Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5226319
Para todos los públicos Hacer de comer - Arroz con setas y ventresca de atún al horno - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(SUSPIRA) Dani, estoy mosqueado.

¿Por qué? ¿Por qué?

500 euros, 500 euros, lo estás viendo, ¿no?

Lo estoy viendo. 500 euros de multa.

¿Te lo mereces o no? No me lo merezco,

yo hice lo que me dijiste. Sí, claro.

Había un vado y eché el coche para atrás.

Ya, y lo metiste en un paso de cebra.

Pero si estoy pendiente de delante, no lo estoy de atrás.

Pues entonces eso te pasa.

Si la pago con antelación, me quitan la mitad.

Bueno, da igual, paga la multa.

Me dejas un poquito y es culpa de los dos.

Ya, sí, escucha, vado, paso de cebra, amarillo, prohibido.

Piche... chef, yo pago un poco más que tú,

pero un poquito tú también. Bueno, buenos días,

hoy viene un invitado que quién sabe si alguna vez

le pusieron una multa por tener un "food track", ojito.

Y será Carlos Maldonado, que cocinará con nosotros

una ventresca de atún al horno,

pero antes, haremos un arroz vegetariano de setas.

¿Cómo lo ves? Lo veo de 10.

¿Nos lavamos las manos? Venga.

Bueno, tengo ganas, la verdad.

Yo también, aparte cuando te pones a hacer arroces,

al final, siempre tienes ese toque diferente y me encanta.

Es maravilloso y te digo una cosa, hacer arroces vegetarianos,

eso que parece que será un arroz aburrido, no.

No, para nada. Para nada. Bueno, para este arroz

vegetariano, vamos a utilizar:

seta seca, seta fresca, arroz arbóreo, pimiento verde,

rojo, amarillo, ajo, chalota, calabacín, zanahoria,

pasta o pulpa de ñoras, tomate y caldito de verduras

de nuestra despensa congelada.

Ve cortando la chalotita en una "brunoise" fina

porque explicaremos la diferencia

entre "brunoise" fina, gruesa y "mirepoix".

Vale. Y yo voy a ir poniendo ese caldito

de verduras, pásalo por aquí.

Aquí meteremos la seta para hidratarla

y, por consiguiente, tendremos una cocción

por intercambio, haremos que las setas

sepan a caldo de verduras y el caldo de verduras, a seta.

Como una infusión con que hierva una vez, paramos.

¿Y da igual la variedad

de la seta deshidratada, boletus, shiitake...?

Boletus, genial, shiitake también que está muy de moda,

es una seta de origen asiático, pero que también tiene mucho sabor.

Bueno, vamos allá, ponemos esto a hervir

y mientras yo os enseñaré...

Cómo cortar el calabacín de diferentes formas.

Primero, corto por aquí y por aquí

porque esto lo echaré al caldito. Aquí aprovechamos todo, Antonio,

si te sobra algo, para el caldito de verduras.

Fuera. No tiramos nada, tú lo sabes.

Cuando se corta un calabacín, se corta siempre así.

Es la manera más fácil, lo ponemos de pie.

Qué se suele usar del calabacín,

la parte de la piel, la central, no y hacemos esto.

En el caso de querer hacer una "brunoise".

O sea, lo igualas un poco. No solo igualo, además cojo

y para el caldo. Esto sería una "brunoise" normal,

de tamaño normal, mirad, aquí.

Esto es una "brunoise".

Este tamaño, mirad, más o menos

que es el mismo tamaño que Antonio hace la chalota.

En el caso que queramos hacer una "mirepoix, ¿vale?

Lo que haríamos sería lo siguiente,

corto aquí, coto aquí, ¿vale? Lo pongo así

y eso sería casi ya una "mirepoix".

Cortádmelo en "mirepoix", pues, más o menos, sería algo más.

Bastante más grueso, ¿vale?

La "brunoise", dos o tres milímetros,

la "mirepoix" un centímetro, aproximadamente.

¿Vale? Bueno, ya está casi hirviendo el caldo

y, ojito, Antonio, dime a qué huele, dímelo.

A setas. Pero es brutal, de verdad,

el poder de una seta deshidratada es brutal.

Pues mira, esto ya que está así,

lo voy a apartar porque con esta temperatura

me es suficiente para que esto sepa a lo que tiene que saber

que es a verdura y a setas. A ver, interesante ahora,

sabéis que respetamos siempre la cocción de cada verdura,

pensemos aquí, qué tenemos que tarda más o menos tiempo.

Menos tiempo, sin duda, calabacín.

Por lo tanto, se lo echamos al final.

¿Qué le echamos al principio? Pues creo que va a ser el ajo,

la chalota, posteriormente, echaremos los pimientos

que sí podemos echarlos a la vez y la zanahoria.

Trabajaremos un poquito, dejaremos que vaya fondeando

y con caldo si hace falta.

Y luego, el tomate y un poquito de la pasta de ñoras

que necesitamos que cocine. Normalmente, en cualquier arroz

o cualquier guiso echamos la proteína, en este caso,

nuestra proteína va a ser hoy la seta

porque estamos haciendo un platito 100% vegetariano.

Y además, platazo para toda la gente

con intolerancia al gluten. Saco mi tabla otra vez

y vamos a ir picando las setitas.

Primero, las que no traen nada

de arena como estas que se llaman gírgolas también.

La voy a cortar a groso modo y la voy a echar, prácticamente,

sin aceite y luego, el champiñón.

Y el champiñón sabéis que, a veces,

trae un poco de arena y nos gusta quitarle el rabito,

lo visteis en varias ocasiones, y pelarlo con el dedo.

Esa peladura al caldo, todo al caldo, veis que Antonio

echa también el calabacín.

Esta, por ejemplo, haremos lo siguiente,

la dejaremos para el final y la haremos a la plancha

y la colocaremos de decoración.

De decoración que se come, claro.

Y esta le haremos un cote aquí a la mitad, ¿vale?

Y fijaos, lo haré aquí, una ranurita, Antonio, tírale.

¿Hago unos rombitos? Esta la reservamos, ¿vale?

Veréis qué bonitas saldrán y que las pondremos en el arroz

al final por arriba. Primero marcaré las últimas

que pondremos sin nada de grasa.

Y veréis lo bonito que saldrán que será nuestra decoración.

Ya nos queda el portobello. ¿Te lo corto en cuartos?

Venga, tírale, bueno, mirad qué bonito

nuestras setitas de cardo

que no le voy a echar nada de aceite, ¿vale?

Y eso será lo que pondremos,

recordamos, al final, de decoración.

Ahora, la sacamos y ya voy a echar el resto de setas.

Echo aquí, un poquito el portobello en este lado

echo aquí el champi y a lo que me refiero

cuando me gusta marcarlo antes

es ese caramelizado que tenemos por aquí.

Esto es sabor, todo multiplica y va cogiendo sabor.

¿De chico querías ser cocinero? No, quería ser futbolista.

(RÍEN)

¿Pero eras bueno jugando al fútbol? Sí, era bueno.

El ajito te lo pelo. No se le creen, pero es verdad, sí.

Bueno, veis aquí como ahora coge ese tono doradito

y voy a echar el aceite enseguida,

en cuanto Antonio ya me tenga preparado el ajito.

¿Tú qué querías ser de pequeño?

¿Cocinero? Cocinero, tío.

Venga, ya, no me lo creo. No, hombre, es broma.

La verdad que no me lo planteé, de pequeño no tenía nada pensado,

me hubiera gustado ser periodista, no sé, cualquier profesión

en la que se hable con la gente.

Hay que hablar. Sí, es la que me gusta.

Ojo, psicólogo. Psicólogo es mi madre.

Sociólogo. Tener una madre psicóloga

es lo más difícil del mundo, claro.

Dani, el ajito. Ajito, perfumamos, ¿vale?

Veis que la diferencia de saltear la seta antes, la veis, claramente,

en la sartén que se llama sumar.

Sumar sabores para que al final el arroz esté mucho más bueno.

Y ahora... El un, dos, tres.

El un, dos, tres, chalotita. Cuando esté la chalotita

bien pochadita, echamos los pimientos,

los tres a la vez, evidentemente, el color no... La cocción

es, exactamente, la misma, mira que la chalota

está ya tan picadita que se hace en nada.

Vaya, que ya está. Venga, ¿te ayudo?

Echamos los pimientitos. Vámonos, Dani.

Venga, perfecto y ojito, para hacer cualquier tipo de arroz

el sofrito siempre tiene que estar seco,

da igual que sea arroz caldoso,

cremoso, meloso, seco o ultraseco, me da igual.

O sea, siempre el sofrito totalmente sin humedad.

¿Por algo en especial, Dani?

Porque, al final, el arroz no coge igual.

¿Nunca habéis visto ese arroz que está deslavazado?

Que una cosa va por su parte y otra por otra.

En un arroz caldoso, por ejemplo.

Eso pasa por muchas circunstancias,

pero una de ellas, sin duda, es porque en el sofrito

hay humedad. El sofrito tiene que estar totalmente seco.

Así que ahora, en cuanto esté esos pimientos ya pochados,

vamos a echar la zanahoria, luego el tomate,

luego la pulpa de ñora.

Y ya iremos con las setas, el arroz, el caldo, etcétera.

(Música)

Vemos ya que el sofrito está perfectamente seco.

Bueno, echamos las setitas. Eso sí.

Ahí está.

Y no nos olvidemos de las setas, que teníamos el caldo,

que Antonio nos va a hacer un magnífico trabajo de repesca.

Me gusta eso de "repesca". Te ha gustado, eh.

A repescar. Venga.

Bueno, el arroz, importante.

Veis la pinta que tiene el arborio.

Sobre todo, para arroz cremoso, suelta mucha fécula.

Y luego, mirad.

Si me doy un poco en el dedo, la fécula cómo queda aquí.

Y eso hace que trabe y se quede cremoso del todo.

Por eso, en este caso, no hay que lavarlo. Prohibido.

Esto solo para hacer sushi o para ensaladas,

que, en ese caso, no utilizaríamos arborio.

Para adentro.

Es importante que el arroz se sofría, ¿vale?

Siempre. Aunque vayamos a hacer un arroz cremoso,

un arroz caldoso o un arroz seco.

Y ya estoy tardando en meterle el caldo.

Y estoy tardando porque tengo aquí a un infiltrado

que se ha venido a mi lado.

Y me está poniendo ya nervioso.

¿Lo tienes o no?

Venga, pásame... Te voy a separar los tallitos.

Y lo tienes ya. ¿Puedes echármelos?

Yo mientras empiezo.

¿No, Dani? Venga.

Ahí va.

Si en cualquier arroz es importante

ir echando el caldo poco a poco,

en uno de este tipo cremoso, más todavía.

Y mirad las setas ya que ha echado Antonio,

que ha repescado este caldo que le ha dado

ese maravilloso sabor, que están ya totalmente hidratadas.

Bueno, esto empieza ya a coger forma.

Fíjate aquí cómo tú ya sabes que esto está integrado.

¿Vale? Tú ya estás viendo cómo está hirviendo.

Y cómo hierve, ya se sabe.

18 minutitos aquí cociendo poco a poco

y echando el caldo cuando lo necesite.

Hay que estar cerca del arroz para hacer este arroz,

que quede así melosito. Si quisiéramos que fuera cremoso,

daditos de mantequilla y un poco de queso.

Pero nos saldríamos del guión vegetariano.

¿Vale? Vale.

Vegetariano, así es perfecto.

18 minutos. 18 minutos. Mirad. ¿Veis la melosidad?

