Toda familia tiene un secreto y la de los Lax, una de las sagas más distinguidas de la Barcelona de finales del siglo XIX y primera mitad del XX, no podía ser menos. Violeta Lax vuelve a España para supervisar las obras que han de convertir la antigua mansión de la familia en un museo dedicado a su abuelo, Amadeo Lax un famoso retratista.

Pero la aparición de un cuerpo momificado en una habitación secreta llevará a Violeta a descubrir el oscuro pasado de su familia.

Enigmas ocultos que no siempre podrá recomponer pero que le servirán para conocer más de cerca a Teresa Brusés (Adriana Ugarte), su abuela; y, sobre todo, para descifrar la cara más oculta y desconocida de su venerado abuelo. En casa de los Lax hace tiempo se impuso un pacto de silencio: Amadeo exigió que ningún miembro de su familia recordara jamás el nombre o el destino de la esposa que le abandonó justo en el momento en que estalló la Guerra Civil.

'Habitaciones cerradas' es un melodrama de época, dirigido por Lluis María Güell y protagonizado por Adriana Ugarte y Álex garcía, adaptación de la novela homónima de Care Santos. Una tvmovie ambientada en dos épocas: la actualidad y las primeras décadas del siglo XX.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3344750
No recomendado para menores de 12 años
Transcripción completa

(Música de misterio)

(Llanto de bebé)

(SIRVIENTA) (REZA EL "AVE MARÍA")

(SIGUE REZANDO)

(Puerta)

(PADRE) ¿Rosa?

¡Adelante!

Pasa.

(Llanto incesante)

Se llama Concha. Acaba de perder a su hijo.

No hay manera...

No sé qué hacer.

(Fin del llanto)

¿Cómo se llama?

Amadeo.

Amadeo Lax.

Pero en un par de años.

Sí, "in a couple of years. Yes".

Muy bien. Lo entiendo. Hablamos más tarde.

Gracias, Drina, hablamos mañana. Hasta luego.

(GRITA)

¡Vosotros dos, venid aquí! Directos a la bañera. Esto queda confiscado.

(RESOPLA) Joder... ¡No! "Daddy's out of action".

"I'm the boss, into the bath!". ¡Al baño!

"Go, go, go!".

(Móvil)

"Hello?".

¿Sí? Violeta Lax.

Mm...

Les tengo dicho que jueguen en el jardín.

¿Qué pasa?

¿Qué tal las galeradas?

"Well...".

No me entusiasma el tipo de letra, pero es mi primera novela...

"No regrets". ¿Y tú?

El Arts Institute de Chicago quiere la exposición de Lax en dos años.

Dos años más limpiando calcetines...

Dani, necesito trabajar.

"Sweet heart...".

(RESOPLA)

"I'm going to Barcelona".

"What?".

El Ayuntamiento convertirá el palacete en una biblioteca,

y trasladará el fresco de Teresa a un museo.

"Yeah", ¿y?

Les he dicho que no, ese fresco no se mueve.

Voy allí a pelearme con todos. "Now?".

Sí, "now". Violeta...

No te puedes ir, estoy con la presentación...

Te dejo comida en la nevera, que te ayude tu madre con los niños.

O podrías encargarte de ellos.

"OK", Lax es siempre una buena excusa para irte, ¿no?

¿Vamos a discutir? Me gustaría estar preparada, y hay que bañarlos.

¿Los bañas tú o yo?

"Come on...".

(RESOPLA) Yo, los baño yo.

(Música melancólica)

Odio el desorden. ¿Violeta? ¿Tú debes de ser Ricardo?

Ricardo Selvas, responsable de esto. Bueno, a las órdenes del alcalde.

Violeta Lax. Lo sé. ¿Dejas la maleta y vienes?

Parece que ha pasado un tornado. No hay cosa más tosca que un albañil.

¿Conoces la casa?

Estuve cuando murió mi abuelo y para la tesis.

Tenía ganas de volver a verla. Está bien ser nieta de un artista.

Es curioso que tu padre la donara al Ayuntamiento.

Nunca vivió aquí, la casa no tuvo valor para él.

Lo tiene, estate segura. Sobre todo, el fresco del patio.

(TITUBEA) Sé que es peligroso desplazarlo, pero por su seguridad...

Lo mejor es que se quede aquí.

Es su único fresco y esta era su casa. Lo lógico es que se quede.

Ya, claro. Vale. ¿Salimos? Por aquí, por favor.

(RESOPLA)

(Música melancólica)

Pero... ¿Se puede saber quién ha puesto el polipasto aquí?

Es mágico, ¿eh? Es su obra más precipitada.

Muy impulsiva.

"Teresa Ausente". "Teresa Ausente".

¿Por qué no está firmado? Lo cierto es que no lo sé.

¿Qué hacemos, lo cubrimos con un cristal? La otra opción...

Los restauradores proponen trasladarlo al museo.

Lo cubrimos con un cristal.

(Rasguño)

¿No tenéis ojos en la cara, inútiles?

¡Esto no es una pared! ¡Aparta eso de aquí!

¡Me va a salir más caro que despediros a todos!

¿Y eso? ¿Qué pasa?

Es arpillera... ¿Tienes los planos de la casa?

Sí...

Los originales.

Toma.

Aquí, ¿ves?

Justo en el patio donde estamos.

Detrás del fresco hay una puerta.

Y detrás habrá una habitación.

Qué total, ¡una habitación secreta!

Esta zona es como si no la pintara él o la pintara más deprisa.

No coincide con el resto del fresco.

¿Y si lo abrimos?

(SUSPIRA)

(Música de suspense)

(GRITAN)

Sargento Paredes. Violeta Lax.

Menudo recibimiento...

Pues sí.

La humedad y la temperatura han hecho que se conservara.

Está irreconocible, pero por la ropa...

Es una mujer.

Exacto. ¿Sabe quién puede ser?

¿Yo?

La casa es de su familia, ¿no? -Del Ayuntamiento desde hace 40 años.

Ricardo Selvas, responsable de la rehabilitación y en "shock".

Tampoco sabemos cuánto lleva el cadáver allí, ¿no?

¿Sabré el tiempo que estarán interrumpiendo nuestro trabajo?

Sí, hay que tomar huellas y recoger pruebas, así que horas.

Huy, las obras van contrarreloj, no puedo...

¿Tiene algún pariente que pueda darnos información útil?

¿Qué tienen que ver?

Lleva años allí, y el fresco que tapiaba la puerta es de su abuelo.

O no, las pinceladas de la puerta no coinciden con las del resto.

¿Es experta en arte?

Me temo que sí.

Hay que analizarlo.

¿Alguien puede contarme algo sobre Amadeo Lax?

Mi padre, pero vive en Aviñón.

¿Contactará con él para que venga? (RESOPLA)

No será fácil, no le gusta venir a Barcelona.

Le gustará menos recibir una citación policial.

Dígales que no toquen nada. -A las órdenes, mi sargento.

Buenos días, Eugenia.

(Música relajante)

(SUSPIRA)

(Jazz)

Dani... "Wow", ¿te acuerdas de nosotros?

"Hey, come on!". Tendré que quedarme más tiempo.

"Come on!". ¿Qué? Un momento... "Why? What's up? Is everything OK?".

Sí, yo estoy bien, lo que pasa es que...

había un cadáver de una mujer en la casa.

"Sorry", ¿cadáver? "Put it down!".

¿En serio?

Sí, llevaba años allí dentro y tienen de averiguar quién era.

No puedo con estos dos, de verdad... "Please, stop!".

Dani, estoy hablando de un cadáver. ¿Me estás escuchando?

"No, I can’t hear you, they are just...".

(SUSPIRA) Quieres quedarte más días. No se trata de lo que yo quiera.

Había un cadáver detrás del retrato de Teresa, quiero saber quién es.

Esto no estaba previsto. "Honey", no tengo tiempo.

He quedado con el editor en Roosevelt Park.

Te dejo, "OK"? ¿Dani?

No, "sorry". ¿Puedo hablar con los niños?

(SUSPIRA)

(Teléfono)

(SUSPIRA)

¿Papá? ¿Dónde estás?

En el hotel.

No te quedes en un hotel.

En el piso de la Rambla cabemos.

Me gusta ser un turista, Violín, aunque me busque la policía.

Hablando de policía...

El sargento quiere vernos mañana.

A sus órdenes, pues...

Papá...

Tengo muchas ganas de verte. ¡Y yo hija, y yo!

(LAX) Las muestras del carrillo bucal tienen un 70% u 80% de fiabilidad.

Intuyo que ya lo sabe. ¿Cuándo tendrán los resultados?

En un par de días. Señor Lax...

Llámeme Modesto.

¿Sabe quién puede ser la mujer que encontramos?

Ni idea.

Es imposible que sea de la familia. Las pruebas no tienen sentido.

¿Por qué está tan segura?

Sería alguien que se escondió en la guerra.

Lax se exilió, la casa se vació, vinieron los anarquistas...

Quién sabe lo que pudo pasar aquí.

Durante la guerra, Amadeo Lax se exilió, pero no se sabe dónde.

Los principales destinos fueron Francia, Argentina y México.

Lo sé, he repasado su biografía.

Cuando se fue, en julio del 36, su esposa acababa de abandonarlo.

¿Vamos a cotillear en la vida de mi abuelo?

Publiqué dos ensayos sobre él. Lo sé todo sobre Lax.

Pues dígame si es cierto o no, ¿su esposa lo abandonó por otro?

Teresa huyó a los EE. UU. con su amante, sí.

¿Sabemos el nombre del amante? No.

Modesto, ¿estos años ha tenido contacto con su madre?

Se llama Alexia, yo no sé nada de la señora Teresa Brusés de Lax.

¿El baño, por favor?

¿No sabe dónde está el baño? ¿Debería? Nunca ha sido mi casa.

Nunca vivió aquí, lo crió una prima de mi abuelo, Alexia, en Aviñón.

Teresa se fue después de dar a luz.

¿Abandonó a su esposo y a su hijo recién nacido?

Creía que las señoras de buena familia no hacían eso.

Cualquier información sobre la casa será de utilidad. Cuento con usted.

(Móvil)

Disculpe. ¡Sargento!

Lax no es solo un apellido. Fue un artista único. No lo olvide.

Lo tendremos en cuenta. Un segundo, por favor.

Encontramos esta llave en un bolsillo del cadáver.

No corresponde con ninguna cerradura, no sé qué debe de abrir.

¿Dime?

Sí.

Pues acaban de tomar las muestras...

¿Quieres instalarte conmigo? Hay sitio de sobra.

Sí, sí.

Además, he aprendido a cocinar.

Desde mi hotel veo las gárgolas de la catedral. Vamos al bar de enfrente.

Muy bien.

Hablamos luego, ningún problema.

De acuerdo.

(Ópera en francés)

"¡Amadeo!".

"¡Amadeo!".

(Golpes)

"¡Tiraré la puerta abajo!".

¡Amadeo, soy tu hermano!

(Sirena)

¡Ábreme!

¡Abre o echo la puerta abajo!

(Golpes)

(JADEA)

¡Amadeo!

¿Dónde está? ¿Dónde está ese malnacido?

¿Juan?

¡Quiero ver a mi hermano! (JADEA) ¡Juan!

¡Juan!

¡Amadeo!

(GRITA)

¡Juan, por favor!

¡Por favor!

¡Déjalo!

¡Quita!

(GRITA)

¡Déjalo! ¡Juan!

(GRITA) ¡No! ¡No!

(GRITA)

(Música triste)

(SARGENTO) El forense... Me ha asustado.

Lo siento.

El forense cree que lleva muerta décadas.

Vaya, qué perspicaz... Sí.

Violeta, su abuelo se exilió en julio del 36, no sabemos adónde.

Y su esposa lo abandonó poco antes.

Si es que realmente lo abandonó. ¿Qué insinúa?

Tengo cabos suelos e intento atarlos, eso es todo.

Y espero que usted y su padre estén dispuestos a colaborar.

Aunque no lo he visto muy participativo...

Le dije que no le gusta venir a Barcelona, y menos aquí.

Ya. Sé qué significa poner en duda el nombre de su familia.

Pero la mujer muerta también tenía padres.

Y puede que tuviera hijos.

Alguien la habrá echado en falta todos estos años.

Mi padre me está esperando. Si me permite...

(Música tranquila de piano)

(Bullicio)

(Jazz)

(RESOPLA)

Hay otra puerta, ¿pero dónde?

¿Dónde?

(SUSPIRA)

(Música de misterio)

(PADRE) ¡Venga! Vamos para abajo, ¡venga!

¡Ay, vamos a ver!

¡Qué bonita!

¿Qué, os gusta?

Bonita, ¿eh?

¡Preciosa! Entrad, por dentro es mejor.

¡Ay! Vamos.

¡Amadeo!

(ROSA) ¡Qué maravilla! ¡Qué bonito!

(ROSA) (SUSPIRA) ¡Está todo precioso, Eutimia!

Gracias, señora. Llevamos semanas esforzándonos para que...

Vicenta, preciosa, enséñame la cocina.

Sra. Rosa, bienvenida. -Gracias.

¿Soler? -Señora, bienvenida.

Gracias.

¿Subo las maletas? -Déjelas aquí, Julián.

La señora decidirá cómo nos organizamos, hay muchas habitaciones.

Los niños dormirán juntos, como en la calle Mercaders.

Pero Rosa... Pueden dormir cada uno en su habitación.

Quiero que duerman los tres juntos. Y punto.

¡Venga! -Está bien.

Estos chicos no tienen edad de dormir con la niña. ¿No lo ven?

¡Qué bonito! ¡Qué maravilla!

¿Qué dices de esto, Eutimia?

(TODOS) (RÍEN) -¡Señor!

No sé si esto de la electricidad será cosa de brujería.

Pues espera cuando suene el teléfono. -¡Huy, no! Dicen que da calambre.

(TODOS) (RÍEN)

Bienvenida al siglo XX, Eutimia. (RÍE)

Niños, subid a escoger vuestro cuarto.

¿Y la cocina? -Ahí.

Vamos.

¿No quieres escoger tu habitación? (SUSPIRA)

¿No dices nada, Amadeo?

Las calles son más anchas que en el Gótico. Podrás jugar con tus amigos.

Señor, ¿me permite?

(Música melancólica)

No podremos servir los uniformes alemanes.

(PADRE) Ya hablaremos más tarde, Soler.

Voy a por tus pinturas. Creo que las puse en mi maleta.

(Timbre)

¿Desde cuándo te preocupan mis camisas?

Desde que murió mamá combinas fatal tejidos y colores.

¿Y esa coleta?

Pasaba por aquí y podría invitarles a desayunar.

¿Les apetece un café? -¿Con pastas?

¿Alguna novedad, sargento? Me temo que sí.

El puerto digitalizará su archivo, preparan una exposición de exiliados.

Estos pasajeros embarcaron en julio del 36 hacia EE. UU., y aquí está.

Teresa Brusés, 19 de julio. Destino: Nueva York.

¿La han encontrado?

Rastreamos los ficheros de migración americanos,

y Teresa Brusés nunca entró en EE. UU.

Esto quiere decir... Que han hecho horas extras.

O bien entró con otro nombre, o no entró.

Y si falleció en la travesía, constaría la llegada del cuerpo.

¿Sigue abierta la sombrerería de la calle Escudellers?

¿Cómo dice?

Un momento, sargento, no entiendo nada.

Escapó de Amadeo para estar con su amado.

¿Escapó? ¿Amadeo no la trataba bien?

No he dicho eso. Teresa lo abandonó, eso es todo.

Si me disculpan, tengo pis. Ya sabe, cosas de la edad.

Lo que hizo Teresa no debe ensuciar el nombre de mi abuelo.

Estoy cansada de sus insinuaciones.

Violeta, esto se está complicando.

Teresa se fue, pero no llegó a ninguna parte.

Tengo un cadáver, un pintor y una mujer desaparecida hace 70 años.

Y el único que pudo conocerlos se comporta como si fuera una broma.

He venido y no los he citado en comisaría por ser quienes son.

Espero que lo tengan en cuenta.

¡Que son para mí! ¡Que no!

¡Callad! ¡Basta! ¡Se acabó!

¡Si os peleáis no las preparo más!

¡Sentaos!

Por favor, una más. Que no.

Una más, solo una.

Una y no más.

(SUSPIRA)

(Música triste)

¿Esta soy yo?

¡Pero si no soy tan guapa!

Mira, a que no parezco yo.

El dibujo es para ti.

Déjame enseñárselo.

¡Lo he hecho solo para ti!

Menudo par, aprended a compartir vuestras cosas.

¡Son mis dibujos, se los doy a quien quiero!

(SUSPIRA)

Si me haces un dibujo, lo metes aquí.

Escondemos la caja...

Y así solo lo encontraré yo. ¿Te parece bien?

¿Y los de Violeta? Pues se los das a ella.

(Música de misterio)

(Gramófono)

(Murmullos)

(Estruendo)

(TODOS) (GRITAN)

Mira, tengo el vello de punta. -¡Hala, a recoger los trozos!

¿Sabes lo que valía ese jarrón? ¡Era ruso!

Chino, era chino. -Peor me lo pones.

Cuidado con las doctrinas profanas, las montañas las mueve la fe.

Pero esto es distinto, el espiritismo es una filosofía de progreso.

El mundo está cambiando, tendremos que adaptarnos, ¿no?

"Merci beaucoup. C’était incroyable!". (RÍE)

"Pourrais-je avoir un verre d’eau?".

"Bien sûr". Vicenta, por favor, ¿puedes traer agua?

Si dispusiera de sus aptitudes en mis fábricas, sería un gran ahorro.

Rodolfo, ¿puedes avisar a los niños? Me gustaría que la saludaran.

Así practican el francés. -Enseguida, “chérie”.

Concha.

La señora te ha prestado el vestido y las joyas...

Si te lo presta todo, el Sr. Rodolfo igual se confunde de habitación...

¡Eutimia, por Dios! ¿Cómo dices eso?

Le diste el pecho a Amadeo y no te trata como a las demás.

Pero, aunque duermas en la primera planta, siempre serás una criada.

(SUSPIRA)

(Aplausos)

Les he dicho a Juan y Violeta que convenzan a Amadeo para bajar...

No creo que lo consigan. Ese chico...

El representante del sindicato solicita una reunión.

No están conformes con los horarios.

Las operarias quieren un receso más largo al mediodía.

¿Las operarias? -Sí.

Me reuniré con ellos el lunes por la mañana.

(ROSA) Como el pacifismo, creemos en un mundo sin armas,

reivindicamos la revolución social, que debe partir de nosotros mismos,

y no venir impuesta por Gobierno o institución alguna.

Y ello incluye a la Iglesia católica, a quien respetamos profundamente.

Muy bonito pero a barrer... nos pondremos tú y yo.

Dejemos de someternos al dictado del varón,

que aprendamos a ser libres tomando nuestras decisiones.

(Discurso)

(Aplausos)

(Risas)

(ROSA) Sé que Rodolfo no cree nada de lo que dije. (RÍE)

Pero tengo paciencia, y tarde o temprano se unirá a la causa.

Esto de la igualdad, la cooperación entre las personas...

a nosotras no nos lo han enseñado.

Ni esas ni otras muchas, pero todo cambiará.

Una mujer no es la comparsa de nadie. Ni hombres ni dueños. De nadie. (RÍE)

¿Por qué te estoy enseñando a leer y escribir?

El que me preocupa es Amadeo.

Crece muy deprisa. Todos crecen muy deprisa, pero él...

Es especial, señora. Pero tiene un corazón enorme.

Él muestra su cariño de otro modo. Te lo muestra a ti, Concha.

A veces pienso que solo te quiere a ti.

Desde aquel día, cuando lo cogiste en brazos.

Cuando le di el pecho a Juan entendí lo importante que es.

Un día, Amadeo se quedó mirando como lo amamantaba.

Fue terrible perder a tu hijo, ¿verdad?

¡Ay, Violeta! Algún día tendrás que decirle a tu madre que se calle.

¿De verdad? ¡Ni se te ocurra!

(ROSA) (RÍE)

(ROSA) Mañana Mme Gautier hará otra demostración en el Teatro Doré.

¿Me acompañarás?

Nunca he dejado a los niños solos de noche...

Los niños tienen ya pelo en las axilas, Concha.

Además, Violeta cuidará de sus hermanos, ¿a que sí?

(Videollamada)

"Skype is quite an invention".

"Los americanos también hacemos algunas cosas bien".

"Pero tú estás mucho mejor al natural".

Oh...

"'So...' ¿cómo va lo del misterioso cadáver?".

La policía ha hecho insinuaciones desagradables.

Espero que no llegue a la prensa.

"Los niños y yo estamos bien. Por si te interesa".

¿Dónde están? "They are sleeping".

"Preguntan mucho por ti, y les digo que tienes mucho trabajo".

"Ha llegado una carta, es de Italia".

"De una tal Silvana Gentile".

"'It came by priority post'. ¿Quieres que la abra?".

¿Urgente? Sí. Escanéala y me la envías por "mail".

"'OK'. Oye, he encontrado un sitio para la presentación".

Bien. "'Bye', te hablo luego".

(SUSPIRA) ¿Te las apañas con la casa y los niños?

"'Well... Yes...' Anoche cenamos pizza".

"Bebimos cola 'light' y no limpio mucho porque no ensuciamos mucho".

"'Yeah...' Te echan de menos, 'honey...'".

¿Y tú?

"Eh... Esta mañana hemos tenido partido...".

"En la habitación. Ahora... (SUSURRA) están echando la siesta".

Ah...

(SUSURRA) A ver...

Oh...

"Parecen inofensivos...".

Diles que volveré pronto. A tiempo para tu presentación. Te lo prometo.

"I miss you...".

"Miss you too...".

Dani, acuérdate de mandarme la carta.

(ASIENTE TRISTE)

(RESOPLA) Silvana Gentile... ¿Tú quién eres, Silvana Gentile?

En 15 años no ha habido ni un accidente en mis fábricas.

¡Ni uno! ¿De qué tienen miedo?

Conocen las medidas de seguridad francesas y han organizado asambleas.

¿Y qué será lo próximo? ¿Una marcha militar?

¡Ningún comité me dirá cómo dirigir mis negocios!

Los ánimos están caldeados.

Y los que duermen bajo los telares creen que es indigno.

Algunos empresarios están tomando medidas más racionales...

¿Me llamas irracional? -No, señor. Sólo digo que...

lo que favorezca su rendimiento...

¡Yo trabajo todo el día, Soler! ¡Y tú también!

Que no vengan con asambleas y sindicatos, que los echo,

y contrato a gente que quiera trabajar de verdad.

¡Maldito comunismo!

(Música tranquila de piano)

(Pasos)

(Música inquietante)

Juan...

¡Fuera!

(SUSURRA) No sale ni para respirar. Debería estar estudiando.

¿De qué le servirá en la fábrica tanta pintura?

¿Le has preguntado si quiere trabajar contigo?

Este verano no quiero ver ni un pincel.

Rodolfo... -Y no se hable más.

(Motor)

Este tren es mío.

Concha me lo regaló a mí. Dame sus dibujos.

Si se enteran de que has dibujado esto...

¡Dámelos! No quiero.

Si no me los devuelves...

(RESPIRA)

Me mataré.

¡Padre! ¡Padre! ¡Padre!

(GRUÑE)

¡Estaos quietos!

¿No os da vergüenza?

(PADRE) ¡Parad! ¡Ya sois mayorcitos!

¡Parad! ¡Basta ya!

¡Basta ya!

¿Pero qué te pasa, Amadeo? ¿Puedes decirme qué demonios te pasa?

No pasa nada, señor. Estarían jugando y...

¡Hablo con mi hijo!

¿Por qué te peleabas con él?

Él sabe por qué.

Mire, padre.

¿Qué significa eso?

¿La has cogido tú?

¡Ya está bien! ¡Señor!

Has conseguido llevarme al límite. ¡Me avergüenzo de ti!

¡No salgas de tu cuarto hasta que te lo diga!

¡Y este año te quedas sin vacaciones!

Mañana mismo entrarás en la fábrica.

Bienvenidos, señores. -Gracias.

¿Qué tal las vacaciones? -Cortas.

Ya tenía ganas de volver. ¿Cuándo vuelve Amadeo de la fábrica?

Está en su habitación, no se encuentra bien.

¿Qué le pasa?

(ROSA) (SUSPIRA)

Amadeo...

¿Hijo?

¿Te duele algo?

(ROSA) A ver tú.

(SUSPIRA)

Estás ardiendo... ¿Has cogido frío?

Cuando salgas por la mañana, abrígate, que empieza a refrescar.

Te subo tomillo y manzanilla para que se te baje la fiebre.

(Música tranquila)

¿Y estas manos?

Duele mucho, y no puedo pintar.

Esto no puede ser.

Quiere que trabaje para que no pinte.

Solo por eso. Shh...

A veces en esta casa se hace lo que dice tu madre.

Yo hablaré con ella.

Ahora descansa. Voy a prepararte la infusión.

La busqué, es profesora de Historia del Arte de la Universidad de Siena.

Escucha.

“Mi abuela murió hace semanas.

Aunque no entendía la razón, mi abuela la nombró en su testamento”.

¿A mí? No los conozco.

Ciertamente misterioso.

Su abuela era Eulalia Montull. Era catalana. ¿Te suena?

No.

Quiere verme para contármelo en persona. Debería ir.

No servirá para nada, pero...

¿Vas a Italia a ver a una desconocida porque te lo pide su abuela muerta?

Amadeo estuvo en Italia de joven.

Ahora que estoy aquí, aparece el cadáver. Quizá tiene relación.

“Nel mezzo del cammino di nostra vita, mi ritrovai per una selva...”.

¿Puedes hacer como que esto te importa?

Aunque sea un poco.

Bonito día.

(MODESTO) Si no vino a estropearlo.

Me temo que sí.

Más del 90% de afinidad en las pruebas de ADN.

La mujer que encontramos en la casa es Teresa Brusés. Su madre.

(Música inquietante)

Siéntese.

Pediré café para todos, nos vendrá bien.

No parece muy afectado.

Violeta...

Teresa no huyó con su amante.

La encerraron en la habitación.

Viva o muerta.

Después, terminó de pintar el fresco.

Veremos si no lo pintó una sola persona,

pero cabe pensar que así fue.

No demostrará que mi abuelo estuvo implicado en la muerte de Teresa.

Le agradeceré cualquier prueba que me ayude a resolver el caso.

Porque si usted supiera alguna cosa que yo no sé... ¿me lo diría?

(Jadeos)

¡Déjame salir! (JADEA)

Tengo que salir. (JADEA)

Quiero irme.

(JADEA) Tengo que salir.

Shh... Quiero irme.

Amadeo... Es el ruido. (JADEA)

No oigo mi voz. No pasa nada.

Quiero salir... Me ahogo.

Dejadme... Dejadme salir. (JADEA)

Shh...

Shh...

¿Quieres que me quede contigo?

¿Amadeo?

Ya está...

¿Concha?

¿Concha?

¿Le pasa algo a tu hermano?

He tenido una pesadilla.

(SUSPIRA)

Un pez muy grande quería comerme la cabeza, que era como un melón.

Tengo miedo...

Ven, acuéstate.

(SUSPIRA)

Concha, ¿qué comen los peces? No lo sé. Melones seguro que no.

Mi abuela decía que el pez grande se come al chico.

Y el chico, ¿qué come? Duérmete, que es muy tarde.

(SUSPIRA)

(Música inquietante)

(Golpes)

Se lo agradezco, padre, quedo en deuda con Ud.

¿Qué ha dicho?

Lo podemos llevar esta semana.

Ya han empezado pero le admitirán.

Sigue ardiendo, no sabía qué hacía.

¡Se acabó!

O lo enderezan o no sé qué hacer con él.

Octavio también está allí. Tendrá a su amigo cerca.

¿Y un centro francés o inglés?

Son jesuitas, es el mejor de la ciudad.

Le meterán en el cerebro historias de mártires.

¡Se abrió la cabeza golpeándose contra una pared!

Querías que durmieran juntos, que pintara,

que fuéramos modernos. ¿Adónde nos ha llevado esto?

Disciplina, Rosa. (GOLPEA LA MESA)

Esta casa no ha llovido del cielo.

Disciplina y sacrificio.

Me lo enseñó mi padre y lo inculcaré a mis hijos.

Mis hijos...

También son míos. Algo diré al respecto.

¡No!

Es mi heredero y es responsabilidad mía.

Entrará en vereda,

le pese a quien le pese.

¿Cuántos meses estará interno? Diez al año.

Señora, ¿le dejarán pintar? ¡No lo sé, Concha!

Pregúntaselo a mi marido.

(SUSPIRA)

(Portazo)

"¿Qué te pasa, Amadeo?"

¿Qué ocurrió?

(Jazz)

(Mensaje)

(CONTESTADOR) "Deje su mensaje al oír la señal".

(Pitido)

Papá, soy Violín.

Llámame cuando quieras o cuando puedas.

¿Cómo estás? Al fin y al cabo, era tu madre.

Venga, un beso. Hasta luego.

(Campanadas)

(Pájaros)

¡Octavio!

Son de Concha y son mías.

Están buenísimas.

¿Puedo coger otra?

Mira, Violeta me ha escrito poemas.

¿Sabes algo de tus padres?

Hace mucho que no vienen a verte.

¿Qué harás al salir de aquí?

Trabajar en los grandes almacenes del siglo.

Tendré mi propio despacho y las dependientas son guapísimas.

Yo quiero viajar.

Ir a Italia. Lo tienen todo: pintura, arquitectura...

Quiero aprender.

(Jaleo)

(CURA) Chicos, un minuto de silencio.

¡Silencio!

Os presento a Juan Lax. Vivirá con nosotros.

Amadeo,

¿no saludas a tu hermano?

¿Eh?

(Música de tensión)

Recordad: este sábado hay concurso de pintura.

Si alguien quiere participar, que dé los dibujos en conserjería.

(Murmullos)

(SUSURRA) Me gustaría participar.

Pero no me sale nada.

¿Puedo ver lo que has hecho?

Padre dijo que vendría y me gustaría dibujar algo.

Así se llevará los dos.

No le doy mis dibujos a nadie.

Venga, Amadeo,

has hecho más de uno.

O ayúdame a dibujar algo.

(Música de tensión)

(Suspiro)

(Pasos)

Señor Lax.

Levantaos.

Pedro y Carlos están en enfermería.

Amadeo les agredió con un compás.

Agarró a su hermano y...

véalo usted mismo.

Sentaos.

Dice que cogieron sus dibujos.

Como puede ver,

la firma es de ellos.

¡Borraron mi nombre!

¡Cállate!

¿Qué pasa contigo?

Amadeo cree que se los robó y que se los dio a sus compañeros.

No le quité nada.

¡Mientes! ¡Silencio!

¿Es que sois dos borrachos en una taberna?

Juro que no se los quité.

Jurar es pecado.

¿Sabes quién fue?

No. ¡Júralo por Violeta!

¡Amadeo! ¡Júralo por Violeta!

¡Basta!

¿No te han dicho que jurar es pecado?

Yo me encargo de los desperfectos.

Quiero que sigan aquí, al menos, hasta que el curso termine.

Piense que los padres de Pedro y Carlos están...

muy indignados.

A ver si esto nos devuelve a todos la dignidad.

No tiene que venderme, padre.

Sé lo que tengo que hacer.

(Música de tensión)

(PADRE) ¿Amadeo, qué haces aquí?

(Portazo)

¡Si sales por esa puerta no volverás a pisar esta casa!

(ROSA) ¿Qué pasa?

¡Mírame cuando te hablo! ¡No me toques!

¡Amadeo!

(ROSA) ¿Qué haces aquí? ¡Hijo!

¡Rodolfo! ¿Qué pasa?

¡Amadeo!

(PADRE) Despídete de tu madre.

No la verás nunca más.

(ROSA) (SOLLOZA)

Amadeo,

¿dónde vas, hijo?

(SOLLOZA)

(Música triste)

¿Dónde vas?

Lejos, madre.

Tan lejos como pueda de esta casa.

(PADRE) ¡Concha!

Cierra puertas y ventanas. Cubre todos los relojes.

El hijo mayor de los Lax ha muerto.

(Portazo)

(SOLLOZA)

(Pasos)

(Maletas)

(Portazo)

(Música de la época)

(PADRE) Portugal y Turquía no respondieron como esperábamos.

Hay que abrir mercado, ir más lejos,

a Sudamérica.

Nuevos tiempos, nueva imagen.

¿Voy a tantear el terreno? No, vende nuestros productos, Juan.

Quédate unos meses allí como representante oficial.

Lo haré muy bien, padre.

(EUTIMIA) Con permiso.

Soler está aquí.

¿Qué sucede? -Se han parado todas las fábricas.

¡Madrid no autorizó la huelga! -Señor, por eso se han amotinado.

Hay carteles amenazadores.

En San Andrés, han colgado una pancarta con su nombre, señor.

Mejor que hoy no salga. -¡Estoy harto de tanta tontería!

¡Muerden la mano que les da de comer!

¡Es peligroso! -¡Obedecen o se van a la calle!

Han cortado calles, hay piquetes y se han oído disparos.

No atenderán a razones.

Ya me encargaré yo de eso.

Julián, ¿el coche sigue en la puerta?

Vamos.

Voy con usted.

No, quedaos aquí, pendientes del teléfono.

Si pasa algo, os llamaré.

(ROSA) ¿Qué son esas voces?

¡Juan!

¿Qué ocurre?

¡Rodolfo! Quédese aquí.

Juan, ¿dónde va tu padre?

(Reloj)

(Música de tensión)

Gracias.

¿A qué hora salió Rodolfo?

(Teléfono)

(Música trágica)

(ROSA) (SOLLOZA)

(EUTIMIA) (REZA EL "AVE MARÍA")

(SIGUE REZANDO)

Esto es un velatorio.

Guarda tus arrumacos para cuando no os vea nadie.

(VUELVE A REZAR)

Matando, así piden justicia.

Con esas ideas revolucionarias no existen el orden ni la caridad.

Ni entró en la fábrica.

(Música de tensión)

Los anarquistas le hicieron bajar.

Julián le vio sacar el revólver. Quiso detenerlo pero...

(Disparo)

El mundo al revés.

Si nos volvemos del revés, nos lloverán las siete plagas.

Dios mío.

¿Avisaste a Amadeo?

No lo encontré.

Mandé un telegrama al hotel de Roma donde se alojaba. Ya no vive allí.

Búscalo.

Tiene que saber que mataron a su padre.

Violeta, ¿te encuentras bien?

Hace mucho calor. Acompáñala al jardín, que le toque el fresco.

Ven conmigo.

Vamos.

Tranquila.

Tranquila.

(GRITA)

Acompáñala y acostadla.

No ha comido en todo el día. Le prepararé algo.

Vamos.

Pobrecita.

Lo echará mucho en falta.

Vamos.

(SILVANA) No te asustes, Violeta. No es una trampa.

Se trata de Amadeo.

¿Sabías que estuvo en Italia? Estudió aquí de joven.

También más tarde.

Estuvo aquí unos años después. No vino solo de visita.

Silvana, sé todos sus movimientos. Compañeros, profesores, clientes...

Lo sé todo. Me temo que no.

No lo sabes todo.

Entremos.

(Música de misterio)

Jamás pintó desnudos. Nunca.

Además, no están firmados.

Porque no quiso exponerlos.

Él nunca...

(SUSPIRA)

No son suyos.

Fíjate en la disolución del pigmento, las texturas, la luz...

¿Quién es ella? Es la misma modelo.

Es la "mia nonna", mi abuela.

Eulalia Montull.

Estos cuadros han estado aquí todos estos años.

No salieron de aquí. No.

Eulalia los guardó.

Pero...

¿Por qué mostrarlos ahora?

¿Se avergonzaba de posar para mi abuelo?

Nuestro abuelo, Violeta.

También soy nieta de Amadeo Lax.

(ROSA) "Violeta, ¿estás bien?",

(MÉDIUM) "Attend...".

"Attend...".

"Je vous prie de ne pas oublier que votre état est passager".

"La vie est un chemin de brumes et de nuages".

"Je suis bien dans ma conscience éternelle".

Madre...

Espera.

Tu padre nos habla.

¿Seguro que es él?

"Je ne serai jamais seul".

"Pas pour longtemps".

"Je vous attends".

Nos espera.

Nos espera, me está esperando.

(SUSPIRA)

¿Debo ir con él?

(ROSA) ¿Amadeo? (VIOLETA) ¡Amadeo!

Usted.

Fuera, venga.

"C'est inadmissible!". Sí...

"Je suis une professionelle!". ¡Se acabó!

Se acabó tomarles el pelo.

"Je suis une professionnelle!". ¡Cállate!

(SUSPIRA)

¡Dios! (RÍEN)

¡Qué guapa estás!

Y tú también.

Madre...

(Música melancólica)

Madre...

Aunque no lo crea, me dolió su muerte.

Venga, ya estoy aquí.

Estoy aquí.

Tu padre también se arrepintió de lo que pasó cuando te fuiste.

Estará orgulloso de que vuelvas para asumir tus responsabilidades.

Pintaré. Soy pintor y seguiré con este trabajo.

Claro, y yo con mis aficiones.

Sé que sabrás agradecer lo que tu padre hizo por ti.

¿O crees que fui yo quien te mandó dinero todo este tiempo?

¿Eh?

(SUSPIRA) No sé, yo no tengo...

No sé nada de telas, ni de fábricas, ni de todo eso.

Juan te enseñará, él trabaja duro para que salgamos adelante.

Ahora que estás aquí, podréis hacerlo entre los dos.

Si trabajáis juntos, todo será más fácil.

No renunciaré a mi vocación, ¿mm?

Está bien.

Tendrás tu estudio en el desván.

Pero debes asumir quién eres, hijo.

Y sentirte orgulloso. Sí.

Vamos, Violeta.

Vamos a decirle a todos que el señor Lax ya está aquí.

Concha... Ay, dios mío.

Ya estás aquí.

Amadeo... estás aquí.

Concha...

(RÍE)

(Música emotiva)

Hola. Hola.

Estás igual que siempre.

No... (RÍE) Sí.

Bueno...

¿Cómo estás?

¿Cómo estáis? Pues...

Vicenta y Julián se casaron.

No. Sí.

Ella está embarazada.

¿Qué te parece?

Que estás muy mayor.

(Música de cabaret)

(Música y jaleo)

Mi maridito trabaja de sol a sol.

Me llega a casa

y no quiere guerra. Le hablo

al oído y le agarro el pantalón y está sin pólvora el fusil.

(OCTAVIO) ¡Dale una buena, hombre!

Ya tengo un plan muy sano y casero: un rico plato

afrodisíaco. ¡Guapa!

Me lo enseñó mi prima, que estuvo en la India.

Y yo me esmero al cocinar.

(Gritos de hombres)

Papá Conde me traspasa los almacenes.

Dice que ya lo sé todo para vender enaguas y tacitas.

Por Conde, rey del: "Comprarás

(AMBOS) y venderás... pero no fabricarás".

(RÍEN)

Melocotón, hola.

¿Qué quieres?

Nada, la última y me retiro. No...

Te dejo en buenas manos.

Mañana tengo despacho con Soler pero le despachará mi hermano.

Shh... ¡eh!

(OCTAVIO) Por Soler.

¿Qué tal con Juan? ¿Te ayuda en la dirección?

Dirigir un imperio es difícil, deberías saberlo.

Pero...

Se resuelve bien como capataz del almacén.

¿Lo has mandado al almacén?

Creo que deberías confiar en él.

Trabajó con tu padre.

Solo confío en mis manos, y en ti, mi mejor amigo. ¡Salud!

(Silbidos)

(Portazo)

Ayer se pararon todas las máquinas.

Necesito traspasar la producción a Mataró.

¿Sabe qué hora es, Soler? ¿Eh?

El sereno dijo que la de acostarse. (GRITA) ¡Esto es serio!

Los empaquetadores no esperarán a que se repare la avería.

Muy bien.

Espérame en el desayuno.

Ahora bajo. Vicenta prepara unas torrijas...

"Bocatta di cardinale".

Venga.

(SUSPIRA Y RÍE)

Al estallar la Guerra Civil, vino con Eulalia.

Sí, ella tenía 14 años.

Trabajaba en la casa Lax. Era hija de dos sirvientes.

Era mayor que ella. Muchísimo.

Pasaban por padre e hija.

Salían poco y nunca nadie supo que él era quien era.

Y tuvieron una hija.

Sí, mi madre.

Murió hace tiempo.

Mi abuela me contó toda su historia.

En su testamento pide que los cuadros

sean expuestos en la casa donde vivieron los dos.

Será una biblioteca y no los querrán al lado de niños.

Fueron sus últimas voluntades.

Vivió toda su vida avergonzada por lo que soportó al lado de Amadeo.

Se la llevó de casa, la apartó de su familia

y abusó de ella.

Cuando se cansó...

la dejó aquí y volvió a Barcelona.

Se lo debo.

Se lo debemos.

Tu padre se acostaba el último pero se levantaba antes del alba.

Conocía el nombre de sus trabajadores y a ti ni te han visto la cara.

Eres un fantasma.

Para todo el mundo.

¡Incluso para mí!

(Claxon)

(Claxon)

(SOLER) Buenos días.

(SUSPIRA)

Bueno...

Todo según lo previsto.

He organizado un refrigerio para el personal.

D. Manuel, el escribiente principal.

Señor. ¿Qué tal?

Montserrat Espelleta. Sus padres trabajaron aquí.

Lamentablemente, murieron.

Vaya, lo siento.

Con su permiso,

le preparamos una sorpresa de bienvenida

de parte de todos.

Espero que le guste.

Igual que crece el trigo, alegre en el trigal,

y sube la marea

del arenal,

me empleo con orgullo

y gran tesón

para que crezca el nombre

de mi patrón.

¡Bravo! ¡Bravo!

Tienes una voz muy bonita.

Gracias.

Cuando usted quiera.

El doctor dice que es por la edad, que mi cuerpo cambia,

que tome ricino y legumbres.

No me gusta el ricino.

¿Puedo moverme? Me pica el pie. Claro.

Es el primer retrato que me pintas desde que volviste, lo colgaré.

Era más divertido cuando dormíamos los tres.

(Pasos)

Amadeo, abajo hay una chica que quiere verte.

Pues dile que suba.

¿Aquí? ¿Al estudio?

Sí...

(SUSPIRA)

¿Es tu novia?

¿Qué haces?

Quiero verlo.

¿Estás bien?

Sí.

¿Por qué nunca nos dejas verlo? Hay que ver los cuadros terminados.

Como las mujeres.

¿A que nunca sales de tu habitación sin peinarte antes?

¿Quieres descansar?

¿Sí?

Ud. dirá por qué me ha hecho venir.

¿Te gusta la pintura?

(DUDA)

No sé.

Tienes una voz muy bonita. Pero eso da igual.

A ninguno de los dos nos gustan los telares, ¿me equivoco?

No está bien que lo diga, pero soy buena trabajadora.

Ya... Aunque me gusta cantar.

Cantar en un escenario.

Resulta que a mi me gusta hacer que los sueños se cumplan.

(Música de piano)

Con las siete plagas

caídas del cielo

sienten los egipcios

un gran desconsuelo.

Bellas concubinas vienen a mostrar

al rey sus encantos

con sensualidad.

Bien, bien.

No desafina pero se mueve menos que un poste de telégrafos.

Bonita, empieza otra vez pero sacándote ese abrigo tan largo.

(EMPRESARIO) Maestro.

(Piano)

Con las siete plagas

caídas del cielo

sienten los egipcios

un gran desconsuelo.

Sí, un momento.

Quiero saber qué hay debajo de esa blusa.

Seguro que a mis clientes les pasará lo mismo.

Prefiero seguir así.

Ah, prefieres seguir así.

Si prefiere seguir así, llévala al coro de la catedral.

No, déjame. Espera.

(SUSPIRA)

Muy bien, ¿eh?

¿Sabes lo primero que me hizo pintar mi mejor maestro?

¿Eh?

Un plátano.

Juré que nunca haría algo tan estúpido.

¿Sabes qué aprendí?

A veces, tenemos que decir que sí para luego poder decir que no.

Venga.

Me da vergüenza.

¿Cómo que vergüenza? Si tú eres una artista.

Eh.

Tranquila, venga.

¿Sabes por qué?

Porque desde hoy no permitiré que nadie vea lo que es mío.

Eh.

Cómetelo.

Aurelio.

(Piano)

A ver si se anima el gran faraón.

Tan casta y modosa,

¿qué puedo hacer yo?

Vaya yo por donde vaya,

busco para mi señor

algo que me satisfaga

y le haga sentir mejor.

No me tengo por coqueta,

díscola ni casquivana,

aunque por mi faraón

hago lo que haga más falta.

No está mal.

¿Cómo dijiste que se llama?

Montserrat Espelleta.

¿Qué?

(Aplausos)

Una flor del Nilo,

bonita y salada,

traigo yo escondida

bajo mi falda.

Todos los soldados

la quieren tener.

Algunos, incluso,

la quieren

meter...

¿Y meterla dónde?,

les pregunto yo.

¿Dónde va a meterla el gran faraón?

Vaya yo por donde vaya,

busco para mi señor

algo que le satisfaga

y le haga sentir mejor.

(TARAREA)

Adelante.

Brava, brava.

Gracias. (RÍE)

¿Y esas flores?

Mm... Espera.

Bella Olympia.

(RÍE)

(SUSURRA) Amadeo...

Dame. (SUSPIRA)

(GIME)

(GRITA)

(CANTA) "Hasta el final"

hay que beber.

Beber, beber, beber.

Hay que...

Hombre...

¿Qué más me quitarás?

(RESOPLA)

Juan, es lo que eligió ella, ¿eh?

Esta vez gano yo...

Pensaba que estabas loco.

Pero, no. Eres malo.

Eres mala persona, eso es todo.

¡Eres malo!

(RÍE)

¡Mírame!

¡Desgraciado, mírame!

(Pasos)

Violeta no está bien.

He avisado al médico.

(SUSPIRA)

¿Qué os pasa a vosotros dos? El tiempo, pasa el tiempo.

Pero unos crecen mejor que otros en esta casa.

Adelante.

No sabía que tenías un piso en la Rambla Cataluña.

No, yo no.

Lo tienes tú.

(CHASQUEA) No... Toma, ya tengo las mías. (RÍE)

(GRITA)

(SUSPIRA)

Ven, ven.

Bienvenida al paraíso. (SUSURRA) Te quiero...

(SUSURRA) Te quiero...

(SUSURRA) Te quiero, te quiero...

(SUSPIRA)

(Música tranquila)

(SUSPIRA)

(GIMEN)

(Música de tensión)

También soy nieta de Amadeo Lax.

"Se lo debo, se lo debemos".

(Móvil)

Papá, no puedes irte.

Hay algo que no sabes sobre Amadeo.

Tienes... tuviste una hermana y tienes una sobrina.

Llámame en cuanto puedas.

Un beso.

(Móvil)

Shh...

(OCTAVIO) Que me voy. ¡No!

Voy a trabajar. ¿Por qué?

(RÍE) Soy el director. ¡No!

(RÍEN)

Concha, Conchita,

si nos pones una copa, te regalo una rosita.

(AMBOS) (RÍEN)

Conch...

(Música dramática)

¿Qué pasa?

¿Qué?

No...

No...

¡No!

(Pasos rápidos)

No...

(Murmullos)

(REZA)

(Pasos)

(Pasos)

(Sollozos)

¿Cómo se va a llamar?

Eulalia.

Eulalia Montull.

Laia.

Yo la llamaré Laia.

Laia...

"¡Laia!".

¡Laia!

(Sirena)

(Pasos rápidos)

Señora, no sé qué pasa.

Modesto... ¿Dónde está?

¿Mi hijo está en Caldas? -Con Concha y mis padres.

No les pasará nada, ¿verdad? -No, nada.

Saca su maleta y mete su ropa.

Esto cógelo.

(Golpes)

El señor tiene llaves. ¡Amadeo!

Mete la ropa.

¡Abre o tiro la puerta!

(Golpes)

¡Abre!

¡Esta también es mi casa!

¡Ábreme!

¡Vámonos!

¿La hija del chófer?

Y de una doncella. Los pintó él, sin duda.

No se exilió solo, se fue con Eulalia.

Eulalia fue su criada, amante, modelo, todo.

Su hija era tu hermana, madre de Silvana.

Vino a Barcelona sin preocuparse por ellas.

Me voy, no le regalaré ni un minuto. Tú deberías hacerlo.

Deja de jugar a los detectives.

No ves a tus hijos. ¿No los echas de menos?

(Móvil)

¿Sí?

Sí, Ricardo, soy yo.

De acuerdo, voy para allá.

Sí, sigue aquí. No.

Lo intentaré. Venga.

Papá...

He dicho que no. Tiene algo importante.

Mira, estoy harto.

Todo pasó hace años y nuestras vidas no tienen que ver con esas historias.

Amadeo y Teresa ya no existen.

Tu familia te está esperando. No hagas como él.

Amadeo se apartó de todo y todos. Ya sabes cómo acabó.

No puedes escaparte ahora.

¿Hay algo más?

¡Dímelo de una vez!

Tú lo has descubierto, no era un santo.

Fue un pintor ejemplar pero no un ejemplo moral para nadie.

¿Por qué dices eso si no tuvisteis contacto?

Quédate solo unos días hasta que todo esto se aclare.

¿Me prepara la cuenta?

No me dejes sola, por favor.

Podríais replantearos la distribución.

Una planta solo para los cuadros... Bueno, bueno.

Mira esto y decides si hacer un museo o la casa de los horrores.

Está cerrada con llave.

La echamos abajo. O avisamos a la policía.

Sí, pero a mí me puede más la curiosidad.

¿Que habrá dentro? ¿Otra momia?

Espera, déjame probar con esta llave.

(Respiración agitada)

Vamos.

Espera.

Déjala allí.

No nos va a pasar nada. "¡Ábreme!".

No tengas miedo. -Vale.

¿Vale? -Vale.

Vamos.

(Música melancólica)

(SUSPIRA)

Es su hermana.

Violeta Lax.

(EMOCIONADA) Es precioso.

¿Y estas maletas?

¡Amadeo, abre o echo la puerta abajo!

(Golpes)

¡Amadeo!

¡Amadeo!

¿Dónde está?

¿Y ese malnacido?

¿Juan?

¡Quiero ver a mi hermano!

(JADEA) ¡Juan!

¡Juan!

¡Amadeo!

Teresa Brusés.

La maleta de mi abuela.

"La piedra lunar".

¡Déjalo! ¡Quita!

(GRITA)

¡Déjalo!

¡Juan! ¡Déjalo!

(SUSPIRA)

(Música de tensión)

¿Qué significa esto?

Que no pensaba irse sola.

Quería llevarse a su hijo con ella.

Tengo que llamar a mi padre.

Tengo que llamarlo.

¡No!

¡Déjalo! (GRITA)

(Música dramática)

¿Qué pasa?

¿Teresa? ¡Eh!

¿Amor?

¿Amor?

Teresa.

¿Qué te han hecho?

¿Eh? ¿Qué te han...?

(SOLLOZA)

¿La has matado, eh?

¿La has matado?

(GRITA) ¿La has matado?

(LLORA)

Habitaciones cerradas (1ª parte)

03 nov 2015

Los últimos 13 programas de Habitaciones cerradas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Programas relacionados