortugas en peligro de Extinción en Costa Rica. Dejó una vida acomodada en Barcelona para luchar contra la pesca ilegal.

  • Honduras

    Honduras

    55:52 25 sep 2016

    55:52 25 sep 2016 Eduardo Ubierna en misión humanitaria en Honduras , en la ciudad más peligrosa del mundo. Es el jefe de operaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja.(CICR).

  • Nepal

    Nepal

    55:45 18 sep 2016

    55:45 18 sep 2016 La motorista Alicia Sornosa recauda fondos para las víctimas del terremoto de Nepal.

  • Kenia

    Kenia

    55:06 11 sep 2016

    55:06 11 sep 2016 Álvaro Pérez Pla, un joven emprendedor que ayuda a los niños huérfanos de Kenia. Trabaja en Kibera, el segundo asentamiento de África.

Mostrando 1 de 1