FAS, Misión en ... La 1

FAS, Misión en ...

Fuera de emisión

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.1.0/js
3489458
Para todos los públicos FAS - Misión en Afganistán - Ver ahora reproducir video 55.44 min
Transcripción completa

En situaciones de alto riesgo.

Siempre armados.

La seguridad en su punto de mira.

Entre sus misiones vencer el terrorismo,

dentro y fuera de nuestras fronteras.

y así trabajan.

Estamos en Afganistán,

en esta república islámica del centro de Asía,

los españoles tienen una misión.

Ante la señal acústica, rápidamente vamos todos al mismo vehículo.

-Estamos en el tercer país más peligroso del Mundo.

Están aquí desde el 2002,

poco después de que se declara la guerra

para encontrar a Osama Bin Laden, y otros dirigentes de Al Qaeda.

Estamos en un país de continuo conflicto,

en donde se matan todos los días.

Nos abren las puertas en la operación de la OTAN,

en la que nuestras tropas, juegan un papel importante.

El riesgo está cuando perdamos altura,

en lo que es el disparo directo de un fusilero.

Una generación de cerca de 30.000 militares españoles,

han visitado tierras afganas.

Casi todos los actos militares, terminan con la canción de...

"la muerte no es el final".

Y en esos momentos te acuerdas de la gente que ya no está aquí.

Una larga misión que hoy sigue

y en la que se ayuda a la población civil.

Ahora vendrán los niños que vamos a tener del orfanato.

-Es igual que mi niño pequeño.

Cerca de 500 españoles, siguen trabajando en Herat...

Zonas de alto riesgo.

(Alarma)

Es un ataque, vamos.

Esta es la misión Afganistán.

Con nosotros viaja Setara,

una mujer afgana, que regresa a casa tras ser operada aquí.

Si historia forma ya parte de la misión

de los militares españoles, en este país.

Su marido era aficionado a drogas, pedía dinero,

y entonces para que ella encuentre dinero, y se lo dé a él,

para que compre droga, y ella decía que no,

que yo no voy a buscar dinero de esta manera que tú me pides.

Entonces cogió una noche y primero le dio

con unos cuchillos en la cabeza, y después

le ha cortado con una hacha, a las 2 de la madrugada.

Ella no sabe dónde está su marido, está en busca y captura, todavía.

Dice que solamente tiene miedo de Dios, está vez yo soy más fuerte.

Dice, que está muy contenta por volver a su país,

para ver a sus cuatro hijas.

Tenemos por delante más de diez horas, para llegar a Afganistán.

El avión que nos ha trasladado a Herat,

lleva de regreso a España, a las primeras tropas del repliegue.

Bienvenidos a Herat, a esta base de apoyo retrasado.

Soy el Jefe de Fuerza del contingente español.

Y además soy el Jefe del Estado Mayor de esta unidad,

que está integrado en la estructura OTAN, de aquí de Afganistán.

¿Ya volvéis? Sí.

-Venga.

-Lo siento mucho, mi Coronel.

-No, has cumplido con tu labor, que es lo importante.

-No... -Sí que la llevas hecha.

Esto soy fatalidades, cosa de la vida.

Estás aquí y hay accidentes. Has cumplido, María.

Te dejo aquí con el equipo que ha venido de televisión.

Creo que tienen que resolver un problema de visado,

en fin, gestiones administrativas.

Te dejo con ellos.

-Te voy a dar tú chaleco y casco,

que vamos a salir fuera para hacer los trámites del pasaporte.

Está cerca, pero hay que mantener todas las medidas de seguridad.

Te lo quedas ya, hasta que nos retiramos.

-Sin novedad.

Yo soy el Capitán de la unidad de Guardia Civil

de Policía Militar en Camp Arena.

Las misiones de la Guardia Civil son diferentes,

son varias, una de ellas es la que vamos a hacer ahora,

que es dar seguridad y protección a equipos.

Cuando lleguemos, paramos,

y salimos de cada vehículo, vamos a llevar una protección inmediata,

al vehículo vip.

Ante cualquier emergencia, lo decimos,

y nos metemos en los vehículos, para salir de zona lo antes posible.

Al coche.

-La Guardia Civil, van a entrar con nosotros,

porque ellos nos dan la escolta y la seguridad.

¿Ellos son el personal de aquí?

Son la Policía de Frontera, que trabajan en el aeropuerto.

-Habéis entrado a través de un vuelo organizado,

por el ejército español, y habéis llegado a una base OTAN.

Con lo cual no tenéis visado de entrada.

Ahora mismo para ellos, sois ilegales.

Lo que vamos a hacer, es solucionar ese trámite.

-Vamos a ahí, para registrar.

-Si no fuera por los intérpretes, aquí sería muy difícil entendernos.

-Thank you.

-Soy la sargento Castro Miguel, del regimiento Galicia.

Ahora mismo estamos en Afganistán, en la base de Camp Arena,

y estamos realizando misiones de seguridad,

pertenecemos a la "Force Protection", de la OTAN.

-How are you? -Buenos días.

-Buenos días.

Él es el intérprete de la puerta donde nos encontramos

y colabora con el Estado Español, para mediar

entre la población afgana y el resto de personal militar,

y demás que viene a tener relaciones diplomáticas en la base.

Siempre en Afganistán, puede ser normal que tengas problemas,

es mejor que en otras tiendas, su trabajo.

Entonces es mejor para su seguridad y la de su familia,

que nadie conozca sus labores de colaboración.

Estamos en una de la puerta de acceso de la base,

tenemos una serie

de trabajadores de la zona que acceden por aquí.

Todos tenemos que comprobar que su documentación es la correcta,

y que son quién dicen ser.

Ellos traen la comida, porque entran a trabajar pronto,

entonces hacen un parón, como buen currante,

pues para tomar fuerzas.

Y al traer la comida, es importante que les miremos, qué traen.

Porque aunque son personas, que han pasado unos filtros previos.

Se les requisa el teléfono móvil, tenga o no cámara.

Son más medidas de seguridad.

La gente que sale, se les devuelven sus pertenencias.

Se les pasa un detector de metales, y si hay alguna duda,

se le puede hacer un registro táctil, más exhaustivo.

(Hablan árabe)

-Estamos diciendo,

que ayer tuvo problemas con la tarjeta,

y no pudo entrar a trabajar, y ya le hemos dicho

que hoy muy bien, que hay que venir con la tarjeta.

Porque estamos en el tercer país potencialmente

más peligroso del Mundo, entonces tenemos unos protocolos,

una gente con la que trabajamos habitualmente,

con la que ya se ha hecho un pequeño trabajo de investigación,

con gente nuestra,

para comprobar que son gente que tiene una cierta garantía.

Porque no dejan de entrar a una base internacional,

no dejamos de pensar siempre, que el riesgo,

siempre lo tenemos ahí.

-¡Venga ponemos inhibidores! Éstos crean una burbuja de seguridad,

bloquean cualquier sistema de radiocontrol,

por si hay una explosión, las amenazas que la insurgencia

y el resto de militantes de aquí en Afganistán,

pues tienen ideados, contra la coalición.

En este caso es un miembro del ejército,

se comprueba que no lleva ninguno tipo de móvil,

con cámara y demás, es al conductor. ¿A qué vienen?

Pues relaciones diplomáticas, internacionales.

Se comprueba que no tengan ningún tipo de dispositivo

que pueda detonar en el interior, coches bomba y demás.

Moreno por favor, le damos acceso a la primera puerta.

Ignacio, ¿has calentado? -Sí.

Ya he terminado. -¡Al turrón!

-¿Cómo tienes la apuesta? -Bueno.

Voy a ganar seguro. -¿Cuántas tenemos hoy?

-Tres series de seis, con diez kilos.

Es mi compañero de trabajo y de fatigas.

Fortaleces la espalda, las piernas, como militar es una labor,

fundamental en nuestro trabajo diario.

Me he apostado una cena,

que antes de irme de aquí, me hago 17 dominadas.

-Tú sola... -Vale.

-¡Venga!

-¡La última!

Tres de seis, no está mal.

-Yo creo que cuando te quites el lastre.

-Voy a cenar ese día. -Chuletón, ¿al final?

-Yo creo que un poquito de carne, ira bien.

-En un asador en Jaca.

Me ha dicho que Ariana te tenía que dar algo.

-Me lo ha dado, te lo voy a enseñar.

-El uniforme solo, o también...

-Pues parches no sé si habrá alguno,

pero me ha dicho que uno es más grande y el otro más pequeño.

Esto es uno de los uniformes americanos,

que es muy normal, que material que ya no van a usar, los parches...

Ellos nos dan alguno, y nosotros le cambiamos el parche

de nuestra unidad, es otra manera de hacer amistad.

Estamos en el módulo femenino, son habitaciones donde dormimos,

donde pasamos algún ratito libre, y tenemos nuestras cosas.

Con permiso.

Mira lo que me han dado... -El uniforme de Ariana.

-Póntelo.

Te va perfecta.

Con permiso, ¿se puede? -Estamos planeando.

-¿Qué hacemos?

-Estamos hablando de partido de futbol,

y cena de despedida de las que se van las primeras.

-Yo de portera, como siempre. -Yo no sé qué me voy a poner.

-Mira lo que les ha pasado a los que se han ido,

que llegaban, abrían el armario y no sabían qué ponerse.

-¿El primer sitio dónde vais a ir? -Yo a la montaña, verde, agua...

-Aire, porque vaya de polvo. -Un sitio, donde haya frío.

-Y donde no haya tantos hombres.

-Yo con permiso, me voy a cambiar.

-No os queremos echar de la habitación, pero vamos...

Desfilando, señoras.

-Ahora estamos en la sala de vida, del grupo IQRT.

Es un grupo de acción rápida, del interior de la base,

en caso de que haya algún tipo de amenaza del exterior,

o que se necesite, un apoyo, dentro de las instalaciones,

se activa al personal.

Aquí está mi pelotón, yo soy el jefe del equipo.

Son 24 horas, las que pasamos en esta zona de vida,

medianamente relajados.

Pero enlazados con el escalón superior,

por si hiciera falta reaccionar en unos cinco minutos,

dónde nos marcaran.

Nos encontramos en una zona con larga tradición de conflictos,

y pueden querer ver lo que tenemos dentro,

colocar cualquier tipo de dispositivo.

La amenaza y la alerta la mantenemos siempre.

(Radio)

-Confirma mensaje,

activación código 3, en Papá Lima.

-(RADIO) Afirmativo, proceda.

-Embarcamos, conductores arriba.

Nos han marcado un código 3, en una de las zonas del campamento,

dentro de la base. Los chalecos y los cascos.

El código 3 significa, hombre aislado sin armamento,

pues alguien que ha subido a la valla perimetral.

Me dirijo dirección sur.

-(RADIO) Monitorizando... -Recibido.

Estamos circulando

por la carretera de asfalto que rodea el interior de la base.

También han desplegado algún helicóptero,

que está sobrevolando la zona, pues eso,

todos los apoyos que se nos dan. -(RADIO) El individuo,

quiere trasladarnos alguna información, cambio.

-Recibido.

Por cercanías de la zona, donde está situado,

la persona que nos han dicho que quiere acceder a la base,

se encuentra un pequeño poblado abandonado.

Estamos en posición, cambio. -(RADIO) Quietos,

que el individuo se está retirando al veros llegar, cambio.

-Afirmo, se ha bajado de la valla y se va.

-(RADIO) No presenta actitud hostil, permanecemos en observación.

-Volvemos a base.

Cerca de 2000 toneladas de material,

saldrán de Afganistán a España.

Tras 14 años de misión, por esta base pasarán

todos los soldados, equipos, e infraestructuras.

Espérate un momento que baje para calibrar.

Vamos a hacer ahora el pesado total del vehículo,

para calcular el centro de gravedad.

-Soy el teniente Gutiérrez Delgado, jefe de aerotransporte,

él es el sargento primero Salvador, es el jefe del equipo de pesado.

Es importante a la hora de aerotransportarlo,

porque toda esta información se la va a dar al supervisor del avión,

para que ellos hagan sus cálculos, de la posición exacta

donde tienen que estimar, los vehículos, dentro del avión.

En lugar dónde tienen que ir, si primero, último...

-3.280 kilos el eje delantero, 3.670 el eje trasero.

El peso total 12.950, y el centro de gravedad a 1,52.

Ahora ya,

pendientes de que el equipo de recepción,

los suba para el avión.

Esto es crítico y tiene que viajar directamente a España.

Con su permiso, voy a continuar. -Vale, hasta luego.

Estamos entrando en la zona de vida de Camp Arena,

os voy a dejar en manos de un compañero,

que en cuestiones de aspectos históricos de aquí,

pues os va a contar muchas cosas que yo,

porque tiene mucha experiencia. La memoria histórica...

Un poco.

Soy el comandante Aguiar,

y estoy destinado en el escuadrón de apoyo aéreo, y para esta misión,

he venido exclusivamente para el repliegue,

en lo que concierne al aerotransporte,

la carga de aviones, confección de la carga,

llevarse todo lo que ve va a replegar a España.

Soy el director del aeropuerto Barajas en Herat.

¿Cuántas misiones llevas aquí? Nueve.

Yo llegué aquí en octubre del 2005, y se abrió en abril.

Era completamente diferente,

dependíamos de toda la logística italiana,

en cuanto a comida, lavandería, y todos los servicios.

Vivíamos en tiendas de campaña y los baños eran...

Como vulgarmente se dice, un campamento,

unas letrinas, en el medio de la nada.

¿Y esto, estaba?

No, esto se debió hacer sobre el año 2008,

cuando vino un relevo de la Brigada...

que tiene su sede en Galicia, Asturias.

Unidad que va viniendo, va poniendo algo...

un granito de arena, para hacer más familiar la base.

El papel no de España,

si no de todas las fuerzas que han pasado por aquí,

por ejemplo en el 2004...

apoyo a las elecciones, hacer un puente, construirles un mercado,

hacer la mezquita, unas escuelas, preparar el hospital.

España ha hecho una gran inversión aquí,

socialmente para el desarrollo del poblado.

Para alguien que lleva nueve misiones,

venir a una base como esta, y vivir el repliegue,

supongo que se siente de una forma...

Se siente orgulloso de que cuenten contigo para hacer esto,

y cuando llego es como cuando estoy en casa, me conoce todo el mundo.

La lavandería,

la señora de la peluquería, y les da alegría a ellos y a mí.

De hecho, a veces no me cobran el café en la cantina.

Eso lo quitaron para llevárselo de recuerdo,

y era el Monumento a los Caídos por España, en Afganistán.

Casi todos los actos militares, que son medianamente completos,

pues terminan con una ofrenda

y la canción de "La muerte no es final".

Y en esos momentos te acuerdas de la gente que ya no está aquí.

Por ejemplo, en el 2007, falleció la soldado Idoia, en un atentado.

O un Cabo, que lo conocía de Murcia... Y eso te afecta.

Tenemos distintas secciones, pero somos una familia,

nos necesitamos todos aquí.

-Soy la capitán Victoria Zafra.

Esta es la sección de abastecimientos

de la base de Herat, que es donde normalmente se coordinan

los automóviles de la unidad y el armamento.

Esto, aunque parezca que hemos fusilado a alguien,

es el chaleco que tenemos de protección personal

junto con el casco.

Esto lo tenemos preparado cada uno el suyo al lado de la mesa

donde se sienta porque en el momento que toquen una alarma

lo que hacemos es ponernos el chaleco, el casco y al refugio.

¿Cuánto tiempo llevas aquí? Tres meses.

No se me han hecho nada largos.

Tienes tus momentos de echar mucho de menos ciertas cosas,

cuando llegan fechas señaladas de cumpleaños

de algún hijo o alguien cercano, pero se me ha pasado volando.

Esta es la zona de trabajo.

Son los contenedores que van a volver para España.

Sigues funcionando como un día cualquiera

pero a la vez tienes que ir sacando todo, poniendo cajas...

Si os dais cuenta, está todo lleno de cajas por todas partes

porque estamos recogiendo.

Hay que seguir dando munición, armamento,

ropa a gente que se le estropea o se le rompe por cualquier motivo,

pero a la vez hay que ir metiéndolo en cajas,

entonces es un poco complejo.

¡Ibarra! -Buenas tardes.

-Este es el sargento primero Ibarra, que es armero.

Normalmente está destinado en Murcia,

pero ahora le tenemos aquí. Él es encargado de vigilar,

custodiar y organizar todo el tema de armamento,

munición y equipo de protección en estos dos contenedores

que hay aquí.

Viene el brigada Miguel Ángel, que se le ha encasquillado el arma

esta mañana en el ejercicio de instrucción de tiro.

A ver si le puedes mirar qué le pasa.

-Esta mañana en tiro se me ha atascado el arma

y no sé por qué será. No lo ha hecho nunca.

-Vamos a ver qué ha podido ser.

No es muy a menudo que sea esto, pero puede pasar.

Es el pasador de la palanca

selectora de seguridad que se desplaza un pelín.

Vamos a hacer una prueba.

Vamos otra vez al ejercicio de tiro y si vemos

que vuelve a ocurrir descartamos que sea el arma y que pueda

ser tema de la munición. A la orden, mi Brigada.

-Estamos yendo de camino hacia una de las puertas que tiene la base.

En este caso van a entrar los niños

que vamos a atender del orfanato de Herat.

Durante este tiempo les hemos estado preparando cajas con comida,

juguetes, ropa infantil y de adulto

que ha ido mandando la gente desde España.

Accederán por la puerta por la que nosotros no podemos salir.

Estamos en un país en continuo conflicto

donde día a día se están matando.

Mi Comandante, buenos días.

-Muy buenas, ¿qué tal? ¿A qué hora vienen los niños?

¿Se están retrasando? Ellos están fuera.

Estamos nosotros con nuestros trámites.

-Es un protocolo que se sigue con cualquiera,

sean niños, adultos... No es la primera vez que se utiliza

a un niño con explosivos por aquello de que es un niño y te fías de él.

No ha sido la primera vez que han entrado en algún sitio

y se han hecho estallar el chaleco, por ejemplo.

-Ya están los niños. Voy a ir a recogerlos.

No vamos a volver a pasar ni vosotros sobre todo vais

a poder grabar por temas de seguridad.

Hay un procedimiento, hay una estructura,

y todo eso lo mejor es que no salga por televisión

para que no sea difundido.

-Hay una niña que es igual que mi hija.

-¡Hola!

-No hagas eso... Os emocionáis.

Las gafas de sol.

Me emociono porque son niños, me acuerdo de mis hijos.

Es que de repente los ves entrar.

-Come.

-Son familias desestructuradas, han sido asesinados,

no sabemos las circunstancias de cada uno.

(Aplausos)

-My name is Carlos.

-Es más grande que tú.

-(NIÑOS) ¡Barca! -No, ¡Madrid!

-¿Cristiano Ronaldo? -(NIÑOS) ¡Yes!

-Vamos a ver ahora el mercadillo, que se monta los domingos,

nos vamos a quitar la divisa, para que no puedan copiarla.

He quedado aquí con el Sargento que trabaja conmigo.

Buenas, Ardían. -Buenos días.

-Quítate la divisa.

La "Force Protection" está aquí,

porque el personal afgano que entra en el mercadillo,

no lo tenemos tan controlado, como el que entra habitualmente.

Buenas, ¿qué habéis comprado?

-Alguna tela, vienes a por una y te llevas...

Y esto es un plan de domingo en la base.

Sí, antes de comer. -Lo malo, es que siempre picamos.

Venimos a asesorar, y acabamos comprando.

-Hasta luego.

-Es el Paco de Lucía de aquí.

¿Tú bailas?

(Música)

La verdad es que la relación con el personal de aquí es cercana

y es fácil trabajar y tratar con ellos.

Voy a ver si cojo una pashmina para mi mujer,

porque al final veo que me voy y no he comprado nada.

Quiero esta, pero rebájamela un poquito.

¿Habéis hecho negocio?

Parece ser que sí, al final nos vamos a llevar algo.

Igual que nosotros nos tenemos que quitar lo nuestro,

para tenerlos identificados a ellos,

ellos tienen una tarjeta que se la damos en la entrada

para saber que el personal que está aquí es de confianza.

Pasan control de metales, el cacheo de todo...

¿Dónde estamos, David? Esta es la cocina, donde se prepara

toda la comida que consumimos aquí el contingente español.

Todos los alimentos principalmente son de origen español

la materia prima o iraní la que es fruta fresca, verdura y demás.

¿No compráis nada en Afganistán?

No, por motivos de seguridad, no fuese que nos pudiesen envenenar

o que estuviese en mal estado a posta

para realizar algún tipo de acción contra las Fuerzas Armadas.

Aquí mandan dos, Rosa y Caballa. Han venido a conoceros.

-Hola, buenas tardes. Me conocen por Caballa.

Soy José Manuel, el jefe de cocina.

¿Cocina bien Caballa? Sí, además es

un tío creativo con los nombres del menú.

A veces yo creo que nos ponen el mismo plato

pero con distinto nombre.

-Voy a sacar esto porque ya mismo viene la guardia

y son los primeros que tienen que comer, antes que todos.

Aquí preparamos ahora mismo para 465 personas, ustedes incluidos.

¿Cómo va, Rosa? -Bien.

-¿Te queda mucho?

-¿Lavo todas o dejo parte? -No.

Quita esas y estas me las dejas aquí.

-¿Cuántos comensales hay esta noche? -Esta noche estamos todos.

¿Cuánto tiempo llevas aquí, Rosa?

Me faltarán tres meses para cinco años.

¿Algún susto? Más de uno.

Tienes que salir corriendo de aquí al buque,

pero ya estamos acostumbrados.

Tuve dos o tres, uno un poquillo más fuerte.

Yo hablo, pero tengo que estar pendiente de las patatas,

que si se me queman luego me dan la queja.

Iba dirección a mi casa, entre comillas, por la carretera

y era una noche de estas de niebla que parecía que estabas en Londres,

de pronto una explosión arriba que yo me quedé que no sabía

si meterme debajo del coche que estaba al lado aparcado

o ir a mi casa y eché a correr a mi casa.

Llegando ya salían de la habitación todos porque olía a pólvora,

pero ya se pasa y al día siguiente otra vez,

porque si está con miedo no estarías aquí.

¿Tú eres civil? ¿No eres militar? Civil.

Elegí venir porque me quedaban dos o tres meses de contrato.

Tienes que meter la peseta en casa,

¿te vas a poner a pensar que me da miedo?

Más miedo es estar parado, sentado, que no poder ni ver la tele

porque te cortan hasta la luz.

¿Tienes hijos? Cuatro hijos y ocho nietos.

Mis nietos cuatro nacieron estando yo fuera.

Hoy mi padre está en el hospital, entonces son cosas que las llevas.

-Rosa, saca las patatas fuera, haz el favor.

Los menús ya están hechos aquí desde hace mucho tiempo.

Creé unos menús al principio con los compañeros.

-Esta mañana ya sabíamos que iba a haber batalla, porque teníamos

pescado y carne, pero toda la gente tira para el pollo.

-A la pescadilla. -He tenido disgusto en la línea.

-Tienes que decir: "Señores, es lo que hay.

Si queréis más pescado tenéis al Caballa".

-No queda pollo y quieren pollo.

Cuando no hay pescado, quieren pescado.

-Eso es normal. Son jóvenes, son chavales.

Si tú les pusieras a todos pollo, la mitad pediría pescado.

-No entienden que los primeros que llegan se lo van a llevar.

Si por mí fuese pondría un día carne y otro pescado.

-Aquí el plato estrella... -La pasta y el arroz les tira mucho.

-¿Cómo quedó el arroz? De maravilla, ¿no?

-Gracias. -Que aproveche.

-Estamos en la zona en la que está la Force Protection española.

-Al habla, mi comandante.

-Muy buenas, ¿cómo está? -Bienvenidos. A sus órdenes.

Vamos a salir, como ya tenían previsto,

a la zona del poblado afgano.

Todo el personal que viene ajeno a lo que es

el servicio de seguridad de la Force Protection

va a ir en este vehículo de aquí.

Refugios en esa zona no tenemos ninguno,

entonces el refugio van a ser los vehículos,

con lo cual lo que sí que es importante es

que estemos todos pendientes de mí a la reacción,

porque ante cualquier situación que yo valore como extraña

rápidamente abortaremos y embarcaremos en los vehículos.

En el momento que viéramos que hay alguna incidencia, nosotros vamos

a resolver el incidente y permaneced en los asientos con los cinturones

tal y como los tenéis esperando instrucciones.

Si en algún momento dado oímos tres pitidos,

en ese momento ordenadamente bajáis lo más rápidamente posible

y saldréis detrás de mí.

Rápidamente os desembarcamos y os vamos a trasladar

a otro vehículo o a refugio, en caso de que lo tuviéramos.

Nos ponemos en marcha. Vamos para allá.

¿En qué vehículo vamos? Este es un RG31.

Es el vehículo que utiliza la Force Protection aquí.

Lleva una metralleta que puede ser controlada

por el tirador desde dentro sin necesidad de que vaya por fuera.

A través de la pantalla que podéis ver ahí va automatizado

y tiene una cámara con la que puede ver los objetivos para apuntar

y hacer fuego en caso de que fuese necesario.

¿Es bastante más seguro que el resto de vehículos?

En cuanto a la seguridad, si te refieres al blindaje,

es más o menos como los otros.

Lo que sí que aporta es una gran capacidad de juego,

sobre todo que va más gente dentro, con lo cual, el despliegue es mayor.

-Mi comandante, estamos en zona.

Todo esto ya es el exterior de la base.

Al otro lado ya está lo que es la calle.

-A raíz del atentado del 11S se creó coalición

para venir hasta aquí y acabar con los santuarios

y los lugares de entrenamiento de los terroristas,

principalmente con el régimen talibán.

España nunca entró en combate.

La misión de España dar apoyo a todas las unidades

que les era necesario para mantener la coalición.

Si entró en combate fue porque tuvo que defenderse

cuando iba patrullando o mientras estaba en convoy logístico.

Debe ser que vieron que éramos algo distinto,

porque desde siempre se ha dicho que cuando salían nuestras patrullas

lo principal era llevar nuestra bandera

para que supieran que éramos españoles.

Era una manera de asegurarnos de que prácticamente

no íbamos a recibir ningún tipo de agresión.

¿Una vez derrotado el régimen de los talibanes?

Entró el gobierno actual, al cual estamos apoyando,

y lo que han quedado son los insurgentes,

que es prácticamente terrorismo.

Aquella zona ya es la ciudad y es desde donde pueden intentar atacar.

Por otro lado, tengo la esperanza de que esta gente, gracias

a nuestro trabajo y al de todos los militares que hemos estado aquí,

consiga estar juntos en una unidad de paz y vayan para delante,

que se lo merecen.

-Estamos casi ya en la calle. Vamos a subir al puesto de control.

Es una cabina blindada con unos sistemas de vigilancia que,

por motivos de seguridad, no vamos a poder desvelar.

El centinela son esos ojos que nos aseguran que,

sea de día o de noche, aquí no pasa nada que no deba de pasar.

Por aquí está ya el corazón de Afganistán,

los barrios aledaños a la ciudad, que bordea el aeropuerto.

¿Podemos subir aquí?

Sí, pero asomándonos lo menos posible,

porque esto es el último elemento de seguridad.

Es zona conflictiva.

Aquí no es raro oír ráfagas, disparos...

Aunque aquí dentro hay una seguridad casi absoluta,

estamos en el tercer país más peligroso del mundo.

¿Saliendo a trabajar? Sí, buenos días antes de nada.

Soy el comandante Sergio Martín Gallego

y este es mi lugar de trabajo.

Y no podemos entrar. No se puede entrar.

Aquí se maneja información con carácter de secreto.

El acceso está restringido.

Desgraciadamente, ahí no podéis entrar.

Yo estoy dentro de la sección de planes del Estado mayor

del cuartel general.

Estamos en un periodo ahora mismo de repliegue.

Cuando se repliega una parte de un contingente

y cuando se repliega otra son formaciones sensibles

que no pueden salir, de ahí la clasificación

y la habilitación especial que hace falta

para poder entrar en el cuartel general.

Vamos a imaginarnos que alguien se entera de la fecha

en la que el contingente español se repliega, cuando sale el avión,

es un dato muy sensible como para que cayera

en manos de la insurgencia o de cualquier grupo

que intentara llevar a cabo un atentado

que diera notoriedad muy importante a lo que sería su causa.

Esto es el centro neurálgico.

Mi mujer sabe lo que hago, pero no sabe los detalles,

porque hay que cuidar hasta esos mínimos detalles.

Cualquier fuga de información puede ser muy delicada.

Aquí yo con mi mujer hablo por internet abierta,

entonces nunca se sabe.

Internet se sabe que la seguridad no es la misma

que podemos ofrecer aquí.

Aquí todo se maneja por red segura y controlada.

Vamos a ir donde están preparando la comida.

Nosotros en el cuartel general intentamos siempre

todos los fines de semana juntarnos para comer y hablar

lo mínimo posible del trabajo.

Aquí hay mucha gente de Valencia y normalmente siempre hay

arroz todos los fines de semana. ¿Cómo va ese arroz?

-Aquí estamos haciendo un poco de caldo.

-Huele que alimenta ya.

-Como dicen los modernos, una reducción.

Estamos haciendo un sofrito.

¿Y el punto del arroz lo tienes?

Para los que están aquí, que son de Valencia, eso es casi una ofensa.

Cualquiera le critica después el arroz...

-Sale todo con socarrat.

-Quedaos controlando, que yo me marcho al trabajo.

Luego nos vemos.

-Luego si sale mal dirá que es culpa mía,

que le he metido mano a la paella.

-Aquí somos todos de Valencia, los tres.

El jefe es también valenciano. Vamos a echar la tinta.

Estoy aquí de ayudante del coronel García Parra,

jefe del contingente español,

más aparte es el jefe de Estado mayor del cuartel general.

Y entre tanto trabajo,

¿el momento de la cocina es un momento de relajación?

Te evades un poquito. -Y el juntarnos también

porque por el día estamos todos de aquí para allá.

Este es un momento que nos juntamos todos y nos hacemos bromas.

-Se siente uno un poco más cerca de casa al lado de los fogones.

Yo creo que comeremos, ¿no? -Sí, yo creo que sí.

-Tengo yo el número del chino.

¿Llevas pistola cocinando también? Sí, la llevamos siempre.

Es una norma que tenemos y hay que llevarla.

Cuando éramos soldados siempre nos decían que el arma es como la novia,

no hay que dejarla nunca sola porque te la pueden quitar.

Vaya pinta tiene ya eso.

Esto ya va cogiendo color.

Le quedan unos cuatro minutos de cocción.

Una misión difícil esta también. Un poquitín, pero es agradable.

-Se ha quedado entera. -Ha quedado bien.

-Tiene buena pinta, el color ha quedado perfecto.

-Coronel, con su permiso pasamos a servir.

-Empezamos ya, que si no se nos pasa el arroz.

-Cubertería buena. -Cubertería de plata.

-Cubertería de lujo que tenemos aquí.

A este rincón lo llamamos "El rincón español".

Tenemos la televisión para ver los partidos de fútbol.

Aquí los del Madrid y los del Barca se pelean por ver partidos,

pero llego yo y decido. Ha salido buenísimo.

Esta es mi habitación. Tu casita.

Mi casita aquí durante unos pocos meses.

Tenemos la luz porque es una medida de seguridad para saber

que siempre hay alguien dentro.

Si pasa cualquier cosa en la base siempre hay cierto control

de quién está dentro y quién está fuera,

cuáles están ocupados y cuáles desocupados.

¿Entramos? La verdad es que está bastante bien.

Normalmente compartíamos habitación, pero como estamos de repliegue

y cada vez somos menos, tenemos el lujo de poder estar solos.

La foto de mi mujer y de mi hija. Mi chica todavía tiene cuatro años.

Ella sabe que le falta su padre, lo ve por la pantalla

y pregunta muchas veces: "¿Cuándo va a volver papá?".

Está esperando, pero no tiene conciencia del tiempo.

Voy a llamar a mi mujer.

¿Para dar novedades? Sí, es importante.

Guapa. -Estoy aquí.

-¿Me ves? -Sí.

Es por aquí. -Hola.

-Hola, "bichino". -Está merendando.

-¿Estás merendando? ¿Qué estás comiendo?

-Estoy haciendo un puzle.

-¿Estás haciendo un puzle? ¿Tú qué tal?

¿Qué te ha dicho el ginecólogo? -De momento está todo bien.

-Intenta que no salga antes de que llegue.

-Lo voy a intentar.

-A ver si me van a llamar un día y me van a decir

que me tengo que ir para España antes.

-Si con eso vuelves antes, tampoco pasa nada.

No me importa.

-Enséñame un poco la barriguita para ver cómo está.

Es un barrigón ya importante. -Un poquito, sí.

Esta es una manualidad que ha hecho ella.

-¡Hala! -Con el abuelito.

-¿Con el abuelito lo hiciste? -Con nosotros.

-Guapa, te voy a ir dejando ya, que es la hora de cenar, ¿vale?

-Vale, un besito.

Tírale un besito a papá. -Un besito.

-Os quiero mucho. -Hasta luego.

-Hasta luego.

Está embarazada tu chica.

Sí, está de seis meses.

Vine cuando estaba de cuatro, que casi ni se le notaba la barriga,

y ya ves lo que tiene ahora.

Ella está preocupada, lo que pasa es que lo lleva.

Los riesgos los omito.

Bastante tiene con todo lo que sale en las noticias,

que sale bastante Afganistán para muchas cosas.

Se preocupa, es normal, y no quiero que se preocupe.

¿Te compensan las misiones? Profesionalmente, sí.

Familiarmente no compensa, eso está clarísimo.

Son seis meses que te pierdes de tu vida familiar,

pero va con la profesión. Ni mucho menos es una queja,

es algo que yo he elegido y para eso estamos.

Lo importante es volver todos.

Suenan las alarmas en la base.

Todos se activan para acudir al bunker más cercano.

¿Qué pasa? Un ataque.

¡Vamos, vamos!

¿Dónde vamos? Al refugio.

¿Y ahora qué hacemos? Hay que esperar.

¿Pero qué pasa?

Supongo que habrán atacado fuera de la base.

Hay que esperar aquí a que vengan todos los compañeros.

¿Hay amenaza?

Amenaza o están atacando en alguna parte de la base.

¿En la base? ¿Dentro? Sí.

No sé si me lo he puesto bien.

¿Ahora qué tenemos que hacer? Hay que esperar.

Esperar a que vengan todos.

¿Alguien puede estar en el otro refugio?

-Hacemos recuento.

¿Y siempre pasa de noche? Sí, porque normalmente

salen corriendo y les viene mejor el tema de la noche.

-De día les verían con las cámaras.

Suelen tirarlos un poco al azar y donde caigan.

¿Y qué es lo que tiran? Normalmente cohetes.

-Faltan siete.

Allí hay tres más y faltan siete. -La gente puede estar en otro sitio.

Ahora cuando vayamos a abrir, recibiremos novedades.

Da igual que estén en un sitio u otro.

-En principio ahora todos aquí hasta que cese el ataque.

Luego a ver si hay algún resto de algún artefacto

o alguna cosa así.

¿Cuánto tiempo podemos estar aquí? Mucho, hasta que ellos quieran.

¿No estáis nerviosos? Yo estoy muy asustada.

Esto nos protege.

-La estructura tiene sacos terreros encima para evitar

en caso de que haya un proyectil con metralla

que penetre dentro del habitáculo.

Estamos seguros. -Ahora está sonando.

-En este caso ha sido falsa alarma o no estábamos siendo objetivo.

Se da por finalizada la alerta. Ha sido una falsa alarma.

Para que vierais cómo es realmente una alarma aquí

como las que hemos vivido todos nosotros,

para que lo pudieras vivir en primera persona.

Yo lo he vivido con miedo, no sé vosotros.

Nosotros lo sabíamos, entonces un poco menos.

El primero que vivisteis sería mucho más tenso.

Se oían bombazos.

Que no haya ninguno más hasta final de misión.

Eso esperamos. Que este haya sido el último.

Ya queda poco.

-Se acabaron estos días en Herat.

Ya vais camino de Kabul.

Tenéis que ir con el casco y el chaleco

por motivos de seguridad.

¿Todo el vuelo? Todo el vuelo.

¿Por qué? Es una zona de conflicto.

Es un avión militar, en concreto de EE.UU.

Son los aviones de los que disponemos

para trasladarnos de una base a otra.

Nos recibe un destacamento que tiene su base en el aeropuerto de Kabul.

El coronel Núñez nos acompañará durante el traslado en helicóptero.

Bienvenidos a Kabul.

Estamos en la zona norte del aeropuerto de Kabul,

que es una zona militar. Sargento primero Sánchez.

¿Cómo estás? Mi ángel de la guarda,

siempre va conmigo. Soy el coronel Núñez,

ahora mismo el director de una de las direcciones logísticas

de asesoramiento al ejército afgano y a la Policía.

Conmigo trabajan 29 americanos. Aprovechando que estamos aquí

te voy a enseñar la puerta del lugar donde trabajo.

Por razones de seguridad no se puede entrar,

es como una especie de búnker.

En la operación en la que estamos ahora estamos instruyendo,

adiestrando y asesorando al ejército afgano

para que sea moderno, formado y operativo.

Vamos a entrar ahora en el edificio España.

Vamos a preparar el viaje. -Embarcad el helicóptero.

Perico va primero.

Van dos tripulantes más los dos artilleros,

que llevan la ametralladora a los lados.

La palabra clave todo el mundo la tiene.

Si vamos en vehículo,

ventanilla bajada en el caso de los blindados

y puerta abierta gritando la palabra

para que sepan que estamos bajo fuego y nos abran las puertas.

Por medidas de seguridad los desplazamientos

aquí se realizan siempre en transporte aéreo.

Estamos volando a unos 250 metros de altura y son unos 3 o 4 minutos

que la protección nos la proporciona el helicóptero.

La ametralladora que va delante es parte de la tripulación.

¿Nos pueden disparar? ¿Ahora mismo hay riesgos?

El riesgo está sobre todo cuando perdamos altura

en lo que es un disparo directo.

Estamos aterrizando en un campo de fútbol

dentro del propio cuartel general, que es la única zona

que tienen los helicópteros para poder aterrizar y despegar.

Apenas nos permiten estar 24 horas

en esta base de Kabul de control americano.

Nos advierten que hay muchos espacios prohibidos

para el personal civil, como nosotros.

Las misiones de los españoles aquí son confidenciales.

Soy el teniente coronel Casado Rincón, Miguel Ángel.

Estoy destinado en OTAN.

Me dedico a asesorar al Ministerio de Defensa,

al Estado mayor general, al ejército afgano,

en todo lo relativo a operaciones de información.

Todos los días me entrevisto con un coronel afgano

en el Ministerio de Defensa.

Hoy vamos a salir ya. Nos vamos a preparar, es la hora.

Tenemos media hora para tener la reunión diaria con el coronel.

Vamos a mirar un poco lo que hay. ¿La ruta está?

Ayer me parece que hubo un problema en la salida al lado de Defensa.

No te olvides de que hay un civil que entra y sale periódicamente,

el resto nadie tiene porqué entrar. -Nadie entra.

Si hay duda, pregunto. -Exacto.

Vamos a recoger el equipo y al ataque.

20 kilos la verdad es que pesan.

¿Llevas la ruta? -Tengo todo.

-Adelante.

No es un recorrido largo.

Son unos 1.500 metros, pero hay que tomar

todas las medidas de seguridad porque no nos podemos fiar.

-Tuvimos las tropas españolas una baja

por un infiltrado hace años de dos Guardias Civiles.

Uno de los alumnos resultó ser el infiltrado

y disparó contra ellos.

-Si algo ocurriera antes de llegar al primer "checkpoint"

nos acogemos a la Embajada Española y si ocurre algo antes de llegar

al segundo "checkpoint" nos acogemos al Ministerio de Defensa.

Si hay alguna alarma se bloquean todas las puertas.

Para acogerse tanto a la Embajada como al Ministerio de Defensa

hay que decir la palabra, si no, no te van a abrir,

no te vas a poder identificar como miembro de la coalición.

Vamos a poner el casco.

Ya no podemos grabar. Apagad la cámara.

Hemos pasado tres controles de seguridad y ya vamos

a salir a la calle, por eso vamos a montar el arma

y pistola también para poder reaccionar

en caso de emergencia con rapidez.

Ya estamos fuera.

Esto es la calle y hay un muro de hormigón de protección.

Es muy difícil atentar aquí dentro por la seguridad tan extrema,

pero ellos van a buscar un objetivo oportunidad.

Mientras menos fácil seamos como blanco,

más difícil se lo pondremos a ellos.

Hace dos semanas tuvimos un coche bomba contra un coche

de unas personas civiles que trabajan para OTAN.

Desafortunadamente, murieron los tres.

Fue un objetivo oportunidad.

El Ministerio de Defensa está en aquella dirección, vamos andando.

Ya os contaremos cómo va todo. Que vaya bien.

Hasta luego.

-Hola, soy el subteniente José Navarro Toledo

del Ejército del Aire.

Este es el edificio donde yo resido.

Ramstein se llama.

Sí. A casi todos los edificios les ponen nombres de bases de OTAN.

Aquí tenéis mi habitación

con el mobiliario para tres personas.

Es cómoda según con qué la comparamos,

si la comparamos con otras misiones

en las que hemos estado en tiendas de campaña...

Me voy a cambiar, que voy a hacer boxeo.

Vengo a mi primera clase de boxeo.

-Subteniente, bienvenido. -Encantado.

-Soy el sargento Pareja.

Estoy destinado en el centro de comunicaciones

del cuartel general y llevo cuatro meses.

Como hay varios españoles que nos gustaba el tema de artes marciales,

decidimos montar las clases de boxeo.

Empecé a boxear con seis años, mi padre era boxeador y es mi hobby.

Me encanta entrenar y enseñar y es una manera de distraerte

y mantener la forma física. No tenga miedo, mi subteniente.

-Miedo nunca. -En guardia.

Abra un poquito más las piernas.

Tenéis que intentar tocaros los hombros, ¿vale?

Con la derecha, uno y dos.

La clase ha terminado.

-Gracias, Fernando.

-Para ser el primer día veo que ha sudado.

-Mira cómo he trabajado.

-Una ducha y nos vamos a tomar un café, que hemos quedado

con el teniente coronel y los comandantes.

-Hola, ¿qué tal? Buenas tardes.

-¿Cómo ha ido hoy el boxeo? -Muy bien.

-Qué máquina eres, macho.

¿Y tus alumnos qué tal hoy? ¿Qué tal se han portado?

-Se desenvuelven.

-¿Te han dado mucha caña? -Mucha caña.

-¿Vas a volver? -Ya no tengo edad para estas cosas.

-Tenéis gimnasio, buena comida, entretenimiento...

-El problema es que el fin de semana no podemos ir

a la playa ni a la montaña. No podemos elegir.

-Y salir a dar un paseo tampoco. -Ni salir a dar un paseo tampoco.

Aquí lo mejor es días largos de mucho trabajo,

semanas cortas.

-Cuanto más trabajo tienes, más rápido se te pasa.

-En Herat ya se han ido unos cuantos.

Ya ha habido algún vuelo y ya están programados los últimos.

Ya cerramos la base.

-Sentiros orgullosos porque vamos a ser los últimos

en cerrar la misión en Afganistán.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Misión en Afganistán

FAS - Misión en Afganistán

16 feb 2016

Desde el año 2002 los contingentes españoles están en Afganistán. Visitamos las bases situadas en Herat y Kabul, zonas de alto riesgo.

ver más sobre "FAS - Misión en Afganistán" ver menos sobre "FAS - Misión en Afganistán"

Los últimos 11 programas de FAS, Misión en ...

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Pepe

    Lo que no entiendo es que la labor del Role 2, Hospital de Campaña, no quede reflejado en este reportaje. Durante años fue la joya de la corona...

    23 feb 2016