Dirigido por: José Antonio Guardiola

Espacio que ofrece reportajes que acercan al espectador a la actualidad internacional a través de situaciones conflictivas que sufren determinados países. ''En portada'' tiene varios premios, entre los que destacan el Premio UNICEF y el Premio Rey de España de Periodismo.

Contacto

Escriba al programa En portada: enportada.tve@rtve.es

3146378 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos En Portada - Cara Venezia - Ver ahora
Transcripción completa

(Campanas)

He despertado sobresaltada, inquieta.

Aunque no sé por qué.

Es un día como cualquier otro, un poco gris y con mucha humedad.

Tanta que hasta se puede tocar.

En la calle no veo nada raro.

La gente está ocupada con las tareas cotidianas.

Quehaceres que, como en otras ciudades,

son madrugadores pero que aquí tienen una característica especial.

El agua es mi peculiaridad.

Sobre ella me levanto.

Es mi espejo y siempre ha sido mi refugio.

Me consideran una de las más bellas.

Soy la más retratada, pintada,

protagonista y escenario de grandes obras.

Soy la reina del Adriático, la serenísima,

la más elogiada, protegida y observada.

Musa de grandes artistas, inspiración de creadores.

Pero cada vez me siento más sola.

Hablan de mi pasado glorioso, de mi decadencia,

pero se olvidan de mi presente.

Todo está dispuesto para mis invitados.

20 millones de personas vienen cada año a verme.

Yo ya estoy acostumbrada a ellos,

pero cada vez su presencia me inquieta más.

(Gritos)

(Aplausos)

¿Qué me está pasando?

¿Acaso quieren transformarme?

Ser la más hermosa no me hace sentir más segura.

Soy frágil y necesito cuidados.

A pesar de mis bellos vestidos, museos, plazas, iglesias,

palacios y puentes y de mi estilo único,

una mezcla de gótico, renacentista, clásico y barroco,

quieren ponerme un disfraz grotesco,

explotarme y convertirme en una marioneta,

un mero objeto comercial en el que todo se compra y se vende.

Es difícil encontrarse con venecianos por mis calles.

Vilma es uno de ellos.

Su forma de arreglarse, cuidando el mínimo detalle

aunque sea para ir al mercado

le distingue de los batallones de turistas

que desfilan por mis lugares emblemáticos, sitios de los que,

casi nunca, se desvían.

Quien quiere conocerme de verdad tiene que andar por mis calles.

Cruzar mis puentes, pasear por mis sestiere o barrios,

donde mis vecinos

llevan esta especial forma de vida condicionada por el agua,

que para ellos, no es complicada ni extraña

porque están acostumbrados desde que nacen.

La Piazzale Roma es el punto de partida

o el final de los recorridos.

Aquí los autobuses trasladan a tierra firme.

Es un lugar de paso, de ida y vuelta del trabajo, de incesante trasiego.

Cerca de este lugar me adentro por uno de mis barrios

y los protagonistas de las caminatas son ahora los niños.

Van al colegio andando o en patinete porque yo no tengo coche.

Aunque mi vida transcurre lentamente,

caminamos rápido siempre, buscando atajos.

Acostumbrados a subir y bajar escaleras.

Es así, ¿no, Mateo?

Como cada mañana hacéis Beata y tú para llevar a la pequeña Natalia

al colegio.

Me he dado cuenta que esta intranquilidad que siento

no es nueva.

Siempre he tenido miedo a desaparecer.

Terror a las catástrofes, pánico a hundirme.

(Música suspense)

Me han tenido mucha envidia

y desde que nací he tenido que esconderme para evitar

ser conquistada.

De ahí, mi carácter fatalista.

Olvido por un momento las preocupaciones y continúo mi paseo.

Me disgusta ver cómo me ensucian, cómo llenan de pintadas mis paredes.

¿Destruirme? ¿Por qué?

Voy en busca de ayuda.

Me subo al vaporetto, nuestro autobús acuático.

He llegado a Fundamenta Nuove, allí comen su pequeño hotel,

confieso a Mateo mis temores frente a una copa de proseco.

La mayoría de mis casas se han convertido en hoteles,

albergues, pensiones.

Ya no veo asomarse a mis vecinos por los ventanales.

Apenas quedan cines o teatros,

a pesar de que soy la ciudad del arte por excelencia.

Mateo, ¿qué me está pasando?

Mientras me alejo,

el eco de sus palabras sigue sonando y me acompaña en el recorrido.

La conversación con Mateo me ha inquietado más,

siento que alguien me persigue, pero la calle está casi vacía.

¿A dónde se ha ido todo el mundo?

Me dirijo hacia el centro.

Llego a esta farmacia en el campo de San Bartolomeo.

En su escaparate, me encuentro un alarmante aviso.

Un contador que va marcando cómo va disminuyendo mi población.

En 40 años he perdido la mitad de mis ciudadanos.

Uno de ellos es Adriano.

Tantos años a mi lado y, al final, también él ha acabado dejándome.

Aunque su trabajo le obliga a regresar cada día.

Llega al Tronchetto, una isla artificial que sirve de parking

y allí coge el vaporetto para llegar hasta mí.

Mientras me contempla a lo lejos, comprueba cómo ha cambiado todo.

Recuerda ese especial arraigo que sentíamos el uno por el otro.

Recorre las mismas calles por las que de pequeño

iba a comprar el pan, pero ahora apenas quedan tiendas

que no sean las de recuerdos para turistas.

Tampoco hay trabajo que no sea relacionado con este sector.

Por suerte, Adriano sigue haciendo lo que más le gusta.

Cuando termina el trabajo, muchos se dirigen de nuevo

a coger el vaporetto.

Le sigo y llego hasta la Piazzale Roma.

Allí cogen el autobús.

Va lleno de gente que se traslada a Mestre

y otras localidades cercanas,

donde se ha refugiado la mayor parte de mi población.

Vilma y María Rosa ensayan el mes de los bailes

que disfrutarán en carnaval.

Vilma se siente afortunada por poder seguir a mi lado

mientras María Rosa se consuela con las comodidades

que le brinda vivir en tierra firme.

Aunque Mestre sea tan diferente a mí,

como la forma de ser de estas dos hermanas.

(Música)

Muchas de las máscaras que veo no tienen ese toque de seducción,

belleza y misterio.

Son simples recuerdos para turistas

que no se han hecho en talleres artesanales

sino que han sido fabricadas en China a toda prisa.

Quedan ya pocos lugares en los que todavía

se pueden ver aquellas máscaras,

réplicas de las que se usaban durante la época de esplendor

de mis carnavales.

(Música)

Las máscaras no ocultan

sino que dejan ver lo que sin ellas está oculto.

No expresan ninguna emoción pero dejan libre el espíritu

y así puedes transformarte en lo que quieras.

La mayoría de los que me visitan

tienen una imagen estereotipada de mí, que yo misma,

sin darme cuenta, acabo aceptando.

Intento disfrazarme pero noto que, poco a poco,

estoy perdiendo el alma.

(Música orquesta)

Y me resisto a ello.

Así que voy en busca de aquellos lugares

donde los carnavales siguen teniéndome a mí

como principal invitada.

En la fachada de un palacio hay una misteriosa inscripción.

Me han dicho que han aparecido otras iguales en más edificios,

y que los vecinos están enfadados, pero no entiendo el mensaje.

Mis palacios, mis bellos palacios,

recuerdos de aquellos tiempos han dejado de ser habitados

por una sola familia.

Son tan costosos de mantener,

que la mayoría ha dividido sus estancias,

transformándolas en apartamentos para la venta,

o han sido adquiridos para convertirlos en hoteles.

Luca y Flavia pasan mucho tiempo realizando vestidos

como aquellos que lucía en mi mejor época.

Luca, como arquitecto, se preocupa también de mis edificios

y mi estructura.

Y mima con detalle aquellas fiestas de carnaval.

Estos salones fueron en su tiempo las habitaciones del palacio

dedicadas a las fiestas.

Por eso, quizás, en cada uno de sus rincones

se encuentra ese espíritu de carnaval que ahora intentan ocultar.

Y mientras cae la noche y la oscuridad lo envuelve todo,

empiezo a comprender por qué hay tantas historias de misterio

inspiradas en mí.

(Música jazz)

Los umbríos canales de aguas verdes y grisáceas,

y laberínticos paisajes me conducen de nuevo al agua.

Quizás, solo permanezco como un reflejo en ella,

solo por un instante, luego desaparezco.

Quizás ese misterio es el que me mantiene siempre viva.

Pero me asomo como si de un espejo se tratara,

y no veo mi silueta, sino una nueva amenaza.

¿Me mataran?

Tengo que evitarlo.

Acudo al comisario Marini de la policía,

aunque dicen que soy muy segura,

que puedo pasear sola por cualquier lugar

y a cualquier hora, voy a ver cómo me protegen.

Con la patrulla recorro algunos de mis canales.

Como una gran autopista, comprueban la velocidad de las embarcaciones.

A veces encuentran cosas que han sido arrojadas al agua,

como esta caja.

Pero también sofás, o incluso lavadoras.

Vemos también las huellas de la continua crecida del agua.

Las nuevas embarcaciones a motor provocan una estela que me daña.

El agua choca con mis cimientos y abre grietas en mis edificios.

¡Qué tristeza!

Antes solo me mecía el suave movimiento de las góndolas,

y en lugar de ruido de motores, solo se escuchaban risas de niños

que jugaban en mis canales de agua transparente.

Dicen que soy fascinante e intrigante,

que cuando se me conoce por primera vez

siempre queda algo oculto, inédito, que invita a volver a buscarme.

El tiempo parece detenerse aquí, es el salón más bello de Europa,

así llamó Napoleón a esta plaza, mi única piazza,

porque a todas las demás las llamo piazzale o campos.

Solo a primera hora de la mañana puedo recorrerla a solas.

De pronto surge en el agua algo que me tapa completamente la vista

y me hace temblar.

El miedo, pese a un nuevo intento de acabar conmigo,

me lleva alguien que sabe muy bien cómo prevenir asesinatos

o encontrar sospechosos.

Me dirijo uno de los lugares que suele frecuentar

el comisario Guido Brunetti.

Un personaje creado por Donna Leon, escritora estadounidense

de novela negra que vive conmigo desde hace varias décadas.

Brunetti es el protagonista

de sus novelas de intriga y asesinatos,

historias cuyo escenario son mis calles, teatros o canales.

Estoy segura de que a esta hora la voy encontrar tomando un expreso

en este histórico café.

A Donna Leon, es decir, a Brunetti no le extraña verme,

sabe muy bien que hay peligros que me acechan,

y uno en concreto del que siempre me alerta.

Así que, le pregunto directamente. ¿Cómo puedo salvarme, Brunetti?

La conversación con Brunetti se ha interrumpido.

Fuera se escuchan gritos.

Ciudades flotantes pasan a pocos metros de mí.

Algunos aseguran que no es al mar a quien debo temer,

sino a estos nuevos monstruos marinos.

En medio de los que protestan contra la entrada de estas naves,

veo a Silvio Testa, un periodista que siempre ha vivido conmigo

y que piensa que corro un grave peligro.

(Gritos)

Les veo entrar a lo lejos desde el Adriático,

acercarse y aproximarse serpenteando a través de mi canal de la Giudecca.

Rodeándome para poder contemplarme.

Desde sus balcones,

los turistas me miran como quien observa una postal,

y yo, como en los viajes de Gulliver, parezco la enana

y los barcos el gigante.

(Gritos)

Y los más gigantes con los que luchan

cual batalla de don Quijote y los molinos,

solo serán alejados para entrar por otra puerta.

(Gritos)

El nuevo recorrido no se priva mi vista,

comienza en el puerto de Malamocco, se dirige hacia mi zona industrial,

y a través del nuevo canal, llega al puerto marítimo.

Recorro la terminal de pasajeros junto al puerto,

a donde en un fin de semana llegan nueve de estos rascacielos del mar.

Su director, Roberto Perucchio dice que los temblores

no se deben a los grandes barcos,

que según estudios técnicos elaborados al respecto,

los temblores de los que hablo son solo fábulas.

Me habla del movimiento del agua, y también del movimiento del dinero

que supone la entrada de estos grandes barcos,

no solo para el puerto,

sino también para muchos comerciantes de la ciudad.

No solo me alarman los cruceros, sino el miedo a ahogarme.

El agua salada procedente del mar

inunda parte de mí varias veces al año.

Esto me causa muchos problemas. Son las mareas altas.

Las inundaciones son cada vez más frecuentes.

Todavía recuerdo las más destructivas en 1966.

Desde hace años trabajan en este faraónico proyecto de ingeniería

para evitar que el agua entre en mi laguna.

Unas barreras que se elevan cuando se necesitan

y se cierran por completo evitando que entre el agua.

Es el Proyecto Moisés, con un coste elevadísimo,

que antes de que lo terminen ya se ha llevado por delante

a toda la cúpula del sistema político regional

y local, acusados de corrupción.

Me refugio en uno de mis hoteles junto al Canal Grande.

Allí me encuentro al empresario hotelero Victorio

dispuesto a consolarme.

De nuevo en el café,

el comisario Brunetti sospecha que una de las claves

para resolver mi caso es estar ligada precisamente

a todo ese dinero que muevo.

En esta misma plaza he quedado con alguien

a quien quiero preguntar

acerca de lo que me decía el comisario Brunetti,

¿por qué no puedo tomar sola mis decisiones?

Hugo fue mi alcalde en 1990.

Ninguno de los políticos que me ha gobernado

ha sido capaz de alejar mis miedos.

Cada vez me siento más decrépita y abandonada.

(Timbre)

Solo los mayores me acompañan.

Los que a pesar de los inconvenientes

de vivir sobre el agua conservan sus casas

como si se tratara de la última joya de la familia.

Orgullosos de poder vivir en un lugar que millones de personas

anhelan contemplar, aunque solo sea por unas horas.

Y una mañana más, todo parece tranquilo.

Todos ocupados con sus tareas cotidianas.

Todos, ajenos a mi lenta agonía.

Elena ha logrado con sus pinceles

maquillar el triste viaje de mi muerte,

de la que, sin duda, existen culpables.

Veo la muerte como parte de mi destino.

Pero mis miedos se esfuman al comprobar que,

aunque hay demasiados culpables,

nadie está dispuesto a renunciar a mí.

Por cierto, alguien me ha dicho

que hace poco descubrió el significado

de aquella misteriosa inscripción que había aparecido en el palacio.

En el sistema Braille en francés, aquellos puntos raros decían:

"Aprende a mirarme invisible".

En Portada - Cara Venezia

41:07 28 may 2015

En Portada  innova y recrea las reflexiones que agobian a “La Serenísima”, la vieja ciudad de los canales, que poco a poco se vacía de los venecianos de siempre. En cuarenta años su número ha descendido a la mitad. Los altos precios de las casas, la falta de trabajo fuera del sector turístico, y la pérdida de su función urbana en beneficio de los turistas amenazan con convertirla en una especie de parque temático. 

Algunos de los proyectos destinados a salvarla, como el proyecto Mose, para tratar de evitar las inundaciones durante la marea alta, han destapado una amplia red de corrupción que ha llevado a muchos de los políticos regionales y locales a prisión.

A pesar de la disminución y del envejecimiento de su población, en Venecia han surgido movimientos ciudadanos de protesta contra la entrada en la laguna de los cruceros. En temporada alta, hasta nueve cruceros desfilan por el canal de la Giudeca en un fin de semana. Algunos vecinos alertan a Venecia de que estas enormes naves dañan su frágil estructura, mientras que los que viven del turismo, argumentan que la industria de los cruceros es la única que puede salvarla de un turismo cada vez más empobrecido por la crisis económica mundial. 

En Portada  innova y recrea las reflexiones que agobian a “La Serenísima”, la vieja ciudad de los canales, que poco a poco se vacía de los venecianos de siempre. En cuarenta años su número ha descendido a la mitad. Los altos precios de las casas, la falta de trabajo fuera del sector turístico, y la pérdida de su función urbana en beneficio de los turistas amenazan con convertirla en una especie de parque temático. 

Algunos de los proyectos destinados a salvarla, como el proyecto Mose, para tratar de evitar las inundaciones durante la marea alta, han destapado una amplia red de corrupción que ha llevado a muchos de los políticos regionales y locales a prisión.

A pesar de la disminución y del envejecimiento de su población, en Venecia han surgido movimientos ciudadanos de protesta contra la entrada en la laguna de los cruceros. En temporada alta, hasta nueve cruceros desfilan por el canal de la Giudeca en un fin de semana. Algunos vecinos alertan a Venecia de que estas enormes naves dañan su frágil estructura, mientras que los que viven del turismo, argumentan que la industria de los cruceros es la única que puede salvarla de un turismo cada vez más empobrecido por la crisis económica mundial. 

ver más sobre "En Portada - Cara Venezia" ver menos sobre "En Portada - Cara Venezia"

Los últimos 777 documentales de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • La ruta de las coimas

    La ruta de las coimas

    40:35 pasado jueves

    40:35 pasado jueves En Portada viaja a Argentina para desenmarañar el mayor escándalo de corrupción de la historia de este país: ‘Los cuadernos de coimas’. Son las anotaciones en ocho cuadernos de todos los cobros de sobornos que percibió el viceministro de Planificación de los Gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Coimas es una palabra muy utilizada en Argentina para describir el soborno. El reportaje cuenta cómo se descubrieron los cuadernos, cómo llegaron a manos del periodista de La Nación Diego Cabot (reciente premio Rey de España de periodismo) y cómo la Justicia ha abierto un proceso en el que hay implicadas 43 empresas y más de 100 investigados. Entre ellos, varios líderes del kirchnerismo y decenas de los empresarios más poderosos de Argentina, incluida la familia de actual presidente argentino, Mauricio Macri. Según el juez que lleva la causa, se recaudaron más de 5.000 millones de dólares como sobornos a cambio de licitaciones de obra pública. El conductor del viceministro fue el que anotó durante diez años todos los cobros de estos sobornos.

  • La ruta de las coimas

    La ruta de las coimas

    00:54 13 mar 2019

    00:54 13 mar 2019 En Portada desenreda el mayor escándalo de corrupción de la historia de Argentina.

  • La ruta de las coimas

    La ruta de las coimas

    00:18 12 mar 2019

    00:18 12 mar 2019 En Portada desenreda el mayor escándalo de corrupción de la historia de Argentina.

  • Sombras de Budapest

    Sombras de Budapest

    41:00 28 feb 2019

    41:00 28 feb 2019 En Portada muestra un Budapest alejado de la mirada de los millones de turistas que la visitan cada año. Es un Budapest nocturno, repleto de mantas y colchones viejos. Según Naciones Unidas en Budapest hay unas 50.000 personas sin hogar. La policía tiene orden de trasladar a un albergue a los que se encuentre en la calle, pero las organizaciones benéficas se quejan de la falta de plazas en casi todos los albergues. Además, según la ley, si después de tres avisos siguen en la vía pública son detenidos y se destruyen sus pertenencias. El reportaje muestra a esas personas a las que el destino les ha conducido a vivir en la calle en un país que, durante el invierno, soporta gélidas temperaturas y muchos mueren de frío si no encuentran un sitio para cobijarse. Gracias a la mayoría absoluta de su partido, el Fidesz, el primer ministro Viktor Orban ha podido sacar adelante varias leyes criticadas por vulnerar los derechos humanos e ir contra los principios que rigen la Unión europea. Los sin techo son el nuevo objetivo del primer ministro húngaro Viktor Orban.

  • 1:38 28 feb 2019 El Gobierno de Viktor Orbán ha aprobado una ley que prohíbe y penaliza a los sin techo, personas que ahora tiene que esconderse si no quieren ser detenidas o castigadas con una multa. Según Naciones Unidas hay unas 50.000 personas sin hogar en Budapest. En Portada se traslada a la capital húngara para conocer dar a conocer un Budapest alejado de la mirada de los millones de turistas que la visitan cada año.

  • Sombras de Budapest

    Sombras de Budapest

    00:52 26 feb 2019

    00:52 26 feb 2019 En Portada muestra un Budapest alejado de la mirada de los millones de turistas que la visitan cada año. Es un Budapest nocturno, repleto de mantas y colchones viejos. Según Naciones Unidas en Budapest hay unas 50.000 personas sin hogar. La policía tiene orden de trasladar a un albergue a los que se encuentre en la calle, pero las organizaciones benéficas se quejan de la falta de plazas en casi todos los albergues. Además, según la ley, si después de tres avisos siguen en la vía pública son detenidos y se destruyen sus pertenencias. El reportaje muestra a esas personas a las que el destino les ha conducido a vivir en la calle en un país que, durante el invierno, soporta gélidas temperaturas y muchos mueren de frío si no encuentran un sitio para cobijarse. Gracias a la mayoría absoluta de su partido, el Fidesz, el primer ministro Viktor Orban ha podido sacar adelante varias leyes criticadas por vulnerar los derechos humanos e ir contra los principios que rigen la Unión europea. Los sin techo son el nuevo objetivo del primer ministro húngaro Viktor Orban.

  • Vertedero Nostrum

    Vertedero Nostrum

    40:48 14 feb 2019

    40:48 14 feb 2019 Si seguimos contaminando al ritmo actual, en 2050 nuestros mares y océanos tendrán más plásticos que peces y organismos vivos. En Portada aborda este reto global desde una isla griega, Poros, donde los efectos de la contaminación son palpables y ponen en riesgo el entorno marino, del que viven.

  • Vertedero Nostrum

    Vertedero Nostrum

    00:18 13 feb 2019

    00:18 13 feb 2019 Si seguimos contaminando al ritmo actual nuestros mares y océanos, en 2050 habrá en ellos más plásticos que peces y organismos vivos En Portada aborda este reto global desde una isla griega, Poros, donde los efectos de la contaminación son palpables y ponen en riesgo el entorno marino, del que viven.

  • 00:29 12 feb 2019 Fragmento del reportaje En Portada "Vertedero Nostrum", sobre la contaminación de mares y océanos por plásticos. El experto en residuos marinos del Plan de Acción para el Mediterráneo de la ONU Medio Ambiente, Christos Ioakeimidis, explica la formación de "sopas de plástico" en los océanos por la influencia de remolinos anticiclónicos

  • 00:31 12 feb 2019 Fragmento del reportaje En Portada "Vertedero Nostrum", sobre la contaminación de mares y océanos por plásticos, en el que se dan algunos ejemplos del tiempo que tardan en desintegrarse objetos de plástico de uso cotidiano, como una bolsa o una botella.

  • Nosotras, las vulneradas

    Nosotras, las vulneradas

    41:19 31 ene 2019

    41:19 31 ene 2019 En Portada viaja a El Salvador, uno de los 19 países del mundo que prohíbe el aborto, sin admitir supuesto alguno, y aplica además la legislación con dureza. En no pocas ocasiones desemboca en condenas largas, cuestionables e injustas. De la mano de Teodora Vázquez, que estuvo 10 años en prisión por sufrir un parto extra hospitalario, y otras mujeres, los espectadores descubrirán la desprotección de las mujeres en ese país. La gran paradoja, como la de Teodora, es que el aborto está castigado con hasta ocho años de cárcel, pero muchas mujeres están prisión, con penas de 30 años, acusadas de homicidio agravado tras haber sufrido una emergencia obstétrica sin atención médica.

  • 1:01 31 ene 2019 En El Salvador un aborto involuntario, el que puede sufrir una mujer en su casa, llega a estar penado con hasta 50 años de cárcel. Un equipo de En Portada ha entrado en la cárcel de Ilopango, cerca de San Salvador, y allí ha hablado con algunas de las presas. El reportaje, esta noche en La 2.

  • Nosotras las vulneradas

    Nosotras las vulneradas

    00:24 29 ene 2019

    00:24 29 ene 2019 El programa viaja a El Salvador, uno de los países con las leyes más duras contra el aborto. De la mano de Teodora Vázquez, que estuvo 10 años en prisión por sufrir un parto extra hospitalario, y otras mujeres, los espectadores descubrirán la desprotección de las mujeres en ese país.

  • 1:40 18 ene 2019 El Lab estrena el reportaje interactivo 'Descenso a las minas clandestinas', una experiencia digital creada con el testimonio gráfico grabado por el minero clandestino Abdelzarrak Daioui y que amplia el universo del reportaje de 'En Portada': 'La mina o la nada' . Gracias a la capa gráfica y el vídeo el usuario puede poner en la piel de un minero furtivo y adentrarse en una dura jornada dentro de una mina de carbón ilegal en Yerada, Marruecos, donde se estiman que existen alrededor de 4.000 pozos ilegales. El equipo de En Portada, formado por el redactor Luis Pérez y la realizadora Susana Jiménez, acudió en junio de 2018 a Yerada (Marruecos) a documentar la insostenible situación de miles de familia que tras el cierre de la mina hace 20 años. Consulta el interactivo: Descenso a las minas clandestinas Consulta el reportaje de En Portada: La mina o la nada

  • La mina o la nada

    La mina o la nada

    41:17 18 ene 2019

    41:17 18 ene 2019 Un equipo de En Portada ha acompañado a Abdelrrazak Daoui para mostrar cómo viven los mineros de Yerada. Las entrañas de ese infierno bajo tierra quedan al descubierto por primera vez, y muestran las dramáticas condiciones de trabajo de los mineros. Una cruda y peligrosa situación laboral de la que también se hace eco el Laboratorio de Innovación Audiovisual de RTVE.es en el reportaje transmedia ‘Descenso a una mina clandestina’, que amplía la emisión de televisión y permite que el usuario sea testigo directo de esas condiciones laborales durante una larga jornada.

  • 9:34 17 ene 2019 El equipo de En Portada,  formado por el redactor Luis Pérez y la realizadora Susana Jiménez, que acudió en junio de 2018 a Yerada (Marruecos) a documentar la insostenible situación de miles de familia que tras el cierre de la mina hace 20 años se han quedado en la nada, no contaba con conseguir un documento gráfico como el que la mañana del 27 de junio les grabó el minero clandestino Abdelzarrak Daioui (1995). Su testimonio extraído como el carbón de lo más profundo de Yerada resume a la perfección la crueldad de las vidas que dependen del poco dinero que consiguen a cambio de cientos de kilos de carbón que termina en restaurantes y hoteles de lujo. Puedes ver el reprotaje transmedia en 'Descenso a una mina clandestina'.

  • 1:06 11 ene 2019 Viajamos a la localidad marroquí de Yerada, donde sus mineros arriesgan la vida por un puñado de carbón.  Guion: Luis Pérez; Realización: Susana Jiménez Pons; Imagen y sonido: Rubén García y Nacho Villanueva; Montaje: Cristina Tafur; Producción: Mehdi Lakehal, Ana Pastor y Lourdes Calvo.

  • El soldado de Dios

    El soldado de Dios

    38:49 19 nov 2018

    38:49 19 nov 2018 En Portada viaja a Brasil para explicar por qué 58 millones de brasileños han escogido a un ultraderechista como presidente. Una victoria electoral marcada por la influencia de la religión o las redes sociales. Muchos de sus votantes son cristianos evangélicos y ahí reside una de las claves de este triunfo: el apoyo en masa que Bolsonaro ha recibido por parte de este pujante movimiento con una enorme influencia en la política nacional. Bolsonaro comparte con los evangélicos su ideario conservador, no sólo en temas morales, sino también en cuestiones de seguridad y economía. Un equipo de En Portada ha visitado dos iglesias evangélicas de Río de Janeiro: la de un poderoso pastor evangélico, amigo personal de Bolsonaro, en un barrio de clase media; y la otra, en un minúsculo templo en plena favela de Rocinha, lo que da una idea de cómo los evangélicos han penetrado en todos los estratos sociales. El programa rodó este reportaje durante los días previos y posteriores, a unas elecciones marcadas por las injerencias de las noticias falsas y el uso masivo de las redes sociales en la campaña, otra de las claves de la victoria del nuevo presidente.

  • 1:20 19 nov 2018 Un equipo de ‘En Portada’ ha visitado dos iglesias evangélicas de Río de Janeiro: la de un poderoso pastor evangélico, amigo personal de Bolsonaro, en un barrio de clase media; y la otra, en un minúsculo templo en plena favela de Rocinha, lo que da una idea de cómo los evangélicos han penetrado en todos los estratos sociales. El programa rodó este reportaje durante los días previos y posteriores, a unas elecciones marcadas por las injerencias de las noticias falsas y el uso masivo de las redes sociales en la campaña, otra de las claves de la victoria del nuevo presidente.

  • Prisionero 151/716

    Prisionero 151/716

    41:27 05 nov 2018

    41:27 05 nov 2018 En Portada ha estado con uno de los iraquíes que fueron torturados por las tropas estadounidenses en la prisión de Abu Ghraib. Ali Alqaisi se reconoce en esta foto icónica que dio la vuelta al mundo. Ali ha desgranado para En Portada las torturas y vejaciones que las tropas estadounidenses le infligieron en la prisión de Abu Ghraib. “La tortura no se olvida nunca”. Han pasado quince años y Ali sigue arrastrando la losa de aquel proceso de deshumanización que empezó cuando, a su entrada en prisión, le asignaron el número 151/716. Alqaisi sigue reclamando justicia para él y para los miles de iraquíes torturados por las tropas invasoras. Asegura que lo que ha trascendido a los medios de comunicación es una parte ínfima de las torturas y abusos que se cometieron. Abu Ghraib era sólo una de las 76 cárceles que había entonces en Irak.

Mostrando 1 de 39 Ver más