www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4698338
Para todos los públicos España a ras de cielo - España de mil colores - ver ahora
Transcripción completa

Hoy, conoceremos la riqueza

de los recursos naturales de España a través de sus colores.

Rojo, el intenso color de las médulas,

donde los buscadores de oro del siglo XXI me enseñarán sus secretos.

La fiebre del oro existe. -Es como descubrir un tesoro.

Azul.

Descenderemos el río Cinca junto a los navateros,

siguiendo una peligrosa tradición.

¡Remad más fuerte!

¡Sigue, sigue!

Verde, la salvaje tonalidad de la selva de Irati.

Nos adentraremos para ver cómo se talan árboles de más 20 metros.

¡Árbol va!

Y donde, además, asistiremos a un pacto ancestral

entre franceses y españoles nunca visto antes en televisión.

La palabra es palabra en el monte en beneficio de los que nos sucedan.

Y blanco.

Volaremos sobre el impresionante mar de plástico de El Ejido.

Descubriremos la huerta de Europa.

¡Oh!

Esto es "España a ras de cielo".

La naturaleza ha sido muy generosa con España en cuanto a recursos.

Rojo, negro, verde, azul y blanco.

Son los colores donde se esconde esa riqueza.

Vamos a contemplar

cómo transformamos nuestros valles, desiertos, montañas y ríos

al aprovechar los recursos de nuestra geografía.

Hoy, en "España a ras de cielo", les sacamos los colores a nuestro país.

Comenzamos el viaje sobrevolando la comarca de El Bierzo.

Hace 2000 años, España sufrió una auténtica fiebre del oro.

Los romanos descubrieron el mayor yacimiento del imperio

en la población de Las Médulas y lo explotaron durante 300 años.

Deshicieron las montañas con agua y el resultado de tal obra

es este impresionante paisaje rojo que parece de otro planeta.

Ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

Voy a descubrir

cómo consiguieron los romanos realizar estas excavaciones.

Me espera una apasionante jornada

junto a un experto en ingeniería romana, Roberto Matías.

Hola, ¿qué tal? ¿Roberto?

Hola, ¿qué tal? Qué ganas de conocerte.

¿Ese es mi caballo? Sí.

Vamos. ¿Adónde me llevarás?

Vamos a ver esta maravilla. La mayor mina en el mundo antiguo.

Eso quiero verlo. ¡Oh!

¿Por aquí? Por ahí arriba.

Roberto, ¿qué es esto?

Cientos de millones de m3 movidos por la mano del hombre.

Cortando la montaña con chorros de agua.

¿Cuánto llegaron a sacar?

Se habla de muchas cifras. Está por determinar.

Nos dijeron unos datos de 20 000 libras de oro,

que son seis toneladas al año.

¿Y quedará algo para mí? No. Los romanos se lo llevaron todo.

Resulta impresionante ver desde fuera

cómo la mano del hombre ha sido capaz de desmoronar una montaña.

Nos acercamos a una zona donde es posible ver su interior.

Qué rojo, ¿no?

Rojo. Arcilla. Como la de los potes de siempre.

Imaginaos el agua corriendo por aquí

Sacando el barro y socavando la montaña.

Y va abriendo toda la montaña.

La va abriendo. La montaña se descalza.

Y cuando pierde la consistencia... De golpe.

Hacemos una reconstrucción

de cómo era la montaña antes de que la deshicieran los romanos.

Con un ruido impresionante, una avalancha de piedra.

Y cuando caía la avalancha, ¿qué hacía? ¿Descendía al río?

La tierra se caía, porque estaba mojada y hay pendiente

Y ella sola iba bajando. Como las riadas actuales, pero controlado

Los romanos aplican la naturaleza para explotar el yacimiento.

Era una de las minas más importantes del Imperio Romano.

La más importante.

¿Cuánta gente trabaja en esta mina?

El mito de los miles de esclavos a pico y pala... Olvidémoslo.

¿Cuál es la realidad? El agua, simplemente.

¿Cómo consiguió entrar tanta agua?

Los ríos que circundan llevaban canales hasta ellos.

600 kms de canales.

¡Qué bueno, esto!

Tras las palabras de Roberto,

me han entrado ganas de conocer desde dentro

los canales por donde circulaba el agua.

Cuesta subir, ¿eh?

El suelo sería eso.

Eso mismo que ha bajado,

porque, por debajo, los romanos quitaron el terreno con el agua.

¿Por qué eligen este sitio?

Porque a este yacimiento, cuando le daba el agua,

arrastraba partículas de oro y, siguiendo los ríos, llegaban aquí.

Pues disfrutemos de este rato un momento tú y yo.

Pero ¿qué ha pasado con el oro que había en estas montañas?

¿Terminaron los romanos con todo?

"Esta extracción se ha intensificado modernamente

porque el oro ha subido de precio

y porque la extraordinaria pureza que se obtiene

pasa de los 22 quilates".

"Este obrero ha logrado una buena pesca".

"Comprueba su hallazgo y llama a sus compañeros".

"No se ha dado mal".

Aunque parezca mentira,

me han contado que es posible encontrar oro.

Y lo curioso es que los buscadores de oro del siglo XXI

usan los mismos métodos que hemos visto en las películas.

Una batea.

La fiebre del oro existe.

Cuanto mayor sea la pepita, más valor tiene.

Esperas que te salga otra.

Y es un pique.

-Es como descubrir un tesoro.

Algo que está oculto desde hace miles de años,

poderlo descubrir. -Es un tesoro.

-Hay otra pepita buena aquí de 2 mm y medio.

-Ahora.

Muy bien, sí, sí. -¡Qué grande!

¡Qué pasada! Es sensacional.

-Una botella de litro llena de oro pesa 20 kilos. Tiene mucha densidad.

La visibilidad del oro es bonita.

Cuando lo ves, te enamora.

Dime quién se va a enterar.

¡Ey! Como él no respondiera...

Igual llevan aquí debajo 2000 años o más.

Está bajo los sedimentos, como el primer día.

-No se pudre, no.

-Vaya batea, ¿eh? -Dios, qué bueno.

-En una sola. -Mira.

-Estas son pepitas, porque superan los 3 mm.

Incluso lo podemos coger.

Con seis pepitas como esta tienes un gramo.

Son 50 euros de oro.

-Lo que haces es, primero, separar las piedras gordas

para hacer más fácil el bateado.

Entonces, lo que hacemos, es ir al agua

y ya, con el agua, removiendo,

batear el resto de la tierra

para que las pepitas de oro vayan al fondo de la batea.

Estoy siguiendo la rivera del río Sil

y ya escucho a los buscadores de oro.

Hola. ¿Qué? ¿Buscando oro?

¿Puedo coger una?

¿Quiere probar? Sí.

El oro pesa más que la arena y queda debajo del todo.

Esa forma de vibrar es buena. ¿Sí?

Sí.

Qué rápido aprendo cuando busco oro.

Entonces, ha ido bajando el oro hasta el fondo

Hay que intentar sacar la tierra estéril para fuera.

La forma de sacarla es mediante un oleaje artificial.

Ahora entiendo. Para que salga la tierra.

A ver si le sale una pepita como esta. Mira qué grande.

¡Ah, es un garbanzo! Que no me engañen con el oro.

Como él no respondiera y ella tal y tal y cual.

Más bien de mala manera,...

Pero tú tienes una batea... Esta tiene su...

¿No? Antigüedad. Sí. Tiene unos 150 años.

¿150 años? Aproximadamente.

¿Qué me dices? ¿Quién cogía oro? Mi madre.

¡Qué bueno!

La primera que lavó el oro en Galicia.

Cuando lavaba ella el oro, yo era un chavalín de cinco o seis años

En aquella época, ¿se cogía cantidad?

Pues dos, tres, cuatro o cinco gramos al día.

Tengo el recuerdo.

¡Mecachis! Todo era poco para vender.

¿Cómo es el proceso? Cuéntame entonces.

Extraías la tierra. Se lavaba. Y quedaban los restos aquí.

Para después juntar el oro, se le echaba el mercurio.

Era el azogue.

Cogía un palito

y se le daba vueltas hasta recoger todo el oro.

El oro se quedaba en esta bolita.

¡Hala, vamos allá!

Entonces, se cogía este trapito y se echaba la pepita esta

para que el mercurio saliera de la pepita

y el oro quedara todo junto. Sí.

Se daba vueltas, así, así, así.

Hasta que el mercurio salía para el plato.

Y se volvía a aprovechar. Deshacíamos el trapito.

Y ahí aparecía la bolita de oro.

¿Sabes qué? Que me la llevo.

Su madre, ¿por qué buscaba oro?

Por necesidad. Por necesidad.

Eran diez hermanos y, entonces, había que comer.

¿Les llevaba mucho coger oro? Mi madre estaba todo el día.

¿Dónde lo vendían?

Venía un platero todas las semanas o casa mes.

Y venía por el pueblo y nos juntábamos.

Porque en el pueblo había unos diez o doce

que lavaban el oro.

Gracias. De nada.

(TODOS) ¡Adiós!

Durante siglos,

el oro fue el recurso que se explotó.

Ahora, el color dorado ha sido sustituido por el negro

de una de las pizarras de mejor calidad

y que se extrae de las canteras de esta zona de El Bierzo.

Hoy seremos testigos de una impresionante voladura

que fracturará la ladera para dejar al descubierto la pizarra.

Lo que vamos a mover son unas 6000 toneladas de roca.

Y la pizarra estará a continuación.

Vamos a pegar una voladura. Hemos comprobado la maquinaria.

Todos los accesos están cortados.

Están ya cargando

el explosor. Acaba de conectar.

Y vamos a darle a la manivela,

que nos va a sacar la voladura en unos segundos.

Adelante, Paco.

El sonido se ha escuchado en todo el valle.

Pocas veces hemos visto la voladura de una montaña,

pero desde el aire es más impresionante.

Todas estas toneladas de pizarra tienen un destino:

convertirse en las mejores tejas y pavimentos del mundo.

Tenemos la mejor pizarra del mundo. Somos los mayores exportadores.

La empresa la empezó mi padre en los 60.

Fue un visionario de este mundo, porque fue el primero en exportar.

En los años 60 tuvo mucho auge.

Y en los 80,

España se convirtió en el país mayor productor y exportador de pizarra.

Por ejemplo, en el pueblo donde estamos,

hay 1900 personas censadas.

Pues 1600 viven directa o indirectamente de la pizarra.

Esta zona genera mucha riqueza. Mi padre estaría muy contento.

Hemos comprobado cómo las montañas son fuente de riqueza

gracias a los materiales.

Hoy en día,

hemos pasado del color rojo de la época de los romanos al negro.

Porque si hace dos milenios era oro lo que se conseguía,

ahora se extrae pizarra, tiñendo la zona de un espectacular color negro.

Por fin ya dispondré,

por fin pasaré a la acción.

Si hay un color que nos remite a la vida es el azul.

Porque está asociado al agua, donde nace la vida.

En el cielo, luz,

y en mis brazos, tú.

Por el Pirineo Aragonés, dentro del parque nacional de Ordesa,

discurre el río Cinca,

que ha dado actividad a los pueblos que nacieron en sus orillas.

Desde hace 500 años, los pobladores de la zona vivieron en el río.

Les servía para llevar los troncos de los árboles.

"Un día son lanzados al agua, iniciándose así la maderada".

"El transporte fluvial clásico, antiquísimo,

de los pinos desde las sierras casi inaccesibles

hasta cerca de la capital, centro de distribución de la madera"

"14 kms de río cubre el transporte fluvial recogido en esta película".

"14 kms de cabeza, cola de la maderada,

salvando con rudimentarias obras de ingeniería,

llamadas adobos, los trayectos escasos de agua

o los pasos difíciles".

Los oriundos de la zona crearon embarcaciones

para transportar esos troncos, llamadas navatas.

Hoy, vamos a retroceder en el tiempo

con un grupo de apasionados navateros

que revivirán una peligrosa aventura.

Descender en balsa por el río Cinca como lo hacían sus antepasados.

Conozcamos a Joaquín Betato,

uno de los principales impulsores de recuperar la tradición navatera.

Para nosotros,

los que en su día recuperamos la tradición del oficio,

queremos sentir dentro el sufrimiento y las penurias

que pasaron todos nuestros ancestros para conseguir lo que tenemos.

Era duro,

porque eran días enteros bajando a otras tierras

para ellos desconocidas, dejando a sus familias aquí.

Y luego subían andando.

Tú imagínate, si desde aquí hay 400 kms

hacia la desembocadura del río en el mar Mediterráneo,

y subían andando.

Vale, venga. Va.

Todo esto lo hacemos para evocar

y para recordar a los antiguos navateros,

que realmente se jugaban la vida.

Muchos de ellos no sabían nadar, es increíble.

Y bueno, cada año nosotros hacemos la representación,

pero lo pasamos bien y aprendemos. Y nos da un poco de vida.

El oficio de navatero se ha extinguido

y quedan pocas personas que puedan contarnos cómo era la profesión.

Uno de ellos es Domingo Tomás, un hombre que, a sus 90 años,

sigue recordando sus aventuras navateras como el primer día.

¿Por qué te metiste a navatero? -Porque vas a Barbastro, a Tortosa.

Vas por ahí. Lo tenía todo visto.

-Lo que querías es ver mundo. -Sí.

-Ver mundo, los pueblos, cómo era el exterior de los valles pirenaicos

-Y me gustó mucho.

Domingo, ¿qué te parece?

¿Hacemos bien las cosas? ¿Conservamos la tradición?

-Enseguida lo hicisteis como se hacía.

Fuiste uno de los que más habéis colaborado

y habéis estado al frente.

-Seguiremos adelante con lo que nos enseñasteis.

¡Vamos con el tronco!

Perfecto. Venga, vamos allí. Muy bien.

En esta zona, hablar del río es hablar de vida.

Yo, en mis venas, si ahora me cortara,

yo creo que saldría agua, saldría un color azul.

Pero no de sangre real, sino un azul del río Cinca,

porque tiene unos colores azules maravillosos.

Todo está listo. Vamos a ser testigos de su aventura.

Los navateros repetirán la tradición,

descendiendo las aguas del Cinca.

¡Vámonos! -Nos vamos.

Bueno, ya estamos en el agua. Primera prueba, conseguida.

El primer tramo parece sencillo. Van confiados,

aunque su suerte depende de dos troncos que hacen de timones.

Sus antepasados lo hacían por dinero.

Ellos lo hacen por continuar la tradición.

El peso de la balsa hace que los movimientos sean lentos

y deben adaptarse a la corriente.

Cualquier paso en falso provocaría una caída.

Perfecto. Ya lo vamos encauzando.

Vamos de cabeza. Hacia la derecha.

Venga.

Ahí. Venga. Cuidado, no te caigas.

Muy bien. Venga, moviendo al revés.

Más, más, más.

Rápido. Con los remos. Venga.

Venga.

Venga. ¡Más, más! ¡Sigue, sigue! ¡Sigue!

Eso es lo que te digo.

Vale, tranquilos. Para atrás. Tranquilos.

Tranquilos, tranquilos, tranquilos.

A mitad de recorrido,

los navateros encallan su embarcación con una piedra.

Deben aunar sus fuerzas para superarlo.

Oye, Juan, ¿lo atamos?

¡Pon un verdugo!

-¡Ahora, ahora! ¡Ahora va!

Gracias a su habilidad, consiguen sortear el obstáculo

y seguir el recorrido hasta el final.

Sus antepasados pueden estar tranquilos.

Gracias a ellos, esta tradición sigue viva.

Y nosotros podemos revivir aquellas arriesgadas travesías.

"La barca ha embarrancado".

"No es raro que esto suceda,

sobre todo en los tramos anchos y poco profundos del río,

que dejan ver las grandes piedras que forman".

Las historias de los navateros

han quedado reflejadas en imágenes como estas.

30 años después, volvemos a reunir a uno de sus protagonistas

con el director del documental.

Mi cariño por el río Cinca nació por el año 81,

cuando empezaba a rodar mis primeros documentales.

El yeso en San Juan, luego las navatas.

Pero tú has tenido otro cariño al río,

porque tus pies casi nacieron en las aguas del Cinca.

-Sí que me crié en el río.

En el pueblo donde nací no había niños de mi edad.

Y pasaba muchas horas solo por estas enormes laderas,

por estos pedregales pescando, nadando,

mirando el agua...

Entonces, siempre he sentido una vinculación muy especial

no solo con este río, sino con todo.

Y cuando se deshace la nieve y el río crece mucho,

coge ese color plateado y es el tiempo de las navatas.

Por eso, para mucha gente de la tierra baja,

la primavera la traían los navateros

Veían aparecer la silueta de los navateros

que bajaban y eran la alegría, porque se había acabado el invierno.

-Empezaba la primavera

y el movimiento de madera hacia el Mediterráneo.

Las riadas dejan mucha leña.

Ahora, eso no tiene ninguna importancia, porque nadie la coge.

Pero recuerdo que, cuando era niño,

nada más pasar la riada, rápidamente íbamos todos

al río y, cada casa, iba marcando los troncos

que había visto para guardárselos e ir a buscarlos después.

Se cogía mucha leña del río.

Siempre digo que el río iba mal

para los huertos, porque arrastraba la leña y se la llevaba.

Pero iba bien para la cocina. Daba leña para el fuego.

Nuestra aventura continúa 50 kms río abajo,

en el embalse de El Grado,

donde el color azul del Cinca se vuelve más intenso.

Cuando se construyó, hace más de 40 años,

tenía el objetivo de cambiar la vida de los habitantes del alto Aragón.

"El ministro llega a la cabeza del embalse de El Grado".

"Con el de Mediano situado aguas arriba,

está previsto para la regulación de los recursos hidráulicos del Cinca".

"De los 25 kms que tendrá el canal del Cinca,

están terminados los cinco primeros"

"De él se derivan ocho acequias que regarán 12 000 hectáreas".

"Unidas a otros tramos, totalizarán más de 100 000".

La construcción de esta presa transcurrió en once años.

Para saber más de la obra vamos a conocer a Ramón Latorre,

un hombre que trabajó en su edificación.

Esta presa inició en el año 1958.

Conforme se iba avanzando, venía más gente a trabajar.

Llegó un momento, creo que fue el verano del 66,

en que se estuvo hormigonando las 24 horas.

Había tres turnos de gente trabajando las 24 horas.

Y fue ese el momento de más trabajo.

Yo calculo que estaríamos sobre 1000 personas.

La zona del alto Aragón era una zona de secano

con una pluviometría muy pequeña.

Las cosechas eran malas.

Y lo que pretendía y se ha conseguido

es transformar una zona semidesértic

es una zona fértil y regable.

Ahora mismo, se están regando 150 000 hectáreas.

Gracias a esta obra de ingeniería,

hoy se puede regar casi la totalidad de la provincia de Huesca,

donde se cultivan frutas, hortalizas y verduras.

Desde hace siglos, de estas aguas azules del río Cinca depende

la supervivencia de los habitantes de estas tierras.

Lo que antes era lucha y sacrificio

hoy se ha convertido en aventuras teñidas de nostalgia.

Si les preguntaran por una gran extensión de color blanco,

probablemente imaginen una montaña nevada o unas salinas.

Pero hoy les hablo del plástico.

Tengo a mis pies el mayor mar de plástico del mundo.

Y en el centro, su pueblo, El Ejido.

Tiene una extensión similar a la de Madrid.

Hoy lo veremos como nunca lo han visto, a ras de cielo.

Estamos ante el monumento más grande del mundo

dedicado a la huerta española.

El Ejido cuenta con una localización privilegiada,

con más de 3000 horas de sol al año, pero con 2 problemas:

"la escasez de agua y los fuertes vientos".

"Para entender cómo los superan y producen 2 cultivos al año,

hemos quedado con Lola Gómez que nació entre plásticos

y tiene una de las empresas más ecológicas de Almería".

¿Tiene alguna justificación o explicación

el que hayáis puesto tanto plástico para el cultivo?

Sí. Por una razón fundamental, porque somos una tierra muy árida,

con mucho viento, más de 100 días de viento al año.

Y ese viento dañaba los cultivos.

Pero gracias a los invernaderos, el viento ha pasado de ser un problema

a ser nuestro principal recurso junto con el sol.

Ahora, abrimos los plásticos, el viento entra

y saca toda la humedad que las plantas producen

cuando transpiran el agua que cogen.

Habéis descubierto que, cubriendo las plantas, la producción mejora.

Sobre todo, ahorramos muchísima agua.

Porque el agua no se evapora, se queda dentro.

Pero bueno, Lola, ¿qué hay aquí?

Pues es la selva que comenté antes. El Amazonas.

Sí. El Amazonas. Es impresionante.

El tamaño de las hojas del pepino es increíble.

¿Ese es el pepino? Esto es pepino.

Qué de pepinos, ¿no? Sí, sí, sí.

Claro, esto es... Bueno.

Es impresionante, Lola.

Es una auténtica selva. Pero selva selva.

Una de las razones por las que entramos aquí es

para intentar, con esta lupa cuenta hilos,

ver un poco si hay insectos

o puestas de huevos. ¿Puedo ver?

O de larvas. Sí, sí.

Claro, claro. Nítidamente. Se hacen controles semanales

de los niveles de plagas y de los niveles de insectos auxiliares.

Porque aquí no usáis... ¿Insecticidas?

Sí. No.

Normalmente, hace años que no se utilizan.

Hemos visto que los insectos que se comen la planta son herbívoros.

Se buscan insectos carnívoros que se los coman.

Sin insecticidas. Que el cultivo sea completamente saludable.

Qué bueno. Qué sabiduría a la hora de tratar

los productos naturales. ¿Qué tamaño alcanzan?

Podemos cogerlo. Ni siquiera tiene la semilla desarrollada

porque está creciendo, es tierno, es jugoso.

¿Lo puedo probar? Sí, por supuesto.

Mmmm.

Sabe a pepino. A pepino, pero dulce.

Sabe a pepino. Pero no está amargoso.

Está estupendo. Con sal y aceite de oliva...

Ya entiendo que toda Europa consuma estos pepinos, los de Almería.

Sí, sí. De El Ejido.

Todos los países europeos, pero, principalmente, Alemania.

Esta variedad no se suele consumir en España, sino en el extranjero.

Casi el 100% se exporta a todos los países europeos.

¿Vamos a probar más productos? Sí.

¿Podemos ver los tomates? Sí.

Adelante. Vamos allá, Lola.

-"No es directo".

"Saber mirar la luna y buscarlos dentro".

"Que no hay ningún secreto".

-Vamos a ver un invernadero un poco más tecnificado que este.

¿Sí? Es bastante más moderno.

¿Te ayudo?

Al entrar, lo primero que notas es el olor a tomate de verdad.

Me ha llamado la atención, esto huele a tomates.

Hoy en día, casi ni en las fruterías huele el tomate a tomate.

Sí, sí. Podemos coger perfectamente uno de los brotes.

Esto se debe quitar porque son los brotes que echa la planta.

El olor.

Bueno, bueno.

Qué rico. A tomate.

A tomate total. Pero si es la hoja.

Dan ganas de comérsela.

Un poco de sal y aceite y me la como.

Las tomateras no están dentro de la tierra.

Las tomateras están dentro de estos contenedores.

¿De acuerdo? Sí.

Se riegan con estas gomitas.

De este gota a gota, cuando pase un poco,

lo que la planta no toma saldrá por unas rajas que tiene la jardiner

y por este canal se va a una tubería

Y después, recuperamos el agua y los nutrientes.

Se vuelve a aprovechar. El 100% del agua se reutiliza.

Y eso genera un ahorro de agua, de nutrientes.

Económicamente, como empresa, es importante.

Pero lo más importante es el tema medioambiental.

No contaminamos el subsuelo con restos de fertilizante.

Fenomenal. Veo que es una tierra como distinta,

como muy marrón. ¿Es por algo?

Esto no es tierra realmente, es pelo de coco.

Es la fibra,

los pelos que tienen los cocos. Sí, sí, sí, sí.

Es la tierra que utilizamos en los contenedores.

Lo mejor de todo es su origen.

Se lo compramos a la industria del automóvil el pelo de coco.

La industria del automóvil compra el coco, vende la carne y el agua

y utiliza la concha para los salpicaderos.

La concha del coco es dura, pero no pesa, es "light".

Y utiliza las fibras largas para los asientos de los coches.

El resto de fibras se tiraban.

Ahora, se secan, se deshidratan durante 2 años al sol y se pican.

Y es el sustrato que usamos. Es sostenible al 100%.

Es un subproducto de otra industria y es orgánico y biodegradable.

-"El color de las flores no es blanco y negro".

"Nos subimos a los techos de los invernaderos".

-"Vienen del cielo".

"El contraste de colores que se ven es único".

"El amarillo de las montañas desérticas,

el blanco de los plásticos y, al fondo, el azul del Mediterráneo".

"Desde arriba, el blanco es más impresionante aún".

"No me extraña que Pedro Duque asegurase

que los invernaderos de Almería son

una de las dos únicas obras humanas visibles desde el espacio".

"La otra es la muralla china".

"¿Cuál es el secreto de su color? ¿Por qué tan blancos?".

Esto es un paseo por las nubes.

Por el mar.

¿Por qué de blanco? ¿Cuál es el motivo?

Se pinta de blanco porque es un color que sombrea,

que da fresco.

Como se blanquean las casas andaluza para que estén frescas.

Es una cosa muy curiosa.

Durante los meses que más se calienta el planeta,

reflejamos luz y calor y evitamos calentamiento.

Somos una micro-Antártida.

Gracias al blanqueo para que las plantas estén frescas,

evitamos que se caliente la comarca.

"Dejamos un rato a Lola, le visitan unos agricultores australianos

que han recorrido medio mundo para aprender cómo se cultiva".

-"Si no vienes a verme, me vuelvo loca".

-"Haces que la vida se me vuelva de colores".

"Es el momento de indagar en cómo se produjo este espectacular cambio

en la provincia de Almería".

"Vemos que la región de Almería siempre tuvo tradición agrícola".

"Pero solo cuando cambió el método de cultivo

y se construyeron estos invernaderos aumentó la producción".

-"Haces que la vida se me vuelva de colores".

"Nos espera Pedro Ruiz, un auténtico testigo de este cambio".

"Más de 50 años dedicados a tomates, sandías, pimientos y habichuelas".

"Pedro trabaja en el campo desde los 12 años".

"Aunque ahora esté jubilado, todavía disfruta paseando

por las calles de plástico de El Ejido".

Has visto cómo ha empezado todo esto, ¿no?

Esto era una zona donde...

Era muy seca, no había mucha agua.

Pero había unos parrales

de uva de mesa.

A partir de los años 60 y tantos ó 70,

dejó de tener valor adquisitivo la uva.

Así que la gente empezó a cortar las parras

y a dejar las cepas anuladas.

Y a las mismas estructuras de esas parras

se pensó echarles plásticos encima

para cortar los vientos.

¿Y así empezaron los invernaderos? Y así empezaron.

(NARRA) "No hace todavía 20 años, esto era un desierto".

"La tierra era pobre y los vecinos de la veintena de casas de El Ejido

en la década de los 40 rozaban la miseria".

"La gente se apañaba con una economía de subsistencia".

-Y ahí se metió la familia.

En la actualidad, todavía el 70% son explotaciones familiares.

Familiares.

Y esto habrá traído mucha riqueza al pueblo.

Trajo tanta riqueza

que fue el pueblo que más creció entre los 80 y 90 de toda Europa.

Es más,

llegó un momento en el que tuvo 38 entidades bancarias.

¿Distintas? ¿De distintos bancos?

Estaban todos los bancos europeos aquí.

Teníais mucho dinero.

En la actualidad, esto todavía tiene una producción

de entre 1500 y 1600 millones anuales.

En exportación.

Sin contar los porcentajes del mercado nacional.

Exactamente.

Has visto el cambio drástico que pegó esto.

En todos los aspectos.

Es un pueblo puro puro puro de emigrantes.

Y no me refiero solo

a los no nacionales, sino a los nacionales.

Aquí había empleo.

Se generaba mucho trabajo.

Hubo un momento, entre los 80 y los 90

y los 90 al 2000,

en el que nos quitábamos el personal Unos a otros.

unos a otros.

Por falta de personal. Fíjate. Quién lo pillara ahora.

Por Dios.

"Ya hemos visto cómo se cultivan las hortalizas

que alimentan media Europa y nos han contado cómo Almería pasó de tener

una pequeña huerta en un desierto a una gran zona de cultivo".

"Volvamos con Lola para probar sus deliciosos productos".

Cuéntame algo de ti. Hemos visto todo lo que hacéis.

Pero ¿dónde empieza esto?

Empieza prácticamente desde que nací.

Tenía 3 años cuando mi padre hizo el primer invernadero.

Y no se me olvida.

Para mí, el plástico, esa construcción era

muy impresionante.

Y el recuerdo cuando me iba con mi madre a la finca.

La mañana que entramos bajo el plástico,

porque todavía estaba al aire libre, eso se te queda aquí.

Y ya no se te borra.

Tuve la suerte de conocer a una persona con 15 años, a mi marido.

Él sí hizo Formación Profesional Agrícola

y me enseñó a saber por qué hacer las cosas, a amar a las plantas,

a saber por qué debemos hacerle eso para que vivan mejor.

Cuando tienes esta plantación, de la que hablas como si fueran tus hijos,

¿uno duerme tranquilo?

Sufres por ella igual que por tu hijo.

Cuando tienen catarro, ¿no? Exactamente.

Es igual. Cuando ves que tienen un problema de cualquier enfermedad

o cualquier plaga, pues estás sufriendo.

Dices: "Dios quiera que lo que he introducido sea efectivo,

se desarrolle y se coma la plaga". Claro que es un sufrimiento diario.

Muchas gracias. Ha sido un placer compartir este rato contigo

y ver tu pasión por esto.

Ha sido un placer.

Oye, Lola, probaremos un poco todo esto, ¿no?

Por supuesto. Tiene una pinta exquisita.

"Probamos estas delicias recién sacadas de la huerta".

"Es curioso lo que hace el hombre con la naturaleza

para optimizar sus recursos y conseguir más alimentos".

"Estos cambios también modifican el paisaje

transformando el amarillento de las áridas tierras

en un intenso blanco que se ve desde el espacio".

"Y ahora, pasamos del blanco de El Ejido

al intenso verde de la selva de Irati".

"Volamos sobre el pirineo navarro, cerca de la frontera con Francia".

"Estamos en la selva de Irati, el bosque más grande de España".

"Un manto verde de 17 000 hectáreas,

2 veces la superficie de la ciudad de Barcelona".

"Aezkoa es uno de los cuatro valles de esta selva".

"Aquí nos espera Josetxo, un hombre que lleva más de 60 años

dedicado a un negocio muy poco conocido, la madera".

"Junto a él, vamos a descubrir cómo se talan los árboles

de más de 20 metros de altura".

Vamos a talar aquí

2100 y pico árboles

con una cubicación de 1500 metros cúbicos aproximadamente.

El lote se lo sacan en subasta.

Hacen una subasta en la que convocan a los maderistas.

Al mejor postor se lo adjudican.

¡Ahí!

¡Árbol va!

Oh.

Árbol va.

Yo llevo aquí con la madera desde que me salieron los dientes.

Mi padre era maderista.

Y yo dejé los estudios. Hace 60 años o así.

Y va a ser la tercera generación.

Creo que, en Navarra,

no hay ninguno

que sea de tercera generación.

En los 60 años que yo conozco, en este punto, donde estamos ahora,

habría que venir a pie, con caballerías,

con machos y demás, a hacer el trabajo.

No había caminos, no había nada, y se arrastraban con animales.

Hoy venimos con un tractor

y enganchamos 4 ó 5 árboles y los sacamos en un viaje.

El trabajo de 40 ó 50 hombres, en aquellos tiempos,

hoy se hace con 2 ó 3 hombres.

"Para hombres como Josetxo, este bosque es su medio de vida".

"Pero la tala no puede ser descontrolada".

"Carlos, Mario y Javier son los guardias forestales responsables

de supervisar la actividad maderera de estos valles".

¿Cómo va la cosa? -Bien.

-¿Bien? -Dando una vuelta por la explotación

-He visto un árbol que necesito. Marcádmelo.

Este es el árbol.

Este es el árbol. -¿Qué medidas os piden?

-Que tenga 8 metros.

Tiene que tener... unos 70 de circunferencia.

-74

y 75.

De diámetro normal tiene 75.

Pues lo marcamos.

-Siempre tienen que cortar con la motosierra

por encima del cuño que hemos dado.

Aunque vengamos nosotros a los días o cuando sea,

observamos que tiene que estar la marca en el tocón que se queda.

12 metros puede tener de altura hasta las ramas.

-Pues yo... iba a apuntar 13 ó 13,5.

-¿13,5? -13 ó 13,5.

-Y de ahí para arriba, pues puede tener unos 5 metros.

¿Tienes ahí, Josetxo? -Sí.

Está calculado en 12 metros.

Desde la primera rama.

-Hasta esta rama, 13 metros.

-13 metros, sí. Yo he dicho 12 y tú, 13.

Ahora, vamos a medir la zona de leña.

La largura que tiene de ahí para adelante.

-Unos 8 metros más. -8 metros. Y 13 de madera.

21 metros el total de la largura del árbol que es productivo.

Pues nada. -Venga.

-Hasta otro día. Ya os avisaremos. -Vale.

"Ya hemos visto como de la tala de árboles viven

muchos de los vecinos de Irati".

Pero hay otro recurso natural que explotan en estos pueblos

desde hace más de 5000 años, la ganadería.

El pastoreo es de esas profesiones que pasa de padres a hijos.

Hace años, abandonaban el campo por la ciudad.

Hoy, algunos hacen el camino inverso.

"Vamos a conocer a dos pastores muy especiales:"

"el más joven del valle y uno de los ganaderos que más ovejas tiene".

-"Con qué apetito te comeré".

-Irati es un terreno especial para los pastos

por el tipo de pastos que son,

muy ricos y aguantan muy bien en verano,

algo primordial para las ganaderías de la zona.

-Aquí pastan, aproximadamente, 6000 vacas,

760 yeguas

y 27 400 ovejas.

-Yo nací en Pamplona.

Hace 11 años, me vine para arriba y retomé la explotación familiar.

Tenía 22 años cuando hice mi primera instalación aquí.

Era el ganadero más joven del valle en aquel momento.

-Grita en euskera

-Y aunque sigo haciéndolo, puede que alguno más se instale.

-Soy

la tercera generación de pastores.

Desde pequeño. Quería ser esto y lo conseguí.

Grita en euskera

Yo creo que Irati siempre ha vivido y siempre va a vivir.

Tiene sus recursos. Y la gente de Irati somos especiales

Es lo que le inculcamos a nuestros hijos

y a los hijos de amigos que han vuelto.

"Existe entre los pastores de esta zona entre Navarra y Francia

una antigua costumbre que se mantiene desde hace casi 5 siglos".

"En estas piedras, se renueva cada año un viejo tratado

que rompía fronteras impuestas y por el que el ganado francés

puede pastar en España y viceversa".

"Muy pocas personas fuera de esta selva han podido presenciar

la firma de este acuerdo".

"Nosotros seremos testigos de este momento".

Hablan en euskera

Aplauden

Como dicen las palabras que hemos leído,

Repite palabras en euskera

la palabra es palabra en el monte y en los pueblos

en beneficio de los que nos sucedan.

Históricamente, se ha convivido aquí.

Esto ha sido casi nexo de unión y de tránsito de ambos valles

hacia una parte y otra.

-Es un lugar donde se cruzaba la gente.

Los pastores y sus familias, los jóvenes, para jugar.

Jugaban a la pelota aquí.

Aquí hay una frontera oficial que pasa,

pero nuestros ganados van al otro lado.

Y los suyos vienen aquí.

-Somos casi un mismo pueblo y hay vínculos de todo tipo.

Eso hay que mantenerlo y mejorarlo.

"Volando por toda España, he sido testigo de la riqueza natural

que guardan nuestros paisajes regalándonos un abanico de colores

muy difícil de encontrar en otros países".

"Tenemos el verde de los campos ingleses,

el turquesa de las playas del Caribe,

el rojo del Cañón del Colorado

y un blanco imposible de encontrar en ningún lugar del mundo".

"Hoy, le hemos sacado los colores

a nuestro país".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • España de mil colores

España a ras de cielo - España de mil colores

18 ago 2018

España de mil colores descubre la riqueza de los recursos naturales del país a través de sus colores. Vemos cómo la mano de hombre ha transformado valles, desiertos, montañas y rías al aprovechar los recursos de nuestra geografía.

Francis Lorenzo viaja hasta las Medulas (León) para conocer uno de los yacimientos de oro más importante del Imperio Romano. La tremenda erosión que sufrieron estos montes ha dejado al descubierto el material arcilloso de las entrañas de las montañas. De ahí, el espectacular color rojo que se puede observar.

Más tarde, a orillas del Sil, Francis conoce a los buscadores de oro del siglo XXI. Estos aficionados le enseñan cómo se utiliza la "batea", un recipiente de forma circular que sirve para encontrar el precioso metal. El color es el negro por las minas de una de las mejores pizarras del mundo.

Por las azules aguas del río Cinca descendieron durante siglos los nabateros, que construían balsas con grandes troncos con las que desplazaban río abajo para vender esa madera en poblaciones que la necesitaban. El oficio desapareció en los 40, pero sus descendientes han seguido con esta tradición.

El programa visita el blanco mar de plásticos de Almería, donde se cultiva la mayor parte de hortalizas, verduras y frutas que se consumen en Europa. Su extensión es tal, que es una de las obras creadas por el hombre que se pueden ver desde el espacio.

En la frontera de España y Francia se extiende el segundo mayor hayedo-abetal de Europa después de la Selva Negra en Alemania. En este gran bosque verde, los espectadores asisten a la tala de un lote de hayas.

Histórico de emisiones:
15/10/2013
20/11/2015

ver más sobre "España a ras de cielo - España de mil colores" ver menos sobre "España a ras de cielo - España de mil colores"
Clips

Los últimos 81 programas de España a ras de cielo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios