Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5397291
Para todos los públicos Hacer de comer - Hamburguesa vegetal y pizza vegetal - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Rosa, ir contigo por la calle... Qué de cariño que te da la gente.

Sí. Es increíble. Deja ahí el bolso. Perfecto.

Es increíble, Dani. Es una maravilla, eh.

También te digo una cosa, eh. No me extraña que te quieran,

porque te haces querer.

Creo que no tiene precio

y no hay mayor premio que ese.

Total. Ninguno lo puede superar.

Buenos días a todos. Como veis, estoy aquí

con Rosa López que, para mí,

es un auténtico honor y una alegría que estés aquí.

El placer es mío. Bueno, ha venido porque me comentó

que tenía un problema

con las hamburguesas vegetales. Sí.

¿Qué te pasa? Se ha vuelvo vegana.

Pues mira, yo, como vivo sola y tal, me hago mis hamburguesas,

pero me gustaría que me quedaran más monas.

No sé qué hago, si le echo poca harina o qué.

A lo mejor. Es posible. Por las prisas.

Necesitamos cemento, digamos, entre comillas,

para que se nos queden compactas. Me salen horribles.

Voy a intentar hacer contigo, porque me hace ilusión.

La gente te tiene cariño y yo soy también la gente.

También te tengo ese cariño. Así que voy a esforzarme al máximo

para hacer la hamburguesa vegana más bonita que hayas visto nunca.

Y más rica. Tú sí que eres bonito, Dani.

Voy a intentarlo, de verdad. Por otro lado, vamos a aprovechar

que estamos haciendo recetas vegetarianas,

para hacer una pizza vegetariana.

Perfecto. Ya que estamos, vamos a dedicarle

el programa a los veganos y a los vegetarianos.

De momento, vamos a empezar

con la hamburguesa. Perfecto.

Vete lavando las manos. Venga.

Y yo voy a ir diciendo los ingredientes

para esta hamburguesa vegetal.

Lechuga, tomate, champiñón, cebolla,

ajo, garbanzo cocido, harina de garbanzo,

pimentón, orégano, pepinillo en vinagre,

sal, pimienta, aceite de oliva, perejil y pan vegano.

¡Sí, señor! ¿Listo?

Qué rico. Un niño de estos

se lo lleva para la escuela... Maravilloso.

Pan vegano quiero decir... No tengo hijos,

pero tengo sobrinos. Pan vegano quiero decir

porque muchos panes de estos... Además, este tiene

un poco la sensación de que es pan de leche, digamos,

que se utiliza en muchas ocasiones para las hamburguesas,

que lleva, a lo mejor, alguna traza de huevo,

de lácteo o mantequilla. En este caso, es vegano 100%.

Qué bien. Bueno, me voy a lavar las manos yo.

Muy bien. Bueno, cuéntame.

Ahora eres vegana, vegetariana. Pues yo te cuento.

Hace como unos cinco... cinco años o así, o seis,

empecé con lo de vegana.

Empecé porque de esto que te vas haciendo mayor...

A mí me pasa. Yo voy cambiando muchos hábitos.

Te vas haciendo mayor y dices: ¿Qué pasa en mi cuerpo,

que no me encuentro bien? Me hincho más,

me siento más inflamada.

Entonces, empecé queriéndome depurar el cuerpo.

Ajá. Y, directamente, bueno,

me atreví a llevar una dieta "crudivegana".

"Crudivegana". O sea, todo crudo, frío, sin...

Bueno, tú sabes. Luego fue cuando me hice vegana.

Pero como viajamos tanto y hay tanto estrés

y, a veces, no hay una cocina, no hay un supermercado...

Claro. No hay... Los táperes se han agotado.

Y lo único que puedes pedir es una tortilla

o algo de queso o un yogur.

Entonces, bueno... Los lácteos los aceptas, digamos.

Intento no tomarlos, porque los lácteos, la verdad,

a nivel personal, me sientan mal. Te sientan mal.

Vamos a por la hamburguesa. Vamos a intentar

que esta hamburguesa sea realmente especial.

Rosa, te voy a mandar deberes. Vale.

¿Vale? Soy tuya, soy tuya.

Quiero que me piques muy finita la cebolla.

Es importante que sea muy finita, porque quiero

que haya tropezones en la hamburguesa,

pero que tampoco sea excesivo. Sí, sí.

Yo voy a empezar con el champiñón.

Lo que hago, es romperle el rabito así, de esta manera.

Lo que vamos a hacer, es lo siguiente.

Tenemos por aquí los garbanzos, que vamos a machacar

casi al mortero. Me gusta más que el triturado,

que puede quedar más fino.

Por otro lado, vamos a hacer una especie de sofrito,

que va a ser el ajo, el champiñón y la cebollita fina,

que creo que Rosa es muy aplicada y la está haciendo

fina de verdad. (RÍEN)

Y luego, lo que haremos, es juntar eso y aliñar

con un poco de sal, un poco de pimienta,

aceite de oliva, un poco de pimentón,

de orégano y de perejil.

Y, una vez que esté aliñado, meteremos harina de garbanzo

para, precisamente, crear un poco ese pegamento,

ese cemento que yo llamo en muchas ocasiones,

que utilizamos en la cocina.

Dani, yo no usaba harina. Necesitamos un poco

ese pegamento, digamos. Sí, sí.

Le echaba un poquito, a veces, de semillas de lino,

que me encanta el lino.

¿Te gusta la cocina? Sí, sí. Me encanta.

Me encanta. Ha sido un descubrimiento.

A mí, el deporte... No cocinabas antes, ¿no?

Mira. Sí cocinaba, pero pensaba que cocinaba,

pues eso, lo típico que te enseñan tu madre,

que te enseña a cocinar en la olla, a cocinar

con tus condimentos y con tus cosas.

Tu madre hace cocina andaluza, granadina de toda la vida, ¿no?

Sí, sí. Totalmente. Pero cuando descubres

que hay otras formas,

otras temperaturas, otras texturas,

¿tú sabes cómo se te abre el abanico de recetas?

De posibilidades. Sí, sí. Es increíble. Y de sabores.

Bueno, ¿más picado? ¿Más? ¡Oh!

Ya está "perfect", ¿no? Me gusta cocinar contigo.

Vaya pinche más perfecta.

Bueno, ya que estamos, cógete el ajito también

y te lo vas picando. Sabéis que primero siempre

echo el ajo. En esta ocasión, tengo champiñón.

Y aquí vamos a intentar hacer ese maravilloso paso

de concentrar sabores para intentar conseguir

la hamburguesa vegetal más sabrosa del universo,

todo para Rosa, eh. ¡Ay!

El champiñón es muy importante echarlo sin nada de grasa

y sin nada de aceite.

Mira. Rosa, tenía muchas ganas de conocerte.

Pero, entre otras cosas,

porque tengo una anécdota de hace años.

Bueno, más que contigo, con tu familia.

¿Con mi familia? No te imaginas lo que pasó.

Yo iba en un avión, creo recordar

que era de Madrid a Málaga.

Y un señor mayor, bastante mayor, no paraba de mirarme.

Pasamos por Granada, que, además, se ve perfecto.

Cuando vas a aterrizar en Málaga, dejas Granada

a la izquierda, Sierra Nevada,

o sea, se ve perfectamente. Sí.

El señor me hace así y me dice: "Granada".

(RÍE) Digo: Sí, sí.

"Tú eres de ahí, ¿no?" No, no. Yo soy de Málaga.

¿Y tú sabes lo que me dijo?

Dice: "¿Pero tú no eres hermano de Rosa?"

¡Uy! ¡Te lo juro!

¡Qué fuerte! No, no. Pero fue buenísimo.

Y yo creo que el señor esperó a pasar por Granada

y ahí dijo: Esta es la mía.

Ahora ya puedo decirle al chavalito este

que es hermano de Rosa. Un saludo a ese señor.

Pero, bueno, lo importante. Vamos a lo que vamos.

Tengo aquí el ajito. Lo he echado sin grasa.

Tengo mi champiñón, que va cogiendo...

Ya huele. Va cogiendo aroma.

Voy a echar solo el poquito de grasa en el ajo.

Para que es haga solo y para que suelte todo su aroma.

Ese tipo de detalle es importante.

Si tú mezclas el ajo ahí, al final, sí, está el champiñón,

pero lo que quiero, es lo que está pasando ahora mismo,

que el ajo baile. ¿Aunque nunca te habían dicho

esa manera? No, no.

Ahora, trae la cebolla. Ahí, sin miedo.

Ahora ya el ajo ha soltado todo su aroma.

Eso es primordial a la hora de cocinar.

Y no has esperado a que se dore nada más que un poquito.

Que suelte aroma. No necesito que dore más.

La gente no lo hace así porque tiene miedo

a que se le queme. Lo que tienen que tener,

más que miedo, es precaución.

Rosa, haremos lo siguiente, mientras esto,

que lo voy a poner a fuego bajito,

que se vaya cocinando poco a poco...

Qué chula la vitro. Mortero de toda la vida.

En vez de mortero, te voy a poner un poco de cristal.

Y lo que vamos a hacer, es ir machacando el garbancito.

Yo creo que este paso es importante también,

no triturar. No quiero un puré.

Quiero el machacadito. Así que le voy a echar aquí

los garbanzos. Y tú, con mucha delicadeza,

que sé que la tienes,

vas a ir, sin que salte... ¿Tú crees?

Yo lo sé que sí. Tengo mis momentos

de bruta, tierna... Como todo. Eres tierna.

Mira. Vas machacando así, poco a poco.

Y, mientras, vamos esperando a que termine el sofrito

de hacerse. Muy bien.

Rosa, qué buena pinche eres. Bueno, ¿y el machacadito?

Lo que tú me has dicho. Perfecto.

Le he echado un poco de aceite. Ahora le voy a echar

otro poquito más y va vamos a aliñar.

Mientras aliñamos, que lo vamos a aliñar

con el aceite, un poco de sal, un poco de pimienta,

un poco de orégano y un poco de pimentón...

Qué bueno. Mientras vamos aliñando todo esto,

yo quiero que me cuentes el porqué.

O sea, el porqué te hiciste vegana.

Yo creo que, en esta vida, hay que comer lo que uno sienta.

Eso es verdad. Ahora no lo sientes. No.

Sí que hay cosas que son realmente...

Que son malas para el cuerpo. Incorporar en tu vida

más vegetales... Si no eres vegano,

más vegetales que carne y que animales,

es maravilloso. O sea, eso es alejar

enfermedades de tu vida.

Pero yo, mi descubrimiento, ha sido increíble.

Y animo a que todo el mundo se haga,

no sé si vegano o no, pero que incorpore en su vida...

Alguna receta vegana.

Algunos momentos veganos. Bueno, sí.

Bueno, verdura, fruta, frutos secos, semillas.

La gente se cree que eres un pájaro porque comes semillas.

Nosotros hoy lo vamos a incorporar.

O una ardilla porque comes frutos secos.

Pero si no hay nada más sano, más bonito que cuidarse.

Aquí tenemos esto. ¿Tú imaginas esto

también para hacer unas croquetillas?

Tengo aquí mi sofritillo.

¡Qué bueno! La sartén no la voy a quitar,

porque va a ser la sartén donde voy a tostar el pan.

Vale. Qué rico. Oye, cuéntame qué proyectos tienes.

Estoy muy contenta porque estoy componiendo.

Ahora, hace poquito, ha salido un EP.

Se llama "Rarezas LP".

"Rarezas". Sí.

Voy a echar ya un poquito de harina

para darle cuerpo, ¿vale? Oye, "Rarezas", me gusta el nombre.

Con "Rarezas" todo puede pasar a nivel visual, musical.

Gira que preparo también con bailarines

con música que se prepara, especialmente, para los conciertos,

estoy supercontenta. Seguimos con la hamburguesa,

voy a poner la sartén a fuego fuerte.

A fuego fuerte. Lo que haremos será por un lado,

primero tostar el pan,

me gusta... Es de las cosas

que por la mañana a mí me flipa.

¿Sabes qué me apetece ahora? Me acuerdo de ti, de Granada

y lo primero que se me viene a la cabeza...

Los piononos. Ay, los piononos.

(RÍEN)

Tío, pareces mi hermano, leches. Los piononos es un postre

típico de Granada que es como un brazo de gitano,

emborrachado, relleno de crema, tostado y que muero de amor,

muero de amor con los piononos. Hace mucho que no me los como

porque van directos para la cadera.

Sí. Pero están buenísimos.

Empezaremos haciendo una. Venga.

Haz una bolita, te puse un plato con harina.

Ah, ¿me echo la harina en la mano?

No, también puedes hacerlo.

A ver. Mira, una bolita, es fácil

porque le metí todo lo que tenía que meterle,

ese puntito de grasa para que resbale que lo veis aquí.

Claro. Es aceite de oliva

y nada, lo vamos a pasar por harina.

¿Tienes más, te hace falta más? Le echamos más.

No es mezclarlo sino pasarlo por harina.

Ahí está, mira, esto ya lo he tostado un poquito

y lo guardaré ya en el platito

y voy a coger la otra parte.

Veis que la sartén está a fuego muy fuerte

y os diré por qué, no solo para hacer el tostado

que me gusta, sino porque ya tenemos la hamburguesa cocinada,

o sea, no está cruda,

vamos a echar a la sartén una hamburguesa cocinada

y lo que quiero, básicamente, es sellarla.

Quiero demostrar que se puede hacer una hamburguesa.

¿Ves? Se me rompe. No pasa nada.

¿Lo ves? Ahora la haré yo.

Métela aquí, métela aquí.

Oh, qué desastre soy. Se te rompe porque la manipulas

más de la cuenta

eso hay que ser delicado, sutil, rápido,

porque, al final, las manos tienen calor

y ese calor ahí... Os digo una cosa

si la metemos en frío y cuaja un poco, mejor.

Pero si lo hacemos de manera

delicada, también quedará perfecta.

Te la voy a hacer yo. ¿Y si hacemos croquetas?

Mira, cojo la lechuguita por aquí.

porque una hamburguesa

sin lechuga como que no es una hamburguesa.

¿Ves? Verdura, verdura, muy bien. Y una hamburguesa sin tomatito...

Así, unas rodajitas, te gusta el tomate.

Me encanta el tomate.

Dos rodajitas de tomate Venga, finicas.

A ver, estoy casi preparado, limpiamos un poco...

No, me falta el pepinillo. Pepinillo y queso.

¿Lo cortas mientras hago la hamburguesa?

Sí. Pues hacemos traspaso de trabajo.

Te la lié parda. No pasa nada.

Lo que te pasó es un exceso de temperatura, ahora sé

por qué no te salen las hamburguesas.

Claro. Pues tan fácil como esto.

Hay que manipularlo lo justo y necesario,

mira, aquí me da igual que se ensucie todo,

pero lo que quiero es hacerla perfecta.

Así, sin más. Voy a echar un poco de aceite aquí

y la voy a poner por aquí.

Si tenéis tiempo, pues lo mejor es dejarla reposar.

Perfecto. La podemos dejar reposar

con la forma ya dada

que es mejor porque al final, si no,

vamos, otra vez, a cogerla, manipularla y calentarla un poco.

Sobre todo, hablo de hamburguesas de este tipo, así.

Ahí va. Es el movimiento ideal

a la hora de cocinarla.

Mira qué pinta ahora. Uf, espectacular.

Rosa, luego voy a hacer una pizza vegetal.

¿Sí? ¿La haces conmigo o no?

Pues me lo pienso porque me dejé a unas personas,

mira que me encanta comer, pero...

Los de fuera tocan la puerta. Los atenderé si no te importa.

Vale, ¿pero luego te vienes? Hombre, yo quiero probar

esa pizza por Dios y por la Virgen santísima.

Y también la hamburguesa. Oye, me quito el delantal.

¿Cómo lo ves? Espectacular.

No te vayas aún, quiero que la veas.

Bueno, mirad.

Ya tenemos la hamburguesa. Espectacular.

y lo que vamos a hacer es coronarla como se diría.

Así, añadir el tomate, pepinillo y me falta...

Se puede echar cualquier tipo de mayonesa.

Hay vegana también, efectivamente.

Oye, pero esto va cogiendo forma. Me encanta, me encanta.

Hamburguesa Rosa. Bueno, por favor.

Os digo una cosa, de aquí sacamos albóndigas

con salsita de almendras, con caldo vegetal, yo pienso cosas.

Totalmente. Rosa, voy a preparar

otra hamburguesita para ti,

voy a hacer la pizza vegetal vete a atender a los fans de fuera

y, bueno, nos vemos ahora. Ahora nos vemos.

Venga, dos besos, no me resisto.

Pero que yo vuelvo que no te voy a dejar,

digo, vamos, mi Dani.

(Música)

Vamos a ponernos ya con la pizza vegetal,

estos son los ingredientes que vamos a utilizar:

Calabacín, cebolla, pimiento verde,

albahaca, sal, azúcar, levadura prensada,

salsa de tomate, harina, queso, aceituna negra,

aceite de oliva, agua y pimienta.

Empiezo con la masa, os cuento una cosa de la masa

que para mí es fundamental:

Cuanto más fermente, mejor. Mínimo entre 24 y 48 horas

porque además eso no sólo nos va a aportar sabor

de lo que es la fermentación en sí, sino que hará que sea

mucho más digestiva.

Así que empiezo con la masa, voy a meter la harina.

Si vais al supermercado,

buscad una que sea para hacer pizzas.

Tengo la harina que la pongo con el azúcar

y con la sal, así.

Mientras, por otro lado, vamos a hacer algo

que se hace muchísimo al usar la levadura prensada.

Ya sabéis que la levadura prensada la encontráis en cualquier

panadería o en muchos supermercados la venden, yo la rompo un poquito

para disolverla mejor. ¿Sabéis? Me encanta el olor

de la levadura prensada. Voy a echar un poquito de agua

para disolverla. Esto es fundamental hacerlo,

me la pongo aquí y la voy a ir disolviendo,

voy a usar una cucharita. Lo que sí os digo

es que intentéis no dejar ningún grumo,

que nada quede al azar. Bueno, más agüita todavía.

Tenemos dos cosas por aquí, nos faltaría el aceite de oliva

Estos van a ser nuestros ingredientes

para nuestra masa de pizzas, ahora es cuando empieza

el trabajo artesano. Siempre le doy con la varilla

porque me da sensación que me facilita mucho el trabajo

y así hago como un agujerito aquí, bueno, el típico agujerito

en la harina y empiezo a echar,

poquito a poco, el agua con la levadura.

Así, poquito a poco. Bueno, ahora hay que ir amasando.

poquito a poco, así. A mí, hacer pizza me trae

muchísimos recuerdos, creo que a todos los niños

nos fascina. Yo tenía la pizzería de mi barrio

cuando yo era pequeño que se llamaba La Fontanilla

y era mi restaurante estrella, a veces íbamos a comer

y a veces mis padres me mandaban a por las pizzas,

pero hablo que tenía 10-12 años andando.

Caprichosa era mi favorita, me encantaba, sobre todo,

el champiñón crudo ahí empecé a amar la pizza,

con los champiñones frescos.

Bueno, voy a echar ya el aceitito de oliva.

Bueno, ahora, sin embargo, en muchas familias

hay como que tradición, como que no sé, los viernes

o el sábado o el domingo se come pizza y se hace pizza en casa.

La verdad, los italianos, y quien inventara la pizza,

se lució, eh. Bueno, llega el momento de sacar

la masa, yo soy muy de masa. Me encanta trabajarla,

darle vida, es una cosa que me gustó siempre mucho

de toda la vida. La masa de la pizza es bueno trabajarla,

aquí estamos ya rompiendo toda la masa, así.

Vamos cogiendo así y hacemos lo que es la bolita.

Yo esta masa la he hecho para que vierais cómo se hacía,

la metemos en un bol, la dejamos fermentar,

pero luego trabajaré con una que tengo fermentada desde ayer.

Bol, trapito con un poquito de agua, que tenga humedad.

Mínimo, dos horas, lo ideal, 24-48 horas.

Y lo ideal también es trapito húmedo

que no se nos quede esa capita que tampoco nos gusta.

(Música)

Esta es la masa que preparé ayer y, ojito, tiene una fermentación

de 24 horas y veréis ahora, bueno, qué es la fermentación

por si alguien se pregunta qué es. Mirad, cuando queráis ver

que está bien fermentada, ¿veis todo este alveolado?

¿Y veis...?

Qué bien huele como a panificadora, o sea, como a panadería.

Voy a sacarla de aquí, ya veis que se despega,

relativamente, bien y la tiro aquí, a la encimera.

(SUSPIRA) No hay mejor lugar para trabajar la masa

que la encimera. Un poquito de harina

siempre nos va a ayudar. Yo soy de los que la coge

con las manos, soy incapaz de hacer lo que acabo de hacer.

Voy a poner, un poquito, debajo,

voy a amasar, un poquito, voy a bolear, otra vez,

para llevarla a su sitio original.

Mirad esta pompita, eso es genial, es síntoma de buena fermentación.

¿Veis que hay aire ahí? Pues eso es perfecto.

Y, de verdad, os va a sentar muchísimo mejor.

Cuando coméis en una pizzería y, luego, llegáis a casa como...

"Uf, qué pesadilla, qué pesadez..."

Normalmente, suele ser porque ha fermentado poco.

Ahora es el momento de elegir el tipo de pizza que queremos,

redonda, cuadrada, más gorda y menos gorda.

Yo soy mucho de "thin crust pizza", que era la típica pizza

que aprendí a hacer en Nueva York, que es muy finita y crujiente.

Pero en esta ocasión he pensado en irnos a Nápoles,

y vamos a hacer una pizza napolitana,

que es la típica redonda con la masa finita,

pero con los bordes más gruesos.

Yo comprendo, a lo mejor, que a vosotros en casa

os costará hacer lo que es la forma de la pizza.

Haced, un poco, como estoy haciendo ahora,

vais estirándola, poquito a poco, la masa quedará, un poco,

más elástica, como estáis viendo. Cuando está más fermentada,

de verdad, tiene más aire dentro y nos costará un poquito más;

así que recomiendo, en vez de hacerla como se debería,

sería esta forma y esta manera de trabajarla,

pero vamos a hacer otra cosa, que no es trampa, ¿eh?,

pero sí que es cierto que nos viene muy bien,

que es utilizar un rodillo.

En casa, probablemente, os vendrá mucho mejor

y será bastante más fácil para vosotros.

Rodillo por aquí, concuidado, hagamos que sea equilibrado,

rodillo por un lado, tengo la manía de hacer así,

de ir abriéndola con la mano, y rodillo por otro lado.

Otro de los recuerdos que tengo...

No he salido de marcha, tengo que confesarlo,

pero trabajaba en los bares de unos amigos nuestros,

y siempre tenía dos opciones cuando terminaba de trabajar,

sobre las cinco o seis de la mañana;

una de ellas era, sin duda, pizza al corte,

y otra era un sitio que había en Marbella,

muy tradicional, al lado de casa, donde me comía un filete empanado.

Tenía bocadillos de esas cosas; filete empanado, palito de merluza,

cosas de ese tipo. Me lo pasaba en grande.

He sacado la bandeja de horno.

Para subirla ahí vamos a hacer esto...

Con mucho cuidado me traigo aquí la pizza

y, ahora, la echo aquí, sin miedo.

Ahora, le voy a hacer el borde, un poquito, más gordo.

Con los deditos le dais la vuelta y vais apretando.

Ahora, ya sabemos, porque está delimitado,

hasta dónde podemos echar el tomate.

Perfecto.

Con los bordes bien marcados, lo que haré es limpiar esto.

Lo primero, voy a empezar a cortar la verdura

y en el último momento, esto sí es importante,

nunca pongáis nada encima hasta el último momento.

Lo ideal es tener todo preparado para cuando tengamos la masa

vayamos poniendo todos los ingredientes.

Me lavo las manos y voy a cortar todo muy rápido,

porque no usaré ni el calabacín ni la cebolla enteros;

con un trocito de cada uno tengo más que de sobra.

La pizza de vegetales no suelen tener muy buena fama,

pero, probablemente, la pizza más vendida sea la margarita

y la margarita no deja de ser una pizza lactovegetariana.

Yo he elegido pimiento, calabacín y cebolla,

porque creo que son ingredientes que le dan bastante sabor.

A mí me gusta mucho el pimiento cuando se hace.

Y creo que a Rosa esto le va a gustar.

Con esta cantidad de pimiento tengo más que de sobra.

¿Cómo le irá a Rosa con los fanes, porque, de verdad...?

Hay algo que me pasa mucho, ya, cada vez, menos,

pero cuando empecé a ser más conocido sí me pasaba;

hay mucha gente, de verdad, que todavía me dice,

Hay dos personas con las que me confunden...

Me dicen: "Tú eres Dani Martín, el cocinero, ¿no?",

y yo les digo, soy Dani García, el cocinero,

Dani Martín es el cantante.

Por cierto, Dani, ya que me confunden contigo,

esta es tu casa, a ver si vienes y cocinamos juntos.

Y, también, me confunden con Andy García;

"eres Andy García, ¿no?", y yo "no, soy Dani García".

Estas cosas me pasan.

Tengo que agradecer, de verdad, el cariño de la gente,

o a gente que, a lo mejor, este mismo fin de semana,

venía en avión y una persona me escribió en Instagram:

Soy superfán, iba en el avión y me ha dado vergüenza saludarte,

pero, ahora, por aquí, te lo tenía que decir.

Que no os dé vergüenza; saludadme, no me molesta y no pasa nada.

Esto ya está, dije 30 segundos pero como me he puesto a hablar...

Ya tengo la verdurita preparada, así que lo primero que haré

es algo que a todos nos gustaba de niños,

que es echar el tomatito.

Veréis cómo suben, luego, los bordecitos.

Voy a dejar los bordes, no entiendo a la gente que no se los come,

igual que no entiendo a la gente que no se come la piel del pescado,

igual que no entiendo a la gente que echa piña a la pizza.

Perdón, ¿eh?, eso es una guerra, no solo personal, es de muchos.

No echar piña a la pizza. Hoy tenemos suerte,

porque, al final, estamos haciendo una vegetal.

Podríamos echarle piña, pero no, por favor, no...

No sé por qué, le tengo manía.

Seguro que muchos de vosotros, también.

Os voy a decir algo que he aprendido

desde que era pequeño con las pizzas,

está muy bien el hecho de pensar en echarle mucha cantidad,

pero pesa mucho, y no es bueno que pese tanto.

Voy a echar por aquí, veréis que, ahora, ya,

fundirá bien y al perder mucha agua se quedará más pequeño.

He echado el queso, he echado el calabacín,

ahora, echo la cebolla...

El queso es importante que sea un mozzarella

y que funda bastante bien.

Ponemos lo pimientos por aquí y nos quedaría la aceituna negra.

No abuséis,

no penséis que al echar más cosas va a estar más buena,

sino que lo que echemos sea de la máxima calidad posible.

Otra de las cosas que hago es coger parmesano

y ponerle parmesano en los bordes, parmesano en polvo,

ese parmesano se queda crujiente y, entonces, el borde estará mejor.

Ahora es el momento de llevarla al horno.

Tiene que estar a 210 grados

y la vamos a dejar durante once minutitos.

Ya veréis qué crujiente nos queda la pizza.

Aprovecho la espera para recordaros que está a la venta

el libro "Hacer de comer", las mejores recetas.

No solo hay recetas vegetarianas, hay recetas de pescados, de carnes,

de mariscos, guisos, sopas, postres, trucos, consejos...

Todo lo que necesitáis para hacer la comida del día a día.

Pizza lista, mirad qué bien ha quedado.

¿Veis dónde hemos hecho el hincapié de hundir el dedito?

Nos ha quedado un bordecito que, para mí, es precioso.

Lo podíamos haber enriquecido con parmesano,

no lo hemos hecho, pero os doy la idea para que lo hagáis.

Lo que sí voy a hacer, ahora es el momento de hacerlo,

es añadirle, un poco, de albahaca fresca.

Por aquí... así...

La albahaca es mejor ponerla en fresco,

si la hubiéramos metido en el horno se habría quemado.

Voy a emplatarla, la emplataremos de una manera muy sencilla.

Voy a coger el papelito...

Mirad, así, me la traigo aquí, la bandeja quema un poco,

y, una vez aquí, hago este paso.

Aquí tenemos nuestra pizza vegetal,

vaya platazos vegetales que hemos hecho hoy.

(SUENA "QUEEN MAYBELLINE", THE BAND PERRY)

(SUENA "QUEEN MAYBELLINE", THE BAND PERRY)

Rosa, ¿has atendido a tus fanes?

¡Hombre! He estado de lujo, ellos se portan superbién.

¿Te piden que cantes? Sí, de hecho, venía tarareando.

¿Qué le has cantado?

# Ya no puedo negar que hoy

# me siento feliz... Ah, ah, yeah.

# Ya sé que estar a tu lado no es fácil pero quiero vivir. #

Qué bueno, de verdad.

Es un auténtico placer tenerte aquí.

De verdad, el placer es mío,

de haber tenido el lujazo de estar a tu lado,

cocinando una duda que tenía y una hamburguesa que me encanta.

Tengo unas ganas de hincarle, ya, el diente...

Qué dos platos te esperan,

pizza y hamburguesa, totalmente, vegetales,

ligeros, sanos, nutritivos...

Aunque no seáis vegetarianos o veganos los tenéis que probar,

porque os aseguro que lo vais a disfrutar.

Espectacular.

Un último consejo. Vale.

Haz la comida y mejora tu vida.

¡Ole, ole! Sí, señor.

Siempre lo decimos. Coge la hamburguesa.

Yo me muero por morderla.

Yo me la pongo aquí. Yo voy a hacer igual.

Voy a coger de abajo... Qué maravilla, por favor.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Hamburguesa vegetal y pizza vegetal

Hacer de comer - Hamburguesa vegetal y pizza vegetal

27 sep 2019

Hoy Dani García preparará en el programa un menú muy vegetal compuesto de una hamburguesa vegetal y de una pizza vegetal. La primera receta, la hamburguesa vegetal, la elaborará con la ayuda de la cantante Rosa López, que tiene un problema culinario: las hamburguesas no le quedan compactas.

ver más sobre "Hacer de comer - Hamburguesa vegetal y pizza vegetal" ver menos sobre "Hacer de comer - Hamburguesa vegetal y pizza vegetal"
Programas completos (138)

Los últimos 552 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios