Espinete no existe La 1

Espinete no existe

Fuera de emisión

Presentado por: Eduardo Aldán

'Espinete no existe' repasa la historia de TVE y la infancia de los espectadores a través de imágenes de archivo, sketches, entrevistas en plató y divertidas secciones. Un programa semanal presentado por Eduardo Aldán y dirigido por Flipy y el propio Eduardo, que, en sus ocho entregas, combinará humor y nostalgia. Cada semana, dos invitados famosos de distintas generaciones compartirán sus recuerdos más preciados.

En cada programa se adelanta un fragmento de un falso documental sobre Espinete en el que averiguaremos qué ha sido de él y que se emite en su integridad en el último programa.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3878599
Para todos los públicos Espinete no existe - Con Marta Hazas - ver ahora
Transcripción completa

Pues claro, claro que se veía mal, la proyectabas en la caja

o en la pared.

Proyecta a Brad Pitt en gotelé y se convierte en el Fary, es así.

(Risas y aplausos)

Además, espérate...

¿Quién dijo que esto no era sonoro? Cuidado, escucha.

(Manivela)

¿Eh? Este "cra-cra-cra" es la banda sonora de nuestra infancia.

Tiene más contenido que los diálogos de "The walking dead".

Su lema, me acuerdo de la publicidad de la época,

decía que era: "Cinexin, el cine sin fin".

Sin fin hasta que se gastaba la pila.

Pila, gastaba... Cuidado, cuatro y de las gordas.

Era más barato ir al cine e invitar a todos a palomitas.

Es así. Además...

(Aplausos)

A medida que se gastaba la pila, la luz era más débil,

te ibas acercando a la pared

hasta que hacías un butrón con la nariz en casa del vecino.

Era muy indiscreto el Cinexin.

Me llama la atención que, al empezar cada película,

había un rótulo que se proyectaba y decía:

"Toda proyección en público está prohibida.

Tanto si es de pago como gratuita".

Primero, ¿quién iba a pagar por ver esto?

Y segundo, ¿que no la puedo ver con gente?

¿Y qué hago con mis amigos? Además, en el anuncio de Cinexin,

veíamos algo muy distinto, mirad.

"Cinexin, el proyector...". Ahí está, el anuncio original.

Pantera rosa, para delante, para detrás, muy bien.

Pero cuidado, ahí está. ¿Eso qué es? Muchos niños viéndolo.

No uno, dos, tres, cinco, ¡muchos!

¿Quiénes son? ¿Quiénes son esos niños?

¿Por qué ellos sí y yo no? ¿Son los hijos de Walt Disney?

Poneos de acuerdo. ¡Comenzamos!

Recordad que hoy habrá alguien especial que nos puede dejar por fin

la boca abierta contándonos que Espinete sí que existe.

Pero antes hay que recibir a nuestra primera invitada de hoy,

una de las actrices que la cámara más quiere, ¿cómo no?

Es imposible no quererla. ¡Marta Hazas!

(Aplausos)

¡Muy buenas!

¿Cómo estás? Hum...

Así podría estar una hora. Ponte cómoda.

No es una mujer, es una forma de vida. ¿Cómo estás?

Muy bien. Marta Hazas, ¿qué haces?

Cuéntanos, ¿qué estás haciendo?

Ahora mismo, estoy en el teatro Reina Victoria

haciendo una comedia divertidísima con Carlos Sobera, Javier Veiga,

Marta Belenguer y Ana Rayo. Se llama "5 y acción".

Es la típica comedia de líos de puertas,

enredos amorosos, trepidante y de carcajada.

Eres más de reír que de llorar. ¿Qué necesidad, no?

¡Claro! Además tienes una energía especial

desde chiquitina, fíjate. Mira esa fotografía.

Quiero que te veas, mira. (PÚBLICO) ¡Oh!

Mira qué carita de transmitir cosas con la mirada.

Eres como Rosa León en pequeñito, ¿te das cuenta?

(Risas y aplausos)

Una mini Rosa pequeñita y tierna.

Ese reloj ¿era un reloj-calculadora? ¿Eso qué era?

Era un Casio, el primer reloj que me regalaban

y lo llevaba a todos los sitios.

Era más grande que yo. Hacías pesas en este brazo.

Sí, y que se vea el Casio, no me lo quitaba para nada.

Tenías claro desde chiquitina que querías dedicarte

a la interpretación, ser actriz... Era una vocación en ti.

Sí, siempre he querido ser actriz. No entendía ser otra cosa, siempre.

Y ahora que haces teatro... Yo también hago teatro,

llevo mucho tiempo haciendo "Espinete no existe",

estoy encasillado.

Tenemos supersticiones raras, pero tú tienes una muy especial.

Antes de pisar el escenario, ¿qué haces? ¿Qué ritual haces?

Yo siempre entro con el pie derecho porque eso se lo...

Yo igual. Con el derecho. Soy la típica que dice:

"No creo en supersticiones", pero esa, como se la oí a Concha Velasco

y a algún otro actor y por si acaso...

Y no paso debajo de andamios, nunca. Ah, muy bien.

Un día me atropellará un coche por esquivarlos, pero no paso.

Te atropellará sin supersticiones. Exacto.

Sin mala suerte, porque me tocaba.

Me da rabia preguntar estas cosas porque luego las aplico a mí.

"¿Que tú haces esto? Lo voy a hacer por si acaso".

Es verdad. Voy sumando, sumando

y tardo una hora en salir al escenario, hago esto, lo otro...

¿Alguna cosa especial

que tengas de tics para actuar? Siempre como chocolate.

Me gusta tener...

¿Dónde lo echas? ¡Lo quemo!

Con la energía que tienes.

Sí, siempre como chocolate. Y ahora que me acuerde...

No sé, si hay alguna otra no sé.

Hay una cosa que te caracteriza

que te hace más tierna, más encantadora aún si cabe.

Me han dicho que buscas en Google como una madre.

Haces búsquedas en Google a lo madre, pones:

"Restaurantes con encanto en el centro de Praga

para cenar bonito y no turístico". ¿Esto es verdad?

¿Así superdescrito? Sí, es que funciona.

Siempre hay alguien en Google que ha preguntado lo mismo que tú.

Pero con todas las letras... Sí, sí...

Los ítems claros... Depende del orden

en el que pongas los ítems, te busca el que considera más importante.

Y si lo pones en plan madre funciona. Google se lo inventó una madre.

(Risas y aplausos)

Yo creo...

que es más trabajo, pero te tendré que creer.

Naciste en el 77. En la Nochevieja del 77.

¿Tu año comienza el 31 o el 1? ¿Cuándo cumples los años?

El 31, los cumplo el 31, el día de Nochevieja.

Lo que me da rabia es que siempre he sido la pequeña

de mi clase y también me da rabia porque como llega el 1 de enero,

te dicen: "Este año ya cumples años".

Y dices: "No, no, me queda un año".

Fue un año muy especial.

Aparte de que tú naciste, pasaron cosas muy inquietantes.

Nos las cuenta alguien del que soy fan, Iker Jiménez.

(Aplausos)

Así es, así es, Carmen.

El año 1977 es un año repleto de sucesos arcanos,

misteriosos, impactantes, pareidólicos...

¿Por qué no decirlo? Serendípicos también.

Sin ir más lejos, Carmen... ¿Cómo que Carmen?

¿Otra vez? Sigues siendo Carmen para mí.

Ah, está bien... El 6 de agosto

muere Elvis Presley.

(Lamentos del público)

No finjáis, no escuchabais a Elvis Presley.

Seguramente. No habíais nacido ninguno.

Muere Elvis o eso nos hicieron creer porque hay gente que dice

haberlo visto bailar "Los pajaritos" en Benidorm.

(Risas)

En 1977 se produce el misterioso apagón de Nueva York.

Y ese día toda la ciudad se peina y se viste a oscuras.

Millones de personas salieron a la calle

como Dani Alves, ¿verdad?

(Risas)

Ahí lo dejo. Vamos con unos acontecimientos

que fueron serendípicos y pudieron estar relacionados en ese año.

Miki canta "Enséñame a cantar" en Eurovisión,

y justo ese año

se produce la primera nevada de la historia en Miami.

(Risas y aplausos)

Casualidad, serendipia...

Le enseñó a cantar Kiko Rivera...

¿Quién sabe? Para acabar, dos acontecimientos entrelazados.

España, en ese año, exporta 15 millones de cebollas.

Y atención,

la multimillonaria tejana Sandra West

hace que la entierren con su Ferrari.

¡Boom! ¡Ahí está!

Hipermnesia, glosolalia, tonta del culo, quizás...

(Risas)

Son tantas preguntas...

(Aplausos)

Pero me gustaría saber qué piensa Carmen.

Carmen, ¿qué piensas de esto?

¿No soy yo Carmen? ¿También es Carmen ella?

Todos somos Carmen. Todos somos Carmen.

-Me parece muy interesante. -¿Qué te llama la atención?

-A mí, lo del Ferrari.

Lo del Ferrari me ha llamado mucho la atención.

Enterrada con un Ferrari. Sí.

Un 600 no, pero un Ferrari... Merece la pena, ya te digo.

-Inquietante, ¿salió de allí? No se sabe realmente.

A Fernando Alonso quizás le pase lo mismo...

cuando acabe de competir.

(Risas y aplausos)

Pero si me disculpáis,

me voy que tengo un poltergeist en casa y si lo dejo solo

me pone el salón perdido. Como Tamagochis.

Gracias, Iker Jiménez. Hasta luego.

Pedimos a la gente que viene a este sofá que traiga

tres objetos que les recuerden algo especial.

Tú has traído una cosa que me hace mucha gracia.

¡Una Barbie! Fíjate.

Una Barbie, déjame que haga la comparativa...

(Aplausos)

Perdóname, es inevitable... No me digáis que no hay

un cierto parecido, perdóname... ¡Bueno!

Cuidado, es una Barbie de época, muy chula, y quiero que me digas

por qué te gustaba tanto, qué tenía de especial.

Es una muñeca muy vendida, pero para ti, es algo especial.

A mí me encantaba poder cambiarle la ropa,

la ropa tan bonita que tenía y que había Barbies de colección

que se hacían como de actrices, en plan Liz Taylor,

Marilyn Monroe... Con ese glamur de Hollywood.

Me encantaba y además... ¿Jugabas a ver qué había debajo?

Como de... Claro, las cambiaba de ropa.

Es muy curioso. Te llamaba más la atención a ti.

No hay niño en el mundo que no haya dicho:

"A ver qué hay debajo".

Y luego no había nada, pero bueno, ya estaba.

Bueno, que no había nada... Bueno, en fin...

No había nada demasiado detallista.

Tenía sus complementos... De todo. Tenía de todo.

Yo adoraba el patio tropical de Barbie,

pero yo también... Perdóname, ¿el qué?

El patio tropical. El patio tropical.

Era lo más, una piscina... Era una corrala.

Con cuatro plantas, ¿no?

¿Qué era? Un trozo de plástico

con cuatro palmeras y tenía una piscina que llenabas con agua.

Y yo que era un poco bruta, me encantaba fondear a las muñecas.

Era lo más divertido y lo tiraba todo, todo se mojaba.

Las tenía nadando, imagínate el pelo de las muñecas.

La permanente hecha una mierda. Había la Barbie Sirenita...

Era genial. Y lo que más me divertía era mojarlas, todo el rato.

¿No era mejor comprarte una tortuga?

Más práctico.

(Risas y aplausos)

Yo te entiendo perfectamente, llevarte juguetes a la bañera

es muy de niño, ir con el patito... Yo me llevaba el Tente.

Y montaba construcciones dentro.

Hacía submarinos. Todos se hundían, pero bueno.

Quiero que me digas algo.

Ha marcado nuestras infancias, pero hay algo de la tele,

que era como otro juguete que ha marcado para mal.

Cuando terminó Espinete en la temporada de "Barrio Sésamo",

ocurrió algo insólito, dijimos:

"¿Ya no hay más Espinete? ¿Dónde está don Pimpón?".

Nos lo pusieron de repente, una buena tarde, apareció esto.

(Sintonía de "Los mundos de Yupi")

Fíjate, esa nave espacial...

Y baja Yupi, ¿cómo lo ves?

"¿Y Espinete? Me lo han cambiado, ¿qué ha pasado?".

A mí no me convenció. Ni a ti ni a nadie.

Esto fue una jugarreta

que nos hicieron a los niños en España.

(Aplausos)

No nos lo merecíamos. Yo no lo recuerdo tanto

porque me apuntaron a ballet y ya, a esa hora de la merienda...

me la perdía y no estaba en casa, pero recuerdo que no.

Mejor ballet que viendo a Yupi. Sí.

Era un sucedáneo de Espinete que no...

¿Te acuerdas del compañero de Yupi, el que iba de verde?

Era Astraco. Astraco, es verdad.

Fíjate cómo nos la querían colar, creían que éramos tontos,

Astraco, el actor, era el mismo que hacía de don Pimpón.

Alfonso Vallejo, el mismo, era la misma voz.

No lo sabía. Dijeron: "Seguro que cuela".

No, no colaba... Igual era para niños ciegos.

Eso digo, solo lo van a escuchar. Claro...

Alucinante, como digo, soy más de Espinete,

igual que tú, menos mal, no digas lo contrario.

Además, no me atrevería. No te puedes atrever.

Dime una canción que te gustaba de Espinete.

De Yupi no recordamos ninguna. No...

Pero de Espinete, un montón. Sí...

La de "Capitán pirata". ¡Hombre, es un mito!

Sí. La del "Capitán pirata".

Había un montón, había una que era muy bonita,

que cantaba don Pimpón que era:

# Trota, trota, trotamundos soy, vengo, vengo y a veces, me voy. #

Cada personaje del barrio tenía una canción.

(Aplausos)

¡Hombre, don Naftalino!

Bienvenido.

Muy bien.

Póngase aquí. ¿Qué tal?

Encantada. Un esclavo, un siervo, un mendigo.

Un mendigo, ¿de qué? Mendigo de su mirada.

Oh, qué bonito. Mendigo... Pues bueno...

Me encanta tu programa, cómo te está quedando y tal.

Hoy de qué va a ir la... De la familia.

La familia. No diga más: la de antes era mejor.

Pues nada, haga usted la sección, yo me voy...

¡Hombre, no, está bien, no!

Es que siempre es igual, puedo adivinar lo que ocurrirá.

Ha destripado la sección. Qué voy a destripar...

Ha hecho un "rottweiler" de esos. ¿Un rottweiler?

Ah, un "spoiler". "Spoiler", eso.

Yo vengo a hablar de la familia, que era...

(Mocos)

¿Se quiere sonar antes? Que no me sueno.

Estoy cansado de decírselo. Ya, ya se ha destaponado.

Tengo un museo de cera que... Bien, a lo que voy:

Antes, por ejemplo, los conceptos estaban más claros.

De chaval, para que te hicieran caso y vacilar, dabas una colleja,

dos, tres, cuatro... Y ya cuando el niño empezaba...

Mira, ¿eh?

Como la canción: # Las cos, cos, cos, las collejas...

# Es lo que te voy a dar. #

(Golpe)

Muy didáctico, Naftalino.

Vaya par de piernas, una, dos... ¡Una y dos!

(Aplausos y risas)

Es cada vez más José Luis López Vázquez.

"¡Alemanes!".

(Risas)

Y las suecas. ¡Las suecas!

Tenemos a Marta, que tiene este rubio sueco.

"Firme aquí donde pone imponente".

Bueno, cuando uno oye "familia",

¿qué imagen...? Tengo algo aquí que me viene a la cabeza.

¡Los libros de familia!

Los libros de familia. Hacía que no lo veía mil años.

El libro de familia, el rojo, que es ya como...

"Que soy una familia, ¿eh?".

Tiene muchas páginas este libro. Sí, es familia numerosa.

Es ya los que... ¡Cuidado!

"Hijo número 10". Sí.

Contaban que como mínimo había 10 hijos.

Algún vecino se colaba.

(Risas)

"Hijo número 10", qué barbaridad. Eran las cartillas familiares.

Mira, por familia numerosa, ¿quién te viene a la cabeza? Mira.

¿Ve? Ahí los tenemos a todos.

"La gran familia". "La gran familia".

Claro que sí. "El niño, se ha perdido...".

Simpatiquísimos. Y claro, ¿qué familia tenemos ahora?

Perdone que lo diga en televisión, ¿qué familia es?

La imagen que nos viene ahora es esta familia.

Por favor, observen, eso, un perro.

(Risas y aplausos)

Me parece bien. Una familia multirracial.

Claro...

A doña Marta le parece bien. Sí.

Te va a pagar la jubilación un perro...

A mí, me da igual...

Un mastín, vale, pero un caniche...

¿Qué cotiza un caniche?

No tiene... Un perro es una mascota.

Hoy en día, las familias son muy diferentes.

Son tan válidas como las otras, y ya está.

Pero hay conceptos... Lo demuestro con un experimento...

Digamos que sociológico, una cosa así, seria.

Aquí está doña Marta, que me va a ayudar bastante.

Veremos cómo la parte familiar ya la tenemos metida dentro.

Intrínsecamente dentro. ¿Es un experimento?

Es un experimento mío, yo vengo aquí y experimento,

soy don "Quimicefa".

Muy bien, don "Quimicefa". ¡Este lo he metido yo!

Usted está ahí chispeante. Es una sección "chíspica".

Chiripitifláutica...

Las cosas que yo quería decir con doña Marta es

es que ella, el concepto familiar lo tiene dentro, digo una frase

y es capaz de terminarla.

Pediría al público que mantuviera silencio,

no me hagan "rottweiler" de la sección, vamos.

Atención, ¿eh?

"Son lentejas, si quieres, las comes y si no..."

Las dejas. ¡Muy bien!

(Aplausos)

Lo tiene asimilado.

Y yo decía: "pues las dejo". "Que te meto así...".

"Cuando seas padre, comerás..."

¡Huevos! Muy bien.

(Aplausos)

Eso no lo he entendido, pero... Hasta ahí...

Suena muy mal. Mientras, te chupas los dedos.

Esto es una cosa que yo le llamo una réplica-contrarréplica.

Si el chaval decía: "Soy mayor de edad",

decías tú:

"Vale, mientras vivas bajo mi techo, harás..."

Lo que yo te diga. Exactamente.

(Aplausos)

Una muy típica: "¿qué te crees, que esto es una pensión?".

"¿Esto es un hotel o qué?". Eso, eso, sí.

"Un día de estos, cojo la puerta, me voy y ahí os quedáis

y os iba a comer la mierda".

Eso es... Esto creo que viene

en el manual de madre y padre. Mira.

"Usted tiene que decir..." Primera frase:

"¿Lo ves?" "Te lo dije". "Si me hubieras hecho caso".

Lo vas combinando. Combinaciones y permutaciones.

"¿Te has manchado? ¿Quién lo limpia? La tonta".

O lo de "ni coche ni cocha"... "Ni cocha", sí.

O, por ejemplo, otra frase, otra, a ver si me acuerdo...

Ah, esta es muy buena, muy buena.

Por ejemplo, cuando te pedían la paga.

Te pedían la paga. La clásica paga.

"¿Te has gastado ya la paga? ¿Qué te crees que soy?"

¿Un banco? ¡Sí, señor!

(Aplausos)

Un banco no...

¡El Banco de España! ¡El Banco de España!

Ve a sacar una tarjeta del Banco de España.

Te dirán: "aquí no es, yo mando sobre nosotros".

Yo no quiero tampoco desdecir a la gente

el concepto familiar pero que quede claro:

Parece un manicomio...

Que no digo que lo de ahora sea malo, es que es...

(PÚBLICO) ¡Peor!

Gracias, don Naftalino, ¡gracias!

(Abucheos)

Gracias.

Hemos pedido tres recuerdos, hemos traído el de la Barbie,

que es un recuerdazo, pero hay uno más que nos lo trae

alguien que sabe mucho de esto porque es un poco inquietante.

¡Iker!

# En la calle-ye, veinticuatro-tro ha habido-do un asesinato-to"... #

(Aplausos)

Os traigo este elemento, inquietante, realmente.

Un elemento del averno.

La goma de saltar, ¿qué os parece? -Genial.

-Es maravilloso, ¿verdad? -Sí.

Era una goma como de fruncir, pero a lo bestia.

Para jugar en la calle. Claro, en la calle.

Con la gente. Era más fácil de llevar.

La comba era más mortífera, la "mortal comba", era.

(Risas)

¿"Mortal comba", Iker?

¿De verdad?

-Era genial, yo además como jugaba con chicas mayores

y era hija única, tenía que entrenar en mi casa.

Lo ponía en dos sillas y como era muy competitiva,

hasta que no jugaba bien y no perdía...

¿Se iban juntando las sillas con la goma? Era lo típico.

No, no, ponía de las que pesaban, no.

Y cuando estaba entrenada, salía a la calle y no me la quedaba nunca.

Había juegos de calle muy raros con canciones muy extrañas.

Canciones demoníacas como esta, del asesinato.

Famoso por el caso Roswell y el caso de Wisconsin.

Esta decía "sangre coagulada de primera división,

la uso todos los días para hacer la digestión.

Mi casa es un castillo, mi cama, un ataúd,

mi comida favorita es sangre con pus".

Es real, se cantaba eso. Esa le pega más a él.

Normal que se fijara en esa.

En todos los puntos de España, cuando no había Internet,

todos cantaban lo mismo, ¿cómo es posible?

¿Cómo llegaban sin haber hablado? Es algo del demonio.

La cultura popular se extiende. -La goma era muy larga.

¿Os habéis dado cuenta de una cosa?

"Sangre coagulada", al revés es...

(Balbuceo)

(Risas)

Ahí lo dejo.

(Aplausos)

Y una demostración de la goma, ¿serías capaz de hacerla?

-Sí, bueno, con tacones... Vamos a jugar, venga.

Iker y yo somos los postes. Vale.

Somos las sillas de tu casa. Vale.

Él, la silla del salón, y yo, la silla del comedor.

Vamos a ver. A la altura de las rodillas.

Ah, vale. Con la falda no me va a dar.

A la altura de las rodillas. Es que, yo qué sé.

Había niveles, el básico era: # A lo loco-co, a lo loco-co,

# una vieja se ha caído de una moto-to. #

Muy bien. # A la chacha-cha, a la chacha-cha,

# se ha caído y se ha hecho una brecha-cha. #

Pero había más.

¡Muy bien, oye! Luego era más complicado.

(Aplausos)

Entrenando en la goma...

Muy bien. Y "Alturitas" me encantaba.

Te lo ponías como un hilito y tenías que ir saltando.

En plan hasta el cuello. Ibas subiendo poco a poco.

Era como el limbo pero al revés. Exacto.

-Es como el Circo del Sol de marca blanca.

-Hacía un montón que no jugaba.

Si quieres, te dejamos un rato. Sí, dejadme un rato.

Esto hay que recuperarlo. -Quedaos aquí, yo me tengo que ir

a vigilar al chupacabras, ¿vale? Por supuesto, gracias, Iker.

(Aplausos)

Dejamos la goma, ahí se queda.

Qué guay. Qué guay, ¿eh? ¿Lo recuerdas?

Sí, hacía que no jugaba un montón, pero no se olvida.

Uno tiene como memoria. Sí, sí.

¿Eras buena estudiante de chiquitita?

¿O lo tuyo era el teatro y estudiar no?

No, como soy competitiva, no podía ir sin sabérmelo.

No era empollona, empollona, pero sí.

¿Qué tal el inglés? ¿Cómo se daba? Fatal.

O sea, la carrera en América tiene que esperar.

Como allí ya tienen muchas rubias, me voy a lo latino, que hay menos.

Aquí tenemos una rubia de esencia, pero él es... ¡Iñaki Urrutia!

(Aplausos)

¿Qué pasa?

Iñaki Urrutia. ¿Qué tal?

Hoy va de "spanglish". Hoy va de "spanglish", sí.

Vengo a romper una lanza a favor de los españoles

con un tema que se nos da históricamente mal, el inglés.

Digo romper la lanza porque se nos da mal

porque no ponemos atención.

En inglés se habla con onomatopeyas.

¿Lo habéis pensado? Os lo juro. Para decir "explotar" dicen "bang".

Es verdad. Para "llamar", dicen "ring".

Como suena, para "aplaudir", "clap", como suena.

Sí, hablan con ruiditos, como Arévalo.

(HACE RUIDOS) O sea...

(Risas y aplausos)

Un clásico.

No lo hemos hablado mejor nunca porque no hemos puesto interés

y porque la gente de la tele hablaba en inglés,

pero cantando y cantando raro...

Cantando raro. El primer vídeo del "ranking",

no es que cante en "spanglish", es que se inventa las palabras.

Vamos con un clásico de los clásicos,

voy a hablar poco porque hay que escucharlo.

En el número tres,

el Príncipe Gitano con "In the ghetto".

"In the ghetto", maravilloso.

Elegante va. Mira, mira.

(Canta: "In the ghetto")

"In the ghetto". Hasta ahí, bien, ha quedado claro.

Y la chica, lo ha cantado mejor.

(BALBUCEA EN INGLÉS)

¿Cómo, cómo? "Le chili pili flainder".

"Le chili pili". Sí, señor.

¿Pero qué es esto, por Dios?

¿Cómo?

"Ablachu vay"... Bien.

Bueno, bueno, me parece maravilloso, Iñaki.

(Aplausos)

No he entendido nada. De inglés sé poco,

y de este inglés, no sé nada. Sí, sí.

Estás escuchando y dices: "¿Cómo? ¿Qué estás diciendo?".

"Ajan guli güinchin" ¿"Ajuli güin"?

La chica rubia está diciendo con esta cara de pena:

"Déjame cantar a mí". "Que yo me la sé".

"Yo me la sé un poco más".

Ha dicho literalmente:

Lo he buscado, lo he buscado.

Ah, que tiene traducción. Sí, sí.

"Sido sido ni" es en realidad "she doesn't need it".

"Ella no necesita", se refiera a la rubia.

No necesita pasar ese mal rato que está pasando.

La rubia...

(Risas y aplausos)

"She doesn't need it".

"Dechili pipi ja"...

es "the child needs a helping hand".

Bueno... No sé inglés.

Tu inglés es como el suyo, no te libras.

Significa: "el niño necesita una mano amiga".

Espero que no sea para hacer los deberes de inglés porque...

No necesita tu ayuda, de verdad.

Y la última es: "Tú lo que yuan mi",

que es "take a look at you and me".

Es decir, "míranos a ti y a mí". Mira qué cuadro...

Mira qué cuadro estamos haciendo. Es como:

"¿Tú crees que estamos aprendiendo algo tú y yo?".

Pero vamos con el segundo vídeo del "ranking".

Ella fue una diva, ella lo fue todo.

Ella fue la Marta Hazas de su momento.

Hizo hasta pelis del oeste o westerns. O, como dice mi padre,

pelis de "Yon Vaine".

(Risas)

Pelis de tiros. De tiros, de "Yon Vaine".

Mi padre es de "Yon Vaine", "Dustin Ofman" y "Paúl Numan".

"Spanglish" bueno. Exacto.

En el dos, nada más y nada menos que Sara Montiel.

¿En inglés? En inglés.

Vemos un escenario un poco porno.

Ella va vestida un poco porno y la música es de porno.

Y ese giro, cuidado, cuidado. Ojo, cuidado.

(BALBUCEA EN INGLÉS)

¿Qué es eso? Va diciendo como frases cortas.

Así es difícil fallar. Los jadeos, mira.

(Jadea Eduardo)

Jadea en inglés.

(Dos rombos)

"Kisly eslouly". Es un poquito... ¿eh?

(Aplausos)

Pero... Está como poseída.

La niña del "Exorcista" en versión Sara.

No había estribillo, eran frases cortas.

El estribillo era: "Ah..." "Aniyu, eslouly".

"Kismi"...

(Risas)

He pensado que la semana que viene

igual te hago así la sección: "Eduardo, ah...".

Me encantará.

"Ranking"... Ven vestido así, por favor.

Eduardo...

(Aplausos)

Madre mía. Y vamos con el número uno.

Este, está en un inglés normal.

Tirando a bien, la verdad es que bien.

Comparado conmigo, bien. Lo que pasa es

que nos confunden con otra cosa que no esperábamos.

Sobre todo, viniendo de ellos.

Sé que estáis diciendo: "¿Qué será?".

Claro. En el número uno del "ranking",

¡Sergio y Estíbaliz!

¿En inglés? En inglés.

Sí, señor, ella es Estíbaliz ¡y él no es Poty!

Se parece un montón. Sergio y Estíbaliz.

Los del "Cantinero de Cuba, Cuba". Mira, mira.

"It's alright!"

"It's alright!" Está todo bien. ¡Ahí va!

"Somos nosotros cantando en inglés".

Mira si están bien que han decidido hacer una cosa

que no esperabas, atentos.

Son los del "Cantinero de Cuba", ahí los tienes, ¡bailando!

Una coreografía discotequera.

Sergio y Estíbaliz bailando. Estíbaliz está incómoda.

Sí...

(Aplausos)

¿Has visto? Eso de...

Sí, sí. Es que es eso.

Porque estaban... El pollo frito.

Estaban muy felices, muy felices cantando en inglés.

(Palmas)

Han hecho feliz al público, normal...

Se han vuelto tan locos que han hecho el pollito feliz.

El pollito raro. El "happy chicken".

Lo han hecho.

Una cosa, Eduardo, yo me voy a ir, ¿vale?

Porque tú quieres ¿eh? Sí, eh, Eduardo...

Me voy...

(Risas)

Tengo cosas que hacer. Adiós, "jelou".

Adiós, "jelou".

Yo era muy fan del Príncipe Gitano.

Qué guay, "In the ghetto"... Es genial.

"A güindi, jandemol"...

Chiquito de la Calzada bebe de esa fuente.

No inventó nada, ya estaba inventado.

(Grito)

Hay letras de canciones que son un poco raras.

Sobre todo, muy chirriantes, como esta.

# Le llamaré Lucifer, le enseñaré a criticar,

# le enseñaré a vivir de la prostitución...

# le enseñaré a vivir de la prostitución... #

Cuidado, ¿eh?

A criticar, a matar y a vivir de la prostitución.

Sí, sí. Almodóvar se despachó a gusto.

Se quedó bien, bien, pero recuerda la "Bola de cristal" también.

Era todo muy revolucionario. Sí.

Eso se decía entonces y hoy en día es imposible decirlo.

Me parece exagerado ya... Una brutalidad.

Hay una cosa que quiero hablar contigo

que me parece muy interesante porque hay algo que te caracteriza:

de todos los juguetes que has traído eran predecibles,

pero jamás me hubiera imaginado

que elegirías como tercer recuerdo esto...

¡SuperLópez!

(Aplausos)

Tebeos que eran casi, casi para chicos.

Es que mis abuelos tenían dos papelerías,

entonces a la salida del cole, antes de ir a ballet,

me leía todos los tebeos, "Botones Sacarino", "Zipi y Zape",

incluso unos que había que se llamaban "Pecosa",

que eran un "remake" de uno de los 50.

Y estos me encantaban. "SuperLópez" es muy de chicos.

Sí, y me encantaba, y Rompetechos...

De chicos, ¿por qué? Porque, en teoría,

había revistas para chicos y otras para chicas,

hacían mucha división en aquella época.

"Mortadelo", "SuperLópez" para chicos

y para chicas, "Candy, Candy", "Lili", todo aquello.

A mí eran los que me gustaban... Eran esos.

Los de Ibáñez me flipaban. Eran muy buenos.

Sí, eran buenísimos.

¿No eras más de otros superhéroes que no se hacían chichones?

Me encantaban y los que se hacen chichones, también.

El gran héroe americano... ¡Qué serie!

Era buena. Esa me flipó.

Con aquel traje rojo. Que no sabía volar.

Esas me encantaban.

La verdad es que sí, pero este "Superman" es...

A la española, como lo fue en su día Ruíz Mateos.

¿Recuerdas? "Que te pego, leche". El de: "Que te pego, leche".

Pero es que los turcos,

que es una industria cinematográfica

que nos apasiona en el programa, hacen un cine brutal,

hicieron "Star Wars" a su manera, "E.T." a su manera...

También hicieron "Superman" a su manera, míralo:

El que hace de Superman es más bien "Supermal".

Supermal porque...

Fíjate, entra ahí, en la reunión de amigos...

Se queda quieto y ahí, ¡pumba!

¡Toma! Ahí está, cuchillo de plástico.

Tortazo en la cara, toma.

Palo de corcho... Está todo pensado.

(Risas)

Ojazos, momento ojazos.

El baile de las sillas... ¿Pero qué es esto?

Por Dios, mira... Bueno, bueno, bueno.

Escenas de acción trepidantes.

Nos dan cada alegría estos cineastas turcos...

De ese "Superman" y esas cosas raras

quiero dejar de hablar un poco, porque hay una cosa

que quiero que me expliques porque si los superhéroes están

en los cómics y en las películas, tú eras superheroína de tu cole.

¿Tú no fuiste la salvadora de una niña en el patio?

No, yo me había apuntado con mi amiga del cole

y hacíamos "playback", de esto que estaba de moda,

e hicimos uno de Azúcar Moreno cuando fueron a Eurovisión.

Nos apuntamos las dos... "Tus ojos, bandido".

Triunfamos como la Coca-cola en el colegio.

Nos apuntamos a un sitio deportivo para jugar a "basket", tenis...

Pensábamos que allí íbamos a ser las reinas.

Participamos en otro concurso ahí con otra canción

que se llamaba "Mambo, mambo", la siguiente que hicieron.

Unas que llevaban más años ahí, se metieron con nosotras,

con mi amiga, unas idiotas...

Nos iban cantando "Mambo, mambo" por todos sitios.

Yo no las tenía muy bien fichadas

porque soy miope y no tenía lentillas.

Ahí debía tener 13 o así y todavía no las tenía.

Un día, iba con mi madre por la calle,

se habían metido mucho con mi amiga,

ella iba con su madre, una de estas malotas,

yo iba con la mía, y agarré a esta niña del tal

y la estampé contra un portal y mi madre se quedó

viendo visiones de la macarrada que había hecho.

¿Era mayor que tú? Era de mi edad,

pero yo era como Libertad, la de "Mafalda", muy bajita

hasta segundo de BUP, que pegué el estirón.

Siempre era de las chiquititas. La cogiste por la coleta, ¡bum!

Le dije que como volviera a... Oye, y funcionó, ¿eh?

Superheroína. Defendiendo a su amiga.

Muy bien. Sí, solo falta que lo estén viendo

y cuando vaya a Santander me canten "Mambo, mambo".

De verdad que era muy incómodo, me abuchararon un poco.

Como que ibas a ir a la cafetería a comprar algo

e ibas como...

Sufriste un poco de "bullying". Sí, encima, no viendo es peor,

estaba como Jean-Claude Van Damme cuando lucha con tierra en los ojos.

A alguien que no ve no se le puede hacer esto.

Y menos a alguien como tú, qué mal, no se puede hacer.

Tú la vocación de actriz dices que la tuviste desde pequeña

y no la puedes soltar: "Actriz, actriz, quiero ser...".

Hay un actor que tú admiras, que es Paco Rabal.

Sí...

Había una serie de televisión que él era....

Era una figura, era "Juncal".

Era un torero y tenía a Búfalo... Sí, sí, el Brujo.

Era su limpiabotas, el Brujo. Me maravillan.

El teatro, el Brujo... Para mí, es Dios.

¿Tú te ves dentro de esa serie?

Hombre, he hecho de bandolera, de torera pues también.

¿Te atreves de torera? ¡Claro!

Vamos a integrar a Marta Hazas dentro de "Juncal".

"Vámonos, Búfalo".

"Te estás jugando la temporada o algo más que la temporada.

Si quieres ser torero,

sal al toro y juégatela como un hombre.

-Pues lo primero es que soy una mujer

y segundo... que me he cagado. Como tú aquel día.

-Sí, pero con 30 años y con 14 condenas.

Y no estaba en Sevilla.

-Ya, pero en la cagada te gano, porque esta ha sido antológica.

Como no me vaya pronto de aquí, la olerán las moscas de la cuadra

y vendrán en formación.

-Entra a matar, no te escondas, Manolo.

-Vale, pero a ver, que no soy Manolo, soy Marta.

Estoy aquí porque mi hermano tenía hora en el dentista.

Yo no me pienso meter ahí con ese bicho.

¿Has visto qué cuernos tiene? Son dos andamios, hombre.

-¿Por qué te asustas? -Coño...

Porque sé cómo te las gastas,

que te mataron a la lechuza en "Los santos inocentes"

y acabaste ahorcando a Juan Diego.

-Tú no tienes cojones ni vergüenza.

Prefiero verte muerto a rajado.

-¿Rajado? ¿Rajado yo?

Dame un Winchester y te digo que cenas hoy rabo de toro.

Y si vamos a hablar de vergüenza, te recuerdo

que te dieron la Palma de Oro por mearte en las manos".

(Aplausos)

Bueno, ese traje de luces, ¡cómo te quedaba!

¿Has visto? Ahora, pesaba. ¿Pesa?

Pesa. ¿Eran luces de verdad, bombillas?

Como la entrada de vuestro programa,

no sé cómo corren con eso. Me ha encantado verte así.

Estabas sexy. ¿De verdad?

Sí, sí, de verdad.

¿Has estado a gusto? Me lo he pasado genial.

Recordando la infancia, esas cositas de la niñez.

Era una época chula, me ha gustado mucho recordarlo.

Encantado de que estés aquí. Hay que repetir.

¡Marta Hazas! Muchas gracias.

(Canción de: "Mambo, mambo")

¡Chao!

¡Y entra, cuidado, Chelo Vivares!

¡Un mito!

Para mí y para todos, ¿qué tal?

¡Bienvenida! Muchas gracias.

Ponte cómoda.

Chelo es actriz de teatro, es actriz de doblaje,

ha hecho muchas cosas en la tele y en teatro.

Has puesto el alma y la voz a personajes de "Los Simpsons",

de "South Park"... Sí.

Y otro programa que recordamos con cariño,

pero dime por qué estás hoy, ¿qué nos vienes a contar?

Eres la autora de algo que nos marca en este programa.

Sí...

Cuéntanos. Soy autora, "directora"...

del documental "Qué fue de Espinete".

Te lo has currado un montón, hemos visto cada día

una entrega en el programa.

Pequeñas píldoras de ese documental y vemos la evolución, cómo creció,

cómo desapareció de nuestras vidas de repente.

Sí, una pena, dio muchísima pena. Pero mira...

Yo he estado durante...

diez años currando en ello,

en el documental. Diez años haciendo el documental.

Currándolo, ideándolo... Investigando, ¿no?

Investigando. Un trabajo interesante.

Claro, Espinete no aparece y entonces dije:

"Aquí hay que hacer algo con él" e invertí los ahorrillos

y tal en el documental, pero lo he hecho con gusto

y sobre todo quiero agradecer...

a todas las personas que han participado...

en este documental.

Jesús Bonilla, el narrador... Fundamentalmente a Jesús, sí.

Sin él... Además, es un actor magnífico,

con ese punto que tiene él. Sin él, no hubiera sido posible.

Nos ha contado esa historia tan interesante de Espinete

cómica y dramática, había momentos de su vida desconocidos. Duros.

En el documental hemos descubierto

que Espinete probó suerte en Hollywood

como director y productor de una película, alucinante.

Quiero que veamos esa joya

que nunca jamás te lo agradeceremos lo suficiente

porque nos has mostrado en el documental

el tráiler original de "Acorraladete", vamos a verlo.

"Esta es la historia de un erizo rosa

en la búsqueda de su propia vida.

Un erizo al que la sociedad dio la espalda".

-¿Adónde te diriges?

-A Portland.

-En este pueblo no nos gustan los erizos gigantes, móntate.

-"Un erizo al que empujaron demasiado lejos".

Vaya, vaya, ¿qué tenemos aquí?

Tenemos a todo un veterano de la televisión,

a un condecorado con un TP de oro...

-Bueno, bueno, así que nuestro amigo...

es un héroe condecorado.

Aquí esto no te va a servir de nada.

Queremos las huellas de tus dedos, incluidos los de los pies.

Y una muestra de ADN. -Análisis de sangre y de orina.

-¿Ustedes qué quieren?

¿Detenerme o hacerme un chequeo?

¡Eh, "come on"!

-"Un erizo al que pusieron contra las cuerdas".

Esto no puede continuar así, llamad a don Pimpón.

-Ya estoy aquí, no he venido a salvar a Espinete de ustedes,

sino a ustedes de Espinete.

Cobra uno llamando a Charlie, ¿me recibe?

-Lo dimos todo por esos niños.

"Y ahora, ¿qué?".

¿Quién se acordará de nosotros?

-Todo se arreglará, te darán un programa en la TDT.

-¿En la TDT? ¡Ay!

No siento las púas...

-"Un erizo al que acorralaron.

Acorraladete.

Yippee ki-yay, motherfucker".

(Aplausos)

Increíble, de verdad.

Nos hemos quedado alucinados.

Qué tráiler, ¿por qué la película nunca la vimos?

¿Qué pasó? Jamás se proyectó, ¿qué fue de ella?

Solo existía una copia.

Ah, vale. Claro.

Sylvester Stallone no quería ni que se estrenara la peli

porque Espinete le hacía sombra porque él, su "Acorralado",

fue un plagio del "Acorraladete".

Stallone plagió a Espinete. ¡Cómo!

Así, así. Increíble.

Era una pena porque era tan buen actor Espinete...

Creo que nos traes una sorpresa, Chelo.

Una primicia mundial, una escena de "Acorraladete"

en la que se ven las dotes de interpretación de Espinete.

Cuidado, es exclusiva mundial.

No os lo perdáis, increíble, qué gran interpretación.

De Oscar, de Oscar.

Esta no era mi guerra, yo estaba tan a gusto

en mi Barrio Sésamo...

Ustedes me llamaron, yo no.

Tuve que escuchar insultos, muchos.

Me llamaron "tontolaba" y peor.

Me dijeron: "¡zoquete!".

¡Y "botarate"! ¡"Botarate"!

Esta no es mi guerra...

Yo estaba muy a gusto con todos mis amigos.

Con Chema...

¡Ay, mi Chema!

Con Ana, con Julián...

Con Epi. Lo pasábamos más bien...

Cuando terminábamos nuestra guerra, nos íbamos a tomar chuches

y batidos de vainilla".

(Aplausos)

Mira, mira, Chelo. Mira.

Se me ha puesto el pelo erizado.

¡Erizado, madre mía! ¡Bravo!

¡Bravo, bravo, bravo!

(Aplausos)

Brillante.

Enhorabuena por este documental

y por rescatar ese trozo de la película.

Durante siete semanas hemos seguido

la emocionante historia del amigo de los niños.

Antes de que veamos el desenlace, ahora estás haciendo teatro, ¿no?

En el teatro Tribueñe. Sí en la calle Sancho Dávila.

Estamos con teatro de repertorio. Estamos con...

"Bodas de sangre", "La casa de Bernarda Alba",

"Ligazón", de Valle-Inclán...

Eh...

"Paseíllo", de Hugo Pérez, que es una maravilla...

"Tonadillas"... Clásicos.

Eres la que mejor puede valorar esta interpretación de Espinete.

¡Cómo! Está... De forma extraordinaria.

Es de Oscar, lo que has dicho. Es de Oscar.

Y vamos, no te voy a decir mejor que Robert De Niro porque...

Ojo, pero... Son esos matices de la voz, ¿no?

Qué matices más sutiles.

Muy tierno. Qué interesante.

Bueno, como te decía, el documental tiene una finalidad,

tiene un punto final y va a ser hoy

porque se perdió la pista de Espinete,

no hubo nunca más noticias sobre él, nada más se supo,

pero hoy tenemos que descubrir qué ocurrió, vamos a ver

la última entrega del documental que tú has dirigido.

Esta es la última.

Disfrutadla mucho porque es el último clip que veremos

de "¿Qué fue de Espinete?".

(Aplausos)

Espinete se retira a un monasterio budista

en la Alpujarra de Granada.

Allí conoce al pequeño Osel,

el niño llamado a ser el sucesor del próximo Lama.

Cuando Osel tiene que marcharse al Tíbet,

pone como condición ir con Espinete.

Una madrugada, bajo una fuerte ventisca,

Espinete deja el monasterio

y ese día se pierde para siempre la pista del entrañable erizo.

No dejó ni una nota, ni una triste llamada, nada.

Nosotros hablamos con las autoridades tibetanas

por señas, claro.

-Sí, porque en chino, lo único que sabemos decir es

"chop suey" y arroz tres delicias. -Tres delicias, sí.

-Bueno, hasta el mismísimo Lobatón se involucró en el asunto.

(Sintonía de "Quién sabe dónde")

Espinete, hijo, si nos estás viendo, llámanos.

Aunque solo sea para decirnos que estás bien.

Aunque estés mal.

-Aunque sea a cobro revertido, hijo, llama.

-¡Llama, Espinete!

En una ocasión en un "trekking" por el Himalaya,

la idea era subir lo más posible,

pero nos cayó una gran tormenta que nos hizo dormir pronto.

Pero yo, a las cuatro de la mañana, me desperté y dije:

"Voy a adelantar al grupo y debo hacer un gran calentamiento".

Hice unos 3.000 abdominales

y en esa penumbra de la tormenta, tuve un reflejo y dije:

"¿Será el Yeti a estas alturas?".

Podía ser, pero el color de la piel me hizo pensar que era Espinete.

Le hice esta foto e inmediatamente

le llamé para conectar con él y desapareció.

Querido amigo, allá donde estés, quiero hacerte llegar un mensaje:

Espinete, te queremos.

"Pórtate bien, ¡adiós!

-¡Adiós!".

(Aplausos)

¿Cómo no quererle? Todos amamos a Espinete.

Hasta aquí el documental "¿Qué fue de Espinete?".

No hay más noticias sobre él... ¿O sí? Porque Espinete,

que llevo años proclamando que Espinete no existe...

En teatro, televisión, libros... Hoy por fin, puedo decir,

con seguridad absoluta...

que Espinete sí existe.

¡Qué dices!

(Aplausos)

-¡Hola! ¡Espinete!

-¡Ay, qué alegría!

-¡Ay, Chelo, te quiero! Madre mía.

Cuánto tiempo que no te veía.

-¡Ay, Espi...!

¿Qué te parece?

¡Lo hemos encontrado! Maravilloso.

En tu casa. ¡Ay!

-Mírale, me quiere. Te adora, ¿cómo no te va a adorar?

Oye, Espinete, de verdad, tranquilo.

Es un momento muy emotivo para los dos el reencuentro.

Imagínate, yo estoy emocionado, ¿cómo no lo va a estar ella?

-Deja que te arregle. -¡Chelo, Chelo!

Como las madres, la puntita y ahí está.

Chelo, ¿estás emocionada?

¡No te emociones! -¿Cómo no me voy a emocionar?

Estoy emocionada. Se le cae la lagrimita, no.

No, de verdad. Espi, te quiero muchísimo.

No, por Dios.

-¡Chelo! Me estás pisando.

(Aplausos)

Oye, Chelo, recupérate. -Yo necesito...

Sí. No te preocupes.

Pido un aplauso muy fuerte para Chelo Vivares,

alma de Espinete.

Gracias a ti. Gracias, de verdad.

(Aplausos y vítores)

¡Ay, Espi!

Gracias, Chelo. -¡Adiós!

-Hasta luego.

Espinete...

(Aplausos y vítores)

Qué maravilla, qué reencuentro, sabes la de años que llevo diciendo

que no existías y no sabes cuánto me alegro de estar equivocado.

Claro que existes, por favor, Espinete, ponte aquí.

Bueno, como tengo estos pies, igual no llego bien.

Sí, ven, ven. Espera, a ver...

Sí... Ponte aquí cómodo.

Llevas mucho tiempo sin estar en un plató de televisión.

¿Cuánto tiempo sin estar en televisión de nuevo?

Yo estaba en mi Barrio... Claro, por eso te digo.

Es un contraste para ti, tanto tiempo sin estar actuando,

sin las cámaras, sin la fama... Sí.

¿Qué pasó? ¿Por qué desapareciste?

Pues es que no lo sé, yo... la verdad, no sé.

No sé por qué desaparecí.

Pero había... Yo...

Es que no lo sé, ¿qué te voy a decir?

Tu vida ha tenido altos y bajos, momentos complicados, difíciles...

Has tenido momentos, como te digo, un pelín peculiares.

Punzantes, es la palabra adecuada. ¿Qué son "punzantes"?

No, como tus púas. ¡Ah!

Mola, mola, sí.

Pero sigues siendo el mismo niño que entonces, eres un niño todavía.

Sí, claro. Claro.

Porque yo siempre tengo cuatro, cinco o seis... años.

Siempre, siempre.

Eternamente cinco o seis años. Siempre, siempre.

Qué envidia, nos encantaría a todos tener esa edad de por vida.

Sé que ha habido un culpable de todo esto.

Sé que has pasado momentos raros y ha sido por una mano negra

que nos comentaba antes Chelo.

Siempre estaba por detrás y te impedía seguir ascendiendo

en tu carrera, pero quiero que recordemos

momentos más bonitos, momentos más emotivos.

Porque... Vale, sí, mejor.

Aun así, tienen su punto oscuro porque hay una canción

que te hizo muy, muy famoso

que nos dijeron que en principio no era para ti, era para don Pimpón

y que tú se la arrebataste a él.

¿Yo? Sí.

¿Qué se la quité? Eras chupacámara y robaplanos.

Oye, ¿me estás insultando? No, es lo que dice la gente, no sé.

Quiero que veamos la canción que te hizo muy famoso,

es la canción del pirata, ¿la vemos? Mira.

# Yo soy el marino,

# capitán pirata,

# vencedor de las tormentas

# por todo lo ancho del mar. #

(Aplausos)

Cómo mola. Qué canción, ¿eh?

Sí, cómo mola. Dicen las malas lenguas

que se la arrebataste a don Pimpón, pero quiero recordar cosas bonitas.

Porque yo recuerdo, como si fuera ayer,

que estaba comiendo pan con chocolate en casa,

como casi todos los niños de aquella época

y de repente, en la tele, apareciste tú por primera vez.

Esa primera aparición fue algo mágico, algo se nos erizó

a todos porque vimos estas imágenes, vamos a verlas,

las primeras imágenes de Espinete en televisión.

En "Barrio Sésamo".

"¡Espinete! -¿Espinete?

-¿Espinete? -¡Espinete, ven!

-¿Es ese tu amigo?

-Sí. -Realmente es especial.

Yo diría que extraordinario.

-Ven, Espinete, ven, no seas tímido.

Mira, estos son mis amigos.

-Hola. -¡Hola!

-¿Quién es este? -Este es un nuevo amigo

que se va a quedar a vivir con nosotros.

-¿No sabe hablar? -Sí sabe, se ha puesto nervioso.

Pero os aseguro que es muy simpático.

-¿Por qué se pone así? -Porque le habéis enfadado.

-Nada, es inútil, cuando se enfada o se asusta, se pone así.

No hay quien le saque una palabra".

(Aplausos)

Oye, fue un comienzo un poco extraño.

Se te ve un poco intimidado. No, sí me acuerdo yo, ¿eh?

Sí me acuerdo yo de ese día. Pero es que yo...

venía de mi bosque tranquilamente,

y claro, yo llegué allí, como no conocía a nadie...

Luego, ya sí, luego ya conocí a todos.

A Ana, a Chema... Sí, claro.

A Roberto y Ruth, que ellos sí que crecieron.

Los niños crecieron y tú te quedaste en cinco años.

Claro, porque yo soy, como dicen, raro y rosa.

Pues claro que sí, y estaba también ahí el kiosquero,

que era Julián. Julián, sí, molaba, me daba chuches.

¿Te puedo preguntar algo? ¿Julián ganaba dinero?

Todo lo regalaba, no vendía nada, todo lo regalaba, era tan generoso.

Pues yo no lo sé. Para ti era todo gratis.

No le pregunté nunca, a mí me daba, pues me daba.

(Risas)

¿Sigues teniendo relación con esos personajes del Barrio?

Qué va. Perdiste contacto.

Que va, ya no veo a nadie.

Vaya... ¡Ya no veo a nadie!

(Lamentos)

Pues sí, pues "¡oh!", me da mucha pena.

Ya... ¿Y con don Pimpón?

Qué va, tampoco. Nada, ¿no?

No. Con don Pimpón tuviste tus roces.

La gente creía que había buena relación,

pero fue empeorando con el tiempo. Esas envidias, esas rencillas...

Luego, con el tiempo, no van a ningún lado.

No es necesario. Y desde entonces nunca más viste a don Pimpón, ¿no?

No, no le vi nunca más.

Pero... Bueno, te lo digo bajito por si acaso...

Pero yo le quiero mucho...

Ah, le quieres, ¡oh!

Pero... Aunque me meta con él,

porque era muy pesado.

Se lo inventaba todo. Era un poco...

Con Kapurthala el marajá... El Maharajá de Kapurthala.

Era un poco trolero, vendeburras. Era mentira.

Claro que era mentira. Pero bueno...

Esto que me acabas de contar es muy interesante.

A veces, a la gente que queremos no se lo decimos,

y ellos nunca lo sabrán, con lo cual, esto es muy triste.

Si quieres a alguien hay que decírselo a la cara,

porque el amor dentro se queda podrido.

Hay que transmitirlo, es verdad.

Con lo cual, Espinete, si tuvieses delante a don Pimpón,

tú ¿qué le dirías?

Qué nervios. Piénsatelo, no te pongas nervioso.

¿Qué le dirías? ¡No me lo digas!

¡Ah! No me lo digas.

Se lo puedes decir en persona, o mejor aún,

se lo puedes decir en peluche.

¡Don Pimpón!

(Aplausos)

¡Hala, hala! Por favor...

Ven conmigo, Espinete.

¡Pero don Pim...! ¡Don Pimpón! Qué alegría me da...

Un momento, don Pimpón.

Sé que las cosas no han ido muy bien

todo este tiempo, que ha habido más y menos...

Ha habido rencillas, pero hoy don Pimpón quiere decirte algo

que lleva años queriendo decir. ¿Estás dispuesto a escucharlo?

¿Es de verdad? ¿No es una trola? No, es de verdad.

Vale. Creemos que es de verdad.

Creo que va a ser muy sincero. A ver.

Adelante, don Pimpón. -Mira, Espinete...

Yo te tenía envidia.

Tú eras el amigo de los niños y yo solo era un segundón,

un feo trotamundos. Tú eras el erizo más famoso de España.

Todos los niños te querían.

Sin embargo...

los niños ni si quiera sabían que soy un búho.

No, no, tranquilo, don Pimpón.

Ven, ven, tranquilo.

No pasa nada, es tu momento. -Pero...

Se va a arreglar, de verdad. Se va a arreglar todo.

Deja que te diga una cosa, don Pimpón.

-¿Por qué...? Dime, Espinete.

¿Por qué dice que es un búho?

Porque la gente no sabe bien qué animal era don Pimpón.

No obstante, lo que tienes que preguntarle a Espinete,

hazlo ahora porque es un momento muy especial.

Creo que puedes tener suerte. -Sí.

Pídeselo. Voy a hacerlo.

Me pondré de rodillas.

Quiero que sepas... -¡Hala, qué nervios!

-Siempre has sido un erizo para mí y que yo...

Yo... -¿Qué?

-Yo soy tu padre.

¡No, no, no!

Esto no era lo que ibas a decir, está mintiendo ya...

-¿Pero qué dices? ¿Te has dado cuenta?

¿Cómo va a ser mi padre? Es trola, don Pimpón.

Por favor... -No, quería...

Quería decirte, don Pim... Don Pimpón, no, Espinete...

Estoy muy nervioso.

-¡Yo, más!

-Me porté fatal contigo, y por favor, que me perdones.

Va, Espi, va. -Bueno, pues...

Es que voy a decirle yo también algo...

Ah, por supuesto. Pues que...

Yo también a veces, te chinché un poco...

¿Sabes? Pero... -Sí.

-Don Pi, tú sabes que eres...

Eres muy amigo mío. -¡Espi!

-Que yo te quiero mucho, don Pi.

-¡Y yo también! ¡Un abrazo!

-¿Nos abrazamos de verdad, don Pi? ¡Por favor!

(Aplausos)

-Qué bien hueles, Espinete.

¡Qué maravilla!

-Espera... Dime, un momento, Espinete.

Dime, cuéntanos.

Yo también te quiero agradecer para que luego no se me olvide...

¿Qué quieres decirme qué?

Que te quiero agradecer también para que no se me olvide...

¿Sí?

Qué... ¿Qué? No estés nervioso, ¿qué?

Que yo también te quiero mucho...

¡Oh!

(Aplausos)

Bueno...

¡Venga, gracias, va! ¡Gracias, Espinete!

¡Gracias, don Pimpón! De verdad, aplauso para ellos.

Gracias, de verdad.

Años diciendo que no existía y estaba equivocado.

Bueno, continuamos, quiero llegar a la mesa final,

si es que podemos, al "Olbidón",

con un vídeo que os va a traer muchos recuerdos, tan buenos

como este, mirad.

(CANTA: "BAILA CON EL HULA-HOP")

Bueno, bueno, la canción está muy bien, pero...

¿Qué me dices del momento sudor del pobre Enrique?

Lo daba todo en el escenario. Quiero que lo veamos otra vez.

Ese momento tortilla de patata, ahí está, ¿eh?

Ahí está. Es para ti.

Y la canción, Flipy, ¿qué te parece?

Bueno, no hay más que escuchar la letra:

"si te quieres divertir, ven conmigo y ya verás".

Como diciendo: "Ven conmigo y ya verás".

Fíjate que Enrique y Ana sacaron una línea de "merchandising" enorme.

Canción que sacaban, canción que iba asociada

a un objeto que se vendía como churros.

Hoy tenemos en esta mesa tres objetos que vendieron

con sus canciones. No hay nada.

No hay nada aún, pero lo vamos a mostrar, Iñaki,

para elegir cuál de esos tres objetos

puede ser olvidado para siempre en el Olbidón.

(Música de: "O Fortuna")

(Aplausos)

Momento del Olbidón.

Para olvidarnos de todo. El primero de todos es este.

El que hacía alusión la canción, el hula-hop.

Lo tenía al lado. Y no te lo esperabas.

Iñaki Urrutia, ¿eres capaz de bailar el hula-hop?

¿Tienes cintura para esto? Ojo, ojo, puedo tener el récord

de "Tío más lamentable intentando esto".

Te queda prieto, ¿no? Me hace de cinturón.

¿En serio? Te lo juro.

Fue algo infernal, decía la leyenda que Ana se había roto el cuello

con esto, no es cierto... Hay leyendas urbanas.

Gente que dice que ha visto a jóvenes

con dilataciones en las orejas aún más grandes.

Ah, es una dilatación. Es una dilatación.

Vale, vale, bueno...

(Aplausos)

Hay más cosas. No lo guardes, déjalo que se vea.

Es el objeto número uno. ¿Tú sabes usarlo?

No, ya lo hice el otro día con Ana Obregón y no me fue bien.

Vale, yo es que no te vi. No, te lo perdiste.

Seguro que con esto, en un gimnasio, ahora dicen:

"Hay una nueva cosa, después del Zumba está el hula-hop...".

Hombre, ya está. "200 euros" y la gente:

"Es que eso te tonifica entero". Con Enrique y Ana, lo mismo.

Cosa que decían, cosa que se vendía, mira.

Quiero mostraros otra cosa que os va a gustar mucho.

O no, déjame que elija otra, que va a ser más inquietante.

Quizás no lo recordáis, pero existió.

El cazú, pero lo vendieron ellos.

Está en el blíster original. Pero está cerrado.

Está cerrado, sin abrir.

Esto no lo ha chupado jamás la boca de ningún niño.

Fíjate, no... Qué bien, sin babas de niño.

Nunca jamás, está tal y como me lo dieron,

así lo voy a dejar. ¿Es tuyo?

Es mío de mi colección. ¿Lleva guardado 30 o 40 años?

O más, esto si lo abres se puede...

Si lo abres y lo chupas, igual coges un herpes.

No, seguro, que no te quepa duda. Pero tengo aquí unos

que son más usables.

El que mola es ese, ábrelo. ¡No, no!

No, no, no lo voy a abrir. Toma tú este, mira.

(Trompetilla)

Lo comercializaron con la canción de "La yenca".

Fue la canción que puso...

(Canción de: "La yenca")

Pero hay que apretar, ¿no? No, no, a ver...

Lo va a hacer Flipy. No funciona esto.

Sopla, sopla. No lo he utilizado nunca.

No va... No, no hay que soplar.

Hay que dar con la boca. Haz "tutú", verás.

(Trompetilla)

¡Ahí está, eso es!

Las chirigotas de Cádiz deben muchísimo a esto.

(Trompetilla)

Es que esto no sirve para nada.

¿Cómo que no? Solo sirve para las chirigotas.

Si vives en Valladolid, ¿qué haces con esto?

"Hola, soy el tonto del pueblo".

"Se hace saber por orden del señor alcalde...".

Esas cosillas. Oye, enséñame el tuyo.

¿Cuál? Ese...

No, no, que me lo queréis quemar. Déjalo aquí, a buen recaudo.

¿Qué relación tiene el cazú con la canción?

No aparecía. En un momento, hacían:

"turú tutú" y ya.

Inquietante, ¿no? Inquietante.

(Canción de "La yenca")

Sí, ahora, mira, aguantad, ya verás, no, espera...

Espera, espera. Espera, ¿qué?

¡Como que no hay! ¡No hay!

Que sí, mira, "tu tutu tu tu". ¡Pero no lo hagas tú!

Bueno, da igual, también se puso de moda...

Espera, creo que suena ahora. ¡Que no va a sonar!

¡El superdisco chino!

(Aplausos)

Mira qué maravilla, tomad.

Pero... Esto era...

Era imposible para echarte la sopa porque rebotaba.

No hay comida, nos lo da vacío.

¿No te da la sensación de que los fabricantes de juguetes

decían: "Saca el juguete que sea, se lo enviamos a Enrique y Ana

y ya harán la canción"? Lo petan.

Bien, tenemos tres elementos.

El disco chino, el cazú y el superhula-hop.

Hay que votar por uno de los tres para lanzarlo al Olbidón.

(Canción de "O Fortuna")

Mientras piensan y deliberan y votan en redes sociales,

quiero que recordemos un momentazo de la televisión,

una Nochevieja que fueron a cantar al plató un grupo de amigas.

Veámoslo, veréis qué ocurrió.

Ahí está, Bibiana, Carlos Sender...

Raúl Sender. Perdón, perdón.

Bibiana, Raúl Sender...

Concha Velasco, ¡Mayra Gómez Kemp! Mira, Mayra Gómez Kemp...

El golpe que se dio. Raúl la ayuda, buen caballero.

Y Paco Valladares. Oye, como un resorte.

¡Boing! Ella saltó y no pasa nada. "¡No pasó nada!"

Estaba Mayra diciendo: "Y hasta aquí puedo bailar".

Y pum, se cayó. ¡Presentadora por aquí!

Perdóname, ya tenemos los resultados de la votación.

Atención, momento de la verdad. Este es el recuento de los votos.

Mira, el hula-hop ha tenido un resultado de votaciones del 12 %,

con lo cual se salva.

El disco chino un 7 %.

Y el cazú, este en concreto... No, no, ese...

No, ese. ¡Un 81 %! Así que...

Se va al fuego el cazú. Este no, que es de mi colección.

Este de aquí, ¿lo tiramos?

Venga. Pues venga, ¡lo tiramos!

Ahí está.

(Canción de "O Fortuna")

Iñaki Urrutia, me cago en la leche, ¡no!

¡No! ¡No! ¿Pero qué haces?

Pero ahora... ¡Estaba sin abrir! ¡Sin mancillar!

¡Desde hace 50 años! Bravo.

(Aplausos)

Ahora, ¿cómo vas a pagarme esto, Iñaki Urrutia?

Toma este, casi sin usar. ¡No, es una mierda!

No vale para nada, de verdad, mira...

A la mierda, no traigo más cosas mías.

Bueno, antes de terminar, quiero que veamos un anuncio.

En TVE no hay publicidad, pero hoy la va a haber

porque es muy especial.

Es un anuncio que nos pondrá a todos la piel de gallina.

Nos llevará a una época concreta,

la época de nuestras primeras veces, mirad.

(Campanas)

(Sintonía del anuncio de Chispas)

¡Oh!

"Tu primera colonia, Chispas, de Dama".

(Aplausos)

Qué bonito, qué bonito...

Para los que crecimos en los 80, esa fue la década

de las primeras veces.

Tu primer amor, tus primeros amigos...

Tu primera colonia Chispas. Es lo malo de las primeras veces.

Que no se pueden repetir, no hay "replay".

Recordar el pasado está bien, pero todos tenemos planes,

proyectos, sueños que no hicimos y debemos hacer por primera vez

para seguir creando nuevos y buenos recuerdos

para que, cuando pase el tiempo y seamos más viejos y más calvos,

podamos mirar hacia atrás y sonreír como hicimos hoy.

Por eso, si tienes un día malo y triste,

siempre podéis recordar cuando viste por primera vez:

"Espinete no existe". Gracias y hasta siempre.

(Aplausos)

(Sintonía del anuncio de Chispas)

¡Venga, todos!

# Tu primera amiga, tu primera canción,

# tu primera colonia, Chispas,

# tu primera colonia, Chispas... #

En "Espinete no existe",

hemos viajado

por nuestros recuerdos.

Ojalá este programa

forme parte en un futro

de los muy buenos recuerdos del ayer.

Hasta siempre.

Bueno... O quizás hasta pronto...

Espinete no existe - Con Marta Hazas

22 ene 2017

Clips

Los últimos 84 programas de Espinete no existe

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios