Dirigido por: José Antonio Guardiola

Espacio que ofrece reportajes que acercan al espectador a la actualidad internacional a través de situaciones conflictivas que sufren determinados países. ''En portada'' tiene varios premios, entre los que destacan el Premio UNICEF y el Premio Rey de España de Periodismo.

Contacto

Escriba al programa En portada: enportada.tve@rtve.es

3028498 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
Para todos los públicos En Portada - Próxima parada, Bucarest - Ver ahora
Transcripción completa

Autobuses que entran y salen animan la decadente estación de Filaret,

a las afueras de Bucarest.

Maletas y bultos que dan un cierto colorido

a los grises muros de este edificio

que albergó la primera estación de trenes de la capital rumana.

Equipajes repletos de esperanza hacia un futuro mejor

se confunden con otros cargados de experiencias

de largos años de emigración.

Vehículos que recorren miles de kilómetros de ida y vuelta

a través de la vieja Europa.

Un camino que tanto para los que salen como para los que regresan

se convierte en el prólogo de una nueva vida.

25 años detenidos en el tiempo.

Una de esas moles que se construían

en tiempos del régimen comunista de Ceausescu,

sigue descomponiéndose poco a poco en pleno centro de Bucarest.

Lo que iba a ser la sede de la radiodifusión rumana

aspira ahora a convertirse en un gran centro comercial.

Un edificio que, como otros muchos en Rumania,

sigue aguardando tiempos mejores.

Los rumanos, unos 22 millones, también esperan.

Su transición desde la caída del comunismo ha sido lenta.

Las expectativas económicas tampoco han ido tan deprisa

como la gente anhelaba.

Las esperanzas surgidas tras el ingreso del país

en la Unión Europea en 2007

han chocado con la gran crisis económica internacional.

-Cuando yo salí de Rumania no salía porque allí estaba bien,

eso está más claro que el agua.

Yo era jugadora de balonmano y ganaba 200 euros,

al cambio me fui a España que era pesetas,

yo ganaba para hacer el cambio de peseta a euro, yo ganaba 800 euros.

Entonces, qué iba a hacer,

quedarme allí siendo una estrella de balonmano

o vivir bien en España. Estaba muy mal en Rumania.

No había muchos cambios entre lo que era antes

de la revolución y después.

Millones de rumanos decidieron un día hacer las maletas

y buscar un futuro en otros países de Europa, principalmente en Grecia,

Italia, Reino Unido y España, a donde llegó Angie.

En nuestro país, los rumanos han llegado a constituir

la comunidad inmigrante más numerosa.

Pues, la verdad, de España, se me pone la piel de gallina.

Tengo buenos recuerdos, fue como...

Pasé la mitad de mi vida allí. Es como que algo de mí es español.

Angie y su marido Gaby no imaginaban entonces

que iban a llevarse un trocito de su España a Bucarest.

En su recién inaugurado restaurante español han depositado

sus esperanzas y todos los ahorros de más de 17 años de ausencia.

¿Qué tal la comida? -Muy bien.

Recuerdan los buenos tiempos económicos de España,

los años dorados de la construcción y del sector servicios.

-Estamos muy llenos. -Pues me alegro mucho.

-Gracias. -Hasta luego.

Hemos estado 13 personas en un piso de tres habitaciones.

-Hasta en el pasillo dormía la gente.

Había uno que dormía con la cabeza en el baño y los pies fuera,

en el pasillo.

-Yo lo veo muy duro y, la verdad es que la mayoría

hacen este sacrificio. Nosotros lo hicimos y luego,

después de seis meses, ya estábamos en un piso

solos los dos y para mí era no sé, como el paraíso.

En la cocina del restaurante la mayoría de los trabajadores

también habla español.

La diáspora había crecido tanto que el gobierno realizó campañas

para convencer a sus nacionales

del que el país al que regresarían era mejor

que el que habían dejado

pero la desconfianza hizo que no volvieran tantos como se esperaba.

La crisis económica en los países receptores

ha sido lo que realmente ha empujado a que muchos retornaran

antes de lo previsto.

Robert ha llegado hace tres meses a Rumania y recuerda con cariño

las playas de Huelva.

Su acento andaluz delata los 14 años vividos en Andalucía.

-La verdad es que la situación en España estaba un poquito dura.

Por lo menos quiero intentar a ver si me puedo defender mejor aquí.

Restaurantes y otros pequeños negocios han abierto sus puertas

en la capital rumana gracias a los ahorros

de muchos emigrantes que han regresado

pero al volver se sienten poco arropados por el gobierno.

-No, que te ayudan ¿en qué?

No puedo decir nada sobre eso. Te quita más.

-Es más, te ponen un montón de piedras para abrir un negocio aquí.

No te imaginas la cantidad de historias.

Cosas legales y normales pero pasas por demasiadas oficinas,

demasiada gente que te firme esto, que te con un puño ahí,

que te ponga otro. Allí, allá...

(HABLAN RUMANO)

Su restaurante es para ellos más que un negocio.

Es la recompensa a años de sacrificio.

Su experiencia en el extranjero les ha ayudado a dejar atrás

la resignación, paciencia y pasividad con la que siguen

etiquetando a los rumanos.

Gaby piensa que el país también se ha beneficiado de su esfuerzo.

-Muchas veces es mucho dinero, casi la mitad del PIB en una época

era el dinero que enviaban los rumanos de fuera,

no solamente de España, de todas partes.

-Ha cambiado mucho Rumania pero vamos a ver si está... Si me adapto.

Una vez fueron considerados héroes

y ahora se han quedado sin subvenciones, pagas

ni otras ayudas del Estado.

Las denuncias de fraude de gente que se hacía pasar

por revolucionario han influido para que se supriman

y, de paso, se ahorren los 100 millones de euros anuales

que suponían.

(GRITOS EN RUMANO)

Los que se consideran auténticos revolucionarios exigen justicia

y aseguran que sin ellos no hubiera sido posible la caída de Ceausescu.

Las Navidades de 1989 cambiaron el destino del país.

Unos pocos días acabaron con 40 años de comunismo.

Nadie podía imaginar entonces que lo que se había iniciado

con pacíficas protestas culminaría en unos violentos

enfrentamientos que pusieron al país al borde de una guerra civil

y acabaron con dos décadas de poder absoluto de Ceausescu.

Militares, miembros de la temida Securitate o policía secreta

y gente civil armada se enfrentaron a tiros

en diversas ciudades del país.

Rumania se convertía en el único país del bloque del Este

cuya revolución acabó teñida de sangre.

(GRITOS) ¡Libertad!

El dramático final de Ceausescu y su esposa siguió un macabro

guión que empezaba con una parodia de juicio sin ninguna garantía.

(Tiros)

Una sumarísima ejecución grabada por una cámara de video

que todos los rumanos vieron por televisión.

Imágenes que dieron la vuelta al mundo.

(Aplausos)

(Cañones)

25 años después siguen sin aclararse

aquellos controvertidos sucesos que todavía dividen

a quienes creen que fue una revolución

de los que piensan que se trató de un golpe de Estado

de la cúpula militar con ayuda del exterior.

La caída de Ceausescu abrió las puertas a un sistema

democrático y capitalista

y la desaparición del último régimen estalinista en la Europa del Este.

Pero la figura de Ceausescu sigue atrayendo a algunos rumanos

que se acercan al cementerio civil de Ghencea para dejar flores

a su tumba aunque haya quien asegura que está vacía.

Ceausescu nunca llegó a habitarlo,

el segundo edificio más grande del mundo,

después del Pentágono, es uno de los símbolos

que queda en el país de aquella época.

El Palacio del Pueblo, actual sede del parlamento

y del Tribunal Constitucional fue el sueño megalómano del dictador.

Se terminó en tan solo cinco años.

Ahora, algunas de sus salas se alquilan para celebraciones

para poder costear su mantenimiento.

Enfrente, algunos autobuses tienen parada.

No son los habituales de turistas

sino autocares procedentes de distintos países de Europa

que traen de vuelta a emigrantes rumanos.

Gente que se reencuentra con su país

y que apenas se fija en el imponente inmueble.

Agarrados a su equipaje, emprenden el camino de vuelta a casa.

Pequeños pueblos que salpican el paisaje.

Puntos negros en medio de la inmaculada nieve

que cubre las carreteras comarcales por las que apenas hay circulación.

Lugares de origen de muchos de los emigrantes

que han dejado semiabandonadas estas pequeñas aldeas.

Es difícil encontrar Vacaresti, un pequeño pueblo

a tan solo 100 km de la capital.

Ninguna señalización durante el viaje.

Rumanía solo cuenta con dos autopistas terminadas

y una en construcción.

Las carretas tiradas por caballos se adueñan de estos caminos.

Al llegar, el primer edificio que destaca es la Iglesia,

punto de encuentro de la comunidad.

Además de los oficios religiosos,

los sacerdotes median y organizan la vida de la comunidad.

Aunque el país no tiene religión oficial,

la mayoría es cristiano ortodoxa.

El padre Iliuta echa de menos a los jóvenes en su parroquia.

-Cada año la soledad es mayor.

La impotencia a la que se enfrentan día a día,

la añoranza de los padres hacia los hijos

y de los hijos hacia los padres, los nietos.

Hay quienes no han visto sus hijos o nietos de hace dos o tres años.

A pesar de su proximidad con la capital, la distancia es enorme.

Pueblos dedicados esencialmente a la agricultura,

con malas infraestructuras y peores servicios.

La única distracción para sus habitantes

son las tertulias con los vecinos o las reuniones después de misa.

Sanda vuelve de la Iglesia a su casa porque espera la visita

de sus consuegros.

Tienen una importante cita que no se quieren perder.

-Nosotros, los jubilados que trabajamos durante 30 años

nos dan el equivalente a 150 euros de pensión

y ese dinero no nos alcanza para el mes, entonces qué podemos hacer.

Pues recurrimos a nuestros hijos pero ellos a veces

nos puede mandar dinero, otras veces no pueden enviarnos nada.

Nosotros no podemos quitarles todo su dinero porque entonces,

de qué van a vivir ellos.

Todas las casas del pueblo se parecen.

Todas de una planta donde se apiñan las familias.

Las calles no tienen nombre.

La población se mide en propiedades.

250 casas en Vacaresti.

De todas ellas, hay una que sobresale de las demás,

es la casa de Mario, que sus padres nos enseñan con orgullo.

-Me parece muy bonita, me quito el sombrero. Qué más puedo decir.

Mi hijo volvió de España, compró todo lo que necesitaba

y construyó esta casa.

Es una villa. Lo hizo todo solo.

Yo no puse nada de dinero.

Mi hijo y mi nuera lo construyeron con sus ahorros.

(Golpes)

Sanda recibe a sus consuegros a la hora acordada.

Todo está preparado en la pequeña habitación

que sirve de salón y dormitorio.

Frente a la pantalla del ordenador

esperan uno de los momentos más deseados.

Sus hijos, Camelia y Mario

le van a mostrar a la pequeña Estefanía

que ha nacido en España hace solo unas semanas.

Además de Camelia,

Sanda tiene otro hijo en España y otra nieta.

Para ella, la soledad es ya una vieja amiga.

-Su casa está al final de mi jardín.

Salgo al jardín, miro la casa y me imagino que sale mi nietecita

de allí y me llama, "¡abuela!"

Sí, sí. Yo tengo esa esperanza de que vuelvan.

Al menos, que vengan de vacaciones.

No nos resulta fácil la ausencia. ¿Qué le voy a contar?

La verdad, es que sufrimos mucho.

Mantener a la familia unida ha sido siempre su meta.

Angie se fue a España siguiendo los pasos de su marido.

La falta de trabajo les hizo regresar,

pero su nuevo negocio en la capital

les ha separado esta vez de sus hijas,

que permanecen en el pueblo con los abuelos.

Solo los fines de semana logran estar todos juntos.

El Colegio Cervantes es uno de los más de 100 centros

esparcidos por varias provincias de Rumanía

donde parte de la enseñanza se da en español.

La educación es gratuita y obligatoria

desde los 6 a los 17 años.

En este colegio algunos niños han crecido

sin la presencia de sus padres,

que les han tenido que dejar al cuidado de abuelos

u otros familiares mientras ellos emprendían camino de la emigración.

Dusan se siente ahora integrado con sus compañeros,

pero no ha sido fácil.

La muerte de su padre, un español

con el que contrajo matrimonio su madre, de nacionalidad rumana,

precipitó la vuelta, pero ella tuvo que regresar otra vez a España

durante dos años para trabajar

y mientras dejó a su hijo al cuidado de los abuelos en Rumanía.

Yo sé que mi madre me quiere mucho y mis abuelos también,

y mi familia en España, igual, solo que yo siempre seré

más español que rumano, porque mi infancia fue allí

y todos mis recuerdos están allí.

Simplemente es parte de mi identidad, de mi persona.

Algunos de los hijos de emigrantes retornados

apenas sabían decir en rumano unas pocas palabras.

Aunque Yasmina regresó con su familia hace ya seis años

no consiguió acostumbrarse a su nueva vida.

Hablo con mamá y le digo que yo me quiero regresar a España.

También echo mucho de menos a mis amigas.

La añoranza por el lugar donde pasaron su infancia

ha unido mucho Alberto y Marian.

Sus padres se quedaron sin trabajo en España

y regresaron casi a la vez después de más de 10 años de emigración.

Al principio me lo tomé mal porque ahí conocía a mucha gente,

era mi segunda familia por decirlo así,

y que ahora me vaya, no sé, me parecía un poco triste.

-Estoy casi siempre con él y hablamos español

porque es más fácil para nosotros,

y los chicos de la clase y las chicas dicen que...

-... Que dejemos el español y que hablemos más rumano

para que ellos también lo entiendan.

Muchos jóvenes rumanos están ahora mejor preparados que sus padres.

Han tenido más oportunidades.

Sin embargo muchos de ellos siguen viendo su futuro fuera del país.

Las nuevas tecnologías les han ayudado a indagar

sobre los males que azotan a su sociedad,

corrupción, desempleo, inestabilidad política y bajos sueldos.

Tenían que estar un poco más atentos a lo que pide el país, el pueblo,

y bueno, intentar cumplirlo.

-Aquí el sueldo es muy bajo, bajísimo me parece a mí.

Me parece muy bajo y por eso lo que quiero hacer es estudiar aquí,

sacarme el título de la ESO y luego irme a España.

Creo que voy a ir a estudiar a una universidad, creo.

Los hijos de los rumanos que salieron del país

están ahora dentro de los planes del Ministerio de Fondos Europeos.

Desde su ingreso en la UE Rumanía no había llegado a aprovechar

ni la mitad de los fondos que estaban a su disposición.

Financiar actividades de refuerzo escolar a los niños

cuyos padres trabajen fuera de Rumanía

para así evitar el abandono escolar,

porque se sabe que cuando los padres se van a otro país

los niños que se quedan son cuidados solo por sus abuelos,

en los mejores casos, y poco a poco dejan el colegio.

El edificio de Gare du Nord,

la principal estación de trenes de Rumanía, nunca duerme.

Allí se resguardan aquellos que no tienen dónde ir.

Rumanía es, después de Bulgaria, el país más pobre de la UE.

A pesar de tener una baja tasa de desempleo

sus escasos sueldos, apenas el equivalente a unos 350 euros,

no permite a muchos llegar a final de mes.

También existe un mundo repleto de marginalidad abandonado a su suerte.

En las cercanías de la estación nos encontramos con Bruce Lee.

Así le conocen los que le ven como el padre que no tuvieron,

como el líder que conduce a ninguna parte

a los que han tenido la desdicha de caer en la drogadicción

o como el héroe de los desamparados y desvalidos

a los que intenta proteger de pandillas y mafias

que merodean por ahí.

Bruce Lee fue uno de aquellos niños que quedó abandonado en la calle

cuando la caída del comunismo

dejó los numerosos orfanatos de aquella época sin ninguna atención.

Mientras comercia con la chatarra le pedimos que nos hable de su vida.

Y nos permite que le acompañemos a un sitio

donde solo se puede acceder con su visto bueno.

Todas las ciudades del mundo tienen un lado oscuro,

y en Bucarest este se encuentra en las entrañas de las calles.

Este es un mundo subterráneo

donde se cobijan los que han perdido todo o nunca tuvieron nada,

un mundo invisible para la mayoría

donde ellos han encontrado un lugar para vivir

y una comunidad de la que formar parte.

Le preguntamos a Bruce Lee las razones

por las que tienen que vivir así.

Bruce Lee ha recogido a muchos de ellos cuando solo eran niños,

toda una vida en este lugar donde enfermos de SIDA, drogadictos,

huérfanos, vagabundos o pobres configuran una especie de familia.

Comparten comida con toda clase de drogas sintéticas

que inhalan en el interior de este agujero.

Bruce Lee no contesta cuando le preguntamos

de dónde saca el dinero para mantenerles.

Durante todo el día gente aparece y desaparece por esos agujeros.

Como zombis que salieran del más allá.

Mientras, arriba, otro mundo sigue latiendo,

gente apresurada que apenas se fija en ellos.

El lago Floreasca rodea a uno de los parques de Bucarest.

En sus inmediaciones nacen los nuevos barrios.

Las grúas parecen dejar el letargo obligado

tras el estallido de la burbuja de la construcción en 2013.

Ahora el mercado se ha estabilizado y las ventas han vuelto,

especialmente en la capital, donde se han instalado también

algunas empresas españolas.

Hay un sistema que se llama "Prima casa",

que es una ayuda del estado, pero para apartamentos pequeñitos,

con 5% de IVA y con un valor máximo de 80.000-85.000 euros.

Ese es el producto que se está vendiendo en Rumanía ahora mismo.

Todo lo que sean más metros cuadrados o mayor precio

implica un IVA del 24%, y eso es prohibitivo ahora mismo

para los sueldos que hay en Bucarest.

La subida del IVA, forzada por el FMI,

fue aplicada hace cinco años

dentro de un paquete de medidas de austeridad.

Tanto para las empresas extranjeras

como para los emigrantes retornados que acaban de abrir su negocio

los impuestos son el mayor dolor de cabeza.

Aunque muchos rumanos ya piensan en euros,

el país no pertenece aún a la eurozona.

Su moneda, el leu, está muy devaluado frente al euro.

Al entrar el euro toda esta gente que tiene mucho dinero guardado,

¿qué tendrá? O gente también que, para decir la verdad,

ha hecho algún trapicheo y no lo ha declarado,

ahora tendrá que sacarlo por algún lado.

En Rumanía se suceden las detenciones

e imputaciones por corrupción.

La presión comunitaria sobre este problema,

que ha dejado el país fuera del espacio Schengen,

ha hecho que se endurezcan las medidas.

A la nueva fiscalía anticorrupción no paran de llegarle nuevos casos.

Es muy difícil eliminar definitivamente

los hechos de corrupción,

aunque se puede acotar este fenómeno

pero solo utilizando un sistema muy sencillo.

Un sistema complicado, con muchos procedimientos,

da pie a infracciones de la ley.

Tal y como he dicho siempre en mi mandato de ministro

tenemos tolerancia cero hacia cualquier hecho de corrupción.

El que la hace, la paga.

La corrupción se intenta también eliminar de la vida cotidiana.

Los sobornos se convertían en una tasa más a pagar por los ciudadanos

para recibir servicios que les correspondían.

Angie asegura que se han perdido ciertas costumbres,

como llevar regalos al médico para que te atiendan mejor

o sobornar a algunos agentes de la autoridad.

A mí me paró una vez una policía, y antes con una propinita

podías pasar de eso.

Ahora, no, ahora me han dicho, señorita, esto es la multa

y ya está. Son muy estrictos y muy profesionales.

Su vuelta al deporte le ha ocasionado una lesión en la rodilla.

La operación ha ido muy bien, pero se queja de lo que considera

excesiva burocracia en la sanidad y del estado de abandono

de la mayoría de los hospitales.

Hay médicos muy buenos.

Lo que pasa es que el estado creo que no los motiva lo suficiente.

Ganan muy poco y los médicos creo que están un poco aburridos

o cansados de la situación.

El sistema público de salud se resiente de la situación económica

que afecta al país. Faltan infraestructuras y medios.

Sin embargo los hombres de rojo han revolucionado el sistema sanitario.

Se trata del 112, un sistema integral de urgencias, ambulancias,

coches de bomberos y helicópteros

equipados con moderno material y personal sanitario.

Orgulloso de su funcionamiento e instalaciones,

el doctor Raed Arafat, un médico de origen palestino

que creó este servicio en 1990

por la alta tasa de mortalidad en urgencias,

nos enseña las salas de emergencias ampliadas y renovadas

del hospital Florianska,

un lujo comparado con los viejos hospitales del país.

Y este es un simulador muy completo que nos permite recrear

determinadas situaciones,

como simular el ritmo cardíaco de un paciente.

Montan un hospital de campaña en pocos minutos

frente a las largas esperas y colas en los hospitales tradicionales.

El sistema de emergencias ha salvado muchas vidas,

sobre todo en los pueblos, donde la falta de infraestructuras

y difícil acceso hace complicado llegar rápido a un hospital,

lugares donde también la emigración ha dejado un vacío.

Necesitamos traer de vuelta a los médicos

porque hemos perdido a muchos.

Arafat es uno de los pocos políticos valorado y querido por los rumanos.

Actual Secretario de Estado de Sanidad,

se rebeló contra un intento de privatización

del sistema sanitario del país y la reforma de su servicio.

El apoyo de muchos rumanos, que salieron a la calle,

hizo que tuvieran que anular el proyecto.

Marius ha regresado de Grecia hace tres años,

cuando la crisis ya había golpeado a ese país.

Se fue cuando era un adolescente, pero la razón de su marcha

no fue económica sino el reencuentro con su madre,

que unos años antes se había ido allí a trabajar.

Marius también quería cumplir su sueño,

estudiar teología en uno de los lugares emblemáticos

de la Iglesia ortodoxa.

Volví a casa y vi que las cosas no estaban igual,

que habían cambiado a mejor, y eso fue porque Rumanía

entró a formar parte de la UE, y esto ha agrandado las fronteras.

Así han podido venir compañías extranjeras para invertir

y trabajar en Rumanía.

Ellos han traído su cultura y también ese aire europeo.

A pesar de ser miembro de la UE hace muy poco que los rumanos

han logrado la libre circulación de sus trabajadores

por todos los estados miembros,

pero todavía sufren recelos de países como Reino Unido,

que ha limitado sus beneficios sociales.

Empresas extranjeras empiezan a ocupar

las recién estrenadas oficinas.

El gobierno busca inversión de fuera para aliviar su economía.

Marius pasó del seminario a los negocios.

Ahora trabaja en una compañía de capital griego.

En este momento y teniendo en cuenta el cambio de gobierno

y el presidente de Rumanía, y el voto decisivo de la diáspora,

en Rumanía tenemos puesta la esperanza en un futuro mejor.

Ansiosos por pasar del duro invierno rumano a su espléndida primavera.

Muchos de los que han regresado todavía no saben

si su decisión ha sido la correcta, aunque reconocen que para ellos

ya no hay vuelta atrás.

Éramos extranjeros en nuestro país,

y allá muchos de los amigos ya no estaban o estaban casados,

los compañeros ya no estaban.

Hay gente que no te conoce. Me sentía, otra vez desde cero.

-Siempre la tierra atrae, pero me cuesta bastante trabajo

adaptarme a mi tierra.

El país ya no es el mismo, pero la persona tampoco.

La vuelta es casi tan difícil como la partida.

El regreso supone una doble migración

que cada uno experimenta a su manera.

En la vieja estación los autobuses emprenden de nuevo el camino.

Para los que acaban de llegar el viaje no ha terminado.

Solo acaba de empezar.

En Portada - Próxima parada, Bucarest

40:14 05 mar 2015

El programa analiza la situación de algunos emigrantes rumanos que han regresado a su país y desvela cómo miran ahora a su país de una manera más crítica y se muestran más interesados en la política que antes de su marcha.

Han pasado 25 años de la caída del régimen de los Ceaucescu y Rumanía sigue viviendo una difícil y larga transición política y económica. Esa lenta transición provocó que Rumania fuera uno de los países de los que salió un gran número de emigrantes, la mayoría con destino a otras naciones de Europa. Pero la crisis económica que ha afectado a muchos de ellos (España o Italia, entre otros), y que ha generado una elevada tasa de paro, ha empujado a algunos a regresar antes de lo previsto.

Los rumanos no han protagonizado un retorno masivo, pero sí es cierto que muchos de los que consiguieron hacerse con algunos ahorros, después de muchos años de emigración, han regresado con la esperanza de establecer pequeños negocios y empezar una nueva vida en su país de origen y, en cierto modo, convertirse en motor de una sociedad que exige avances y reformas. De hecho, el voto emigrante resultó decisivo para la elección del nuevo presidente del país, Klaus Iohannis.

 

El programa analiza la situación de algunos emigrantes rumanos que han regresado a su país y desvela cómo miran ahora a su país de una manera más crítica y se muestran más interesados en la política que antes de su marcha.

Han pasado 25 años de la caída del régimen de los Ceaucescu y Rumanía sigue viviendo una difícil y larga transición política y económica. Esa lenta transición provocó que Rumania fuera uno de los países de los que salió un gran número de emigrantes, la mayoría con destino a otras naciones de Europa. Pero la crisis económica que ha afectado a muchos de ellos (España o Italia, entre otros), y que ha generado una elevada tasa de paro, ha empujado a algunos a regresar antes de lo previsto.

Los rumanos no han protagonizado un retorno masivo, pero sí es cierto que muchos de los que consiguieron hacerse con algunos ahorros, después de muchos años de emigración, han regresado con la esperanza de establecer pequeños negocios y empezar una nueva vida en su país de origen y, en cierto modo, convertirse en motor de una sociedad que exige avances y reformas. De hecho, el voto emigrante resultó decisivo para la elección del nuevo presidente del país, Klaus Iohannis.

 

ver más sobre "En Portada - Próxima parada, Bucarest" ver menos sobre "En Portada - Próxima parada, Bucarest"

Los últimos 693 documentales de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Un pueblo en dos países

    Un pueblo en dos países

    40:41 pasado lunes

    40:41 pasado lunes Durante siglos, la oscilante frontera entre Francia y Alemania ha generado multitud de historias personales de unión o división, según los casos. En Portada ha buscado esos testimonios.

  • Los tiempos de Erdogan

    Los tiempos de Erdogan

    40:05 26 jun 2017

    40:05 26 jun 2017 En Portada aborda la división en Turquía entre partidarios y detractores del presidente Erdogan, un Estambul de relojeros en que el inexorable paso del tiempo afianza las dos Turquías, la tradicional que mira a Oriente y la más juvenil y moderna que se asoma a Occidente.

  • Entre muros y santuarios

    Entre muros y santuarios

    41:20 12 jun 2017

    41:20 12 jun 2017 En Portada aborda el asunto de la inmigración en Estados Unidos: Desde los centroamericanos que acaban de cruzar la frontera hasta aquellos que llevan allí toda una vida trabajando con permiso de residencia y ahora se han lanzado a tramitar la ciudadanía estadounidense por temor a una expulsión. La historia comienza en McAllen, una ciudad del sur de Texas. Allí llegan a diario decenas de salvadoreños, hondureños y guatemaltecos que cruzan el Río Grande en lanchas fletadas por coyotes. Y desde McAllen, En Portada desarrolla todo el proceso en el que se embarcan los que escapan de sus países en busca de una vida algo mejor. En la inmensa mayoría de los casos, la huida surge de la violencia o la pobreza.

  • 41:21 22 may 2017 En Portada recorre las dos orillas del Dniéster a su paso por Moldavia. El río delimita el conflicto más olvidado de Europa, el de Transnistria (en rumano/moldavo) o Pridnestrovia (en ruso), heredero de la disolución de la Unión Soviética. Cuando se cumplen 100 años de la Revolución Bolchevique, en este pequeño territorio europeo, de poco más de 4.000 kilómetros cuadrados, Lenin merece todo los honores y Moscú es el gran valedor. La autoproclamada República Moldava Pridnestroviana rompió con Moldavia en septiembre de 1990, pero no con la URSS. Delimitada por el río Dniéster al oeste y por Ucrania, al este, este pequeño territorio marca también una de las fronteras del pulso estratégico que, desde el fin de la URSS, mantienen Rusia, la Unión Europea y la OTAN en el este europeo. Hasta ahora, Pridnestrovia no ha conseguido el reconocimiento internacional, ni siquiera por parte de Moscú, su gran aliado. Este conflicto enquistado condiciona además al desarrollo de ambas orillas del Dniéster. Moldavia es el país más pobre de Europa y el más desconocido.

  • La paz empieza mañana

    La paz empieza mañana

    41:14 08 may 2017

    41:14 08 may 2017 En Portada ha sido testigo de la desmovilización de las FARC, la guerrilla más antigua de Latinoamérica. Para todos, sociedad civil, gobierno e insurgentes, comienza la paz, tras medio siglo de conflicto. ¿Se puede superar un conflicto que a lo largo de 52 años ha causado 220.000 muertos; 5 millones de desplazados; más de 40.000 secuestros; 60.000 desaparecidos que yacen en fosas comunes repartidas por todo el país? ¿Se puede poner a cero el contador de la historia?¿Por qué el gobierno de Juan Manuel Santos ha conseguido lo que intentaron, sin éxito, anteriores presidentes? . Nadie sabría responder con certeza, pero los analistas y expertos en el conflicto más antiguo de la región latinoamericana, coinciden en que sólo ahora se han dado circunstancias que antes no existieron: discreción en las negociaciones que han durado seis años y de las que sólo se tuvo noticia en el último tercio; una férrea voluntad por parte del gobierno y de las FARC para llegar a un acuerdo y la externalización del diálogo que transcurrió fuera de Colombia y con la mediación de gobiernos extranjeros y de Naciones Unidas. El proceso está en una de las fases más delicadas: la de la desmovilización de las FARC, la guerrilla que en los 90 estuvo a punto de ganar la guerra al Estado; la entrega de las armas y la puesta en marcha del calendario de incorporación de los guerrilleros a la vida civil. El llamado Mecanismo de Monitoreo y Verificación –del que forman parte el gobierno, la guerrilla y Naciones Unidas-, tenía una hoja de ruta para la entrega de las armas que debería finalizar el 1 de junio.

  • El temporal francés

    El temporal francés

    39:03 24 abr 2017

    39:03 24 abr 2017 Un día después de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, En Portada retrata la nueva Francia. Un equipo del programa recorre el país para mostrar los cambios sociales, económicos y culturales que han configurado un nuevo mapa político.

  • 5:53 21 abr 2017 El viraje de Francia hacia la ultraderecha ha llegado hasta el sur del país, tradicional feudo de la izquierda. "No podemos aceptar que las fronteras no existan. Las fronteras nos protegen. Es una locura. Yo no estoy de acuerdo con todo lo que dice Trump, pero su elección en el país del culto al librecambio significa que se lo cuestionan. El voto sobre el Brexit es lo mismo: es el rechazo a eso. Quizás vivamos lo mismo en Francia", explica al programa de TVE En Portada, Robert Ménard, el alcalde de Béziers, la mayor ciudad de Francia en manos de la extrema derecha. Ménard no pertenece al Frente Nacional, pero llegó al poder con su apoyo. Béziers es también la ciudad más pobre de la región de Occitania, en el sur del país. La tasa de paro duplica la media nacional.

  • La casba rebelde

    La casba rebelde

    40:28 10 abr 2017

    40:28 10 abr 2017 La casba de Argel es mucho más que una medina, mucho más que el barrio más antiguo de la capital y más que el lugar reconocido en 1992 por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, por su interés cultural e histórico. La casba es el corazón del país y late en función del propio sentir de Argelia. Un pulso que se ha mantenido en paralelo con los acontecimientos más sobresalientes de su historia.

  • 40:55 07 abr 2017 En la actualidad, unas 3.000 mujeres y niñas yazidíes siguen siendo esclavas del Dáesh. En diciembre de 2015, Nadia Murad intervino en el Consejo de Seguridad de la ONU y pidió al mundo que pusiera fin a la barbarie. En su ofensiva en el norte de Irak, el Dáesh ejecutó a miles de hombres y secuestró a más de 5.000 mujeres y niñas yazidíes, para convertirlas en esclavas sexuales. Una de las protagonistas de este reportaje, Nadia Murad, narró ante las cámaras de 'En Portada' el horror que sufrió a manos de los yihadistas.

  • El puente de Bolívar

    El puente de Bolívar

    40:34 27 mar 2017

    40:34 27 mar 2017 En Portada viaja esta semana al punto fronterizo más dinámico de América Latina, el puente Simón Bolívar, que une Cúcuta (Colombia) y San Antonio del Táchira (Venezuela). A ambas orillas del río Táchira, colombianos y venezolanos comparten lengua, gastronomía, familias, historia, economía, problemas y conflictos. Unas relaciones fluidas, no exentas de problemas, que se vieron interrumpidas por el cierre del puente durante un año. Su reapertura en agosto fue una fiesta multitudinaria. Desde entonces, aunque el paso aún está limitado y no ha recuperado la fluidez de antaño. Colombianos y venezolanos cruzan a diario este puente en un incesante ir y venir, buscando en el otro lado lo que más les conviene. Los colombianos, la gasolina barata de Venezuela. Y los venezolanos, los comercios donde encuentran los innumerables productos de primera necesidad que han desaparecido de sus tiendas. Un trasiego de mercancías, abonado por la diferencia de precios, da pie también a un contrabando al por menor y otro, mucho mayor, controlado por grupos criminales.

  • Holanda en claroscuro

    Holanda en claroscuro

    40:21 13 mar 2017

    40:21 13 mar 2017 En Portada retrata las contradicciones de Holanda, un país abierto y tolerante en el que podría triunfar la extrema derecha. Las elecciones se celebran el miércoles 15 de marzo. El populista de extrema derecha Geert Wilders disputa la victoria al primer ministro holandés, el liberal Mark Rutte. En cualquier caso, y según las encuestas, ninguno obtendría mayoría suficiente para gobernar en solitario y de nuevo será necesaria una coalición. En Holanda en claroscuro escuchamos a representantes políticos, sociales, culturales contrarios y favorables a la extrema derecha y también a miembros de la comunidad musulmana y a refugiados. Musulmanes y refugiados están en el punto de mira de la extrema derecha. También hemos viajado a la ciudad de Almere y a la turística Volendam, bastiones en los que Wilders ha ganado en distintas elecciones.

  • Los últimos de Calais

    Los últimos de Calais

    39:23 13 feb 2017

    39:23 13 feb 2017 Las gaviotas han vuelto a colonizar las dunas de Calais sobre las que creció el mayor asentamiento de inmigrantes y refugiados que ha habido en Francia. Los propios desplazados se referían al campamento como 'La Jungla', un lugar insalubre sobre lo que fue un vertedero, sin apenas infraestructuras, tapizado de lonas y plásticos, donde se hacinaban cerca de 10.000 personas. Un equipo del programa ha vivido de primera mano este proceso, que sirve para analizar la política migratoria europea. El desmantelamiento del campamento de Calais fue un golpe de efecto ante 500 informadores de todo el mundo, que veían cómo los inmigrantes subían a los autobuses, aparcando así su sueño de pasar al Reino Unido. Esos autocares les trasladaban a los Centros de Acogida distribuidos por toda Francia. Además, ha sido un éxito político para el Gobierno de François Hollande, al que acusaban de mirar a otro lado y permitir un enclave extranjero en suelo francés. Aunque la dispersión ha rebajado la presión y los incidentes en la autopista del Eurotunnel, nadie duda que la medida no detendrá la hemorragia migratoria de quienes cruzan Europa, con la vista puesta en el Reino Unido, donde tienen familiares o amigos. De hecho, los Centros de Acogida se han vaciado lentamente y la presencia de los inmigrantes y refugiados en el área de Calais ha ido en aumento. Lo que pasó en Calais concuerda con las nuevas políticas de la Unión Europea que, pese a la falta de políticas comunes, sí parece estar de acuerdo en cortar los flujos migratorios de carácter económico y en endurecer sus políticas de asilo.

  • Guerra a la mentira

    Guerra a la mentira

    40:33 30 ene 2017

    40:33 30 ene 2017 Guerra a la mentira aborda una nueva forma de investigar los conflictos, aunque los hechos ocurran en lugares lejanos o inaccesibles: la investigación de fuentes abiertas, basada en analizar lo que se publica en abierto en Internet. Las nuevas tecnologías, con dispositivos móviles e Internet, permiten documentar lo que sucede en cualquier lugar del mundo en tiempo real y compartirlo en la red.

  • Obama Out

    Obama Out

    39:51 16 ene 2017

    39:51 16 ene 2017 A solo unos días de su salida de la Casa Blanca, En portada recuerda los ocho años de la Presidencia de Barack Obama. Analiza los hitos de su mandato, desde el Obamacare a la no intervención en Siria. En agosto de 2013, Barack Obama tomó una de las decisiones que mejor define su mandato en política exterior. Después de haber marcado en 2012 una línea roja sobre la intervención militar de Estados Unidos en Siria con el uso de armas químicas, dio marcha atrás una vez se conoció que el régimen de Basher el Asad había atacado con gas sarín el barrio de Ghouta, cerca de Damasco. Contundencia diplomática, pero contención militar. Así se resume la doctrina Obama.

  • Riace abre la puerta

    Riace abre la puerta

    40:49 19 dic 2016

    40:49 19 dic 2016 En Portada retrata el pueblo italiano de Riace, salvado de la despoblación gracias a la acogida de centenares de refugiados. El proyecto es obra de su alcalde Domenico Lucano, un hombre reconocido por la revista estadounidense Fortune como una de las 50 personas más inspiradoras del mundo. Histórico de emisiones: 10/10/2016

Mostrando 1 de 47 Ver más