Frontera Europa La 2

Frontera Europa

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4651673
No recomendado para menores de 7 años Frontera Europa - 01/07/18 - ver ahora
Transcripción completa

El Estrecho de Gibraltar, una franja de agua

de 14 kilómetros donde el Atlántico

y el Mediterráneo se dan cita.

Más de cinco millones de personas cruzan por aquí cada año,

mientras cuatro millones y medio de contenedores

pasan por el puerto de Algeciras, el de mayor actividad de España.

Con este flujo tan intenso, las probabilidades

de transgredir la ley aumentan.

Para evitarlo, diferentes cuerpos velan

por la seguridad de una zona

cuya situación geográfica la convierte en una

de las más estratégicas del planeta: la frontera Europa.

Una lancha cargada con hachís se dirige

a toda velocidad a la playa.

El Servicio de Vigilancia Aduanera le sigue de cerca.

La Guardia Civil detecta a un polizón que quiere entrar

en España de forma ilegal,

amarrado a los bajos de una furgoneta.

Un individuo reclamado por la justicia

cruza la frontera y enseguida la policía activa

el protocolo de seguridad.

La introducción de la droga en nuestro país

se lleva a cabo, fundamentalmente, por mar.

Los escasos 14 kilómetros que separan Europa de África,

hacen muy atractiva para las mafias

esta vía de acceso a un mercado millonario.

El transporte más utilizado son estas lanchas rápidas,

embarcaciones semirrígidas de dos o tres motores en popa

que alcanzan una velocidad de 60 nudos,

es decir, unos 120 kilómetros en el mar.

Son las llamadas gomas.

El trabajo de los Servicios de Vigilancia Aduanera

y de las Fuerzas de Seguridad del Estado es constante

en esta zona, ya que diariamente se enfrentan

a arriesgadas operaciones para interceptar

los alijos que las mafias pretenden introducir en nuestro país.

La coordinación de los efectivos de mar, aire y tierra

es muy importante para abordar este tráfico ilícito.

En la base de helicópteros

del Servicio de Vigilancia Aduanera,

una de las dotaciones de la aeronave ARGOS

de la Agencia Tributaria se prepara para iniciar

la patrulla aérea de una franja del litoral andaluz.

El objetivo cuando salimos a volar, es localizar las gomas.

Suelen ser de 12-15 metros, dos o tres motores, incluso cuatro,

con radar, con su GPS. En fin...

Suelen llevar cuatro tripulantes a bordo

y pueden cargar hasta 3000 kilos de hachís.

En el caso de que veamos algo, lo que se hace

es avisar a la sala que nos controla a nosotros,

cuando estamos en el aire y ya mueven los medios.

Mueven si hay que sacar una embarcación

o si la embarcación está en el agua, nos pone en contacto

con ella y viene a ayudarnos. O les apoyamos a ellos.

Lo mismo con los de tierra. Se avisan a los de tierra

de dónde puede ser el desembarco de la droga.

Aparte de la cámara, la fotografía es fundamental

para posteriores investigaciones y posible seguimiento.

Si vemos algo sospechoso, es una prueba más.

Una imagen en el radar les muestra el eco de una posible planeadora.

(RADIO) Mira, mira. Mira a la derecha.

Lo primero es constatar si la goma está cargada

o si realiza otra labor para las organizaciones criminales.

(RADIO) Va hasta arriba de combustible.

La tengo.

(Tono de llamada)

(RADIO) Hola. Adelante para ARGOS 1. Una vacía, una vacía.

Cae la noche en el Estrecho y es el momento

que esperan los contrabandistas

para comenzar sus actividades delictivas.

La labor de vigilancia se apoya

en la cámara térmica que porta la aeronave.

Otro eco les pone de nuevo en la pista

de una segunda planeadora.

(RADIO) Está ahí. Veo algo ahí.

Esto pequeñito. Ahí está.

¿Te vas a la derecha y lo confirmo yo?

(RADIO) -Vale. -Derecha, derecha.

Vira derecha, vira derecha. Más, más, más.

-¡Ah, ostras! Es una goma.

A través de la cámara térmica y a mucha distancia

para evitar ser detectados, los agentes de aduanas

intentan averiguar si la lancha porta droga.

(RADIO) Afirma, afirma. -Afirmativo.

Se distinguen varias filas de cajas apiladas

a lo largo de la embarcación.

Los agentes no tienen dudas de que se tratan

de fardos de hachís y en gran cantidad.

El comandante del ARGOS procede a informar

de la situación al Centro de Control.

(RADIO) Mira. Hemos localizado una embarcación semirrígida

en la posición 35-54,

4-55.

El Servicio de Vigilancia Aduanera ha decidido no interceptar

a los traficantes que quieren alijar en la playa.

Van a poner en marcha un plan más arriesgado.

En el puerto de Algeciras, la Policía Nacional se encarga

de controlar el tráfico de personas

que llegan en ferry desde Marruecos y Ceuta.

Este puerto y el de Tarifa ven pasar cada año

más de dos millones de viajeros que cruzan el Estrecho.

Además de comprobar visados y pasaportes,

la policía revisa el interior de los vehículos

para asegurar que nadie intenta entrar en España ilegalmente.

La policía encuentra irregularidades

al identificar al conductor de este coche.

Se detecta un código ocho,

por lo que se procede a realizar otras indagaciones.

Vamos dentro y hacemos las comprobaciones. Cierra.

Un código ocho en el argot policial quiere decir

que una persona tiene una reclamación judicial pendiente.

La activación de este código implica

que el sospechoso debe ser trasladado

a dependencias policiales.

He pasado dos días ahí.

Su padre se fue para España.

El hombre intenta dar explicaciones sin saber

que sobre él pesa una orden de búsqueda.

En ese momento, se recibe la alerta de que un menor

deambula solo por las inmediaciones del puerto.

Creen que puede tratarse de un menor que viene como polizón en un ferry.

Normalmente, a la llegada a puerto,

suelen entregarse voluntariamente

para que se ponga en marcha el protocolo MENA.

Encuentran al menor, que ha llegado bastante sucio y desorientado.

Mediante signos, indica que es menor de edad.

Los agentes tratan de comunicarse con él,

pero el chico no habla español.

Deciden trasladarlo a la comisaría

donde intentarán conseguir más información

acerca de su procedencia y filiación.

Mientras, en las dependencias

de la Policía Nacional siguen las indagaciones

para concretar la causa del código ocho.

Nunca, nunca.

Nada, nada.

¿Ahora mismo? Tres meses. Tres meses, sí.

Una denuncia de su mujer por maltrato

es el motivo que hará que el conductor detenido

sea puesto a disposición judicial.

Han puesto una búsqueda.

Todo lo que lleve en los bolsillos, póngalo aquí.

El cinturón te lo tienes que quitar. La chaqueta quítatela.

De momento, siéntate y los cordones te los tienes que quitar.

En calabozo no puedes entrar con cordones.

Tras cachearle y antes de su traslado

a los calabozos, se le retiran todos los objetos y prendas

que puedan dar lugar a una agresión.

Toma la chaqueta, si te la quieres poner.

En los calabozos, seguramente, no te la dejen.

Póntela mientras vamos allí.

Con la colaboración del denunciado por maltrato,

se ultiman las formalidades legales

para informar al juzgado que el detenido pasará

a disposición judicial al día siguiente.

La patrulla regresa con el menor a comisaría

para proceder a su identificación.

Se le toman las huellas para comprobar

si se dispone de algún tipo de información previa.

Frótate ahí fuerte, fuerte. Pon el dedo ahí.

No. Quite el dedo.

Fuerte, fuerte. Fuerte, fuerte.

Ahora.

La Policía Nacional ha ejecutado la orden judicial de búsqueda

de este hombre sin entrar a considerar

las explicaciones que ha dado, algo que tendrá que valorar el juez.

Como hay dudas de que el chico tenga menos de 18 años,

será puesto a disposición de la Fiscalía,

que decidirá si tiene que someterse a una serie de pruebas oseométricas

que determinen si es menor de edad.

Si finalmente se trata de un menor,

no tiene antecedentes delictivos y no se localiza

a sus padres en su país de origen,

el joven quedará bajo la tutela de España

y será trasladado a un centro de acogida

de menores extranjeros, hasta que cumpla la mayoría de edad.

Los equipos de salvamento marítimo están en alerta

las 24 horas del día para dar respuesta

a todas las emergencias que puedan surgir en la mar.

Entre sus funciones se encuentra la de prevención

y lucha contra la contaminación del medio marino,

es decir, detectar y recoger los vertidos de hidrocarburos

que algunas embarcaciones,

accidental o intencionadamente, puedan arrojar al agua.

Para evitar y controlar estos casos de agresión al medioambiente

en la bahía de Algeciras, Salvamento Marítimo vigila

sus aguas constantemente.

Salimos a hacer una vigilancia por la Bahía.

Es rutinaria que hacemos cada semana,

para controlar que no hayan vertidos,

que no haya ninguna embarcación que tenga problemas,

que los mercantes estén fondeados bien.

No obstante, durante el mes hacemos vigilancias,

además de nosotros,

las unidades que están destacadas en el Estrecho.

Si hubiese un siniestro, un accidente,

en 20 minutos a más tardar, estaríamos saliendo

para solucionar el problema.

El buque Luz de Mar es una de las embarcaciones

más preparadas de las que dispone

Salvamento Marítimo en el Estrecho.

El barco se llama Luz de Mar. Tiene base en Algeciras.

Es un barco polivalente porque es capaz de dar remolque,

además de hacer otro tipo de operaciones

como recogida de hidrocarburo, ya que dispone de unos tanques

de una capacidad aproximada de 290 metros cúbicos.

De potencia tiene 10 500 caballos. Es de 125 toneladas.

Probablemente, en la Bahía sea el más potente.

Con el tiro que tiene, es capaz de remolcar

cualquier tipo de barco en peligro o que tuviese problemas en la zona.

Salvamento Marítimo cuenta con el apoyo

de aviones de vigilancia y con la información

que le proporcionan satélites.

Y es importante la colaboración

de otras embarcaciones que suelen dar la voz de alarma,

cuando detectan algún vertido sospechoso.

(RADIO) Luz de Mar, aquí embarcación Alicia. ¿Me recibe? Cambio.

-Sí, adelante. Cambio.

(RADIO) Hola, buenas tardes, era para informar

de que somos una embarcación de recreo y...

Y nos ha parecido ver aquí una contaminación,

por la zona de Campamento, por donde estamos.

-Recibido, vamos a echar un vistazo. Gracias.

Juan, rumbo a Campamento. -"Rumbo a Campamento"

-Edu, apunta en el diario la hora y el motivo.

-Parece ser que una embarcación de recreo ha visto

una mancha de contaminación.

En principio, vamos a tratar de localizarla y ver qué es.

El equipo de Salvamento Marítimo tendrá que recoger el combustible,

determinar las causas del vertido y si es un caso

de abastecimiento y repostaje de buques en el mar:

lo que se conoce como "bunkering".

El "bunkering" es legal en alta mar,

pero la bahía de Algeciras no es alta mar.

Aquí puedes encontrarte alguna mancha de restos de...

De manchas operacionales o de algún "bunkering"

que puede haber caído al mar o, incluso, puede ser

alguna mancha que haya venido derivando de las corrientes.

El Luz de Mar se aproxima a la zona indicada

donde han recibido el aviso de que podría haber hidrocarburos.

Cuando ocurre una emergencia hay que estar preparados,

todas son diferentes; llegamos al lugar, valoramos,

evaluamos y ponemos, dependiendo de lo que sea, lo más conveniente.

Acaban de localizar el vertido;

no es una mancha muy grande pero contamina el medio ambiente,

así que tendrán que retirarla del agua.

Para ello, el buque cuenta con la equipación necesaria.

Tenemos unas barreras;

tenemos dos brazos flotantes, que se llaman,

para recogida de hidrocarburos;

un "skimmer", un aparato flotante que se echa en la mar.

Tanto el "skimmer" como los brazos flotantes que tenemos

disponen de una bomba que aspira de la mar;

aspira fuel y agua del mar, que están mezcladas, lógicamente.

Es como una aspiradora, entonces, a través de mangueras grandes

nosotros lo meteríamos en nuestros tanques de recogida.

Una vez retirado el combustible el buque se dirige a puerto

con la carga contaminante.

El vertido recuperado se traslada hasta la planta de tratamiento

de residuos MARPOL en el puerto de Algeciras.

No suele haber ese tipo de manchas en la bahía;

no obstante, siempre cabe la posibilidad de que las haya.

Cuando recogemos esos vertidos contactamos con empresas externas

que, mediante cisternas y demás, vienen a recoger los hidrocarburos

y los llevan a una estación para tratarlos.

España forma parte del Convenio Internacional para prevenir

la contaminación por los buques; el denominado Convenio MARPOL.

Aquí, no solo llegan los vertidos extraídos del mar,

muchas embarcaciones solicitan el servicio de recogida

de residuos contaminantes que han generado en su travesía

para que sean tratados en la planta.

Mediante unos procesos físicos, químicos y biológicos

los desechos contaminantes son transformados en combustible

que puede ser reutilizado.

El producto final, tras haber pasado la fase de agua,

separa los hidrocarburos, desmetalización,

filtrado, centrifugado...

Queda lo que es un fuel, fuel comercial.

El estrecho de Gibraltar es uno de los puntos clave

en el tráfico marítimo mundial, ya que, anualmente,

más de cien mil buques lo atraviesan.

Este dato es clave para entender el riesgo ecológico

al que están sometidas las costas del Estrecho,

cualquier prevención es poca para proteger nuestras aguas.

Es noche cerrada en la bahía de Algeciras,

el helicóptero del Servicio de Vigilancia Aduanera

ha detectado una goma sospechosa.

Es una lancha que se dirige a toda velocidad

a la costa gaditana de Torreguadiaro.

Haciendo uso de la cámara térmica,

lo primero, es averiguar si la goma está cargada de droga.

Se detectan con toda claridad enormes fardos repartidos

por toda la superficie de la embarcación.

Sin duda, se trata de un enorme alijo de hachís

que será descargado en la playa.

En la orilla, un dispositivo de apoyo a los narcos

está esperando para que, en cuestión de segundos,

puedan trasladar la droga desde la lancha a todoterrenos.

Más de una docena de personas corren por la playa

transportando la carga ilegal;

amparados en la oscuridad actúan con total impunidad.

Ante la inminencia del desembarco el centro de control

del Servicio de Vigilancia Aduanera

ha planteado la operación de un modo distinto al habitual:

las patrullas de tierra no han ido al encuentro

de los narcotraficantes cuando estaban descargando.

El primero de los vehículos huye precipitadamente del lugar,

no hay nadie que se lo impida y, de momento, nadie lo hará:

han dejado que se marchen. Quieren hacer un seguimiento

de adónde va el hachís para saber quiénes son

los destinatarios de este gran alijo

y proceder, entonces, a su detención.

Para ello, es fundamental que los traficantes

no se percaten de que están siendo vigilados.

El helicóptero observa cómo el primer coche

toma la carretera de la costa a toda velocidad,

un segundo coche le sigue muy de cerca.

Patrullas de tierra del Servicio de Vigilancia Aduanera

y la Guardia Civil se incorporan al operativo y se dirigen

a la zona por la que transitan los contrabandistas.

Tras recorrer varios kilómetros, llegan a un polígono industrial.

La banda está perfectamente organizada;

dos miembros ocultos entre los arbustos

controlan la entrada y esperan la llegada del convoy.

Cuando el todoterreno entra, el vehículo de apoyo se marcha,

sin sospechar en ningún caso, que va a ser seguido

por una patrulla de las fuerzas de seguridad.

La Guardia Civil ha desplegado un dispositivo alrededor,

deben asegurarse de que dentro no haya más traficantes

y que pueda producirse un enfrentamiento peligroso.

La droga se encuentra dentro, ha llegado el momento de actuar.

Llegan los agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera

y todos se preparan para entrar.

Dentro, cientos de fardos de droga y alguna que otra sorpresa

aguardan a los agentes de Aduanas.

La Guardia Civil hace controles fronterizos

a los vehículos que llegan de Marruecos;

su objetivo es prevenir que entre en España mercancía ilícita

e impedir la entrada de inmigrantes ilegales.

Para ello, cuentan con la ayuda de una Unidad Canina,

cuyo olfato es capaz de detectar estupefacientes, tabaco, dinero,

explosivos, restos biológicos

y personas ocultas en el interior de los vehículos.

En el puerto de Algeciras, en las horas de mayor tránsito

los agentes llevan a cabo controles rutinarios.

En esta furgoneta parece que han encontrado algo sospecho.

Los agentes proceden a descargar las zapatillas falsificadas.

El conductor de la furgoneta reconoce que llevaba

falsificaciones y asume su responsabilidad.

En la mayoría de los casos,

la cantidad transportada es pequeña y no es delito.

Aun así, la mercancía se requisa y se informa a la empresa

de la marca original de la incautación de estas prendas.

Continúan los controles e, incluso, bajo la lluvia,

los perros siguen inspeccionando los vehículos que acaban de llegar

de los ferris procedentes de Ceuta y Marruecos.

Los agentes revisan el techo de los camiones

porque es un lugar donde suelen ocultarse inmigrantes

que pretenden entrar de forma ilegal en nuestro país.

En este coche uno de los perros parece que ha detectado

la presencia de estupefacientes.

Aunque se trata de poca cantidad está persona tendrá que enfrentarse

a una sanción administrativa por posesión de cannabis.

Se podrá recurrir en quince días. -Un premio seguro que no le dan.

-No, eso seguro. De eso aprendo y no me pasa más.

-¿Está de acuerdo? -Gracias.

¿Podemos seguir? -Puede continuar.

-Hasta luego.

En los momentos de mayor tráfico de vehículos

los agentes refuerzan los controles;

la colaboración de los perros es fundamental,

ya que su olfato entrenado les hace trabajar mucho más rápido.

Un perro llama la atención sobre los bajo de la furgoneta,

parece que ha detectado a una persona.

Un bulto sospechoso sorprende a los agentes:

está adherido a la base del vehículo mediantes cuerdas.

En efecto, se trata de un polizón.

Lo primero será sacarlo de ahí,

pero asegurándose de que no sea peligroso.

Vente, ven.

El individuo está bocarriba entre barrotes

y reposando en unas cuerdas que están atadas al vehículo.

¿Puedes?

-No. -Venga. Tranquilo, tranquilo.

Venga, ¿puedes? Te quito el nudo de aquí.

¿Puedes, amigo?

Venga. Venga, tranquilo.

Venga, poquito a poco.

Venga.

Dame la mano, ven.

-Tranquilo, espérate.

-Es que está atado.

Los agentes optan por cortar las ataduras y ayudarle a bajar.

Va provisto de una cuchilla pero no parece peligroso,

la utiliza para librarse de las cuerdas.

El hombre está muy aturdido y confuso; es probable

que lleve varias horas oculto bajo la furgoneta.

Ha realizado un trayecto muy arriesgado

que podría haber tenido fatales consecuencias.

¿Estás bien?

Ahora, tranquilo, ya en España.

¿Cuántos años tienes, amigo?

¿Hablas algo de español? ¿No hablas nada?

Lo trasladan a las dependencias de la Guardia Civil

en el puesto fronterizo.

Vente aquí, amigo, siéntate ahí.

Siéntate ahí, ahí.

Iba debajo de la furgoneta, lleva una cuchilla.

Es verdad que iba atado en la parte inferior del vehículo,

entonces, lo mismo que puede servir para cortar y quitárselas,

puede servir para que cuando uno asome la cabeza por debajo

le pegue un pequeño corte.

Ahora lo ponemos en conocimiento del jefe de turno

y lo ponemos en mano de la Policía Nacional.

Intentan identificarlo y pedirle los datos pero el hombre

no habla nada de español.

¿De dónde viene? (EL HOMBRE TRADUCE)

El conductor de la furgoneta donde iba de polizón

hace de intérprete y le pregunta por qué lo eligió a él.

(HABLAN EN SU IDIOMA)

¿Qué dice?

-Le digo que por qué se ha montado en mi coche

si hay muchos camiones y muchos coches.

-¿Es argelino o marroquí?

El polizón declara que es de nacionalidad saharaui,

si fuera así tendría alguna posibilidad

de obtener asilo político en nuestro país.

La Guardia Civil procede ahora a cachearlo y revisar lo que lleva.

A pesar de que afirma ser saharaui

la documentación que le encuentran es marroquí.

Del 93.

Abdelaziz, ¿no? -Abdelaziz.

-¿Abdelaziz?

Abdelaziz que es como parece que se llama el joven,

aparentemente, está más tranquilo y relajado.

Una vez rellenado el informe, los agentes de la Guardia Civil,

dos por seguridad, trasladan al polizón a las dependencias

de la Policía Nacional en el puerto de Algeciras.

Antes de terminar su trabajo los agentes tratarán de averiguar

si el conductor del vehículo en el que venía es cómplice

o, por el contario, no tenía conocimiento alguno.

A quien conduce el furgón tiene que darse la circunstancia

que tenga uno cierta certeza que tenga algo que ver

para que se tomen medidas en el asunto.

En este caso él decía que iba debajo; pero aún así

ahora cuando llegue el jefe de turno se le harán

unas preguntas, para comprobar que no tiene nada ver

en que esta persona iba debajo de su vehículo.

La Policía Nacional le tomará las huellas

y comprobará si tiene antecedentes y, posteriormente,

se le conducirá a la comisaría de Algeciras

donde permanecerá hasta que sea devuelto a Marruecos.

La Policía Nacional cuenta con una unidad experta

en localizar y recuperar vehículos robados

cuyo destino es el narcotráfico. Es el conocido grupo

de Tráfico Ilícito de Vehículos, TIV.

Hoy agentes de este cuerpo que, por seguridad,

permanecen en el anonimato, acaban de desarticular una red

encargada de sustraer coches de alta gama

que estaban siendo utilizados por bandas de narcotraficantes.

Empezó todo con una información que teníamos, al parecer,

en un domicilio de una localidad muy cercana

pues había una persona que podía tener un coche sustraído.

Una vez llegamos allí y conseguimos hablar

con el propietario de esta nave

conseguimos que nos abriese un garaje de los varios que tenía

y, bueno, tenía lo que veis ahí,

tenía cuatro coches y una furgoneta, todos sustraídos

con lo cual nosotros a partir de ahí empezamos a seguir

un poco el registro, dentro del registro conseguimos

también localizar unos cinco kilos de marihuana.

Estos vehículos, al final, están destinados al tráfico

de drogas porque, como veis, son coches de alta gama,

4x4, con lo cual es ideal para meterlo en la playa,

cagarlo de hachís, cocaína o estupefacientes

y sacarlo de la playa.

Por supuesto la persona encargada de esto quedó detenida

y ahora tenemos por detener a un par de personas más.

Somos del Tráfico Ilícito de Vehículos, hay un gran volumen

de coches robados y nuestra función principal es encontrarlos,

intervenirlos y desarticular las organizaciones

que se dedican a esto.

Los narcos necesitan surtirse, constantemente, de estos vehículos

para llevar a cabo el traslado de la droga.

Para ellos es fundamental que los coches pasen

lo más desapercibido posible ya que la mayoría

están denunciados por robo.

Esto solo es un poco la punta del iceberg,

al final no dejan de ser organizaciones dedicadas

al tráfico de estupefacientes

que, bueno, una de la parte esencial de este negocio

es usar vehículos para transportar la sustancia.

El manipulador normal solo cambia matrículas y ya

y con esto consigue que en cualquier control rutinario

o cualquier radar que pasen de velocidad,

bueno, aparece otra matrícula con lo cual el coche

no aparecerá como robado. Si ya lo hacen un poco mejor,

un poco más serio, ya cambian el número de chasis

y lo que consiguen, simplemente, es cambiar la identidad

del vehículo y cuando controlemos ese vehículo

pues aparezca otra identidad

diferente y no aparezca robado en nuestros sistemas.

Para poder transportar grandes cantidades de mercancía,

los traficantes no dudan en modificar el interior

de los vehículos, lo que, a veces, los convierten inservibles

cuando son recuperados.

Un poco lo que hacen para que o veáis, mirad,

es desmontar la parte trasera y así conseguir una mayor carga.

El coche por dentro lo vacían, completamente,

en algunos casos vimos que le ponen una verja

en el asiento delantero para evitar que en caso de frenazo

la carga se le vaya hacia delante. Esto no sé muy bien la cantidad

que puede caber aquí, pero, perfectamente,

pues no sé, mil kilos igual caben.

La verdad es que esto es una pena porque luego, al recuperar el coche

como en este caso y se lo devolvemos a su propietario

arreglar esto supere el valor del coche en sí.

Cuando hacen un doble fondo en un vehículo es cuando

quieren introducir drogas desde Marruecos

sin que sea detectada.

Nosotros hemos visto casos, incluso...

Ya no solo para introducir droga,

para introducir personas, hay casos donde el asiento delantero

del coche lo quitan, se sienta una persona,

se pone una funda de un asiento y sobre esa persona se sienta otra

con su cinturón de seguridad

y cuando lo veías parece que venía sentado en el sillón,

normal, y el sillón era otra persona.

Hay muchas formas de ocultar cosas en los coches,

este coche se usa, solamente, para sacar la droga

de la playa y llevarla a otro sitio donde guardan toda la droga.

Si tiene que ir a Cuenca, el coche no lleva la droga a Cuenca,

la lleva la furgoneta, entonces, ya no llevo mil kilos,

ya llevo 2000 o 3000 kilos.

Esa furgoneta, como imagináis, tiene una mayor capacidad de carga

que el coche y esta furgoneta ya distribuye la droga

a los diferentes puntos.

No llama tanto la atención una furgoneta de carga

como hay muchísimas por ahí que este tipo de coches.

No hay ningún vehículo que no se pueda robar;

pero para arrancarlo, primero tienes que abrir la puerta,

que es un tema mecánico,

y luego hay que arrancar el coche que es un tema de software.

Entonces a través de la centralita con el software indicado

para cada marca y demás, se puede abrir, perfectamente.

Se puede arrancar, incluso, configurar llaves,

se puede hacer de todo,

se puede, incluso, abrir coches a distancia.

Con la mayoría de los coches con sistema "keyless"

que no tienes que abrir la llave mecánicamente,

solo con acercarte al coche se abre,

la llave emite una frecuencia y con un lector de frecuencias,

la cojo, la copio en otra llave y ya tengo una llave del coche,

no tengo ni que romper nada.

Además de usar estos vehículos para el tráfico de drogas,

hay bandas que roban coches de lujo para luego hacer negocio

vendiéndolos por piezas.

Tenemos asientos, tenemos cajas de cambios,

tenemos puertas también.

Localizamos también vehículos que son sustraídos,

pero vienen despiezados porque, en muchas ocasiones,

es cierto que un coche vale más dinero

vendiéndolo por piezas que vendiéndolo completo.

Esto es un poco el resultado de la otra parte que os conté,

esto lo encontramos en una nave que son los asientos

de atrás, en concreto, de un X5 creo,

y un X6, BMW, pues solo estos asientos,

estas piezas ya cuestan muchísimo dinero.

Es curioso, lo detectamos porque uno de los ladrones

que desmontaron esto pretendía venderlo por "Wallapop".

Nos hicimos pasar por compradores y cuando vimos los asientos,

vimos que tenía este y muchos más; ya procedimos a su detención

porque, además, identificamos que estos asientos

eran de unos coches recuperados unos días antes.

El volumen de coches que este grupo de la Policía Nacional

recupera, al año, es enorme y da una idea de la dimensión

del negocio ilegal que manejan estas mafias.

(HABLAN EN INGLÉS POR RADIO)

El helicóptero del SVA detectó una goma cargada

de fardos de hachís que se dirigía a toda velocidad

a la costa donde un grupo de narcos, bien organizados,

la esperan para lijar.

Tras activar el operativo, el helicóptero vigila

a distancia el movimiento de los narcos.

Las Fuerzas de Seguridad se preparan para entrar.

El servicio de vigilancia aduanera accede al interior

donde los traficantes escondieron el hachís.

La Guardia Civil les informó de que no hay nadie dentro,

los narcos se marcharon, pero siguen bajo estrecha vigilancia

porque se trata de una investigación en curso.

Lo que descubren son varios coches de alta gama llenos de droga.

Aún así, los agentes extreman las precauciones porque saben

que tratan con delincuentes muy peligrosos.

En el asiento del copiloto de uno de ellos,

encuentran un fusil de asalto.

Más y más fardos de hachís

aparecen en el interior de los vehículos.

Sí. -La operación ha sido

un avistamiento por parte de nuestras unidades aeronavales,

detectaron el momento que se producía el alijo;

ya avisaron con seguimiento de vehículos de carga

hasta el lugar de descarga que era una nave comercial.

Por tierra acudieron compañeros en primer lugar de Guardia Civil,

asegurando la zona, ya llegamos nosotros, posteriormente,

se entró en la nave y se encontraron los vehículos.

No se realizaron detenciones, pero tenemos personas identificadas

y a continuación, una vez depositada la droga

haremos las primeras actuaciones de comunicación al juzgado

y procederemos en demanda

de estas personas que tenemos identificadas.

-Lo aprendido ahora es lo que traen los contrabandistas

en un solo porte, las embarcaciones que usan

son las semirrígidas de gran potencia

y una eslora de unos doce metros dotadas de tres motores

de 350 caballos que les permiten desarrollar

enormes velocidades incluso a plena carga.

El uso de vehículos robados de alta gama,

forma parte del modus operandi de estos delincuentes.

La dinámica que usan es la habitual, es la misma,

ellos roban coches todoterreno de gran capacidad, gran cubicaje,

desmontan los asientos posteriores

y protegen esa zona, digamos, ponen unas barras atravesadas

para que si en un momento dado se desplaza la carga,

no afecte al conductor.

Los vehículos cargados

de fardos incautados por las Fuerzas de Seguridad

del Estado se trasladan, en primera instancia,

a la dependencias del Servicio de Vigilancia Aduanera

para proceder a la diligencias oportunas.

Los agentes de aduanas proceden a pesar la droga requisada,

cada uno de estos fardos tiene un peso, aproximado, de 30 kilos.

31. En total se incautaron

2300 kilos de hachís.

La carga que traen en este caso son 77 fardos

de hachís con un peso bruto, aproximado, de unos 2300 kilos

y a falta, por supuesto, del pesaje definitivo

por parte de Sanidad y su análisis.

Pero se traen esas cantidades entre 2000 y 3000 kilos.

Los agentes efectúan un test para asegurarse

de que se trata, realmente, de hachís.

Esto es muy fácil, solo coges...

En este caso es polen.

Este es de calidad.

Se coge una muestra

y ya tenemos los reactivos.

Lo que es el cannabis.

Le das el primer reactivo

y ya con el segundo debe dar el color indiciario.

Se va tornando.

Hay distintos tipos si fuera cocaína, por ejemplo,

pues este sería para la cocaína, se pone turquesa y la cocaína

que se apresa es de altísima pureza

y se pone de un turquesa, pero, vamos, vivo, vivo.

Aquí tenemos la prueba de que, evidentemente,

esto dando resultado positivo al narco test por cannabis,

pues tendríamos hachís.

A continuación, identifican el arma encontrada

en uno de los coches como un fusil procedente

de la antigua Yugoslavia, similar a los Kalashnikov.

Escucha, es de 1988. esta es yugoslava.

-¿Es de la guerra?

-Es una réplica de lo que era el Kalashnikov

o el AK 47, pero en yugoslavo.

Los narcos están, perfectamente, organizados y cuentan

con una completa infraestructura en la zona.

Además, la violencia con la que actúan se convirtió

en un problema al que los Cuerpos de Seguridad

del Estado intentan hacer frente.

Cada vez las organizaciones usan armamento para autoprotección.

Se han dado casos de tiroteos entre ellos,

ajustes de cuentas, porque saben dónde guardan la droga

y hay otras organizaciones que tienen conocimiento del lugar

e intentan hacerse con esa droga.

Tienen personal que protege tanto en el momento del alijo,

como en el transporte, como en el depósito,

hasta que se entrega al cliente. Encontramos armas largas,

armas cortas de distinto calibre

y no es el primer subfusil que se encuentra.

Hablamos de que aún no tenemos respuestas armadas constatadas

contra agentes de la autoridad, pero sí entre ellos.

Tuvimos hace poco un tiroteo donde un compañero resultó herido

y es una preocupación que tenemos todos los agentes

que desarrollamos nuestro trabajo aquí.

De nuevo la colaboración entre Guardia Civil

y el Servicio de Vigilancia Aduanera fue fundamental

para desarticular una banda criminal que pretendía poner

en el mercado más de dos toneladas de droga.

Un nuevo éxito que blinda, una vez más, la seguridad

de la frontera Europa.

Poquito a poco.

(HABLAN EN INGLÉS POR RADIO)

Vamos a ir para dentro.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Frontera Europa - 01/07/18

Frontera Europa - 01/07/18

01 jul 2018

Hoy uno de los helicópteros del Servicio de Vigilancia Aduanera, localiza una de las lanchas llamadas gomas dedicadas al narcotráfico, dejando que descarguen en la playa para encontrar el punto de entrega, incautando así 2500 kilos de hachís.

ver más sobre "Frontera Europa - 01/07/18" ver menos sobre "Frontera Europa - 01/07/18"
Programas completos (13)

Los últimos 13 programas de Frontera Europa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios