Estoy vivo La 1

Estoy vivo

Lunes a las 22:30 horas

Estoy vivo
Lunes a las 22.40 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4753839
No recomendado para menores de 12 años Estoy vivo - T2 - Capítulo 14 - ver ahora
Transcripción completa

Hola.

Por fin te encuentro, Manuel.

¿Quién eres?

¿Cómo que quién soy?

Soy tu mujer.

¿No me vas a invitar a pasar?

Lo siento, pero creo que...

Que se ha equivocado.

¡Gol! ¡Gol!

¿Qué hacéis? Venga, os estáis perdiendo el partido.

Ya voy. Ha marcado la selección.

Yo pensando que estabas muerto.

Y tú aquí viendo el fútbol.

¿Podemos hablar en el rellano, por favor?

De verdad que no sé qué está pasando.

No sé quién eres.

Que no sabes quién soy.

No.

¿Tú me estás vacilando?

¿Me estás vacilando?

¿Qué es ese ruido? ¿Qué ruido?

Igual te estás confundiendo de persona.

Yo no estoy casado ni tengo familia.

Mira, te vas a reír de tu puta madre.

¿Qué está pasando ahí fuera? Es tu tío.

Sí, bueno.... ¿Oye, que son esos golpes?

Esos ruidos, leches. -¡Señora, a su casa! ¡Ya!

¡Vamos!

¿Eso qué es?

Un borracho que se ha venido arriba con el partido.

No, no, es...

¿Eres policía?

(Golpe)

(TV) "Ha pitado falta el árbitro."

Es la presidenta de la comunidad, que viene a quejarse por el ruido.

Vamos a tranquilizarnos un poco.

Eh, señora.

¿Señora...? Me llamo Lola, hijo de puta.

¿O es que tampoco te acuerdas de mi nombre?

No sé quién eres.

De verdad, no sé quién eres.

¿Bajamos a tomar poco el aire, por favor?

Perdona, déjame, a ver. No, no es que la presidenta...

Pues no. ¿Pero dónde se han metido?

A fumar he vuelto por tu culpa.

¿Por qué me estás haciendo esto, Manuel?

Te juro que es la primera vez que te veo en mi vida.

Te casaste conmigo hace cuatro meses.

Y desapareciste al día siguiente.

¿En serio me estás diciendo que no te acuerdas de nada?

No me acuerdo.

No me acuerdo, lo siento.

Y yo.

Yo también lo siento.

Siento haber estado pensando tanto tiempo que estabas muerto.

Que te habían matado. Hay que ser cabrón.

De verdad que no te recuerdo.

Pues mira.

Para que no te vuelvas a olvidar de mí.

¿Qué pasa?

¿Cómo?

¿Qué pasa?

Pero, ¿esto qué mierda es?

¿Esto es lo que estabas ocultando, Márquez?

¿Esto es tu secreto?

(SE QUEJA)

Quiero ver a la directora.

¿A la directora?

A tu directora, quiero verla ya.

Señor Márquez,

le repito que no se puede subir a la Pasarela así como así.

Hay un protocolo.

Me sudan los huevos el protocolo. Haz lo que tengas que hacer, súbeme.

Señor Márquez, la Pasarela no es una noria.

Es una dimensión de tránsito, solo subes si te mueres.

¿Sabías que Márquez estaba casado?

¿Sabías algo acerca de esa mujer?

Yo jamás le ocultaría algo así.

¿Por qué me están haciendo esto, Yago?

¿Por qué cojones se están riendo de mí desde ahí arriba?

¿Esto lo has hecho tú?

¡Eh!

Señor Márquez.

No deberíamos estar aquí.

No puede haber gente viva en esta sala.

Vale. Hay que hacer cola.

Lo que tú digas. Permiso. No podemos...

¿Sabes quién soy?

Hola, TH65. Hola.

¡Eh!

Hola, ¿te acuerdas de mí?

Hace tiempo estuve aquí con otro cuerpo,

más alto, más calvo.

Sé perfectamente quién es usted. Señor Vargas.

Ella le está esperando.

¿Cómo?

La directora le espera.

Ah.

Muy bien.

En estos momentos se echa de menos un hilillo musical

como en la Tierra, ¿verdad?

(CANTURREA)

Un Fary, Junco, Franco Batiato.

¿Tú crees que estoy yo ahora para hilillos musicales?

Ya sabe que no gestionó bien la tensión.

¿Cómo sabía que vendríamos?

¿Quién es esa mujer?

Mejor no haga muchas preguntas.

Ya.

Bienvenido de nuevo a la Pasarela, señor Vargas.

Sabía que esto iba a pasar.

¿Qué?

Es lo que está a punto de decirme.

Encima se cachondea.

Usted sabía que esto iba a pasar.

Usted me mintió.

Me engañó cuando me dijo que este cuerpo no tenía pasado.

Usted sabía que esa mujer aparecería.

Sí.

Sí.

Y se queda tan ancha.

Contención, señor Márquez. ¿Por qué no te callas?

¿Por qué no me cuenta usted la verdad?

Porque aún no está preparado.

¿Que no estoy preparado?

Señora, he visto el más allá o, no sé, lo que sea esto,

he visto a los muertos levantarse,

he visto cómo mi cuerpo se regeneraba,

así que me va a disculpar,

pero no están preparados mis cojones.

Exijo una respuesta.

Y la quiero ya.

Todo está conectado.

Lo que ha vivido, lo que está por vivir.

No, eso no significa un carajo.

Mi hija Bea estuvo a punto de morir por sus jueguecitos.

Su hija ya no corre peligro.

Usted cambió su destino. La salvó.

Usted lo sabe todo, ¿verdad?

Pues si sabe lo que va a pasarme en el futuro...

Por favor, dígamelo.

Solo puedo contarle lo que está ocurriendo ahora.

¿Cómo que ahora?

El tiempo. Lo del tiempo.

Lo del tiempo.

Lo del tiempo.

Otra vez no, por favor.

Otra vez no.

Todo sucede por una razón.

Usted, señor Vargas,

está destinado a jugar un papel mucho más importante de lo que cree.

Es hora de volver.

Adiós.

TH65.

¿Volveré a verla?

Ahora solo tienes que pensar en él,

él debe ser tu única preocupación.

(Balidos)

¡Joder!

¿Adónde cojones nos han mandado?

No lo sé, señor Márquez.

Allí hay un hombre.

Tal vez él pueda ayudarnos.

Buenas, paisano.

¿Sabría usted decirnos dónde estamos?

Eh...

(Campanas)

Eso parece una iglesia.

España. ¿Cómo?

No, que estamos en España.

Muchas gracias. Buenas tardes.

¿Aquel no es el señor Sebas? No me jodas.

Pero ¿qué cojones hacéis aquí?

¿Y tú?

¿Qué haces tú aquí?

¿Dónde coño os habéis metido?

Un puto año y medio sin aparecer.

Y os presentáis precisamente hoy.

¿Hoy?

¿Qué es lo que pasa hoy?

¿Qué pasa hoy?

Tú no tienes vergüenza.

¿Por qué vas vestido así, Sebas?

¿Y qué está pasando ahí dentro?

Márquez, lárgate de aquí. ¡Vete echando hostias!

Sebas...

No puede ser.

Márquez...

Óscar, ¿quieres a Laura como legítima esposa?

Sí, quiero.

Laura, ¿quieres a Óscar como legítimo esposo?

-Sí, quiero.

-Yo os declaro marido y mujer.

Óscar, puedes besar a la novia.

(Aplausos y vítores)

Me cago en mi puta vida.

¡Señor Márquez!

Ahora, que empiezo de cero, que el tiempo es uno,

que el tiempo es incierto.

Abrázame fuerte, amor, te lo ruego,

por si esta fuera la última vez.

Ya sé que todavía nos tenemos el uno al otro.

Sí, ya.

¡Y Papuchi! Baja a este perro de aquí.

Nos habíamos olvidado de él.

Papuchi. Baja al perro, Iago.

¿Cómo has hecho para aguantar un año y medio solo?

Este perro tiene alma de Robinson, señor Márquez.

Mira, creo que alguien ha estado comprándole comida a tu Robinson.

¿Quién?

(Puerta)

Solo he venido a traer la comida que me sobraba, la tenía en el bar.

Muchas gracias, señor Sebas,

por cuidar de Papuchi durante todo este tiempo.

El pobre perro no tiene la culpa de tener los dueños que tiene.

Habéis estado año y medio sin aparecer.

Sin dar señales de vida.

Sebas,

sé que me va a tocar decir

esto muchas veces durante los próximos días, pero...

Lo siento.

Y os presentáis en la boda oliendo a cabra y como si nada.

Señor Sebas, estuvimos en una dimensión de tránsito,

allí el tiempo transcurre de forma diferente.

Diferente.

Diferente. Vete a tomar por el culo. Idos a tomar por el culo.

Vosotros y el tránsito.

Sebas...

Laura lloró mucho.

No solo le mentiste,

sino que te largaste sin darle ni una puta explicación.

Si te dijera que no fue culpa mía...

Pues te diría que eres un puto mentiroso y no te creo.

Te voy a decir una cosa.

Laura ha rehecho su vida.

Y aunque me duela decirlo,

Santos es el único que estuvo al pie del cañón.

Menudo cabronazo.

Sí, puede que sea un cabronazo, pero tú no eres mejor que él.

No te acerques a Laura.

Te has ganado a pulso quedarte solo.

Pues igual va siendo hora de irse a dormir.

Buenas noches.

Señora...

Gracias, marido.

Así brindamos los dos con burbujas.

Eres muy romántico.

Pues no has visto nada.

Te espera una luna de miel, que ni la princesa de Mónaco.

No soy yo muy princesa.

Reina de Vallecas entonces. Mira, eso me gusta más.

No pienses en él.

No lo entiendo.

Lleva más de un año desaparecido

y tiene que presentarse justo hoy para joderme, para...

Para jodernos. Óscar, ya.

Perdón.

Me va usted a permitir...

Gracias. Lo siento.

Ahora somos tú y yo.

Solos tú y yo, ¿vale?

A ver, quejica,

te voy a dar un consejito de hermana mayor, ¿vale?

Para la próxima vez, si no aguantas,

te metes un zapato plano en el bolso, de toda la vida.

Consejito de hermana pequeña,

la próxima vez deja algo en la barra libre.

¿Yo?

Pero ¿qué dices, tía?

Pero si yo estoy genial.

Pero si mira cómo aguanto. Como una campeona.

Como una campeona, vamos.

Es por los tacones, eh, lista.

Te cojo toallitas, ¿vale? Vale.

Susana...

¡Están en el bolso!

No, no, es eso.

¿No se te hace raro ver a mamá casada con otro?

Hombre, pues raro de cojones, porque imagínate, encima mi jefe.

Joder, cómo me estaba meando.

Es que lo de mamá y Santos ha sido tan deprisa que...

A ver...

A ver, enana, ven.

Mírame.

Pero si es que aquí lo importante es que mamá ha vuelto a ser feliz.

¿O no lo ves?

Pues ya está.

Oye, sabes que Márquez no ha vuelto solo, ¿no?

Estaba Yago también. Sí, ya le he visto.

¿Y?

Y nada, Bea, que apagues la luz,

que cierres la puerta y que dejes de marearme,

porque estoy a esto de potar. Joder, Susana, qué asco.

Buenas noches, borracha.

No, borracha no, un poco piripi.

(TV) "Bajarán algo, lo suficiente para desactivar los avisos,

pero se podrá superar los 34° en los valles del Guadalquivir

o del Guadiana.

Por la tarde no se descartan chubascos o tormentas

en el suroeste de Castilla y León, en el norte de Extremadura,

mientras que en el Estrecho seguirá soplando..."

(Puerta)

"...Nos deja el único aviso del día. Y mala mar en Cádiz.

Pedro Sánchez..."

¿Señor Márquez?

(Ruido)

Hola.

¿Tú quién eres?

¡Eh!

(Puerta)

(TOCA EL TIMBRE)

Hola.

¿Ya no vive aquí doña Flora?

(TV) "Al pan, pan, y al vino...

¡Vino, vino, vino! Claro.

Del Sol, Puerta del Sol. Sí, estación".

Qué cojones...

"Sí, sí, sí."

Buenos días, señor Márquez.

Les presento a los Hoffman, nuestros nuevos vecinos.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Los he invitado a probar un desayuno "typical Spanish".

Iago...

¿Quiénes son esta gente?

Alemanes.

Teutones. No, ya, ya lo veo, sí.

Nuestros vecinos temporales.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Encantado.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Y no se olviden de visitar un tablao, flamenco. Puro duende.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

También.

Qué majos. ¿Qué somos: un hostal ahora?

No, nosotros no. Los de enfrente.

Ahora es un apartamento de esos para turistas.

¿Y la vecina?

Murió. Vaya.

Estando nosotros en la Pasarela. Descanse en paz.

No nos la cruzamos de milagro.

Por cierto, le he planchado el traje.

Muy bien.

Muchas gracias, pero no pienso salir, Iago.

Despiértame cuando se acabe el mundo, porque...

Va a ser que no, señor Márquez. ¿Cómo que no?

Como que no. Hoy se reincorpora.

A su trabajo. En la comisaría.

Ayer terminó su excedencia.

Yo no he pedido ninguna excedencia.

La Pasarela arregló el papeleo.

¿Es que no me van a dar tregua?

Mi mujer se casó ayer,

he desaparecido durante un año y medio...

Necesito tiempo para pensar qué voy a hacer con mi puta vida, Iago.

Aunque solo sea un día, solo un día, por favor.

No se haga mala sangre, señor Márquez. El trabajo dignifica.

Eso díselo a tus amiguitos alemanes.

Este país funciona de otra forma, Yago.

"Auf Wiedersehen".

(Teléfono)

Ah...

¡Coño, el Rayito!

El Rayito, que ha vuelto a Primera.

Por cierto, señor Márquez,

¿sabes que hay una niña viviendo en el edificio?

No, no tengo ni idea. ¿Por?

No, por nada.

María. ¡María!

María.

María. ¿Inspector?

Cuánto tiempo.

Sí, parece que fue ayer, ¿verdad? Ya.

Es lo que tiene la vuelta al tajo.

¿Me acompaña y me firma los documentos de la excedencia?

Ah, sí, la excedencia.

(Teléfono)

Buen día. Chao.

Yo también os quiero.

Susana, me gustaría hablar contigo. Esa no es tu mesa ya.

Es de Palacios.

¿Quién?

(TARTAMUDEA) Subinspector Enrique Palacios.

Encantado. Disculpa.

Susana, tenemos que hablar...

Márquez, te voy a decir dos cositas. Muy sencillitas.

Uno, no me digas nada, pero ni mu; y segundo, vete a la mierda.

Pues ya la has oído, Márquez.

Bienvenido.

Hay cosas que no cambian.

Pues nada, como supongo que no lo sabes,

mientras no esté Santos, estoy yo al mando.

Así que hoy te toca papeleo. Todo el día.

Susana... ¿Qué?

Hay unos chavales

que están de trapicheo en la zona del tío Raimundo.

Te coges a Palacios y les das un sustito.

No, no, no.

Palacios no sale de comisaría. Mejor yo la acompaño.

¿Tú?

Sí.

Ni de coña.

Palacios, nos vamos, hoy te desvirgas.

Tu nuevo sitio.

Ah, muy bonito.

Palacios, desabróchate el primer botón de la camisa,

que te vas a ahogar, y me está dando una angustia...

Palacios, ¿no?

Sí. Muy bien, Palacios, fuera.

Sí, señor. Palacios, ni te muevas.

Sí, señora.

Márquez me estás calentado ya.

No te lo digo más.

Cinco minutos, Susana, solo te pido cinco minutos.

Luego haz lo que quieras.

Palacios, cierra la puerta.

Ni se te ocurra. Palacios...

Cierra la puerta.

No. ¡Que cierres la puerta, coño!

Lo siento, señor Márquez.

Buenos días, marido.

Buenos días, esposa.

Majestad...

Su desayuno está listo.

(RÍE) Tortitas.

Con sirope. Claro.

Hay que coger fuerzas para dos semanas de crucero.

Déjame dormir un poco más, ¿no?

Un poquito más, va, porfa.

Voy a pedir un taxi a recepción.

Y más tortitas.

(Teléfono)

Dime, María.

-Qué decepción, de luna de miel y contestando al teléfono.

De verdad...

-¿Y tú qué haces llamándome?

-Pues tomándote la temperatura, hija.

Desde luego,

el termómetro pichí pachá

si tu marido te deja tiempo para hablar.

-Ha ido a por tortitas.

-Tortitas... Qué bien suena eso.

Oye por cierto, la boda espectacular.

Qué ermita, qué todo.

A la altura de la novia, te lo digo yo.

-Un día perfecto. -Sí.

Perfecto.

-Sí.

-Pero ¿por qué tuvo que volver, María?

Joder, ¿y por qué el día de mi boda?

-Me lo acabo de cruzar, se ha reincorporado hoy.

-Mira, sabes, yo mejor no me digas nada.

Es que me la trae al pairo lo que haga o deje de hacer. Fuera.

-Eso es, Laura, fuera, ese tío es tóxico, y lo tóxico lejos.

Pero muy lejos.

-Yo ahora soy una mujer feliz, me acabo de casar...

-Con un buen hombre.

-Más de un año sin saber nada de él, y el...

Es que, joder,

ni siquiera tuve la oportunidad de darle la hostia que se merecía.

-La hostia se la doy yo si quieres, que le tengo aquí a mano.

-No, no merece la pena. ¿Sabes lo que voy a hacer?

Voy a disfrutar de todo esto.

Y no voy a dedicarle ni un pensamiento.

En mi vida.

-Así se habla.

Disfruta de sus vacaciones en el mar.

Ay, jodida.

Gracias, bonita.

(Ruido)

(Música)

¡Papuchi!

¡Papuchi, la comida!

Papu...

A ver...

El señor Sebas habrá cuidado de ti, Papu,

pero estos muebles no pasan la prueba del algodón.

(Interferencia)

(Ruido)

(Ruido)

(Música)

(Ruido)

(Ladridos)

¿Qué ha pasado?

Papuchi, ¿has sido tú?

(EL PERRO LLORA)

¿Cómo has entrado?

¿Vives en este bloque?

¿No?

¿Y tus papás?

¿Te has perdido?

¿Y tus papás se han perdido?

¡Eh!

¡Oye!

¿A dónde vas?

Ahora verás.

-¿Qué haces tú aquí?

Nada, pasaba por la puerta y he dicho: "Voy a saludar".

Que no tenéis mucho lío hoy aquí, ¿no?

-Un día más en el distrito vallecano, cielo.

-Por cierto, no he visto a Márquez.

-¿No empezaba hoy? -Sí, hijo, sí, el pródigo ha vuelto.

-¿Te ha contado algo?, ¿has hablado con él?

¿Te ha dicho qué cojones ha hecho todo este tiempo?

-No, ni lo sé ni me interesa.

-Hay algo en Márquez...

Que no me termina de convencer.

-Sebas, estoy trabajando.

-Lo sé, perdona, lo siento.

Pero...

¿Sabes cuándo vino a comisaría?

-Esta mañana, te lo he dicho.

-No digo eso, por primera vez.

-Pues hace año y pico. ¿Por?

-¿Y si Márquez...?

Es una teoría, ¿vale?

¿Y si Márquez tuviera algo que ver con Vargas?

-Dijo que trabajo con él.

-Ya, pero no me refería solo a eso.

Márquez llegó cinco años después de la muerte de Vargas.

Justo cinco años.

Ni un día más, ni un día menos.

¿Qué fue lo primero que hizo?

Acercarse a su familia.

Intentó conquistar a su mujer.

Fue directo.

Salvó la vida de sus dos hijas.

Es raro, ¿no?

-A ver, cielo...

Escúchame, yo sé que echas mucho de menos Andrés,

y que estabas empezando a hacer con Márquez los planes

que antes hacías con él, pero Andrés, tu mejor amigo,

no va a volver.

Y lo siento mucho, pero lo que tenías con él tampoco, cielo.

-Tienes razón.

Quizás es que tengo demasiado tiempo libre.

-Ya.

¿Tú conocías a Márquez de antes?

De oídas.

Pues es un mierda, eh.

Que no te engañe.

Pero cogió al Carnicero. Sí.

Pero sigue siendo un mierda.

(EMISORA)

Susana.

Subinspectora... ¿Qué?

Venga, hombre, no me jodas.

Susana, contesta.

Sé que me oyes. Contesta, por favor.

(Claxon)

Esa es mi niña.

Susana, por favor necesito hablar contigo.

Contesta.

Márquez, que no me ocupes la línea con gilipolleces.

No son gilipolleces.

Que dejes de seguirme, coño, que nos vamos a hostiar.

Doy fe.

Susana, para el coche, por favor.

¡Para el coche, Susana!

(Frenazo)

¿Pero a ti qué te pasa? ¿Eh?

¿No se te acaba la batería de dar por el culo?

Yo no dejo a la gente que me importa.

Que tú no dejas a la...

Hay que tener cojones, Márquez.

Un año y medio, un puto año y medio.

Mira, tú me caías de puta madre, de verdad,

y podrías haber sido el novio perfecto para mi madre.

Pero es que nos has hecho mucho daño.

A mamá, a Bea...

A todas, cabrón. Escúchame, Susana, por favor.

No puedo perderte.

¿Y yo qué quieres que te diga?

Haberlo pensado antes de largarte y antes de engañarnos.

Te juro que no sabía que existía esa mujer, te lo juro.

Cállate, estoy hasta el coño de tus mentiras.

¿Cuántas veces me has llamado durante todo este tiempo?

¿Cuántas?

¿Un mensaje, un whatsapp, algo?

¿Algo para saber que estabas bien?

Eso, eso es lo que yo te importo.

(Claxon)

Ya va, ya va.

Oye, espera.

¡Oye!

Qué cojones hace este aquí.

(Claxon)

¡Iago!

¿Señor Márquez? ¿Se puede saber qué haces aquí?

¿Y usted?

No, perdona, he preguntado yo primero.

¿No habrá visto una niña...?

¿La que iba delante de ti? Sí.

No. ¿Dónde se habrá metido?

Teniendo en cuenta que en esta plaza hay cinco bares,

una iglesia y un centro infantil, lo mismo, digo, no sé,

lo mismo se ha metido ahí. Lo mismo.

Pase.

¿Estaba de patrulla? Más o menos.

¿Y su hija?

(Timbre)

Mi hija, con Palacios.

¿Quién es Palacios? Uno.

Buenos días. Buenos días.

¿Les puedo ayudar en algo? Sí.

Estamos buscando una niña pequeña, rubia,

creemos que ha podido entrar aquí.

¿Alguno de ustedes es su padre? No, no.

¿Podría decirnos si la ha visto?

Todos nuestros niños están dentro.

No se ha escapado nadie.

Y ahora, si no les importa, estamos en mitad de un juego.

¿Le importaría si echamos un vistazo?

Estoy diciendo que no se ha escapado nadie.

¿A qué está jugando?

No le entiendo.

Usted ha dicho que los niños estaban jugando.

Es raro una guardería con tanto silencio, ¿no?

¿Cómo era la niña? Pequeña, y rubia.

No te estoy preguntando a ti, hijo de la gran ramera.

¿Cómo ha dicho?

Disculpe.

Soy siervo de Satán.

Dame. ¡Dame!

Baja el arma, soy policía. Tú eres policía.

Sí. ¿Sí?

Pues yo soy un ángel exterminador.

¡Vamos!

¿Qué está pasando, señor Márquez? Ni idea.

¿Y los niños, dónde están?

Te he dicho que estaban jugando.

Y ahora vosotros también vais a jugar.

(Timbre)

-Hola, Bea, qué puntual llegas. -Hola.

-Pasa. Venga, pasa, pasa.

-Veo que hoy no vienes con tu madre. -No, está de viaje.

-¿Cómo te sientes viniendo sola? -Bien.

Bueno, estoy empezando también a ir sola clase.

Estoy más tranquila, la verdad.

-¿Sabes una cosa, Bea?

A veces tengo la sensación de que no cuentas todo lo que piensas.

Llevamos mucho tiempo hablando de la ausencia de su padre,

de la pérdida de tu abuelo,

y quizás ya estés lista para hablar de ese día.

Tú marcas los tiempos.

Pero tenemos que procesar todo lo que ocurrió aquella noche.

Para que puedas seguir avanzando.

-Es que no me acuerdo.

-¿Estás segura?

-Él me drogó y...

No, todo sigue raro en mi cabeza.

-Prueba a contarme lo que recuerdes.

Aunque sea poco, lo que sea.

-No puedo. -Sí puedes.

Puedes, pero te lo niegas.

Si te niegas a descubrir tus sentimientos, no podemos avanzar.

Venga.

Si encuentro yo la china, va a ser peor.

Te he avisado.

Sí, tú busca, busca.

Que a lo mejor te encuentras otra cosita.

Eso ni con lupa, chaval.

Mira, minipremio para el minipolla.

Palacios, hágales dos por uno a todos esos chicos,

por consumo de alcohol en vía pública

y por tenencia ilícita.

Toma, Jaime.

¿Dónde está la profesora?

Has dicho que eras policía, ¿no?

¿Por qué estás haciendo todo eso? (CHISTA) Silencio.

Inspector Manuel Márquez. Sí.

Siento decirte que hoy no vas a ser un héroe.

¿Queréis jugar a un juego?

¡Contestad!

(TODOS) Sí.

¿Tú no quieres jugar? ¿Eh?

Pues mira por donde, que tocó.

Deja al crío, hijo de puta.

Ponte de pie.

-¿Cómo te llamas? -Cristóbal.

-Cristóbal.

Cristóbal, este es el juego:

Yo voy a irme un rato,

si alguno de estos dos hombres intentan algo raro, tú gritas.

¿Entendido?

Bien.

Cristóbal... Señor Márquez...

La niña, no está.

(CHISTA) Cristóbal.

Cristóbal te llamas, ¿no?

¿A ti te gustan Los vengadores?

¿Sí?

¿Y cuál es tu favorito: Thor, Hulk, Spiderman...?

Hulk. ¡Hulk!

Muy bien, Hulk.

(Ruido)

A mí también me gusta mucho Hulk.

Pues mira, vamos a hacer como si fueras Hulk,

y vamos a ganar al hombre malo. ¿Te parece?

¿Sí?

Ahora ven.

Ven sin miedo, ven.

Coge un teléfono que está dentro del bolsillo de esta chaqueta.

Muy bien, Cristóbal. Vuelve a tu sitio, corre.

¿Qué vas a poner, un camping gas?

No, voy a volar el bloque entero con todos vosotros dentro.

Cojonudo.

No tendría que haber preguntado.

Cristóbal, ¿conoces la S, la letra S?

¿No?

Es esa que parece una serpiente.

Como un caminito, con curvas. Esa.

¿Sí? ¿Te suena?

Pues en contactos vete a la S,

y busca el nombre de Susana.

¿Vale?

¿Ya?

Marca.

Qué preparadas vienen las nuevas generaciones.

(Teléfono)

¿Suena?

Corre, deja otra vez el teléfono aquí en la chaqueta.

Antes de que venga.

Corre, que viene.

Corre, rápido.

¿Por qué te has movido?

¿Eh?

(Teléfono)

Me he librado de una buena.

Márquez, no te haces de una idea del coñazo...

¿Por qué coño te has movido? Porque tiene pis el crío.

Es lo que tiene secuestrar una guardería, ¿no?

Sí. Pues al próximo me lo cargo.

Tú, siéntate.

Estás a punto de reventar

el rincón mágico con bombonas de butano.

Los raro es que estos niños

no se hayan puesto a gritar y pedir ayuda.

¡Que te calles, coño!

(Llantos)

(CANTA) Un elefante, se balanceaba sobre la tela de una araña.

¿Qué estás haciendo?

Como veía que no se caía, fue llamar a otra elefanta.

¿Qué coño estás haciendo?

Tratar de tranquilizar a los niños con esta canción.

(CANTA) Sobre la tela de una araña.

(AMBOS) Como veía que no se caía, fue a llamar a otra elefanta.

(TODOS) Un elefante se balanceaba sobre...

Búscame una dirección, una guardería, El rincón mágico.

Como veía que no se caía

-Está cerca de comisaría. ¿Qué pasa?

Pide refuerzos, y que vayan cagando hostias.

Atención todos.

Quiero a todas las unidades yendo al edificio Victoria,

a toda la comisaría.

Tenemos que desalojar la zona rápido, vamos.

-¿Qué pasa?

-Han secuestrado una guardería, tiene a niños de rehenes.

Amenaza con volarlo todo.

Y no solo eso, tiene a uno de los nuestros,

al inspector Márquez.

Vamos, todo el mundo a trabajar.

No me puedo creer que esta noche vayamos a dormir en un crucero.

A lo mejor no dormimos.

Hombre...

-Buenos días. -Buenos días.

Ahora les atiendo. Vale.

No se preocupe, señor comisario,

pasaremos por una farmacia y le voy a comprar Biodramina.

-Dígame.

(Teléfono)

Perdona.

(Teléfono)

Es de comisaría.

Cógelo.

Aranda, estoy en plena luna de miel.

Más te vale que sea importante.

¿Una guardería?

¿Con rehenes?

¿Y a quién tenemos ahí?

Voy para allá.

No, no tú estás al mando,

yo voy a comisaría para coordinar con Interior.

Sí, cinco minutos. Te llamo.

Lo siento.

Creo que hoy no nos vamos de crucero.

Bueno, me he casado con un comisario,

supongo que sé cómo funciona esto.

Anda, tira.

-Caballero, su taxi.

Sí, vamos a la comisaría de Vallecas.

(Llantos)

¿Estuviste en Afganistán?

Lo digo por el tatuaje.

Brigada de infantería ligera San Marcial.

¿Qué le ha pasado a un tío como tú para terminar haciendo esto?

Solo hay una manera de acabar con el mal.

Solo una.

Tengo que volar el puto bloque.

Estos críos no son el mal.

Son inocentes, suéltalos.

¡No!

Ellos también están contaminados por el demonio.

El diablo ha invadido este bloque.

Y voy a reventarlo.

Ahora es cuando usted se caga en su puta vida.

Estamos solos.

Esperamos refuerzos, ¿no?

Vamos.

Inspectora... ¿No es mejor esperar al resto?

Si quieres petarlo en esa profesión, a veces tienes que hacer una cosa.

¿Qué cosa?

Saltarse las normas.

(Emisora)

Cristina, ¿dónde está Susana?

-Ni rastro.

-¿El edificio está vacío?

-Los de la inmobiliaria dicen que el edificio está recién reformado

-Todavía no vive nadie aquí dentro. -¿Ni ocupas ni mendigos...?

-Lo hemos peinado de arriba a abajo.

-Nada. -Buen trabajo, Cristina, gracias.

Muy bonito el círculo, sí, señor.

Da pena tanto esfuerzo para luego... ¡Boom!

¡Cállate!

¡Mierda!

¡Mierda!

(Cristales rotos)

¡Mierda!

(Teléfono)

Subinspectora Vargas, ¿me recibes?

Susana, ¿me...?

Joder.

Tú, ven aquí.

Ven aquí conmigo.

Aquí, no te muevas, eh.

¡No te muevas!

Ahí dentro hay niños, señor, y seguramente varios de mis hombres.

-El mando del operativo lo tenemos los GEO.

Ustedes están aquí de apoyo, ¿entendido?

-Deberíamos esperar al negociador. -¿Qué le acabo de decir?

Aquí Alfa a Bravo 1, se está asomando a la ventana.

Puedo tener línea de tiro.

-Esperé a mi orden.

(Disparos)

¡Cuidado, todo el mundo al suelo!

-¡Estoy viendo tiradores!

¡Eh!

¡Que se vayan!

-Puedo tener línea de tiro.

-¡Que se vayan o me lo cargo! -Hijo de puta.

(GRITA)

Retiraos.

Ha llegado el momento.

Puedes entregarte. ¡No!

(Llantos)

Susana.

Tengo que volar este puto bloque.

Espera, espera, escúchame, por favor.

El diablo viene a por mí.

Este edificio está maldito.

Vale, tranquila, tranquila, policía.

Quédate con ella.

(LLORA) Tengo que matar al diablo.

El diablo me persigue.

Tengo que salvarme.

No puedo más.

Vamos a entrar.

-Recibido.

(LLORA)

Eh, escucha.

No tienes por qué hacerlo solo.

Nosotros podemos ayudarte a matar al diablo. ¿Me oyes?

Vamos, vamos, vamos.

Vamos a la parte de atrás.

Si de algo sabemos nosotros, es de matar diablos.

A vosotros dos os mato antes de explotar el edificio.

A él no, no puede.

Inténtelo, ya verá.

¿Qué cojones estás diciendo?

Dispárale, donde quiera, resucitará.

Es un ángel, como usted.

¿Eres un ángel?

(TITUBEA) Sí.

¡Mientes!

Dispárele, compruébelo.

Dispárame, soy un ángel. Es el Arcángel Gabriel.

¡Cállate de una puta vez!

Mira, vamos a hacer una cosa.

Vas a coger esas tijeras que están encima de la mesa,

y vas a rajarme la cara.

Hazlo, ya verás.

(Sirena)

Venga, rájele, como si fuera mortadela.

Tampoco lo animes.

(GRITA)

¿Quiénes sois?

¿Nosotros?

Los putos amos.

Venís, venís del cielo.

¿Y tú quién eres?

La virgen María.

(Bullicio)

¿Estáis bien?

Muy bien, sí. Ya os vale.

¿Me disculpáis?

Susana.

Me has salvado la vida, gracias.

Te debía una.

En paz. Estamos en paz.

Mamá, mamá, es él.

-Mi hijo dice que es usted un héroe. (RÍE) No.

Aquí el héroe eres tú.

Muchas gracias. Gracias a ti, Hulk.

Muchas gracias.

¿Nos vamos?

Sí, vámonos, señor Márquez.

Su nombre es Raúl Sánchez, fue vecino del bloque,

hasta que lo desahuciaron.

-Por lo visto, el Edificio Victoria es un edificio histórico.

Una empresa lo compró

y lo rehabilitó conservando solo la fachada.

¿Y él?

Pues él es el único que no aceptó la oferta.

Entró en juicios hasta que terminaron desahuciándole.

-Parece que tenemos un móvil.

¿Le habéis hecho el test de drogas?

No, lo digo porque no paraba de hablar del diablo.

Decía que vivía en el mismo edificio.

Y dentro de su cuerpo.

Le hemos hecho el test y ha dado positivo,

iba puesto hasta las cejas.

Lo importante es que los niños están sanos y salvos.

Enhorabuena.

(Aplausos)

Y muchas gracias a todos.

Acabáis de joderme mi luna de miel.

Bueno, Márquez, es llegar tú y liarla, ¿eh?

Ya ves. Buen trabajo.

Hola, señor Márquez. ¿Se puede saber qué haces aquí?

He venido a buscarle. Ya.

Si me disculpa un momento... Iago...

Hola, Susana.

Madre mía, tú también por aquí.

¿Qué habéis venido, a tocarme los huevos en parejita?

Mira, Iago, me da igual.

Me la suda, lo que tengas que decirme, me da igual.

Así que, por qué no me haces un favor

y coges de la mano a tu tío y os vais juntos a la mierda.

Susana, yo entiendo que es difícil de entender, pero...

¿Y esto?

Un suvenir.

Estuviste en Moaña.

(Barco)

¿Moaña?

¿Eso qué es?

No, no estuve en Moaña.

¿Tú que te crees, que yo me crucé un país entero para verte a ti?

¿Para preguntarte por qué habías desaparecido

justo cuando empezaba a haber algo entre nosotros?

No, Iago.

¿Conoces a este chico? No, no me suena.

¿No?, gracias.

¿Y qué iba a hacer yo en Moaña, preguntar a cada vecino por ti?

¿Le suena este chico? No.

¿No?

Gracias.

No me has roto el corazón.

¿Conocen a este chico?

No me suena.

Gracias.

Susana, yo... Tú nada.

Tú nada.

¿No te acabo de decir que no pasó nada?

Fue a buscarme a Moaña.

Vamos, anda.

(Gaviotas)

(GRITA)

¡Cosquillas no! ¡Cosquillas sí, que me has matado!

A ver, melón,

¿cuántas veces tengo que decirte que no dispares a Susana?

-Es que ella muere mejor que tú. -¿Cómo?

Es verdad.

Pero bueno, qué poca vergüenza.

Tira para cama, venga, que ahora voy yo a leerte un cuento. Caradura.

¿Cómo estás? Reventada.

No me extraña, menudo día.

Vuelve el enano a comisaría y casi vuelan un edificio.

Hay que joderse.

Que no me hables de trabajo en casa. Tienes razón.

Pues entonces, vente conmigo.

¿Cómo?

Aquí, despacio, cuidado. ¿Qué estás haciendo?

Cuidado, cuidado.

(RÍE)

A ver...¡Tachán!

Para la mejor poli de Vallecas.

Si has preparado esto pensando en el postre, te vas olvidando,

porque no me da la vida.

Qué guerra das, por Dios, siéntate ya y relájate.

Qué mujer.

Postre no, pero igual un aperitivo...

Espera, que tengo que ir a acostar a Teo. No te muevas.

Vale.

Vino gallego, qué bien.

Su hija me quería.

Fue a buscarme a Moaña.

Laura también me quería.

Hay que joderse.

Estamos más solos que cuando volvimos la primera vez, ¿eh?

Vamos a hacer una cosa, Iago. Diga.

Tomamos una cerveza y dejamos las cosas raras para mañana, ¿vale?

Pues no es mal plan.

Pues se jodió el plan, porque ahí está Sebas.

¿Qué tal todo, Sebas?

¿Sabes lo que ha pasado durante este año y medio

mientras estabais fuera?

Nada.

Y llegas tú y casi revientan un edificio.

Casualidad.

Sí, ya, contigo todo son casualidades,

y casi todas tienen que ver con Vargas.

Sebas... ¡Ni Sebas ni hostias!

En la plaza de toros te oí llamarle a Bea, "mi hija".

Solo hay dos opciones, o estás completamente loco,

o el que está perdiendo la cabeza soy yo.

Así que, por favor, dime la verdad.

¿Quién eres?

(SUSPIRA)

Soy Manuel Márquez, ya lo sabes.

¡Que me digas la verdad de una puta vez, joder!

¿Te suena el magnolio de Palomeras?

Pues sube a casa, que te voy a contar algo.

Había dos niños que cada tarde iban a ese árbol.

Era una especie de santuario para ellos.

Iban allí con sus cromos de la Liga,

hasta que un año consiguieron completar la colección entera,

con todo el Rayo Vallecano.

¿Y recuerdas cuál fue el cromo más difícil de encontrar?

¿Cuál?

(RÍE) Sí que lo sabes, Sebas.

Lo sabes, porque era el más jodido de encontrar.

Felines.

Señor Márquez, no puede...

El mismo, Felines.

¿Y te acuerdas de lo que hicieron aquellos chicos con el álbum?

Lo enterraron bajo ese árbol.

Y prometieron que jamás se lo contarían a nadie,

que se llevarían el secreto a la tumba.

¿Te acuerdas?

¿Quién eres?

Dímelo tú.

Andrés.

Ese álbum sigue enterrado, Sebas.

Pero es imposible.

No, lo imposible fue encontrar el puñetero cromo de Felines.

(LLORA)

Yo...

mejor me voy a casa.

¿Estás bien? Sí, sí.

No, es que esto... esto no puede estar pasando.

Termina la cerveza, Sebas.

Quédate, charlamos un rato, hombre, termina la cerveza.

No, no, me voy, me voy.

Adiós, amigo.

(SUSPIRA)

Señor Márquez.

Hola.

Soy yo, Iago.

Dice que está muerta.

¿Qué?

¡No me jodas!

¿Qué es, un fantasma?

¿Qué pasa?, ¿qué ha dicho?

Que somos los únicos que podemos ayudarla.

¿Cómo?

(Pasos)

¿Vas a ayudarme?

No comprende lo que está pasando.

Es que no puedes entender, no lo que viene.

¿Tú no sabrás nada de una niña fantasma?

Necesito saber por qué nos guió hasta ti.

El mal llamará a tu puerta como llamó a la mía.

Si el mal llama a mi puerta, lo mismo se lleva un par de hostias.

¿Por qué no nos la quedamos?

No, ni hablar, no es un perro, es un fantasma.

Susana, ¿tú me ves solo?

Claro que te estoy viendo solo, ¿cómo no te voy a ver solo?

¿Qué le pasa a tu mano?

¿Te está dando un infarto o qué?

¿Tú? Es la inspectora Dolores Arribas,

ella coordinará el traslado del exmilitar.

¿Y ese cuerpo?

Yo no puedo guardar este secreto solo.

No puedes decir nada de esto.

Son los papeles del divorcio, quiero que me los firmes hoy mismo,

si puede ser.

No vaya a ser que te vuelvas a fugar, Vaquilla.

Ha omitido usted lo más importante, señor Márquez.

¿El qué? Si Sebas casca, usted la casca.

¿Tú has visto cómo estaba este hombre?

Al borde del jamacuco. Pues eso, poco a poco.

Estás vivo, tu mujer está con otro, ¿qué pasa, que te has rendido?

Vi a Laura enamorarse de Andrés.

Nunca he visto una pareja tan enamorada.

-Pero murió hace tiempo.

Ahora está casada con otro, acéptalo.

-Todo esto es muy injusto.

¡Eres un hijo de puta!

¡Lo eras cuando tenías 20 años y lo serás hasta el día

en que te mueras, porque los hijos de puta como tú no cambian nunca!

A veces hay que hacer sacrificios por un bien mayor,

y evitar que se propague el mal.

¡Habéis condenado a la humanidad!

¡El mal ya está aquí, y va a comenzar a extenderse!

¡Tienes que hacer algo!

Estoy vivo - Temporada 2 - Capítulo 14

25 sep 2018

Márquez pensaba que era un hombre sin pasado, pero el pasado le alcanza. Además, El Enlace conoce a Ángela, una misteriosa niña que les llevará hasta el edifico Victoria, un antiguo inmueble del barrio. Allí se van a ver envueltos en una situación que pondrá en peligro sus vidas.

 

ver más sobre "Estoy vivo - Temporada 2 - Capítulo 14" ver menos sobre "Estoy vivo - Temporada 2 - Capítulo 14"
Programas completos (25)
Clips

Los últimos 318 programas de Estoy vivo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Soul

    Son consecutivos. El capítulo 13 es el último de la primera temporada y la segunda empieza por el 14

    07 dic 2018
  2. Ana solleiro

    No puedo ver los capítulos 1-14 de la t2 joooo como hago?!

    06 dic 2018
  3. Graciela Nuñez

    cada dia estoy mas fascinada con la serie y no me pierdo ningun capitulo.Desde Argentina les doy las Gracias

    13 nov 2018
  4. Mamen

    Pues yo sigo sin ver colgados los primeros capítulos de la segunda temporada...por favorrrrr¡¡¡

    10 nov 2018
  5. Teresa

    Yo no puedo ver el capítulo 1 de la segunda temporada.

    04 nov 2018
  6. Mimi

    Sí os descargais la app en PlayStore elite torrent con el buscador podéis descargaros de forma gratuita la primera temporada y la segunda conforme la van subiendo, es genial y sirve para pelis y series, os la recomiendo ;)

    29 oct 2018
  7. Maria

    No estan los primeros capitulos de la segunda temporada! Por favor, actualicenlos....no todos tenemos el recurso de verlos por tv. Gran serie!

    21 oct 2018
  8. Maria

    Por que no se pueden ver los primeros capítulos de la segunda temporada? Gracias

    20 oct 2018
  9. kandela

    yo si veo todos

    20 oct 2018
  10. kandela

    aquí en la web y no he tenido ningún problema....y sin publicidad casi

    20 oct 2018