Presentado por: Mari Cruz Soriano

Un programa de entrevistas presentado por la periodista Mari Cruz Soriano que descubrirá a personajes de gran relevancia en los ámbitos de la cultura, la ciencia o el arte. Además de una entrevista en profundidad, se buscará la cara más personal de la vida de los 'Gigantes' con ayuda de sus familiares, amigos y vecinos.

Cada programa girará en torno a una entrevista íntima y personal apoyada por diferentes elementos audiovisuales. Semanalmente, el espacio viajará junto a un invitado por sus vivencias, por sus paisajes y por sus paisanajes. Una vuelta a sus raíces para conocer a fondo a los 'Gigantes' y hacer una reflexión de lo que fueron y lo que son ahora.

Personajes como Juan Mari Arzak, Irene Villa, María Blasco, Carlos Saura, Victor Ullate, Miguel Poveda, Carmen Alborch, Albert Boadella, Ansón, Cesar Alierta, Grande-Marlaska y Rosa Montero serán algunos de los protagonistas de 'Gigantes'.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4914267
Para todos los públicos Gigantes de La 2 - César Alierta - ver ahora
Transcripción completa

(Zarzuela)

A los gigantes no los define el tamaño.

Por muy grandes que sean,

siempre serán minúsculos si se comparan

con toda la vida que encierra una sola gota del océano.

A los gigantes los definen sus actos,

como a todos.

Por eso, alguna vez, todos somos gigantes.

(Sintonía "Gigantes")

A veces, no se valora en su justa medida

la importancia de la persona, de sus actos propios,

de su empuje necesario para que la sociedad avance en su conjunto.

No es el caso de César Alierta,

quien, desde la más absoluta sencillez y humildad,

siempre alejado de los focos, pero siempre al pie del cañón,

ha sabido concitar un elogio unánime

por sus logros empresariales

en el siempre árido terreno de la macroeconomía.

(Van Morrison "Days Like This")

(Timbre)

¡Hombre, Mari Cruz! Muy buenas, César.

Bienvenida a tu casa. ¿Cómo estás?

Ya sabes que esta es tu casa. Muchas gracias.

Se me hace raro verte en Zaragoza. Pero vengo bastante.

¿Sí? Sí.

¿Te reclama la familia?

La familia, los amigos y que me gusta estar en mi ciudad.

# Dos gardenias para ti.

# Con ellas quiero decir:

# "Te quiero,

# te adoro,

# mi vida".

# Ponles toda tu atención... #

¿Me permites una pequeña curiosidad?

¿Tienes el móvil a mano? Sí.

¿Me lo puedes enseñar? Sí.

¡Qué indiscreta soy!

Pero me muero de ganas de... Mira.

Esto es un cacharro. ¿Me permites?

Sí.

El último dinosaurio al que tuve el honor de saludar

llevaba uno igual.

¿Sí? Esto es jurásico total.

Esto es... Principios de siglo o por ahí.

Por supuesto, no tiene Internet. No.

¿Para qué sirve ese móvil? Para llamar y recibir llamadas.

Y mensajes. Punto. Y nada más.

Te cuento una anécdota.

Hace tres años, estaba en Dresde, en la reunión de Bilderberg.

En esa reunión de Bilderberg,

estaba Eric Schmidt, que era el presidente de Google.

Estaba venga a presumir de lo listo que era y tal.

Entonces, yo levanté la mano...

y dije: "Todos los que estáis aquí...

pensáis que los dos idiomas que más se hablan en el mundo,

quitando el mandarín,

son el español y el inglés, y os equivocáis,

porque los dos idiomas que más se hablan en el mundo

son el Android, de Google, y el Lion X, de Apple".

"Pero los algoritmos finales los conocen solo Google y Apple,

y, entonces, saben toda la vida de todos".

Ahora, esto... ¿Me estás diciendo

que estamos siendo, digamos, oficialmente espiados

los usuarios de las redes... Totalmente.

...y de Internet? ¿Totalmente?

Tienes razón, pero, si vas hacia atrás,

este es un problema que, a nivel de gente,

ha empezado a venir hace uno o dos años.

Hace cuatro años, ¿quién estaba preocupado por su privacidad?

Se pensaba que tenía todo privacidad.

Porque pensábamos que estaba a buen recaudo.

Pero porque no lo sabían.

Y, entonces, los que lo sabíamos dijimos: "Esto hay que cambiarlo".

Hay una cosa que se llama GSMA,

son los presidentes de las compañías de telecomunicaciones

del mundo y de Europa. Ajá.

Y estábamos en Londres, año 2014.

Entonces, hacíamos un "coffee break"

y les digo yo a cuatro:

"Mira, vamos a hacer una cosa".

"Vamos a hacer un equipo con nuestros técnicos

para garantizar la privacidad y la seguridad".

"Muy bien".

Entonces, hicimos el equipo de trabajo

y, en diciembre de 2014,

ya teníamos la solución.

Y, entonces,

le mandamos un mensaje a la canciller alemana,

que ya teníamos la solución.

Porque ella nos había dicho que estaba muy preocupada

por la privacidad y la seguridad.

Y fuimos y se lo contamos el presidente de OSC Telecoms y yo

y dijo: "Muy interesante".

Claro que es muy interesante. ¿Pero?

"Está muy bien hecho".

Y yo: "Llevamos dos años trabajando mucha gente para esto".

"Y, si eso se aplica,

y yo creo que se va a aplicar antes de final de año,

pues se acabó el problema".

Da la sensación de que estamos llegando

a un punto de colapso en cuanto a comunicaciones.

Cuando ves la cantidad de satélites

que circulan alrededor de nuestro pequeño planeta,

te preguntas: "¿En qué momento,... Nada, nada.

...como dicen los chicos ahora, eso va a petar?".

No,

porque el futuro de las comunicaciones

es la óptica cuántica.

Curiosamente, el que más sabe de óptica cuántica del mundo

es un español de Manresa

que dirige el Instituto Max Planck de Berlín.

Y este trabaja en óptica cuántica.

Y, aproximadamente en 15 años,

toda la transmisión de todo va a ser por la luz.

Y, como la luz es inmensa,

no necesitaremos redes ni antenas ni satélites

ni nada. ¿Pagaremos menos entonces?

Claro, tendrá mucha más comunicación.

Yo estoy viendo en tu casa

que está profusamente decorada, con muchas cosas.

Y, entre todas, destaca una sucesión de imágenes

de la que ha sido tu compañera... Claro.

...durante 50 años hasta hace 2, que se marchó.

Has perdido algo más que una esposa:

una compañera, una amiga, una consejera...

Hemos sido 7 años novios y 43 casados...

y, al final, éramos uno, ¿de acuerdo?

Y lo mejor que te puede pasar es que tu pareja y tú seáis uno.

Y yo he tenido muchísima suerte en la vida, ¿no?

Tuve una infancia muy feliz hasta los 23 años

y después me casé con Ana.

Bueno, pues han sido 70 años espectaculares.

He tenido mucha suerte y estoy muy contento.

¿La echas mucho de menos todavía?

La echo mucho de menos, pero ahora, cada vez que me acuerdo,

que es todo el rato, de ella, me pongo de buen humor.

Ella me dice lo que tengo que hacer y lo que no.

Y, cuando hago algo que no debo y me lo ha dicho ella, lo paso mal.

No se le va...

el estar pensando en Ana.

Y muchas cosas que hace las hace por Ana.

Considera que Ana está en el cielo, que lo mira

y que tiene que hacer lo que ella hubiera hecho también.

Porque eran muy parecidos además los dos, ¿eh?

Los dos eran bellísimas personas y agradables en todos los sentidos.

Para César,

ha sido muy duro.

Y todos pensábamos que le iba a costar mucho

porque era un matrimonio que se llevaba muy bien.

Habían vivido muchos años juntos

el uno pendiente del otro siempre.

Y, claro, al quedarse solo,

pues...

ha sido muy duro para él, ¿eh?

Continúa todavía a tu lado, ¿no? Totalmente.

Para siempre.

Y eso es una suerte. Eso es el amor.

(ZAZ "La Vie En Rose")

¿Te acuerdas de cómo os conocisteis,

de dónde estabais los dos? Sí.

La conocí en Salou.

Iba por la playa y me la presentó...

mi hermano.

Y me pareció una chica muy atractiva y simpática

y le dije: "¿Por qué no salimos esta noche?".

Y ahí empezó.

Tenía más criterio que yo.

Y me preguntaba siempre:

"Oye, ¿por qué te casaste conmigo?".

Y yo le dije: "Porque eres disruptiva".

"Porque me decías:

'¿Por qué no hacemos esto otro?'

'Sería mejor que lo que hacemos ahora'".

"Entonces, te hace la vida emocionante".

Era una chica encantadora, muy simpática

y muy cariñosa,

muy lista. Tenía muy buen criterio, ¿eh?

Era una mujer... Aparte de que era preciosa,

eso al margen,

pero era una mujer...

estupenda.

Muy familiar también.

Con lo cual...

Y, luego, una persona inteligente también.

Ana...

tenía muchos conocimientos tecnológicos.

Me han dicho que estaba en las redes sociales,

que entraba en Internet,

que lo manejaba con habilidad. Mejor que yo.

¿Mejor que tú? Sí.

¿De verdad? De verdad.

¿Y cómo es posible que, siendo presidente 16 años de Telefónica,

no hayas entrado más de lleno en ese mundo...

al que perteneces por definición?

Bueno, ese es uno de los grandes secretos de mi vida.

Me he pasado la vida hablando del mundo digital

y de la necesidad de conocimientos digitales

y ser digital, y yo no soy muy digital.

Pero porque no me hacía falta, ¿eh?

Porque los demás eran suficientemente digitales.

La educación es la clave del progreso.

Nuestra responsabilidad es trasladar

esa capacidad de educación digital a todos los sitios.

Tú tienes, César, la teoría de que el mundo

seguirá creciendo de una forma racional.

Es decir, de que, a pesar de que la superpoblación

será un problema en el futuro, habrá trabajo, pan...

¿Hay un buen futuro para los que estén aquí

dentro de 30 o 40 años? Total.

Hay una cosa que es verdad.

De los chicos que hoy están en Educación Primaria y Secundaria,

siete de cada diez van a trabajar en profesiones que hoy no existen.

Tienen una cosa...

¿No existen hoy? No.

Tienen una cosa en común,

que es conocimientos digitales:

"big data", "machine learning",

"blockchain"...

Y eso va a ser..., va a crear

muchos puestos de trabajo que hoy no existen.

Pero pasará en diez años.

Pero un crío de una...

de una favela de Río de Janeiro, por ejemplo,

¿tú crees que va a tener acceso igual que un chico de aquí,

de un barrio... acomodado de Zaragoza

a esta tecnología? Bueno...

¿Tendrá las mismas posibilidades?

Las mismas porque la educación tiene que ser digital.

Es decir, tienes que explicarles a los chicos y a las chicas

en todo el mundo conocimientos digitales,

pero lo puedes hacer a través de una tableta.

Y un chico que tiene una tableta en una favela de Río de Janeiro,

si la favela está bien conectada,

tiene las mismas posibilidades de aprender

que uno que esté en Múnich o en Zaragoza.

¿Y eso cuándo va a pasar? En cinco años o en seis años.

(DeVotchKa "100 Others Lovers")

Aprenden tanto como un crío en Berlín.

Aprenden Matemáticas, Física...

Tienen formación continua y tienen formación digital

y saben que van a hacer cosas digitales.

Entonces, un chico en mitad de una aldea en Kenia...

tiene la capacidad de conocer

lo mismo que un chico en Barcelona o en Berlín.

Además, hay una cosa que es verdad:

la formación, con los temas digitales, va a ser continua.

De hecho, lo que pasará dentro de diez años

es que las universidades desaparecerán.

Bueno, o dentro de 15.

¿Tú crees? Hombre, claro.

Porque ahora, con los MOOC,

que son Massive Course Online,

tú puedes aprender cualquier cosa desde una tableta.

Y te pueden aprobar o suspender. Tienes esa posibilidad.

Nosotros ya tenemos diez millones de chavales

en América Latina que estudian...

MOOC con tableta.

Y lo que hay que hacer es implementar esto...

en todo el mundo. ¿Es muy caro? No.

(Canción "Coming Out Straight")

César, siempre que hablas de la infancia, te veo feliz.

Ahora, desde la Fundación Telefónica,

estás muy muy volcado en ProFuturo.

Pero tú no has tenido hijos. No.

¿Te hubiera gustado?

Sí.

¿Le hubieras educado en la tecnología punta?

Hombre, claro. César es muy niñero.

Ha sido una pena, porque...

los niños le llaman muchísimo la atención.

Siempre le han llamado la atención.

Sí, sí.

Además, los niños le gustan mucho.

Y, en cuanto ve a los pequeños,

siempre se sienta con ellos, está con ellos.

Y ha sido un tío muy muy cariñoso con todos los sobrinos.

La prueba es que los sobrinos, todos, lo adoran.

(Canción "Sleep On The Floor")

Esto es La Romareda.

Caben 32 000 personas. No está mal.

Y estamos muy orgullosos todos los aragoneses.

(Canción "Sleep On The Floor")

En estas gradas, nos encontramos con un pedacito de tu corazón.

Estamos en La Romareda,

estadio que construyó tu padre. Sí.

Tú eres zaragocista, vamos, al mil por mil.

Yo creo que no hay nadie más zaragocista que César Alierta.

Estar aquí, en La Romareda,

es, parece mentira, una de las razones...

mías para vivir.

Porque yo tuve la suerte

de que mi padre era totalmente del Zaragoza

y yo me hice del Zaragoza con tres años.

Uno de los días más importantes de mi vida,

y siempre me acuerdo porque en casa estábamos entusiasmados,

fue el día que se inauguró La Romareda:

el 8 de septiembre del 57.

Porque la ilusión de mi padre

era que Zaragoza tuviera un club importante

y con un estadio que fuera

representativo de la ciudad de Zaragoza, ¿no?

(Luis Bacalov "Loved By Women")

Y ese día mi padre estuvo entusiasmado,

y toda la familia.

Y, desde siempre, se me ha quedado grabado.

Todavía una de las razones que tengo para vivir

es que el Zaragoza sea un equipo fuerte.

Me han dicho que lo primero, lo primero que miras cada mañana,

al abrir los periódicos,

son las páginas referentes a los partidos del Zaragoza.

Lo primero. Sí, siempre.

Es lo que hago y, además, cuando ganamos, me quedo entusiasmado

y, cuando perdemos, me entra una depre.

Canicas, eran años de canicas,

pero, más que nada, al fútbol.

Y, mucho más adelante, más al fútbol porque su padre,

aparte de alcalde de Zaragoza,

fue presidente del Real Zaragoza.

Y recuerdo que un día nos subió un balón

y aquello fue ya el colmo.

Heredaste la pasión de tu padre, pero también algunas obligaciones,

porque contribuyes a que todo esto funcione.

Bueno, hace cuatro años,

aproximadamente, el Zaragoza iba a desaparecer.

Mi padre se murió en el año 74.

Y yo pensé: "Si se entera mi padre de que ha desaparecido el Zaragoza

y yo no he hecho nada, la que me va a caer".

Y le pregunté a Ana, mi mujer:

"El Zaragoza está muy mal y hay que poner dinero. ¿Lo ponemos?".

Y Ana me dijo sin dudar: "Sí, hay que poner dinero".

Es una persona..., ¿qué te diría yo?,

que es capaz de dar lo que quieras a una persona que lo necesita.

¿Eh? Yo lo he visto en...

Bueno, lo que pasa es que se calla estas cosas,

pero César es una persona...

totalmente...

dada a ayudar...

al que lo necesita en lo que sea.

Oye, y, cuando las cosas van mal dadas,

¿te pitan a ti o...? No. Es que no vengo al campo.

¿No vienes nunca? No, porque lo paso muy mal.

¿Te lo han prohibido los médicos?

No, los médicos no... ¿O tu sentido común?

Yo tenía un cuñado que era muy del Zaragoza y que se murió.

Y, cada vez que entraba en el campo,

me decía: "Vete, que eres gafe".

Y se me ha quedado grabado. También simpático el cuñado.

Pero tenía razón, porque, cada vez que venía aquí, perdíamos.

Entonces, no puedo venir.

¿Te cuento una anécdota? Sí.

No les va a gustar a los madridistas.

Correremos el riesgo.

Cuando yo tenía ocho años, mi hermano pequeño tenía seis,

nos llevó mi padre al Santiago Bernabéu a ver un partido

y nos sentaron a mi hermanico y a mí en la tercera fila del palco.

Y, en el descanso, el Zaragoza perdía 3-0.

Y, en el segundo tiempo, el Zaragoza metió un gol

y mi hermanico y yo nos pusimos a aplaudir.

Ya sabes que en el palco del Madrid no te dejan aplaudir.

Y se volvió un directivo y nos dijo:

"Al pueblo, al pueblo".

Bueno, ¡un disgusto!

Yo le digo: "Papá, pero estos de Madrid,

que nos dicen que al pueblo, que al pueblo...".

Y, desde entonces, le cogí manía al Madrid.

Pero Ana era un poco madridista

y ahora ya no, no me cae mal.

Pero lo que tiene bemoles

es que un día me dice Florentino Pérez:

"Oye, tú no eres muy del Madrid".

Y le digo: "Oye, te voy a contar mi vida".

"Cuando tenía ocho años...". Y le cuento esto.

¿Y sabes qué me dice Florentino? "Eso te pasa por ir al partido".

Y digo: "¡Hombre, me podías haber dicho otra cosa!".

En fin... Oye, esto me da pie, César,

para hacerte una pregunta que me parece importante.

¿Tú crees que el fútbol, que es el espejo

en el que se miran millones de chavales y chavalas

de todo el mundo, refleja los valores, el espíritu deportivo

que debería tener toda competición?

Yo creo que sí.

Yo creo que, además, estimula

a ser deportistas a millones de críos en el mundo.

(Canción "Voices Of Africa")

Nosotros, en la fundación, tenemos mucha labor en África.

Y tú vas a un pueblo de Etiopía y les llevas unas camisetas

del Barça o del Madrid y se quedan encantados.

Yo fui a un pueblo de Nigeria y les llevé camisetas del Zaragoza

y no les hizo ninguna ilusión.

Pero esos críos de seis y siete años

en Etiopía, que no tienen casi para comer,

practican el deporte gracias al fútbol.

Porque los demás deportes,

te hablo de África, de los pueblos perdidos,

los demás deportes no estimulan a los críos y a las crías de allí.

Y eso es algo que no se ve, pero es verdad.

Y, además, una cosa muy importante es la ilusión que les genera.

(LOCUTOR) Impulsor de la nueva Telefónica, César Alierta

deja su cargo tras casi 16 años al frente de la empresa.

Durante su mandato, ha capitaneado la expansión internacional

hasta contar con 125 000 empleados

y más de 322 millones de clientes en 21 países,

entre ellos, casi todos los de Latinoamérica,

donde se concentra un tercio del negocio,

y otros mercados como Alemania o Reino Unido, situándose

entre las diez primeras empresas de telecomunicaciones del mundo.

Zaragozano de 71 años,

Alierta inició sus pasos en el sector financiero

allá por los años 60 en Nueva York, y fue presidente de Tabacalera.

César Alierta seguirá presente en el consejo de administración

y mantendrá su cargo de presidente de la Fundación Telefónica.

César, este me parece un sitio tan estupendo como cualquier otro,

mejor que un despacho, para hablar

de tu paso por Telefónica. Sí.

¿Te acuerdas del día que tomaste posesión?

¿Cómo te sentías? ¿Qué pensabas?

Yo llevaba de consejero en Telefónica tres años

y sabía todos los problemas de Telefónica.

Pero Telefónica tiene una suerte, ¿no?

Que es una compañía española.

Y, si es una compañía española,

puede ser perfectamente una compañía latinoamericana,

pero siempre que vayas con humildad.

Yo hice un máster

en Business Administration en la Universidad de Columbia.

Y el profesor nos decía que no hay que fiarse de los locales porque,

si deben elegir entre la compañía y el país, eligen el país.

Y yo dije: "¡Huy!". Este era americano, ¿no?

Y yo pensé: "Justamente lo contrario".

Lo que hay que hacer es que los locales,

que llevan las operaciones en Perú

o en Colombia o en Uruguay o donde sea,

piensen que lo que es bueno para la compañía es bueno para su país.

Y eso funciona fenomenal.

Y yo creo que...

Bueno, aprovechamos la situación y por eso hemos hecho de Telefónica

una de las mayores compañías de telecomunicaciones del mundo.

Una de las cosas que ha querido César es que

las empresas españolas fueran tan grandes como las del extranjero,

las de América, las de Inglaterra y tal.

Fue a América y volvió pensando

que él quería que en España también fueran muy grandes.

En Telefónica empezó bien.

Yo no lo esperaba, pero allí, en Telefónica, lo hace muy bien, ¿eh?

Pero, claro, él vio en América cómo funcionaba.

Y, entonces, veía que las empresas

se comen unas a otras, ¿eh?

Y, entonces, él se movió muy rápidamente en eso,

en mover la empresa y absorber otras empresas.

Y a algunos compañeros que había en empresas españolas del dijo:

"Espabilaos, no os quedéis ahí, que vendrá alguien y os comerá".

Los que están fuera están pensado en cómo se te comen a ti.

César, ¿te consideras un ejecutivo agresivo negociando?

¿Tienes en cuenta el factor humano?

¿Eres el clásico tiburón?

No.

Y te voy a explicar por qué no creo

que sea devorador de otras compañías.

Porque yo trabajaba en un banco y nos compró otro banco,

y decidieron que los que habíamos sido comprados

éramos tontos y ellos eran los listos.

Y yo cometí un gran error,

porque yo pensaba que los que estábamos en el banco comprado

pues éramos tan listos o más que los demás.

Y eso siempre lo he tenido en mente.

Y, cuando he comprado una compañía, siempre he dicho:

"A los que hay que potenciar es a los que hemos comprado

porque son gente muy preparada y lo van a hacer bien".

¿En qué te basas para elegir a un colaborador,

a un empleado, a un... Que sea más listo que yo.

...ejecutivo? Que sea más listo que yo.

¿Que sepa más que tú? Sí.

Vamos a ver, la clave es rodearte de gente que sepa más que tú.

Esa es la clave.

El que cree que sabe más que los demás

tiene un problema tremendo y acaba mal.

Si tienes colaboradores y colaboradoras

más listos que tú, aprendes muchísimo.

Pero tengo una técnica que es la que funciona bien.

Tú a tus colaboradores

les tienes que preguntar qué opinan de un tema uno a uno.

No juntos. No.

Porque, si estás en un comité, uno habla y los demás dicen lo mismo.

Entonces, uno a uno, te dice una chica: "César, tendríamos...".

"Pues qué interesante y tal".

Y, entonces, tienes mucha más información.

¿Admites bien las críticas? Porque las has tenido muy duras.

Has debido afrontar despidos... Son muy buenas.

...muy duros, largos... Sí, las críticas son buenas.

...y muy tensos. Las críticas son muy buenas...

porque te hacen reflexionar.

Suelen tener razón y tienes que escucharlas.

Yo me he equivocado.

Es fundamental. Si no tienes críticas, tienes un gran problema.

("Ain't No Mountain High Enough")

En estos 16 años al frente de Telefónica,

día sí, día también,

has tenido que departir con varios presidentes.

Sí. Políticos españoles

de todos los partidos.

Además, consta que tienes buena relación con casi todo el mundo.

¿Con quién te has llevado mejor? ¿Con quién te has entendido más?

Yo, claramente, con el que más, con Felipe González.

Y yo...

les estoy muy agradecido como español

a los que hicieron la Transición.

Todos estamos muy agradecidos.

Yo creo que hay un problema ahora

de que no se les agradece a la gente que hizo la Transición...

por este país.

Yo le estoy muy agradecido al rey Juan Carlos,

porque, cuando subió al trono, este país era irrelevante.

Y ahora es un país importante,

más importante de lo que se piensan los españoles.

Y fue gracias a él y a los políticos de la Transición.

¿Has recibido muchas presiones como presidente de Telefónica...

por parte de los distintos presidentes

y políticos influyentes del momento?

Es lógico.

Cuando presides una compañía tan importante como Telefónica

a nivel mundial, es lógico que...

que te presionen, ¿eh?

Y, como la gente se piensa que tienes una compañía

que es un pozo sin fondo, pues... Pero no es verdad.

"Estos cuánto dinero tienen",

y, entonces, te presionan, pero no hay que hacer caso.

Me gustaría saber si has contado

con un equipo de mujeres en Telefónica

y si has cuidado especialmente

que las mujeres estuviéramos representadas en la compañía.

Sí, y te lo voy a contar.

Yo empecé a trabajar en un banco en el año 70.

Y, en el mismo despacho, estábamos una chica,

que era más lista que yo, y yo.

Y, cuando llevábamos seis meses, se llamaba Pilar, le digo:

"Oye, Pilar, tienes muy mala suerte por ser chica,

porque a mí me van a hacer

director general del banco por ser chico y a ti no".

Y, efectivamente, a los tres años,

me hicieron director general y a ella no.

Entonces, me dijo: "Oye, César, esto es impresentable".

Y yo: "Ya te lo dije hace tres años".

Eso me enseñó una lección, ¿eh? Que había una discriminación

en las empresas con las mujeres tremenda.

Y dije: "Esto que me ha pasado en el banco no se puede repetir,

y, por lo tanto, hay que potenciar

que las mujeres lleguen arriba".

Y eso está pasando y va a pasar mucho más.

Es menester, ya están tardando.

Es necesario porque las señoras son más listas que los hombres.

El problema en este país

es que las chicas se incorporaron al trabajo en los 80.

Entonces... Un poco antes.

Sí. Pero masivamente sí.

Y están llegando a los niveles que coges el caso de Telefónica...

De más de 55 años,

había más directivos chicos que chicas.

Y, ahora, por debajo de los 40, igual.

¿Cómo te gustaría que te recordasen,

no como persona, sino como presidente de Telefónica española?

Pues la verdad es que...

yo tenía asumido desde joven que...

es irrelevante que te recuerden.

Y eso es así. Entonces,

el que quiere pasar a la historia tiene un problema.

Tuve la suerte de que mi madre me vio

de presidente de Telefónica y le gustaba.

Tuve la mala suerte de que mi padre no me vio.

Y tuve la suerte de que Ana le parecía bien.

(Etta James "Misty Blue")

César, este es el río Aragón. Sí.

Es el que has visto tú pasar bajo tu ventana desde tu infancia.

Y aquí nos bañábamos, más arriba.

¿Con esta agua tan fría?

Sí, pero salíamos morados, pero... (RÍE)

¿Y aquí qué haces cuando estás, cuando vuelves?

Me levanto, desayuno,

me convence mi hermana de que vayamos a andar,

andamos un par de horas... No está mal.

Y, después, pues me suelo ir al bar...

a hablar con mis amigos, a tomar un café.

Como, me echo una siesta...

A veces, me bajo un rato a Jaca.

Y, después, nos damos una vuelta,

hablamos la familia y me vuelvo al pueblo a hablar con la gente.

(Ryan Miller "Gaming Laptop")

Mira, Mari Cruz, te voy a presentar

a Alfredo Terrén. ¿Qué tal?

Amigo mío de la infancia... Hola, Alfredo.

...y una autoridad en todo el Valle del Aragón.

Caramba, no sé si... No es tanto, no será tanto.

No llevo sombrero, si no, me descubriría.

Pues sí, porque es muy importante.

Alfredo ha hecho mucho por el Valle del Aragón

y va a seguir haciendo.

Con la cantidad de cargos y cargos importantes que ha tenido,

nunca, nunca, nunca ha dejado de venir a Villanueva, nunca,

y ahora muchísimo más.

Y yo, una vez que lo visité en Madrid,

me quedé sorprendido de...

de cosas que le iba a contar del valle y de Villanueva

y resulta que ya las sabía.

Vosotros sois de los que os bañabais en ese río helado

que hemos atravesado. Sí.

Sí. Ya. ¿Cómo eran los inviernos aquí,

cuando erais pequeños?

Eran duros, pero bueno... Sí.

Pero estábamos acostumbrados. Más duros que ahora.

Además, íbamos sin abrigo.

¡Hombre! ¿Sin abrigo?

Sí. Y con unas botas...

Sí, con unas botas y unos calcetines de lana...

que chipiaban todo y sin abrigo.

"Que chipiaban" quiere decir, a la aragonesa, que estaban mojados.

Mojados, claro. Mojados, sí.

(Canción "The King's Speech")

De pequeño, mi hermano César era como muy delgado...

y yo era como más gordo, y, entonces,

nos pegábamos todos los días y él se rendía siempre...

porque yo le podía.

Era un niño muy inquieto,

con...

interesándose por todo...

Eh...

Le gustaba mucho leer...

y participar en todo.

Era, la verdad, muy entrañable

y muy cariñoso también.

¿Y aquí qué tomáis a la hora del aperitivo?

Porque veo que solo tomas tú. No, aquí no...

Un vino de la tierra, un... Mira qué tapas.

Esto te está diciendo "cómeme".

A mí me dice "cómeme" desde que he llegado.

(Canción "Chan Chan")

# De Alto Cedro voy para Marcané.

# Llego a Cueto, voy para Mayarí.

# De Alto Cedro voy para Marcané. #

César, estamos en las cuadras de este caserón que fundó tu abuelo.

Sí. Era maderero en el valle.

En este valle y en los de al lado.

Él se dio cuenta...

de que la madera tenía mucho potencial.

Como todos estos valles están llenos de abetos y pinos,

pues decidió montar una industria maderera.

¿En qué años?

Bueno, lo montó en los años...

treinta y tantos, ¿eh? Sí, sí.

Y en esta casa tú has pasado muchísimos años de infancia

y de adolescencia. Yo he pasado... Sí.

En esta casa he pasado todos los veranos de mi vida desde que nací.

Mucho tiempo, sí, sí.

Y la considero, pues, mi casa.

Hasta que tuvimos veintitantos años,

hemos pasado todos los veranos aquí, en Villanueva.

Y han sido unos veranos muy felices, ¿eh?

Quitando cuando alguna vez salíamos, que nos mandaban

a Francia o a Irlanda

para aprender francés, aprender inglés,

los pasábamos aquí y disfrutábamos

porque éramos, sobre todo, libres.

Te levantabas por la mañana,

salías por la puerta de casa, por esa que está ahí enfrente,

y ya, hasta la hora de comer, no aparecíamos por casa.

Hemos visto un par de ríos estupendos.

¿Tú tenías aficiones de ir a pescar y de hacer las cosas

que se hacían en los pueblos o eras un poco señorito

de familia bien que no...? No. Vamos a ver.

Aquí, en el valle,

nos gustaba pescar trucha.

¿Cómo? Y te explico cómo se pesca.

Te bajas al río y, donde hay rocas, debajo suele haber truchas.

Levantas la roca, coges la trucha con la mano, la sacas y ya está.

Ni que fuera fácil. Entonces, en un par de horas,

puedes pescar 15 o 20 truchas.

Y, cuando veía a uno con una caña, decía:

"¡Pobre! Va a estar aquí cuatro horas para pescar una trucha".

Ahora lo han prohibido, pero era divertidísimo.

Aquí se hacía la matanza, en estos artilugios que tenemos aquí.

Aquí hacían la matanza que era un desastre. Yo no la podía ver.

¿Te gustan los animales?

Me gustan, pero es que lo de la matanza del pobre cerdo, allí,

que chillaba... Yo me iba.

No quería verlo.

¿Te consideras una persona sensible?

Sí.

¿Muy sensible? Estoy en contra de matar animales.

No me gustan nada los cazadores.

Digo: "¿Qué se le ha perdido a este

pegándole tiros a un animal que no le ha hecho nada?".

Yo no debería opinar, pero en este punto soy implacable también.

César, cuéntame un poco, porque venís toda la familia ahora.

Aquí. Sois ciento y la madre,

con perdón. ¿Cuántos os juntáis en esta casa?

En esta casa, en julio y agosto, los fines de semana,

entre 45 y 50

y, entre semana, unos 25.

¿Y no discutís en la mesa? No.

Es lo típico de las familias que se juntan de vez en cuando.

Con los cuñados, los célebres cuñados,

que siempre dan un poco de guerra.

Sí, pero los cuñados y las cuñadas se han acostumbrado.

Y hemos estado siempre muy unidos todos los hermanos.

Uno de los factores más importantes de nuestra unión ha sido César.

Porque él es muy líder, muy "capable"

y muy amigo de tener a todo el mundo unido.

Los demás hermanos hemos ayudado, pero César

le pone mucho interés y mucha eficacia

a que estemos todos juntos.

Para él la familia siempre ha sido muy importante,

igual que sus amigos también han sido muy importantes.

Es que es una persona muy afectiva

y que, además, lo demuestra.

(Canción "Love Will Take You")

Oye, ¿qué cocináis para tanta gente?

Pues hay una barbacoa

y hacemos costillas y ternasco.

¿Y los chicos colaboran?

Sí, sí. Sí.

¿Seguro? Seguro, sí.

¿Con certeza y con seguridad? Con seguridad, sí, sí.

En esa mesa familiar, se sentó durante mucho tiempo un hombre

emblemático en la historia de Aragón,

que fue el alcalde de Zaragoza,

Ramón Sainz de Varanda. Exactamente.

Socialista de pro. Claro.

¿Y qué tal se llevaba con tu padre, que era...

Fenomenal. ...alcalde del régimen, de Franco?

Se llevaban fenomenal. ¿Sí?

Sí. ¿No discutían?

No. Mi padre estaba encantado

porque mi hermana estaba encantada y porque Ramón era muy listo

y tenían conversaciones de mucho nivel

y... y muy bien.

Además, se entendía perfectamente que Ramón era socialista

y quería una Zaragoza mejor y estaba encantado.

¿Recibisteis una educación muy severa?

No. Recibimos una buena educación, muy buena educación,

porque mi madre y mi padre

opinaban que lo mejor era la educación,

que era la clave para todo,

y nos estimulaban mucho a estudiar y a aprender.

Y, además, teníamos la suerte

de que los dos tenían una visión global.

Que es muy fácil decir en 2018 "tener una visión global",

pero en 1950 no era tan fácil.

(Canción "Obertura Gigante")

¿Qué es una visión global?

Bueno, pues una visión global es ver que lo tuyo es lo tuyo,

pero que hay más cosas en el resto del mundo que son muy buenas.

Y ser de Villanueva tiene una ventaja

y es que está, exactamente, a 23 kilómetros de Francia.

Y, entonces, todos los del valle pasábamos a Francia.

Yo, la primera vez que pasé a Francia, tenía tres años.

Entonces, te quedas un poco sorprendido de pasar a otro sitio

en que no hablan español, que hablan francés, y verlo.

Y ya, con cuatro años, dices:

"Pues son parecidos los franceses a los españoles, ¿no?".

Y eso te marca.

La ventaja de este valle es...

es la unión con Francia.

¿Es verdad lo que me ha contado Alfredo,

que ibais a ligar a Francia? Sí.

Porque, cuando teníamos 16 o 17 años,

las chicas españolas no daban besos.

No daban besos. No.

Entonces, íbamos a las fiestas de los pueblos franceses...

y ahí te daban besos.

Entonces, eran mucho más amables las francesas que las españolas.

(Tom Player "Squashed Frog")

Era algo tímido, pero era ligoncete

y, además, ligaba.

A las mujeres les gustaba, les gustaba César.

Eh... No mucho, porque no me dejaba ir con él

y con sus amigos porque yo era pequeño.

Entonces, él iba mucho y yo poco.

¿Cómo eras de estudiante? ¿Eras buen estudiante?

¿Aplicado, metódico...? Era...

Era muy buen estudiante. Eras buen estudiante.

Sí, era muy buen estudiante. ¿Suspensos?

No, nunca he tenido. ¿Nunca?

No. ¿Nunca?

No, nunca he tenido suspensos.

Desde pequeño, tenía un problema: quería ser el primero de la clase.

¿Sí? Sí.

No sé por qué, pero quería ser el primero de la clase.

Entonces, para ser el primero de la clase, tenía que estudiar.

Un pesado, un plomo.

Entonces el sistema educativo era diferente al de ahora.

Y recuerdo que...

que cada lección que te daban o te hacían...

la puntuaban, o sea, le ponían nota.

Entonces, había una lucha por ver quién...

Y, claro, el que mejor nota sacaba era el primero del pupitre.

Y había una lucha terrible por ver quién encabezaba ese...

ese pupitre, y, desde luego, siempre él.

A mi hermano César le gustaba leer mucho y a mí no.

Entonces, él se metía en la cama,

debajo de las sábanas,

con la linterna, y se ponía a leer.

Y yo protestaba y le decía que no me dejaba dormir por la luz

y que me dejara tranquilo.

Pero les debo mucho a mis padres,

porque, claro, mi padre fue un buen estudiante,

pero mi madre, en aquella época, en los años 30,

era catedrática de Filosofía.

¡Ah, caramba!

Y nos decía: "Estudiar es muy importante".

Y nos estimulaba a todos a estudiar.

¿Qué materias te gustaban más?

Me gustaban mucho, y yo creo que estaba equivocado,

la Historia y la Filosofía.

¿Por qué equivocado?

¿Por qué? Porque no sirven para nada.

Y te lo cuento. No estoy de acuerdo.

En sexto de Bachiller...

¿Sabes qué es? Sí.

...me pregunta mi madre: "Hijo, ¿qué quieres ser?".

"Filósofo". Ella era catedrática de Filosofía.

Y me dice mi madre: "Eso, en los ratos libres".

Y digo: "¡Hombre!".

"Sí, en los ratos libres".

Pues nada.

Y por eso no estudié Filosofía, menos mal.

La verdad es que siempre ha sido muy luchador, ¿eh?

Y siempre le ha gustado llegar a lo máximo

a todos los niveles, según la edad.

Pero, bueno, ¿qué quería ser?

Hubo un momento en que decía:

"Pues a mí me gustaría estudiar Filosofía".

Pero, bueno, luego, hablando ya con mis padres y eso,

decidió que no, que iba a estudiar Derecho, como mi padre.

(Alexandre Desplat "River")

Un día, con el tema de la fundación, de ProFuturo,

que queríamos que se enterase todo el mundo,

entonces, el papa, que es muy listo, me dijo:

"Vaya usted a Asís, que hay una reunión

de todos los líderes religiosos y les cuenta lo de ProFuturo".

Entonces, había una sesión plenaria

y estábamos cinco en la mesa.

Entonces, yo me levanté...

Bueno, levanté la mano y dije: "Voy a decir una cosa".

"Casi todos los muertos que ha habido en la historia

han sido por guerras de religiones y de nacionalidades".

Efectivamente. "Y, afortunadamente,

estamos aquí sentados, todos de religiones muy diferentes,

para hacernos amigos y no luchar".

¿Y esa reunión cómo terminó?

Se dieron un abrazo todos los líderes religiosos.

Pues...

los musulmanes, los coptos,

los presbiterianos, los anglicanos,

el papa, el patriarca de Constantinopla...

Todos abrazados. Ya era hora de que se abrazaran.

¿Se abrazaron de verdad...

De verdad. ...o para la foto?

De verdad.

César es como es ahora.

Yo creo que es de las personas que no han cambiado en absoluto.

¿Eh?

Es amable, siempre lo ha sido.

Siempre ha sido,...

¿cómo te diría yo?, sincero en todo lo que hacía.

No le importaba, por ejemplo, el dinero, ¿eh?

No le importaba tampoco si...

si podíamos hacer algo o no hacerlo.

Te quiero decir que era una persona

que se adaptaba bien a cualquier situación.

Cuando te reúnes con amigos,

¿son los de la infancia los que frecuentas ahora?

Los mismos. ¿Los mismos?

Claro, desde la infancia, son los mismos amigos.

Eso es muy importante. ¿Y de qué habláis

cuando estáis en el bar?

¿De qué hablamos?

Hablamos del valle, hablamos de los sobrinos, de los nietos,

de que la hija...

la nieta de uno trabaja ahora en un sitio.

"¿Y está contenta?". "Sí", y tal. Y la otra que si...

Esas cosas de la vida cotidiana. Claro.

La familia, lo que nos interesa.

Te preguntan por tu familia, yo por la suya,

por sus hijos, por sus hijas, por sus nietos...

Eh... Esas cosas.

Tiene cierta preocupación por todas tus cosas.

Es un hombre muy abierto, muy sensible...

y, sobre todo, muy muy trabajador.

Y es una persona...

honesta y sincera.

Nunca te falla.

Si le llamas y tal,

siempre está él al teléfono.

Te quiero decir, es una persona totalmente...

totalmente dada a sus amigos.

¿Tú te ves viviendo aquí? Sí.

¿Definitivamente?

Yo siempre pienso que,

cuando me jubile, vendré aquí mucho tiempo

porque me siento muy bien aquí.

Se vive muy tranquilo,

rodeado de amigos...

y te hace la vida muy agradable.

Y, entonces,

lo que hablamos aquí, en Villanueva,

no tiene nada que ver con lo que hablamos en Madrid.

Y eso es fenomenal.

Pero aquí no puedes bailar.

Sí. Me han dicho que te gusta.

En las fiestas del pueblo. ¿De verdad te gusta bailar?

En las fiestas del pueblo. No das el tipo.

En las fiestas del pueblo, el 1 de septiembre, en el baile,

le tengo dicho al alcalde, aunque te parezca mentira,

que como no toquen la primera "Paquito el chocolatero"...

Eso es un clásico.

En todos los pueblos de España.

Es imposible que, en una fiesta popular, no se toque ese...

Pero la primera, "Paquito el chocolatero".

La primera. De todas.

Le gusta bailar.

Sobre todo, mira, le gusta la salsa,

las canciones sudamericanas...

Y...

Y es animado, ¿eh?

Sí, sí, se pone a bailar y da gusto verlo.

En las fiestas, se lo pasa fenomenal.

Es un placer verlo bailar suelto.

Un hombre tan serio, que lo conoces en la otra faceta de su vida,

y tan..., no sé, tan complicado,

con tantas historias, y lo ves ahí, en la plaza, bailar...

y de verdad que te ilusiona.

Te das cuenta de que lo está pasando fenomenal.

Le gusta cantar jotas.

Cuando viene aquí,

trae unos joteros a las cenas que organiza.

Para su cumpleaños, nos organiza una cena y vamos 40 a cenar.

Trae unos joteros y se levanta y canta con los joteros.

Los sigue de diversas formas, pero intenta la jota.

Le gusta la música,

¿eh?

Pero, vamos,

no le hagas cantar porque canta fatal,

pero, vamos, no se lo digas, ¿eh?

Ya sabes que ahora la ciencia dice

que podemos vivir casi cuanto queramos.

¿Te gustaría tener una vida muy muy larga?

¿Te queda mucho por hacer? De hecho,

probablemente,

se pueda llegar a 200 años.

Eso es bastante factible.

Y a los 140, con muchísima facilidad.

Las generaciones que están naciendo ahora

van a vivir, por lo menos, hasta los 140 o 150.

Y eso está totalmente comprobado.

Dependerá de la voluntad, porque hay gente que quizás no quiera.

La vida puede ser muy dura para muchas personas.

Bueno, pero es que la vida va a ser más fácil.

Y, desde el punto de vista,

digamos, de salud,

vas a tener una salud más fuerte que la que tenemos ahora.

Eso es así.

La evolución de la medicina es espectacular.

Yo creo que lo que tiene que hacer es tranquilizarse...

y vivir un poco más...

Que ya tiene edad para vivir mucho más tranquilo.

Y, sobre todo, que no se lo tome todo tan en serio,

porque se disgusta muchísimo y, entonces, está...

Se lleva muchos berrinches, como decimos aquí,

y podría vivir muy tranquilo, que, además, se lo merece

porque ya ha trabajado lo suficiente, ¿eh?

Me ha gustado mucho conocerte, César.

A mí la entrevista. Muchas gracias, te estoy agradecido.

No, el placer ha sido mío.

Y me imagino que muchas personas que, durante todos estos años

te han estado viendo al frente de esa institución

tan poderosa y tan emblemática,

también se habrán llevado una sorpresa espero que agradable.

¿Te digo la verdad? Los que me conocen de verdad no.

Pues yo no te conocía y me ha gustado la experiencia.

Muchas gracias. Te lo agradezco.

Y a mí me ha gustado que me hayas entrevistado.

Me quedo muy contento.

Yo, de hecho, me voy a quedar en Villanueva, si no te importa.

Es un sitio fenomenal, de verdad. Gracias.

Muchas gracias. Gracias, César.

(Canción "Yumeji's Theme")

Conocer a César Alierta

ha sido descubrir a alguien que, con una gran altura humana,

ama, sin embargo, las pequeñas cosas.

Amigo de sus amigos,

una persona en quien, sin duda,

se puede confiar.

Gigantes de La 2 - César Alierta

27 dic 2018

Los últimos 16 programas de Gigantes de La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios