www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4389738
Para todos los públicos Mi querida Cecilia - ver ahora
Transcripción completa

Quién cada nueve de noviembre, como siempre sin tarjeta,

la mandaba un ramito de violetas.

Buenas noches. Quiero presentarles mis canciones,

que es lo único que les puedo dar. Espero que les guste.

(Música)

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

Buenas noches. Mi querida banda. Un aplauso para Mi querida banda.

(Aplausos)

Carlos Gamón, Giovanni Romano, Marcelo Fuentes,

el director musical, Basilio Martí, Osbi Greco y Kike Fuentes,

Mi querida banda.

(Aplausos)

Es solo ver el montaje y me emociono. Es brutal.

41 años y 100 días después tenemos el homenaje a Cecilia.

Estamos aquí con 30 artistas de diferentes generaciones,

de cuatro generaciones, de diversos géneros, para hacer un homenaje

a las canciones de la que para mí es la mejor cantante y compositora

española de todos los tiempos.

(Aplausos)

En 1970, estaba empezando

a librarse la batalla del primer disco.

Esa portada de Cecilia, diciendo: "Aquí llego yo,

que voy a pelear, voy a luchar con ese guante de boxeo", ¿no?

En ese momento, ya sabéis que Eva, iba a llamarse Eva, pero como había

otra artista que ya se llamaba Eva, la compañía propuso ya que está

sonando tanto este nuevo éxito del dúo Simon & Garfunkel,

por qué no llamarle Cecilia. Con vosotros un inglés, un escocés,

un estadounidense y un irlandés. Truk Dogs.

(Aplausos)

(Música)

(CANTAN EN INGLÉS)

(Aplausos)

En diez o quince años, realmente, la evolución no ha sido tan grande

en cuanto a temática y quizá la temática del amor,

que es la más normal, pues no haya cambiado esencialmente.

Entonces, realmente, para mí, por lo menos,

las canciones de hace 15 años todavía siguen siendo válidas.

Entonces, no veo por qué haya que cambiar

de temática en este sentido, aunque ahora, hoy en día, la mujer

tiene una serie de problemas que quizá hace 50 años no los tenía.

Entonces, en ese espacio de tiempo pues sí que ha cambiado la temática.

(Música y aplausos)

(Música)

Aunque el camino sea estrecho. El polvo se pegue al cuerpo.

Aunque los vientos me arrastren, sigo mis sendas sin lastre.

Andar como un vagabundo, sin rumbo fijo, sin meta.

A vueltas de veleta, al soplo del viento al azar.

El caso es andar.

No me pertenece el paisaje.

Voy sin equipaje por la noche larga.

Quiero ser peregrino por los caminos de España.

Quiero ser peregrino por los caminos de España.

No me propongo destino. No quito puestos a nadie,

porque mi puesto es el aire, como el olor del buen vino.

Sabiendo que nunca es tarde, mi pie siempre en el estribo,

y cada paso que piso, un paso menos que dar,

El caso es andar.

No me pertenece el paisaje.

Voy sin equipaje por la noche larga.

Quiero ser peregrino por los caminos de España.

Quiero ser peregrino por los caminos de España.

No dejo rastro ni huella. Por no ser ni soy recuerdo.

Yo paso haciendo silencio sin ser esclavo del tiempo.

Por límite el horizonte y por frontera la mar.

Por no tener ni tengo norte y no sé lo que es llegar.

El caso es andar. El caso es andar.

No me pertenece el paisaje.

Voy sin equipaje por la noche larga.

Quiero ser peregrino por los caminos de España.

Quiero ser peregrino por los caminos de España.

(Aplausos)

Muchas gracias.

Bueno, bueno, bueno. Qué maravilla.

-Muchas gracias. -Muchísimas gracias.

Somos Miguel Ríos y Morgan. -Miguel Ríos.

-Una superbanda. Ella se llama Nina y, como veis, canta estupendamente.

Estamos aquí rindiendo tributo, está también José Nortes con nosotros,

el superproductor de las superestrellas.

Estamos, la verdad que muy emocionados de estar aquí,

de telonear este evento, porque, probablemente,

yo más que todos ellos, porque claro, yo soy coetáneo de Cecilia.

Yo, como todo el mundo de mi generación,

estábamos enamorados de Cecilia porque era guapísima.

Esta noche va ser una noche para recordar a Cecilia,

para decirle que está entre nosotros, que sus canciones la han traído

hasta aquí y que la van a llevar mucho más lejos

porque siempre trabajó para que el ser humano se entendiera.

Era una persona que trabajó para que nosotros creciéramos

con sus canciones, así que bienvenidos sean todos ustedes.

Gracias.

(Aplausos)

(Música)

La espuma del mar. Un grano de sal o de arena.

Una hebra en tu pelo. Una palabra callada.

Un "lo siento". Un instante de miedo.

Una palabra vacía en un poema.

Una luz de mañana, así de pequeña soy yo.

Nada de nada.

Nada de ti, nada de mí.

Una brisa sin aire soy yo.

Nada de nadie.

Nada de ti, nada de mí.

Una brisa sin aire soy yo.

Nada de nadie.

Un copo de nieve. Una lluvia que llueve.

Un pensamiento. Un abismo entreabierto.

Una palabra callada. Un "lo siento".

Un paso sin huella.

Soy un camino que no tiene destino.

Una estrella apagada, así de pequeña soy yo.

Nada de nada.

Nada de ti, nada de mí.

Una brisa sin aire soy yo.

Nada de nadie.

Nada de ti, nada de mí.

Una brisa sin aire soy yo.

Nada de nadie.

Nada de nadie.

Un soplo de vida. Una verdad que es mentira.

Un sol de invierno. Una hora en tu noche.

El silencio de adioses. Un "Sin quererlo".

Un segundo en tus sueños.

Soy un peldaño subiendo tu escalera.

Una gota sin agua, así de pequeña soy yo.

Nada de nada.

Nada de ti, nada de mí.

Una brisa sin aire soy yo.

Nada de nadie, de nadie.

Nada de ti, nada de mí.

Una brisa sin aire soy yo.

Nada de nadie. Nada de nadie.

(Aplausos)

Muchísimas gracias.

Os dejamos con Mabu y Jorge Marazu.

Muchas gracias.

Un verdadero honor.

(Aplausos)

(Música)

Si tengo el cuerpo roto y las esperanzas muertas

porque me acostumbré a tenerte siempre cerca.

Porque al estar contigo me sentí mujer entera

y ahora, si te vas, no conozco mis fronteras.

Buscaré tu cuerpo en otro cuerpo extraño.

Encontraré otras manos que me acaricien sin engaños.

En otros labios nuevos, yo sabré encontrar ternura.

Palabras que me ayuden a olvidar mis viejas dudas.

Tú y yo, tú y yo fuimos trigo, fuimos tierra.

Tú y yo fuimos luz en las tinieblas.

Tú y yo, tú y yo fuimos sol de madrugada

y ahora, si te vas, ya no seremos nada.

Pronunciaré tu nombre y ya no me hará daño

porque sabré olvidarte con el paso de los años.

Y tú serás tan solo una sombra de otro tiempo.

Tal como mi vida, pasajera como el viento.

Tú y yo, tú y yo fuimos trigo, fuimos tierra.

Tú y yo fuimos luz en las tinieblas.

Tú y yo, tú y yo fuimos sol de madrugada

y ahora, si te vas, ya no seremos nada.

Tú y yo, tú y yo, fuimos trigo, fuimos tierra.

Tú y yo fuimos luz en las tinieblas.

Tú y yo, tú y yo fuimos sol de madrugada

y ahora, si te vas, ya no seremos nada.

Y ahora, si te vas, ya no seremos nada.

Y ahora, si te vas,

ya no seremos nada.

Muchas gracias. -Muchísimas gracias.

(Aplausos)

Muchas gracias.

Bueno, voy a hablar por los dos. Estamos encantados de estar aquí,

Jorge Marazu y Mabu,

por homenajear a una gran artista y es un placer

que me toca a mí presentar a la siguiente actuación

de esta noche por dos cosas, primero porque son voces

que son referencia musical en este país

y luego porque me toca de cerca, porque son mi familia,

así que me gustaría pedir un caluroso y fortísimo aplauso

para Carlos Zubiaga, Amaya, Iñaki y Estíbaliz Uranga, de El Consorcio.

(Aplausos)

Buenas noches, Madrid.

(Música)

Desde que tú te has ido,

desde que te has marchado,

mis manos tienen frío

por no tener tus manos.

Desde que tú te has ido,

desde que me has dejado,

yo solo soy la sombra

de aquella que has amado.

Y en mi jardín pequeño,

de sueños y esperanzas,

hay un rumor a invierno, amor,

sin ti no tengo nada.

Hay un rumor a invierno, amor,

sin ti no tengo nada.

Desde que tú te has ido,

desde que me he quedado

en esta casa nuestra,

es que me falta algo.

No sé si es el aire,

no sé si es la luz,

pero cuando miro, amor,

sé que me faltas tú.

Pero cuando miro, amor, sé que me faltas tú.

Si de tus labios tiernos

bebí todo mi canto,

ahora y en silencio, amor,

quiero llorar mi llanto.

Ahora y en silencio, amor,

quiero llorar mi llanto.

(Aplausos)

Tiene mérito que haya una persona, a la cual estamos homenajeando hoy,

Cecilia, que compuso estas canciones hace cuatro décadas y son canciones

que en este momento nos siguen pareciendo espectaculares

y maravillosas. Gracias, Cecilia, y gracias

a vosotros por estar aquí esta noche tan especial.

(Aplausos)

Buenas noches. Gracias, gracias.

(Música)

Puntual cumplidora del tercer mandamiento.

Algún desliz inconexo. Buena madre y esposa

de educación religiosa. Y si no fuera por miedo,

sería la novia en la boda, el niño en el bautizo,

y el muerto en el entierro, con tal de dejar su sello.

Dama, dama, de alta cuna, de baja cama.

Señora de su señor. Amante de un vividor.

Dama, dama, que hace lo que le viene en gana.

Esposa de su señor. Mujer por un vividor.

Ardiente admiradora de un novelista decadente.

Ser pensante y escribiente. De algún versillo autora,

aunque ya no estén de moda.

Conversadora brillante en cóctel de 7 a 9.

Hoy nieva, mañana llueve, quizás pasado truene.

Envuelta en seda y pieles.

Dama, dama, de alta cuna, de baja cama.

Señora de su señor. Amante de un vividor.

Dama, dama, que hace lo que le viene en gana.

Esposa de su señor. Amar por un vividor.

Devoradora de esquelas, partos y demás dolores.

Emisora de rumores. Asidua en los sepelios,

de muy negros lutos ellos.

El sábado arte y ensayo, el domingo en los caballos.

En los palcos del Real, los tés de caridad.

Jugando a remediar, es una...

Dama, dama, de alta cuna, de baja cama.

Señora de su señor. Amante de un vividor.

Dama, dama, que hace lo que le viene en gana.

Esposa de su señor. Mujer por un vividor.

Es una...

Dama, dama, de alta cuna, de baja cama.

Señora de su señor. Amante de un vividor.

Dama, dama, que hace lo que le viene en gana.

Esposa de su señor. Mujer por un vividor.

(Aplausos)

Gracias.

-Gracias, muchas gracias.

-Gracias.

Estamos ante una generación impresionante.

Yo puedo decir más de 30 nombres que pueden ser

Jackson Brown, Steve Winwood, Todd Rundgren, Ozzy Osbourne,

Alice Cooper, James Taylor... No sé, no acabaría, ¿no?

Porque 1948 fue también el año de Hilario Camacho y de Cecilia

y vosotros formasteis parte de una generación

que os encontrabais. Tú me estabas contando antes

que conociste a Cecilia, tú también,

¿cómo fue ese momento? ¿Cómo lo recuerdas?

Yo la conocí antes de que grabase el primer disco.

Un disc jockey andaluz, Alfonso Eduardo,

que estaba entusiasmado con ella, me habló y fuimos a verla a un bar

que estaba tocando ella y bueno, tengo que decir que si ella escribió

tan buenas canciones en tan poco tiempo,

¿qué sería de ella en estos 41 años que estamos sin ella?

Bueno, cuando en el verano de 2016,

los días anteriores al 40 aniversario del fallecimiento

de Eva, de Cecilia, me llamaron los hermanos Sobredo.

Bueno, Santiago Martínez Lage con Ramón Serra me convocaron

para proponerme qué podíamos hacer para hacer un homenaje a Cecilia

en nombre de Dolores, de Chuchu, de Jorge y de Teresa,

yo acepté, pero hay alguien importante que quiero presentaros.

Ana, Víctor, alguien, que pongamos que habla de Cecilia.

(Música)

Hola, ando en Argentina haciendo el oficio que hizo,

y de qué manera, Cecilia.

Somos básicamente de la misma edad,

pero cuando yo cantaba canciones de Paco Ibáñez

o de "Underworld pa'you punky",

y no se me había ocurrido ni un solo verso para escribir una canción mía,

ella ya tenía unas genialidades que me traían a Inglaterra,

porque yo vivía en Inglaterra. Así que, me enamoré de ella.

Me da muchísima pena no poder estar allí para estar

con la gente que la amaba y para recordar ese día nefasto

y aciago en que se nos fue. Un beso grande.

(Aplausos, música)

-Muy buenas noches a todos. -Buenas noches.

-Es un placer estar aquí hoy.

Un verdadero placer para los que amamos

la música de Cecilia. Muchas gracias a todos por venir.

(Aplausos)

(Música)

Me has mirado como quien mira el mar,

como un lujo que debes conservar.

Yo no quiero ser tu sombra en un rincón,

la muñeca que no tiene opinión.

Has comprado el silencio de mi voz

con amor que al fin no es más que amor.

Yo no soy la marioneta de cartón,

el juguete que baila en tu guiñol.

Adiós, amor de medianoche,

hoy mi voz quiere gritar.

Abre tu puerta y déjame volar,

volar en libertad.

Adiós, amor de medianoche,

hoy mi voz quiere gritar.

Abre tu puerta y déjame volar,

volar en libertad.

Quiero romper los viejos lazos.

Quiero ser mía y nada más.

Quiero dejar lo que me has dado

y no mirar atrás.

Te regalo las horas que viví

entre cuatro paredes junto a ti.

Quédate con mis recuerdos, yo me voy

aun más lejos, pues ya lejos estoy.

Adiós, amor de medianoche,

hoy mi voz quiere gritar.

Abre tu puerta y déjame volar,

volar en libertad.

Adiós, amor de medianoche,

hoy mi voz quiere gritar.

Abre tu puerta y déjame volar,

volar en libertad.

Adiós, amor de medianoche,

hoy mi voz quiere gritar.

Quiere gritar.

Abre tu puerta y déjame volar,

volar en libertad.

Adiós, amor de medianoche,

hoy mi voz quiere gritar.

Abre tu puerta y déjame volar,

volar en libertad.

En libertad.

Tu libertad.

Mi libertad.

(Aplausos)

David de María. -Sole Jiménez.

-Y la maravillosa banda, con todos nosotros.

Un aplauso enorme para esta banda.

(Aplausos)

Muchísimas gracias.

Gracias por reconocer el talento de esta hermosa mujer

que como muchas, nos dejan un legado. Muchas gracias.

Os vamos a dejar ahora con Marilia y nuestro querido Mikel Erentxun.

Un beso.

(Aplausos)

(Música)

Espero tu paso en mi escalera

de siete a nueve detrás de mi puerta.

Tu paso firme peldaño a peldaño,

a veces deprisa, a veces despacio.

Quiero tu sombra junto a mi sombra,

tu peso tibio sobre mi almohada,

decir en silencio, decir sin palabras,

tu boca dulce, mi boca amarga.

He visto llegar el alba,

he visto nacer el sol

en esta penumbra larga

de mi habitación.

Siento tu mano sobre mi cara,

palmo a palmo sobre mi piel

entre mi pelo deshilachado,

desde mis ojos hasta mis pies.

Tuve tu cuerpo junto a mi cuerpo,

mi cuerpo incierto, el tuyo fugaz.

Quise llevarte en mis venas,

tenerte en mi sangre cuando te vas.

He visto llegar el alba,

he visto nacer el sol

en esta penumbra larga

de mi habitación.

He visto llegar el alba,

he visto nacer el sol

en esta penumbra larga

de mi habitación.

He visto llegar el alba.

He visto nacer el sol.

(Aplausos)

Gracias, Madrid.

-Buenas noches. Muchísimas gracias por participar

con nosotros en esta noche tan increíble,

por esta mujer tan atemporal, Cecilia.

Va por ella.

(Aplausos)

(Música)

(TARAREA)

Esta tierra la hicieron

a golpes de martillo

y abrieron sus entrañas

con pala y pico.

Para arrancarle el trigo nuevo en otoño,

para beber su vino viejo a sorbos

y yo, que no tengo patria ni bandera,

moriré de pena

si muere esta tierra.

Esta tierra la hicieron

con llantos y suspiros.

Curtió su piel el viento,

igual que un viejo amigo.

Pasó dejando huellas y despedidas,

un olor a muerte y otro a vida

y yo,

que no tengo patria ni bandera,

moriré de pena si muere esta tierra.

Esta tierra la hicieron

hombres de una raza

que amordazan su pena

antes de que nazca.

Duros como la piedra, muda y eterna,

que guardan su amargura para beberla

y yo,

que no tengo patria ni bandera

moriré de pena si muere esta tierra.

Y yo,

que no tengo patria ni bandera,

moriré de pena

si muere esta tierra.

Si muere esta tierra.

(TARAREAN)

(Aplausos)

Gracias.

Gracias.

Gracias, maestro Jacob.

Les dejamos con una enorme sorpresa.

Un dúo que yo creo que va a sorprender a todos.

Los enormes India Martínez... -Y Funambulista.

(Aplausos)

Buenas noches. -¿Qué tal? Buenas noches.

(Música)

Duérmete en mi vientre, niño, pequeño prisionero.

Araña mis entrañas, niño, con tus pequeños dedos.

Yo soy tu prisión, yo soy tu celda oscura.

Tejeremos tus sueños con mi canción de cuna.

Báñate en su mar espeso, lávate en su agua.

Bebe bien su sangre, niño, que nunca se acaba.

Ella es tu prisión ella es tu celda oscura.

Tejeremos tus sueños con mi canción de cuna.

Mécete impaciente, niño, te llevo en mi cintura.

Tiene tu peso tierno, niño, desde hace nueve lunas.

Yo soy tu prisión, yo soy tu celda oscura.

Tejeremos tus sueños con mi canción de cuna.

Tejeremos tus sueños, niño, con mi canción de cuna.

Tejeremos tus sueños, con mi canción de cuna.

Tejeremos tus sueños.

Tejeremos tus sueños.

(Aplausos)

Un placer. Muchísimas gracias.

Diego, Funambulista. -Gracias. India, un placer.

Un gustazo, bonita.

(Aplausos)

Qué placer estar aquí otra vez y con tan buena compañía.

-Esto es una maravilla, estar con vosotras.

-¿Lo estáis pasando bien? (PÚBLICO) -¡Sí!

-¿Os está gustando el concierto? (PÚBLICO) -¡Sí!

-La verdad es que para nosotros

es un auténtico honor estar aquí esta noche.

Para todos nosotros.

Y hacer este repertorio, que creíamos todos

que había que rescatar y que poner al día.

Que la gente joven conociese a Cecilia,

era lo más importante. Gracias a todos por estar aquí.

-Muchísimas gracias. -Un placer.

(Aplausos)

(Música)

Era feliz en su matrimonio

aunque su marido era el mismo demonio.

Tenía el hombre un poco de mal genio

y ella se quejaba de que nunca fue tierno.

Desde hace ya más de tres años

recibe cartas de un extraño,

cartas llenas de poesía

que le han devuelto la alegría.

¿Quién le escribía versos? Dime, ¿quién era?

¿Quién le mandaba flores por primavera?

¿Quién cada nueve de noviembre,

como siempre sin tarjeta,

le mandaba un ramito de violetas?

A veces sueña y se imagina

cómo será aquel que tanto la estima.

Sería un hombre más bien de pelo cano,

sonrisa abierta y ternura en las manos.

No sabe quién sufre en silencio,

quién puede ser su amor secreto

y vive así de día en día,

con la ilusión de ser querida.

¿Quién te escribía a ti versos? Dime, niña, ¿quién era?

¿Quién le mandaba flores por primavera?

¿Quién cada nueve de noviembre,

como siempre sin tarjeta,

le mandaba un ramito de violetas?

(TARAREAN)

Y cada tarde, al volver su esposo

cansado del trabajo, la mira de reojo y no dice nada

porque lo sabe todo.

Ella es así feliz, de cualquier modo,

porque él es quién le escribe versos.

Él es su amante, su amor secreto

y ella que no sabe nada,

mira a su marido y luego calla.

¿Quién le escribía versos? Dime, ¿quién era?

¿Quién le mandaba flores por primavera?

¿Quién cada nueve de noviembre,

como siempre sin tarjeta,

le mandaba un ramito

de violetas?

(Aplausos)

Toma ya, José.

(Música)

A veces sueña y ella se imagina

cómo será aquel que tanto la estima.

Sería un hombre más bien de pelo cano,

sonrisa abierta y ternura en las manos.

Sufre en silencio,

¿quién puede ser su amor secreto?

Y vive así día y día,

con la ilusión de ser querida.

¿Quién le escribía versos? Dime, niña, ¿quién era?

¿Quién le mandaba flores en primavera?

¿Quién cada nueve de noviembre,

como siempre sin tarjeta,

quién te mandaba un ramito de violetas?

(TARAREAN)

(Aplausos)

Gracias.

Muchísimas gracias.

-Mi niña.

(Música)

-Y ahora voy a cantar una canción que es todo preguntas.

Es una canción muy famosa que escribió un señor

que se llamaba Bob Dylan.

(Música)

(CANTA EN INGLÉS)

(Aplausos)

Buenas noches a todos.

Vengo acompañada a este acto tan emotivo para nosotros

con el señor José Ramón Pardo, que es, seguramente...

(Aplausos)

Lo merece mucho más que yo.

-Y yo, con la mejor compañía que se puede tener,

que es María Teresa Campos, que nos vas a contar

algo de Cecilia, supongo. -Claro.

En una noche dedicada a mi querida Cecilia,

hay personas que hemos tenido la gran fortuna

de compartir con ella muchas cosas. Yo conocí a Cecilia

cuando venía todos los años al parque Tívoli, donde yo presentaba,

y luego, en los intermedios,

hablábamos mucho, y así, nos hicimos amigas

y luego, nos carteábamos.

Nunca perdonaré a quien cuando yo me vine a Madrid,

dejé una taquilla allí cerrada con mis cosas,

tardé unos meses en llegar y me habían sacado las cosas,

y se habían deshecho de esas cartas que, para mí,

hubieran sido maravillosas y me hubieran acompañado

durante toda mi vida. Luego, a veces nos íbamos

a la discoteca Long Play, que entonces estaba muy de moda,

tengo fotos con ella bailando.

-En la discoteca donde íbamos todos.

Allí le hicimos, además, el premio, el Long Play de oro.

-El Long Play de oro a Cecilia.

Bueno, decir que nunca olvidaré

lo que fue el momento en que se nos comunica

lo que le había ocurrido a Cecilia,

que la habíamos perdido de esa manera tan, tan terrible.

Yo le presenté a ella

a una pintora malagueña, Pilar Esteban,

con quien ella hizo mucha amistad y también se carteaba.

Cómo sería la impresión que le causó

que estuvo una semana sin poder hablar.

Y esto, tampoco puedo olvidarlo nunca.

Y, en fin, que vivamos con mucha intensidad esta noche

de esa Cecilia que empezó componiendo y cantando en inglés,

pero de esto, tú sabes más que yo.

-Bueno, me toca a mí, entonces.

La hemos escuchado cantando el "Blowing in the wind"

de Bob Dylan. Cuando llegó Cecilia a España,

como cantautora, era una cosa sorprendente,

porque todos nuestros cantautores y cantautoras

estaban influidos por la canción francesa,

cantaban como Brel, como Brassens, como Aznavour,

Mari Trini era el gran ejemplo,

y ella venía con la influencia americana,

ella cantaba por "Simon y Garfunkel", como decíamos entonces,

Simon & Garfunkel, con Pete Siegel, Bob Dylan,

y en cambio, la compañía de discos no la quería dejar cantar en inglés

porque pensaba que su mercado natural era el castellano, el español,

entonces, esta canción que hemos oído no salió en disco en su momento,

ha salido muchos años más tarde, pero sí pudo grabar

algunas canciones, como por ejemplo, "Portraits and Pictures",

que es la que vamos a escuchar ahora, tengo que dejar sitio a los cantantes

ya, y la van a interpretar Coque Malla y Alondra Benlley.

(Aplausos)

Buenas noches.

-Buenas noches, un honor estar aquí.

"Portraits and Pictures", preciosa canción.

(Música)

(CANTAN EN INGLÉS)

(Aplausos)

(Música)

Yo quisiera tener a alguien cerca, aquí.

Yo no quiero vestir sedas de soltera,

santos de madera, eso no es para mí.

Y si muero de vieja sin tener pareja,

dime quién llorará a una solterona,

llantos de verdad en su funeral.

Me quedaré soltera aunque yo no quiera.

¿Con quién casaré

si mi cuerpo está viejo?

No miente el espejo

cuando me miro en él.

Dicen que es mejor ser monja que estar así,

como lo estoy yo, con mi perro viejo,

mi loro que llora y mi gato tuerto.

Soy como un verso suelto, sin rima, sin par.

Soy un alma en pena contando lunas,

apenas me quedan ni para contar.

Me quedaré soltera aunque yo no quiera.

¿Con quién casaré

si mi cuerpo está viejo?

No miente el espejo

cuando me miro en él.

Me quedaré soltera aunque yo no quiera.

¿Con quién casaré

si mi cuerpo está viejo?

No miente el espejo

cuando me miro en él.

(Aplausos)

Es un enorme privilegio para nosotras estar aquí.

Las canciones de Cecilia siguen siendo enormes,

es un privilegio estar entre todos los grandes

que han pasado por aquí y los que quedan por pasar.

(Aplausos)

(Música)

Nuestro cuarto tiene la cama y una ventana

que da a un patio claro, una cómoda y un armario.

Tiene las paredes húmedas y frías,

y un cuadro dorado de la virgen María.

Aquí reímos, aquí lloré,

aquí perdí lo que soy y fui,

casi sin querer.

Nuestro cuarto guarda

el eco de tus palabras,

humo de cigarro, música de radio.

Y ese espejo roto, que era tuyo y mío,

hoy se encuentra solo, hoy está vacío.

Aquí reímos, aquí lloré,

aquí perdí lo que soy y fui,

casi sin querer.

Nuestro cuarto esconde

tus sueños bajo la almohada.

Nuestros años mejores se quedaron en nada.

El aire que respiro,

que es el mismo de siempre,

lleva tu olor prendido,

pero todo es diferente.

Aquí reímos, aquí lloré,

aquí perdí lo que soy y fui,

casi sin querer.

Aquí reímos, aquí lloré,

aquí perdí lo que soy y fui,

casi sin querer.

Aquí reímos, aquí lloré,

aquí perdí lo que soy y fui,

casi sin querer.

Aquí reímos y aquí lloré,

aquí perdí lo que soy y fui,

casi sin querer.

(Aplausos)

Manuel Machado, José Taboada,

Virginia Maestro. -Toni Senés.

-Muchísimas gracias. -Muchas gracias a todos.

-¡Gracias!

(Aplausos)

Os dejamos con Nadia Álvarez y Pavel Núñez.

(Aplausos)

(Música)

Mi ciudad la hicieron de cristal y cemento,

arrancan flores y plantan faroles,

ensanchan calles,

asfaltan valles.

Mi ciudad la hicieron de ruidos y olores,

son horizontes de rascacielos,

nubes de humo negro,

anuncios de colores.

Si pudiera haber soluciones,

respirar sin pulmones, crecer sin jugar,

no estaría mal vivir en mi ciudad.

Si pudiera haber soluciones,

respirar sin pulmones, crecer sin jugar,

no estaría mal vivir en mi ciudad.

Mi ciudad la hicieron con asfalto y sin aire,

con bancos de viejos al sol,

niños jugando al fútbol

en medio de la calle.

Si pudiera haber soluciones,

respirar sin pulmones, crecer sin jugar,

no estaría mal vivir en mi ciudad.

Si pudiera haber soluciones,

respirar sin pulmones, crecer sin jugar,

no estaría mal vivir en mi ciudad.

(Aplausos)

Muchísimas gracias.

-Un honor para nosotros estar con ustedes esta noche.

(Aplausos)

Iba a decir que... ¿Tú qué haces aquí, Juan Luis?

Hola. Juan Luis Cano.

Hola, muy buenas. Voy a hacer un poco de historia.

Intento no fallar en las fechas.

En 1975, en junio, se publicó el tercer álbum de Cecilia,

"Un ramito de violetas".

Fue el último álbum en vida de la propia Eva,

de la propia Cecilia, pero es que dos meses antes

de que se publicara "Un ramito de violetas",

que incluía, naturalmente, el tema "Mi querida España",

censurado, en el cual ya sabéis todos y todas

que Cecilia cantaba: "Esta España mía, esta España nuestra,

nuestra España, esta España mía",

aparece dos meses antes, en televisión,

para todos los españoles, porque solo había una cadena,

en un festival, en el festival de Mallorca,

en el festival musical de Mallorca,

presentado por Uribarri y Mónica Randall,

que es espectacular. Ella, dos meses antes

de que le publiquen el disco con la censura,

ella lo canta como ella quería. Vamos a tener la suerte de poner,

de ver esa actuación de Cecilia,

con la canción, como ella la compuso, sin censurar, vamos a ver.

(Música)

Con canciones llenas de ternura y de crítica,

irrumpió en el panorama musical español de hace unos años

una mujer, autora de sus propias creaciones.

Interpretará su último éxito, "Un ramito de violetas",

y estrenará su nueva canción "Mi querida España".

Dirige la orquesta en esta ocasión el maestro Javier Iturralde.

Ante ustedes, Cecilia.

(Música)

Mi querida España,

esta España viva, esta España muerta,

de tu santa siesta ahora te despierta

versos de poeta.

¿Dónde están tus ojos,

dónde están tus manos, dónde tu cabeza?

Mi querida España,

esta España mía, esta España nuestra.

Mi querida España,

esta España mía, esta España nuestra.

Ahí está. Pues ahí estaba Cecilia cantando.

Ahí la tenéis. "Mi querida España".

La ha cantado como diciendo: "Esta es la mía".

Ahora, para cantar esta canción que fue un himno

y que sigue siéndolo, pues vamos a tener también

a una gran cantante, a una gran artista.

Ella es muy modesta, es una persona muy modesta,

es una gran artista, pero es modesta, modesta, modesta,

hay que decir que es modesta, Diana Navarro.

(Aplausos)

(Música)

(TARAREA)

Mi querida España,

esta España viva, esta España muerta.

De tu santa siesta ahora te despiertan

versos de poeta.

¿Dónde están tus ojos,

dónde están tus manos, dónde tu cabeza?

Mi querida España,

esta España mía, esta España nuestra, ay, ay.

Mi querida España,

esta España mía, esta España nuestra.

Mi querida España,

esta España nueva, esta España vieja,

de las alas quietas, de las vendas negras

sobre carne abierta.

¿Quién pasó tu hambre,

quién bebió tu sangre cuando estabas seca?

Mi querida España,

esta España mía, esta España nuestra, ay, ay.

Mi querida España,

esta España mía, esta España nuestra.

(TARAREA)

Mi querida España,

esta España en dudas, esta España cierta,

pueblo de palabras y de piel amarga,

dulces sus promesas.

Quiero ser tu tierra,

quiero ser tu hierba cuando yo me muera,

mi querida España,

esta España mía, esta España nuestra, ay, ay.

Mi querida España,

esta España mía, esta España nuestra.

Mi querida España,

esta España mía, esta España nuestra, ay, ay.

Mi querida España,

esta España mía, esta España nuestra.

(TARAREA)

Mi querida España.

Mi querida España.

Mi querida España.

Mi querida España.

Mi querida España.

(Aplausos)

Para Cecilia, para Cecilia,

para ellos.

(Aplausos)

Para vosotros, muchísimas gracias.

(Aplausos)

Muchas gracias, Diana, lo que has hecho es espectacular,

por el tiempo, por el poco tiempo que te hemos dado, por todo,

te lo agradezco muchísimo. Eres tan grande...

Gracias.

Grande es la causa que nos reúne aquí,

y el arte, la cultura, que no se puede perder,

que la música hace mucho por ello, y a ti te debemos mucho, Santi.

Bueno.

(Aplausos)

Yo quería pronunciar cuatro nombres,

sin los cuales era imposible llegar hasta aquí.

Han sido 16 meses bastante duros.

Andrés Varela, Isabel Oriart. Bravo.

Luis García Molano y Basilio Martí,

que ha organizado esta mi querida banda,

una banda increíble, Osvi Grecco.

Giovanni Romano, Marcelo Fuentes,

Carlos Gamón, Maite Pizarro, Kike Fuentes, Mi querida banda.

(Aplausos)

Nos vamos a despedir, muchas gracias por haber venido.

(Aplausos, vítores)

Yo, desde siempre, quería haber sido equilibrista,

como dice esta canción que voy a cantar ahora,

pero mis padres tenían mejores planes para mí,

querían que estudiara una carrera, y que fuera muy buena,

y muy trabajadora, ¿no? Pero yo he preferido ser equilibrista.

(Música)

(TARAREA)

Mi madre prepara mi boda,

con un caballero de whisky con soda.

(TARAREA)

Mi padre quisiera que fuera

una niña estudiosa de alguna carrera.

(TARAREA)

Y quiero ser equilibrista,

paloma, la pluma, la reina de la pista.

(Aplausos)

(Música)

(Continúa la música)

Mi querida Cecilia

23 dic 2017

Concierto solidario celebrado el 9 de noviembre en Madrid en favor del autismo en el que artistas de varias generaciones - Amaral, Miguel Ríos, Víctor Manuel Ana Belén, Mikel Erentxun, Sole Giménez, El Consorcio, India Martínez, Cristina Rosenvinge, Vega, David de María, Javier Álvarez, Coque Malla, Diana Navarro, o José Mercé- se dieron cita para homenajear a una de las cantautoras más importantes de nuestro país.

Contenido disponible hasta el 3 de septiembre de 2020.

ver más sobre "Mi querida Cecilia " ver menos sobre "Mi querida Cecilia "
Programas completos (190)
Clips

Los últimos 420 programas de Especiales de Navidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos