Gigantes de La 2 La 2

Gigantes de La 2

Jueves a las 23.30 horas

Presentado por: Mari Cruz Soriano

Un programa de entrevistas presentado por la periodista Mari Cruz Soriano que descubrirá a personajes de gran relevancia en los ámbitos de la cultura, la ciencia o el arte. Además de una entrevista en profundidad, se buscará la cara más personal de la vida de los 'Gigantes' con ayuda de sus familiares, amigos y vecinos.

Cada programa girará en torno a una entrevista íntima y personal apoyada por diferentes elementos audiovisuales. Semanalmente, el espacio viajará junto a un invitado por sus vivencias, por sus paisajes y por sus paisanajes. Una vuelta a sus raíces para conocer a fondo a los 'Gigantes' y hacer una reflexión de lo que fueron y lo que son ahora.

Personajes como Juan Mari Arzak, Irene Villa, María Blasco, Carlos Saura, Victor Ullate, Miguel Poveda, Carmen Alborch, Albert Boadella, Ansón, Cesar Alierta, Grande-Marlaska y Rosa Montero serán algunos de los protagonistas de 'Gigantes'.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4877338
Para todos los públicos Gigantes de La 2 - Luis María Ansón, el sabio de las palabras - ver ahora
Transcripción completa

A veces, una palabra, una simple palabra

sirve para definir todo el universo.

Una palabra que surge de nuestra imaginación

y acaba posándose en un pedazo de papel.

El respeto a la palabra escrita es el respeto a lo que somos,

a lo que nos define como personas,

porque, como pocas cosas en este mundo,

la palabra nos humaniza.

(Sintonía "Gigantes")

(Canción "Love Is Here To Stay")

Dijo otro literato y periodista, Gabriel García Márquez,

que la crónica es la novela de la realidad.

Luis María ha dedicado su vida desde la infancia

a relatar los hechos, obras, duelos y quebrantos de su tiempo.

Si algún día escribe sobre su propia vida,

bien podría ser, sin faltar a la ideología a la que sirve

incansablemente, una gran novela.

(RÍE)

¡Qué alegría verte! Me alegra verte.

Y a mí también. ¿Estás bien?

Sí. Me alegro mucho.

Gracias por recibirnos... Qué mona eres.

Gracias a ti. ...en este despacho tuyo

tan lleno de libros.

¿Tú te aclaras en esta mesa?

Todo esto es lo que tengo por leer.

Según venía a tu encuentro,

he pensado que eres de esas personas que...

Yo creo que el primer día

de tu estancia en el mundo ya estabas trabajando.

¿Tú recuerdas vacaciones?

¿Has tenido vacaciones largas,

esas vacaciones de antaño, alguna vez?

Seguramente, tal y como tú...

las entiendes o te refieres a ellas, no.

Pero yo me he pasado la vida de vacaciones,

porque las vacaciones es hacer lo que a uno le divierte y le gusta.

Y yo he tenido la suerte, a lo largo de mi vida profesional,

de hacer lo que me gusta, que es leer y hacer periodismo.

Y eso lo he hecho a lo largo de mi vida,

desde que tenía 14 o 15 años, así que,

sí, he estado de vacaciones permanentes.

Por eso, cuando la gente dice: "¿Te tomas vacaciones?",

"Pero si estoy de vacaciones,

haciendo lo que me gusta, me divierte y me apetece".

¿Y cuántas horas tiene tu jornada vacacional?

No, tiene muchas, sí, pero eso parecería una presunción.

Yo tengo una vida, desde ese punto de vista,

muy tranquila, muy activa,

como es natural, porque esta profesión lo exige.

No olvides que nosotros tenemos una profesión

en que en este momento puede estar ocurriendo un acontecimiento

que nos haría dejar lo que estamos haciendo.

Le pegan un tiro al papa

o hay un atentado contra el presidente de los EE. UU.,

y nos tenemos que dedicar a una noticia que lo desborda todo.

Luis María, tú empezaste a trabajar con...,

a escribir, por lo menos, con 15 años.

¿Te acuerdas de lo que escribías a esa temprana edad?

Me acuerdo del primer artículo que publiqué

un poco antes, con 13 años,

en la revista del colegio El Pilar.

No en la revista de los estudiantes, sino la del colegio.

Fue sobre Leonardo da Vinci, me acuerdo perfectamente.

Y, desde entonces, he estado

siempre en el borde de la profesión.

Al principio, de una manera aficionada, "amateur",

porque dirigí la revista del colegio El Pilar.

Soy pilarista.

Años después, la dirigía también Juan Luis Cebrián.

O sea, hemos coincidido

dirigiendo esa revista y después en la Academia Española.

Y la costumbre era que esa revista la dirigía uno de séptimo.

Y, cuando Luis María Ansón llegó a quinto,

le hicieron a él director,

los directivos del colegio, de la revista.

Lo cual quiere decir que era muy evidente

que él estaba llamado a ser un gran periodista.

Y, desde entonces, no he dejado de...

de tener la atención siempre en el mundo del periodismo.

(Los Pekenikes "Lady Pepa")

Yo he cultivado dos géneros solo.

He cultivado el ensayo, sobre todo, el político,

también el filosófico,

y después el... Y el histórico.

Y, después, el periodismo, en el que sí he hecho de todo.

Una de las cosas que hiciste en tus años mozos de periodista,

que la gente no sabe,

aunque hay una foto muy graciosa tuya

en la guerra de Vietnam, es que fuiste corresponsal de guerra.

Sí, yo he sido corresponsal de guerra cuando no existía la tribu

y teníamos unas dificultades enormes de transmisión.

Hice dos veces la guerra de Israel.

Hice el Yom Kipur, hice la guerra de los Seis Días.

Hice la guerra en Camboya.

Hice la guerra... La primera que hice fue la del Congo.

Con un...

Con una crónica del Congo, gané el Premio Mariano de Cavia.

Con una crónica que escribí sobre un barril de dinamita en un C-130

volviendo de Stanleyville a Leopoldville.

Y, después, he hecho siete veces la guerra de Vietnam.

Mi primera experiencia en la guerra del Congo

fue cuando entramos en Stanleyville.

Al día siguiente, había... Hice una crónica sobre eso.

Había una chiquita de 17 años sentada delante

de una tienda con la vista extraviada.

Yo le dije alguna palabra, me contestó.

Al día siguiente, estaba en el mismo sitio

y salieron los dos dueños de la tienda...

Era una tienda de alimentación. Lo que aquí llamamos ultramarinos.

Y salieron a decirme: "No podemos hacer nada".

"La dejamos ir al baño, le damos algo de comida, pero ahí está".

Y yo dije: "Pero ¿qué ha ocurrido?".

Lo que había ocurrido es que esta chica

tenía una niña de cuatro meses,

y los malos entonces, los que llamaban los Simbas,

pero que eran tan malos como los del otro lado,

la metieron en la tienda de alimentación,

colocaron al bebé en una máquina de hacer lonchas de jamón

e hicieron lonchas a la niña.

Y esta chica...

Luego, yo pedí permiso al capitán Calistrat,

que era el jefe del comando con el que entramos en Stanleyville,

para llevarla a un psiquiatra que había en Leopoldville.

La cogí de la mano y se vino como un corderito.

La subí al avión y la dejé en aquel psiquiatra.

Pero yo, después de haber vivido esa experiencia,

y otras muchas en todas las guerras,

porque, desgraciadamente, todas son muy parecidas...

En la guerra civil española, que yo la llamo "guerra incivil",

se hicieron atrocidades extraordinarias.

# Negras tormentas agitan los aires,

# nubes oscuras nos impiden ver.

# Aunque nos espere el dolor y la muerte,

# contra el enemigo nos llama el deber. #

La gente dice: "¿Cómo estás contra todas las guerras?".

Por tanto, hay que estar contra ellas,

negociar hasta la extenuación, evitar la confrontación.

Hay gente crítica con respecto al contenido

de los medios de comunicación y opina que en España

hay demasiada tertulia, demasiada opinión.

¿Y tú qué opinas?

Seguramente, es así, pero los medios de comunicación

en sí mismos son un contrapoder.

Es decir, nosotros, además de informar,

lo que hacemos es elogiar al poder cuando el poder acierta,

criticar al poder cuando se equivoca

y denunciar al poder cuando el poder abusa.

Y no solo al poder político,

también al económico, al universitario,

al religioso, al deportivo

y al propio poder de los medios de comunicación.

Hay muchas teorías sobre cómo debe comportarse el periodista.

Ha habido una polémica famosa en la historia del periodismo

entre un periodista de "The Guardian"

y otro de "The New York Times"

para decidir si un periodista debía ser un elemento neutral,

que aportara los datos y se mantuviera en posición distante,

o tenía que ser un hombre que expresara con sinceridad

sus posiciones y las defendiera a brazo partido.

Yo creo que, finalmente, el periodismo al que vamos

es aquel que acogerá

estos y otros muchos modelos más.

Ya no habrá un modelo de hacer periodismo.

Ya no lo hay. Hay muchas maneras de hacer periodismo,

como hay muchos periodismos y hay muchos medios nuevos.

Están aflorando por todas partes.

Yo ya no creo que quepa hacer

un juego muy cerrado al respecto.

En estos momentos, hay un sector importante del periodismo español

que está muy en contra de cómo se están haciendo las tertulias

en ciertos medios de comunicación.

Hay otros, en cambio, que creen que no,

que están contribuyendo positivamente

y que hay, por supuesto, contertulios

que tienen una gran cultura y que son excelentes.

Y yo siempre he rechazado ir a las tertulias

porque las veces que he ido me ha ocurrido eso,

que, de pronto, debo hablar de algo que no conozco.

Y eso para el periodismo especialmente serio...

Nosotros procuramos hablar de lo que sabemos,

de lo que hemos contrastado, de lo que hemos investigado,

pero no improvisando cosas que, a veces, son muy complejas.

Las pocas tertulias a las que he ido,

porque hubo un tiempo que fui más...

Cuando lanzamos "La Razón", estuve en las tertulias de Luis del Olmo,

y, después, en alguna otra.

Y, cuando me han preguntado por algo que desconozco, he dicho:

"No tengo información suficiente para hablar de eso".

Luis María, acabas de mencionar a Luis del Olmo.

Tú has compartido

momento histórico con grandes periodistas.

Yo recuerdo unos cuantos

quizá porque también los he conocido personalmente:

Luis del Olmo, Iñaki Gabilondo, Cebrián...

¿Con cuál te has sentido más...

más unido? ¿Con quién te has llevado mejor?

He sentido gran admiración por algunos compañeros míos.

Por ejemplo, ya que lo has citado, Iñaki Gabilondo

me parece que es uno de los diez periodistas más destacados

de los últimos 50 años.

Ha hecho una labor ingente en prensa,

pero, sobre todo, en radio y en televisión.

Me parece un halago muy grande, porque es muy grande en sí mismo

y porque proviene de un hombre como él.

Además, repito, no hemos estado en la misma...

en la misma zona de observación de la realidad política.

No sé, yo creo que él... Creo que él exagera,

pero yo no exagero si yo digo que él es uno de los tres

más importantes,

porque es evidente que lo es.

Es evidente que lo es.

Me halaga que crea que yo soy un periodista destacado.

Me parece que hemos tenido dos personajes

en el periodismo español, directores de periódicos,

como Pedro J. Ramírez o Juan Luis Cebrián,

que están en lo que podemos llamar la excelencia periodística.

Y hay una serie de periodistas,

como Manolo Martín Ferrán, como Luis del Olmo

y como tantos otros, que no terminaría de enumerarlos,

que han sido profesionales de primera magnitud.

El periodismo español, por muchas razones

y, sobre todo, porque tuvo un papel

decisivo en la Transición...

Cuando todavía no había Parlamento,

constituimos el Parlamento en papel.

Los debates que hoy se producen

en el Senado o en el Congreso de los Diputados

se producían en los periódicos.

Tal vez, luego fue muy difícil que algunos periodistas

se retiraran de ese papel, que no les correspondía,

que era hacer de Parlamento. Gobernar.

Pero el hecho es que hemos producido un periodismo

que se ha aprovechado de la libertad de expresión,

después de una larga dictadura de 40 años.

Creo que un periodismo excepcional.

¿La clase política estaba a la altura

de este nivel de periodistas? Yo creo que sí.

Fueron seis, ocho o diez años...

Yo creo que hay una persona que te puede hablar muy bien

de lo que significó esa clase política:

Juan Alberto Belloch.

Se lo preguntaré. Por muchas razones,

y, seguramente, porque no están pagados como debían estarlo,

la clase política, en estos momentos,

yo creo que lo que la caracteriza es la mediocridad.

A mí me parece... Hay gente estupenda,

pero el conjunto, cuando se puede hablar en conjunto...

La gente habla mucho de la corrupción.

Corrupción hay en Italia, en Francia, la hay en España.

Y es verdad que hay unos sectores de la clase política

que... que... que han...

han naufragado en el albañal ese de la corrupción.

Pero creo que no es la característica sustancial

de la clase política hoy.

La característica sustancial de la clase política española

en estos momentos es la mediocridad.

Y, de alguna manera, la opinión pública

así lo siente y así lo concibe.

(Canción "Walk On The Wild Side")

Naturalmente, los sistemas políticos no son perfectos.

Todos tienen defectos.

Y uno de los problemas que tiene ahora la democracia,

no solo en España, sino en otros países europeos,

pues es...

la falta de atractivo de las gentes más capaces

para acceder a la política.

Hubo un tiempo, por ejemplo, en Inglaterra, que las familias

daban a una persona la política.

Estudiaban en Eton y luego iban a Oxford o a Cambridge

y se dedicaban a la política.

Aquí, a la Iglesia. Sí.

Aquí, unos iban a la Iglesia, otros, a la milicia...

Pero yo creo que eso, con el tiempo,

y según vayan derivando las circunstancias,

se irá corrigiendo desde dentro.

Llegará un momento en que habrá un convencimiento

de que el político no puede estar tan mal pagado,

entre otras razones, porque es una tentación para la corrupción

estar mal pagado.

En estos momentos, no es así. Eso es una asignatura pendiente

y, como te he dicho antes, nada fácil de resolver.

Llevará mucho tiempo.

("Have You Ever Seen The Rain?")

El 8 de febrero de 1998,

tomaste posesión del sillón Ñ minúscula.

Y tuve una espectadora excepcional,

entre una multitud, que se llamaba Mari Cruz Soriano.

Yo tuve la suerte de ser invitada. Sí.

Y fui, efectivamente, una espectadora feliz.

Máxime porque, contra todo pronóstico,

en lugar de hablar de política, que es lo que esperábamos,

hiciste un fantástico discurso de ingreso llamado

"Las palabras de amor de los poetas".

"Las palabras de la poesía, las que más llegan al pueblo,

las palabras de amor de los poetas".

"Como escribió nuestro clásico:

'El amor fue el inventor de los poemas',

porque el amor y la poesía rastrean,

verso adentro,

el alma profunda de los pueblos,

de los hombres sabios,

que suelen dialogar con su propio corazón".

Muchas gracias.

(Aplausos)

Yo estuve presente ahí. Fui uno de los que contribuyó

a ese desbordamiento.

Yo nunca vi la sala...

Incluso, yo creo que, a partir de ese momento,

las autoridades de la Academia...

tomaron precauciones,

porque aquel desbordamiento...

era, incluso, peligroso, ¿no?

Sin duda alguna, la causa fue

la extraordinaria popularidad de Luis María Ansón...

como periodista, como escritor,

como director de uno de los grandes periódicos españoles.

Yo soy un...

No sé hacer un verso,

pero soy un gran enamorado de la poesía

y es raro el día que no leo... que no leo poesía.

Y por lo tanto...

No es que esté especializado en ello,

porque sería una presunción decirlo,

pero me gusta mucho la poesía.

Y me pareció que, en lugar de hablar

de todos esos tópicos y lugares manidos de la política,

era mucho más interesante para los espectadores que iban a venir,

para los asistentes, que yo me refiriese

a lo que caracteriza de una manera especial la literatura española,

que es la gran poesía de amor que tenemos en español,

no solo en España, sino, además, en todo el mundo iberoamericano.

Un momento histórico para la cultura,

porque fue un acontecimiento mundial,

no solo nacional, fue el descubrimiento

de los "Sonetos del amor oscuro", de Lorca,

que los descubrieron después de...

Bueno, porque Luis María lo sabía

porque había hablado con Neruda sobre ellos.

Y estuvo años y años persiguiendo, a ver dónde estaban.

Y, a través de Fernández Montesinos,

que era sobrino de Lorca, consiguió,

después de muchísimo trabajo,

consiguió que un día...

le acompañara al Banco Urquijo,

que era en la caja fuerte del Banco Urquijo

donde estaban... donde estaban depositados 11,

que son los que publicamos en "ABC" y dieron la vuelta al mundo,

once de los treinta y tantos "Sonetos del amor oscuro",

que había escrito Lorca.

Es curioso que no te hayas atrevido con la poesía.

Y, sinceramente, debo decir que no me lo creo,

porque alguien que lee tanta poesía alguna vez

habrá tenido, habrá albergado un sentimiento...

y habrá dicho: "Tengo que ponerlo en un papel para preservarlo

de alguna manera". Nunca he escrito un verso...

¿Nunca? ...como no he escrito teatro,

a pesar de mi gran afición al teatro,

porque hay que saber lo que uno puede hacer.

Lo que a veces hago es prosa muy poética, eso es verdad.

Tiene dos amores en el mundo de la cultura,

que yo creo que son, sobre todo, la poesía

y el teatro.

La poesía... Sabemos cómo...

conoce toda la historia, todos los siglos

de la poesía española, pero no solo española,

y cómo la recita y la tiene toda en la cabeza.

Es una cosa asombrosa.

Pero su memoria excede del mundo de la cultura.

Y, de la misma manera que te recita a san Juan de la Cruz,

Luis María es de los que se saben

la alineación del Atlético de Bilbao de los años 40.

Para la poesía, hay que nacer,

como se nace para el periodismo.

Los géneros literarios, ha habido algunos autores

que los han cultivado todos, como Unamuno,

que hizo novela, que hizo teatro, que hizo poesía,

que hizo ensayo filosófico.

Pero Ortega y Gasset, la primera inteligencia del siglo XX español,

solo hizo dos géneros literarios:

periodismo, que lo hizo con máxima altura,

y ensayo filosófico.

("I Don't Know Why I Love You")

Estamos ya en los 40 académicos, que es el tope.

40 académicos, 8 mujeres. Sí.

Te estoy trasladando una queja que está en la calle.

Sí. Muchas mujeres dicen:

"Bueno, esto no se ha remozado".

¿Por qué no entran más mujeres aquí?

Lo único que pasa es que, solo hace 60 años, no había ninguna,

luego la transformación ha sido importante.

Hoy la secretaria general de la Academia es una mujer.

Tenemos unas mujeres excepcionales,

desde una persona como Margarita Salas,

que es una científica de primer orden,

hasta una novelista como Soledad Puértolas.

Y no quiero dejar...,

porque las demás se enfadan si no las citamos.

Pero a mí me parece que la Academia ha empezado ya

a incorporar seriamente a la mujer.

Y tiene razón, que, en la literatura contemporánea...

la presencia de la mujer...

requiere más mujeres en la Academia.

Eso es evidente y, poco a poco, se irá haciendo.

Un error histórico...

que no se ha dado solo,

desafortunadamente, en el caso de la Academia,

de discriminación de las mujeres...

sin ningún fundamento más allá de...

la propia discriminación, ¿no?

La primera mujer que...

quiso entrar en la Academia,

y tenía méritos sobrados para ello,

es la escritora hispano-cubana Gertrudis Gómez de Avellaneda.

Y recibió una respuesta...

absolutamente...

absurda.

La de que el reglamento no contemplaba

la incorporación de mujeres a la Academia.

Tampoco contemplaba la incorporación

de hombres como tales, ¿no?

Mujeres las ha habido siempre extraordinarias en la literatura.

Lo que pasa es que ha habido muy pocas porque ha habido una etapa

en que a la mujer no se la dejaba publicar ni escribir.

Y, naturalmente, no tenemos muchas santas Teresas de Jesús.

Tenemos muy pocas.

(Canción "Love Is Here To Stay")

Hay cosas que no se entienden bien

o, al menos, muchas personas como yo no entendemos:

¿Por qué, con un idioma como el nuestro,

que alaba, admira, envidia el mundo...?

Y, de pronto, encontramos que habéis admitido "toballa",

"otubre",

"friki", bueno, "friki" es un...

¿Qué más?

Una serie de vocablos que dices: "Pero ¿cómo es posible?".

Mari Cruz, creo que no tienes razón en eso y te explico por qué.

La Academia no crea el idioma.

Los académicos no hacemos el idioma.

Y la Academia lo que hace es que lo sanciona

cuando un vocablo tiene una extensión suficiente

y se ha utilizado suficientemente.

Cuando se empieza a cometer una incorrección,

la Academia sale a decir: "Esto debe decirse así".

Pero, de pronto, el pueblo decide que no.

Lo dice de otra manera y la Academia tiene que recoger

lo que el pueblo ha sancionado.

Te voy a poner un ejemplo

especialmente claro para los espectadores.

Cuando empezaron a ponerse ya muy de relieve los deportes,

pues la Academia al "basketball" le llamó "baloncesto",

al "volleyball" le llamó "balón volea",

al "handball" le llamó "balonmano"

y al "football" le llamó "balompié".

Bueno...

En España, no en toda América, pero en España

se dice, habitualmente, "baloncesto", "balón volea",

habitualmente, "balonmano",

pero absolutamente nadie dice "balompié".

La Academia se equivocó.

El pueblo español decidió que a ese deporte,

que era un deporte británico, se le llamaba "fútbol".

Y hoy es...

Creo que hay un equipo de fútbol, el Betis Balompié,

por eso todavía existe esa palabra, "balompié".

No la usa absolutamente nadie.

En las discusiones de las palabras,

que es la tarea fundamental que nosotros tenemos,

él siempre aporta...

información muy pertinente.

No cabe duda de que su condición de escritor y de periodista...

le proporciona muchos recursos.

Francia hace un esfuerzo impresionante

por mantener el francés allí donde está,

porque tiene cuotas más reducidas.

El inglés se ha expandido de una forma brutal.

Sin embargo, parece que, de manera natural, el español se expande

sin que los sucesivos Gobiernos realmente

hagan un esfuerzo tremendo por asentarlo,

por potenciarlo, por ampliarlo en otros países.

Creo que tienes toda la razón.

Es decir, el idioma español,

que es el gran tesoro cultural que tenemos en España

y en los 22 países de habla española

es una cosa abandonada por el Gobierno español

de una manera no voy a decir que deliberada, pero sí sistemática.

El esfuerzo que se ha hecho para mantener el francés en el mundo

si se hubiera hecho con el español, lo tendríamos...

Tú piensa... Tienes razón en lo que dices.

Hoy el inglés puede representar como idioma internacional el 70 %.

El español es el segundo idioma internacional del mundo.

Y lo que somos es el primer idioma materno.

Hay más de 500 millones de personas en el mundo

que hablan español como idioma materno,

más que los que hablan inglés como idioma materno.

Supone un nivel en el producto interior bruto español

que se acerca al turismo.

Lo que significa el idioma español incluso como negocio.

Bueno, pues, a pesar de eso, el idioma español está preterido.

¿Qué es lo que ha permitido que el idioma español se mantenga?

El francés, en la mayor parte de los países

colonizados por Francia, ha sido siempre un segundo idioma.

Es decir, en Siria, la gente habla árabe;

en Vietnam, la gente habla anamita,

y el francés era el segundo idioma,

el idioma de la clase dirigente.

En cambio, nosotros tuvimos la suerte de que,

quitando en Filipinas, las Marianas

y no sé si en algún otro sitio,

el español era la lengua primera de los países donde hemos estado.

Debemos estar orgullosos, sobre todo, teniendo en cuenta

que, además, en esas naciones,

se cultiva el español de una manera espléndida.

Que, de los 11 premios nobeles de Literatura,

cinco son iberoamericanos y cinco son españoles.

Está Mario Vargas Llosa, peruano y español.

(AMBOS) Tiene la doble nacionalidad.

No proteger el español como debe ser protegido

es una cosa absolutamente absurda.

Lo que ha ocurrido siempre, esa especie de desdén del político

por lo mejor que tenemos, que es el idioma.

Lo mejor hoy en España culturalmente es el idioma.

Y ha habido una actitud desdeñosa de los políticos hacia el idioma.

Yo creo que España, en estos momentos,

puede estar entre la 12 y la 15 potencia económica del mundo.

Nos movemos en ese espacio. No hemos llegado al ocho,

como se quiso llegar en una época determinada.

Al siete. Al siete.

Pero nos movemos entre el 12 y el 15 o por ahí.

Culturalmente, estamos en el tercer o cuarto lugar.

Y, si hacemos una...

una conjunción de los países iberoamericanos,

disputamos el primer lugar al mundo sajón, al mundo inglés,

en... culturalmente.

Y eso ocurre en la pintura,

ocurre en la escultura, en la arquitectura.

Pero, efectivamente,

España es un país que enamora.

Y no tienes más que ver que tenemos 82 millones de turistas.

Somos 48 millones de habitantes y en el año 17 han venido

82 millones de personas a visitar España.

(Radiohead "Creep")

Ser artista en España significa que tienes que desarrollar

una cantidad brutal de energía para que te dejen prosperar.

España es un país dificilito para triunfar, ¿eh?

Me imagino que tú lo sabes mejor que nadie.

¡Cuántas veces te habrán querido matar!

Sí, aquí se tira de los pies de la persona que triunfa

en el arte. Claro.

Es muy complicado en España salir adelante.

Muchos de nuestros grades artistas han ido

a triunfar al extranjero para luego volver aquí.

Yo creo que Luis María Ansón no ha tenido muchos enemigos.

Alguno habrá tenido,

porque en el mundo de la prensa, sobre todo, hay mucha...

muchas, digamos,

pugnas entre periódicos o entre redacciones.

Y él seguro que en alguna ocasión

habrá sido objeto de malos...

de malos tratos, intelectualmente hablando,

de los compañeros, pero pocos.

Presidente de EFE, director del "ABC",

fundador de "La Razón",

fundador y presidente de "El Imparcial"...

Es decir... Miembro de la RAE...

De todos esos cargos, ¿en cuál creciste más como persona?

¿Dónde aprendiste más?

No cuál te hizo más feliz, porque, a veces, el triunfo

no gratifica tanto, pero sí... Mira.

...el crecimiento interior. Yo, toda mi vida,

he sido un obrero de las palabras.

No he hecho más que trabajar, trabajar y trabajar.

¡Qué bonito! Es lo que se puede exigir

a un periodista.

Muy probablemente, mi mayor satisfacción

periodística ha sido en la Agencia EFE.

(LOCUTOR) "Una de esas grandes agencias internacionales

de noticias es española".

"La sede central radica en Madrid".

"Se llama Agencia EFE".

("Raindrops Fallin' On My Head")

El periodismo de agencia es un periodismo oscuro.

Es un periodismo en el cual descubres una noticia,

la rastreas, la contrastas,

la sigues, quizá, con la nariz pegada al suelo como un sabueso.

Y, cuando la has descubierto, la lanzas al vuelo

sin saber qué rumbo va a tomar en el periódico impreso,

hablado, audiovisual o digital que la va a reproducir.

Es la esencia del periodismo,

la máxima satisfacción del periodista,

que es el descubrimiento de la noticia, el contraste y lanzarla.

Su presencia en la Agencia EFE puso a la Agencia

y al idioma español

en una posición verdaderamente destacadísima.

La...

Su paso por la Agencia EFE fue determinante para la Agencia EFE

y para la difusión del español.

Por eso creo que es un capítulo extremadamente importante.

(LOCUTORA) "De la calle Ayala a la calle Espronceda,

EFE cambiaba también su sede

y cuajaba su expansión geográfica

con "scoops" mundiales como el de la muerte del papa Pablo VI".

"España ocupaba a menudo las portadas internacionales

durante los años de la Transición".

¡Quieto todo el mundo!

¿El periodismo hoy sigue produciendo

placer en el lector o desazón?

Mira, Mari Cruz, a mí me parece

que tanto en el periodismo impreso con en el hablado,

en el audiovisual o en el digital, se encuentran...

trabajos, artículos, reportajes,

crónicas que producen un enorme placer

al que la lee desde el punto de vista literario,

porque los escritores siguen estando ahí

y una buena parte de los grandes escritores españoles hoy,

además de hacer sus novelas o sus obras de teatro,

escriben en el periódico.

Luego, es verdad que vivimos en una época muy convulsa

y que nuestra profesión, la tuya y la mía,

es poner un espejo delante de la sociedad.

Y claro que la sociedad es una sociedad desazonadora.

Es una sociedad con muchos aspectos de convulsión.

Estamos viviendo una época de cambio, nada menos que de era.

Cuando el periodismo tenía dos o tres referencias

estructurales claras y era un intermediador natural

de la sociedad,

jugaba un determinado tipo de papel.

Ahora... Eso ha sido...

Sigue siéndolo, pero ya no está solo en el mundo.

Ahora hay mil millones de otras señales.

Vemos cómo el mundo periodístico se cae

y vemos cómo otro mundo periodístico nace.

El mundo que vemos que se cae no se cae del todo.

Y vemos que el que nace todavía no parece haber nacido

como para haber sustituido al anterior.

Estamos viviendo en este territorio.

Por tanto, ahora se están manifestando

otras mil maneras de abordar el periodismo,

todas la cuales van a tener que tener un único denominador común:

la solvencia.

Si no son creídos como solventes, no podrán sobrevivir.

Estamos pasando de la Edad Contemporánea

a la Edad Digital.

Y todo eso hace que, como tú dices muy bien,

una parte sustancial del periodismo produce desazón

en el ciudadano o la ciudadana

que abre un periódico o que lo está oyendo en la radio

o está viéndolo en la televisión o consultando un periódico digital.

¿Cuál es tu premio favorito de todos los que te han dado?

Mira, Mari Cruz, los premios periodísticos y literarios

no son nada más que un sonajero que te permite

sonarlo tres o cuatro días y luego no significan nada.

El periodismo, la literatura son el trabajo nuestro de cada día.

Y, después de eso, hay que seguir trabajando

y olvidar que has tenido la suerte de haber ganado un premio.

Si tú me preguntas a mí,

tengo un especial agradecimiento al Premio Príncipe de Asturias

por la dimensión internacional que tiene.

Y aquí, en España, probablemente, al Premio Cavia,

que es el toisón de oro de los premios periodísticos.

Pero siento enorme agradecimiento por el resto de los premios

que he ganado a lo largo de mi vida profesional.

Ahora, hablar de eso...

tiene algo de presunción.

Y, en esta profesión, no se puede tener la menor presunción,

te vuelvo a repetir, porque nuestra profesión

no vive del pasado, vive del trabajo nuestro de cada día.

(LOCUTOR) "Luis María Ansón, una de las figuras más conocidas

y más prestigiosas del periodismo español,

y director, como han dicho los miembros del jurado en su acta,

de uno de los periódicos también más sólidos

y más prestigiosos de habla y letra españolas".

Luis María, me dicen que tenemos que abandonar la RAE porque...

los académicos necesitan hacer uso de las instalaciones

y yo he robado mucho tiempo,

pero no me resisto a pedirte un ratito más en otro lugar.

¿Me concedes unos minutos más? No faltaba más. Lo que quieras.

Gracias.

(The Byrds "Turn! Turn! Turn!")

Y debo darte las gracias porque nos recibes en tu casa.

Lo cual no siempre es fácil, porque somos unos cuantos, ¿eh?

Me gustaría preguntarte

si eres periodista porque había alguien en tu familia

que antes lo fue

y te inoculó este virus. No, no.

No había absolutamente nadie en mi familia.

Es una cuestión vocacional,

como en una familia donde no hay religiosos

y, de pronto, surge un chico

que tiene vocación y se hace sacerdote

o surge una chica que tiene vocación y se hace monja, ¿no?

De manera que yo sentí esa vocación con 12 o 13 años.

Empecé a escribir a los 13 años en lo que era

la revista de los profesores en el colegio El Pilar.

Y luego hice nuestra propia revista, la de los alumnos.

Y, desde entonces, prácticamente, no he dejado un día

de hacer periodismo de una forma o de otra.

La pasión y el conocimiento de cultura

que tiene Ansón son verdaderamente prodigiosos.

Y, claro, un director, un director

de periódico al que le interese tantísimo

el aspecto cultural y que sepa tanto

para los redactores que estábamos en "Cultura" era algo maravilloso.

Yo no me tenía que pelear,

no nos teníamos que pelear para conseguir una portada,

un rinconcito de portada con algún aspecto cultural,

o subir el número de páginas del suplemento cultural,

porque lo teníamos ya de nuestra parte,

porque era el primer apasionado y el primer interesado

en que eso fuera adelante y que estuviera bien hecho, ¿no?

(Canción "For What It's Worth")

Tu padre era un gran abogado.

Mi padre era un abogado excelente.

Estuvo asociado con Francisco Bergamín,

que fue ministro de Justicia en tiempos de Alfonso XIII.

Y tenían un despacho que era de los más potentes de España.

Y era muy amigo de Pepe Bergamín, el poeta.

¿Y qué te pidió una vez que te puso en el mundo?

¿Qué tipo de exigencia moral, religiosa...?

¿Qué tipo de educación? No.

Yo tuve una educación religiosa muy profunda

porque en el colegio El Pilar la daban así

y porque mi madre, también mi padre,

pero, sobre todo, mi madre era profundamente religiosa.

Y yo creo que eso ha sido una cosa buena a lo largo de mi vida.

Creo que es un...

La gente puede tener fe o no tener fe.

Ortega y Gasset tenía tres hijos, pero, de los dos varones,

uno era muy religioso y el otro, que era estupendo,

miembro del consejo de don Juan, decía:

"Tengo la desgracia de no tener fe".

Eso es una cosa que Dios da y que se tiene o no se tiene.

Yo he tenido la suerte de tenerla, sí.

Y, en una buena parte, impulsada por el entorno familiar

o por el ambiente familiar.

Yo quiero conocer también a Luis María Ansón...

el joven, el hombre maduro,

el que dirige EFE, después, el "ABC"

un periodo larguísimo de su historia.

El que dicen sus amigos que fue primerísimo de la clase,

aunque tú con eso no estás de acuerdo.

¿No fuiste número 1... No.

...completo y absoluto? Esas cosas no significan nada.

Es decir, uno dice: "Uno se queda el número 1 en periodismo".

Pues muy bien. ¿Y de qué sirve?

Yo recuerdo muchísimo

que tenía una memoria felicísima,

maravillosa, ¿no?

Con 12 años o así, nos enseñaban una poesía,

nos hacían aprender una poesía,

y Luis María enseguida aprendía la poesía entera.

Yo tardaba... Iba por la primera estrofa todavía.

Así que para la memoria ha sido fabuloso.

Pero después, en cambio, en Matemáticas, no era tan...

tan lucido.

Yo procuro mantener

todo lo que es la relación familiar y personal

lo más oscura posible y lo más distante posible,

porque, si no, no disfrutas de ella.

Yo soy un señor que pertenece a la clase media española.

Mi padre, efectivamente, era abogado.

Mi madre, que era una mujer excepcional,

se dedicaba a cuidar a sus hijos y a esas cuestiones.

Tengo tres hermanos, una hermana que murió ya

y que era la mejor de la familia, era la más inteligente.

Lo que pasa es que, en esa época, la mujer estaba discriminada

y, por tanto, no se concebía que la mujer fuese a la universidad

y que la mujer trabajara.

Cuando mi hermana empezó a trabajar, la miraban con recelo

en el entorno social en que ella se movía.

Y tengo dos hermanos con los que me llevo divinamente.

Eh...

Son dos personas muy destacadas,

cada una en su profesión y en sus...

en sus actividades.

Y, después, estoy yo,

que soy, de la familia, el menos apto.

A pesar de que estás casado únicamente con el periodismo,

te dio tiempo también a contraer matrimonio

con una señora y a tener tres hijas.

He tenido una suerte inmensa porque he tenido...

Beatriz, mi mujer,

es una fuera de serie en todos los sentidos.

Y, luego, ha educado a mis hijas, porque las ha educado ella.

Tengo una suerte enorme. Tengo tres hijas que son

un encanto para su padre y lo han sido siempre.

# Somos novios,

# pues los dos sentimos

# mutuo amor profundo.

# Y con eso...

# ya ganamos lo más grande. # Luis María,

en este momento, vivimos una situación en que la mujer

parece que despierta de una especie de letargo.

Han pasado cosas muy concretas que han convulsionado la sociedad.

¿Alcanzaremos esa igualdad pretendida, tan necesaria ya?

Queda mucho trecho que recorrer para la mujer, mucho.

El principal punto yo creo que es

la igualdad de salarios a igual trabajo.

Creo que es el principal punto de lo que queda ahora.

Pero, por lo pronto, ya en las leyes están reconocidos

los mismos derechos, no en la vida social todavía.

Y también hay que procurar no llegar al talibanismo feminista.

Porque eso lo que hace es producir una reacción contraria.

Yo creo que es necesario que la mujer practique

un feminismo constructivo y también el hombre.

Mi hermana, por ejemplo, no podía tener un talonario de cheques.

No, no. No podía viajar sola.

No podía disponer de un pasaporte.

Y de eso hace 60 años, no es que sea una cosa tan lejana.

Y, sin embargo, pues hoy...

La universidad...

No había casi mujeres en la universidad.

No había ni una mujer trabajando en un periódico en Madrid.

A la primera, la nombré yo, Mari Chari González Vegas en "ABC".

La primera incorporación

a la redacción de un periódico. Increíble.

Es verdad...

Sería completamente absurdo negar la discriminación

que ha sufrido y que todavía sufre la mujer

incluso en las democracias occidentales.

Pero, en fin, las cosas han cambiado sustancialmente

y se ha progresado de forma extraordinaria.

Siempre decimos: "Sí, estamos muchas mujeres,

pero no llegan a los puestos directivos".

Bueno, ya empiezan a llegar.

La directora de "El País" ahora ya es una mujer.

Y yo creo que, si en 10, 15 años

no son directoras en la inmensa mayoría

de los periódicos importantes del mundo

es que algo no ha funcionado bien.

Leí unos artículos muy jugosos tuyos

sobre cómo se sufría la censura de verdad.

Eso era falta brutal, radical de libertad de expresión.

La censura española ha sido atroz y, cuando se restablece

la monarquía en España,

disfrutamos, sobre todo, los primeros años,

de una libertad de expresión como no se conocía en toda Europa.

Lo que la gente no sabe es que tú eres, posiblemente,

el enemigo del régimen número 1.

Franco te consideraba el peor de sus enemigos.

Sí, eso lo escribió. ¿Qué le hiciste?

Dijo que "el mayor enemigo del régimen, Luis María Ansón...".

Lo escribió, además te digo la fecha, el día...

el día 22...

o el día 21 de julio de 1966,

cuando yo publiqué mi artículo "La monarquía de todos"

y él, desde el retrete, ordenó que secuestrasen el periódico.

Y fue una cosa terrible.

Pero no era verdad, ¿sabes?

Yo... El mayor enemigo que tenía Franco

era don Juan de Borbón. Claro.

Y lo trajo por la calle de la amargura y lo silenció

y le hizo las faenas más inverosímiles

que se le pueden hacer a alguien.

Y yo tenía 20 años menos que don Juan

y no tenía influencia en don Juan. Era él el que influía en mí.

Por lo tanto, no pasó de ser esa frase,

que es una frase, en definitiva, muy halagadora para mí.

No en la época en que la pronunció, porque,

en esa época, era terrible cualquier alusión

del jefe del Estado a un periodista,

pero luego sí, luego... Efectivamente,

escribió esa frase de que yo era el mayor enemigo del régimen.

¿Te sentiste amenazado por el régimen en algún momento?

Algún toque de atención, algún aviso,

algún aviso... Se sentí muchísimo,

mucha veces, muchas veces me sentí...

La primera revista que yo dirigí la secuestraron al tercer número

y me pusieron una multa, una cantidad fastuosa para esa época,

de 60 000 euros, que, gracias a Joaquín Satrústegui,

la pudimos reunir para pagarla.

Y después a mí me sentaron en el Tribunal de Orden Público

y me han pedido seis años y un día de cárcel

por injurias al jefe del Estado.

Todo eso ha pasado y, miren ustedes,

todo lo que no sea mirar hacia el futuro

es convertirse en la mujer de Lot y convertirse en estatua de sal.

Yo no quiero ser una estatua, quiero vivir hasta que me muera.

Ya que hemos hablado de censura, mira,

no se me olvidará nunca un día que me llamó don Juan.

Estaba en Brighton.

Y don Juan tenía un barco, el Saltillo,

pero no era un barco marinero.

Era bonito, pero no era

un buen barco marinero. Quedó el tercero en una regata

y le asombró haber llegado el tercero en Inglaterra,

que tienen buenos marinos. Experiencia.

Me llamó con gran ilusión, diciendo: "Fíjate".

Yo era jefe de redacción de "ABC" e hice una noticia

de media columna nada más, pero diciendo:

"Fulano, número 1. Fulano, número 2".

"Número 3: don Juan de Borbón".

La censura tachó "Número 3: don Juan de Borbón".

Para que nos hagamos una idea de hasta dónde se llegó.

Hasta un puesto en una regata lo silenciaban.

(Joan Báez "Blowin' In The Wind")

Luis María, ¿cuál es el sentido hoy de la monarquía?

Si tú me preguntas qué prefiero yo: la república de Finlandia

o la monarquía de Arabia Saudí,

te contestaré que la república de Finlandia.

La monarquía de Arabia Saudí es una dictadura bastante siniestra.

Ahora, si yo te pregunto a ti: "¿Qué prefieres,

la monarquía de Noruega o la república de Pinochet

o la república de Mobutu Sese Seko en el Congo?",

seguramente, me contarás que prefieres la monarquía noruega.

La clave está, ¿sabes?, en los regímenes

que reconocen que la soberanía nacional reside en el pueblo

y que es el pueblo el que, a través de la voluntad general

libremente expresada, hace las leyes.

Y, entonces, si eso lo aceptan la monarquía y la república,

monarquía y república son dos regímenes aceptables.

Luis María, me gustaría...

que me dijeras si de verdad piensas que la monarquía,

que con tanto exilio, con tanto rey en el exilio,

todavía es bastante reciente para la mentalidad

tan individualista y orgullosa del pueblo español,

tiene futuro, tiene recorrido.

Porque hay muchas voces en contra. Muchas voces, pero, mira,

la ONU hace todos los años

una clasificación de los 190 países del mundo

por orden de calidad de vida y de desarrollo.

Entre los diez primeros países del mundo,

hay siete monarquías parlamentarias.

Entre los 15 primeros países del mundo,

hay 11 monarquías parlamentarias.

España ocupa el lugar 19.

Y, entre los países,

es innegable, políticamente, más libres del mundo,

socialmente, más justos, económicamente, más desarrollados,

culturalmente, más progresistas, están las monarquías democráticas

europeas y asiáticas.

Si un día pierde la ejemplaridad,

el pueblo español le dará un puntapié al rey que esté,

como han hecho en otras naciones europeas,

y lo enviarán a su casa.

En el colegio, no éramos...

Yo no recuerdo a ningún monárquico, así, digamos,

diciéndolo y exhibiéndolo más que a Luis María Ansón.

O sea, que ese es otro tema que, de su vida posterior política,

empezó en el colegio de El Pilar,

donde ya él se manifestaba...

como... como...

monárquico...

"anrayed", un monárquico tremendo.

En España, además, nos gustan los reyes cariñosos,

amables, sociables,

disponibles...

Y puede haber figuras que son un poco más contestadas.

Por ejemplo, la figura de la reina Letizia

no termina de suscitar

ese afecto, ese calor, ese calor.

A mí me parece que lo que tienen que ser el rey y la reina

son auténticos, ser como son.

Don Felipe es distinto a don Juan Carlos.

Don Juan Carlos es distinto de su padre, don Juan.

Don Juan Carlos ha sido un hombre con una gran bonhomía,

con una gran simpatía personal,

que se ha metido a la gente en el bolsillo.

Y don Felipe se parece mucho a la madre.

Es muy serio, es muy responsable, muy estudioso.

Doña Letizia es una profesional del periodismo.

Ha sido una profesional del periodismo.

Ha hecho un gran esfuerzo... Es muy culta.

...para aprender su papel, primero, de princesa de Asturias

y, luego, su papel de reina.

Y yo creo que lo está haciendo,

con las dificultades que eso tiene, muy bien.

Además, te voy a decir,

eso, probablemente, a muchos espectadores les sorprenderá,

yo he dirigido 15 años el que pasa como periódico monárquico

de España, que es el "ABC".

No le he pedido una sola audiencia al rey, una sola.

Cuando me han llamado, he ido. He atendido lo que me han pedido.

¿Ni una vez... Ni una.

...has tocado el timbre? Ni una.

Y ni una sola a don Felipe.

La única vez que le pedí una audiencia a don Juan Carlos

fue cuando dejó de ser rey,

que me sentí en la obligación, pensando en su padre,

de ir a verle para darle las gracias por los 40 años

de reinado extraordinario que ha encarnado él.

Porque yo creo que don Juan Carlos

es uno de los cuatro grandes reyes de la historia de España,

con Carlos I, con Felipe II y con Carlos III.

(Dave Grusin "Getting Married")

Ayer estaba viendo la entrevista que te hicieron hace unos años,

en la que te mostrabas, además, muy divertido

recordando cómo, de alguna forma,

hubo una confabulación general

para echar del poder a Felipe González.

Y tú decías textualmente:

"Es que, si no lo hacemos así, se queda 30 años más".

Me pregunto si no te has arrepentido alguna vez.

Seguramente, alguna vez, me habré podido arrepentir,

porque ha habido momentos en que se le ha echado de menos.

Porque la característica sustancial de Felipe González

es que fue un hombre de Estado con la idea del Estado en la cabeza.

La gente olvida que, ahora que un partido saca 125 diputados

y ya parece mucho, él tuvo 202 diputados...

o 203 diputados.

Con siete más tenía mayoría suficiente,

de los tres quintos, para reformar el 80 % de la Constitución.

Cuando ahora dicen: "Vamos a reformar la Constitución",

es que Felipe González pudo hacerlo él solo.

Fue un gran hombre de Estado, que se dio cuenta

de que el sistema de monarquía parlamentaria

que habíamos creado era un sistema,

como el resto de las monarquías europeas,

que hacía prosperar a las naciones,

que, además de eso, significaba la estabilidad

en la vida española y la libertad.

A todos mis entrevistados les pregunto:

"¿Cómo piensas pasar los últimos años"?.

¿Fuera del periodismo hay vida

para Luis María Ansón? No.

No.

Lo único que le pido a Dios es que me mantenga

la cabeza lúcida y morir con las botas puestas,

haciendo periodismo, que son mis vacaciones permanentes,

que es lo que me divierte

y lo que llena mi vida,

junto con mi familia, por supuesto,

lo que llena mi vida de alegría y de satisfacción.

Yo espero que suceda, pero dentro de muchísimo tiempo,

porque sigues siendo una fuente inagotable de conocimientos

y de sabiduría.

Te lo agradezco mucho...,

Muchas gracias. ...pero eso sería una presunción

que no puedo compartir. Otra presunción.

Pero te agradezco que lo digas. La presunción

solo se puede admitir, es mi teoría,

a las personas que, realmente, han hecho muchas cosas.

No se puede admitir en alguien que empieza

y tiene una vida por recorrer. Sí.

Pero a quien ha hecho y ha hecho bien,

según sus parámetros y sus características,

hay que admitirle eso y mucho más.

Muchas gracias. Te lo agradezco.

Gracias a ti. Ha sido un placer.

Gracias, sobre todo, a los espectadores.

(Canción "Mad World")

Entrevistar a Luis María Ansón es siempre un reto,

pues este maestro de acerado ingenio...

es exigente como pocos...

y su vastísima cultura no es complaciente, pero...

también es un gozo,

pues, con su apasionada obra,

ha engrandecido y dignificado como pocos

este oficio nuestro.

Gracias, maestro. Hasta siempre.

Gigantes de La 2 - Luis María Ansón, el sabio de las palabras

06 dic 2018

Los últimos 13 programas de Gigantes de La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios