Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

Programa diario de cocina de TVE presentado por Dani García. A lo largo de la semana, Dani García nos enseñará a cocinar recetas tradicionales y ricas que todos podemos hacer en casa.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5161189
Para todos los públicos Hacer de comer - Huevos rellenos. Huevos a la flamenca - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Escucha, a ver.

¿Te han dado el carné en una tómbola?

No, Dani. Lo siento en el alma.

Lo siento de verdad.

Vaya frenazo y acelerones que mete.

Pan, pan, pan, pan. Míralo por el lado positivo,

no llevábamos los huevos, hoy nos los traen.

Ahí has tenido suerte, porque si no a ver cómo cocinamos

un monográfico de huevos sin huevos.

Da igual, yo estoy supercontento. Hoy hay huevos y punto.

Buenos días a todos.

Hoy vamos a hacer un programa especial monográfico de huevos.

Vamos a hacer dos recetas: unos huevos rellenos

y unos huevos a la... Flamenca.

Ahí, a la flamenca.

Y encima va a venir César, que es mi proveedor de huevos,

a explicarnos cosas que seguro que no sabéis.

(Timbre)

Voy. Venga, me lavo las manos.

Menos mal que ha venido a traernos los huevos,

porque sino, mi maletero no te digo nada.

Rotos y revueltos.

Gracias. Nada.

Bienvenido a mi casa. Te voy a presentar

a mi pinche. Buenas.

Antonio, César. César, Antonio. Hola, buenos días. Encantado.

La cesta está preciosa. Mira, y colorida.

Colorida, esto te digo.

Hay cosas que ni yo sé distinguir del todo.

Campero. Campero. ¿Qué diferencia tiene?

¿Cómo puedes saber que es campero?

En los dígitos. Ah, en los dígitos.

El primer número es la forma de cría.

El ecológico es 0 y pusimos ECO El ecológico es el 0.

El 0 es el ecológico.

El 1, el campero. El campero.

Diferencia del campero.

En el campero puedes utilizar un pienso

que no sea genéticamente modificado.

Vale. Quiere decir

que si tú quieres añadir productos naturales

al pienso para que la gallina lo ponga más rojo,

lo pondrá más rojo. Eso no lo puedes hacer en el ecológico.

En el ecológico, cuando lo abres la yema es casi blanca.

Es muy clarita. Muy clara.

¿Y a nivel gustativo? A mí me saben igual.

Me saben igual. Mira, si los quiere enseñar...

Podemos enseñarlos ahí. A ver.

Imagino que habrás cascado muchos huevos en tu vida.

(RÍEN)

-¿Ves? Este sería un campero.

Y en ese la yemita será mucho más clara.

Mucho más blanquita. Ahí está.

Campero y ecológico.

Te he traído uno de jaula blanco.

El 80% del consumo de nuestro país es jaula.

Pero ese huevo tiene una pinta brutal.

Tiene una pinta fantástica. Sí, sí.

Y ahora os he traído razas puras.

Eso me interesa mucho. Razas puras, mira.

El huevo azul. Lo compro cuando voy a Londres.

Eso es, en Londres se consume mucho.

¿Por qué el huevo es azul?

Es azul porque es de una gallina chilena araucana

por un retrovirus que se incrustó en el mapa genético de la gallina.

Entonces, ahora la cáscara es azul.

En realidad, el huevo es normal por dentro.

Es normal pero sí tiene un mayor aporte de omega 3.

Ah, vale. Respecto a los otros huevos.

¿Pero como sabor? ¿El mismo? Como sabor sí.

Sería más sano, entre comillas. Sí, más o menos.

¿Lo abro?

Espero que no sea azul. No, no.

Lo abro para que la gente vea que es un huevo normal.

Estoy seguro que Antonio estaba pensando que es de los Pitufos.

Te he traído también un huevo de marans, una raza francesa.

Es mucho más oscuro que los demás. Fíjate.

Este huevo es campero.

La gallina está en régimen de campero.

Y tiene una diferencia nutricional

respecto a los demás y es que la yema,

que normalmente es donde se acumula la grasa del huevo...

La clara es la proteína patrón. Esta yema tiene también proteína.

Tiene un nivel mayor de proteína que el huevo normal.

Y he traído como curiosidad, este no sé si abrirlo

porque no sé si va a caber

No. Lo puedes dejar. Yo quiero abrirlo.

Lo abrimos, lo abrimos. Lo abrimos.

Esto es de oca. Si me lo deja aquí

soy capaz hasta de freírlo y darle la vuelta.

Fíjate, este para abrirlo... Yo siempre digo

que la mejor salsa natural del mundo es la yema de huevo.

Madre mía. Yo quiero freírlo.

Es tremendo. ¿Es como la patata?

¿Hay alguno que tú puedas elegir

y que tú digas que es mejor para freír o para cocer?

Pues mira, yo por ejemplo,

os recomendaría frito el campero.

Si vas a freír un huevo y te gusta romper la yema, que sea rojita.

Entonces con el campero lo tienes. Entonces mejor, ¿no?

Nosotros hoy vamos a hacer huevos rellenos y huevos a la flamenca.

Qué ricos. Dime exactamente...

Te lo aseguro. Ricos van a estar. ¿Qué huevo utilizamos?

Para la flamenca utiliza el campero.

Campero. Y para rellenos el blanco.

Para rellenos puede ser el blanco, el de jaula.

Sí, sí.

Oye, César, millones de gracias por traernos el producto.

Por explicarle a la gente cosas

que parece que sabemos pero que no sabemos.

Es informar.

Para eso estamos nosotros aquí, para informar.

Y para eso traemos gente como César

para contarnos las cosas tal y como son.

Muchísimas gracias.

Un abrazo. Gracias a ti.

Y espero que nos veamos pronto, seguro.

César, yo te acompaño.

Venga, vamos para allá. Muchas gracias, un abrazo.

Gracias por venir. Gracias a vosotros.

He aprendido un montón.

Y ojito, tenemos un revuelto pendiente.

Os voy a ir contando mientras los ingredientes

que vamos a utilizar para los huevos rellenos.

Huevos, aceite de oliva suave, zumo de limón,

sal, pimienta, un poquito de mostaza,

aceituna negra, el jugo de los pimientos del piquillo,

pimientos del piquillo, atún y perejil.

Mientras yo me lavo las manos, agua a hervir y mucha sal.

Agua a hervir y mucha sal. Primer consejo.

No quiero que lo paséis mal

limpiando los huevos con la cáscara.

Esa sal nos va a hacer que luego podamos

pelarlos de manera perfecta

y nos va a salir prácticamente entero. Ya veréis.

Dale calor que voy a por la sal.

Importante. Echar los huevos con el agua fría.

¿Más sal? Un poquito más, sin miedo.

Y si estáis pensando

que esa sal sala los huevos, no. No tengáis miedo,

porque no lo sala. Vamos a echar seis huevos.

Como nos ha recomendado César,

huevos de jaula.

Cuatro, cinco, seis.

Vamos a hacer una mayonesita con dos huevos,

como nos gusta a nosotros. Estamos subiendo el nivel.

Nada de hilitos, sin miedo. Nosotros...

A ver, mayonesa con dos huevos.

Porque dos huevos te hacen echar más aceite.

Necesitamos cantidad.

Necesitamos cantidad de aceite porque queremos

hacer y separar la mayonesa en dos.

Recordad que los huevos rellenos tradicionalmente

llevan un relleno de atún. Luego contaremos

algún truquito más que podamos añadirle.

Y luego separamos un poco para naparlo ligeramente

con una mayonesa de pimientos del piquillo.

Ojo a eso, ¿eh?

Dos huevos, aceite de oliva, un poquito de sal.

Y yo le he echado, si me deja,

el zumo de medio limón. ¿Y si no te dejo cómo lo quitamos?

Siempre le echo un poquito. Como en este caso son dos huevos,

le he echado medio limón. Siempre acidez.

Si no es limón, vinagre. Pero siempre acidez.

Aparte, evitará que se nos corte.

Vamos. ¿Puedo?

Ahora sube un poquito.

Sube, suave. Sigue, sigue.

Está controlado, el rey de la mayonesa.

Mira cómo va montando sola. Cómo emulsiona.

Llegados a este punto,

ya sabes que no se te corta.

El rey de la mayonesa. Bueno, el rey no.

Mayonesa king. El rey es él.

Sartencita bien caliente.

Pimiento del piquillo, lo echamos. Siempre os digo.

No echemos grasa hasta que no haya desaparecido

toda su agua. Cuando suelte su agua,

le echaré ese poquito de caramelizado

que viene en la lata.

¿Veis cómo va caramelizando?

Ahora sí, vamos a echar un poquito de grasa.

Ahora vais a ver

como una vez que ya el agua ha desparecido,

porque ya solo nos queda la grasa, echamos ese caldito.

Lo que va a hacer es intensificar el sabor.

Dani, ¿la mayonesa

te la divido? ¿La dejo? ¿Cómo hacemos?

La dividimos en dos partes.

Por una parte, había un poco de mostaza.

Sí. La mostaza con el atún.

y la mayonesa. No le echamos nada.

Vamos a ver cómo está al punto.

La otra parte, con eso. De verdad, hacedme caso,

mirad aquí. Mirad.

¿Me vais a decir que es exactamente igual

hacer una mayonesa con el pimiento

sacado de la lata que así?

Estamos sacando todo su sabor.

Lo único que, por favor, no me echéis el pimiento caliente

a la hora de... No, no.

Eso hay que enfriarlo. Y una vez frío,

lo emulsionamos con la mayonesa.

Mira.

Bueno, vamos a enfriar los pimientos.

Esperamos que se terminen de cocer los huevos.

Esos huevos en nueve minutitos están perfectos.

Y a enfriar.

Repasamos.

Huevos cocidos nueve minutos y ya fríos.

Voy a coger dos para decorar.

Cuatro, que son ocho partes, para hacer.

¿Cómo vamos a decorar? Mira, partimos por aquí.

Y Antonio nos va a hacer... A ver, cuéntame.

...en ese colador, primero las yemas.

Trae un cacharrito para echarlo debajo.

Un cacharrito, venga.

¿Esto? Ahí está.

Fijarse bien. Primero la yema.

Así.

Y luego, lo mismo con la clara.

¿Veis qué bonito cae?

Y luego le echaremos el perejil. ¿Tú me lo haces?

Venga. Después de esos cuatro huevos,

limpiamos bien el cuchillito.

Y ojito por cómo lo cortamos porque va a ser la base.

Tiene que ser exactamente en el medio.

La yema, al relleno.

Y ya vamos poniendo aquí los huevecitos.

Lo que os he dicho antes, Antonio lo ha hecho aquí.

Y lo voy a mezclar así sin tocarlo.

Porque si lo toco,

al final se me va a quedar mucho más aplastado.

Lo voy a hacer así. Es lo que pondremos

por arriba de decoración

junto a las aceitunas negras de aquí.

Antonio, listo eso. Visto.

Nos vamos con la mayonesa de piquillo y yo mientras

me la voy a jugar con vosotros.

Os quería enseñar algo

y os voy a enseñar cómo hago un huevo en seco

por delante y por detrás, como se diría. ¿Por qué?

Porque el huevo de oca, que me encanta hacerlo en casa,

no quiero hacerlo con mucho aceite y para que se cocine la yema,

se le da la vuelta. Si se me rompe, perdonadme.

No soy perfecto. Claro que no.

Qué complicado es darle la vuelta a un huevo de este calibre.

Aquí hemos subido hoy el nivel.

Un poquito de sal, vamos allá.

¡Oh! Mirad qué colorcito coge la mayonesa.

Pero no es solo el color.

Ese sabor de piquillo como lo hemos hecho allí-

no tiene nada que ver con el sabor del piquillo

recién sacado de la lata. Nada.

Absolutamente nada.

¿Veis qué bonito?

Vale. Una vez que termine eso,

todo el relleno en la manga.

Y la mayonesa de piquillo la echamos para napar los huevos.

Perfecto, Dani.

¿Nos vamos o qué? Nos vamos.

¿Me atrevo, Antonio? Me la juego.

Dani, tú tranquilo.

Y que en casa sepan que los cocineros son humanos.

Son humanos. Mucho cocinero

de estrella Michelín no tendrían valor de hacerlo aquí delante.

Sin miedo, no pasa nada. Si estamos en tu casa, Dani.

Bien calentita, veis que sale un poco de humo.

Eso sí, una sartén buena. Si no, olvídate.

Voy a dejar que la clara se haga un poquito.

Ahora voy a echar la yema.

Qué bonito. ¡Pedazo de huevo, Dani!

Nos pasa lo siguiente. Que aquí, está cruda todavía.

Y la clara aquí es imposible. ¿Qué es lo que hacemos?

Lo que voy ahacer ahora.

Darle la vuelta.

Cocinarla por aquí.

Si es que eres un artista, Dani. Las cosas como son.

¿Tenías miedo tú? Miedo cero. Le he dado a una

y le voy a dar dos.

Para que veáis que está perfecto.

Eso sí, si lo hacéis en casa, ojito.

Tened todo esto lleno de papel por si la liamos.

Y ahora, venga.

Ojito, mira, mira. A ver.

Mira. Guau.

Para mí, lo mejor que hecho. ¿Puedo probarlo?

Sí. La mejor salsa del mundo y es el típico huevo

que está realmente cocinado por todos los lados.

Mira qué densidad.

Esto es...

Mira, mira, mira.

Brutal. Vamos que nos vamos.

Ya guardo el pan. La manga.

¿La tienes? La tengo.

Vamos allá. Lo vamos a hacer hoy bonito.

Con manga sí que va a quedar mucho más fino.

Después nos encontramos en casa,

esa fuente llena de huevos pegados unos con otros.

A mí me da igual porque yo soy muy salvaje.

Pero fijarse lo fácil que es una manga y vas rellenando.

Hay gente que el huequecito del huevo...

No, no. Echadle, echadle sin miedo.

El huevo embadurnado.

Bueno, recordemos.

Recordad. Hacemos mayonesa y la separamos en dos.

Una para el relleno.

El relleno, a pesar de que lleva la yema cocida y el atún,

necesitamos que tenga cuerpo.

Esa mayonesa debe tener cuerpo.

Como tenía mucho cuerpo, he hemos metido los pimientos del piquillo.

Como lo demás lo hemos secado para intensificar el sabor.

Nos ha quedado perfecta para napar, que es esto.

Napar.

Yo tengo una amiga que me enseñó eso.

Para que queden bonitos, la vuelta.

Y así queda el huevo perfecto.

Me ha gustado lo bocabajo de tu amiga.

Por aquí, aceituna negra.

Hemos picado la aceituna negra que hemos picado antes.

Vamos a echarla dos veces Aquí un poquito.

Ahora otro poquito aquí con mucho cuidado con los dedos.

Podemos utilizar cualquier tipo de aceituna, ¿no?

Negra, verde, pepinillo picado... Un encurtido.

Esa es kalamata porque es morada.

Es brutal, ¿eh?

Aquí estamos echando la clara y la yema del huevo.

A mí me gusta bien llenito.

Échale más aceitunas. Venga, voy.

¿Me vas a dejar emplatar estos huevos rellenos?

Te voy a dejar emplatar los huevos rellenos.

Venga, tira ahí sin miedo. Voy a echar yo,

por aquí, como el que no quiere la cosa.

¿Todo ya? Perfecto lo vuelo tapar otro poquito.

Va faltando ya el verde esperanza.

Tiene buena pinta, ¿eh?

¿Que si tiene buena pinta, Dani?

Yo siempre pongo el ejemplo del jamón ibérico.

No es lo mismo el jamón ibérico muy frío

que cuando está llorando. Y sudando.

Pues aquí es algo relativamente similar.

Temperatura ambiente pero si no lo va a consumir al momento

nevera. Y luego, lo sacamos un poquito antes.

Y aquí tenéis nuestros huevos rellenos.

(Música)

Y ya tenemos todo preparado para hacer unos huevos a la...

Flamenca. Ole. Vámonos.

Ingredientes para los huevos a la flamenca.

Huevos camperos de los que nos ha traído César.

Tomate rallado, sal, azúcar, pimienta y aceite de oliva,

guisantes, espárragos verdes, judías verdes,

ajo, un poquito de cebolla jamón

y chorizo.

¿Vamos a ello? Vamos, que tengo unas ganas...

¿Te pones con la verdura? Voy.

Tradicionalmente se hace solo con guisantes.

Pero he pensado que Antonio vaya todavía

pelando más cosillas y aprendiendo.

Y entonces le vamos a añadir un poco de judía verde

y de espárrago verde.

También estamos en un momento de la vida más healthy

que el tío que inventó los primeros huevos a la flamenca.

(RÍE) Seguramente.

Yo creo que eran tan básicos que no llevaban ni guisantes.

Nosotros somos un poquito más verdes en ese sentido.

Yo mientras voy a ir poniendo una sartén

y aquí agua con sal. Vale.

Para escaldar las judías y los espárragos verdes.

Córtame el ajito también. ¿El ajito?

Sí, lo primero que voy a hacer va a ser cortar el chorizo

y a añadir el jamón. Como sabéis,

el futuro de la receta depende de los pasos poco a poco.

Y en ese caso, en esta receta merece la pena

primero sofreír el jamoncito y el chorizo,

que suelte su grasita, y en esa grasita

vamos a hacer la salsa de tomate.

Mira, si no queréis la piel del chorizo, lo abrís así.

Si veis que se quita la piel fácil, pues genial.

Si no, con el cuchillito es superfácil.

Mira qué sencillito. Poquito a poco

quitamos todo lo que es

la pulpita del choricito.

Y ahora vamos a picar un poquito...

Voy a echar el jamoncito primero.

Cuando echamos jamón, no hace falta echar grasa.

Cuando echamos cualquier cosa que contenga su propia grasa.

Y en otras ocasiones también lo hacemos con verduras.

Siempre es mejor que pierda un poquito ahí,

en el caso de las verduras, su agua, etcétera.

¿Te parece que te los corte así?

Perfecto. Perfecto.

Qué bien huele a jamoncito. Uf, alimenta.

Ya que el jamoncito está por aquí,

aquí a este ladito voy a echar el chorizo.

¿Entonces el ajito se lo echamos después?

El ajito porque eso lo voy a sacar.

Vamos a marcarlo y sacarlo. Sí, marcarlo y sacarlo.

Cuando tengamos el chorizo así,

lo ideal es que nosotros mismos lo trabajemos un poco

para que se deshaga y se integre con el jamón.

Insisto, cero grasa.

Luego, si acaso.

Qué bien huele, qué hambre.

Aquí nos interesa que nos quede grasita.

Así que voy a intentar echar el choricito y el jamón

pero voy a dejar toda la grasita.

¿El espárrago cómo lo queremos?

Obviamente, le quitamos la raíz. Lo vamos a hacer tradicional.

Cortamos en trozos. Vale.

Voy a añadir, a falta de un poquito más de grasa,

aceite de oliva con la grasa del chorizo y el jamón.

Y ahora es cuando meto el ajito para hacer la salsa de tomate.

Antonio, tengo el agua aquí.

Me está pidiendo, bueno, venga. Te está llamando el agua.

¿Se podrán mezclar las dos cosas?

¿El tiempo de escaldado es parecido?

Hoy te voy a dejar, sí.

No, no, no. Pregunto. Hoy te voy a dejar.

¿Sí? Son tiempos en los que, bueno,

podemos permitirnos el lujo de cocerlo a la vez.

Por si en casa se lo pregunta mucha gente por ese miedo.

Por eso.

Si fuera otro tipo... Si fuera una zanahoria sería diferente.

En el caso de hoy lo podemos hacer.

Cebollita, como siempre, bien fondeadita.

Y como siempre, si tenemos un poco de prisa,

le añadimos un poquito de agua.

Así se nos va a cocer bastante más rápido.

En fin.

Este truco, como siempre decimos. ¿Vale?

Yo, en el fondo, soy como vosotros.

¿Qué me pasa? Pues como a vosotros.

Que tengo prisa, que tengo necesidad de terminar cosas.

Entonces meto un poquito de agua

para que en cuanto haya cogido

o lleve un par de minutitos salteando,

se cueza más rápido.

Agua hirviendo, sal, agua con hielo.

¿Vamos? Vamos al lío.

Venga. Andemos pues.

Metemos las judías y los espárragos.

Y para aprovechar el agua, 30 segundos después

vamos a añadir el guisante.

Como siempre decimos también,

somos grandísimos defensores

de la cocción de la verdura.

No me las paséis, no las llevéis a límites insospechados.

En los que la verdura ha perdido toda su esencia.

Cuando se sube la verdura arriba y va a empezar a hervir,

yo ya mismo lo sacaría.

A mí me encanta ese crack.

Ahora me como yo uno.

Ese crack crocante que son verduras,

en este caso en las judías, es superacuoso.

Ese crocante acuoso.

¿Veis? Ya pierde el agua.

Sigue cociéndose y se va cocinando bastante más rápido.

Dejamos las verduras escaldando y la cebolla pochando bien.

Bueno, Antonio.

Esto ya huele, esto está pochado.

Recordamos, tenemos la verdurita escaldada preparada aquí.

Guisantes, espárrago verde y judía verde.

La cebollita ya... Esto es lo que quiero.

No me falléis en estas cosas.

Este es el color que quiero para una salsa de tomate.

Este está bien.

Como no haga nada me voy a arrancar con un flamenco.

Pásame el tomate. Y no este flamenco.

(RÍE) No ese flamenco.

Rosita. ¿Te canto flamenquito?

¿Eres capaz? No, no. Déjate.

Tanto flamenquito... Bueno, tomate rallado.

Siempre es importante

el punto del tomate.

El tomate suele tener acidez, por tanto,

siempre que vayamos a sazonar se hace con sal,

con pimienta y con azúcar. Siempre.

Veréis en la receta azúcar. ¿Por qué azúcar?

Por la acidez del tomate. Por la acidez.

Vamos a hacer esta salsita de tomate.

Bien de cebolla.

La vamos a empezar a reducir.

En mi casa hacíamos huevo a la flamenca constantemente.

Y otra cosa que hacíamos sin el huevo pero con el chorizo

era chorizo al infierno.

Solo necesitas dos cosas: una cazuela de barro, un chorizo

y alcohol. ¿Alcohol?

Alcohol de quemar. Yo cogía la cazuela,

ponía el chorizo... Ojito con estas cosas.

No, ojito. Hay que tener cuidado.

Pero yo lo hacía con mi padre y me encantaba darle vueltas

y eso tardaría minuto y medio.

Era mi minuto y medio de gloria cocinando de pequeño.

Aparte te veías ahí... Apagábamos las luces,

el fueguecito, esa llama azulada...

Claro, claro. Iba dándole vueltas al chorizo

y luego el chorizo estaba buenísimo.

Ojito con ese tonito de alcohol brutal.

Guisante brutal al dente.

Esto es como las pipas. A veces pienso una guarnición

y me he comido la guarnición antes de servirla.

De verdad. Para la niña.

Y la niña me dice "¿los espárragos?".

"No, no los eché al final". (RÍE)

Ya está a punto.

Le he echado un poquito de azúcar, sal, pimienta.

Ya lo tenemos prácticamente.

Tenemos el chorizo por allí, pásamelo.

Tenemos la verdura. Ojito, porque aquí lleva un tiempo

con agua y hielo. Tampoco es bueno.

Eso bebe, es poroso. Sí.

Va chupando agua y no nos interesa.

¿Podemos escurrirlas? Las podemos escurrir?

Y hablando de porosidad, una cosa importante con los huevos siempre.

El huevo es poroso. ¿El huevo es poroso?

Y absorbe mucho. No lo sabía.

Lo que quiere decir que capta muchos aromas.

Si en la nevera tenéis un poco de roquefort,

os aseguro que ese huevo acaba oliendo a roquefort.

¿Pero no sabiendo? Sabiendo a roquefort.

¿Sabiendo a roquefort? Te prometo que sí.

Así es como se hacen los huevos trufados.

¿Cómo se hacen?

Se coge mucha trufa y se pone un huevo al lado.

¿Con cáscara? Y se cierra herméticamente.

Importante. La salsa de tomate ya está.

Esto está en su punto. Solo hay que calentarlo.

Trae una tablita. Una tablita.

Cazuelita de barro. Hay ciertas cosas en mi vida

que no entendería sin una cazuelita de barro.

Una de ellas: las gambas al pil pil.

Hombre. Por favor.

No hagáis gambas al pil pil en sartén, por favor.

Cazuela de barro por encima de todo.

En ese caso, bacalao al pil pil,

cazuela de barro. Huevo a la flamenca, cazuela de barro.

Fundamental.

Y ahora quiero...

Quiero, quiero, ¿qué quiero?

Dime qué es lo que quieres.

Pan para mojar. Para mojar.

Claro. Ya te traigo el pan.

Te veo despistadillo, ¿eh? ¿Cómo que despistadillo?

Tú me pides pan y yo te traigo pan.

¿Cómo que despistado? Lo que sí os digo, de verdad.

Una cosa que parece una tontería pero que es importante.

Una vez que lo echemos, un segundo a hervir.

Un segundo, ¿vale? Igual que el chorizo y el jamón.

Pero voy a dejar parte

para ponérselo encima, ¿vale?

Voy a echar solo la mitad con su grasita.

Y eso lo vamos a dejar para ponerlo ahora encima.

Necesitamos que hierva para que se integre

realmente bien.

Ya tenemos eso hervido. ¿Visto?

Totalmente integrado. Ve cascando huevos.

Cascando huevos.

OK. Vamos a utilizar los camperos.

¿Vale? Mira por aquí.

Vamos a echarlo.

Vamos a hacer cuatro cazuelitas buenas

porque ya sabéis que a nosotros

si nos gusta, una se nos queda corta.

¿Se puede repetir? Se va a poder repetir.

Un lujazo los huevos que tenemos hoy.

A ver, hacedlo de esa forma nos da cierta ventaja.

Vemos si tiene una cáscara, vemos si se rompe,

vemos todo. Está perfecto.

Solo falta un poquito de sal.

Hemos hecho un agujerito para que la yema se acomode.

Viendo el huevito cómo se mueve

por ahí en medio ya sé por qué le dicen huevo a la flamenca.

¿Tú crees? Sí.

¿Por qué baila? Si alguien sabe

por qué son huevos a la flamenca, que nos lo diga.

Que deje un comentario en nuestras redes sociales: @hacerdecomertve.

Qué ganas tengo de que vengáis por aquí y cocinéis con nosotros.

Mira, mira.

Y nos enseñéis cosas. Mira, mira.

(CANTA) Y mi corazón parece flamenco. ¡Ole!

(RÍE)

Un respeto al flamenco.

Que me he arrancado, pero que no. Que yo... Vamos.

Vamos a meterlo en una plaquita

en el horno, que se los va a llevar Antonio.

Y su temperatura serán 180 grados unos cinco minutitos.

Vaya, cómo huele esto, Dani. Vamos que nos vamos.

Vamos a coger con cuidadito por aquí.

Tened mucho cuidado.

Yo llevo toda la vida tocando cosas calientes

y ya me he acostumbrado. Tiene callo.

Pero esto en casa no lo hagáis como yo lo estoy haciendo ahora.

Un poquito de verde. A mí, la verdad,

el choricito, el tomate... Me huele a hierbabuena.

A Hierbabuena. Un poquito de verde por aquí.

Tiramos.

Al que no le guste la hierbabuena, que no le eche.

No pasa absolutamente nada.

El que le quiera echar romero porque la gusta más o tomillo,

pues romero. O la albahaca también le vendría bien.

¿Le ponemos un poquito de pan o qué?

Toquecito verde, aromático. Huevo a la flamenca.

A los que tradicionalmente solo llevan guisantes

les hemos añadido un poquito

de espárrago verde y judía verde. Huevecito, yema, por favor,

en su justa medida. Como esta.

Voy a romper una. Quiero que lo veáis.

Siempre respetemos esto. ¿Ya lo vas a romper?

Quiero que vean esto. Ah, vale.

Es fundamental.

Fundamental, ¿vale?

Y tenemos ya nuestros huevos a la flamenca

y tenemos ganas de comer.

Y mojar. Mojar pan.

Hacer barquito. (RÍE) Barquito.

(Música)

¿Qué os parece? Huevos rellenos

y huevos a la flamenca. Y hasta aquí,

nuestro especial de huevos. No olvidéis que nos encanta ver

vuestras ideas y dudas en nuestras redes sociales.

Y si tenéis recetas de esas que os salen de cine,

animaos y os venís a hacerlas aquí con nosotros.

Vamos, que lo tenéis a huevo. Nunca mejor dicho.

Hasta mañana y ya sabéis: haz la comida y mejora tu vida.

(BOCA LLENA) Muy buenos, Dani. (RÍE)

Buenísimo...

¿Huevísimo? (RÍE) Huevísimo.

Hacer de comer - Huevos rellenos. Huevos a la flamenca

23 abr 2019

Programas completos (36)

Los últimos 139 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios