Estoy vivo La 1

Estoy vivo

Jueves a las 22.40 horas

Estoy vivo
Jueves a las 22.40 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5396739
No recomendado para menores de 12 años Estoy vivo - Temporada 3 - Capítulo 27 - ver ahora
Transcripción completa

El día en que murió mi marido

fue el mismo día que tú perdiste a tu familia.

Una casualidad increíble, ¿no?

Te vas a ir sin darme ninguna explicación de todo esto.

Usted debería estar vivo.

Le conseguiremos un traje para que vuelva.

Señor Vargas, tiene usted una misión.

Mi misión. Nuestra misión.

Bienvenido al equipo.

¿Quién eres? Dímelo tú.

Andrés.

Vamos.

Tu misión me la bufa.

Mi única misión es recuperar a mi familia.

Sus probabilidades de éxito son escasas.

Desde que llegaste siempre has estado ahí.

¿Cómo no dijisteis que patrullaría con mi hija?

Que se ha hecho policía.

Subinspectora Susana Vargas. Un placer.

Protegiéndonos,

ayudándonos...

Me he enterado de lo tuyo con Susana.

Por el bien de todos, espero que no la hagas sufrir.

Qué cojones...

-Salvándonos la vida a las tres.

Con ellas no soy Andrés, papá.

¿Y qué más da que lo sepan o que lo dejen de saber?

Te quisieron como Vargas.

Te quieren como Márquez.

¿Las cosas como tú tenéis familia?

No. Los enlaces vivimos y trabajamos solos.

Tú calladito. Es... mi sobrino, que ha venido de...

de allá arriba, de, del pueblo, Moaña.

(TOCA LA GAITA)

Tú no eres gallego.

Sí lo soy. No.

Vamos.

¡El Enlace por la banda, se aproxima y...! ¡Gol! ¡Gol!

¿Por qué ha dicho que me llamo Iago?

Por Iago Aspas, el jugador del Celta.

"Mother fucker".

Injerencias emocionales. Complican el rendimiento.

Soy el hombre perfecto para ti.

Fuiste a buscarle justo antes de volver conmigo.

Te quiero con locura.

Yo te odio, Iago.

¿Qué ocurre, inspector, ya no se cura?

Es como si de alguna manera estuvieras conectado con nosotras.

Mi familia me necesita.

Y yo les necesito a ellos.

Estoy embarazada.

¡Está embarazada!

No va a volver a pasar.

Esta vez la decisión es suya.

Laura...

Márquez...

Le espera una nueva misión, señor Vargas.

(TODOS) ¡Sorpresa!

# Es un muchacho excelente,

# y siempre lo será... #

Venga, vamos a dejarnos de tonterías y a brindar.

Sí, brindis. Por vuestro niño. O niña.

Por nosotros. (TODOS) -Por nosotros.

Salud.

¿Tú qué miras? ¿Tengo algo en la cara o qué?

¡Eh! Eh, Iago, Iago. Iago, por favor.

Calma, calma, calma. Todo llega.

Con lo bien que me caía usted, señor Sebas.

(Truenos)

Pero ¿qué barbaridad es esta?

Pero qué frío, ¿no? Va a llover.

(Truenos)

¡Márquez, Márquez!

Venga, que hace frío, cierra.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Nosotros nos retiramos. ¿Ya? ¿Tan pronto?

Pero si es muy pronto.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Bueno, nosotros bajamos andando, que no cabemos todos.

-Ven aquí, cariño. -Márquez, cuídate.

Mañana te subo unas porritas. Muy bien.

Hasta luego. Hasta luego.

Márquez... Que descanséis.

Igualmente.

Adiós, buenas noches. Adiós.

(CARRASPEA)

Sí.

Creo que sobramos muchísimo, Bea.

No, por favor, no os vayáis, chicas.

Quédate conmigo esta noche.

La última vez que hablamos me dijiste que te ibas para siempre.

Ya no.

(Puerta ascensor)

Bueno, entonces, tenemos todo el tiempo del mundo.

Mañana te llamo.

Pero...

Mañana.

¡Laura! Mañana te llamo.

¿Qué te ha dicho? ¿Qué me ha dicho quién?

(REMEDA) ¿Qué me ha dicho quién?

Mamá, por favor, no te hagas la tonta.

Márquez.

-Que me quede con él esta noche.

Escúchame una cosa,

ni a ti ni a él os vendría mal echar un polvo.

Así que espabila para arriba... ¡Susana!

-¡Por favor, consumad! -¡Vale ya!

Pero bueno, ¿qué es esto? Parecéis dos quinquis.

-Pero ¿qué dices? ¿Qué es eso que somos quinquis?

-No, no podéis hablar de mi vida privada. No me gusta.

Pero vamos... No tiene gracia.

Pero vamos... -¡Vale!

Qué tonta. Muy tonta.

Ya que nos hemos quedado las tres sin sexo, que somos unas pringadas,

por lo menos vamos a darle caña a esto. ¿O qué?

(Música)

Flipas.

(Música)

Bea... ¡Que no mires para atrás!

Mamá, síguenos. Venga, mamá, síguenos.

(Música)

Esta vez... Espera.

Venga, otra vez.

Es que lo haces fatal.

Pero ¿qué coño...?

¿Qué pasa?

El de atrás, que lleva las largas.

Oye, pero está muy cerca, ¿no? -Déjale pasar.

Pero si tiene espacio. ¿Por qué no pasa?

¿Qué hace? No tengo ni idea.

¿Qué hace?

Esta es gilipollas.

¡Oye!

¿Qué eres, gilipollas o qué? ¡Susana, tira, tira!

¡Me cago en la puta, me tocan todos los zumbados!

No, no, no. ¡Mamá, mamá!

Susana, no salgas. ¡Mamá! Tranquila.

Susana, no. Mamá, no pasa nada. Tranquila.

¿En serio ahora se pone a llover?

¡No, no, no salgas!

¡Policía!

¡Estás detenida!

¡Eh, eh, la mano quieta!

¡Apaga el motor!

¡Que apagues el motor!

¿Qué ha sido eso?

Una tarada.

Venga, ya está, ya se ha ido. Venga.

Vámonos a casa.

(Música)

Ande, deme eso. Toma.

Usted descanse un poco.

Cuando estaba en el hospital, no se separó de su cama ni un día.

¿Quién, Laura?

Siempre era la primera en llegar y la última en irse. Cada día.

Hablaba con las enfermeras,

aprendió a hacer las curas,

y hablaba mucho con usted.

¿Y qué me decía?

No sé, cosas normales.

Que le costaba dormir por las noches,

que al fin iba a hacer dieta,

que se había divorciado de Santos.

¿Y qué más? Sigue, sigue, por favor.

Ah, sí.

Que había visto una casa muy bonita en el campo.

Y que se la iba a enseñar cuando despertara.

Hablaba mucho de esa casa.

Esa es mi Laura.

Su Laura está enamorada de usted hasta las trancas.

Y yo también.

Y tú, por lo que veo, no has perdido el tiempo.

No. ¿No? No, no lo has perdido.

(Teléfono)

Sí...

(Teléfono)

David.

David, dime, ¿qué pasa?

# Ahora que empiezo de cero,

# que el tiempo es humo, # que el tiempo es incierto.

# Abrázame fuerte, amor, # te lo ruego,

# por si esta fuera la última vez. #

Tenemos que subir, Iago, no podemos perderlas.

Pero... ¡No me jodas!

¡Haz lo que tengas que hacer, y rápido!

No puede estar pasando.

¡Esto no puede estar pasando!

No se pueden ir, ellas no. ¡Ellas no se van a ir, Iago!

Por aquí.

¡Laura!

Perdón.

¡Señor Márquez! ¡Señor Márquez, están ahí! ¡Vamos!

¡Laura! ¡Susana!

¡Laura! ¡Susana!

Perdón.

Vamos.

¡Laura! ¡Susana!

¡Laura! ¡Susana!

¡Bea!

Tenéis que dejarlas marchar.

Abra esto.

Están en su camino, señor Vargas. ¡Ni camino ni hostias!

Quiero hablar con mi familia ahora. Tire la barrera, por favor.

Sabes que eso...

no es posible, DH65.

Tenéis que volver atrás, por favor.

Tenéis que arreglarlo.

Ya se lo dije, señor Vargas.

La Pasarela no puede interferir

en la vida ni la muerte de los humanos.

Congeláis el tiempo cuando os da la gana.

Me devolvéis a la Tierra después de muerto,

me pegan un tiro en la cabeza y me regenero.

Y ahora no podéis retener todo esto.

Todo esto...

sucede por una razón.

Pues hágame un croquis porque yo no entiendo nada.

Lo siento mucho, señor Vargas,

sé que está sufriendo y desearía que no fuese así, pero...

este lamentable accidente

forma parte de devenir natural de los acontecimientos.

Me habéis arrebatado a las personas que más amo de este mundo.

Me lo habéis quitado todo

Muere gente cada segundo, señor Vargas.

Es el destino.

La muerte, por muy trágica que sea,

forma parte de la vida.

Lo entenderá a su debido tiempo. Cállese.

Cállese de una vez.

¿Qué hacéis aquí? ¿Eh?

¿Qué hacéis?

¿Qué es todo este tinglado?

Yo le diré lo que es.

Es mierda.

Es un enorme montón de mierda.

¿Y sabe una cosa más?

Señora, puede que ahí abajo todo sea un caos,

pero nosotros seguimos luchando, día a día.

Luchamos por nuestra pareja, luchamos...

por nuestros hijos, luchamos por nuestros amigos.

Y a veces sufrimos como perros, sí.

Y nos derrumbamos por la tristeza.

Pero conocemos el amor.

Y amar...

es darlo todo el uno por el otro.

Y ustedes no tienen ni puta idea de loque es eso.

Así que métase la eternidad...

allá donde le quepa.

¿Ha terminado?

Pues sí, he terminado.

Y no quiero saber nada de la Pasarela nunca más. ¿Me oye?

Nunca más.

DH65... Mi nombre es Iago.

(Despertador)

Lo siento mucho, Andrés.

¿Cuánto tiempo ha pasado?

Un año.

Quiero verlas.

¿Cómo fue? Triste, como todos los entierros.

Ahora cada vez que oigo a un cura hablar del más allá, me descojono.

Había mucha gente.

Ya sabes que todo el mundo las quería.

¿Y el accidente?

El conductor del camión se saltó un semáforo en rojo.

Iba borracho. Y también murió en el impacto.

¿Nada más?

No.

Solo fue una desgracia.

Una terrible desgracia.

Después del accidente,

cuando os fuisteis, me llegó esto al buzón.

Es tu alta en un centro de repso

para justificar el año ahí arriba.

Eso sí lo saben hacer bien en la Pasarela.

Se supone que tú estabas con él

y yo iba todas las semanas a visitaros.

Y después contaba a los demás lo mal que lo estabais pasando.

Crisis nerviosa por duelo psicológico crónico.

También está tu incorporación a la comisaría.

¿Para cuándo? Para hoy.

¿Tú crees que yo estoy para trabajar?

Yo creo que es eso lo que tienes que hacer.

Te agradezco mucho lo que has hecho,

pero no pienso ir a trabajar.

Todavía no puedo decir en voz alta lo que ha ocurrido.

Ahora mismo te sientes como una mierda,

y seguramente mañana te seguirás sintiendo como una mierda, y pasado,

pero te conozco.

Y sé que estarás mejor siendo lo que siempre has sido:

el mejor policía de esta puta ciudad.

Es un error.

Ojalá tuviera razón, Iago,

pero tu directora fue bastante clara.

Y dijo que ellas habían seguido su camino.

Nosotros mismos las vimos desaparecer.

¡Vamos!

¿"Vamos" adónde? A comisaría, hoy te acompaño.

Estás de un pesado, Sebas. Volvemos mañana, si queréis.

Venga, tira, vamos.

Por cierto, no me has comentado nada de tu hijo.

No se te escapa una.

Enhorabuena, señor Sebas.

Pues nada, ya tiene seis meses, se llama Sergio.

¿Es igual de cabezón y picha corta que su padre?

Serás capullo.

Ahí está.

Mira qué guapo Sergio, sí, señor. ¿Seguro que es tuyo?

Andrés, ¿por qué no te vas un poquito al carajo?

Sebastián, ¿por qué no me acompañas?

¿Qué pasa, no entras a saludar a María?

No, ya llego tarde, tengo que abrir el bar.

Dale un besito de mi parte.

Bien.

Gracias.

Hasta que no entres, no me voy.

Que sí, que voy a entrar, venga, pesado.

No, no, no.

Me alegro de verte, Márquez.

-Bienvenido, Márquez.

¿Qué hay, David?

Pues nada, la misma mierda, no te voy a engañar.

Todavía no he dejado que nadie lo utilice.

Lo siento mucho, Márquez, mucho.

Lo sé.

Esto es una puta pesadilla.

Bueno, al menos de esas se despierta uno.

Bueno, nada, para lo que necesites, ya sabes dónde estoy.

Gracias.

Tómatelo con calma, Márquez.

Te cuento... Ya no soy comisario.

Ah, ¿no? ¿Y eso?

Lo que pasó no te dejó jodido solo a ti.

No aceptaron mi dimisión y me dieron una excedencia.

Ahora soy una especie de asesor.

¿Asesor? ¿Tú? No me toques las pelotas, Márquez.

Intento ayudar.

¿Y cómo estás? ¿Estás bien?

Si es por la bebida, sí, eso se acabó.

Después del accidente, solo quería una botella, o 100.

Las que hicieran falta para poder olvidar.

Pero le hice una promesa a mi ahijada,

y no le voy a fallar, aunque ella no esté.

Total, que ha venido una tipa de Rentería.

¿Una comisaria? Sí, hace muy bien su trabajo.

Aunque es un poquito estirada. Ya verás.

(TOCA A LA PUERTA)

¿De Rentería, dices?

Comisaria, acaba de llegar el inspector Márquez.

Perdón por las pintas, vengo del Ministerio.

Me han hablado mucho de usted, inspector.

A mí también de usted, comisaria.

Ruiz. Verónica Ruiz.

Estaba al tanto de su reincorporación.

Dadas las circunstancias,

creo que lo mejor será que se quede en comisaría

haciendo tareas administrativas.

No.

¿Cómo dice?

Que si me encierra usted aquí, me voy a deprimir más.

O puede que acabe pegándome un tiro delante de mis compañeros.

Y nadie quiere eso.

Lo que quiero es que usted haga lo que yo le ordene.

Con todos mis respetos, llevo más de 20 años en el Cuerpo.

Creo que soy buen policía,

y puedo patrullar este barrio con los ojos cerrados.

Comisaria...

el inspector Márquez es el mejor policía de esta comisaría

y no va a hacer ninguna tontería.

Yo me ocupo.

Está bien.

¡Villa!

Le presento a Adrián Villa, su nuevo compañero.

Encantado de conocerle.

No necesito una niñera.

O se hace a mi manera

o no se hace.

Joder, Márquez, siempre haciendo amigos.

Ya me conoces, Santos.

Gracias por el apoyo. Ya.

Os dejo. Tened cuidado ahí fuera, que no reparten golosinas.

Oye, eh...

siento mucho lo de ahí dentro.

No es nada personal,

simplemente que me pillas en un mal momento.

No se preocupe.

Siento mucho lo que le pasó, Márquez.

Otra cosa...

no quiero más disculpas, no quiero más pésames,

y mucho menos, miraditas de compasión. ¿Claro?

Como el agua. Vale.

¿Inspector Márquez? Sí.

Siento mucho lo que le pasó.

Hay que ser muy valiente para volver al trabajo después de eso.

¿Tú eres? Subinspectora Alicia Izquierdo.

Es mi primera semana aquí.

¿Y de dónde vienes?

De lejos.

Ya. Pero ¿cómo de lejos?

Bueno, es que vivo hace muchos años en España.

Pero soy de Perú. Ah, coño, como...

como Shakira.

Shakira es de Colombia, Márquez. -Eso.

Ya, bueno, a mí esa música no...

Que...

Bueno, encantada.

Claro, encantado, sí.

Vamos. ¿Eh? Sí.

Quiero ver los recuerdos de ayer.

15 de mayo de 2019, a las 23:07.

(INAUDIBLE)

Inspector... Dime.

Nos toca salir a por los malos. Ah, ¿sí? ¿Y adónde vamos?

Al polígono.

En plan...

Dime, Iago.

Señor Márquez, ¿hay alguien con usted ahora mismo?

Pues sí, estoy aquí en comisaría trabajando.

No se preocupe, entonces, hablo yo.

Susana intentó decirme algo en la Pasarela.

¿Cómo?

Cuando la seguíamos, se giró, me miró y pronunció unas palabras.

No la pude oír debido a la barrera.

Iago, ¿estás seguro? Segurísimo.

Se giró y me dijo algo.

Y lo tengo grabado.

¿A que es un alegrón? Sí, es un alegrón.

Luego me cuentas en casa y, sobre todo, no hagas locuras.

Aquí le espero, señor Márquez.

¿Vamos?

Eh... Adrián, ¿no?

Sí.

Espérame en el coche, ahora voy.

(Puerta)

¿Sí? Adelante.

Hola, María.

Felicidades por Sergio.

Gracias.

De no ser por él, no creo que hubiera aguantando.

María, yo...

siento mucho no haber estado ahí.

A veces, simplemente no se puede.

Te entiendo, tú también has sufrido.

Sé que Laura era una hermana para ti,

y las chicas, claro.

Pues sí, Laura era como una hermana y...

Susana y Bea eran como mis sobrinas.

Cuando me enteré de la noticia, fue como si me partieran en dos.

Conociéndote, seguro que te hiciste cargo de todo.

No. ¿No?

No fue para tanto.

Sebas y yo estuvimos muy arropados,

la gente se volcó, como hace siempre.

Nos ayudaron a recoger las cosas del piso...

Prácticamente hicieron todo el trabajo.

También hubo gente que nos ayudó a escoger los ataúdes,

que no te puedes hacer una idea qué jaleo, qué lío.

Que si de acero, que si de nogal,

que si de fibra de alta intensidad...

No teníamos ni idea de que hubiera tantos, claro.

Siempre pensamos que esas cosas solo les pasan a los demás.

Hubo gente que se encargó de las flores, muchas flores.

Con muchas margaritas.

Que son las que le gustaban a Laura.

Así que puedes estar tranquilo, porque tuvimos mucha ayuda.

Gracias, María.

Con la alergia que le tengo a las putas flores.

-No.

-No, ¿qué?

-Que no hagas nada o te pego un tiro.

-Vale.

-Muy ricas.

¿Que son, de Campo Real?

-Sí.

(GRITA)

¡Ayuda!

(GRITA)

¡Socorro!

¡Socorro!

-¿Buscas esto?

-¡No te acerques a mí!

¡Ayuda!

¿Qué tenemos? Nada serio.

Ha habido varios robos en el polígono.

El cobre siempre al alza, ¿eh?

Me han dicho que no le gusta conducir.

¿A mí? Odio conducir.

¿En serio? (ASIENTE)

Joder, a mí me encanta. Ya se ve, ya se ve, lo llevas...

del carajo, así, suavecito.

Espere que tengamos una persecución, porque vuelo.

¿Y qué más te han dicho de mí?

Nada, que es de la vieja escuela, y que...

que tiene muy mala leche.

Pues se han quedado cortos.

Bueno, lo de la mala leche lo he suavizado yo.

Siguen quedándose cortos.

Gira a la derecha.

Eh... Creo que el polígono no es por ahí.

Ya, pero tú tira a la derecha.

¿Adónde vamos?

Asuntos propios.

Muy bien.

Para, para.

¿Qué hacemos aquí?

¡Márquez! ¡Márquez!

Es un asunto personal,

si quieres, puedes esperarme en el coche.

No, no, voy con usted.

Buenos días. -Buenos días.

¿Desea algo?

Es que es mi buzón.

¿Eh?

Que no me ha dado tiempo a cambiar el nombre,

me acabo de mudar. Ah, ya.

No, yo...

No quiero molestarla,

es que conocía a las personas que vivían ahí antes.

No sé si sabe, una mujer con sus dos hijas.

Perdón, ya nos vamos.

Sí, que murieron en un accidente, ¿verdad?

Sí.

¿Es usted familiar?

-Sí, sí, más o menos.

Algo así, sí.

Pues lo siento mucho.

Tengo algunas cosas suyas.

Facturas, papeles...

Si quiere, se lo puedo bajar.

No... No sé, bueno, como lo vea.

Vale.

(PIENSA)

"Pero ¿esto qué es?

Os voy a estar vigilando toda la noche.

(LAURA) Hay una cosa que Arturo apreciaba

aún más que el Rayito y el fútbol, la familia.

(BEA) -Esto es que eres el puto amo.

Me salvaste la vida, ¿no?

-Te va a parecer una chorrada, pero dibujaste un coche,

en el parte... No sé por qué te cuento esto, parezco una loca.

No, no pareces una loca, de verdad."

¿Todo bien?

Sí, todo bien.

¿Me llevas a casa, por favor? ¿Seguro?

Sí.

No creo que sea buena idea, inspector.

No te he pedido tu opinión, Adrián.

Hacemos una cosa, le invito a un café y nos vamos conociendo.

No me apetece un café. Una cerveza, tequila, ron, gasolina.

Sé lo que intentas, y te lo agradezco, ¿vale?

Eres un tío educado, amable, simpático,

pero prefiero irme a mi casa.

Mira, estoy...

estoy un poco hasta los huevos de ese tono condescendiente.

Guau.

¿Alguna cosita más?

Sí, sí, hay más. Venga, no te cortes.

Soy inspector de Policía, no su puto chófer.

Correcto, no eres mi puto chófer.

Pero por hoy tengo cubierto el cupo de peleas,

así que o me llevas a casa, o cojo un taxi.

Por favor.

Como quiera.

"¿Feos? Son feísimos.

Son tiernos.

¿Cómo se puede estar tan bueno y tener los pies tan feos?

A mí me parecen un racimo de pollitas, la verdad.

¿Sí?

(RÍE)

Es que no es justo, de verdad." ¿Esto qué es?

Es un vídeo de su hija.

Espero que no le moleste.

Eh... Salen cosas raras.

No es un vídeo de esos, es una ayuda.

¿Cómo?

Para encontrarlas. Mire.

"Es que no es justo, de verdad.

Ser tan guapo y tener los pies tan feítos."

¿Y eso de ahí arriba?

"...ser tan guapo..."

Eso es de aquí arriba.

He proyectado mi recuerdo de la Pasarela.

"...y tener los pies tan feítos..."

Su hija me dijo algo antes de marcharse.

"...ser tan guapo y tener los pies tan feítos..."

Y si aislamos la frecuencia de su voz con este vídeo,

ecualizo los niveles con este otro,

para escuchar solamente las frecuencias seleccionadas...

...y tener los pies tan feítos..."

(Ruidos)

"Espérame.

Es que no es justo, de verdad. Espérame.

Espérame." Es...

"Espérame." Es su voz, señor Márquez.

"Espérame."

Es su hija.

¿Han vuelto?

"...ser tan guapo y tener los pies...

Espérame."

Solo hay una manera de averiguarlo.

"Espérame."

Joder, Iago, ¿seguro que no hay otra manera?

Confíe en mí, señor Márquez.

Señor Sebas, la bolsa.

Señor Sebas...

Llego a saber que la ayuda es para esto,

y te mando a la mierda. Venga, Sebastián.

¿Y si te equivocas?

No me equivoco.

Ah, me cago en mi puta vida, Iago.

Estoy a punto de levantar la tumba de mi familia.

Joder, dile algo al gallego, que se ha vuelto loco.

A tomar por culo. Márquez...

Me parece que no estáis gestionando bien el luto.

Señor Sebas, si nos echa una mano, iremos más rápido.

Joder, pero ¿cómo voy a desenterrarlas?

Si las enterré yo mismo.

Como no arrime el hombro, se nos hace de día.

Que yo no profano, cojones. Sebas...

Tenemos que hacerlo por ellas, ¿vale?

(RESOPLA)

Perdónalos, seas quien seas.

Y perdóname a mí también.

Cuánta elegancia.

(Quejidos)

Ya era hora.

(CHISTA)

Así mucho mejor.

¿Dónde va a parar?

No tienes ni idea de qué va esto, ¿verdad?

En fin...

(Disparo)

De pequeño me había imaginado haciendo montones de cosas.

Piloto, policía, medio centro del Rayo, pero esto...

ni de coña. Venga, vamos, chicos.

No me veía yo saqueando tumbas, no.

¡Voy!

¡Voy!

¡Voy!

¡Ah!

(Teléfono)

La madre que te parió, Sebas. Es María.

(AMBOS) -¡No! -Sí.

(AMBOS) -¡No!

-María, buenas noches, reina mora. -¿Dónde estás?

-Pues en el bar, con Iago y Márquez.

-¿En el bar?

Sí, por mis cojones.

-¿Estás en el bar? -Sí, Sebastián.

¿Se puede saber dónde estás tú? -Si te digo dónde estoy...

No te lo vas a creer.

-Es que, de verdad, es alucinante, es aparecer Márquez,

y desparecer tú.

¡Que ahora tienes un hijo, cariño!

-Ya, pero es que...

No están bien, María, te lo aseguro.

-Pues aquí tienes a un niño que pregunta por papá.

-Ahora no puedo dejarles.

-Eres un buen amigo.

Una mierda como marido y un padre regulero, pero...

un buen amigo.

-Te quiero, ratona.

Dales besos.

Y no llegues tarde.

¡Sebas!

Ayuda un poco, hombre.

¡Cuidado!

Abajo.

Vamos.

Al suelo, al suelo, al suelo.

Vamos... No, no, no, no.

Prefiero hacerlo yo solo. Déjanos a nosotros.

¡No!

Y más vale que tengas razón, Iago.

Tengo que abrir la de Susana.

Bea.

Están aquí, Iago.

Están aquí, señor Márquez.

(RÍEN)

¿Y los cuerpos?

Cuando la Pasarela asigna un traje a una persona que ha muerto,

se llevan el traje anterior.

O sea, ¿que yo no estoy enterrado en mi tumba?

Su antiguo yo, Andrés Vargas, no.

Ya.Y entonces, ¿por qué cojones la marciana de tu directora

dijo que estaban siguiendo su camino?

Bueno, ella es muy críptica, ya sabe.

Ah.

Y le agradecería que no tratara así a la directora.

Es lo más parecido que tengo a una madre.

¿Una tila?

¿Y dónde crees que podrían estar?

Bueno, por poder...

Pueden estar en Barcelona, en Shanghái

o en Esparragosa de la Serena.

Y nosotros las encontraremos.

En Barcelona, en Shanghái o en Esparragosa de la Serena.

Pero... Pero...

Si de verdad han bajado, Iago,

serán ellas las que nos encuentren a nosotros.

Es lo primero que hizo usted cuando bajó, buscar a su familia.

¿Quiere que le ponga dos bolsitas? No.

No, gracias, esto de profanar tumbas me ha dejado hecho polvo.

Buenas noches.

Que descanse, señor Márquez.

(Ladridos)

Papu. (CHISTA)

Vamos al lío.

(Ladridos)

Ese es el espíritu.

Mujeres de 20 a 30 años

que hayan llegado al barrio en los últimos diez días.

(Pitido)

"Peluquera...

Empleada doméstica...

Autónoma.

Agente de Policía.

Incorporada a la Comisaría de Vallecas."

Como el señor Márquez cuando volvió.

Eres tú.

(Timbre)

¿Quién es?

A estas horas nada bueno.

Yo abro y usted dispara. Espera, espera.

A la de tres.

Una...

¡Oh, oh, oh!

¿Qué pasa, alma de cántaro? No me jodas.

Oye, ¿se puede saber qué cojones hacéis aquí a estas horas?

¿Tú siempre recibes así a tus visitas?

¿Estáis borrachos?

Bueno, yo un puntito sí que tengo, sí.

El otro, como es un rancio, pues nada. A cero cero.

¿Se puede?

Chicos, os agradecemos mucho las cervezas,

pero estamos a miércoles.

Y como cada primer miércoles de mes,

quedamos para brindar en recuerdo de nuestras chicas.

Pues sí, y habíamos pensado

que ahora que habéis vuelto,

pues no sé, lo mismo os apetecía uniros

a esta bonita tradición. Gracias.

De hecho, hemos avisado a Sebas.

Pero decía que tenía lío, no sé. Ah, ¿sí? ¿Y eso?

María, que lo lleva como una vela.

Del bar a casa y de casa al bar.

Para lo que hemos quedado.

Oye, ¿y eso seguro que es cero cero?

Bueno, es lo que pone aquí.

Pues nada,

por ellas.

Por ellas. Por ellas.

Por ellas.

"Cuando todavía no se ha apagado el dolor de la muerte,

se abre paso la vida.

Los seres humanos me han tenido confundido

desde el mismo día que llegué a la Tierra.

Cuando crees conocerlos,

descubres que no podías estar más equivocado.

Cuando piensas que nunca se recuperarán de un golpe fatal,

se levantan,

dispuestos a enfrentar un nuevo asalto.

Levantarse y enfrentar un nuevo día.

Ponerse en marcha.

No darse por vencido.

Porque las personas a las que queremos

nunca terminan de irse.

No mientras alguien mantenga vivo su recuerdo.

Nadie sabe lo que nos deparará el futuro.

Y mientras algunos buscan su destino entre las sombras,

ocultándose junto a nosotros,

convencidos de llevar a cabo una misión,

otros luchan desesperadamente por salir a la luz.

(Vibrador)

Se dan cuenta de que la vida...

(Vibrador)

nunca es lo que parece."

(Vibrador)

¿Sí?

Sí, sí, voy para allá.

De momento, todo controlado.

"Reconociéndose frente al espejo.

Pensando que han llegado al final.

Y de nuevo... todo vuelve a empezar."

¿Usted sabía esto?

¿Lo ve? La han abierto.

Si quiere podemos abrirla para ver lo que falta.

-Ya sé lo que falta.

Han abierto la tumba.

-Los brazos arriba.

Esto, señor Márquez, es un detector de trajes.

Si es Susana, el detector que tengo aquí se encenderá.

Es Rebeca, la que cuida de Sergio.

-Ya sabes qué tienes que hacer.

María, ¿qué está pasando?

Voy a descubrirlo y sabes que voy a hacerlo.

Va a ser una carnicería.

Creo que no es de este planeta. ¿De qué me estás hablando?

No te acuerdas de mí, ¿verdad?

Es que estoy muy cambiada.

Hay que llamar a la pasarela

y que nos explique qué está pasando.

Hola Laura.

Me encanta tu nuevo traje.

¿Te quieres casar conmigo, Susana Vargas?

Y es Laura, es el amor de tu vida.

Ella sabrá lo que hay que hacer, siempre lo sabe.

No he podido convencerla.

No se lo digas.

Voy a encontrar a su hija, señor Márquez.

Aunque sea lo último que haga el resto de mi vida.

Dele, señor Sebas.

(Música)

Esto se pone interesante.

# Para bailar la bamba #

(GRITAN)

En este puto país no hay respeto.

# Se necesita una poca de gracia.

# Una poca de gracia, y una cosita, # ahí arriba, ahí arriba #

-Tiene una noticia para ustedes. ¿Estos quiénes son, tus primos?

# Por ti seré, por ti seré.

# Para bailar la bamba se necesita # una poca de gracia.

# Una poca de gracia y una cosita # ahí arriba, ahí arriba.

La has encontrado.

Estoy vivo - Temporada 3 - Capítulo 27

26 sep 2019

Un inesperado giro de los acontecimientos obliga a Márquez y al Enlace a regresar a la Pasarela para pedir que intervenga. Al volver a la Tierra ha pasado un año. María y Sebas han tenido a su bebé. Adrián y Alicia son dos nuevos inspectores, y Vero la comisaria que ahora sustituye a Santos.

ver más sobre "Estoy vivo - Temporada 3 - Capítulo 27 " ver menos sobre "Estoy vivo - Temporada 3 - Capítulo 27 "
Programas completos (29)
Clips

Los últimos 337 programas de Estoy vivo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos