www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4466138
No recomendado para menores de 7 años Españoles en el mundo - Tailandia - ver ahora
Transcripción completa

Por sus maravillosos paisajes.

Por su mezcla de culturas y religiones.

Por su sabrosa gastronomía, que combina todos los sabores.

(TODOS) ¡Españoles en el mundo!

-Es un sitio precioso y sin gente prácticamente.

Para nosotros es como un paraíso.

-Los atardeceres, los colores que hay cada noche,

a mí eso me encanta.

-El karma es muy importante.

Ellos creen que si hacen el bien recibirán el bien.

-Una variedad cultural

que es lo que hace que se convierta en algo mágico.

-Esto nos lo van a cocinar con un poquito de ajo y pimienta.

Unas gambas que las pongan a la plancha, ¿no?

-Esto es igual que unas cocochas al pil pil.

Cómo está esto, qué bueno.

Yo soporto bien el picante.

(TODOS) ¡Españoles en el mundo!

Todo el que viene de vacaciones a este paraíso

corre el riesgo de quedarse a vivir aquí para siempre.

Un viaje a Tailandia hace seis años me cambió la vida.

-Vinimos el primer año, nos enamoramos del país,

vinimos el segundo y dijimos: "Vámonos a Tailandia".

-(AMBOS) ¡Bienvenidos al Big Buddha!

-Lo llaman el país de la sonrisa.

Son muy humildes, dan las gracias por todo.

Acompáñennos a uno

de los destinos preferidos de todo el mundo.

Hemos vuelto.

"Españoles en el mundo" está en Tailandia.

Yo en España estaba muy bien y estaba muy a gusto en mi trabajo,

pero necesitaba salir y estar un tiempo fuera

explorando un poco diferentes culturas y esas cosas.

Hola, buenos días. Laura, me alegro de verte.

Hola, encantada. ¿Qué tal?

¿Vienes de trabajar justamente ahora?

Sí, vengo justo de trabajar.

Trabajo para una multinacional americana.

Estoy ahora mismo en el departamento de fraude.

Tenemos que investigar a personas que hackean las cuentas

y hacen fraude.

Esto es todo el centro financiero y comercial de Bangkok.

Las tiendas de marca como Zara, Bershka y todo esto

hay millones, muchas.

Son bastante caras. No tiene nada que ver.

Lo que en España te cuesta una camiseta 10 euros,

aquí te cuesta 25.

Luego están los mercadillos que hacen las imitaciones,

que te cuesta dos euros.

Esto es Central World.

Ahí está mi oficina, los centros comerciales...

Esta calle se corta en Nochevieja y aquí se llena todo de gente,

ponen conciertos, música y todo.

En esa pantalla digital tan grande de allá

es donde se hace la cuenta atrás.

Cada edificio o cada centro comercial

siempre suele construir como un pequeño santuario chiquitín

y cada uno representa a un Dios.

¿Eso lo hacen los dueños?

Los dueños del centro comercial

para traer suerte, para que vengan los clientes...

La gente viene aquí a hacer unas promesas

y a dejar unas ofrendas hacia el dios Brahma,

que suelen ser cocos, bananas, flores...

En Tailandia la mayoría son budistas,

pero también hay una minoría hinduista, musulmanes y cristianos.

Cuando una promesa se ha cumplido, entonces es cuando vienen aquí

y les hacen un baile

para cerrar la promesa o la petición que hayan hecho.

Lo que se puede hacer es pagar

si quieres ocho bailarinas, dos o cuatro.

Y tenemos que estar callados.

Esto relaja, ¿eh?

Hola, ¿cómo estáis, España?

-Estamos en este muelle,

en el cual vamos a coger una barquita local

que nos va a llevar hasta otro muelle

en el que vamos a ver el Templo de la Montaña.

¿Cuánto cuesta aquí la barquita? Unos 6-12 baht.

Como siempre, su mercado.

Tailandia es un sitio superfamoso gastronómicamente.

Todos los sitios están llenos de comida.

Puedes comer 24 horas en todas partes siempre.

Esto es una aventura. ¿Hay que tirarse o qué?

Hay que tirarse, venga.

Esto pasa por todo el corazón de Bangkok.

A Bangkok le llaman la Venecia de Asia.

Nos vamos a ir adentrando poco a poco en la parte antigua,

donde están todos los templos, el Palacio Real

y donde está la parte vieja de Bangkok.

Mucha gente va a la oficina, a trabajar o a su casa.

Esto no es que sea turístico, es algo normal y cotidiano.

Hay que saltar otra vez.

Estamos en el Templo de la Montaña Dorada

y aquí están los tres monitos que representan

"No digas demonios, no veas demonios y no escuches demonios".

A mí me gusta mucho este templo porque me trae mucha paz.

Hay muchas campanas y gongs y los budistas las tocan así

porque se supone que da buena suerte.

El gong viene de El Tíbet y se usaba antiguamente

para hacer llamados para la oración y esas cosas.

Te limpia el aura.

Vamos a limpiar el aura.

Eso es un gong, señores. ¡Eso es un gong!

Vienen a dejarle ofrendas, platita de oro.

Se lo pegan a la estatua de Buda para que les traiga buen karma,

les de buena suerte.

Ellos creen que si hacen el bien recibirán el bien

y por eso en Bangkok

te sientes bastante seguro por todas partes.

Les están dejando una ofrenda a los monjes

y el monje les está bendiciendo.

Las mujeres no podemos tocar a los monjes

ni podemos ofrecerles nada directamente.

Tenemos que dejarlo en un sitio y ellos lo recogen.

Estamos en la parte de arriba

y aquí se encuentra la estupa principal,

que se cree que guarda una de las reliquias de Buda,

que se cree que son los dientes, pero no se sabe con certeza.

Una de las cosas que más me gustan de este templo

son las vistas.

En esta zona en particular se ve la parte antigua.

Se ve allí el templo del Wat Arun,

el Wat Pho, donde tienen el Buda Reclinado,

y eso que se ve allí tan grande es el Gran Palacio Real.

No llegas nunca a ver el final. Es increíble.

Estamos en la zona norte de Bangkok y vamos a entrar ahora mismo

a uno de los mercadillos más grandes del mundo.

Chatuchak Market, conocido por los locales.

¿Aquí es la ley de la selva o qué? Un poco, sí.

Pero el truco está en cruzar despacio.

Nunca hay que cruzar corriendo, porque entonces te atropellan.

Estamos aquí con el director de todo el mercadillo de Chatuchak.

Estamos en la parte del centro del mercado,

donde se encuentra la Torre del Reloj.

Cada ciudad en Tailandia tiene que tener un mercado principal

y el mercado principal de Bangkok estaba cerca del Gran Palacio Real,

pero lo movieron aquí hace unos 35 años.

Este mercadillo es muy turístico.

Aquí vienen, en su mayoría, malayos, chinos y japoneses.

A todo el mundo le gusta mucho porque encuentras

todo lo que quieres comprar en este mercado.

¿Es barato? Es barato, hay que regatear.

¡Cómo pela los cocos!

100% algodón.

350, me ha bajado 50.

Estamos en este puesto, es muy famoso también,

porque venden el mejor helado de coco de Bangkok.

¿Son golosos los tailandeses?

Les encanta el dulce, el salado, el picante.

Ella te da el coco con las bolas de helado

y tú le puedes echar todo el topping que quieras,

todo muy dulce.

Es "sticky rice", es como arroz pegajoso,

maíz, cacahuetes, gelatina de coco.

Está rico, me gusta el coco.

Está buenísimo.

Hola.

Os presento a mi chico, Julio.

Un placer. Igualmente.

Nací en Caracas pero soy hijo de gallegos.

-Le conocí aquí, en Bangkok.

-Estamos en el Banyan Tree, en la planta 61.

Por ambos lados tienes unas vistas increíbles de Bangkok.

Estamos a 196 metros de altura.

Lo que más me gusta a mí es que tiene

un efecto como si estuvieras en un barco flotante, en el aire.

-Bangkok es una ciudad eléctrica.

A mí me encanta por eso.

Hay gente de día, de noche, es una ciudad que no para.

-Es difícil encontrar amigos en Tailandia.

Muchas mujeres europeas u occidentales no hay, somos pocas.

Venimos por trabajo, venimos con pareja.

¿Lo de volver a España? Algún día volveremos.

-Seguramente, tampoco me veo viviendo mucho tiempo más aquí.

A cuidarse mucho y hasta la próxima.

Gracias. -Muchas gracias.

-Yo trabajaba en un banco importante de abogado.

Cogí mi mochila y decidí venir aquí a vivir del mar,

es mi pasión y mi vida.

Mi madre ha venido, mi padre lo tiene pendiente.

Por fin puedes venir a verme después de todo lo que he pasado,

para que estés orgulloso de mí.

¡Hombre, Antonio! ¿Cómo estás?

¿Qué tal? Muy bien.

¿Y tú? Muy bien, bienvenido.

¿Estamos en mitad de la selva? Así es.

Aquí tenemos a mi preciosa mujer, Cristina.

Hola, Cristina.

¿Qué tal? Muy bien, bienvenidos.

¿De dónde eres? De Badajoz.

¿De Badajoz? Y he acabado aquí.

-Aquí tenemos a Iván e Ipachá.

Nuestros amigos ucranianos.

Este no es ucraniano. Poco.

-Me da que es español.

-Encantado. Ignacio, soy hermano de Cristina.

-Es el primero que viene de toda mi familia.

-Esta es nuestra humilde morada.

Tengo una empresa tailandesa, que es una agencia de viajes,

hacemos excursiones en barco, vamos a las islas, hacemos snorkel.

-Yo quiero enseñar un cuadro muy bonito.

Se lo regalé el año pasado en su cumple,

que yo todavía estaba en España y él estaba en Tailandia.

Es la secuencia de un beso,

pero no fue preparado, fue espontaneo,

alguien nos grabó cómo nos dábamos un beso.

Se lo regalé por su cumple.

-Me lo envió desde Madrid a Tailandia.

A ver la secuencia del beso.

Muy bonito, se me saltan las lágrimas.

Esto es Ao Nang, es la parte costera de Krabi,

este es el caminito a la playa, ahí están todas las islas,

que son las que visitamos en nuestros tours.

-Vive del turismo, la zona donde hemos estado son

las afueras y esto es el centro, pero es un centro para el turista.

-Es donde está el puerto principal,

desde donde salen todos los barcos para hacer los tours.

Todo el centro neurálgico es aquí, en Ao Nang.

Este es el famoso Muay thai, es el deporte nacional tailandés.

No veo solo tailandeses. Hay algún extranjero.

-Francia.

-Australia. -San Francisco.

-Hay gente que viene de vacaciones una semana

y se rajan aquí dando leches al saco.

-Cuando pelean, si te rompen más o te hacen más daño,

te pagan más dinero.

Entonces pelean y quieren que les den más para cobrar más.

-2 dientes rotos, 100 euros.

3, 200.

¿Qué tal? Buenos días.

Tenemos a Isidro, que es como mi mano derecha,

lleva muchos años conmigo, es mi gran amigo de Madrid,

que se vino conmigo a Tailandia hace cuatro años.

Sin él, nada sería igual.

Estos son los chicos.

¿De dónde sois vosotros? -De Barcelona.

-Han venido a hacer nuestro tour.

Esto es la playa de Ton Sai, es una playa mochilera.

Esta es la bahía de Railay.

Este sitio es muy conocido por los escaladores.

Viene gente de todo el mundo a escalar.

¿Te ha costado mucho trabajo montar este negocio?

Esto es un negocio que solo lo organizan tailandeses.

Yo me he metido entre ellos.

Al principio, no te aceptan del todo,

porque es un extranjero que se piensan

que les va a robar el negocio y la gente.

Es todo lo contrario, yo trabajo con todo tailandeses.

Lo primero que hice fue montarme en un barco como turista

y conocí a un tailandés, que le caí bien, me dijo:

"¿Quieres venirte conmigo mañana de guía?".

Dije: "Tampoco tengo ni idea de las islas,

pero voy contigo".

Así empezó todo, empecé a trabajar para él

como guía turístico enseñando las islas.

¿Esto lo tenías claro cuando llegaste?

Cuando dejas tu país, no tienes nada claro.

Lo que sabía y lo que tenía claro era que quería vivir en el mar,

porque es mi pasión desde pequeño.

Para hacer snorkel intenta tener todo el cuerpo en la superficie,

para no tocar el fondo y para flotar y tener una posición aerodinámica.

De esa manera no tocaremos ningún coral

ni molestaremos a ningún pez.

Estamos ahora en la playa de Maya, que es la cara oeste de Phi Phi Leh,

aquí se rodó la película de "The Beach" de Leonardo DiCaprio.

Es una playa muy turística y muy solicitado

por todos los clientes que vienen a Tailandia.

Esta es una playa que se llama Ao Nui,

es una playa donde yo le pedí matrimonio a mi preciosa mujer,

Cristina.

Cada año que iba a España, nos veíamos,

pero no teníamos nada serio.

El año pasado, en un viaje que hizo ella a Tailandia a verme,

en uno de mis tours, me declaré en esta playa.

¿Te acuerdas?

-Justo aquí, en este trozo. -Aquí fue.

Lo bonito de este sitio no es la arena, sino las vistas.

En vez de mirar al suelo,

donde yo había escrito si se quería casar conmigo,

se quedó embobada mirando el paisaje.

-Luego ya me dijo: "Mira al suelo". -Mira al suelo de una vez, por Dios.

-Lo miré, me empecé a reír un montón.

-Y a llorar, tonta. -No sabía qué hacer.

-¿Nos volvemos a casar? -Sí.

-Vamos a coger ese barquito de ahí

y te voy a llevar a ese sitio que os he prometido.

Es un barco típico tailandés de madera de pescadores

y la navegación es más auténtica, seguro que os encanta.

Tenemos a Beltrán.

-Llevo tres años viniendo aquí de vacaciones.

Me gusta mucho el agua de Tailandia.

¿Ella también es española? También.

¿A disfrutar, no?

Escalando todo lo posible.

Tailandia es el paraíso de la escalada.

-Hong Island se suele llamar a la zona,

donde hay muchísimas islas y muchas se pueden visitar.

Otra son solo peñones en medio del mar,

otras tienen corales pero esta es la principal, Hong Island.

Esta es la famosa laguna de Hong Island.

Es un sitio precioso y sin gente, prácticamente.

Por lo tanto, para nosotros es como un paraíso.

Esto es un paraíso.

La verdad es que sí.

Ahora está bajando la marea y se va formando un banco de arena

que llega prácticamente hasta esa isla de ahí.

A medida que la marea sube el banco de arena desaparece.

Esto es como un espeto.

Es una barbacoa al estilo "gipsy", los gitanos del mar.

Son bastante conocidos en Tailandia, sobre todo, en la parte sur.

Son originarios de Malasia.

Eran piratas que vivían en el mar.

Jorge, ¿tú tienes pensamientos de volver a España?

Ahora mismo, con todo lo que hemos luchado para construir esto,

sería una pena dejarlo ahora.

Pero en unos años volveremos a España.

De momento, no.

Estamos muy a gusto aquí.

Tengo que decir que hemos pasado

uno de los mejores días de nuestra vida.

Adiós, chicos. A disfrutar. ¡Os queremos!

-Yo siempre soñé con venir al sureste asiático.

Aquí he hecho mi sueño realidad.

Estoy trabajando en un hotel de lujo.

Llevo tres años aquí y es algo que siempre me sorprende.

Estíbaliz, ¿dónde nos has citado?

Esto es Krabi Town, la capital de la provincia.

Es el kilómetro cero de Krabi.

Estamos justo a 950 kilómetros de Bangkok.

Este pedazo de cangrejo,

¿se los han comido todos los tailandeses?

Es el punto de encuentro de los tailandeses.

Es el símbolo de Krabi.

La mayoría de los turistas son locales,

son tailandeses que vienen de todas partes de Tailandia.

Este es el barco típico de Tailandia

que se llama "long tail boat".

Esto es Kho Klang, que es la zona de pescadores.

Es la zona musulmana de Krabi.

Era un sueño para mí venir a Asia.

Siempre he soñado con vivir en el sureste asiático.

Cuando se me presentó la oportunidad, de cabeza.

Estaba estudiando turismo

y el anterior director del hotel donde trabajo

había estudiado en la misma universidad

y me invitó a venir a hacer las prácticas

y aquí llevo tres años.

Esto son los arrozales

que es uno de los motores económicos del sur de Tailandia.

Tailandia normalmente era el mayor exportador de arroz del mundo.

Esta es la casa típica

con los pilares altos para las inundaciones

y también para protegerse de las serpientes.

Ellos duermen en el suelo sobre la esterilla.

Sí, además, lo típico en Tailandia es que duerman todos juntos.

Tanto padres, hijos, primos, todos duermen en la misma sala,

en la misma habitación.

Siempre tienen una zona exterior que es la sala de estar.

Este es el "batik paiting"

que es la forma de arte tradicional de esta zona

en el que utilizan cera

para marcar el límite de la zona que quieren pintar

y después utilizan agua con colorante.

Tardan una semana en pintar un pareo de estos entero.

Este no está hecho así

pero son los vestidos que utilizan después ellos para vestirse

o al salir de la ducha.

Se ponen muy guapas.

Ahora os voy a llevar a uno de mis sitios favoritos

que es el Tiger Cave Temple,

un templo que está en la punta de la montaña,

como podéis ver.

Espero que estéis en forma porque vamos a subir ahora mismo.

¿Estáis preparados para 1.237 escaleras?

No lo sé. Ya te lo diré.

¿Cuánto se tarda en subir?

Aproximadamente, 45 minutos o una hora,

depende de con quién subas.

Entonces será hora y media.

Vamos por el 400 así que solo nos quedan 800 y poco.

Estás en forma.

¿Subes habitualmente aquí?

Me gusta subir mucho.

Me gusta, sobre todo, venir a ver el amanecer aquí.

Tú sigue. Si no nos ves, no te preocupes.

Estamos vivos.

820.

Dime que esta es la más empinada que hay.

Probablemente haya más empinadas.

Si esto ya es un desnivel imposible.

Mira cómo está bajando esta mujer.

Cuanto más se sube, más empinadas se ponen.

Muy bien hecho, chicos. Gracias.

Muy en forma, muy orgullosa de vosotros.

Desde aquí se ve todo Krabi con las islas

y todas las montañas kársticas que tenemos aquí.

Tienes los siete budas.

Dependiendo de en qué día de la semana naciste

tienes que rezar a tu Buda.

Depende de cómo queramos rezar,

en mi caso voy a coger nueve

porque para los tailandeses

el número nueve es el número de la suerte,

rezaremos tres veces

porque en el budismo hay que hacerlo tres veces el rezo.

Ahora vamos a trabajar que tengo que ir un momento al hotel

y aprovecho y os lo enseño un poco.

Bienvenidos a Phulay Bay.

Este es el pabellón de bienvenida

donde damos la bienvenida y conocemos a nuestros huéspedes.

Aquí es donde conocen al mayordomo

que es la persona que les cuidará durante toda la estancia.

Estamos rodeados de naturaleza.

Son 54 villas.

Esta es la entrada de una de la Royal Village,

de la categoría superior del hotel.

Aquí lo que tenemos en frente son todas las islas.

¿Cuánto puede costar una habitación aquí?

Puede estar entre los 1.000 o 1.500

incluso llegando a los 2.000 en temporada alta.

Este es el baño y los vestidores de la habitación.

Ella es Ana, mi mejor amiga aquí en Tailandia.

¿Qué tal?

Encantada. Dos besos.

¿De dónde eres? De Barcelona.

Veo que pone ahí Reggae House Bar.

Básicamente es un Reggae Bar, que se llama Little Jamaica.

Es un bar bastante peculiar.

Nosotros acostumbramos a venir mucho

a comer, a tomar algo o a ver la puesta de sol.

-Nuestra mami tailandesa,

la que nos cuida, la que nos cocina

y nos da mimos cuando lo necesitamos.

Ahora vamos a cocinar uno de nuestros platos favoritos.

-Ellos ponen normalmente muchas salsas,

ajos, especias de Tailandia.

Ahora vamos a hacer espinadas tailandesas

que se encuentran en el sur en los márgenes de la carretera.

Es algo muy típico de aquí.

Cocinamos lo que nos apetece.

Ella siempre nos trata muy bien.

-Esto igual que unas cocochas al pilpil.

Esto ya está.

Aquí nuestro plato favorito.

Yo quiero que lo pruebe ella primero.

Cómo está esto de bueno. Cómo se ponen estas dos niñas.

Nuestro papi. Su marido.

Aquí tú vienes, te sientas, te tomas tu coco

y a ver la puesta de sol.

Este es el plan.

Nos vamos a dar un masaje aquí al lado.

Hay varios tipos de masajes.

Están los de aceite, que son más relajantes,

pero el tailandés consiste en puntos de presión,

así que es mucho más fuerte

y yo no lo consideraría un masaje relajante.

Son 250 bahts la hora, más o menos 6 euros.

¿Qué tal los hombres en Tailandia? ¿Os gustan los asiáticos o no?

La verdad es que sí.

Al principio no te atraen nada, te parecen todos iguales,

pero, sorprendentemente, con el tiempo,

a mí me atraen ahora incluso más que los europeos.

Es más difícil encontrar una europea con un asiático

porque a los asiáticos

les gustan las mujeres más sumisas, más femeninas,

y nosotras somos de carácter fuerte.

Me gustaría decirle a mi familia, a mis padres y a mi abuela

que les quiero mucho y que les echo mucho de menos,

pero que no estoy tan mal.

No os preocupéis.

Ha sido un placer, chicas. Igualmente.

Que sigáis disfrutando. Adiós.

Chao. -Adiós.

(Habla en inglés)

Yo estaba en España trabajando de conductor de ambulancias.

Muy orgulloso del trabajo, pero yo tengo mi carrera.

Hice Magisterio de Educación Física

y después de nueve años conduciendo ambulancias

me vine para acá, probé y aquí estoy.

Ahora vamos a hacer cintura.

(Habla en inglés)

-(TODAS) ¡Mano!

Buenos días. Hola a ti también. ¿Cómo estás?

Muy buenas. Muy bien, muy bien.

Estás dándoles clases de español mientras hacéis ejercicio.

Aquí hacemos un mix

entre las clases de natación, de Educación Física y de español.

Lo pasan de escándalo y te dicen todas las palabras.

Se las saben mejor que yo.

-(TODOS) ¡Rosa! ¡Azul!

Son todos tailandeses.

Americanos y gente occidental habrá tres o cuatro.

El 98% son tailandeses.

Tenemos clases de japonés, de chino, de inglés, tailandés...

En este colegio se hablan cinco idiomas.

Este es un colegio de dinero. Están bien montados.

Ella es Vanessa, la dueña y propietaria del colegio.

Hola, Vanessa. Hola.

-Estaba trabajando en televisión, ha escrito varios libros...

Ella lo tiene todo.

Preparados, uno, dos...

¡Y tres, vamos, vamos!

-(TODOS) ¡Españoles en el mundo! ¡Adiós!

Estamos en el centro de Bangkok y vamos al mercado Khlong.

Es uno de los mercados

más antiguos de Bangkok, de Tailandia,

y está abierto las 24 horas.

Puedes pillar un pato o un gallo vivo,

comprar cualquier tipo de fruta, verduras, carnes y de todo.

Vale dos euros y medio comprar el pato vivo.

El pescado fresco

lo traen directamente de las playas más cercanas.

Lo traen en la noche y están superfrescos, están vivos.

Aquí tenemos a este muchacho dándole caña al cuchillo.

La precisión que tiene esta gente con las manos...

Aquí trabaja mucho la gente. ¿Hay trabajo o qué?

Aquí tienen una tasa de desempleo de un 2%.

Aquí tiene trabajo todo el mundo.

Les dan muchas ayudas

y tienen muchas opciones para poder montar algo.

No les pides tantos papeles.

Si tú eres pobre,

montas tu puesto en la calle con tu familia

y siempre vas a tener alguien que te ayude.

Lo llaman el país de la sonrisa.

Son muy humildes, dan las gracias por todo.

Esta gente va contratada por los puestos.

El restaurante pide un determinado tipo de comida

y este hombre, que lleva su número, el 75,

coge la comida, la llevan al tuk tuk y va directa para el restaurante.

(Habla en inglés)

Es suerte, son muy supersticiosos.

Para los números,

cuanto más repetitivo es lo que a ellos les gusta,

lo que les trae buena suerte.

Los coches caros,

las matrículas de los coches tienen números 66, 88...

Pueden pagar hasta 10.000 euros por una matrícula.

Es increíble.

¡Vámonos!

Estamos a 32 grados.

Nos encontramos en la zona de Bangrak.

En el autobús la gente va completamente dormida.

Cuando tienen la oportunidad de pegarse una pequeña siesta,

aunque sea de diez minutos, van dormidos en el autobús,

en el metro e incluso en el tuk tuk.

Es increíble.

Nos vamos a comer.

Lleva noodles y el mío lleva cerdo y el tuyo pato.

¿La comida aquí cómo la has llevado?

Al principio regular,

porque no me gustan mucho los vegetales,

pero cuando he empezado a acostumbrarme

me encanta.

Es supersana la comida y buenísima.

Vamos para dentro.

¿Te gusta? Me gusta mucho.

Cuando están comiendo,

si tú terminas un plato y lo pones encima

es un síntoma de mala suerte y por eso nunca lo hacen

y te encuentras la mesa rodeada de platos.

Nunca pongas un plato cuando estés comiendo

encima de otro, porque eso es señal de mala suerte.

¡Una vuelta por el río, vamos!

Acabamos de entrar en los khlongs, los canales.

Estamos en el principal y vamos a entrar por dos diferentes.

A la derecha tenemos el templo del Buda Reclinado,

que es de los más famosos.

Es el más largo que hay en toda Tailandia.

Ves el contraste del palacio

y te encuentras aquí la gente humilde, las casas

y que van en el bote vendiendo todo tipo de productos.

Tu humilde morada.

Sí, bienvenidos a mi pequeña casita. Bienvenidos sois. Adelante.

Los pisos no son muy grandes, ¿no? No.

Aquí 35 es más o menos la media.

Solo la gente de mucho poder adquisitivo

puede permitirse pagarse un piso como podemos tener en España,

pero te puede salir un alquiler alrededor de 2.000-3.000 euros.

Un piso en condiciones en esta zona,

te estoy hablando de un piso para una familia.

¿Este piso a cuánto te sale? Estoy pagando 550 euros.

Nos vamos a pegar una ducha

mientras escucho a mis queridos amigos de El Sabor

y luego nos vamos a Ratchada Market.

Mira que mira, cómo mira, cómo mira la gente para el suelo.

La verdad es que para mí solo tengo mi sofá.

Vente, sube.

Lo importante es que estoy al lado del trabajo,

porque si no,

necesitas dos o tres horas para ir al trabajo.

Tú no puedes venir a Tailandia

y no pasar por el mercado Train Night Market de Bangkok.

Vamos para dentro.

Esto los fines de semana a reventar.

Está abierto todos los días de la semana

y es una pasada.

Desde cortarte el pelo, puedes comer, comprar ropa...

Puedes hacer todo lo que quieras. Después probarlo.

¡Jaime! ¿Qué pasa, tío?

¡Hola!

¿Quiénes son ellos?

Mi hermano Jaime,

con el que decidí venirme para Tailandia,

y ella es su pareja, mi hermana tailandesa.

Ella es la que me ha cuidado desde que he llegado aquí.

¿Tú a qué te dedicas?

Yo estoy aquí como marketing manager

en una pollería y venden piercing también.

Una vuelta, a hacer unas compras y luego se van a los bares,

que hay por aquí, con música en directo,

que están muy chulos.

-Esto es cerdo, buenísimo.

El mercado está dividido por calles, unas de comida, de bebida,

ropa y zona de ocio.

También te puedes hacer un tatuaje.

Mira la mariscada que te puedes pegar por siete euros.

-¿Te gusta? -Me gusta.

-Me siento como en mi segunda casa, con la gente que hay alrededor,

lo que me hacen sentir mis niños del colegio

y esta cultura,

esta forma de ser que tienen y cómo son.

Nos lo hemos pasado en grande contigo, con vosotros.

Ha sido un placer.

Yo sí que me lo he pasado bien.

Muchas gracias por la oportunidad

de que toda mi familia y toda mi gente me vea.

Adiós. Adiós.

-Vine a Tailandia porque quería conocer mundo

y decidimos coger el coche y venirnos hasta Tailandia.

Me encantó y aquí me quedé.

Javier. Buenas, Antonio.

Buenos días. ¿Cómo estás? Me alegro de verte.

Estamos con Darling, una elefanta rescatada.

La pobre es ciega y tiene 50 años

y está pegándose un atracón de sandía.

Tiene bastante hambre, porque me lo arranca de las manos.

Este es el primer y único santuario en el que se hace

un turismo sostenible, los animales no son maltratados

y están intentando ser recuperados del maltrato que han tenido

en sus anteriores trabajos.

Este elefante llegó hace tres meses al santuario.

La pobre había estado transportando mercancías con un arnés,

después estuvo trabajando haciendo trekking.

Cuando llegó al santuario, llegó lleno de heridas en el cuello,

apenas podía moverse.

Poco a poco se está recuperando

y ya la vemos que interactúa con naturalidad con las personas.

¿A qué te dedicas tú?

Al tema del marketing "on-line".

Trabajo con varias agencias de viajes

y nos dedicamos al tema de cruzar la frontera.

Ahora trabajamos para una de las tres agencias

que consigue los permisos para cruzar de India a Tailandia.

Vamos a recoger a mi mujer,

que trabaja de profesora con niños de cuatro años tailandeses.

(Habla en inglés)

Esta es mi mujer, Lauranne.

-Hola. Hola.

¿De dónde eres tú? De Francia.

Les voy a decir adiós a los niños y estoy con vosotros.

Ya tenemos la clase para nosotros.

Tus clases son intensas contigo. Sí, sudando.

Los niños saben hablar inglés cuando tienen tres años,

en España y Francia no pasa.

-Es la zona del centro histórico de Old Phuket Town.

El gran dragón dorado,

aquí es donde los tailandeses celebran el año nuevo chino.

Phuket fue una colonia bastante importante de Portugal

y son de estilo portugués,

diferente al resto de arquitectura que hay en el país.

Aquí es donde los tailandeses hacen su vida

y tienen los precios más locales, no es tan turístico.

¿Qué hacías en Málaga? Me dedicaba a la electrónica.

¿Cuándo te dio el chispazo?

Cuando la conocí a ella.

Con el perro había querido viajar, pero tenía un poco de miedo.

-Yo lo tenía claro, no íbamos a dejar al perro,

así que nos fuimos con el perro.

-Como el que tiene un niño. Nos lanzamos a la aventura.

Nos vamos en moto,

que aquí es la única forma de moverse con este tráfico.

Os he traído al mercado de los gitanos.

Este es el durián, la llaman "el rey de las frutas".

Dicen que es muy sabrosa. -Está prohibido por el olor.

Huele fuerte.

¿Te gusta?

No me gusta nada.

No me lo puedo comer.

Aquí es donde te venden el pescado, el marisco, todo el producto fresco.

En frente es donde te lo cocinan al peso.

¿Se paga aquí?

Pagas por el cocinado, pagas en los dos lados.

-Dos euros para que te cocinen un kilo de comida.

-Antes de comprar,

negocias el precio y pactas lo que te interesa.

1.300 el gambón. Unos 30 euros.

¿30 euros el kilo? Sí, sí.

No es que se barato.

Producto fresco, de calidad, de la bahía,

pero es precio de mercado.

Nos lo van a cocinar con un poco de ajo y pimienta

y frito.

Luego nos vamos a tomar unas gambitas a la plancha,

en la barbacoa.

Luego tenemos unos mejillones,

si os parece, nos los tomamos como se lo toman aquí,

con chili, un poco de picante.

¡Qué pinta!

Vamos a probar las delicias del mar.

-Antonio, tú como siempre.

¿Yo? Si yo no como.

Bienvenidos al Big Buda.

Este es el Buda más grande de Phuket,

es un buda de 45 metros,

esta es la segunda colina más alta de la isla.

Este buda está construido con mármol de Birmania,

un mármol especial,

que se supone que brilla bastante más que el habitual.

Phuket es la isla más grande de Tailandia,

de punta a punta pueden ser 50km.

Aquí hubo un tsunami.

En 2004, arrasó gran parte de la costa de Tailandia,

incluido Phuket, fallecieron bastantes personas.

La gran mayoría de la costa acabó arrasada.

A ver si nos dan la bendición y conseguimos buena suerte.

Las pulseras no te las puedes quitar.

Hasta que no se te caiga tiene que estar contigo siempre,

que te está protegiendo.

Estos son los bloques de mármol,

que podemos comprar para ayudar a la construcción del Big Buda.

Podemos comprar un bloque y podemos firmarlo.

¿Te parece si dedicamos uno a "Españoles en el mundo"?

Aquí está la piedra de mármol que va a sujetar este Buda

por parte de "Españoles en el mundo".

Gracias a Javier y a Lauranne.

Bienvenidos a nuestra pequeña humilde morada.

Estamos de alquilar, pagamos barato.

Al cambio son unos 150 euros.

Antes de nada, te quería enseñar

una cosa más importante que nuestra casa,

que es el coche que nos trajo hasta Tailandia.

Con 20 años que tiene, con este coche nos hemos recorrido

medio mundo hasta venir a Phuket, desde Málaga.

-Diez meses de viaje para llegar hasta aquí.

Y todo fue por vuestra perrita. Por nuestro perro, sí.

Falleció este verano, pero nos ha acompañado 11 años,

un montón de aventuras inolvidables.

Este es el perro adoptado, el perro tailandés.

La raza típica tailandesa es el Thai Ridgeback,

que es autóctono de aquí.

El lomo lo tiene a contrapelo.

Es de un salón de masajes tailandés de al lado,

se supone que es el guardián del salón de masajes,

al final siempre está guardando nuestra casa.

Esta es nuestra vecina, de Barcelona, Montse.

Encantado de conocerte.

Igualmente, encantada de que estéis aquí.

No llevas tatuajes. Que va.

¿Te los hecho en Tailandia? Unos cuantos, sí.

Otros me los han hecho amigos, todo el mundo.

Tengo este estudio de tatuajes hace nueve años,

mi marido es el tatuador, tailandés.

Este es Tom, mi marido, y el tatuador.

¡Hola, Tom!

¿Hablas español? No.

-Todos los turistas se quieren llevar un souvenir de toda la vida.

"Tattoo magic" son los sagrados, se lo hacen muchísimo.

Sale más económico que en Europa.

¿Cómo conociste a Tom? De fiesta.

Hablando, como él es tatuador

y yo tenía un estudio de tatuajes en Barcelona,

conectamos y, poco a poco, montamos nuestro estudio

y aquí estamos.

Hasta luego. Adiós.

¿Qué tenéis pensado en el futuro?

En principio, queremos volver a España

conduciendo de nuevo y tener niños, ya nos toca.

-Sí, tener niños.

-Aquí tenéis vuestra playa,

cuando queráis, aquí está Phuket para vosotros.

Cuidaos mucho. Gracias.

Adiós, guapos. Chao.

No te escondas, nena.

No puedes.

¡Sí podemos!

Preparados, listos, ya.

Mira, este ni suda.

¿Por qué no me proteges a mí?

Porque ya estás bien protegido por tu amigo Javier, el cámara,

que es un crack.

¡No puedo!

¿Cómo subo, hijo de tu madre?

Ahí está nuestro cámara comiendo por fin.

¿Cómo te sabe la comida?

No tienes palabras, sigue.

¡Qué bonito! Se me saltan las lágrimas.

  • Tailandia

Españoles en el mundo - Tailandia

06 feb 2018

Tailandia atrapa al viajero con una oferta turística rica y variada. Es un país budista que transforma sus ritos en una explosión de color, sus resplandecientes templos en acogedoras mansiones, y sus estatuas de buda en motivo de paz y sosiego tanto en entornos rústicos como en los más modernos.
Españoles en el Mundo recorrerá Bangkok, la abarrotada y caótica capital del país, con sus canales y famosos mercados; pueblos ancestrales donde se cultivan arrozales y donde los elefantes se desplazan por las selvas. Y se deleitará con la delicada y generosa gastronomía tailandesa en los puestos de comida de los mercados de Bangkok y en tenderetes y marisquerías de Phuket.

ver más sobre "Españoles en el mundo - Tailandia" ver menos sobre "Españoles en el mundo - Tailandia"
Programas completos (246)
Clips

Los últimos 2.060 programas de Españoles en el mundo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Teto Salou

    Hola! me podrian explicar como se añaden los programas de la web al apartado favoritos? Estoy registrado pero no veo ningun boton para agregarlo a la lista...

    05 abr 2018
  2. Andi

    Amo este programa!

    17 mar 2018
  3. Pedro

    Excelente, y me viene como anillo al dedo,el miércoles me voy a Tailandia.... a tomar notas. Gracias

    11 feb 2018
  4. 08 feb 2018