Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5399574
Para todos los públicos Hacer de comer - Tomates rellenos y magras con tomate - ver ahora
Transcripción completa

Lo siento, mi amor, lo siento.

(Sintonía)

Qué bien huele, Ana. Parece que me hayas traído

la huerta directamente a casa. Gracias.

Qué olor a tomate. ¿Qué tal?

Pues mira. Aquí estamos con un poquito de variado.

Poquito, pero bien variado. Buenos días a todos.

Tengo aquí conmigo a Ana Montero.

Ella es agricultora y una experta en tomates,

ya que los cultiva desde hace más de diez años.

Y conoce absolutamente todos sus secretos.

¿Es así o no? Más o menos.

La he llamado porque quería hacer un programa especial

dedicado a tomate. Vamos a hacer unos tomates rellenos

y unas magras con tomate.

Pero quería que ella, en persona, nos contase

un poco todos los secretos de esta fruta, fruto, verdura...

Fruto. Fruto, ¿no?

Directamente. Ni fruta, ni verdura. Fruto.

Tampoco hay que darle más vueltas.

A ver. De todos estos tomates que me has traído, variedades,

cuéntame cositas.

Bueno, nosotros ahora mismo lo que tenemos,

es este tipo de tomate, que es marmalindo.

Un nombre bonito, por lo pronto. Por la forma surcada

que tiene el tomate. Tiene una piel muy finita.

Es un tomate muy sabroso.

Un tomate bueno para ensalada. Es un tomate pintón, como este.

Vale. O sea, que ya tiene un puntito rojizo de madurez.

Eso es. Exactamente. Entonces, este tomate está

recién cogido de hoy.

Te puede aguantar como tres o cuatro días.

Este es otra variedad. Este es el tomate caramba.

Caramba. ¡Caramba, qué tomate! Caramba.

Un chiste malo. Caramba es de los mejores tomates

que yo he probado.

¿Es tu favorito? Sí.

Tiene la piel muy finita. Tiene mucho jugo.

No es un tomate arenoso.

Por ejemplo, el tomate rosa

es un tomate muy carnoso y muy arenoso.

Vamos a enseñarlo, que la gente lo vea.

Es muy típico de nuestra zona. En la zona de Coín,

se da mucho el tomate rosa. Sí.

Es el tomate que vuelve un poco a tiempos de antes.

Sí. Como muy antiguo, ¿no? Pero también es carnoso,

mucha pepita. Eso es.

Pero este no es carnoso. No es un tomate que tiene miga.

Tiene pipas y jugo, pero no tiene miga.

No tiene tanta. Y ese, por ejemplo, ¿es ideal para...?

Pues este tomate vale para todo. Genial.

Ya me lo quedo apuntado.

Venga, más cositas que tenemos por aquí.

Más cositas. Veo aquí el pera.

Fácil de identificar. El tomate pera es

buen tomate para hacer conserva, para hacer gazpacho,

para hacer el tomate frito.

Es un tomate buenísimo porque tiene mucha carne

y no tiene apenas jugo. Con lo cual, a la hora de freírlo

y todo eso, es mejor. Para salsas, es genial.

Exacto. Pues para salsa voy a hacerlo luego

con las magras con tomate. Perfecto.

Superideal. Venga. Más cositas. Veo más cosas.

Bueno, el tomate este, por ejemplo, "cherry".

Este es "cherry". El tomate "cherry" es un poco...

Más o menos, como un tomate... ¿Qué diríamos?

De pera en chiquitito.

La verdad es que tiene un aroma especial

y un sabor superespecial.

Sí, sí. Por eso, yo, a veces,

me hago mi gazpachito y mi salmorejo solo con "cherry".

Es una trampilla, pero bueno.

Está tan bueno, que merece muchísimo la pena.

Para rellenar, ¿qué puedo utilizar?

Para rellenar, nos vale perfectamente el tomate de rama.

Es precioso este tomate.

Es un tomate que está hecho para eso.

Bonito, ¿no? Es bonito. Es un tomate de larga vida.

Este tomate puede durar un mes, perfectamente.

Para hacer un tomate relleno, pues muy bien,

porque su cáscara va a aguantar

perfectamente el relleno que le pongas.

A ver. Yo también quiero, cuando viene gente como tú,

aprovechar un poco que estáis aquí,

para enseñar a la gente que va al mercado

y diga: "Tengo aquí una serie de tomates. ¿Qué hago?".

Venga, para ensaladas. De los mejores tomates

para ensalada, elegiría un tomate pintón.

¿Cómo reconoces el pintón? Un tomate pintón es un tomate

que ya ha empezado a colorear, pero tiene todavía tonos verdes.

Con lo cual, este tomate te lo vas a llevar a casa

e irá madurando poco a poco y no se te estropeará.

Lo vas a tener tal cual.

Perfecto. Seguimos. Para salsas.

Para salsas: tomate de pera. Eres de pera 100%.

100% de pera, porque es tomate

que tiene mucha carne y poca agua.

Tu consejo... Por ejemplo, dime tú

qué harías con los "cherry".

Comérmelos. Comértelo así, ¿no?

Ensalada básicamente, ¿no? Yo lo parto por la mitad.

Le pongo un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Sal. Un poco de sal y orégano y listo.

Ya está. Muchísimas gracias.

Gracias a ti. Un besito.

Discúlpame que no te acompañe,

pero me quedo preparando los tomates rellenos.

Que se te dé bien. Gracias.

Muchas gracias. Hasta luego.

Voy a poner los tomatitos por aquí.

Y me voy a ir lavando las manos, mientras os digo los ingredientes

que vamos a necesitar para hacer los tomates rellenos.

Vamos a utilizar el tomate rama.

Y el resto de los ingredientes para esta receta

son: perejil, ajo,

laurel, berenjena, calabacín,

pimiento verde, cebolla, pimiento rojo,

parmesano, salsa de tomate,

atún en conserva, pan rallado, sal,

aceite de oliva y pimienta.

Me voy a ir ya poniendo el delantal.

Vamos a ponernos con los tomates rellenos.

Lo primero de todo, como he dicho,

voy a hacerlo con tomates rama,

que son estos de aquí. Me voy a coger los dos tomatitos

más parecidos, que son este y este.

Ya que hacemos, intentamos igualar un poco el tamaño.

Quiero que le dejéis la parte verde.

Y lo que lo voy a hacer, es lo siguiente.

Voy a cortar una especie de tapaderita. Así.

Y que luego se la vamos a volver a poner.

Y aquí otro cortecito.

Siguiente paso: vamos a coger un cuchillito

un poquito más pequeño.

Y sabemos que esto tiene, digamos, así como tres columnas.

Una es esta que está aquí

y que tenemos que ir hacia abajo,

para sacar todo lo que pueda el tomate. Mira.

Es mejor con cuchillo que con cuchara,

porque necesito cortar lo máximo posible

para sacar esto que está aquí.

Lo que voy a hacer, es guardar esta parte.

Aquí, en este platito.

Que ya sabéis que no tiramos nada.

Y echo aquí también su propia agua.

Y ahora ya sí, con una cucharita,

vamos a ir quitando los restos.

Mirad. Así.

Y ya aquí tenemos este tomate así,

perfecto para rellenar. Necesitamos hueco.

Voy a hacer lo mismo con el segundo.

Pues ya tenemos nuestros tomates totalmente vacíos

para empezar a hacer el relleno.

Y ojito, eh. La tapadera, que no se nos olvide.

Por aquí voy a limpiar la tablita,

voy a poner una sartén y voy a empezar a hacer el relleno.

Limpiamos la tabla.

Me gusta, la verdad, aunque no sea mucha cantidad,

utilizar una sartén grande.

Siempre nos va a ayudar a hacerlo también un poquito más rápido.

Fuego medio-alto. Así.

Ya sabéis que me gusta mucho hacer el ajo, por un lado,

la cebolla luego y, luego, los pimientos.

Y hoy, aquí, con este poquito, lo que vamos a hacer,

es aligerar un poco los pasos,

haciéndolo de la siguiente manera.

Voy a echar, por un lado, la cebolla.

Por otro lado, los pimientos.

Y el ajo luego lo voy a echar "a posteriori", así.

Ajito finito.

Aquí.

Esto está ya caliente, así que voy a poner ya

un poquito de aceite de oliva.

Y ahora lo que voy a hacer, es lo siguiente,

echar por aquí la cebollita.

Los pimientos los voy a mezclar,

porque, al fin y al cabo, es exactamente la misma cocción.

Lo voy a echar por aquí.

El ajito lo pongo aquí en un ladito.

Y empiezo a trabajar la berenjena

y el calabacín. Voy a cortar un trocito así.

Y del calabacín, se utiliza, prácticamente, todo.

Voy a cortar así, casi como si fuera

una especie de pisto.

Y en cuadraditos.

Qué curioso que hasta el siglo XVIII

se creía y había gente que pensaba que los tomates eran tóxicos.

Menos mal que alguien se dio cuenta de que no.

Yo, por ejemplo, no podría vivir sin tomate.

Además, siempre que me hacen preguntas sobre

"tu ingrediente favorito", digo "el tomate".

Y tengo, además, el recuerdo de un italiano

que un día vino a mi restaurante

y en el menú degustación, a lo mejor, de 15 o 16 platos,

teníamos... Pues no sé. Por lo menos, ocho con tomate.

Y al final del menú, me dijo: "Tutto pomodoro".

Si es que me encanta el tomate.

Vivo aquí, en Andalucía, época de verano, gazpachito...

La verdad es que yo, sin el tomate, no podría vivir.

Esto está ya ligeramente fondeado. Voy a echar ahora

el ajito aquí, en este ladito.

Nos vamos con el culito de la berenjena.

Que vamos a cortar exactamente del mismo tamaño

que hemos cortado el calabacín.

No sé si os habréis dado cuenta, pero muchas veces

en los aviones miras a tu alrededor y hay

mucha gente tomando zumo de tomate.

Pero luego, en los bares, tampoco veo a mucha gente

tomando zumo de tomate. Tal vez, un poco más

de "bloody Mary". Que es el tomate aliñado

con un poquito de vodka.

No sé si tiene alguna explicación científica.

Ya voy a echar el calabacín y la berenjena,

que, además, tienen, prácticamente, la misma cocción.

La berenjena no me gusta nada que se oxide,

así que la hago pronto. Y demos cuerpo

a este tipo de cosas. Cuerpo quiere decir

que no necesito que sea un sofrito

donde la cebolla y el pimiento caigan en exceso

y estén muy fondeados. En este caso, no lo necesito así.

Hojita de laurel. Momento de romper las dos

y echarla con un poquito más de aceite.

Si la hoja de laurel no tiene grasa,

no va a aportar el mismo aroma;

así que vamos a dejar fondear como unos ocho o 10 minutitos

y añadiremos el tomate y el atún.

Verduritas fondeadas, pero, por favor,

no quiero más queso. Sé que os digo que fondeéis al límite,

pero eso es para sofrito y para otro tipo de preparaciones.

Esto es un relleno y necesito que se note en la boquita,

que haya textura, así que más de eso

no quiero que fondeéis. Ahora, tengo por aquí el tomate,

¿vale? He rallado ya el parmesano.

Recordamos, nos queda el pan rallado

y el atún, eso por un lado junto al perejil,

vamos a triturarlo para hacer algo similar

a la persillade, pero solo con pan rallado

con parmesano y con perejil. Y poro el otro lado,

vamos a añadir ya esta salsita de tomate que nos servirá

de hilo conductor, así.

Y ahora, vamos a añadir el atún fuera del fuego.

Sé que pensáis en la pizza de atún y sé que pensáis que esa pizza

mucha gente la odia, pero en este caso yo lo añadiré

fuera del fuego. Es la excepción que confirma

al regla que el atún en lata no se puede comer caliente.

Bueno, saco por aquí mi batidora

Así, dejamos por aquí

y me voy a poner a cortar perejil.

Cogemos aquí, como siempre hacemos,

este ramillete de perejil

y cortamos. Yo lo cortaré a groso modo,

añado el pan por aquí.

Y añadimos el queso.

Así, ese queso que parece mucha cantidad,

pero no hay tanto como parece y luego, el perejil.

Y os explico, un poco, la persillade clásica,

la que usaba cuando empecé en cocina que en este caso

no se hace con miga de pan seco sino con miga de pan fresco

y que se le mete un poquito de ajo, que no le metí porque ya tenemos

en el relleno y un poquito de perejil

y además, luego, cuando se saca, se le pone mantequilla.

En este caso hice una mezclita aquí diferente, pero, sobre todo,

nos dará un resultado excepcional

a la hora de gratinar los tomatitos.

Lo mezclamos con la picadora porque queremos que se integre

muy bien, que se mezcle un poco

lo que es el pan con el queso.

Que quede, sobre todo, uniforme, así, finito.

Hacemos un pequeño repaso, tenemos aquí el tomate vacío,

por aquí, pan rallado seco con parmesano y perejil

y luego, aquí voy a mezclar nuestro atún

que os recuerdo que apagué el fuego.

Es el momento de recordar que el laurel

ya ha hecho su trabajo

que es aromatizar toda esta mezcla.

Mirad, esto está ya aquí preparado y me voy a sacar

una bandejita para meter los dos tomates.

Lo que sí os digo, pongo el tomate aquí

y ahora pondré la tapadera porque no tendría sentido

cocinar el tomate y que la tapadera estuviera cruda

así que pongo esto aquí. Un poquito de aceite de oliva

antes de echar el relleno. Por aquí, la tapadera

y ahora, un poquito de sal también por dentro,

ojito, estas cosas no se hacen y luego, tienen todo el sentido

del mundo, sal y pimienta.

Y ahora, voy a probar ya el sofrito de punto

de sal y pimienta.

Yo voy a poner un poquito. ¿Sabéis una cosa muy curiosa

que me pasa al hablar de tomate?

Me viene a la mente ese anuncio antiguo que decía:

"Guate, aquí hay tomate". Y no puedo evitarlo,

se me mete en la cabeza y lo digo todo el rato. La verdad,

la cantidad de creatividad que hay en la publicidad

que, al final, siempre ese tipo de eslogan

nos acompañará para toda la vida,

como las muñecas que se dirigen al portal

o el de busque, compare

y si encuentre algo mejor, cómprelo, son eslogan

que quedan para toda la vida.

Rellenito preparado, como dijimos, fuera del fuego,

cucharita por aquí y vamos a intentar rellenarlo

bien y hasta arriba. ¿Que nos sobra? Genial,

lo guardamos en la nevera bien tapadito

y nos sirve para una empanada,

para una empanadilla o para mil otros rellenos,

se puede congelar, perfectamente. Por cierto, los tomates

a la hora de conservarlos porque muchos dicen:

Nevera sí o no. Bueno, hay que ser sensatos

y, sobre todo, hay que pensar en la época del año

en la que estamos y cuánto está nuestra cocina

de temperatura, si nuestra cocina la temperatura ambiente

está a 10-12 grados y es invierno, todavía se pueden dejar fuera.

En verano recomiendo que estén en cámara,

lo que también os recomiendo es una cosa importante

y es que cuando los consumamos en una ensalada o lo que sea

en crudo, esté a temperatura ambiente.

Nada tiene que ver el tomate a temperatura ambiente

en boca con un tomate que esté muy frío.

Que voy a ir echando, el queso fundirá y nos ayudará

a que se haga una costrita crujiente.

Así, esto está más que listo.

Le voy a poner un poquito más de aceite de oliva aquí.

Poquito, eh. Llega el momento del horno,

lo que haremos será lo siguiente, primero, quince minutos

a 180 grados para que el tomate se haga.

En esos 15 minutos veremos que se ha secado

un poquito esa persillade que hemos añadido.

Es el momento ideal para darle dos o tres minutitos más

con el grill puesto para que se gratine del todo.

Así que, aquí dejo ya mis tomatitos rellenos.

(Música)

Mirad qué tomates más bonitos,

gratinaditos y cómo queman.

Así que voy a poner uno aquí, el otro aquí.

¿Qué os parece el gratinadito? Es importante humedecer un poquito

con aceite antes de meterlo en el gratinado.

Si no, es posible que se hagan

antes de que lleguen los 15 minutos.

Y fijaos así, qué bonito queda.

Lo pongo así, con un poquito de lado.

Esa boina de tomate, así.

Presentación bonita para casa, espero que os haya gustado

nuestra primera receta dedicada al tomate.

(Música)

Pues ha llegado el momento de las magras con tomate.

O magro con tomate o carne con tomate

porque yo, en el sur, lo de magras con tomate

no llamo, pero en el norte que además es una receta original

de Aragón, es cierto que se llama magras con tomate.

Siguiendo los consejos de Ana en esta ocasión,

vamos a usar el tomate pera que yo ya he rallado un poquito

para que veáis aquí. Pero, primero, os voy a decir

todos los ingredientes que usaremos en esta receta:

tomate pera, cebolla, ajo,

pimiento verde, magro de cerdo,

jamón, orégano, comino,

tomate concentrado, caldo de carne, Oporto,

aceite de oliva, sal y pimenta.

Vamos a ello, lo primero que vamos a hacer

es macerar un poquito la carne. Sabéis que me encanta

eso de las maceraciones. En realidad, me encanta

todo aquello que sirva para sumar, multiplicar sabores

y la verdad que la maceración es una de ellas.

Vamos a meterle un toque dulzón,

un toque dulzón quiere decir Oporto.

Ya sabéis que los contrastes de sabores vienen muy bien,

donde haya acidez, como en el tomate,

se contrarresta con dulce

y es cuando surge la magia en la boca.

Voy a echar aquí el magro de cerdo, iba a decir el magro con tomate

e importante, ponerlo bien a punto de sal, sin miedo.

Ahora, lo moveremos un poquito, muy bien a punto de pimienta

y ahora, vamos a echarle un poquito de comino y de orégano.

Podéis usar la especia que queráis, estas son mis preferidas

para una receta así.

Incluso, laurel también,

incluso, albahaca viene bien, al tomate le viene bien

cualquier tipo de hierba.

La verdad, es increíble cómo los aromas te llevan

a ciertos sitios. Huele a albahaca y huelo a pizza,

huelo a orégano, igual, huelo a Italia.

Ahora he echado el comino, ¿dónde te lleva?

Probablemente, te lleve a Marruecos.

Ojito, punto importante de la maceración,

le estoy echando el Oporto, pero este Oporto no va a ser solo

para la maceración, luego, lo usaremos en la salsa

lo que pasa que sí será importante que lo reduzcamos, prácticamente,

a seco, nos dará un poco más de color, pero, sobre todo,

nos va a aportar dulzor. Así que para que coja bien

el sabor y el aroma

lo dejaremos 20 minutitos en la nevera.

(Música)

20 minutos tuvimos macerando este magro con el Oporto

y las hierbas. Veis que además, me va quedando poquito vino

y tampoco quiero echarle muchísimo y si lo echamos,

que lo vamos a hacer todo, quiero que reduzca a seco

porque, sobre todo, lo que quiero es que el magro con tomate

sepa a salsa de tomate real aunque es evidente

que el Oporto oscurecerá un poquito la salsa.

Mientras tanto, voy a empezar a picar la verdura

porque quiero hacer el proceso seguido.

Haremos un poquito de aceite

con el ajo, luego, añadiremos el jamón.

Sacaremos, luego, marcaremos como siempre hacemos, la carne,

y sacaremos y a partir de ahí empezamos con el sofrito.

Así que, el ajo sí lo dejo entero, le echo aquí, pom,

lo voy a partir nada más.

Ya sabéis que me gusta partirlo para que suelte un poco

toda su esencia. La cebolla a la mitad

y, como siempre hacemos, un poquito en plan

"brunoise", así, finita.

Esta es una de las recetas, no sé, más tradicionales,

puedes verla en cualquier carta de cualquier restaurante.

Parece ser que se come mucho en Sanfermines.

Solo he estado una vez en Sanfermines,

que fue cuando trabajaba con Martín Berasategui,

allá por el año 1996. Pocas fiestas he visto con las de San Fermín.

Seguimos picando la cebolla para, como digo, tenerlo preparado.

Insisto, quiero hacerlo todo del tirón; no quiero marcar,

sacar y dejar la sartén parada hasta que pique esto.

Prefiero tenerlo todo ordenado, lo que se llama "mise en place",

y, una vez ordenado, me pongo a hacerlo todo.

Ahora, el pimientito, estoy cortando el pimiento igual.

Ya, casi, tenemos preparada nuestra "mise en place".

He hablado de los Sanfermines pero Pamplona tiene más que ver;

de hecho, tiene un parque con ciervos en libertad

que, la verdad, no he visto en ningún otro sitio.

Esto lo vamos a dejar aquí, incluso, en la misma tabla.

Qué bonito el norte de España. El tiempo que viví en Lasarte,

con Martín, fue una época bonita pero, también, recuerdo un verano

que estuvo lloviendo, absolutamente, todo el rato.

Vamos a lo nuestro; sartencita.

¿Qué voy a hacer primero? Saltear el jamón.

En este caso, voy a añadir aceite, no mucho, y añado el jamón.

Veis que, aquí, hemos sido bastante generosos.

Lo que quiero es, básicamente, hacerlo crujiente;

vamos dándolo caña, para que vaya sudando.

En muchas ocasiones, se hace sin jamón,

pero nosotros queríamos darle ese toquecito saladete,

que nos va a venir genial, y, luego, ese oporto que es,

precisamente, lo contrario ese punto dulce;

esos contrastes, como digo, son los que hacen a la salsa

y a cualquier preparación algo diferente.

Lo voy a dejar aquí, sin echarlo en papel,

quizá, estáis pensando, que ponga papel para secarlo;

no necesito echarlo en papel, al revés, necesito toda su grasita.

Ahora, va a llegar el momento de añadir la carne,

hay que tener en cuenta que tiene humedad, está macerada;

por lo tanto, lo que haré será sacarle los líquidos.

Veis que el líquido va a ser poco, hay que tener en cuenta

que, a lo mejor, esta carne aquí, a la vez,

va a tener mucha humedad, soltará líquido y se va a cocer;

no quiero que se cueza, si hay que hacerlo en dos veces,

se hace en dos veces, como haré yo,

y estirar muy bien la carne por los lados.

Así, este es el sonido.

(LA CARNE CHISPORROTEA AL CONTACTO CON LA SARTÉN)

Lo que voy a hacer es, simplemente, marcarla,

para que cierre bien los poros y no suelte nada de agua

que ese agua se quede en el interior;

con ese agüita, vamos a hacer que esté jugosita y que esté buena.

La carne está perfecta, de verdad, insisto, es superimportante,

quiero que veáis que la carne está marcada,

que no ha soltado líquido ni se ha cocido, se ha marcado;

es vital para nuestra preparación.

Ya la tenemos aquí y tenemos este caramelizado,

ahora, lo que haré será añadir el aceitito,

poner estos ajos rotos y en cuanto bailen un poquito,

voy a añadir la cebolla.

A mí me gusta hacer esto, yo pongo la sartén así,

y, aunque, parezca una tontería hace que el ajo se haga mucho mejor

y que suelte todo su aroma, para hacer este aceite de ajo.

Una vez que está dorado, lo que hacemos es meter la cebolla.

Aquí... cebollita añadida...

Ahora, vamos a fondear bien para, luego, añadir el pimiento;

el pimiento es vital en esta preparación.

Lo que está pasando es importante, que el doradito no se levanta,

y quiero sacar estos aromas caramelizados que hay aquí;

eso, ahora mismo, es, prácticamente,

oporto y jugo de la carne, de la magra de cerdo;

así que voy a añadir este oporto por aquí

para que vaya saliendo ese doradito.

Le voy a meter caña, en este ladito,

y, poquito a poco, ¿veis? Se va limpiando la sartén

y sacando ese jugo caramelizado, que es oporto y el jugo del cerdo.

Ahora, importante, lo dejamos aquí y lo reducimos a seco,

y, luego, lo juntaré todo e iremos cociendo la cebolla.

Mientras tanto, voy a contestar preguntas que me habéis hecho.

Por un lado, me preguntáis si es cierto

que envasar un pescado al vacío acaba con el anisakis.

No, solo se acaba con el anisakis congelando el pescado.

Siempre lo decimos, en un congelador de tres estrellas

a una temperatura de menos 20 grados, sería lo ideal,

durante cinco días. Aunque, también, se acaba

con el anisakis, cocinándolo; si lo fríes, lo haces a la plancha

o lo llevas al horno, anisakis acabado.

Otra pregunta que me hacéis, ¿qué diferencia hay

entre los huevos blancos y los huevos morenos?

La única diferencia es el color, por lo demás,

son, exactamente, iguales, son los mismos huevos.

Continúo con la receta, necesito que fondee la cebolla,

poquito a poco, lo tendremos, aproximadamente,

diez minutos fondeando a fuego medio.

La diferencia de haberlo dejado diez minutos o no

es que la cebolla se ha pochado y estamos concentrando el sabor;

momento de añadir el pimiento verde.

Yo, la salsa de tomate y la carne con tomate,

las recuerdo con pimiento verde, pero, también, con patatas fritas;

era de los platos que más me gustaban.

Cuando hacía las patatas fritas y en vez de buscar el crujiente

las echaba, al final, a la carne con tomate.

Y, ojito, ese punto de esa patata embebida en salsa de tomate

con la carne con tomate, que si, encima,

la coronas con un huevo frito, aquello es glorioso.

Es el mayor recuerdo que tengo de la carne con tomate en mi casa.

El siguiente paso cuál será, lo que haremos es echar la carne,

vamos a añadir el caldo de carne que tenemos por aquí

y vamos a dejar que cueza la carne para acabar añadiendo el tomate,

la pasta de tomate y el jamón.

Voy a echar aquí mi carnecita, mi cerdo, ¿eh?

Si queremos hacerlo con ternera, depende de qué parte elijamos,

si lo que hago es añadir solomillo, lo hago poquito, ¿vale?

Incluso, se puede dejar rojita por el centro;

hacedlo, que quedará muy bien.

Echamos el caldito, como veis, y necesito que hierva.

Vamos a dejarlo hirviendo unos cinco minutitos.

Jugo reducido, caldito de carne.

Os voy a explicar, rápidamente, mientras echo la pasta y el tomate.

Lo que necesitamos es multiplicar sabores,

a lo mejor, habéis visto que hay muchos pasitos, es cierto,

pero ahí es donde está la gracia, donde está el sabor.

Echamos el caldo y lo reducimos, concentramos el sabor;

echamos la salsa de tomate, el tomate natural,

reducimos, también, y concentramos el sabor.

Eso es multiplicar.

Imaginaos que echamos el caldo con el tomate juntos,

al final, reducen las dos cosas y solo sumaríamos.

Y no es lo mismo, gustativamente, no es lo mismo.

Os doy alternativas pero, sobre todo, algo que no hago

es no explicar las cosas tal y como las siento,

tal y como se deben hacer para que os salgan mucho mejor.

Tomate rallado, para adentro.

Momento cumbre, no deja de ser una magra con tomate.

Aquí, ya, mezclamos bien, lo tapo

y lo vamos a dejar cocer veinte minutos a fuego medio.

Voy a bajar el fuego, lleva veinte minutos cociendo,

porque lo que no quiero es mancharme;

así que, ahora, bajo al mínimo la sartén

para añadirle el jamón.

Fijaos qué pinta y qué cuerpo tiene la salsa.

Esta es la típica salsa que necesitas media barra de pan.

Añado todo el jamoncito, otro toque que vendrá genial.

Listo, como ya está perfecto, llega el momento de emplatar.

Que os queréis poner finos, sin problemas,

podéis triturar la salsa y no dejar el tropezón,

que, a mí, no me molesta y me gusta;

en el caso de que lo hagáis, el jamón aparte, eso es importante.

Pues, ya veis todo lo que da de sí el tomate.

Tenéis esta maravillosa y suculenta receta de magra con tomate.

(SUENA "LLOYD, I'M READY TO BE HEARTBROKEN", CAMERA OBSCURA)

(SUENA "LLOYD, I'M READY TO BE HEARTBROKEN", CAMERA OBSCURA)

Como veis, aquí hay tomate:

tomates rellenos y magras con tomate,

dos recetas tan sabrosas que parece increíble

que sean tan fáciles de elaborar.

¿Te animas a comprobarlo? Haz la comida y mejora tu vida.

Yo me voy a por las magras, porque quiero ver algo importante,

lo tiernecita que están después de la cocción.

El punto del comino es buenísimo.

Voy a abrir un tomatito, fijaos qué bonito el relleno.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Hacer de comer - Tomates rellenos y magras con tomate

Hacer de comer - Tomates rellenos y magras con tomate

01 oct 2019

Hoy, un programa dedicado al tomate. Recibimos la visita de Ana Montero, una experta agricultora de tomates que nos cuenta cómo diferenciar los tipos de tomate. Dani García prepara dos platos con tomates: unos tomates rellenos y unas magras con tomate.

ver más sobre "Hacer de comer - Tomates rellenos y magras con tomate" ver menos sobre "Hacer de comer - Tomates rellenos y magras con tomate"
Programas completos (138)

Los últimos 552 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios