www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5163758
No recomendado para menores de 7 años Españoles en el mundo - Tohoku (Japón) - ver ahora
Transcripción completa

Es una de las grandes potencias mundiales.

Su capital

tiene el área metropolitana más poblada del mundo

y su sociedad

es tan moderna y tecnológica como tradicional.

Estamos en el País del Sol Naciente.

Pero al norte de la isla grande de Japón

todo cambia.

Esto es la región de Tohoku,

rural, mística, misteriosa, auténtica...

Vamos a enseñarles un Japón diferente.

Bienvenidos a Tohoku.

-Mi mujer va a pedir un deseo.

-Se llama "omikuji".

Felicidad, pero poquito.

-El lago Towada. Es un antiguo cráter de un volcán.

Es uno de los puntos más famosos de la prefectura de Omori.

(Canta en japonés)

Visitaremos Yamagata.

Aquí encontramos

uno de los templos más antiguos de todo Tohoku.

Es el templo de Yamadera.

Este es el inicio del templo.

Hay que subir hasta arriba del todo y son 1.100 escalones.

Menudas vistas que tenemos de todo el valle

con el Japón del "momiji", con el Japón del "koyo".

Es precioso.

-(AMBAS) "Españoles en el mundo".

Formada por más de 260 islas, la bahía de Matsushima

es uno de los 3 sitios más bellos de todo Japón.

Es el templo de Godaido.

Están esculpidas

las estatuas de los 12 meses lunares

y solo se abren al público cada 33 años.

-Hola, españoles.

Peregrinaremos con los monjes yamabushi,

los guerreros de la montaña.

Su hábitat natural, este, Haurosan,

una de las montañas sagradas de Japón.

Hasta la cima nos separan más de 2.400 escalones.

(Hablan en japonés)

-Lo principal es ser unos con la naturaleza,

por eso para ellos es tan importante hacer este camino en silencio,

para conectar con ellos mismos

y también con los espíritus de la naturaleza.

Bienvenidos a un Japón muy desconocido.

Bienvenidos a Tohoku.

Hola, me llamo Íñigo y soy de Burgos.

Desde pequeño tuve un flechazo con la cultura japonesa

con "Sailor Moon" y "Los Caballeros del Zodiaco"

y 30 años más tarde vivo en Japón.

Íñigo. Buenos días.

Buenos días. ¿Cómo estás? Muy bien.

Estamos con una vista impresionante de la Tokyo Tower,

de la torre de Tokio.

La construyeron inspirándose en el modelo de la torre Eiffel,

pero con su rojo y blanco característico.

La primera vez que vine a Tokio lo primero que hice

es venirme a la torre de Tokio a verla,

porque me encanta desde pequeño el manga y el anime

y también es un símbolo muy representativo

de los mangas en Japón.

A los frikis de los dibujos japoneses como yo

nos encanta.

Podemos subir hasta el mirador

y ver una vista espectacular de Tokio.

Tenemos el agujero al infierno.

150 metros a tus pies.

Una de las imágenes más representativas de Tokio

es este "skyline" con todos sus edificios.

En días que no está muy nublado se ve el monte Fuji por aquí detrás.

Que sería aquella mancha blanca a lo lejos.

Exactamente.

La mayor parte de las veces no se puede ver,

porque en Tokio hay mucha humedad

y siempre está como cubierto de nubes.

(Habla en japonés)

Un colegial más. Ojalá.

Estamos en mi barrio, que se llama Kichijoji.

Esto es un típico barrio tokiota

con sus casitas bajas, sus tiendas de verduras...

Era un poco mi sueño venirme a Japón a vivir.

Yo creo que me llegó la crisis de los 30 también.

Tenía 29 años y dije:

"Esto tengo que hacerlo ahora o nunca".

Cogí las maletas y me planté aquí.

Me vine sin trabajo, con una mano delante y otra detrás

con ahorros para aguantar aquí mes y medio o dos meses.

He estado trabajando de camarero, de ilustrador, de modelo, actor,

"talent work", como dicen aquí.

Os vais a partir de la risa. Me da un poco de vergüenza.

¿Ese eres tú?

El que está haciendo el indio por ahí.

Echándome un baile.

Estamos en mi casa.

Es un "share house".

Vivo con otros españoles, con japoneses...

Este es el salón,

una de las zonas compartidas que tenemos.

Esta es mi "minicasita" en Japón.

Aquí es donde yo hago mis cosas,

mis dibujos, mis cosas por el ordenador...

Tengo una terraza que está muy guay para verano.

Trabajo en una marca de moda japonesa

y lo guay es que la galería

está dentro del templo de Kandamyoujin.

Es un templo sintoísta

al que vienen sobre todo los tokiotas

para pedir prosperidad en el trabajo.

También viene muchos seguidores de series de "tele", de dibujos,

a rezar para sus personajes favoritos,

para que hagan otra temporada...

Es una "cosplayer".

Se viste de su personaje de anime favorito.

-Kousaka Honoka. -Es de algún anime famoso.

Hola. Buenos días.

Os presento a mi compañera, jefa y amiga, Andrea.

-Buenos días.

Habla español Andrea.

Sí, hablo español.

Soy una asturjaponesa. Mi madre es de Asturias.

Estoy embarazada de cuatro meses

y todavía no lo dije a nadie de España.

Lo sabe solo mi tía.

Quisimos hacer como una tienda y galería.

Lo que queremos es que aquí encuentren algo,

una experiencia, y que cuando marchen,

por lo menos que marchen con un recuerdo.

-Estamos en el punto de partida del monte Hagurosan,

uno de los tres montes sagrados de Tohoku.

Aquí es donde arranca la peregrinación de los yamabushi,

los monjes sagrados de Hagurosan que vamos a conocer ahora.

(Hablan en japonés)

-Nos vamos a vestir y nos van a purificar

para poder entrar en la montaña sagrada.

Le vamos a rezar al dios de la montaña.

(Habla en japonés)

Nosotros ahora vamos a rezar para todas esas energías y dioses

que nos rodean en nuestra vida cotidiana.

(Rezan en japonés)

Estamos listos.

A ver qué tal se nos da, chicos. Mejor que los rezos.

Hombre...

Hemos recargado energía en el ritual de iniciación.

-Tengo que dejaros aquí.

Con el "baby" no puedo subir 2.000 escalones.

Que tengáis suerte y nos vemos en la cima.

Vamos a ver cómo llegamos arriba. Te vemos arriba.

(Hablan en japonés)

Esta peregrinación es muy especial para los yamabushi

porque para ellos es una especie de ritual.

Llegar a la cima de esas tres montañas

es una especie de experiencia, de ritual,

por el cual mueren y renacen

a la espiritualidad y a la sabiduría.

Lo principal es ser uno con la naturaleza.

Por eso, para ellos es tan importante

hacer este camino en silencio para conectar con ellos mismos

y con los espíritus de la naturaleza.

Estamos en la pagoda de cinco pisos.

Está construida en madera.

La forma de construirla es un poco particular,

porque todas las piezas están ensambladas como un puzle.

(Grito)

Estamos en la pendiente más dura.

En total son 2.446 escalones.

Se les llama "guerreros de la montaña".

Son monjes y guerreros.

Practican el ascetismo, que es como los ermitaños.

Vienen aquí a estar en soledad, duermen en cuevas.

Para encontrarse a ellos mismos en conexión con la naturaleza.

Hemos terminado los 2.446 escalones.

Y estamos vivos. Sí.

Vamos a comer lo que comerían los monjes,

que es una cocina vegetariana.

-Hola.

-¿Qué nos has preparado, Andrea?

-Os quiero presentar al "master chef".

El plato principal característico es este.

Es un tofu hecho con sésamo.

El cocinero lo hace todas las mañanas.

Si se acaba, cierran el restaurante.

Por eso quiere que lo saboreemos.

Buenísimo. Sí.

Estamos yendo al templo que está en la cima de Hagurosan

y vamos a hacer una ceremonia con los yamabushi

para bendecir a Andrea, que está embarazada.

Creo que se piensa que soy el padre,

porque nos llevan a Andrea y a mí de la mano.

Está con dos monjes y están recitando unos mantras

para purificarse y bendecir el embarazo y el bebé.

Cuando vivías en España y soñabas con Japón,

¿te imaginabas que esto era así?

No, siempre tenía en mente el Tokio ruidoso y a tope de gente.

Esta parte de Japón, que es más desconocida, es la bomba.

¿Volverás a casa? Claro que sí.

No tengo prisa, pero volveré,

echo mucho de menos mi Burgos y mi Madrid.

¿Qué es lo que más se echa de menos? La familia, los amigos.

-El cariño español es muy importante.

Está esperando el paraíso natural, que es Asturias.

-Un abrazo a Burgos y a mis amigos y a la familia,

un montón de besos.

Gracias, hasta pronto.

-Soy José Ángel, estamos en Sendai.

Me vine a Japón por una oferta de trabajo

y aquí estamos descubriendo la parte más desconocida de Japón.

Os lo enseño.

Buenos días, familia. Hola, buenos días.

¿Cómo estáis? Muy bien.

Esta es Eva, mi mujer.

Hugo, el pequeño de la familia.

Ahí está el mayor, Jaime.

El de las medias azules,

está jugando en un equipo de Sendai y hemos venido a apoyarle.

Después del béisbol, el fútbol, después el rugby,

es un deporte bastante popular.

-Les gusta mucho el deporte

y además es obligatorio hacer deporte en los colegios.

-Les enseñan unos valores diferentes a los que tenemos en España,

la figura del entrenador, del capitán,

los veteranos, los novatos, se sigue la jerarquía

con un respeto que nos llama la atención.

¿Qué hacéis? Calentar un poco.

Estamos gritando a la vez.

¿Eres el único extranjero? Sí.

Aquí me ves, solo contra todo japoneses.

Muy respetuosos conmigo, son majísimos.

Me tengo que acercar más yo a ellos que ellos a mí,

porque tienen más miedo a no poder comunicarse conmigo.

¿Es muy diferente a España?

Como puedes ver, esto es más disciplinado,

se lo toman mucho más en serio, hasta el calentamiento.

¿Nos presentas al entrenador?

(Habla en japonés)

Está muy contento de tener a un extranjero

y de interactuar con unas culturas diferentes,

es curioso para ellos e interesante.

(Habla en japonés)

Espera que sea, en el futuro, un jugador de la selección española

y yo también.

Luego te vemos. Adiós.

-Nos vamos y conocemos más zonas de Sendai,

que también tiene mucho para enseñar.

El mercado de Shiogama,

vienen mayoristas a comprar pescado para distribuirlo

en los comercios en Sendai, los restaurantes y particulares

que pueden venir a comprar el pescado,

que sale más económico.

-Yo estoy viendo muy buen pescado aquí.

-Este es un producto típico de Sendai,

este pulpo lo han recogido en Sendai.

-Dice que nos va a dar para probar.

¿Qué tal está? Muy bueno.

No es un pulpo a la gallega. -Está muy tierno, delicioso.

-Nos sirve para recordar sabores de la tierra.

Hugo, ¿qué tal? Está muy bueno.

-Te ofrece un poquito más.

Los japoneses son muy amables,

pero la gente mayor es muy curiosa con los niños.

¿Cómo os entendéis cuando pasan estas cosas?

Con mucha imaginación. -Y buena voluntad.

-Nos va a hacer el kanji.

¿Qué nos está escribiendo? Creo que es un hombre.

-Nos ha escrito su apellido y su nombre en el periódico.

-Aquí, cuando venimos, somos analfabetos.

Ni sabemos leer ni escribir y apenas hablar en japonés.

Te da un poco de bajón.

-Tenemos el atún, es el producto estrella de Japón,

es el pescado más solicitado por los japoneses.

Estos atunes están traídos de la zona de Miyagi.

-Tierno, tierno. -Sabroso.

Este es el sushi auténtico en primera línea de combate.

Muchas gracias.

Qué bueno.

¿Cómo es la cesta de la compra en Japón?

Es muy caro.

Una manzana puede valer 1,20 euros. -Es un país caro.

El salario medio en Japón es de 4 millones de yenes al año,

son unos 35.000 euros.

Hemos venido a un restaurante típico de la zona del puerto de ostras,

que es el producto típico de Sendai.

¿Te gustan las ostras? Sí, mucho.

-Tenemos lo que nos merecemos para hoy.

A ver hasta dónde llegamos, esto va por tiempo.

45 minutos, todas las ostras que podamos comernos.

El precio por persona son 3.000 yenes.

Vamos a necesitar refuerzos, si te animas.

Pero yo no sé muy bien cómo abrir las ostras.

Es muy difícil.

¿Cómo vas de hambre y de ostras?

¿Te gustan mucho? Le encantan.

-Hugo ya está amenazando con las pinzas

para que no le quiten la ostra que ya tiene decidida.

(Habla en japonés)

Hay que ponerla en los guantes, la parte cóncava hacia abajo.

Con el cuchillo nos ayudamos para abrirla.

Yo soy piloto de avión, encontramos una oferta buena.

Entre eso, la aventura de cambiar de sitio, de país,

buscando un futuro y para darles a los chicos

una educación que le pudiera complementar

lo que en España estaban aprendiendo.

Vivimos en el mismo planeta pero somos mundos diferentes.

Esto tiene trampa,

45 minutos pero parte del tiempo te lo pasas trabajando.

Yo me he quemado otra vez.

Conseguí abrir una sin quemarme, sin lesionarme,

ahora voy a disfrutarla.

Estamos en la entrada del puerto de Shiogama,

saliendo hacia la bahía de Matsushima.

Está considerada

una de las tres zonas paisajísticas más famosas de Japón,

está compuesto de unas 260 islas,

todas son pequeños islotes, que tienen el famoso pinar japonés.

¿Tú lo habías visto alguna vez? Fui una vez con la escuela.

¿En el colegio os traen de excursión aquí?

Sí.

-Van a Osaka, Kioto, se van cinco días.

Va a conocer más de Japón vuestro hijo que vosotros.

Seguramente.

-Aparte de la belleza natural que tiene el paisaje,

en 2011, el tsunami que ocurrió en esta zona,

sirvió de barrera natural para proteger la zona de Matsushima

y fue de las zonas que menos impacto tuvo.

Es el templo de Godaido, famoso, aunque es pequeñito,

porque están esculpidas las estatuas de los 12 meses lunares

y solo se abren al público cada 33 años.

-Es muy típico ver a las mujeres vestidas con su traje tradicional.

-Para estar más ambientadas.

-Acorde con la naturaleza y con la belleza de la zona.

-Hemos llegado al rincón histórico,

que tenemos de conexión española con Sendai, Tohoku.

Hemos venido a ver el galeón San Juan Bautista.

Aquí tenemos a Jaime, que ya ha venido del partido.

Has llegado antes que nosotros. Mi medio de transporte.

¿Qué tal ha ido el rugby? Bien, hemos ganado por un ensayo.

-Es un barco español construido por japoneses en 1613.

Se hizo para abrir una ruta comercial

entre Japón y Nueva España.

En aquella época,

la tecnología española era la más puntera del momento.

Los barcos españoles y portugueses eran los únicos que tenían

capacidades transoceánicas.

Cuando la delegación japonesa fue

a visitar a la corte española de Felipe III,

con los samuráis que vinieron, al cabo de dos años regresaron,

algunos se quedaron en España,

se establecieron en la zona de Sevilla,

en Coria del Río.

Todavía quedan algunos descendientes de aquellos japoneses.

-Bienvenidos a casa.

¿Qué es esa bolsa amarilla?

Es lo que te recomiendan en Japón para casas de terremoto.

Tengo pequeñas cosas, una manta para el calor.

Lo más a mano, el pito con la linterna.

Lo primero que se va es la luz cuando hay un terremoto fuerte.

Son las 03:00h, vas con tu pijama y no tienes nada.

Por lo menos, ahí tienes documentación fotocopiada.

Esta es la cocina comedor.

Para nada es una cocina típica japonesa.

Tiene un lavavajillas pequeñito.

¿En Japón no hay lavavajillas? No suele haber.

Lo que no veo es nada de casa, ninguna referencia a España.

Tengo una bandera de España en mi cuarto.

¿Los dormitorios están arriba? Sí.

-Esta es mi habitación.

Bastante espaciosa, cómoda,

veo la bandera de España todos los días al despertarme.

La habitación de Hugo está por aquí.

-Mi habitación me gusta mucho porque es dos cuartos en uno,

ahí es donde hago mis deberes y aquí es donde duermo.

Tengo una terraza que, cuando estoy enfadado,

me salgo fuera y veo los árboles,

que son muy bonitos en Sendai.

¿Qué se echa de menos?

La familia, los amigos, el tapear. -Las chuches.

¿Quieres mandar un beso a la familia?

Besos. -Besos y abrazos.

-Estaremos pronto por casa.

Que sigáis disfrutando de Japón, muchas gracias.

Hola, soy Juan Ramón Jiménez,

sevillano, trianero, arquitecto

y me vine a Japón hace mucho tiempo porque es un sitio muy especial

y espero que disfrutéis con lo que os voy a enseñar.

Buenos días. Buenos días.

Juan Ramón Jiménez. Sí.

¿Y? Kiomi.

Es tu mujer. Sí.

Marido y mujer. Sí, creo.

¿Cómo se llama esta lugar? Geibikei.

-Es un sitio muy tradicional, está declarado Paisaje Nacional.

Para entrar al barco hay que quitarse los zapatos.

Iremos tumbados en un tatami. Los tatamis no se pueden pisar.

(Canta en japonés)

Estamos navegando sobre las gargantas de Geibikei.

Antiguamente no estaba abierto al público,

solo venía gente importante.

(Habla en japonés)

-Necesita silencio.

-Para estar en contacto con la naturaleza,

silencio y escuchar.

Para los japoneses, la naturaleza es parte de su vida,

de su religión.

(Habla en japonés)

Todas montañas tienen nombre.

Nube.

Este árbol cambia de color en otoño.

Ellos le dicen "momijigari" el acto de ir a ver los colores.

-Salen en las noticias de la televisión.

-Coges estas bolitas,

hay varios tipos, de suerte, deseos, amor, romance...

Se tiran al muro, donde hay unos agujeros,

si cuela, se cumple.

¿Qué es lo que más piden los japoneses?

Suerte, dinero.

Vamos a ver qué puntería tenemos.

A ver cómo va el amor.

Estrellado.

¿Por qué saliste de España? Porque era muy curioso.

Vine con una beca de investigación.

Mi madre me dijo: "Vete".

Llegué a la estación de Kioto

y la gente se paraba a hacerse fotos conmigo.

Ahora vas a la estación de Kioto y son todos extranjeros,

no ves ni un japonés.

Estamos en un complejo de templos, se llama Chuson-Ji,

más importante del área de Tohoku.

Esta área, desde 2011, es Patrimonio de la Humanidad.

En este conjunto de templos hay

templos budistas y templos sintoístas.

Esta es la entrada, es como la entrada de los dioses.

Un pequeñito cabezazo.

Mi mujer va a pedir un deseo.

-Se llama "omikuji".

Como lotería.

Felicidad, pero poquito.

Moderada. Un poquito.

¿Cómo os conocisteis?

Nos conocimos por medio de una amiga suya.

Ella fue a España, hizo el viaje sola.

Cuando fue, estuvo en mi casa, conoció a mi familia.

-En ese tiempo aprendí español, pero muy mal.

¿Mal profesor?

Porque no puedo hablar español perfectamente.

-Pero se le entiende.

Estamos en Tanoura, antes hemos visto

la parte más bonita de la naturaleza de Japón

y ahora os voy a explicar la parte más cruel de la naturaleza.

En el 2011 hubo un terremoto de magnitud 9.

Un tsunami devastó la zona.

El tsunami llegó casi a la altura de los árboles.

Este es el centro comunitario de Tanoura.

Tenemos un proyecto de reconstrucción

llevado por mis alumnos.

Todos los años vienen aquí, están mes o mes y medio

y hacen proyectos de reconstrucción.

Hola, muchachos. -Hola.

-Tenemos aquí a tres estudiantes

de la Escuela de Arquitectura de Sevilla

y a un jugador del Betis.

Es alumno mío de tercero y es un fan total del Betis.

(Habla en japonés)

En verano vienen aquí y lo construyen ellos mismos.

Esto está construido a mano con los alumnos.

-Estamos tomando una serie de fotos porque tenemos que hacer un trabajo

sobre lo que hicieron aquí, cómo han ido construyendo,

cómo han ayudado a la comunidad...

Estamos haciendo ahora lo que es documentación.

-Ahora vamos a visitar una bodega de sake.

Aquí hay que salir de rodillas.

Aquí hay un chico trabajando que se llama Oriol.

¿Qué hace un español metido en el sake?

Me saqué el título de sumillería de sake

hará un año más o menos

y quería aprender los procesos de verdad.

Os presento al presidente de la bodega.

"Hello".

"Kurabito". ¿Qué es "kurabito"?

"Cura" es lo que sería bodega de sake en japonés

y "kurabito" es trabajador de bodega.

¿Cómo de importante es el sake en Japón?

(Habla en japonés)

Está dentro del estilo de vida del japonés.

Cuando ofrece algo a Dios cuando alguien muere,

lo celebran también con el sake.

¿El sake exactamente qué es?

Un fermentado de arroz, parecido a un vino.

Aquí es donde hervimos el arroz cada mañana para que se cueza,

lo enfriamos,

el primer día añadimos un poco de arroz,

un poco de agua y arroz koji,

que es el arroz que lleva el hongo para que pueda fermentar,

y vamos añadiendo durante 4 días,

al cuarto día controlamos temperatura,

vamos moviendo cada día

y lo dejamos durante unos 22 días o 23.

Un proceso muy delicado, muy manual.

Todo sigue siendo muy tradicional, no hay máquinas.

-Salud.

-Arriba, abajo, al centro y para dentro.

Por todos, señores. Por Japón.

"Oishi".

¿"Oishi" qué es? Delicioso.

"Oishi".

Terminamos en casa de un amigo.

(Hablan en japonés)

Vamos para dentro.

Aquí es para orar a los antepasados.

Ahí están las camas. Estos son los futones.

Trabajamos juntos en la misma universidad.

Fuimos vecinos tres años y medio.

¿Es muy fácil hacer amigos japoneses o cuesta?

Cuando hay sake de por medio es fácil.

Creo que a él le gustaba el vino español.

Alguien me ha chivado.

Para ti. "Arigato".

Ofrecer un poco de sake.

Me han dicho que las sevillanas por aquí se le dan bien a alguien.

Poquito, poquito. Olé.

¿Quieres mandar un saludo a la familia?

Saludo a mis padres, que nos estarán viendo,

a mis hermanos, a mis amigos.

Que vaya muy bien y que disfrutéis mucho.

Adiós.

Hola, soy Álvaro.

Hace cinco años

me ofrecieron venir al norte de Japón,

que ni lo conocía,

y cinco años después Rokkasho Mura es mi hogar

y lo conozco todo como la palma de la mano.

Álvaro. Hola. ¿Cómo estás?

¿Cómo estás? Choque de cascos.

Aquí tenéis mi juguete, el acelerador LIPAc.

Estamos en el norte de Japón en un proyecto internacional

que es un proyecto europeo y japonés

y con una contribución muy importante española

a través del Ciemat,

organismo público de investigación español.

Un prototipo de un acelerador que se ha diseñado en Europa

lo estamos construyendo aquí

y el objetivo es demostrar que este concepto de acelerador

es válido, es funcional,

para poder utilizarlo en una futura fuente de neutrones.

Es el responsable de la instalación y de la operación

por la parte japonesa.

Esta es la sala de control. Desde aquí se gobierna la nave.

Aquí tenemos a Iván.

¿Qué tal? ¿De dónde vienes? De Bilbao.

Igualito, ¿no? Clavadito.

Aquí tenemos a Álvaro. Hola. ¿Qué tal?

¿De dónde? De Cádiz, de la otra punta.

-Tenemos a Miguel.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Tú de dónde eres? De Granada.

¿Es muy diferente la forma de trabajar?

Aquí son muy jerárquicos, muy de: "Mi trabajo es esto.

Yo tengo que hacer esto,

me han dicho que haga esto y hago esto.

Si tengo que hacer algo distinto, quieto parado".

Lo de la improvisación lo llevan fatal.

¿Conducir por Japón es fácil? Al revés, pero es fácil.

Es bastante gracioso,

porque como las normas se suelen respetar a cal y canto,

no se puede hablar por teléfono mientras conduces,

pues cuando les llaman no hablan por teléfono,

pero se paran y hablan y se paran donde pille.

En los siglos XVI o por ahí

empezaron a venir portugueses, españoles,

a intercambiar, a expandir el cristianismo,

al emperador vieron que no les cuadraba

eso de que llegara gente a decir que el pueblo puede ser libre,

libertades y pensar por sí solos,

cerraron la isla a cal y canto y estuvieron 200 años aislados.

Fue a principios del siglo XIX que empezaron a establecer

relaciones con británicos, franceses, americanos,

y a ver lo mejor que había por ahí.

El río Oirase es una de las partes más famosas

del Parque Nacional del Lago Towada.

Esta es la cascada más famosa, de nombre impronunciable.

¿Al japonés le gusta venir a la naturaleza?

Son muy de naturaleza cuando está bien organizada.

Tu camino, su paseo... Fuera de pista no se suelen meter.

Hay osos, serpientes... Si se pueden evitar el trago, mejor.

Este es el lago Towada.

Es uno de los puntos más famosos de la prefectura de Omori.

Es un antiguo cráter

que hace 200.000 años empezó a aparecer

y la forma actual desde hace 2.000 años

tras sucesivas erupciones.

Este es uno de los puntos más famosos del lago Towada.

Está la estatua del famoso escultor Kotaro.

Es bastante común que en las bodas

vengan aquí a vestirse y a hacerse unas "fotos".

La gracia es que las dos estatuas ni se tocan.

Es un poco el aura o el espacio entre la gente.

Han creado una sociedad

realmente respetuosa entre ellos y con el extranjero.

De cara a vivir está muy bien.

Esto es Rokkasho,

un pueblo un poco perdido en el norte de Japón.

Aquí es donde vivimos.

Tiene unos 10.000 habitantes, pero son 6 pedanías.

Ya buscando el pueblo en Google era bastante curioso,

porque no veías más que cuatro casas y una calle.

¿A día de hoy te diviertes? Sí.

Mucha gente me dice:

"¿Pero cómo allí arriba tan perdido?",

pero nos lo estamos pasando muy bien.

A casa. Venid, que os presento a mi mujer.

Hola. Hola. ¿Qué tal?

-Teresa, mi mujer. -Encantada.

-Tuvo el valor de empujarme a Japón hace cinco años.

¿Podemos pasar? Claro. Venga, venid.

Es enorme. Cero japonesa.

En el norte de Japón vivimos con muchísimo espacio.

¿Es muy caro? No.

-Al cambio, unos 900 euros al mes.

¿A quién tenemos por aquí? Estos son mis hijos.

Ella se llama Isabel. Hola, Isabel.

Hola.

-Javier.

Hola, Javier. ¿Cuántos años tenéis? Seis y siete.

¿Cuántos dientes os quedan?

¿Cuándo se te cayó el último, Javi? -¿Este?

-Sí. Hace dos días, ¿verdad? Vino el Ratón Pérez a Japón.

¿Qué es eso? Mis deberes.

¿Qué pone aquí? Yo no me entero de nada.

(Habla en japonés)

Van al cole internacional.

Hay unas horas concretas que van al cole japonés

y allí hacen actividades con los niños japoneses.

Isabel ya sabe kanji, se ha tenido que examinar hace dos meses

de sus primeros 80 kanjis.

Son unas letras japonesas muy difíciles.

¿Qué quiere decir este kanji? Mori.

¿Qué es "mori"? Bosque.

¿Te has tenido que estudiar todos estos kanjis?

Sí.

¿Qué sabéis de España?

Hemos ido muchas veces al Aquopolis.

-Me quedo aquí con los niños y vosotros os vais.

Luego te vemos. Hasta luego.

-Esta es mi clase de ikebana.

Aquí venimos todas semanas.

Ella es la profesora.

Ella es la traductora.

Lo que se hace es el saludo.

Ellos hacen el ikebana intentando mantener

las formas de la naturaleza.

La flor y el tallo,

que le des la forma que la naturaleza le daría.

Es un arte que tiene mucha técnica y es un poco complicado.

Tenéis apuntes. Sí, sí.

Si no, te vuelves loco.

Es una clase que no es solo coger una flor,

cortarla y ponerla bonita, sino que es algo más.

Estamos un poco en silencio, ponemos una música de fondo,

buscamos la paz, la concentración.

Una persona, para llegar a saber ikebana,

tiene que estarse muchos años.

(Habla en japonés)

Vamos al bar, que están esperándonos Álvaro y los demás españoles.

Hola, chicos. (TODOS) Hola.

Este es el bar español.

Esto es la izakaya que tenemos apadrinada como el bar del pueblo.

Nos conocen, venimos mucho aquí.

Además, este pilla cerca de casa. Venimos siempre que podemos.

¿Aquí te lías?

Se ha liado tanto que, a veces, de aquí vas al karaoke.

Del karaoke se sabe cómo se entra pero no cómo se sale.

-Una cosa que me ha sorprendido ha sido la cocina japonesa.

A pesar de que tenga muchas cosas crudas,

está todo buenísimo.

-Materia prima buena, sobre todo, pescado hay muy bueno.

En la maleta de uno, cada vez que va a España,

trae lo que puede para acabar de condimentar la vida.

Hambre no pasan tus hijos, como un japonesito más.

¿Está rico? Sí.

-Dile cómo se llama eso. -Yakisoba.

Familia, os vamos a dejar aquí.

Un beso a mis padres, a mis suegros y a toda mi familia y a mis amigos.

-Un beso a todos y nos veremos.

Que vaya bien por Japón. Adiós.

-Mi nombre es Luis, soy de Valencia.

Vine aquí por primera vez con 18 años

a estudiar en un instituto.

Hoy en día, me dedico a enseñarlo a estudiantes

y a cualquier extranjero que esté interesado en venir.

Ahora os toca a vosotros, vamos a verlo.

Buenos días. Hola.

Estamos en este ryokan japonés de Yamagata.

¡Cómo estás de japonés!

Un auténtico kimono de ryokan con la chaqueta.

El suelo es tatami, la silla sin patas.

Este es el símbolo oficial de los onsen,

representa la bañera y el vapor de agua.

Mucha gente en España lo utiliza en el WhatsApp,

pero nadie sabe muy bien qué es.

Es rojo, está ahí y significa "baños termales".

Este es el onsen, es un rotenburo, significa "baño al aire libre".

Este es el de hombres, el de al lado es de mujeres,

pero, antiguamente, los baños eran mixtos.

Lo más japonés que uno puede tener ahora mismo es

entrar en un onsen auténtico, huele a azufre.

¿A cuánto está el agua?

Suele salir caliente, suele estar sobre 43”.

Vamos a intentar entrar poco a poco.

Esto es agua termal, es agua natural,

sale de debajo de la tierra.

Los japoneses la valoran mucho

porque esto es una especie de cosmético natural.

No te tienes que comprar cremas, te metes aquí todos los días

y tu piel va a quedar como el culito de un bebé.

Los japoneses tienen que entrar sin nada de ropa interior,

sin bañador, totalmente desnudos.

¿No tienen pudor los japoneses?

No, porque es algo que está arraigado en su cultura.

Mucha gente viene de Tokio para desconectar del caos de Tokio.

Compara esto con los edificios, el bosque de cemento de Tokio.

Aquí es relajarse, meterse en los baños,

hacer un poco de senderismo, volver por la noche,

volverse a meter en el baño, es muy relajante, es genial.

Estamos en Yonezawa, la provincia de Yamagata,

muy cerca del onsen de donde hemos venido,

a una de las zonas más rurales de Japón,

la gente tiende a ir a las grandes ciudades,

por eso lo vemos tan despoblado.

Vamos a probar la carne de vaca de Yonezawa

que, junto con la de Kobe, es de las más famosas de Japón.

Están consideradas como unas carnes gourmet.

(Habla en japonés)

Esto es carne, vamos a desvelar el secreto.

De las carnes más caras del mundo, 8.800 yenes, casi 70 euros.

Es de calidad, por supuesto.

De hecho, solo con el olor nos podemos hacer una idea.

(Habla en japonés)

Gracias al tiempo que hace en Yonezawa,

que son inviernos muy fríos y veranos muy cálidos,

a esas vacas tratan durante 32 meses a cuerpo de rey.

La carne tiene un grado de grasa muy grande

que hace que sea mucho más suculenta, más jugosa.

Lo que se hace al empezar a comer es partir los palillos

y decir "buen provecho".

Madre mía.

Qué bueno. Se deshace en la boca.

Estamos en Yamadera,

uno de los templos más importantes y bonitos que hay en Yamagata.

Este es el inicio del templo, hay que subir hasta arriba del todo,

son 1.100 escalones.

Si te atreves, vamos a empezar.

¿No hay escaleras mecánicas? Me temo que no.

¿A qué te dedicas tú?

Yo soy coordinador de actividades

de la Universidad del Temple en Japón,

es una universidad americana, pero tiene un campus en Tokio.

Yo me dedico a organizar

toda la actividad cultural de esa universidad,

eso incluye viajes para los alumnos, talleres.

De hecho, nos encanta encontrar estos sitios más ocultos

para ver si podemos venir con los alumnos.

(Hablan en japonés)

Viene de Tokio, de la capital.

(Hablan en japonés)

El perrito, al principio, tenía bastante energía,

pero a mitad ha pinchado.

Esto son ofrendas que se hacen

a los antepasados de la gente que está

enterrada en este cementerio.

Hay una curiosidad, es esta pequeña rueda.

Ellos creen que, haciendo rodar esta pequeña rueda,

sus difuntos se reencarnarán más rápido.

Es un templo budista, pero es uno de los pocos que hay

que está fusionado con un santuario sintoísta.

En la antigüedad, estas dos religiones estaban juntas

y aquí lo podemos ver.

En todo templo se puede rezar por la gente que quieres,

por tus familiares y amigos.

En este caso, la ofrenda es de 50 yenes,

que se deposita en esta caja, se coge una barrita de incienso.

Se enchufa en esta gran vela que hay.

Con esto ya puedes rezar por las personas que quieres

o por los deseos que quieras.

Ha valido la pena,

menudas vistas tenemos de todo el valle, precioso.

Con el Japón del "momiji" y del "koyo", es precioso.

Parece un cuadro. Sí.

¿Qué papel tenían los templos?

Tenían un papel más político, actuaban como ayuntamientos.

A día de hoy, se ha perdido. Sí.

Ahora mismo se limita a una institución religiosa

o turística.

Ya hemos llegado, en menos de tres horas,

hemos venido con el tren bala, ya estamos en Tokio.

¿La puntualidad es británica? Japonesa.

Cada vez que un tren llega tarde,

avisan por megafonía que va a llegar tarde,

se disculpan por megafonía

y, si necesitas un justificante de que has llegado tarde

para tu jefe, puedes pedirlo en la garita del maquinista.

Solo aquí, en esta estación de Tokio,

paran más de 3.000 trenes al día.

Más de 20 millones de personas al día en toda la red de Tokio,

que es una barbaridad.

Estamos en Shibuya, ese es el cruce más congestionado del mundo.

Se llama "Scramble Kousaten", quiere decir "Cruce Scramble",

gente por todos lados, tienes que mirar mientras andas,

si no, te comes a alguien.

Nadie se choca con otros, parece imposible.

A ver si soy el primero en chocarme.

¿Por qué te viniste a Japón?

Vine con 18 años para estudiar en un instituto japonés.

Me dieron una beca,

que en aquella época daba el Ministerio de Educación de Japón,

y aquí acabé.

No entendía nada del instituto, rodeado de chicos japoneses

haciéndome fotos con los móviles de aquella época.

Las primeras semanas me quería volver a España.

Estudié un año en la universidad, me volví a España y, al final, dije:

"Instituto, universidad y, ahora, trabajo".

Y aquí estoy.

Esto es Kabukicho, es el barrio rojo,

neones por todos lados, hay karaokes, hay bares de todo.

Fue mi primer compañero de piso en Tokio.

Vivíamos juntos y, desde entonces, sigue la amistad.

¿Qué tal esa convivencia?

(Habla en japonés)

Tiene sus cositas, vivir con alguien que no es de tu cultura

tiene sus pros y sus contras.

(Habla en japonés)

Me comenta el tema de que yo ceno muy tarde como español

y él a las 18:00 h ya había cenado.

Eso le sorprendía bastante.

Vamos a ir a un karaoke a cantar, experiencia máxima japonesa.

Es donde uno pide la habitación,

dice el número de horas que va a estar, el número de personas,

puedes pedir barra libre, comida.

Son habitaciones privadas, en España es más común,

la gente canta delante de toda la gente.

Aquí, solo con tus amigos,

incluso gente que cante individualmente.

Hola.

¿Cómo estáis? Muy bien.

-Este es mi amigo,

lo conocí en el instituto la primera vez que vine a Tokio.

-Hablo muy poco español.

-Este es mi compañero de trabajo.

A ella también la conocí en el instituto.

-El primer español. -El primer español que conocieron.

(Habla en japonés)

Dice que he mejorado mi japonés un poco en estos diez años

y que me ha salido barba desde aquella época.

¿Cómo nos ven a los españoles?

Tenemos mucha pasión y somos muy abiertos,

les gusta la fiesta.

-Bailar mucho.

(Cantan en japonés)

-Cada vez que se queda, aunque solo sea para una cerveza,

si la cosa se desmadra, podemos acabar en un karaoke.

¿En España vas a karaokes? No he ido en mi vida.

Aquí, no lo puedo ni contar, no me acuerdo.

Esta canción se la dedico a todos que quieran venir a Japón

y, sobre todo, a los que han venido y quieren volver.

A mi familia también, perdón.

Venid a verme más, traedme más jamón,

más chorizo, más fuet, pero venid.

Ha sido un placer. Adiós, que vaya bien.

-Están paseando al caballito.

Es uno caballo sagrado del templo.

Yo le saludo todas las mañanas.

Pasa total.

En otra vida quiero ser vaca de Yonezawa.

Uno se lo piensa.

Da un poco de pena comerse una carne tan cara.

Es una vez en la vida, vamos a disfrutarlo.

-Los dioses se dan cuenta de que lo importante es intentar.

-La intención la hemos puesto.

Hemos puesto acento de Burgos y de Oviedo,

que no todos los días lo escucharán.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tohoku (Japón)

Españoles en el mundo - Tohoku (Japón)

25 abr 2019

Españoles en el Mundo viaja a Japón para conocer la región de Tohoku en el norte de la isla principal de Honshu, durante la época del más esplendoroso y colorido otoño. Un viaje de ida y vuelta que comienza en Tokio y con Iñigo que nos lleva hasta Tohoku para peregrinar hasta la montaña sagrada de Hagurosan con los monjes Yamabushi. En Tohoku José Angel y su familia nos guían por la ciudad de Sendai y la bahía de Matsushima. Con Juan Ramón navegamos por la garganta de Geibikei y visitamos el templo de Chuson-ji. Llegamos a Aomori con Álvaro para conocer el lago Towada.

ver más sobre "Españoles en el mundo - Tohoku (Japón)" ver menos sobre "Españoles en el mundo - Tohoku (Japón)"
Clips

Los últimos 2.104 programas de Españoles en el mundo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Estilo Japones

    El Estilo Japonés es el mejor que hay en todo el mundo... sus costumbres han perdurado durante los siglos.... aparte que son los únicos que duermen en el suelo con sus futones japoneses!!!

    29 jul 2019
  2. Jose Miguel Gonzalez Quintero

    Que bonito documental para la vida en el planeta tierra no solo en Tokio ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿

    25 abr 2019