Estoy vivo La 1

Estoy vivo

Lunes a las 22:30 horas

Estoy vivo
Lunes a las 22.40 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4884125
No recomendado para menores de 12 años Estoy vivo - Temporada 2 - Capítulo 25 - ver ahora
Transcripción completa

Andrés, eres tú.

Soy yo, mi amor.

Estoy vivo.

Sé por qué su mujer le ha reconocido.

Y cuando usted la cure,

todo volverá al punto de partida.

O sea, que se olvidará otra vez de mí.

Las cosas deben volver a su ser.

Mírame a los ojos y dime que renunciar

al amor de mi vida es lo más sensato.

¡Ay, mi vida!

Pero si no la cura pronto, Laura no sobrevivirá.

Mi madre, ahora, lo que necesita es estar tranquila.

Así que, por favor, si la quieres, de verdad, déjala en paz.

Proporciónele una cura a Laura y regresaré a La Pasarela.

¿Estás dispuesto a renunciar a ella?

Renunciaré a Susana si vosotros salváis a Laura.

La Pasarela es como la banca, señor Márquez,

siempre gana.

"Y aunque te quiero más que a mi vida,

tengo que dejarte.

Hay algo demasiado grande que nos impide estar juntos."

Después de tantos años...

Necesito que me pongas este corazón.

La última vez que un cirujano me abrió,

tuve que matar a su familia.

Se llamaba Santiago Figueroa.

Mendieta mató a mi mujer, pero era a mí a quien buscaba.

Has hecho un buen trabajo.

Acabamos de emitir una orden de búsqueda y captura

contra Augusto Mendieta. Ya era hora.

Pues sí, ya era hora.

Tenías razón, Márquez.

Resulta que era el jefe de Palacios y el cerebro de todo esto.

Mandó asesinar al exmilitar, a Lola, a los cuatro gitanos.

Pero ahora tenemos un testigo dispuesto a declarar su contra.

La viuda del Pollo.

Quiero protección.

Bueno, para eso estamos aquí.

Júrame que mi niña y yo vamos a estar bien.

Te doy mi palabra.

¡Iago!

¿Crees que hay un topo en comisaría? -Sí.

Sálvela, inspector.

La testigo ha escapado.

¡Ay!

¿Qué pasa? Que he roto aguas.

(GRITA)

El inspector Márquez, ese hombre no es quien dice ser.

¡Ya está, ya está, ya está!

Ya está aquí.

Inma, muy bien, Inma.

Acabad lo que habéis empezado.

Por favor, mírame a la cara

y dime que no has vuelto con Márquez.

Es muy difícil de explicar.

No hace ni dos días que he salido por esa puerta

y ya te has metido con él en la cama.

A ti lo que te faltan son cojones.

Cojones para contarme la verdad, y para hacer que esto funcione

y cojones para dejarme tirada.

Lo siento mucho, Susana.

Sé que lo has hecho por salvar a Laura. Gracias, Iago.

De verdad, gracias.

Al suelo, de rodillas.

¿Cómo se comporta alguien a quien le han puesto los cuernos?

¡Fuera! -Te ha dicho que te vayas.

¡Mamá!

Esta mujer se está desangrando, tenemos que llevarla al hospital.

No hemos venido a por ella.

-¡No, no!

¡Ah!

¡Se la han llevado! ¡Se la han llevado!

¿Estás bien? Sí.

A ver.

Central, ¿me recibes? Central.

¿Quién? Los hombres de Mendieta.

Mi hija, se han llevado a mi hija.

¡Se la han llevado!

¡Se la han llevado!

Se han llevado a mi hija.

Tranquila, tranquila, te prometo que la vamos a encontrar, ¿vale?

María, llévatela abajo para esperar la ambulancia.

Y acompáñala al hospital. Cris, ve con ellas.

Atención, a todas las unidades:

secuestro en la calle de La Estrella número 2.

Repito, calle de La Estrella número 2.

Cuando nos atacaron, iban en una furgoneta negra.

Sí, matrícula 7720LMS.

Posibles sospechosos:

furgoneta negra, matrícula 7720 Lima Mike Sierra.

¿Alguien más sabía donde estábamos?

Los de Delitos Cibernéticos rastrearon el teléfono de Susana.

Lo sabían ellos y los del dispositivo.

O sea que hay un chivato hijo de la gran puta en comisaría.

Eso parece.

Voy bajando.

(Teléfono)

Bea. ¡Susana!

¿Qué? Mamá...

¿Qué, qué le pasa? ¿Qué le pasa a mamá?

Que se ha desmayado, está en el suelo y no reacciona.

¿Cómo?

Susana, está inconsciente.

Bea, ¿respira? Comprueba rápido si respira.

Sí, sí, respira.

Ya he llamado a Urgencias.

Vale, ¿estás en casa?

Susana, por favor, ven rápido.

Por favor.

No te muevas de allí, voy para allá, no tardo nada. Voy.

¿Qué pasa?

Mi madre, que se ha desmayado y no reacciona.

Las llaves del coche, en la chaqueta, tengo que subir.

Espera, Iago.

Tengo la cura.

Consígueme algo de tiempo. Vale.

¿Qué pasa? Joder.

¡Susana! ¡Iago!

¿Estás ahí? Sí, no puedo abrir la puerta.

Ábrela, por favor. ¿Qué pasa?

¡Que no puedo abrir! Sí, voy, voy.

No se abre, está atascada. ¡Me cago mi putada vida!

Espera, espero momento.

¿Qué pasa?

Que es antigua la puerta y a veces se atasca.

¡Susana! Espera, voy contigo.

No te mueras, mamá.

Mamá, por favor.

Por favor, mamá, no te mueras.

No te mueras, mami.

# Ahora que empiezo de cero,

# que el tiempo es uno,

# que el tiempo es incierto.

# Abrázame fuerte, # amor, te lo ruego,

# por si esta fuera la última vez. #

¿Dónde está? En la cocina.

Laura, Laura.

¿Y mi hermana?

Ahora viene. Trae unas toallas húmedas, Bea.

Bea, haz lo que te digo, trae unas toallas.

Laura.

Sé que nunca más vas a acordarte de mí.

Eres el amor de mi vida, Laura.

Te quiero y siempre te querré.

Adiós, cielo.

Adiós.

Laura.

Abre los ojos, Laura.

Laura.

Mi amor, tienes que seguir viviendo.

¿Me oyes? Hazlo por las niñas.

Laura...

Laura, abre los ojos.

-¡Márquez! -¿Mamá?

Mamá... -Cariño.

Bea.

¿Estás bien?

¿Estás bien?

¿Sí?

Sí.

Vale.

Vale, vale.

Su mujer ya está a salvo, señor Márquez.

¿Seguro? Seguro.

Ahora tenemos que rescatar a ese bebé, vamos.

Mami, ¿estás bien? -Sí.

Ha sido un susto, ya está.

Que no, que no, necesito esas grabaciones ya.

Joder, que es un bebé.

Venga, tú me dices algo. Chao.

Oye, ¿qué tal Inma?

-Físicamente está bien.

-Tiene que estás destrozada.

-Han puesto un psicólogo a su disposición.

-Bien.

-¿Para qué querrá de ese hijo de puta?

-No tengo ni idea.

Pero me da igual, hay que encontrarlo cuanto antes.

-¿Sabemos algo más?

-Ni rastro de Mendieta:

no está ni en su empresa ni en su domicilio.

El edificio Victoria está vacío. -¿Y la furgoneta?

-Hemos pedido las grabaciones de las cámaras de tráfico

y la central ha movilizado a todos sus agentes.

La Guardia Civil también ha dicho que nos echará una mano,

pero vamos, que no tenemos nada. -¿Y el chivato?

-Ahora mismo no es prioridad.

-Voy a hablar con los de Delitos Telemáticos

para que rastreen todas las llamadas de la comisaría.

-Bien, hazlo. -Voy a cazar a esa rata,

es la única manera de saber dónde está la hija de Inma.

Me tiene usted preocupado, señor Márquez.

No se ha cagado en su vida ni una sola vez en todo el camino.

Hemos salvado a su mujer.

Mi mujer ya no se acuerda de mí ni se acordará nunca, Iago.

¿Qué pasa?

¿Cómo está Laura?

Está fuera de peligro, señor Sebas.

Y tú, ¿qué haces aquí? Ahora que sabes que eres Andrés.

No lo sabe.

Vamos a ver: primero no lo sabe, después lo sabe, ahora no lo sabe.

¿De qué mierda va esto?

¿Qué cojones está pasando?

Ni yo mismo lo sé, Sebas, ni yo mismo lo sé.

¿Qué cojones?

Poltergeist de manual.

Un "polter pollas".

Estoy hasta los mismísimos de tanto fantasma.

-Pero ¿aquí también hay fantasmas? -¡Tú!

Pollo, vamos a ver, tranquilo que me vas a dejar sin vajilla.

Has dejado que te levantaran a mi niña.

Lo siento.

Voy a recuperarla aunque sea lo último que haga, te lo prometo.

¿Con quién estás hablando?

Estoy hablando con...

Me lo prometió.

Pollo, deja de moverte, que me estás mareando.

¿Qué pollo ni qué pollo?

-Me dio su palabra, inspector.

Y tú también.

¡A tomar por culo! ¡Sebas!

Baje el arma.

Escucha, Pollo,

vamos a ir a por ella, sabemos dónde la tienen.

Pero te pido un favor, vete con tu mujer.

Ella ahora te necesita más que nunca. ¿De acuerdo?

Nosotros nos ocupamos de tu hija.

Salvadla, por favor.

¿Ya estamos con las bombillas?

Señor Márquez...

La que faltaba.

Los estaba esperando.

(CHISTA)

-Yo me voy.

-Pase, Sebastián.

-¿Sabe mi nombre?

-Si he permitido que supiera la identidad de Andrés de Vargas,

es por una razón.

-¿Ah, sí?

¿Cuál?

-La sabrá a su debido tiempo.

Ya te acostumbrarás a sus circunloquios.

La humanidad entera está en peligro.

La eterna lucha del bien contra el mal

ha llegado a su momento crucial.

Y solo vosotros podéis ir detener lo que parece inevitable.

El final de los tiempos tal y como los hemos conocido.

(Llanto de bebé)

No llores más.

Tú vas a ser el primero en contemplar las puertas del infierno.

¿Podemos centrarnos un poco, por favor?

¿Puede decirnos para qué quiere Mendieta el bebé?

Tiene que ver contigo, DH65.

¿Y podría ser un pelín más concreta?

Pero solo lo puedes solucionar tú, Vargas.

Ah, muy bien.

Pues, mire, tengo que pedirle algo,

qué coño, no es una petición,

es una decisión que he tomado.

Estoy harto y cansado, muy cansado

de dar un paso adelante y dos atrás.

Cada vez que voy a recuperar a mi familia, pasa algo

y acabo por perderlas de nuevo.

Estás aquí por una razón más importante.

Pues para mí, no.

Después de esta misión,

quiero morir.

¿Cómo?

Pero, señor Ma...

Ya estoy muerto para mi mujer y para mis hijas,

no puedo seguir así.

Lo sé.

Pues eso.

Quiero irme.

Quiero descansar para siempre.

Si es ese tu deseo.

Ahora tenéis una misión que cumplir.

Muy bien.

Pero ¿cómo fue, Bea? ¿Se desmayó, se cayó de repente?

Más o menos.

Más o menos, ¿qué?

Que vino Santos y se puso a discutir con mamá

porque había vuelto con Márquez.

Se puso muy borde, Susana. Vamos, encima.

Será cabrón, con todo lo que le ha hecho pasar.

Pues mamá le echó de casa.

Y ya...

Pues se desmayó.

Eh, eh.

Lo has hecho muy bien,

Bea, de verdad, como una campeona. Muy bien.

Pensaba que estaba muerta, Susana.

Se va a poner bien, ya lo verás, ¿vale?

Y Márquez, ¿qué hizo cuando llegó? ¿La reanimó?

No.

No lo sé.

Me pidió unas toallas

y cuando volví, ya estaba bien.

Joder, nos ha salvado ya las tres.

Mamá.

Un segundo, cariño, que me va a dar...

¿Qué tal, cómo estás?

Bien.

-Lo cierto es que tenemos muy buenas noticias.

¿Qué? Pero si se acaba de desmayar.

-A ver, hay que hacerle más pruebas,

pero los resultados del tac son muy claros:

la mancha ha desaparecido.

Pero eso, ¿eso cómo va a hacer? ¿Qué explicación tiene?

A veces, en neurología, las cosas no son lo que parecen.

Esas manchas pueden cambiar de tamaño o se reabsorben solas.

No os preocupéis si la veis un poco desorientada. Es normal.

Claro que es normal,

pero si está desorientada todos los días.

A ver, también puede tener mareos, nauseas, periodos de amnesia.

Pero lo importante es que ya está bien.

-¿Entonces?

-Nada, no hay que hacer nada.

Ni operación ni tratamiento. Enhorabuena.

-Muchísimas gracias. Gracias. Gracias.

¡Ay, mi amor!

Venga, vámonos. Vámonos a merendar.

¿Os apetece?

Sí, perfecta.

Oye...

Madre mía, qué día.

Pero ¿qué le pasa Andrés?

Tiene que ser muy duro ver todos los días a tu familia

y que no sepan quién eres.

Pues hay que convencerle de que siga vivo.

Lo veo difícil.

Creo que lo tiene muy pensado.

Así que esa era tu jefa...

Le llamamos directora, sí.

O sea que Dios es una mujer.

Señor Sebas, abrimos un poco la mente o así, no hay forma.

La Pasarela no es el cielo.

Dimensión de tránsito.

Correcto.

Y tú te llamas DH65.

Es mi nombre de enlace, sí.

O sea que 65 es el apellido.

Nunca lo había pensado.

Sí, algo así.

Lo que tiene delante, señor Sebas,

es una representación de la eterna batalla entre el bien y el mal.

como dijo la directora. Esto es la hostia.

Y que lo diga.

Aquí está representada toda la historia de la humanidad.

¿Y esos picos?

Los grandes hitos.

¿Ve?

Se inventa la imprenta, picazo del bien.

Y aquí, ¿qué pasó?

Primera Guerra Mundial, picazo del mal.

Siempre que mueren seres humanos de forma antinatural,

el mal repunta.

Plagas, pandemias.

Mire la que lió la peste negra.

Y ahora, ¿cómo estamos?

Solo tiene que mirar al alrededor: odio, sufrimiento, guerras.

Trump, Kim Jong-un, Mourinho.

O sea, perdemos por paliza.

Esto es muy sencillo, Sebas.

En el mundo siempre ha habido hijos de puta

y Mendieta es el que nos ha tocado a nosotros.

Sea lo que sea, viene del otro lado.

¿De qué otro lado, Iago?

Los agentes de la oscuridad como Mendieta tienen su propia pasarela.

O sea que sí que existe el infierno.

Señor Sebas, no empecemos.

¿Y Mendieta es más como tú o como él?

Yo creo que es más como él. Solo hay una manera de saberlo.

(Teléfono)

Hola, Santos.

¿Qué pasa, Sebastián?

¿Echamos un...? ¿Un partidito?

(RÍE)

Qué partidito ni qué... ¿Dónde estás?

Estoy donde me da la gana.

¿Te has ido de la clínica?

Sí, sí. Y no tengo ninguna intención de volver.

Esto es la hostia.

¿Dónde estás?

¿Estás borracho?

¿A ti qué te importa?

Mira que eres gilipollas.

Dime dónde estás, que voy a buscarte.

Eh, eh, córtate ya con este...

Rollito de amistad, ¿eh, Sebastián?

Que ya has conseguido lo que querías.

¿De qué cojones hablas?

Estoy hablando

de que entre todos me habéis metido en una puta clínica,

para que al día siguiente,

tu colega pueda ponerme los cuernos con mi mujer.

De eso estoy hablando.

¿Qué ocurre?

Acabemos con esto ya de una puta vez.

Me voy a echar un rato.

-¿Quieres que te prepare algo? -No, gracias, Bea.

Descansa.

¡Susana!

¿Qué?

¿Qué pasa, mamá? ¿Qué es todo esto?

Las has estado escuchando.

¿Quién? ¿Yo? Sí.

Bueno, no pasa nada, lo guardamos.

Sí, la doctora ha dicho que podías estar un poco desorientada.

-No, quietas un momento las dos.

¿Qué ha pasado? Nada.

Pero ¿tú no te acuerdas de nada de lo que ha pasado por la mañana?

¿Y de anoche?

-Me acuerdo de que estuvimos cocinando las tres.

Eso es de lo último que me acuerdo.

-Vale.

-Hecho algo malo. No, mamá, no, no.

Malo, no.

¿Por dónde empiezo? A ver...

¡Susana, habla, dime! Vale, vale.

Mamá, te besaste con Márquez en el portal.

-¿Cómo? Sí.

Nos dijiste que te ibas a cenar con María y cuando volviste,

te ciste el lote con Márquez en el portal.

Y esta mañana ha venido Márquez y lo has metido en la habitación

y habéis estado de charla. ¿Cómo de charla? ¿De charla de qué?

No lo sabemos, pero estabais de muy buen rollo.

¡Mi madre!

Pero si me acabo de separar de Santos.

-Es que también estuviste con él.

-¿Que también besé a Santos?

(AMBAS) ¡No, no, no!

A Santos,

estuvisteis hablando y le dijiste que habías vuelto con Márquez y...

Acabasteis a gritos.

Menudo culebrón, ¿eh, mami?

A ver, mamá, que no pasa nada.

No pasa nada. Lo importante es que estás bien.

-Ya, claro, pero si cada vez que pierdo la memoria, la lío parda.

Eso es lo que me pasa a mí cada vez que salgo de fiesta,

ahora lo entiendes.

(Latidos)

(Voces)

Está aquí.

(Latidos)

-María.

¿Ha habido suerte? -No.

Ninguna llamada relacionada con los numerosos de Mendieta.

-Te lo dije.

-¿Novedades de la furgoneta?

-Sí, la Guardia Civil ha encontrado en un parking a las afueras,

pero no hay huellas.

-Esa gente sabe lo que se hace. -Estamos jodidos.

-¿Puedes pasar un momento? -Sí, claro.

-Si yo fuera el topo, no me arriesgaría a llamar desde mi móvil.

Buscaría una alternativa. -¿Por ejemplo?

-Voy a pinchar los teléfonos fijos de aquí y de los alrededores.

-Perfecto, hazlo, cuento contigo.

-Pienso coger a ese hijo de puta y me dirá dónde está el bebé.

(CANTURREA)

(EL BEBÉ LLORIQUEA)

(Gritos)

¡Ahora!

Vamos, vamos, que queda poco.

Ahora, eso es, ya está aquí.

(UNA MUJER GRITA)

(Llanto de bebé)

-Es mi hijo.

Gracias, doctor.

¿Pasa algo?

-Lo siento,

su hijo ha nacido con el corazón enfermo.

-¿Qué quiere decir?

-Desgraciadamente,

solo vivirá unos pocos meses.

-Mi mujer,

¿está bien?

-Sí, doña Victoria está perfectamente.

Esta es la entrada.

Esto lo que va a ser es una encerrona de cojones.

¿Cuántos crees que nos vamos a encontrar ahí dentro?

¿Ahí dentro?

Ni puta idea.

No sé para qué pregunto.

Lo de menos son los hombres de Mendieta.

Ese túnel esconde algo mucho peor. Déjate de metafísica, Iago.

Nosotros entramos, saludamos,

cogemos al bebé y salimos de aquí cagando leches.

Lo que viene a ser una visita de cortesía.

Pues igual nos hemos quedado cortos.

(Teléfono)

Hola, Márquez.

Hola.

¿Cómo te pillo?

Pues bien, bien, bien, aquí, tranquilito.

Y tú, ¿cómo estás?

¿Yo?

Bien.

Me alegro.

Mis hijas me han contado que...

Vaya, que...

Que tú y yo... Nos besamos.

Sí.

Y que esta mañana, hemos estado charlando.

Ha sido lo más hermoso que me ha pasado en mucho tiempo.

Ya, pues ello no me acuerdo de nada.

Pues es una pena.

Bueno, por eso te llamo, porque no quiero que pienses que...

No, no pienso nada.

Lo entiendo todo.

Pues yo no entiendo nada.

Estabas enferma y nos equivocamos.

Pero ha sido el mejor error de toda mi vida, te lo aseguro.

Gracias por ponérmelo tan fácil.

Gracias a ti.

Adiós.

Adiós, Laura.

¿Todo bien, señor Márquez?

Vamos a salvar a ese bebé.

Si muero ahí dentro,

decidle a María que soy un gilipollas.

Pues ya somos tres.

Los tres gilipollas.

Vamos a reventarle los huevos a este cabrón.

Cabina número cinco, ocho,

nueve, dos...

cero, tres,

ocho, uno, seis.

Quiero que me mandes cada hora la transcripción

de las conversaciones de cada una de las cabinas.

Máxima confidencialidad.

(SUSURRANDO) Vamos.

David.

Hola, Susana.

¿Cómo está tu madre?

Bien, mejor, estoy yendo para comisaría.

No, ni se te ocurra. Tómate el día libre.

No, si aquí no hago nada. Además, se queda Bea con ella.

Como quieras.

¿Sabemos algo nuevo del bebé?

Pues no, no tenemos nada todavía.

Vale, llego enseguida.

Estás perdiendo facultades.

Eso parece.

Bueno, igual es por lo que llevas metido entre pechito y espalda.

¿Cuántas llevas?

¿Qué haces aquí, Santos?

He venido a pedirle perdón a tu madre.

Mira, no.

No es buena idea. Y menos así.

Dame la botella.

No tienes ninguna más por ahí escondida, ¿no?

Llaves.

Vamos, comisario, que no tengo todo el día.

Sal.

Bebe un poquito de agua y vete al asiento del copiloto.

¿A dónde vamos?

Y yo qué sé.

¿Qué hago contigo?

Es que no lo entiendo,

es que no sé qué coño os pasa a los de vuestra generación.

Los puretas somos los peores.

Haciendo de niñera de mi padrino, lo que me faltaba, vaya.

Gracias, hija.

Qué manía le ha dado a todo el mundo de llamarme hija.

Este camino no salía en el mapa.

Hay que joderse.

Esto es un laberinto.

Como no nos separemos, no vamos a encontrar ese bebé nunca.

Aquí no se separa ni dios, Sebas.

¿Por cuál cogemos?

Ahora te lo digo.

Periquito, el bandolero, se metió en un sombrero.

El sombrero era de paja...

Eh...

A tomar por culo, por aquí. Venga, seguidme.

Un poco aleatoria la cosa, ¿no? Un poco.

Yo, por si acaso, voy a ir dejando señales.

Me quedo más tranquilo.

¿Ángela?

¿Y Iago?

Iba detrás de mí.

¡Iago!

¿Dónde cojones se ha metido?

¡Iago!

(SUSPIRA)

Vamos a buscarle, anda.

¡Iago!

¡Iago!

Patri.

-Hola, Laura, me alegro mucho de la buena noticia.

-Muchas gracias. ¡Bea!

-¡Voy!

-Y tú, ¿qué tal? Que ya casi no te veo por aquí.

-Bien, bien, estudiando.

Bueno, y el novio ese que tenía antes, pues ya no lo tengo.

-Vaya.

-Mamá, ¿estás segura de que no quieres que nos quedemos?

-Seguro, que estoy bien.

-Hasta luego, Laura.

-Sed buenas.

Este sitio es demasiado grande, más de lo que pensábamos.

Podríamos tirarnos en días enteros aquí.

(Chillidos de rata)

Joder.

¡Andrés!

¿Qué?

Parece que lleva muerto menos de 24 horas, ¿no?

Bueno, lo lleva muy bien.

Bueno, eso pregúntaselo a las ratas, que se están poniendo finas.

(LEE) "Martín Senaz."

La tarjeta de visita.

Bueno, no creo que esté para muchas visitas ya.

¿Cirujano cardiovascular?

Coño, el corazón.

Me da que Mendieta le ha encontrado un mejor lugar que la nevera.

Eso quiere decir que estamos cerca.

¿Es verdad eso de que te vas a ir?

Es de verdad, sí, lo dejo, Sebas.

Cuelgo las botas, estoy harto ya de ser un héroe.

Eso lo dices ahora porque estás jodido.

No, no. Date un tiempo.

Lo tengo bien pensado.

Cuando encontremos al bebé, regresó a La Pasarela para siempre.

Eres un puto egoísta.

¿Que yo soy un egoísta?

Lo hago todo por mi familia, Sebas.

Ahora me ven como un cabronazo.

Nunca me verán çcomo un padre o como un esposo.

Nunca podré acompañar a mis hijas a su boda ni conocer a mis nietos.

¿Y Laura?

Laura tarde o temprano conocerá a alguien,

que precisamente, no seré yo.

Joder, Andrés. Sebas, escucha.

Me acojona tener que ver día tras día a Laura con otro.

Así durante el resto de mi vida.

¿Y yo? ¿Tú qué?

Ya perdí una vez a mi mejor amigo.

Pues lo siento, nos veremos ahí arriba.

Así que esta...

es nuestra última aventura juntos.

Exacto.

Y vamos a acabarla por todo lo alto, ¿vale?

Pues al lío.

¡Ángela, espera!

Es allí.

No tengas miedo, papá.

No tengo miedo.

Pero tengo que encontrar una manera de entrar.

Te está esperando.

¿Quién?

El hombre malo.

Solo puedes pasar tú.

Gracias por ayudarme, cielo.

Te quiero, papá.

Y yo a ti, mi amor.

Ten mucho cuidado.

Hija, cuidado tienen que tener ellos.

Adiós.

Fernando y Rebeca, os vais, patrulla 1.

Miriam, pendiente del teléfono, ¿vale?

Santos.

A tu despacho, rápido.

Cómo echaba de menos esto.

¿Qué pasa? ¿Que aquí ya no fuma nadie?

Voy a ver si encuentro algo de ropa limpia y te das una ducha.

Y una aspirina. No, una aspirina no.

Esta resaca te la vas a comer. Y te jodes.

Cris, ¿qué tal estás?

Bien.

¿Qué tal tu madre?

Bien, tía, gracias.

María, que dice mi madre que...

¿Querías algo?

¡Eh, eh!

¿Te has vuelto loca o qué?

(GRABACIÓN) "Señor Mendieta, soy Cristina.

Puede estar tranquilo.

No, no, todavía no tienen ninguna pista."

¿Eres tú?

¿Tú eres la rata?

Una hija de puta, eso es lo que es.

Tienen una niña recién nacida.

¿De qué va todo esto, Cris?

¡Que me hables!

Que me digas... Quiero un abogado.

Que casi me matan, hija de la gran puta.

Lleváosla al calabozo.

No merece la pena, Susana.

Primero Palacios.

Y ahora, Cristina. ¿Qué coño está pasando, María?

Pues que todos tenemos un precio, supongo.

¡Quieto!

Voy a pasar.

Dejadle.

¡Iago, no!

Y amigo está ahí dentro.

No podéis pasar.

No puedo pasar, mis cojones.

¿Abrazo navarro?

Demasiado peligroso. Quitadles las armas.

¡Ya estoy aquí!

-Bea, ¿puedes venir un momento, por favor?

Esta mañana, cuando me desmaye,

me dijiste que la primera persona que apareció fue Márquez, ¿no?

-Sí.

Él te reanimó.

Menos mal.

-Sí, menos mal.

Márquez.

Siempre Márquez.

-¿Y eso a qué viene?

-Mira esto.

-La muerte de papá. (ASIENTE)

-Y ahora dale la vuelta.

(LEE) "Isabel Arribas Muñoz y sus dos hijas...

Cecilia Márquez y Elena Márquez."

-Murieron el mismo día que papá.

-La familia de Márquez. -Mucha casualidad, ¿no?

-Mamá, no, no.

Sé por dónde vas y, de verdad, no lleva a nada bueno.

-¿Por qué dices eso?

-Pues porque llevo casi dos años en terapia.

Y es que sigo sin entender nada.

-Bea, ¿me estás ocultando algo?

Cariño, que soy mamá.

Si tienes algo que contarme, me lo puedes contar.

Vamos, que me lo tienes que contar, siéntate.

-No sé por dónde empezar.

-No te preocupes, tengo todo el tiempo del mundo.

-Mira, mamá, aquí están pasando cosas raras.

Pero que muy, muy raras. -¿Qué quieres decir?

-Pues porque llevo yendo todo este tiempo al loquero para nada.

Porque lo que yo he visto y lo que a ti te está pasando...

Es verdad, mamá.

-¿Qué has visto tú?

-Pues mira, por ejemplo, el otro día,

vi cómo Iago entraba en casa y se llevaba los resultados de tac.

-¿Qué?

-Y al día siguiente, zas, ni rastro del tumor.

Por arte de magia, así, de un día para otro.

¿Explicación?

-No, a ver, la doctora dijo que ese tumor se podía reabsorber solo.

-Vale, mamá, y esto también se reabsorbe, ¿no?

-No, esto no.

-¿Tú has hablado de todo esto con Susana?

-No.

Ya sabes lo que opina ella de todo esto.

Y ahora, ¿qué hacemos?

Pues no te queda mal mi ropa.

Ni a ti, mi despacho.

Es provisional. Solo hasta que vuelvas.

Si vuelvo.

Yo no te veo tan mal.

No me has visto hace una hora.

Ya he visto la que tenéis liada ahí fuera.

Pues sí:

secuestro de un bebé, tiroteo en plena calle y Márquez, claro.

¿Qué pasa ahora con Márquez?

Que no tenemos ni puta idea de dónde está.

Pues como siempre.

Tenemos a Cristina en la sala de interrogatorios.

¿Qué ha pasado? Trabaja para Mendieta.

Joder, pues sí que me he perdido cosas.

María, tú te quedas. -Y una mierda.

Voy a acabar lo que he empezado. -La acabas de agredir.

-Corta me he quedado. -María...

-Seré buena.

-Santos, ¿vienes? Sí.

Mucho mejor así. Te debo una.

Hola, polluela.

No voy a hablar hasta que llegue mi abogado.

El que tengo aquí colgado. ¿Cómo?

Que te calles.

No, no, no puedes hacer eso. -Que te quede claro, me das asco.

¿Sabe lo que hace? Me das asco.

-Confió en ella.

Conozco mis derechos.

-Ahora mismo, tus derechos me importan una mierda.

Cris, ¿por qué?

¿Por qué va a ser? Por dinero.

¿Solo dinero? Mucho dinero.

Más del que iba a ganar en toda mi vida.

-Han estado a punto de matar a Susana. Y a Márquez.

¡Han secuestrado a una niña recién nacida, joder!

-Yo no sabía lo que iba a hacer. No me vengas con esas.

Porque te has callado como una perra.

Cristina,

la has cagado.

Joder, la has jodido muchísimo.

Pero estás a tiempo de arreglarlo. Esa niña puede estar viva.

Estamos a tiempo de encontrarla.

Hay un túnel.

Debajo del edificio Victoria.

Vamos.

Continúa.

Para mí que Iago tenía pase VIP.

Yo no he tenido un pase VIP en mi puta vida.

¿Te acuerdas de la Celeste?

Claro,

la discoteca cutre aquella.

Pues es un poco como esto, ¿no?

Sí, pero con Paco Pil.

¿Y te acuerdas la que les liábamos a los puertas

cuando no nos dejaban entrar?

Te estaba esperando, Santiago.

No la despiertes,

me ha costado mucho dormirla.

No vas a hacerle daño.

¿Por qué iba a querer hacerle daño?

Porque eres un asesino.

Por eso te he conducido hasta mí,

para decirte quién soy en realidad.

El grupo Alfa se dirigirá

a la entrada del túnel del edificio Victoria.

Y el resto al punto indicado en el mapa.

-Tomad precauciones, esa gente es peligrosa

y no sabemos qué nos podemos encontrar.

-La prioridad es traer a la niña sana y salva.

Os quiero en 15 minutos listos, así que espabilando.

¡Eh, tú, cara mono!

¿Conoces la Celeste?

No, tú qué vas a conocer con esa pinta de gilipollas que tienes.

¿Gilipollas yo? Gilipollas tú, sí.

¿Qué haces, coño? Que nos van a mandar a Villa Tiesa.

Hago lo que me sale de los cojones, Sebas.

¿Ah, Sí? Sí.

Pues esto es lo que hacíamos en la discoteca.

Si siempre ibas borracho. ¿Yo borracho?

Borracho, sí, que tenía que llevarte a casa arrastras.

Tú eres un hijo de puta. Y tú, un borracho.

Y tú, un hijo de puta. Y tú, un payaso.

¿Quieres que te meta? Payaso.

Payaso tú. Payaso tú, borracho. Borracho.

¿Qué eres, de Vallecas? ¿Quién es el payaso?

Payaso tú, borracho. ¡Bueno, ya vale!

Listo. Listo, que eres un visto.

-Matadlos.

Les hemos hecho la 13-14, ¿eh, compañero?

Por los viejos tiempos.

Vamos.

Yo nunca he querido hacer daño tu familia, Santiago.

Angela me lo enseñó.

Tú mataste a su madre.

Lo vi con mis propios ojos.

Y ella... La niña murió a su lado.

Sé perfectamente cómo murió.

Pero Ángela no te lo ha mostrado todo,

la verdad es sobre tu familia...

(Latidos)

A Victoria y a mí nos costó mucho tener a nuestro hijo.

A lo mejor Dios no quería que lo tuviéramos

y por eso hizo que naciera tan enfermo.

El médico dijo que era una cardiopatía congénita.

Llegó un momento en que el pobre no tenía fuerzas ni para llorar.

Recuerdo que en nuestra casa, el silencio era atronador.

Y como la Medicina no podía hacer nada por él,

pedí a alguien que me ayudara.

Pero no fue Dios el que escuchó mis plegarias.

Y fue entonces cuando le vendí mi alma...

Nunca un llanto ha traído tanta alegría a una casa, fue un milagro.

Pero el precio que pagué fue muy alto.

¿Y qué fue de su hijo?

Le tengo justo delante.

Todo lo hice por ti.

Muy bien, vamos.

Vamos.

¿A qué esperas?

Ya puedes matarme si quieres.

Inspector Márquez.

Nos llevamos al bebé y a mi amigo.

Antes de que esto se venga abajo.

Hazme un favor, intenta sacar un arma o algo.

¿Por qué mataste a mi mujer?

No sabía que era ella, Santiago.

Te lo juro.

Que no te líe, Iago, no lo escuches.

¿Qué te ha dicho?

Es mi padre.

¿Qué?

Joder, Iago, tienes más biografía que Manolete.

Ya lo ve, inspector,

ahora, eso ya da igual.

No, no da igual.

Nos da igual, ahora voy a tener que dejar huérfano a mi amigo.

Así que no da igual. El tiempo se ha acabado.

Dispare si quiere, ya nadie podrá evitarlo.

¿Y eso por qué?

Porque ha llegado el momento.

Estoy de circunloquios hasta las mismísimas pelotas.

Vamos, Iago.

¡Salgamos de aquí de una puta vez, ya!

¡Iago, fuera!

¡Andrés!

¡Vamos, rápido!

¡Vamos!

¡Por aquí! ¡Vamos, Iago!

¡Vamos, Sebas, rápido!

¡Vamos!

(Silbido)

El odio destruye todo lo que encuentra a su paso.

He sido un puto egoísta.

A ti y a los que te rodean.

(GRITAN)

Mi familia me necesita y yo les necesito a ellos.

Al mal solo se le puede vencer con amor.

La tormenta es solo el comienzo.

¿El comienzo de qué?

La eterna lucha entre el bien y el mal se librará esta noche.

¡Márquez!

¡María!

¡Voy a arrancarle la cabeza a ese cabrón!

¡Mírame, soy tu hijo!

No tengo alternativa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Temporada 2 - Capítulo 25

Estoy vivo - Temporada 2 - Capítulo 25

10 dic 2018

Mientras en comisaría buscan desesperadamente al bebé secuestrado por Mendieta, Márquez, el Enlace y Sebas se introducen en los túneles del edificio Victoria en busca de respuestas. Laura permanece inconsciente mientras Márquez acude en su ayuda. Ahora está convencido de que debe proporcionarle la cura para el tumor. Santos abandona la clínica de desintoxicación. Abatido tras enterarse de que Laura se ha besado con Márquez, vuelve a engancharse a la bebida. Susana descubre su deplorable situación y trata de ayudarle.

ver más sobre "Estoy vivo - Temporada 2 - Capítulo 25 " ver menos sobre "Estoy vivo - Temporada 2 - Capítulo 25 "
Programas completos (26)
Clips

Los últimos 322 programas de Estoy vivo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Beatriz

    Seguidora fiel de esta serie...adicta a ella.. Enhorabuena. Desde Los Angeles CA. ¿¿

    25 dic 2018
  2. Alicia

    Me ha flipado la serie, desde el primer al último capítulo la he seguido con mucha expectación, pero debo decir que me esperaba un final más espectacular, o al menos más aclaratorio, no puede ser que todos se queden sin saber la verdad sobre Márquez y El Enlace.. Sin duda creo que lo han cerrado así porque habrá una tercera temporada, o eso esperamos todos los que la hemos seguido. El elenco de actores y actrices es buenísimo y el dúo Javier Gutiérrez Y Anna Castillo es inmejorable. Alejo Sauras no se queda atrás y me parece el personaje más puro y más tierno que he visto en mucho tiempo... además de ser guapísimo porque a una se le alegra la vista solo con mirar esa belleza de hombre... Enhorabuena a todos y esperando impaciente la siguiente temporada

    19 dic 2018
  3. Santi

    La serie es de 10, me gusta mucho... peeeeeeero, ya el anteúltimo capitulo bajo bastante el guión, se quedo muy flojo el desarrollo de la trama en el tunel con Mendieta y sus secuaces y el desenlace aún ha sido peor, muy pobre y muy decepcionante... esperaba más la verdad!!! Aún así espero con ansiedad la tercera temporada,

    18 dic 2018
  4. Sonia

    Me encanta esta serie, tiene de todo.. Una penisima pena que acabe

    18 dic 2018
  5. Michael Bonds

    Excelente serie que refleja un poco de todo y me gusto por su originalidad y por las interpretaciones de Alejo Sauras y a "Susana" a mi gusto ese sensibilidad que demuestran tener ambos sobre sale entre los demás principales actores que lo bordan como "Marquez" "Sebas" y las demas mujeres y equipo de inspectores a todos y a cada uno desde Aranda hasta el pollo lo hacen muy muy bien y aplaudo por Tv1 por creer y elegir la serie y al productor y evidentemente felicito a todo el equipo que la hace posible empezando por los guionistas y a todos estos actores que hacen unas interpretaciones geniales y por supuesto al seleccionadores que los eligió y se nota que que hay uno muy bueno con con ese sensibilidad especial que hace posible esa elección de un reparto de actores que está muy acertado y es entretenida de hecho es el único programa que miro con atención de Tv1 además del tiempo con Mónica Lopez .

    18 dic 2018
  6. Alberto

    Espectacular,emocionante,gran serie, felicidades

    18 dic 2018
  7. Jonathan del valle

    Increíble serie !!! Espero que haya una tercera temporada esto no lo podéis dejar aquí!!! Queremos massssss

    18 dic 2018
  8. Veronica

    Esta serie se merece una tercera temporada, es de lo mejor que he visto en mucho tiempo

    17 dic 2018
  9. Veronica

    Esta serie, se merece una tercera temporada, es de lo mejor que he visto en mucho tiempo.

    17 dic 2018
  10. Ros lueiro

    Excelente trabajo, actores, guión, dirección... Esperando ya tercera temporada. Enhorabuena.

    16 dic 2018