www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3462582
Para todos los públicos En Portada - Yo vivo en Molenbeek - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE

Ver de repente tu barrio en todos los lados,

en todas las emisoras

y ver que es mentira y no poder hacer nada, pues duele.

Cuando se cierran los periódicos repletos de llamativos titulares,

se apagan los focos de las cámaras apostadas en cada esquina

y los micrófonos dejan de perseguir testimonios altisonantes,

surgen las reacciones, los interrogantes

y las quejas de los que sintieron

que todo el barrio había sido declarado culpable

de aquellos trágicos sucesos que sacudieron París

el pasado mes de noviembre,

Cuando iba a mi trabajo pasé por el centro de Molenbeek

y vi a periodistas

que estaban haciendo entrevistas delante de coches de policía,

que estaban aparcados delante de la comisaría,

para acentuar ese carácter bélico de Molenbeek.

Vi a periodistas corriendo detrás de mujeres con velo para entrevistarlas

y, para mí, eso era verdaderamente insoportable.

Molenbeek se convierte en una guarida ideal para planear

algunos de los recientes ataques yihadistas sufridos en Europa.

Se le vincula con uno de los terroristas

que atentó contra los trenes de Atocha en Madrid.

El ataque contra el museo judío de Bélgica,

los asesinatos en el semanario francés Charlie Hebdó

o el intento de incendiar el tren de alta velocidad Ámsterdam-París.

Tragedias que pusieron el nombre del barrio en boca de todos,

olvidando en ocasiones

que allí también hay gente que solo quiere vivir en paz.

El señor François Hollande,

cuando París sufrió ese horrible ataque,

para él solo había una cosa importante que hacer.

¿Y qué es lo que hizo?

Dijo: He encontrado la solución

para poder quitar los medios de nuestro país

y así lo preservo y protejo.

He encontrado la solución.

Esos siete u ocho terroristas, uno o dos eran de Molenbeek y dijo:

¡Eh, medios! Apagad vuestras cámaras no es aquí.

Mirad, el problema viene de Molenbeek Y eso hizo.

Por aquí los periodistas ya no son bien recibidos.

Creen que estigmatizaron todo el barrio.

Se mira con recelo a los políticos.

Consideran que les han abandonado a su suerte.

Pero, a pesar del resentimiento, no es difícil encontrar gente

que quiere enseñarte su particular Molenbeek.

Y es que hay muchos Molenbeek dentro del mismo barrio.

Cuando el escenario queda desnudo comienza otra historia.

Este es el retrato de un barrio

que nunca quiso convertirse en protagonista de ese fenómeno

conocido como yihadismo.

Molenbeek es uno de los 19 municipios

en los que se divide la región de Bruselas

y uno de los más poblados de Europa,

de los más pobres de la capital

y de los más jóvenes por población.

Un barrio que creció gracias a la industria

y por el que se empezó a conocer como el pequeño Manchester.

La mayoría de la gente trabaja con el teclado, con la pantalla,

y la gente necesita una actividad física,

una actividad en la que vean el resultado de lo que hacen.

En la que sientan cómo trabaja el cuerpo,

en la que se cansen a nivel físico, en lugar de intelectualmente.

El Canal Charleroi sirve de frontera imaginaria.

Todo está en la misma ciudad,

pero a un lado se le llama Bruselas

y al otro Molenbeek.

El barrio tiene unos cien mil habitantes,

además de aquellos a los que no recogen las estadísticas oficiales,

inmigrantes sin papeles.

Toda una explosión demográfica

en una extensión que no ha variado en muchos años.

Es un lugar de tránsito en el que unos vienen y otros se van

Los nuevos inmigrantes encuentran aquí mejor acogida,

precios más baratos,

y una economía sumergida para poder salir del paso.

Del barrio salen los que han logrado triunfar.

Mientras que se quedan los que han tenido peor suerte.

Resultado, hay un distrito casi en el centro de la Región de Bruselas

a 15 o 20 minutos del verdadero centro,

de la Plaza de Bruselas,

con una población que no está preparada para el mercado laboral.

Pobre, gente que ni siquiera puede pagar los impuestos municipales.

No es un suburbio, claramente no es un suburbio.

No es técnicamente hablando un gueto,

pero en la mente de la gente y en la percepción de los belgas

y otra gente de alrededor de Molenbeek, les parece un gueto.

Johan Leman es belga y lleva casi toda su vida en este barrio.

repleto de molinillos de colores, su símbolo

y de donde proviene su nombre.

del neerlandés molen, molino; y beek, arroyo.

Como presidente

de una de las asociaciones culturales más antiguas de Molenbeek

conoce a fondo sus problemas y a sus vecinos.

Como lo demuestran estas imágenes

en las que se ve cómo hace 30 años el ya predecía algunas de las cosas

que hoy están sucediendo aquí.

El problema de este barrio es

que nadie se preocupa de la gente que vive aquí.

Es muy probable que la tercera generación de inmigrantes se rebele.

Porque ellos serán auténticos belgas en ese momento.

Y sería inaceptable para ellos

vivir en un gueto o ser estigmatizados.

Ser acusados de todo lo que vaya mal.

Leman fue de los primeros también en darse cuenta a finales de los 90

de la llegada al barrio de un predicador francés de origen sirio

llamado Ayasi Basán,

a quien señala como responsable de los primeros síntomas

de ese yihadismo en Molenbeek.

Contacté con gente del Servicio de Inteligencia que conocía

y les dije: Explíqueme que está pasando.

Y me dijo: Esté seguro

de que los Servicios de Inteligencia le están siguiendo aquí

y que todo está bajo control.

Y de alguna manera me dieron a entender que era útil

para los Servicios de Inteligencia francesa,

porque podrían obtener información de él también.

Así que pensé que los Servicios de Inteligencia belgas y los franceses

si lo creemos,

tenían la situación bajo control,

pero, claramente, no estaba bajo control.

Leman se enteró después

que Ayasi Basán fue detenido unos años más tarde en Italia.

Que fue acusado de colaborar con el terrorismo internacional

y que después de abandonar la cárcel

regresó a Molenbeek durante algunas semanas

antes de partir hacia Siria.

Se estremece cada vez que el nombre de su vecindad

aparece ligado a actos terroristas.

Los medios internacionales, muchos de los medios internacionales

porque la información está dominada por los medios franceses,

empezaron a hablar inmediatamente de Molenbeek

como la cuna del yihadismo, etc.

Olvidando su propia responsabilidad.

La responsabilidad de Francia en todo ello.

Olvidando también que eso es parte de un problema europeo.

Un problema de intercambio de información en Europa.

A primeras horas de la mañana el trasiego es constante

en el centro de Bruselas,

donde están instaladas las principales instituciones europeas.

Bélgica es un país con una complicada administración

y una enrevesada burocracia,

donde se hablan tres idiomas oficiales,

francés, alemán y neerlandés o flamenco.

Con siete cámaras parlamentarias y seis gobiernos,

pero también con seis cuerpos diferentes de policía

que compiten por recursos y competencias.

Hay que saber que hoy en día la legislación belga ha puesto,

desgraciadamente, límites a la policía.

Como se ha visto en el momento en que la policía

no ha podido llevar a cabo algunas detenciones

cuando más falta hacían.

Como, por ejemplo, en el arresto de Salah Abdeslán,

que, aparentemente, pudo escapar justo

porque la policía no puede intervenir por la noche.

La casa de la familia Absalán,

dos de cuyos hijos participaron en los atentados de París,

se encuentra a pocos metros de la comisaría de policía

y del Ayuntamiento de Molenbeek.

En la plaza comunal, desde su despacho,

la alcaldesa se lamenta de que a nivel local no pudo hacer nada

por detener a sospechosos en el barrio.

Aquí en el centro de Molenbeek, estoy convencida de que había una red

de que esta gente se conocía,

y que a través de un predicador,

y a través de las redes de la delincuencia ha habido

un efecto multiplicador.

Se ha puesto el foco sobre estas personas,

pero el problema no afecta solo a Molenbeek,

pensar eso sería un grave error por parte de los responsables políticos.

No tienen que venir con sus armas de Siria.

Saben dónde encontrar las armas antes de irse a Siria.

Están en las ciudades,

así que esos chicos son muy útiles para el Daesh.

para utilizarlos en este tipo de ataques.

Viendo la televisión,

había una política francesa que se llama Marine Le Pen

y le preguntaban qué pensaba de la gente que se iba a Siria

y dijo: "Para mí eso no es ningún problema"

Que se vayan a Siria, siempre y cuando no vuelvan.

A mí me sorprendió como reacción

y como artista decidí que una manera de responderle era

hacer un espectáculo.

Y escribí uno que cuenta la historia de tres jóvenes,

uno de Molembeek, dos de Schaerbeek,

que por diversas razones deciden ir a Siria

porque creen que su futuro está allí y que van a salvar el mundo.

La obra cuenta ese viaje a Damasco y la vuelta.

"Yihad, el espectáculo" es una crítica en primer lugar

a la sociedad, al sistema,

al hecho de que haya comunas, lugares,

barrios en los que se ha abandonado a la gente,

que se han hecho guetos.

Pero la segunda es que critico a las comunidades musulmanas

por la presión que las comunidades musulmanas hacen sobre la gente.

Por ejemplo, diciéndole, esto está prohibido,

esto no se puede hacer,

no puedes tener una relación con una mujer que no sea musulmana,

con un hombre que no sea musulmán.

Eso lo condeno en "Yihad".

Así que es una doble autocrítica.

Frágil y cansada, Veronique no para de preguntarse

qué fue lo que falló,

para que su hijo tomara la decisión de irse a Siria.

Se calcula que, actualmente, hay entre 200 y 800 ciudadanos belgas

en esa guerra, la mayoría con el Daesh.

Creo que una de las veces que me llamó estaba en un combate.

Yo oía los walkie talkies y las órdenes

y entonces le dije: Nunca me vuelvas a llamar en una situación parecida,

me pongo enferma.

Por la mañana es aún peor.

Me pregunto si aún sigue vivo.

Así que le dije, debes calmarte y no llamarme.

Puede que me equivocara entonces,

porque creo que en ese momento él estaba muy asustado

y que la única persona a la que quería oír entonces

era a su madre.

Molenbeek cuenta con una gran comunidad magrebí

que desde finales de los años 60

y gracias a una serie de acuerdos bilaterales

se instaló en este barrio y fue transformándolo.

Carnicerías halal, con carne sacrificada a la manera musulmana,

tiendas de chilabas, restaurantes con el típico cus cus, o la harira,

y muchos cafetines para tomar el té o el café y fumar la shisha.

En los últimos años se han ido incorporando también

otro tipo de locales.

En la esquina de la calle Antoine Dansaert

y el bulevar Nieuport se encuentra Walvis,

un café en el que se puede disfrutar de conciertos

o mantener entretenidas conversaciones.

Hans vive en Anderlecht a un kilómetro de Molenbeek.

Durante dos años ha recorrido palmo a palmo el viejo Molenbeek

para describirlo en su libro

en el que hace un retrato histórico y sociológico de esta barriada

de la que a partir de los años 80 fue despoblándose

de ciudadanos belgas.

Los belgas se fueron de los barrios

y llegaron los emigrantes que ocuparon el lugar de los belgas.

Los emigrantes que en ese momento todavía no podían votar.

Así que para los políticos no era interesante invertir en el barrio,

porque no había un electorado que podía votarles.

Hans organiza unas visitas didácticas guiadas por el barrio

para aquellos que quieren conocer detalles

que no suelen aparecer en los medios de comunicación.

Hay un Molenbeek decadente y más deprimido

y otro más adinerado.

Una nueva clase media, sobre todo flamencos,

empieza a descubrirlo, a comprar casas

y eso favorece su apertura.

En su casa, situada en esta parte alta del barrio

nos recibe el que fue su alcalde durante 20 años.

Aquí donde estamos se llama Nuevo Molenbeek

que se desarrolló tras la Segunda Guerra Mundial

y donde vive una clase media modesta

y que poco a poco va cambiando con gente de origen inmigrante.

No inmigrantes, de origen inmigrante

que han cogido el ascensor social

y que empezaron a vivir aquí de forma minoritaria,

pero que cada vez son más.

Desde mi llegada creé estructuras para los jóvenes

que no existían en absoluto, excepto privadas,

sobre todo católicas.

Fui un poco pionero en la materia,

pero cuando echo la vista atrás me digo

que tendría que haber hecho más

y que en ese ámbito nunca es suficiente.

Y lo malo es que hoy en lugar de hacer más, se hace menos.

Así que el mañana puede ser decepcionante.

Françoise Schepmans le sucedió en el cargo,

en sus tres años como alcaldesa los vecinos dicen

que siguieron mejorándose calles y plazas,

pero siguieron olvidándose de su gente.

Se dijo, venid aunque no haya trabajo, no pasa nada.

Venid con vuestra familia, os ayudaremos de todas maneras.

Habrá viviendas.

No les hemos considerado como ciudadanos que tenían que participar

en la sociedad que les acogía.

Les hemos dejado a un lado diciendo,

ya tienen casas, ya tienen ayuda, ya está.

Bélgica sufre, como otros países europeos,

un envejecimiento de la población.

Pero en Molenbeek,

casi la mitad de sus habitantes tiene menos de 18 años.

En una escuela como esta,

que es relativamente pequeña, con 250 niños,

hemos tenido que rechazar a 130 para este curso escolar.

Es decir, que no hay suficientes en Molenbeek.

Yo he crecido en este país, amo este país.

Y también me gusta la forma en la que está compuesta mi personalidad.

Soy de origen marroquí, amo a Marruecos, lo amo,

pero también amo a Bélgica.

Para mí es como mis padres,

es como no puedes querer más a tu madre que a tu padre.

Bueno, yo era muy pequeño, tenía 9 años cuando vine de Marruecos

pero ahora tengo 49.

Son 40 años en Bélgica.

Mi forma de pensar es más de occidente, desde luego,

pero trato de mantener la cultura marroquí,

es muy importante para mí.

Así que, como te decía,

es muy importante saber quién eres.

Porque si no sabes quién eres, no sabes adónde vas.

Yo detesto la palabra integración, detesto esa palabra.

En el espectáculo lo digo.

Integración es una palabra que funcionaba con mis padres,

pero yo nací ahí, a la vuelta de la esquina,

crecí ahí, fui a la escuela católica, a la iglesia,

todos los miércoles iba a catequesis.

Los viernes también iba a la mezquita

e ido a una escuela laica, a la escuela comunal,

¿qué significa para mí integración?

Integrar es coger algo de fuera y meterlo dentro,

pero yo ya estaba dentro, así que,

¿por qué hablamos de integración para la segunda y tercera generación?

Ese es el problema.

Mientras sigamos hablando de integración significa

que esa gente no forma parte del país.

Malika es de esa segunda generación.

Nacida en Bélgica, ha crecido en este barrio,

trabaja en una de las muchas asociaciones que hay en Molenbeek.

Las que conocen bien el terreno

y suelen resolver los problemas de los vecinos.

Para mí, la vida familiar es algo sagrado.

El amor que tengo por mis hijos es mayor que el que tengo por el trabajo

y es también una yihad.

Pero en mi yihad doy muchísimo amor.

Mi sueño es viajar,

descubrir nuevas culturas, otras religiones,

abrirme al mundo.

Y cuanto más viajes, mejor formación tendrás.

Cuando viajas puedes hablar con extranjeros

te puedes expresar de una forma diferente de como hablas en Molenbeek

Puedes también conocer a gente nueva.

Porque conoces nuevas cosas, hay diversidad,

porque en Molenbeek no hay esa diversidad

que tú tienes que salir a buscarla fuera.

¿Y por qué tienes que salir a buscar esa diversidad?

Porque es la mayor riqueza que te puedas imaginar.

Mi hermano Bilal me ha dicho una cosa

nos estábamos contando algo íntimo

y me dijo que quería cambiar de barrio.

Creo que tenemos una mala imagen de nosotros mismos.

Yo no sabía qué responder.

-Hay que tener mucho cuidado porque Bilal se llama Bilal,

es marroquí, es musulmán, tiene el pelo rizado, ojos negros,

quiere decir que para él, a día de hoy, aún es débil

y aún no tiene la personalidad suficiente como para decir

antes que nada soy quien soy y tengo mis propias capacidades.

Y además de eso hace trampas y dice

en mi currículum no voy a poner en qué barrio vivo.

Y eso le convierte en una persona muy, muy débil.

La debilidad es ignorancia

y la ignorancia es el mayor peligro.

La obra hace una crítica a la sociedad

que no ha invertido en los colegios

en los que podíamos haber conocido nuestra propia civilización,

basada en el amor, el conocimiento y la tolerancia.

Y al mismo tiempo, también son los nuestros los que nos han manipulado

y nos han utilizado como a ovejas aprovechándose de nuestra ignorancia.

Redowan, al contrario de Malika, es de los recién llegados al barrio.

Apenas lleva un año en Molenbeek,

después de toda una vida en Palma de Mallorca.

La falta de trabajo hizo que sus padres acudieran a este barrio

en donde otros familiares llevaban viviendo mucho tiempo.

Pero los últimos acontecimientos han hecho que ahora

se estén planteando cambiar de zona.

Molenbeek está bien,

pero para tener un buen futuro pienso cambiar de barrio,

no seguir aquí.

Exageran mucho porque dicen que los terroristas vienen de Molenbeek

que todos los árabes son terroristas, no, no somos así.

Molenbeek es de los barrios que menos duerme de Bruselas,

siempre hay locales abiertos.

Junto al Ayuntamiento se encuentra la zona peatonal,

con muchos cafés donde pasar el rato.

Duae es otra de las recién llegadas a Molenbeek

al que se trasladó desde Melilla, también por la crisis.

Duae cree que el paro, especialmente los jóvenes,

es uno de los mayores problemas de este barrio.

El hecho de buscar trabajo y decir yo vengo de Molenbeek

ya es algo que separa,

no es el hecho de llevar pañuelo, no,

es el hecho de venir de Molenbeek.

Otra cosa que sí que veo un poco exagerada es los militares

en cualquier lado de Bruselas, en cualquier metro o autobús

y aquí, donde se supone que es el nido del yihadismo, no hay ninguno.

Entonces, tan peligroso no deberá de ser.

Representaciones artísticas y actos culturales rompen

la rutina de Molenbeek,

declarado Capital de la Cultura en 2014

aquí se han instalado un buen número de asociaciones culturales,

muchas flamencas, que son las que disponen de mayor presupuesto.

Estas asociaciones brindan oportunidades a gente del barrio

que se siente con ellas arropada y activa.

Trabajamos con el barrio, con Molenbeek, con jóvenes,

con adultos, con bailarines que vienen de todo el mundo

y es confortable porque tenemos un estudio grande, cerca del centro

y hace cuatro años que estamos aquí.

Poco a poco nos hemos ido integrando con el barrio

porque comemos aquí, compramos aquí,

y luego las actividades de la compañía también nos han ido

acercando a gente de aquí.

La mezcla de culturas, sobre todo, con la nueva oleada de emigrantes

que empiezan a llegar de Europa del este y del África subsahariana

proporciona una riqueza artística para sus espectáculos.

Molenbeek se vistió de luto.

Sintió el dolor de los familiares de las víctimas de París.

Lloró por ellos.

Y no escondió su estupor por todos aquellos

que señalaban a su barrio

como cómplice de aquella matanza de inocentes.

Para Veronique fue un momento terrible.

Durante 30 segundos se me pasó por la cabeza,

espero que no esté dentro.

Pero, se me pasó por la mente, durante unos segundos dudaba.

Después oí las noticias

y se me confirmó.

Que no estaba involucrado.

Mi hijo era muy practicante de la religión católica

y fue él quien me pidió cuando tenía 7 años

que quería formar parte de la iglesia católica.

Le llevé a la iglesia y les dije:

mi hijo es el que quiere bautizarse en la iglesia católica.

Nos cuenta cómo su hijo pasó de ser un asiduo de la iglesia

a convertirse en musulmán.

Hasta que a los 14 o 15 vino a decirme

escúchame mamá,

he tomado la decisión de cambiar de religión.

Eso no me planteaba ningún problema porque era su elección.

Lo que no sabía es que diez años después

se iba a ir a combatir a Siria.

Pasa las noches en vela,

y su medicación le deja a ratos adormilada

en medio de esta entrevista.

Hasta que reemprende su triste relato

con una de las conversaciones que mantuvo con su hijo

y que más le impactó.

Fui a ver a un especialista sirio, aquí en Bruselas

y le pregunté, ¿qué quiere decir casarse ahí abajo en un combate?

Y me dijo que es un regalo del jefe de la ciudad o del pueblo

hacia alguien que ha ayudado a proteger al pueblo combatiendo.

Y como premio recibe una mujer.

Él me dijo: Escucha mamá,

tengo una mujer, pero no estoy muy de acuerdo en casarme con ella.

Y yo le contesté, pues no te cases con ella.

Cásate con otra.

Al final, sí se casó.

Si fue con la que él quería, pues no lo sé.

Y tiene dos hijos.

Y como yo digo a mis amigas

antes me preocupaba por mi hijo,

ahora me preocupo también por mi nuera y mis nietos.

Y es muy duro.

Los vecinos se escandalizaron con declaraciones

que para ellos suponían la lapidación de todo el barrio,

como las del ministro belga del Interior que dijo

que iba a limpiar Molenbeek.

Si dices a la gente de aquí que voy a limpiar Molenbeek,

estás diciendo que es gente sucia.

Si dices controlaré casa por casa, mi reacción es

si tienes que controlar casa por casa eso quiere decir

que no sabes dónde buscar.

Bruno respondió también con su pluma a otras difundidas en algunos medios

como las de un tertuliano francés que llegó a decir

que en lugar de bombardear Raca en Siria

había que bombardear Molenbeek.

Bruno no solo cree que eso era un disparate

sino que, además, piensa que puede fomentar el racismo.

Un problema que empiezan a sufrir algunos

incluso por el simple hecho de tener apellidos árabes.

Tengo un amigo cuyo padre es de origen marroquí

y la madre es de origen belga, de varias generaciones.

Y le costaba encontrar una casa para alquilar.

Un día le pidió a un amigo de origen belga

que intentase alquilar él,

y cada vez que a él le decían que la casa estaba ocupada

a su amigo le decían que estaba libre.

Y una sucesión de situaciones así hizo que esta persona

cambiase su apellido y adoptase el de la madre.

Todo el mundo se ha quedado en shock

diciendo que todo viene de Molenbeek

o están diciendo que todos los musulmanes son así,

pero eso es shock para todo el mundo.

Dicen que todos los terroristas son musulmanes,

no creo que vayan a llegar tan lejos

porque los musulmanes no somos así.

Redowan, aparte de contar con familia en el barrio,

no ha tardado mucho en hacerse nuevos amigos.

La mayoría recién llegados como él

con los que suele pasear por los alrededores.

A pesar de que se le retrata como un barrio peligroso,

ni Redowan ni sus vecinos consideran que la delincuencia allí

sea diferente a la que pueda existir en cualquier otro barrio.

Esta plaza es una plaza muy famosa en Molenbeek

una de las plazas más oscuras, no de criminalidad,

sino de traficantes de drogas y nadie lo soluciona.

Hace más de 30 años que ocurre lo mismo.

Lo único que las autoridades hacen es

esperar a que cada toxicómano muera día tras día.

Es la técnica del avestruz, no veo nada,

si no veo nada todo está perfecto.

Mi personaje en el espectáculo es un predicador frustrado

al que la vida le ha decepcionado

y le han decepcionado más personas.

Ni representa la emigración ni a la gente,

solo me representa a mí.

Pero, si humildemente, tuviera que dar un consejo sería:

Cuando dices algo, compruébalo.

Lee y aprende.

Eso es lo que dice uno de los personajes a otro.

Le pregunta, ¿has leído el Corán? y le responde, no.

Hay que leer el Corán, hay que interpretarlo.

Hay que informarse y no llegar con soluciones fast food.

Eso es lo que llamo el islam fast food.

El islam fácil.

Hay 24 mezquitas reconocidas en Molenbeek,

pero no vemos ni un solo minarete.

En realidad se trata de pequeños locales de rezo

esparcidos por todo el barrio.

Además de estas, hay otras que no están registradas

e incluso que los propios vecinos del barrio desconocen.

Instaladas en garajes o locales de algunas de sus calles.

¿Por qué no nos dan un sitio para tener una verdadera mezquita?

Y esa mezquita esté abierta a todos musulmanes o no musulmanes,

como la iglesia.

Hassan se pregunta, por qué todavía no hay imanes formados en Bélgica

y tienen que venir de países como Arabia Saudí, Turquía o Marruecos.

Es una equivocación

cuando esos imanes no se han integrado en la sociedad,

no saben nada sobre esa sociedad.

No saben, no practican y no hablan su idioma.

Cómo se van a comunicar con la gente joven que va a la mezquita

si no hablan el mismo idioma.

En estas mezquitas casi todos se conocen.

Por eso sabe muy bien que estos no suelen ser los lugares

a los que acuden para buscar gente para mandar a Siria.

Les suelen buscar en gimnasios o incluso en plena calle.

Aunque la mayoría son captados a través de las redes sociales.

Se sabe que entre los reclutadores que buscan gente para mandar a Siria

hay belgobelgas,

término que se utiliza en este país para señalar lo autóctono.

Creo que hay personas que le han captado

y uno de ellos se llama Jean Louis Le Sumi

que actualmente está siendo juzgado.

Es el reclutador.

Mi hijo fue captado por un grupo belgobelga.

Yo creo que si vuelve,

siempre me digo que volver para que yo le vea me haría muy feliz

Pero volver para rehacer su vida aquí

es algo que no le desearía.

Le diría, intenta buscar otra cosa en otro lugar

porque aquí su vida está acabada.

Los barrios no solo son el lugar donde se encuentra nuestra casa

guardan un poco de nuestra historia

y mucho de nuestra identidad.

A veces caemos en él por circunstancias,

pero llegamos a quererle

y considerarle como nuestro pequeño país.

Cuando algo sucede en el barrio es lo primero que nos preocupa

por eso, solo cuando va retomando la tranquilidad

nosotros, los que vivimos en él empezamos a sentir

que vuelve la vida.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Yo vivo en Molenbeek

En Portada - Yo vivo en Molenbeek

28 ene 2016

Molenbeek está en el punto de mira de todos los medios de comunicación. En este barrio vivían dos de los autores de los atentados de París y está vinculado a otros ataques terroristas en Europa. Muchos vecinos se rebelan contra esa imagen de nido de yihadistas.

ver más sobre "En Portada - Yo vivo en Molenbeek" ver menos sobre "En Portada - Yo vivo en Molenbeek"
Programas completos (320)
Clips

Los últimos 807 programas de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos