Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5229996
Para todos los públicos Hacer de comer - Macarrones con queso y mousse de chocolate y nata - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Dani, no veas, estuve en el cumpleaños de mi primo

con muchos niños y para animarlos me disfrazo de payaso

y los niños aterrorizados, me pongo a hacer trucos de magia

y los niños lo cogen todo "Ahí tienes la carta,

no sé cuánto", me pongo a cantar, que el cantar amansa a la fieras

pues tampoco, menos mal que al fin

saqué pedazo de tarta y todos contentos.

Todos felices. Todos contentos.

Qué bueno. Está claro que no es la música

lo que amansa a las fieras es la comida.

La comida, totalmente, de acuerdo.

Buenos días a todos, hoy vamos a tener un menú

dedicado, exclusivamente, a los niños.

Vamos a empezar haciendo unos macarrones con quesos

que, por cierto, es el plato favorito de mis hijas

y después haremos una "mousse" de chocolate con nata.

Uf. Pero ya que tienen un programa

especial para celebraciones infantiles vendrán dos pequeños

grandes chefs, desde "MasterChef Junior II",

Claudia y Mauro que ya no son tan junior, eh.

Ya son hombre y mujer. Ya mismo a ti te cuesta,

pero a mí me pasan en altura, vaya.

(Timbre)

Bueno Pues a ver cómo están, Dani.

Hay que ver cómo crecen los niños con una velocidad alucinante.

Es una auténtica pasada. Buenos días, a los dos, vamos.

Buenos días. Pero bueno, bueno, bueno.

Qué tal. Qué tal.

¿Cómo estás, Mauro, cómo andas?

Bien, muy bien. Bueno, Claudia.

Espera que me quite esto que voy muy mona, pero...

Sois ya, vaya, casi me llegas a mí y a Antonio.

Cuánto tiempo hace del dos, del "MasterChef Junior II".

Cinco años. Cinco años, ya hace.

Pues como yo. Cinco años en estas edades...

Como yo, pero ellos crecen para arriba y yo crecí en volumen.

(RIENDO) Sabes qué te digo.

Bueno, cuántos años tenéis ahora. (MAURO) 17.

(CLAUDIA) 17. 17 años ya.

17 años, Dani. Es que ya casi

iréis al "MasterChef" de adulto, ¿os presentaréis o no?

Si nos dejan. (RIENDO) Oye, o de jurado.

Lavarse las manos, eh, aquí venimos al lío

todo el mundo sin miedo. Mientras os laváis las manos

os cuento lo que haremos hoy por ser un programa,

especialmente, dedicado a los niños y lo que prepararemos con vosotros

son unos macarrones con queso. Qué ricos.

¿Os apetece o no? Sí, mucho.

Además, macarrones con queso especiales, o sea, muy enriquecidos

como decís, muy golosos, golosos que es lo que me gusta.

Como os apetece tanto estos macarrones,

os contaré los ingredientes: queso emmental y chédar,

macarrones, bacon, mantequilla, harina,

sal, nata, leche, nuez moscada y pimienta.

¿Cómo lo veis? (AMBOS) Perfecto.

¿Os imagináis la receta o no? Sí, sí.

Venga, tenemos que rallar queso,

los dos quesos, creo que los separaremos

a mí me gusta el chédar dentro de la bechamel

y el emmental para gratinar. Perfecto.

Luego, bacon, hay que cortarlo, ¿quién se atreve?

A mí no me importa. A Mauro le gusta el cuchilleo.

Antonio pensaba: "Que no sea yo, que no sea yo".

No, no, pero somos cuatro, Dani.

¿Qué necesitamos, Dani? Para Mauro ahí, bacon.

Vámonos aquí para el bacon.

Entonces, lo que haré será Claudia, queso, venga, chédar ahí

y lo vas a rallar. Antonio, queso.

(RÍEN)

Emmental, Mauro, a ver, el bacon, tenemos en cuenta que elegimos

ese tipo de macarrones que son los "coquellet",

¿por qué? Muy sencillo, es un homenaje a la época

en la que estuve con mi hija

en Nueva York y nos encantan los "mac and cheese"

que son macarrones con queso, básicamente, y esos macarrones

son los tradicionales que se hacen en "mac and cheese"

y que son, absolutamente, geniales,

pero lo que sí es importante es que el tamaño

del macarrón, que ahora crecerá,

no puede ser menor que el tamaño del bacon

O sea, hay que cortarlo un poco más pequeñito que el usual.

Perfecto. De hecho, estos tradicionales

macarrones con queso no llevan bacon.

Pero eso es enriquecer. Pero nosotros los hacemos así.

Me gusta, tú toma nota que con Dani se aprende un montón.

Mauro, primero la piel. Sí, ahora se la quito.

Si se la quitas ahora, ahí, exactamente, si se la quitas

del tirón es más fácil que una a una.

La que estamos liando, Dani. La que estamos liando

con unos macarrones con queso.

Bueno, Antonio, un poco de agua por aquí.

Voy. Bueno, no sé si sabéis que la pasta se hacía,

antiguamente, de manera artesanal.

Y, sobre todo, lo hacían las mujeres que con los pies

a modo de danza se ponían así, Mauro,

se ponían así y trituraban lo que es el trigo,

la cebada y así surgían los macarrones.

Como si estuvieran haciendo vino. Sí, como el vino,

de verdad, te lo prometo, Dani.

Eso sí, ojito, los pies limpios,

Dani, si no tenemos los macarrones con queso.

Con queso. Mientas esperamos que hierva el agua

que le echaré un poco de sal y aceite de oliva,

bueno, un poco de sal no, seré generoso con la sal.

Cuéntame, Claudia, qué es de tu vida.

¿De mi vida? Porque sé que además de estudiar

haces unas cuantas cosas más.

Sí, actualmente, hago interpretación

y escrito y ahora dirijo e interpreto y produzco

mi propia obra de teatro que se llama "Solas2".

Tu carrera profesional, hablamos más del mundo artístico

que de la cocina. Sí, un poquito.

Te gusta más, ¿no? Sí, me llena más.

¿Pero sigues cocinando? Sí, me gusta,

pero cuando tengo tiempo. Mauro, qué tal, cuéntame.

¿Yo? Pues nada, estudiar, sobre todo,

porque ahora hay que estudiar. Es lo que toca, evidentemente.

Y pues haciendo deporte y cocinando cuando se puede.

A ver, continuamos con la receta, mientras hierve

el agua, empiezo a hacer la bechamel

porque la bechamel mientras más cueza,

de verdad, más rica está. Lo dijimos ya muchas veces,

pero la bechamel tiene que cocer, sobre todo,

la harina, no queremos que sepa a crudo.

Echo la mantequilla, hoy me apetece

y le voy a echar un poco de aceite de oliva.

Y ahora, a cocinar. Y una duda que tengo,

a ver, si me la resolvéis, ¿usáis cuchara y tenedor

para comeros la pasta si son, por ejemplo, espaguetis?

¿O solo el tenedor?

Yo, no, yo tenedor. -Yo cuchara y tenedor.

¿Sabes que antes los italianos se comían la pasta

con las manos? Imagina macarrones con las manos.

Está guay, te lo digo, a mí me gusta...

Comer con las manos mola más. -Está divertido también.

Sabe más rico. Y te chupas las manos

como si fuera cacahuete. Bueno, voy a echar los macarrones.

A hervir en la agüita, sal, aceite de oliva

unos cinco minutos.

Importante que el agua esté hirviendo al echarlos.

Bueno, eché la harina ya

y vamos a cocinar bastante la harina.

Una de las cosas que podríamos haber hecho

era haber echado aquí el bacon también antes

a sacarle su grasita y lo dicho, importante,

yo he cocinado hoy un poquito más la mantequilla

para que también tueste, me gusta que los "mac and cheese"

esta bechamel, sea una bechamel especial y que tenga connotaciones

un poco más tostadita y es lo que haremos con la harina,

tostarla aquí y cocinarla. ¿Sabéis hacer bechamel? La verdad.

(AMBOS) Sí. ¿Y tostáis la harina antes?

A veces. ¿A veces? Pero...

A veces, sí, a veces, no. Según lo mande mi abuela.

Y tu abuela, ¿qué te diría, qué diría tu abuela?

Pues según como esté el día.

(RÍEN)

Normalmente, sí. ¿Y con mantequilla o con aceite?

Con mantequilla. Mantequilla, tostamos la harina

y después vamos incorporando la leche y todo, ¿no?

O sea, que lo hacemos bien.

La leche, momento de echar la leche.

Si es templada, mucho mejor porque aquí acuñamos

al sentido común que mientras menos tarde la leche en hervir,

pues mejor se integrará, ¿vale?

Bueno, Mauro, ¿a qué te quieres dedicar?

Yo no tengo... ¿Al mundo del artista?

No tengo ni idea. ¿Ni idea?

Ni idea. Por ahora estudiamos, cocinamos.

Sí, es que no sé, derecho me gusta, me gusta tema de la empresa,

pero sé que ingeniería y esas cosas, no.

Bueno, al menos sabes lo que no te gusta, importante,

¿pero no te ves en unas cocinas?

Uf, cocinar es muy difícil, es muy cansado, muy sacrificado.

A ver, vamos a ver, difícil, cansado, sacrificado.

Ya has sacado... Ya le has dado en el alma.

La bestia. Le diste en el alma.

No, pero digo, ¿y correr? Dime tú correr,

me parece mucho más complicado correr que cocinar

Sí, pero una cosa es un "hobby" y otra cosa es dedicarte a ello

todos los días de tu vida. Lo que hagas,

tómatelo como un hobby no hay cosa más bonita,

si tú en tu vida no quieres trabajar,

haz que tu trabajo sea tu hobby. Te quedó genial la frase.

Te gustó o no. Dani es muy poeta, Mauro,

Dani es muy poeta. Al final, hay que ser feliz

hay que disfrutarlo, claro que sí, hay que disfrutarlo.

Bueno, perfecto, Dani, eh. ¿Cómo lo veis?

Los quesitos rallados. Os di poco trabajo

porque... Ya estáis listos. Ya estamos a tus órdenes.

Antonio está hoy en pleno... Estoy en la gloria,

que vengan más "MasterChef Junior" y "MasterChef" en general,

pero estoy disfrutando. Tranquilito, con la calma.

Aparte, el plato me encanta. Bueno, echo el bacon aquí

en la sartén porque quiero que se tueste un poquito.

Y aquí, voy a poner ahora la nata que hierva otro poquito también

y luego, me vais a pasar el chédar.

Dale, Claudia, el chédar, voy a limpiarle a Dani.

El chédar lo meteré en la salsa

y el emmental lo usaremos para gratinar.

Me parece mucho mejor idea. Me parece bien.

De todas maneras, ojo a estas cosas,

hemos echado la nata, ahora necesito que hierva

para que se integre mejor como mínimo 30 segundos de hervor.

Vamos a dejar el beicon tostando, la bechamel aquí

hirviendo un poquito y los "coquillettes",

los macarrones terminándose de cocinar.

Antonio colando la pasta, beicon ya tostadito por aquí,

bechamel con la nata hervida. Aún no hemos puesto

ni a punto de sal, pimienta ni nuez moscada.

Porque a mí me gusta echarle primero el queso.

Que se lo vamos a echar ahora mismo, porque al final

el queso también tiene su punto de salazón.

Y yo creo que es importante dejar aquí un poco

que se vaya diluyendo. Y ahora será el momento ideal

para saber cuánta sal, cuánta pimienta

y cuánta nuez moscada vamos a meterle.

Ya lo tienes. Qué fácil el trabajo.

Estoy hoy en la gloria. De verdad, venid más veces.

Vamos. Pero no os vayáis.

Quedarse para siempre. Pues no nos vamos.

No, quedarse. Pues ya está.

Momento también de añadir el beicon.

Hay que ver, Dani, cómo nos recuerda esto,

estos "mac & cheese" siempre los relacionamos con América.

Sí. Pues bueno, la receta dicen

que tiene un poquito orígenes suizos, de Los Alpes.

Que los pastores hacían una receta que se llamaba

macarrones de pastor alpino. Y tenían una especie de pasta

hueca por dentro y le echaban queso y de ahí parece

que esta receta pues surgió.

Surgió de ahí, ¿no? ¿Por qué nadie se acuerda

de Suiza con la de queso que hay ahí?

Es verdad. ¿Eh?

Fijaos la diferencia brutal, porque antes estaba muy sosa.

le hubiera echado sal sí o sí.

Ahora ya pruebo y sal necesita poca, ¿eh?

Probad vosotros, venga.

A ver. Mauro, pégale.

Dale. Claudia, dime.

Dime. ¿Un poco más de sal? Mauro, te toca.

Es que está buenísima. Yo la dejaba así.

Fijaros. Y no le he echado todavía nada.

Hombre, pero el chédar es salado, el beicon es salado.

¿No? Digo yo. ¿Qué tal, Mauro, eso?

Está buena, pero...

un poco de sal. Un poco.

Yo estoy de acuerdo un poco ahí con Mauro.

Y aparte de sal, evidentemente, nosotros le vamos a echar

este toquecito de nuez moscada.

Y, cómo no, bien de pimientita.

Y Claudia va a ponerle un poquito de sal, ¿no?

Un poquito. Venga, poquito. Poquito.

Dani, lo vamos a meter al horno eso, ¿verdad?

¿Te voy sacando la bandejita? Sí, sí.

¿Bandejita? Sí, bandejita.

Y ahora vamos a hacer lo siguiente, ¿vale?

Voy a echar lo que me quepa aquí, ¿vale?

¿Sois capaces o no? Sí.

Echarse más o menos la mitad de aquí, ¿vale?

La otra mitad de aquí lo pasamos y con mucho cuidado

lo envolvemos todo, ¿vale? Vale.

Venga, ya voy a apagar aquí.

Sin miedo.

No todos los días te enseña una receta Dani García, ¿eh?

A ti te ha enseñado muchas ya, ¿no?

A mí me tiene la cabeza loca, Mauro, ya.

Claudia va a echar todo lo que le quepa.

Todo lo que le quepa aquí. ¿Todo lo que me quepa?

Todo lo que te quepa. Vale.

Con la lengua es más cómodo. Porque si no se te va a meter

el macarrón dentro de la varilla.

Ahí, muy bien.

Esto aquí, ¿no? Venga, Mauro.

Dime. Al otro lado.

Aquí. Ahí.

Sí. Ahí, rebañamos bien.

Perfecto.

Venga, mezclamos. Con mucho cuidado que no se nos caiga.

¿Puedes o no? Sí.

Sí. Claro que sí. Ahí.

Bueno, bueno, qué fuerza. ¿Eh, Antonio?

¿Habéis visto? Mira, mira, mira.

Yo a Antonio no le digo que haga esto porque...

La lío, la lío. Se cae todo.

Y ahora con mucho cuidado, mucha delicadeza, mezclo todo

y lo volvéis a probar.

Venga, ahora le toca a Mauro. Con delicadeza,

con sensibilidad. Con sensibilidad.

Con corazón. Con tacto.

Corazón, paladar y cabeza, ¿no? Ahí está.

Solo estáis los macarrones y tú.

No hay nadie más en esta sala.

No hay nadie más en esta sala. Total intimidad.

Y ahora probáis. Qué suerte tienen algunos.

¿Tú no quieres probar? No, no. Estoy a dieta.

¿Cómo lo veis? Qué bueno.

¿Bien de punto de sal? ¿Bien de todo?

Vale. Está bueno.

Oler huele de gloria. Pues vamos a hacer ya

lo que hay que hacer, que es...

Mira, así con cuidadito. Antonio, ahora vamos a...

poner todo.

Me encanta el emmental gratinado.

El proceso ideal es este que estoy haciendo.

La verdad; hacerlo, mezclarlo y ya directamente al gratinado.

No hacemos que sufra la pasta, porque la pasta

ya está caliente. Sí.

Y lo que queremos es un gratinado puro y duro.

Antonio, trabaja un poquito. Mete esto al horno.

Dame, Dani, si ya está...

Ten cuidado que pesa. Pesa, ¿no?

A ver si te vas a hacer un esguince.

Hoy tengo fuerza de sobra.

Os recuerdo, 200” 3-4 minutos. Hasta que veáis que esté

con ese dorado tan sumamente peculiar y perfecto

de un gratinado.

Antonio, ¿cómo está aquello? Mira, Dani.

Oh... Menos mal que no tengo gafas, ¿eh?

Huele, ¿eh? ¿Que si huele?

Huele bien. Madre mía.

Espérate, voy a traer la de esta aquí...

Venga, corre. Corre. Bien, ¿no?

Bueno, chicos. Qué rico.

Ni que decir tiene el pintón que tiene esto, ¿eh?

Yo creo que se parece a una coliflor que...

(RÍEN) Vale. Sí, es verdad.

¿Pero sabéis que pasa? Que hoy Antonio ha trabajado

poquito. Así que vamos a hacer una cosa.

Ahora vamos a cocinar una "mousse" de chocolate, ¿vale?

La voy a hacer yo con él. Y ya que es un día

de celebración y que estáis aquí os vais a ir al mercado

a comprar unas florecitas.

Perfecto. Porque en el mercado no solo

hay pescado y marisco. No, hay flores.

Hay flores también. ¿Qué flores te gustan?

A mí me gustan los tulipanes.

Pero no es el época de tulipanes, no sé yo.

¿Y qué quieres? La que veáis que está bonita.

Os dejo elegir a vosotros. Algo bonito.

Claro que sí, algo bonito para decorar la mesa.

Perfecto. -Vale, venga.

Ahora nos vemos. Ahora nos vemos.

Venga, hasta luego.

Pues eso, macarrones con queso.

Dani, se van a comprar flores y no les das ni un eurillo.

Nada.

Ahora viene un postre que le encanta a los niños,

"mousse" de chocolate con nata. ¿Cómo lo ves?

Lo veo que para niños y no tan niños como yo.

Y para mí. Para mí también.

Y además es que ese rollo de la "mousse" que siempre

me imagino cuando coges la cuchara, que tiene

esas burbujitas que cuando metes en boca...

Y el sonidito, el "chis"...

Me encanta. Es brutal.

Es que es brutal. Pues ese es el secreto

de una "mousse", la verdad, en el fondo esas burbujitas.

Porque últimamente se hacen como "mousses" muy apagaditas.

Sí. Muy bajitas, ¿no?

Y yo creo que la "mousse" tiene que tener aire.

Tiene que sonar. Tiene que sonar, Dani.

Vamos a hacer una receta de las clásicas,

de las que suenan.

Para hacer esta "mousse" necesitaremos:

Para la "mousse". Azúcar, cobertura de chocolate,

mantequilla y huevos.

Para acompañar. Nata y azúcar.

Y para decorar estas bolitas

de diferentes tipos de chocolate.

Poquitos ingredientes pero mucho trabajo

por delante me parece.

Bueno, hay que montar un par de cositas.

Sí, sí, sí. Tu sabes que esas burbujitas...

Hombre, es que esas burbujitas y esa textura va acompañada

también de un poquito de trabajo.

Requiere un esfuerzo. Tampoco es un esfuerzo...

No es para tanto tampoco. No es para tanto.

Que se prepare la máquina. Vamos a poner al diez

y funcionando. ¿Cómo tienes el brazo hoy?

Hemos hecho poquito antes. Todavía está fresco.

Vamos a empezar con la "mousse". Y me vas a sacar cuatro huevos.

Y vas a separarme la clara de huevo y la yema.

Venga. ¿Vale?

Yo mientras tanto voy a prepararme para fundir

el chocolate, y en esta ocasión lo vamos a hacer

en el baño María. Como mandan los cánones.

Porque hemos pensado que hay gente que no tenga microondas.

Y en el microondas se nos puede quemar más fácilmente.

Correcto. Evidentemente, si tenéis

microondas podéis elegir: microondas o como yo

lo voy a hacer hoy.

Que hoy no jugamos con riesgo. ¿No, Dani?

No jugamos con riesgo.

El chocolate ahí queda perfecto.

Eso sí, la mantequilla tiene que estar pomada.

Vale, tenemos aquí el agüita.

Vaya, que lo que voy a hacer es derretir el chocolate

con un poquito de vapor.

Vale. ¿Y en el baño María, Dani, nunca se nos quema?

Pregunto, ¿eh? O sea; asumimos menos riesgo.

¿Pero se nos puede quemar? Es imposible.

Esto puede llegar 100”, pero no más.

Vale, pregunto para que en casa no tengan miedo

a hacer un baño María con chocolate.

No, todo lo contrario. En el microondas

sí que corremos riesgo. En el microondas sí.

Y depende de qué microondas pega fuerte.

El microondas a mí me encanta. Es una herramienta que utilizo

muchísimo y para cosas que muchas veces no...

Para hacer crujientitos, para hacer bacalao.

Yo siempre pongo el ejemplo del bacalao.

Pero es que me encanta, la verdad.

Antonio. Dime.

Clara por un lado, yema por otro.

Taca, taca, taca, taca. Las claras a punto de nieve.

Venga, al lío. Luego le añadiremos el azúcar.

Pero primero bien montadas. Y ya sabes que metiendo aire.

Mira, mira, mira. Yo mientras voy a ir cortando

el chocolate, porque si lo corto se me hará

mucho antes que si lo dejo en trocitos.

Hoy postre total francés. ¿Verdad, Dani?

Total, total. La base es, como estamos

haciendo, un clara de huevo montada a punto de nieve.

Exacto. Pero también se puede hacer

con una nata montada a modo esponjoso.

¿También valdría? Claro, por supuesto.

Es más cara. Estamos haciendo una "mousse" tradicional al uso.

Sí. Y además, con clara de huevo

que es un pelín más barata, también es cierto.

Con nata montada es un poco más cara. Es diferente,

porque la textura es diferente.

No alcanza ese volumen y ese aire que tiene

la clara de huevo. Vale.

Hay que ver estos franceses los postres tan ricos

que nos han dado. ¿Eh, Dani? Porque esto en el 1755...

fue incluido en el recetario francés, la "mousse" de chocolate,

café y azafrán eran las más típicas entonces.

Yo hacía una "mousse" de chocolate con azafrán.

Pues ya sabes de dónde viene, desde el 55, pero no.

Del 1755.

A ver. Que esto ya está todo inventado casi.

Está todo inventado. Hasta que llegó Ferran Adrià,

estaba casi todo inventado. Ahí ya...

Ahí ya llegó y dijo que la vida era otra cosa.

Bueno.

Oye, ¿tú sabes por qué realmente te hago batir?

Lo hago por tu bien. ¿Por qué?

Por tu tatuaje.

Dani, que mi padre se mosquea.

A ver, enséñalo que lo vea tu padre.

Vamos a mosquear a tu padre. Mira, ahí.

Eso me suena. La estrellita del "Mario"

y la seta. Y tú dirás: ¿Qué significa?

¿Tú juegas al "Mario Bros"? Juego.

¿Que si juego al "Mario Bros"? Me encanta.

Me imagino, si te lo has tatuado ahí.

Dices: Hay que ver qué infantil. No. Mira.

Esto simboliza "intocable" y la setita verde

pues una vida extra,

la que estoy viviendo contigo ahora, Dani.

Qué bonito, ¿no?

Dani, con sentimiento. Ya te veo, ya te veo.

Tú fíjate el volumen que ha cogido el chocolate.

Que parecía que no, pero había.

Mira. Voy a echar aquí ya.

Dani, ¿te puedo hacer una pregunta?

¿Se le puede añadir ya el azúcar? ¿En qué momento se le añade?

A ver. Tiene que estar bien. Tenéis que ver

que no haya absolutamente nada de líquido,

sobre todo, abajo. Muchas veces parece

que la clara está bien montada, pero abajo todavía

queda un poco de clara líquida.

Míralo, a ver cómo está.

Todavía queda un poquito líquido. ¿Sí?

No te lo voy a negar. Un poquito, tampoco tanto.

Abajo, sobre todo, abajo.

Abajo. Y luego, otro truco es ver

que no baila, digamos. Que está enganchado a las paredes.

Que no baila. Mucho truquito veo yo aquí.

Yo os voy a enseñar una cosita. Mirad.

Primero hay que ir moviendo aquí.

Para que el chocolate vaya poquito a poco

fundiéndose sin peligro.

Y os voy a enseñar una cosita.

Antonio...

Os recuerdo que las dos recetas de hoy

y una selección de las mejores recetas

de nuestro programa están aquí, en el libro "Hacer de comer".

Están todas explicadas de forma sencilla

para que las hagáis desde casa.

¿Algo que decir? Que hay muchos trucos de cocina

básicos y que está todo

superbién explicado. Ahí está.

Y como siempre digo, estás guapísimo.

Hay que ver. Bueno, no os olvidéis.

"Hacer de comer" con mis mejores recetas.

Bueno, eso está ya.

Ya aquí está a punto de nieve. Ya parece nieve.

Dani, este brazo está subiendo de nivel.

Te lo digo ya. Vas a parecer Rafa Nadal

con un brazo más fuerte que otro.

Bueno, vas echando el azúcar poco a poco.

Poco a poco. Yo voy a seguir aquí moviendo,

para que ese grumillo desaparezca,

que ya casi ha desaparecido.

Y voy a añadir la mantequilla.

Vale. El chocolate rico donde los haya.

Mucha gente se cree que el chocolate viene así.

El chocolate no saben que viene de la semilla del cacao.

La recolectan antes de que fermente,

la tuestan, la trituran. ¿Y ahora qué hacen?

Lo mezclan con manteca de cacao, con azúcar y otros ingredientes

y ya sale el chocolate. La gente se cree

que el chocolate es dulce. No. Es amargo, ¿verdad, Dani?

El chocolate es superamargo. A ver.

El chocolate es chocolate. El cacao.

El cacao, perdón. Lo que es el haba del cacao

es amarga y, además, blanca.

Es blanca, es blanca. Correcto.

Pero es lo que tú dices. El cacao es una cosa

y el cacao con la manteca del cacao y con azúcar

se convierten en chocolate.

Y depende de la cantidad de cacao,

tiene más o menos amargor.

¿No? Hoy, en este caso, hemos utilizado

una cobertura de chocolate del 70% de cacao.

O sea, que tiene ya un punto de amargor aceptable.

Bueno, le voy a meter la mantequilla ya aquí fuera.

Vamos a ver cómo está la mantequilla.

Mira. Se llama mantequilla pomada porque tiene textura de pomada.

Haces así y lo podrías pomar.

Quiero decir, lo podrías untar como una pomada.

Un bronceado, Dani. Pues así es el momento ideal

de meter la mantequilla.

Venga. Aquí vamos. Con el calor residual

que tiene el chocolate, lo normal y lo lógico

al estar pomada, es que se funda.

Antonio, levanta. Levanta. La perfección.

Levanta. Déjalo un poco aquí.

Levanto. Me gusta ver que está perfecto.

Ahí. Fíjate cómo no cae.

¡Oh! Estás hecho un artista. Lo veo de diez.

Podrías haberlo hecho a máquina. Me vas a tener que subir el sueldo.

Déjame otra varilla. Se puede hacer a máquina

y se puede hacer al microondas, pero yo quería demostrar

que todavía las cosas se pueden hacer a la vieja usanza.

A manita y al bajo maría.

Bueno. Estoy batiendo las yemas.

Y también le voy a dar un poquito de cuerpo, ¿vale?

Si le damos un poco de cuerpo, todo ese volumen nos viene bien.

Tened en cuenta que justo cuando vayamos a mezclar

los ingredientes, se nos puede venir abajo.

Y ahora, cuando mezclemos con las yemas,

voy a esperar el momento idóneo que vea que no está caliente.

¿Ves? Ahora yo ya noto en el dedo que está ligeramente caliente.

No es el momento de meter la clara. La clara, en cuanto

huele calor, se viene abajo.

Vale, vale. Pero tampoco puede estar frío,

porque si no, se cuajaría el chocolate y no se integraría.

Tiene que estar a esa temperatura idónea

en la que tú tocas... ¿Sabéis lo que hago normalmente?

Me voy a lavar las manos otra vez.

Lo que suelo hacer, es coger alguna parte del cuerpo

que es mucho más sensible. Esto parece una tontería,

pero es verdad. Sí, sí, sí.

¿Cuál es nuestra parte del cuerpo más sensible?

El labio. Muchas veces es el labio.

Pero, incluso, con el dedo, con esta parte del dedo,

también puedes ver si está caliente o no está caliente.

Si notáis un poco el calor,

hay que aguantar. ¿Vale? Tenéis que esperar

a que verdaderamente no tenga mucho calor,

pero tampoco enfríe. Claro, claro.

Porque si no, no podréis moverlo y cuajará.

Bueno, vamos. Mientras, aprovecho, mientras enfría esto,

a darle un poco más de cuerpo a las yemas.

¿Sabes lo que puedes hacer mientras, Antonio?

A ver, cuéntame. Me bates la nata con el azúcar.

Primero la nata sola. "Pum, pum, pum".

Mientras más fría esté la nata, mientras más frío

esté el recipiente, mucho mejor.

Y luego, como siempre os decimos aquí, este movimiento,

que es el que hace que entre aire en la preparación.

Yo aprovecho tu movimiento

para coger mi máquina favorita. ¡Qué bien te veo!

Bueno, mientras Antonio está terminando de montar la nata

y vamos a añadir el azúcar al final,

yo voy a terminar de montar un poco las yemas,

esperar a que temple el chocolate

para añadir luego la clara montada a punto de nieve.

Bueno, Antonio con el azúcar. Perfecto.

¿Vale? Endulzando ahí la nata.

Endulzando la nata.

Ya hemos montado bien la nata. Cuando le quede ese puntito final,

le añadimos el azúcar.

Y ya darle lo justo para que se integre bien

y se disuelva. ¿Vale? OK.

Yo mientras voy a hacer lo que siempre se hace

en repostería, ¿vale? Que es añadir

un poco de chocolate aquí.

¿Vale?

Esto, sobre todo, es una cuestión de temperatura.

Y de ir integrándolo mejor.

Recordamos ya que el chocolate está templadito

y perfecto para integrarlo.

Dani, ¿metemos la nata en una manga? ¿Te parece?

Ponle una boquilla de estas rizaditas para que se vea.

Me lo estoy imaginando ya. Finura, ¿no?

Venga, añadimos la yema aquí ya con el chocolate.

Y aquí es el momento de trabajar fino, ¿vale?

Ahora vamos poquito a poco añadiendo la clara.

Antonio, ve sacando los cuenquecitos para emplatar.

Aquí los tengo. Vamos a emplatarlo ya.

Pero es importante que esto coja cuerpo, coja frío

y que repose en la nevera.

Veis el colorcito que va a ir cogiendo,

hasta que quede uniforme. Por aquí quedan todavía

trazos de chocolate.

Yo cojo de abajo, tiro hacia arriba.

Veis que saco ahí. Y poco a poco voy integrando,

intentando que nos quede lo más esponjoso posible.

Esponjoso.

¿Necesitas algo para servir? Sí, ¿no?

Cacito... Un cacito bueno, ¿no?

Un cacito. Venga.

Bueno, esto está ya prácticamente.

Aquí, con mucho cuidadito, vamos a ir rellenando los cuencos.

Mirad que ya tiene pinta

de que es esponjoso.

¿No? Hay burbujitas, pequeñas, pero hay burbujitas.

Vamos a rellenarlo y lo vamos a dejar reposar

mínimo una hora en la nevera.

Una horita la nata en la nevera.

Una horita la "mousse" en la nevera.

Vamos a ver cómo está la nata.

Yo siempre me pongo un platito aquí para hacer la primera prueba

y ver que está perfecto.

Y ahora me pongo aquí y poco a poco voy echando,

intentando que quede exactamente igual.

Eso es trabajo fino, ¿verdad, Dani?

Esto es trabajo... Orfebrería.

Mira. Fíjate. Le vamos a poner un toquecito aquí.

Un toquecito crocante. Crocante.

¿Vale? Aquí tenemos

nuestra "mousse" de chocolate con nata.

(CANCIÓN) # Qué pena da

# que no puedas llevarme donde vas. #

Bueno, me habéis traído la floristería entera.

Déjame ayudarte.

Hemos visto todo tan bonito, que hemos dicho: Un poco de todo.

Bueno, id dejando por ahí. Voy a poner esta aquí.

¿Esto quién lo ha pagado? No te preocupes.

Lo hemos puesto a la cuenta de Dani.

(RÍEN) Ahí, ahí, ahí.

Oye, veo que pilláis rápido los trucos de Antonio, eh.

Me gusta, me gusta. Los niños con recursos.

Totalmente, totalmente.

A ver quién se resiste a estos macarrones con queso

y a esta "mousse" de chocolate con nata.

Podéis ver todos los detalles de las recetas

en nuestra página web rtve.es/hacerdecomer.

Esto es todo por hoy. Recordad...

Haz la comida... -Y mejora tu vida.

¡Bueno, bueno! ¡Bueno! ¿Comemos, no?

Os habéis ganado estos macarrones con queso.

Yo le voy a dar a la "mousse" un poco.

Vamos a ver, vamos a ver.

Qué pinta, Dani. Ahí.

Ahí. Hay que coger costrita.

Yo me comería toda la costra.

A mí me gusta quitarla entera y comérmela.

Y dejaría todo lo demás.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Macarrones con queso y mousse de chocolate y nata

Hacer de comer - Macarrones con queso y mousse de chocolate y nata

21 may 2019

Dani García abre hoy las puertas de su cocina a dos invitados: Mauro y Claudia, dos exaspirantes de "MasterChef Junior 2", que vienen para cocinar junto a Dani García unos macarrones con queso y contarnos cómo es su vida 4 años después de haber participado en el programa.

ver más sobre "Hacer de comer - Macarrones con queso y mousse de chocolate y nata " ver menos sobre "Hacer de comer - Macarrones con queso y mousse de chocolate y nata "
Programas completos (76)

Los últimos 302 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios