Programa divulgativo que aprovecha la hora de la sobremesa para viajar a los confines del mundo y observar con detenimiento la diversa vida natural que nos brinda nuestro planeta. Para ello, se emiten series documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

Este  contenido solo   está disponible para España y durante 7 días  desde su emisión   en TVE por restricciones de derechos. 

5133423 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Grandes documentales - Jerte, vida salvaje en el valle de los cerezos - ver ahora
Transcripción completa

que llene de energía estas laderas cubiertas de cerezos

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Es esta una historia que se sigue escribiendo con hielo y nieve.

Desde hace millones de años,

las sierras que delimitan el valle del Jerte,

en el norte de Extremadura, se cubren de nieve que, en primavera

se transforma en una colosal fuerza erosiva...

en forma de torrentes.

Una energía líquida que, al tiempo, sustenta el esplendor

de su vida natural y la prosperidad de este valle singular.

Este territorio, donde antaño todo era hielo,

nieve y roca, hoy es el reino de la cabra montés.

Aquí, el invierno aún se resiste a ser derrotado

por la cada vez más cercana primavera.

Con ella llegará la época de mayor agitación en la naturaleza,

cuando la mayoría de las especies se afanan en conseguir una pareja

con la que criar a su descendencia.

Sin embargo, no es así para esta especie,

que solo se encuentra en la península ibérica.

Hace varios meses que dejó de oírse el entrechocar

de las formidables cornamentas de los machos

dirimiendo su primacía sobre las hembras.

Ahora la vida en el rebaño transcurre apacible,

a la espera del nacimiento de una nueva generación

de cabras monteses, ya en plena primavera.

Más abajo,...

el valle del Jerte también aguarda.

Está esperando que el sol primaveral

derrita la nieve de las sierras que lo coronan;

que llene de energía estas laderas cubiertas de cerezos

que ahora permanecen adormecidos por el aliento invernal.

Y lo que ocurrirá entonces...

será un espectáculo natural imposible de olvidar.

El río que da nombre y vida con su sangre transparente

a este valle, nace de la confluencia de dos arroyos

al pie del risco de la Campana.

Ya desde su mismo inicio

hace honor a su denominación árabe, “Xerit”,

de la que deriva Jerte y, significa “río angosto”

o también “río cristalino”. En los apenas 50 kilómetros

que le separan de su desembocadura,

el río Jerte desciende unos 1200 metros de altitud,

confiriéndole una energía torrencial capaz de abrirse paso

entre murallas de granito.

No todas las grietas que perfilan el paisaje del Jerte

han sido obra de los agentes naturales.

Hace muchos años ya que esta mina de wolframio

cesó su actividad.

Tuvo su momento de mayor esplendor entorno a la Segunda Guerra Mundial,

cuando el wolframio era esencial para la industria bélica.

Las voces de los mineros y el ruido de los picos

arrancando este preciado metal por su escasez

se apagaron, dejando paso al susurro del agua

que acaricia sin descanso sus paredes.

Es una mina abandonada por el ser humano,

pero no ha dejado de ser útil.

De hecho, ahora cumple una nueva función:

“motel de carretera” para los murciélagos de cueva.

Esta especie, presente en todo el sur de Europa,

pasa el invierno en refugios donde se concentran

miles de individuos. Con la llegada de la primavera

inician una migración hacia sus diversos lugares de cría.

Un viaje que puede ser bastante largo y duro,

por lo que se detienen en refugios como esta mina

para tomarse un descanso, antes de continuar su camino

en busca de pareja.

El prodigio... está a punto de ocurrir.

Un acontecimiento natural

que las peculiaridades del valle del Jerte

hacen único en el mundo. Su despertar a la primavera

convertirá en omnipresente el color blanco.

Es... la floración de los cerezos.

Por sí mismo, todo este esplendor sería

un estéril derroche de energía natural

sin la cooperación de los mensajeros del amor entre las flores.

Y los más eficientes en este cometido son,

sin la menor duda, las abejas.

(Zumbido de las abejas)

Domesticar abejas melíferas ha sido, sin duda,

uno de los grandes logros del ser humano.

Una milenaria relación que se remonta

a los mismos inicios de la agricultura.

Generación tras generación, los apicultores

han cuidado de sus colmenas. A cambio reciben no solo miel

sino también cera, jalea real,

polen o propóleo; un excelente antibiótico natural.

Cada una de estas colmenas acoge hasta 80.000 abejas,

un auténtico ejército de eficientes e inagotables trabajadoras

que ahora, en primavera, vive su momento de mayor actividad.

Mientras haya luz, las abejas recolectoras vuelan sin descanso

en busca de néctar. que luego traen a la colmena

junto con bolas de polen adheridas a sus patas.

Aquí se lo entregan a sus hermanas encargadas de convertirlo en miel.

Otras abejas se dedican a construir celdas con cera,

limpiar o cuidar de las larvas; el futuro de su comunidad.

Forman un equipo donde cada cual cumple su cometido

y, gira en torno a la abeja reina.

Su abultado abdomen y mayor tamaño

distingue a la abeja reina, aunque sería más apropiado llamarla

abeja madre, pues esa es su única función.

Todas las abejas de la colmena son sus hijas.

Cada día pone unos 2000 huevos

mientras es cuidada y alimentada con mimo

por sus descendientes. Los no fecundados

darán lugar a los zánganos y, los que sí lo están a las obreras

Cuando surge la necesidad de una nueva

abeja madre para la colmena, las obreras construyen con cera

una “cuna de reina”.

En ella depositan una larva y jalea real para que se alimente.

Dieciséis días después de la puesta,

emergerá una nueva abeja reina.

En las pocas semanas que dura su vida,

una abeja obrera generará apenas una cucharadita de miel.

Para obtener un kilo, una colmena tendrá que volar

una distancia equivalente a casi tres veces

la circunferencia de la Tierra.

Es una tarea ingente...

a la que las abejas se entregan sin desmayo.

Cuando estas obreras regresen a la colmena

no solo aportarán el néctar y polen de las flores de los cantuesos,

también llevarán... información.

Las recién llegadas realizarán una danza

mediante la cual comunican a las demás la dirección y distancia

de la fuente de alimento que han encontrado.

Sus primos, los robustos abejorros,

comparten pasión por el néctar y el polen de las flores.

También viven en sociedad alrededor de una reina,

pero con muchos menos individuos.

En parte por el vello de su cuerpo

y, en parte por la carga electrostática,

los abejorros acaban cubiertos de polen que luego transfieren

a unos receptáculos que tienen en sus patas posteriores,

después de humedecerlo con agua y néctar.

(Canto de los pájaros)

En un nuevo ejemplo del trabajo en equipo

que rige la vida de las abejas, cuando una obrera visita una flor

no solo extrae el néctar y ayuda su polinización;

también deja una feromona, con la que avisa a las demás

de que allí ya no van a encontrar nada.

El zumbido de las abejas...

es el símbolo de la prosperidad de los cultivos.

De hecho, una tercera parte de lo que comemos

no existiría sin la ayuda de las abejas.

Si desapareciese la biodiversidad de polinizadores

es más que probable que nuestro modo de vida

se viera seriamente amenazado.

Estas densas masas de cerezos

son un lugar ideal también para los herrerillos comunes.

En estos primeros días de primavera andan muy atareados,

cortejándose de rama en rama. Luego,...

la hembra será la encargada de construir el nido

en huecos de árboles o entre piedras,

donde pondrá entre seis y 13 huevos.

Sacar adelante una familia tan numerosa

resulta una bendición para el entorno.

Los herrerillos son voraces insectívoros,

así que su presencia ayuda a contener

posibles plagas de parásitos.

El agua... determina el paisaje del valle del Jerte,

su belleza y esplendor de vida natural.

Una fuerza irrefrenable

que es a la vez tallador incansable de la roca...

y fuente de vida. Espoleadas por la acentuada pendiente,

multitud de corrientes de agua surcan las laderas del valle

brindando la energía torrencial que alienta una naturaleza...

tan agreste y fecunda como seductora.

Alejado de la rigurosidad de las cumbres

que coronan el valle del Jerte, crece en sus laderas

un denso bosque caducifolio donde reina el roble melojo.

Le acompañan castaños, implantados aquí por el ser humano

para aprovechar sus frutos y madera;

o supervivientes de otras épocas climáticas como el acebo.

A sus pies, la primavera cubre el sotobosque

con el amarillo de las flores de las escobas

o el violeta de los cantuesos; todo un imán para los insectos.

En esta silenciosa pero enconada disputa

por atraer a los polinizadores, la peonía ha desarrollado

una estrategia ganadora: la generosidad.

La especie que crece en estos bosques

es endémica de la península ibérica y, también se la conoce

como Rosa de Alejandría.

Cada planta genera muy pocas flores,

así que tienen que resultar irresistibles.

Su tamaño y coloración ya son de por sí poderosos reclamos

para la multitud de hambrientos comensales que pululan por el bosque

Pero, además, la peonía se garantiza su colaboración

ofreciéndoles una abundante ración de polen.

Todos son bienvenidos

y, todos consiguen su parte en el banquete

que asegura a la anfitriona la polinización.

Cuando llega a la parte más baja del valle,

flanqueado por bancales cubiertos de cerezos,

el río Jerte parece tomarse un respiro.

Su ímpetu se calma y extiende su cauce.

La furia del escultor de granito se transforma en tenacidad tranquila

sobre la que crece el bosque de ribera.

A la sombra de alisos, chopos, fresnos y sauces,

vive la salamandra común.

Aunque le gusta la humedad, pasa su vida en tierra

y solo se adentra en el agua para dar a luz.

Las pequeñas salamandras nacen como larvas semidesarrolladas

que completarán aquí su metamorfosis.

Cumplida su misión maternal,

la salamandra común regresa a su tranquila existencia,

garantizada por el vistoso diseño de su piel.

Todos por aquí entienden lo que significa:

“peligro; comida envenenada”.

Estas larvas de sapo de espuelas

también se las han tenido que ingeniar por sí solas

desde su nacimiento.

Tras depositar hasta 4000 huevos, la hembra abandona el agua

para regresar a su entorno habitual: lugares arenosos o poco compactados

donde puede enterrarse sin dificultad.

Sus renacuajos encuentran en estas masas de agua

todo lo que necesitan para crecer. Y lo hacen a conciencia,

pues son las larvas de mayor tamaño

de todos los sapos y ranas que habitan la península ibérica.

Ayudados por un llamativo pico córneo,

se alimentan con una variada dieta que incluye restos

animales y vegetales, microorganismos,

puestas de otros anfibios o pequeños crustáceos.

Siempre que haya para todos. Porque, si esos alimentos escasean

debido a la superpoblación o a la disminución

del tamaño de la charca, los renacuajos de sapo de espuelas

no dudan en entregarse al canibalismo,

atacando a sus congéneres.

La charca donde prosperan los jóvenes sapos de espuelas

es también un lugar donde se concentran las abejas.

Necesitan agua, tanto para hidratarse ellas mismas

y diluir la miel, como para llevarla a la colmena.

Allí la depositarán en celdas vacías

para que otras compañeras la utilicen;

y también la conviertan en un peculiar “aire acondicionado”.

Agitando las alas la evaporan, consiguiendo así disminuir

la temperatura interior de la colmena.

Pero conseguirla...

puede convertirse en una trampa mortal.

Los habitantes de la charca se acercan, curiosos,

a la abeja que lucha frenéticamente por su vida.

Quizá los renacuajos intuyan que, más pronto que tarde,

se convertirá en otra comida que llevarse a su pico.

En uno de los claros que se abren en los bosques caducifolios

del Jerte,

el satirón manchado también ha despertado ya

a la primavera.

Esta especie de orquídea ofrece una espectacular floración,

cuyos colores pueden ir del rosa a un púrpura intenso

y, con los que seducen a los insectos.

También se la denomina orquídea macho,

porque su parte subterránea se asemeja a unos testículos.

La familia de las orquídeas es un impresionante ejemplo de éxito

en la naturaleza.

Desde hace 80 millones de años han surgido más 25.000 especies

de orquídeas silvestres,

por lo que conforman una de las familias más numerosas

entre las plantas con flores. Hay orquídeas en todos continentes

y, prácticamente en todos los hábitats.

Aquí y allá, satirones manchados de flores blancas

buscan su lugar al sol para transmitir sus genes,

algo que no les debe resultar nada fácil.

Conseguir un polinizador con tan pálidos recursos

frente al exuberante colorido que despliegan sus hermanas,

se antoja una tarea poco menos que imposible.

(Canto de los pájaros)

Aunque comparten el mismo entorno,

a las dedaleras no les gustan los espacios abiertos

como a los satirones. Prefieren crecer entre piedras,

a la vera de senderos y en lugares sombreados

donde resalta aún más el colorido de sus racimos de flores,

cuya forma le ha dado su nombre popular.

Estas laderas boscosas y elevadas del valle del Jerte

son también el territorio preferido por el grillo de matorral.

Este macho joven aún no está completamente desarrollado,

así que tendrá que esperar para conseguir una hembra

con la que reproducirse. Mientras tanto,...

recorre el territorio en busca de comida

protegido por su coloración, que le ofrece un muy buen camuflaje.

Le gustan sobre todo restos vegetales,

pero no rechaza los de origen animal.

En especial le encantan los huevos de otros insectos,

como por ejemplo, los de las procesionarias.

Junto a las hojas que acaban de surgir,

una peculiar estructura de aspecto sedoso

aparece en las ramas de algunos robles.

Sus constructoras son las procesionarias del roble.

Atraviesan diversas fases de crecimiento

hasta convertirse en mariposas, haciéndolo todo en grupo.

Juntas se alimentan de hojas tiernas del árbol que las hospeda.

Juntas se mueven de rama en rama, generando un hilo de seda

que les sirve de guía. Y juntas tejen bolsones

donde se refugian y descansan.

Cuando alcancen su última fase de crecimiento,

también se encerrarán para tejer cada una su propia crisálida,

donde se convertirá en mariposa.

El paisaje serrano del valle del Jerte

tiene un soberbio símbolo, vivo desde hace al menos 500 años.

Su majestuoso porte y el volumen de su copa,

que se levanta a más de 20 metros del suelo,

hacen del roble del Acarreadero

uno de los más valiosos de su especie

en toda la península ibérica, sino el que más.

Hasta mil ovejas era capaz de cobijar este magnífico árbol.

La costumbre de reunir bajo su benéfica sombra

a los rebaños que pastaban en la finca donde crece,

le ha concedido su nombre a este portentoso ser vivo,

donde naturaleza e historia se entrelazan.

(Canto de los pájaros)

Multitud de arroyos van uniendo fuerzas

conforme descienden hacia el fondo del valle,

dando lugar a espacios de enorme belleza

como la garganta de los Infiernos.

El fragor de cascadas y saltos de agua

desafiando la solidez de la piedra,

sofoca cualquier otro sonido del bosque que les rodea.

La fuerza del torrente ha logrado tallar la roca,

creando unas formaciones peculiares de gran belleza

que son conocidas popularmente como los pilones.

En Geología, se denomina a estas depresiones

de forma circular “marmitas de gigante”.

Son el resultado de la labor erosiva del agua

sobre el enorme bloque de granito

que sostiene todo este paisaje desde la Edad del Hielo,

cuando el valle del Jerte comenzó a perfilar los rasgos

que le hacen tan singular.

La abundante presencia de la trucha común en estas aguas

es la mejor garantía de su óptimo estado.

Para su desarrollo, estos peces exigen aguas frescas,

limpias, bien oxigenadas y con abundante comida,

para la que son poco melindrosos.

La trucha común... es un comensal oportunista

que se abastece de lo que le va ofreciendo el río donde vive,

desde larvas y ninfas de insectos a pequeños peces.

El aislamiento que favorece la abrupta orografía

del valle del Jerte ha propiciado que las truchas

que viven en sus corrientes de agua no se crucen con truchas foráneas

y, conserven así una gran pureza genética.

La primavera... es una época de mucha actividad

para las distintas especies de mariposas que vuelan

en el valle del Jerte.

Tras salir de la crisálida, su vida no suele ser muy larga,

por lo que les urge encontrar una pareja con la que procrear.

Las orillas de los cursos de agua que serpentean

en la garganta de los Infiernos ofrecen un inmejorable lugar

donde las mariposas pueden no solo beber,

sino también conseguir con más facilidad sales

y otros minerales, imprescindibles para su bienestar,

que absorben con su larga trompa.

En torno a 250.000 especies

conforman la familia de las mariposas y las polillas,

lo que la convierte en la segunda más numerosa del planeta,

solo por detrás de la familia de los escarabajos.

Un frágil regalo de color y belleza

para hacer la primavera... aún más hermosa.

Este lagarto ocelado...

no puede disimular la agitación que le domina.

Está buscando una hembra. Así lo delata

la intensa coloración de su piel.

Pero antes debe alcanzar una temperatura corporal adecuada,

lo que consigue soleándose a la entrada de su madriguera.

Durante este periodo de celo,

los machos del saurio más grande de la península ibérica,

se muestran especialmente territoriales y agresivos

con otros competidores;

pero no temerarios. Cualquier mínimo signo de peligro

le convence de que es mejor ocultarse.

La parte más elevada del valle del Jerte

es un territorio solo apto para los más resistentes.

Entre bloques de granito, prosperan arbustos como los piornos,

la escobas y los brezos,

que asedian manchas de pastizal donde pastan caballos salvajes.

Estas manadas viven aquí todo el año,

sin pisar jamás un establo ni recibir ninguna clase de cuidados

Son caballos de raza pottoka,

cuyos orígenes genéticos se remontan a tiempos prehistóricos,

cuando los hombres de las cavernas decoraban sus cuevas

con dibujos de sus antepasados.

Favorecidos por su robusta constitución y carácter decidido,

los pottokas han hecho de estas alturas

un buen lugar para vivir en plena libertad.

La presencia de los caballos... resulta un auténtico regalo

para otros habitantes de este entorno,

como el escarabajo pelotero.

Para alguien que se alimenta de estiércol, el paso de las manadas

debe ser algo así como un sueño hecho realidad.

Pero esta especie de escarabajo

no solo usa el estiércol como alimento,

también fabrica con él bolas que llevará a su nido

para que hagan de incubadoras de los huevos que la hembra

depositará en ellos.

Traer hijos al mundo es un proceso bastante más agitado

entre los caballos salvajes del Jerte.

En primavera, los sementales husmean el aire,

siempre ansiosos por percibir el aroma que les indique

que una de las yeguas de su manada está en celo.

Pero que perciba ese olor no quiere decir

que la hembra que lo emite se muestre receptiva.

Solo lo estará durante unos pocos días...

en los que es fértil. Hasta ese momento,...

no permitirá acerarse al semental.

Y lo hará de forma tan enérgica como peligrosa

para la salud de su pretendiente.

(Relincha)

La primavera avanza

y las flores, ayudadas por los insectos,

ya han cumplido su misión. Ahora deben dejar paso a los frutos.

Las ráfagas de viento que se cuelan entre los cerezos del Jerte

arrancan el blanco de sus ramas para cubrir el suelo

con una lluvia de pétalos, brindando un nuevo espectáculo natural

de inusitada belleza.

El viento es otro inestimable colaborador de las plantas

a la hora de propagar nueva vida.

En el fondo del valle, donde crecen los bosques de ribera,

llena el aire y el agua...

de unos algodonosos viajeros: los vilanos.

Multitud de plantas, desde los dientes de león

o los cardos, a los imponentes álamos y sauces,

han desarrollado este ingenioso mecanismo natural

que dota a sus semillas de una cubierta pilosa

con formas diversas para un único objetivo:

volar con el viento; cuanto más lejos mejor.

Parten en busca de nuevos lugares donde prosperar,

envolviendo el paisaje con una sedosa escarcha,

cálida y fértil.

(Canto de los pájaros)

Las cabras monteses continúan con su apacible existencia

en los roquedos más altos e inaccesibles del valle del Jerte.

Mientras, poco más abajo, sus parientes domésticas

inician un día más su recorrido en busca de comida fresca.

(Suenan los cencerros)

Desde antiguo,

la ganadería tiene un fuerte arraigo en el valle del Jerte,

como la mejor manera de aprovechar de forma sostenible

su agreste orografía;

y también porque sus veredas y collados han sido tradicional paso

para los rebaños trashumantes de ovejas y vacas

a lo largo de la historia.

Conforme la primavera avanza,

los bosques caducifolios del valle del Jerte

lucen su mayor esplendor.

Su suelo se cubre con un uniforme manto verde de helechos.

(Canto de los pájaros)

Mientras, los rayos de un sol cada vez más poderoso,

consiguen a duras penas colarse entre la densidad de las copas

de robles melojos y viejos castaños;

quienes ya muestran sus flores,

señal inequívoca de que el verano se acerca.

(Canto de los pájaros)

Otra prueba más del inminente cambio de estación

la están sufriendo los habitantes de estos bosques.

El calor del mediodía...

obliga a multitud de pájaros a concentrarse en charcas o arroyos

donde conseguir un poco de alivio.

Quienes parecen disfrutar con el fuego que llega del cielo

son los mosquitos.

Convierten el aire de las tardes en el Jerte

en el escenario de un caótico baile sin principio ni fin.

Es... la danza que anuncia el verano.

Si el blanco... fue el heraldo de la primavera

en el valle del Jerte con la floración de los cerezos,

el verano también tiene su propia tonalidad

para proclamar su llegada:

el deslumbrante rojo de sus frutos en sazón.

La primavera en el valle del Jerte promete una explosión

de vida salvaje que conocer;

una creación de las manos del agua que descubrir,

un paisaje único que admirar.

Subtitulación realizada por Yolanda Fernández Gaitán.

Grandes documentales - Jerte, vida salvaje en el valle de los cerezos

48:19 10 abr 2019

La primavera en el Jerte es sin duda un tiempo mágico gracias a los cerezos; también por la variedad de especies animales y vegetales que comparten este mosaico de eco-sistemas tan variados como fecundos, sostenidos por los torrentes que tallan el granito buscando el fondo del valle de los cerezos.

Contenido disponible hasta el 17 de abril de 2019.

La primavera en el Jerte es sin duda un tiempo mágico gracias a los cerezos; también por la variedad de especies animales y vegetales que comparten este mosaico de eco-sistemas tan variados como fecundos, sostenidos por los torrentes que tallan el granito buscando el fondo del valle de los cerezos.

Contenido disponible hasta el 17 de abril de 2019.

ver más sobre "Grandes documentales - Jerte, vida salvaje en el valle de los cerezos " ver menos sobre "Grandes documentales - Jerte, vida salvaje en el valle de los cerezos "

Los últimos 24 documentales de Grandes documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 25:12 ayer Hoy el explorador Richard Wiese viajará a Marruecos para aprender cómo sobreviven los nómadas bereberes del Sahara, el mayor desierto de la tierra. Presenciará un espectáculo de habilidad y exhibiciones ecuestres, llamado Fantasía, y conocerá a dos familias nómadas bereberes. Contenido disponible hasta el 31 de mayo de 2019.

  • 50:57 ayer Zay Harding llega a Tanzania para emprender un viaje de más de 1600 km a través del país. Comienza recorriendo 500 Km por el lago Tanganika hasta el Parque Nacional Gombe Stream, donde tendrá oportunidad de ver chimpancés salvajes. Tras llegar a Daar es Salaam terminará su periplo en Zanzíbar. Contenido disponible hasta el 31 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 06/10/2017 08/06/2018

  • 51:31 ayer Giles y Monica experimentan el cálido abrazo del Fogo Island Inn, en un enclave rocoso y rociado por el mar de la remota isla Fogo en Terranova, Canadá. Blanco, angular y posado sobre zancos en zigzag como las casas de pescadores locales, el espectacular hotel rinde homenaje a los colonos europeos. Contenido disponible hasta el 31 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 22/06/2018

  • Los leones del pantano

    Los leones del pantano

    49:54 pasado jueves

    49:54 pasado jueves En Zambia, en el pantano de Busanga, tres leonas intentan sobrevivir. Rodeadas de abundante caza, sin embargo, el agua que todo lo inhunda hace imposible obtener una presa. Ahora que el macho ha muerto, se enfrentan a dos jóvenes machos que pretenden matar a sus crías para hacerse con el territorio. Contenido disponible hasta el 30 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 10/06/2013 17/02/2014 16/01/2017 18/07/2017

  • 50:11 pasado jueves Pasar un año con un panda rojo llamado Tashi y experimentar su vida en los bosques del Himalaya, a la par que conocer a otros habitantes, como aves, insectos y animales de esta exuberante zona del norte de la India, incluido el leopardo y conocer a la cría de Tashi, es toda una experiencia. Contenido disponible hasta el 30 de mayo de 2019.

  • 43:32 pasado miércoles El mayor ecosistema subtropical de Estados Unidos se encuentra en el sur de Florida, un paisaje de pantanos, cenagales, praderas y bosques inundados, donde cientos de especies animales y vegetales se han adaptado a dos estaciones extremas: veranos húmedos e inviernos secos. Son los Everglades. Contenido disponible hasta el 29 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 16/06/2016 14/02/2017

  • 51:43 pasado miércoles El Serau Japonés es el mamífero ungulado que reina en las montañas Hakusan (montañas Blancas) de Japón. Sus extraordinarias patas, cada una con cuatro pezuñas súper adaptadas, son el secreto de su éxito. Su peculiaridad le ha llevado a ser nombrado Especial Monumento Natural por el gobierno japonés. Contenido disponible hasta el 29 de mayo de 2019.

  • 43:31 pasado martes Unidos se encuentra en el sur de Florida, un paisaje de pantanos, cenagales, praderas y bosques inundados, donde cientos de especies animales y vegetales se han adaptado a dos estaciones extremas: veranos húmedos e inviernos secos. Son los Everglades. Contenido disponible hasta el 28 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 15/06/2016 13/02/2017

  • 49:10 pasado martes El Pantanal, en Brasil, es el pantano más grande del mundo y cada año, sin falta, inflige una terrible experiencia a sus habitantes. De hecho, la estación seca lo reduce a proporciones drásticas enviando a la fauna local a una desesperada carrera contrarreloj. Los caimanes sufrirán para sobrevivir. Contenido disponible hasta el 28 de mayo de 2019.

  • Eslovaquia salvaje

    Eslovaquia salvaje

    48:28 pasado lunes

    48:28 pasado lunes Eslovaquia es un pequeño país de Europa Central sin salida al mar con una inusual riqueza y variedad de vida salvaje. Su flora y su fauna subsisten y proliferan en una exótica amalgama de bosques primigenios, llanuras aluviales y extensas praderas en un entorno único al pie de los montes Tatras. Contenido disponible hasta el 27 de mayo de 2019. Histórico de emisiones: 26/10/2016 30/03/2017

  • 53:20 pasado lunes Rusia es el país más grande de la tierra y durante el invierno es un mundo despiadado de nieve y hielo. En su extremo oriental está la península de Kamchatka, que con más de 160 y 29 de ellos activos, es el reino de los volcanes y los géiseres. Al oeste, las cumbres del Cáucaso alcanzan más de 5000. Contenido disponible hasta el 27 de mayo de 2019.

  • 48:19 10 abr 2019 La primavera en el Jerte es sin duda un tiempo mágico gracias a los cerezos; también por la variedad de especies animales y vegetales que comparten este mosaico de eco-sistemas tan variados como fecundos, sostenidos por los torrentes que tallan el granito buscando el fondo del valle de los cerezos. Contenido disponible hasta el 17 de abril de 2019.

  • 3:04 03 oct 2016 Descubre el mundo oculto y desconocido de la selva. Un mundo rara vez visitado por el hombre, un submundo de amenazas ocultas llenas de criaturas que se mueven por el suelo selvático, por las ramas de los árboles, que vuelan por el cielo... ¿Qué pasa cuando la cobra blanqui-negra tiene hambre?  descúbrelo en "Velocidad mortal, un submundo oculto"

  • 2:43 16 sep 2016 La 2 de TVE estrena la prestigiosa serie producida por la BBC Earth, 'Shark',  que desvela los secretos de unas criaturas misteriosas, los tiburones. Con más de treinta especies filmadas, nos muestran en impactantes imágenes cómo cazan, cómo es su compleja vida social, el cortejo, el desarrollo, las amenazas y desafíos que afrontan los mayores depredadores de los mares. En el episodio 1, el documental nos muestra a la enorme familia de los tiburones y sus diferentes técnicas de cazar. Algunos en grupos, otros utilizan la emboscada o la velocidad para conseguir su presa. En este capítulo acompañamos a los tiburones debajo del hielo ártico a los arrecifes tropicales, mostrando sus increíbles técnicas de caza de uno de los grandes depredadores del océano. El primer capítulo se estrena el lunes 19 de septiembre en La 2 a las 16:30 h.

  • 2:06 29 ene 2016 'Criaturas de Luz' nos acerca al fenómeno de la bioluminiscencia, una cualidad adquirida por determinados seres vivos, especialmente los animales acuáticos en las profundidades marinas, tras millones de años de evolución, y nos explicará los usos que esta podría tener para el ser humano

  • 1:20 11 nov 2015 Depende del lugar del mundo, comer con las manos, es signo de buena o mala educación. Los expertos afirman con razón que comer con cubiertos “es un proceso de refinamiento que nos aleja de la naturalidad y nos acerca a la tecnología.” En los animales sería más bien al contrario, parece que los más refinados e inteligentes son capaces de coger y manipular los alimentos para comerlos. Casi todos los grupos animales cuentan con algún experto en comer con las manos.

  • 1:43 10 nov 2015 Las dietas de los animales son muy variadas pero las bebidas se limitan solo a una: ... el agua... Otro problema es cómo conseguirla, porque no siempre resulta fácil dar un trago refrescante. El agua puede estar incluida en el alimento, puede estar sólida, llegar en forma de nube o vapor o aparecer fugazmente en algunos lugares, convocando a miles de gargantas sedientas que llegan desde todas partes.

  • 2:12 10 nov 2015 En algunas latitudes, antes de que llegue el invierno, la naturaleza parece entrar en una especie de frenesí nutritivo en la que muchas plantas, árboles y arbustos dan sus mejores frutos. Es una época de abundancia: frutos carnosos, jugosos y sabrosos engordan y maduran para que los disfruten los paladares más golosos. No hay tiempo que perder; muchos de estos frutos tienen fecha de caducidad y no conviene dejarlos pasar.

  • 1:28 10 nov 2015 Se podría decir que el mundo es como un delicatessen gigante. Algunos alimentos son más barato y están al alcance de todos. Hierbas, las hojas de los árboles o las algas marinas son devorados por miles de especies y millones de personas todos los días ... La naturaleza produce algunos alimentos que sólo se pueden comer unos pocos días al año y estos son muy codiciados. Otras comidas se ocultan bajo tierra y se necesita un gran esfuerzo para llegar a ellos; algunos están ocultos bajo el mar, en la pantalla del escaparate colorido de los arrecifes de coral.

  • 2:33 05 nov 2015 La 2 estrena 'Menús salvajes', una serie documental de producción española, que nos muestra el gran restaurante de alta cocina que es la naturaleza. La serie documental nos acerca a través de 26 capítulos las costumbres culinarias de los animales para descubrir facetas sorprendentes de su comportamiento y de su ecología. Cada tarde dos capítulos en Grandes documentales, en La 2.

Mostrando 1 de 2 Ver más