Programa divulgativo que aprovecha la hora de la sobremesa para viajar a los confines del mundo y observar con detenimiento la diversa vida natural que nos brinda nuestro planeta. Para ello, se emiten series documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

Este  contenido solo   está disponible para España y durante 7 días  desde su emisión   en TVE por restricciones de derechos. 

3769723 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Grandes documentales - Las islas más salvajes de Indonesia: Reino de dragones - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Indonesia, una excepcional cadena de islas

rebosantes de vida.

Sus arenas prístinas,

selvas neblinosas,

y su red de ríos

son un refugio para un sinfín de criaturas emblemáticas.

Sin embargo, este paraíso tropical se ha visto invadido también

por unas fieras de sangre fría.

Los reptiles surcan los mares,

controlan las playas,

y hasta dominan los aires.

El paraíso mamífero de Indonesia,

también es un reino de dragones.

LAS ISLAS MÁS SALVAJES DE INDONESIA.

REINO DE DRAGONES.

Indonesia se compone de una cadena de diecisiete mil islas

situadas entre Asia y Australia.

Este archipiélago es el mayor conjunto de islas del mundo,

con una extensión de 5000 kilómetros a lo largo del Ecuador,

desde la punta occidental de Sumatra

hasta la costa oeste de Nueva Guinea.

Estas islas son un hervidero de majestuosos paisajes

y fauna diversa,

tanto en tierra...

como en el mar.

Mientras los mamíferos se han asentado

en la mayoría de selvas vírgenes de Indonesia,

hay un grupo de criaturas

que parece haber colonizado toda la cadena de islas.

Más de 700 especies de reptiles han hecho su hogar de Indonesia,

casi una quinta parte de la población total en el mundo.

En Indonesia, superan a los mamíferos en más de cien especies.

Son sumamente sigilosos, deslumbrantemente bellos,

y, a menudo, sorprendentemente afectuosos.

Muchos de estos cazadores no parecen haber cambiado

desde la era de los dinosaurios.

El hecho de que Indonesia sea todo un paraíso

para estas criaturas de sangre fría,

quizá ya no sea un misterio.

De todos los reptiles que han conquistado las islas de Indonesia,

ninguno es más formidable...

que el cocodrilo de agua salada.

Pese a que su nombre sugiere un entorno salado,

se mueve con la misma soltura en los hábitats de agua dulce

e Indonesia ofrece una gran mezcla de ambos.

Con sus poderosas fauces equipadas con más de sesenta dientes

y su aspecto que no ha variado en millones de años,

es el “asesino de sangre fría” por excelencia.

Puede llegar a medir seis metros de largo,

y a menudo pesa más de una tonelada.

El cocodrilo de agua salada es uno de los reptiles vivos

más grandes del planeta.

Siembra el pánico entre muchos de los habituales

de las orillas de los ríos.

El mono narigudo sabe que le conviene evitar

a este depredador a toda costa.

Los machos de esta especie ostentan la nariz más grande de los primates.

Además de ayudarlos a atraer a las hembras,

también amplifican sus vocalizaciones.

Aunque son unos nadadores solventes,

los adultos siempre escogen cuidadosamente

el momento en el que cruzar el río.

Los más pequeños carecen de experiencia

y pueden convertirse en un almuerzo fácil para un cocodrilo hambriento.

Los adultos han localizado el peligro

que acecha bajo la superficie.

Los machos, dan buen uso a sus narices.

Sus bocinazos de alarma resuenan por todo el bosque.

Absortos en sus juegos,

los más jóvenes no son conscientes del jaleo.

Las mandíbulas de un cocodrilo de agua salada son tres veces

más poderosas que las de un león,

y dieciocho veces más que las nuestras.

Hasta el mono narigudo más corpulento

llevaría las de perder.

En mitad del bullicio,

un adolescente nervioso trata de cruzar el río.

Pero se queda corto en su salto, distrayendo al cocodrilo.

Por suerte esto alerta a los pequeños,

que se apresuran en volver atropelladamente

a la seguridad de los árboles.

No obstante, este almuerzo perdido permite al poderoso depredador

centrar sus esfuerzos en otros menesteres.

A pesar de su reputación,

los cocodrilos también pueden hacer gala de una faceta mucho más dulce.

Bajo la superficie encuentran el escenario perfecto

para su ritual de cortejo acuático.

Este burbujeo les permite expresar su interés mutuo.

Tras unas caricias en la espalda por parte del macho,

la hembra queda lo bastante impresionada

como para dejarle aparearse con ella.

El macho mide casi tres veces más que ella,

y podría aplastarla fácilmente,

pero hace gala de una ternura sorprendente,

que ni siquiera se ve a menudo entre los mamíferos.

Dentro de unas seis semanas,

esta hembra volverá a la orilla para cavar un nido

y poner hasta noventa huevos.

En los últimos sesenta millones de años, la tectónica de placas,

y las erupciones volcánicas

han configurado el archipiélago de Indonesia.

Sus miles de islas dispersas por el océano la convierten

en una de las regiones tropicales más complejas

geográficamente del mundo.

Antiguamente, los niveles de los mares eran más bajos

y las masas terrestres estaban conectadas,

lo que permitía a los animales moverse libremente por la región.

Finalmente, los niveles del mar aumentaron,

aislando a las nuevas islas y a sus habitantes,

y creando la diversidad que vemos hoy.

Algunas islas siguen cambiando en la actualidad,

mientras que otras,

sólo ostentan las cicatrices de su violento pasado geológico.

La isla de Komodo se halla al sur del archipiélago,

en una pequeña cadena de islas situada en el cruce

entre dos placas continentales.

La abundante actividad volcánica creó estos abruptos picos isleños.

Este paisaje tan desolado puede parecer incompatible con la vida.

pero, en realidad, es el hábitat perfecto para los dragones.

El dragón de Komodo puede alcanzar los tres metros de longitud

y pesar hasta noventa kilos.

Es el lagarto más grande del planeta.

Su piel blindada hace las veces de cota de malla natural,

y su cola es como un látigo capaz de azotar con una fuerza increíble.

Pese a su apariencia feroz y su contoneo musculoso,

pueden pasar hasta el setenta por ciento de las mañanas

tomando el sol tropical,

acumulando la energía solar necesaria

para hacer entrar en calor sus cuerpos de sangre fría.

Las temperaturas pueden superar los cuarenta grados centígrados.

En contraste con otras regiones de Indonesia,

ésta tiene uno de los climas más secos.

El sol abrasa la tierra durante más de siete meses al año.

Aunque durante la breve estación del monzón tan sólo caen

800 milímetros de precipitaciones, son suficientes

para sustentar una serie de reductos de vegetación espinosa

la cual, a su vez, da sustento a los búfalos de agua....

y a los ciervos,

y allá donde hay ciervos a menudo suele haber dragones.

Estos reptiles gigantes parecen convivir en armonía

con sus compañeros isleños.

Pero, cada varias semanas,

los instintos cazadores vuelven a apoderarse de ellos.

Situado en la cima de la cadena alimentaria,

este dragón ataca desde el sotobosque a todo aquél

que sea lo bastante incauto como para bajar la guardia.

Una mera herida superficial por el momento.

El ciervo cree que ha escapado relativamente indemne,

pero el dragón no ha dicho aún su última palabra.

Tiene un arma secreta disimulada en sus fauces.

En la cara occidental de la región,

en los períodos en los que el nivel del mar era más bajo,

muchas de las islas de Indonesia estaban unidas

al continente asiático.

Esta antigua masa continental se conocía como “Sondalandia”.

Además de proporcionar rutas migratorias a los animales,

permitió propagar especies de árboles originarias de la India.

Con el paso de los años acabarían dominando los bosques tropicales

del Sudeste Asiático.

Con una superficie de setecientos cincuenta mil kilómetros cuadrados,

Borneo es la tercera isla más grande del planeta.

y contiene, aún hoy,

algunas de las selvas vírgenes más antiguas del país.

Estos árboles, conocidos como “dipterocarpos”,

pueden crecer hasta los sesenta metros de alto,

y vivir más de quinientos años.

En una superficie del tamaño de un campo de fútbol,

pueden agolparse hasta 240 especies diferentes de árboles,

diez veces más que en los bosques del Hemisferio Norte.

Durante esta importante colonización arbórea,

ciertos reptiles empezaron a evolucionar de un modo

que revolucionaría su forma de desplazarse por estos bosques.

Con sus cerca de veinte centímetros de largo

el dragón volador es todo un maestro del disfraz.

Los pigmentos presentes en su piel le permiten transformarse rápido,

pasando de un verde intenso...

a distintas tonalidades de marrón

camuflándose así en casi cualquier entorno de su hábitat.

Sus afiladas garras le permiten aferrarse a los árboles

y desplazarse con soltura.

Estas adaptaciones son cruciales

a la hora de evitar a los depredadores,

así como para tender emboscadas a su plato favorito, las hormigas.

Sin embargo, a veces, compensa hacerse visible.

Los machos se adueñan de territorios

que comprenden hasta tres árboles

Toda hembra que se aventure en su territorio en busca de comida

se expone a ser cortejada.

Despliega un colorido pellejo que tiene conectado al cuello,

conocido como “papada”

y después, ejecuta una serie de movimientos de baile adicionales.

Al parecer, la dama merece ser conquistada.

Tras darse cuenta de que tiene compañía,

la hembra estira a su vez su papada, más modesta,

para advertir al macho de que no está interesada.

Resuelto a no rendirse, el macho corretea de rama en rama,

persiguiéndola con la esperanza de que cambie de parecer.

Si tuviera éxito, podría engendrar hasta cinco crías,

transmitiendo así sus genes a una nueva generación.

Sin embargo, sus esfuerzos no parecen dar sus frutos.

Este árbol está rebosante de sabrosas hormigas,

y la hembra sólo quiere cenar en paz.

Las fuentes de comida pueden estar dispersas

por todo lo largo y ancho de estas vastas selvas vírgenes.

La presencia esporádica de frutas atrae a los insectos,

quienes a su vez atraen a los reptiles a ciertas ramas

y no sólo de la variedad con patas.

Con una longitud de más de un metro,

la serpiente voladora del paraíso también está

como en casa entre el follaje.

Prefiere las ramas intermedias,

y suele vivir en los márgenes de los bosques,

donde es más fácil absorber la energía del sol.

La edad y el sexo determinan el diseño de su piel y su coloración,

que puede oscilar entre el negro y el verde.

Su increíble musculatura les permite aferrarse a las ramas,

y su envés curvado las ayuda a agarrarse a protuberancias

de tan sólo un milímetro.

En estas selvas vírgenes, ciertos reptiles han descubierto

la forma ideal de llegar a su destino

sin derrochar su energía.

Y esta serpiente no es ninguna excepción.

Son tan fuertes que pueden sostenerse en el vacío

para escrutar las ramas inferiores.

Tras fijarse un objetivo se sitúan en una posición estratégica,

antes de dar un salto de fe.

La serpiente voladora del paraíso es una de las 5 especies del mundo

capaces de planear.

Puede doblar el ancho de su cuerpo en una fracción de segundo.

Logra achatarse dilatando sus costillas,

antes de ondular elegantemente,

salvando distancias de hasta veinticinco metros.

Al desplegar su papada para dar caza a las hembras

el dragón volador ha alertado sin querer de su presencia

a un depredador que merodeaba en las inmediaciones.

La serpiente voladora del paraíso se alimenta de lagartos.

Emplea sus enormes ojos para escudriñar el entorno

y localizar a su presa.

Pero el dragón volador guarda otro as en la manga.

Escoge su destino...

y justo en el último momento emprende también el vuelo.

Los lagartos de la especie draco ―“dragón” en latín-

tienen un ala retráctil que les ayuda a planear en el aire.

Contrariamente a la serpiente,

los pliegues de piel conectados a su costillar extendido,

le permiten deslizarse por el aire y aterrizar donde se lo propone.

Gracias a su excepcional constitución física,

los dragones voladores no necesitan pisar tierra en ningún momento,

salvo cuando las hembras ponen huevos

durante el período de reproducción.

Tras llevar a cabo a la perfección su plan de fuga,

este macho puede continuar su viaje en su territorio arbolado,

y seguir buscando a una hembra.

Mientras los reptiles colonizaban Indonesia por tierra y mar,

otro grupo de criaturas llegó desde los aires.

Pese a que son de sangre caliente,

y ahora se han diferenciado de los reptiles,

por extraño que parezca las aves descienden de los dinosaurios,

sin duda la familia de reptiles más respetada que haya pisado la Tierra.

Los pájaros han colonizado todas las islas del archipiélago.

Y, a medida que se formaron y se separaron las islas de Indonesia,

las diferentes poblaciones de aves se fueron aislando unas de otras.

Han evolucionado por separado,

creando la extraordinaria diversidad que vemos hoy.

El diecisiete por ciento de las especies de aves del mundo

habitan en las islas de Indonesia.

Al circular tan poco el aire en las frondosas selvas de la región,

los árboles dependen en gran medida de las aves

para que diseminar sus semillas.

El cálao rinoceronte es una de las aves

de mayor tamaño del archipiélago.

Su colorido casco, que parece un segundo pico,

es un rasgo que comparte con dinosaurios de pico de pato,

que vivieron en nuestro planeta hace sesenta y cinco millones de años.

Mientras muchas especies de aves de menor tamaño

depositan las semillas en un territorio exiguo,

los cálaos pueden viajar hasta 15 kilómetros cuando buscan frutas,

lo que quiere decir que a menudo depositan las semillas

lejos de donde las consumieron.

Y desempeña un papel importante a la hora de esparcir

la especie vegetal de manera uniforme por toda la selva.

Mientras ciertas especies de aves ayudan a cultivar las tierras,

en una de las islas de Indonesia es la tierra la que desempeña

un papel clave en la perpetuación de una especie de ave.

Sulawesi es la cuarta isla más grande de Indonesia,

y se formó cuando chocaron

diferentes bloques de corteza corteza terrestre,

formando la peculiar silueta que conocemos hoy.

Muchas de sus especies de aves no existen

en ninguna otra parte del mundo.

El talégalo maleo es autóctono de Sulawesi.

Abandonando la seguridad del bosque,

esta comunidad emprende una expedición

a una playa de arena de la zona.

Es su temporada de anidamiento,

y los machos ya se han puesto manos a la obra.

Sus patas palmeadas les ayudan a escarbar la arena.

Aún así, en algunos casos puede llevarles hasta tres horas

cavar el nido.

El talégalo maleo es monógamo.

La hembra nunca se aleja demasiado del padre,

y espera, pacientemente, a que éste haya terminado.

Debe evaluar con precisión la profundidad del nido,

ya que, después de esto,

no volverá a ocuparse de sus polluelos.

En vez de ello, utilizan el calor de la arena para incubar sus huevos.

Para evitar que se cuezan los huevos,

cavan el nido a un metro de profundidad.

Al anidar en comunidad,

los talégalos se disputan ferozmente las mejores parcelas.

Una vez zanjada la disputa,

las hembras ya pueden desempeñar su papel.

Cada hembra pone sólo un único huevo.

Taparlo es una responsabilidad compartida, que puede llevar

casi tanto tiempo como la excavación.

el talégalo maleo cava, además, nidos falsos,

para confundir y disuadir a los depredadores.

Los varanos son una amenaza omnipresente,

cuentan con una lengua bífida,

que les permite rastrear los olores con precisión,

y con afiladas garras diseñadas para escarbar.

Los huevos frescos de talégalo figuran, a menudo,

en el menú de este depredador.

Sin embargo, a este adolescente le llevará un buen rato

averiguar dónde están.

Al evolucionar,

ciertas especies de aves han perdido la capacidad de volar,

en aquellas zonas donde había pocos depredadores acechándolas

El casuario vive en las selvas vírgenes

del borde oriental del archipiélago.

Puede pesar hasta sesenta kilos y medir casi dos metros de altura.

Es uno de los pájaros más grandes del planeta.

Su nombre viene de un término papú que significa “cabeza con cuernos”.

Su casco está hecho de la misma sustancia que las uñas humanas.

Le sirve para apartar la vegetación a cabezazos

mientras el ave patrulla la selva virgen en busca de frutas.

Su espeso plumaje negro no está diseñado para volar,

sino que le sirve para mantenerse seco

durante los chaparrones del monzón.

La crianza recae exclusivamente en el macho,

que se ocupa de sus retoños durante dieciséis meses.

Durante este período, su misión será

la de mostrar a los polluelos los mejores comederos,

y protegerlos lealmente.

Las poderosas patas reptilianas del casuario le permiten

alcanzar velocidades de hasta cincuenta kilómetros por hora.

También, son un arma crucial para defenderse.

Sus patas, dotadas de tres dedos,

poseen una garra de hasta doce centímetros de largo,

con la que pueden mutilar a un depredador de un certero puntapié.

Pocas criaturas serían lo bastante insensatas

como para desafiar a un padre tan temible.

De vuelta en la isla de Komodo un depredador se dispone a saborear

las mieles de la ofensiva que acaba de lanzar.

El ciervo herido está cada vez más debilitado,

y el dragón no ha dejado de pisarle los talones.

El arma secreta del lagarto ha estado actuando

sin que lo sepa su víctima.

Su saliva, cargada de veneno,

ha penetrado en las heridas del ciervo, atacándolo desde dentro.

Al impedir que la sangre coagule,

hace que la presión sanguínea de la víctima caiga en picado.

Esta dosis mortal hace entrar su cuerpo en estado de shock,

debilitando demasiado al ciervo

como para que pueda seguir defendiéndose.

El dragón de Komodo sabía desde el principio,

que todo era cuestión de tiempo.

Pronto se correrá la voz entre los otros dragones del festín

que está a punto de celebrarse.

Su lengua de doble punta le permite oler por dos vía diferenciadas

captando el olor a carne podrida que flota en el aire

en un radio de hasta cuatro kilómetros.

Centrándose en su presa, estas bestias generalmente solitarias

sólo necesitan comer una presa de buen tamaño una vez al mes,

y se congregan para aprovechar la abundancia que se les ofrece.

Comenzando un febril banquete.

Absortos, en el aquí y ahora, es raro que se disputen un bocado.

Disponen de varias articulaciones adicionales en sus fauces

que les permiten abrir la boca mucho más de lo normal.

Sus estómagos pueden dilatarse para dar cabida

al ochenta por ciento de su peso corporal de una sola sentada

Mientras los depredadores mamíferos de gran tamaño descartan

cerca de una tercera parte del cadáver,

el dragón de Komodo deja sólo un poco más del diez por ciento.

Lo engullen todo, incluida la piel y las pezuñas,

todo esto los convierte en uno de los depredadores

más eficientes del planeta.

Mucho antes de que se formase la cadena de islas de Indonesia,

unas antiguas criaturas cambiaron su hogar, enteramente acuático,

por una vida parcialmente terrestre.

Sus descendientes se darían a conocer como “anfibios”.

Hoy son casi trescientas las especies que existen en Indonesia.

El entorno húmedo de la selva virgen proporciona las condiciones idóneas

para los anfibios de la era moderna.

Estos parientes lejanos de los reptiles

comparten su naturaleza de sangre fría.

Sin embargo, ellos han de mantener su piel húmeda.

Algunas ranas arborícolas crean nidos de espuma

en el follaje suspendido encima de arroyos o estanques.

Esta hembra emplea abundantes mucosidades,

a las que da forma con las patas traseras

antes de depositar cuidadosamente sus huevos en su interior.

Unos diez días más tarde, los renacuajos rompen el cascarón

y se dejan caer del nido al agua.

Permanecerán en el agua hasta la edad adulta.

Luego se embarcarán en una existencia en tierra firme.

El ciclo vital de las ranas permite hacernos una idea de los restos

a los que se enfrentaron otras criaturas más primitivas

cuando se mudaron del mar a la tierra.

Cuando evolucionaron los primeros reptiles,

desarrollaron una piel escamosa e impermeable,

junto con la habilidad de poner huevos de cáscara dura.

Esto evitó que los reptiles, y sus descendientes, se resecaran.

De esta forma se liberaron de las aguas,

lo que les permitió colonizar la tierra primitiva.

Los mamíferos de sangre caliente y las aves procesan la comida

para funcionar y mantener una temperatura corporal constante.

En el caso de los reptiles, sin embargo,

la digestión no despide calor,

por lo que dependen enteramente del sol para calentar sus cuerpos.

A consecuencia de ello,

sus requisitos nutricionales son mucho menores,

lo que los hace mucho más eficientes desde el punto de vista energético.

En proporción, sólo requieren un diez por ciento de la energía

que precisan los mamíferos.

Y, en Indonesia,

las altas temperaturas se mantienen durante todo el año

creando el entorno perfecto

para que abunden estos reptiles de energía solar.

A raíz de una aventura que mantuvo con un macho,

esta hembra de cocodrilo de agua salada está a punto

de poner sus huevos.

Con sus poderosas patas traseras,

construye un montículo al lado de la orilla,

usando vegetación de los alrededores,

antes de depositar, cuidadosamente,

sus huevos en su interior.

Estos descansan en una cámara situada por encima del suelo,

para evitar que su prole se ahogue.

Gradualmente, la vegetación se va marchitando.

Este proceso también desprende calor,

el cual es vital para el desarrollo del embrión.

El sexo de los bebés aún es indeterminado.

Las temperaturas de incubación desempeñarán un papel vital

a la hora de dictar si las crías serán machos o hembras.

Las temperaturas más cálidas suelen producir machos,

mientras que las más frías producen hembras.

Vigilará este nido durante los próximos tres meses.

En Indonesia algunos reptiles se han adaptado, incluso,

para ocupar las islas más minúsculas.

Con una extensión de medio kilómetro cuadrado,

este islote situado cerca de las costas de Borneo

se ha convertido en el hogar perfecto

para una vasta población de serpientes de mar.

Su rocosa línea costera y plagada de peñascos

brinda el escondite perfecto a estas criaturas semiacuáticas.

Se refugian en la oscuridad de estas grietas para aparearse,

poner sus huevos y digerir su comida.

Son las llamadas “serpientes marinas rayadas”.

Ostentan una porción de escamas más brillantes en el hocico y la boca.

Durante los tres meses que dura su período de celo,

varios machos de menor tamaño se apiñan alrededor de las hembras,

a la espera de una oportunidad para aparearse.

Pero aparearse no es la única actividad

que figura en su agenda.

Las hembras pueden tener el doble de tamaño que los machos,

llegando a medir un metro y medio y pesando casi dos kilos.

La mayor parte de su peso corporal corresponde a sus fuertes músculos,

con los que se apoya en el entorno rocoso para impulsarse.

Pero no se puede permitir quedarse quieta.

Para descartar la posibilidad de ser apresada

por un depredador de los cielos,

se apresura refugiarse entre las olas.

Aquí abajo se encuentra en su elemento.

Sus válvulas nasales y sus de sal la ayudan

a adaptarse a este mundo acuático.

Atravesar la erizada orilla puede pasar factura a sus escamas,

por lo que toca acicalarse un poco.

Cada pocas semanas, las serpientes marinas mudan de piel.

Las superficies duras y ásperas del coral constituyen una rascadera,

y son el ancla que permite a la serpiente

desembarazarse de su antigua piel,

también le permite regenerar la piel dañada.

Al mudar de piel se deshace de parásitos y algas,

asegurando así su aerodinamismo.

Su cola en forma de remo, exclusiva de las serpientes marinas,

las propulsa en las aguas

y les permite cambiar de rumbo de forma fluida.

Tiene un pulmón alargado que le recorre todo el cuerpo.

Puede permanecer bajo el agua durante veinte minutos seguidos,

antes de regresar a la superficie para respirar.

Su veneno es diez veces más poderoso que el de la cobra real

e inmoviliza a su víctima casi al instante.

Pero, sorprendentemente, los peces no se inmutan con su presencia.

La serpiente marina rayada se ha especializado,

centrando sus esfuerzos en las anguilas.

Pero se esconden en las grietas, y no son fáciles de encontrar.

Las serpientes marinas sólo necesitan comer cada dos semanas.

Así que el chapuzón de esta mañana

era más bien una cuestión de higiene.

Dejará la cacería para otro día.

La vasta línea costera de Indonesia contiene uno de los arrecifes

de coral más grandes del mundo,

con una extensión de casi cincuenta mil kilómetros cuadrados.

Los bordes sumergidos de estas islas proporcionan la superficie perfecta

para que se establezcan los corales,

formando franjas de arrecifes,

que constituyen una de las regiones marinas más diversas del mundo.

Aquí es donde viene a comer

uno de los reptiles marinos más grandes del planeta.

La tortuga verde puede llegar a pesar hasta ciento cincuenta kilos

y medir un metro de largo.

A lo largo de sus rutas migratorias entre el Pacífico y el Índico

frecuentan los arrecifes y costas de Indonesia.

Estos arrecifes también desempeñan una función algo más insólita

para algunos de sus visitantes.

Aunque generalmente llevan existencias solitarias,

las tortugas verdes y carey se congregan

en este salón de belleza subacuático para acicalarse.

Las ásperas puntas de los corales son un exfoliante perfecto

para desprender los percebes de su caparazón.

El toque final corre a cargo de unos voraces peces limpiadores,

que despojan sus cuerpos de parásitos y algas.

Esta relación bilateral garantiza que las tortugas estén limpias

y los peces, bien alimentados.

Esta tortuga ya puede continuar su vasta migración por los océanos.

De vuelta en tierra firme, un sonido procedente de la vegetación

alerta a la madre cocodrilo de agua salada.

Generalmente, cuando hay presas en abundancia,

la madre come casi todas las semanas.

Pero ha pasado estos últimos noventa días

vigilando religiosamente su nido, sin apenas probar bocado.

Esta noche, toca llevar a sus bebés al agua.

En respuesta a sus llamadas, desentierra a las crías del nido.

Tienen una protuberancia puntiaguda en el hocico,

el llamado “diente de huevo”, que les ayuda a romper el cascarón.

Si una de ellas necesita un poco de ayuda extra,

la madre la mece suavemente entre sus fauces para animarla.

Una vez liberadas,

la madre lleva cuidadosamente a sus crías hasta el borde del agua,

donde pasarán varios meses pegadas a ella.

Pese a medir poco menos de treinta centímetros de largo,

están a la altura de su reputación ya desde sus inicios.

Con sus reflejos fulminantes

y sus dientes afilados como cuchillas,

ningún ser que sea más pequeño que estos minicocodrilos

está a salvo.

Dentro de ocho meses, estas crías habrán doblado su tamaño

y serán lo bastante grandes como para valerse por sí solas.

Sin embargo, tardarán por lo menos otros diez años en estar listas

para encontrar pareja y engendrar a sus propias crías.

Indonesia es un paraíso para los reptiles.

En tierra,

bajo el mar,

y en el aire.

El implacable calor tropical energiza sus cuerpos de sangre fría

mientras la abundancia de criaturas les brinda un copiosos alimento.

Algunos residentes no han cambiado en millones de años.

Otros desafían la gravedad...

y asaltan los aires.

Y si Indonesia es el hogar ideal

para las criaturas peludas y emplumadas,

Grandes documentales - Las islas más salvajes de Indonesia: Reino de dragones

51:34 13 ago 2019

Más de 700 especies de reptiles han hecho de Indonesia su hogar. Casi una quinta parte de la población total en el mundo. Son sumamente sigilosos, deslumbrantemente bellos y a menudo, sorprendentemente afectuosos.

Contenido disponible hasta el 20 de agosto de 2019.

Histórico de emisiones:
24/10/2016
17/07/2017

Más de 700 especies de reptiles han hecho de Indonesia su hogar. Casi una quinta parte de la población total en el mundo. Son sumamente sigilosos, deslumbrantemente bellos y a menudo, sorprendentemente afectuosos.

Contenido disponible hasta el 20 de agosto de 2019.

Histórico de emisiones:
24/10/2016
17/07/2017

ver más sobre "Grandes documentales - Las islas más salvajes de Indonesia: Reino de dragones" ver menos sobre "Grandes documentales - Las islas más salvajes de Indonesia: Reino de dragones"

Los últimos 23 documentales de Grandes documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 49:24 ayer En verano, Yellowstone se transforma en un paraíso de vida silvestre con un cruel lado oscuro que castiga a los que no están preparados y obliga a todos los animales a sobrevivir. Mientras los osos pardos emergen de sus refugios en busca de comida, dos colibrís se pelean por el néctar de las flores. Contenido disponible hasta el 26 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 16/11/2017 23/01/2018

  • 48:40 ayer La época de sequía es para los leones un tiempo de escasez y hambre. Los siguientes meses decidirán la vida o la muerte de los cachorros si sus madres no pueden abastecerles de comida. No obstante, el mayor de los peligros para las crías proviene de los propios leones machos. Contenido disponible hasta el 26 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 20/06/2017 30/05/2018

  • 25:13 pasado viernes Richard Wiese viaja a Sudáfrica para buscar a uno de los animales más antiguos del mundo, la amenazada tortuga boba. En un humedal costero, Richard se unirá a un miembro de la tribu Tsonga que le enseñará a pescar con trampas hechas de cañas y conocerá un revolucionario proyecto. Contenido disponible hasta el 23 de agosto de 2019.

  • 46:09 pasado viernes La depresión de Danakil está situada al noroeste de Etiopía. Desde hace mil años, caravanas de camellos han estado comprando y vendiendo sal en esta tierra donde las temperaturas se disparan hasta los 63 grados. Acompañaremos a un viejo caravanero Afar en su último viaje hacia el abrasador Danakil. Contenido disponible hasta el 23 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 22/12/2017 23/11/2018

  • 58:39 pasado viernes Jago Cooper, arqueólogo especializado en Sudamérica, nos muestra cómo eran y cuál fue el destino de las dos sociedades que brillaron por su cultura, su organización y su oro, en el año 700 d.C.. Se trata de los Tairona y los Muisca, pueblos arraigados en la tierra de El Dorado, Colombia. Contenido disponible hasta el 23 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 28/09/2018

  • 49:11 pasado jueves El feroz invierno de Yellowstone hace que sus habitantes estén en una constante lucha por la supervivencia contra las fuertes nevadas, las temperaturas polares y los feroces depredadores. Veremos como las nutrias, zorros, lobos, osos, búfalos, coyotes y ciervos luchan por sobrevivir. Contenido disponible hasta el 22 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 15/11/2017 22/01/2018

  • 48:43 pasado jueves Las sabanas abiertas de África, cerca del río Mara, son territorios perfectos para los leones. Seguimos a dos manadas de leones que se han instalado aquí y, gracias a la tecnología de vanguardia, podemos contemplar con cámaras térmicas sus técnicas de caza durante la oscuridad total de la noche. Contenido disponible hasta el 22 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 19/06/2017 29/05/2018

  • Amazonia desconocida

    Amazonia desconocida

    56:09 pasado miércoles

    56:09 pasado miércoles El río las Piedras, Perú, forma parte del afluente más largo del Amazonas. En la jungla que flanquea la cabecera del río se encuentra la mayor diversidad de vida de toda la selva tropical. Los animales que habitan estas selvas llevan miles de años buscando la forma de sobrevivir. Contenido disponible hasta el 21 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 15/02/2017 26/09/2017

  • Los superpapás de la Naturaleza

    Los superpapás de la Naturaleza

    51:30 pasado miércoles

    51:30 pasado miércoles En el reino animal, muchos machos no se interesan en absoluto por su prole, la mayoría incluso ignora que tiene hijos. Sin embargo, existen padres extraordinarios que llevan su papel hasta el límite. Diez machos excepcionales mostrarán cómo asumen sus deberes de superpapás. Contenido disponible hasta el 21 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 25/01/2017 29/11/2017

  • 51:34 pasado martes Más de 700 especies de reptiles han hecho de Indonesia su hogar. Casi una quinta parte de la población total en el mundo. Son sumamente sigilosos, deslumbrantemente bellos y a menudo, sorprendentemente afectuosos. Contenido disponible hasta el 20 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 24/10/2016 17/07/2017

  • 50:51 pasado martes Imagine un mundo en el que el oído es anterior a la vista. Un mundo donde cada sonido y cada vibración es un mensaje dirigido a los demás. Sin música, sin casi ningún comentario, sin ningún otro sonido que el de la naturaleza, seguiremos a un clan de leonas desde el amanecer hasta el ocaso. Contenido disponible hasta el 20 de agosto de 2019. Histórico de emisiones: 30/03/2017 01/11/2017

  • 3:04 03 oct 2016 Descubre el mundo oculto y desconocido de la selva. Un mundo rara vez visitado por el hombre, un submundo de amenazas ocultas llenas de criaturas que se mueven por el suelo selvático, por las ramas de los árboles, que vuelan por el cielo... ¿Qué pasa cuando la cobra blanqui-negra tiene hambre?  descúbrelo en "Velocidad mortal, un submundo oculto"

  • 2:43 16 sep 2016 La 2 de TVE estrena la prestigiosa serie producida por la BBC Earth, 'Shark',  que desvela los secretos de unas criaturas misteriosas, los tiburones. Con más de treinta especies filmadas, nos muestran en impactantes imágenes cómo cazan, cómo es su compleja vida social, el cortejo, el desarrollo, las amenazas y desafíos que afrontan los mayores depredadores de los mares. En el episodio 1, el documental nos muestra a la enorme familia de los tiburones y sus diferentes técnicas de cazar. Algunos en grupos, otros utilizan la emboscada o la velocidad para conseguir su presa. En este capítulo acompañamos a los tiburones debajo del hielo ártico a los arrecifes tropicales, mostrando sus increíbles técnicas de caza de uno de los grandes depredadores del océano. El primer capítulo se estrena el lunes 19 de septiembre en La 2 a las 16:30 h.

  • 2:06 29 ene 2016 'Criaturas de Luz' nos acerca al fenómeno de la bioluminiscencia, una cualidad adquirida por determinados seres vivos, especialmente los animales acuáticos en las profundidades marinas, tras millones de años de evolución, y nos explicará los usos que esta podría tener para el ser humano

  • 1:20 11 nov 2015 Depende del lugar del mundo, comer con las manos, es signo de buena o mala educación. Los expertos afirman con razón que comer con cubiertos “es un proceso de refinamiento que nos aleja de la naturalidad y nos acerca a la tecnología.” En los animales sería más bien al contrario, parece que los más refinados e inteligentes son capaces de coger y manipular los alimentos para comerlos. Casi todos los grupos animales cuentan con algún experto en comer con las manos.

  • 1:43 10 nov 2015 Las dietas de los animales son muy variadas pero las bebidas se limitan solo a una: ... el agua... Otro problema es cómo conseguirla, porque no siempre resulta fácil dar un trago refrescante. El agua puede estar incluida en el alimento, puede estar sólida, llegar en forma de nube o vapor o aparecer fugazmente en algunos lugares, convocando a miles de gargantas sedientas que llegan desde todas partes.

  • 2:12 10 nov 2015 En algunas latitudes, antes de que llegue el invierno, la naturaleza parece entrar en una especie de frenesí nutritivo en la que muchas plantas, árboles y arbustos dan sus mejores frutos. Es una época de abundancia: frutos carnosos, jugosos y sabrosos engordan y maduran para que los disfruten los paladares más golosos. No hay tiempo que perder; muchos de estos frutos tienen fecha de caducidad y no conviene dejarlos pasar.

  • 1:28 10 nov 2015 Se podría decir que el mundo es como un delicatessen gigante. Algunos alimentos son más barato y están al alcance de todos. Hierbas, las hojas de los árboles o las algas marinas son devorados por miles de especies y millones de personas todos los días ... La naturaleza produce algunos alimentos que sólo se pueden comer unos pocos días al año y estos son muy codiciados. Otras comidas se ocultan bajo tierra y se necesita un gran esfuerzo para llegar a ellos; algunos están ocultos bajo el mar, en la pantalla del escaparate colorido de los arrecifes de coral.

  • 2:33 05 nov 2015 La 2 estrena 'Menús salvajes', una serie documental de producción española, que nos muestra el gran restaurante de alta cocina que es la naturaleza. La serie documental nos acerca a través de 26 capítulos las costumbres culinarias de los animales para descubrir facetas sorprendentes de su comportamiento y de su ecología. Cada tarde dos capítulos en Grandes documentales, en La 2.

  • 1:57 14 sep 2015 La 2 celebra 20 años de Grandes Documentales. Para celebrar este aniversario La 2 de TVE emite la serie de la BBC 'Reinos ocultos', una producción en tres capítulos que aborda la naturaleza desde la perspectiva de las criaturas más pequeñas del mundo animal.'Grandes documentales' es uno de los espacios más emblemáticos y veteranos de La 2. Empezó a emitirse en 1995, como programa divulgativo de sobremesa que viaja cada tarde a los confines del mundo para observar con detenimiento la diversidad de la vida natural en nuestro planeta, a través de documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

Mostrando 1 de 2 Ver más