'Héroes invisibles' es una serie documental cuyo protagonista es un español que abandonó su cómoda vida en España para intentar mejorar las condiciones de los más desfavorecidos en el extranjero. Violencia, narcotráfico, inmigración, terrorismo o pobreza extrema son algunos de los temas que se retratan en los diferentes destinos: Kenia, Camboya, Honduras, Mauritania, México, Costa Rica, Jordania, Nepal, India, Mediterráneo Central, el Líbano, Etiopía, Ecuador, Estados Unidos, República Dominicana y Zambia.

La serie de documentales está dirigida por Víctor Cerdán y cuenta con los reporteros, Merche Forner, Omar Razzak y Tábata Peregrín, y con los operadores de cámara, Elena Fernández y Alberto González. Un equipo con larga experiencia en la elaboración de este tipo de documentales bajo la dirección de producción de Marta Manzano y la producción ejecutiva del periodista y escritor Manuel Cerdán.

3725345 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
Para todos los públicos Héroes invisibles - Nepal - ver ahora
Transcripción completa

Cuando yo crucé la frontera de México con Guatemala

hubo un terremoto de 7,5 y yo estuve a 20 km del epicentro.

Iba en la moto, paré y empecé a notar

cómo el suelo subía y bajaba.

Eso hizo así tres veces más

y empezó a moverse la tierra de un lado para otro.

Lo pasé realmente mal, de llorar.

Pero igual te ha pasado esto para que llegues a entender

qué le ha pasado a esta gente que ahora estás ayudando.

Nos queda una hora de luz, más o menos.

Tenemos que cruzar el puente este gigantesco,

para acercarnos lo máximo posible a Katmandú tiraría hasta aquí.

¡Hola, hola!

(Risa)

Ponte al lado. Quiero poner la moto enfrente.

Ponte al lado del hormiguero un momento, luego la cambias.

Voy haciendo vídeos en sitios curiosos, bonitos, con niños,

con animales, en sitios que a mí me gusten.

Estoy haciendo un viaje por la India y Nepal

recaudando fondos para Petit Mon, que necesitan toda nuestra ayuda.

Lanzo llamadas de atención,

cuento dónde estoy, quién soy, lo que estoy haciendo,

dónde estoy, adónde voy y que, por favor,

que me echen una mano, no a mí, sino a estos niños

de este hogar del Sano Sansar

para los que estoy intentando recaudar fondos.

Petit Mon es la iniciativa de tres hermana que un buen día

decidieron que querían crear

su propio proyecto para poder ayudar.

A raíz del terremoto, Petit Mon ha iniciado distintos proyectos,

pero el principal es una casa de acogida para niños

con distintas problemáticas,

que está en Katmandú, en Nepal.

A mí me están esperando un montón de niños

que necesitan toda nuestra ayuda. ¿Cómo se la podemos dar?

Pues, muy fácil, por lo que cuestan do cervecitas os pido, por favor,

que no es nada para nosotros esos cinco euros.

Tenemos que conseguir este desafío, que es llegar a 3000 euros.

Y tenemos el 85% recaudado, nos quedan muy poquitos días

para llegar al final, para llegar a los 3000.

Listo. ¿Listo?

La historia es: Yo tengo un objetivo de 3000 euros,

que es lo que necesito que se cumpla,

que se llene esa hucha de 3000 euros

para que otra empresa doble la cantidad,

y sean 6000 en vez de 3000.

A raíz del viaje que hice de vuelta al mundo,

me pidieron que fuera, por favor, a contar esa historia

de la vuelta al mundo a un hospital de oncología en Guadalajara.

En ese momento, me di cuenta que lo que hacía

podía ayudar a que la gente se olvidara

de unos problemas gordos, entonces, ahí fue cuando

fui consciente de que, con estos viajes,

se podían hacer otras cosas, además de contarlo a todos,

de animar a la gente a que viaje, que conozca.

Era algo profundo que podía usarse de una forma más bonita.

Lo de la moto vino más por mi profesión.

Soy periodista dedicada al mundo del motor,

he probado coches, hacía pruebas de coches, de motos.

Y, bueno, a partir de ahí le coges gusto a la moto

porque la sensación que tienes de estar en contacto

con la naturaleza, hueles, sientes frío, calor, lluvia, polvo.

(Risa) Ver una moto despierta

la curiosidad de todo el mundo siempre.

Los niños pequeños alucinan, los padres quieren saber,

las mujeres te miran con una admiración, ¿no?

Como diciendo: "Mira esta tía, viene en moto y es una tía".

Llama mucho la atención, es lo que me gusta de ella.

Cuidado, que aquí hay muchos agujerillo.

¡Guau! Parece el mar.

En la escala de importancia de la carretera eres el último mono.

Adelantan camiones aunque vengas de frente, eres una moto,

eres un vehículo más pequeño con un montón de autobuses,

de autocares que se caen a trozos.

Cuidado, que las cabras saltan para todo lados.

A ver, cabritillas.

Creo que tenemos que tomar a la derecha.

A la derecha sigue la nacional, la carretera normal.

(Claxon de coche) Cuidado.

Nos mueve el hecho de hacer algo que nos apasiona, como es un viaje,

y, encima, conseguir llevar algo a un grupo de gente que sabemos

que les va a ayudar mucho.

Y eso a nosotros no llena mucho.

¡Nos vemos en Katmandú!

Vaca. ¡Ay, ay, ay, ay!

Esta se cruza también.

(Claxon)

Cuidado, ¿eh? Que este viene...

Adelantando.

Para mí ya ha llegado la hora límite de conducir, ¿eh?

Empiezo a no ver, hay mucha gente y animales y...

Vamos a buscar algo por aquí.

Conducir de noche es peligroso porque hay más animales,

sobre todo al atardecer. Sobre las cinco de la tarde

ya empezamos a buscar un sitio donde poder descansar.

Pasa, princesa. Deja la vaca, deja la vaca.

¡Ah!

Mira, Hotel Simrik, ¿qué te parece?

En los sitio tampoco se espera gran cosa, ¿no?

Con que tenga una sábana limpia, un ventilador

y un cuarto de baño algo aseado, pues ya está, ya nos vale.

Oh, perfecto y maravilloso.

Con agua caliente, vamos...

(Tono de llamada)

Hello? Hola, namasté, soy Alicia.

¡Hola, Alicia! ¿Qué tal?

Muy cerquita ya de Katmandú.

¡Qué bien, qué bien! ¡Tenemos ya unas ganas de verte!

Oye, cuéntame, ¿qué estáis haciendo?

¿Qué tal los niños? Los niños muy bien.

Lo niños están esperando recibirte con muchas ganas.

Yo también lo estoy deseando,

hemos pasado un día duro, de los duritos.

Pues, nada, espero que ya os vaya muy bien el viaje

y todo lo que os quede. Pues, nada, nos vemos enseguida.

Un abrazo. Un abrazo, hasta pronto.

A Alicia yo la conocí a partir del momento en que...

Me dijeron que iba a venir a Nepal. (RÍE)

Está viniendo desde España

y, bueno, está como una jabata ahí luchando para llegar hasta aquí,

hasta Katmandú.

(Canción en inglés)

(CANTAN EN INGLÉS)

El sábado en Sano Sansar es el día en que los niños

no tienen escuela, les dejamos que se levanten

a la hora que quieran, somos mucho más flexibles,

no hay una rutina tan estricta como el resto de la semana.

A los que quieren salir un rato, salen un rato,

los que quieren tocar la guitarra, si quieren estar en Internet,

les dejamos usar Internet.

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLAN EN INGLÉS)

Y a los pequeños les gusta jugar con una Nintendo,

que durante la semana no les dejamos

y el sábado es su día.

(HABLA EN INGLÉS)

¡Arati!

Aprovechamos que salimos, vamos a comprarnos zapatos.

Aquí creo que están bastante bien de precio.

Es donde normalmente venimos.

Namasté.

(HABLA EN OTRA LENGUA)

¡Arati!

(HABLA EN INGLÉS)

Estas creo que van a ser cómodas para ella.

Dos euros y poco cuestan, son de plástico

y para el monzón esto le va muy bien.

Además, con esto va fresca.

Yo creo que son perfectas estas. (HABLA EN INGLÉS)

Mireia en la casa de Sano Sansar

ha pasado a ser una pieza fundamental.

Primero, porque la casa sin ella, en estos momentos,

sería muy difícil que funcionara con normalidad.

Sumado a que, evidentemente, también hace labores de maestra,

enfermera cuando se ponen enfermos, cuando uno se cae en bicicleta,

cuando necesitan ayuda para los deberes.

Para cualquier cosa, la necesitan las 24 horas del día.

(Claxon de coches)

Katmandú es una ciudad congestionada por el tráfico.

Hay muchísimo tráfico, hay muchísima polución,

es una ciudad con mucho ruido, además, el tráfico empieza

a las cinco de la mañana. Para los peatones es un peligro,

cruzar la calle a veces es jugarte la vida.

¿Es esta?

Nuestros niños, la gran mayoría,

vienen de familias de Sindhupalchowk.

Sindhupalchowk es el distrito de Nepal donde hubo

más víctimas mortales durante el terremoto del 25 de abril.

Todas sus familias perdieron las casas, todas, de todos, todos.

(HABLAN EN INGLÉS)

Mireia tiene un nivel de exigencia consigo misma demasiado elevado

y no se toma ni un respiro.

(HABLAN EN INGLÉS)

Supongo que ser una persona exigente,

a veces, es más defecto que virtud.

Parece una mujer muy dura,

porque se pone un poco la coraza de su trabajo

y no se puede permitir el lujo

de que la veas llorando en su parte más sensible,

pero con los niños se le sale el corazón.

Cuando un niño canta una canción, cuando hace un dibujo

es que se le cae la baba, no puede negarlo.

Supongo que, como virtud, podríamos decir que soy...

Soy bastante trabajadora,

muy exigente conmigo misma,

que soy muy responsable

pero también, como defecto, podría decir lo mismo.

(RÍE)

(HABLA EN INGLÉS)

Jo, qué guay, llevamos el 85% conseguido.

2700 euros nos quedan, nada, un empujoncillo.

Hoy hacemos una grabación y la lanzamos.

(Suena el motor de la moto)

Temperatura exterior, 29 grados.

Y son las siete de la mañana.

Ahí hay una gasolinera, 12 kilómetros no hago ni de coña.

¿Dónde hay una? Ahí.

Es diésel además. Cuando quieres echar

y no encuentras gasolinera, da mucha rabia porque

hay que sacar gasolina del otro depósito,

o hay que ir a una gasolinera y pedir que te rellenen

una botella que, normalmente, no quieren.

Y te hace perder mucho tiempo.

Por favor, una gasolinera, por favor, gasolinera.

Mira, mira, mira.

(HABLAN EN INGLÉS)

Ahora está intentando negociar un precio.

La gasolina que nos va a vender es la de su coche.

Lo que nos hemos dado cuenta, que estamos mirando,

es que estamos jugando con la rupia india, es más cara.

Entonces, estaba negociando muy a la baja.

El otro no nos vende la gasolina

a ese precio porque le cuesta más.

Echaremos seis litros aquí y seis en la tuya.

No quiero llenar, porque esta gasolina no sé cómo está.

Igual, tiene agua o cualquier cosa. Cuanto menos echemos, mejor.

(HABLA EN INGLÉS)

Me dice que el dinero no es muy importante,

pero la ayuda de persona a persona, es lo importante.

Y luego, me dice que tengo un gran corazón. Voy a llorar.

(RÍE)

Un héroe o heroína es para mí alguien

que hace algo que es fuera de lo común

y que es capaz de llevarlo a cabo y que parezca fácil.

Después de estar hablando con él y de explicarle a lo que vas,

pues te ha regalado un litro más.

Joder, qué majo. Sí, sí.

Para mí, Alicia es mi heroína. Es una persona...

Mira. Tengo miedo a tener un accidente en un viaje

y quedarme tonta, siendo una carga para los demás.

He visto muchos accidentes.

He visto un montón de trozos de rueda, de camiones volcados.

Van a unas velocidades que no son las adecuadas

para el tipo de vehículo que llevan.

Hay vacas, perros, cabras, ovejas, niños, bicicletas.

Y todo esto va mezclado.

Hay muchos accidentes. Sí.

Gracias a Dios, no hemos tenido ningún susto.

Este va haciendo eses.

Aquí en medio ha habido un accidente.

Está lleno de aceite. Vete a la derecha. Ojo.

Cuidadito, que es aceite puro.

El chulito de detrás ya ha pegado un patinazo.

Es que es superpeligroso.

Espérate que se seque la rueda. Sí, sí.

¿Cómo lo ves? Vale.

Mira. Allí hay monos. Mira, están... Mírales, mírales.

Cruzando por delante de mí.

Mira qué grande es. Están por todas partes.

Están jugando con el árbol.

Bueno.

Oye, esto es un resort. Míralo. ¡Mola!

Por fin un sitio decente.

Mola, eh.

Hacia allá.

"Námaste". "Námaste".

¡Oh, qué gustito! Está todo limpio.

Yo no puedo más. Mira. Estoy muerta hoy.

Encontrar un sitio así, qué bien.

"Námaste", Mireia. Soy Alicia. ¿Qué tal por ahí?

Cuéntame algo. Mira. Aquí estamos.

Les hemos estado explicando cosas de ti

y ya con ganas de que llegues.

Pues nada. Nos vemos en unas horas. Muy bien.

Un beso. Adiós. Vale. Chao. Adiós.

¿Qué os parece si entre todos

preparados algo especial para Alicia?

¿Adónde va Alicia? -¡India!

Nepal.

Ah. Nepal.

(HABLA EN INGLÉS)

(GRITAN)

¿Qué os parece si dibujamos motos, cosas relacionadas con Nepal,

para darle la bienvenida a Alicia?

Sí, sí.

Se estima que el número de colegios destruidos fue,

totalmente, sobre unos 5000,

y, parcialmente, unos 16 000.

El terremoto se produjo un sábado por la mañana.

Y eso fue una suerte,

porque si las aulas hubiera estado llenas de niños,

probablemente, las cifras de muertos y de víctimas

en el terremoto hubiera sido muy superior.

(HABLAN EN INGLÉS)

Creo que van a quedar bien, eh.

Sí. Le están poniendo muchas ganas.

Están quedando muy bonitos.

En Katmandú, todavía hay gente que vive en refugios temporales.

De hecho, aquí al lado hay un campamento.

Actualmente, acoge a unas 1700 personas,

que viven en tiendas y ahí es donde Álvaro y María,

que es de una organización española que se llama Hugging Nepal,

están ahí todavía colaborando

y ayudando a la gente del campamento.

Tras el terremoto, había organizaciones

interesadas en ayudar. En estos momentos,

están en la misma situación,

pero nadie está interesando en ir a ayudarles.

El año pasado, por ejemplo, durante el monzón,

pudieron renovar los toldos. Iban poniendo unos encima de otros.

Este monzón, los toldos están ya agrietados y están rotos

y no va a haber manera de volver a acondicionar las tiendas

para poder sobrevivir estos meses.

Hay un ONG que se encarga del tema de los lavabos y del agua.

Y estamos nosotros gestionando este programa de tardes,

de una escuela para cuando los niños acaban el cole.

Y de mañanas, una escuela de adultos para mujeres,

que aprendan inglés, a leer y a escribir.

Aquí se ha creado como una pequeña comunidad.

-Sí. -Tienen sus huertos, sus animales.

Sí, sí. Está el que vende la madera,

el que pasa el carrito de los helados.

La gente construyó edificios temporales

y parece que se están convirtiendo en refugios permanentes.

Sí. La palabra temporal hay que ir con mucho cuidado,

porque aquí se ha usado chapa por un tubo

para hacer viviendas temporales.

Y nosotros estamos convencidos

de que muchas de ellas van a ser definitivas.

El gobierno prometió dos lakhs, que son unos 2000 dólares.

Y de eso, han recibido... eh... -120 euros.

¿Por qué esto, más de un año después, se comenta?

Pues porque los que lo gestionan, se lo han gastado.

A nosotros, el dinero nos llega directamente.

No lo tenemos que declarar. No pasa por el gobierno.

Yo entiendo que la gente tiene muchas dudas

sobre cómo operar las ONG, dónde va el dinero.

Pero hay muchas maneras de encontrar organizaciones

que están haciendo llegar el dinero adonde toca

y se puede ayudar de muchas maneras, además.

Incluso, se puede ayudar sin dinero.

Y con cinco euros al mes, podemos asegurarnos

que un niño que no tiene acceso a una buena educación, la tenga.

¿Vosotros cómo recordáis el día del terremoto,

el 25 de abril de 2015?

Quedé con un amigo para ir a tomar un té y llegué al bar,

me pedí el té, que nunca llegó. -Ya. Empezó a moverse todo.

Empezó a moverse todo y pensé: "Bueno, acepto lo que sea.

Ya no tengo escapatoria".

Vas a cualquier sitio y todo se mueve igual.

Sabes que, o bien, se acaba, o bien, empieza una nueva vida.

Eso es muy fuerte. -Exacto. Sí.

El 25 de abril de 2015 siempre estará en nuestra memoria.

Fueron dos minutos. Fue un terremoto muy largo.

Cogí a uno de los niños que estaba conmigo.

El tramo de bajar hasta la calle fue terrible.

Se movía tanto que nos teníamos que ir agarrando a la barandilla.

Y al final, nos tiró al suelo.

Se cayó un tejado de chapa de los vecinos.

Y me dio la sensación de que fuera, el peligro era mucho mayor.

Y, en ese momento, ya me rendí.

Dije: "Bueno, quédate aquí". Me quedé en el patio

y dije: "Ya que sea lo que tenga que ser".

Era como un poco aceptar que si en aquel momento

tenía que morir, estaba preparada para que llegara el momento.

Pero creo que, en el fondo, sabía que no era mi momento.

Empiezo a oír ruidos que no son los habituales.

Y hay que echar un vistazo, no vaya a ser

que se pueda complicar y pasar algo más grave.

Me parece que sé qué es.

Porque esto ya en India se nos fastidió

y tuvimos que soldar. Míralo.

Tuvimos que soldar el escape. Se ha partido.

Del traqueteo de estos dos días, mira, se está saliendo el tornillo

y se ha partido otra vez la soldadura.

Hay que volver a encontrar a un soldador y que nos suelde.

¿Te acuerdas de lo que pasó en India?

¡Uh! Bueno, voy a apretar este tornillo

para quitarlo de en medio para que no me toque el freno

y vamos a buscar un soldador.

Es más fácil encontrar un arreglo tipo soldadura en estos países,

que, a lo mejor, en Europa.

Y es el que encuentras en la calle.

Alicia, ante cualquier imprevisto, generalmente,

que mucha gente salta y se asusta,

ella le da la vuelta a la rosquilleta

y dice: "Esto es el viaje. Y esto empieza y es lo divertido".

Eh. No hace falta que tires tanto.

Suelta. Ya no toca. Vale. Perfecto.

Es lo único que necesitaba. Pues venga.

Pues vete tú primero, porque si se te cae

el tubo de escape, lo recojo yo.

Mira. Mira qué fruta tan rara.

A ver, a ver. Manzana. ¿No quieres manzana?

Sí. Allí hay más manzanas.

O si esos son pepinillos normales, también me los como.

Mira, zanahorias. Yo he viajado sola muchísimo.

Me encanta. Es lo más sencillo y lo más fácil.

Pero es verdad que con tu pareja es totalmente distinto,

es mucho más bonito.

¡No, no, no!

¡Ah!

(RÍEN) Está helado.

Este tío loco.

Es un tío que tiene mucha paciencia y habría que preguntarle a él.

A mí se me hace fácil estar con él.

A lo mejor, al revés, no lo sé.

Lo que le puede llamar la atención que yo viaje con ella,

es un poco la paciencia que tengo.

Somos dos personas bastante opuestas en nerviosismo.

Yo creo que compenetramos bien ahí.

¡Oh! Yo me tiraría ahí.

A ver. Por donde corra el agua.

Si me pongo ahí, solo te saco esa roca.

Ahí, ahí. No. Ahí me pongo yo.

(RÍE)

Soy una persona muy exigente. Y él es una persona

que no tiene nada que ver con el mundo audiovisual

y le pido que me haga fotos, que me ponga la cámara

en los sitios para grabar las pasadas que necesito hacer,

que me grabe los videos.

Le tengo ahí al pobre pluriempleado.

Estamos a muy poquitos kilómetros de Katmandú.

Este río de aguas claras es uno de los que se forman

con el deshielo de las montañas más altas del mundo.

Ya sabéis que por el precio de unas cervezas,

del aperitivo de mañana, podéis ayudar

a que los niños del Sano Sansar, de la ONG Petit Mon,

para que puedan tener una vida muchísimo mejor.

Y allí nos está esperando Mireia,

una mujer con un corazón así de grande,

que ha dado toda su vida para ayudar a estos niños,

porque lleva diez años viviendo allí.

Nos vemos en muy poquito tiempo,

en el Sano Sansar, con los niños de Katmandú.

Ella también mete mucha guasa, mucho cachondeo.

Y, al final, lo hacemos muy bien.

Nos llevamos muy bien y lo pasamos genial.

(RÍE)

¡Vale!

¡Vale ya! (RÍE)

Para mí, es una persona que comparte una afición conmigo,

porque es un mundo, el de la moto, de hombres.

Con ella, es un punto más.

Es una mujer, me llevo muy bien con ella y tiene la locura

de salir de punto de confort y decir: "¿Nos vamos a La India?"

Por fin, Katmandú, hemos llegado, Daniel.

(RÍE) Ja, ja, ja.

Mira, tenemos que llegar hasta aquí, la puerta esta

de Buda está ahí, que es donde nos tiene

que estar esperando Mireia.

Mira, creo que están allí.

Ya la veo.

Mireia. Hola.

Hola. Por fin.

¿Qué tal? Bienvenida.

Muy bien, muy bien. Muchas gracias.

Estamos, hoy, agotados, mira cómo venimos de polvo.

El camino ha sido, pero, muy bonito.

Qué bien. Y deseando conocer

a los pequeñajos. Tienen muchas ganas de verte.

Ella es una de las niñas. Misina, Alicia.

(HABLAN EN SU IDIOMA)

Dame dos besos, ¿qué tal?

Misina, es una de las niñas de la casa.

Y ella está en Sano Sansar porque su padre murió

hace unos años, su madre se marchó.

O sea, está con sus tíos, con sus primas y con sus abuelos.

Sí. Y en Sano Sansar, contigo

y con todos los demás. Es su segunda familia.

(HABLA EN INGLÉS)

Después de terremoto su vida ha sido muy infeliz

y necesitan reconstruir la casa,

pero, que no tienen dinero para reconstruir la casa

y que necesitan ayuda. Alrededor del mundo

por todos los países que he viajado yo, las mujeres

siempre son las que más trabajan,

a los hombres siempre se les ven, más bien, quietecitos.

Las mujeres, para empezar a cocinar

necesitan ir a buscar agua, la leña para hacer el fuego,

la comida de los animales, van todo el día cargadas.

Y, luego, llevan muchísimo peso en la cabeza.

Se lo ponen, se lo cargan así, llevan hasta más de 50 quilos.

Hay enfermedades tipo el prolapso uterino

que les cae el útero de los esfuerzos físicos.

Se aguantan el útero con unas zapatillas,

se ponen, por ejemplo, un trozo de zapatilla

y así aguantan el útero.

Y, luego, la esperanza de vida es más baja para una mujer, sí.

(HABLA EN SU IDIOMA)

Para ellos, ir en moto es una cosa de hombres.

Díselo, que las mujeres, en España, conducimos motos

igual que los hombres, no hay diferencia.

Dice que sí, que le gustaría.

¿Sí? Pero, que no sabe, que no sabe.

La manera de entender la vida,

para mí hay un antes y un después de Nepal.

El hinduismo es una religión

que tiene 32000 dioses, una religión muy compleja.

La primera vez que fui a visitar el tempo de Pasupati,

que es donde queman los muertos,

el primer muerto que vi quemando me puse a llorar,

me afectó muchísimo y me vino un señor y me dice:

"¿Por qué estás llorando si la familia no está llorando?".

Ellos están aceptando que esa persona le toca marcharse

y me hizo reflexionar mucho sobre cómo los occidentales

y, sobre todo, las personas con una educación católica,

cómo entendemos, ¿no?, la muerte y la vida,

también, de alguna manera, ¿no?

Es un ritual que, aparte del muerto,

el protagonista es el hijo o los hijos del muerto.

Para purificarlo, lo lavan con el agua del río.

Luego, lo llevan a la pira y en la pira se hace un ritual

donde, bueno, entre otras cosas,

dan vueltas alrededor, tres vueltas creo.

Y, luego, el hijo, se encienden por la boca los muertos.

Y, luego, ya cuando es ceniza, lo echan al río.

Que ellos lo que están haciendo en este ritual es prepararse

para la siguiente vida,

es prepararse para la siguiente reencarnación.

(SE SORPRENDEN) Ooh.

¡102 recaudado!

Ay, lo hemos conseguido, ay, qué bien.

Ostas, ¿a ver?, 3071 euros.

Qué bien, ay, qué bien, yo ya descanso.

(SUSPIRA) Uf. Te lo juro que ha habido una vez

que pensaba que no. Ya, se te veía.

Que no, ¿eh?, estaba...

La gente se ha movido,

al final hemos conseguido que se muevan.

(CANTAN)

(GRITAN Y APLAUDEN)

Qué bonito.

(CANTAN)

A ver, a ver, a ver.

Uuh.

Guau.

Por fin estoy en Katmandú

y, por fin, estoy en el Sano Sansar.

No os imagináis la bienvenida tan bonita que me han dado

todos ellos con música, con estos dibujos

que son, en realidad, para todos vosotros

porque sois los que habéis hecho posible que yo esté aquí

y les dé lo que les tengo que dar,

esos euros que hemos conseguido entre todos.

¡¡¡Gracias!!!

(CANTAN)

Aquí ponemos ropa de chica,

aquí de chico y aquí, de niño pequeño.

¿Esta ropa te la han traído de gente que viene o qué?

Esta ropa son gente que viene de España.

Cuando me piden: "¿Qué traemos?", les digo: "Traed ropa usada

o cosas usadas ya". No merece la pena gastarse dinero.

¿Y tú, no has competido nunca? De los 20 a los 22,

competí en coches y, al final, como mi padre

no me lo pagaba, me buscaba yo la vida,

me dediqué a viajar,

a gastarme el dinero en viajes, me gusta más.

¿Y tú, te has casado? Tampoco, ni me he casado

ni tengo hijos, pero, además, cuando te dicen:

"¿Y hijos no?", es que nunca tuve la necesidad de...

Vamos, que me gusta hacer otras cosas, y, mira,

gracias a Dios, puedo viajar y hacer lo que me gusta

porque no tengo una familia.

Está Daniel. Sí, pero, nos conocimos hace poco,

en 2014, en un viaje que hice desde España hasta Mongolia

y, luego, de Mongolia a Japón, se vino conmigo y, la verdad,

nos fue muy bien, nos compenetramos muy bien,

lo pasamos muy bien hemos seguido viéndonos desde entonces.

Yo, que soy muy coñazo viajar conmigo, lo reconozco,

el tío tiene una paciencia enorme y me aguanta.

¿Y son buenos estudiantes? Sí, son, la verdad, es que sí son.

No ha habido ni un solo suspendido.

Cuando empiezan los grados universitarios,

Petit Món le sigue dando apoyo.

El tema es que ellos tengan la posibilidad

de ser independientes por ellos mismos

en el momento en que dejan la casa.

Les estás enseñando unos valores, eres como su madre.

Yo, la verdad, me considero una persona muy normal.

La etiqueta de madre es algo muy, como muy,

el rol de una madre es un rol muy fuerte.

Yo, el concepto que tengo de madre,

no lo puedo cumplir aquí con 35 niños.

Yo doy todo lo que puedo, pero, siempre pienso

que no hay Mireia para tanto.

Fíjate, para mí, un negro es una persona que está haciendo

algo importante y que deja una huella que luego

se puede volver a mirar.

Yo creo que tú, también, dejas huella, Alicia.

Sí, luego, me dicen: "Gracias a ti empecé

a viajar y me atreví" Eso es bonito, también,

pero, claro, me pasa lo mismo, dices: "Me alegro un montón

que te haya servido de algo".

Para nosotros, lo que has venido a hacer aquí es muy especial.

Yo creo que no hay héroes universales.

Yo, lo que creo es que detrás de un gran héroe,

siempre tiene que haber pequeños héroes.

En Noacod tenemos un proyecto que es la reconstrucción

de un local para niños ciegos que, además, es un proyecto social.

(HABLAN EN SU IDIOMA)

¿Qué me dice? Que muy bien.

¿Ah, sí? Muy bien.

(APLAUDEN)

(CANTAN)

Qué monos.

Con las donaciones, ¿qué podemos hacer aquí?

Cuando el local esté construido,

que ellos mejoren la calidad de vida,

asegurarnos que estén bien cuidados.

Los niños ciegos,

a nivel de actividades, están muy limitados,

pero, por ejemplo, la música se les da muy bien,

pues, sería proporcionarles

algún maestro de música, instrumentos...

Este es el refugio temporal.

Los niños en la escuela toman apuntes con esto.

Ponen un papel, que es un poco especial,

un poco más rígido.

Con esto toman apuntes... Y, luego, lo leen.

Es posible que ellos puedan aprender todo esto

gracias a que tienen este local, si no, no sería posible.

(HABLAN EN SU IDIOMA)

Ella está en clase 8.

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

Y él es el profesor de los niños ciegos.

(HABLA EN SU IDIOMA)

Ella está estudiando un grado universitario,

de segundo año, para ser profesora.

Soy arquitecto, vine aquí, justamente, después del terremoto

a reconstruir el país, soy compañero de Mireia.

Ahora mismo son 22 niños los que tenemos aquí.

Ninguno de los niños son de este pueblo,

son de toda la provincia de alrededor porque el único

profesor que sabe braille

está en este colegio, así que están internados.

Tenemos otro proyecto que es más social

en el cual le queremos dar

una posibilidad a las mujeres para que trabajen

porque en este país no tienen muchas posibilidades.

Las mujeres se dedican

a hacer BTC, que es tierra comprimida.

Montamos una industria con una máquina,

les enseñamos el procedimiento de cómo se coge la tierra,

cómo se mezcla y cómo se curan los "bricks".

El salario que reciben, ahora mismo,

es de entre 500 y 700 rupias el día,

que vienen a ser 5 euros, pero, para ellos

es el dinero suficiente para sobrevivir.

(Murmullos)

Esto parece un trabajo muy sencillo pero la mezcla

tiene que ser muy precisa.

Y la presión también tiene que ser muy precisa

para que los bloques tengan la dureza que se necesita.

Según llega la mezcla a la máquina, se coloca

en la torba, y luego comprimen con la barra.

Ahí, eso es. Hasta abajo.

Ahora levanta.

Cogemos los ladrillos con mucho cuidado,

porque son muy frágiles según salen de la máquina,

y se colocan en los carriles y se llevan a secar.

Las mujeres tienen tan pocos privilegios

en este país que hasta incluso hace 30 años

se las quemaban vivas. Las mujeres suelen vestir

de rojo cuando se casan, y a las mujeres vivas

se les prohíbe, se les da un año sin hablar

y se las excluye bastante.

Con lo que ellas están haciendo en la industria

que hemos montado en la parte alta del pueblo.

Vamos a construir aquí este "hostel" nuevo.

(HABLA EN NEPALÍ)

Dice que con el dinero que va a hacer de trabajar aquí

se va a construir una casa.

(HABLAN EN NEPALÍ)

Dice que la vida en Nepal para las mujeres es difícil.

Cuando trabajan no ganan mucho dinero y tienen

que ocuparse de la casa y de los niños.

Los niños tienen que estudiar y todo cuesta dinero.

Mikel es un chico vasco que lleva muchos años en Nepal

y está casado con una chica nepalí.

Y tiene una agencias de viajes aquí en Nepal.

Y está especializado en "trekking".

Un poquito más adelante son 34 kilómetros,

lo llaman el Kali Gandaki, que es la garganta

más profunda de La Tierra entre dos ocho miles,

el Annapurna y el Dhaulagiri.

Pues la verdad es que el terremoto

en nuestro sector afectó bastante. Las embajadas

empezaron a ponerlo en mayúsculas no recomendable.

¿Y qué pasa cuando dejan de venir?

Pues que nos afecta a todos y estamos muy por debajo

de lo que ha sido esto en tema turístico.

De un 25 a un 30% de gente que llega, lo cual

quiere decir un 70% menos de turismo.

Pero tenemos buenas perspectivas

para el otoño y esperemos que los números se incrementen.

La moto es una de las cosas que más me gusta

como medio de desplazamiento. De hecho yo, en Katmandú,

en Nepal, ando en moto. Si la vida me permitiese

poder visitar dos países cruzándolos con una moto,

indudablemente lo haría.

Para mí es de admirar que una chica tenga el valor,

el tiempo y la energía, de cogerse su moto,

recorrerse dos países y venir aquí.

Y si encima es recompensado y ratificado por mucha gente,

indudablemente "olé" para ella.

Jofre es un chico español que es piloto de helicópteros

y trabaja unos meses aquí en Nepal haciendo

básicamente rescates de montaña y transporte en helicópteros.

Cuando pasó el terremoto él estaba aquí.

Trabajaban sin descanso todo el día, hacían vuelos

constantemente sin parar.

Los helicópteros salvaron muchas vidas.

Donde otros no se atreven a volar, él se atreve.

Veía todos los pueblos llenos de gente pidiendo ayuda

y me dijeron objetivo, un pueblo, y me quedé

de piedra porque vi a una gente, una cola inmensa

de gente herida queriendo ser rescatada.

Se me dice de aterrizar una vez en este pueblo.

Sentía impotencia porque había mucha gente y no teníamos

ni tiempo ni medios para hacer todo esto.

Los rescates en Nepal, el piloto va sin médico

ni equipo de rescate ni gruista...

Y el helicóptero tiene 6 plazas pero poníamos

hasta 12 personas. Así.

Muertas y después heridas encima.

Mi caso sobresale entre pilotos nepalís.

Volaba más que cualquiera, aterrizaba de noche,

traía más gente de lo legal, llegaba al aeropuerto,

me caía bronca, y al día siguiente repetía.

Había al día 7, 8 o 10 terremotos.

Y desde las 6 y media que es la hora legal para volar,

hasta que se hacía de noche, volando todo el día.

No busco ser un héroe pero puede ser que mucha gente

me vea así por la labor que hice esos días.

Quizás yo intente ser mi mismo héroe.

Suena muy narcisista quizás, pero intento hacer

las cosas como pienso que la gente debería hacerlas:

ayudando.

Sobrecogedor este lugar. Langtang es un pueblo que está

en el Valle de Langtang, que es la capital del valle.

Y hasta hace un año era un pueblo con mucha gente,

mucho turismo, había más de 50 hoteles.

Era un sitio bastante famoso,

bastante conocido como zona de trekking.

Debido al terremoto cayó una avalancha

de mezcla de hielo, yodo, piedras... no queda

nada del pueblo. Había entre 300 y 500 personas.

Creo que tres sobrevivieron.

Entre ellos había conocidos míos, gente española.

7 españoles creo.

Aquí arriba se encuentra la lengua del glaciar

que es como un trampolín con la forma perfecta

para que baje todo y caiga aquí.

Hielo, roca... Hielo, roca, tierra y piedra.

Todo lo que arrastró en su paso desde una altura

de 7000 metros, imagínate.

Cuando bajó y pegó todo aquí, la onda expansiva

lo que hizo fue retornar desde el otro lado.

Es lo que arrasó. Todos los árboles y esa zona.

Fíjate lo que era este valle, todo verde con animales.

Tenían aquí una quesería,

fabricaban quesos. Era un pueblo que tenía

unas 126 casas donde vivían unas 600 personas.

La única gente que sobrevivió estaba en esta casa de allí.

La onda expansiva que provocó el desprendimiento del glaciar

fue tan fuerte como media bomba de Hiroshima.

Y aquí la gente estuvo casi una semana

hasta que fue recatada.

La parte mala de aquí es que el gobierno mira

a otro lado, no ayuda.

Peor aún, complica.

Entonces, si no fuera por las ONG esta gente...

Sí, las ONG son las que están tirando

de todos esto proyectos hacia adelante, pero bueno,

si te pones a mirarlo también más con lupa, tampoco hay

un gobierno estable en este país.

Y todas esas ayudas que dicen que han llegado externas,

internacionales, he oído yo que también no es cierto

que hayan llegado todas, sino que están esperando

a que se empiece a construir las cosas

para que empiecen a soltar.

Porque si no, claro, puede ser un dinero muy fácil...

De extraviar, ¿no? De extraviarlo y desviarlo

a otros sitios, a otros bolsillos.

Entonces es complicado.

Supongo que vosotros habéis venido aquí más veces

y habréis llorado un montón.

Los tres chicos que acaban de pasar, venían

desde Syabrubesi, que es el último pueblo

donde para el autobús. Y vienen portando un saco

de cemento por persona y suben hasta un pueblito

un poco más arriba que hay aquí delante.

Les cuesta dos días subir el saco de cemento.

Esta gente ha perdido a la familia,

ha perdido la vivienda, ha perdido el ganado...

Pero bueno, una cosa es lo que pasó

y cómo se quedó, el antes. Ahora es el después,

qué van a hacer, ¿no? Pero ese es otro problema

porque aquí ahora no se va a poder construir

porque para poder construir tendrían que desescombrar esto.

¿Pero hay gente que quiere volver aquí a vivir?

Tampoco tienen muchas otras opciones.

Claro, ¿dónde van? Si no tienen tierra.

No tienen pasto, no tienen ganado.

La mejor manera de ayudar a Nepal, que quede claro,

es viniendo a Nepal, inyectar un poquito de divisa,

tengas más o menos presupuesto, y a la vez crear

puestos de trabajo.

Esta gente, gracias a la ONG, tienen una manera de vivir,

tienen su sueldo y a través de muy poca ayuda

puede sobrevivir porque ahora no hay nada más

que hacer aquí. ¿Qué es lo que están haciendo?

Esta gente forma parte de SOS Himalaya

y están limpiado la zona de Langtang

para empezar a construir. Su intención es hacer

116 casas nuevas en esa parte de allí

pero es muy elevado el coste

de estas casas debido al helicóptero.

No se puede meter aquí un avión, un camión...

Nada, ¿no? Nada. Se pueden llevar andando

cosas pequeñas pero no estos tejados.

La única forma es el helicóptero.

Y se llevan más del 50% del coste

de construcción de las casas.

Posiblemente esta gente es la que acabe viviendo aquí.

Al igual que han echado una mano con "Amics de Nepal",

que pongan un poquito en SOS Himalaya,

que cada uno se quite un "caprichín"

y a ver si entre todos podemos conseguir...

Son muy poquitas familias. Desde que hemos aterrizado

estoy con un nudo en la garganta,

me dan ganas de llorar.

Uh, qué mareo.

SOS Himalaya es una fundación que viene por parte

de Iñaki Ochoa de Olza, que como sabéis es

un escalador navarro que falleció por desgracia

en el Annapurna en el 2008

y a raíz de ahí su familia intenta cumplir el sueño

que él tiene que es hacer tres proyectos:

uno en Pakistán, uno en Nepal y uno en India.

Y aparte de fondos es importante que la gente

empiece a venir a Nepal.

No creo que exista ninguna palabra

para poder definir el escenario del Valle de Langtang.

Intentas recrear el proceso que es desde el desprendimiento

de un glaciar encima de un pueblo

hasta la onda expansiva. Intentar asumir el sufrimiento

de la gente... A mí me sobrecoge.

Aquí hay algo que... Sí, se remueven las tripas.

Es impresiónate solo pensar que están

debajo de nuestros pies.

De ningún desastre se vuelve igual.

Héroes invisibles - Nepal

55:45 18 sep 2016

La motorista Alicia Sornosa recauda fondos para las víctimas del terremoto de Nepal.

La motorista Alicia Sornosa recauda fondos para las víctimas del terremoto de Nepal.

ver más sobre "Héroes invisibles - Nepal" ver menos sobre "Héroes invisibles - Nepal"
Xcerrar

Los últimos 11 documentales de Héroes invisibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • India

    India

    55:22 pasado sábado

    55:22 pasado sábado Pablo Castells es un abogado barcelonés que funda la ONG "Streets of India" en 2009 para ayudará a los niños, las mujeres y los enfermos de los Slums de Nueva Delhi. Pablo, además de mostrarnos su trabajo visita a Jaume San Llorente en Bombay para conversar sobre la situación actual de la pobreza.

  • Zambia

    Zambia

    55:05 11 nov 2017

    55:05 11 nov 2017 Serie documental que viaja por todo el mundo para descubrir historias de españoles que dedican su vida a la acción social y humanitaria. Decidieron dejarlo todo en España y salir de su zona de confort para dedicar su vida a ayudar a los demás. Se embarcaron en la aventura de la cooperación y la ayuda humanitaria y viajaron cientos de kilómetros para lograr que niños, mujeres y hombres en diferentes situaciones de vulnerabilidad consiguiesen labrarse un futuro mejor. Pobreza, inmigración, hambre o desigualdad son sólo algunas de las situaciones a las que hacen frente los protagonistas. El espacio visita Zambia, la primera parada. Allí conocerá a una joven madrileña que dejó su vida en España para fundar una ONG.

  • México

    México

    55:09 06 nov 2016

    55:09 06 nov 2016 La psicóloga Marta Rodríguez ayuda a las víctimas de la violencia en Ciudad Juárez, México. Trabaja con mujeres víctimas de la violencia, su objetivo es formarlas como terapéutas para que ellas puedan ayudar a otras víctimas.

  • Mauritania

    Mauritania

    55:32 30 oct 2016

    55:32 30 oct 2016 Héroes invisibles retrata la vida del Capitán de la Guardia Civil Pablo Formigo en su misión den Mauritania.

  • Camboya

    Camboya

    55:21 23 oct 2016

    55:21 23 oct 2016 Kike Figaredo, apodado como "el obispo de las sillas de ruedas" en su labor humanitaria en Camboya. Uno de cada 250 habitantes está mutilado por las minas antipersona y los accidentes de tráfico.

  • Jordania

    Jordania

    55:12 09 oct 2016

    55:12 09 oct 2016 Jerónimo Candela es cooperante en el segundo campo de refugiados más grande del mundo. Desde el inicio de la guerra, Jordania ha acogido a cerca de 1.200.000 refugiados sirios.

  • Costa Rica

    Costa Rica

    55:32 02 oct 2016

    55:32 02 oct 2016 Regina Domingo salva a los tiburones y a las tortugas en peligro de Extinción en Costa Rica. Dejó una vida acomodada en Barcelona para luchar contra la pesca ilegal.

  • Honduras

    Honduras

    55:52 25 sep 2016

    55:52 25 sep 2016 Eduardo Ubierna en misión humanitaria en Honduras , en la ciudad más peligrosa del mundo. Es el jefe de operaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja.(CICR).

  • Nepal

    Nepal

    55:45 18 sep 2016

    55:45 18 sep 2016 La motorista Alicia Sornosa recauda fondos para las víctimas del terremoto de Nepal.

  • Kenia

    Kenia

    55:06 11 sep 2016

    55:06 11 sep 2016 Álvaro Pérez Pla, un joven emprendedor que ayuda a los niños huérfanos de Kenia. Trabaja en Kibera, el segundo asentamiento de África.

  • 2:41 27 oct 2017 Pobreza, guerras, hambre y desigualdad son los principales problemas a los que se enfrentan los protagonistas de la serie documental Héroes Invisibles. Estos españoles dejaron atrás una vida fácil para embarcarse en la aventura de la ayuda humanitaria con la esperanza de crear un mundo mejor. Zambia, Ecuador, India, Líbano, Etiopía, Mediterráneo Central, Estados Unidos y República Dominicana serán los destinos de esta segunda temporada de Héroes Invisibles.

Mostrando 1 de 1