www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3267458
No recomendado para menores de 16 años Fronteras - 02/09/15 - ver ahora
Transcripción completa

Hoy en "Fronteras"...

Estaremos de guardia en la valla de Ceuta

donde decenas de inmigrantes intentar pasar a España.

A vista nuestra han salido en la vertical 4. Custodiada.

(HABLAN POR RADIO)

En Barajas continúa el operativo contra el blanqueo de capital.

Venga un momento por aquí.

Tiene muchas salidas a China. ¿Cuántas veces va?

Interceptan a otra pasajera que escondía un tesoro.

No la voy a dejar ahora.

Una furgoneta intenta embarcar en el puerto de Barcelona

con ocho toneladas de una carga tan inusual

que nunca pasaría el control. ¿Esto qué es?

¿Estás nervioso?

El Ministerio del Interior estima que 30 000 personas

aguardan en Marruecos el momento idóneo para saltar la valla

que les separa de nuestro país. Esta inmigración ilegal

es uno de los problemas de las fronteras españolas

y mantiene en alerta a los agentes que vigilan el perímetro

que delimita Ceuta con el país norteafricano.

Las últimas horas del día son las más problemáticas,

y es cuando los guardias del equipo Búho comienzan su turno.

Además hoy hay viento de poniente, lo que aumenta las posibilidades

de que salgan embarcaciones gracias a unas condiciones climatológicas

que acortan el viaje hasta la costa española.

Los controles se reparten por los ocho kilómetros de valla.

Desde una furgoneta dotada con cámaras térmicas

el guardia Del Río observa cualquier movimiento sospechoso.

Somos los ojos de los compañeros que están abajo.

Todo lo que ellos no ven se lo tenemos que decir.

Tenemos asaltos en cualquier sitio, a cualquier hora;

grupos numerosos, grupos aislados, de todo.

Tenemos argelinos, tenemos subsaharianos,

hemos tenido marroquíes...

Hemos tenido de toda África.

En los peores días ha habido hasta 200 personas

que han intentado burlar las fronteras españolas.

Están esperando que bajen las defensas por un lado,

o buscar un hueco, una vaguada, una mala noche.

Ahora en Ramadán ellos piensan que tienen lo que son las defensas

o la alerta baja y no es cierto.

Los guardias españoles están en contacto permanente

con las fuerzas marroquíes, llamadas "mehanis".

A este lado de la frontera, el agente Del Río ha visto algo

y activa el protocolo. Seis personas que han bajado...

y se han puesto en la zona Bravo 4.

Es una zona que está cerca del vallado.

Y estoy pendiente de ver si las fuerzas marroquíes

son capaces de localizarlo, porque yo desde aquí

la vaguada me la tapan.

El aeropuerto de Barajas recibe cada día 120 000 pasajeros

con intenciones y destinos muy variados.

La tarea de los agentes es hacer que pese a la actividad frenética

las jornadas sean, o parezcan, muy tranquilas.

En la terminal 1, en el registro del embarque de un vuelo a Pekín

el agente Sedeño, miembro del denominado grupo Ícaro

persigue el blanqueo de capitales.

Es uno de los grandes quebraderos de cabeza de los guardias.

El movimiento de dinero es libre siempre que se declare,

pero muchos viajeros intentan evitar el control

y, por supuesto, los impuestos.

Un gesto es suficiente para que el guardia Sedeño

marque a un sospechoso; y la mujer de negro

ha llamado su atención.

Venga por aquí, por favor.

¿Qué cantidad de dinero lleva, señora?

-9300.

-¿9300? -Sí.

¿Trabaja aquí en Madrid? -Sí.

-¿Dónde? ¿Cobo Calleja? -Sí.

-Trabaja en Cobo Calleja, ¿verdad?

Va a Beijing, ¿verdad? ¿Y luego?

-A Guangzhou. -Guangzhou.

Tiene muchas salidas a China. ¿Va muchas veces a China?

¿Cuántas veces va al año?

-¿Qué? -¿Este año cuántas veces ha ido?

-Este año cuatro.

-¿Cuatro veces ha ido usted? Recoja su bolso.

Los frecuentes viajes de la mujer aumentan su desconfianza

y decide registrar con calma su equipaje de mano.

Sáqueme todo el dinero y lo deja aquí.

Todo el dinero que lleve.

-Sí.

-¿Aparte de este dinero lleva más? ¿Lleva dinero chino?

-No. -¿Dinero chino no lleva?

¿Cómo viaja tanto a China? ¿A qué va a China tanto?

Ha viajado usted cuatro veces este año.

-¿Este año? -Sí, ¿este año cuántas veces?

-Tres y cuatro, pero no segura.

-¿Y a qué va allí? ¿A qué va a China?

(DUDA) ¿Qué?

-¿Este dinero para qué lo quiere? ¿Para su familia?

Va a llevárselo a su familia, a China.

-Para su familia y comprar...

-¿Vas a comprar allí?

-"Poco cosa". -Va a comprar a China.

¿No dice que trabaja en Cobo Calleja?

-Sí. -¿Usted es la dueña?

-Sí. -¿Es la dueña de la empresa?

El polígono Cobo Calleja, en Fuenlabrada

está plagado de empresas que importan productos chinos

y de aquí sale la mayor parte del dinero que intentan

introducir en este país asiático.

Lo ella que me está diciendo no me estaba convenciendo.

Me estaba mintiendo en todo lo que le he preguntado.

¿No lleva usted nada más? ¿Aquí en la maleta?

¿No lleva nada más?

¿No sabía la cantidad que llevaba exacta?

-No le entiendo. -¿Cuánto es lo que llevaba usted?

¿Lo sabe? ¿Ese dinero es suyo? ¿No sabe lo que lleva?

¿La cantidad que lleva, no lo sabe?

¿Es suyo el dinero o se lo han dado?

Ábramelo.

No sabe ni la cantidad de dinero que lleva.

Las dudas de la mujer y su silencio hacen que el agente insista

y descubra algo que la pasajera había negado hasta el momento.

-¿Dinero chino? -Sí.

¿Lleva algún euro más? ¿Algo más de euros?

Al dinero que llevaba hay que sumarle la divisa china,

pero no supera los 10 000 euros con los que se puede viajar

a un destino internacional sin necesidad de declarar.

¿Esto nada más lleva de equipaje para China?

Déjame la tarjeta de embarque, a ver si lleva maleta facturada.

-Dos.

-Otras dos, ¿no?

Vale, apúntame los dos números.

Muy bien. Recoja todo el dinero, señora. Recoja todo el dinero.

Vamos a meter a una vigilante

y le vamos a hacer un cacheo personal.

Anochece en el puerto de Barcelona y como cada domingo

llega el momento más conflictivo.

Muchos pasajeros se relajan pensando que habrá menos agentes

e intentan pasar de todo.

Pero el teniente Álvarez está acostumbrado y nada se le escapa.

¿Y aquí? (DUDA) ...ropa.

En el control de vehículos procedentes de Italia

a punto de embarcar hacia Tánger, una furgoneta muy pesada

ha hecho saltar las alarmas.

Pues vamos a ver.

¿Esto qué es?

-¿Máquina de qué?

-No. ¿Qué es esto?

-No, no. Esto.

-Ya. ¿Eso es un coche?

La furgoneta ya cuando entró me resultó sospechosa,

por el gran peso que tenía y el volumen que llevaba.

Cuando le pregunté en mitad de la línea,

para entrar a la zona de inspección le pregunté qué llevaba

y me dijo que cosas familiares.

Si me hubiera dicho otra cosa me lo habría creído,

pero una furgoneta tan grande... pensaba que había algo más.

¿Y la documentación del coche? -¿La del coche? Sí.

¿Estás nervioso? -No, no.

Es bastante común, abrir una furgoneta

y encontrar piezas de coches es lo más.

Es que ahí hay un gran comercio.

Está muy difícil... los repuestos, son muy caros,

entonces hacen acopio de piezas de segunda mano y las venden allí.

El problema es que dentro de las piezas desguazadas

nos encontramos muchas robadas.

Y estoy convencido de que es uno de los casos, sin duda.

Y lo vamos a demostrar.

La seguridad de Barajas es uno de los objetivos

principales de los agentes. Detrás de cada vuelo

sin incidencias hay todo un trabajo que pasa inadvertido

para la mayoría de los viajeros.

Nos vamos, que ha aparecido material de gas.

Como el Sgto. Gómez, especializado en desactivar explosivos.

Nos vamos a la oficina, porque hemos tenido un aviso,

que supuestamente son cartuchos de caza

y unas cuantas bombonas de gas.

Es un artículo prohibido en la aviación

y no se puede embarcar.

El equipaje lo ha detectado el SATE,

el Sistema Automático de Tratamiento de Equipaje

que tiene el aeropuerto.

Y a través de rayos X se detecta cualquier materia

que sea peligrosa o prohibida.

Es lo que tenemos.

Su tarea es interceptar y eliminar cualquier sustancia

u objeto potencialmente peligroso que, por raro que parezca,

intentan facturar algunos pasajeros.

150, ¿no? 6, 8, 10...

Y son cartuchos de fogueo y detonadores...

de nueve milímetros.

Es un material que lo podría haber embarcado

si lo hubiesen registrado en la intervención.

Pero al no tener recibo

y no haberlo legalizado, se le retira al pasajero.

Requisamos esto y lo destruiremos en el pozo destrucción

y haremos un acta de destrucción.

Cuando acumulan bastante material, los agentes del TEDAX,

deben destruirlo para evitar cualquier accidente.

Y ha llegado el momento de realizar una explosión controlada.

De vuelta en el puerto de Barcelona, el Tte. Álvarez

sigue con el control de los embarques nocturnos.

La operativa de los embarques de Ibiza, Palma y Mahón

son distintas de la que podemos hacer a un crucero

o la que podemos hacer a un "ferry" que viene de Tánger o Marruecos.

Lo que hacemos es tener otros objetivos, otros perfiles.

Buenos días. Ud. pase por allí. Entren por allí, por favor.

Buenos días. Por aquí, por favor, si es tan amable.

De un solo vistazo el agente selecciona a unos viajeros

a los que revisará con más detenimiento.

Aquí el personal es gente más joven

que a veces traen sustancias estupefacientes

y lo que vamos haciendo es seleccionando un perfil

y buscando sustancias que puedan llevar para pasar las vacaciones.

Caballero, si es tan amable, pase por allí.

Caballero, pase por ahí por favor.

Señorita, si es tan amable, por la derecha.

Sus años de experiencia le han dotado de un sexto sentido

que le indica quién puede ocultar algo.

Caballero, buenas tardes, por aquí.

Este hombre y su abultado equipaje podría ser uno de ellos.

(EN INGLÉS)

-Español.

-Por aquí. Si es tan amable, pase por aquí.

¡Quédate en el filtro!

Sí, por favor, mientras voy con él ve metiendo lo que veas de interés.

Caballero, venga, le voy a echar una mano.

-¿Qué es lo que lleva aquí? -Comida.

-¿Lleva algún tipo de sustancia estupefaciente,

hachís, pastillas? -Nada.

El escáner muestra paquetes envueltos a conciencia,

pero el olfato del agente no deja lugar a dudas.

Todo esto hay que abrirlo. Más que notar, he olido.

En la cámara no se huele, pero si la gente pudiera oler

como olía esa bolsa, olía a rayos. No olía a comida.

Al Tte. Álvarez le parece excesivo el nauseabundo olor

que desprende esta bolsa y piensa que puede ser la manera de camuflar

algo más. (ÁLVAREZ) ¡Uf, pescado!

Parece que lleve una ballena aquí, joder.

Caballero, la llave de aquí.

Por los controles de Barajas pasan cada día

miles de maletas llenas de ropa, higiene personal

y algún que otro regalo.

Es la manera de demostrar que el viajero ha pensado

en familiares. Pero a veces, la elección

no es muy acertada.

¿Trae mucho?

-Vamos a ver el vino que lleva.

Ábralo, por favor.

Esta mujer acaba de regresar de Chile

y quiere compartir su alegría con los amigos.

¿Lleva la factura usted? -No, me costaron 1200 pesos.

No sabía que había que traer factura.

-Depende de la cantidad, es que trae mucho.

-Mire por Internet y decía que hasta 19 litros.

Y yo traigo menos. -Es que 19 litros no son.

De 19 litros nada.

La ley permite pasar un litro de alcohol por persona

y si se trata de vinos con poca graduación, cuatro litros.

Una botella pasa sin pagar impuestos,

el resto tendría que pagar.

El vino es un producto que no paga mucho.

¿Esto que me ha costado menos de 10 000 pesos?

-¿20 dólares la botella? -¡No!

A ver, 1,50 euros cada botella.

-¿Es malo el vino?

-No, es buenísimo. -¿Por un euro?

La mujer pensó en sus seres queridos pero no con mucho cariño,

y aunque supo estirar el dinero no se informó bien

y ahora tendrá que volver a pagar por ellas si las quiere.

Ya entiendo que son las normas.

Según van contando, van saliendo más botellas.

Si me encuentro con esta situación los dejó allá,

no traigo ninguna cosa. Digo: "No me dejan pasarlo".

Yo, por mí 5 euros.

No pagaría más, para eso lo compro aquí.

Los agentes calculan el dinero que tendría que pagar,

la mujer ha echado cuentas. Aún le sale rentable

y decide abonar los impuestos.

Pues vaya usted al banco, pague y vuelva.

-22,19 euros. Sí, sí, lo voy a pagar.

Me voy a dar una fiestecita esta noche.

¿Qué pasaría si no lo pudiera pagar? Me lo quitan, ¿no?

-Se queda aquí abandonado.

-¿Y dónde se va? -A la basura.

-¿Ni siquiera lo puedo regalar?

-Dejarlo aquí supone un gasto para el Estado.

-No me diga, ¿un gasto para el Estado?

-Hay que destruirlo.

La verdad es que el vino de Chile es bueno.

Con la misma alegría con la que aterrizó,

la viajera abandona la zona de control de equipajes.

A otro lado le esperan los amigos y un buen sacacorchos.

(RÍE) Hasta luego.

Para poder llevarnos a la boca un plato de merluza o de atún rojo

hay un trabajo previo que comienza en el puerto de Algeciras.

Su situación lo convierte en la principal entrada de pescado

fresco y congelado de España y de las más importantes de Europa.

Pero esta mercancía

tiene que superar primero estrictos controles sanitarios.

En este muelle ha descargado un camión con pescado

procedente de Mauritania.

Este pescado va para consumo directo.

Normalmente, el fresco acaba en España,

pero cuando autorizamos su despacho se puede consumir

en toda la UE.

-Aquí en Algeciras, una de las particularidades

es que vemos una gran cantidad de especies, más de 300.

