Dirigido por: José Antonio Guardiola

Espacio que ofrece reportajes que acercan al espectador a la actualidad internacional a través de situaciones conflictivas que sufren determinados países. ''En portada'' tiene varios premios, entre los que destacan el Premio UNICEF y el Premio Rey de España de Periodismo.

Contacto

Escriba al programa En portada: enportada.tve@rtve.es

3146378 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos En Portada - Cara Venezia - Ver ahora
Transcripción completa

(Campanas)

He despertado sobresaltada, inquieta.

Aunque no sé por qué.

Es un día como cualquier otro, un poco gris y con mucha humedad.

Tanta que hasta se puede tocar.

En la calle no veo nada raro.

La gente está ocupada con las tareas cotidianas.

Quehaceres que, como en otras ciudades,

son madrugadores pero que aquí tienen una característica especial.

El agua es mi peculiaridad.

Sobre ella me levanto.

Es mi espejo y siempre ha sido mi refugio.

Me consideran una de las más bellas.

Soy la más retratada, pintada,

protagonista y escenario de grandes obras.

Soy la reina del Adriático, la serenísima,

la más elogiada, protegida y observada.

Musa de grandes artistas, inspiración de creadores.

Pero cada vez me siento más sola.

Hablan de mi pasado glorioso, de mi decadencia,

pero se olvidan de mi presente.

Todo está dispuesto para mis invitados.

20 millones de personas vienen cada año a verme.

Yo ya estoy acostumbrada a ellos,

pero cada vez su presencia me inquieta más.

(Gritos)

(Aplausos)

¿Qué me está pasando?

¿Acaso quieren transformarme?

Ser la más hermosa no me hace sentir más segura.

Soy frágil y necesito cuidados.

A pesar de mis bellos vestidos, museos, plazas, iglesias,

palacios y puentes y de mi estilo único,

una mezcla de gótico, renacentista, clásico y barroco,

quieren ponerme un disfraz grotesco,

explotarme y convertirme en una marioneta,

un mero objeto comercial en el que todo se compra y se vende.

Es difícil encontrarse con venecianos por mis calles.

Vilma es uno de ellos.

Su forma de arreglarse, cuidando el mínimo detalle

aunque sea para ir al mercado

le distingue de los batallones de turistas

que desfilan por mis lugares emblemáticos, sitios de los que,

casi nunca, se desvían.

Quien quiere conocerme de verdad tiene que andar por mis calles.

Cruzar mis puentes, pasear por mis sestiere o barrios,

donde mis vecinos

llevan esta especial forma de vida condicionada por el agua,

que para ellos, no es complicada ni extraña

porque están acostumbrados desde que nacen.

La Piazzale Roma es el punto de partida

o el final de los recorridos.

Aquí los autobuses trasladan a tierra firme.

Es un lugar de paso, de ida y vuelta del trabajo, de incesante trasiego.

Cerca de este lugar me adentro por uno de mis barrios

y los protagonistas de las caminatas son ahora los niños.

Van al colegio andando o en patinete porque yo no tengo coche.

Aunque mi vida transcurre lentamente,

caminamos rápido siempre, buscando atajos.

Acostumbrados a subir y bajar escaleras.

Es así, ¿no, Mateo?

Como cada mañana hacéis Beata y tú para llevar a la pequeña Natalia

al colegio.

Me he dado cuenta que esta intranquilidad que siento

no es nueva.

Siempre he tenido miedo a desaparecer.

Terror a las catástrofes, pánico a hundirme.

(Música suspense)

Me han tenido mucha envidia

y desde que nací he tenido que esconderme para evitar

ser conquistada.

De ahí, mi carácter fatalista.

Olvido por un momento las preocupaciones y continúo mi paseo.

Me disgusta ver cómo me ensucian, cómo llenan de pintadas mis paredes.

¿Destruirme? ¿Por qué?

Voy en busca de ayuda.

Me subo al vaporetto, nuestro autobús acuático.

He llegado a Fundamenta Nuove, allí comen su pequeño hotel,

confieso a Mateo mis temores frente a una copa de proseco.

La mayoría de mis casas se han convertido en hoteles,

albergues, pensiones.

Ya no veo asomarse a mis vecinos por los ventanales.

Apenas quedan cines o teatros,

a pesar de que soy la ciudad del arte por excelencia.

Mateo, ¿qué me está pasando?

Mientras me alejo,

el eco de sus palabras sigue sonando y me acompaña en el recorrido.

La conversación con Mateo me ha inquietado más,

siento que alguien me persigue, pero la calle está casi vacía.

¿A dónde se ha ido todo el mundo?

Me dirijo hacia el centro.

Llego a esta farmacia en el campo de San Bartolomeo.

En su escaparate, me encuentro un alarmante aviso.

Un contador que va marcando cómo va disminuyendo mi población.

En 40 años he perdido la mitad de mis ciudadanos.

Uno de ellos es Adriano.

Tantos años a mi lado y, al final, también él ha acabado dejándome.

Aunque su trabajo le obliga a regresar cada día.

Llega al Tronchetto, una isla artificial que sirve de parking

y allí coge el vaporetto para llegar hasta mí.

Mientras me contempla a lo lejos, comprueba cómo ha cambiado todo.

Recuerda ese especial arraigo que sentíamos el uno por el otro.

Recorre las mismas calles por las que de pequeño

iba a comprar el pan, pero ahora apenas quedan tiendas

que no sean las de recuerdos para turistas.

Tampoco hay trabajo que no sea relacionado con este sector.

Por suerte, Adriano sigue haciendo lo que más le gusta.

Cuando termina el trabajo, muchos se dirigen de nuevo

a coger el vaporetto.

Le sigo y llego hasta la Piazzale Roma.

Allí cogen el autobús.

Va lleno de gente que se traslada a Mestre

y otras localidades cercanas,

donde se ha refugiado la mayor parte de mi población.

Vilma y María Rosa ensayan el mes de los bailes

que disfrutarán en carnaval.

Vilma se siente afortunada por poder seguir a mi lado

mientras María Rosa se consuela con las comodidades

que le brinda vivir en tierra firme.

Aunque Mestre sea tan diferente a mí,

como la forma de ser de estas dos hermanas.

(Música)

Muchas de las máscaras que veo no tienen ese toque de seducción,

belleza y misterio.

Son simples recuerdos para turistas

que no se han hecho en talleres artesanales

sino que han sido fabricadas en China a toda prisa.

Quedan ya pocos lugares en los que todavía

se pueden ver aquellas máscaras,

réplicas de las que se usaban durante la época de esplendor

de mis carnavales.

(Música)

Las máscaras no ocultan

sino que dejan ver lo que sin ellas está oculto.

No expresan ninguna emoción pero dejan libre el espíritu

y así puedes transformarte en lo que quieras.

La mayoría de los que me visitan

tienen una imagen estereotipada de mí, que yo misma,

sin darme cuenta, acabo aceptando.

Intento disfrazarme pero noto que, poco a poco,

estoy perdiendo el alma.

(Música orquesta)

Y me resisto a ello.

Así que voy en busca de aquellos lugares

donde los carnavales siguen teniéndome a mí

como principal invitada.

En la fachada de un palacio hay una misteriosa inscripción.

Me han dicho que han aparecido otras iguales en más edificios,

y que los vecinos están enfadados, pero no entiendo el mensaje.

Mis palacios, mis bellos palacios,

recuerdos de aquellos tiempos han dejado de ser habitados

por una sola familia.

Son tan costosos de mantener,

que la mayoría ha dividido sus estancias,

transformándolas en apartamentos para la venta,

o han sido adquiridos para convertirlos en hoteles.

Luca y Flavia pasan mucho tiempo realizando vestidos

como aquellos que lucía en mi mejor época.

Luca, como arquitecto, se preocupa también de mis edificios

y mi estructura.

Y mima con detalle aquellas fiestas de carnaval.

Estos salones fueron en su tiempo las habitaciones del palacio

dedicadas a las fiestas.

Por eso, quizás, en cada uno de sus rincones

se encuentra ese espíritu de carnaval que ahora intentan ocultar.

Y mientras cae la noche y la oscuridad lo envuelve todo,

empiezo a comprender por qué hay tantas historias de misterio

inspiradas en mí.

(Música jazz)

Los umbríos canales de aguas verdes y grisáceas,

y laberínticos paisajes me conducen de nuevo al agua.

Quizás, solo permanezco como un reflejo en ella,

solo por un instante, luego desaparezco.

Quizás ese misterio es el que me mantiene siempre viva.

Pero me asomo como si de un espejo se tratara,

y no veo mi silueta, sino una nueva amenaza.

¿Me mataran?

Tengo que evitarlo.

Acudo al comisario Marini de la policía,

aunque dicen que soy muy segura,

que puedo pasear sola por cualquier lugar

y a cualquier hora, voy a ver cómo me protegen.

Con la patrulla recorro algunos de mis canales.

Como una gran autopista, comprueban la velocidad de las embarcaciones.

A veces encuentran cosas que han sido arrojadas al agua,

como esta caja.

Pero también sofás, o incluso lavadoras.

Vemos también las huellas de la continua crecida del agua.

Las nuevas embarcaciones a motor provocan una estela que me daña.

El agua choca con mis cimientos y abre grietas en mis edificios.

¡Qué tristeza!

Antes solo me mecía el suave movimiento de las góndolas,

y en lugar de ruido de motores, solo se escuchaban risas de niños

que jugaban en mis canales de agua transparente.

Dicen que soy fascinante e intrigante,

que cuando se me conoce por primera vez

siempre queda algo oculto, inédito, que invita a volver a buscarme.

El tiempo parece detenerse aquí, es el salón más bello de Europa,

así llamó Napoleón a esta plaza, mi única piazza,

porque a todas las demás las llamo piazzale o campos.

Solo a primera hora de la mañana puedo recorrerla a solas.

De pronto surge en el agua algo que me tapa completamente la vista

y me hace temblar.

El miedo, pese a un nuevo intento de acabar conmigo,

me lleva alguien que sabe muy bien cómo prevenir asesinatos

o encontrar sospechosos.

Me dirijo uno de los lugares que suele frecuentar

el comisario Guido Brunetti.

Un personaje creado por Donna Leon, escritora estadounidense

de novela negra que vive conmigo desde hace varias décadas.

Brunetti es el protagonista

de sus novelas de intriga y asesinatos,

historias cuyo escenario son mis calles, teatros o canales.

Estoy segura de que a esta hora la voy encontrar tomando un expreso

en este histórico café.

A Donna Leon, es decir, a Brunetti no le extraña verme,

sabe muy bien que hay peligros que me acechan,

y uno en concreto del que siempre me alerta.

Así que, le pregunto directamente. ¿Cómo puedo salvarme, Brunetti?

La conversación con Brunetti se ha interrumpido.

Fuera se escuchan gritos.

Ciudades flotantes pasan a pocos metros de mí.

Algunos aseguran que no es al mar a quien debo temer,

sino a estos nuevos monstruos marinos.

En medio de los que protestan contra la entrada de estas naves,

veo a Silvio Testa, un periodista que siempre ha vivido conmigo

y que piensa que corro un grave peligro.

(Gritos)

Les veo entrar a lo lejos desde el Adriático,

acercarse y aproximarse serpenteando a través de mi canal de la Giudecca.

Rodeándome para poder contemplarme.

Desde sus balcones,

los turistas me miran como quien observa una postal,

y yo, como en los viajes de Gulliver, parezco la enana

y los barcos el gigante.

(Gritos)

Y los más gigantes con los que luchan

cual batalla de don Quijote y los molinos,

solo serán alejados para entrar por otra puerta.

(Gritos)

El nuevo recorrido no se priva mi vista,

comienza en el puerto de Malamocco, se dirige hacia mi zona industrial,

y a través del nuevo canal, llega al puerto marítimo.

Recorro la terminal de pasajeros junto al puerto,

a donde en un fin de semana llegan nueve de estos rascacielos del mar.

Su director, Roberto Perucchio dice que los temblores

no se deben a los grandes barcos,

que según estudios técnicos elaborados al respecto,

los temblores de los que hablo son solo fábulas.

Me habla del movimiento del agua, y también del movimiento del dinero

que supone la entrada de estos grandes barcos,

no solo para el puerto,

sino también para muchos comerciantes de la ciudad.

No solo me alarman los cruceros, sino el miedo a ahogarme.

El agua salada procedente del mar

inunda parte de mí varias veces al año.

Esto me causa muchos problemas. Son las mareas altas.

Las inundaciones son cada vez más frecuentes.

Todavía recuerdo las más destructivas en 1966.

Desde hace años trabajan en este faraónico proyecto de ingeniería

para evitar que el agua entre en mi laguna.

Unas barreras que se elevan cuando se necesitan

y se cierran por completo evitando que entre el agua.

Es el Proyecto Moisés, con un coste elevadísimo,

que antes de que lo terminen ya se ha llevado por delante

a toda la cúpula del sistema político regional

y local, acusados de corrupción.

Me refugio en uno de mis hoteles junto al Canal Grande.

Allí me encuentro al empresario hotelero Victorio

dispuesto a consolarme.

De nuevo en el café,

el comisario Brunetti sospecha que una de las claves

para resolver mi caso es estar ligada precisamente

a todo ese dinero que muevo.

En esta misma plaza he quedado con alguien

a quien quiero preguntar

acerca de lo que me decía el comisario Brunetti,

¿por qué no puedo tomar sola mis decisiones?

Hugo fue mi alcalde en 1990.

Ninguno de los políticos que me ha gobernado

ha sido capaz de alejar mis miedos.

Cada vez me siento más decrépita y abandonada.

(Timbre)

Solo los mayores me acompañan.

Los que a pesar de los inconvenientes

de vivir sobre el agua conservan sus casas

como si se tratara de la última joya de la familia.

Orgullosos de poder vivir en un lugar que millones de personas

anhelan contemplar, aunque solo sea por unas horas.

Y una mañana más, todo parece tranquilo.

Todos ocupados con sus tareas cotidianas.

Todos, ajenos a mi lenta agonía.

Elena ha logrado con sus pinceles

maquillar el triste viaje de mi muerte,

de la que, sin duda, existen culpables.

Veo la muerte como parte de mi destino.

Pero mis miedos se esfuman al comprobar que,

aunque hay demasiados culpables,

nadie está dispuesto a renunciar a mí.

Por cierto, alguien me ha dicho

que hace poco descubrió el significado

de aquella misteriosa inscripción que había aparecido en el palacio.

En el sistema Braille en francés, aquellos puntos raros decían:

"Aprende a mirarme invisible".

En Portada - Cara Venezia

41:07 28 may 2015

En Portada  innova y recrea las reflexiones que agobian a “La Serenísima”, la vieja ciudad de los canales, que poco a poco se vacía de los venecianos de siempre. En cuarenta años su número ha descendido a la mitad. Los altos precios de las casas, la falta de trabajo fuera del sector turístico, y la pérdida de su función urbana en beneficio de los turistas amenazan con convertirla en una especie de parque temático. 

Algunos de los proyectos destinados a salvarla, como el proyecto Mose, para tratar de evitar las inundaciones durante la marea alta, han destapado una amplia red de corrupción que ha llevado a muchos de los políticos regionales y locales a prisión.

A pesar de la disminución y del envejecimiento de su población, en Venecia han surgido movimientos ciudadanos de protesta contra la entrada en la laguna de los cruceros. En temporada alta, hasta nueve cruceros desfilan por el canal de la Giudeca en un fin de semana. Algunos vecinos alertan a Venecia de que estas enormes naves dañan su frágil estructura, mientras que los que viven del turismo, argumentan que la industria de los cruceros es la única que puede salvarla de un turismo cada vez más empobrecido por la crisis económica mundial. 

En Portada  innova y recrea las reflexiones que agobian a “La Serenísima”, la vieja ciudad de los canales, que poco a poco se vacía de los venecianos de siempre. En cuarenta años su número ha descendido a la mitad. Los altos precios de las casas, la falta de trabajo fuera del sector turístico, y la pérdida de su función urbana en beneficio de los turistas amenazan con convertirla en una especie de parque temático. 

Algunos de los proyectos destinados a salvarla, como el proyecto Mose, para tratar de evitar las inundaciones durante la marea alta, han destapado una amplia red de corrupción que ha llevado a muchos de los políticos regionales y locales a prisión.

A pesar de la disminución y del envejecimiento de su población, en Venecia han surgido movimientos ciudadanos de protesta contra la entrada en la laguna de los cruceros. En temporada alta, hasta nueve cruceros desfilan por el canal de la Giudeca en un fin de semana. Algunos vecinos alertan a Venecia de que estas enormes naves dañan su frágil estructura, mientras que los que viven del turismo, argumentan que la industria de los cruceros es la única que puede salvarla de un turismo cada vez más empobrecido por la crisis económica mundial. 

ver más sobre "En Portada - Cara Venezia" ver menos sobre "En Portada - Cara Venezia"

Los últimos 758 documentales de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Prisionero 151/716

    Prisionero 151/716

    41:27 05 nov 2018

    41:27 05 nov 2018 En Portada ha estado con uno de los iraquíes que fueron torturados por las tropas estadounidenses en la prisión de Abu Ghraib. Ali Alqaisi se reconoce en esta foto icónica que dio la vuelta al mundo. Ali ha desgranado para En Portada las torturas y vejaciones que las tropas estadounidenses le infligieron en la prisión de Abu Ghraib. “La tortura no se olvida nunca”. Han pasado quince años y Ali sigue arrastrando la losa de aquel proceso de deshumanización que empezó cuando, a su entrada en prisión, le asignaron el número 151/716. Alqaisi sigue reclamando justicia para él y para los miles de iraquíes torturados por las tropas invasoras. Asegura que lo que ha trascendido a los medios de comunicación es una parte ínfima de las torturas y abusos que se cometieron. Abu Ghraib era sólo una de las 76 cárceles que había entonces en Irak.

  • 1:40 05 nov 2018 "Estoy seguro de que lo publicado hasta ahora en los medios no es ni la millonésima parte de lo que realmente ocurrió en la prisión de Abu Ghraib". Quien así habla es Ali Alqaisi, uno de los iraquíes que fueron torturados por las tropas estadounidenses en la prisión de Abu Ghraib, y al que ha entrevistado el programa En Portada. Recuerda las sesiones de interrogatorios que sufría, de más de 15 horas. "Te prohibían beber agua y te encadenaban al suelo". "Nos tiraban heces y se orinaban encima del detenido". "He visto cómo violaban a hijas delante de sus padres, a mujeres ante sus maridos, a niños delante de su madre y su padre", explica aún conmocionado quince años después. 'Prisionero 151/716' se estrena este lunes 5 de noviembre a las 23:30 horas, en La 2 de TVE. 

  • 00:22 30 oct 2018 Las torturas en la prisión de Abu Ghraib tiene una imagen icónica que dio la vuelta al mundo: una persona completamente cableada vestida con una capucha. ¿Quién está detrás? En Portada te lo cuenta este lunes 5 de noviembre en #Prisionero151716.

  • 1:32 30 oct 2018 En Portada ha estado con uno de los iraquíes que fueron torturados por las tropas estadounidenses en la prisión de Abu Ghraib. Ali Alqaisi se reconoce en una foto icónica de la tortura que dio la vuelta al mundo. 'Prisionero 151/716' se estrena el lunes 5 de noviembre a las 23:30 h. en La 2 de TVE. Ali Alqaisi se reconoce en esta foto icónica que dio la vuelta al mundo. Ali ha desgranado para En Portada las torturas y vejaciones que las tropas estadounidenses le infligieron en la prisión de Abu Ghraib. “La tortura no se olvida nunca”. Han pasado quince años y Ali sigue arrastrando la losa de aquel proceso de deshumanización que empezó cuando, a su entrada en prisión, le asignaron el número 151/716. Alqaisi sigue reclamando justicia para él y para los miles de iraquíes torturados por las tropas invasoras. Asegura que lo que ha trascendido a los medios de comunicación es una parte ínfima de las torturas y abusos que se cometieron. Abu Ghraib era sólo una de las 76 cárceles que había entonces en Irak.

  • Saudade de mi barrio

    Saudade de mi barrio

    38:21 22 oct 2018

    38:21 22 oct 2018 Saudade de mi barrio aborda el problema del turismo de masas y la especulación inmobiliaria en Portugal. En Portada se adentra en Alfama uno de los barrios más turísticos de Lisboa. Un lugar donde la mayor parte de sus casas han sido rehabilitadas, pero donde muchos de sus vecinos fueron desahuciados de sus viviendas.

  • 00:46 22 oct 2018 La gentrificación es un fenómeno global que a veces se lleva por delante el alma de las ciudades. En Lisboa los vecinos no han declarado la guerra a los turistas, pero sienten que sus barrios están perdiendo su identidad. ¿Cómo se logra el equilibrio?

  • 1:01 22 oct 2018 ‘En Portada’ aborda el problema del turismo de masas y la especulación inmobiliaria en Portugal. El reportaje ‘Saudade de mi barrio’ muestra, desde Lisboa, algunas de las consecuencias del uso del turismo como motor de la economía. Un equipo del programa se adentra en Alfama, uno de los barrios más turísticos de Lisboa. Un lugar donde la mayor parte de sus casas han sido rehabilitadas, pero donde muchos de sus vecinos fueron desahuciados de sus viviendas. Los propietarios no renuevan los contratos de alquiler para poder convertir estas casas en pisos turísticos. En pocos años los precios de las viviendas se han disparado en todos los barrios lisboetas. Los más afectados son las personas mayores que llevan mucho tiempo residiendo en estos barrios. Los jóvenes también han sido expulsados del centro. El fenómeno de la “turistificación” afecta también al comercio tradicional que ha sido suplantado por otro tipo de tiendas especializadas solo en productos para turistas. Estreno el lunes 22 de octubre a las 23:40 horas en La 2

  • 1:26 09 oct 2018 Claudette es palestina, y no ha podido volver a entrar en su casa, en Jerusalén occidental, desde que Israel ocupó esa parte de la ciudad tras la primera guerra árabe-israelí (1948). Su antiguo barrio es ahora uno de los más caros de la ciudad. Su casa está valorada en varios millones, pero ella no ha recibido nada.

  • 41:09 08 oct 2018 Un equipo del programa ha estado en Jerusalén, siempre en el centro del conflicto árabe-israelí, para mostrar los problemas de convivencia y algunos aspectos de la ocupación a través del tren ligero que recorre parte de esta ciudad. Un tranvía inaugurado en 2011, con un trayecto de casi 14 kilómetros y con 23 paradas, sigue generando polémica, ya que se adentra por la Jerusalén ocupada y conecta los asentamientos ilegales construidos en esa zona. También atraviesa la denominada Línea Verde, que parte la ciudad en dos. El reciente traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén ha reabierto el debate sobre su estatus internacional y ha colocado, de nuevo, a la ciudad en el epicentro de cualquier negociación de paz entre palestinos e israelíes.

  • 1:15 08 oct 2018 Jerusalén. Antes de las seis de la mañana se inicia el primer recorrido de la línea roja del tranvía urbano. Palestinos e israelíes suben a uno de los pocos espacios que comparten en esta ciudad. Con cristales blindados en puertas y ventanas, el tren tiene 23 paradas, algunas con nombres poco adecuados para la convivencia. Su recorrido de casi 14 kilómetros se adentra por la Jerusalén ocupada. "Aquí hay murallas invisibles que distinguen entre los judíos y los palestinos, aquí estamos prácticamente no en una ciudad con dos partes sino en dos planetas distintos", explica al programa En Portada de TVE Meir Margalit, historiador y escritor israelí. Margalit fue antiguo concejal de Jerusalén una ciudad a la que ahora ve más dividida que nunca: "Lo que yo veo es un temor, un temor mutuo, todos en esta ciudad viven con miedo." El tranvía conecta los asentamientos judíos construidos en la parte oriental con la parte occidental de la ciudad. Para los palestinos este transporte es un símbolo de la ocupación. Los israelíes ya tienen planificadas ocho líneas MÁS de tranvía para unir otros barrios de Jerusalén.

  • 1:10 05 oct 2018 Imágenes del rodaje del equipo de En portada en Jerusalén.

  • 1:48 05 oct 2018 La línea roja de Jerusalén es mucho más que el trayecto de un simple tranvía. Su recorrido, su blindaje o el nombre de sus paradas desvelan que todo ello tiene una interpretación política que va más allá de aliviar el caótico tráfico de Jerusalén.

  • 36:43 24 sep 2018 'El viaje de Madre Guáramo', un reportaje de plena actualidad, grabado hace apenas una semana, en el que acompaña a Meivis, una madre con tres hijos, en su viaje de Venezuela a Brasil para buscar un mejor futuro. Es una huida más de las que han protagonizado centenares de miles de venezolanos en los últimos meses. Meivis decidió dejar Venezuela el pasado 27 de julio. Fue justo después de la graduación de su hijo mayor, al ser consciente de que su país ya no le ofrecía un futuro. Meivis y sus tres hijos cruzaron la frontera con Brasil hace apenas diez días. Desde ese momento, 'En Portada' ha seguido su recorrido, cargado de angustia, incertidumbre y desesperación.

  • 00:45 21 sep 2018 Esta semana tenemos un programa muy especial: "El viaje de Madre Guáramo', en el que acompañamos a Meivis, una madre con tres hijos (César, Beatriz y Brian) en su viaje desde Venezuela a Brasil en busca de un futuro mejor. Estreno lunes 24 de septiembre, a las 23:30 en La 2 de TVE

  • Paralelo 38

    Paralelo 38

    40:57 10 sep 2018

    40:57 10 sep 2018 En portada viaja a la última frontera de la Guerra Fría. 2018 es el año de la distensión de las dos Coreas. El Paralelo 38 es una línea de separación marcada por la guerra de 1950, las heridas abiertas y los secuestrados por el Norte. Varios desertores de Corea del Norte relatan en primera persona las razones para su huida del país más hermético del mundo. Unos huyeron por la hambruna, otros en busca de libertad. Muchos han sido víctimas de la violación de los Derechos Humanos en la dictadura estalinista. Todos los protagonistas del reportaje viven con expectación los primeros pasos de distensión, especialmente tras la celebración de las dos cumbres intercoreanas.

  • 1:19 05 sep 2018 En Portada viaja a la última a la última frontera de la Guerra Fría. 2018 es el año de la distensión de las dos Coreas. 'Paralelo 38' se estrena en La 2 el lunes 10 de septiembre a las 23:30

  • 00:53 05 sep 2018 En Portada viaja a la última a la última frontera de la Guerra Fría. 2018 es el año de la distensión de las dos Coreas. 'Paralelo 38' se estrena en La 2 el lunes 10 de septiembre a las 23:30

  • 37:38 11 jun 2018 Los gunas, uno de los pueblos que mejor ha logrado mantener su identidad y autogobierno indígena en América Latina, habita en la comarca autónoma de Gunayala, integrada por más de 360 islas e islotes de origen coralino y una franja continental a lo largo de la costa del caribe panameño. Cada año atrae a miles de turistas seducidos por su apariencia paradisíaca. Pero para varias comunidades gunas la vida en sus islas no lo es tanto y saben que tarde o temprano, tendrán que trasladarse a tierra firme. Y la isla de Gardí Sugdub es la primera que lo ha pedido oficialmente.

  • 1:29 07 jun 2018 En Portada viaja a las islas Guna, amenazadas por el cambio climático. Sus habitantes pueden ser los primeros desplazados indígenas de América. Guna Yala es su territorio, una comarca autónoma del Caribe panameño. 'Guna Yala entre la mar y la tierra', se estrena el lunes 11 de junio en La 2 de TVE a las 23:30

  • 2:25 07 jun 2018 En Portada viaja a las islas Guna, amenazadas por el cambio climático. Sus habitantes pueden ser los primeros desplazados indígenas de América. Guna Yala es su territorio, una comarca autónoma del Caribe panameño. 'Guna Yala entre la mar y la tierra', se estrena el lunes 11 de junio en La 2 de TVE a las 23:30

Mostrando 1 de 38 Ver más