Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5081459
Para todos los públicos Hacer de comer - Merluza en salsa verde y bizcocho de cereza - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía del programa)

(CANTA) #Despacito. Mira que tu niño baila despacito.#

(TARAREA) #Calentito.#

(TARAREA) #Corazoncito.#

Más o menos. Llevas todo el día con la canción.

Es que estoy muy arriba.

Ya te veo, ya te veo. ¡Es brutal!

No te la quitas de la cabeza. No me la quito.

¿Te cuento un truco? Cuéntamelo.

Pero no sé si lo vamos a lograr.

Tienes que terminarla. En algún momento dado, la terminas

y ya está. (CANTA) #Despacito.#

Vaya día me vas a dar. Lo siento, Dani.

Es lo que te queda hoy. Bueno.

Buenos días. Hoy, despacito o no,

vamos a hacer una merluza en salsa verde bestial.

Y luego, tenemos un invitado de altura

para hacer un bizcochito de cereza con queso feta.

¡Uf! Y lo vamos a cocinar con Romay.

¿Vamos allá? ¿Y cuándo no estoy yo dispuesto?

Vamos a lavarnos las manos. Listo. Vámonos.

Cuento los ingredientes para hacer la merluza

en salsa verde. Empezaremos por un "fumet" de pescado.

Un poco de cebolla, un poco de puerro,

las espinas del pescado y las cáscaras de las gambas.

¿Vale? Por otro lado, ¿qué tenemos?

Lomo de merluza. Tenemos aquí sal gorda,

ahora contaremos para qué. Almejas, ajos, espárrago verde,

harina, vino blanco y aceite de oliva.

Y, sobre todo, una salsa verde es inviable sin perejil.

¡Hombre! Yo voy a ir lavándome las manos.

Vete preparando el "fumet".

Venga. Voy preparando el "fumet". Y listo.

Dani, estoy a tope, eh.

Estoy a tope con la musiquita.

Bueno, ese sería un "fumet", que podríamos llamarlo caldo corto.

Ya sabéis que caldo corto es

cuando la cocción es corta, nunca mejor dicho.

Aun así, nos gusta hacer el caldo poco tiempo.

Siempre insistimos en este programa,

que los caldos hay que hacerlos poquito.

No hirviendo cuatro horas como piensa la gente.

Llega un momento en que el producto no da más.

Un truco genial que hacemos con muchos pescados.

Tenemos aquí los lomos de merluza.

Los voy a poner en esta bandejita.

Y vamos a ponerle un poquito de sal gorda.

Esta cantidad que estáis viendo. Cubrimos un poquito.

Y llenamos de agua.

Dani, vas como a curarla, ¿no?

Vale.

Siete minutos. Con siete minutos es suficiente.

Exactamente. Lo que vamos a hacer, es curarla.

Con esto vamos a conseguir darle ese punto de salazón importante.

No le vamos a echar más sal. Vale.

Y, por otro lado, que la carne coja cuerpo.

Cuando tú cojas la merluza y la partas,

se deslaminará, pero con cuerpo. No se nos queda mucho más puré.

Compacta, compacta. Compacta, exactamente.

Y esto se puede hacer con cualquier pescado.

Yo esto lo metería en la nevera. OK.

Siete minutos, ¿no, Dani? Exacto.

Y mientras, yo voy a ir ya echando por aquí las cabecitas.

Tenemos la merluza. Le decimos al pescadero

que nos la limpie. Le pedimos al pescadero,

es importante para hacer un caldo,

que nos quite un ojo y las branquias.

¿Por qué? Porque ensucia.

Tiene muchas impurezas y no nos interesa.

Y luego ya tenemos aquí la cebolla y el puerro

que nos ha picado bien Antonio.

Voy a llenar de agua.

¿Lo dudabas? No pongas en duda mis conocimientos culinarios.

Qué nivel de picada. A ver. Vamos poquito a poco

evolucionando y convenciendo al grandioso chef.

(SUSPIRA)

Metemos ya candela. Y como siempre, ya sabéis

que cuando hace el primer hervor,

tendremos que despumar de esas impurezas.

Voy a ir metiendo también las cáscaras

que está sacando Antonio. Vamos a dejar cocer

ese caldito corto, "fumet" durante 15-20 minutos.

Y recordad. La merluza siete minutos

en la nevera con ese agua y esa sal.

Antonio, nos ponemos a pelar los espárragos.

Ya tenemos aquí, recordemos,

merluza siete minutos en agua con sal.

El caldito que ha estado 20 minutos,

ese "fumet", caldo corto que hemos hecho con las cabezas.

Las gambitas peladas.

Las almejas, que como habéis visto, las tenemos en agua y sal.

Voy a empezar ya a hacer la salsa verde.

Aceite, ajo. Como siempre decimos,

que el ajo baile y que coja un poco de color.

Bueno, por cierto, hay que cocer dos huevos.

Pásame dos huevos.

(SUSPIRA) Un par de huevos.

Uno de los truquitos a la hora de pelarlo,

es, antes de echar el agua,

mucha sal. No os cortéis, eh.

Bastante sal, toda la que he echado yo.

Y esto hará que se nos pele genial.

Dani, ¿a que tú no sabes de dónde viene la palabra "merluza"?

¿Merluza? Pues no. Merluza viene del latín.

Del latín "merluccius", por su gran parecido

a ese pescado de río que se llama lucio.

Ahora sí, claro. El lucio. Pero el lucio tiene más bigote.

Tiene más bigote, pero tiene toda la cara de una merluza.

Bueno, aquí ya hemos echado la harina

y estamos cociéndola un poquito.

A mí me da pánico que sepa a harina.

La harina tiene que cocer, que cocinarse.

Al final, la harina es el producto

que utilizamos para espesar la salsa.

Vamos a echar el vinito blanco, este poquito de vino.

Que va a ser muy fácil cocerlo.

Veis cómo ya va espesando. Se cuece un poco.

Y ahora, este "semiroux" que hemos hecho

con aceite y ajo... "Semiroux".

No llega a ser un "roux" completo. Se hace con mantequilla.

Y este es con aceite. Lo vamos a cocinar también

ligeramente, ¿vale? Para que también el vino

pierda esa crudeza.

¿Tienes el "fumet" preparado? Hombre, por supuesto, Dani.

Lo ideal es que como lo hemos sacado, despumado...

¿Veis? Está todavía templado. Siempre es bueno echar,

cuando haces un "roux", las cosas templadas.

Tardan menos y se integran mejor.

Y mirad qué colorcito tiene el ajito,

más doradito y más perfecto.

¿Vale? Echamos el "fumet" poquito a poco.

Necesitamos que hierva lo más rápido posible

para que la harina con el aceite y el vino se integre.

Y ya va empezando a coger forma la salsa verde.

Dani, tengo una pregunta. Dispara.

Esas personas que cuando hacen un caldo

y les queda muy líquido y cogen la harina a borbotones

y se la echando y empiezan a mover, ¿qué pasa?

Cuéntaselo. No. No, por favor. No.

Hemos insistido mucho antes en cocer la harina.

Si tú coges la harina y la echas aquí directamente,

al final, no la cueces.

Te va a saber a harina, a crudo. Yo le tengo manía.

No sé si soy yo de manera personal. Seguro que cualquiera.

El sabor a harina, a crudo...

Tú lo notas. Es que en casa a veces no se nota.

Molesta. Entonces, ¿qué hacemos en ese momento?

Cogemos una sartén pequeñita, un poquito de aceite.

Y cuando el aceite esté caliente, echamos la harina,

movemos y cocemos ahí. Entonces, la echamos dentro

y la disolvemos bien, ¿vale? Si no, tenemos un problema.

También se puede dejar reducir un poco.

La salsa tiene que estar bien espesa,

sabiendo que cuando metamos ingredientes,

soltarán un poco de agua y se va a quedar más líquida.

Escaldamos los espárragos con un poco de agua con hielo.

OK. Yo voy a meter la merluza ahora.

Poquita cocción, eh.

Por favor, no me paséis las cosas. Cada cosa tiene su cocción.

Importante, ¿vale? Tenemos que cocinarla

por ambas partes. Vamos a dejar aquí un poquito

que se empiece a cocer y que vaya cogiendo cuerpo.

Y vital en estos casos: taparla.

Repasamos, ¿vale? Hemos hecho la salsa verde

con ese aceite, ajo, harina y hemos cocinado bien.

Hemos metido el "fumet".

Una vez que el "fumet" haya reducido,

hemos metido la merluza. Estamos cociendo los huevos.

Estamos escaldando un poquito. Con tres minutitos,

es de sobra para hacer los espárragos.

Y luego, en cuanto le demos la vuelta a la merluza,

metemos las almejas hasta que se abran y metemos las gambas.

Mira qué pinta tiene y qué olor está cogiendo más bueno.

Merluza ahí ya con las almejas. Las almejas se van a abrir,

nada, en cuestión de minuto y medio, dos minutos a lo sumo.

Tenemos los huevos cocidos. Tenemos las gambitas preparadas

que las vamos a meter en el último momento.

Tenemos los espárragos ya en agua fría,

que los acabamos de sacar ahora para cortarle un poco la cocción.

Ahora los volveremos a calentar aquí,

pero estarán verdes, vivos y al dente,

que es lo que necesitamos.

¿Y qué es una merluza en salsa verde sin perejil?

Si lo vamos a echar al final. Eso es otra cosa importante

que debéis tener en cuenta.

El perejil sabe. No es solo decorativo.

El perejil sabe a perejil.

Si echamos el perejil y lo dejamos cocer todo el rato

desde el principio, a mí no me gusta

porque sale... Pochado.

Bueno, pochado... Manido. Las cosas en su justo momento.

El perejil fresco.

No nos hace falta echar el perejil hace 20 minutos.

Sí, sí, sí.

Oye, Dani, ¿le damos a los huevos? Venga.

Tengo un truquito para pelar los huevos.

No me digas. Vamos a hacer una competición.

Vamos a ver quién lo pela antes,

si yo con mi truco o tú a mano.

Venga. Vamos. ¿Vale?

Yo tengo mi truco. Tengo mi botecito.

Mi botecito que puede ser un azucarero. Lo que tú quieras.

Lo abrimos siendo suficientemente fuertes, como yo.

Mete ahí el huevo.

Espérate. No me hagas trampa. Ojito.

Eso tiene truco, eh. A ver.

No vale. Todavía no vale. Todavía no vale.

Cerramos la tapita. Esto lo he leído yo en Internet.

Esto no sé si va a funcionar.

Me puedes llamar "merluzo" después.

Cuando tú quieras. Venga. ¡Tres, dos, uno...!

Venga, pégale.

Te dejo ventaja. Fíjate. Os vais a quedar impactados.

Que yo esto lo he visto en Internet.

¿Y qué tal? ¿Bien?

¿Cómo lo llevas? Mira. Soy capaz de ponérmelo detrás

y cuando tú termines, vemos el mío.

En teoría, si tú lo has pelado...

Ahora. Si yo termino de pelarlo,

hemos quedado en empate. Venga.

Familia, atentos a la ruina.

(RÍE)

Por favor, vamos a subir videos que sean tutoriales reales.

Por favor. No vale para nada.

Dani, lo pelo a mano. Vamos a ver.

Por eso hemos echado mucha sal en el agua.

Cuando le echas mucha sal en el agua,

yo lo que hago siempre es, por esta parte que tiene aire...

¡"Paf, paf"! Casco aquí. Le doy la vuelta.

No he pelado yo huevos duros.

Si yo lo sé. Pero yo había visto el truquito. "Truco, truco".

Vídeo, truco: aprende a pelar un huevo fácilmente.

No serán tan buenos.

Lo peor es que tengo un montón de rajitas por todos lados

y con mis manos de merluzo no puedo hacerlo.

Es más fácil bajo el agua.

Debajo del agua. Podrían dejar en las redes sociales

los comentarios de cómo pelar un huevo duro, no?

Sí, pero no solo ese, ¿eh?, todos los que queráis.

Estamos deseando aprender de vosotros.

Seguidnos en redes sociales, en #hacerdecomertve.

Por favor, indicadnos cómo pelar un huevo duro de forma fácil,

no como Dani, que ha pelado muchos huevos.

Vamos a echar los espárragos, las gambas, también,

y lo vamos a mover con muchísimo cuidado,

porque la merluza se empieza a cocinar, está casi perfecta,

¿y qué nos pasa?, que es muy frágil.

Hay que tener muchísimo cuidado, así que metemos en lo huecos

donde no hay merluza, vamos metiendo las gambitas

y vamos a tapar para que el vapor termine la cocción.

Un tablita, que esto está casi. Una tablita.

Y un poquito de pan. Y pan, vale.

Para mojar en la salsa verde. OK.

Bueno, vamos a hacer lo siguiente, que esto está ya.

La vamos a presentar en la sartén.

Sí, ¿para qué vamos a complicarnos la vida?

Muchas veces, estas presentaciones son geniales. Perejil.

Ahora sí que la estamos bordando.

Mira cómo huele ahora. Uh...

Huele a perejil, a perejil fresco.

No os hacéis una idea de cómo huele aquí.

Creo que menospreciamos el perejil, de verdad.

Lo movemos para que el perejil se integre en la salsa.

Seamos inteligentes, ¿veis lo que estoy haciendo?

Metiendo el perejil en la humedad de la salsa.

Solo faltaría el huevo.

Ya que estamos, el huevo está templadito...

Me gusta ponerlo así para que se vea la yema,

¿qué hay más bonito que el color de la yema cocida?

Yo voy a poner un par. Sí, claro.

Seamos listos, también, en la presentación;

vamos a sacar algunas almejitas para arriba.

Que se vean las más bonitas.

Le echamos salsita y vamos a sacar langostinitos,

vamos a mojar el huevo. Esto, que parecen tonterías,

cuando lo vemos presentado... Uh...

Venga, mojamos aquí un poquito, otro poquito.

Esta es nuestra merluza en salsa verde, ya veis.

Si esto ya está, voy a calentar, que ahora viene Romay...

Ofú. Y nos vamos a poner tibios.

Haremos un bizcocho de cerezas con un poquito de queso.

(SUENA "WHAT I WOULDN'T DO", DE A FINE FRENZY)

(SUENA "WHAT I WOULDN'T DO", DE A FINE FRENZY)

(SUENA "WHAT I WOULDN'T DO", DE A FINE FRENZY)

Vamos a ver el bizcocho que va a hacer Romay.

El típico y tradicional bizcocho de yogur

fue el que empecé a cocinar, lo primero que cociné en mi vida

y lo hice con limón, en aquel momento.

O sea, que es supersencillo,

(Timbre) veremos qué problema tiene.

Voy yo. Venga, tírale.

Por si acaso, le he preparado lo básico para hacer el bizcocho.

Es que no está a tu altura. No.

Romay, pasa, tú pasa.

A la altura de quién lo han puesto...

Anda que no. Bueno, bueno.

Ojo... ¿Qué tal?

Nunca he estado a tu altura. Qué va, más quisiera yo.

Ponte aquí. Aquí nadie está a tu altura.

Fernando, tú no sabes la alegría que tengo de mirar hacia arriba,

y eso que solo mido 190 cm. ¿Cómo lo ves?

Oh... Hombre, más o menos, ¿no?

Jugando a baloncesto... Qué buen cocinero eres, tío.

(RÍEN)

Ay, bueno, a ver...

Hemos traído lo que has pedido. Sí.

¿Vale? Tengo un problema con los postres;

hay platos que, más o menos, me salen, pero los postres no.

El otro día estaba comiendo con un compañero, Indio Díaz,

y trajo un bizcocho... Brutal.

Estaba brutal y tengo que sorprenderle,

porque no es espíritu competitivo, ¿no?

Bueno, no... No.

Pero que me ganen me joroba mucho. Hay que salir a ganar, siempre.

Bueno, ¿qué? Vamos a ver. Venga.

Yo quiero ver cómo lo haces, yo no voy a hacer nada.

Eso espero. Imagino que necesitas esto.

Eso lo tienes en casa, ¿no? Mira qué artilugio.

Tengo uno parecido. Es algo muy moderno.

Cojo la harina y la echamos, ¿no? Sí.

Después, se echa el azúcar y lo mezclas todo, un poco.

¿Por qué? Porque hay que mezclarlo.

Ahora, cogemos esto y más o menos, vemos cuánto es,

ponemos el dedo en horizontal y vemos que tiene un dedo;

lo echas en el bol y comienzas a remover.

Me lo paso genial. Como las abuelas.

Empiezas a moverlo un rato ¿y qué más le echamos?

Son las medidas de un bizcocho tradicional, ¿eh?

Vale, vale. ¿Esto qué es?

Eso es la levadura.

¿Por qué echamos levadura? Para levantar el tema.

Ahí está, el tema se tiene que levantar, sí.

Seguimos removiendo y le echamos huevos,

vamos a echarle huevos a la vida, porque hay que echarle huevos,

y sigues meneando un poco más. Una pregunta...

Si sale bien, me retiro del mundo de la gastronomía.

Y yo me voy y dejo a Romay con Dani.

Esto ya está, pero se está quedando...

¿Veis? Se ha quedado como un engrudo.

Claro, ves que hay una masa, hay una masa.

A mí me dijeron: "¿Qué hay que hacer para hacer un bizcocho?".

Una masa. Pues ya está.

Más masa que esto, parece el increíble Hulk...

Para encentar hay que tirar, ¿no? Sí.

Pero para tirar hay que hacer una serie de cosas.

Enséñame, ¿qué esperas? Tírale.

A ver cómo te sale. ¿Cómo que cómo me sale...?

Al final hay una masa. Y tan masa...

Hay un cemento-cola, ¿no?

Ya está. Te voy a ayudar a sacarla.

Es que tiene una pinta asquerosa. Bueno, está la cosa complicada.

Tú deja de reírte por lo bajini que me voy a liar...

¿Ves esto? Que no, que no.

Yo vengo a aprender. Tengo esperanzas en el bizcocho.

¿A qué temperatura? ¿"Temperatura..."?

Mi horno no tiene; solo tiene una, dos y tres rayitas.

Para no pasarte, serán dos rayitas, ¿no?

Croe que confundes horno con microondas, ¿eh?

¿Ah, sí? Las rayitas...

(RÍEN)

Yo me veo a las rayitas... Bueno, lo metes en el horno.

Qué moderno es, cómo se nota... Anda y está caliente y todo.

¿Tú lo metes en frío? ¿Hay que calentar el horno?

¿A que va a ser eso, también? Yo creo que...

¿"Eso"? Creo que son muchas cosas. Es otro puntito más.

Bueno, metes el bizcocho y, este porque se ve,

pero, de vez en cuando abres y miras a ver cómo va.

Lo dejamos un rato ahí y hablamos de lo nuestro.

¿Tú a baloncesto, qué? ¿Y tú has jugado?

Yo he jugado, sí; bueno, en el equipillo de mi pueblo.

Pero que no... tú sabes. ¿Y tú?

En el instituto. Qué mérito tenías.

(RÍEN) No pero, ojo...

Hacía una pelotita con los apuntes y tiraba de lejos a la papelera.

Además, sentado, ¿eh? Vale.

"Sillonball", ¿no? Exactamente. "Sillonbasketball".

A ver cómo va esto. Cada poco, vienes y vas abriendo

para ver si está y dices... Todavía, no está.

A esto, todavía, le queda... ¡Ostras!

Escúchame, un detallito.

El éxito está sobrevalorado. Trae. Un bizcocho de yogur sin yogur.

Pero no pasa nada, mira. Ah...

Abres la puerta y se lo echas así, un poco así, ¿veis?

Homogéneo, ¿no, se mezcla solo. No, espera.

Ahí, ahí. Un poco de "aquí te quiero ver".

Bizcocho Romay, ¿eh? Sí, sí, no, no...

Qué nivel. Nunca me ha salido tan bien, ¿eh?

Con estos productos y teniendo esto tan bien...

(Melodía)

Vamos a sacarlo ya, ¿no? Sí.

Si abres el horno, entra aire, el bizcocho baja y se hunde.

¿Sí? Esas cosas pasan.

A que va a ser por eso... Antes de que te quemes.

Entonces, ¿cómo sabes que ya está?

Será por eso y por cincuenta cosas más, pero bueno...

Ha quedado hundido en el medio por lo del yogur, seguro,

pero es de los que mejores me han salido nunca.

La verdad es que huele bien. Lo he petado.

Huele bien, ¿eh? Escucha...

Claro, producto de altísima calidad, bien mezclado...

Porque aquí hay que darle mucho manubrio.

El problema ha sido el yogur, pero ha quedado de concurso, tío.

¿Tú esto lo ves presentable? ¿Tú lo harías mejor?

Claro. Enséñame.

Lo hago mejor y te voy a enseñar paso a paso:

a flexionar las rodillas, a mirar al aro,

a levantar las manos y a tirar. ¿Y a meterla?

Pues venga, aquí estoy, soy todo orejas, mira.

Fernando, después comparamos, me voy a llevar esto.

Ingredientes exactos para hacer el bizcocho:

un yogur, misma cantidad de aceite de girasol,

doble de azúcar y triple de harina, tres huevos,

un poquito de levadura, unas cerezas

y, luego, tenemos queso feta, que meteremos en el congelador.

Es lo primero que haremos,

que Antonio nos lo meta en el congelador

y en cuanto vuelva, vamos a hacer dos cosas,

nuestro equipo va deshuesar la cereza

y Antonio hará ya el bizcocho. Vale.

Primero, la flexión de las piernas,

huevos y azúcar. Huevos y azúcar.

Huevos y azúcar bien montado y tiene que montarse,

el brazo tiene que funcionar.

Luego, poco a poco el aceite,

yogur, tamizaremos la harina encima con un coladorcito.

Tú haces cosas muy raras. No hago cosas raras

lo hago bien.

Bueno, dejamos a Antonio haciendo eso.

Yo le doy, le doy. Nosotros estamos a la vez con esto,

¿esto qué es? Nuestro bizcocho de cerezas,

tendrá cerezas dentro, está muy bien

que te encuentres ese trocito de cereza.

Lo que no está bien es encontrarte el hueso,

pero yo en el restaurante tengo sacahuesos.

Sí. Que con eso hacemos aceitunas

y, por ejemplo, cerezas. Aquí tenemos horquillas.

O sea, truco de la abuela. Truco de la abuela, de la abuela,

entonces, ¿qué hacemos? Cogemos, quitamos el rabito,

metemos la horquilla como si fuera una cuchara pequeña

buscando el hueso que estará en el centro.

A ver, aquí, una, otra más,

tío, con estos dedos es mucho más difícil.

Ahí está. Lo tenemos.

Ya está, fuera. Dije que no importaba

que se rompiera, otra cosa es destrozarla.

Hay que hacer puré de esto. Dani, ¿le añado el azúcar?

Venga, sí, y seguimos batiendo, que monte.

Venga, como si fuera una cucharita.

Ay, que... Ay, si me queréis, irse.

Aquí, una, otra más, venga, va.

Mira cómo yo la saqué ya. Y mira yo.

Perfecta. Cuando hay arte, hay arte.

Ahí está.

Dani, cómo lo ves. Perfecto, enséñalo,

enséñalo, es importante. Pues, más o menos como lo mío.

No, ahora se le meten más cosas. Echamos el aceite ahora.

Venga. Poco a poco, hilito.

¿Aún no echaste aceite? Hilito, hilito y le damos.

Ya está, esto ya está. Las cerezas las tenemos.

Oye, para que sepa la gente ahora que nos ve, qué haces ahora,

¿juegas de vez en cuándo?

Estoy en la Federación Española de Baloncesto.

Ah, qué bueno. Y hago ese baloncesto

que de promoción, con chavales

y son chavales de 10, 11 y 12 años.

Minibasket, no juegan en canastas...

¿Cuánto medías con esa edad? Uno ochenta y algo, 1.80, sí.

¿Hay chavales de ese tamaño? Sí, sobre todo, no es lo que miden

si no o que hacen, o sea, los ves en el campo ya y tienen

un sentido baloncestístico, a mí me encantan porque

algunos levantan menos que la sombra de un vaso,

Pero se mueven bien. Una cosa así.

Yo sería base, base. No, no.

¿Ni eso? Tú serías utilero.

Utilero.

(RÍEN)

Ahí, ahí, hablando de básquet, ¿te apetece echar unas canastitas?

Digo. Es que nos sobró algo de papel

del papillote, ¿te apetece o no? Venga, va, venga, va.

Yo te traigo la bolas. El utilero pone la canasta.

Hacemos una cosa, el ganador se lleva el bizcocho bueno.

Venga. Venga, venga.

Pero una cosa, de los tres, el perdedor...

Se come el mío. (RÍEN)

Bueno, pero ya estás dando. A ver, desde dónde.

Canasta. A ver, tú.

Bueno, a ver. Dónde tú quieras, elige.

Aquí. tú estás un poco más céntrico.

Yo te dejo, elige sitio. No, el céntrico, Dani.

Yo que soy el utilero.

Céntrico Dani, el utilero. Ahí está, aquí, mira esto es...

No... Bien. Qué mal.

¿Tú, el último? Me da igual, si quieres, tiro yo,

¿te arriesgas a que tire yo? Venga, venga, venga.

Va, estamos ahí.

Coges ahí, ay, me cago en la...

Se me cayó, espera, se me resbaló.

Espera, si metes, metes.

Aparte, como Romay, tiro así, míralo.

Ay, Nada, nada, nada.

Bueno, bueno. Somos un desastre.

Seguimos cocinando. Seguimos cocinando, luego

tendremos otra oportunidad. Es que tengo la mano cansada.

Ya, ya, sí, sí.

Bueno, mojamos un poco la cereza en harina para luego,

meterla en el bizcocho.

Incorporamos el yogur, batimos muy, lentamente,

metemos la levadura y luego, tamizamos la harina

poco a poco también muy lentamente,

para que la masa quede homogénea, pero no se nos baje.

Si le damos con mucha fuerza, al final acaba bajando.

Y una cosita, esto requiere su esfuerzo, pobre.

Gracias, Fernando, alguien que entiende.

La gente que está en el banquillo

tiene que saber usar la toalla. Gracias, Fernando, gracias.

Al final no metimos ninguno la canasta,

nos comeremos los tres el de Fernando.

No, no, nosotros comemos el bueno, no fastidies.

Esto es tamizar, ¿no? Esto es tamizar.

Un poquito de mantequilla. Y de harina.

Y de harina. OK.

Venga, traemos aquí. Fernando, qué calor tengo.

Sí, qué guapo estoy, qué tipo tengo.

Dale, que dale.

Bueno, vamos a poner este papel y aunque pongamos el papel

yo untaré mantequilla y harina por todo

el molde, eso nos evitará que...

Yo eso no lo hice con el mío. Se pegue.

¿Nunca? No, con el tuyo no has hecho muchas cosas.

A ver, a un pastel de yogur

con los nervios no le eché yogur,

como para acordarme de esto.

Y ahora... Solo me quedó no echarle el pastel.

Dani, ojito, mira lo que hace Dani, Fernando,

un poquito de harina. Sí, y lo que sobra

se reutiliza.

Qué grande recicladores sois en la cocina.

En el fondo, el papel no haría falta, pero

se lo pondremos porque somos...

Muy curiosito. Muy finos.

Somos finos aquí. Sí, sí, que no se vea.

¿Te acuerdas cómo caía el mío que cayó... pum?

Pum... y esto cae como... Aquí hay elegancia y huele,

huele ya a cereza.

¿Vale? Para mí que voy a perder

y quedará mejor este. Perfecto.

Claro, porque sois dos contra uno.

OK, mira.

La cerecita aquí con un poquito de harina.

Nosotros hicimos una merlucita en salsa verde antes,

¿te quedas a comer, no? Hombre, te diré,

sí, sí, ¿a qué te crees que vine?

Claro. ¿Por qué? Porque me lo merezco,

yo lo valgo. Y ahora, 170 grados,

35-40 minutitos.

Vale. No abráis el horno.

No hagáis un bizcocho Romay, por favor.

A ver, en el horno cuando lo abres, ya no solo

es cuestión que pierda calor, es que entra aire también

y al entrar aire... Chum.

Que le cortas el rollo. Claro, queremos hacer un bizcocho

pívot en vez de uno base.

Vale. Eh.

Te ha gustado o no. Cómo mola, mira,

va aprendiendo el bajito.

Recordamos, 40 minutos a 170 grados ha asado nuestro

bizcocho de yogur de cerezas.

Lo dejamos enfriar y como puse la harinita,

la mantequillita por el lado Papel y tal...

Con hacer así. Ole.

Recordemos, recordemos el papelito que le pusimos.

Sí, que no hay que comerlo, no se come.

Creo que se parece mucho al tuyo.

A ver, el mío... Venga, sí, a ver, a ver.

A ver, a ver. Está bien, me rindo, vale.

Venga, va. Bueno.

¿Y ahora, qué haces? ¿Os acordáis del queso feta

que pusimos en el congelador?

Aquí está, Antonio, ¿un poco de hierbabuena?

Hombre. Mientras va por la hierbabuena,

mirad qué facilito, un rallador, queso congelado.

Hala, cómo mola.

Mira qué detalle más chulo, más bonito.

Con lo bajito que es y lo que sabe el tío.

Sí, sí. Cómo le cabe tanta sabiduría ahí.

Hierbabuena. Ahí está.

Es que está tan bonito que me da cosa...

¿Te quedas a comer? Hombre, y tanto.

Cogemos un cogollito y lo vamos a pinchar.

Ole. Oh.

Ole, ole. Facilito.

Está de exposición. ¿Hay nivel aquí o no?

¿Somos de ACB o no? No, sois, NBA.

De Euroliga ya, NBA, eso me gusta, me gustó, somos de NBA.

Sois NBA. Somos de NBA.

Bueno, aquí nos quedamos con el bizcochito de cereza

con nieve de queso feta.

Me habéis demostrado que la técnica no solo

vale para el baloncesto, también vale para esto.

(Música)

Mira qué merlucita, merluza en salsa verde.

Todo proteínas, qué bien, oye, una cosita se me ocurre,

o sea, a ver, es que me llamaron de casa

y me dijeron que eso por qué no lo llevo a casa

y creo que está muy bien que vosotros, yo es que de postre

no me apetece mucho ahora, porque me pondré bien con esto,

entonces, vosotros os coméis este que lo hice yo

y ese me lo llevo a casa. A ver, a ver.

Ni a ver ni nada, ni se te... ni tocarlo

que te rebano la mano. Perdón, perdón.

Ese va para mi casita y tú te comes este

que te queda fantástico, mira qué buena pinta tiene.

Ni tocarlo, vamos a comer.

Vale.

Nosotros nos quedamos disfrutando la merluza

en salsa verde y no sé yo si probaremos algo

de la tarta de Romay, pero, bueno, con vosotros

tenemos una cita muy pronto y como siempre os digo,

haz la comida y mejora tu vida. ¿Vámonos?

Vamos allá, venga. Por favor.

Qué buena pinta. Vaya morrito, eh, Romay.

Eh, eh, esto sí que, bueno, qué bien nos salió todo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Merluza en salsa verde y bizcocho de cereza

Hacer de comer - Merluza en salsa verde y bizcocho de cereza

22 mar 2019

Dani García elabora una merluza en salsa verde. Después, Fernando Romay viene pidiendo consejo para elaborar un bizcocho correctamente. Dani García realiza un bizcocho de cereza y le enseña cómo hacer que quede perfecto.

ver más sobre "Hacer de comer - Merluza en salsa verde y bizcocho de cereza" ver menos sobre "Hacer de comer - Merluza en salsa verde y bizcocho de cereza"
Programas completos (54)

Los últimos 214 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Marja

    HOLA y OLÉ a Dani García, un cocinero excepcional, universal y absolutamente adorable ... quien nos hace descubrir cosas relativamente sencillas para que nuestros platos salgan estupendos. Muchas gracias de corazón para Dani y a RTVE1. Ya conocemos su perseverancia, y su fenomenal trayectoria, pero ¿ tendrá suficiente paciencia y buen humor con su pincho / s ? Hoy, el 25 de marzo, fue el colmo, casi tocaba un partido de béisbol americano,:Dani estába en moviemiento continuo cómo un campeón ( lo es) allí con dos niños pom-pom tan sumergidos en su bla-bla-bla, que por fin no sabía si llorar o reír. Afortunadamente, la receta existe por escrito, porque estaba demasiado distraída por el "performance" de los pinchos. ¿Dani coraje, no dejes caer tu delantal - Eres genial!

    25 mar 2019