¿Veis que está integrado?

¿Veis que no está deslavazado? Calabacín.

El calabacín con que huela el calor, ya se hace.

¿Vale? Lo tiro para adentro.

Recordad que lo teníamos crudito hasta el último momento.

Si lo hubiéramos echado antes, ya hubiera desaparecido.

No tendría presencia.

Sí gustativa, pero no a nivel de textura

como a mí me gusta. Y fijaos qué verde más bonito.

¿Qué le falta, Antonio? Un poco de verde

del que me gusta, un aromático.

¿Un tomillito? Un tomillito.

Venga, tráetelo.

Os digo una cosa. Este arroz vegetal perfecto.

Pensamos en todo el mundo.

Las setitas, que teníamos aquí para decorar.

Yo creo que con el calor que tiene el arroz,

se va a calentar lo suficiente.

Mira qué bonito. Ojito. Esto no es ninguna tontería.

Tiramos las hojitas para que quede bonito.

Pero cuando vayas comiendo...

Es un arroz de setas. La seta sabe a...

La seta sabe a...

A bosque. A bosque.

Y el bosque sabe a...

(RÍEN) Tomillo. A romero.

A salvia. No me digas que no.

Mira. Aquí, tomillo sin miedo.

Antonio, ¿tu amigo Maldonado es puntual?

Es puntual. Un profesional como la copa de un pino.

Y Carlos Maldonado está ya al llegar.

Bueno, perfecto porque el arroz está en su punto ya

y perfecto para comer

totalmente integrado.

(Canción "Travelling Song")

Contento porque viene tu amigo, ¿no?

(Timbre) Supercontento.

¿Qué te voy a contar? Es casi mi hermano.

Voy yo y le abro. Ve tú.

Miedo me dan estos dos juntos.

A ver si soy capaz de explicar la receta entera.

Carlos, ¿qué pasa? Pasa. ¡Vamos allá!

¡Dani, mecachis en la mar! ¿Qué pasa, tío?

¿Cómo va eso? Encantado de estar por aquí.

Miedo me da tú junto a él. Tranquilo.

Qué peligro. ¿Cómo vas, Antoñito?

Voy bien. Mira. Te tengo hasta el delantal.

Te trato como a todos, eh.

Ojito. Lo que más me ha gustado,

es que les has dado un golpecito. Un collejón bien dado.

Me he comportado un poco.

Pues así todo el día. ¿Así es todo el rato?

Como si estuviera... Como si estuviera flojo el niño.

Estoy últimamente hecho una... ¡Nada!

Yo también. Últimamente no...

Me da por comer bien y beber mejor.

Haces bien. Me hacía mucha ilusión estar contigo.

Y hemos elegido para cocinar

contigo una ventresca de atún al horno.

¡Madre mía! Un espectáculo.

Eso parece un chuletón de Ávila.

(RÍEN) Lo es, pero del mar.

Ahí está. Bueno, vamos a decir

los ingredientes que vamos a necesitar

para hacer esta ventresca.

Ventresca de atún, perejil, sal en escamas,

ajo, aceite de oliva, vinagre balsámico,

tomate, orégano fresco y pimienta.

¿Te parece bien? Me parece bien.

Cómo te gusta que te diga eso. Él me mira...

Carlos, siempre me mira como... ¿Te parece bien o no?

¿Se me ha olvidado algún ingrediente?

Luego te diré que te pongas a picar. ¿Te parece bien?

No. Pero estoy esperando a que algún día me diga:

"Yo le echaría tal". Pero no.

No se atreve. No se atreve.

Mira. Algún día me voy a atrever.

Lo que no quiero es que me digas después:

"Sí, pero..." Te puedo decir: Eso no le pega.

Ya lo sé. No es melón con jamón.

Asumiré el riesgo, te lo prometo. Carlos, ponte aquí.

Ponte al son del chef. Bueno.

Bueno, vamos a darle caña.

Mira. Vamos a hacer un aceite de oliva

con ajito y perejil. Vamos a triturar ahí.

El típico aceite de ajo y perejil para los pescados,

para los calamares, para millones de cosas.

Luego Antonio me va a ir cortando los tomatitos en dos.

Y yo voy a explicar un poco qué es esta ventresca.

Porque estaréis pensando seguro que esta es

una ventresca diez. Diez no. Doce.

Veinte. ¿Cuánto imaginas que pesa

el bicho que llevaba esa ventresca? 250.

Tranquilamente. Entre 250 y 300, eh.

Sí, sí. Has acertado. Cómo controla los pesos

a ojo ya mi Carlos. ¿Te acuerdas cuando

estábamos allí, que los cogíamos?

Bueno, que los cogíamos...

Estuvimos navegando con ellos. En Tarragona.

¡Ah, sí, sí! Ese atún se alejaba de mí

nada más que me veía vestido con el neopreno.

Yo con mi neopreno. El atún se iba.

Iba a por Carlos. Pero yo... ¿Este quién es con el neopreno?

Bueno, Carlos... Localizadme las cosas.

Estoy perdido.

Bote, batidora, aceite de oliva,

ajo, con un par de dientes tenemos de sobra,

y el perejil. Y Antonio me va a acercar el bicho.

Venga, vámonos.

Ahí lo tienes, Dani. Vale.

Bueno, yo quería explicar hoy...

O sea, este es el corte puro y duro trasversal

de la ventresca. Que, realmente, iría así.

El bicho lo llevaría aquí, más o menos.

Estos son atunes de almadraba, que son los atunes

que se cogen entre mayo o junio.

Nosotros en los restaurantes

los guardamos en arcones de menos 60 grados.

Siempre. O sea, el atún si lo guardas congelado

a menos 20, se te oxidará rápidamente.

Mientras que si lo guardas a menos 60,

se te puede aguantar como cualquier otro producto

que tengas congelado el tiempo que quieras.

Mira. Voy a cortar aquí un poco.

Y lo que voy a hacer, es cortarla a la mitad.

Estaría bien hacerla entera, pero es difícil

encontrar un cacharrito para hacerla entera.

Yo voy a cortarla por la mitad con la piel.

A mí me encanta. Fijaos el corte. Me quedo aquí. Mirad.

Fijaos. Cuando quieres ver el porcentaje de grasa,

le metes el cuchillo así un poco para arriba

y veis esa grasa que tiene.

Eso es jamón ibérico de bellota marino.

De bellota marino. ¡Toma ya!

Esto es curado. Lo que se llama ijada

en aceite de oliva, que es un poco lo que sería el jamón.

Vamos a untar aquí un poco. Carlos, cuéntame.

Cuéntanos a qué te dedicas, qué es de tu vida.

Me estoy quedando flipado aquí.

He llegado aquí, a ver qué me presentan aquí.

Cuéntanos qué estás haciendo. Tu niño, tu mujer, tu restaurante.

Tu "food truck". Un no parar.

Corriendo. No me pierdo un programa vuestro.

Eso es lo primero.

Me dejáis flipando los dos, siempre peleando.

(RÍEN)

Tengo un pequeño restaurante. Seguimos con ello a tope.

Y ahí, dando caña.

Bueno, ahora contento con tu pedazo de Sol.

Nos han dado un solecito, una palmadita en la espalda.

Siempre está bien. Siempre está bien

un reconocimiento. Que tanto trabajo

al final se recompense. Al equipo y todo le encanta.

Es una palmadita en la espalda

por parte de una guía. Nos viene muy bien.

¿Cuántos años tiene el niño? Tiene dos y pico.

Tienes que ver cómo come ese niño. Sí. Come bien.

O sea, las pizzas de anchoas con tomate.

Y alcaparra. Y alcaparra.

Me dice: "La mejor pizza de Talavera."

Y el niño la chuperretea. La goza.

¿Qué echamos para esto? ¿Un diente? ¿Dos?

Dos dientes está bien. Son un "peazo" de dientes.

Dale, ¿no? Antonio, muy bien ahí

que sigas a Carlos en redes sociales.

Pero tú nos seguirás a nosotros mismo, ¿no?

Hombre, yo me sigo en nuestras redes sociales,

@hacerdecomertve, pero por supuesto.

Y no os podéis perder estos detalles.

Y nos pueden mandar incluso sus recetas.

Con el #Hacerdecomer. Cómo nos compenetramos, Dani.

¿Te has dado cuenta, Carlos?

Antonio, lo que no has contado es que la gente además

puede hacer la lista de la compra para hacerlo

casi en directo con nosotros.

Ah, pues yo no... El día antes publicamos

la lista de la compra del día siguiente.

Ojito,... bien calentito.

Esto viene de lujo. Evidentemente

sin nada de grasa. Ya tiene suficiente grasa.

Qué maravilla.

Cómo huele, ¿eh? Eso es una locura.

Eso es una locura.

Cuéntame algún cotilleo así de Antonio.

Tú que viviste con él ahí.

Y que le aguantaste unas cuantas semanas.

Dani, cuidado, que Carlos y yo compartíamos hasta el servicio.

Que tenemos mucha confianza. ¡Ay, no!

No quieres acordarte. Hay muchas cosas que no puedo

contar porque estamos en un horario comprometido.

Pero es un chaval un poco turbio.

Es oscuro, ¿no? No, pero tiene un lado oscuro.

Iba siempre el tío con su sudadera del Betis.

Sigue igual, sigue igual. Siempre.

Aquí veo que lo habéis disfrazado de otra forma,

pero él no se quitaba la sudadera "manque pierda".

Mira cómo se lo sabe. No quiero ni imaginarlo.

Ya. Y bien, convivir con él es duro pero muy bonito.

Di que no, Dani, que nos levantábamos...

¿A qué nos levantábamos? Sí, bien tempranito.

Yo le prepara su cafelito a las 6:00

los lunes, los miércoles y los viernes.

Y él los martes y los jueves. Íbamoscon las gallinitas

y a tomarnos el café:

"¿Y hoy qué tocará?" ¿Eh, Carlos?

A contarnos nuestra penas.

Yo nervioso y Carlos me decía siempre:

"A disfrutar, a jugar, a divertirnos."

Y así lo hacíamos.

Lo recordáis aquello con melancolía.

Total, total. Sí.

Nuestra edición fue muy bonita. No sé las otras.

Sí que sé, porque las he visto.

Sí, pero no se ve. No sale la convivencia.

La parte más bonita es la que no se ve.

No sale la convivencia, claro. Claro, eso es.

Bueno, importante. ¿Vale?

En esa grasita que tenemos aquí que es...

Habéis que no he echado nada de aceite.

En esa grasita vamos a marcar los tomatitos.

Ahora te dedicas 100% a la cocina.

Sí, 100%.

Antes hacías otras cosas. Cuéntale a la gente.

Nada, antes vendía quesos, jamones, chorizos,

legumbres y todo tipo de dulces, señora María.

Pasen y vean que desde la puerta no se ve nada.

Pero eso te da muchas tablas. ¿Y te ha cambiado la vida?

Hombre, fíjate, que estoy contigo.

Eres el mejor. No, no, no.

El capo, me cachis en la mar. Yo soy un pringado.

Vengo aquí, rodeado de cámaras, con Antoñito.

Eso es otra cosa, hablar de Antoñito...

Lo digo de buen rollo. Es otro tema.

Que te cambia por completo.

Te cambia la vida, ¿no?

Es un antes y un después. Marca.

Pero luego, como digo, nadie regala nada

en el mundo de la cocina y cada vez es más difícil, ¿no?

Uno sale teniendo una imagen y unos conocimientos básicos.

Y no te puedes considerar cocinero.

El cocinero es el que se hace con el tiempo.

Se hace fallando, cayendo, levantándose y siguiendo, ¿no?

Y me dio la locura, monté el restaurante.

Antes tuve el "food truck". Solo que luego tuve un niño

y tuve que parar un poquito. Ya.

Bueno, sí. ¿Pero ante qué? Antes, antes.

He picoteado de todos los sitios

y no me he quedado en ninguno.

yo he sido de socorrista, vigilante de seguridad,

a vendedor ambulante, entrenaba caballos de Raid.

Y hasta monitor de "spinning". ¿También?

Sí. Sí, sí.

¿Recuerdas cuándo empezaste a cocinar?

Tu primera vez cocinando. ¿Te acuerdas?

Es que eso es muy típico de los cocineros, ¿no?

Decir: "Yo tenía siempre muy claro

que iba a ser cocinero". Pues yo no, no tengo ni idea.

Yo tampoco. Siempre digo que quería ser futbolista.

Ahí está. Yo hippy.

Antonio, pásame la pimienta. La sal la tenemos aquí.

El orégano fresco.

El orégano fresco. Y el vinagre balsámico.

No te estamos haciendo caso.

Es normal, no me hace ni caso Antonio.

Madre mía. ¿Que no de qué?

Que has venido tú y está desconcentrado.

Se le ha ido la olla. Total, total.

Le pasa siempre que vienen los de "MasterChef".

Se viene arriba el tío ahí y se ve ahí como...

Mientras hace de todo menos cocinar.

Yo os cuento lo que vamos a hacer ahora aquí.

En esta sartencita que antes sí que hemos hecho aquí

los tomates y que todavía no hemos echado nada de grasa.

Va a ser la primera vez.

Que voy a echar aquí ahora ya un poquito de aceite

en ese caramelizado, en ese puntito negro

que nos deja el tomate.

Si habéis visto bien yo he ido espachurrando

para que lo suelte a conciencia.

Y vais a ver cómo ahora ese aceitillo

se torna tremendamente especial.

Productazo, productazo. Pimenta aquí.

Sí, muchas veces hay platos que lo único que necesitan

son cuatro cosas para realzar.

Colamos. Bueno, no.

Yo trituraría un poquito más.

Más finito. ¿Sí?

Le echamos más aceite, ¿verdad? Sí.

Bueno, aquí tenemos un poquito de balsámico.

Aquí. Y ojito, porque también vamos a echar aquí.

A mí me gusta que reduzca un poco.

Dani, yo alucino con el atún, que yo con toda la grasa

que tengo y la grasa que tiene él

yo puedo correr a 12 km/h y el atún a 70 km/h.

Yo he ido a pescarlo ahí en la almadraba.

La verdad que es alucinante.

Bueno, ese puntito también de...

de lo que es ese orégano fresquito.

Que vamos a echarlo sobre todo para la ensalada.

Esa ensalada asada digamos ahí de tomatito, de hierba.

Fijaros el color que tiene el aceite del balsámico.

Madre mía. ¿Podría haberlo metido

todo al horno así? Sí.

¿Nos gusta hacerlo mejor como lo hemos hecho? También.

Marcaditas las ventrescas,

los tomates ligeramente asaditos.

Los hemos espachurrado, hemos vuelto a recoger

un poco con vinagre balsámico y ese orégano fresco,

que vamos a repartirlo por todos los tomates.

Sí, sí, sí. ¿Vale?

Y la sal Maldon y el aceite

de ajito y perejil para el final.

Ahora nos vamos al horno.

Bueno, 8 minutitos a 180” y el atún va a estar perfecto.

Vais a ver el punto de cocción, que es brutal.

Vamos allá. Antonio, de te dejo ahí...

Muchas gracias. Voy a hacer algo hoy.

Dale caña. Cocina un poquito

porque la cosa está chunga.

Bueno. Madre mía.

Maravilloso.

Momento. Venga, un poquito de aceite.

Poquito, ¿eh? No me abuséis,

que hay mucha gente que abusa también

del aceitito de ajo y perejil.

Dani, ¿esto podemos hacerlo con otras partes del atún?

Sí, sin duda. Lo podemos sustituir.

Un poco menos de grasa:

piezas de la cabeza o parpatana.

Y ya sin grasa ninguna, lomos.

¿OK? Perfecto.

Bueno, pues ya tenemos aquí. Fijaros qué facilito.

Aquí en este caso hoy es encontrar la pieza ideal

que más te guste de atún.

Y bueno, esos truquitos tontos,

que no son tontos, que todos suman.

Que es marcarlo un poco ante de meterlo al horno,

en esa grasa hacer los tomates.

Y que eso luego se va a ver reflejado.

Aparte ese toque de vinagre que refresca

y le viene muy bien. Eso con unas hojitas

de lechuga al lado es perfecto.

Y ahora al final un toquecito, porque habéis visto

que no hemos echado sal en ningún momento.

Sí, hemos echado un poco antes de marcarlo.

Pero no es lo suficiente y aquí sí que necesitamos

este toquecito de sal.

Yo tengo ya un hambre...

Arranca ya, hombre. Coge el cuchillo y trínchalo.

Antonio, ¿listo? Listísimo.

¿Vamos a comer o qué? Dale caña, dale caña.

Pues aquí tenéis nuestra ventresquita de atún

con tomate asado y orégano.

Y nos vamos que nos espera

también un arroz vegetal. Maravilla.

Dani, estoy inspirado.

¡Ah, madre mía!

Poemita que os voy a dedicar.

Espera, espera. ¿Quieres leerlo tú?

Vaya chuleta.

Hombre, es que lo he escrito. ¿Quieres leerlo?

Dale, dale. Es mi letra, ¿eh?

(RECITA) Dijo una vez el poeta: "Cómo molan tus recetas.

Y si es la de arroz con setas es que directamente lo petas."

(RÍEN)

¡Madre mía!

Se hace lo que se puede.

Vaya... vaya dos, ¿eh?

¿Sabéis qué? Como veo que sois tan coleguitas

os voy a dejar despedir el programa hoy.

A ver cómo lo hacéis.

Bueno, familia,

hoy un apetitoso arroz con setas.

Y una maravillosa ventresca de atún al horno.

Podéis ver todas nuestras recetas en la Web.

¿Qué te ha parecido? ¿Y cómo es la Web?

Nuestra Web es muy fácil: rtve.es/hacerdecomer

Perfecto, ¿eh? Vaya nivel, ¿eh?

Bueno, bueno. Fenomenal, ¿eh?

Y ese poema, ojito, ¿eh? ¿Qué te parece?

Me parece que... Para no volverlo a escuchar.

Y vosotros no os olvidéis, haz la comida y mejora tu vida.

¿Vámonos? Y mejor después

de esta ventresca, Dani. Tú coge arroz.

Oh, esta para mí entera.

Queda melosito. Melosito, melosito.

¿No quieres probar la ventresca?

Te miedo, porque ahí las cosas del mar en tu pueblo no...

Del mar no. Del Tajo, del Tajo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Arroz con setas y ventresca de atún al horno

Hacer de comer - Arroz con setas y ventresca de atún al horno

20 may 2019

Hoy Dani y Antonio preparan un arroz con setas, después reciben la visita de Carlos Maldonado, de MasterChef3 como Antonio, y preparan una ventresca de atún con tomates asados.

ver más sobre "Hacer de comer - Arroz con setas y ventresca de atún al horno" ver menos sobre "Hacer de comer - Arroz con setas y ventresca de atún al horno"
Programas completos (81)

Los últimos 324 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. gabriela alegría gonzález

    Los saludo desde la ciudad de Hermosillo, al norte de México, me encanta verlos me divierten y aprendo que es lo mas emocionante, gracias por explicar todo tan bien....

    25 may 2019