Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5285817
Para todos los públicos Hacer de comer - Trempó y all i pebre de rape - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

La contraseña es C, r...

¿Es un cero o una O? Siempre me confundo.

Ahí.

1N... ¡Dios!

Luego dicen que cocinar es complicado.

¿Pero qué contraseña es? 50 cosas aquí.

(RESOPLA)

Perdonad. Buenos días.

Me he instalado el wifi

y me siento totalmente perdido. Pero bueno.

Vamos a hacer lo que realmente se me da bien.

Vamos a hacer de comer.

Hoy tenemos dos recetas muy mediterráneas.

Por un lado, vamos a hacer un plato típico de Mallorca.

Trempó. Y después, vamos a hacer

una receta tradicional valenciana.

"All i pebre" de rape.

Apetecible, ¿verdad? Bueno, voy a lavarme las manos.

Y vamos a empezar con el trempó mallorquín,

que, además, os cuento que lo vamos a presentar

de dos formas diferentes.

Por un lado, lo presentaremos como ensalada

y también lo haremos en forma de coca.

Bueno, manitas lavadas. Siempre, eh.

Importantísimo y vital lavarse las manos.

Y os voy a ir contando los ingredientes que necesitamos

para este trempó.

Por un lado: harina, aceite de oliva y vino blanco.

Un poco de huevo. Tomate, pimiento rojo,

pimiento verde, cebolleta, orégano fresco,

sal, aceite de oliva y pimienta.

Vamos a empezar por la masa.

Tenemos aquí un poquito de vino blanco.

Y, por otro lado, un poco de aceite de oliva.

Mientras mejor sea el aceite de oliva,

mejor nos saldrá la coca.

Un grandioso aceite de oliva merece muchísimo la pena.

Bueno.

Líquido ya en mi bol. Y ahora ya, poco a poco,

ayudándome de una cucharita... Luego meteré las manos, ¿vale?

Pero mientras, seguro que a os pasa como a mí,

que lo de pringarnos las manos nos gusta,

pero hasta cierto punto.

Si no es necesario, no lo hagamos.

Y ahora, poco a poco, mezclando con la cucharita.

Os habéis fijado que esta masa no lleva levadura.

Y es que la coca nació de una forma muy curiosa.

Los panaderos, cuando hacían la masa del pan,

había zonas donde, quizás, la levadura,

por cualquier motivo, no había funcionado

o no se había activado.

Entonces, lo que hacían, en lugar de desechar

esa parte de la masa, la hornearon.

Y se crearon la coca que hoy día conocemos

y que utilizamos.

Una vez más, de pequeños errores salen grandísimos platos.

Bueno, ya quito la cuchara y empiezo a trabajarla con la mano.

Ya casi es el momento de sacarla del bol

y trabajarla fuera cómodamente.

Pero vamos a echarle un poquito de sal.

Porque, al final, una coca sosa no tiene muchísima gracia.

Así que ya que tengo también la sal, la integro un poco.

Le quito el bol y empiezo a trabajar en la encimera.

Ya veis que también es una masa tremendamente sencilla.

Yo me he dejado aquí un poquito de harina

para poder trabajarla bien sin que se me pegue.

Este proceso es importante. A mí me encanta bolear

un poco de esta forma. Y vas metiendo hacia abajo.

Masa terminada. Vamos a dejar reposar 15 minutos.

No queremos que crezca, ¿no? Vamos a echar un poco de harina.

Es que no va a crecer.

La voy a tapar con un trapito.

No me gusta esa sensación de sequedad encima por la masa.

No quiero que le dé el aire.

Y la voy a guardar por aquí.

Y ahora vamos a recoger un poco todo lo que tengo por medio,

a limpiar la mesa, porque tengo que empezar a preparar el trempó.

Es maravilloso poder cocinar con este tipo de recetas.

Puedes utilizarlas frías, calientes

y que son superversátiles.

Bueno.

Luego veréis que, al final, no deja de ser

como una base del sofrito.

No dejar de ser, básicamente, un salpicón, ¿vale?

Vamos a empezar con el pimiento rojo. Un truquito.

Siempre nos cuesta bastante trabajo y hay mucha gente

que hace este corte así.

Es tan fácil como lo que voy a hacer ahora.

Simplemente, presionar hacia adentro la parte

donde están las semillas y la raíz.

Ahí ya he roto. Y ahora meto el dedito

y saco hacia afuera. Y, como veis, me sale

toda la semilla.

¿Qué hacemos? Vamos a dedicar media parte

a hacerlo en crudo y media parte a hacerlo cocinado.

Recordad que estamos haciendo dos recetas en una.

Por lo tanto, voy a cortar el pimiento rojo a la mitad.

Uno lo voy a cortar de este grosor. ¿Vale?

Aquí corto un poquito. Y ahora lo voy a unificar.

Fijaos cómo voy unificando

para que me salga perfecto. Estos restitos los podemos utilizar

para otra preparación.

Siempre la mano tiene que estar detrás del cuchillo.

Seguridad ante todo.

Bueno, la parte más pequeñita, ¿vale?

Vamos a hacer filamentos.

Y vamos a hacer un corte un poquito más pequeño.

Por una razón. A la hora de comer crudo,

prefiero que este cortecito sea un poquito más pequeño.

¿Vale? Ahora pasamos al grande, ¿vale?

Que quiero que veáis la diferencia.

Otra parte. Hacemos exactamente igual, ¿vale?

Esta parte de aquí que no nos gusta y que no se come,

pues igual. Mano hacia atrás.

Hemos cortado ahí este, que se abre un poquito más.

¿Y por qué dos tamaños? Muy sencillo.

Este lo vamos a comer en crudo,

por eso necesito que sea más agradable en boca.

Y este lo vamos a comer asado

en el horno y encima de la coca.

Por lo tanto, al estar cocinado, no me importa

que sea un poquito más grueso.

Voy a ir sacando dos boles.

Y uso uno para el crudo y otro el que metemos en el horno.

Y así vosotros en casa lo veis bien.

Aquí iré metiendo el crudo

y aquí el que vamos a meter en el horno.

Termino de cortar los pimientos y la cebolla

y ahora os cuento cómo cortar el tomate.

Bueno, me queda un tomate por cortar.

Primero quitamos la raíz. Con la ayuda de la puntillita,

vamos haciendo como una especie de conito.

Así. Y ya lo tiramos. Luego parto a la mitad,

porque así puedo quitar las semillas

metiendo el dedo y quitándolas de aquí.

¿Veis? Me queda perfecto.

Y, como os he explicado antes,

también es importante cortarlo

por la parte de la carne.

¿Vale? Dejamos la piel hacia abajo, pegando a la tabla.

Y por la parte de la carne, lo cortamos más fácil.

Y como habéis visto, uno un poco más grueso

y otro un poco más finito.

Bueno, lo gordito ya. Ponemos por aquí.

Y lo finito por aquí.

Recordemos, ¿vale? Tenemos en el bol cortada

la cebolla, pimiento rojo, pimiento verde y tomate.

Uno de una manera más gruesa y otro de una manera más fina.

Ahora vamos a aliñarla.

Yo prefiero aliñarla mientras estiro la coca

y termino de hacerla en el horno.

Porque así me suelta todo su sabor,

suelta un poco más de jugo, ¿vale? Voy a echar la sal primero.

A las dos.

Y ahora, voy a cortar también un poquito de orégano fresco.

¿Qué os digo que pasa siempre cuando echamos sal a la verdura?

Que llora. Suelta un poco, se abre el poro

y sale toda esa agua. Agua de vegetación,

que, evidentemente, sabe

a la verdura que estamos utilizando.

Bueno, voy a mezclar por aquí.

En mi familia, en mi casa siempre y en cualquier lado,

cuando voy con amigos: "Aliña tú la ensalada.

No. Alíñala tú". Al final,

por ese punto de timidez y de vergüenza,

las dejamos siempre a medias. Y luego nadie habla,

absolutamente nadie. Todo el mundo sabe

que está sosa, pero nadie habla.

Bueno, un poco de aceite de oliva ahora.

Y le voy a cortar orégano fresco.

Que esto no viene en la receta original,

pero que, evidentemente, es un aroma que le viene genial

a este tipo de ensalada.

Nos va a dar unas connotaciones bastantes mejores que en seco.

Bueno, aparto esto por aquí.

Y ahora me cojo el orégano fresco. Le quito las hojitas.

Así. Fijaos.

¿Qué tenéis que hacer? Juntarlo así, mira.

En un manojito. Presionáis un poquito,

como estoy haciendo yo.

Y ahora intentamos, como digo, de una pasada, muy rapidito,

escondiendo los deditos para no cortarnos.

Así. Y esto ahora huele absolutamente genial.

Echamos aquí un poquito y echamos aquí otro poquito.

Que no se nos quede ni una hojita de orégano

Ahora lo mezclamos bien

y lo dejamos reposar un poco, que vaya soltando su propio jugo,

mientras empezamos a estirar nuestra masita de coca,

que ya ha reposado lo suficiente.

Aparto esto para poder trabajar la coca.

Me quito el cuchillito.

La tablita.

A ver. Quitamos el pañito.

Voy a sacar la coca.

Voy a coger un poquito más de harina.

Echo la harina para trabajar la masa.

Levantamos un poquito. Y veis que ahí no tenemos harina.

Y echamos de esta manera, que yo digo

un poco en forma de lluvia, espolvoreando de verdad.

A ver. ¿Podríamos hacerla

a lo grande e ir cortando? Podríamos.

pero, en casa, tampoco os lo aconsejo

porque incluso yo mismo prefiero cortarla en trocitos

y hacerla individual, así que cojo un poquito.

Esta de aquí y voy a ver cómo me queda. Mientras tanto

guardo esta aquí y un poquito de harina

cerca nuestra, siempre porque la necesitaremos,

constantemente, para una masa así por culpa del aceite y del vino.

Un poquito de rodillo, estiramos así un poco

y me hago espacio aquí, perfecto, si tenéis un rodillo

más pequeño, mucho mejor. Y voy estirando ya, veis,

que ya casi va cogiendo forma de coca.

¿Que no tenéis rodillo? Ya sabéis, yo vi a mucha gente

usar botellas de cristal, pero es que es perfecto.

Hacemos un poco más anchita y ya casi la tenemos.

Ahí, bueno, mirad, venga, un cortecito aquí,

masa, de nuevo, a su sitio.

Otro corte, aproximadamente, aquí.

¿Vale? Y en los laditos no me importa porque, mirad,

lo recogemos un poco para darle un poco de forma

y que tenga una parte más gruesa, más crujientita

que luego, en boca, sienta muy bien.

Aquí, por aquí, exactamente, igual.

Un poquito más.

Vale, echo aquí abajo otra vez

e importante, antes de meterlo en el horno qué hay que hacer.

Como sabemos, siempre hacemos con las masas

que no queremos que suban y es pincharla con tenedor.

Así, bueno, saco bandejita.

Bandejita de horno con nuestro papel grasa

para que no se nos pegue.

Masita colocada y ahora, ojito, algo importante y vital,

sobre todo, porque es estética y la estética es importante

para nosotros. Un huevo, lo rompo.

Rompemos aquí, batimos un poquito,

vale, para poder pintar la masa antes de meterla en el horno.

Ya sabéis que buscamos ese punto un poco más dorado,

casi de caramelizado. Intentad que no caiga

fuera de la masa, que no caiga en el papelito

porque se nos cuajará el huevo y quedará regular.

Así, listo y ahora, el horno

lo tengo precalentado a 180 grados.

Lo vamos a dejar primero 10 minutos así, sin nada por encima

y a los 10 minutos lo sacaremos. Pondremos el tempró

y dejaremos 20 minutos más.

(Música)

Media hora después tenemos ya la coca preparada

y aquí, recordad, la parte cruda, ese tempró en crudo que aliñamos

para soltar todo su jugo. ¿Que nos sobra un poquito?

Pues, sin problema, a la nevera y para otra preparación.

Cuando lo queramos comer, siempre un pelín antes

lo sacamos de la nevera

para que el aceite no esté muy frío.

Y cuajado, ahí.

Bueno, esto por aquí, voy a sacar el tempró

con mucho cuidado, quema, eh.

Oh, aquí, fijaos cómo con una misma receta

podemos hacer dos platos

que en el fondo son, totalmente, diferentes.

Y aquí tenemos coca de tempró y el tempró en crudo.

(Música)

Qué maravilla que me trajeras estos pimentones.

Bueno, os presento a Alicia, ella se dedica al pimentón.

Cuéntanos, Alicia, el pimentón de dónde viene

porque creo que hay mucha gente que en el fondo no lo sabe.

Tenemos todos en la cabeza esa sensación de que el pimentón

es el polvo del pimentón. A ver, te cuento,

el Pimentón de La Vera es único en el mundo

y se fabrica solo en nuestra comarca,

en la comarca de La Vera, provincia de Cáceres.

Hay tres tipos de pimentón: dulce, que no pica,

agridulce que pica un poquito y el picante que pica.

Y el picante que pica y pica de verdad.

Así es. Y, ojo, el picante

está, ligeramente, ahumado. Todos son ahumados,

el Pimentón de La Vera, su característica...

O sea, todos se ahúman. Sí, todos se ahúman.

Cómo se ahúma. En el campo, se recogen

y una vez secos se llevan a un secadero

con dos plantas, en la de abajo se hace fuego

y se deshidrata con el mismo humo

así durante siete o 10 días.

De siete a 10 días y se queda ya esto.

Llega a la fábrica y nosotros lo molemos.

En Extremadura el que más usamos es el agridulce

que es el más típico, es este, el pimiento jarana.

Creo que se te conoce como la reina del pimentón.

No te rías que sé que es verdad,

sois de las pocas mujeres que os dedicáis a este mundo.

Totalmente, cuando empecé yo pusimos la marca Las Hermanas

porque el sector es mucho de hombres

y pasamos de ser tres hermanos que lo llevaban, que eran mi padre

y dos hermanos a ser dos hermanas y mi generación que vendrá,

yo también tengo dos niñas y van a ser todos mujeres.

Algo está cambiando, así es como tiene que ser.

Sí, de hecho, esto está genial, que haya mujeres en el sector.

Claro, hombre, en todos. Bueno, Alicia, millones de gracias,

voy a seguir tu consejo y para este "all i pebre"

usaré el pimentón agridulce. Esta es tu casa, tu cocina

y si quieres, otra vez, traernos pimentón

y seguir cocinando con pimentón, aquí estaremos.

Gracias. Un besito, cuídate.

Gracias, hasta luego. Bueno, ya me quedo con vosotros

y os contaré los ingredientes necesarios

para este rape al "all i pebre".

Necesitamos: gambas, rape,

sal, fumet, aceite de oliva,

patata, pan, azafrán,

almendra, ajo, perejil

y, obviamente, Pimentón de La Vera agridulce.

Lo que quiero primero es hacer el majado,

sabéis este famoso majado que se habla siempre

en las recetas tradicionales

y para ello usaremos el ajito, el pan y la almendra.

La almendra la usamos tostada, si la tenéis cruda,

la podéis freír y una vez frita integrarla en el majado.

¿Vale? Aceite con un pelín de generosidad, así.

Buen aceite de oliva. Pongo fuego,

lo primero que haré será freír el ajo aquí.

Y lo voy a partir un poquito, un aceite aromatizado

lo suficiente para luego, añadir el pan

y para luego, hacer el proceso

de todo lo demás, así que primero, el ajo.

Mientras tanto, es increíble cómo huele

todo a pimentón. El pimentón es un aroma

como digo en muchas ocasiones, es invasivo, pero elegante,

la verdad, merece mucho la pena.

Volvemos al majado, tenemos friendo los ajos,

echaré la almendra que, repito, al estar tostada

no necesito freírla, si la tenéis cruda, las freímos.

Perejil, aquí, una hojita de perejil.

Unas hebras de azafrán que ya están tostadas

y ya solo nos faltaría un poquito del ajo frito

y el pan que también voy a echar aquí en un ladito

y que voy a ir friendo.

Ya el ajo nos proporciona mucho aroma al aceite

y mientras tanto, voy a ir cascando patatas.

Ya sabéis que el hecho de cascar es un hecho curioso

que se hace de toda la vida. Esta es una receta que en el fondo

necesitamos esa sensación de patata cascada

porque necesitamos que saque fécula, así,

vamos cascando, bueno, una patata generosa que en boca

notemos bastantes, vamos a tener diferentes tipos

de textura en este all i pebre, una es la patata

otra es el rape y otra es la gamba y el all i pebre es un plato

muy tradicional de la comunidad valenciana.

Hoy lo vamos a hacer con rape.

El ajo controladlo que no se nos queme, ahí.

Ajito por aquí, un ajito quemado estropearía, absolutamente,

todo nuestro all i pebre, ¿vale?

Lo tenemos aquí, lo dejaré y ahora lo hacemos

porque seguiré cascando patatas.

Bueno, ya tengo la patata aquí, nos vamos a por el pimentón.

Aquí, así, muy bien.

El pimentón tiene una grandiosa peculiaridad,

su punto de temperatura al sofreírlo es maravilloso,

pero si nos pasamos, un poco y se nos quema, queda muy amargo

y es, probablemente, insoportable; así que, mucho cuidado al echarlo.

Lo que sí os digo es que seremos muy generosos

y le voy a echar todo este pimentón.

Así.

Como os digo, muevo, primero, con las manos,

y, ahora, con la varilla. Voy a añadirle la patata

para que se impregne bien de aceite y de pimentón.

En este plato, en este caso y en este instante

el pimentón es protagonista, casi, absoluto,

por encima, incluso, del rape y de la gamba.

Echo todo el caldo y dejo esto para nuestro majado.

Ahora, sí, quito la varilla y dejo diez minutos a fuego fuerte,

la patata tiene que cocer.

Os voy a contar algo del rape con lo que vais a alucinar,

porque es un pescado que, normalmente, está escondido

y que con este color que tiene es difícil pescarlo y encontrarlo.

Es este bicho tan, sumamente, feo, porque, realmente, es feo.

¿En cuántas partes de divide? Evidentemente, en dos,

en la cabeza y en la cola; ojo, es una pescado muy agradecido,

y lo digo porque deja un caldo, absolutamente, genial.

Primero, voy a separar la cabeza y la congelamos para hacer fumet.

¿Qué hago? Le meto aquí, un poco, y llevo el cuchillo arriba;

debajo de la aleta, en el otro lado, hago lo mismo;

luego, meto el cuchillo por aquí y le doy un golpecito.

Cabeza terminada.

Muchas veces, en las pescaderías veréis que hay huesos de rape,

por encima de cualquier otro pescado.

¿Por qué? Porque es un pescado muy rico para hacer caldos.

Pego un pellizco aquí, meto el cuchillo por debajo

y le quito esta primera capa, ¿vale?

Esto me va a servir para tirar por detrás.

Le doy la vuelta y hago lo mismo, la corto por aquí;

ahora veréis que con el dedito echo esto hacia un lado,

echo esto hacia el otro y tiro de la piel,

tirando de la piel queda todo el pescado impoluto.

Esta piel no se puede utilizar para el caldo.

Metemos el cuchillo, hacemos una pequeña incisión aquí

y seguimos la línea de la espina, una vez que seguimos esta línea,

ya tenemos el rape cortado.

Fijaos, me encanta este anacarado del pescado.

Es un pescado perfecto para dárselo a los niños,

porque no tiene espinas y es muy fácil de comer.

¿Veis? La espina es, básicamente, esto,

esto sí que lo utilizamos para el fumet.

Ojito, que nuestras patatitas están cogiendo forma.

Vale, ya tenemos el rape, voy a lavarlo.

Otra cosa que os podría contar sobre el rape,

que yo hago mucho en alta cocina, es que lo meto en sal

durante siete minutos, no en agua y sal, solo en sal.

¿Por qué? Es un pescado que contiene muchísima agua

y me gusta extraerle todo ese agua. ¿Por qué razón?

Porque quiero, la verdad, un corte impoluto y anacarado.

En el caso de un guiso así no hace falta, cocinará dentro

y vamos a hacer la típica cocción por intercambio;

el rape va a saber a "all i pebre" y el "all i pebre" sabrá a rape.

Así que, ahora, solo nos faltaría cortarlo.

Cortes, una cosita así, sed generosos,

hay que tener en cuenta que dentro va a mermar.

Aquí, perfecto.

Aunque le hayamos quitado la tela, no quiere decir que...

Evidentemente, va a mermar un poquito.

Dejamos el rape por aquí, quito la tabla

y os voy a explicar las patatas.

Hemos dicho que necesitaban diez minutos

y vais a ver, ya lo hemos explicado mucho,

cómo comprobamos si la patata está. Usamos, siempre, una puntilla.

Tiene un pelín de resistencia, porque eso se siente, se ve.

Las dejamos tres minutos más.

Mientras, voy a hacer el majado y a preparar las gambas.

Me queda una gambita por perlar.

Sabéis que pelo las gambas de una manera peculiar,

me digo a mí mismo que soy el mejor pelagambas.

Es muy sencillo, la pelaré en dos golpes.

Mirad cómo se hace; la cojo por aquí y le doy un pellizco,

le doy la vuelta y ese pellizco hace que me lleve ya

la mitad de la gamba.

Pongo las cáscaras con la cabeza del rape para el fumet.

A ver si me sale, aquí arriba presiono y lo pelo todo,

vamos a hacerlo en dos y medio, que se ha quedado un poco.

Pero ya está, en dos toques y medio tengo mi gamba pelada.

Recordamos; el rape cortado, que lo voy a añadir al guiso.

Ojito, una cosa, quiero que seáis conscientes y respetuosos con ella;

la gamba no tiene la misma cocción que el rape,

por lo tanto, voy a echar el rape unos diez minutos, primero,

y con la gamba vamos a hacer lo siguiente,

una vez que el rape haya cocido durante diez minutos,

vamos a separarlo del fuego y vamos a echar la gamba.

Con ese calor residual que queda, se hará la gamba a la perfección;

no necesitamos más cocción que esa para la gamba.

Ahí está, lo muevo, un poquito.

Me cojo el caldito...

Y veo que necesita un poquito de sal.

Le voy a echar, un poco, le quedan diez minutos de reducción

y esa cocción del rape; así que, con un poquito de sal...

Después de la sal, es hora de echar el majado.

Os recuerdo; he machacado ajo frito con la almendra tostada,

el pan frito, el perejil y el azafrán

con un poquito de fumet que, recordad, dejamos aparte.

Nos ha quedado esta pasta,

esta pasta, aparte de sabor, nos dará textura.

Como he dicho, necesito cuerpo,

necesito ese tipo de guiso que sea sedoso en boca.

Diez minutos más de cocción, apartamos, metemos las gambas

y el "all i pebre" estará listo.

Diez minutos después esto ya está. Momento perfecto, como ya he dicho,

de apagar el fuego y añadir de añadir la gamba.

Ahora, con mucho cuidadito de no romper, absolutamente, nada,

le doy un meneíto de este tipo,

vais a ver que la gamba se va integrando

y que con su propio calor se va a hacer.

Sé que se mancha mucho más la cazuela pero, de verdad,

que es mucho mejor esto que meter el cazo,

porque empezaríamos a romper la patata, probablemente,

y a romper la gamba, también.

Bueno, saco mi ollita para presentarlo.

¿Vale? Listo, aquí.

Voy a sacar un cacito y lo haré con mucho cuidado,

aparto esto de aquí, ollita lista,

tapadera y con mucho cuidado...

Fijaos en esta gamba que se ha enganchado aquí,

fijaos cómo está de cocción,

perfectamente, hecha, no necesita más.

Si seguimos cociendo, la gamba se quedará en camarón, es verdad,

esta gambita se quedará de este tamaño y, además, seca.

Echamos esto aquí, ya está, casi, listo.

Ahora la volcaré, pero voy a intentar,

con mucho cuidado, ir añadiendo

todo el guisito aquí sin que se rompa.

Como veis, ha sido un plato muy sencillo,

cuatro o cinco ingredientes y mucha presencia de pimentón

hacen que este plato se convierta en algo increíble.

Así...

Fijaos, ahora, en la textura del caldo,

para mí, la textura ideal de todo guisito.

Queridos amigos de la Albufera valenciana,

espero que os guste mi "all i pebre" de rape.

("Mamma Maria", Ricchi e Poveri)

("Mamma Maria", Ricchi e Poveri)

"All i pebre" de rape y coca de trempó o de trampo,

las dos versiones.

Directo del Mediterráneo a vuestra mesa,

un menú para presumir, sencillo y sano.

¿Se os ha escapado algo de la receta?, no pasa nada,

os metéis en nuestra página web rtve.es/hacerdecomer

y podéis consultar todos los detalles.

Como siempre os digo: haz la comida y mejora tu vida.

Yo me quedo comiendo...

Primero, quiero ver la patata...

Está perfecta.

Me encanta esta textura, de verdad,

no puedo esperar a la mesa para comer.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Trempó y all i pebre de rape

Hacer de comer - Trempó y all i pebre de rape

18 jun 2019

Dani García prepara un menú muy mediterráneo, compuesto de un trempó y de un all i pebre de rape. Después recibe la visita de Alicia López, una de las principales productoras de pimentón en la región extremeña de La Vera, que viene a enseñarnos distintos tipos de pimentón.

ver más sobre "Hacer de comer - Trempó y all i pebre de rape" ver menos sobre "Hacer de comer - Trempó y all i pebre de rape"
Programas completos (94)

Los últimos 376 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Gemma

    Hola Dani ante todo enhorabuena por el programa y por dar a conocer platos típicos. Sin embargo creo q se debe ser riguroso con los platos típicos y diferenciar claramente las licencias de autor y las recetas originales. Creo q la ensalada de tomate de ayer tiene que estar muy buena pero no es un "trempó" los pimientos q utilizaste no son ingrediente del mismo sino el pimiento blanco más suave y que en la isla se usa siempre crudo incluso para acompañar arroces. En cuanto a la masa de la coca nunca lleva vino blanco y debe hornearse junto con la verdura de forma que está humedezca la masa y aunque no pinches la masa con el tenedor ésta no sube. En cuanto al orégano empleado yo hubiera escogido "moraduix" mejorana, de la misma familia que el orégano y utilizada en la gastronomía de Mallorca. La verdura de la coca a veces se adoba con un poco de pimentón pero no ahumado pues esconde el resto de sabores y desde luego nunca orégano xq no es una pizza. Un saludo

    19 jun 2019
  2. Marisol

    Hola! Me encanta el programa. He aprendido mucho con Dani pero ... mi madre y yo echamos de menos a Antonio. Que le ha pasado???? Le daba textura y ritmo al programa.. está de vacaciones??? Gracias!!

    18 jun 2019
  3. Pilar Terrasa Sagristá

    Hola Dani, he visto el programa de hoy, quería comentarte q el trempó se hace con pimiento verde tierno, es una variedad de pimiento verde pero mas blanco típico de Mallorca,, es mucho más suave de sabor y menos indigesto quería comentarte tb q la receta original tampoco lleva pimiento rojo. Te agradezco q enseñes platos típicos mallorquines. Me encantan tus trucos q das sobre cómo tratar los alimentos. Gracias

    18 jun 2019