Frontera Europa La 2

Frontera Europa

Domingos a las 22.00 horas

Programa de reportajes sobre la Agencia Aduanera en el Puerto de Algeciras.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4637248
Frontera Europa - 17/06/18 - ver ahora
Transcripción completa

El Estrecho de Gibraltar, una franja de agua

de 14 kilómetros donde el Atlántico

y el Mediterráneo se dan cita.

Más de cinco millones de personas cruzan por aquí cada año,

mientras cuatro millones y medio de contenedores

pasan por el Puerto de Algeciras,

el de mayor actividad de España.

Con este flujo tan intenso, las probabilidades

de transgredir la ley aumentan.

Para evitarlo, diferentes cuerpos velan

por la seguridad de una zona

cuya situación geográfica la convierte en una

de las más estratégicas del planeta: la frontera Europa.

La Guardia Civil localiza en el interior de un camión

procedente de Marruecos hachís oculto

en los ejes de las ruedas.

Una patrullera aborda en alta mar un pesquero cargado

con 12 toneladas de hachís.

Los TEDAX, la Unidad de Artificieros de la Guardia Civil

velan por la seguridad del Puerto de Algeciras.

En el puesto fronterizo del Puerto de Algeciras

todos los vehículos que viajan en los ferris

procedentes de Ceuta y Marruecos,

son sometidos al control de la Guardia Civil.

Son inspeccionados para ver si llevan

algún tipo de sustancia prohibida en su interior

o si esconden a algún inmigrante que quiera entrar,

de forma ilegal, en la Península.

La Guardia Civil cuenta para el trabajo con la colaboración

de agentes caninos especializados en la detección de drogas.

Los controles aleatorios se intensifican con los vehículos

que llegan al puerto en los ferris de la noche,

el momento de mayor actividad del día.

Esta furgoneta resulta sospechosa

y los agentes proceden a inspeccionar su interior.

Al identificar al conductor y comprobar los registros

de la base de datos, los agentes se encuentran

que el sospechoso tiene antecedentes por contrabando de tabaco.

No son delitos, ya que al tratarse

de pequeñas cantidades, solo se consideran infracciones.

Si los agentes localizan en el interior de la furgoneta

aunque solo sea una cajetilla de tabaco, sería contrabando,

ya que es ocultar la mercancía lo que implica la ilegalidad.

La Guardia Civil revisa toda la carga

que el conductor transporta en la furgoneta.

Tendrán que inspeccionar cualquier posible rincón

donde pueda ocultarse el tabaco.

Los miembros de los cuerpos de seguridad del Estado

tienen mucha experiencia y conocen los escondites

que utilizan los contrabandistas.

Aunque, en este caso, parece que el conductor

no se había esforzado mucho en disimular dónde tenía el tabaco.

Varios cartones aparecen en la guantera.

Por la frontera, solo se permite pasar un cartón por persona.

Al llevar más de uno y oculto en el interior de la furgoneta,

esta persona está haciendo contrabando.

Los agentes tienen que seguir con la inspección exhaustiva

del contenido del vehículo. Deben cerciorarse

de que no hay más tabaco escondido.

Finalmente, en una de las mochilas aparecen más cartones

que serán incautados y se procederá a volver a abrir

diligencias contra el conductor

por una nueva infracción de contrabando de tabaco.

La noche continúa en el puesto fronterizo.

La Guardia Civil recurre a los perros para sus controles.

Si detectara alguna sustancia estupefaciente,

se lo haría saber a los agentes

rascando con insistencia sobre la zona.

En este caso, el perro llama la atención

sobre un camión que levanta sospechas.

Este camión ha llegado en un ferri procedente de Tánger,

a las nueve de la noche. Lleva 24 toneladas de tomate

y su destino es Perpiñán.

En este caso, contábamos con el apoyo del can especialista

detector de drogas y se ha interesado mucho

por los bajos del camión, en una parte de difícil acceso

como son los ejes de las ruedas,

en la que la experiencia que tenemos,

nos indica que muchas veces transportan la droga

en el espacio hueco de cada eje de las ruedas.

El animal está marcando con determinación

los bajos del vehículo.

Vamos, chica. Venga.

Será necesario que uno de los agentes se desplace

hasta la zona para comprobar

si ha habido algún tipo de manipulación

en los elementos mecánicos del camión.

Como se ha interesado con bastante veracidad

en esa parte que te comento, en la estructura metálica,

hemos intentado acceder a la misma.

A partir de ahora, tenemos que apropiarnos

de las herramientas adecuadas

para intentar llegar hasta el interior.

Parece que uno de los ejes de las ruedas

ha sido modificado fabricando un pequeño compartimento.

Parece obvio que algo oculta en su interior.

Tratamos de buscar la ventanita que viene preparada al efecto

con tornillos, con un tipo de simulación, en este caso,

grasa por encima o algún tornillo que no esté en su sitio,

que te demuestre que ha sido manipulado.

Los agentes intentan abrir una pequeña puertecita

por donde se ha podido insertar la droga.

El acceso al compartimento está bastante disimulado

y le han colocado grasa, pimienta, colonia y demás sustancias

para intentar despistar el olfato del perro.

Papel.

Mucho papel.

Pero esta vez no lo han conseguido.

Tras unos minutos de forcejeo,

los agentes localizan la mercancía escondida.

Son varios paquetes pequeños.

Tendrán que realizar un primer análisis,

pero todo indica que se trata de hachís.

En este caso, ellos han localizado la ventanita

por donde se ha introducido el hachís

y por ahí mismo están sacando las pacotas.

He visto que son, aproximadamente, 200 gramos.

Puede llevar 20 en cada eje.

Y a través de lo que denominamos un chorizo, una cuerda

desde la primera hasta la última, facilita la extracción.

Y comprobar que tenía algún tipo de sustancia,

en este caso, resina de hachís.

El patrullero Gerifalte I destinado a la lucha

contra el narcotráfico, pertenece al Servicio de Vigilancia Aduanera.

Ha participado en importantes operaciones

para detectar droga, tanto en el Atlántico

como en la desembocadura del Guadalquivir.

Estamos saliendo ahora mismo del Puerto de Cádiz.

Esta embarcación es la más grande que tenemos.

Unos 35 metros de eslora.

Se llama la Gerifalte I.

Nosotros somos, normalmente, nueve de tripulación.

Van jefe de embarcación, subjefe, jefe de máquina,

subjefe de máquina, y cinco agentes marítimos.

En la zona donde estamos, en realidad, Vigilancia Aduanera

se dedica a lo que es el contrabando.

Lo que pasa es que en la zona donde estamos

y al estar tan cerca de Marruecos,

básicamente, nuestro cometido se circunscribe

a lo que es el tema de droga.

Una de las actuaciones más importantes

en las que el Gerifalte ha participado este año,

fue la Operación Canelas,

donde en una acción conjunta con agentes de la Policía Nacional

se interceptó en aguas del Atlántico un pesquero nodriza

que transportaba 12 toneladas de hachís.

Nos habían pasado una posición relativa

de donde podía estar ese barco nodriza.

Y cuando estábamos aproximadamente a unas cinco millas,

detectamos en el radar un eco pequeño como de un pesquero.

No era un mercante.

Y además, era el único barco que había en la zona.

La interceptación del buque se realizó

en condiciones meteorológicas muy adversas,

con olas de hasta cinco metros y fuertes vientos

que dificultaban de forma extrema la operación.

Con solo echar un vistazo a la cubierta del barco,

se podían ver los fardos de hachís allí colocados.

Positivo.

Míralos. Si están ahí los fardos.

Mira. Vamos. ¿Estáis viendo los fardos?

Fue acercarnos y ver que el barco estaba totalmente cargado.

Porque se veía que el pesquero iba haciendo el caballito.

Estaba totalmente empopado.

Y es que la mayoría de la droga estaba en popa.

Nos abarloamos, no sin pegarnos nuestros bandazos

y la tripulación de presa se la jugó,

porque tuvo que saltar en unas condiciones de mar

que eran peligrosas.

Como cualquier operación a la que normalmente vamos,

pues cierta tensión porque nunca sabes

lo que te puedes encontrar.

Siempre hay imprevistos que pueden escapar a tu control.

Uno intenta mantener la calma dentro de las posibilidades.

Con tranquilidad y sabiendo cuál es tu trabajo

y haciéndolo correctamente, no tiene que haber problema.

Lógico que siempre hay algo de miedo y de tensión

y es bueno, por una parte, porque te hace estar alerta

y atento a que no surja nada peligroso.

Tienes que controlarlo para que no te pase

lo contrario, que te quedes inmovilizado

o sin saber cómo reaccionar ante una situación de peligro.

-Demostraron una valentía excelente.

Cuando vas en camino en el barco, la adrenalina

está a tope porque no sabes qué te encontrarás.

De inmediato, los agentes de la Policía Nacional

y el Servicio de Vigilancia

Aduanera detuvieron a los 13 tripulantes,

todos de nacionalidad marroquí

que no ofrecieron ningún tipo de resistencia.

La tripulación del pesquero, en principio, no supuso

mayor peligro, no actuaron con violencia, sorprendidos

como muchas veces cuando nos ven aparecer

y no nos esperan.

En este caso no ocurrió nada, nos ayudaron en la maniobra

de abordaje, pero lo mismo te encuentras que te sacan

dos tíos y te disparan.

La cosa se está poniendo muy cruda.

-La droga, rápidamente, la encontramos, de hecho yo,

en el momento que fui a la sala de máquinas,

estaba allí apilada en los pasillos de paso

para la sala de máquinas y el resto estaba distribuido

en la zona de popa, o sea, que la droga estaba,

fácilmente, localizable.

Tras la detención de los tripulantes

y la incautación de la mercancía, los agentes trasladaron el pesquero

hasta el Puerto de Cádiz, una labor también difícil

debido a las limitaciones de la embarcación capturada.

En esta ocasión era una operación que era bastante lejos,

o sea, a muchas millas de distancia,

no podíamos tampoco navegar a más velocidad porque

la embarcación no lo permitía, el pesquero en este caso.

-Al haber sido tan lejos la aprensión, el pesquero

no podía andar más de siete nudos

y eso supone, para que la gente de tierra lo entienda,

es como ir de Cádiz a Córdoba a 14 kilómetros por hora.

O sea, tardamos 20 horas en volver.

La operación Canela se saldó con la incautación en alta mar

de 12 toneladas de hachís, una cantidad muy importante

que sirve para demostrar que España se convirtió

en un muro de contención contra el narcotráfico

al requisarse casi el 70% del hachís

procedente de Marruecos.

La cantidad es una cantidad considerable, que yo recuerde,

al menos en la mayor en la que participé

y creo que una de las mayores

que se hicieran por esta zona, últimamente.

-Aquí hablamos de 12000 kilos, o sea, 12 toneladas

que es lo que se llama un barco nodriza que es

el que está esperando, en una posición muy lejana,

para transbordar. En principio, lo que pudimos,

más o menos, sacar en claro, es que pensaba transbordar

a un pesquero español

para meterlo por aquí, por la puerta sur de Cádiz.

Las numerosas operaciones que se realizan contra

el narcotráfico en los últimos tiempos en esta zona del Estrecho

ponen de manifiesto el gran trabajo y sacrificio de nuestros

cuerpos y fuerzas de seguridad.

Es un trabajo sacrificado, pero satisfactorio

cuando participas e intervienes en operaciones como estas.

Es un orgullo saber que sale bien, que tu trabajo sirve

y te sientes muy satisfecho.

-Cuando ves la cantidad de droga que llega, que la operación

ha salido bastante limpia y demás, pues la alegría es inmensa,

sobre todo, por el trabajo desarrollado y porque quitamos

esas 12 toneladas del mercado negro español.

En 2017 se destruyeron un total de 477 toneladas de droga,

marcando un récord histórico de incautaciones en nuestro país.

En la verja de Gibraltar la Agencia Tributaria se encarga

de controlar la cantidad de dinero que cruza, diariamente, la frontera.

La salida y entrada en territorio nacional

de medios de pago a partir de 10 000 o más euros,

o su contravalor en divisas,

supone la obligación formal de declarar.

Con objeto de prevenir el blanqueo de capitales,

la ley marca que una persona que pretenda entrar o salir

por nuestra frontera con 10 000 euros o más,

está obligada a contar con la autorización pertinente.

Parece que es una persona que pasa, habitualmente,

y lleva medios de pago, lleva monedas.

Jesús, ¿puedes pasar, por favor?

Pasa.

En esta zona del Campo de Gibraltar la Agencia Tributaria sabe

que hay personas que conocen esta limitación, pero que tratan

de sortearla cruzando, constantemente, la frontera

con cantidades que no llegan a la cifra máxima permitida.

Sabes un poco la situación la que es, vienes de Gibraltar,

ahora venías en bici, creo. -Sí.

-Venías en bicicleta y en tu riñonera o mochila

llevas una cantidad de dinero. -Sí.

-Vale, ¿sabes la cantidad exacta?

-Unos mil euros. -Pero no sabes, exactamente.

-No, la verdad, no. -Bien.

Ya sabes que hemos hablado alguna vez que no es lo habitual.

-Pero vivo en una zona conflictiva

y no puedo dejarlo en la casa, Gerardo.

En este caso, no se produce ninguna irregularidad

ya que la persona en cuestión accedió, voluntariamente,

a declarar el dinero que lleva consigo.

Sin embargo, en la aduana ya es un viejo conocido

y deciden llevar a cabo

las diligencias informativas oportunas.

A la gente la conoces de mucho tiempo, claro,

entonces ya nos permitimos ese trato más, digamos,

más coloquial, el tutearte

y un poco la historia la conoces, lo que te va a venir a contar

con un pequeño matiz, puede ser, pero...

La gente aquí te conoce, yo soy un servidor público,

estoy aquí para ayudarle, a cumplir con sus obligaciones.

Cuando se equivoca o tal

estoy para, también, hacer cumplir la ley,

entonces, es lo que toca, pero, por supuesto,

con el máximo respeto a todo el mundo, siempre.

Vamos a proceder a contar.

Vamos con lo de 50.

Siete de 50.

Con el objetivo de prevenir la ocultación fiscal en estas

salidas de dinero, en 2007 entró en vigor

un reglamento del Parlamento Europeo

que obligaba a todos los países miembros de la Unión Europa

a establecer un control en las aduanas.

19 y 20.

-Total, llevas 1080, ¿correcto?

¿Y esto es todo tuyo esta vez? -Todo, de quién va a ser, Gerardo.

-Otras veces comentaste que era de una pensión.

En la aduana conocen el caso de esta persona y saben

que sus únicos ingresos legales proceden de una pensión

por eso les resulta raro que con frecuencia venga

de Gibraltar portando cantidades de dinero

que, aunque no sean grandes sumas,

levantan sospechas.

Llevo dinero en lo alto

de una ayuda y lo estoy declarando.

Me ha dicho el guardia que qué llevo

y le he dicho la cantidad, más o menos,

de dinero que llevaba.

En la casa no lo puedo dejar, no me fío de nadie.

-El dinero, en principio, no es motivo de intervención,

se lo queda el señor porque no ha llegado a 10 000 o más.

O bien por interés policial o por interés aduanero,

este señor portaba una cantidad de dinero que sin llegar

a los 10 000 euros, puede ser interesante

una diligencia informativa

para que se conozca, en los órganos oportunos,

ese movimiento que hace con frecuencia una persona

que, en principio, solo tiene una pensión, etc.

Creemos que puede dedicarse a otras actividades en la verja.

Es importante resaltar que en toda la Unión Europea

rige desde hace tiempo la libre circulación de capitales

eso quiere decir que una persona puede mover su dinero

a cualquier país de la Unión sin suponer un delito.

Cosa distinta es que debamos comunicar

a partir de determinados importes dichos movimientos.

Entonces, el agente te solicita el documento de identidad

y te preguntaba si llevabas dinero. -Sí.

-Le dices que sí, pero sin saber

la cantidad exacta. -Exacto.

Si alguien intenta entrar o salir del país superando la cantidad

total de 10 000 euros sin haberlos declarado,

las autoridades podrían retener

el dinero e investigar su procedencia.

Que tengas un buen día.

-Hasta luego. -Hasta luego.

A lo mejor nos vemos pronto. -Cuando quieras,

ya sabes dónde estamos.

-Hasta luego. -Hasta luego.

Ha venido, contamos el dinero, como visteis, él está conforme,

hicimos una diligencia, se lleva su copia de lo ocurrido

y, bueno, lo tramitamos a nuestros superiores.

En casos como este la Agencia Tributaria

toma nota a título informativo

de estos movimientos sospechosos de dinero.

En los últimos cinco años la persecución de delitos

relacionados con el lavado de dinero ha aumentado en un 55%.

Por eso la clave de la prevención está en controlar y regularizar,

en sacar a la luz aquellas actividades

que se mueven en los umbrales de la ley;

y en fortalecer a los institutos de control y supervisión.

Para ello, el servicio de Vigilancia Aduanera

activa cada año operaciones especiales como Aníbal.

La operación Aníbal se lleva a cabo

en el Puerto de Algeciras, en España, y se encuadra

dentro de la organización mundial de aduanas.

Participamos 10 países, cinco de la zona del Magreb

y cinco de la zona europea y lo que controlamos es,

fundamentalmente, el movimiento de dinero

de unos países a otros.

La operativa es muy fácil, se lleva a cabo tanto en viajeros

que vienen a pie, como en viajeros que vienen

en los barcos de Tánger dentro de los vehículos.

Se inspecciona al viajero, se inspeccionan los vehículos

y se busca, sobre todo, dinero que venga sin declarar.

A partir de 10 000 euros hay que declarar todo el movimiento

de dinero, de entrada y salida. Lo que hay que hacer

es una declaración en un modelo S1

en la oficina de la aduana. Al salir de España, igual,

se declara, incluso dentro del territorio nacional

si se quiere mover más de 10 000 euros en efectivo,

hay que declararlo.

Una vez que se encuentran más de 10 000 euros sin declarar,

lo que se hace es se interviene todo el dinero,

al individuo se le dejan mil euros en concepto

de mínimo de subsistencia y el resto se deposita

en el Banco de España a la espera de que la autoridad

competente le imponga la sanción oportuna,

le devuelva o no le devuelva el dinero.

Eso ya lo deciden en el Banco de España.

A través de una aplicación queda registrada la actividad

que notifique el agente e, inmediatamente,

se comunica al resto de países participantes.

Los 10 países que estamos dentro de la operación

nos informamos a través de una plataforma segura

y encriptada por Internet, nos informamos de cada movimiento

de dinero que entra o sale. Por ejemplo, si llega un individuo

a España que viene de Marruecos con destino Francia

con 25 000 euros, nosotros, inmediatamente, comunicamos

a Francia que ese señor va para allá.

Y Francia se encarga de la investigación posterior.

Esta lucha contra el blanqueo de capitales se afronta

a nivel nacional e internacional

por tener consecuencias sobre la economía

y, por tanto, repercute, muy negativamente, en la sociedad.

En el puesto fronterizo del Puerto de Algeciras

la Guardia Civil detectó un camión procedente de Marruecos

que esconde decenas de paquetes de hachís

ocultos en los ejes de las ruedas.

Vamos colocando por aquí.

El camión venía en ferri desde Tánger,

había sido cargado de tomates en Casablanca

y su destino era Perpiñán, Francia, parando en Barcelona.

Del interior del eje no paran de salir más y más paquetes.

Estos dobles fondos, bien ocultos dentro de los ejes de las ruedas,

son el novedoso escondite que usan las organizaciones de traficantes

para trasladar alijos de hachís desde Marruecos a la península.

La droga, una vez en España, suele ocultarse en naves de la zona

esperando darle salida con destino a mercados internacionales,

donde el material cotiza más alto.

¿Ves por ahí?

Tras un arduo trabajo, hecho en difíciles condiciones,

los guardias civiles vacían por completo

el falso compartimento del primer eje.

Aún queda mucho trabajo por hacer en los otros dos ejes del camión.

Si no, sales hoy con mareos.

El conductor es trasladado a las dependencias

de la Guardia Civil en el puesto fronterizo.

Todo indica que son conscientes y conocedores

de que transportan cierto tipo de estupefacientes.

Allí confiesa que, efectivamente, transportaba la droga.

De momento, quedará detenido por un delito de salud pública.

Con su confesión facilita la labor de los agentes

y pretende obtener algún tipo de ventaja cuando sea puesto

a disposición judicial, ya que, según asegura,

carece de antecedentes penales.

El conductor queda detenido al paso por la aduana

y le vamos a imputar un delito contra la salud pública.

Los agentes proceden al pesaje de los primeros paquetes

que han extraído del camión.

La droga estaba colocada en el interior del eje

y atada de una forma muy peculiar.

Tras un corto periodo de descanso,

los agentes se ponen manos a la obra con el segundo eje.

No paran de extraer el hachís de los bajos del vehículo;

los agentes han localizado droga escondida en los dos ejes

y de cada uno de ellos han sacado unos 11 kilos.

Hemos sacado casi 11 kilos por eje,

así que pensamos que unos 30 o 40 kilos llevará.

Llega el turno del último eje;

los agentes tratan de aflojar los tornillos pero no lo logran.

Parece que no hay forma de abrirlo con las herramientas que usan,

los tornillos están tan fuertes que deberán usar otra maquinaria.

Para ello, han de trasladar el camión hasta el garaje

del que disponen en estas instalaciones.

Esto está hecho ex profeso para impedir que lo localicemos

y, en su caso, impedir u obstaculizar que lo extraigamos.

Encontramos el impedimento de que las tuercas,

en este caso, están muy apretadas

y, aunque estamos usando hidráulicos, nos costará un poco.

Pero, te garantizo, que conseguirán sacarlo.

Los agentes sospechan que puede haber más droga oculta

en otras partes del camión y lo analizarán con el escáner.

La evolución de la amenaza terrorista

en las últimas décadas obligó a las fuerzas de seguridad

a dar una respuesta organizada a los ataques.

En concreto, la Guardia Civil puso en marcha, hace años,

una unidad especializada en detectar, neutralizar

y desactivar artefactos explosivos, incendiarios,

radioactivos, biológicos y químicos.

Son los denominados TEDAX.

Somos miembros de los TEDAX de la Guardia Civil,

la Unidad de Desactivación de Artefactos Explosivos,

de la comandancia de Algeciras.

Entre nuestras labores principales está el reconocimiento preventivo

a unidades, estamentos o lugares tan importantes como este,

que es el Puerto de Algeciras, frontera de Europa con África;

donde se pueden dar casos de cruce de terrorismo islámico

o de sustancias explosivas.

Realizamos un control tanto a los pasajeros

como en las instalaciones del puerto;

solemos estar acompañados de medios técnicos,

como cámaras y visores para poder ver,

y con un guía acompañado de su can detector de explosivos.

En el Puerto de Algeciras los TEDAX realizan controles aleatorios

tanto de paisano, como es el caso, o portando distintivos en su ropa.

Su prioridad son las zonas más transitadas.

Los reconocimientos preventivos que hacemos son aleatorios

para evitar que nos cojan a la hora de hacerlos,

para darles las menos pistas y las menos posibilidades

a los malos de nuestro trabajo.

El alto coste humano de este trabajo en el pasado

hace que los actuales desactivadores de explosivos

aprovechen una técnica en continuo avance

que consigue que su labor sea más segura.

Esto es un visor buenísimo. -Una cámara.

-Una cámara conectada a un monitor que tiene visión infrarroja

y es para ver en altura, los falsos techos,

y para ver debajo de los vehículos. Nos facilita mucho la labor.

Donde nos costaría mucho trabajo llegar, como los falsos techos,

que son sitios donde se pueden colocar artefactos explosivos,

tanto para verlos con facilidad como para nuestra seguridad.

Para llevar a cabo su trabajo con mayor eficacia

los TEDAX recurren a la ayuda de las Unidades Caninas.

Los perros, con su olfato, son capaces de detectar

hasta ocho sustancias explosivas diferentes

que pasarían inadvertidas para el olfato humano.

Comenzamos el reconocimiento preventivo con el perro, Jumpi.

Este es el "parking" público del Puerto de Algeciras,

aquí hay mucho tráfico de vehículos:

ya sea porque vienen a comprar los billetes para embarcar

o vienen a estar aquí durante un determinado tiempo.

Vamos acompañado con el perro, o más bien,

acompañados por el guía que es el que lo lleva;

el perro no deja de ser una herramienta de los TEDAX,

pero está manejado por el compañero guía.

Para una mayor efectividad es importante que el perro

no identifique esta actividad como trabajo, sino como juego;

el animal busca una recompensa en forma de juguete.

Lo que va buscando es el juego, lo activamos con una práctica

que da positivo; el compañero lo premia,

se le vuelve a quitar, y ya va el perro activado.

Es hora de revisar las otras zonas del puerto

a las que los TEDAX dan prioridad en sus controles.

Para evitar ser vigilados, los TEDAX no mantienen

una regularidad en sus controles y para incrementar la seguridad

del puerto llevan a cabo su trabajo modificando sus rutinas.

Se suele hacer un reconocimiento preventivo sobre los vehículos,

tanto con el can como el compañero con la cámara,

en busca de que cualquier vehículo pueda llevar artefactos explosivos

o, simplemente, sustancias explosivas, puede darse el caso.

Hoy en día, los TEDAX españoles son de los equipos de artificieros

de mayor prestigio internacional.

En la actualidad, la principal amenaza

a la que tienen que hacer frente es el terrorismo yihadista,

extremadamente tecnificado y muy impredecible.

Nos encontramos en la zona de embarque de vehículos

con destino a Ceuta, el ferri de Algeciras-Ceuta.

Una peculiaridad que tienen los perros de explosivos

es que tienen que trabajar a distancia.

¿Por qué? La distancia es seguridad para el guía.

Al ser un reconocimiento preventivo el guía va y como son pocos coches,

lo que te indiqué antes, él puede señalarle el vehículo;

como va ese ahora, que le señala el vehículo al perro.

Seguramente, le señala el maletero

porque ahí sí puede intensificar el trabajo del perro.

Otra de las zonas importantes, de los objetivos importantes,

y que son de fácil acceso, son las zonas comunes: los baños.

Los baños son primordiales mirarlos,

con la cámara no hace falta mirar debajo,

con la cámara miras el hueco.

Esto es la estación marítima,

donde vienen los pasajeros de Ceuta a embarcar;

previamente, han adquirido los billetes.

Tenemos aquí dos zonas:

el preembarque de Tánger y el preembarque de Ceuta.

Nuestro objetivo principal es mirar zonas de libre acceso,

como son los servicios y las papeleras.

También, se miran algunos equipajes de ciudadanos que estén esperando,

causando, evidentemente, las menos molestias posibles.

Sabemos si se han cambiado las papeleras de sitio, de lugar;

estamos muy pendientes de los extintores,

si se han modificado, si se han revisado.

Por ejemplo el sistema contra incendios de mangueras,

si han sido abiertos o no, ¿de acuerdo?

Y el perro aquí, el compañero, si os fijáis, lo lleva atado.

Porque así ejerce primero un mayor control

sobre el posible objetivo y al haber un paso

de tantísimas personas, así lo lleva más controlado.

Porque no debemos olvidar que un perro de explosivos

debe trabajar en una incidencia cuando se ha acordonado

y no hay nadie, no molestan.

Entonces en un lugar como este al haber tanto paso

de personas lo suele llevar atado, o también lo puede

llevar suelo, pero suele llevarlo atado

para señalarle los puntos que quieren controlar.

Y ya digo que estamos muy pendientes

a la hora del cambio de papeleo y demás.

Ahora vamos a empezar una práctica

para reactivar al perro, para que el animal

no caiga un poco en el aburrimiento buscando.

Se le pone una práctica, se le premia.

El animal se sube arriba por así decirlo

y volvemos al trabajo.

La práctica consiste en esconder una pequeña

muestra de explosivo, no hace falta mucho

evidentemente y el animal se tiene que encargar

de hacer un reconocimiento y encontrarla.

Evidentemente él la huele, sin tocar.

Se sienta sin tocarla. Y en donde se ha sentado

ahí le está indicando al guía que ahí se encuentra

el posible explosivo que esté buscando.

En ningún momento, por medidas de seguridad,

el perro debe de tocar el objeto.

El agente primero tendrá que empezar estimulando

al animal con una rutina de partida,

que consiste en acariciarle el pecho y motivarle

con la voz para que se sitúe en un modo de búsqueda.

Búscalo.

A diferencia de los perros especializados

en la detección de droga aquí no rascan

cuando localizan su objetivo,

simplemente se sientan y se quedan quietos.

Resultaría enormemente peligroso que al encontrar

el explosivo el animal llamara la atención

de los agentes rascando.

-Mete la trufa. Ahora, ahora, ahora.

¡Muy bien!

Ahora sí.

Ya está premiado.

Los ingredientes explosivos han ido evolucionando

de la tradicional pólvora, apenas presente

en los artefactos usados por los terroristas hoy día,

hasta sustancias químicas que el olfato humano no detecta

pero que afortunadamente el perro es capaz de descubrir.

Esto lleva explosivo pentrita, ¿de acuerdo?

Un explosivo muy potente.

Y esto es lo que ha enganchado el perro.

Bueno, con esto ya hemos acabado el reconocimiento

preventivo de lo que es el Puerto de Algeciras

de la infraestructura que podemos enseñar.

Se hace un reconocimiento exhaustivo

de todas estas instalaciones, ¿sabes?

Por parte nuestra y por parte del compañero guía

con su perro fielmente adiestrado.

Para los TEDAX la motivación es fundamental

en una profesión tan arriesgada

que te conviertes en la última barrera

entre la catástrofe y la tranquilidad.

La Guardia Civil ha conseguido

extraer más de 20 kilos de hachís del interior

de dos de los ejes de este camión

y están teniendo problemas para acceder al tercero.

Antes de intentar una alternativa

para sacar el hachís se procede a inspeccionar

el vehículo a través del escáner para comprobar

si tiene droga en otras partes.

El análisis del escáner nos muestra la carga de tomates

que hay en su interior.

Los agentes buscan algo que les resulte sospechoso,

algunas formas extrañas o colocadas

de un modo diferente que puedan dar lugar

a creer que hay más hachís escondido.

Esto no lo habéis abierto, ¿no?

No.

Esto no lo ves tú allí, ¿no?

En principio parece que no hay nada que haga saltar

las alarmas de la Guardia Civil.

Ahora queda proceder a la apertura del tercer eje

para extraer la droga que aún permanece oculta.

¿Tiene antecedentes este o no?

¿Tú has estado detenido alguna vez antes?

Detenido. Prisión. ¿Nunca? -No.

Aquí nunca. ¿Nada? ¿Has sido bueno?

El conductor del camión ha confesado y está detenido

acusado de un delito contra la salud pública.

Asegura que no tiene antecedentes penales,

pero en cualquier caso la cantidad de droga incautada

parece que no lo librará de una pena de prisión.

¿Ha dicho que sí o que no? -Que no.

Hay algunos que se cierran en banda y...

Principalmente porque no hablan español.

Por lo tanto aunque le facilitemos un intérprete

para intentar tomarle declaración pues no colabora.

En este caso él se ha vencido rápidamente digamos

y ha reconocido incluso, nos ha facilitado al indicarnos

que efectivamente en esa parte que estábamos comprobando

llevaba oculto el hachís.

Incluso nos ha indicado la cantidad aproximada,

con lo cual nos ha puesto en el camino, ¿no?

Lo primero que te dicen:

"Yo he dejado el camión en cierto taller."

Y ahí realizan la obra o la manipulación

para introducir la cantidad que vea conveniente

o que les dé cabida en este tipo de estructuras.

Y ahí estamos intentando aperturarlo

con las herramientas de las que estamos dotados,

con el esfuerzo de los compañeros que compaginan, como te comentaba,

su labor de resguardo fiscal e inspección de vehículos

con hacer un poco de mecánicos en este caso sin serlo, ¿no?

Los agentes continúan intentando abrir

los tornillos que mantienen cerrado el compartimento,

donde está escondida la mercancía; pero ni aún haciendo uso

de la pistola hidráulica lo consiguen.

Tendrán que utilizar otros medios.

¿Cómo lo ves?

Pues lo última opción que queda es la de utilizar la radial.

Con la radial hay que tener mucho cuidado.

Sí, tenemos cuidado. -¿Y es factible con la radial?

Sí, lo que es la tapa de abajo.

Intentarlo por ahí, yo creo que sí.

¿El grosor es suficiente? -Sí, llegará bien.

Pues vamos a intentarlo.

Los miembros de la Guardia Civil

van a hacer un último intento para llegar

al tercer eje del camión.

Recurren a abrirlo con una radial.

De no ser posible tampoco así

habría que elevar el camión y sacar las ruedas,

lo que alagaría mucho el proceso.

Parece que tras varios intentos fallidos

en esta ocasión los agentes consiguen abrir el tercer eje.

Vale, listo.

Papel.

Vale.

Con la radial ha sido posible

sacar toda la droga que quedaba.

10 kilos más que se suman a los más de 20 extraídos

anteriormente de los otros dos ejes.

Yo lo cuento aquí.

Uno, dos,...

diecisiete...

y dieciocho.

Esas son más grandes.

Este camión procede de Agadir y su destino es Perpiñán.

Suponemos que con alguna escala en territorio nacional para...

Pero eso ya lo hablaremos con el conductor

y lo concretaremos para continuar el tema

de qué lugar de España antes de abandonar

el territorio nacional nuevamente se procede

a la extracción de la droga.

Se traslada al detenido al almacén para realizar

en su presencia el pesaje definitivo

de todo el hachís incautado.

Esto es lo que llevabas, amigo.

En los ejes los tres. ¿Vale?

Cada saco un eje.

¿Tú lo sabías?

38 kilos con 700 gramos.

Perdón, 30 kilos.

Pues ya con esto te llevamos a dormir.

Vamos a ir al calabozo.

Ya estás de acuerdo con esto, ¿no?

No hay más en más ejes, ¿no? ¿Y la mercancía?

Ya la droga dais por hecho que se guarda a buen recaudo.

Pero ya no os enseñamos dónde.

Lo vamos a llevar a los calabozos

a que pase la noche y mañana ya lo pondremos

a disposición judicial.

Posteriormente el hombre es conducido

hasta las dependencias de la Guardia Civil

en el Puerto de Algeciras, donde se le identifica

y se le informa de sus derechos antes de tomarle declaración.

Al detenido se le asigna un abogado de oficio,

que, debido a la hora, no llegará hasta la mañana siguiente.

Ahora pasará la noche en los calabozos

hasta que por la mañana sea trasladado a la comisaría.

Antes de pasar a los calabozos

se le retiran sus pertenencias y la documentación,

y se le registra en un libro de custodia de delitos.

Ha quedado detenido como autor de un delito

contra la salud pública.

Se procede a su lectura de derechos,

se pone en conocimiento del colegio de abogados.

Le vamos a tener hasta que manifieste un poco,

aunque ya ha manifestado cositas que nos interesan.

Y, cuando venga su abogado, le volveremos a realizar

lectura de derechos; y le tomaremos manifestación

si él lo cree conveniente, si no pues declarará

ante su señoría mañana por la mañana;

cuando, tras pasar la noche en los calabozos de la unidad,

se ponga a disposición judicial.

¿Tienes algún tipo de enfermedad?

¿Estás malo? ¿Enfermo? ¿Necesitas medicación?

¿Medicación? -Sí, no, tú estás bien.

Del estómago, sí. Aquí. -Ah, tienes ahí algo.

Lo tienes en cuenta que tiene una pastilla para el estómago.

Vale.

Y te vamos a meter en un calabozo

donde vas a pasar la noche.

Mañana por la mañana te llevaremos ante el juez.

Y si quieres algo nos avisas, ¿vale?

Hay un timbrecito. Aquí tienes un timbre.

Y me llamas, ¿de acuerdo? -Vale.

Dale.

Hay que tener en cuenta varios factores:

este señor si tiene antecedentes penales

por el mismo ilícito, o si es la primera vez;

la cantidad de resina de hachís que transporta.

Dentro de la cantidad el grado de pureza

que puede llevar una vez se analice en laboratorios

de Sanidad Exterior, donde queda depositada.

Pero supongo que la pena oscilará entre tres o cuatro años, ¿eh?

Bueno, enhorabuena por el trabajo físico añadido

y no recompensado, pero bueno, lo tendremos en cuenta.

Seguiremos en la brecha.

Las mafias dedicadas al narcotráfico se esfuerzan,

cada vez más, por introducir la droga en nuestro país

por los medios más sofisticados e inverosímiles.

El año pasado, en 2017, lo que es aquí

en el paso fronterizo y la Aduana de Algeciras

entre menudeo y algunas cantidades notorias,

casi mil kilos de hachís.

La labor de nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado

contrarrestan estos delitos que ponen en peligro la Frontera Europa.

Frontera Europa - 17/06/18

17 jun 2018

Programas completos (4)

Los últimos 4 programas de Frontera Europa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios