Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5249063
Para todos los públicos Hacer de comer - Especial ensaladas - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Dani, por favor, ponme el delantal tú.

¿Cómo estás, Antonio? Pues reventado

porque me enteré que hoy haríamos ensalada

y mi abuelo: "Niño, vente para el huerto"

y me hizo limpiar las raíces, que si coge las zanahorias,

arrancar las lechugas, para que digan

que los agricultores no trabajan, estoy muerto.

Y al solecito encima. Y al solecito, al solecito

sufriendo, pero, bueno, ojito con lo que traigo.

Buenos días a todos, efectivamente,

haremos un programa especial de ensaladas.

Y, ojo, porque una ensalada no es ensalada mixta,

lechuga, tomate, cebolla eso es lo más aburrido del mundo.

Hoy vamos a enseñar a hacer ensaladas de verdad.

Las de verdad. Y quisimos invitar a Samy Alí

que tiene una estrella Michelin

para hacer una ensalada muy especial de su país, Sudán,

y haremos también una ensalada César

y una ensalada de espinacas. ¿Nos lavamos las manos?

Vamos, Dani, yo te he cogido carrera.

(Timbre)

Dani, abro yo. Abres tú.

Os prometo que no sé lo que vamos a hacer,

solo puse los ingredientes que él me ha pedido.

Dani. Sami, qué tal.

Hoy estamos salvados. Cómo estás.

Muy bien, ¿y tú? Muy bien,

aquí deseando ver qué vas a hacer

porque no lo sabemos, la verdad. Más que nada porque nunca

estuve en Sudán, no sé Antonio, pero...

¿Pero si no he salido de España?

Antonio suda un montón, pero Sudán...

Antonio, esa broma es mala, pero es verdad.

Es verdad. Hago sudar a mi Antonio.

Sudán, Antonio.

Bueno, es muy fácil. Dinos, qué nos vas a hacer.

Eso ya lo guardamos. Vale.

Pues, nada, es una ensalada

supertradicional, supertípica, la verdad,

ahí en Sudán, es algo que me enseñaron mis tías

y, bueno, básicamente, es tomate,

en este caso, cherrys, aquí el labneh, un queso

parecido al feta, un poquito más graso,

sal, limón, el ácido, cebolleta, tajín, crema de sésamo.

¿Blanco, no? Sí, semitostado, a veces,

aceite picante y pimienta. ¿Y hay, como en España,

mucha diferencia de comida

como entre Andalucía y el País Vasco, Cantabria,

Asturias, Galicia...? Es muy especiada,

se sienta la gente, los comensales, las familias

un montón de platos alrededor y todos con pan en la mano

va comiendo, picando las salsas. Antonio, todo el día mojando,

lo que más te gusta del mundo. Mi sueño, mi sueño

en forma de barquito. Todo el día haciendo barquitos.

¿Vamos a ir a Sudán? Fin de semana, no, semana y media.

Ahora, creo que está complicado, pero más adelante esperemos.

Seguro que sí. Bueno, estamos a tus órdenes

aquí somos tus pinches. Bueno, yo soy pinche de élite,

Antonio es normal. ¿Dónde me lavo las manos?

Aquí, sin problemas. Listo. Vale, los tomates

al ser cherrys, a la mitad.

¿A la mitad suficiente? Sí.

Qué más cosas, venga, mándanos. Esto picado, por otro lado

se pica la cebolleta, vamos allá. Dame un cuchillito, Antonio.

Vale, la cebolleta la puedes picar fina.

¿Cómo la quieres? Qué maravilla.

Tú, tranquilo. Voy sacando zumo de limón,

que es el agrio de la ensalada porque vinagre no hay.

Mira, aquí somos muy modernos. Vamos allá.

¿Una tablita para mí? ¿Quieres tablita para cortarlos?

Aquí yo mismo te lo corto.

¿Qué más, esto es para mí para el zumo de limón?

Claro, tú pide y yo te lo doy, a veces, ni pides y te lo doy ya.

Qué maravilla. ¿Pero tú naciste en España?

Sí, soy de Carabanchel. Cuéntanos un poco

porque me suena lo que hiciste, tenías un restaurante

con una estrella Michelin llamado...

La Candela Restò. Y tenía una estrella Michelin.

Eso es. Y... Has decidido cerrarlo.

Sí, y ya está. Es cierto que al final

hay mucha presión también y llega un momento que...

Tengo las cosas claras y lo que hace falta ahora

es parar y rehacerlo todo. En el 2020 hay dos proyectos,

pero no se puede decir nada, es una cosa que tiene que ser.

Sin problema. Tabú, tabú.

Claro, pero el 2019 lo que queda, es muy importante

para el desarrollo de los proyectos.

Muchísima suerte. Gracias.

Él hizo como tú. Lo importante es ser feliz.

Conseguís estrellas y cerráis, qué os pasa.

No sé, mi caso es muy concreto, al final llevaba toda la vida,

llegué al máximo que se puede llegar y hasta aquí.

Bueno, ¿seguimos? Tenemos que mezclar la cebolla

con los tomates y, simplemente, es aliñar.

¿Aliñar con las manos? Que a mí me encanta.

Tenemos la cebollita y el tomate aquí, qué más.

Cogemos el tajín. ¿Se lo echamos ahí?

Eso es. Qué guay, estoy aprendiendo,

nunca lo hice, ahí, con eso vale.

Podemos probar, puede que tiremos más-

Pinta genial, nunca eché un tajín al tomate.

Luego, vamos a probarlo con ese tajín y si está fuerte,

aligeramos con esto. Muévelo. Vale, mientras tanto

esto con una bola, la podemos meter aquí

y la deshacemos con las manos para que se cree emulsión

entre la grasa, el queso...

¿Deshago con las manos? Sí, sí, así.

Te ha costado pillarlo. No, no sé, es una ensalada

de Sudán, es complicado.

Vale, yo hacía cocina española en Sudán a mi familia.

Y flipaban, claro. Crítica absoluta.

¿Ah, sí? Porque no está especiada.

Una tortilla de patatas y decían: "Esto..."

(RIENDO) ¿Esto qué es? No sabe a nada.

Normal. Puedo imaginarlo.

Tengo un tío supercrítico

y me decía: "Los del norte de África

intentáis hacer cocina fina, pero no".

O sea, para que les guste se les hace una tortilla

de patata con cardamomo, hierbas.

Que sacie desde el primer bocado. Además como somos tan mediterráneos

nuestra cocina hay una parte que sacia,

pero otra parte es muy "light". Es diferente. Echamos el limón

para trabajarlo más a gusto, eso es, métele caña.

Bueno, poquito a poco.

Eso es, dale caña, eso es. ¿Y cocinas en casa también?

¿Tienes hijos, estás casado? Sí, tengo dos hijitos

y maravilloso. ¿Y cocinas con ellos?

¿Son sudaneses, gastronómicamente hablando

o españoles? De Sudán probaron poco

no he viajado a Sudán aún. ¿A ver, puedo probar?

Puedes probar, claro, ¿no vas a poder?

Yo un poco de sal le pondría. Más zumo de limón, sal.

Un poco más de zumo de limón.

Y le damos caña. Lo terminamos, ¿no?

Y ahora ya sí, ¿no? Muy bien, a ver, dale caña.

Bueno, le echamos un poco de picante.

Has trabajado en Londres, Shangai, Sudán...

Yo soy muy de Shagai. ¿Sí?

Sí, sí. Ya pica. Buenísimo.

Lo veo perfecto. Buenísima.

Acidez, picante, punto de sal perfecto.

Lo tiene todo. Tengo aquí el picantito perfecto.

Listo. ¿Emplatamos?

Vale. Qué le faltaría.

Terminamos con aceite de oliva, un poco de queso por encima

y sacamos un poco de cebollino del huerto.

Sí, sí, siéntete libre, es tu casa, es tu casa.

Yo te saco mientras el plato.

Vaya los sabores que tienen allí, nunca probé eso en la vida.

Me encanta cuando hay picante y hay fresco.

Ahí, es que es súper... Esos equilibrios

del picante, el punto de salazón, la acidez que te refresca

viene genial. Mira, un poco de cebollino Antonio te lo parte.

Vale, ahí. ¿Aquí va bien?

Perfecto. ¿Esto en Sudán cómo se come?

Todo va con platillos en una bandeja grande,

la gente se sienta alrededor,

dos, tres panes para cada uno y a mojar.

Siempre hay una guindilla hiperpicante que se suaviza

con limón, bueno, se suaviza... Bueno, se suaviza.

Vale, un poquito de aceite. Aceite de oliva.

¿Le das tú? No, tú, es tuya, como tú quieras.

Un poco de aceite de oliva. ¿Allí hay aceite de oliva?

Sí, claro. ¿Te corto el queso?

Dale caña como tú sabes. ¿Es una variedad en concreto,

son aceitunas diferentes a las de aquí?

Pues, la verdad, hay pocos olivos allí,

los importan, pero, bueno, ahí lo terminamos.

Yo tiro por aquí para arriba. Eso es.

Genial, lo importante es que esté superácida

que tenga grasa, untuosa,

que sea picante. Si es lo importante,

todo eso lo tiene. ¿Quién me iba a decir

que haría una ensalada sudanesa con vosotros?

Es la vida y quién me iba a decir

que haría una ensalada sudanesa aquí.

Maravilloso para nosotros para contar a la gente también

que hay más ensaladas y no se me hubiera ocurrido nunca

el mezclar tajín con tomate. ¿Cómo se llama esta ensalada?

O sea, realmente, es como una ensalada roja.

(HABLA EN OTRO IDIOMA) Que lo repita Antonio.

El tomate se dice "tomaten" allí y ensaladas, "salata",

así que, al final es un poco...

¿Cómo sería? Yo lo pronuncio.

"Salata tomaten". "Salata tomaten".

Ha sido un placer contar contigo, te deseo toda la suerte

en tus nuevos proyectos y esta es tu casa, tu cocina

para lo que quieras. Pégame un toque, ya sabes,

Y un placer aprender cosas de ese tipo tan sencillas

y de una cultura tan diferente como la de Sudán.

Muchas gracias, a cuidarse. Suerte.

(Música)

Antonio, lechuga romana o lechuga larga como seguro

que la conocéis comúnmente, del huerto de tu abuelo.

Eso está hecho, Dani.

Bueno, vamos a hacer una ensalada César.

Ojo, que puede haber mucha polémica con esto,

porque hay tantas ensaladas César como cocineros.

Los ingredientes que vamos a necesitar

para nuestra ensalada César básica, porque la nuestra será la básica.

Anchoas, ajos, aceite, huevo, lechuga romana

del huerto del abuelo de Antonio, zumo de limón, pan, parmesano,

mostaza de Dijon, un poquito de perejil picado y sal.

Esta es la básica, luego, inventaos lo que queráis

y añadidle lo que queráis, porque lo acepta todo,

pero nosotros vamos a intentar enseñaros a hacer

la salsa real de la ensalada César.

¿Te parece? Desde la base. Me encanta, Dani.

Yo me voy a poner con la lechuga y con el pan; tú...

¿Con mi manita a hacer la salsita César?

En mortero, ¿eh? La real.

Vamos a ver...

Mi Antonio va a picar, un poquito, la anchoa; la va a picar

porque intuye que en el majado le va a complicar la vida

y no quiere hacerlo mal delante de mí.

Correcto, Dani. ¿Lo he acertado?

Sí, si ya me conoces, me conoces. Ya lo sabía yo.

Va a picar la anchoa y es lo primero que meteremos.

Importantísimo, el majado; a la hora de picar la anchoa

y de majarla con el ajo, que quede una pasta de verdad.

Os podéis ayudar echándolo un poquitín de aceite.

Anchoa y aceite.

Puede ser el aceite de la anchoa, si viene en una lata.

¡Ah! OK.

¿Te ha gustado? Sí.

Bueno, a la anchoa, que Antonio tiene picada en el mortero;

le vamos a añadir el ajo, que hemos escaldado en agua;

vamos a añadirle la yema de huevo, pero antes de la yema de huevo;

quiero que hagas una muy buena pasta, muy buena.

El pan, vale... A mí me gustan los crostones redondos,

de estos que les echamos a las cremitas.

Dime si no, una cremita... Una cremita de guisantes, ¿eh?

Oh...

Mi abuela ponía pan frito para desayunar.

¿Sí o qué? Dani, para desayunar.

Pan, ajos y pimientos fritos; un desayuno de campeones.

Maneras de tostar el pan hay muchas;

en sartén con aceite, sin aceite, freírlo, no freírlo...

Hoy, como se trata de ensalada, y de una ensalada que, al final,

queremos que sea sana, lo que haré es hacerlo en el horno.

¿Sabes que la procedencia de la ensalada César

no es italiana, como casi todos creen?

Lo sé, porque conozco a muchísima gente

del país de procedencia de la César y...

¿Que es? ¿Qué no ha creado un mexicano?

¡Ahí! César Cardini. ¿Sabes cómo surgió, Dani?

¿Cómo? ¿Cómo?

Resulta que César Cardini tenía un restaurante en Tijuana

y un día. con mucha clientela, tuvo que improvisar una ensalada;

cogió lechuguita, cogió un poquito de queso,

un poquito de pan, una salsa típica que tenía de su casa, digamos...

De una receta familiar surgió el éxito.

Es alucinante. Sí.

Quiero decir, es que esta ensalada se conoce en todo el mundo.

Esto tendría que tener derechos de autor.

Es verdad. Y pagarlo.

Piensa quién puso por primera vez la sardina en una caña.

Alguien que no quería quemarse. Sería eso...

Pero ¿cómo se llama? No sabemos.

Y la ensalada César se conoce en todo el mundo.

Bueno, tengo mi panecito. ¿Y la salsa?

Y yo la salsa. Tiene buena pinta.

Tiene buena pinta. ¿Y el ajito?

¿Se lo echamos ya? Venga.

Ajito escaldado. Pasta de ajo y anchoas.

Este pan lo voy a llevar al horno,

unos 160 o 170 grados, hasta que esté doradito.

Ojito, ¿vale? Antes de lavarla la corto a la mitad.

Ya está para las yemitas, échale dos yemitas de huevo.

A ver, la voy a lavar así.

Cuando la lave le quito los tallitos,

ya que la lavamos, la lavamos de esta manera.

Dani, ¿guardo las claras para hacer otra elaboración?

Claro, las claras, siempre, nosotros...

Las claras te duran todo lo que quieras y más.

Siempre tenemos claras guardadas,

al no llevar yema, duran todo lo que quieras.

Esto, casi, lo voy a poner en el plato.

Vamos, Antoñito, vamos.

Las incorporo, ¿vale? Tírale.

Ahora, es cuando le voy a quitar el tallito

y vamos a ponerla así.

Las ponemos enteritas, ¿vale?

A mí me encanta la lechuga puesta de esta manera

y la otra, hacia el otro lado.

Dani, ¿sabes de dónde viene echarle pollito a esta ensalada?

Sorpréndeme. Esto es cosecha mía.

Creo que un día le llevaban una ensalada a Julio César

y le dirían: "Ave, César", y él respondería: "Sí, échame...".

De pollo, ¿no? "Échame pollo".

Y si es a la parrilla, mejor.

¿Comería ese hombre ensalada César o algo?

Digo yo, ¿no? Digo yo.

¿Cómo vas? Tenemos más cosas. ¿Has echado zumo de limón?

No. Échale zumo de limón.

¿Dos cucharadas de mostaza? Un poco de mostaza.

La ensaladita está casi, Antonio. ¿Ya?

Te necesito, te necesito.

¿Así la vas a hacer? Así la haré.

Como ya has hecho la pasta es momento de pasar a la varilla.

¿Puedo? Puedes.

No te haré sufrir. La pasta no se puede hacer con varilla,

tiene que ser con mortero, y la pasta es fundamental.

Los dos ingredientes que definen la salsa César

son la anchoa y el parmesano. Correcto.

Entonces, la pasta hay que hacerla bien.

Rebaña, rebaña ahí. Sí, dame una cucharita.

Qué alegría terminar con el mortero.

¿Te ha gustado? Me ha encantado. Voy, voy.

Un poquito de parmesano.

Además, nos va a ayudar a montarla, también.

Dani, podríamos usar queso rallado, del que viene rallado, ¿no?

A mí me encanta el queso rallado, pero el parmesano es un queso

que necesito rallarlo al momento. Claro, es que es diferente.

Dani, ¿tú te comes el queso parmesano a taquitos?

Sí, me encanta. Qué delicia.

Viendo un partido de fútbol...

Tengo un bíceps ya... Pobrecito.

¿Vámonos? ¿Sabes que yo uso el izquierdo?

¿Tú has visto a Nadal, que tiene un brazo mucho más...?

Por eso usas el izquierdo, por Rafa Nadal.

Lo estoy echando en hilitos, porque es como hacer mayonesa.

Le está quedando bastante bien a mi Antoñito,

incluso, demasiado montada.

Pues, paro.

Es que no paras de darle. No monto más.

Échale un poco de agua, que has montado mucho.

No, está bien, está chula. Pero quiero napar, sé lo que digo.

Vale. Necesito que nape.

Le echas un poco de agua y está listo.

Voy a ver el pan.

El pan está, prácticamente.

¿Un poco más de agua? Un poco más de agua.

Imagínate una salsa que va a napar, completamente.

Venga, ¿cómo lo llevas? Dame la pimienta.

Ojo con esto, me encanta hacerlo con la lechuga.

No le voy a echar sal porque la salsa César ya lleva.

Y lleva parmesano, la anchoa... Eso es.

Pero pimienta sí que le voy a echar.

No es una locura, de verdad.

Estos cogollos solo con aceite, sal y pimienta; me apasionan.

Tengo que felicitarte, ¿eh? Mirad, mi Antoñito...

Qué salsa más perfecta.

Me emociona que me diga esas cosas.

Os voy a confesar otra cosa, es que huele a ensalada César.

Huele a Roma.

Huele a ensalada César. Mira, mira qué bonito.

Por eso te lo decía, porque quiero que nape.

¿Queréis pollito? Pues, pollito. ¿Queréis langostinos? Langostinos.

¿Queréis bogavantes a la parrilla? Ensalada César de bogavantes.

¿Queréis bíceps? Mortero.

Mirad, voy a romper el pan, para que haya trocitos.

Tráeme el corazón de la acelga roja que hay allí.

¿Te vale con esto? Me vale.

Espera. Ya buscas la perfección.

Es que yo... Antoñito de mi alma.

Dime. Un poco de arbequina.

Toma. ¿Qué pasa? ¿Lo sabías o qué?

Has dicho "le va a echar un chorro de arbequina cruda".

Yo sé que la arbequina te flipa, Dani, yo lo sé.

Ensalada clásica César, de verdad;

con su salsa César y con su cogollo.

Luego, hay mil variantes.

Esta es la nuestra y la que entendemos que es la verdadera.

("Be My Baby", The Ronettes)

("Be My Baby", The Ronettes)

Ojito, ¿eh? Vamos a preparar una ensalada de espinacas,

mozzarella y champiñón. He puesto aquí agua con sal,

porque vamos a tener un acompañamiento que me apasiona.

Os cuento los ingredientes.

Para la vinagreta; un poco de aceite de oliva,

miel, mostaza en grano, ralladura de limón,

que también vamos a apartar un poquito, y vinagre de Jerez.

Champiñones, espinacas, mozzarella.

Y hasta aquí, sería una ensalada normal,

un poquito ya más básica.

Pero me apetecía añadir un poco de jamón de mono.

Los cacahuetes. Los cacahuetes. Y luego...

Mi verdura favorita para ensalada y para todo.

Esto es una cosa que empecé a cocinar en Nueva York,

que aquí se llama bimi. Y se dice que es

la verdura más sana del mundo.

Esto es bimi. Esto es bimi, "brocolini"

o como queramos llamarlo. Pero bimi se dice en España.

Manos a la obra. Empieza por los champiñones.

Venga. Y yo voy a irme con el bimi.

Que, de verdad, es mi verdurita favorita.

Vamos a pegar más caña a esto.

Que no queréis hacerla con bimi, no la hagáis.

Pero lo tenéis en todos los supermercados.

Si tú supieras cómo hago yo el bimi en mi casa,

yo creo que me crucificarías.

Yo cojo una sandwichera, la abro, le echo un poco de aceite,

pongo el bimi y le echo un poquito, me vas a perdonar,

de ajito en polvo,

pimienta y cierro.

Pruébalo, por favor. Por lo menos, pruébalo.

¿Me lo dices en serio? Te lo prometo.

Es brillante. ¿Ah, sí?

Sí, me mola. Lo tengo. Vale, vale.

Nunca lo he hecho así.

Ahí lo meto, los que quepan, y deliciosos.

Voy a tener que subirte el sueldo. No, no.

No hace falta ni que me pagues. ¿Sabes lo que tienes que hacer?

Quiero un video en tus redes sociales

con #hacerdecomer haciendo eso. Venga.

Quiero verlo.

Y lo tendrás. Y a vosotros también.

Cuando hagáis cosas de ese tipo, como me he quedado flipado

ahora mismo, quiero ver vuestros videos,

vuestras fotos, vuestras recetas, todo lo que pensáis

que nosotros no conocemos: #hacerdecomer

en vuestras redes sociales.

Fotito. Estoy flipando, eh.

Hombre, Dani, yo también tengo mis ideas.

Ya. Yo lo hago frito. Me encanta frito.

Cojo la verdura más sana del mundo y la frío.

No tiene mucho sentido. ¿Pero del tirón

o haces como una tempura y después lo fríes?

No, del tirón. Es brutal. Esto se abre y es increíble.

Esto, en dos minutitos, está.

¿Con qué estamos?

Con el champiñón. La sandwichera bien,

pero el champiñón a bocados. Me lo ha limpiado a bocados.

Esto está ya. Mirad qué verde bonito.

¿Sabes dónde se hizo la ensalada más grande del mundo?

No. Sorpréndeme.

Pulpí, Almería. Bueno, enfriamos aquí.

Dani, 20 cocineros, 6700 kilos pesaba la ensalada.

Los 20 cocineros. ¿A qué no sabes de qué era?

Salsa césar. 400 litros. ¡No!

¿Cuántos Antonios había? ¿400?

Yo creo que iban vestidos de romanos.

400 Antonios para hacerla.

Espero que no la hicieran a mortero como yo.

Venga. Los 400 litros.

Anda, anda. Hazme la vinagreta ya.

Bueno, bueno. Hazme la vinagreta,

que me pongo nervioso.

No te pongas nervioso. Voy a sacar el platito

porque lo vamos a emplatar en 3,2.

Seguramente, terminarás antes que yo,

porque yo te conozco. Estoy viendo que sí.

Voy a pelar los cacahuetes porque veo que si no,

llego yo antes que tú, eh.

Voy a ir aquí echando los cacahuetes.

Yo tengo un grave problema en la cocina porque, al final,

soy de los típicos que se pone a limpiar cacahuetes

y cuando los termina, hay tres. Me he comido los demás.

A mí me pasa igual. Yo tengo un peligro...

En mi restaurante, cuando llego,

me temen, porque no se atreven a decirme: "No cojas".

No para, no para. Está todo el día picoteando.

Hay veces que me pongo, me pongo y ya me están mirando.

Miran al jefe de cocina, a Galeote, a ver si me mira

y Galeote tiene confianza conmigo

como para venir y decirme: "No te lo comas".

Pero los jefes de partida me temen. Me temen muchísimo.

No me temen porque les pegue la bronca.

Me temen porque me lo como todo.

Todo lo que hay por ahí, para adentro.

Oye, Dani, ya que estás con los cacahuetes,

te explico algo. ¿Tú sabes que los cacahuetes

también crecen bajo tierra?

Como las patatas, vaya. Eso son cosas

que no todo el mundo sabe.

No. ¿Pero tú sabes los cacahuetes cómo están buenos de verdad?

¿Cómo? Frescos.

Los cacahuetes frescos.

¿No lo has comido nunca? No.

Yo los he comido en El Bulli solo.

Yo creía que el cacahuete fresco era este.

No. Este ya está tostado.

¿Este está tostado? Claro.

Pues hay gente que no lo sabía.

¿No veías el colorcito que tiene esto?

El maní. Te voy a contar otra cosa

del cacahuete. El quinto astronauta

que visitó la Luna es estadounidense

y llevaba un cacahuete de amuleto.

Y se llama Alan Shepard.

Alan Shepard. Cómo pronuncio, eh. Qué nivalazo.

Estoy flipando.

¿Tú crees en los amuletos? ¿Que si creo en los amuletos?

¿Sí o qué? Cuando se perdía algo en casa, mi madre y mi abuela

llamaban a San Cucufato.

O sea, si se perdía algo en tu casa,

tu madre llamaba a San Cucufato.

Le ataba los huevos y decía: "San Cucufato,

los huevos te ato".

Te lo juro. ¿Y qué pasaba?

¿Salía a la luz lo que se había perdido?

Lo encontraba. El monedero... Sí, sí.

Vaya. Seguro que vosotros sabéis eso.

Yo no lo he escuchado en mi vida. Son cosas antiguas.

Son cosas de abuela. Esos 43 años se van notando.

Son cosas de abuela.

Yo, con mi edad... ¿Vas a dejar limón? Sí.

Me has dejado un poco. Sí.

Me pones nervioso. Tengo que estar ahí viéndote

y haciendo tu trabajo, porque los cacahuetes

tenías que haberlos hecho. Una vinagreta

bien emulsionada... ¿Sabes qué tienes que hacer?

Dime. Quitarme ya el bimi del agua.

No soporto que esté mucho tiempo.

Cuando es enfriar, en enfriar y punto.

Te voy a quitar el bimi y voy a recoger.

Venga, perfecto.

Además, vamos a emplatar y vamos a hacerlo

de una manera especial y diferente.

Porque, por ejemplo, a mí lo que no me gusta,

es que el champiñón toque aceite o toque vinagreta.

Lo vamos a cortar al final y se lo ponemos encima.

Venga. Vamos.

Te voy a secar el bimi.

Está bien. ¿Está bien?

Sí. Bueno.

Mézclamelo. Con esto me vale.

Venga, ahí. Y la vinagreta.

Te echo todos los cacahuetes también.

¿Podemos usar las manos? Puedes usar las manos.

¿Sí? Con la vinagreta, con dos cucharas

tienes de sobra.

Yo, mientras... Ustedes ya sabéis que antiguamente

se hacía solo con leche de búfala.

Hay pocas búfalas, pues ya se empezó a hacer

con leche de vaca y con leche de oveja.

A mí me encanta la verdadera mozzarella de búfala.

Pero si hay una que me gusta

y que no es nada fácil de encontrar,

es la mozzarella de búfala azul.

Brutal, Antonio. Mozzarella de búfala azul.

De queso azul.

¿Vamos? Pon la ensalada ahí en medio.

Esta es la ensalada base bien aliñada, como habéis visto.

¿Por qué no hemos metido el champiñón?

Porque no quiero que coja humedad,

porque van a ser láminas. ¿En medio o alrededor?

Todo, todo. Quiero todo.

Te la puedo volcar, ¿no? Sí, pero con arte.

Con arte, con arte.

Venga. Reparte, reparte los cacahuetes.

Venga. Venga, yo coloco y tú vas laminando el champiñón.

Tu amiga la mandolina.

Mira.

Esto lo voy a poner aquí, en el medio.

Laminitas. Laminitas, dime tú.

La mozzarella de búfala es más compacta por dentro.

La que se hace hoy día es más cremosita, más jugosita.

Mira.

Esto por aquí. Eso sí, a mí la mozzarella

me gusta con un poco de sal.

Dani, más champiñones.

Esa ralladura de limón que Antonio me había guardado,

la echamos por aquí. ¡Qué maravilla!

Necesito aceite de oliva, arbequina.

Aceite de oliva arbequina. Y un poco de pimienta.

¿Necesitas más champiñones? No. Suficientes.

Un poco de pimienta. Lo escondo por acá.

Esto está ya. ¿Le echamos?

¿En medio? A la mozzarella.

Bueno.

Y la mozzarella. Este poquito ahí de aceite

de oliva arbequina.

Hemos terminado nuestra tercera ensalada de hoy

y nuestro especial ensaladas.

Sed imaginativos. Coged estas ideas.

Y a partir de aquí, cread vuestra propia ensalada.

No hay nada mejor que eso, crear un poco.

Que no me gusta con mozzarella,

que quiero feta, pues un queso feta.

Que quiero en vez de cacahuetes, almendra, pues almendra.

Lo que queráis. Como si queréis echarle kikos. Que mola.

Ahí. (HACEN CRUJIDOS)

Onomatopeya. Bueno, a comer. Vámonos.

(Canción "My Girl")

Dani, con estas tres ensaladas me animo a comer ensalada

todos los días. Bueno, casi todos.

Me alegro de poder abrir tu mente un poquito,

que es mi trabajo, pero me cuesta bastante.

Lo sé. Bueno, y vosotros animaos

también a probar e innovar. Y ya sabéis:

haz la comida y mejora tu vida.

Ensalada sudanesa para adentro. Buenísima.

Toque picantito, fresco. Me encanta este queso.

Picante, fresco... La tahina...

Buenísimo. Muy buena.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Especial ensaladas

Hacer de comer - Especial ensaladas

29 may 2019

El programa de hoy está dedicado a las ensaladas y se realizan tres versiones diferentes. Elaboran una ensalada César con salsa casera y una ensalada de espinacas y mozzarella al que añadirán un ingrediente poco conocido: el bimi. También recibimos la visita de Samy Ali.

ver más sobre "Hacer de comer - Especial ensaladas" ver menos sobre "Hacer de comer - Especial ensaladas"
Programas completos (94)

Los últimos 376 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Pepi

    Se agradece la frescura de ls ensaladas ante el tiempo cálido adelantado. También gusta la frescura (en el buen sentido) del chef malagueño y su ayudante. ¡Gracias!

    31 may 2019