Frontera Europa La 2

Frontera Europa

Domingos a las 22.00 horas

Programa de reportajes sobre la Agencia Aduanera en el Puerto de Algeciras.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4693450
Frontera Europa - 12/08/18 - ver ahora
Transcripción completa

El Estrecho de Gibraltar, una franja de agua

de 14 kilómetros donde el Atlántico

y el Mediterráneo se dan cita.

Más de cinco millones de personas cruzan por aquí cada año,

mientras cuatro millones y medio de contenedores

pasan por el puerto de Algeciras,

el de mayor actividad de España.

Con este flujo tan intenso, las probabilidades

de transgredir la ley aumentan.

Para evitarlo, diferentes cuerpos velan

por la seguridad de una zona

cuya situación geográfica la convierte en una

de las más estratégicas del planeta: la frontera Europa.

La Policía Nacional desmantela una guardería

donde los narcotraficantes guardaban

enormes cantidades de hachís

que pretendían distribuir por Europa.

Aduanas revisa un contenedor procedente de China

ante la sospecha de que pueda estar

transportando productos falsificados.

Un sistema de detección de material radioactivo

protege el tráfico de mercancías en el puerto de Algeciras.

Dos hombres de nacionalidad española son detenidos

por un posible delito de tráfico de personas

al intentar acceder a la costa

con una patera llena de inmigrantes.

El helicóptero del Servicio de Vigilancia Aduanera

se dispone a realizar una de sus vigilancias nocturnas

sobrevolando las aguas del Estrecho.

Le acompaña en su rutina de vigilancia

una embarcación de Aduanas.

La misión de ambas patrullas es la de luchar

con el contrabando en la zona.

Esta noche, debido a su localización,

han recibido una llamada de auxilio del Centro de Coordinación

de Salvamento Marítimo de Algeciras,

que les alerta de que han detectado la presencia

de una patera muy cerca del lugar donde se encuentran.

A pesar de no ser su competencia, acuden al rescate.

Pese a la oscuridad de la noche, localizan la pequeña embarcación

a la deriva y la patrulla de mar de Vigilancia Aduanera,

apoyada por el helicóptero, presta su auxilio

mientras llegan los refuerzos de Salvamento Marítimo.

La patera lleva a ocho personas a bordo.

Tras un complejo abordaje donde los agentes

tienen que tener mucho cuidado durante la aproximación

para no volcarla, los inmigrantes son rescatados

justo en el momento en el que llega el barco de Salvamento Marítimo.

Ya sobre la cubierta, los agentes aduaneros se extrañan

de que entre los salvados, que dicen ser argelinos,

se encuentren dos jóvenes españoles.

Salvamento Marítimo se hará cargo de los inmigrantes,

pero los dos españoles tendrán que aclarar

qué hacían a la deriva en alta mar con seis inmigrantes,

por lo que ponen rumbo hasta el puerto de Algeciras

para que presten declaración ante la Policía Nacional.

Nos dieron un aviso desde nuestro centro de control,

de coordinación y nos dijeron que había una embarcación

en una posición en el Estrecho

que necesitaba un auxilio,

porque, supuestamente, iba a la deriva.

No tenía propulsión.

Y nos dirigimos a la zona.

Cuando llegamos, encontramos una embarcación pequeña

de unos cinco metros de eslora, sin propulsión, a la deriva.

La presencia de los españoles hace sospechar

que se trata de un caso de tráfico de personas.

Sorprende que los dos tengan tan solo 18 años

y en su primera declaración ofrecen una versión rocambolesca

justificando su presencia en la patera.

Comprobamos que dos de ellos eran de nacionalidad española

y los otros referían ser argelinos.

No llevaban documentación.

Nos pusimos en contacto con Salvamento,

hasta que llegaron y se llevaron a estos argelinos.

Y nosotros nos hemos traído a los dos nacionales

para ponerlos a disposición de la Policía Nacional

para que los identifique y lleve a cabo

las investigaciones que precisen oportunas,

porque se podría tratar de un posible delito

contra la seguridad, contra los trabajadores

y de inmigración, supongo.

Este ya es un tema que les compete a ellos.

Por lo que nos consta, apenas tienen 18 años.

Los detenidos, residentes en Ceuta, afirmaban

que salieron a navegar con su embarcación

sin un fin concreto y se encontraron a los argelinos

que acababan de naufragar,

por lo que les rescataron en su barca.

En el transcurso de la investigación,

los agentes de la Policía Nacional pudieron averiguar

que los argelinos habían pagado

a una organización criminal dedicada

tanto a la inmigración clandestina, como al tráfico de drogas,

para ser trasladados a la Península.

Y también que los dos jóvenes eran los pilotos de la embarcación

que les iba a trasladar desde Ceuta hasta Algeciras.

Sin embargo, a mitad de la travesía,

el tiempo empeoró y el oleaje hizo

que la embarcación se anegara de agua

y el motor dejara de funcionar,

por lo que la embarcación quedó a la deriva.

Mientras, los seis inmigrantes rescatados reciben

al llegar al puerto de Algeciras las atenciones básicas

por parte de los voluntarios de la Cruz Roja.

Hemos recibido una llamada.

Nos avisó nuestro centro de coordinación

que íbamos a recibir en el puerto del Saladillo

en Algeciras a seis inmigrantes,

que habían sido interceptados cerca de Bolonia.

Se trata de seis magrebíes y todos en buen estado.

Allí, primero se intenta identificarlos

y comprobar en qué situación se encuentra cada uno.

El problema es que la mayoría no habla nada de español

y es necesaria la intervención de un intérprete.

"English?"

Los seis argelinos se encuentran en buenas condiciones de salud.

Los voluntarios les dan ropa y alimentos

y comprueban que cinco de ellos son menores de edad,

lo que ponen en conocimiento de la Policía Nacional,

ya que eso implica que se active un protocolo

de atención a los menores no acompañados.

¿Cómo te llamas, amigo? -Tareq.

-Ayúdale a traducir, si no te importa

¿De dónde has salido? ¿De Tánger?

(HABLA EN ÁRABE)

No sé dónde es. -¿De dónde ha dicho?

-Tánger Med. -Ah, Tánger Med.

Mayores de 18. ¿Quién tiene más de 18 años?

-¿18? -Más de 18. Más. ¿Tú?

Cinco menores y un mayor.

Una vez vistas las edades,

hemos podido comprobar que cinco de ellos

se trataban de menores.

Ya, una vez que pasen a disposición de Policía Nacional,

se les harán las pruebas para comprobar la edad.

Aun así, nosotros, evidentemente, les damos nuestro vestuario,

el alimento y los zapatos. Claro.

En cualquier caso y dado que existen dudas

de que realmente estos jóvenes tengan menos de 18 años,

lo primero será hacer una serie de comprobaciones

que consisten en realizar unas pruebas médicas de medición

de determinadas estructuras óseas

y que servirán para verificar la edad real de los inmigrantes.

En este caso, nosotros los atendemos.

Viene Policía Nacional y se hace cargo

de la custodia de estos inmigrantes.

Van a comisaría de la Policía Nacional

de Algeciras. Aun así, sabiendo que tenemos cinco menores,

la Policía Nacional les hará las pruebas oseométricas

para comprobar que son cinco menores de edad.

Finalizadas las diligencias policiales,

los dos españoles detenidos que ya contaban

con antecedentes tanto por tráfico de drogas,

como por inmigración clandestina, fueron puestos a disposición

del juzgado de guardia que decretó su ingreso en prisión.

Son numerosas las mafias que operan en el Estrecho

y que ofrecen su traslado ilegal a la Península

a cambio de cifras que rondan

entre los 1000 a 3000 euros por persona.

El puerto de Algeciras es uno

de los cinco grandes puertos españoles que cuentan

con un protocolo de actuación en caso de detección

de movimiento inadvertido o tráfico ilícito

de material radioactivo. El Protocolo Megaports se enmarca

dentro de una iniciativa mundial

de seguridad nuclear propuesta por EE.UU.

Megaports controla las mercancías que transitan

por las instalaciones del puerto,

tanto de importación como de exportación.

El puerto de Algeciras está dotado

de un sistema de detección de radiación.

En las calles de las terminales,

tanto de importación como de exportación,

hay portales donde miden el nivel de radiación

de todos los contenedores.

Este programa se llama Megaports y fue instalado

como consecuencia del atentado de las Torres Gemelas.

Se instaló a iniciativa de EE.UU., a través de un acuerdo

con el Gobierno español. De hecho, la instalación,

el mantenimiento y todo ha sido de ellos.

Ya cada vez más, nos está cediendo parte a la aduana española.

Pero es un sistema de seguridad muy importante,

sobre todo, para controlar

el tráfico de los materiales radioactivo,

del isótopo que se utiliza para la creación de bombas.

Podemos estar tranquilos porque, gracias a esto,

estamos seguros de que, por lo menos, en las terminales

no va a entrar ningún isótopo peligroso,

ningún material radioactivo que pueda ser perjudicial.

Megaports señala que siempre que aparezca material radioactivo

en los puertos en los que se aplica este protocolo,

son necesarias tres actuaciones:

aislamiento del bulto donde se encuentra

el material radioactivo detectado;

análisis detallado para la toma de decisiones posteriores;

y entrega del material al agente encargado de la gestión segura

de los residuos radioactivos,

de acuerdo con la normativa nacional e internacional.

Hay una serie de arcos en cada calle de las terminales

para detectar la radiación cuando pasa por aquel contenedor.

Cuando pasa por ahí, salta la alarma.

Te dice si es alarma gamma o alarma neutrón.

La alarma neutrón, digamos, que es la peligrosa.

La mayoría de las alarmas son gamma.

El 99% son alarmas gamma,

que son materiales que tienen radiación natural.

Hay muchísimos materiales de nuestro entorno

que emiten radiación.

Lo que pasa es que hay muy poca radiación

y radiación que no corre ningún peligro.

El granito, la porcelana, los ladrillos, los adoquines.

Tenemos una alarma.

Aparentemente, es una alarma rutinaria, una alarma normal.

Hacemos algunas inspecciones rutinarias,

unas inspecciones secundarias.

Porque aunque los perfiles estén bien,

siempre tenemos que hacer para asegurarnos de que sea inocente.

Miramos el nivel de radiación,

que lo medimos en sigma. En este caso, por ejemplo, es 41,

que es un nivel normal.

Miramos los perfiles.

Si vemos que los perfiles están homogéneos

en los cuatro cuadrantes, pues es una alarma también normal.

No tiene ningún riesgo.

Pero hacemos inspecciones.

Siempre tenemos que hacer inspecciones secundarias.

Entonces, esta alarma... El contenedor este lleva adoquines.

Coincide el perfil con el nivel de sigma.

De todas maneras, nos lo traemos para una inspección secundaria.

Este portal, a diferencia de los portales

que están en las terminales, te identifica el isótopo.

Te mide el elemento en concreto.

Por ejemplo, si has recibido un tratamiento médico con yodo,

cuando pasas por aquí te dice: Yodo.

Mira. El contenedor de la línea tres puede continuar.

Vale. Hasta luego. Adiós.

En función del tipo de alarma, tenemos alarmas inocentes,

alarmas sospechosas y alarma tango.

El contenedor, cuando es de importación,

se va a una zona de espera

y ya nos comunicamos con el conductor

para que pase por el portar SPM o portal espectromético.

Entonces, en la parte de aquí te dice que es una alarma inocente.

Si tuviera un nivel de radiación por ejemplo, cuando sobrepasa

los 100 si te da, como te da

en amarillo, que es como si fuera sospechosa.

En caso que fueran un isótopo como uranio, plutonio,

te marcaría alarma tango.

Este nivel de neutrón es el rojo y el azul es el nivel de sigma.

Donde indica la curva aquí en este punto es donde más mercancía,

donde más concentración de mercancía viene,

donde el nivel de radiación s máximo.

Lo podemos visualizar también

con cuadrantes, mientras más oscuro, ¿vale?

Como más cantidad de mercancía.

Muchas veces, hace poco, tuvimos a una persona

que le pusieron un tratamiento y daba el pico en la cabina.

Lo que haremos ahora para asegurarnos de radio y torio,

es una inspección terciaria que son con elementos manuales.

A la hora de hacer una inspección manual usamos unas pautas.

Primero, usamos este detector de radiación personal.

Esto es lo primer que hay que llevar

para hacer una inspección secundaria en caso de alarma

que te indica del uno al nueve

dependiendo de la radiación que tenga.

Estos detectores son seguros en cuanto a la salud laboral

ya que no emiten ni absorben radiación alguna y se instalan

siguiendo las recomendaciones del consejo de seguridad nuclear.

Vimos que en algunos sitios marca uno, pero más de uno no marca

con lo cual quiere decir

que el nivel de radiación es muy bajo.

Es una medida de seguridad porque si te marca nueve,

no te acercas al contenedor.

Después usamos esto que se llama EPRM 470,

pero nosotros le decimos la plancha

y lo que te hace es medir el nivel de radiación,

no te identifica el isótopo.

Entonces, esto lo pasas tú alrededor de todo el contenedor,

lo mueves despacio y en los sitios donde te marca los picos más altos

(Pitidos)

Ahí es donde tú tienes que medir

con nuestro aparato estrella

porque este sí te identifica. Este aparato tanto te identifica

el isótopo como te mide el nivel de radiación.

Al final ha señalado el radio y el torio como que coincide

con lo que nos identificó el SPM

con lo cual, al ser elementos que llevan los adoquines

procedemos a liberar el contenedor.

En caso que hubiéramos visto algo que suponga un riesgo,

algún elemento más peligroso,

pues hubiéramos tenido que dejar el contenedor en la zona

de inspección secundaria y se hubiera tenido que notificar

a Madrid y habría venido una UTPR

a hacer una inspección más exhaustiva.

Es una unidad de protección radiológica que son empresas

que se dedican a inspeccionar el tema de radiología.

Este contenedor lo liberamos y ya puede seguir su destino.

Con la puesta en funcionamiento de este sistema es posible prevenir

ilícito de materiales radioactivos en el Puerto de Algeciras

garantizando así la seguridad y protección

de las personas y el medio ambiente.

En el argot policial contaminar un cargamento

es introducir mercancía ilícita en un contenedor que entró

de forma legal en el puerto.

Es lo que se conoce como "rip-off" o gancho perdido.

Usar un contenedor en una ruta comercial,

legalmente, establecida para contaminar el contenedor

con bolsas de cocaína que se introducen

en el origen, en un puerto y se extraen en un puerto

de destino, normalmente europeo, y sacan la cocaína.

Digo: "Normalmente" porque la cocaína

se paga mucho más cara aquí o en Estados Unidos que en origen.

La Guardia Civil y el servicio de vigilancia aduanera

conocen estas prácticas y hacen exhaustivos controles

en el puerto para vigilar movimientos extraños de camiones

que tienen lugar, sobre todo, por la noche.

Llevábamos un tiempo detrás de una cuadrilla de chavales

de una banda en cuestión que se dedicaban a introducirse

de manera ilegal en la terminal de aquí de Algeciras

para sacar mercancía ilícita.

Los contenedores los contaminan en origen y ellos rescatan

esa mercancía que es introducida.

Estábamos pendientes, pero no sabíamos el día

que trabajarían, entonces estábamos alerta, pero no

es que tuviéramos el dispositivo concreto para ese día

y coincidió que el camión que teníamos como objetivo

podría ser que sacara algo, alguna sustancia de la terminal.

-Una tarde noche recibimos una llamada de la cual nos alertan

de que un camión sospechoso

realizaba maniobras extrañas en la terminal

e iba a salir del puerto por el acceso norte.

Iniciamos el seguimiento y allá fuimos, detrás de él.

-Seguimos al camión que nos llevó a un polígono de la zona

de aquí de Algeciras,

el término municipal de Los Barrios.

Ya en el momento que el camión entra en el polígono industrial

vimos que hacía cosas muy extrañas porque primero detuvo el camión

en un lugar que no tenía nada que ver

con la mercancía que transportaba que era un contenedor,

y estuvo mucho tiempo parado y hablando por teléfono

y nos dimos cuenta que podía ser que llevara

algún tipo de sustancia estupefaciente.

A partir de ahí reanudó la marcha y dio varias vueltas,

dijéramos, por el perímetro del polígono sin lugar determinado.

Entonces ahí sí es cuando ya casi a ciencia cierta,

sabíamos que algo ilegal estaba haciendo y ahí

toda la unidad se puso alerta hasta que pudimos llegar a la nave.

-En una de las maniobras ya pasó más de una hora u hora y media,

el camión cogió una calle, se acercó a una nave,

estábamos como a 50 metros,

pasaron unos 10-15 minutos a partir de los cuales

se acercaron una serie de personas y, efectivamente, sacaron fardos,

fardos de, supuestamente, cocaína.

Entonces ahí no dudamos ni un segundo y procedimos

a lanzarnos sobre ellos.

La mercancía ilícita se encontraba en un doble fondo

hallado en la batea que portaba el contenedor.

La nave estaba abierta y procedimos a realizar

también, un registro.

-Era una nave de cerrajería metálica, se dedicaba a hacer

todo tipo de carpintería metálica,

puertas, ventanas, rejas y cosas de esas, entonces

nos llamó la atención porque para poder introducir

el contenedor en la nave

habían separado maquinaria de gran tonelaje, la separaron

para que entrase el camión y allí hacer la descarga

y hacer sus cosas.

En un principio, el camión llevaba unos 300 kilos de cocaína

en doble fondo y en el interior de la nave había otros 200,

más o menos, 166 o por ahí.

En total unos 523 kilos creo que fue lo definitivo

y hubo cuatro detenidos.

Tres personas que esperaban la carga y el camionero.

Las diligencias siguen abiertas y seguimos investigando

porque aún queda algún eslabón para terminar lo que es

con la organización criminal.

La operación se saldó con éxito y una banda

de narcotraficantes que introducían cocaína

en nuestro país ha sido desarticulada.

Pero a la mañana siguiente aún queda mucho trabajo por hacer.

Los investigadores del servicio de criminalística

de la Guardia Civil acuden a la nave donde se halló la droga.

Van a realizar una inspección ocular en búsqueda de indicios

con los que continuar la investigación abierta.

Llevan a cabo su trabajo ante la atenta mirada de este hombre,

se trata del responsable del negocio

donde se cometía el delito.

Esta mañana a primera hora, me llaman, me tomo mi café

como siempre, me llaman y me dicen que no puedo entrar

en la nave por estar precintada

y cuando me dicen precintada, digo que por qué.

Es raro porque si te precinta la Seguridad Social por ejemplo,

te precinta a las 12, a las 1, a las 2, a las 3, Hacienda

cualquier historia, ¿pero precintada?

Y me dice el chaval: "Parece que la Guaria Civil

está aquí, que está precintada desde anoche a las 11 de la noche".

Y ya me quedé...

La verdad es que no lo sé, está todo movido.

Nosotros nos dedicamos a montar cubiertas, estructuras metálicas.

La tenemos alquilada y la usamos en los momentos

para trabajar en taller.

Las máquinas estaban trabajando, excepto las dos grandes aquellas

que pesan una tonelada, las demás estaban en el centro

por el centro de la nave y eso trabajando.

A las cinco de la tarde nos fuimos, a las siete

vine a ver a este hombre porque necesitaba una máquina

que tiene él para poder subirme arriba y montar la luz

para trabajar ya de noche.

Y, precisamente, anoche pasó eso,

supuestamente, que no sé qué pasó.

Tengo una duda tan grande que pregunto y nadie sabe.

El encargado colabora en todo momento

con las fuerzas de seguridad, pero asegura desconocer

qué sucedió la noche anterior en su nave.

La Guardia Civil continúa recabando pruebas y aún

no informó a este hombre que es una aprehensión de cocaína.

La puerta está forzada.

Además, se ve, ¿no ves dónde tiene allí como el precinto

y en este lado de aquí se ve?

Se ve por la parte de aquí, la puerta está forzada,

pero, vamos, quien lo haya hecho, tiene que controlar

porque quién se va a esperar

que nosotros no trabajamos aquí de noche.

¿El por qué?

No lo sabemos, ya nos lo dirán.

Los indicios que recabe el servicio de criminalística

serán claves para conocer más datos acerca de esta operación.

Formamos parte del laboratorio de criminalística de comandancia,

cuando alguna unidad nos requiere, acudimos y nuestras misiones

son recoger indicios para búsqueda de ADN,

de huella lofoscópica,

en este caso lo que hacemos es aplicar un reactivo

a una superficie para buscar huella.

Si las localizamos, se trasplantan,

se recogen y llevan al laboratorio.

No todos los indicios se quedan en el laboratorio,

algunos los tratamos nosotros e informamos

y otros van a unidades superiores.

Después nosotros, lógicamente, con nuestra pericia,

pues vamos viendo qué otras posibilidades

hay en un escenario.

Si vas a un sitio que hubo un homicidio

por tu experiencia puedes ver qué otras circunstancias

te puedes llevar del escenario del crimen además de los indicios,

fotografía... y es una mezcla del investigador y el laboratorio

el llegar a una conclusión.

Gracias a la colaboración entre Guardia Civil y aduanas,

se impidió que más de 500 kilos de cocaína entrasen

en el Campo de Gibraltar

y desde aquí, distribuirse por toda España.

De acuerdo con la Interpol el de falsificación es el tráfico

ilegal más lucrativo tras el de armas a nivel mundial.

Mueve cada año 338 mil millones de euros

lo que significa el 2,5% del comercio mundial.

Solo en Europa supone el 5% de todos los productos importados.

En la aduana del Puerto de Algeciras

se miran con lupa los contenedores que a juicio de la unidad

de análisis de riesgo pueden ser susceptibles

de ir cargados con mercancía falsificada.

Los funcionarios del servicio del vigilancia aduanera

sospechan de este cargamento procedente de China,

el país que hoy por hoy acumula más denuncias

contra la propiedad industrial e intelectual.

Hicimos un filtro de análisis

sobre contenedores que vienen de China

y llevamos ya cuatro o cinco

y, sobre todo, buscamos falsificaciones.

Tenemos dos canales de inspección de contenedores.

un análisis que hacemos la unidad propio de lo que viene en barcos

y otras veces tenemos alertas de las marcas,

que creen que en su contenedor pueden viajar marcas

que vulneran la propiedad industrial de un producto;

Nos dan una alerta para colaborar y que nosotros

podamos inspeccionar lo que lleva el contenedor.

Como los contenedores de China son cajas de sorpresas,

tenemos que mirar caja a caja a ver qué encontramos.

Las autoridades calculan que en España se pierden cada año

casi 70 000 puestos de trabajo por el tráfico de falsificaciones.

En nuestro país, las industrias más afectadas son las relacionadas

con los sectores del textil y del calzado.

La Comisión Europea ha detectado que para evitar

los controles en las aduanas, las falsificaciones

están llegando a Europa a bordo de barcos pequeños

e, incluso, por envíos postales.

Prueba del aumento de la compra de estos productos por Internet.

Son lamparitas... lamparitas led.

Los agentes de Aduanas detectan una partida de dentífricos

que creen que pueden ser falsos; el auge del comercio

de productos farmacéuticos falsificados

supone una preocupación, cada vez mayor,

las autoridades de empeñan en reforzar sus sistemas

de detección, ya que su consumo puede ser un peligro para la salud.

Con esta pasta de dientes habría que tener mucho cuidado,

por experiencia y por antecedentes, ya te digo,

hemos intervenido pasta de dientes falsificadas

y se les mete delito contra la salud pública

por tener componentes dañinos para la salud.

Hablamos de productos que, en la mayoría de los casos,

no contienen los ingredientes específicos de sus etiquetas

o las cantidades que llevan son incorrectas.

La producción y distribución de estos artículos falsos no

compete a la autoridad reguladora de medicamentos de España.

Tiene pinta de... dice que es una mascarilla para el pelo,

según esto pone "aceites vegetales" pero no es fiable

teniendo en cuenta el origen y la carga, por experiencia.

Cuando comprobamos algunas cosas que pueden ser falsificaciones

o algún delito contra la propiedad industrial,

cuando son cosas así se mandan al laboratorio de Aduanas.

China nos da muchos problemas por la falta de control

en las exportaciones y por su producción interna;

no es solo por las falsificaciones de tabaco, de cosméticos,

de material deportivo, de todo...

A mucha distancia de China, Turquía, Singapur y Tailandia

son otros países que encabezan las exportaciones de falsificaciones.

A pesar de que las marcas luchan por proteger la propiedad

industrial de sus productos, las autoridades aduaneras

cada año incautan más falsificaciones.

Esto es una falsificación; las celdas del cepillo

tienen que venir controladas por Sanidad, cualquiera no vale.

Cada marca conocida tiene una composición

para que no sea dañino al organismo

y estos... ya te digo yo que de controles sanitarios, nada.

En este caso, es la misma casa quien están pendiente

de estas falsificaciones porque le hace daño.

Los agentes continúan descargando cajas y comprueban

que, aparte de artículos falsos, esconden otras sorpresas.

Linternas que, en vez de serlo, son pistolas "Taser"

de defensa personal que producen descargas.

Están en tránsito hacia un país de África.

En España son ilegales, no se pueden portar estas armas.

Como el contenedor no viene a España no hay problema

en que siga su camino; de todas maneras,

hay que hacer gestiones para ver qué hacemos con ellas.

Si fuera una gran cantidad si lo podríamos destruir aquí,

se quedaría en depósito y, después, los destruiríamos

pero si solo es una caja no merece la pena.

Gracias al trabajo de investigación del Servicio de Vigilancia Aduanera

el ratio de error a la hora de detectar contenedores

con material falsificado es mínimo.

Bueno, ¡bingo!, menos mal.

Contenedores que vengan de China que pudieran tener falsificaciones,

llevamos cinco contenedores y en los cincos hemos encontrado

que se asemejan a la marca de Colgate.

Son alertas, no es un aviso porque ellos no saben

a ciencia cierta que el contenedor pueda traer algo,

pero sí es una pequeña alerta para poder mirar los contenedores.

Nosotros hacemos nuestras investigaciones y análisis

para poder decir si puede ser o no puede ser.

Sí, cuando vemos que la información que recibimos puede ser fiable,

inspeccionamos el contenedor.

Ahora, la mercancía se queda aquí retenida,

es lo que llevamos, hasta ahora, aprehendido de todos los análisis

e inspecciones que hemos hecho de los cinco contenedores;

esta torre por aquí y esas dos de allí.

Todo es de lo que acabamos de ver de los cepillos

y en diversos formatos, porque este viene en un formato

como si fuera una estantería y los demás vienen

como los cepillos que habíamos visto allí.

Cuando tenemos suficiente material para una destrucción, lo hacemos.

Las destrucciones no las hacemos en cantidades pequeñas

porque llevan mucho tiempo y tenemos que desplazarnos

a un sitio donde están autorizados para las destrucciones.

Lo que hacemos es que cuando tenemos para llenar

cuatro, cinco o seis contenedores los llevamos todos a la vez y

certificamos que se han destruido; hacemos imágenes que van al juzgado

para que vean que están destruidas y a la marca, también.

Debido al mercado de falsificaciones, cada año,

las tiendas de nuestro país dejan de vender productos

por un importe superior a los siete mil millones de euros.

Nosotros, como consumidores, debemos ser conscientes

de que cuando compramos un bolso falso,

no solo perjudicamos a la marca, también a los pequeños comerciantes

que pierden ventas y tienen que despedir

a sus trabajadores o cerrar.

Las fuerzas de seguridad que operan en el Campo de Gibraltar

en la lucha contra el narcotráfico centran sus esfuerzos

en impedir la llegada de la droga a nuestras costas

y en cercenar sus canales de distribución.

Para ello, es muy importante la localización

y el posterior desmantelamiento de las guarderías;

las infraestructuras que las organizaciones criminales

utilizan como almacenaje de la droga

y desde donde la suministran a toda Europa.

Una organización puede rondar tres o cuatro guarderías

para cada alijo; una vez que la embarcación o la goma,

como vulgarmente la conocemos, toma tierra,

los estupefacientes va desde el vehículo sustraído

hacia diferentes guarderías de La Línea de la Concepción.

En la investigación desarrollada nos dimos cuenta

de que los estupefacientes, al llegar a una guardería cercana

a las costas linenses, se trasladaba a una nave sita

en el polígono industrial de Palmones,

donde camiones de grandes dimensiones se encargaban

de trasladarla a diferentes puntos de la geografía española y europea.

Gracias a los datos obtenidos de una aprehensión de hachís

la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía

inició una investigación y localizó uno de estos centros.

Esta nave se consideraría el último eslabón de la cadena

de la organización asentada en el Campo de Gibraltar,

cuando la sustancia llegaba a ese punto la misma

era trasladada a diferentes puntos de España o, incluso, Europa.

Después de alijar en la península, la droga se traslada de la playa

hasta una primera guardería donde pasará unas horas

hasta que, como se dice en argot policial, se enfríe.

Una vez que se han asegurado de que las fuerzas de seguridad

no les han seguido o tienen controlado el escondite

es cuando sacan los fardos de hachís y con cautela los llevan

a almacenes más seguros escondidos tras negocios legales,

desde donde serán distribuidos mediante varios canales de venta.

La Policía Nacional desmantela una guardería dentro de una nave

en la que se suponía que operaba una empresa.

La nave figuraba a nombre de una empresa ficticia

que daba apariencia de legalidad y lo que se pretendía en esa nave

era exportar materiales dando apariencia legal

a dicha circulación, es decir, tenían perfectamente su etiquetaje

de embalaje, albaranes integrados en los objetos que iban a exportar.

Esta empresa está legalmente constituida,

en principio, hacía el transporte de diferentes mercancías

desde esta localidad hasta varios puntos de España y Europa,

dando apariencia legal a lo que sería una empresa

destinada a la exportación.

En la nave encuentran enormes cantidades de hachís

empaquetados en fardos y envasados al vacío en pastillas.

Para ocultar su actividad delictiva la organización criminal

tenía una empresa de exportación legalmente constituida

cuya actividad pasaba completamente desapercibida en la zona.

La mayor parte de la maquinaria encontrada era empleada

para el negocio de empaquetado y distribución de la droga.

En esta nave podemos apreciar cómo usaban máquinas envasadoras

con dos fines: evitar los olores que pueda producir

la sustancia estupefaciente y en segundo lugar,

tener la mercancía que van a exportar de manera compacta

para evitar los posibles movimientos dentro del camión.

En este caso, nos ha llamado la atención que esta organización

cuenta con cajas perfectamente embaladas, donde entran

alrededor de quince fardos de hachís, unos 450 o 500 kilos.

Llama la atención entre los utensilios hallados,

una envasadora al vacío grande, como los usados en hostelería;

con ella, empaquetarían las pastillas de hachís

evitando ser detectados por su olor en los diferentes controles

que debieran pasar durante su transporte y, también,

entre las personas de los alrededores de la nave.

Además del envasado, se encargaban del embalaje de la droga.

Lo que se pretende con esta acción es evitar los malos olores

y evitar cualquier sospecha fundada de las fuerzas policiales

en un posible control en cualquier carretera de España.

Pasan miles y miles de camiones por esta comarca

y es muy difícil detectar cualquier tipo de sustancia

entre las pertenencias y objetos que llevan dentro.

Por la disposición de los palés que la Policía encontró al entrar

parece claro que la organización tenía preparados varios repartos

que de forma inminente enviarían a varios puntos de España y Europa.

El hecho de encontrarnos con la mercancía preparada

para salir al mercado de manera inmediata

nos da información a cerca de la capacidad operativa

de esta organización desmantelada.

En este caso, también nos da información de la ingente

cantidad o de la ingente actividad que tenía la organización

para la distribución de las sustancias.

Por la cantidad de material que hay en la nave, la Policía

sospecha que esta guardería llevaba activa mucho tiempo.

Llama la atención la cantidad de basura y desechos

que había en el almacén, quizá con la intención

de no levantar sospechas, la organización prefería

no depositar los desperdicios en el exterior.

En total, se han intervenido unos 2400 kilos de hachís,

distribuidos en 88 fardos de hachís.

La sustancia intervenida en el mercado supondría

unos cinco millones o cinco millones y medio de euros,

dependiendo de su calidad.

La investigación sigue abierta, se han registrado once domicilios

autorizados por la autoridad judicial competente

y se ha detenido a diferentes individuos en esta investigación.

Con independencia de la sustancia estupefaciente incautada

se ha dado un importante golpe a la estructura logística

de la misma, dado que contaba con numerosas ramificaciones

en costas marroquís y en costas españolas;

como, por ejemplo, personas encargadas de la custodia

de las sustancias estupefacientes, personas encargadas del alquiler

de diferentes vehículos usados para transportar la sustancia,

personas encargadas de la guarda de la misma o personas que,

simplemente, cedían sus naves a cambio de una retribución

para la guarda, reparación y distribución

de la sustancia estupefaciente.

Anular los canales de distribución implica desmantelar

gran parte de la infraestructura de estas organizaciones,

por eso, supone una prioridad para las fuerzas de seguridad

dentro de su estrategia para proteger la frontera Europa.

Frontera Europa - 12/08/18

12 ago 2018

Programas completos (12)

Los últimos 12 programas de Frontera Europa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios