Estoy vivo La 1

Estoy vivo

Jueves a las 22.40 horas

Estoy vivo
Jueves a las 22.40 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4848338
No recomendado para menores de 12 años Estoy vivo - Temporada 2 - Capítulo 22 - ver ahora
Transcripción completa

(RONCA)

(Puerta)

¡Va!

(Puerta)

Ya va, ya va.

¿Qué haces aquí, Sebas?

Tú estabas durmiendo. ¿Yo?

No, no, una cabezada nada más.

Pues vaya una mierda de guardia.

¿Y el corazón?

El corazón ahí, toda la noche, "pom pom, pom pom".

Como una canción de Georgie Dann.

# El corazón, pom pom. # El corazón, pom pom. #

Bueno, te he traído el desayuno.

¿Y esto a qué se debe?

Esto se debe a que tu sobrino

me ha dejado este mensaje a las seis de la mañana.

"Buenos días, señor Sebas, disculpe si le despierto,

pero siempre le preparo el desayuno al señor Márquez

y hoy no va a poder ser.

Quería pedirle que le llevara usted algún tentempié,

lo que vea, pero que no lleve mucha grasa.

Que tiene que mantener la figura. Cambio y corto."

Así que te he traído churros y porras.

Rosquillas, chocolate y zumito de naranja.

Muy ligerito todo, sí, señor. ¿Y eso?

Documentos oficiales.

Pero esto es de la época de Franco. Sí.

Y más antiguos.

Son los permisos de construcción del edificio Victoria.

¿Y de dónde los has sacado? Tengo un amigo en el catastro,

estaban en un archivo cubiertos de mierda.

¿Y estos son los planos del edificio Victoria?

Sí, los originales. Y mira,

construyeron algo ahí abajo y no es un parking.

Parece una especie de túnel, ¿no?

Que acaba justo...

Aquí, en las afueras.

Bueno, pues ahora sabemos por dónde se entra, ¿no?

¿Qué le pasa ahora? No tengo ni puta idea.

(Latidos)

¿Qué coño vas a hacer?

Mano de santo.

Me cago en mi puta vida.

No es la primera vez que hago esto.

No te preocupes.

Cuanto antes, mejor. Sí.

Los tienes muy bien puestos, mami.

# Ahora, que empiezo de cero,

# que el tiempo es uno, # que el tiempo es incierto.

# Abrázame fuerte, amor, # te lo ruego,

# por si esta fuera la última vez. #

¿Tú qué haces aquí?

Nada, venía a darte los buenos días.

Buenos días.

No es así como lo había imaginado. ¿No?

Qué raro, ¿y cómo te lo habías imaginado?

Así.

Sí, así mejor.

Me estás alegrando lo que parecía ser un día de mierda.

Ven.

¡Ah!

¡Qué moñas eres!

Pero hay un problema. ¿Qué problema?

Que soy alérgica al polen.

¡Que es en broma, que es broma!

¡Que no!

Iago, te vas a tener que esforzar mucho más para convencerme

de que estemos juntos.

Yo pensaba que ya te había convencido.

No, porque hay un detallito que no tengo yo muy claro.

Pues yo tenga claro lo que quieras, delante, pregunta.

¿Tú quién eres?

Ya lo sabes, soy Iago.

Mira, yo vivo ahí, con mi madre y con mi hermana.

Mi padre murió. Me he criado en este barrio.

Fui al instituto dos calles más abajo.

¿Tú?

Pues qué pena.

Pena ¿por qué?

Porque no puedo estar con alguien

y tener una relación seria con alguien que no conozco.

¿Me llevas?

¡Buenos días!

Hola.

Iago, ¿dónde estás y por qué cogiste mi coche?

Era una urgencia, señor Márquez. ¿Ha pasado algo?

Es largo de explicar.

¿No ha hablado con Susana? No.

Ve a buscar a Sebas y os vais al Victoria.

¿Al Victoria?

Está vigilado por los hombres de Mendieta.

Hemos encontrado otra entrada. Sebas te cuenta, ¿vale?

Entendido, señor Márquez.

¡Eh! Buenas.

¿Sabemos algo nuevo de Lola? Nada nuevo, pero estamos en ello.

Susana, ¿puedes de venir un momento?

Tengo algo.

Adelante.

¿Qué pasa? ¿De qué va esto?

Esto va de que tengo aquí

el informe policial de tu amiguito Iago.

¿Qué ves ahí? Nada. Nada de nada.

David. Espérate, Susana.

Que aquí tenemos el de Márquez.

Lo mismo, nada de nada.

Un poco raro, ¿no? Bueno, es que igual son del FBI.

O de la CIA o igual de la NASA.

Igual la niña se ha tragado un payaso esta mañana.

David, ya lo había buscado, yo también soy policía.

Márquez estuvo en la Unidad Especial,

me lo dijo Lola.

Su expediente y el de su familia están clasificados.

Fin del misterio.

Susana, ¿no ves que te estoy intentando proteger?

¡Venga ya! No.

¿Qué pasa?

No estoy con Sandra, seguí tu consejo.

Muy bien, pues mucho mejor para ella.

La cagué, Susana, la cagué, ¿qué quieres que te diga?

Me entró un ataque de cuernos al oíros con el puto muñequito

decir todo lo que decíais y me volví loco.

David, te lo intenté explicar.

Te echo de menos.

No.

No.

Silencio.

¡A ver, un poco de silencio!

¡Prestad atención!

Hoy, la reunión va a ser un poco más corta de lo habitual.

Al menos, por mi parte.

Algunos ya conocéis mis circunstancias personales,

por eso...

Por eso he decidido presentar mi dimisión a Jefatura.

Muchas gracias a todos por vuestro trabajo.

Y tened mucho cuidado ahí fuera, que no reparten golosinas.

¿No estás siendo muy duro con él?

No quiero hablar de esto ahora, María.

Cris. ¿Sí?

¿Has visto a Palacios? No, todavía no ha llegado.

Qué raro, con lo puntual que es.

Basilio, podrías correr un poco, que es muy bueno para las varices.

¿Qué haces?

(Teléfono)

¿Qué suena?

(Teléfono)

¿Y esto?

(GRITA)

(Ladridos)

Pero bueno, ¿qué cojones...?

Buenos días, señor Sebas.

Yo ahí no subo. ¿Por qué?

No voy a ir contigo en un coche lleno de flores.

No sea especialito y suba, por favor.

La madre que te parió.

¿Qué coño es todo esto?

Amor.

Romanticismo.

¿Susana?

¿Lo sabe tu tío?

Iago, ¿has tenido alguna relación seria con una mujer?

Bueno, estuve casado.

Pero no te acuerdas.

No sabes ni un carajo de amor.

Yo tuve una novia en Ceuta, cuando hice la mili.

Nos juramos amor eterno y todas esas mierdas.

La mili se acabó, yo me volví a Madrid,

¿y tú ves por algún lado a mi amor eterno?

La distancia mata al amor, gallego.

Y ella es de la tierra y tú de... otra dimensión.

No me imagino un futuro sin ella.

¿Y qué?

¿Te vas a quedar aquí para siempre?

¿Ya has hablado con los de arriba? ¿Se lo has contado?

Me da igual, haré lo que sea para estar con Susana.

Susana no es tan fuerte como aparenta.

Se quedó muy tocada cuando te fuiste.

No voy a volver a marcharme. Eso espero.

Si lo haces,

subiré yo mismo a la Pasarela y te bajaré hostias.

¿Sabes?

Hacéis una pareja de puta madre.

Gira a la izquierda.

(Puerta)

Adelante.

Bonito discurso.

Estarás contento, Márquez.

¿A qué has venido?

¿A tocarme los cojones por última vez?

No.

He venido a despedirme de ti en condiciones.

¿Sabes?

Mi mujer está enamorada de ti.

Sí, Laura te quiere.

Pero nunca te querrá tanto como quiso a Vargas.

Cuando Vargas murió, algo se murió dentro de Laura.

Y de mí.

Fue como...

Sí, como si se apagara una luz.

Como si estuvieras en la cocina y se fundiera una bombilla.

Puedes seguir cocinando porque hay más luces,

pero todo se ve peor.

Se ve más oscuro.

Así fue como nos quedamos todos cuando murió Andrés.

Por eso sé que Laura nunca te querrá del todo.

Por qué tú no eres Andrés Vargas.

Si lo fuera, estaría muy orgulloso

de los cojones que le estás echando.

Márquez.

Que lo han matado.

¿A quién?

Orificio de entrada en área frontal.

Trayectoria lineal.

Con salida en región parietal del cráneo.

¿Qué es esto, Márquez? ¿Qué coño está pasando?

No lo sé, no lo sé.

Algún hijo de puta nos está matando uno a uno.

Primero, Lola.

Ahora, Palacios. Como a perros. O puede que no.

¡María!

No, no es el mismo calibre.

Ni el mismo asesino.

El tirador que mató al exmilitar y a Lola es un profesional,

un puto psicópata.

Pero un profesional.

Y el que ha hecho esto es un chapuzas.

Dejó el casquillo a la vista

y el cuerpo del pobre Palacios a medio enterrar.

Este casquillo no es de un rifle de precisión.

Parece más bien de una pistola trucada.

Y tenemos pisadas ahí,

ahí y ahí también.

Y hay distintas huellas.

¿Fueron varios? Eso parece.

Primero lo mataron

y luego arrastraron el cuerpo hasta esta fosa.

Todo esto tiene un aire de improvisación de, no sé,

algo macarra que apunta a un ajuste de cuentas.

¿Ajuste de cuentas de qué? ¿De qué? Yo... No.

No creo que Palacios pudiera estar metido en nada turbio.

Yo solo digo lo que veo.

Habría que avisar a la familia, pero no encontramos nada.

¿Tú sabes algo?

Hablaba con alguien por teléfono. A menudo, y le llamaba padre.

Bueno, sé que es duro,

pero hay que localizarle y darle la noticia.

¿Es el móvil de Palacios? Sí.

David, esto debería ir a la Científica.

Venga, Susana, no me vas a venir ahora con protocolos.

(Llamada)

Dime, hijo mío.

¿Es usted el padre de Enrique Palacios?

Sí. ¿Quién llama?

Soy Susana Vargas, la compañera de él.

¿Qué ha ocurrido?

Mi hijo ha muerto.

Dile a tus hombres que dejen de buscarle.

Este ya no sirve, consígueme otro.

Encuentra a quien lo ha matado.

Vamos.

Aquí es.

Menudo túnel.

¿Qué querrían sacar de ahí abajo?

Vamos a averiguarlo.

Señor Se...¿La Martirio?

La cogí de tu casa por si acaso nos encontrábamos bichos raros,

ya sabes.

Esa pistola solo sirve para matar hostiles.

Y solo si la empuña el señor Márquez.

Pues vamos a cazar fantasmas. Señor Sebas,

es mejor que se quede aquí vigilando.

No pienso dejarte bajar solo ahí.

Ahí abajo puede pasar cualquier cosa.

Ni para las que yo estoy preparado.

Razón de más para que vaya contigo.

Necesito que se quede en la entrada.

Si vienen los hombres de Mendieta, nos pillarían desprevenidos.

Según el plano, este túnel conduce al edificio Victoria.

Debería haber una puerta o algo.

¿Y si no la hay?

Cualquier cosa extraña, sal cagando leches.

Yo me encargo de que no entren los malos.

Márquez, nos vamos.

David va a mandar una unidad a que registre la casa de Palacios.

¿Tú te acuerdas del Pollo? Sí.

¿Y recuerdas dónde vivía?

Sí, en una zona chunga, ¿por qué?

No, porque nuestro amigo el Pollo lleva desaparecido varios días

y esa zona chunga está por aquí. ¿Y?

Que podríamos echar un vistazo, preguntar si alguien ha visto algo.

Vale.

(Timbre)

No sabía si entrar con mis llaves.

He empaquetado tus cosas, están en el salón.

No te preocupes, está todo.

No quería que se quedara nada tuyo aquí.

Voy a vestirme.

Señor Sebas, las pilas...

(Latidos)

(Ladridos)

¡Ah!

Iago...

Ven.

No tengas miedo.

¿Qué pasa?

¡Iago! ¿Qué pasa?

El terror, señor Sebas.

El horror más espantoso que se puede imaginar.

Ya está todo.

Laura, quiero que sepas que...

Que no voy a seguir así, no puedo seguir así,

haciendo daño a la gente que quiero y...

Y voy a internarme en una clínica.

Me parece muy bien, es lo que tienes que hacer,

necesitas ayuda.

Bueno, pues...

Me voy.

¿Cómo has podido?

Durante años, has estado a mi lado.

Al lado de mis hijas, de mi familia,

consolándome por la muerte de Andrés como si fueras un amigo fiel.

Y fuiste tú el que tuvo la culpa.

Fuiste tú el que estaba borracho

mientras mi marido se moría ahogado en ese puto lago.

¿Qué clase de persona eres, Óscar?

¿Cómo has podido hacerme algo así? Y decirme que me quieres.

Y te quiero, Laura.

Siempre te he querido.

Tú no sabes lo que es querer a nadie.

No paro de darle vueltas.

Esa noche no debería haber muerto Andrés.

Deberías haber muerto tú.

No has abierto la boca en todo el camino.

Acaban de matar a un compañero, ¿te cante una chirigota?

Te recuerdo que también era mi compañero.

Ya lo sé.

Lo siento, no es una buena época. Lo sé.

No, no lo sabes. No es solo por el trabajo,

mi casa ahora mismo no es una fiesta precisamente.

Por lo de Santos.

Da igual, no quiero hablar de eso. Sí, sí quieres hablar de eso.

Si lo has mencionado, es que quieres hablar de eso.

Es que la noche que murió mi padre...

Márquez, Santos...

No estuvo allí. Lo sé.

¿Cómo lo sabes?

Él me lo dijo.

Y tu madre, ¿cómo está?

Pues si yo estoy jodida, imagínate. Por eso lo digo.

La verdad es que últimamente,

las únicas alegrías que tengo me las da tu sobrino.

(Golpe)

¡Qué hijo de puta!

¡Eh, eh!

¡Quieto, hombre, quieto!

A ver cómo sales de aquí, perla.

Chico, estate quieto ya.

Joder...

Serás cabrón...

Para ya, coño.

Vosotros sí que no vais a salir de esta.

Usted es la mujer del Pollo, ¿no?

Su viuda.

Y el gordo ese por el que vienen preguntando

es el cabrón que lo mató.

¿Cómo dice?

Que ese hijo de puta

disparó a mi Juan Fernando como a un perro.

Señora, ¿usted tiene pruebas?

Despacito con eso.

¿Eso qué es?

Para las huellas y esas cosas.

Tienen que encontrar a mi Pollo.

¿Y no prefiere usted venir con nosotros a comisaría

y prestar allí declaración?

No quiero nada con los maderos.

Fui buscando justicia y se lo pasaron por los cojones.

Mire, señora, han matado a un policía.

Así que, si nosotros nos vamos ahora,

van a venir muchos más policías y muy cabreados.

Así que, o alguien responde ante la ley

o esto se va a llenar de antidisturbios

que van a poner el barrio patas para arriba.

¿Estamos?

Fui yo.

-¿Pero tú qué dices?

-Fui yo.

Yo disparé al madero.

Es lo mejor.

Iago, me estás preocupando.

¿Estás bien?

Gracias, señor Sebas, no se preocupe, de verdad.

Estás pálido.

¿Qué ha pasado ahí dentro?

No lo sé muy bien.

Primero he escuchado los latidos más y más fuertes.

Luego he sentido que el terror me invadía el cuerpo.

Joder.

Bueno, vete directo a casa.

Cualquier cosa, me llamas. Vale.

Esa temporada, ascendimos a Regional.

Temporada 82-83.

Prefiero la caña.

No.

Algunos lo llaman "la despedida",

es el último trago antes de ingresarte.

¿Te vas a ingresar? Esta noche.

Así que, si no te importa, ponme la última caña.

Te he dicho que no.

Ya he oído otras veces ese rollo de la última.

Y nunca es verdad, siempre es otra puta mentira.

¿Ahora te vas a preocupar por mí?

Lástima.

Me hacía ilusión tomarme una caña en el bar de mi viejo amigo.

Cuando estés por ahí, haces lo que te salga de los cojones.

Pero tu viejo amigo no te pondría nunca otra caña.

¿Sabes lo que me han dicho en la clínica?

Que voy a necesitar la ayuda de mis seres queridos.

¿Y sabes de lo que he pensado?

Que no me queda nadie.

Por mi puta culpa.

Pero voy a superar esto, aunque sea yo solo.

¡Ah!

Y este trofeo lo ganamos por mí.

Porque te la puse en bandeja.

Hacíamos un buen equipo, ¿te acuerdas?

Andrés, tú, yo...

Y Laura.

Ella siempre estaba montando follón en la grada.

Creo que esa fue la última vez

que me sentí arropado en toda mi vida.

-¿Qué tenemos?

-Han encontrado este rifle en casa de Palacios.

Falta la prueba de balística,

pero es el mismo modelo con el que mataron al exmilitar.

-Joder.

-¿Se sabe algo del padre? -Pues no mucho.

Palacios era huérfano,

creció en un orfanato, sus padres murieron en un atentado.

-Entonces, ¿con quién habló Susana?

-No sabemos, el teléfono no está operativo.

Debe ser una tarjeta prepago.

No sabemos ni con quién habló ni cómo encontrarlo.

Cuando tengas los resultados, me avisas.

Hasta ahora. -Hasta ahora.

Papuchi...

(Ladridos)

¿Cómo estás?

Esto no lo has hecho tú, ¿verdad, Papuchi?

Esto ha sido cosa tuya, ¿verdad?

¿Qué eres?

(Latidos)

"No voy a volver a desaparecer, te lo prometo, Susana.

Voy a hacerlo bien, voy a hacerlo como te mereces.

Cállate ya."

Hola, DH65.

Con usted quería hablar.

De tu relación con Susana Vargas. Sí.

No podéis estar juntos.

Solo iba a informarle, no a pedirle permiso.

Eres un enlace y no tienes libertad para decidir.

Estoy enamorado de Susana Vargas y ella también lo está.

Le guste o no le guste.

Solo iba a decirle...

Vamos, dilo.

Solo quería decirle que he decidido no regresar a la Pasarela,

voy a quedarme aquí con ella para siempre.

Si decides quedarte en la tierra, no volverás nunca más a la Pasarela.

Si decides ser un humano, lo serás con todas sus consecuencias.

Si me quedo en la tierra, moriré, algún día.

Para mí, la muerte sería no poder estar con ella.

No tienes opción.

Volverás a la Pasarela te guste o no,

y no tendrás ninguna relación con Susana Vargas.

Nunca.

No.

Es tu destino.

Ayuda a Márquez en su misión.

A lo que se enfrenta es demasiado poderoso

para hacerlo solo.

Lo has visto con tus propios ojos en ese túnel.

¿Qué hay ahí?

¿Qué es lo que he visto?

Y se me olvida preguntarle por el corazón.

¡Hola!

-¿No me vas a dar ni un beso?

-Voy, voy a dejar la bolsa y vuelvo.

¡Ah, qué bien huele!

He visto que ya no están las cajas de Santos.

-Se acaba de ir.

-¿Cómo estás? -Bien.

Yo soy una experta en empezar de nuevo.

Así me paso la vida.

-Eh, mamá.

-Ya está.

Uy, hace dos días no levantabas un palmo del suelo y ahora,

con tatuajes. -No empieces, mamá.

¿Qué quieres de beber?

(RECUERDA) "Muy bien, Bea. Un poquito más.

¡Andrés, ven, no te lo pierdas!

Está caminando, mira."

Mamá, mamá, te has quedado pillado.

-Perdona, perdona.

-No, eso te pasa por estar todo el día en casa.

Esta tarde, nos vamos de compras,

te voy a regalar un mogollón de cosas.

-¿Con qué dinero?

-Con el tuyo.

-Eso me pasa por preguntar.

¿Comemos? -Vale.

Bueno, al menos nos hemos librado de las lentejas de Santos.

-Para siempre.

-¿Te sirvo? -Por favor.

Avisa que traemos a un detenido.

Cris, Antonio Moreno, revisa su expediente.

¿Quedan habitaciones en el hotel?

Todas las celdas están libres. ¿Qué ha hecho?

Es el sospechoso de la muerte de Palacios.

Tira.

¿El asesino de Palacios? Eso parece.

Necesitamos las huellas de esto y cotejarlas con las de Palacios.

Dicen que le mataron porque sospechan que mató al Pollo.

Eso dicen. No tenemos el cuerpo del Pollo para comprobarlo.

Me niego a pensar que Palacios fuera un asesino.

Pues igual tienen razón. ¿Cómo?

Han encontrado un rifle en su casa,

la prueba de balística coincide con la bala que mató al exmilitar.

No puede ser.

Me cago en la puta...

Joder, joder, joder...

Aranda, Aranda, ya voy yo.

Tranquila, Susana. ¡No me digas tranquila!

Mi compañero, Márquez, en mi cara.

En mi cara, mi compañero era un psicópata.

Con la cara de bueno que tenía el hijo de la gran puta.

No ha sido culpa tuya.

No, pero soy una policía de mierda, de mierda.

Si te sirve de consuelo, nos engañó a todos.

¿Pero qué le pasa a todo el mundo? ¡Todo el mundo se ha vuelto loco!

Todos con doble vida.

Santos con una doble vida, Palacios también, tú y tu sobrino.

Todo el mundo me miente.

¡Estoy hasta el coño de tanta mentira!

Yo no te miento. ¿Qué no?

No. Tú el que más.

Cada palabra que sale de tu boca es una mentira.

No me digas eso.

No me lo digas.

Lo superarás, ya lo verás.

Te conozco, no vas a rendirte porque tienes más cojones que nadie.

Bueno, que tu madre no, que tu madre, no.

Y encima, tú sigues colado por mi madre.

Bueno, es que no es sencillo.

¿Ves?

Mentira.

(Teléfono)

Dime, Sebas.

¿Has hablado con tu sobrino?

No, no lo he visto.

Pues hemos tenido un susto de cojones en el túnel ese.

Pero ¿estás bien? ¿Estáis bien?

Sí, sí, ha salido disparado diciendo tonterías.

Hablando del mal y mierdas de esas.

Pues paso por casa y a ver qué me cuenta.

Andrés,

¿sabías que Santos va a ingresar en una clínica de rehabilitación?

No.

No, no sabía nada.

¿Te acuerdas cuando ganamos el trofeo Zabala?

Sí, claro.

El año que subimos a Regional, temporada 82-83.

Eso fue hace siglos, Sebas.

Santos se acuerda perfectamente. Y yo también.

¿Tú no odiabas a Santos?

Mira, Andrés, los dos sabemos que Santos es un cabronazo.

Pero también sabemos que fuimos buenos amigos.

Éramos un equipo, joder.

Andrés, ¿sigues ahí?

Sí.

Paso por casa un momento y voy contigo, ¿dónde nos vemos?

¿Dónde crees que va a estar?

¿Mejor?

Sí.

Ha sido un día duro, si te apetece que hablemos,

podemos ir a tomar algo.

No, no es el día.

Susana, ¿te llevo a casa?

Sí, pero a la mía no.

Al final, solo te fijas en el lado bueno de las cosas.

No me imaginaba que la vida pudiera ser tan perra.

Perdona, Papuchi, no quería ofenderte.

Iago. Hola, señor Márquez.

Espero que haya venido usted comido,

no estaba yo muy cocinero hoy.

¿Un mal día?

No muy bueno.

Pues no te cuento lo que hemos tenido nosotros.

¿Nosotros? Hola.

¡Susana!

¿Qué haces aquí?

¿Hay que pedir cita para venir a verte?

No.

(CARRASPEA)

Bueno, es que esto era lo que yo quería comentarle.

Ya se lo he contado.

¿Se lo has contado? "Pichí pachá".

Y "pichí pachá", ¿bien? "Pichí pachá", muy bien.

Que no hay que pedirle bendición a tu tío.

No, pero, bueno, es la costumbre de la aldea.

Ni caso, no sabes cuánto me alegro de que estéis así, chicos.

Y yo me alegro de que tu tío se alegre.

Y ahora, que estamos todos contentos, mira,

yo voy a coger una cervecita.

¡No!

Pero ¿tenéis un cadáver o qué? No, no...

No, no, ¿te imaginas que estés saliendo con Iago, el destripador?

Estamos intentando llevar una vida más sana y no hay cerveza.

Pero es que yo hoy lo último que quiero es llevar una vida sana.

Así que voy a hacer pis rápidamente

y bajamos al chino a por cervezas, ¿vale?

Esconde esto, me cago en todo. Lo llevo a su habitación.

No, ¿cómo a mi habitación?

Es más fácil que entre en la mía que en la suya.

Iago...

No sería la primera vez, señor Márquez.

(Cisterna)

Vamos.

¿Qué pasa?

¿Y Iago? Nada, ha ido a por la cartera.

Ya está.

La tengo, ¿vamos?

Sí.

(Ruido)

No me jodas. No me jodas.

Lola.

Vale, se me ha caído, pero no es para ponerse así.

Deberías decirle lo que sientes.

Tiene que saberlo.

¿A quién, a Laura?

Ese tren ya pasó.

No, ese tren no pasa nunca.

Cuando hay un amor tan puro, no hay quien lo venza.

Ni siquiera la muerte.

Y tú tienes un regalo inmenso.

¿Cuál?

Una segunda oportunidad.

Ya sabemos quién fue tu asesino.

Lo sé.

Por eso he venido a despedirme.

Me ha encantado conocerte, Andrés Vargas.

Y a mí.

Te voy a echar mucho de menos, Lola.

Gracias por todo.

Me voy con los míos.

Tú deberías hacer lo mismo.

Llama a tu mujer.

-Mamá, quería otros pantalones. -Por favor, no seas desagradecida.

-¿Me quedaban genial o no? -Si se te veía todo el...

-¿Qué dices? Que eran monísimos.

(Teléfono)

-Espera, sujétame esto un momento.

Vete subiendo, que ahora voy.

¿Márquez? Laura.

Dime.

Eh...

Sabrás que Santos ha dimitido de comisaría esta mañana.

Y, bueno, Susana me ha contado un poco.

¿Cómo estás?

Bien, gracias por preguntar.

¿Sabes que Santos se va a internar en una clínica?

Sí, me lo ha dicho esta mañana.

Bueno, pues Sebas y yo vamos a acompañarle ahora.

Laura, sé que estás muy cabreada con él,

pero Santos ahora mismo necesita de sus viejos amigos,

de su pandilla.

Y tú, ¿cómo sabes que nosotros éramos una pandilla?

Bueno, yo sé cosas, sé muchas cosas.

No, es que no quiero verle.

Bueno, lo entiendo.

Adiós, Márquez.

Adiós.

Mi amor.

¿Qué haces? ¿Te vas? Sí, me voy.

He comprado aperitivos y variantes.

Qué rico.

No hagáis nada que yo no haría.

¿Cómo qué? ¿Echar un polvo?

Yo solito me lo he buscado.

¿Por qué le dices eso?

Porque cuando está en modo padre, es muy fácil de picar.

¿Y tú? ¿Por qué lo llamas de usted si es tu tío?

La costumbre de la aldea.

La aldea...

¿Qué aldea, Iago?

¿La de los pitufos?

Que tú no eres de Moaña.

Y dudo mucho que Márquez sea tu tío.

¿Quieres saber la verdad?

Venga, cuéntame.

¿Quién es en realidad Iago Márquez Loureiro?

Mi verdadero nombre es DH65.

Y soy un enlace.

Vengo de una dimensión de tránsito conocida como la Pasarela.

Donde mi labor es acompañar a personas que han fallecido

y ayudarlas a realizar su salto al otro lado.

En realidad, antes de ser enlace, fui humano.

De hecho, tuve una mujer y una hija.

Las dos murieron.

Yo decidí quitarme la vida.

Y entonces, conocí a la directora de la Pasarela.

Me llevó con ella y me convirtió en enlace.

Venga, cuéntame, ¿quién es en realidad Iago Márquez Loureiro?

Te lo acabo de contar, soy un enlace.

Vengo de la Pasarela y...

Venga, cuéntame, ¿quién es en realidad Iago Márquez Loureiro?

Venga, cuéntame, ¿quién es en realidad Iago...?

Alguien que te quiere con toda su alma.

Esa es la verdad.

Iago, aunque te pongas en plan Paulo Coelho conmigo,

no funciona.

Tenías razón.

Hoy no es el día. Eh, ¿qué pasa?

Estás rarísimo, más raro de lo normal, que ya es decir.

¿Estás bien?

Sí.

Me voy a ir, ¿vale?

Y lo dejamos para otro día.

Vale.

Mañana te llamo. Vale.

Me cago en mi puta vida.

(RECUERDA) "¡Sebas, aquí!

Aquí, a la banda.

¡Que voy solo, Sebas!

(LAURA) ¡Vamos, chicos!

¡Venga, que ya son vuestros, venga!

¡Tira, Santos, tira, que estás solo, tira!

¡Gol! ¡Gol!"

Si quieres recordar tiempos mejores,

no bebas para olvidar.

¿Qué haces aquí? Dirás, ¿qué hacemos aquí?

¿Vais a dar una paliza ahora que no soy comisario?

Márquez está aquí porque es mejor persona que tú y yo juntos.

¿Y tú?

Yo, porque los amigos, aunque sean unos gilipollas,

siempre son los amigos.

Cuando veníais aquí, ¿os imaginabais que, no sé,

que acabaríais así?

¿Alcoholizado?

Bueno, eso se venía venir un poco.

Vete a tomar por culo.

No, digo tú de comisario y tú, Sebas, en el bar.

¿Yo qué coño iba a verme en el bar?

Yo quería ser piloto y morir con las botas puestas.

¿Y tú?

Muchos se merecían ser comisario antes que yo.

Andrés se lo merecía.

El que más.

¿Y tú, Márquez?

¿Yo qué? ¿Cuándo quisiste ser policía?

Pues desde que tengo memoria.

Igual que Andrés.

Pero igualito.

Quién sabe, a lo mejor, cuando salgas de la clínica,

echamos un partidito.

Antes tendrás que bajar esa barriguita, ¿no?

Qué barriguita, qué barriguita.

-Ese partido, yo lo quiero ver.

Muchas gracias.

Tienes un problema y vas a solucionarlo.

Eso muy valiente lo que vas a hacer.

-Te vamos a ayudar.

-Anda, dame eso.

-A ver si te vas a volver alcohólica tú también ahora.

Sebas, no seas gilipollas.

Bueno, tú espérate, no te digo yo que no,

porque con la vida que me dais.

-¡Pero bueno!

-Sobre todo tú. -Explícame eso, a ver.

A ver cuál es la vida que te doy.

(RECUERDA) "¿Qué me estás contando?

Vale, un pase es un pase.

Pero un gol es un gol y nos ha dado la victoria.

Esto me lo llevo yo, por algo he metido el 'chicharro'.

Ha sido por mí, cabrón.

Laura, has visto el pase, ¿no? -No, Sebas, hoy, Santos es el héroe.

Oye, oye, ¿qué pasa aquí?

Que me voy a poner celoso. ¡Anda, tira, tira!

Vamos a celebrarlo, invita Sebas. ¿Yo? ¡Sí, hombre!"

Qué puto asco, joder.

Madre mía, cómo está el patio.

Joder.

¿Para tan poquito da el sueldo de inspector jefe?

Qué bonito, David, rebuscando en la basura.

Tengo unos melocotones arriba, ¿te los bajo?

Qué graciosita has sido siempre.

¿Buscas esto?

Eso busco, sí.

Estaba en el suelo, ahí tirado.

Mira, yo no sé qué habrá dentro, pero el dibujo de Teo es...

Insuperable, me ha hecho guapísima.

Parece que te quiere.

Y yo a él, muchísimo.

¿Lo puedo abrir? No, ¡dame, dame!

¡Ya está abierto!

No es un coche lleno de flores, pero, bueno,

se hace lo que se puede.

¿Nos viste?

Vine esta mañana a dártelo y... En fin.

Me lo voy a quedar, ¿vale?

¡David!

Lo de los melocotones no era broma, deja la basura.

(Puerta)

¿Y Susana? ¿Se ha ido?

Sí.

Qué pronto, ¿no?

¿Todo bien?

Todo mal.

¿Qué ha pasado? Si cuando me fui, estabais la mar de a gusto.

Intenté contarle toda la verdad.

Quién soy, de dónde vengo.

Me lo impidieron desde la Pasarela.

¿Congelaron otra vez a mi hija?

Bucle temporal.

Ay, hijos de puta.

Bueno, Iago, lo importante es que la quieres.

Ya encontrarás la manera de decírselo.

¿Cómo usted con su mujer?

Espero que se te dé mejor.

Por cierto, Sebas me dijo que tuvisteis un susto en el túnel.

Es un lugar aterrador, señor Márquez.

¿Y eso?

Sentí el horror dentro de mí como no lo he sentido jamás.

Miedo.

Un miedo antiguo. Profundo.

Que existe desde siempre.

Un terror que recorre el mundo y se alimenta del mal.

De la oscuridad de las almas.

Y cada vez es más y más fuerte.

Se desliza silencioso entre la gente.

Se cuela en el interior de nuestras casas.

(Disparo)

(Disparo)

Invade nuestros corazones.

(Disparo)

(Disparo)

Y se vuelve más cruel.

Hasta que nada ni nadie lo puede detener.

(Ladridos)

(GRITA)

Pimpinela. ¿Cómo?

Que parecemos una canción de Pimpinela.

O de Camela. Camela.

O Ella Baila Sola. Me encantan los dúos.

Como nosotros.

Pollo, ha aparecido en la ducha, con todo el mondongo.

David, Iago, Iago otra vez, David...

Tienes razón, soy una guarra

Ayúdala, cara guapa.

(Disparos)

¿Iago?

¿Una caca? Me ha mandado la caca, Papu.

¿Son las pizzas? No, es el coñazo a domicilio.

¿Has visto esa furgoneta oscura de ahí arriba?

Es la tercera vez que la veo esta mañana.

¿Ha visto a esta mujer?

Esos están buenísimos.

Lo hemos encontrado.

Ahora resulta que Márquez también dibuja igual que papá.

¿A que sí?

¿Tú sabes quién es Manuel Márquez?

¡Laura!

Yo de aquí no me muevo, Iago.

Fueron ellos los que pararon el tiempo,

fueron ellos los que le metieron esa mierda a Laura en la cabeza.

(LAURA) Andrés.

Estoy vivo - Temporada 2 - Capítulo 22

19 nov 2018

Márquez y Sebas descubren unos túneles bajo el edificio Victoria. El Enlace se adentra en ellos en busca de respuestas y se enfrentará a un terror más allá de los límites de la lógica.
La relación entre Iago y Susana pasa por un momento dulce. Pero mientras él la hace feliz con originales sorpresas, David intentará recuperar su amor.
Santos decide internarse en una clínica para superar su adicción al alcoholismo. No estará solo en estos duros momentos: Márquez y Sebas le apoyarán mientras Laura sigue dolida.​

ver más sobre "Estoy vivo - Temporada 2 - Capítulo 22" ver menos sobre "Estoy vivo - Temporada 2 - Capítulo 22"
Programas completos (29)
Clips

Los últimos 337 programas de Estoy vivo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Ariam

    Hola alguien sabe porqué no sale el Capítulo 23? Gracias.

    27 nov 2018
  2. Juan

    Hoy día 26/11/18 no puedo ver en Andalucía el capítulo nº 23 xq dan la propaganda política, en debate, que nadie quiere ver; al menos en mi casa nadie lo está viendo

    26 nov 2018
  3. Hernández Jean Paul

    El capitulo 22 tiene subt y el 21 sonido...

    22 nov 2018
  4. vicent

    Podéis solucionar el sonido del capitulo 21 así muchos de nosotros podremos continuar siguiendo la serie??? gracias!!!!

    20 nov 2018
  5. Thébaud

    el capitulo 22 no tiene subtitulos . Por favor podrian ponerlos.¡ gracias !

    20 nov 2018
  6. Airun

    Buenas tardes, Podrían subir el capítulo de Estoy Vivo número 22 con subtítulos, por favor? Gracias!

    20 nov 2018