La tarea de los inspectores es decidir si la mercancía es apta

para el consumo e identificar las especies.

Porque más allá del anisakis, en esta frontera

hay quien pretende dar gato por liebre,

o mejor dicho, palometa roja por pez reloj.

Lo que no podemos permitir es que nos declaren palometa roja

y lo que venga en las cajas sean peces reloj.

Este vale infinitamente menos que este otro.

Posiblemente cinco o seis veces menos.

Estos ejemplares y al atún rojo son las piezas más caras

y en ocasiones los inspectores han pescado a comerciantes

que pretendían introducir una especie por otra.

Es una especie muy protegida,

está sometida a restricciones de pesca.

Estos animales tienen un gran valor económico.

Por eso hay gente que intentará introducirlos de manera ilegal.

Valen miles de euros.

Después de comprobar los papeles y que lo declarado corresponde

con la mercancía, se realiza el examen físico.

Por las manos de cada veterinario al día pasan unos 60 camiones.

Un pescado muy fresco no huele a pescado, huele a mar.

Cuando huele mucho a pescado es que no está fresco.

Tenemos esta lubina y vemos una serie de características.

Como la concavidad o convexidad de los ojos,

la cantidad de moco que tenga, que sea transparente.

Como todo el mundo sabe, las branquias,

que son de un color rojo oscuro muy bonito...

Estos pescados son extrafrescos.

Garantizada su frescura, es el momento de descartar

el temido anisakis y otros parásitos patógenos.

El anisakis es la larva de un animal que lo que busca

es llegar a un mamífero marino, un delfín o una ballena.

Como nosotros somos parecidos, en nuestro intestino se mueven

y tienden a atravesar la pared del intestino

y pueden provocar úlceras, sangrados y una serie de problemas.

Otro de los problemas es que causa reacciones alérgicas.

Incluso una reacción anafiláctica y en algunos casos la muerte.

Los anisakis son como un gusanito enrollado, es lo que se vería.

El peritoneo está limpio

y en cuanto a las vísceras, a las tripas, al hígado...

están perfectamente limpios también.

Todo parece indicar que no hay problema en este caso.

Esto es lo que nosotros deberíamos buscar

cuando venimos de la pescadería para asegurarnos de que está bien.

Pequeñas bolitas así aisladas en la tripa del animal.

La presencia del anisakis en los estómagos españoles

es cada vez menos frecuente,

pero no es el único invitado que se cuela en la mesa.

Estas palometas negras parecen tener compañía.

Esto sería un parásito, Dosidicus gigas.

Es como una especie de pequeño espagueti.

Esto es un parásito, por ejemplo, de las palometas.

Por lo que vemos es un caso totalmente aislado,

no justificaría, por solo un parásito en un pez,

sobre todo cuando no causa enfermedades, rechazar un camión.

Pero es algo que si es abundante, rechazaríamos.

El camión de Mauritania tenía el resto de la mercancía en orden.

Y una vez retirado el producto contaminado,

la carga pudo llegar, con todas las garantías, a su destino.

En la valla fronteriza entre Ceuta y Marruecos,

los agentes hacen guardia para controlar la entrada

de inmigrantes ilegales.

El guardia Del Río vigila con cámaras térmicas

y ha visto algo extraño.

Un grupo de seis personas se han puesto en Bravo 4.

Una zona que está cerca del vallado.

(RADIO) "¿A cuántos metros del vallado fronterizo?"

-A vista nuestra en la vertical de Bravo 4.

-Custodiada. -De acuerdo.

El agente da a sus compañeros las coordenadas

para localizar a los inmigrantes y tomar medidas.

Los guardias acuden a la zona por donde podían acercarse.

-Por allí suelen bajar los subsaharianos, por la antena.

Luego por allí, por encima de la ballenera.

-Nos ha apuntado Punta Leona. -Sí.

Sí, dirección a la izquierda.

Mientras, Del Río avisa a las fuerzas marroquíes

porque los sospechosos aún se encuentran en su zona.

(Hablan por radio)

El primer paso es con estas linternas de aquí

avisarlos y cuando ellos nos responden con sus linternas

indicar la zona donde está el grupo de inmigrantes.

Con los datos de la situación exacta, el resultado es inmediato.

Se ha interceptado a seis personas.

Este de aquí es el primero...

Va de custodia, los está custodiando

y los va a llevar a un barracón de las fuerzas marroquíes.

Los agentes marroquíes interceptaron a seis subsaharianos

antes de llegar a territorio español.

Ya que hemos confirmado que han cogido a seis inmigrantes

tenemos que reconocer la zona por si hubiera sido un grupo mayor

y lo intentaran por la misma zona.

Cuando ocurre esto,

el resto de personas se quedan agazapadas

esperando un par de horas más.

Y hay que estar atentos de que no lo intente

el grupo que se haya quedado en la zona donde los han cogido.

Veo que mi trabajo ayuda

a un problema muy grande, que es la inmigración.

Será su trabajo intentarlo y mi trabajo es evitarlo.

Por eso me siento útil.

Queda poco para que amanezca, un momento complicado,

porque las embarcaciones que salen de noche de Marruecos aprovechan

los primeros rayos de sol para divisar la costa de Ceuta

y atracar en la playa.

A punto de acabar su guardia, los agentes reciben una llamada.

Acabamos de recibir un aviso de la grada 20

informando de que tenemos una balsa con inmigrantes

saliendo de Punta Leona.

Lo primero que hemos hecho es avisar al servicio marítimo

para que vaya acercándose a la zona.

Y poner en aviso a las fuerzas marroquíes

para interceptarla antes de que llegue a aguas españolas.

Pasa aviso para que se sitúen en zona.

-Aquella. He hecho un barrido y no se ve otra cosa.

-Vamos para arriba. -De casa del guarda se verá mejor.

Ya están en aguas españolas, la balsa ha pasado.

La tenemos aquí ya.

Venga un momento.

En Barajas, Sedeño trabaja para evitar el blanqueo de capital

y la actitud dudosa de esta viajera le ha puesto en alerta.

Sus frecuentes viajes a China... Tiene muchas salidas a China.

¿A qué va a China? (LA VIAJERA DUDA)

...y sus respuestas contradictorias

no hicieron más que empeorar la situación

y aumentar la desconfianza del agente

que solicitó un cacheo personal de la pasajera.

-No lleva nada. -¿No lleva nada?

-Vale. Pues recoja sus cosas.

¿Vale? Ya puede salir.

El guardia no ha encontrado nada en su equipaje

y tiene que dejarla marchar,

pero su instinto le dice que algo no funciona.

Pide que saquen del avión sus maletas para poder revisarlas.

Con el tiempo en su contra, el agente acude a la aeronave

para desembarcar a la pasajera que debe de estar presente

en el registro de su equipaje.

Hola. Nos tiene que abrir la maleta que tiene facturada.

Debe darse prisa para evitar que el vuelo se retrase.

¿En la maleta facturada qué lleva?

¿En esa maleta qué lleva? ¿Qué es lo que lleva?

-¿Qué lleva? -Sí.

-¿Dentro de la maleta qué hay?

Vamos a abrirla.

En una sala de la pista de aterrizaje,

el guardia Sedeño registra rápidamente las maletas.

Y envuelta en una toalla encuentra la recompensa

al trabajo bien hecho.

¿Qué es esto?

¿Qué es?

¿Abrimos?

El Tte. Álvarez, del puerto de Barcelona,

está registrando una furgoneta con destino Tánger

cargada hasta arriba de un inusual equipaje.

¿Esto qué es?

Cuanto más avanza el registro, más aumentan sus sospechas.

¿Y la documentación del coche? -La del coche, sí.

-¿Estás nervioso? -No, no.

-¿Qué coche es? -¿Coche?

-Más de un coche.

El teniente suma respuestas que no le convencen

y decide examinar toda la carga de la furgoneta.

Quiero que me abras lo de arriba. (PROTESTA)

-Ábremelo, por favor.

Dime la verdad.

Aquí hay más de un coche y más de dos.

Si tú me dices que llevas un coche y encuentro las llaves de un coche

y la de otro, la de otro... (PROTESTA EN ITALIANO)

-No llevas el coche de un amigo, esto es del vehículo

que se supone que está aquí dentro.

Hazme la gestión por si acaso está denunciado

mientras vamos viendo cuántos coches tiene.

Parece que este vehículo va a dar trabajo,

porque aún queda mucho por registrar.

Explícame un poco esto qué es. Estas piezas.

Me decías que son cosas de tu familia.

Estas piezas de coche. ¡Aquí tienes una ventana!

-No, no.

Y el paragolpes, el motor, la bomba de gasolina.

Aquí llevas otro coche.

Desde las puertas, amortiguadores, el motor,

las baterías, las ruedas...

Este coche no se puede ir, hay un montón de piezas

que tenemos que comprobar. Esto no se puede dejar marchar.

La preocupación por coger a tiempo el barco se ha esfumado.

Su problema está en la carga y la documentación del vehículo,

o, mejor dicho, los vehículos. El número de matrícula es erróneo.

Baila un cinco de un tres, que es muy parecido

y eso son los detalles en los que hay que fijarse.

Vamos a hacer una comprobación. Porque viendo lo que nos ha dicho

este hombre no nos fiamos.

El equipo de desactivación de explosivos de Barajas

ha recibido el aviso de varios productos peligrosos

interceptados a un pasajero.

Son cartuchos de caza

y unas cuantas bombonas de gas.

Estos expertos son los únicos que pueden realizar destrucciones

con todas las medidas de seguridad.

Revisamos esto y lo destruiremos en el pozo de destrucción

del aeropuerto.

Los agentes se dirigen a la zona donde reducen a cenizas

el material peligroso.

Hemos llegado al punto de explosión controlado

donde efectuamos siempre la destrucción del material

incautado a los pasajeros.

Hoy vamos a destruir varias bombonas de butano.

Extintores contra incendios, que también facturan.

Y bengalas, botes de humo, aluminio en polvo de pirotecnia,

barras de azufre, bombonas refrigerantes

y mucho más material de este tipo que algunos pasajeros

pretenden llevar consigo en los vuelos.

Todos los pasajeros desconocen la normativa de seguridad

para transporte de mercancías.

Y aunque crean que se puede facturar está prohibido.

El protocolo obliga a destruir el material

para no almacenar durante mucho tiempo esta mercancía peligrosa.

La finalidad de estas explosiones

es porque no podemos tener en depósito mucha mercancía.

Cuando tenemos capacidad para su destrucción, la volamos.

El punto de explosión controlada este pozo

con forma de "L" y dos salidas para que la onda expansiva

no vaya al operador y pierda fuerza al rebotar en la pared.

Comprobado el correcto estado del foso,

se activan todas las medidas de precaución.

Nos vamos a retirar ya, por seguridad todos fuera.

Los coches también a la zona de seguridad.

-Cortamos...

Aviones nada... Cuando quieras.

¡Tres, dos, uno, fuego!

Para hacer la explosión, utilizan una mínima cantidad

de una sustancia llamada pentrita,

curiosamente usada en medicamentos que tratan en infarto de miocardio.

¡Tres, dos, uno, fuego!

La detonación ha sido perfecta, ni rastro del material peligroso.

(GUARDIA) ¡Ok!

El experto olfato del Tte. Álvarez en el puerto de Barcelona

ha detectado un equipaje que apesta.

Huele a pescado, hay que abrirlo.

Su dueño insiste en que se trata de comida,

pero el agente sospecha que bajo ese olor puede haber algo más.

¿Lleva sustancias estupefacientes, algún tipo de droga, hachís...?

Caballero, la llave de aquí.

Sabiendo lo que le espera y haciendo de tripas corazón,

el guardia Álvarez abre la bolsa y se encuentra un arsenal

de pescado maloliente.

¿Esto qué es?

-Pescado.

-Pero ¿esto te lo vas a comer? -Sí.

-¿Me estás hablando en serio? -Sí, es un pescado, seco.

-Pero esto está podrido.

Si dices que te lo comes me lo creo.

-No, va a ser que no.

Yo te lo agradezco, va a ser que no.

He tenido tentación, porque me ha ofrecido, era muy amable,

pero juro que pasaría mucha hambre

y he pasado hambre, pero eso me costaría comérmelo.

Yo quiero saber dónde has comprado esto.

Llevaba dos bolsas enormes de pescado ahumado seco

que él dice que estaba bueno, pero tengo mis dudas.

Muchos africanos ahúman el pescado

y el pescado seco se puede llevar.

Lo que pasa es que las condiciones que trae este hombre...

-No, no.

El pasajero se pone serio para convencer al agente

que no sale de su asombro ante los manjares nigerianos.

¿Te vas a comer esto, macho? -Es muy rico para nosotros.

-Me da cosa abrir las demás bolsas. ¿Todo es lo mismo?

(HABLA EN INGLÉS)

-Tienes cara de buena gente, me voy a fiar de ti.

Es pescado seco y como va de una provincia a otra

no está introduciendo nada de otro país.

Hay que pensar que va de Barcelona a otra provincia.

La nariz de Álvarez tardará en olvidar a este pasajero,

pero aún queda mucha noche y mucho trabajo por hacer.

Que tenga buen viaje y que le aproveche la comida. Si puede.

En Barajas, los agentes siguen con el control de equipajes

de los vuelos que acaban de aterrizar.

Esta ciudadana brasileña y su maleta requieren otro vistazo.

La imagen del escáner no deja lugar a dudas,

los objetos son claramente identificables.

Botellas. ¿Ves la forma?

Y luego aquí la boca de la botella y aquí otra.

Y aquí hay otra que será de vino. Cuando hay tantas

de algo de la misma cantidad lo suyo es abrirla

y mirar qué lleva.

Los inspectores piden a la pasajera que abra su equipaje

para examinar su interior.

Después de un registro, comprobada la consistencia

y el olor del contenido de las botellas

los agentes deciden volver a pasar los recipientes

esta vez de forma individual por el escáner.

-Sí, es como un "gloss".

Para hidratar el pelo.

Curiosamente, la viajera lleva un certificado de los productos.

Sin duda deben de ser muy buenos para tomarse tantas molestias.

¿Es de los productos que ha comprado?

-Sí, de la peluquería.

Acostumbrados a encontrar droga en objetos tan variopintos

como pañales, pelucas, vajillas, juguetes

o incluso prótesis mamarias, los agentes hacen una prueba

para descartar cualquier sustancia ilegal.

Un cásico del control de aduanas es encontrar cocaína diluida

en este tipo de productos.

Negativo.

Pero esta vez los botes guardan el secreto de un pelo sedoso

y su propietaria podrá seguir hidratando su melena.

Ya puede recoger todo.

En la frontera entre Ceuta y Marruecos la tensión es máxima.

Las fuerzas marroquíes detuvieron a un grupo de inmigrantes

a punto de cruzar. Han interceptado seis personas

y el primero va de custodia y los llevará a un barracón.

A punto de amanecer, una lancha dio señales de vida

ante las cámaras de vigilancia.

(RADIO) "Acabamos de recibir un aviso de la grada 20

informando de que una balsa con inmigrantes sale de Punta Leona.

Ya están en aguas españolas, la balsa ha pasado.

Los agentes del servicio marítimo se ponen en marcha.

En principio vamos a acercarnos a la zona de Benítez

a ver si podemos interceptarla.

Si hay algún equipo que tenga visual con ella que nos avise

La lancha se encuentra en la bahía sur,

una zona caliente de entrada de inmigrantes.

Se encuentra todavía a una milla al Norte de Punta Leona.

-"Sí, afirmativo".

-Y la patrullera del país vecino ya se ha retirado, ¿no?

-"Sí, afirmativo".

-Lo que hacemos es avisar a las autoridades marroquíes

para que se hagan cargo en sus aguas del inmigrante.

Una vez entran en aguas españolas se alerta a Salvamento Marítimo.

Si a ellos les da tiempo los recogen o lo hacemos nosotros

y se hace una devolución a posteriori,

a través de la policía.

Los compañeros les guían hacia la embarcación sospechosa.

Entiendo que la embarcación está más o menos parada.

Entiendo que va en dirección a la India Papa.

-"Sí, afirmativo".

-Son embarcaciones pequeñitas, normalmente neumáticas,

unas con motor, otras sin él.

Intentan salir de la costa próxima de Marruecos,

introducirse al territorio de Ceuta

y a la playa de Ceuta si puede ser

y en otras ocasiones poner rumbo hacia la Península,

para entrar en la UE, en España, en este caso.

-Nosotros lo que hacemos en un 90% son auxilios humanitarios.

En el mar lo primero que tenemos es la salvaguarda de la vida.

Intentamos ser cercanos, hablarles, tranquilizarles,

darles ropa cuando vienen mojados.

Todo el mundo entiende que si vas con los brazos abiertos

que no llevas ningún signo de que vas a agredirles,

saben que no estás haciendo nada malo. Ellos lo entienden.

Aquí Central:

Hemos inspeccionado India Papa y no ha habido ninguna novedad.

Mayor recompensa que saber que puedes estar previniendo

que pase algo con sus vidas, no creo que haya mayor recompensa.

Los agentes del Servicio Marítimo no llegaron a contactar visualmente

con la lancha de inmigrantes.

La balsa decidió regresar a Marruecos

donde alguien más les esperaba.

La grada 20 comunica que acaban de interceptar...

la embarcación marroquí acaba de interceptar.

Al amanecer, las posibilidades de interceptar embarcaciones

cargadas de inmigrantes son más remotas

y la patrulla regresa a la base.

¿Tiene muchas salidas a China?

De vuelta en Barajas, una pasajera con destino Pekín

está siendo revisada por el agente Sedeño.

Su objetivo es evitar el blanqueo de capital y la actitud

de esta viajera y sus contradicciones

le han hecho llevar el registro hasta el final.

¿Qué es?

¿Lo abrimos?

¿Y eso? ¿Cuánta cantidad?

-40. -40 000.

Vamos a tener que ir a la aduana.

Ahora no va a viajar. No va a viajar ahora.

Viajará mañana.

-Pero dinero deja aquí pero yo tengo prisa para China.

-Yo lo que digan en Aduanas. Yo tengo que llevarla

y lo que diga Aduana es lo que se hace. ¿De acuerdo?

Ella ha admitido que llevaba esa cantidad de dinero

y que era para comprar mercancía.

Esta señora ha viajado en lo que llevamos de año cuatro veces

a comprar mercancía. Pero nunca lo ha declarado.

Entonces lo lleva siempre oculto

hasta que esta vez se le ha cogido.

Al agente Sedeño no le ha fallado su instinto.

Con esta sorpresa en el equipaje, la pasajera es conducida

a las dependencias de Aduanas para contar el dinero

y registrar la otra maleta.

Nos ha dicho que lleva una cantidad de 40 000 euros, ¿verdad?

Unos 40 000 euros.

Más los 9000 que lleva.

Sí, ella lleva dinero. Saque el dinero que lleva usted.

¿En total cuánto? 49 400 es lo que lleva usted.

Sí, ¿no? ¿Perfecto?

Entre lo que guardaba en su bolso y lo que ocultaba en sus maletas

la viajera supera con creces el dinero que se puede llevar

sin declarar a un destino internacional.

Los billetes serán depositados en el Banco de España

a la espera de que la mujer justifique su procedencia.

Si el origen del dinero fuera ilegal, podría ser imputada

por un delito de blanqueo de capital

y una pena de entre seis meses y seis años de prisión.

Esta furgoneta y su peculiar equipaje

traen de cabeza al Tte. Álvarez en el puerto de Barcelona.

El agente sospecha que el material que transporta es robado.

Además, tiene serias dudas sobre el origen de la furgoneta

que carga tan singular mercancía. El número de matrícula es erróneo.

Baila un 5 de un 3 y esos son los detalles que hay que mirar.

El Tte. busca el número de bastidor tras la rueda

para comprobar la procedencia.

(ÁLVAREZ) 5-9-1-7-3-0-5.

¿Por qué es un número distinto? (HABLA EN ITALIANO)

-No, no es de otra furgoneta.

Porque el número de bastidor es el mismo.

-¿Sí?

-Es que no te estoy creyendo, todo esto es robado.

-Ya, tú entiendes cuando quieres. Esto es robado.

-No, no. -Y la furgoneta no lo tengo claro.

Pero puede que también.

El conductor presenta facturas del material que transporta,

pero son insuficientes.

Aquí solo hay una pieza de 60 euros,

una de cinco, diez euros...

¿Sabes cuántas piezas hay aquí? Más de mil.

-Aquí, dentro. Más de 1000. ¿Por qué compras tantas?

¿Por qué? ¿Para vender?

-Vale. Esto es para vender.

-No he entendido. -"Tutto", para la venta.

-Cuando le tiras un poco de la lengua

te cuenta que él sabe que lo compra en sitios de piezas robadas

pero que si lo compra a cinco euros en Marruecos lo vende a diez

y eso es lo que le importa.

Pero hay un pequeño problema. -No entiendo.

-Un problema.

Todo esto no tenemos factura.

El teniente no va a parar hasta encajar todas las piezas

de este puzle. Esta furgoneta no va a embarcar.

No va en el barco. -¿Por qué?

-Porque son objetos robados y los vamos a decomisar.

El agente dice al conductor que la furgoneta va a ser intervenida

para ver el origen de las piezas que lleva.

Conduce detrás de la policía.

A veces encontramos coches desguazados

totalmente reconstruidos,

en medio del suelo tenemos el de un coche y el de otro

La furgoneta llevaba ocho toneladas de carga en piezas,

lo que equivale a cinco coches desmontados.

(Música "rock")

-A sus órdenes, mi teniente. -¿Qué tal?

-Tenemos un servicio con la Gendarmería.

Vamos a organizar una patrulla para hacer un control de muga.

Algunos trabajos que los agentes desempeñan en las fronteras

son de lo más curiosos. Incluso, a veces,

son herederos de una larga tradición.

En el pirineo catalán,

los guardias se reúnen con el grupo de montaña

que guiará sus pasos hasta la primera muga.

Están habituados a las alturas, porque la tarea de la Guardia Civil

pasa por sus manos cuando el escenario supera los 1500 metros.

Las mugas son mojones o hitos

que marcan la delimitación de la frontera de España

con Francia. A lo largo de la frontera hay 602.

602 mugas en los 656 km que hay de frontera.

La tarea de hoy responde al tratado de Bayona,

firmado por Francia y España en el S.XIX.

Según este documento, cada mes de agosto

los guardias deben verificar que los postes que demarcan la frontera

siguen en su sitio.

La frontera que divide España de Francia

empieza en Irún y termina en el Mediterráneo.

Hacemos un servicio conjunto con la Gendarmería francesa

y verificamos que el límite que marcan las mugas

es el correcto. Lo divisamos a través de un mapa.

También tenemos marcadas las mugas por coordenadas GPS

y sabemos su ubicación precisa.

Los agentes comienzan el ascenso.

Van al encuentro de los gendarmes y, por supuesto, de la muga.

En un paisaje pirenaico idílico se produce el encuentro.

Ya están aquí los compañeros. Hola.

El tratado marca que tienen que tener unas medidas estándares

que son 80 cm de alto

por unos 50 de ancho.

En medio de la muga se representa una cruz, el límite divisorio

y luego marca una "E" del lado español y una "F" del francés.

Y el número que corresponda a esa muga.

Como turistas ante una escultura,

los agentes inmortalizan el momento

para adjuntar las fotos en el acta.

Y buscan la siguiente muga.

357, que es aquella.

Y la 355...

que es aquel, correcto.

Hay mugas que están escondidas, en terrenos rodeados de árboles

en zonas muy frondosas y es conveniente revisarlos

y comprobar que las mugas están en perfectas condiciones,

visibles y demás.

Ya hemos terminado, nos intercambiamos las actas.

Venga, buen camino. Hasta luego.

-¿Esto qué son? ¿Alfombrillas? -Sí.

-Con cocaína dentro, seguro.

-Coloración azul, típica de la cocaína.

-¿Y esto?

-¿Sabe que lo permitido son 50?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Fronteras - 02/09/15

Fronteras - 02/09/15

02 sep 2015

El programa se centra en Barcelona, Madrid, Algeciras y La Seo D'Urgell. Fronteras de España en las que los agentes encargados de custodiarlas se enfrentan cada día al contrabando de drogas, mercancías ilegales, emigración ilegal o tráfico de divisas.

 

ver más sobre "Fronteras - 02/09/15" ver menos sobre "Fronteras - 02/09/15"
Programas completos (5)

Los últimos 23 programas de Fronteras

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos