'Héroes invisibles' es una serie documental cuyo protagonista es un español que abandonó su cómoda vida en España para intentar mejorar las condiciones de los más desfavorecidos en el extranjero. Violencia, narcotráfico, inmigración, terrorismo o pobreza extrema son algunos de los temas que se retratan en los diferentes destinos: Kenia, Camboya, Honduras, Mauritania, México, Costa Rica, Jordania, Nepal, India, Mediterráneo Central, el Líbano, Etiopía, Ecuador, Estados Unidos, República Dominicana y Zambia.

La serie de documentales está dirigida por Víctor Cerdán y cuenta con los reporteros, Merche Forner, Omar Razzak y Tábata Peregrín, y con los operadores de cámara, Elena Fernández y Alberto González. Un equipo con larga experiencia en la elaboración de este tipo de documentales bajo la dirección de producción de Marta Manzano y la producción ejecutiva del periodista y escritor Manuel Cerdán.

4358839 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Héroes invisibles - Etiopía - ver ahora
Transcripción completa

Cada día es una sorpresa, no sabemos lo que nos espera.

Una emergencia, un nacimiento, una cesárea, un niño muy grave...

Cuando te encuentras con alguien con lepra, le saludas,

le das la mano y le abrazas no pasa nada.

Y buenas noticias porque soy grupo sanguíneo negativo

y somos, totalmente, compatibles,

así que no hay problema de hacer la donación.

Ahora me comunicaron que no encuentran bolsas de sangre,

miraremos por las plantas a ver si queda alguna

porque si no, tenemos un serio problema.

No es lo mismo ver una persona que ya murió,

que ver cómo una persona va de la vida a la muerte.

Gambo te roba el corazón, lo que nos hizo quedarnos en Gambo

que las gente nos hizo sentir como en casa.

Yo he podido escribir mi historia y me pregunto por qué

las niñas y niños de aquí no pueden escribir su historia,

o sea, sus sueños porque ellos también sueñan.

Y para ellos es fundamental llegar vivos.

Cuando lo que tienes delante es una persona que tiene

una mirada y la madre te trae a su hija en brazos

y pidiendo que hagas algo por su hija que se está muriendo

por una enfermedad que se podría evitar,

ahí te das cuenta la gran diferencia que nos separa.

Pueden haber nacido en Etiopía o en una zona muy humilde

como es Gambo, pero tienen derecho a hacer realidad sus sueños.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Nací en Barcelona hace 32 años, pude asistir a una buena

guardería, un buen colegio que, posteriormente,

me permitió estudiar lo que quería estudiar

que era medicina para luego especializarme en pediatría

en el hospital general de Granollers.

Hace cinco años llegué a Gambo por primera vez y la llegada

a Gambo cambió, completamente, mi vida.

Tenía inquietud por conocer otras realidades,

me llamó, especialmente, el hospital de Gambo

porque está ubicado en una zona rural en un país

con escasez de recursos como es Etiopía.

Así que vine aquí, aunque sin duda,

lo que me encontré va mucho más allá

de lo que me podía imaginar.

Vine aquí como una experiencia de voluntariado de cuatro meses

y lo que iban a ser cuatro meses de estancia, se ha convertido

en un cambio radical de vida y he acabado viviendo aquí.

Realmente, el primer impacto fue ver la realidad chocante

de otro tipo de vida. Salir de la comodidad

de mi vida en Barcelona y encontrarme con niñas y niños,

que podrían ser, perfectamente, yo, que, por desgracia, viven solos

en condiciones muy duras, sin agua, sin luz

y con enfermedades que podríamos evitar.

Llegué al hospital de Gambo, me di cuenta de la gran labor

que realizaba el hospital en medio de la nada.

Es un hospital misionero y todo el servicio lo ofrecen

a la comunidad de manera generosa

dando asistencia sanitaria a los más pobres

de entre los pobres, a los que no tienen nada.

Están, literalmente, salvando vidas.

Nos acaban de avisar, acaba de llegar una mujer

sangrando, está embarazada de 38 semanas y antes de entrar

a quirófano necesitamos, al menos, dos bolsas de sangre

porque si no, se nos desangrará la madre en el quirófano.

En Etiopía, un parto es un momento muy delicado.

Así como en España también hay complicaciones

con momentos muy complicados,

sin embargo, la gran mayoría de casos,

su desenlace es muy bueno. Sin embargo, aquí cada vez

que hay un parto, se ponen en juego dos vidas.

como la del niño que está por nacer.

Buenos días a todos, presentaros a los nuevos

que han venido a trabajar con nosotros en equipo.

Doctora Ana, Pedro, terminando medicina, Juan, ingeniero

y Quim, estos serán vuestros compañeros

estarán en las consultas externas con vosotros codo a codo.

Vamos a formar juntos un equipo en el que vamos a aprender,

mutuamente, el uno del otro.

Y aprovechamos para presentar a Jul, la obstetra que trabaja

estos días en el hospital

que, justamente, hoy se marcha unos días.

Por ello, tenemos ahora el reto de poder afrontar

estas semanas y demostrar esta experiencia

en este nuevo ámbito para nosotros.

Nuestro origen primero fue el cuidar a estas personas

que no tenían dónde ir, no había nada, no había

ni la carretera y se puso una pequeña leprosería.

Empezó en el 1927,

fue evolucionando y el gobierno entonces,

concedió terrenos para este tipo de actividad.

Y hemos pasado desde hace unos 38 años

de una simple clínica, un dispensario,

por así decir, de curas, hemos pasado a lo que es hoy

que es uno de los hospitales referentes de Etiopía.

Abel Barro es una persona entrañable, que lleva más

de 30 años en Etiopía, conoce, perfectamente,

la cultura, habla amárico, habla oromo a la perfección

es nuestro profesor de oromo, nuestro maestro.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Y no tengo más que palabras de admiración ante una persona

que a sus años sigue igual de entregada

por este pueblo y por este país.

Aquí llegamos a pediatría,

estos tres pabellones en forma de u.

La capacidad total de la sala de pediatría ha llegado a ser

de 70 y hasta de 80 niños ingresados.

Sin duda alguna, no es lo ideal, es un reto

a mejorar, pero ahora estamos obligados a tener

dos niños por cama e incluso camas extras.

La capacidad total es de unas 200 personas

que hay ingresadas cada día

en el hospital y a todas les ofrecemos comida.

Otro pabellón es el pabellón de maternidad donde se realiza

el seguimiento prenatal, los partos y las complicaciones

del parto que conllevan.

Un pabellón de cirugía general con dos quirófanos disponibles

y un pabellón de lepra.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Había visto alguna foto antes de venir, esperaba algo

pequeñito, una sola sala. -Sinceramente, al ir a la sala

de la lepra nos sorprendió porque no es algo

que estemos acostumbrados a ver. Lo primero que pensamos fue:

"Ostras, pobre gente", pero tienen la opción

de venir al hospital

y ser atendidos y poder combatir esta enfermedad.

La lepra es una enfermedad bacteriana,

una enfermedad contagiosa. ¿En realidad ese contagio

es tan grande como se piensa?

Es verdad que existe ese riesgo, pero el riesgo es mínimo

y hace falta un contacto muy prolongado.

De modo que si ves a alguien con lepra, le saludas,

le das la mano, le abrazas, no pasa, absolutamente, nada.

Además a día de hoy la lepra con tratamiento se cura.

Las secuelas persisten, pero ya no contagias.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Nos está comentando que venía de un pueblo rural

y que cuando su familia se enteró que tenía lepra,

la abandonó y se sintió abandonada y sola.

se quedó ingresada en el hospital de Gambo.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Su marido también tiene la enfermedad de lepra,

tiene una pierna amputada aunque ella está ingresada

por una complicación por vivir ambos en la casa

y en el pueblo de Gambo.

Así que les ha unido la enfermedad de la lepra

porque se sintieron atraídos y no rechazados.

Ahora, nosotros en Gambo uno de los principales objetivos

es combatir este estigma, integrar zonas con lepra

en la sociedad y que sea posible

que sea una realidad que convivan personas con lepra

con personas que no la tienen.

¿Aquí eres feliz?

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Aquí están muy felices en el hospital de Gambo

que agradece mucho al doctor Iñaki,

a todos los trabajadores del hospital

porque la han curado y está muy, muy feliz.

Toda esta gente espera a entrar en el hospital,

son las consultas externas del hospital de Gambo.

En principio, son las ocho de la mañana y tenían

que haber abierto ya la puerta.

Igual como llueve, van un poco con retraso, puede ser.

Normalmente, cuando hay más gente

sale una persona antes y ordena a la gente.

Y ahora al no estar ordenado, será un caos.

Normalmente, al ordenar evitas esto porque ahora

todos quieren entrar los primeros.

Entonces, ahora los clasifican los que tienen cartilla fuera.

Y todos ellos no tienen cartilla

con lo cual repartirán una a cada uno.

Este niño de aquí pasará primero.

(LLORA)

Desnutrido.

Desnutrición, sí.

Una vez los niños ya tienen la cartilla, los pesan aquí.

(Llantos)

A día de hoy parece increíble que siga habiendo desnutrición.

Después de vivir aquí

te das cuenta que la desnutrición es de causa política.

Que hay hambre porque nos interesa.

Porque para que algunos podamos vivir como vivimos,

otros se tienen que estar muriendo de hambre

porque podríamos hacer que todos viviésemos

con lo mínimo, pero no interesa.

La responsabilidad última es de cada uno de nosotros.

Cada uno somos responsables de vivir como vivimos

y los gobiernos, al fin y al cabo son nuestros representantes

y empezar a cambiar el mundo, empieza por cambiarnos

a nosotros mimos y, al menos, intentar vivir,

coherentemente, rompiendo esas desigualdades.

Este proceso se hace siguiendo los protocolos

de la Organización Mundial de la Salud, un cuestionario

diseñado para que enfermeros puedan hacer un "quilvado"

detectando de manera precoz las principales complicaciones.

Ya sean desnutrición, como es este caso,

deshidratación, problemas respiratorios,

malaria y sarampión.

El objetivo de este protocolo es disminuir la mortalidad

infantil en menores de cinco años en países como Etiopía.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Nos comenta que tiene diarrea acuosa desde hace dos meses

Si tiene fiebre, la tiene a veces,

si tiene tos, también la tiene.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Vemos que también tiene conjuntivitis.

(LLORA)

Le ha mirado el peso, la longitud y la relación

entre ambas indica desnutrición aguda severa así como

el perímetro craneal y su aspecto lo confirma.

Muchas veces también sientes frustración

de no poder hacer muchas más cosas ya que ves tanta necesidad

que te gustaría poder ser capaz de llegar a más día a día

y es un poco nuestro objetivo y lo que esperamos.

Este es... el niño está ingresado ahora.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Tenemos el concentrador que sirve para dos.

(HABLAN EN INGLÉS)

Estamos comentando que tenemos tres niños que necesitan oxígeno

y tenemos solo un concentrador de oxígeno.

Tenemos que pensar que de todos los que necesitan,

dar oxígeno al que está peor y es una situación muy dramática.

Hace falta conseguir más concentradores para no tener

que racionar tanto el oxígeno.

Sí, cada día es así de frenético, no todos iguales, pero sí

la dinámica es que tenemos las puertas abiertas

y acogemos todo lo que nos llegue,

también eso es un poco nuestro objetivo.

Podemos poner el cilindro en la del fondo

y poner lo del oxígeno allá.

Ostras, voy. Vas a hacer esto.

¿Qué le pasa?

Es una fractura de clavícula.

Cada día es una sorpresa, no sabemos qué nos espera,

una emergencia, un nacimiento, una cesárea, un niño muy grave...

El motivo por el cuál avisé al doctor Iñaki con urgencia

es porque ese niño hace un par de horas que nació.

Hemos descubierto que tenía una hipotonía, esto es

que le cogemos el brazo

y el brazo cae como si fuera un difunto

y actuamos con urgencia porque este niño está bastante mal.

Ahora mismo le damos oxígeno e intentamos meterle

adrenalina para que funcione,

no sabemos si es una parada cardiorrespiratoria.

La vida que no se pierde, vamos.

Le hemos intubado, le ventilamos, manualmente,

porque no tenemos respirador,

no tenemos la cateterita del ombligo,

no tenemos para hacer analíticas y tener más datos.

Necesitaríamos algo urgente y no tenemos y hay que ver

si alguno de nosotros es compatible.

Pasarle.

No es lo mismo ver a una persona que murió que ver cómo

una persona va de la vida a la muerte.

Esto es lo que duele más.

Cuando he visto este niño...

Ahí que no se movía

y sin dar ningún tipo de señal de vida,

me he ido a llorar en el cuarto.

Ha sido bastante... duro.

Y teniendo en cuenta que la madre era una niña de 15 años.

Esto no hubiera pasado si hubiéramos tenido recursos

oportunos como en España

a los neonatos se les vigila las primeras horas

porque están muy débiles y es cuando más los tienes

que controlar, porque puede pasar lo que ha pasado hoy: una sepsis,

que es una infección generalizada en todo el cuerpo.

Me revuelve el ánima, me llena de rabia... de incomprensión...

Me pregunto: "¿cómo puede ser posible, por un lado,

que tengamos tantas comodidades y, por otra parte,

aquí la gente no tenga lo más básico; cuando sabemos

lo que hay que hacer, podemos hacerlo.

(Truenos)

Los días aquí, la mayoría, son muy intensos.

Uno, al trabajar aquí, tiene que llevarlo con filosofía,

paso a paso y, la verdad, que uno lo hace contento y con ganas,

si no, no estaríamos aquí.

Este fin de semana estamos de guardia de todo el hospital,

hacemos una ronda por todas las salas para ver si hay

algún niño que tiene algún problema que se haya complicado.

Y, durante el día, cualquier

emergencia que venga de fuera, la atendemos.

Está embarazada de gemelos, está a término ya,

todavía no se ha puesto de parto, puede ser en cualquier momento.

Está muy bien.

Hace cinco años me quedé helado cuando los propios misioneros

me transmitieron las grandes dificultades económicas

que tenía el hospital. Todos los ingresos vienen

de donaciones extranjeras que han ido disminuyendo,

sin embargo, el hospital no puede dejar de dar asistencia,

porque la gente sigue entrando por la puerta.

Estamos nosotros o nosotros. No hay, absolutamente, nada más.

Estaban planteándose cerrar el hospital. Hay que mover

cielo y tierra, hacer lo imposible, pero no puede cerrar.

Actualmente, con mi mujer Cristina, hemos venido a vivir a Gambo

desde esta nueva posición de directores médicos de aquí,

trabajando codo con codo con los misioneros de la Consolata,

que son los que iniciaron esta gran labor.

A Cristina la conocí, precisamente,

al volver de la primera estancia en Gambo, hace cinco años.

Había un curso de medicina tropical, nos apuntamos los dos

y allí nos conocimos.

Yo, ante toda la persona que encontraba,

no hacía más que hablarle de Gambo.

De un hospital que estaba en necesidades

y que me estaba replanteando mi vida de...

De hacer todo lo posible por mantener en pie ese hospital.

Así que nos conocimos hablando de Gambo

y aquí hemos acabado los dos; en Gambo.

Estas casas las construyó la misión hace muchos años

y, ahora, están todas que se están cayendo, literalmente.

Esto está hecho a base de abobe y barro.

Se cocina todo en el suelo, que crea un gran riesgo de quemadura,

ya que estamos en un espacio reducido y hay muchos niños;

los niños entran por aquí corriendo, jugando

y se acaban quemando.

Hay una unidad de quemados debido a la gran cantidad

de quemaduras que hay.

Conseguimos que estas cocinas que están en el suelo,

en vez de hacerlas en el suelo, hacerlas un poco más elevadas

que, en vez de cocinar agachados como ahora,

cocinen de pie y la cocina a esta altura.

De esta manera, evitaríamos todas las quemaduras.

(LAS PERSONAS HABLAN)

Uno de los problemas que nos encontramos en el hospital de Gambo

es que viene mucha gente con problemas derivados del consumo

de agua. La gente suele ir con bidones amarillos al río

en búsqueda del agua. El agua está contaminada,

muchos animales hacen sus necesidades allí, la gente lava...

Y ese agua, pues es el agua que utilizan para beber, cocinar...

A partir de ahí, derivan todas las diarreas y otros problemas.

Ante la necesidad de conseguir agua potable para la gente del pueblo,

la misión decidió construir un pozo,

entonces, cada mañana toda la gente del pueblo

está haciendo una cola para conseguir el agua potable

que utilizarán en el día a día.

La persona encargada de transportar la leña y el agua

suelen ser, en la mayoría de casos, las niñas.

Es otra cosa que estamos en proceso de cambiar, con la construcción

de nuevos pozos, que no tengan que caminar tantos kilómetros

y puedan disponer de más tiempo, en parte, para poder ir al colegio.

Cuando estás viviendo aquí todas las personas te conocen,

te saludan por el nombre.

En Gambo encontramos gente que vive en condiciones humildes,

pero es capaz de abrirte su alma y hace que te sientas en casa.

Gambo te roba el corazón.

Lo que nos ha hecho quedarnos en Gambo es que la gente

nos ha hecho sentir como en casa.

(Música)

Lepis es el pueblo más cercano a Gambo.

Mucha gente de Gambo, los domingos, lo que les sobra del huerto

lo vienen a vender aquí, como ella que viene a vender

el pimiento, y de eso obtiene algunos ingresos.

Hay grandes plantaciones de café en Etiopía que produce riqueza,

puesto que este café lo venden en los mercados y son ingresos.

Aprovechamos, cuando vamos a ver a los amigos que tenemos

para preguntar cómo están de salud.

Vamos a mirar si presenta alguna úlcera o no.

Esa está bastante bien cuidada, por aquí empieza por un principio

de úlcera, así que le diremos que es importante

que cada día se lave bien el pie, a ser posible con jabón.

Las condiciones no son ideales, es un ambiente rural,

conviven con los animales por medio, son transmisores

de muchas enfermedades y de mucha contaminación.

En todo este pueblo las personas mayores

están con las secuelas, pero están curadas,

todos los hijos son sanos,

se ha erradicado la enfermedad en la generación.

Son personas que nadie las quiere para trabajar

y que estarían condenadas a acabar muriendo en la pobreza

por falta de ingresos.

Para combatir eso, se ha creado el pueblo de Gambo,

podríamos decir, los misioneros han construido casas

para estas personas que no quieren volver a su pueblo,

porque ya nadie los quiere, han perdido a la familia

y, ahora, su casa es el hospital, su casa es Gambo.

Todo son personas que han tenido lepra, que viven integradas

con el resto del pueblo, que no tiene esta enfermedad.

Bekele, la verdad, es una persona que cuando

le diagnosticaron la enfermedad de lepra, pues dijo: "vale, tengo

la enfermedad de lepra, voy a tomar el tratamiento y a seguir mi vida".

Se quedó a vivir en Gambo, no volvió a Basako,

porque allí nadie lo quería.

Él se sintió rechazado por toda su familia, por sus amigos...

Y... si uno se pone en su piel eso es bastante duro, ¿no?

Para la persona, porque cualquiera de nosotros podría tenerla.

El principal mensaje que quiere

transmitir es que la lepra se puede curar.

Que no tengan miedo de ellos.

Tiene la enfermedad, pero ya ha recibido un tratamiento

y están curados. Es verdad, que siguen teniendo secuelas,

pero ya no transmiten como anteriormente.

Por suerte, ha encontrado a Sisai, que es su mujer,

que tienen una familia encantadora y eso le debe llenar de alegría.

(Risas)

Le hemos preguntado cómo conoció a Sisai, por eso se ríe.

Que nos explique la historia con Sisai.

Dice que le escribió una carta.

Una carta de amor.

Sisai tenía la misma enfermedad que él y con ella se podía acercar,

podían hablar, estar juntos no había rechazo. Se sentían iguales.

Tanto Bekele como Sisai han hecho el tratamiento,

están curados, no contagian y, gracias a ello, los cuatro hijos

están sanos y no tienen la enfermedad.

En este país dar de comer al otro es símbolo de amistad.

(Aves de la selva)

(LA NIÑA LLORA)

Se le marcan todas las costillas, el abdomen sin grasa...

En el caso de Arabia, le hicimos un análisis de sangre

que demostró una anemia muy severa.

Hemos empezado el tratamiento para cubrir malaria

y enfermedades como neumonía o meningitis.

Aún así, se sigue encontrando muy débil y le cuesta tomar la leche,

la va vomitando, por ello, para facilitar y ayudarle

a esa recuperación, vamos a hacerle una transfusión.

De sangre estamos a cero, no tenemos ni una sola bolsa.

Le hemos mirado el grupo sanguíneo, es A positivo, yo soy A negativo,

sería un candidato a donarle la sangre,

debido a la falta de recursos que tenemos aquí.

Ahora hacemos la prueba de compatibilidad,

que el grupo sanguíneo sea compatible,

ya que habría que mirar el test de VIH, de sífilis,

hepatitis B y hepatitis C.

Si vemos que es compatible, procedemos con la transfusión,

si vemos que no es compatible, buscamos otro donante.

Buenas noticias, porque soy grupo sanguíneo A negativo

y somos totalmente compatibles, así que no hay problema para donar.

Me acaban de comunicar que no encuentran bolsas de sangre.

Hemos mirado por todas las plantas a ver si hay.

Si no, tenemos un serio problema, sin eso, no podemos hacerla,

porque la sangre hay que meterla en una bolsa y de ahí va a otra.

Son especiales para que no se coagule la sangre.

Esperemos que encuentren, al menos, una.

Nos hemos alegrado tanto porque me han dicho que tenemos bolsas,

así que el problema de, después de encontrar donante,

ver que no podíamos por falta de bolsas habría sido frustrante.

Es una gran alegría ver que hemos encontrado la bolsa

y podemos proceder a la transfusión.

Confío en los enfermeros que trabajan día a día

y sé que me puedo poner en sus manos.

En el fondo es muy satisfactorio pasar de director médico

a paciente, ponerme en la piel de las personas que llegan aquí.

Ponerme a los pies de mis trabajadores.

Realmente, esto es lo que me gusta.

No tenemos en el hospital, seguro. No.

He preguntado y no hay.

Y es el set solo. ¿Cómo puede ser que haya bolsas pero no set?

Ahora que hemos encontrado bolsas, tenemos bolsas para la sangre,

el problema es que nos falta el sistema

para pasar de la bolsa de sangre a la niña.

Están buscando por todo el hospital, faltan un par de salas,

estamos esperando a ver si la encuentran.

Ahora mismo estamos sin luz, la luz que hay es de generador,

que durante el día lo ponemos, siempre que haga falta,

a la noche intentamos no ponerlo porque la gasolina

es cara y consume mucha electricidad y mucho dinero.

Hablamos de un problema económico,

no nos lo podemos gastar en gasolina.

Una gran alegría, hemos encontrado el único que quedaba.

De manera que, al menos, podemos transfundir ahora.

El problema lo seguimos teniendo, mañana hay que ir a comprar.

Yo he podido, podría decir que estoy escribiendo mi historia

y me pregunto por qué las niñas y niños de aquí no pueden escribir

su historia, sus sueños, porque ellos también sueñan.

Uno de nuestros objetivos aquí es que ellos puedan ser protagonistas

de su vida. He conocido niñas que sueñan con estudiar medicina,

con estudia enfermería, con ser profesores...

Y si otras personas podemos hacerlo ellos también pueden.

Y para ello, es fundamental llegar vivos,

es una obviedad, pero aquí no es tan obvio, ya que...

Muchos niños mueren antes de cumplir los cinco años de vida.

(Trinos)

Los niños tienen una alimentación muy pobre, deficitaria...

Y con este vaso de leche diario que repartimos

conseguimos este complemento de proteínas, vitaminas,

minerales y grasas que necesita un niño para crecer sano.

Los ponemos en orden, en una fila, que no se peleen.

Y le damos a cada niño su ración de leche.

En Etiopía, estamos encontrando mucha desigualdad.

Por una parte, encontramos informes que dice que es un país

que está creciendo la economía a un ritmo del 10%.

Y es cierto. Es una de las más elevadas

de todo África, pero es a costa de la capital.

Para que crezca al 10% es que hay pocas personas

que tienen muchísimo dinero

a costa de que la gran mayoría tengan muy poco dinero.

La desigualdad entre los ricos y pobres es cada vez más grande,

más acentuada y esto lo estamos viendo.

Cada mañana, se reparte la leche a los que están ingresados

por malnutrición y a los neonatos, que ya se la hemos pasado.

Lo que repartimos es el plan peanut,

que es una pasta de cacahuete que damos a los niños

con malnutrición cuando han pasado la primera fase.

Si alcanzaran el objetivo que tenemos aquí de peso

y de nutrición, se lo podrían llevar a casa.

Yo creo que tener tantos hijos aquí es algo, primero, cultural.

Porque aquí la familia tiene mucha importancia

y tener una familia grande es lo bonito, es lo que ellos esperan.

Todas las mujeres tienen seis, siete, ocho hijos.

Pero es verdad que todas te cuentan

que se les ha muerto dos, tres hijos.

Lo que intentamos es, a través de la atención

y la vacunación, intentar reducir esta mortalidad aquí.

Aquí tenemos a Araguia. Hace un par de días,

le realizamos una transfusión y le ha cambiado hasta el color.

Ahora está hasta negra. Antes estaba medio blanca.

Aquí tenemos a Almata.

Que sigue estando muy grave, con una desnutrición muy severa,

pero, sinceramente, mucho mejor que el día que ingresó.

Es una evolución favorable.

Sigue estando con desnutrición importante, pero...

mejor que el día que ingresó,

que, realmente, estaba muy mal. (LLORA)

¿Tenéis casos que hayan ingresado en este estado

y ahora estén recuperados? Están también Shiviru.

Llegó muy mal y ahora está bastante bien. A ver.

Shiviru. Shiviru. ¿Eh?

Sigue estando con desnutrición severa.

Pero, claro, ves un poco la evolución.

Shiviru.

Además que está supercontenta.

Hemos visto historias muy bonitas

de niños que llegaban medio muertos

y han salido corriendo del hospital bien alegres.

Pero hemos visto también morir niños.

En el hospital conviven la vida y la muerte.

Y, a veces, en la misma cama.

Tener un hijo aquí es jugarte la vida.

Todavía, por desgracia. Queremos luchar para que no lo sea.

Esta mujer, como veis, tiene una fase de lepra muy avanzada.

Tiene las dos manos completamente sin dedos,

una pierna amputada. Esta es una bota especial

que le hemos hecho, porque un pié que tiene,

o sea, no hay pié. Es solo el muñón.

Tanto el zapato especial como la prótesis,

la hemos fabricado aquí en el taller.

Con la ayuda de las muletas y la prótesis, puede caminar.

También está en una avanzada edad y ya le cuesta caminar.

(HABLA EN INGLÉS)

Philip es el hombre que trabaja en el taller,

que ha hecho esta prótesis, este zapato.

(HABLA EN AMHÁRICO)

Eso.

Ahora, a caminar ella sola.

(HABLA EN INGLÉS)

Y en Europa, tienen las opciones y no quieren caminar.

Una persona acomplejada es aquella a la cual,

sin tener ningún tipo de fealdad, sin ningún tipo de deformidad,

desde pequeño, ya sea por los medios de publicidad,

ya sea por las revistas de belleza, lo que sea,

ha anotado un canon de belleza, un modelo a quien seguir

y ellos no se ven atractivos si no son iguales que esta persona.

A mucha gente que se siente acomplejada,

los trasladaría aquí para que vieran lo que es gente

que está mal, gente que ha perdido toda su belleza

y, aun así, siguen viviendo con felicidad y con una sonrisa.

(HABLA EN AMHÁRICO)

Llegaron tan solo hace dos días la madre con los dos niños,

que no sabían todavía la enfermedad que tenían,

pero los niños venían tapados con una manta

porque tenían miedo de enseñar sus pies y sus manos.

Tenían vergüenza de enseñarlos.

Son niños. Que un niño, al fin y al cabo,

lo que quiere es sentirse querido, jugar, reír y pasárselo bien.

Han perdido las piernas, como ves, pero no pasa nada.

Pueden jugar, reír, pueden tener amigos,

pueden hacer una vida normal.

Y con ese tratamiento se curarán.

La enfermedad dejará de evolucionar,

dejarán de contagiar, podrán ir al colegio,

casarse, tener hijos sanos,

como cualquier otro tipo de persona normal.

Existe miedo al contagio. Hay mucho estigma,

sobre todo, es por desconocimiento y por la imagen que se transmitió

de esta enfermedad desde la antigüedad.

Etiopía es el país de África

con más cantidad de personas con lepra.

Pero en España sigue habiendo lepra.

Y, sin embargo, la persona que la tiene, prefiere esconderlo,

porque sigue habiendo este rechazo, este estigma.

En cuestión de dos días, han perdido la vergüenza.

Exacto. Y ahora ya veis qué alegres están,

cómo sonríen y no tienen miedo a enseñar esas manos.

Veis que ha perdido completamente todos los dedos de las manos.

Yo eso no lo había visto en ningún sitio.

Y en España, me imagino que al estar tan bien controlado,

es muy difícil llegar a estos extremos.

En España, hay casos de lepra, pero, afortunadamente,

se detectan a tiempo y no vemos estas fases

tan evolucionadas como vemos aquí.

Si lo hay, créeme que está bien escondido.

La podemos tocar, la podemos abrazar.

Estas muestras de afecto, de dar la mano, de abrazarlos,

al fin y al cabo, quizás es la cura más importante.

Estas muestras de afecto que necesitan.

Porque ya han sufrido mucho en su pueblo, en su comunidad,

que ya los han aislado mucho por culpa de esta enfermedad.

Son personas como cualquier otra, como nosotros.

(HABLA EN AMHÁRICO)

Yo puedo haber visto muchas películas,

a través de una cámara veo África,

pero siempre lo veo detrás de una pantalla.

En cambio, cuando estás aquí, hay una empatía muy grande.

Vamos a tomar medidas. Lo que ella necesita,

sería un tipo de bota como esta.

Como no tiene pié, muy corta, para que no le baile el pié.

Me ha comentado Philip que lo mejor va a ser

hacerle un molde de yeso como este.

Es un tipo de molde que ha hecho antes.

Podemos hacerle esto.

(HABLAN EN INGLÉS)

Le explicamos que solo es un yeso, que está frío, pero no duele.

Ella nunca ha visto esto antes. Es nuevo para ella.

Le estamos diciendo que no se preocupe, que no duele.

Es muy importante realizar las curas.

Como sabes, la enfermedad de lepra produce pérdida de sensibilidad.

De modo que encontramos que estas personas

están sobre un terreno bastante malo

y si llevan un calzado inadecuado, van haciéndose pequeñas heridas,

no se dan cuenta y van evolucionando hacia úlceras.

Veremos que, en algunos casos, llegan hasta el hueso.

Y es una pena porque estas cosas se podrían evitar

con un cuidado a diario, con un calzado adecuado.

(HABLA EN AMHÁRICO)

Ella tiene bastante bien el pié.

Tiene alguna pequeña úlcera, pero no lo tiene muy mal.

Estas son bastante superficiales.

Sí. Está bastante bien.

Las úlceras de los leprosos o de cualquiera,

cuando están tan avanzadas, desprenden un olor desagradable.

Es un olor bastante... digamos, putrefacto.

Yo aún no soy médico, estoy en proceso.

Dudo que en muchos años vea a gente con este tipo de enfermedad

en España, si es que trabajo ahí.

Sin embargo, aquí aprenderás a ver a una persona

y con la exploración física, la historia clínica

y con todos tus sentidos, ver, palpar, escuchar, sentir,

realmente te das cuenta que puedes saber mucho más.

Es por eso que decidí hacer el viaje aquí,

para ver una realidad que existe, aunque no sea la nuestra,

pero vivimos en el mismo planeta, aunque en un mundo distinto.

Hoy, por ejemplo, ha aparecido un niño bastante recién nacido

y esto la verdad es que me ha impactado bastante.

Quizás, si ese niño hubiera nacido en España,

a lo mejor no hubiera muerto.

Chocas con esta realidad que nosotros creemos

que, a veces, es una película.

Le preguntas a gente de 21 años, incluso más mayor que yo:

"¿Cuántos difuntos has visto?"

Te van a decir que han visto uno, al menos, en su vida.

Si, por ejemplo, yo me acostumbrara a esto,

lo viera como algo normal sin que me impactara,

al final acabaría volviéndome cínico. Y un médico cínico

que no empatice y sensibilice, deja de ser humano.

Sin embargo, hay que seguir viviendo, seguir adelante

en el día a día y, a pesar de todo esto,

quedarte con las cosas buenas que pasan aquí cada día.

También ves llegar a muchos niños muy mal y salen adelante.

Es verdad. Por fortuna, son la mayoría.

Hay momentos muy duros en los que tenemos que ser fuertes,

porque ser fuertes nos permite seguir aquí.

Por fortuna, las cosas buenas son mucho mayores

y merece la pena intentar superar los obstáculos

para poder seguir afrontando el día a día.

El estar viviendo en Etiopía te hace madurar

y, a veces, demasiado deprisa. Maduras de golpe.

Pedro es una persona joven que está viviendo

su primera experiencia que me recuerda

a mi primera experiencia aquí en Gambo,

con esa inocencia y, a su vez, ese impacto brutal

que te llevas en el corazón.

Decidas quedarte en Gambo o volver a España,

nunca volverás a ser el mismo. Gambo te cambia.

Aquí estás de guardia las 24 horas del día

todos los días del año. Y cuando te llaman al teléfono

(Suena el teléfono) para una urgencia,

te sube la adrenalina.

Pero no ha roto aguas. Si no está de parto,

no es indicación del parto. Son las aguas meconiales.

Si tiene aguas meconiales, ahora está a 150

pero se puede poner a 20 enseguida.

O sea, saber lo que implica. ¿Cuál es la indicación de cesárea?

Vale. Pues vamos para allá.

Si es una cesárea, lo primero que haces,

es repasar mentalmente cómo se hace una resucitación neonatal,

el masaje cardiaco. Cada segundo cuenta

y no podemos equivocarnos.

(Gemidos de dolor)

Nos acaban de avisar. Acaba de llegar

una mujer sangrando, que está embarazada de 38 semanas.

Antes de poder entrar en quirófano necesitamos conseguir,

al menos, dos bolsas de sangre porque si no,

se nos va a desangrar la madre.

Es muy injusto las posibilidades que uno tiene

según el lugar en el que nace.

Algo tan aleatorio como eso.

No solo las posibilidades que tienes sobre el acceso

a la salud, sobre la vida, sino el desarrollo profesional,

sobre sus derechos como personas, sobre su condición de mujer.

Claro que es injusto.

Los momentos que hemos tenido que estar en quirófano,

pues han sido momentos urgentes

en los que había que hacer una cesárea.

En esta ocasión, la mamá perdía mucha sangre.

En Etiopía, un parto es un momento muy delicado.

Así como en España, evidentemente, también hay complicaciones

y hay momentos muy complicados, sin embargo,

la gran mayoría de casos el desenlace es muy bueno.

Sin embargo, aquí cada vez que hay un parto,

se pone en juego dos vidas, tanto la de la madre,

como la del niño que está por nacer.

(Llanto del bebé)

Estás ahí y tienes que estar concentrado.

Y tu cabeza piensa en hacer un diagnóstico correcto

y saber qué pasa para poder actuar rápido.

Las decisiones aquí tienen que ser rápidas y correctas.

Acabamos de tener una cesárea urgente

porque la madre ha roto aguas y eran aguas meconiales.

Y eso significa que el feto estaba sufriendo.

Ha sido una cesárea complicada, ya que primero

hemos tenido que sacar las piernas y ha costado sacar la cabeza.

El niño ha nacido sin respirar y estaba completamente azul.

Hemos aspirado para limpiarle bien todo el sistema digestivo,

los pulmones y, poco a poco, ha empezado a recuperar,

ha empezado a respirar, ha ido cambiando el color azul.

Se ha convertido en un color rosado.

Y ahora lo tenemos completamente normal.

Hemos vivido unos segundos de mucha tensión.

Pero, finalmente, ha salido todo bien. Y ahora muy felices.

Mi compromiso con Gambo es de por vida.

Gambo tiene que seguir existiendo, no puede dejar de existir.

Está haciendo una gran labor.

Sin embargo, el imprescindible no soy yo.

El imprescindible son ellos.

Nuestro sueño es formar a la gente.

Estamos ofreciendo becas escolares

para que los jóvenes de Gambo puedan estudiar.

Queremos empoderarlos, queremos darles ese protagonismo,

porque es su país y porque ellos son los héroes.

Nosotros estamos en segundo plano.

Héroes invisibles - Etiopía

55:11 09 dic 2017

Iñaqui Alegría es pediatra y director del hospital de Gambo, un centro médico etíope donde se trata la lepra, la tuberculosis y la desnutrición infantil entre otras enfermedades.

Iñaqui Alegría es pediatra y director del hospital de Gambo, un centro médico etíope donde se trata la lepra, la tuberculosis y la desnutrición infantil entre otras enfermedades.

ver más sobre "Héroes invisibles - Etiopía" ver menos sobre "Héroes invisibles - Etiopía"

Los últimos 17 documentales de Héroes invisibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • República dominicana

    República dominicana

    54:59 30 dic 2017

    54:59 30 dic 2017 Serie sobre españoles que trabajan para ayudar a los demás en diversas partes del mundo.

  • Ecuador-Colombia

    Ecuador-Colombia

    55:02 23 dic 2017

    55:02 23 dic 2017 Sonia Aguilar, una española que vive en Colombia y ayuda a refugiados que huyen del conflicto armado. Ella nos introduce la historia de Leyre Sanz, una psicóloga española que trabaja en la reinserción de niños soldado que formaron parte de la guerrilla y otros grupos armados.

  • Estados Unidos

    Estados Unidos

    55:00 16 dic 2017

    55:00 16 dic 2017 Serie sobre españoles que trabajan para ayudar a los demás en diversas partes del mundo.

  • Etiopía

    Etiopía

    55:11 09 dic 2017

    55:11 09 dic 2017 Iñaqui Alegría es pediatra y director del hospital de Gambo, un centro médico etíope donde se trata la lepra, la tuberculosis y la desnutrición infantil entre otras enfermedades.

  • Líbano

    Líbano

    55:08 02 dic 2017

    55:08 02 dic 2017 Sergio Cózar lleva cuatro años en Líbano y desde entonces trabaja cada día para ayudar a los refugiados sirios y palestinos que escapan de los conflictos bélicos de Oriente Próximo. A través de Sergio y otros cooperantes españoles conocemos historias de la población y de los desplazados por la guerra.

  • Mediterráneo central

    Mediterráneo central

    55:19 25 nov 2017

    55:19 25 nov 2017 Guillermo Cañardo, un médico que desde hace dos años se dedica en cuerpo y alma al rescate de inmigrantes que tratan de llegar en barca a Europa a través del Mediterráneo.

  • India

    India

    55:22 18 nov 2017

    55:22 18 nov 2017 Pablo Castells es un abogado barcelonés que funda la ONG "Streets of India" en 2009 para ayudará a los niños, las mujeres y los enfermos de los Slums de Nueva Delhi. Pablo, además de mostrarnos su trabajo visita a Jaume San Llorente en Bombay para conversar sobre la situación actual de la pobreza.

  • Zambia

    Zambia

    55:05 11 nov 2017

    55:05 11 nov 2017 Serie documental que viaja por todo el mundo para descubrir historias de españoles que dedican su vida a la acción social y humanitaria. Decidieron dejarlo todo en España y salir de su zona de confort para dedicar su vida a ayudar a los demás. Se embarcaron en la aventura de la cooperación y la ayuda humanitaria y viajaron cientos de kilómetros para lograr que niños, mujeres y hombres en diferentes situaciones de vulnerabilidad consiguiesen labrarse un futuro mejor. Pobreza, inmigración, hambre o desigualdad son sólo algunas de las situaciones a las que hacen frente los protagonistas. El espacio visita Zambia, la primera parada. Allí conocerá a una joven madrileña que dejó su vida en España para fundar una ONG.

  • 2:41 27 oct 2017 Pobreza, guerras, hambre y desigualdad son los principales problemas a los que se enfrentan los protagonistas de la serie documental Héroes Invisibles. Estos españoles dejaron atrás una vida fácil para embarcarse en la aventura de la ayuda humanitaria con la esperanza de crear un mundo mejor. Zambia, Ecuador, India, Líbano, Etiopía, Mediterráneo Central, Estados Unidos y República Dominicana serán los destinos de esta segunda temporada de Héroes Invisibles.

  • México

    México

    55:09 06 nov 2016

    55:09 06 nov 2016 La psicóloga Marta Rodríguez ayuda a las víctimas de la violencia en Ciudad Juárez, México. Trabaja con mujeres víctimas de la violencia, su objetivo es formarlas como terapéutas para que ellas puedan ayudar a otras víctimas.

  • Mauritania

    Mauritania

    55:32 30 oct 2016

    55:32 30 oct 2016 Héroes invisibles retrata la vida del Capitán de la Guardia Civil Pablo Formigo en su misión den Mauritania.

  • Camboya

    Camboya

    55:21 23 oct 2016

    55:21 23 oct 2016 Kike Figaredo, apodado como "el obispo de las sillas de ruedas" en su labor humanitaria en Camboya. Uno de cada 250 habitantes está mutilado por las minas antipersona y los accidentes de tráfico.

  • Jordania

    Jordania

    55:12 09 oct 2016

    55:12 09 oct 2016 Jerónimo Candela es cooperante en el segundo campo de refugiados más grande del mundo. Desde el inicio de la guerra, Jordania ha acogido a cerca de 1.200.000 refugiados sirios.

  • Costa Rica

    Costa Rica

    55:32 02 oct 2016

    55:32 02 oct 2016 Regina Domingo salva a los tiburones y a las tortugas en peligro de Extinción en Costa Rica. Dejó una vida acomodada en Barcelona para luchar contra la pesca ilegal.

  • Honduras

    Honduras

    55:52 25 sep 2016

    55:52 25 sep 2016 Eduardo Ubierna en misión humanitaria en Honduras , en la ciudad más peligrosa del mundo. Es el jefe de operaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja.(CICR).

  • Nepal

    Nepal

    55:45 18 sep 2016

    55:45 18 sep 2016 La motorista Alicia Sornosa recauda fondos para las víctimas del terremoto de Nepal.

  • Kenia

    Kenia

    55:06 11 sep 2016

    55:06 11 sep 2016 Álvaro Pérez Pla, un joven emprendedor que ayuda a los niños huérfanos de Kenia. Trabaja en Kibera, el segundo asentamiento de África.

Mostrando 1 de 1