Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5103102
Para todos los públicos Hacer de comer - Pescado al papillote con verduras y soufflé - ver ahora
Transcripción completa

Sara. Sara, ¿me escuchas?

(Sintonía del programa)

Sara. Sara, ¿me escuchas?

Sí... Sara.

Apúntate la...

¡Sara!

Salta, salta. Sara...

Que se ha cortado, Dani. Se ha cortado.

No te preocupes. ¿Qué te pasa?

Que le estaba mandando la dirección a Sara

y se ha cortado, no me deja hablar el móvil en tu cocina.

Eh, todo controlado. Le he mandado yo la ubicación.

Ah, vale. Menos mal. Ya he hablado con ella.

Buenos días a todos.

Antonio está nervioso porque va a venir hoy Sara Vega.

Estoy nervioso, Dani. Pero estamos aquí.

Está todo bajo control.

Bueno, vale. Sin problema.

Hoy vamos a hacer un salmón con verduras en papillote.

Y vamos a aprovechar que Sara tiene un problema con el merengue

y le vamos a enseñar a hacer un poco de merengue.

Lo utilizaremos para hacer un suflé de naranja.

¿Te parece bien? Me parece estupendo.

¿Vamos a ello? Venga. Venga.

Me voy a lavar las manos. Vamos a lavarnos las manitas

y vamos a explicar ahora los ingredientes.

(SUSPIRA)

Os cuento lo que vamos a necesitar para hacer

este maravilloso y sencillo salmón en papillote.

Por un lado, puerros, lima, eneldo, un poquito de sal,

pimienta, lomos de salmón.

Y luego, una vinagreta por encima con anchoas,

alcaparras, aceituna negra, vinagre de Jerez y aceite de oliva.

¿Vamos? ¿Te parece bien? Me gusta

que nos enseñes a hacer cosas facilitas, sencillitas,

que podamos hacer en casa.

Que después yo tengo que sorprender a mis invitados.

Puerro en juliana, ¿vale? Facilito. Mira.

Así.

Así. Mira.

¿Vas a hacer mi trabajo hoy? No, no. Es para que...

Para que no tengamos problema. Yo tenía otra idea.

¿Cómo querías cortarlo? Mira.

Yo quería coger esta parte.

¿Vale? Simplemente. Ahora le pego el corte aquí.

Y ahora cogemos la parte de afuera. También.

¿Vale? Aquí. Eso nos vale.

Lo estiro y ahora es más fácil en casa.

Yo soy más rápido. "Taca, taca". Tranquilito.

Hay que enseñar a la gente a manejar el cuchillo desde cero.

Yo soy en plan ninja. Ya.

Ninja total. En casa no es samurái.

Pero bueno. Me gusta tu corte.

Bueno, ojito, eh, porque vamos a hacer dos cocciones.

Una en el horno, en el cual podemos utilizar...

Y, de hecho, todos los papillotes tradicionales y clásicos

se hacen en papel de aluminio.

Pero el otro lo vamos a hacer en el microondas.

Y por favor os pido, jamás nada de aluminio

en el microondas, que nos explota el microondas en 3,2.

Bueno, Dani, ¿qué otro tipo de pescado podemos utilizar

para hacer el papillote? Cualquiera.

En realidad, el papillote vale para todo.

No deja de ser una cocción.

El salteado es una cocción que todos conocemos.

Papillote: exactamente igual.

Nos valdrían verduras. Setas, a mí me encantan.

Unas setitas en papillote. ¿Vale?

Tenemos el puerro ya cortado milimétricamente.

Yo creo que si los midiera, estarían todos perfectos.

Esa es mi manera. Milimétricamente.

Bueno.

Bueno, ahora mismo no he puesto absolutamente nada de aceite.

Yo soy de ponerle la grasa siempre en su momento.

Yo no quiero un salteado. Quiero que poche ligeramente.

Es la razón por la cual, ahora mismo, no he puesto aceite.

La verdad es que aquí nos valdría mantequilla.

Mantequilla también nos vendría genial

a la hora de hacer el papillote.

Y yo lo que sí voy a hacer ahora, que es algo

que hemos hecho en alguna ocasión y que a mí me gusta mucho...

Yo, al final, no dejo...

Una cosa es cocinar en formato en tu cabeza,

la manera de cocinar que tienes en el restaurante.

Y otra es la manera de cocinar que tienes en tu casa.

¿Qué es lo que me pasa? Que en mi casa, como vosotros,

al final siempre tengo prisa, cosas que hacer.

Y necesito un poco de rapidez y de agilidad.

¿Y qué hago para tener más agilidad?

Ponerle un poquito de agua.

Y así, al final, vamos a hacerlo...

Vamos a hacerlo bastante más rápido, por un lado.

Y por otro lado, me permite irme cinco minutitos a...

Yo qué sé. A terminar de hacer la casa.

Planchar no, porque soy un desastre.

¿No planchas? Mucha plancha aquí, pero poca plancha aquí, ¿no?

Soy muy malo para planchar.

Vamos a dejar el puerro aquí ya que se fondee un poco

y continuamos con el papillote.

Dani, ¿te voy cortando la lima? Córtamela finita.

Muy fina. Tampoco traslúcida.

Como eres un samurái...

Ninja total. Finita, finita.

OK. Bueno, puerro listo.

Puerro fondeado. Mirad cómo tiene que quedar.

Tenemos el salmón por aquí.

Vamos a separarlo un poquito.

Dani, te voy a ser sincero. Vamos a aprovechar.

Yo me creía que hoy no íbamos a ensuciar nada,

con esto del papillote. Yo soy muy de sartén.

Esto de tener la sartén por el mango, me gusta.

Te gusta. Lo sé, lo sé.

Podéis hacer el papillote y ponerlo todo junto.

En el caso de que queráis hacer

diferentes tipos de verduras, hay que tener en cuenta

la cocción, la dureza de la verdura,

cómo la cortemos. Lo que haría...

Ya no en el papillote. Se podría hacer en el microondas.

Meterla un poquito, sacarla y meter el pescado.

O sea, las cosas, por desgracia, no tienen siempre la misma cocción.

Si queremos juntarlo en un plato,

hay que ensamblar, que llamamos nosotros.

Y como, en caso... Cosita fina.

Cosita fina, que lo sé yo.

Somos gente elegante. Ya. Ya lo sé.

Hoy he preferido manchar una sartén. No pasa nada.

Ya la limpio yo. No os preocupéis. Ya limpio yo.

Bueno.

Bueno, salmón, ¿vale?

Sal, eh. Generosos con el salmón, que el salmón...

En general, todos los pescados son sosetes.

Un pescado soso es lo peor del mundo.

Yo creo que por eso se empezó a hacer

el pescado a la sal.

Porque no tenía nada... No sé. Me lo acabo de inventar,

pero seguro. ¿Los japoneses cómo lo hacen?

Pero los japoneses tienen la soja.

El salmón es un pescadito que tiene bastante sabor y grasa.

El salmón tiene su personalidad.

Pero es soso.

No tiene nada que ver el sabor con la "sosez".

Voy a empezar a poner el puerro en el papillote de aluminio,

el tradicional. Vamos a hacer como una camita

y vamos a poner el salmón.

Repetimos.

Puerrito bien estirado.

Perfecto. Vale.

Bueno. Aromas.

¿Qué le pega? El salmón...

Si tú oyes "salmón", oyes "eneldo".

¿O no? Sí.

Salmón suena a eneldo. Igual que Dani suena a Antonio.

(RÍE) Es así.

Eneldo fresco, por favor. Eneldo fresco.

Si os día os pilla en un apuro y no hay eneldo fresco...

¿Qué vamos a hacer? Claramente.

Pero intentad que no, por favor.

Oye, ya parece un plato de estrella, eh.

Lo estamos colocando bonito porque luego

lo presentaremos en el mismo papillote.

Ya lo ponemos bonito desde cero.

Vamos a cerrar.

Lo hacemos con papel de aluminio por una cuestión un poco clásica.

De toda la vida se ha hecho con papel de aluminio.

Yo creo que además sella bastante mejor.

Podríamos hacerlo... A lo mejor estáis pensando en casa:

"¿Por qué no lo hago con papel de horno?"

Yo creo que también tendréis papel de aluminio.

Hay que sellar bien porque lo que hay que buscar,

es esa cocción interna de vapor.

Bueno.

Antonio, vas tú sellando el otro. Pues claro.

Mira. Un sobrecito, ¿vale?

Ojo, eh. Y yo voy a preparar algo diferente.

Que, seguramente, no hayáis visto.

Hay veces que tenemos cierto pánico,

cierto miedo al microondas. Nunca lo tengáis.

Yo creo que el microondas vino para alegrarnos la vida

y para hacer las cosas mucho más fáciles.

A mí me alegra la vida. Y encontrar sistemas de cocción

como el que os estamos enseñando hoy,

nos alegra bastante la vida. Fijaos qué facilito.

Vamos a ponerlo ya en el plato.

Yo lo uso mucho. Yo sé que tú lo utilizas.

(RÍE) ¿para qué?

¿Para calentar la leche?

¡No! Con el cacao en polvo.

Oye, te estoy echando ahí un capotazo gordo.

Mira.

Vamos a aprovechar todo este aceite que hay aquí ya

con la pimienta. Mira. Señores, no tirad nada.

Esto es esencia pura.

Yo soy muy curioso. Bueno, hacemos igual.

Y ahora lo que vamos a hacer, es una especie de papillote

con el plástico film. Cocción de horno.

Y cocción del microondas. Y tiene que ser especial

para microondas. Muchos se derriten.

Importantísimo.

Importante. ¿Veis cómo suena? Relax.

Es que yo me arranco.

¿Veis? Tiene que quedar así. Así es como se nos va a quedar

la cocción absolutamente perfecta.

En dos minutos y medio. También depende un poco.

Me gusta que tenga ese punto no voy a decir crudo.

Ahí nos confundimos siempre. El pescado siempre tiene su punto.

Tiene que estar cocinado, pero no pasado.

Y el del horno ya es otro caso.

Es un poco más lento de cocción.

Pero en unos 10-12 minutos a 200 grados,

estará también perfecto. En el fondo, son

cocciones diferentes. Insisto.

Porque el microondas, lo insisto y lo digo muchas veces,

calienta de dentro hacia afuera.

El producto se va a hacer antes por dentro que por fuera.

No lo sabías. No lo sabía.

¿Vamos? Yo voy al microondas. Y yo voy al horno.

Perfecto. Pues vámonos.

Recordamos. Dos minutos y medio en el microondas, 900 vatios.

Este papillote transparente.

Hay que tener cuidado porque os podéis quemar.

Yo siempre, para no quemarme, lo que hago

es abrir un poquito y va saliendo. Se deshincha.

Y ya luego empiezo por aquí. Y con cuidado...

Vamos a ver. ¿Sabéis por qué sé que está perfecto?

Porque su jugo se ha coagulado muy poquito.

Quiere decir que está en su punto.

Si hubiera caído mucho más, hubiera coagulado

por muchos sitios, incluso hubiera subido

por encima del salmón,

sabríamos que está excesivamente hecho.

Así es perfecto. Y nos queda darle un último toque.

Ojito, eh. No quiero mucha grasa.

Muchas veces hacemos vinagreta, dependiendo para qué,

para qué pescado, etcétera. Yo creo que este pescado

que estamos haciendo muy aromático pero muy natural,

la vinagreta y la cantidad de aceite que echemos,

tiene que ser la justa. ¿Qué quiere decir?

Que quiero más tropezones. Quiero mis alcaparritas.

Mi aceituna negra. Y Antonio nos va a ir cortando...

Estas anchoas. Esas anchoas. ¿Vale?

En laminitas, juliana. Como tú lo veas.

Vinagre de Jerez, un poquito.

Y, como hemos dicho, el aceite de oliva.

Dani, ¿te valdrían así? Mira.

Me valdría... ¿O más finas?

Eso, más que juliana, parece... juliano.

Es que eres muy fino. La echamos aparte, hagamos esto...

Vale. Vamos a echar la vinagreta encima

y, ahora, la anchoíta.

La anchoa tiene ese punto de sal que nos dará... le viene genial.

En el horno han pasado diez minutos y lo voy a sacar ya.

Ojito, porque os digo una cosa...

Van a saber diferentes, porque son diferentes cocciones.

¿La del microondas y la del horno? Son diferentes cocciones.

Esta se ha coagulado más

y en el caso del horno, fíjate en el eneldo fresco,

aquí está más clorofila, más verde, y aquí está más cocinado

y, como decíamos, más coagulado. ¿Qué hacemos en este caso?

Añadiría un poco más de vinagreta

para que tenga más jugosidad y más chispa.

¿Ves, Antonio? Al final, de una misma receta

tenemos dos salmones iguales pero diferentes.

Yo me quedo con el del horno, me gusta el pescado más hecho.

Yo, con el del microondas. Para todos los gustos.

Vosotros elegís la manera como queráis hacerlo.

A ver qué le gusta a Sara Vega, que viene ahora,

espero que le guste el mío. ¿Estás nervioso?

Estoy atacado. Creo que el mío le gustará más.

Creo que el mío es bastante mejor. (RÍE)

(SUENA "FOREVER LOVE", THE MAGIC NUMBERS)

(Timbre) Dani, abro yo.

No sé cómo ha llegado, no le he dado la ubicación.

Le he mandado yo la ubicación, lo tengo todo controlado.

¿Qué haces? Sara, pasa, por favor.

Qué ganas de venir. ¿Cómo has llegado?

He llegado en coche. (RÍEN)

¿Qué pasa? ¿Cómo estás? Le mandé yo la ubicación.

Que se la mandaste... Claro, todo controlado.

Hablando por privadito... Ya tengo su WhatsApp,

que lo importante era tener su teléfono.

¿Qué tal? Cuéntanos qué problema tienes.

He querido hacer un merengue para mis amigos, el otro día,

y no había forma de... darle forma. Aquello no...

No, nada. Así que vengo a que me ayudes.

Te he preparado los ingredientes básicos de un merengue,

que son azúcar en grano y clara de huevo.

Yo lo puse todo a la vez y empecé... pum, pum, pum.

No digas nada, quiero verlo. ¿Me das el abrigo?

A ver, coja su delantal, que yo me encargo de esto.

A ver... Bueno...

Son dos ingredientes...

No te diré nada hasta que lo vea, quiero ver cómo lo haces.

Bueno, mira... Yo lo que hice fue esto.

Tenemos el bol... Eché el azúcar.

Vale. Esto...

No sé... ¿No está bien?

Me has hecho daño. ¿Por qué?

No se le hace a un merengue.

¿Ves? Quedó así, no había forma.

Aunque estés una hora batiendo esto no va a subir.

Es lo que me pasaba, por eso vengo a ti.

No subirá. Vamos a dejar a Antonio que le dé.

¡No, no, no, no! O sea, no, no. Esto está mal, esto está mal.

Lo que he aprendido con Dani del merengue

es que no se puede echar todo junto.

¿Ah, no? (AMBOS) No.

Luego te enseñaremos a hacerlo. La base de un merengue es...

Habéis escuchado siempre claras a punto de nieve.

Bueno, esto está casi a punto de nieve.

Está a punto de caramelo.

Está a punto de tirarlo, de tirarlo a la basura.

No está mal, hombre. Al final, hay que montar las claras

a punto de nieve, solas, sin nada más.

Luego, poco a poco, para que no baje,

se integra el azúcar. Sí.

Como cambies, un poco el paso, como la Semana Santa de Sevilla.

Igual, cómo lo sabes. Aquello no anda, no fluye.

Sí. Esto es igual, ¿vale?

Pero vamos a dejar el merengue para luego.

Vamos a hacer una receta que se hace con merengue,

que es un suflé de naranja. Para hacer el suflé:

claras; azúcar; mantequilla; el zumo de tres naranjas;

la ralladura de las naranjas; más azúcar y yema de huevo

que las blanqueamos aparte; y la fécula de maíz típica,

que es la que hará espesar la leche que vamos a poner al suflé.

Este suflé se divide en dos: una crema pastelera, por un lado,

yo haría un poco más de cantidad y parte de la crema la guardaría

para otra preparación, porque congela perfectamente;

por el otro lado, un merengue, también, lo puedes tener hecho.

Para la crema, Antonio blanqueará las yemas con el azúcar;

yo voy a infusionar la leche con la ralladura de naranja

y Sara hará el zumo de naranja, que incorporaremos al final,

cuando la crema haya reposado y perdido temperatura.

Este zumo lo reduciremos a la mitad

y con su azúcar, casi, se caramelizará.

Lo que conseguiremos y queremos es que esa crema pastelera

sepa a naranja y tenga aroma a naranja.

Para hacer la crema pastelera blanqueamos las yemas

con el azúcar, le echamos el almidón de maíz.

¿Vale? Y vamos batiendo.

Sara, te quejarás, ¿eh? Te ha tocado lo más fácil.

Sí. A mí me tiene Dani el brazo ya...

Echo la ralladura de naranja a la leche, ¿vale?

Zumito de naranja, ¿eh? Oye, muy bien.

(RÍE)

Lo echamos y lo vamos a reducir a la mitad.

Conseguimos, al final... Al reducir conseguimos dos cosas:

una de ellas es integrar la crema pastelera,

no podemos integrar el zumo directamente,

lo que hacemos es darle una textura mucho más espesa

que la que tiene un zumo natural.

Al reducirlo, conseguimos una segunda cosa,

que es concentrarlo, estamos concentrando los sabores.

Los azúcares se van caramelizando

y el sabor de la naranja se van concentrando.

Ya veréis qué bien nos queda la crema pastelera

al echarle ese zumo reducido de naranja dentro de ella.

Esa es la razón por la cual lo reducimos.

Oye, Sara, te veo con muchas ganas de trabajar...

Dale unas vueltecitas mientras yo voy limpiando.

Vale, pero... ¿esto cómo? Esto está durísimo.

Está duro, claro. Esto es muy fuerte.

Aparte de la crema pastelera, que estás haciendo ahora...

Sí. Cuéntanos qué proyectos tienes.

Estoy en el Teatro de la Luz Philips, en Gran Vía,

con una comedia que se llama "La madre que me parió".

Con ese nombre no puede ser otra cosa que divertida.

Con Marisol Ayuso, Aurora Sánchez. Qué bien.

Estamos de miércoles a domingo y estáis invitados.

Antonio, ya sabes... Yo te tomo la palabra, ¿eh?

Ha dicho: "Estás invitado". Estáis invitados.

"Estáis". Bueno, bueno.

Sí. Bueno, bueno...

¿Qué haremos ahora? Tiene la fécula, está integrado.

¿Has visto la fuerza? Igualito que yo.

Bueno, pero él se lo ha encontrado todo hecho. ¿Te has dado cuenta?

Te voy a dejar que seas tú, cuando hierva la leche,

la que lo eche y lo integre, poco a poco, ¿vale?

Primero echa un poco. Si lo echáis todo sin moverlo...

Sí. Se cuajaría, se quedaría como...

Una tortilla. Semitortilla.

Sí. No quedaría perfectamente.

Vamos a echarle un poco. Antonio, dale.

Poco a poco. ¿Le doy?

El secreto es hacer una primera parte, que es esta.

Yo lo haría todo a la vez. Hay que ir poco a poco.

Solo esto, ¿eh? Ya lo tienes integrado.

A ver, que lo quiero hacer.

Dale, dale, Sara.

Así sí. Te echo otro poquito.

Ahora, echas el resto aquí. He dejado un poquito...

Qué rico huele, por Dios. Tira, échalo aquí.

¿Todo esto? ¿Estás seguro?

Sin miedo. Venga.

Ahora está líquida, así que subimos la temperatura con mucho cuidado

y en unos cinco minutos hirviendo, la tenemos lista,

sin parar de mover, ¿eh?, porque se pega fácilmente.

Estamos así cinco minutos y reducimos el zumo a la mitad.

(Melodía)

(Melodía)

Estamos esperando, porque la crema está a punto,

el zumo de naranja está más espeso,

y Sara nos estaba contando su época de bailarina.

¿Sigues con la danza, también? Sí, eso...

Se lleva dentro y eso... Sí, sí, sí, sí.

Para toda la vida. Sí.

¿Te atreverías a enseñarme algún paso?

¿Un paso de qué? Un poquito de compás y nos ponemos.

Pero hay que hacer el compás.

Yo hago el compás, que yo no bailo.

Dani, tú haz el compás después de seguirme. Vamos.

Vamos al tablao, a ver. Venga.

Venga, voy. ¿Cómo es?

Y... sería esto, es muy fácil, es muy simple.

(Palmas)

Y... (RÍEN)

Que voy. Compás aquí.

Mira, mira. Ah... ah...

Perfecto. ¡Ah!

Bien, bien.

Me faltan los tacones. No, pero bien.

¿Tú sabes lo que es bailar flamenco con botines?

Yo creo que mejor... Mejor... Este año no voy a la feria,

no voy, este año no voy. Eso hará tendencia,

bailar flamenco con botines.

Bueno, creo que mejor

se dedique a los fogones. Sí

Hemos dejado la crema enfriar, ¿vale?

Está perfecta de textura,

así es como os tiene que quedar siempre.

Y tenemos el zumo de naranja reducido

y a temperatura ambiente y ahora lo vamos a integrar

dentro de la crema pastelera.

Venga, tírale, tú lo vas a hacer. ¿Sí?

Venga. Ay, qué ilusión.

¿Ahí, no? Venga, tira.

Vámonos y lo vas integrando poquito a poco.

Va a quedar bonito. Qué bonito el color.

Muy bonito. Soy malísima, un desastre.

La cocina también es concentración, hay que estar ahí uno centrado.

He tenido épocas. Claro, porque te concentrabas

más en la cocina, eso está muy bien.

Eso está muy bien.

Bueno, ¿veis? Es la textura ideal.

Lo vamos a tapar, lo dejamos reposar y...

Se lo lleva Antonio y ha llegado tu momento, Sara.

A ver. Porque vas a hacer tú el merengue.

¿Yo? Tú.

Y lo vas a hacer perfecto. Venga.

Confía en mí. Confío en ti.

Vamos. ¿Y tú, confías en mí?

Sí, porque estoy a tu lado. Vale, vale.

Así que, vas a hacer tú el merengue, ¿vale?

Sí, lo voy a intentar. Volvemos a tener clara de huevo

y azúcar. Claro.

Y eso...

Lo dejamos aquí, ¿vale? Yo a él lo dejo

que lo haga a mano, pero a ti te echaremos una manilla.

Qué facilito te lo pone el jefe. Pero así no saldrá tan bueno.

o eres del que dice que las cosas a mano salen más ricas.

Para nada, soy de máquina total, yo soy muy de máquina, la verdad,

yo movería un poquito así, esa inclinación, ¿vale?

Un poquito hasta que sea punto de nieve, ¿vale?

¿Sabes el punto de nieve, no? Sí, el punto de nieve.

Que hagamos así con la clara, huy. (RÍEN)

Que hagamos así con la clara

y que se quede un poco, pues todo tuyo.

Pero hay que mover un poco, hay que mover porque, al final,

el hecho de montar requiere entrada de aire, ¿no?

Siempre lo decimos cuando montamos nata y tal,

si montas nata así o dejas la máquina, o sea,

yo soy de inclinación un poco y de un poco de movimiento

para que el aire haga su trabajo que es montar lo que son,

en este caso, las claras de huevo.

Bueno, creo que ya está, ¿bien? Bueno, eso es punto de nieve.

¿Veis? Punto de nieve total

y ahora verás cómo se integra el azúcar dentro.

Tírale otra vez.

Un poquito ya, aquí ya bajamos un poco la intensidad.

Vale. Y poquito a poco vamos.

Yo le había echado muchísima azúcar.

Y cómo se la echaste. No, el triple, el triple.

Mueve ahí que se vaya...

Así, con cuidadito. Bueno, Antonio,

¿nos vamos con los recipientes de los suflés?

Venga, OK. ¿Vale?

Un poquito de..

Bueno,

importante, ponerle mantequilla y azúcar

para no dejar ni un gramo de suflé ahí en el aire ni pegado.

Ahí, ahí. Tú mismo ya.

Así, ¿no? Un poquito de mantequilla y azúcar.

Perfecto, ¿ves cómo ya coge? Poquito a poco.

Va cogiendo cuerpo de merengue.

Antonio se va a quedar untando mantequilla

y un poco de azúcar a los recipientes para el suflé

y mientras, nosotros terminamos de hacer el merengue.

El merenguito ya está.

Está en su punto.

Ahora enseñaremos por qué y luego, mirad lo que hace Antonio

porque al final es vital que al pintar el recipiente,

¿cómo se llama el recipiente que nunca me sale el nombre?

Siempre digo: "Recipiente suflé". Ramequines.

Para que veas si tengo también mi cultura.

Ramequines. Podrían haber puesto bol, un bol.

Vuelvo a decir lo del suflé, lo que hacemos es la mantequilla

pintar hacia arriba, la explicación es muy sencilla,

como empecéis a pintar así de una manera tal y cual,

le paráis la subida y costará subir y al pintarlo para arriba,

hace que le hagamos un poco las señales de tráfico,

entre comillas, para que sea más facilito y vaya cuesta abajo.

Bueno, merengue aquí, oye, ¿ves cómo eras capaz de hacerlo?

Sí, ¿no? Bueno, gracias a ti. No, yo he hecho poco.

Gracias al maestro. Yo te he mirado, solo.

No, tú me lo has enseñado.

Para ver si lo has hecho perfecto o no, eh...

Uf. No lo haré mucho más

por si acaso. Por si acaso,

a ver si quedamos malamente. Lo iba a hacer en la cabeza

de Antonio, me puedo atrever. Ponlo ahí.

Venga, ponlo, ponlo.

De verdad, Dani, párate ya. He sido bueno, eh.

O sea, es tan perfecto que no sale.

Bueno. Bueno, ya nos ponemos serios

y este es el punto perfecto del merengue de Sara.

Ay, no me lo puedo creer.

Bueno, ¿vamos a por la crema pastelera?

Porque ahora llega un momento vital para el suflé, hay una serie

de pasos importantes y uno es la mezcla.

Si mezclamos mal, rápido, al final nos hará que el peso

se venga abajo, así que, igual, una lengua esencial.

Dani, cremita pastelera. Cremita pastelera

y ahora, muy poquito a poco, primero echo un poco aquí,

fíjate bien, Sara, que luego lo harás tú.

Movimientos envolventes. Y vamos moviendo

y ahora vamos a hacer lo contrario, ya lo tenemos integrado aquí

un poquito y vamos al otro lado.

Aquí, con mucho cuidadito.

Sara, esto que vas por la calle y te relacionan con la hermana

de Paz Vega, no te molestará, ¿no? Bueno...

A ver, una molestia sana, oye, que yo soy Sara.

¿Te dicen por la calle eso o qué? Sí, claro y es un orgullo.

Ah, un orgullo, claro. Hombre.

Yo es que no tengo hermano, y ojalá tuviera hermano

y me pudieran comparar con él. Así es.

Yo tengo una hermana y mi hermana es mayor,

en tu caso también, mi hermana es dos años y medio mayor

y, la verdad, para mí además ejerce de hermana mayor,

me cuida, me protege, de todo. Como la mía.

Igual, ¿no? Tu relación es igual, ¿no?

La verdad es que sí.

Ella sí que es una gran cocinera, mi hermana y mi madre.

Yo estuve en el "celebrity" cocinando con ella, sí, sí.

¿Y cómo fue, Dani? Bien, además cocinamos en un tren,

fue un día difícil para todos, para los participantes,

pero ella escapó muy bien ese día. Y, sobre todo, el mérito

de no haberse preparado, que es algo que lo tiene ella.

Oye, sabes que tenemos otro amigo en común nosotros.

¿Ah, sí, quién? Alejandro.

Ah, sí, no me digas. Alejandro Sanz, dinos, cómo fue

cantar ahí con él, una experiencia mágica.

Sí, mágica y qué te voy a contar es un maestro y fue...

Fue una etapa muy bonita. Bonita, que sepáis que Sara

grabó una canción con Alejandro Sanz, ojo.

Sí, sí.

Bueno, esto ya está listo, ¿vale?

Esta es la textura que tiene que quedar.

Qué bonito, por Dios, qué bonito.

Y ahora, horno ya precalentado, ¿no?

Sí, está listo, Dani. Y siempre con sumo cuidado echamos.

Hemos hecho cuatro, ¿vale? Uno va a ir al congelador.

No es lo ideal, de 10, pero nos puede funcionar,

perfectamente, podemos hacer unos cuantos

meterlos en el congelador y sacarlos, lo que sí es importante

es que el día que lo saquemos del congelador, lo metamos,

directamente al horno congelado. Perfecto.

Y nosotros, Sara, esos tres nos lo llevamos al horno,

entre 10-12 minutitos, 180 grados.

Dani, calentito, calentito, mira, esto parece un flan.

Qué bueno, qué nivel. Mira cómo tiembla, como yo.

Qué nivel. Bueno, qué bonito.

Bueno, pues te quedas con nosotros. Hombre, por supuesto.

Va a ser un auténtico placer tenerte en la comida.

No, el placer es mío.

No, es mío. No, es mío.

(RÍEN)

Pues nada, vamos allá.

A comer. Qué bonito, por favor.

(Música)

Bueno, Sara, ni que decir tiene, hoy aprendiste a hacer un merengue,

eso que te llevas y yo me llevo unos pasecitos así

para demostrar lo que yo valgo.

Bueno, ole por tu suflé

y como dice tu obra de teatro, viva...

La madre que me parió. Ahí.

(RÍEN)

Ya veis que hemos hecho un delicioso salmón en papillote

con puerros y un esponjoso y ligero suflé de naranja.

Dos recetas a las que solo les falta una cosa,

que la hagáis vosotros en casa.

Y ya sabéis, haz la comida y mejora tu vida.

¿Comemos? Sara, dale candela.

Un poquito de salmón. Pero mira el punto del salmón.

Bueno, bueno. De verdad.

A ver si sabes cuál es el del horno y el del microondas,

elige, cuál te comerías. (DUDA) Este.

Lo tiene fácil porque no tiene papel de aluminio.

Claro, claro. Pero mira qué puntito más bueno.

Qué arte. Uf.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pescado al papillote con verduras y soufflé

Hacer de comer - Pescado al papillote con verduras y soufflé

29 mar 2019

Dani García cocinará un salmón al papillote con verduras. Dani enseñará a realizar correctamente unos sobres de papillote. Acompañarán la receta con unas verduras. Después, recibirán la visita de la actriz Sara Vega, pidiendo consejo.

ver más sobre "Hacer de comer - Pescado al papillote con verduras y soufflé " ver menos sobre "Hacer de comer - Pescado al papillote con verduras y soufflé "
Programas completos (58)

Los últimos 230 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios