Fugitiva La 1

Fugitiva

Jueves a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4574242
No recomendado para menores de 12 años Fugitiva - Capítulo 3: La búsqueda - ver ahora
Transcripción completa

"Para una madre, solo hay algo peor que el dolor de un hijo:

que tú seas responsable de ese dolor".

(Sintonía de "La fugitiva")

# Rompo cadenas, el miedo se va.

# Camino y me alejo de la oscuridad.

# Me sigue la noche de nunca jamás.

# Mis pasos son firmes, ya no hay vuelta atrás.

# Atrás mi silencio, atrás mi dolor

# y la última lágrima por tu desamor.

# Levanto cabezas, salgo a respirar.

# Te dejo en el fondo, en el fondo del mar.

# Voy hacia delante. La vida en presente.

# Ya quemé mis naves, ya crucé mis puentes.

# Aprieto los dientes; los ojos, al frente.

# Si tengo las llaves, todo es diferente.

# Todo es diferente.

# Rompo cadenas, el miedo se va.

# Mis pasos son firmes, ya no hay vuelta atrás. #

"Quizá los más adictos a la moda recuerden a Magda Escudero,

uno de los rostros más atractivos de la segunda mitad de los años 90.

Su carrera fue fugaz, pero durante un tiempo

se convirtió en una de las modelos más reclamadas

por los diseñadores de todo el mundo.

Decidió retirarse

para casarse con el empresario mexicano Alejandro Guzmán,

dueño de una de las cadenas hoteleras

más importantes del mundo.

Magda Escudero y sus hijos

fueron secuestrados hace tres días.

Por ahora se desconocen los detalles del suceso,

así como el paradero del empresario,

que no ha realizado declaraciones".

-Si me disculpáis un minuto...

-Disculpe.

Buenos días.

-Hola. -Eres la relaciones públicas, ¿no?

-Sí, ¿le puedo ayudar? -Es mi madre.

Esta noche tengo que dejarla sola, sufre apneas y a veces se asusta.

Y me pareció ver ayer por aquí a una enfermera, ¿puede ser?

-Sí, fue un servicio particular.

-Ah, particular.

-Sí, un cliente sufrió un infarto.

-Y cuando suceden cosas así... -Disculpe, pero tengo prisa.

Pregunte en recepción. -Vale, vale.

¿Te das cuenta lo que puede pasar con todo esto?

(Televisión)

Estamos en todos los noticieros.

Los periodistas están al caer, ¿qué les digo?

No quiero periodistas.

Lo que quiero es a mis hijos.

¿Qué haces?

Protegerte, ¿o quieres tener otro infarto?

No pasa nada.

Es un adulto.

Y, si necesita una mamá, aquí estoy.

Lo que tienes que hacer, mi amor, es desconectar.

Desconectar, ¿vale?

La persona

que filtró la noticia es alguien muy cercano a nosotros.

Entonces tenemos un topo metido dentro.

No será la primera vez. ¿Por qué no vuelves a la cama?

No quiero que el médico te vea así, como si nada. Venga.

Me quiero bañar.

¡Ey! -¡Ay, por fin!

-¿Por qué se tardaron tanto?

Tuvimos que volver en autobús.

-¿Y el viejo, el tal Simón?

¿Qué? -Ah, sí.

El tal Simón... (RÍE)

El tal Simón...

nos ha dejado tirados.

-Nos ha robado el dinero.

-¿Cómo dices?

Mamá...

Lo que oyes.

-¿Los tres millones de euros?

-¿Cuánto es eso en dólares? -Como tres y medio, güey.

-¿Ese güey te estafó tres millones y medio de dólares?

-¿Dónde está ese cabrón?

Volando... hacia Copenhague.

¿Y qué hacemos que no vamos?

¿Cómo? No tenemos nada.

O sea, ¿quieres decir que somos...

pobres e indocumentados?

Como ratas.

-No... O sea, yo no pienso ser pobre.

-No lo tienes que pensar, ya eres pobre.

-No, no quiero.

-Nadie quiere ser pobre, cariño.

Un momento, Simón no está.

Pero ¿y el otro?

¿Quién, el más joven?

Ajá, Tobías.

-Esos están compinchados seguro.

Él está en Madrid, pero sus cosas siguen aquí.

La maleta,

la bolsa, la mesilla de noche, debajo de la cama, todo.

Mamá... ¿Sí?

Toma esto, mira tú.

-¿Qué es esto?

-Dice insulina.

-Debe de ser diabético. Si ha dejado eso,

es porque piensa volver.

-Sí, o que se ha ido a toda hostia. Ya.

-Solo es ropa sucia.

¡Eres un asco!

-¡Chicos, chicos!

¡Basta! Ya, ya.

-¡Parad! ¡Parad! ¡He encontrado esto, joder!

Tiene contraseña.

¿Qué pongo? ¿1-2-3-4?

-A ver...

-Pero ¿cuántos dígitos tiene esto?

Espera.

Joder, hermanita, eres una puta hacker, ¿eh?

Me dijo que trabajó ahí.

-¿No tiene wifi? -Sin conexión.

-El hotel tendrá internet. Nos dijeron que evitáramos la red.

-Ah, sí, es cierto, el ladrón pendejo dijo que no.

-Métete en las fotos. -¿Dónde?

-Ahí.

Entra. -¿AGE?

-Alejandro Guzmán Estrada, son las iniciales de papá.

-¡Hostia!

Corta eso, por favor.

No quiero que vean más.

Que lo vean, Magda. Que sepan quién es

su padre.

Hace un año,

me llegaron rumores

de que vuestro padre tenía un amante.

En realidad, otra.

Esta vez, en España.

-Es un cabrón.

Contraté una agencia de detectives.

Y este es el resultado.

El dueño de la agencia es Simón.

-Enhorabuena.

Qué buen ojo tuviste.

Es solo un comentario.

Disparas con bala, mamá, y lo sabes.

-Aquí todo el mundo dispara con bala.

(Descarga)

-Joder.

Si es un táser.

¿Alguna declaración?

-¡Vamos, baja la ventanilla, por favor!

-¡Alguna declaración, por favor!

-Ayudadnos, por favor.

-Suéltenos.

(Móvil)

¿Señor?

Hola, Pedro.

"Ya se habrá enterado de que la noticia se filtró".

Sí, ya lo sé.

"Primero fue por internet".

Lo demás son puras chingaderas.

"Los teléfonos no paran de sonar"

y la casa está rodeada de periodistas.

¿Y el hombre que contrató mi madre?

"Aquí está, señor. No ha parado de trabajar".

Ya revolvió toda la casa,

habló con el servicio,

se ha metido a los ordenadores de las niñas.

A ver, comunícame con él.

"¿Hola?

¿Tiene alguna noticia?".

Algo hay.

"Bueno, pues empiece". Esto no es un secuestro.

¿Cómo?

"Su familia se fue de casa con intención de dejar el país".

Eso es imposible.

Iban a una competición de tenis de mesa.

No, no, se lo aseguro, iban más lejos.

"No, a ver, ¿qué me quiere decir con esto?".

He abierto la caja fuerte y he visto las joyas de su esposa.

"Ahí hay varios millones de dólares invertidos".

Ahora mismo, apenas hay medio millón de pesos.

"Las joyas son falsas".

¿Cómo que falsas?

"Copias muy bien hechas,"

se nota que su mujer las ha encargado con tiempo.

"¿Qué me está queriendo decir con esto?".

"Con eso estoy diciendo que todo esto del secuestro"

es una cortina de humo.

Tu familia está huyendo.

Pero ¿por qué tendrían que huir de mí?

"No lo sé, dígamelo usted".

Mis hijos me adoran.

"¿Y su esposa?".

No, Magda es otra historia. "¿Qué tipo de historia?".

Mis hijos no darían un paso sin que yo lo supiera.

A lo mejor se han puesto de parte de la madre.

"¿Y por qué se tendrían que poner del lado de su madre?

No le estoy pagando"

para que se haga el detective conmigo, ¿entiende?

Alejandro Guzmán, ¿usted pega a las mujeres?

¿Cómo?

"Usted ha maltratado a su esposa en repetidas ocasiones.

Hay testigos".

A ver, eso no es verdad.

Le pegaste tal palizón a tu esposa

que hubo que ingresarla en un hospital.

"Eso es una calumnia".

¿Por qué me mientes?

¿Por qué me mientes, cabronazo?

"¿Tú quieres recuperar a tu familia?".

¿Quieres recuperar a tu mujer y a tus hijos?

Pues no me mientas. Yo soy... ¡tu puto confesor!

A mí tienes que decirme toda la verdad, siempre.

Yo no juzgo tus actos.

Tú me contratas, ¿bien?, y yo cumplo.

"Punto.

¡Así que no me hagas perder el tiempo!".

Mis hijos tienen todo lo que quieren.

Tú no tienes ni idea de lo que quieren tus hijos.

"Mis hijos me quieren a mí".

A ningún hijo... le gusta ver cómo pegan a su madre.

Créeme, sé de lo que hablo.

"Quiero solucionar todo esto"

en las próximas 72 horas.

Hasta entonces,

no quiero que te vuelvas a poner en contacto conmigo.

(Móvil)

(Móvil)

Tú, fuera.

¿Sí? (PEDRO) "Ese hombre acaba de irse.

Lleva un localizador conectado a mi celular.

¿Se le ofrece que haga algo más por ahora?".

-Síguelo.

-"Pero es que no puedo,

estoy al cargo de la casa mientras el patrón no esté".

-Tu patrón soy yo, que te paga 10 veces más.

-¿Y qué excusa le doy si llama?

¿Qué hacemos?

Por favor, ¿puedes parar de preguntarme cada cinco minutos

"qué hacemos"?

No vas a tener más remedio que ir a la policía.

No puedo ir a la policía.

He secuestrado a tres menores.

No tengo papeles, toda mi situación es ilegal.

No, pero, al fin y al cabo, eres de este país, eres española.

La policía quizá pueda ponerse de tu parte.

No. La policía está para hacer cumplir la ley,

no para comprender la situación de nadie.

¿Y un abogado?

Porque eso en unas horas... -Bueno...

Pues nada, ni tu tarjeta ni la mía están operativas.

-¿Por qué no pedimos "room service", que nos lo suban?

Mi amor, aquí no hay "room service".

¿De verdad que no tenemos dinero ni para comer?

-Esto es absurdo, mamá. Nosotros somos millonarios.

Ay...

-Bueno, ya, ¿qué hace la gente que no tiene dinero para comer?

-Pedir limosna. -O robar.

-Pues tendremos que robar.

(RÍE) Ni hablar. ¿Por qué no?

Pues porque no.

Porque no he organizado todo esto

para convertiros en unos delincuentes.

Robar para comer no es delincuencia. ¿Ah, no?

-A ver, un momento, un momento.

No es tan fácil.

En las tiendas, hay cámaras.

-Tampoco es tan difícil.

Vamos en grupo y las tapamos, yo lo he... hecho.

¿Qué? En México, en Perisur.

Con mis amigas.

¿Por qué?

Si tú no lo necesitas.

Es divertido.

No lo puedo creer.

-Venga, todo el mundo ha robado alguna vez.

-A ti te pillaron robando un lápiz de labios. ¿Te acuerdas?

-¿Ves? -Ah, mira.

¿Me estás diciendo que robemos?

-Yo de joven robaba libros.

Pero no lo llamábamos robar, sino "socializar la cultura".

-(ACENTO ESPAÑOL) Pues venga, socialicemos la comida de hoy.

-¡Órale, güey!

(RÍEN)

Perdón.

Galletas. (HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

(AMBOS HABLAN EN INGLÉS)

-Yo pago. ¿Cuánto es? Yo te lo pago, Magda.

"Fuck you!". -¡Eh!

(HABLA EN SU LENGUA)

-¿Es usted Magda Escudero?

Ha cambiado, pero la reconozco.

Han hablado de usted esta mañana en televisión.

¿Qué es todo ese lío del secuestro? Soy Ariel Carnicero, periodista.

Quiero entrevistarla.

-No intente despistarme.

-¡Idos! Magda, venga.

¡Vamos!

Tengo que salir de aquí, esto no es seguro.

Podemos ir a Marruecos.

Ahí no te va a reconocer nadie y se puede pillar buen costito.

Sin papeles, no podemos pasar la frontera.

Ya.

¿Y Portugal?

A Portugal se pasa superfácil.

Hay que conseguir un coche.

No, no, a mí no me mires.

Puedo robar cervezas, pero ¿un coche? No me jodas.

¿Te has fijado?

¡Qué bien roba mamá! ¡Iba a saco, la tía! ¿Eh? (RÍE)

Magda... Magda, que es broma, no me jodas.

Magda... Magda, joder...

¡No!

No mames... ¡Gabi!

¡Toda la prensa!

Pero no nada más en la ciudad,

sino en toda la República y en las afueras.

Hemos incendiado las redes, mi amor.

-Mucho "mi amor", pero hacés lo que te da la gana.

Yo dije que me iba a ir y no lo he hecho.

Me voy a arrepentir. -Tenemos más de 150 000 visitas.

-Si se enteran que he sido yo... -¿Y qué hay de malo?

Si estamos ayudando a resolver el caso.

-Que era la familia quien tenía que informar,

no nosotros.

-Mi amor...

-(RESOPLA) ¿Puedes dejar de llamarme "mi amor"?

Me llevé el dinero.

-Mi vida...

En unas horas, estaremos en Hermosilla.

Una vez ahí, vas a ver que todo va a estar bien.

(Puerta)

¿Esperas a alguien?

-(SUSURRANDO) No te muevas.

-(AMBOS GRITAN)

¡Chist! (SUSURRANDO) No grites. Suelta la plancha.

Y tú apaga el ordenador. Los dos,

al suelo, bocabajo. No, por favor.

No voy a haceros daño. Al suelo. ¡No!

¡Chist! ¿Quién chingados eres, güey?

Las manos, atrás.

Chica, mírame.

¿Ha sido este cerdo el que te ha hecho eso?

-No... No, no, no, no.

Él es mi novio.

Júramelo por Nuestro Señor Jesucristo.

Lo juro. Santíguate.

Te voy a hacer unas preguntas.

Quiero que me respondas con exactitud.

Tú estabas con la familia

cuando fueron secuestrados.

Sí.

¿A qué hora sonó el despertador en la casa?

A las 7:00.

¿Tú eras la que se encargaba de despertar a los niños?

Sí.

Los levanté media hora después de ducharme.

No me mires.

¿La señora ya estaba despierta?

Sí.

Me dijo que a las nueve en punto

"teníamos que salir de la casa".

"Claudia tenía una competición de tenis de mesa.

¿Verdad? Sí. Sí, sí.

Y su hermana

no quería ir. Se puso muy brava, pero la señora"

igual quería que vayamos todos a ver a la niña.

Escúchame.

En cuanto puedas, te vas al hospital

y que te curen eso.

Retiro lo de cerdo.

"Estamos poniendo todos los medios a nuestro alcance

para recuperar a tu familia. Tenemos a 50 elementos en ello".

Gracias, fiscal.

Se lo agradecemos de corazón.

"Como parte de los sucesos

ocurrieron en el Hipódromo de Madrid,

la Policía española intervendrá.

De aquí no vamos a movernos.

Mi hijo está todavía convaleciente.

"Si los supuestos secuestradores se comunican con ustedes,

nos informan de inmediato". Ha sido un caos, un puro desastre.

"Lo entiendo y te manifiesto mi solidaridad,

pero comprende que solo nosotros sabemos manejar estos asuntos.

¿Te queda claro?".

Está claro, Jorge.

A partir de ahora, vamos a trabajar todos juntos.

"Está bien".

Me voy a rasurar.

Tú sabes algo que yo no sé.

En apenas dos horas has cambiado de actitud. Es como...

como si te hubieran caído 20 años encima.

Estoy en otra fase.

No me vendas la burra, Ale.

Te conozco muy bien.

Ese hombre que contrataste...

K. Sí.

Me dijo que Magda organizó el secuestro.

¿Qué?

Sí.

Ella se ha llevado a los chicos.

¿Magda crees que es capaz de...? Sí.

Qué hija de puta.

No sé cómo no me di cuenta antes.

Cuando se trata de mujeres, tú nunca te das cuenta de nada.

No pensé que sería capaz de hacer algo así.

Tienes que librarte de esa mujer.

Esto que acabas de decir se oye muy feo.

Como enemiga, es muy peligrosa, Ale.

Es la mamá de mis hijos.

Es mala persona.

Y tú estás celosa.

Yo no puedo perdonarle que, por su culpa,

se quedara sordo el niño de por vida.

Ale..., esa mujer está loca.

Tiene que salir de tu vida y de la de tus hijos cuanto antes.

Esto no se arregla

con un mero acuerdo de divorcio, ¿sabes?

Quizá...

Quizá K pueda hacerlo.

Un poco más de dinero...

y el problema estaría resuelto.

No puedes dar un solo paso sin mi consentimiento.

¿Vas a perdonarla?

(SUSPIRA)

¿Y dónde dices que has estado?

De compras, ya te dije.

¿Y qué compraste?

Al final no compré nada.

Porque no encontré el color.

Lo dejé encargado.

Lo traerán la semana que viene.

¿Y has estado toda la tarde de compras?

Estuve una hora y cuarto metida en el atasco

de tráfico; horrible.

Y luego llegué tarde

a la tienda de buceo. Volveré mañana.

¿Por qué me mientes? ¿Eh?

¿Por qué me mientes?

¡No me mientas! (GRITA)

(TOSE)

¡No te vas a llevar a mis hijos!

(GRITA, LLORA)

(Música electrónica)

Mamá...

Abajo se está llenando de gente. ¿Puedo salir un rato?

Pero es una fiesta.

-Tienes que hablar con Claudia.

(Portazo)

Hace un momento estaba llorando.

Quiero hablar contigo.

Ahora quieres hablar, cuando ya no hay solución de nada.

Las peleas entre tu padre y yo empezaron muy pronto.

Erais muy pequeños. No podía compartirlo con vosotros.

¿Por qué se lo permitiste?

¿Qué?

Hubo una primera vez.

La primera vez que te levantó la mano, ¿por qué seguiste con él?

La primera vez fue...

un puñetazo en el estómago,

que me dejó sin aire.

Tú tenías cuatro años; tus hermanos, cinco.

Esa misma tarde...

os llevé al cine.

Fuimos a ver "Charlie y la fábrica de chocolate", ¿te acuerdas?

No.

Me pasé toda la película pensando qué podía hacer.

Cuando volvimos,

tu padre nos recibió en casa con toda la casa llena de flores...

y con un grupo de mariachis.

Se plantó en mitad del jardín

y se puso a cantar una canción de Juan Gabriel.

"Te lo pido, por favor".

Acabó de rodillas, en el suelo,

con unos pendientes, de esmeraldas, en la mano.

Vosotros salisteis corriendo... a abrazarle.

Y ahí perdí.

Quiero hablar con él.

Claudia...

Quiero su versión.

¿Crees que me lo invento?

No.

Pero quiero que me diga todo esto a la cara.

Tú sabes que si hablas con él...

yo estoy perdida.

Eso lo entiendes, ¿verdad?

¿Y la mierda que vimos?

Él con esa mujer...

Me da asco, no sé qué hacer. No sé.

Yo sí lo sé.

Confiar en mí, ser valiente y ayudarme con tus hermanos.

Tú eres fuerte.

Ayúdame.

Acabo de ver tus avisos.

Veo que está por salir de viaje. ¿Sabemos con qué destino?

Madrid.

Quédate ahí, voy a organizar un vuelo.

Con suerte, llegaremos antes que él.

-"Dentro de unos minutos comenzaremos el despegue.

Por favor, tomen sus asientos y desconecten

todos sus aparatos electrónicos".

¿Señor?

Perdone. No, perdona tú.

Es que me has dado un susto de muerte.

Lo siento, no he querido interrumpirle.

No te preocupes. Y gracias por sonreír.

Tienes una sonrisa preciosa, Lourdes.

Gracias, muy amable.

¿Qué querías?

Ah, sí, que puede volver a encender el ordenador

una vez que hayamos despegado.

Si lo desea, claro.

Gracias, Lourdes. De nada.

-Perdona, ¿me permites?

Sí.

(Alarma)

Tobías acaba de llegar. Está aparcando.

¿Qué te ha dicho?

No, no me ha visto. ¿Qué hacemos?

(SUSPIRA)

No sé.

Bueno, de momento,

no le vamos a decir nada.

-Pero ¿por qué?

Vamos a dejar que él hable.

Y así nos vamos a enterar

de si sabe o no.

No pienso confiar en él hasta no estar segura del todo.

-Bueno, pero, a ver, mamá,

va a saber que estuvimos ahí.

Dejamos todo tirado. -No da tiempo a recoger nada.

Da igual.

Hola.

¿Vas a salir?

No. Me ha parecido que habían llamado a la puerta.

Serán los vecinos o...

Está bastante bien, ¿no? ¿El qué?

El nuevo look.

Ah... Ya.

Estás muy guapa.

Qué bien.

Oye, ¿Simón está con vosotros?

¿Simón?

Ajá. No.

Y, además, no le hemos visto en todo el día.

Lo llevo llamando desde que salí de Madrid, y no hay manera.

A ver... Oye...

¿No quieres pasar un rato a ver a los chicos?

No, vengo sudado del viaje... No.

¿Has comido?

No, la verdad es que no.

Te preparo un sándwich.

Venga, va.

Será solo un momento. Oye,

te tengo que contar una cosa importante.

Pero no delante de ellos.

¿Vale? Ahora hablamos.

Hay un par de periodistas

que no se irán hasta pillarte.

Yo voy a bajar.

Estoy harto de estar aquí solo.

¿Y la enfermera? La eché. No me cae bien.

¿Y quién controla tu medicación? Yo. Yo la controlo.

No asumes que has tenido un infarto.

Estoy perfectamente bien. Vas a reventar, y me dará igual.

No. Anda... ¿Qué haces?

¿Quieres jugar conmigo?

Te voy a demostrar que todo está perfectamente bien.

A mí no debes demostrarme nada.

¿Qué haces? Alejandro, ya. ¡Ya!

¡Alex!

¡Alejandro! ¿Qué haces?

¿Qué haces? No me gusta nada este lado tuyo.

Si te encanta este lado. No seas tímida.

No soy la imbécil de tu mujer.

Suéltame. ¿A qué viene esto?

¿Me insultas a mí? ¿A mi mujer?

Si quieres cortar conmigo, dímelo ya.

¿Conociste a alguien?

No soy un animal, explícamelo.

No eres un animal, porque con uno podría razonar.

Contigo es imposible.

Suéltame, o digo a los periodistas que me has violado.

Antes te gustaba jugar así conmigo.

Antes era sexo consentido. Esto es otra cosa.

(Puerta abriéndose)

(Portazo)

(VOZ DE MUJER) ¿Señor Guzmán? ¿Quién?

(GRITANDO) ¿Quién? Policía.

Hola.

Soy la inspectora Luisa Trujillo.

Él es mi compañero, el sargento Valdés.

Mucho gusto.

¿Va todo bien? Hemos oído ruido.

Sí. Todo bien.

Solo tiré una bandeja.

¿Y es una costumbre mexicana o algo así?

¿Qué me tienes que contar?

Tu marido sigue en Madrid.

¿Qué? No ha vuelto a México.

Está en uno de sus hoteles, en una suite.

Pero ¿eso significa... que sabe dónde estamos?

No, seguro que no tiene ni idea.

Tuvo un infarto.

¿Ale? La misma tarde del secuestro.

Está fuera de peligro, pero a cuatro horas en coche de aquí.

Pero entonces... tenemos que irnos pero ya.

No. Tenemos que mantener la calma.

¿No entiendes que en cuestión de horas sabrá dónde estamos?

Déjame hablarlo con Simón. Él sabrá qué hacer.

No me fío de Simón. ¿Qué?

A ver, ¿dónde está? ¿Tú lo sabes?

No. ¿Sabe que mi marido está en Madrid?

Sí, se lo he dicho.

¿Adónde vas?

A ducharme. Ya te lo he dicho.

Ya...

¿Qué quieres?

¿Adónde vas?

¿Qué ha pasado aquí?

No sé. ¿Qué ha pasado, Magda?

No... ¿Quién coño ha entrado aquí?

¿Qué? No sé.

¿Que no...? Me cago en la puta. ¿Dónde está mi tablet?

(GRITA)

(PAULINA) Tobías, ya estamos listas. Abre.

(GRITA)

(GRITA)

¿Y qué le dice su olfato?

Precisamente mi olfato...

Tengo anosmia congénita. Nací sin la facultad de oler.

Pues cuánto lo siento. Bueno, no es tan grave.

Dicen que el mundo no huele bien.

En cuanto al secuestro de su familia,

todo es demasiado confuso. ¿No le parece?

Aparentemente, no hay motivos económicos.

Me pidieron un rescate.

Pero no se ha vuelto a pedir el dinero.

Eso da a entender que el motivo es otro.

¿Y cuál sería el motivo? Una extorsión,

un ajuste de cuentas...

Eso lo sabe usted mejor que yo.

Quiero decir que, si hay otra razón, sería útil saberla.

Yo no le estoy escondiendo información.

A mí me parece que sí, señor Guzmán.

He intervenido en varios casos de secuestro, y he estado al lado

de los afectados. Usted...

no responde al perfil de alguien que sufre por su familia.

Soy empresario.

Mi trabajo es no demostrar mi estado de ánimo.

Usted no teme por la vida de su familia.

Me está tratando

como si yo los hubiera secuestrado. No, no. Eso no.

Pero apuesto mi sueldo

a que usted ya está negociando. ¿A que sí?

¿Tiene hijos?

Tres niñas.

¿Tienen olfato?

Ellas sí.

Esto se te ha ido de las manos.

Tan mal no voy. Quería un coche y lo tengo.

Y también un poco de dinero. Ya.

(SUSURRA) Y un pobre chico secuestrado.

Lo de "pobre chico" está por ver.

No tiene nada que ver con el otro.

Mamá, ese pobre chico, como tú dices,

es un mercenario que hace esto por dinero.

Cuando sepa que se ha quedado sin nada, ¿qué?

Sabe que Alejandro pagaría lo que sea por información.

Y sabe dónde localizarme. Y además,

sabe que nosotros no tenemos papeles y que no podemos salir del país.

¿Cómo quieres que le deje libre?

A lo mejor ese chico

es el único que puede ayudarte. a salir de este lío.

Que no. Que no, que no. No voy a confiar en nadie nunca más.

¿No ves que tú sola no puedes salir de esto?

No estoy sola, estáis vosotros.

Nosotros somos más una carga que una ayuda.

¿Vas a confiar en mí, al menos un poco?

Lo intento, hija. No me lo pones fácil, ¿eh?

¡Bienvenidos!

¡Adiós! El pesado del súper. ¿Lo ves?

Te ha identificado y no será el único.

Magda, deja...

Déjate ayudar.

Mamá, ¿y Tobías? ¿No baja? Eh...

Está hablando por teléfono.

Encárgate de los chicos.

Que no se relacionen con nadie.

En una hora todos arriba. Y que no entren al otro apartamento.

Toma.

-¡Bueno, bueno! ¡Y ahora

un tema legendario de una era legendaria!

¡Graba, comparte y baila!

¡Uh!

(Música en alemán)

¡Eh! ¡Eh, Magda!

No sé para qué la llevamos. -Es el primer día. Ya aprenderemos.

-¿Y quién nos va a enseñar, ese socorrista?

Ya verás como mañana siga mirando.

¿Recién casados? (AMBOS) Sí.

Enhorabuena. Gracias.

Perdonad, pero ¿me podéis ayudar?

Es que este señor me está acosando.

-¿Yo? Sí.

Dice que me conoce, y yo no le conozco de nada.

Claro que la conozco. Es Magda Escudero.

Que yo no soy esa y no sé ni quién es.

Fue miss, top model, habitual de las revistas

hasta que se casó... Yo todo eso.

Sí, sí. Con un millonario mexicano. Si yo no he pisado México.

Hoy han dado la noticia de su secuestro.

¿Tengo pinta de estar secuestrada? Por favor...

De verdad, empieza a darme mucho miedo.

-Amigo... -No, no. Tú no te metas.

-No te preocupes. Voy a hablar con educación.

Nos bajamos aquí con usted.

La señorita sigue sola. -Un momento.

Soy periodista, Ariel Carnicero, y tengo una tarjeta

por aquí. -Fuera.

Fuera, vamos.

¡Coño! -Vamos a ver, que os miente.

Que es Magda Escudero.

Hola. -Hola.

-En una hora empieza el "meeting" dentro.

Tenemos un "stand" dentro.

"It's fucking nice".

Ahora estamos preparando unos vídeos aquí.

(HABLA EN INGLÉS)

(TODOS) ¡Oh!

-"Yeah". Juego desde que era muy pequeña.

Desde los cuatro. -"Really?".

-¿Quién quiere perder 50 euros?

¿Nadie? ¿Nadie juega contra mí?

-Yo.

-Tú. -Sí, yo.

-50 euros.

-No tengo dinero.

-Tú enseña euros también. 50 euros.

Pues si no tienes dinero, me enseñas las tetas.

-¿Qué te pasa, pendejo?

-¿Cara o cruz? -Cruz.

-"Heads. Sorry".

(Continúa la música)

Hola.

-Dime.

-Es que necesito un fav... Hola. -Hola.

-Ah. Eh... Tengo un problema.

-¿Solo uno? Menos mal.

-Pero es un poquito urgente y querría que me ayudaras.

-¿Yo?

Venga, a ver si lo adivino. Me la voy a jugar, ¿vale?

-Vale.

-Te apetece beber algo, pero no tienes un duro.

-Sí, es eso.

-Bien. Bien.

Pues no tienes un problema,

sino dos.

-¿Por qué dos?

-Sed... y pensar que te voy a invitar solo porque estás que te rompes.

-Vale.

-¿Mexicana? -Sí.

-No busques más. Hoy no vas a rascar nada.

Un día normal, cualquiera de estos frikis

te daría su sangre, pero hoy están "apantallados".

-¿Sí? Ya veremos.

-Oye.

¿Tú has trabajado alguna vez?

-Definamos "trabajar".

¡Dios!

Dame más.

No, no, no. No me tapes la boca. No voy a gritar.

No voy a gritar.

Magda, antes de que me cuentes

qué cojones estás haciendo, necesito que me chutes

un poco de insulina, ¿vale? Si no, entraré en un coma diabético.

¿Eh? Mira... En ese neceser está la jeringa.

Ahí.

En el marrón.

Ese.

¿Cuál es la clave de tu tarjeta?

¿Qué?

La clave de tu tarjeta.

¿Para qué quieres la clave de mi tarjeta?

Necesito dinero.

¿Dónde está Simón?

En este momento, yéndose de España con mis tres millones.

¿Qué dices, Magda?

Que me ha estafado. Que me ha dejado sin un céntimo.

Que tuve que salir con mi familia a robar para poder comer.

¡Venga ya!

¿Que tú no sabías nada?

Si se ha ido con tu dinero... también se ha ido con el mío.

Pues sí. Se ha llevado el lote completo.

A ver, ¿dónde te pincho? No, quieta.

Estate quieta. Suéltame. Ya me pincho yo.

No, no puedo. Pero si yo no he hecho nada.

Si lo hago, irás con el cuento a mi marido.

¿Qué cuento?

Le dirás dónde nos tienes escondidos.

¿Y para qué iba a hacer eso? Por dinero.

Yo no soy como Simón, ¿eh?

Eso no lo sé. No te conozco.

Mira, suéltame, ¿vale? No.

Suéltame. No, escúchame. ¡Escúchame!

Suéltame. Voy a por él, recupero la pasta.

Lo tuyo es tuyo. Yo solo quiero mi parte.

Mi techo de confianza ya está superado de sobra.

Bueno, pues déjame ir al baño.

Lo siento, no puedes. Me estoy meando.

Pues mea.

Me estás torturando.

Sí, lo sé. Y no me gusta, créeme.

¡Si lo sabes, deja de tratarme como a un paquete y ten cordura!

¡Que te calles!

Que te calles.

Mira, Tobías...

Vamos a ser prácticos, Tobías. Vale.

Yo no te voy a soltar

hasta que me lleve a mi familia lejos de aquí.

Y estando lejos, ¿cómo me vas a soltar?

Le dejaré una nota al conserje.

Vale. Y después te busco y te doy las gracias.

Necesito dinero y papeles.

Y para conseguir ambas cosas me necesitas.

Tú me necesitas a mí.

No, no. Tú me necesitas a mí.

Yo sé cómo conseguir los papeles. ¡Tú no!

Y yo tengo tu vida en mis manos.

No te hagas la dura. No eres capaz.

¿Que no soy capaz?

Sí, eres capaz.

Eres capaz.

¿Qué debo hacer para que confíes en mí?

Nada. No puedes hacer nada.

La clave de tu tarjeta ya. A cambio de esto.

(Alboroto)

¿Es tu hija?

Perdona, no he podido evitarlo.

Es mi sobrina.

Es impresionante cómo juega.

A mí me encanta el tenis.

Llevo un año siguiendo a Nadal por todo el mundo.

Es buenísimo Nadal, ¿eh?

Me encanta ese hombre.

Es el mejor.

Hay quien prefiere a Federer, pero yo soy fiel a Nadal.

Ya tengo entradas para el Open de New York.

No me digas.

Qué maravilla.

Tú no eres mexicano, ¿no?

¿Español?

Nací en Tetuán,

mi padre es francés, y mi madre, española.

¿Te quedas en Madrid?

No lo sé todavía.

¿Conoces la ciudad?

No mucho.

Si necesitas un guía...

Es posible.

Creer posible algo es hacerlo cierto.

Es una frase de Friedrich Hebbel,

un dramaturgo alemán que inspiró a Wagner para "Los nibelungos".

Qué maravilla.

Permiso para entrar a limpiar. No hace falta.

Debo pasar antes de las 9:00. Si no es ahora...

Prefiero hacerlo yo.

Por favor, señora. Tengo que limpiar.

Si no limpio, la supervisora me echa.

Bueno, no tiene por qué enterarse.

Hay un papel en la puerta. Es el control de la limpieza.

Lo cambian cada semana. Tengo que firmar.

A ver. Espere un segundo aquí.

No se mueva, por favor. Quédese aquí.

Firme.

Muchas gracias.

¿No quiere que le cambie las toallas?

Si tiene comida que vaya a tirar, no la tire. Yo me la quedo.

Lo siento, pero no tengo nada.

¿Por qué está asustada?

No estoy asustada.

Muchas gracias por estar aquí en este momento tan difícil para mí.

Mi nombre es Alejandro Guzmán.

Hoy se cumplen dos días desde el secuestro de mi familia.

A los secuestradores les suplico:

por favor, entreguen a mi familia sana y salva.

Si es así, no habrá ninguna represalia.

Simplemente le daré gracias a Dios y...

Hubiera sido un estupendo galán.

¿Cómo? Mi hijo.

Tiene madera de actor.

Supongo que te ha contado... Contado ¿el qué?

El secuestro es mentira. No existe tal secuestro.

Esa zorra lo ha organizado todo. Magda.

Así le paga 20 años de lujo viviendo como una reina.

...por muy insignificante que sea,

por favor, contáctenme.

Pau, Claudia,

Rubén:

los quiero.

Estén donde estén.

Tengan la seguridad de que los voy a encontrar.

Muchas gracias.

Definitivamente, no lo compro.

-¿El qué? -Lo que vende. No lo compro.

-Entonces lo vigilamos, ¿no?

-A él, a la amante y a la madre. A los tres.

Muchas gracias.

¿Estás bien?

Sí, solo...

estoy un poco enojado.

¿Quieres agua?

Por favor. Agua.

Gracias. Gracias.

Aún te interesas por mí.

Será porque te quiero.

Te haría el amor ahora mismo.

(SUSURRA) Alejandro... Aquí y ahora.

¿Por qué has dicho eso si no era un secuestro?

Precisamente. Si lo ven mis hijos,

la partida está ganada.

Seguramente Magda les lavó el cerebro.

Pero con esto se les revolverá el estómago.

¿Y con Magda qué piensas hacer?

Magda está fuera de mi vida.

No más. Ya no la quiero ni cerca.

-Patrón. ¿Qué pasó?

Apareció Diego, señor. ¿Diego?

Mi compañero, Diego. Al fin apareció.

Ah. Bueno, ¿y dónde se metió desde el domingo?

En el hospital. Despertó del coma esta misma mañana.

Bienvenida al otro lado de la barra.

-¡Qué asco de gente!

Toda tuya.

-Toma.

-(ERUCTA)

-¡Bueno!

-¡Perdón!

-Cuídate esa tos.

¿Cómo te llamas?

-Pau, de Paulina. ¿Tú?

-Rayco. De Rayco.

-Ya.

-Es guanche canario.

¿Qué haces esta noche?

-Eh... No sé, ¿por?

-¿Te animas a poner copas? Esto se va a poner hasta arriba.

-¿Me vas a pagar?

-50 euros. Y lo que te saques en propinas.

Si te enrollas, te sacas

otros 50 por lo menos.

No ligo contigo, aunque lo parezca. -No, si no parece.

-Vale. Bueno, ¿qué me dices?

-¿Me pones otro en lo que lo pienso?

Gracias.

¿Puede hablar? El médico dijo que mejor que no.

(Pitido intermitente)

Diego. Diego.

Diego.

-¡Patrón!

Estoy vivo.

Sí, estás vivo.

Ese hombre...

al que seguiste, ¿adónde se fue?

No sé decirle.

Tomó un taxi. Yo tomé otro.

Fuimos por la avenida unos cinco kilómetros.

Se bajó frente a un portal.

¿El hombre joven era de mi estatura, la tez blanca, pelo rizado?

Sí. Sí, es él.

Luego entraron en el edificio.

"Yo fui tras ellos.

Y ahí ese tipo... me pilló desprevenido.

Sabía luchar".

Era un profesional.

Se supone que tú también lo eres.

Estás despedido.

(Música)

¡Probando! ¡Sí, probando!

¿Preparados, compañeros?

Ha llegado la hora.

Si nadie lo impide, esto va a empezar.

"This is going to start, guys".

(Música)

(Música distorsionada)

(SUSURRA)

(GRITA)

(GRITA)

(HABLA EN INGLÉS)

Necesito entrar en el departamento.

Oh, lo siento. "I'm sorry".

Eh...

Hay alguien dentro.

"Yeah, there's someone there".

(GRITA)

Mira, Raymond. Tenemos invitada. -(RÍE)

¿Seguro que este es tu apartamento?

Te voy a enseñar una cosa, ¿vale?

No voy a necesitar esto.

Señorita, si necesita ayuda, somos expertos en cajeros.

Solo quiero sacar dinero.

Eh...

Sí, sí. Lo siento. Ha dejado seco a Raymond.

Perdona. No vi la botella.

Discúlpame. Que te la voy a pagar,

pero suéltame, joder. ¡Eh, dame eso!

¡Dame eso! ¡No! Tobías Romano. Es robada...

"You put the card...".

Pones la tarjeta dentro.

Aquí. Después la giras hacia allá.

Chis. 20 pavos.

Que sí, que te pago.

Pero dame la tarjeta y saco el dinero.

Habría que denunciar a la Policía.

¡La suerte está echada!

"FreeTubers ready?". (TODOS) ¡Sí!

"Followers ready?".

Para que no te olvides de este momento. ¿Eh?

La señorita es una ladrona sucia.

Calla.

-(OLISQUEA) ¿Qué haces?

Mira que eres guarro, Raymond. Que me sueltes.

¡Que me sueltes!

¡Guarro! ¡Que me sueltes!

¡Déjame!

¡Deja!

¡La cuenta atrás comienza! "The countdown begins".

10, 9, 8...

¡O me dejas lo te lo rompo!

...5...

...3, 2...

...1, ¡0!

(GRITA)

(Suena Cycle, "Confusion")

  • Capítulo 3: La búsqueda

Fugitiva - Capítulo 3: La búsqueda

19 abr 2018

42 horas después del secuestro. Rubén logra escaparse de Simón pero este huye con el dinero de Magda. En ausencia de Tobías, la familia registra sus pertenencias y los chicos descubren pruebas que demuestran la doble vida de Alejandro Guzmán, su padre. José K comparte con Alejandro su sospecha de que el secuestro es en realidad una fuga.
Las pesquisas del sicario le embarcan en un vuelo hacia Madrid sin saber que le sigue de cerca un topo al servicio de Velasco. Y es que el rival de los Guzmán pretende rastrear a José K para encontrar a los hijos de Alejandro antes que este. Por su parte, Tobías regresa a Benidorm y exige explicaciones a Magda cuando descubre que han registrado sus cosas.

ver más sobre "Fugitiva - Capítulo 3: La búsqueda" ver menos sobre "Fugitiva - Capítulo 3: La búsqueda"
Programas completos (5)
Clips

Los últimos 68 programas de Fugitiva

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Oli

    Creí que era la única que no podía ver los capítulos, debe de ser un problema de TVE

    24 abr 2018
  2. Soraya gimenez diez

    me podrian explicar porque no se pueden ver mas las series de rtv.es por internet

    24 abr 2018
  3. mirtha Rivera

    no se ven los capítulos. No abren. Pasa el comercial y luego no abre el episodio. Alguna explicación por favor.

    22 abr 2018
  4. Desirée

    Arreglen ésto por favor No se ve ningún capítulo!!!

    21 abr 2018
  5. veronica

    no se puede ver el capitulo 3

    21 abr 2018