Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5393776
Para todos los públicos Hacer de comer - Pasta con verduras y presa ibérica al horno - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Marta, ¿qué me traes? Unas florecitas, unas margaritas.

Ninguna mujer me ha regalado flores.

Espero ser la primera y no la última

porque siempre me traes, me haces una comidas riquísimas,

me invitas a comer, pues unas florecitas.

Bueno, las pongo en agua y te digo una cosa,

no sé so lo hiciste a conciencia, pero es verde y morado.

como la bandera de Málaga. Pues no lo hice a conciencia.

Pues, mira, curiosamente. Qué casualidad, ¿viste?

A ver, te podría haber traído... Un jarrón con agua.

Ven, te la pongo. Así.

¿Así? Mira qué bonito y además, queda precios

en la cocina da un color y una vida.

Lo ponemos por aquí, así, ¿cómo lo ves?

Mira, qué bonito, precioso. Genial, la verdad, muchas gracias.

Te podría haber traído una receta, pero mejor la cocino contigo.

Buenos días a todos, que no he saludado.

Vamos a deciros lo que vamos a hacer de comer hoy,

primero haremos pasta con verduras, con Martita Verona aquí conmigo

que ya sabéis que tenemos recetas saludables y que nos cuenta cosas

supercuriosas. A ver qué os puedo contar hoy.

Y después, prepararemos una presa ibérica de una forma muy especial

como la hago yo en mi restaurante BiBo.

¿No? Pues nada, vamos a ello.

De momento, las verduras y las manos.

Vale, siempre, lo primero. Mientras te lavas,

diré los ingredientes que usaremos para esta pasta con verduras:

Albahaca, pasta, sal, aceituna negra,

pimiento rojo, calabacín,

ajo, tomate Cherry y aceite de oliva.

¿Sabes qué pensé? Vamos a echar las verduras,

siempre empezamos así y acabamos salteando y tal,

pero, la verdad, nos gusta cambiar y dar ideas y haciendo las cosas

a nuestra manera. Podríamos hacerla caliente, pero lo haremos templada.

Vale. Una pasta que está

entre la ensalada y un plato de pasta de verdad.

Voy a ir sacando la bandeja para asar las verduras,

a mí me gusta asarlas enteras, no sé si....

No, estupendo asarlas enteras, no pasa nada, de hecho,

es superimportante para todos: Cuanto más aprovechemos

todo el alimento, mejor porque prescindiremos

de menos fibra, así que usamos todo.

Vale, bueno, un truquito que, a lo mejor, os reís

y decís: "No sé para qué nos lo enseña porque aquí

todos vamos sobrados", pero hay muchas veces

que cometemos la tontería, probablemente, de echar la sal

ahora, y luego la pimienta, pero primero, echamos un poco

de aceite para que se pegue la sal, así que echo un poco de aceite

y embadurno bien. Yo digo una cosa, el aceite

en este caso, es fundamental.

Me voy a pringar, nunca mejor dicho, las manos,

pero es fundamental que esté por todos lados

porque es muy necesario para que se ase bien

embadurnar el aceite. Y ahora, va la sal.

Ponle sal y pimienta mientras me lavo las manos.

Dani, una pregunta, ¿se puede asar envolviendo

las hortalizas en papel de aluminio?

Sin duda y te explico el por qué. Te dije lo de pimienta,

no lo dije en ingredientes, pero lo vi ahí y no me resisto

a echar un poco de pimienta. Un poquito.

¿Qué conseguimos al tapar con papel de aluminio?

Es como una cocción mucho más concentrada.

Eso no sé si a nivel nutricional viene bien, a nivel gastronómico

viene bien, pero no pasa nada si lo hacemos así.

Directamente. El calabacín serán unos 30 minutos

y el pimiento tiene un poco esa textura

que puede aguantar 30 minutos y estará genial para hacerlo,

pero el ajo, lo sacaremos un poco antes.

(Música)

Verduras asadas. Buenísimas.

A mí me encantan y, ojito, porque este juguito de aquí,

lo vamos a utilizar. El ajito que sacamos antes,

a los 10 minutos, he puesto ya agua a hervir

que nuestros amigos italianos nos enseñaron lo del aceite

y que le echemos la sal cuando hierva.

No lo sabía, tomo nota.

Pues eso es importantísimo, pásame la sal.

Vale, toda tuya. Le voy a pegar candela.

La echamos ya, lo que no echaré será aceite

algo que sí hacía mi madre y mi abuela, pero que los italianos

se ponen nerviosos si lo hacemos. Realmente, son dos líquidos

inmiscibles, que no se pueden juntar,

así que no sirve de nada. Marta, pimiento.

¿Me pongo a limpiar? Ponte a limpiar pimiento,

yo me pongo con el calabacín, voy echando la pasta.

Bueno, hemos elegido esta pasta que es muy similar

a las espirales que estamos acostumbrados.

Ese tipo de pasta, con esas ranuras,

lo que hace es coger mucho más salsa o en este caso,

hoy aliño porque lo que estamos, hoy, básicamente, es haciendo

más un aliño que una salsa. Un aliño con tropezón y pasta.

Genial, perfecto.

Dani, ¿cómo te corto el pimiento, en tiras?

Tiritas. Venga, tiritas.

Sin piel. Vale, sin piel.

Le has quitado. No, porque siempre voto...

¿Te gusta o no? Siempre pienso

que hay aprovechar todo el alimento

y la piel tiene mucha fibra, pero si hay que quitarla,

la quito. Es incómoda, ¿no?

Sí, a veces, la nutrición y la cocina no van de la mano.

¿Te comes la piel del plátano?

Tiene fibra también. La tiene, también,

me convenció Dani.

Pues yo la quito en un momento. Bueno, la pasta, es pasta seca

por lo tanto la vamos a tener, aproximadamente,

ocho minutos cociendo, pero siempre lo que diga

el fabricante. Sí, yo te quería decir una cosa

y a todos en casa y es que la pasta

para mejorar más aún la receta, porque a mí me encanta,

tenemos verdura que ya metemos en el primer plato,

o sea, ya sabemos que siempre hay que meter

un plato de verdura por comida ya lo tenemos todo junto,

pero si hacemos que la pasta sea integral, mejor.

¿Esto qué quiere decir? Que nos quedamos con el salvado,

la cubierta externa del cereal, aquí es trigo, y esto hará

que tengamos más fibra y disminuya el índice glucémico.

Es decir, que no haya picos de glucosa en la sangre

y pase dosificadamente, que es más saludable,

más o menos, así que la versión

"pro", integral y ya está de 10 la receta.

Bueno, lo que pasa es que el integral

tarda mucho más en cocer. Sí, por el salvado, precisamente.

Por el salvado para que expliques a la gente,

el salvado es la cascarilla. Sí, imaginaos que este ajo

es un grano de trigo, pues tiene lo que quitamos del ajo,

lo que pelamos sería la cáscara, el salvado, y esa parte externa

la quitamos para que quede más refinado

con una textura más limpia, pero es una parte de fibra

bastante importante e interesante para la salud.

Y ya sería de 10, ¿no? Pues yo sigo cortando aquí.

Muy bien. ¿Dónde lo echo, ahí con el tomate

o en otro bol? Lo puedes echar con el tomate

y al terminar de cocer la pasta, lo echaremos todo ahí.

Se me hace la boca agua. Y que se integre todo

a la perfección. Me gusta cortar el tomate así,

como una especie de semigajitos.

Perfecto. Bueno.

Yo hago lo mismo con el calabacín, ¿verdad?

Yo lo cortaría en rodajitas que tenga cuerpo y lo notes.

Perfecto. Otra cosa que me gusta mucho del calabacín

es que es una hortaliza que se puede consumir en crudo.

Yo la como muy finita en una ensalada igual

que también tomo el pepino, pero el calabacín también lo hago.

¿Sabes la textura que me encanta y que mojas en una salsita

y está brutal? ¿Cuál?

La coliflor. Buenísima y la alcachofa.

Me encanta. ¿En crudo?

Sí, superfinita en crudo con unas lascas de parmesano

un poquito, me encanta. Perfecto.

Me ha hecho mucha ilusión que me trajeras un regalo.

¿Sabes qué me pasa, normalmente? ¿Qué?

Que soy muy tímido a la hora de recibir regalos,

me da como vergüenza. ¿Por qué te da vergüenza?

No sé, porque me regalan algo y me quedo así como paralizado,

soy incapaz... No sé qué cara poner, la verdad.

¿Sabes por qué es eso? Por tu profesión,

te gusta mucho hacer disfrutar a los demás

y regalar todo y como que te cuesta que te den a ti.

Me cuesta mucho, me pasan cosas supercuriosas,

la verdad, porque el otro día llegué

y había una chica, esto es real, venía con una bolsa con ropa

porque le apetecía regalarme ropa, jerséis, camisas, de verdad.

¿Y eso cómo te lo tomas, que no le gusta cómo vistes

o es un detalle? No sé cómo tomármelo

porque había una carta y me daba miedo leerla.

¿Y la leíste? Sí, venía en inglés.

Ah, en inglés. Sí, son cosas muy raras.

Pero, Dani, eso es muy bonito lo que generas con la comida

y esto es precioso. Con la comida generas el afecto de la gente.

Bueno, mirad lo que hago, he cogido lo que es la albahaca,

la deshojamos un poquito, he hecho este rulito

que lo cortaré a la mitad y eso me facilitará

que el corte sea de una vez, así.

Y ahora ya la pico, pero intento, la verdad,

tocarla lo menos posible porque no tiene nada que ver

el sabor de una albahaca bien cortada y fresca

a una albahaca que hemos machacado.

Y aprovecho para decir que me encanta que usemos

también hierbas aromáticas en la cocina porque es otra forma

de dar un montón de sabor no usando tanta sal.

Está genial. Aquí usamos mucho reducciones

y muchas cosas y nos veis muchas veces que casi

no echamos sal en algunas recetas o echamos muy poca.

Mirad lo que vamos a hacer. Ah, con la salsita.

En la salsita meto la albahaca.

Qué bueno, por favor. Así.

Ahora voy a echar las aceitunas.

Buenísima también la aceituna.

Y, evidentemente, voy a añadir aceite de oliva.

Así. Qué bueno.

Esto no sé cómo decirte, no tiene nada que ver,

pero podría ser un pesto, entre comillas, de verduras

asadas y frescas. Sí, me encanta versionar

pestos para las verduras. Y ahora, mirad lo que es la vida

y lo que es la magia de la cocina. Está emulsionando.

Cómo se emulsiona solo que será perfecto para meterlo ahí.

Y esto es pura química, es lo que más me gusta de la cocina

y mirad qué bueno, por favor, qué pinta y ya me comía

esto así sin la pasta, así también está rico.

Ahora vais a ver que tiene bastante aceitito abajo,

pero hay que meter toda la pasta y además,

vamos a dejarlo un minuto macerar que tan bien nos vendrá

porque el tomatito va a empezar a soltar su saborcito

y la verdura asada que soltó ahí un poquito,

pero seguirá soltando jugos.

Vamos a esperar que termine de cocer la pasta

y así dejamos que macere un poquito la ensalada.

(Música)

Pasta ya cocida que aún está caliente,

verduras maceradas, esto será ese híbrido

de ensalada templada un poquito, ¿vamos allá?

Vamos allá, tengo una duda, porque en mi casa,

mi madre siempre después la mojaba para que se quedara

más suelta. Mi madre también lo hacía,

pero los italianos me machacan aquí.

Entonces, no, ¿no? Mejor no.

Mamá, toma nota, por favor. Lo ideal es hacerla y usarla

sea para lo que sea. Ya no le echamos sal a esto.

Vamos a probarlo. Vale.

Como tiene las verduras... De hecho, lo probarás tú.

Venga, voy, cubiertitos por aquí. Mira, por aquí abajo.

A ver. Oye, tiene buena pinta.

Mira qué esfuerzo probar la pasta. Es lo que te iba a decir.

A ver, a ver, cojamos un poco de todo.

Es importante cuando las cosas están bien hechas,

bien asadas, bien horneadas, bien sazonadas, bien emulsionadas,

mirad aquí ahora mismo. Buenísimo.

Mirad por qué brilla tanto. Se ha pegado bien.

Porque, precisamente, aquí se ha pegado, perfectamente,

esa emulsión que hemos hecho. ¿Cómo lo ves, un pelín de sal?

Un pelín de sal. Bien, voy aprendiendo,

yo siempre como sin sal y como cocinera

tengo que ver lo que le gusta a la gente.

Y si te gusta la pimienta, un poquito le vendría bien.

Venga, un poco de pimienta, yo estoy haciéndome a esto.

Yo, la verdad, la pimienta preparo los ingredientes

y muchas veces no la meto porque para mí como que va

en el ADN innato. Claro, todo junto.

Huy, qué bueno, por favor, Dani. ¿Cómo lo ves?

Buenísimo, me parece que aparte al ser templada podemos usar

esta receta en invierno, usarla en verano un poco más fría,

es para todas las épocas del año. Exacto, la puedes comer así

con esta temperatura me encanta. Sí, buenísima.

Porque tiene un poco ese toque de la pasta templado

que viene muy, muy bien, pero que lo podríamos enfriar,

perfectamente, y si la enfriamos, ¿podríamos recalentarla?

Seguro que muchos piensan eso, a ver, como poder se puede,

¿yo lo evitaría? Sí, pero yo la comería.

La pasta, en general, recalentarla es como el arroz

de la paella, es muy complicado, sí, sí.

Nos faltaría ponerle... La albahaca.

Ahí, la albahaca así por encima. Marta, me encanta tenerte

en mi cocina, no solo me ayudas, aprendo mucho a tu lado,

aprendo yo y ellos y me divierto contigo.

Me encanta escucharte. Ha sido un superplacer,

yo aprendo mucho más y por traerte muchas más flores

a estas cocinas, Dani. Bueno, cuando quieras

es tu casa, sabes el camino y somos casi vecinos.

Sí, al ladito, aquí vengo pronto.

Y aquí os dejamos esta pasta con verduras.

(Música)

Y llega el momento de la presa ibérica

que tal y como os comenté, la haré como la hago yo

en uno de mis restaurantes. En este caso, en BiBo,

una presa ibérica al horno.

Estos son los ingredientes:

Pesa ibérica, tomillo fresco, ajo, patata, vino blanco,

aceite de oliva, jugo de carne,

comino, pimentón picante, ajo,

miel de caña, almendra, pimiento rojo,

tomate, aceite de oliva, sal, pimienta y vinagre de Jerez.

La presa irá con una guarnición de patatitas, pero especial

porque la patatita la coceremos y aquí es dónde, probablemente,

la dejaría todo el mundo. Yo hoy la aplastaré, ligeramente,

y una vez aplastada la freiré. Va a quedar chulísima,

os va a encantar. La acompañaremos con una especie

de mojo que los puristas canarios no se me enfaden,

pero haremos una especie de salsa, de mojo, pero con almendritas,

con miel de caña, con alguna cosita más,

a nuestro estilo, digamos. Pero antes de empezar con la presa

que veis que es este trocito de aquí porque hay mucha gente

que la confunde en muchas ocasiones con el secreto, os voy a contar

el secreto de dónde está la presa

Me he dibujado aquí un cerdito

que sabéis que me encanta hacer dibujitos

y yo siempre que cree un plato lo dibujo, a pesar de que soy

un pésimo dibujante, pero como visteis,

soy un gran calcador. Sería calcar la silueta del cerdo aquí.

Bueno, tenemos un cerdo, y no sé, primero quiero recordar

este tipo de piezas, como son las manitas,

que, en el caso de los ibéricos, no se utilizan

porque siempre van en el jamón y en la paletilla.

Morro, orejas, carrillera...

Y una que me gusta por encima de todas...

El rabo de cerdo ibérico guisado, algún día lo haremos y alucinaréis.

Vamos a lo que vamos, la presa se sitúa, más o menos, por aquí,

en la paletilla, digamos, encima de la paletilla.

¿Dónde se sitúa el secreto?

El secreto viene a estar, aproximadamente, aquí.

Vamos a escribir por aquí, nuestra presa de paleta.

Si la presa es ibérica

es que es de cerdo ibérico, de cerdo negro.

Os voy a contar algo del secreto, aunque hoy no lo cocinaremos.

El secreto, que lo voy a escribir aquí...

Hay... ¿cómo decirlo? ¿Muy mala fe? Yo creo que sí.

¿Sabéis qué hacen, normalmente?

Cogen la parte de la panceta, esta parte de la panceta

está muy veteada, entre la grasa y la carne,

y cortan esa carne como si fuera, realmente, secreto.

Que queden claras las dos piezas más demandadas del cerdo,

presa ibérica y secreto, por si no lo sabíais, ahí están.

Vamos a ponernos manos a la obra y vamos a cocinar la presa ibérica,

que hay muchas maneras de hacerla, incluso, yo la hago en carpacho,

otro día nos centraremos en eso, hoy la vamos a hacer entera

y para hacerla entera me gusta hacerla asada, al horno.

Lo primero que voy a hacer, para no volvernos locos;

voy a echar agua en esta olla para ir cociendo la patatita,

nos pondremos con el... semimojo

o con el mojo a nuestra manera en último lugar, ¿vale?

Antes quiero marcar la presa y meterla al horno.

El agua por aquí, a la que echaré un poco de sal.

Un poquito de sal en el agua, sartén bien caliente,

sal fina en la presa

y bien de pimienta, ¿eh?

Me ha quedado bonito el dibujo del cerdito, ¿no?

Confieso que compro blocs de dibujo aunque no sé dibujar,

pero me parece didáctico hacerlo y me ayuda muchísimo

en mi trabajo diario, la verdad, o sea que...

Esto está ya calentito...

Presa sin nada de aceite, por ahora,

no sé si la va a necesitar, dependerá de la grasa que suelte.

Mientras, me cojo el ajito...

Ya sabéis que me gusta romperlo para que suelte aromas.

Es algo maravilloso.

Lo que me gusta es estar, constantemente, firmando;

veo cualquier hoja y la firmo,

estoy en alguna reunión y empiezo a firmar.

Debería preguntarlo, no sé si es algo egocéntrico,

pero es lo primero que se me ocurre.

He echado grasa, la necesitaba, tenía ese tono dorado

pero creo que lo necesita un poquito más.

Es supercurioso el mundo de los grafólogos,

son capaces, a través de tu firma o de tu letra,

de desarrollar tu personalidad, cómo eres o cómo dejas de ser.

Nunca lo he hecho, estaría bien para saber si es verdad o no.

Le voy a dar la vueltecita.

Mirad, mirad esta salecita dorada

y esta pimienta, ya, incrustada.

Esa salecita dorada cuando te la metes en boca,

bueno... te transporta al cielo, de verdad,

se te intensifican los sabores y, no sé,

te produce un estado de placer que se suele llamar "umami".

Voy a echar, ahora, el ajito,

encima del ajito voy a añadir más aceite de oliva

y un poquito, también, de tomillo, lo voy a romper por aquí.

Me encantaría saber qué da a entender mi letra.

Si hay algún fan de la cocina que nos vea y sea grafólogo,

ya sabe, que nos escriba...

O te cambio una receta por un estudio de mi letra.

La verdad, me da muchísima curiosidad.

Creo que las empresas lo usan para hacer selección de personal.

Oye, yo lo estoy pensando, ¿eh? A lo mejor, no está mal.

Ajito, tomillo y, ahora, que lo estaba buscando,

voy a añadir, primero, un poco de vino blanco,

lo añado por aquí y lo voy a reducir.

Hay que tener cuidado, porque puede chisporrotear

cuando añadimos líquidos sobre un poco de aceite,

también, el tomillo puede tener algo de agua,

intentar evitar que salte.

Ahora, solo me queda añadir el juguito de carne.

El agua de la patata está hirviendo,

a la que hemos echado, recordad, un poco de sal.

Voy a echar ya la patata.

Va a estar, aproximadamente, doce minutitos cociendo,

y, luego, recordad, le vamos a dar una fritura.

¿Sabéis dónde podéis encontrar muchas de las recetas que hacemos?

Aquí, en el libro "Hacer de comer", las mejores recetas.

Hay trucos, hay salsas, hay consejos... lo que queráis.

Ya a la venta el libro

"Hacer de comer", las mejores recetas.

En este tiempo que os he hablado del libro

ha dado tiempo a que la salsita dé este primer hervor.

¡Pero atención! Seguirá reduciendo en el horno,

quizá, veis que va a quedar muy liquidita,

pero veréis lo bien que quedará dentro.

Yo lo veo de lujo; así que lo que haré será

meterlo en el horno, a 190 grados durante doce minutos.

El mismo tiempo que tendremos las patatitas cociendo.

Meto la carnecita aquí durante doce minutitos,

que serán los que cuezan las patatas.

Saco las patatitas.

Como veis, ya tengo fuera la presa,

es importante, ahora, que los jugos vuelvas a su sitio.

¿Cómo? Reposando.

Esa palabra, "reposar", que tan bien le viene a las carnes;

por lo tanto, lo voy a dejar por este ladito.

Lo cojo así porque está bien caliente.

El reposo le viene bien a la carne y a todo el mundo, ¿eh?

Yo estaba pensando igual, a ver si podía reposar.

Mirad, ahora, lo que hago... Un poquito, este toquecito, así.

Lo que hago con el ajo, pero con la patata y más elegante.

Debo reconocer que cuando se nos ocurren cosas chulas

me gusta enseñárosla y compartirlas con vosotros,

a pesar de que están en nuestro restaurante.

Pero una cosa no quita la otra,

hay que compartir, al final, al que le apetece venir a BiBo

va a venir igualmente, aunque haga esta receta.

Patatitas listas, chafaditas que podemos llamarlas.

Voy a poner aceite a calentar

y me voy a poner a hacer este mojito que tenemos aquí.

Primero, aceitito de oliva, ¿cómo no?

Las patatas, siempre, con el aceite de oliva,

sé que muchas veces soy muy polémico al decir

que el pescado frito me gusta en girasol,

en el caso del pescadito tenemos un debate, ¿eh?

Pero bueno, lo dejamos así.

Quitamos la tapadera y vais a ver lo sencillito que es.

Con la puntillita voy a quitar, primero, esta parte del tomate

y lo voy a echar entero.

En esta ocasión, es otra variedad de mojo,

el mojo canario lo hemos hecho otras veces, el rojo y el verde.

En este caso, el mojo tradicional no suele llevar tomate,

aunque en redes sociales me dirán "sí que lleva tomate"

y otros dirán "pues, no lleva". Es maravilloso, como en política.

Todos nos sabemos las recetas tradicionales al pie de la letra,

si tú has visto a tu madre o abuela hacerlo de una manera,

¿por qué lo vas a cambiar? Para ti, eso es la tradición.

A no ser que te pongas a estudiar, a nivel histórico,

de dónde vienen las recetas y cómo se hizo la primera vez.

Así que este va a ser hoy nuestro mojo, no sé cómo llamarlo,

ni es el tradicional ni el canario 100%,

pero os digo que es el nuestro, que es lo importante,

cocinar cosas que te hagan feliz.

¿Sabéis qué? Que estoy muy incómodo

y, siempre, digo a mis chicos que hay que trabajar cómodos;

me voy a bajar esto aquí, porque estoy aquí, un poco...

Absurdo me sentía.

Sinceramente, si buscásemos las recetas tradicionales

de cómo era cualquier cosa, alucinaríais.

¿Cómo lo veis? ¿Seríais capaces de comer perdiz rellena de sardina?

Pues eso es tradición, también.

Lo bueno de las recetas tradicionales

es que, también, evolucionen y se adapten, un poco,

a los nuevos productos que tenemos a mano.

Mientras tanto, estoy echando aquí cositas.

A ver, tenemos, casi, digamos, lo sólido y lo seco,

aparte del comino y del pimentón.

Aquí, para los más atrevidos, pimentón picante.

El aceite se lo voy a echar al final; aquí tengo vino blanco

y aquí tengo un poquito de miel de caña,

miel de caña por aquí, perfecto.

Vinagre de Jerez.

Y, ahora, llega el momento, iba a decir del "chupchup",

porque no sé cómo decirlo, llega el momento del "runrún".

Pongo mi batidora, mi vaso americano,

porque es un vaso americano,

cierro la escotilla

y vamos a dejarlo que vaya batiendo.

Voy a pararlo, solo nos quedará ponerlo a punto de sal y de aceite,

hay que echar aceite de oliva.

Cuando hablo de esta patata frita,

es una patata que se fríe de una manera muy sencillita,

no necesitamos más que lo que veréis, ahora mismo,

que coja un poco y que adquiera ese toque crujientito

y, ahora, freímos ligeramente.

Me encanta esta patata, tiene otro toque diferente,

y estoy seguro de que la haréis.

No sé cómo llamarla patatita machacadita frita...

Bueno, es lo que es, realmente.

Las voy a sacar y me voy a ir a nuestro último paso, casi,

porque, luego, nos quedará, solo, laminar la presa,

colar el juguito y empezar a emplatar.

Mirad qué bonitas, qué dorado,

qué crujientes, qué graciosas y qué diferentes.

Ahí... me encanta.

Por eso digo que la tradición, a veces, hay que saltársela.

A ver, vamos allá.

Voy a ponerla a punto de sal antes de echarle el aceite,

para ello, hay que hacer todo esto, pero es inevitable.

Yo, a veces, lo pruebo con la puntita y no con la cabeza.

¿Sabéis qué le falta?

Un poquito de sal y un poquito de elegancia,

la elegancia se la vamos a dar con el aceite de oliva

y la falta de sal, se la quitaremos con la sal.

Vaya tontería, pero... así es.

Así que, bueno, vamos a darle, un poquito...

Y voy a ir echando el aceite de oliva, poco a poco,

es importante echarlo en el agujerito de esta manera.

Vamos a ver cómo está ahora.

¿Cómo va a estar? Perfecto.

Quizá, le podéis meter picante, pero a mí me gusta así.

Está brava, ¿eh? Sobre todo, por el vinagre;

ese punto de la miel le viene muy bien,

ese punto dulzón de miel de caña es perfecto.

Nuestra patatita frita, nuestra presa

y lo que voy a hacer es cortarla, a mí me gusta finita.

Muchas veces, tenemos la manía de encontrar la carne, como...

No sé cómo deciros, cortada de una manera muy gruesa.

A mí no me gusta, sinceramente.

Voy a cambiar de cuchillo, me gusta más hacerlo con este.

Lo voy a sacar y noto que está a su temperatura ideal,

tampoco me gusta la carne como muy... no sé, muy caliente,

la carne me gusta en su punto. ¡Ahí vamos!

No pasa nada porque esté rojita,

a ver, sí pasa algo, que estaré en su punto.

Mirad, mirad aquí...

Esto es la puntita, por dentro estará mucho mejor.

Este grosor que estoy cortando, para mí, es el grosor ideal.

Se nota que no ha perdido jugosidad y que es un asado en su punto.

La voy a poner en el centro, no, mejor en el lado

y voy a ir estirando, poquito a poco.

Voy a quitar esta punta, no solo para comérmela,

sino que creo que queda regular;

le voy a echar un poco de salsa por encima.

La parte de la punta está más hecha para quien le guste

y la parte central, para el que le guste más crudita;

aquí cocinamos, siempre, para todos los gustos.

Lo que voy a hacer es poner la salsita,

voy a limpiar la cucharita...

Voy a poner la salsita de mojo abajo,

porque ya que hemos hecho las patatas crujientes, la ponemos,

el mojito abajo y, ahora, voy poniendo patatas por aquí.

Patatitas por aquí y patatitas por allá.

No lo dudéis, hacedlo.

¿Un poquito de tomillito? Pues mira, creo que lo pondré aquí.

Aquí está la presa ibérica asada.

(CANCIÓN) # Más allá del mar habrá un lugar

# donde el sol, cada mañana, brille más.

# Forjarán mi destino las piedras del camino,

# lo que nos es querido siempre queda atrás... #

Qué dos recetas hemos preparado hoy:

esta fantástica pasta con vegetales,

equilibrada y sana, como le gusta a mi amiga Marta;

y esta jugosa presa de cerdo ibérico al horno.

Solo os faltan las ganas para poder hacerlas en casa.

Como siempre digo: haz la comida y mejora tu vida.

A mí me encanta la pasta de Marta

pero me voy directo a la presa de cerdo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pasta con verduras y presa ibérica al horno

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Hacer de comer - Pasta con verduras y presa ibérica al horno

23 sep 2019

Hoy Marta Verona, ganadora de MasterChef 6, viene a las cocinas de Dani García para cocinar junto a él un saludable y equilibrado plato de pasta con verduras. Después, Dani prepara una presa ibérica, una pieza del cerdo con una jugosidad y un sabor envidiable.

ver más sobre "Hacer de comer - Pasta con verduras y presa ibérica al horno " ver menos sobre "Hacer de comer - Pasta con verduras y presa ibérica al horno "
Programas completos (159)

Los últimos 636 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. LORELEY MARRERO BENITES

    SE VE ESPECTACULAR PERO HAY ALGO QUE NO CONSIENTO QUE LA CARNE QUEDE CRUDA NO ME GUSTA , ME GUSTA A PUNTO , PERO HECHA, PERO POR LO DEMÁS ESTA GENIAL GRACIAS, LO VOY HACER, Y TAMBIÉN GRACIAS POR LA LECCIÓN SOBRE EL CERDO Y SUS PARTE .

    23 sep 2019