Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5253102
Para todos los públicos Hacer de comer - Pisto con huevos escalfados y atún encebollado - ver ahora
Transcripción completa

¡Ay! ¿Qué hay mucha gente en la pescadería?

Bueno, sí. El típico que está pidiendo una cosa, otra...

Límpiame los boquerones, esto, lo otro... Bueno, vale.

Por eso no llegas, vaya. Básicamente, ¿no?

Antoñito, ¿seguro que no te has quedado dormido?

No te preocupes, que para hacer las recetas de hoy

tengo las cosas listas. Ten cuidado.

Suerte con el de los boquerones, la pescadilla y los salmonetes.

Venga, un abrazo. Chao, chao.

¡Ay, Dios! Bueno, buenos días a todos.

Hoy vamos a preparar un pisto

con huevo escalfado y un atún encebollado.

No os preocupéis, porque aunque Antonio no venga,

no voy a estar solo. Estará conmigo Soraya Arnelas.

Me llamó para contarme que tenía un problema

con los huevos escalfados y le dije: Ya que vienes,

vamos a solucionarte el problema y hacemos un plato,

que vamos a hacer un pisto buenísimo.

(Timbre) Ya está aquí.

Me hace mucha ilusión poder ayudar a la gente

que viene con problemas gastronómicos a mi casa.

Soraya, ¿qué tal estás? Muy bien.

Dani, por cierto, qué ilusión estar en tu cocina.

¿Has visto? Se veía bonita en la tele, eh,

pero en directo mucho más. A mí sí que me hace ilusión verte.

Te voy a poner un delantal. Venga, claro que sí.

Por cierto, he venido ya con las manos limpias.

¿Ah, sí? Qué bien. Yo me las voy a lavar

de todas maneras. Yo también, por si acaso.

Ve contándome cuál es tu problema. ¿Qué te pasa?

¡Ay, Dios mío! Algún problema de huevos.

De huevos escalfados.

¿Sabes lo que me pasa? El problema es

que ni me quedan con la forma, ni me quedan a... ¡Uy!

Bueno, no pasa nada.

Aquí hay mucha presión. Ya, ya.

Aquí hay mucha energía. Mucha, mucha.

¿Sabes qué pasa? Que me quedan demasiado hechos

y luego la forma... Espatarrados. Se me quedan espatarrados.

A ver cómo lo haces. ¿Qué necesitas?

Necesito una olla. Vamos a calentar el agua.

Yo te lo voy a hacer como lo hago en mi casa.

Venga. ¿Aquí te viene bien? Sí. ¿Cuántos vamos a hacer?

De momento, vamos a hacer uno. Yo creo que vamos de sobra.

Para ponerme nota. Sí, claro.

Sí.

Cuéntame qué es lo que haces exactamente.

Tráeme un huevo. Yo hago ahí el remolino.

Hay que hacer un buen remolino.

Y ahora, pues echo rápidamente el huevo. Vámonos.

Ya está. Y ahora vamos a dejar ya que se vaya calentando.

Bueno, de primera, te digo ya:

el remolino hay que echarlo con mucha más energía.

¿Todavía más? Luego, es importante echarle

también un poco de vinagre. ¿Vale? Al agua, siempre.

Eso no lo sabía yo. Esa acidez hace

que la clara se te quede más compacta.

Por lo pronto, se nos va a pegar abajo.

¡Ay, no, por favor! Bueno, ya voy entiendo

por qué en casa no me salen tan bien.

Mientras... Mientras se me termina el huevo.

Mientras se termina este huevo, vamos a ir preparando

los ingredientes para el pisto.

Aquí hemos preparado ya los ingredientes para el pisto.

Te cuento lo que hay. Huevo, evidentemente.

Aceite de oliva, pimienta y sal.

Pimiento verde, berenjena, calabacín, pimiento rojo,

cebolla morada, manzana, ajo, tomillo

y un poquito de orégano fresco.

Rúcula, pan y tomate "cherry".

Aparte de un poco de azúcar para la salsita.

Eso sí que lo sabía. ¿Me vas a hacer cortar?

Te haré cortar. ¿Cómo llevas el cuchillo?

Bien. Me llevo bien. Depende de cómo esté de afilado.

Yo así... Así ha quedado. Sí, mira.

Yo creo que ya eso se me ha hecho demasiado.

Esto ya está más cerca de un huevo duro que de otra cosa.

(RÍE) Mira. Si quieres sacar yema,

mira cómo se queda. Nada.

Luego te voy a hacer un huevo escalfado perfecto,

pero, sobre todo, con arnés de seguridad.

Con arnés de seguridad. Me encanta. Claro, claro.

Lo podemos hacer así, que lo hemos hecho

otras veces en otros programas.

Pero hoy vamos a enseñar otra manera de hacerla

y os va a dar bastante más seguridad.

Muy bien. Vámonos al pisto.

Eso me lo guardas, que luego me lo como yo.

¿Sabes lo que es una "mirepoix"? ¿Una qué?

No tengo ni idea. Los cortes, tradicionalmente,

se llaman "brunoise", "mirepoix"... Este tipo de cosas.

Juliana. Ah, juliana sí.

Bueno, pues esto es un corte más, aparte de la juliana.

Vale. La lavamos primero.

Y luego vamos a cortar en cuadraditos.

Yo, mientras tanto, lo que voy a hacer,

es la salsa de tomate. Para la salsa de tomate...

Ojito a esta salsa de tomate.

Yo siempre he soñado...

"He soñado". De verdad. He tenido ese sueño

de hacer una salsa de tomate con tomate "cherry".

Hubo una época que decía: Quiero hacer

gazpacho con tomate "cherry".

Y lo hacía. ¿Y qué tal?

Bueno, sale un poco más caro. Eso tenemos que ser conscientes.

Pero es cierto que sale mucho más aromático.

Pues me lo voy a apuntar también.

Lo que voy a hacer, es meterlo aquí.

Y triturarlo todo.

Y una vez triturado, un poquito de aceite,

ajo, alguna hierba si quieres, sal, azúcar.

Y ya está. Mira, tú mientras... Sí. Voy a lavar...

¿Qué tipo de cuchillo quieres? Uno normal.

Tampoco muy grande. Venga. ¿Vale? Ten cuidado, eh.

Sí. Controlas, ¿no?

Más o menos, sí.

Bueno, voy a triturar esto. Venga.

Bueno. ¿Hago todo el pimiento?

Un poquito más. Y el resto lo guardamos en la nevera

y lo utilizamos. Yo lo utilizo mañana o pasado.

Tranquilamente. Hay que guardarlo todo, eh.

Sí, sí. Nosotros aquí somos

de aprovechamiento pero total.

Aparte, las comidas de los días siguientes

siempre saben mucho mejor.

Bueno, por aquí lo que voy a hacer

es la salsa de tomate, que es el hilo conductor

de cualquier pisto en el fondo.

El pisto no deja de ser una serie de verduras

cortadas en cuadraditos que luego, con el tomate

y la salsa de tomate, hace de hilo conductor.

Por cierto, te contaré que fui vegetariana 11 años.

No te lo puedo creer. Por lo tanto, este plato

me viene muy bien.

El ajito está bailando. Qué rico el ajo.

Está aquí todo su aroma.

Y aquí tengo un poquito de tomillo y de orégano fresco.

Y esto vamos a echarlo aquí

para que aromatice. Eso me encanta.

Antes de que se queme,

echamos el tomatito "cherry" triturado,

aquí en un ladito. Soraya, te voy a echar

una mano con el resto de verduras, mientras esperamos

que el tomate se reduzca. Perfecto.

Le voy a poner la tapadera, para que se vaya haciendo

poquito a poco, porque la cocina poco a poco...

Sabe mejor. Este tomatito está cogiendo

una pinta brutal.

Aquí vamos a poner ya nuestra ollita.

Qué mona. Para empezar a hacer el pisto.

Por cierto, vaya nivel, eh.

Oye, te veo muy bien, eh. ¿Me ves bien o qué?

Hombre, es que... Yo lo he cortado con mucho amor.

Ojito. Pero hay gente que lo hace con amor y mal.

Bueno... Bueno, primero, voy a coger

el ajo, que a mí me encanta. A mí también.

¿Sabes lo que más me gusta? Romperlo así.

Y echarlo aquí. ¿Así con la piel y todo?

Con la piel y todo. Me encanta.

Me da la sensación de que... Que va a saber mejor.

No sé. Sí, la verdad. Lo que vamos a hacer,

es poner las cosas poco a poco. Vale.

Primero, la cebolla. Vale.

La verdad es que me apetecía mucho

que a este pisto tradicional, le pongo la salsita de tomate

con el tomate "cherry",

le añadiéramos manzana, que todos tenemos

manzana en casa y lo podemos hacer.

Ahora, de verdad, lo más atrevido...

Podéis ir más allá. El mando le viene genial. Solo te digo eso.

Mientras se hace el pimiento, voy a echar...

Porque los pimientos tienen la misma cocción.

Yo estaba el otro día leyendo, mientras se hace...

He leído que te casas.

¿Tú también te lo has creído?

Yo creo que los periodistas españoles quieren que me case.

¿Ah, sí? Llevo siete años

con el padre de mi hija.

Hemos tenido una niña. El más interesado será él,

más que los periodistas. Pedírmelo, me lo ha pedido.

Pero yo estoy obcecada en casarme

el día que tenga mi casa de campo.

Quiero hacer la boda allí con los invitados.

Pero en mi casa de campo de Extremadura.

Que no te casas, en definitiva. No. De momento, no.

Me lo han pedido y yo he dicho que sí, obviamente.

Pero a su tiempo, ¿no? Sí, sí.

Luego, cuando esté la casa hecha.

Bueno, bueno, bueno.

Sí, sí. Bueno, mira. Tenemos aquí

la cebollita y los pimientos fondeados.

Y yo voy a echar la berenjena y el calabacín.

Vamos a poner a punto de sal,

azúcar y pimienta la salsa de tomate,

que la hemos tenido aquí unos 20 minutitos, ¿vale?

Sal.

Azúcar.

Con esta poquita de cantidad de azúcar,

yo creo que tenemos de sobra.

Y nos vamos a ir al momento huevo.

Por lo pronto, vamos a poner el agua a calentar.

Vale. Tiene que estar a unos 80 grados.

Cuando tú veas que está casi a punto de hervir,

es el momento de añadir el huevo. Perfecto.

Que no hierva nunca, ¿vale? Eso es vital.

Vale. Para que nos queden bonitos,

vamos a hacer lo siguiente. Fíjate qué fácil.

Dos cuenquecitos. Un poquito de papel film.

Qué difícil. Yo voy a hacer uno

y tú otro. ¿Sí? Ah, vale.

¿El papel film es difícil?

Sí. A mí se me pega siempre. Yo me vuelvo loca.

El film que no se pega no es bueno.

Es importante que se pegue. Bueno, sí.

Sí, sí. ¿Pero tanto es necesario?

Bueno, vamos a ponerlo aquí.

Ah, una camita. Córtame otro.

¿Otro? Para que te vayas llevando bien

con el film. ¡Ay! A ver, a ver.

Así vas haciendo amiguitos. Espérate.

Levanto un poco y echo para abajo.

Levanto otro poquito y echo hacia abajo.

Vale. Mira. Lo que vamos a hacer,

es como una especie de cunita para el huevo.

Vamos a echarle un pelín de aceite.

Yo voy a seguir aquí moviendo, que esto no se nos vaya.

Mira. Te voy a copiar.

Eso es un truco que os enseño para que os quede el huevo bonito

y tenga ese arnés de seguridad.

Ajá.

Mira.

Un poquito de aceite. Mira. Tenemos aquí orégano.

Sí. ¿Te gusta el orégano?

Sí. Todo lo que son especias, me dan la vida.

Ah, lo echamos dentro.

Ya que tenemos aquí, vamos a echar orégano.

¿Para aromatizarlo? Claro.

Estos son trucos que los puedes hacer en casa.

Vosotros en casa, si lo hacéis, subid la foto

a las redes sociales con #hacerdecomer.

Aquí voy a poner también un poco de rúcula.

Venga, vámonos.

El toque mágico. ¿Quieres que lo haga

también aquí? Venga.

Con cuidadito. Yo siempre lo digo, que soy torpe.

Siempre se me rompe el huevo. Muy bien.

Bueno, y ahora cogemos y... Aquí está el truco

para que tenga una buena forma.

Subimos por aquí. Aquí. Mira.

Y aquí hay que cerrarlo así.

Ajá. Lo estoy cerrando

porque lo voy a meter en el agua.

Y así no se sale. ¿Así? Me da un poco de miedo.

Presiona. Presiona lo que tienes que presionar.

(RÍE) Lo justo, ¿vale?

Venga. Y ahora, cuando ya esté aquí,

con mucho cuidadito le vamos a hacer un nudito.

Y lo que vamos a hacer, es lo siguiente.

Meterlo aquí.

¿Me quedo yo con esto? ¡Ahí está! ¡Qué bien lo sabes!

Cómo lo intuyes. Claro.

Seis o siete minutitos, ¿vale? Perfecto.

Con esta cocción, va a estar perfecta.

Fijaos cómo burbujea, pero no hierve.

Y yo mientras voy a echarle nuestra manzanita.

Y ojito... Le doy una vueltecita. Y el tomate.

Y el pisto lo vamos a tener ya casi.

Qué rico. Además, ves que la verdura

está entera.

Que no se trata de hacer un puré. No, no.

Y mira ya el tomate, que está a punto de sal,

de azúcar, de pimienta.

Qué manjar.

Cuatro minutitos más de cocción a este pisto.

Seis minutitos aquí con el huevo cociendo.

Y voy a coger unas tostaditas

del pan de ayer. Muy bien.

Vamos a tostarlo para ponerlo encima.

Va a quedar bonito. Va a quedar bonito.

Después de seis, siete minutitos, tenemos el agua enfriándose.

Solo quiero que se enfríe la clara,

para poder sacarlo bien. Aunque con el aceite

nos va a resultar fácil.

Nuestro pisto por aquí y estas tostitas de pan,

que las vamos a poner en modo costrón.

¡Qué guay! ¡Qué bueno! ¿Sabes lo que me pasa?

Que yo no soy capaz de emplatar, si no escucho música.

Siempre me pongo música. Yo te canto. A mí me sugestiona

y yo le cantaría a este pisto, porque está quedando muy bonito...

(CANTA) # Qué bonito amanecer cada mañana. #

# Qué bonitos tus ojitos de esperanza. #

# Qué bonito estar con gente que te ama. #

# Estando contigo. Estando contigo. #

¡Bueno, bueno! No sé si voy a poder seguir emplatando o no.

La verdad es que me impresiona muchísimo

que estás ahí como tan normal, tan tranquila

y de pronto sale de ti

un torrente ahí increíble, eh. De verdad.

Muchas gracias. Es alucinante, eh.

La música siempre está conmigo en casa.

Yo no entiendo la vida sin la música.

Sí, ¿no? Bueno, mira. ¡Ay, el huevo! ¡Por fin!

A ver. Mira. Vamos a abrir el huevo aquí

con muchísimo cuidadito.

Sí, sí. ¡Uy, eso tiene una pinta!

Por dentro ha salido...

Se ve claramente que está totalmente líquido.

Qué bueno. Es un huevo escaldado

con seguridad. O sea, de hacerlo en casa,

de olvidarnos del remolino, de la perfección,

de lo difícil que para mucha gente en casa es, que lo comprendo.

Por eso esta fórmula. Y ahora lo colocamos aquí.

Bueno, bueno. Mira, mira.

Mira qué bonito queda. ¡Uf!

El segundo lo pongo aquí. Sacamos. También.

Se ve que está ahí como gelatinoso en el medio.

Exacto, exacto.

Exacto. Y aquí, con muchísimo cuidado,

lo pongo aquí. Y ojito con la hierba que le hemos metido.

Es verdad. Qué buen punto ese.

Que no se nos olvide que como tengo el pan de ayer,

aprovecho y lo pongo por aquí.

Qué riquísimo esto. Pisto con huevo "mollet".

Me encanta. ¿Lo probamos? Vamos a comérnoslo.

Primero tengo que hacer un atún encebollado.

¿Te quedas o no? Mira, Dani. He visto por aquí

unas tiendas muy interesantes.

Voy a dar una vuelta y luego vengo. Venga.

Venga. Yo aquí te espero y voy haciendo el atún.

Venga. Ahora te veo. Cuídate.

Bueno, y aquí tenemos este huevo escalfado con hierbas

y este pisto tradicional con un toque de manzana roja.

(Canción "Magnetised")

Atún encebollado. Es el atún ese tipo de producto

que para mí son especial y son mi producto fetiche.

Para hacer esta receta de atún encebollado

vamos a necesitar vinagre de Jerez, ventresca de atún,

aceite de oliva, pimentón dulce, cebolla,

orégano fresco, este poquito de laurel, ajo,

sal y lechuga.

¿Por qué he elegido ventresca?

Ojito, porque es una receta que se puede hacer

con casi cualquier parte de atún.

Hay partes mejores y peores.

Os voy a enseñar en este dibujo

las diferentes partes del atún y cuáles son las mejores

para cocinar esta receta de atún encebollado.

Bueno, mirad qué bonito atún he dibujado yo.

Importante: el atún vamos a dividirlo,

por lo pronto, en dos.

Cabeza y cuerpo, ¿vale?

Aquí sería lo que es la cococha, que sería el galete de atún,

que estaría aquí en esta parte.

Luego tenemos el famoso, que seguro

que habéis escuchado todos, morrillo.

Que estaría aquí. Debajo del morrillo encontramos

el mormo y el contramormo, ¿vale?

Cualquiera de estas partes son absolutamente geniales

para esta receta. El galete, probablemente,

necesitaría un pelín más de cocción

que el morrillo, mormo o contramormo.

Luego pasaríamos a lo que es la parpatana la atún.

La parpatana de atún es una parte

que yo utilizo para hacer a la brasa,

para hacerla a baja temperatura y es tremendamente agradecida

para cualquier tipo de cocción.

Pasamos a lo que es la parte del cuerpo, ¿vale?

El atún vamos a diseccionarlo aquí, en esta parte.

Y siempre veis que el atún se divide en dos colores:

lomo negro y lomo blanco.

El blanco es la parte de la barriga y de la ventresca,

que sería todo esto.

Luego nos iríamos a lo que sería el lomo. Aquí.

Que el lomo también se le puede llamar plato

o se le puede llamar también tarantelo, que sería esta zona.

Y ojito, porque el morrillo, que es esta parte de aquí,

sigue ligeramente hacia allí. Y aquí siempre hay

como una especie de corte que se llama solomillo de atún.

Y luego ya llegaríamos casi a la cola, que se divide en dos:

la parte negra y la parte blanca.

Bueno, así, a bote pronto, os he diseccionado este atún.

Y comentaros que para esta receta realmente, a mí,

exceptuando el lomo que nos podría valer también,

las mejores partes, sin duda,

son las de la cabeza o la ventresca.

Bueno, nos vamos a poner ya manos a la obra y vamos a cocinar.

Mirad qué ventresquita tenemos por aquí.

Lo que voy a hacer primero, es quitarle la piel.

Así, poquito. Ojito, porque esta receta

se puede hacer con atún o se puede hacer con bonito.

Si me dan a elegir, prefiero un bicho de 250 kilos

de atún, que un bonito.

Bueno. Bueno, tenemos la piel aquí, ¿vale?

Y ya esta piel, probablemente, sea de las pocas cosas

que se desecha del atún.

Y ahora vamos a cortarlo en taquitos.

Le voy a quitar también aquí

este punto de sangacho, que se llama.

Sangacho es la zona que contiene un poquito más de sangre, ¿vale?

Siempre que veáis algún pescado que se acumule la sangre,

eso se llama sangacho.

Y ahora... Mira. Daditos.

Siempre he escuchado: "Este pescado es de almadraba".

Y mucho de vosotros no sabréis lo que es una almadraba.

La almadraba no deja de ser un método de pesca.

Un método de pesca en el cual el atún,

en su época migratoria, cuando llega al Mediterráneo,

se le pone unas redes y se le va enjaulando,

entre comillas, ya justo antes de llegar al Estrecho,

cuando ya el continente africano y el europeo

se van ahí juntando. Y os sorprendería lo cerca

que está de la cosa. La misma almadraba de Tarifa

la puedes ver desde la playa,

cómo cogen los barcos. Y en Barbate igual.

Así de lejos. Y en Zahara, exactamente igual.

Bueno, seguro que tenéis en vuestra cabeza

esas imágenes de un charco de sangre. Eso no existe.

Ya se hace de otra manera.

Bueno, lo primero que voy a hacer es marcar el atún.

Mientras tanto, me voy a sacar otra tablita aquí

para la cebolla, mientras se calienta la sartén.

Ojito al atún. ¿Qué tiene de malo el atún?

El atún tiene de malo que la congelación

tiene que ser ultracongelada.

¿Qué quiere decir eso? Que si compramos atún fresco

y lo congelamos, probablemente no, con el 100% de seguridad,

si lo sacas varios días después, esté oscuro y esté oxidado.

Si compráis atún, compradlo fresco

o compradlo que está previamente congelado

a menos 60 grados. Es la única manera

de mantener el atún perfecto.

Y si queréis congelarlo en casa, no os lo recomiendo,

porque los congeladores de casa se van a oxidar al final.

Bueno, atún, sartén bien calentita.

Nada de grasa, ¿vale? Voy a echarlo y voy a marcarlo.

Bueno, voy a marcar y voy a cortar la cebollita

para seguir con el atún encebollado.

(Música)

Cebollita cortada en juliana.

Atún marcadito, ¿vale?

Y habéis visto que no he echado nada de aceite.

O sea, es una cuestión de cuatro, cinco minutitos

en marcarlo bien y en dorarlo. Y en sacar, fijaos,

esa cantidad de grasa, que es la grasa natural del atún.

Todo lo que ha soltado el atún él solito.

Imaginaos si yo le hubiera echado más grasita.

Pues en esta grasita vamos a echar estos ajitos

que hemos roto, este poquito de laurel

y esta rama entera de orégano fresco.

Y esa grasa nos la da cualquier zona que he dicho,

menos la parte más magra del atún, que es la parte del lomo.

En la zona de la cabeza hay gelatinosidad.

Podéis encontrar ese tipo de zona

que yo llamo "rabo de toro marino".

Sobre todo, en el galete, que es la parte de la cococha.

O en la parte del mormo, contramormo y morrillo

un poquito menos, pero también tiene

ese punto de grasa y de gelatinosidad.

Y eso es maravilloso. Es la parte...

Yo creo que el morrillo es como la parte

más solicitada del atún.

Hay que ver cómo es la mente. Cada vez que hago atún,

me acuerdo de una novia que tuve.

Un día le dije que la llevaría a la almadraba.

Y la llevé a la almadraba. Dentro de lo que cabe,

tuvimos hasta suerte, porque el mar estaba hecho un plato.

Hacía un día precioso. Y digo: Voy a triunfar hoy

y a ella le va a encantar.

Pero entre una cosa y otra, cuando empezó a ver

cómo subían los atunes, la pobre se quedó blanca.

Al final, por muy plano que esté el mar,

no para de moverse y de hacer zigzag el barquito.

Al final se mareó. Había un poco de sangre...

No hace falta que os diga más.

Pero la cita fue un auténtico desastre.

Es lo que le pasa a ser cocinero.

De hecho, ya estoy soltero.

Dejó de ser mi novio, no sé si por aquel día o no. Ojito, eh.

A ver.

Cebolla. Y os digo una cosa. Tonterías, las justas.

Si hacemos un encebollado, hacemos un encebollado

y tiene que llevar cebolla.

Y cebolla en gran cantidad.

Probablemente, se embeba toda la grasa

que había aquí antes del atún e incluso tengamos que añadir

aceite de oliva nosotros. Y esto nos viene genial.

¿Y sabéis dónde podéis encontrar más recetas con cebolla?

Pues aquí, en el libro "Hacer de comer",

las mejores recetas.

Encontraréis cocina casera, saludable,

trucos, recetas fáciles, todo eso y mucho más.

Y todas se pueden hacer con lo que tenemos en casa.

Así que ya sabéis: "Hacer de comer", vuestro libro.

Bueno, seguimos con el atún. Seguimos encebollando.

Y aquí veis que está fondeando. Vamos a hacer ese truquito

que a mí me gusta y que hace

que lo hagamos un poquito más deprisa.

Voy a echar un poquito de agua.

Y voy a darle un poco de fuego aquí

para que se vaya fondeando, si miedo a que nos coja color.

Vamos a esperar que fondee la cebolla

y le vamos a añadir un poco de vinagre de Jerez

y de pimentón dulce a esta receta.

Mira, esta cebolla. Vamos a dejar un hueco aquí

para echar un poquito de aceite

y poder cocinar el pimentón brevemente.

¿Vale? Esto hay que hacerlo siempre así.

No me gusta que echéis el pimentón

a la cebolla directamente. Porque, realmente, no queda igual.

Así que, como veis, un hueco aquí.

Pongo el aceitillo. Pimentón pasado: quemado.

Pimentón crudo: sabe a crudo.

Pimentón en su punto. Y es lo que vamos a hacer ahora.

Y así es como tenéis que hacerlo.

Y echarlo aquí sin miedo y podéis ser generosos.

Veis aquí cómo se cocina. Lo vamos a dejar en su punto.

Y cuando ya cocine un pelín, lo mezclamos todo, ¿vale?

Y luego añadimos el vinagre de Jerez.

Le dedicamos 15 o 20 segundos. Lo apartamos.

Ponemos el aceitito y lo cocinamos así

y sabemos que el plato va a estar perfecto.

Vinagre, ¿vale? Ahora sí ya es el momento

del vinagre de Jerez.

El vinagre, en unos segundos, reduce un poquito.

Es el momento de añadir el atún.

Veis que el atún todavía hay zonas, ¿no?

En el centro está totalmente crudo.

Lo hacemos marcado. En el caso de la ventresca de atún,

o se come crudo, o cocinado del todo.

No me valen puntos medios.

Y no me valen puntos medios porque no queda igual.

Y esta ventresca, con esta cantidad de grasa

que tiene, merece la pena cocinarla bien y entera.

Que no quiere decir pasada, eh. Y ahora lo tapo otra vez.

Mientras tanto, sartén bien caliente.

Lechuguita trocadero, en este caso.

Vamos a cortarla en dos o tres trocitos.

Vamos a quitar la parte más feílla.

La voy a lavar un poquito.

Y estoy pensando que os he contado ahí

mi cita vergonzosa de la pesca del atún

y la almadraba.

Que vosotros habéis tenido también citas vergonzosas

como la mía, pues comentadlo en nuestras redes sociales:

@hacerdecomertve.

Bueno, y no solo eso. En nuestras redes sociales

también podéis contarme mil cosas. @hacerdecomertve.

Contadme vuestros trucos, cositas que nos puedan interesar

y vuestras recetas. Si queréis preguntar

alguna cosilla, también estamos aquí para eso.

Cortamos esta lechuguita aquí a la mitad. ¿Vale?

Estos cuatro cogollitos. Y tal y como están aquí,

sin miedo, eh, que muchas veces parece

que nos da miedo hacer estas cosas,

y sin grasa al principio, ya sabéis

que me gusta hacerlo así, echamos la lechuguita.

Así.

Voy a poner aquí.

Todavía no le echado nada de aceite.

Se lo voy a echar al final. Y ya se está marcando un poco.

Mirad qué color más bonito.

Bueno, aquí tenemos ya el atún, que está ya casi cocinado, ¿vale?

Momento de probarlo de punto de sal.

Habéis visto que no le he echado absolutamente nada.

El atún tiene un poco ese sabor metálico,

que a mí también me gusta echarle sal prácticamente al final.

A ver.

¡Oh! Puntito de acidez del vinagre perfecto.

Saborcito del pimentón perfecto. Sosito.

¿Vale? Así que es el momento

de añadir... un poquito de sal.

Y ya sabéis que yo también soy de pimienta.

Así que un poquito de pimienta también.

Además, los escabeches, los adobos, todos llevan pimienta.

Y aquí le viene perfecto.

Vale. Lo hemos tenido, aproximadamente,

unos cuatro o cinco minutos. Le he puesto la sal,

le he puesto la pimienta. Y ya sabéis que a mí me gusta

que cuando se le eche sal y pimienta, dejarlo hervir más.

Mientras tanto, me vengo aquí.

Y ya casi fuera del fuego, ojito...

Fuera del fuego, voy a añadirle aceite.

No necesito que se cocine, sino fuera del fuego.

Y fuera del fuego, le pongo este puntito de sal.

La verdad que esto que se oye aquí, es música para mí.

Me encanta.

No es como Soraya cantando, pero bueno.

Fijaos. Así tiene que quedar. No quiero una lechuga supercaída.

Quiero esta lechuga así,

marcadita, con color...

Con aroma. Fijaos...

Qué guarnición tan genial

para este atún encebollado. Bueno.

Y vámonos. Vámonos aquí,

a ver cómo está de cocción nuestro atún.

Vamos a coger un trocito. La voy a sacar aquí

para que la veáis perfectamente.

Fijaos. Fijaos cómo la hebra

queda perfectamente, queda jugosa y tiene

ese punto de grasa y está cocinado.

Pero es que así es como debe estar.

Y ya voy a ir sacando poquito a poco

lo que son todas las piececitas para terminar el emplatado.

Primero saco las piezas.

Las coloco por aquí.

Qué pintaza, eh. Lo importante que es el marcado.

Ese punto de "Maillard",

que está cocinado, que es un encebollado.

Y esto, ojito, eh, porque mañana está perfecto.

Y ojito porque pasado también.

Son de este tipo de guisos que nos duran bastante tiempo.

Congelarlo la verdad es que no lo recomiendo.

Pero sería también una posibilidad,

aunque no sería la mejor. Intentad evitarla.

Bueno, espero que a Soraya le guste este atún.

Ojito, atún encebollado con cogollitos a la brasa.

(Canción "Heart To The Party")

Bueno, Dani... Te has comprado media calle.

Se me ha ido un poco de las manos porque he visto otras cosas.

Bueno. Oye, ya está todo preparado. Ya está todo preparado.

Ya me he hecho el atún.

Ojito, eh. Yo sé, además, que te gusta

esa zona y esa tierra, de Conil, Barbate...

Cómo lo sabes. Un poquito de playa en verano

siempre sienta bien. De segundo voy a hacer un atún.

De la almadraba. Ahí, de la almadraba totalmente.

Bueno, y a vosotros os veo el próximo día.

Y recordad: haz la comida y mejora tu vida.

Soraya, quiero que veas, a ver si esto está líquido o no

por dentro. ¡Oh, mira, mira! Sí, sí.

Así es como te gusta, es lo que tú buscas.

No me salía. A partir de ahora, sí. Mira este.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pisto con huevos escalfados y atún encebollado

Hacer de comer - Pisto con huevos escalfados y atún encebollado

31 may 2019

La cantante Soraya Arnelas viene para pedirle ayuda a Dani García porque siempre se le rompen los huevos escalfados. Después, Dani García cocina un atún encebollado, un plato típico de la región de Cádiz.

ver más sobre "Hacer de comer - Pisto con huevos escalfados y atún encebollado" ver menos sobre "Hacer de comer - Pisto con huevos escalfados y atún encebollado"
Programas completos (95)

Los últimos 379 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios