Rafael Brull es un joven dominado por el ambiente y los intereses de una pequeña población levantina, que sueña con escapar de esa vida vulgar, aunque prospera, gracias a su encuentro con Leonora, una famosa cantante de ópera que ha buscado refugio en el lugar donde nació.

Tras alcanzar el éxito en los escenarios del mundo entero. Rafael aspira al amor de Leonora, pero ella le brinda únicamente su amistad y la belleza de su voz, aunque las frecuentes visitas de Rafael a la casa donde ella vive escandalizan a la población e indignan a la madre de Rafael, doña Bernarda, que quiere rehacer el patrimonio familiar casando a su hijo con la heredera de un rico explotador de naranjas. Las intrigas que provoca doña Bernarda para que la relación entre su hijo y Leonora no prospere obligan a la cantante a escapar de su retiro, pero Rafael va tras ella, para iniciar una vida en común y recorrer juntos el mundo. Las continuas reflexiones de un viejo amigo de la familia hacen que Rafael vuelva al redil y abandone cobardemente a Leonora.
Años después, Rafael se ha casado, es padre de familia y diputado de Madrid. El destino hace que vuelva a encontrarse con Leonora. Él le jura que su vida ha sido un fracaso y le propone romper sus propias ataduras y demostrarle que nunca ha dejado de amarla. Pero el final solo será un despertar amargo y un encuentro con su propia y mediocre realidad.

Ambientada a finales del siglo XIX, "Entre naranjos" narra la historia de Rafael Brull (Toni Cantó), el único hijo de la familia más poderosa de Alcira (Valencia). Tras la muerte de su padre, Rafael decide hacerse cargo del negocio familiar -el cultivo y distribución de naranjas-, además de continuar la carrera política de su padre. A pesar de su éxito como hombre de negocios y político, lo único que le hace feliz a Rafael es estar junto a su idealizada Leonora (Nina Agustí), una enigmática y enérgica cantante de ópera que ha regresado al pueblo en el que nació para cerrar heridas del pasado.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5388103
Entre naranjos - Capítulo 2 - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-TVE.

(Música)

(Música)

(Música)

¡Hombre de Dios! ¿Otra vez por aquí?

Nos van a tomar por novios. ¿Qué dirá su mamá?

Has vuelto a estar con la cómica. ¡Madre!

Me quiere matar. ¿No ve que va a deshonrar la casa?

Cuando voy a recoger el fruto de tantos años de sacrificio,...

..nos pones en ridículo, ¡por una cómica!...

..dando motivo de burla a tus enemigos. ¡Lo mismo que tu padre!

Madre, no hable usted así. ¡Grandísima tonta!

¡Trabajar, trabajar y trabajar!, para que tú, puedas llegar,...

..adonde no llegó tu padre. ¿Cómo me lo agradeces?, como él.

Con un disgusto a cada momento.

Así, no le harás cambiar. Tienes que calmarte.

La cómica levantará el vuelo en cualquier momento.

Que Rafael vaya a Madrid, y vea aquel mundo.

Cuando vuelva, no se acordará de esa mujer.

Canta ópera.

Canta ópera.

Canta ópera.

Hasta mañana, y muchas gracias. Hasta mañana.

Buenas tardes, Remedios. Buenas tardes.Siempre tan guapa.

¿Dónde has estado? ¿A quién has visto?A la gente del partido.

¡Hijo!

Siéntate.

Me gustaría hablarte de mis proyectos.

Todo está bien como usted lo haga.

Entre tus libros y las cosas del Partido, no sabes cómo...

..van los asuntos. Para eso estoy yo pero quiero que conozcas,...

..las brechas que en tu fortuna, dejaron las locuras de tu padre.

Algunas deudas están pagadas y llevo levantadas algunas hipotecas.

Pero la carga es grande y pasarán años antes de librarme de ella.

Eres el primer hombre del distrito y has de ser el más acaudalado.

No resultará difícil, si te dejas guiar por mí,...

..quien más te quiere en el mundo.

¡Ahora diputado, y a Madrid!

Y cuando vuelvas, no nos faltarán muchachas...

..que se volverían locas, por ser tu mujer.

¡Y millonarias!Pero, madre si yo no pienso casarme.

Si eso llega, será a mi manera, con dinero o sin dinero.¡Loco!

¡Qué sabrás tú, lo que es vivir sin dinero!

¡No sea chiquillo!, o le trataré como a tal.

Y mis cachetes serán como bofetadas.

Cuando quiero que me besen la mano, la doy yo, voluntariamente.

¡Ya no hay más música! ¡Se acabó!

Siempre, personajes de Wagner.

Adoro su genio, hasta la locura. No quiero cantar otras óperas.

¿Ruso?

San Petersburgo. Una temporada memorable, en Londres,...

..en el Coven Garden.

La Escala de Milán.

El San Carlos de Lisboa.

¡Ha cruzado el Atlántico!

Nueva York, es una ciudad extraña...

..pero el Metropolitan, es muy agradable. Después del incendio,...

..ha quedado magnífico.Aquí, parece triste, como si estuviera enferma.

Todo no han sido alegrías, he pasado mis tempestades, como todos.

Estos pedazos de cartón, son capítulos de mi vida.

El periodista era muy amigo mío.

Fíjese, es ése.

Mire, ésta fue la condecoración.

¿Qué es eso?

Regalos.

Diplomas por funciones benéficas, valores, acciones.

¡Western Union!

Un admirador norteamericano.

También tengo de los ferrocarriles argentinos.

Mire, esto es muy simpático, de la reina Victoria.

8 de enero de 1889. Me lo dio en un concierto en el palacio de Windsor.

Y esto era de la reina Isabel. Un recuerdo de varias veladas en París.

En el palacio Castilla.

¿Y esto?¡Traiga eso!, son cosas que usted, no entiende.

Desgracia en el amor, tengo celos, mi alma no razona.

Me atormento y muero. Siento una pena horrible.

¡Qué barbaridad! Celos, penas del alma, morir...

Luis Macia.

¿Quién es? ¿Por qué está tan desesperado?

Un muchacho de Nápoles.

Un día, le encontraron entre unos pinos,...

..con la cabeza atravesada por un balazo.

Quería morir, y se mató.

¡Vamos!, ayúdeme a recoger todo esto, necesito aire.

¡Matarse!

¡Qué tontería!

Como si las mujeres, tuviéramos la obligación...

..de amar a todos los que creen amarnos. ¡Qué locura!

¡Ya eres diputado! -¡Confirmado por el gobernador!

¡Viva Rafael Brull! -(Todos) ¡Viva!

¡Viva Rafael! -¡Viva!

¡Viva la madre que te parió!

¡Lo conseguimos!

Sí, lo conseguimos.

¡Ya soy diputado!

¡Lo celebro mucho!

Así, saldrá usted pronto de aquí, y le perderé de vista.

Que bien lo necesito.

Siempre volveré. La encontraré aquí, ¿verdad?

Ni yo misma sé dónde estaré mañana. Pero si vuelve en primavera,...

..aquí me encontrará. Quiero ver cómo florece el naranjo,...

..volver a mis recuerdos de niña.

Mañana, me voy.

¿Mañana?

Todo llega, por fin.

Que tenga usted grandes éxitos, señor diputado.

Leonora, no puedo irme así.

¡Qué es esto!

¡Nada de juegos, o saldrá usted perdiendo!

No sea niño y acabemos de una vez, con estas tonterías.

¡Qué poco me conoce! Yo no puedo ser suya, no se fatigue.

No he venido aquí, para entregarme a un señorito de pueblo,...

..gallito entre patanes.

Ya ve que soy mala.

Míreme de frente. Diga que me perdona.

Le he ofendido.

Sí, le he ofendido.

No haga caso, usted es muy guapo y distinguido...

..y hará usted una gran carrera política.

A fuerza de gastar el corazón.

Creo que no lo tengo.

Discúlpeme, pero,...

..ha llegado tarde, Rafael.

Yo no voy a traer aquí, y menos obligado por la brevedad,...

..que las circunstancias me imponen, un debate sobre las elecciones.

Pero lo afirmo, porque buenos disgustos me ha costado,...

..es que éstas han sido las elecciones, en las que el Gobierno,

..menos ha ayudado a sus candidatos.

Dicho más claro, en las que no nos ha ayudado, en modo alguno.

¡Sinvergüenza! -¡Fuera, fuera!

¡Señoría, no hay derecho! -¡Silencio, señorías!

¡Silencio, guarden silencio!, por favor. Prosiga su señoría.

En el seno de los distritos, ha habido luchas entre personas,...

..que también tenían derecho a representarnos.

Y el Gobierno, no ha ejercido presión sobre los distritos.

No ha protegido a sus amigos. No ha suspendido los Ayuntamientos...

..que se han suspendido otras veces. Eso no se podrá demostrar jamás.

Porque nosotros representamos un nuevo modo de gobernar España.

Aplausos en la Cámara.

¡Muy bien!¡Qué ovación!

¿Nos conocemos?Soy Rafael Brull, diputado de su partido por Alcira.

Sangre nueva. Tengo la convicción, de que los asuntos de este país,...

..deben ser dirigidos por una escogida clase de políticos,...

..que vayan formando unas corrientes de opinión política.

¿Se da cuenta? Las clases altas, hasta ahora, deben despertar...

..para hacer frente a sus responsabilidades.

Sus hijos, deben dar ejemplo. Sí, señor.Hay que cambiar...

..a los españoles intolerantes. Viven en compartimentos estancos...

..y arreglan sus asuntos, a través de camarillas o en grupitos.

Todo para su familia, amigos, subordinados,...

..y nada para los extraños.Le veo pesimista sobre la capacidad...

..de juicio del pueblo español. ¡Realista!

Y, ¡ojalá!, que no se corrompa más rápidamente. Adiós, joven.

Adiós, señor presidente.

Dura jornada, la del diputado de provincias. -¡Dura!

Aburrida, sí, pero ¿dura...?

Si su señoría se aburre, yo sé dónde puede entretenerse.

¿Sin peligrar nuestra dignidad? -Hay casas de confianza.

¿Tan joven, y ya eres diputado? ¿Cómo te llamas?Llámame Cora.

¿Te gusta?Mucho. ¿Llevas tiempo aquí?

No, y no creas que voy a quedarme. Soy ambiciosa. Quiero ir a París.

Aprenderé francés, para prosperar en el negocio.Está de moda.

Y tener maneras. Hay que tener maneras.

¿Crees que puedo tener éxito? ¡Ni lo dudes!

¿Terminarán esta semana?. Sí, señora. -Viene Cupido.

Hazle entrar en el salón.Pensar en las cosas del cuerpo, es pecado.

¡Tía! Yo no puedo pasar sin el baño.

Otra carta del señor diputado.

¡Ve, cuántas tonterías!

Son buenos amigos.Nunca tuvo grandes relaciones conmigo.

Doña Bernarda, me odia. Pero él, le aprecia.

El correo, va y viene. Lo único importante, al final.

Una posdata, importantísima. Los rendidos saludos...

..a la ilustre artista y la impaciencia por mi respuesta.

Cuando le diga, que aún sigue aquí, en este rincón.

¡Ay, Cupido! Pienso en el mundo, como un marino piensa en el mar...

..desde el refugio de su casa, después de un viaje con temporales.

Eso está muy bien. No lo hubiera superado Espronceda.

Si el diablo no hace de las suyas, aquí me quedo para siempre.

Tenga cuidado, Leonora. Siga trayéndome sus cartas,...

..me divierten mucho.

Dígale a mi madre, que estoy impaciente por regresar,...

..en cuanto acabe el período de sesiones.De eso íbamos a hablar.

Don Andrés nos ha dicho, que debería usted, hacer algo importante.No sé.

Algo que dé que hablar a la gente. Todo lleva sus trámites.

Hay algo que lleva mucho tiempo parado en Fomento.Disculpen.

¿A quién tenemos en Fomento? Un imbécil.

Su señoría tiene la palabra.

Con profunda emoción, tomo la palabra en mi primera...

..intervención ante la Cámara. Me mueve a ello, el afán de servir...

..los intereses del distrito que tengo el honor de representar.

Distrito, que lleva implorando desde hace décadas,...

..la solución a un problema, que arrasa nuestras tierras,...

..arruinado haciendas y poniendo en peligro la vida de muchos ciudadanos

¡Al grano, al grano!

Pero, vayamos al grano. Insto al ministro de Fomento a acelerar...

..el expediente de las obras de defensa de Alcira,...

..contra las invasiones del río. ¡He dicho!

Con una vibrante intervención, el diputado Brull, demostró su celo...

..en la defensa de nuestros intereses y consiguió que su voz...

..sonara con fuerza en Madrid. Reclamando la solución...

..a nuestros problemas. Rafael Brull, se consagra así,...

..como una voz importante del partido del Gobierno...

..y cuya juventud prometedora, le llevará a escalar...

..importantes responsabilidades.

¡Rafael! -¡Bien!

¡Señor diputado!

¡A ver, ese pico de oro!

Un tedéum, querían que te organizara pero ya llegará el momento. Rafael.

¡Viva nuestro diputado! (Todos) -¡Viva!

Me quedaría toda la tarde oyéndote, pero la obligación me llama.

No hagas esperar a los amigos. Sí, ya voy.

¿Irás directamente al casino? Claro, madre.Ahora irá Andrés.

Estoy hecha una campesina. Más guapa que nunca.

La vida en el campo hace milagros. No me diga que le gusto más así.

El campo se me ha subido a la cabeza. Y duermo siguiendo...

..esta vida animal, monótona, sin emociones. Deseando no despertar.

Pasé mucho miedo en Madrid, pensando en si no la encontraría aquí.

No sea mentiroso.Créame, Leonora. No he podido olvidarla.

Esta ausencia, ha agrandado más mi afecto.

Gracias.

Me entristece, porque es inútil.

Yo no puedo corresponderle, ya lo sabe.

Hablemos de otra cosa.

No crea que yo he podido olvidarle. En estos días, incluso...

..me he tomado en serio, los elogios de sus colegas.¡Muy bien!

Por esa vía, puede que se compadezca de mí y termine por amarme.

Se han visto cosas más imposibles. No creo.

Y si llegara a amarle, se lo ocultaría piadosamente.

Me parece que amándole, cometería un delito.¡Qué disparate!

No loentiendo.Porque vive aquí y ve natural todo lo que le rodea.

¡Amarse por amor!Ese es mi ideal.

Que sólo es posible en el mundo del cual vengo.

Donde la gente no disfruta escandalizándose.

Y cada uno, porque respeta las debilidades propias,...

..procura no censurar las ajenas. Pero aquí, el amor es un camino...

..que forzosamente conduce al matrimonio. ¡Vamos, miéntase!...

..y miéntame, asegure que se ve casado conmigo.Leonora...

No se casaría. Y haría bien. ¡Qué locura!

¿Cree que ignoro todo lo que de mí se dice en la ciudad?

Aquí se sabe todo.

Chismes de nuestros enemigos. ¿También su madre es su enemigo?

¿Cree que ignoro el odio que me tiene?

Sería mejor que no volviera por aquí.Soy mayor de edad,...

..puedo ir donde me plazca.

¿Cree que haría una gran cosa, conquistándome? No valgo nada.

Déjese de tonterías, Rafael. Es usted sensato, honrado y tímido.

Puede ser un magnífico amigo para mí y necesito un amigo.

Yo soy de la casta de los locos.

Si el mundo se compusiera de gente como yo, la vida sería imposible.

¡A buenas horas llegas!, mejor que no entres. Están ofendidos.

Llevan toda la vida esperándote. Me disculparán.

En el fondo le admiran, por haber conquistado a una mujer así.

(Creo que estoy enferma, Rafael. Tal vez sea la extrañeza de verle,...

..de seguir esta conversación que evoca mi pasado,...

..después de tantos meses. No diga nada, no hable, por favor.

Yo formaba parte del rebaño de muchachas que acudían a Milán...

..para aprender canto. Mi padre y yo, vivíamos en casa...

..de una antigua bailarina que había conseguido grandes triunfos amorosos

Qué hermosa es mi pequeña Leonor. -Y tiene un nombre sonoro.

Leonora, sí, pero Moreno...

Tendría que andar..., más erguida.

Ese cuerpo, promete y si lo utilizas bien, los hombres serán tus esclavos

Si sabes vivir, irás muy lejos.

(Tuve excelentes maestras. Eran buenas a su manera.

Con ellas no me quedó nada por aprender.

No recuerdo cuando abrí los ojos. Creo que nunca he sido inocente.

Por la noche, mi padre me llevaba a su tertulia,...

..así fui conociendo a sus amigos.) -La música no es nada,...

..si no va unida a un ideal de revolución. -Aquí no se puede vivir,

..sólo triunfan los que no tienen talento. Mi obra, nadie la quiere.

Ningún maestro la mira, porque tienen miedo a que mi talento,...

..les ponga en evidencia. -Haga como nuestro amigo el poeta.

Búsquese una gran artista, retirada y vieja que le mantenga...

..hasta que se haga célebre. -Me voy Arreglen el mundo desde este café.

(Fue mi primer amor, pero la vieja diva que le protegía,...

..le dejaba insensible a las demás mujeres. El señor Boldini,...

..era un viejo tenor, que tuvo sus días de éxito cuando los Austriacos,

..gobernaban Milán.)Fa sostenido. ¡Todo por el arte!

(Explotaba su experiencia como maestro de algunas muchachas,...

..a las que manoseaba, bondadoso y paternal.Qué gran belleza, Leonora.

(Mi padre, cada vez que el maestro me elogiaba, decía...)

Boldini, quiere a mi Leonora como a una hija.

Canta ópera.

¡No, no!, por favor.

No te vayas.¡No, por favor, no!

¡Ven, ven aquí!¡No, por favor!

Pajarito, ven.¡No..., no!

Es la única voz que yo quiero oír. Yo te haré descubrir la pasión.

¡Sí, sí!¡No, por favor!¡Sí!

Conocí las torturas del amor, sin placer alguno,...

..con una profunda sensación de asco.

Aquel acto misterioso, vagamente adivinado,...

..me pareció el más horrible de los tormentos.

Callé resignada, por miedo a mi padre.

Y seguí acudiendo, todos los días a las clases de Boldini...

..que nunca me encontraba lo suficiente preparada para mi debut.

Hasta que no hubo más remedio.

Tu tía ha vendido ya todo lo mío, y gran parte de lo suyo, estoy seguro.

Mira lo que nos manda mi pobre Pepa. No alcanza para mucho tiempo.

Poco podemos esperar ya de Alcira.

Es hora de que empiece a cantar.

Canta ópera.

(Valiéndose de sus amistades, con directores fracasados,...

...mi padre me lanzó con compañías formadas al azar,...

..la misma víspera de la función.)

Canta ópera.

¡Rápido!, vigile al empresario, o escapará con los fondos.

¡Vamos, caballeros!, tiene que descansar.

¡Excelsa, bellísima! ¡Cuánto talento!

Entré en el vicio por la puerta grande.

De un golpe me sumergí, en todas la vilezas de aquel vejestorio.

Salí de aquella bohemia, cantando

..en Padua todo un invierno.)

¡Es el tenor Salvatti!

Cantan ópera.

(Fue el amor, lo que me empujó a sus brazos,...

..él era mi mundo soñado en mi cuarto de Milán.

La grandeza aristocrática, la gloria que me esperaba.)

Fue el hecho más horrible de mi vida

No me arrepiento de mi pasado.

Pero, ¡aquello!...

Es mentira lo que la gente cuenta de mi padre.

No se suicidó.

Era demasiado altivo para revelar, matándose.

El dolor que le causó mi gratitud.

De Londres y de Manchester.

Su hija desea que la perdone.

Es una equivocación,...

..yo no tengo hija.

Aunque estaba en la miseria, devolvía los cheques...

..a su procedencia, sin añadir palabra.

Así, que decidí enviar cada mes, algún dinero a la vieja bailarina...

..encargándole, que no abandonara a mi padre.

¡Pobre señor!, mira, ¡que no aceptar las cosas como son!

La pequeña, adelanta. ¡Qué manera de hacer carrera!

Salvatti, es el apoyo que necesitaba. Un piloto experto.

¡Y el nombre que le ha puesto! Leonora Bruna, ¡qué sonoridad!

¡Pobre señor Moreno!

Canta ópera.

Le habla en voz baja.

¡Como ordene vuestra Majestad!

Canta ópera.

(A Salvatti, ya lo había...

..descubierto. Avaro, petulante,...

..me arrebataba todo el dinero, deseaba vengarme de él.

Y seducida por aquel mundo elegante, le engañé muchas veces.)

¡Qué gran voz para unos oídos sordos!

(Pero yo era la engañada. La facilidad con que se alejaba.)

La dama, merece más generosidad.

La rara casualidad para facilitar mis infidelidades,...

..me hicieron comprender.

Salvatti sacaba buen provecho de mis aventuras.

¿De dónde vienes?, ¿has visto qué hora es?

¿Con quién has estado?¡Ah...!

Después, se mostraba cruel y susceptible durante muchos días.

Era su amor propio y la rabia de traicionarse a sí mismo por dinero.

Entonces, murió mi padre.

¿Dónde está mi niña? ¿Por qué no escucho su canto?

¡Leonora!

Esto, no puede continuar así, la desesperación agosta la hermosura...

..y tú, vives de eso. Llevas una semana encerrada...

..y no pienso permitir que te consumas.

¡Fuiste tú, miserable!, quien me obligó a abandonarle.

Mi locura ha causado su muerte.

Abandoné a Salvatti,...

..y huí con el conde Selivestroff.

fue mi mejor amante. ¡Pobre Selivestroff!

¡Qué feliz me hizo! Pero, yo no podía vivir lejos de los escenarios,

..y nos trasladamos a San Petersburgo.

Canta ópera.

Envidio a Selivestroff, tanto como le compadezco.

Canta ópera.

¡Señora, señora!

¡El conde!

Llega un coche de caballos.

¡Ah!

¡Ah...!

¡No...!

Ángel mío.

Aquellas palabras innobles, porque nunca ofendió a nadie,...

..me hicieron odiar aquella tierra, donde fui feliz por vez primera...

..y me lancé al mundo, poseída por una fiebre de viajes y aventuras.

Regalaba mi cuerpo, como sobre las tablas regalaba mi voz,...

..a cuantos me interesaban un instante.

Pero cuando me quedaba a solas,...

..algo en mí, se replegaba con vergüenza, algo todavía virgen.

Un sentimiento que...

..quizá esté destinado a morir, sin llegar a nacer.

No diga eso, Leonora.

Es usted tan joven...

¡Me siento tan vieja!

Ni siquiera puedo recordar...

..los nombres de los que me amaron,

..en aquellos días de locura.

Conseguiré que seas célebre. ¡Qué me importa ya la fama!

Nunca volverán a despreciarte.

Señorita Bruna, mire aquí, por favor.

¿Es cierto que ha posado desnuda?

¡Leonora, Leonora!

¡Ah, el amigo Salvatti!

Mi adorada Leonora.

Venga a comer mañana a mi hotel.

Comeremos en mi habitación.

Ya estás aquí.

¡Bien!

¡Leonora, qué carrera la tuya! Yo en cambio, retirado,...

..viviendo de mis ahorros. ¡Mis, ahorros!

Cuánto he sufrido por ti. Me hundí cuando me abandonaste,...

..estuve a punto de cometer una locura y todavía...

¡Leonora!

Canta ópera.

Suenan aplausos.

¡No, señorita Bruna!, esto no es Verdi, esto es Wagner.

La música de Wagner, no es una rutina para deleite de multitudes.

Es la fuerza misteriosa que comunica el infinito interior.

Le agradeceré que aplique lo mejor de sí misma, a este pasaje.

Lo intentaré, señor Keller.

Canta ópera.

Mira.

Una partitura manuscrita, un mechón de su cabello,...

..dos plumas gastadas y su retrato preferido.

Tú que lo conociste, ¿cómo vivía?, cuéntamelo todo, háblame de él.

El maestro era fuerte, a pesar de su delgadez.

Inquieto como una mujer nerviosa, vibrante como una caja de resortes.

No se sentaba nunca, si no era al piano, o para comer.

Recibía de pie a las visitas, moviendo de sitio los sillones,...

..buscando unos lentes que no encontraba. Martirizaba esta boina,

..que tan pronto le caía sobre un ojo, como la arrojaba al aire...

..o la estrujaba entre sus dedos. Le estremecían misteriosas ráfagas,...

..si sonreía, era con amargura. Destruía cuanto obstaculizaba...

..su genio, no tenía otro fin, que la belleza.

Quería sentir esa intensidad...

..y que mi vida se deslizase en el misterio.

La adoración a Wagner, me convirtió en una mujer nueva...

..y adoré a Keller, su discípulo...

..como un reflejo de aquel astro, extinguido para siempre.

¡Dónde está!

¿Desde qué estrella perseguirá la eterna sinfonía de los astros?,...

..que sólo él podía oír.

En la época de los grandes conciertos, le seguí a todas partes.

Me quedaba entre bastidores, sin sentir la nostalgia de los aplausos,

..esperando a que Hans, fatigado, dejara la batuta,...

..entre las aclamaciones del público ¿Y dejó usted de cantar?

Él me preparaba para que pudiera cantar en Bayreuth.

Soñaba con debutar en el lugar preferido del maestro.

Canta ópera.

Se oyen aplausos.

¡Allá donde esté!, te habrá oído Leonora y te estará adorando.

Con él y con la música de Wagner, recorrí el mundo...

..y hubiese llegado hasta la vejez, sumisa a Hans,...

..obediente a todos sus caprichos. ¿Qué pasó?

La pasión de una artista es...

..como una flor de perfume intenso, pero fugaz.

Un día Keller, me abandonó.

¡Hans!

¡Hans!

Se fue arrastrado por el encanto de una tísica y lánguida, que tenía,

..el perfume enfermizo. La malsana delicadeza de una flor de estufa.

Quería sumergirme, desaparecer,...

..descansar en un sueño sin límites.

Y una noche, después de ser Isolda por última vez,...

..ante el público de Florencia, di la orden de partida a Pepa,...

..la fiel y discreta compañera de mi vida errante.

Y aquí estoy.

Un rey, condes rusos, grandes artistas. El mundo a sus pies.

Comprendo sus burlas, Leonora. ¡Pobre de mí!

Un oscuro diputado, sin más capital que sus ilusiones.

¡Leonora!

(¡Lechugas verdes del día!)

Pero, si naranjas tenemos muchas. -Pues, a exportarlas,...

..que de ahí sale la ganancia. -Ahí está.

¡Mírala, cómo viene...!

Me disculparán.

Temprano nos vemos hoy. Buenos días. Viene anunciando la primavera.

Tenemos poético el día. Sí.

Le sienta tan bien la mañana. Madrugo por ver todo esto.

De niña, los miércoles, era todo un acontecimiento. ¡Cuánta gente!

¡Qué atrevida, echándole el anzuelo a un diputado! -Pobre doña Bernarda.

¡Un escándalo! No podremos salir de casa.

¿Permite que le acompañe? Le entretendría, voy a comprar cosas

¡Cómo me divierte esto! Le dejo.

Si sigo charlando, se habrán llevado lo mejor.

¡A la obligación! ¡Hasta la vista!

¡Qué mujer! -No nos viene mal esta relación.

La gente está orgullosa de que su diputado tenga relaciones...

..con la que ha sido..., lo que sea, de un rey.

Quien la corre de soltero no se echa al monte de casado. -¡Bien dicho!

Hablaremos cuando vuelva de las Cortes.

Ya lo tengo todo, vámonos. Adelántate tú, yo voy ahora mismo.

¡También aquí!

Es usted mi sombra. Sigan ustedes, nosotros iremos detrás hasta la casa

Son las primeras que veo este año.

Ya está aquí mi fiel amiga, la primavera.

¿Ha visto sus miradas?

Rafael, ¡usted está ciego!, me resulta terrible.

Si tuviera que guardar mi fama, aviada estaba con usted.

Hasta mi tía, que no se entera, me dijo el otro día:

¡Viene mucho Rafael por aquí!, se querrá casar contigo. ¡Pobre mujer!

¿Qué le pasa a usted hoy?, tiene mala cara. ¿Está enfermo?

Estoy enfermo, sí. ¡Enfermo de amor!

Comprendo que hablen de nosotros pero no puedo ocultar mi sentimiento

Quiero apartarla de mi mente y no puedo. ¡Necesito verla!, ¡oírla!

Sólo vivo para usted. Mis amigos me repugnan.

Mi casa es una cueva, a la que sólo vuelvo para comer y dormir.

La gente me envidia porque tengo poder. Soy joven y diputado.

Yo quiero serlo. ¡Qué cosas tan absurdas!

¿A que no lo adivina?, no se burle. Daría cuanto soy...

..por ser el banco en que se sienta. O Pepa, que la ve por las mañanas...

..y la seca cuando sale del baño. Siervo, animal, objeto inanimado,...

..pero algo que esté en contacto con su persona.

¡Pobre Rafael! ¿Qué vamos a hacer?

Todos los días vengo a la casa azul, ahogándome la garganta.

Tal vez sea hoy, me digo. ¡Y me tiemblan las piernas!

Pero al anochecer vuelvo desesperado como si estuviera ebrio,...

..con las lágrimas ardiéndome los párpados y, ¡me quiero morir!

¡Qué tormento!, no me mira, Leonora. ¡No me mira!

¡No ve los esfuerzos que hago para agradarla!

Veo la distancia que nos separa pero me esfuerzo por llegar a su altura,

..por colocarme en el lugar de los hombres que la han poseído.

¡Dios mío, tiene que haberlo notado!

Todo esto, resulta ridículo.

Es imposible esta lucha por igualarme a los fantasmas...

..que llenan su memoria. ¡Qué no haría yo, por despertar su corazón!,

..por ser amado, un instante, nada más. Después, ¡morir!

¡Pobre Rafael!

Pobrecito mío. ¡Morir!, sí.

He leído esto muchas veces en las novelas, sin poder contener la risa.

Ahora, ya no me río.

A veces he pensado en terminar este amor de un modo trágico.

La sangre de mi padre hierve dentro de mí. Cuando pierdo la esperanza,

..matarla, para que no sea de nadie y matarme yo también.

Caer los dos sobre la tierra empapada en sangre.

Besarla sin temor a que nadie nos estorbe, hasta que el último...

..soplo de mi vida, se cuele por su boca.

Estoy loco, perdóneme, Leonora.

No siente amor por mí, pero ya me amará con el tiempo.

Lograré conquistarla a fuerza de cariño. Seré un perro...

..tendido a sus pies, acabará por amarme. Si no, por querer,...

..por gratitud, ¡por lástima! Me está haciendo daño, ¡suélteme!

Es imposible, ¡no quiero amor!

Es culpa mía, pero lo remediaré.

No puedo cargar con el peso de una nueva pasión.¡Y yo qué!

¡Olvidará!, necesitamos alejarnos. Volveré a cantar.No te irás,...

..no quiero que te vayas.¡No, no!

¡No, no...!

A mí, no se me toma, ¡Me entrego!, si es que quiero.

Leonora...

¡Vete!

¡Vete, o te abofeteo!

¡No vuelvas nunca jamás por aquí!

Subtitulación realizada por Atilano Herrero.

Entre naranjos - Capítulo 2

16 sep 2019

Programas completos (3)

Los últimos 6 programas de Entre naranjos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios