Generacion.es La 2

Generacion.es

Lunes a las 23.30 horas

Presentado por: Txabi Franquesa

Programa que descubrirá cada semana cómo ha cambiado la sociedad, a través de un grupo de cinco jóvenes y otro de cinco personas mayores en relación a temas como amor y sexo, educación, ocio, moda y estética, familia, viajes, gastronomía, música, tecnología o trabajo.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5403837
No recomendado para menores de 7 años Generación.es - Educación - ver ahora
Transcripción completa

promovido por la Institución Libre de enseñanza".

(Sintonía "Generación.es")

"En 'Generación.es' no tenemos la máquina del tiempo,

pero tampoco la necesitamos".

"Para trasladarnos del pasado al presente

solo tenemos que escuchar

y observar a nuestro grupo de mayores

y a nuestro grupo de jóvenes".

"Hoy vamos a hablar de educación".

"¿Cómo era la escuela de nuestros mayores?".

"Imagino que no tendrá nada que ver con la escuela de los jóvenes".

"Y por eso les tengo preparada una experiencia única".

"Los jóvenes van a descubrir la escuela de los años 50

y los mayores van a conocer uno de los métodos educativos

más innovadores de los últimos años".

"Esta vez, el viaje en el tiempo va a ser muy, pero que muy real".

¡Ah!

Que no lo sepamos.

Venga, chicos.

(CHICO) Dios, qué sueño. Coged, chaquetas.

Que igual refresca.

¿Qué? ¿Ya un poco más despiertos?

Bueno. (RÍE)

Luci, ¿cómo vas de sueño? Mal.

(RÍE) Venga, cierra la puerta.

¿Sabéis donde vamos, chicos?

No. -No.

Tendremos que ir un poquito a activar las neuronas.

¿Qué os parece?

Bien. Ampliar conocimientos aunque sea.

Bueno, seguidme. Vale.

Seguimos con la incógnita. La resolvemos ya.

Tan temprano. -En el bosque.

(ALGUNOS RÍEN)

Claro. Es que he querido hacer la paradita aquí,

en este repecho.

Es un alto en el camino, pero más soleado,

para que estéis más cómodos.

Oye, que tenía yo una curiosidad cuando veníamos por el camino.

Porque edades... Tú, ¿edad que tienes?

20. 20.

17. 17.

19. -16.

Eres la conejita del grupo. (ALGUNOS RÍEN)

¿Y tú tienes? 17.

17. ¿Qué estáis estudiando cada uno de vosotros?

Bueno, yo Integración Social. Integración Social.

Para ser más específicos: Animación Sociocultural.

Animación Sociocultural. Toma.

¿Y con qué intención estudias?

Bueno, pues...

pues para tener como un plan B, al fin y al cabo.

¿Y el plan A cuál es?

Ah, pues mi vida artística, claramente.

Eso es tener un plan B por si la vida artística no funciona.

Sí. A ver, creo que es necesario tener un plan B. Sí, sí.

Me hubiera gustado

seguir estudiando y sacar una carrera. Lo que pasa

es que me apunté a una academia.

Y llegaba y tenía que hacer los deberes

después de estar 12 horas en el bar y tal.

Claro, había días que no podía...

repasar la lección y estudiar y hacer deberes

e ir después al colegio.

Porque...

iba muy cansado y no podía. No... no daba,

no daba más. Por tanto,

me quedé en lo que me quedé y ya está.

¿Y tu plan B, AZ? (ALGUNOS RÍEN)

Pues yo estoy estudiando el Bachillerato Escénico.

También, digamos, es como un plan B.

Porque mi plan de vida es hacer cine.

Es un plan B que complementa al plan A.

Exacto. -(RÍE)

He hecho una buena jugada. (RÍE) -(ALGUNOS RÍEN)

¿Y Jara? Yo no tengo plan B ni plan A.

O sea, tengo muchos planes a la vez.

A ver, estudio Interpretación, teatro.

Tú haces el abecedario entero. Tal cual. Sí.

Y circo también. Un poco de todo.

¿Te gustaría vivir del circo? Si pudiera...

Pero tengo mucho que aprender.

Estudié el Bachillerato de letras.

Y cuando acabé el Bachillerato de letras,

hice preuniversitario,

lo que entonces era el curso de acceso a la universidad.

Aunque yo, para entonces, ya tenía claro

que quería ser azafata.

Pero el mundo de la universidad me atraía muchísimo.

¿Y la peque del grupo qué está estudiando?

Cuarto de las ESO. -(ALGUNOS RÍEN)

¿Cuál es el objetivo de alguien que estudia cuarto de la ESO?

Pues quiero hacer por el grado medio superior

Anatomía Patológica para terminar siendo tanatopraxa.

Eso es la gente que maquilla a lo...

a los fallecidos. Sí.

Me gusta maquillar. Me he quedado muerto.

Me he quedado muerto. Yo te maquillo. (RÍE)

¿Y cómo es eso de que te ha dado por maquillar muertos?

A mí me parece una forma como de ayudarle a que se vaya muy guapo.

Ay, qué mona.

(RÍE) Hombre, es una labor social.

Sí. (ALGUNOS RÍEN)

-En la escuela,

para estudiar un libro, una enciclopedia.

Habría la enciclopedia

y empezaba por la historia sagrada. Pam, pam.

Historia sagrada. Desde Eva hasta...

Pasabas unas cuantas páginas e igual había la gramática.

Pam, pam. Gramática.

Otras... Otro capítulo,

igual... igual había geografía.

Pam, pam, la geografía.

Y así todo, todo.

Y, al final, terminaba con urbanidad y los buenos modales.

O sea, yo... -(RÍE)

Yo es que quiero ser muchas cosas.

Estoy haciendo Artes Escénicas, o sea, lo mismo que Pau.

Ah, estáis estudiando

exactamente lo mismo. Sí.

Y luego, me gustaría estudiar Educación Social

y combinarlo con Interpretación.

Vaya, eso... Y seguir bailando. Las tres cosas.

-A mí lo que más me gusta

era el arte.

La... O sea, la literatura,

lo que era la geografía.

Las matemáticas se me daban un poco regular.

Pero bueno, como había que hacerlo,

pues lo tuve que hacer.

Entonces, yo lo que estuve haciendo cuando fui a Madrid,

empecé a hacer Magisterio.

Me quedó alguna asignatura pendiente. No la terminé.

Y entonces, lo que hice, que antes se había un montón las chicas,

era contabilidad, taquigrafía y mecanografía.

Eso se me daba de maravilla.

Oye, ¿y qué referencia tenéis de la etapa escolar

de vuestros abuelos?

¿Habéis hablado alguna vez con ellos? ¿Qué os han contado?

Yo, cuando era pequeña, mi abuela me contaba cuentos

antes de ir a dormir

con sus profesoras, que eran monjas,

y sus compañeras.

Venga, con brío, con alegría.

"Esta mañana he citado a los jóvenes a una hora

digamos que un tanto incómoda".

"Pero lo he hecho sabiendo que el madrugón iba a merecer la pena".

"Antes, en los pueblos, era habitual caminar

durante horas para llegar a la escuela".

"Ellos no tienen demasiada pinta de haber andado mucho

para ir la colegio".

¡Madre de Dios! -La mochila.

(ALGUNOS SUSPIRAN)

Encima, escaleras.

¡Oh!

"¿Qué sabrán de la escuela del pasado?".

"¿Les habrán contado alguna anécdota sus abuelos?".

"Vamos a ponerlos a prueba". (JARA) Míralos.

Hombre, buenos días. -Qué rápidos.

Buenos días. -Buenos días.

¿Cómo habéis llegado? -En el minibús.

(RÍE) Bueno, chicos,

a ver, os presento... Habrá...

No es que hayamos tenido nueva incorporación

en el grupo de mayores.

Tenemos aquí a Montse, os la presento.

Encantado. Montse, cuéntales un poco.

Tú eres... Bueno, eres, has sido. Sí.

Porque la que ha sido, es profesora.

Sí. Sí, sí.

Yo, sí, soy profesora.

He estado con niños

y niñas en las escuelas desde...

desde que acabé los estudios.

Y he tenido alumnos de todas las edades.

Preferi... Yo siempre he preferido los alumnos mayores

que los pequeños. Pero si me tocaba la clase de primero,

pues a enseñar a leer. Pero escúchame,

aquí tienes los más mayores. Algunos más que otros.

Bueno. Tan grande como este no has tenido.

Sí, sí. Mucho más altos que yo.

Oye, Montse. Dime.

¿Cómo te tienen que llamar? ¿Montse? ¿Montserrat?

No, no. Me tienen que tratar de Vd.

Y me tienen que...

llamar, dirigirse a mí como señorita Montse.

"La figura del profesor desde el punto de vista social

era una figura...

reconocida".

"Porque se consideraba

que él tenía...

la posibilidad de transmitir

a los alumnos

los conocimientos y la educación imperante en aquel momento".

Pues adelante con nuestras clases.

-En aquel entonces, se solía decir...

que el maestro, el cura

y...

decían el boticario o el médico, ¿no?

Se les tenía un respeto tremendo.

Porque parecía ser que estos tres tipos de personajes

tenían que saberlo todo.

Yo, si no tengo confianza con un profesor,

si tengo algún problema, no lo digo. -Claro.

Es que entonces, en esa época,

sería como más complicado si te pasa algo,

coger y decírselo. Ahora tienes confianza de que,

yo qué sé, te encuentras mal o necesitas salir:

"Mira, no sé qué". Pero antes... No sé.

Me acuerdo hasta del nombre del profesor,

que se llamaba don Alfonso.

Don Alfonso.

Con bigotito. Lo clásico de la época.

Muy buena persona.

Siempre muy esto.

Teníamos que... que...

entrar y quedarnos de pie

hasta que el maestro

llegaba y decía... Primero, fuera, nos poníamos en fila.

No sé hasta qué punto es tan guay

esa distancia entre el profe y el alumno.

Yo creo que estaría más interesante que el profe sea uno más

y trate a los alumnos como si fueran sus amigos.

Porque, al final, eso es lo que hace que el vínculo...

Solo ese vínculo ya hace que el alumno

tenga más ganas de estudiar y de... de implicarse en el tema.

La profesora se llamaba doña Carmen, por cierto,

me presentó a las niñas.

"Mira, se llama Carmen. Vendrá, está aquí".

"A ver si os hacéis amiguitas y tal".

Pero, entonces, vi que todos se levantaban,

alzaban el brazo y cantaban una canción

que no la había sentido nunca.

Pensé: "Caray".

No... Pero me la aprendí.

Me la aprendí tanto

que me la sé entera todavía.

(OFF HOMBRE) "El programa de construcciones escolares

del Ministerio de Educación es muy ambicioso".

"En la exposición que visitó su excelencia,

se detallaba un plan para irradiar la instrucción pública

hasta las más alejadas aldeas".

"En el mismo acto, Franco inauguró simbólicamente

otras 4184 escuelas, distribuidas por toda España,

con las que se asegura la educación primaria

de 168 000 alumnos".

¿Algo que tengamos que hacer antes de entrar a la escuela?

La bata. Pues venga, bata.

-¿Dónde está? Mochilas.

A ver. Abrid las mochilas. Hay sorpresa.

Amigo.

Despojaos de vuestras casacas.

(ALGUNOS RÍEN) -No cabe la bata.

Mira. A ver.

La llevaban solo niños esta. Las niñas llevábamos otra.

(MARY) Bueno, antes íbamos con nuestro uniforme,

nos poníamos en fila. Yo no llegué a cantar el "Cara al sol".

Yo no.

Pero... pero bueno, había una disciplina.

Había una disciplina. Y ahí lo que sí que me acuerdo que...

que te decían:

"Las letras con sangre entran".

¿Cuáles eran los pilares de la escuela franquista?

Bueno, básicamente hay una doctrina,

que el nacional-catolicismo,

que es una simbiosis

entre lo que es la religión,

la versión religiosa más ultraconservadora,

más reaccionaria,

y por el lado, la versión patriótica,

dictatorial de la España

grande y libre, del imperio.

Y todo esto, evidentemente,

forma un conglomerado ideológico

que en una dictadura esto se impone.

Se impone en los programas escolares,

en las enciclopedias, ¿no?

Era una escuela muy autoritaria.

Rígida, autoritaria,

donde existía el castigo físico.

Físico por mal comportamiento o, a veces,

no acertabas un respuesta.

Y era un bofetón, un cachete

o pon la mano, pon los dedos y golpe de regla.

En fin, se ha hablado mucho de eso.

Pero esto estaba en el orden del día, era habitual.

No era excepcional.

O te hacían llevar los libros así y hasta que la profesora,

bueno, la maestra no te decía: "Baja las manos",

tú ibas así.

A los que castigaban más era a los niños, ¿eh?

Yo... A mí,

se ve que debía de ser bastante de buena pasta,

no me habían castigado nunca mucho.

No se trataba ya de disciplina.

La disciplina te la inculcaban en todos lados, ¿no?

Pero aquello ya no era disciplina.

Aquello era...

Pegaba por pegar a los críos.

Sí, sí. Tenía una tableta así de larga

con un redondel así y así de gorda era.

Con unos agujeritos hechos.

Y te hacía poner...

En invierno, te ponía la mano así

y te pegaba fuerte ahí.

Y después, te ponía de rodillas con un libro en cada brazo.

De rodillas, de cara a la pared, ¿eh?

(OFF HOMBRE) "Acabadas las vacaciones,

comienza el curso escolar y los niños llegan

a los colegios con sus carteras flamantes

y los libros de texto recién comprados".

"Después del tiempo de la diversión, llega el del estudio,

menos agradable, pero más útil".

"Y los hombres del mañana se entregan seriecitos y afanosos

a su labor".

# Con alegría, vamos contentos.

# Al colegio nos gusta mucho ir.

# Vamos contentos siempre al colegio

# para aprender a leer y a escribir. #

(CARME) Antes, cuando entrabas en una clase de mi época,

entrar a clase y ya olías a libro, a tinta,

a... a la madera.

Todos los retratos que había, los cuadros.

(MARY) Claro, había siempre el crucifijo,

que estaba presidiendo.

Después estaba, pues sí, la... la foto de Franco

y la foto de... la foto de José Antonio.

(CARME) Sí, sí. Un ratito me ha parecido que volvía,

yo qué sé, 60 años atrás.

Bueno, vamos a empezar la clase hoy

por una asignatura muy importante,

especialmente para las niñas.

Porque tenían que formarse

para su labor principal prevista,

que era la de ama de casa.

Y para eso, pues había un...

un libro que se llamaba "Economía doméstica".

Y otros libros también relacionados con esto:

cocina, puericultura...

"Guía de la buena esposa".

"Once reglas para mantener a tu marido feliz".

"Sé la esposa que él siempre soñó".

"Uno: ten lista la cena".

"Planea con tiempo una deliciosa cena para su llegada".

(OFF HOMBRE) "Las niñas reciben nociones sobre nutrición".

"Es importante saber qué se come y también lo que conviene comer".

"No cabe duda de que todas ellas

concluirán siendo excelentes amas de casa".

"He aquí una alumna que ha aprovechado las vitaminas muy bien".

Mi madre era hija de un...

de un profesor.

No sé si eran seis, cinco o seis hermanos.

Entonces, todos estudiaron.

Uno fue ingeniero, otro fue...

Y mi madre no sabía leer ni escribir.

Ella no iba al colegio. Ella se quedaba con su madre

a preparar todo para cuando vinieran sus hermanos

que tuvieran todo puesto en la mesa.

Y encima, ella les servía.

Yo estudiar, estudiar no he estudiado nunca, la verdad.

Porque a los 11 años ya me fui de la escuela.

Porque mi madre tuvo a mi hermano.

Trabajaban mi padre y mi madre, los dos.

Y alguien se tenía que quedar con el crío.

Entonces, ¿a quién le tocó? Pues a la niña.

A la niña, a los 11 años, ya le cargaron con un...

con un bebé de seis meses, hacer la comida,

ir a comprar...

Vale.

"Dos: luce hermosa".

"Descansa cinco minutos antes de su llegada

para que te encuentre fresca y reluciente".

"Tres: sé dulce e interesante".

"Una de tus obligaciones es distraerlo".

¡Ay, por Dios!

"Cuatro: arregla la casa".

"Debe lucir impecable".

"Cinco: hazlo sentir en el paraíso".

"Durante los meses más fríos del año

debes preparar la chimenea antes de su llegada".

"Seis: prepara a los niños".

"Cepíllales el cabello, lava sus manos

y cámbiales la ropa en caso de ser necesario".

"Son sus pequeños tesoros y él los querrá ver relucientes".

Hombre, ahora, me parece una aberración.

Ahora, esto a mí me parece... Una niña de 11 años,

que las veo yo y digo: "Fíjate".

Cuando veo una niña de 11 y 12 años, me retrato yo.

Y pienso: "Fíjate, pues yo era como estas nenas".

Yo a eso me he revelado toda la vida.

Y le he dicho: "Es que no, no".

Por eso yo, a veces, pienso que yo

no tenía que haber nacido en aquel tiempo.

Tenía que haber nacido ahora.

"Siete: minimiza el ruido".

"A la hora de su llegada,

apaga la lavadora, secadora y aspiradora

e intenta que los niños estén callados".

"Ocho: procura verte feliz".

"Regálale una gran sonrisa y muestra sinceridad

en tu deseo de complacerlo".

"Nueve: escúchalo".

"Puede que tengas una docena de cosas importantes que decirle,

pero, a su llegada, no es el mejor momento para hablarlas".

Claro.

"Diez: ponte en sus zapatos".

"No te quejes si llega tarde,

si va a divertirse sin ti o si no llega en toda la noche".

"Trata de entender su mundo de compromisos".

Perfecto. Me encanta.

"Once: no te quejes".

"No lo satures... no lo satures con problemas insignificantes".

Eso.

"Hazlo sentir a sus anchas".

"Deja que se acomode en un sillón o se recueste en la habitación".

"Habla con voz suave y placentera".

"Ya lo tienes. Una buena esposa siempre sabe cuál es su lugar".

Claro que sí.

En fin...

Las monjas eran machistas.

Tú no podías hacer esto porque... porque eras mujer.

Tú no podías estudiar más porque eras mujer.

Ellas también...

te... te iban inculcando

el casarte, el encontrar un buen chico,

el que estuvieras en tu casa y te dedicaras a tus hijos.

Sí. Entiendo perfectamente que muchas mujeres mayores

y no tan mayores sigan con este tipo de normas.

O sea, el machismo está tanto en los hombres como en las mujeres, ¿no?

Porque cada uno aceptaba su rol. Y los hombres se sentían superiores

y las mujeres que se leían esto y se pensaban que era la verdad,

pues así lo vivían, ¿no? -Sí, sí, sí.

Y así sigue siendo.

(OFF MUJER) "Aquellas niñas ya son mujercitas".

"Y se preparan para incorporarse a una sociedad que necesita de todos".

"La muñequería, entre otros,

es un excelente procedimiento para descubrir

la sensibilidad de las alumnas".

Pues no me acuerdo mucho lo que tenían ellos,

pero sí teníamos nosotras costura. Ellos, evidentemente, no.

Allí no había plástica ni nada. y había costura.

Y habíamos... Hacíamos unas muestras de costura

que se pegaban en un álbum. A mí me parecía un horror,

porque nunca he tenido ninguna habilidad con las manos.

Este tipo...,

digamos, de artefacto no sé si lo habéis visto nunca,

pero yo os explico para qué era y estaba en las escuelas.

Porque en la escuela, ya os lo he contado

y hemos hablado de ello,

había una transmisión

del rol femenino y masculino muy acentuado.

Esto es un bastidor

donde las niñas, por las tardes,

con su maestra, bordaban.

Manteles, toallas, lo que fuere.

Mientras los niños

iban al patio, no había gimnasios ene las escuelas

en aquel entonces.

La gimnasia,

tablas de gimnasia se hacían en el patio.

En los colegios eran niñas por un lado y niños por otro.

Pues es lógico.

Pero no tuve nunca problemas en la...

En el recreo ya solíamos juntarnos todos.

Año 1966.

En España,

un millón en niños sin escolarizar.

Año 66, ¿eh?

Estábamos entrando ya después de 30 años casi de franquismo.

Pocos institutos públicos de enseñanza.

Otro dato:

la enseñanza era obligatoria hasta los 12 años solo.

¡Anda! Vaya, Antonio.

Pero... ¡Yuju!

No has perdido mano ahí, ¿eh? Ya lo ves.

Ya con 12 años, fue así,

pues tuve que dejar el colegio...

para ayudar en casa.

Y entonces, la cosa ya, pues se complicaba un poquito más.

Pasó rápido

y un cambio muy brusco, ¿no?

Un cambio brusco de estar en el colegio

estudiando y bien y feliz y tal

a tener que ponerme a trabajar en el campo,

porque hacía falta en casa.

El colegio era relativo.

Había el clásico grupo escolar.

Y el grupo escolar, pues bueno, cómo no, íbamos todos.

Y yo estuve yendo al grupo escolar,

pues hasta los 6 años, más o menos.

Y a partir de esa edad,

hubo que empezar a trabajar en el campo.

Teníamos ratos de descanso

y yo ahí me llevaba mis libros.

Dale, Ángel.

Mira, a la primera lo he girado. Eh.

Ya, ya. -Es que vuelvan mucho.

Mira, gira. Dale, dale, Ángel.

¡Hey! Una, venga. Serie, serie. Vamos.

Yo estaba jugando a los cromos.

(RÍE) Pero un dolor en las manos que tengo...

Porque claro, tenía que hacer así y picar en el suelo,

porque era piedra eso. -Madre.

Para que se levantara el cromo.

Entretenido. -Entretenido.

Es como que, a lo mejor, al momento, dices:

"Buah, no es tan guay".

Pero le coges como... Es como las pipas, ¿sabes?

Que es como adictivo. Pues:

"Ah, mira". -Vas probando, ¿no?

Y dices: "Venga, ahora esta, sí o sí, le voy a dar la vuelta".

Y das así y se giran todas y es como: "No, no, no".

(ALGUNAS) # Al pasar la barca me dijo el barquero:

# "Las niñas bonitas no pagan dinero".

# Yo no soy bonita,

# ni lo quiero ser.

# Al pasar la barca,

# una, dos y tres. #

Aquí ha habido... Venga, venga.

Fíjate, fíjate, sin parar. ¡Más rápido!

Bien, bien. -¡Bien, bien!

¡Bien, bien, bien!

Aquí ha habido... aquí ha habido quórum, ¿eh?

¿A que sí? Es de las pocas actividades

que es más de chicas, chicas, ¿no? Total.

¿O había algún chico en vuestra época...?

Yo he llegado a saltar a la comba en el colegio.

En vuestra generación, ¿saltaban? (MARY) No.

Ni de lejos. (CARME) No.

Nada. ¿Y qué pasa con vuestra generación?

Las chicas de la bata. Sí, ¿no? Nosotras sí.

Saltaba a la comba cada patio.

Me ha gustado mucho. Pero porque yo, de pequeña, jugaba en el recreo

con mis amigos y amigas.

La costumbre de los juegos se ha perdido.

Hombre, en mi cole, es que no juegan ni los de la ESO.

No. -Juegan, como mucho, a fútbol.

Dale, dale.

Los de los petos para allá.

Y ellos, para acá.

(ANTONIO) Ahora.

Para el otro lado.

Para allá, para allá.

¡Oh!

"Parece ser que el balón sigue siendo el rey en el recreo".

"La principal diferencia es que, probablemente,

antes el fútbol era un juego reservado para niños".

"En cambio, hoy, niños y niñas juegan juntos

sin convenciones ni limitaciones".

¡Cuidado!

"La hora del patio también es el momento para aprender a compartir,

a resolver conflictos

y a desarrollar habilidades sociales".

"Pero, sobre todo, es el espacio para desconectar

y para echar un buen rato".

"Por unos instantes, jóvenes y mayores han sacado el niño

que llevan dentro".

"Y, ojo, porque más de uno lo ha dado todo".

No ha pasado nada. -¿Estás bien?

No pasó nada. -El acróbata.

(Risas)

Vamos.

Venga. -¡Bien!

(MUCHOS) ¡Bien! -No ha salido.

Bueno, bueno.

Jaume, ¿nos puedes definir exactamente

en qué consisten las tres primaveras pedagógicas?

Bueno, son tres momentos

en la historia de la educación renovadora

que marcan los hitos, ¿no?,

y también los puntos de progreso y de avance

en la pedagogía moderna.

La primera es la primavera republicana.

La Segunda República.

Y esto, evidentemente, tiene unos antecedentes.

Desde principios del siglo XX

surgen unas iniciativas.

Por ejemplo, en Madrid: la Institución de Libre Enseñanza.

Y todas esas iniciativas desembocan en la gran reforma

republicana de los años 30, ¿no?

El niño y la niña se convierten en protagonistas, ¿no?

Hay que darles libertad, ¿no?

Por tanto, la relación pedagógica y educativa cambia.

La tesis es clara:

no hay cambio si el profesorado no cambia.

Incluso hoy sería un plan revolucionario.

Otro elemento fundamental

es que la escuela antes vivía de espaldas

al entorno. Escuelas muy conectadas con el entorno,

sobre todo, salen del aula.

La escuela laica,

respetuosa con las ideas.

Otro cambio relevante: la coeducación, la educación mixta.

Eso es un cambio revolucionario.

(Bombardeos)

-"El estallido de la Guerra Civil y la posterior dictadura franquista

acabaron con el sueño de libertad y cultura

promovido por la Institución Libre de enseñanza".

"Pero el régimen victorioso de Franco

quiso eliminar todo vestigio de la institución

a la que consideraba un peligroso emblema de la república".

¡Viva España! (MUCHOS) ¡Viva!

¡Viva Franco! (MUCHOS) ¡Viva!

¡Arriba España! (MUCHOS) ¡Arriba!

-"Los individuos que integran esas sondas revolucionarias,

cuyos desmanes tanto espanto causan, son sencillamente

los hijos espirituales de catedráticos y profesores

que a través de instituciones,

como la llamada Institución Libre de Enseñanza,

forjaron generaciones incrédulas y anarquistas".

Por tanto, asistimos a un largo desierto

cultural y pedagógico.

No obstante,

durante el franquismo, a partir de los años 50,

sobre todo los 60 y 70,

surgen iniciativas innovadoras.

maestros que se reúnen, hacen jornadas, discuten,

comparten experiencias y, sobre todo, se crean escuelas nuevas.

Esas escuelas sobre todo son en el ámbito privado.

Cooperativas de padres, de maestros, ¿no?

Porque no es posible hacer un cambio dentro de la escuela pública.

Claro, en realidad, pruebas para sustituir

a los exámenes tradicionales yo diría que ninguna.

No pondría pruebas, sino, únicamente,

limitaría el número de alumnos en una clase.

Pondría más profesorado.

Pagaría mejor al profesorado también.

Entonces, podría dedicar mucho más tiempo al alumno.

Un profesor que tuviera, como máximo, 10 alumnos,

que sería lo ideal,

o 12 en todo caso, tendría un conocimiento directo de él,

sabría sus posibilidades de trabajo,

sus dificultades, su conocimiento de un materia.

Le diría qué libros puede estudiar, charlaría con él

acerca de la materia que va a preparar.

Y, al final de curso, habría una valoración final

acerca de lo hecho en conjunto por el alumno

con ayuda del profesor últimamente. Pero, vaya, no habría examen.

Y luego hay una tercera primavera pedagógica,

que son los últimos años, que hay un nuevo resurgir.

Tiene que ver con la relación de la escuela con el entorno,

con las nuevas tecnologías,

cómo se organizan

los espacios, los tiempos,

el conocimiento.

Se va creando una nueva cultura escolar

que creo que está conectando

con los nuevos tiempos sociales y culturales.

(Griterío de niños)

Yo creo que la clase que nos espera es esa de ahí.

¿Es aquella? ¿Ya nos están esperando?

"Hoy, los mayores regresarán de nuevo a la infancia".

"Eso sí, esta vez con unos compañeros de clase

muy pero que muy especiales".

(PROFESORA) Buenos días. (ALGUNOS) Buenos días.

(PROFESORA) Hola, buenos días. -Buenos días.

(PROFESORA) Hola.

-Buenos días. -Buenos días.

(PROFESORA) Buenos días.

(PROFESORA) Cinco...,

cuatro... -Hola, Mar. ¿Cómo estás?

Estupendo. (PROFESORA) Tres...,

dos...,

uno.

Muy bien. Pues buenos días a todas y a todos.

(ALGUNOS) Buenos días. -Buenos días.

Sabéis que estamos haciendo una brújula de aprendizaje,

que se llama "De donde venimos",

centrada mucho en el tema de la reproducción,

la fecundación, la sexualidad. Como sabéis,

nosotros no trabajamos por materias. Y lo que hacemos es un aprendizaje

más globalizado en el que juntamos distintas especialidades, ¿no?

Las lenguas, el medio natural, el medio social, las artes plásticas...

Hoy, vamos a hacer una de estas actividades que hacemos a menudo,

un reto que tiene una serie de objetivos.

Y tenéis un tiempo

para conseguir alcanzar ese reto.

Es un reto cooperativo, como muchos de los que hacemos.

Por lo tanto, no vais a trabajar individualmente,

sino que vais a trabajar con todo el equipo.

Y que la idea es que suméis vuestros puntos fuertes

para que podáis alcanzar el reto todos juntos.

Ver el avance que tienen los niños

de cuando nosotros, el método que les enseñan

a como nosotros éramos.

Y a mí, sobre todo, me ha llamado la atención

el que trabajan en equipo.

Lo que más me ha llamado quizá la atención

es el funcionamiento de los profesores.

Yo me acuerdo, cuando yo era un chavalín,

que iba al colegio y los críos, pues normal,

hablas fuerte, hablas tal. El profesor, lo primero:

"¡Silencio!". Pam, pam. Con la palmeta ahí.

Y aquí no.

Aquí... Es más, había una que decía: "Cinco...,

cuatro, todo el mundo, tres,

dos, pum".

Silencio total.

Chapó, chapó.

Entonces, ya no decimos nada más. Dejamos el método de trabajo.

Fijaos bien que haya tres técnicas cooperativas para aplicar.

Y que las maestras nos iremos fijando si vais aplicando

las técnicas cooperativas. ¿De acuerdo?

Venga, pues empezamos.

Repartimos el método.

Tan diferente que yo me he quedado así, un poco sorprendida, la verdad.

Pero...

me ha gustado el sistema.

Si es que trabajan casi siempre así, en equipo ellos.

Porque veo que es una evolución muy muy grande.

Yo lo he encontrado muy positivo

y me gusta que incluso lo hablaré.

"He ido a una escuela que me quedé impresionada". Sí.

Tiempo: tres minutos. -Ah, ah, tres minutos.

Tenemos tres minutos.

Aplicar la técnica uno y cuatro, uno y cuatro.

Para comprobar que todos los miembros del equipo

han comprendido y completar el punto de partida de la propuesta.

Tenemos cinco minutos. -Cinco minutos.

Ángel, tú has tenido en un momento...

Me has hecho una expresión en un momento,

así, como de rabia. Como diciendo: "Qué rabia tengo". ¿De qué?

¿De qué tenías rabia exactamente?

Una rabia positiva.

El... Me emocionaba viendo a estos chavales

tan disciplinados.

Y eso me ha llamado la atención.

Pero, como ha dicho la profesora,

eso viene desde abajo. Le vas educando.

Y esa evolución la he visto. Que, en fin, estupendo

tanto con Dani como con tu compañera.

Por supuesto, la diferencia nuestra no tiene vuelta de hoja.

Yo creo que los retos de la educación de antes eran otros.

Entonces, nosotros intentamos

que la manera que tenemos nosotros de hacer

pueda dotar a estos alumnos

más que de conocimientos, de herramientas,

que los capacite para moverse en un futuro que, de momento,

es muy incierto, ¿no?

O sea, me da la sensación de que vosotros os preparabais

para tener un trabajo, un buen trabajo, pero un trabajo

que os duraría toda la vida, donde os podíais estabilizar, ¿no?

Y ellos se están preparando para un mundo flexible,

donde igual tienen diez trabajos distintos,

en países distintos, con habilidades distintas.

Y siempre pensando que...

que el centro del aprendizaje son ellos, no somos los maestros.

Los maestros somos una herramienta más

que... que puede ayudarles y guiarles

para que ellos vayan construyendo este conocimiento, ¿no?

No como aquello que hacíamos antes, que aprendíamos y olvidábamos.

Todo de memoria.

Sí. Exacto.

# Miño, Duero, Tajo, Guadiana y Guadalquivir,

# Ebro, Júcar y Segura. #

El río Záncara.

Pues eso son, por ejemplo, unos afluentes del Guadiana.

Era un sistema que no sé si mejor o peor, pero...

pero yo me conocía...

me conocía todas las... las ciudades, los ríos...

España limita al norte con el mar Cantábrico

y los montes Pirineos, que nos separan de Francia.

Al sur, con el peñón de Gibraltar y el mar Mediterráneo,

que nos separa de África.

(PROFESORA) ¿Habéis leído el texto?

Sí. -Es dificilísimo.

Pues, ahora, ponemos en común todo lo que hemos ido aprendiendo

y pasamos a la fase de conclusiones.

Muy bien. -¿Vale?

Vale. -Vamos, Dani.

Conclusiones. ¿Qué?

Vamos a hacer las conclusiones. -Venga.

Cuando estábamos haciendo el trabajo cooperativo, pues...

ellos pues estaban como que solo lo querían hacer

como un poquito como individual.

A mí pues me ha parecido como un poco raro.

Y he dicho: "Esperamos".

Y Mar ha tenido una idea, que era de...

pues el micrófono. Pues que primero hablaba una,

después a quien le tocaba era a otro.

Y pues a mí me ha... (CARME) Sí.

(DANI) Me ha gustado.

Muy bien. -Una buena definición.

En el vídeo explica

que los gemelos se parecen mucho.

Físicamente. -Físicamente.

Y... y, normalmente, mentalmente. -Eso es.

Es emoción, ¿eh?

Porque he visto unos niños,

lo primero, motivados.

Unos niños orgullosos de lo que estaban aprendiendo.

Unos niños que se escuchaban

unos a otros perfectamente.

Cuando hemos hecho lo de sacar conclusiones cada uno,

uno aportaba, el otro esperaba

y entonces, aportaba lo suyo, que era diferente o añadía.

Los embarazos cuádruples

es uno de cada 52 000.

¿Cincuenta y dos...? -Mil.

Ah, ya. Uno de cada 52 000.

(CARME) Es un embarazo...

cuádruple. Sí.

Y los quintillizos, rarísimos. No hay.

Vale. Comentamos la explicación. -Sí.

Nosotros hemos visto que los gemelos

si de pequeños hacen vidas separadas,

pueden hacer como lo mismo.

Les gusta lo mismo,

trabajan de lo mismo...

Bueno, creo que pueden ser...

Me ha gustado mucho, porque yo, al principio, pensaba que...

sería más como...

como que sería muy fácil

y serían su... Ya sabían todo.

Pero después, me he fijado y he dicho:

"Pues les han enseñado diferentes cosas en sus escuelas".

Y pues les... A ver, ha costado, pero, al final,

yo creo que lo hemos conseguido. -Muy bien.

Estupendo. -Nos hemos puesto un poquitín...

La idea no es...

competir para ganar

o para alcanzar la máxima nota, ¿no?

Si no, que es aprender.

Aprender y que cada uno, cada equipo o cuando lo hacemos individualmente,

llegue allí donde puede llegar,

pero siempre avanzando cada uno a su ritmo.

A ver, equipo uno. Moderador o moderadora.

Nuestra primera conclusión es que algunos gemelos

se parecen de aspecto mucho,

pero de carácter no se parecen en nada.

Y algunos no se parecen de aspecto, pero sí de carácter.

Muy bien.

Los mellizos son diferentes,

porque tienen diferente información genética.

Esto son los dos primeros. -Muy bien.

Los trillizos son siempre del mismo sexo.

(PROFESORA) Muy bien. Pues podéis colgarlo.

Colgamos los post it. Muy bien.

Igual la mayor comparativa respecto a cuando erais pequeños:

que ahora se les escucha, se les tiene en cuenta.

Y antes, lo que hacíais era obedecer ese sistema.

Obedecer y obedecer. Si te gustaba, bien.

Y si no, también. -No tiene que ver. Comparar...

(MARÍA) Pero es que es un paso más. Dice...

Ellos saben no solo que se les escucha,

sino que sus ideas pueden cambiar cosas.

Claro. -Ese es el paso definitivo.

(PROFESORA) Claro. Por eso hablábamos de que no hay

un proyecto único. -Claro.

Aquí la idea general es generar en las escuelas

espacios para que pasen cosas.

"¿Y qué es lo que les habrá pasado a nuestros jóvenes en la escuela?".

"¿Guardarán buenos recuerdos de lo profesores?".

"¿Alguna asignatura les habrá descubierto su pasión

por una posible profesión?".

"Probablemente, no hablarán con tanta nostalgia

de su etapa escolar como los mayores".

"Pero estoy seguro que tendrán mucho que decir".

"De hecho, la mayor parte de sus vidas

la han pasado dentro de las aulas".

(PAU) Yo la escuela fue muy muy divertida.

Digamos que, claro, o sea, es lo mismo con lo del pueblo.

Iba a la escuela del pueblo,

éramos muy pocos. Éramos los mismos del pueblo.

Y fue muy divertido.

Aprendíamos muchas cosas, digamos, jugando,

digamos, haciendo actividades.

Y realmente fue una etapa muy guay.

La escuela la recuerdo desde mucha alegría.

O sea, yo me pasé de los 3 años hasta los 16

en la misma escuela, que solo tenía una línea.

Una vez, cuando tenía 7 años, me regalaron una cámara.

Y desde ese día, que empecé a hacer cortos, a hacer tonterías,

ese profe de primaria me ayudó muchísimo.

Me acuerdo que hasta un día se vino a nuestra casa y actuó y todo.

Era como un profe muy entregado y que realmente...

Me acuerdo que inventaron la extraescolar de cine para mí,

porque yo estaba como muy muy muy con una relación muy cercana

con ese profe.

Y digamos que él fue quien me empujó al cine.

Y ahora, desde ese momento, siempre pruebo cosas.

En mi colegio, o sea, la gente superguay.

Me llevo superbién con todo el mundo.

No tengo ningún problema.

Y los profesores me encantan.

Hay como... Que tengo mucha confianza con ellos,

sobre todo con mi tutora, mi profesor de Teatro y la de Música.

Es como...

que puedo confiar en ellos y...

y si tengo algún problema, ellos me ayudan. Superguay.

Hacía de presentadora en... en los actos, así,

con los padres y tal.

Y... y lo recuerdo con mucho amor.

O sea, mi hermana sigue yendo allí cuando yo voy, ¿no?

Todo el mundo... Me siento muy abrazada.

La gente normalmente dice que su peor época fue el instituto.

Yo creo que al revés, ¿no?

Tal vez la primaria no fue algo que me gustase tanto.

Aprendí mucho. No sé, también era un escuela que...

que trataba mucho las cosas más humanas.

Yo vivía en un barrio de Barcelona y me mudé a otro,

que es donde vivo actualmente.

Y, claro, a nivel escolar yo sí que noté la diferencia.

Porque donde me mudé y donde desde entonces pasé toda mi etapa escolar

la diferencia cultural a mí me impactó.

Porque...

al colegio nuevo que yo fui había menos diversidad cultural.

O sea, la gente era... Todos eran como más de España.

Y, en cambio, de donde yo era había gente de otros países.

Entonces como que, bueno,

era como una mezcla un poco de todo.

Y entonces, bueno, entre eso, entre que fui nuevo,

no me hizo mucha ilusión ser el nuevo.

Trababa mucho de enseñarte cosas sobre valores,

sobre tú como persona y en relación al mundo,

a tu familia, a tus compañeros. Son temas que se trataban mucho.

Incluso había durante el año, no sé si una o dos veces,

que había do días que eran las jornadas de valores, ¿no?

Y... y cada año se escogía un tema o así en concreto

y se hacían actividades sobre este tema.

Yo... a mí me gustó mucho el instituto.

Yo el instituto, vamos...

Claro, doy gracias a Dios.

Porque hay mucha gente que en el instituto lo pasó mal.

Pero yo... yo bien.

Yo bien, la verdad.

Yo es verdad que en mi escuela lo he pasado muy bien.

Hay veces que no han sido buenos momentos.

Pero, ahora, estoy bien.

Pero es verdad que hubo una etapa que no fue muy buena para mí

y me costó repetir un curso.

Se empezaron a meter conmigo niñas de mi clase.

Y yo llegué a un punto en que no quería ni ir al instituto.

Ni aparecer por allí ni nada.

Me quité las redes sociales,

me lo quité todo. No quería ni salir a la calle.

Pues mira, todo empezó porque yo decidí dejar de juntarme

con una niña, pero sin pelearnos y sin nada.

Y esa niña lo que le pasó por la cabeza fue...

hacer que todo el mundo se pusiese en mi contra,

hacerse una cuenta falsa mía e insultar a los demás

como si fuese yo. Tuvimos que denunciarlo.

Se lió muy gorda, la verdad.

Yo tuve depresión. No quería comer. Lo pasé muy mal.

Hay veces que las personas se divierten

haciendo sufrir a los demás

y hacen lo que sea para que tú estés mal.

Y no ven el daño que te pueden llegar a hacer realmente.

Tenía 14 años cuando pasó eso.

Fue hace dos o tres añitos.

Y claro, a mí me llegaron a amenazar, me vinieron a pegar

en el instituto y todo. Y claro, yo se lo tuve que decir a dirección.

Porque ya es que era un momento

en el que yo no podía salir de la clase.

Porque si salía al recreo, me pegaban.

Entonces, ¿pues qué tuve que hacer? Decírselo a la dirección,

hablar con los profesores.

Hablé con toda mi clase, dije lo que pasaba,

dije que esa no era yo, expliqué todo.

Hay gente que sí se lo creyó y gente que no.

Pero eso me daba igual. Yo ya tenía... Yo ya expliqué

lo que había pasado.

Quien me quisiera creer que me creyera.

Quien no, me daba igual.

Y fui yo cambiando mi forma de pensar y mi actitud

y los demás cambiaron al ver que no me importaba.

Eso se me ha quedado a mí marcado, pero, de una forma u otra,

también me ha hecho como madurar.

Entonces, por esa parte sí le tengo que dar las gracias.

La... la escuela no puede ser solo

el programa de estudios, ¿no? O sea, el currículo,

el currículo, ¿no?,

esto de aprender,

sino que eso debe estar vertebrado

con todo lo que se va a aprender en la sociedad.

Yo creo que la educación es mucho más que escuela.

Es una idea de presente y futuro

que se va avanzando esa idea, ¿no?

Y, por tanto, aprendemos en distintos lugares

y en toda la vida y donde estamos por tanto.

Y luego eso es democratizar los conocimientos, la educación.

Es decir, evidentemente, eso es un reto, ¿no?

La educación debe llegar a toda la población.

Y, por tanto, yo creo que la...

la educación moderna y activa lo que hace también

es educar a las personas

en todos los aspectos de su personalidad, que va unido.

Aspectos cognitivos-intelectuales,

aspectos emocionales y sentimentales, ¿no?...,

aspectos físicos, motrices,

aspectos sociales, ¿no?

Y, por lo tanto, yo creo que también

es educar en una nueva sentimentalidad,

en una afectividad. Es establecer unas nuevas relaciones humanas

más libres y más igualitarias.

(RAPEA)

"He seguido al pie de la letra las palabras de Jaume".

"Y, finalmente, he decidido sacar a jóvenes y mayores del aula

para mostrarles otras maneras de aprender".

"En esta ocasión, van a recibir una lección

que difícilmente olvidarán".

Marc. Están entrenando.

(MARC) ¿Qué tal?

¿Es que lo conoces? Vente para acá.

¿No lo ves? Caballero.

Hola. Os presento a Marc.

Hola. (MUCHOS) Hola.

Encantado. Es mi equi...

Este es mi equipo. Bueno.

¿Qué te parece?

Es fútbol inclusivo.

Y veo que hay de todo. Diferentes edades.

Gente alta, baja. Hay de todo.

Hay de todo. El equipo más inclusivo.

Oye, cuéntanos. Porque ellos no lo saben.

Ha sido una sorpresa.

Tú eres el responsable de Itinerarium.

De la fundación Itinerarium. De la fundación.

¿Que se dedica exactamente a qué?

Bueno, a proveer la inclusión,

a hacer proyectos para ayudar a personas con discapacidad

que puedan integrarse en la sociedad.

Y en este caso, lo que vemos hoy es el tema del fútbol.

Tenemos un proyecto, una metodología que se llama Inclusive Fútbol,

apadrinada por don Vicente del Bosque.

Anda. (ALGUNOS) Ah.

Que tiene un hijo, Álvaro, con síndrome de down.

Sí, sí. -Y pretendemos que los clubes,

como este, por ejemplo, como la Unificación Bellvitge,

tenga una categoría de personas con discapacidad

para que puedan jugar y entrenar un día a la semana vestidos,

que les hace una ilusión brutal, de club.

Y una vez al mes se mezclan con otras categorías sin discapacidad.

(MARÍA) Qué bueno. -Es lo que, si os parece,

si os gusta, podemos hacer hoy.

Sí. Qué bien. -Sí.

Porque, al fin y al cabo, yo llevo lentillas, usted, gafas,

uno sabe inglés, el otro no sé qué,

que todos tenemos dificultades. -Todos tenemos algo.

Y el eslogan de la fundación Itinerarium

es que sumando capacidades todo es posible.

Uy, qué bonito. Aquí, como cada uno tiene

su propia capacidad o capacidades...

Eso espero. Hay que analizar. Sí.

Bueno, tú luego lo podrás juzgar.

Has dicho inglés y tenemos un experto.

¿Ves? Ya sabía yo, ya sabía yo.

Has dicho Inclusive Fútbol y me ha picado por detrás

como diciendo: "Fútbol inclusivo". Sí, ¿no?

No me quedó claro. Dejémoslo ahí.

Bueno y, aparte, si queréis, os podemos dejar la camiseta del club.

(MUCHOS) Sí. -Claro.

¿Eh? -Hombre, claro.

Calentad un poquillo y entramos.

Nos ponemos la camiseta. -Venga.

Yo voy a mirar las tallas. Todo vuestro.

Todo vuestro.

Venga, seguimos. Adelante, vamos.

A ver.

¿Es talla única? Es talla única.

Pues venga.

(CARME) Chicos, ¿quién tiene el 10?

¿Son todos iguales?

(MARC) ¿Qué te falta, a ver?

Todos aquí, ¿vale?

Hola. Primero, saludo entre capitanes.

¿Qué tal estás? Bien.

Hola, guapa. -Juan.

Angie. -Hola.

No os mováis, no os mováis. -Gerard.

Hola, guapa. Venid para acá.

Hola. -Hola.

Hola.

Esto 50 años atrás era increíble que pudiera pasar.

Porque la familia que tenía un hijo...

así, limitado,

los escondían.

Y ahora, van a escuelas, son capacitados para todo.

Entonces sus limitaciones...

Estupendo.

Veo una cosa estupendísima.

Es que es muy interesante cómo lo plantean.

Porque en el ámbito de la educación

no hablaba de discapacidades,

sino de las capacidades que tenemos cada uno, ¿no?

Y cómo esto nos permite aprender cualquier cosa, ¿no?

Y yo creo que es algo que estaría muy bien aplicar...

Que todos nos aplicáramos la forma de pensar o de hablar, ¿no?,

cuando nos educan.

Porque quizá yo tengo capacidades para aprender cosas teatrales

y otro tiene capacidades para aprender física y matemáticas.

Y creo que estaría muy bien empezar a hablar de nuestras capacidades

y dejar de considerar personas discapacitadas.

-Pero por esa misma razón se propuso un nombre:

diversidad funcional.

Y el principal problema...

Hay muchos casos que son los padres el principal problema.

Que los padres tienen miedo al qué dirá la gente.

El padre tiene que animar.

Ahora menos, ahora menos. -Sí, ahora menos.

Pero tiene que animar a que el niño con diversidad funcional

salga adelante, porque la actitud hace mucho.

Esto es cuestión de que de pequeñito

te lo digan. Y lo ves normal.

¡Vamos!

(MUCHOS) ¡Gol!

(MARC) Vamos, vamos, vamos, vamos. -Bien.

Que te has salido. -¡Eh!

(PAU) Sácala, María. -Venga, va.

¡Uh! -Aquí, aquí.

-Venga, venga, tocamos.

Lo que sí es cierto es que hemos pasado

de una educación más individual, sintiéndose uno un ser

más más individual. Eso es.

Y hemos visto que tanto aquí como en la escuela moderna,

por llamarlo de alguna manera, se tiene una tendencia

al trabajo en grupo. Esto los jóvenes supongo

que ya lo habéis vivido de manera más cercana, por proximidad,

pero también habéis vivido la experiencia

de una escuela de la época de...

pues de alguno de ellos, ¿no? Sí.

Se le daba mucha importancia a cosas que no tenían tanto valor

como otras que deberían darse más valor.

Como, por ejemplo, las emociones también. Antes era todo

como muy marcado, ¿no?

Y no sé, lo que he dicho, se daba más valor

a cosas que no tienen tanta importancia.

Pero era la educación que teníamos.

Lo importante era la educación. -Sí, pero...

Tanto los padres como el profesorado.

Pero al compararla, Ángel, nosotros salimos... salimos...

Ellos salen más beneficiados.

¡A Joan, a Joan, a Joan!

(MUCHOS) ¡Bien!

Yo estoy en contra de que el maestro

sea un amigo, un compañero, un "compi". No.

El maestro es el maestro.

Ya no diré que le digan "señor maestro",

pero maestro sí.

De "compi" nada. (MARY) Carmen, pero antes...

(CARME) Aquí es un fracaso escolar grande.

(MARY) Pero te equivocas. (LUCI) Sí, te equivocas.

Es que antes era temor lo que teníamos.

Antes era temor lo que teníamos.

Ahora, tan compañeros... El maestro no es un compañero.

No es lo mismo la confianza que el respeto.

Uno, uno.

Pero no le tienen mucho respeto al maestro.

Le pegan al maestro. -Pero no todos.

Carmen... -Muchas veces.

Yo no digo que lo hagáis.

Estás dife... Estás comparando... -Son burros que no saben qué hacen.

La confianza con el profesor

para pedirle ayuda que antes no tenías.

Antes no existía. -Con el respeto

que se sigue teniendo. -Te digo otra...

Te voy a decir otra cosa. La confianza que hay con los padres

tampoco antes la había, ¿eh? -No.

No tenías la confianza. -No es que sea malo.

Con lo cual, la educación ya no se centra solo

en la escuela. Está en casa,

en los centros especiales o no,

en el... En el deporte.

En el deporte en general, bien aplicado.

Hoy nos han dado una lección.

¡Oh! -¡Dale!

(ALGUNOS) ¡Gol!

(Silbato)

"La educación no es un juego".

"Es un instrumento muy poderoso".

"La deberíamos utilizar para crear seres solidarios,

con espíritu crítico y pensamiento libre".

"Educar no significa solo acumular conocimientos,

sino también valores".

"Probablemente la generación actual de jóvenes

es la más formada de la historia".

"Pero lo cierto es que, sea la época que sea,

la educación nos hace más libres e iguales".

"Y en eso es evidente que todos salimos ganando".

¡Olé! -Muy bien, muy bien.

Generación.es - Educación

07 oct 2019

Programas completos (1)

Los últimos 1 programas de Generacion.es

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios