Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5244098
Para todos los públicos Hacer de comer - Ensalada de judías blancas y natillas - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Dani, hoy me levanté con premoniciones,

estoy "a full", alucinando. Sorpréndeme.

Una, me iba a llamar mi madre y me llama y después,

pensaba en la canción de Queen, me subo al coche, pongo la radio

y la primera canción Queen, ¿qué te parece?

Reflexionemos, ¿tu madre te llama a diario?

Sí. Vale, ¿que suene Queen

en la radio es muy extraño? No.

Son chorradas más que premoniciones.

Sabía que me dirías lo de las chorradas.

Ay, buenos días a todos, lo que hay que aguantar.

Buenos días. Hoy haremos una ensalada

de judías, facilita, y luego, unas natillas.

Rico, rico. Y para hacer la ensalada

vendrá Dani de "MasterChef VI". También tenía esa premonición.

¿Sí o qué? La tenía.

Yo te la había dicho. Es verdad.

(Timbre) Pero lo vi aparcando el coche.

Tírale, tírale.

Bueno, a ver, haremos una ensaladita sencilla,

pero con las aceitunas haremos algo que nos servirá para muchas cosas.

Por favor, pasa. Qué cocina más bonita,

qué cocina más bonita, tocayo, cómo estás.

¿Cómo andas? Bien, aquí aguantando al Antonio.

Vengo a defender un poco a Antonio

que veo que le marcas mucho el paso.

Hay que defenderle. ¿Tú crees?

Lo primero, ponte el delantal.

Qué mal rollo, qué mal rollo.

Bueno, qué tal, Dani. Bien, la verdad es que hoy

nos apetecía hacer una ensaladita de judías

y ya que vienes, además, te pega, no sé por qué,

pero Antonio dijo que te pegaba. La legumbre me gusta.

Te gusta, claro, además vamos a hacer una especie

de pipirrana de legumbres. Qué bueno.

Venga, lávate las manos y te digo los ingredientes.

Vámonos por aquí. Para esta ensalada de legumbres

tenemos: judías blancas,

cebolleta, pimiento verde, tomate, ventresca de atún,

aceituna negra, aceite de oliva, pimienta, limón,

huevo de codorniz y sal. Vamos a ir cogiendo, Antonio.

Mándame a mí también. Sí, yo por mandar me sale bien.

Perfecto, si se te da bien... Sí, sí.

Bueno, a ver, Dani. ¿Qué haremos, básicamente?

Haremos una base de salpicón o pipirrana

o piriñaca que se llama también. ¿No lo sabías?

Claro. O empedrada.

Empedrada, es verdad, exactamente, que no deja de ser una mezclita,

una ensalada que la base es cebolleta

o cebolla, en este caso, nos gustan las cebolletas,

pimiento verde y tomate y es me lo picarás en...

A él le gusta una "brunoise" finita.

Ahí estamos, ¿pero sabes lo que pasa?

Que hay que ver el tamaño

de las judías, tampoco hagamos que ese salpicón

sea más grande que la judía en sí.

O sea, al final, el protagonista

del plato, entre comillas, es la judía.

Claro que sí. ¿Bien o no?

¿Lo verde también? Ahora que no me oye,

vengo a ayudarte. No, no...

Escúchame, eso es fácil, mira, Antonio, te haré un favor.

Míralo. Venga, venga.

Es lo que Antonio deseara que pasara.

Que yo quería saber si lo verde lo uso o no lo uso.

¿Esto para qué nos sirve? Para caldo, para cualquier cosa

de este tipo te sirve, mira.

Lo verde es donde mantiene más la clorofila.

Tú lo rompes aquí y esto es aroma puro y duro, así que,

lo guardamos para un caldito que hagamos estos días.

Eso es. Bueno, "brunoise" de pimiento verde

y yo voy a cocer el huevo y, ojo, si no queréis sufrir de verdad

sed generosos con la sal,

echadle la cantidad que yo le voy a echar.

Para que luego, de verdad,

cuando la vayáis a limpiar se limpie, perfectamente.

Bueno, Dani, cuidado que voy por aquí.

Bueno. Dani, ¿sabes lo que me sienta,

lo que me hace sentir seguro?

Estar a mi lado. No, estar al lado de Daniel

que aparte de cocinero es bombero.

Epa ahí, di que sí. Bueno, bueno.

Sí, sí. Hoy tenemos gente de nivel

que se juegan la vida por salvarnos a nosotros.

¿Verdad o mentira? Claro, es un trabajo...

Ahora dirás que ser bombero es fácil.

No, no lo es, me costó sacarme la oposición

como cinco años, cinco años y medio sacarme una oposición.

¿Cinco años y medio? Si, como una carrera.

¿Me dijiste en "brunoise"? "Brunoise".

Vale, pero luego, es un trabajo que es vocacional.

De bombero a cocinero es la antítesis, ¿no?

Pasas de encender fuegos a apagarlos, hay algo que no...

Bueno, lo de cocinero me viene porque de pequeño,

bueno, de joven, mi padre tenía un restaurante en Madrid

y era un poco mal estudiante,

un poco rebelde y cuando no estudiaba me decía:

"Tú, vente conmigo que vas a saber qué es currar

y lo que es la hostelería". Y lo aprendiste bien.

Fines de semana, puentes... Me suena, me suena.

Qué te voy a contar. Me suena, me suena.

¿Y qué te gusta más? Me gusta más...

Al final me monto... ¿Apagar o encender fuegos?

Apagarlos me gusta más, sí, pero me gusta también

mucho la cocina, intento compaginarlo,

es muy bonita la cocina.

Bueno, aceituna negra, ¿dónde está, Antonio?

Aceituna negra por aquí. Vale.

Aceitunas, lo que vamos a hacer es secarlas.

¿Y cómo las secamos? En el microondas

para luego hacer un polvo.

Y con este polvo podemos hacer millones de cosas,

luego explicaré alguna curiosidad que ni se os pasa por la cabeza.

Por ahora, haremos lo siguiente para no equivocarnos,

se trata de deshidratarla, completamente, y dejarla seca

y para ello lo que haremos será cada intervalo de minuto

iremos mirándola, o sea, siete u ocho minutos

a 900 vatios y cada minuto miramos cómo está.

(Música)

Huevo, esto parece una tontería, pero siempre por esta parte

siempre está más hueco, entonces la primera rotura

lo pongo al revés y hago así.

Anda, mi madre. Entonces ya hay un hueco

y es el momento de pegarle un pellizquito

y esto, lo mejor, es hacerlo debajo del agua.

Sí, porque es más pequeño. Lo haré debajo del agua.

Siempre con un hilito de agua es mucho más fácil,

además, porque me estoy quemando.

(RÍEN)

Mirad lo fácil que se quita,

cosa que si no echamos tanta sal, no pasaría.

Sí, que me pego con el cuchillito de sierra pelándolo y tal.

¿De verdad, de verdad? Sí, me pego con los huevos

de codorniz con el cuchillito ahí.

Sufre, Dani, sufre. Cuchillito de sierra

con huevo de codorniz, bueno.

A veces, muchas cosas las hago automáticas

y debería explicar más porque para mí son cosas...

Lo tienes interiorizado. Claro, claro.

Mira, vamos a cortar el tomate, ¿sabéis hacer una rosa de tomate?

Ya que estamos en cosas que creo que la saben hacer todos.

A mí me hablas de rosas de tomate y ya...

A lo mejor lo vi en ensaladas o decorando un plato o algo así,

pero no la hice nunca. Os enseñaré la cosa más tonta

del mundo y fue lo primero que aprendí en la escuela

de hostelería de decoración. A ver.

Hacemos aquí una basecita y una vez tiene la base,

empiezas a pelarlo.

Voy siguiendo por aquí, siguiendo, siguiendo.

Ah, y con la piel haces la rosa. Claro, le hago la piel,

a ver, lo ideal es hacerla del tirón.

Ahí, ¿ahora, qué hacemos?

Tenemos lo que es la base del tomate y empezamos a enrollar

y un poco cuando llegue aquí. Anda, una rosa.

Bueno, Dani, y digo yo, tu boda que fue en Bali,

a ver, ¿había flores de tomate o no?

Había flores de todo tipo, exóticas y de todo tipo.

Las flores son comestibles, pues mejor que esta.

Hice un rito balinés nos metieron con una familia,

pasamos el día entero con ellos,

todo superbonito, muy simbólico y muy bonito,

la verdad que superbonito. Vaya nivel, eh, Dani.

Yo cuando me case creo que me voy a casar

en la finca del Paco, ahí tranquilito.

Bueno, bueno. ¿Pero pediste la mano ya o no?

En verdad, no porque no sé si...

Podrías hacerlo ahora, mira a cámara.

No, no, eso hay que pedirlo... Es que mi novia

no se quiere casar, Dani, no sé si conmigo.

¿Sabes hacer un anillo con tomate? Hazlo.

No, yo no sé, pregunto.

Yo te pregunto, bueno, otra cosa que os puede parecer una tontería,

pero es sacarle las pepitas al tomate.

Lo mejor es cortarlo de manera transversal.

Así. ¿Por qué, Dani?

Porque así tú ya lo sacas con los deditos,

si lo cortas de la otra manera, lo tienes más complicado.

Venga, Dani, tírale tú. Venga, va.

Tú lo sacas ahí ya. Lo saco y lo echamos a un bol,

¿no, Antonio? Venga.

Voy a por las aceitunas.

Ay, Dani, la que me vas a dar con el tomate.

A ver, Antonio, atento que esto te gustará.

Y además te contaré lo que hago, realmente, con eso.

A ver, recordamos, recordamos,

intervalo de un minuto, ocho minutos, 900 vatios máximo.

¿Qué tenemos? Esto, mirad. Es que no quiero manchar.

Mirad, ¿veis? Epa, se parte.

Está ahí, totalmente. Cómo cruje.

Con el dedito podemos hacerlas y con el molinillo

podemos hacer un polvo de aceituna negra;

con ese polvo de aceituna negra hacemos un aceite de aceituna.

Qué rico.

Cuando piquemos las aceitunas y cortemos los tomates,

tenemos todo listo para montar la ensalada de judías.

Perfecto.

Recapitulamos; polvo de aceituna negra,

huevo de codorniz cocido, pimiento verde bien picadito,

tomate bien picadito, cebolleta, ventresca de atún,

y la judía, que podríamos tener de otras variedades.

Podríamos haberla hecho con tres legumbres diferentes.

Igual que una ensalada de tres arroces,

¿por qué no con tres legumbres? Garbanzos, judías...

La rosa de tomate que no hacía hace veinte años, para Antonio,

He decidido guardarla porque...

Y, luego, el limón, recuerda que falta la vinagreta.

Vamos a hacer lo siguiente, que es importante...

La judía es frágil, como empecemos...

Imaginaos, como empiece a echar la judía y empiece a moverla,

al final, acabará siendo como un hummus de judía;

quedará un puré y no una ensalada, y no interesa;

por tanto, haremos lo contrario, lo juntaremos todo,

hacemos la vinagreta y, luego, metemos la judía.

Vale. Venga.

Un bol, ¿no? Venga, vámonos.

Mirad, la vinagreta, muy fácil;

sal, aceite de oliva, limón y pimienta.

¿La podemos hacer aquí?

La debes hacer ahí, por eso lo he puesto.

Voy a por el cebollino mientras Dani hace el zumo.

Vale. Venga, perfecto.

Aprovechando el tiempo. Dime, Dani.

Zumito de limón aquí, yo me traigo esto aquí...

Colamos el zumo, ¿no? Ahí está.

Con esta herramienta de Antonio se hace bien el zumo de limón.

Somos modernos para algunas cosas. Se hace bien, Antonio.

Bueno... pimiento, cebollita fresca, tomatito...

Antonio. Dime.

Rompe la ventresca con los dedos. Vale.

Y, ahora, le echaremos más aceite. Cómo huele.

Las judías blancas son de bote. Si las queréis hacer en casa,

las ponéis en remojo el día anterior y se hacen.

La gente se preguntará en casa si hay que quitarle,

a los botes que vienen con las judías y demás, el caldo.

Sabía que me preguntarías eso. Sí, yo se lo quitaría.

Nosotros las hemos lavado con cuidado y se la hemos quitado.

Ahí tienes el zumito de limón.

He echado el atún, he echado los huevos,

la cebolla, el tomate y el pimiento verde.

Todo menos la vinagreta. Todo menos el aceite de oliva,

que lo echamos aquí. ¿En la vinagreta no?

Sal, pimienta... Lo mezclamos todo aquí.

Lo mezclamos todo.

Ahí tenemos suficiente, no nos sobra.

Dani, una preguntita que tengo; si tuvieras que casarte,

¿te casarías al modo exótico, como Daniel...?

Yo, en Bali. ¿O más tradicional?

Yo, con los veinte días, me conformo.

Tú lo haces por las vacaciones. Sí, claro, por las vacaciones.

Dani, te veo de Elvis; disfrazado de Elvis en Las Vegas.

¿En Las Vegas? He estado solo una vez allí.

(TARAREA UNA CANCIÓN) Lo veo, lo veo.

¿Tú me ves así? De rodillas.

Esto no es Elvis, son los Beach Boys.

(RÍEN) No lo hago, déjalo.

Eso es surf, los Beach Boys.

No hago nada más. (RÍEN)

Bueno, a ver, vamos a pensar cómo hacerlo, de verdad,

para intentar agredir lo menos posible a la judía.

Esto lo quiero ver yo. Y yo, no lo tengo claro.

A veces, se me aplastan y...

Mirad, lo primero que hay que hacer es echarle un poco de aceite,

para que bailen; echando aceite, resbalan,

como cuando echas aceite a una puerta que suena.

Eso, resbala. Resbala mejor, ¿no?

Bueno... y, ahora, mirad, vamos a hacer lo siguiente;

con mucho cuidadito...

Vamos a ir echando aquí.

Ahí están. El problema viene aquí.

Cuando echamos... Claro.

Ahora vamos a ir echándolas y moviéndolas, pero, de verdad,

os parecerá muy cursi, pero es que si no se hacen papilla.

Y no mola nada eso de tener todas las judías aplastadas.

No mola. Antonio, el cebollino, que te veo mirando nada más.

Dame una tabla y lo corto. Dani.

Vámonos. Cebollino.

Picadito fino, fino, ¿no? Sí, sí, sí.

Así, un poquito, y movemos con mucho cuidadito, ¿vale?

¿Somos clásicos y ponemos la florecita?

Vamos a ser clásicos. Muy bien.

Al final. Me falta el cebollino.

Por aquí lo tienes. ¿Vale así o lo quieres más?

Sí, un poquito, más fino, también. ¿Más fino?

Has visto cómo da caña, ¿eh? Es que eres demasiado fino.

Venga, esto me vale ya, esto me vale.

Tiene lo suyo... Vale. Mirad qué rico.

Yo siempre le cuento a Dani cosas curiosas de las que leo.

Leí una cosa de las aceitunas; una aerolínea norteamericana

quitó una aceituna de cada una de las ensaladas que daba.

¿Una? Sí, una.

Quitándole una, se ahorraron cuarenta mil euros al año.

Increíble. Sí, sí.

Eso me lo contaron... Una vez, hice comida

para la clase business de una aerolínea,

y ese ejemplo fue el primero que me contaron.

O sea, ya lo sabías. Sí, lo sabía.

Bueno, vamos a poner aquí esta florecita años...

Años noventa, ¿no? Años noventa.

Es una ensalada retro. Total.

Bueno... Platazo, ¿eh?

¿Te quedas a comer? Si me invitas, por supuesto.

Vamos a hacer natillas. Uf, qué ricas.

Si queréis, me quedo revisando las instalaciones,

si está todo en seguridad. Si la campana está bien.

Antonio ya está hecho un tío, está seguro,

pero tengo que ver si las instalaciones están bien.

Hacemos las natillas en un plis plas, te esperamos.

Perfecto, nos vemos luego. Nos vemos.

Mejor te acompaño, vamos para allá. Hasta luego, señores.

Aquí está nuestra ensalada de judías blancas

con ventresca de atún, huevos y aceituna negra.

("Surfing USA", The Beach Boys)

("Surfing USA", The Beach Boys)

Vamos a ponernos a hacer las natillas con la galletita,

si no hay galleta no hay natilla. Si no hay galleta no hay natilla.

Si no hay natilla, no hay galleta. Sí.

No, eso no. Es broma.

Unas natillas sin galleta, para mí, no son natillas.

No me transportan a mi abuela.

No te transportan... Me voy ya.

Para hacer estas natillas vamos a necesitar...

Huevos, leche, azúcar, vainilla y galletas.

Los que estáis pensando ¿dónde está la canela?, no está,

porque habiendo vainilla no hay canela;

eso de verdad, tenedlo en cuenta.

Si no queréis echar vainilla, solo canela,

pero vainilla y canela es la muerte anunciada.

¿Sí? Hombre, la vainilla es...

La vainilla es la sutileza, ese punto tan aromático,

que cuando le echas canela, desaparece.

Eres superprovainilla.

Sí, y siempre que pidáis vainilla, si no lleva puntitos no lo es.

El batido de vainilla no es de vainilla.

Me estás liando, la estás liando porque no quieres trabajar.

Que sí, que sí. ¿Cuántas yemas tienes que sacar?

Doce por lo menos. ¿Doce huevos?

Por lo menos. Pues, ya puedes empezar.

Primero, por una lado, doce yemas, que va a sacar don Antonio;

por otro lado, leche para infusionarla;

Antonio va a mezclar las yemas con el azúcar hasta blanquearlas;

yo voy a ir cogiendo la leche y esta maravillosa vainilla.

Brutal. No me digas que no.

Me recuerda, un poco a... ¿Al helado de vainilla?

No, no, no; me recuerda, un poco, al incienso.

Quillo, de verdad...

No, no. ¿A ver?

Por favor, el incienso es más basto.

¿En serio que no te huele a incienso?

Me huele a vainilla. Voy a seguir con...

Huele a vainilla. Tú sigue con lo tuyo.

(RÍE) Incienso... Escúchame, eso es mucho más...

Es que se me coge, Dani, se me coge aquí.

¿Tú has olido el incienso de verdad?

De verdad, de verdad, me vuelves loco, a veces.

Vamos a ver, importante en la vainilla;

lo que siempre hacemos es abrirla a la mitad

con muchísimo cuidado, ¿vale?

Me has hecho llorar, eso sí.

Vais a ver aquí, mirad, fijaos bien...

Lo importante, donde está el sabor es en las semillas,

que es esto que se queda en mi puntilla.

Por eso digo que si tomáis un helado de vainilla

y no tiene esos puntitos no es vainilla.

¿Quién te iba a decir que llorarías haciendo natillas?

Oye, Dani, te digo una cosa, estamos aquí para divertirnos.

¡Oye! ¿Por qué no hacemos un merengue, también?

¿A mano o a máquina? A máquina, venga, a máquina.

Te has asustado, ¿no? Si te digo a mano, nada.

Si es a máquina me parece muy bien.

Una cosa que tenéis que hacer con la vainilla, guarda las claras,

que vamos a hacer un merengue seco, ¿vale?

Una cosa que tenéis que tener en cuenta.

Una vez que esto hierva, lo que es la vaina, que es esto,

lo vais a sacar, una vez que haya hervido.

Y lo vais a poner en algún sitio seco de la casa.

Por ejemplo, encima del horno o dentro del horno.

Y esa vaina se secará.

La pasaremos por un molinillo y haremos un polvo de esa vaina.

Y eso nos sirve también para hacer un azúcar avainillado.

Ajá. Y así hubiéramos multiplicado

el sabor de la vainilla.

O del incienso. Ahora estoy perdido.

Bueno, Antonio está blanqueando la yema de huevo con el azúcar.

Vamos a terminar de hervir y de infusionar esta leche

con la vainilla. Y vamos a coger cuatro claras

de huevos de las yemas que has dejado ahí,

un poquito de azúcar y una pizca de sal,

que con esa pizca de sal nos va a ayudar...

¿A mi brazo? A montar. A montar mejor.

A que monte mejor. Bueno, me voy a traer la máquina.

Dale, dale.

Bueno, Antonio. Dime.

Cuatro claritas de huevo aquí.

Venga, eso está bien ya. No te preocupes.

No es una mousse. Es una natilla. ¿Vale?

Vale. Un poquito de sal y azúcar. Échame como si fueran cuatro.

La echo un poco a ojo, ¿vale? Venga. Un poquito de sal.

Y ahora... Ahora, vamos.

Vamos a dejar montando las claras.

Y ojo. Mírame la leche. Venga.

Hoy hacemos una receta muy tradicional.

Correcto. Iguales de tradicionales

son las recetas de nuestro libro: "Hacer de comer".

Dani, el libro "Hacer de comer" está de lujo.

Tus mejores recetas, trucos, consejos, técnicas de cocina.

Y todo perfectamente detallado y superfácil.

Queremos que todo el mundo pueda cocinar en casa

platos sanos y llenos de sabor.

"Hacer de comer", las mejores recetas.

El libro que no debe faltar en tu cocina.

Eso sí, me ha faltado una receta. ¿Cuál?

La del incienso.

Hay que ponerla. Te digo una cosa.

Para la del incienso, la pondré yo.

Pero en mi casa no falta ya ese libro.

Estamos aquí montando las claras.

Y estamos viendo ya que tiene un poco de surco,

que ya esto se parece a la nieve. Sí.

Y, entonces, el momento de ir añadiendo azúcar, eh.

Vamos a bajar un poquito aquí.

Dani, si por ejemplo cambiásemos

la leche de vaca por otra leche tipo vegetal,

¿serviría para hacer las natillas?

Haríamos natillas de leche de almendras.

Haríamos natillas de leche de soja.

Pero no habría problema. No.

A lo mejor... No sé. A la hora de cuajar y tal.

Pero como la vamos a cuajar en el fuego,

al final, lo que cuaja es el huevo, no la leche.

Ahora hay mucha gente con intolerancia a la lactosa.

Por darle un poco de alternativa. Alternativa es la que tú quieras.

Puedes utilizar el lácteo

que tú quieras. Vale.

Dani, si obviásemos la galleta,

esta receta es totalmente apta para personas

con intolerancia al gluten, ¿no? Sí.

Si hay algún intolerante el gluten que lo quiera hacer,

cogería la galleta sin gluten.

Ah, también. Así no obviamos nada. Claro. Así no obviamos nada.

¿Por qué habrá, Dani, tanta intolerancia ahora?

Eso es algo como muy moderno, a la comida.

A nosotros, a los restaurantes, nos ha cambiado la vida.

Nosotros en los restaurantes tenemos hecho siempre

diferentes tipos de menús con las intolerancias más usuales:

al gluten, lácteos, mariscos, pescados,

que muchas veces pasa. Y tenemos muchos tipos de menús

para sustituir eso.

Que estáis ya adaptados a todos estos cambios.

No hay más remedio. Pero cuando yo empecé a cocinar,

no se conocía nada de esto.

Daba un poquito de miedo. No. Es que no se conocía nada.

Mirad este merenguito,

que está con pintaza.

Recapitulamos. Tenemos la leche infusionada

con la vainilla.

Tenemos las yemas de huevo montadas ligeramente con el azúcar.

Y como nos habían sobrado claras, hemos decidido hacer un merengue

con boquilla rizada.

Yo te voy a ir recogiendo.

Lo que vamos a hacer, es esto.

Dani, ¿puedo ir echando aquí las yemas?

Espérate un segundito y ya nos ponemos.

Siempre el proceso es al revés.

Siempre echamos un poquito de esto en la yema con el azúcar.

Blanqueamos un poco y luego, al revés.

Tírale. Y ahora cógete una lengua.

Ya esto está integrado.

Y ahora bajamos un poquito la temperatura.

Importante.

Y echamos. ¡Qué bien huele!

Huele a natilla ya. Huele a natilla.

Los sobrecitos estaban muy bien, pero esto es otro planeta.

¡Hombre! Comentar que hay que tener cuidado

con la temperatura. Se nos puede cuajar

y aquí no hacemos natillas ni para atrás.

Hay que tener cuidado. Aquí necesitamos mover

un poquito y que cuaje. ¿Qué quiere decir?

Que la yema de huevo tiene que hacer su trabajo,

si no, no queda cremoso.

(RÍE) Ahí, ahí. 90 grados, horita y media.

Y vamos a hacer unos merenguitos secos.

Merengue en el horno, ¿vale? Secándose.

Y esto lo vamos a enfriar un poquito ahí, un pelín.

Antes de echarlo, ¿vale?

Para asegurarnos de que no va a pasar nada.

Ahí.

Muévemelo, Antoñito.

Toma.

Enfriarlo no es ponerlo en frío. Con cambiarlo de recipiente,

que lleve un rato en el otro, quedarámejor.

Galleta, importante. Olvidaos de echarle la galleta

al final cuando esté cuajado.

Ahora es el momento.

Ahora, para que empape bien.

Y luego, no sé por qué extraña razón,

depende muchas veces de cómo esté de textura

la natilla, sube o se queda abajo.

Yo siempre las veo arriba. Porque son natillas más líquidas.

Bueno, vamos allá. Una...

Dos...

¿Cómo lo ves?

Cómo huele, eh. Yo sé que estáis pensando

en hacer natillas en casa.

Lo sé porque esto nos pasa siempre.

Cada vez que hacemos una receta, al día siguiente recibimos...

Y los fines de semana cocináis mucho.

Porque no paro de recibir mensajes con fotos

de nuestras recetas.

Vamos a rellenar todos los recipientes

y vamos a dejarlo reposar.

Yo prefiero dejarlo unas dos o tres horitas

a temperatura ambiente y comérmelas. Yo.

Yo. Apreciación muy personal.

Apreciación personal. Ahora, también las natillas

nos duran dos o tres días tranquilamente en cámara.

Recordad que el huevo lo hemos cuajado.

Ahora, eso sí. Congelación no.

Prohibido congelar las natillas.

¿Que lo queréis frío?

Esperáis aquí 20 minutos y a la nevera.

Y ya cuaja en frío tranquilamente. En una hora lo tenéis listo.

Vamos a esperar que esto pierda temperatura

y a que el merengue se seque.

Merengue fuera después de una hora y media.

Y veis que es merengue seco.

¿Vale?

Hemos guardado tres natillas en la nevera

y nos hemos quedado tres para comérnoslas ahora,

como a mí me gustan, a temperatura

casi ambiente sin tocar nevera.

Y ahora a mí también me gusta, sobre todo,

a los merengues secos darle un poco ese toque que veis.

¡Pam! Fijaos qué sencillito.

Esto es una cosa mía.

Ojito porque aquí hay un juego de texturas

que a las natillas le es necesario.

Esto es como cuando al gazpacho le metes costrones de pan.

Es verdad, es verdad. Esto es exactamente igual.

Vamos a comer cremoso

porque la galleta que está ahí, está ya empapada

y es casi la misma textura. Y esto cruje.

Y esto...

Pero lo vamos a poner por los lados.

Que la natilla no lleva merengue. Esto nos apetecía

por aprovechar un poco todas las claras de huevo

que Antonio estaba dejando por ahí.

¿Puedo probarlo, Dani? Puedes probarlo.

Cómo cruje, eh.

¡Hum! ¡Es la caña! Y se deshace en la boca.

Listo, ¿no?

Natillas listas con este merengue sequito.

¿Llamas tú a Dani?

Venga, ahora mismo. Le pego una voz.

¡Dani! ¡La comida!

Vaya voz. Para pegar voces, también valgo yo.

(Canción "Sugar, Sugar")

Bueno, Dani, ¿todo bien por la casa?

Todo perfecto. Estaba todo bajo la normativa pertinente.

O sea, que todo muy guay.

Aquí tenemos la ensalada de alubias blancas,

que hemos podido hacer con la inestimable ayuda de Dani.

Y unas tradicionales natillas

con su galleta. Con mi ayuda, ¿no?

Con tu ayuda. Sí. Con la ayuda de Antonio.

Por supuesto, por supuesto.

Os recuerdo que podéis subir la foto de vuestra receta

con #hacerdecomer a vuestras redes sociales

y así vemos nosotros cómo han quedado.

Oye, Dani, ¿te parece si tu tocayo

despide el programa hoy? Venga. Yo creo que sí.

Venga, anímate. Es un honor, es un honor.

Bueno, familia, haz la comida y mejora tu vida.

¡Oh! ¡Bueno, bueno, bueno!

¡A comer! Ojito, eh.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ensalada de judías blancas y natillas

Hacer de comer - Ensalada de judías blancas y natillas

27 may 2019

Dani García recibirá en su cocina a su tocayo Daniel Escribano, ex aspirante y semifinalista de MasterChef 6. Cocinan una sanísima ensalada de judías blancas. Después, Dani García y Antonio preparan un postre clásico: unas natillas, acompañadas de merengues.

ver más sobre "Hacer de comer - Ensalada de judías blancas y natillas" ver menos sobre "Hacer de comer - Ensalada de judías blancas y natillas"
Programas completos (94)

Los últimos 376 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios