www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5178100
Para todos los públicos En Portada - Cachitos de otra Cuba - ver ahora
Transcripción completa

"¿Estáis?" Estamos listos, ¡acción!

(Música)

¿Quieres cuento de abuela?

¿Historias de muñecas?

Ni te lo pienses.

Qué suerte, mi gente, hoy vivirán una epopeya lésbica.

Historia de dos mujeres, dos mujeres negras.

Fue un 28 de enero cuando nos fuimos.

Qué más da si nació...

Fue en la casa de un amigo que a veces duele sentir...

En la fiesta de un amigo mío, el 28 de enero,

yo nunca había tenido relaciones con mujeres, además, con ninguna.

A pesar de venir de un mundo, como lo llamamos aquí, de farándula,

donde estabas rodeada de lesbianas,

eran mis compañeras de trabajo, jamás me interesó ninguna.

Y la vi ese día en las fiestas y es la cosa más rara del mundo

porque era como que...

porque ella me gusta, y no puede ser,

yo miraba a este lado, y volvía a mirar a ella,

y es que me gusta, me entró ahí.

Y nada, llegué a mi casa, y me pregunté yo en el espejo:

"¿Qué te pasa?

¿Cómo te gusta una mujer?

¿De dónde sacas esto?".

Y acto seguido, me respondí,

soy una persona muy segura de mí misma,

eso es definitivo, me gusta y es para mí, no hay otra.

Y aquí estamos, dos años después.

Ella no me hizo mucho caso, pero bueno, lo logré.

¡Victoria!

-Buenos días...

-Tú te vas allá y yo me voy para mi casa.

-No, tú no te vas.

# Óyeme, cachita, tengo una rumbita,

# pa' que tú la bailes # como bailo yo.

# Muchacha bonita, mi linda casita,

# la rumba caliente # es mejor que el "fox".

# Mira que se rompen # ya de gusto las maracas,

# y el de los timbales # ya se quiere alborotar. #

Ahora, a buscar la medicación.

Ha visto una cuánta gente que han preguntado...

Han preguntado mucho.

-No pensé que fuera a preguntar tanta gente ni que fuera a venir.

Pensé que iba a venir mi madre solo.

-Fue una sorpresa, una sorpresa, pero muchos hay en el barrio,

del "Patíbulo", cómo le pusieron.

Están preocupados, de hecho estaban preocupadísimos,

se comentó que estabas peor.

-Yo sé que el tonto de la leucemia, como quiera que esté.

-¿Estás preocupado?

-Si quieres, puedes guardarla de recuerdo, siempre.

-No me quieres ni volver a ver. -Yo no.

(Música)

De la puerta, al pasarla para dentro...

-Sí.

(Música)

Pues que nos junten, porque al final,

todo lo que pasó y no la avisé de nada.

A ver si a mí me dan el filtro en el mismo sitio.

(RÍEN)

¡La galleta tostadita!

¡Allí va la galleta cortadita!

(Música)

De hecho, creo a veces que le debo una gran disculpa a la LGBT,

porque como mujer heterosexual de hace dos años atrás,

hice muchas cosas feas porque no tenía idea.

Por ejemplo, muy joven...

Y estaba en el camerino,

donde todos nos cambiamos de ropa, tanto hombres como mujeres,

y frente a las lesbianas, yo salía:

"No me voy a quitar la ropa delante de ti".

Que es necio, porque igual había un hombre al lado tuyo.

Pero uno no lo ve.

En este momento, por algo que te meten aquí en la cabeza.

"Esto es malo, esto está mal, esto no se hace".

Y como lo tienes desde niña, para ti es malo.

En mi caso, me duele cuando miro atrás.

Yo sé que lo hice, y la consciencia me golpea ahí,

yo estaba muy joven y no entendía una madre

de sentimiento de lesbiana.

¿Cómo lo iba a saber?

No sabía.

-Un día en la mañana, estaban los tres vecinos,

hombres y una mujer,

y empiezan a hablar, bueno, del tema de la Constitución, del 68,

el matrimonio igualitario...

Y unos...

"Porque sí, que estén, está bien, pero oye,

estos maricones, y que ahora todo es alrededor de eso...".

Y yo no puedo enfrentarlos así como así.

"Oye, no, yo estoy aquí y como ustedes van hablando de eso,

ustedes saben que soy una mujer que vive con una mujer,

que ama a una mujer".

Y los dejé.

Y les empiezo a dar esto, es un folleto con glosarios.

Aquí aparece.

"¿Por qué Cuba necesita de...?"

Sería bueno que Cuba, pues, aceptara el matrimonio.

Y voy, y encuentro a uno primero:

"Te escuché,

qué buenos planteamientos tú tienes, y conocimientos,

y sería bueno que tú leyeras esto

porque esto te va a fortalecer tu discurso".

Él que estaba echándole a los maricones.

Me dice:

"Oye, chica,

¿tú sabes que es que yo estaba queriendo hablar hace días

para hacerte unas preguntas sobre eso?".

Y le digo: "¿Y por qué?".

Dice: "Es que mi hija tiene 16 años y está embarazada".

"Te estoy comentando esto porque sé

la manera que tú conversas,

que eres, de lo valiente que eres en tu vida,

y entonces quisiera que tú me dieras

como un consejo al respecto".

Y la niña, ¿qué?

-Pues nada, fue mi hermano a casa... -¿No estaba embarazada?

(Música)

¡Chico!

Solo con ser quien uno es,

se va ganando, y va ganando respetos,

y va ganando el amor de los demás.

El barrio es marginal.

Es marginal, y como todo lo marginal,

es como una gran familia.

Todos, inconscientemente, ayudan al de al lado.

Aquí el vecino te alcanza la sal, te alcanza el azúcar,

te manda a su niño, te pide el teléfono.

-Él es el dueño, él, antiguamente, era el dueño.

Esto era un podrero, era una propiedad privada,

y a medida que iba pasando el tiempo, la gente ha ido llegando,

la han ido comprando los pedazos de tierra

y la gente ya han llegado y han hecho las casas.

Se llama Jacinto Moreno, es Jacinto Moreno.

¡Buenas, Jacinto!

-¡Hola! -¿Cómo andas?

Como estas personas andan...

Están haciendo un documental sobre el callejón

y quería que vinieran acá con usted

porque usted es fundador del callejón.

-Acá siempre vienen.

"¿Cómo está, Jacinto?" Bien, bien, bien.

"Venimos de España, a saludarle."

¿De España? "Sí."

Anda, la vieja... -Él tenía familia de antes.

"Ah, ¿sí?"

104.

"¿Usted se acuerda cómo era esto cuando usted llegó aquí?

¿Cómo era el barrio?"

Que si tú te acuerdas de cómo era el barrio

cuando llegaste aquí.

"¿Te imaginas viviendo aquí con 103 años?"

No.

No, no me imagino.

De hecho, no sé por qué, pero yo siempre he dicho

que voy a llegar hasta los 30.

-Este barrio, realmente, se llama "El callejón de Jacinto".

Pero a medida que nos fuimos mudando nosotros aquí,

le cambiaron el nombre.

-Entre ellos...

-Eran también muchos nombres, pero bueno,

ahora se le cataloga por "El Patíbulo".

Pero esto surge aquí, este barrio era de Jacinto.

Él tenía un "bayú" en su casa.

Claro, eso no se habla mucho, pero...

"¿Un qué?" Un "bayú".

-Es como, como un puticlub.

-Era...

-Bueno, es que así es como se llama en España, ¿no?

"Sí".

Ah, no sé. "Sí, sí".

Entonces, el "bayú" se llamaba "La Caña Brava".

Y él empezó, supuestamente, a regalar el terreno, entre ellas,

mi abuela compró un pedazo que es este de aquí.

Y mucha gente.

Entonces, ya...

-¿Pero tu abuela era una de las putas de Jacinto?

-No, mi amor.

Mi abuela no era del "bayú".

Mi abuela, al divorciarse con mi abuelo,

se quedó sin casa

y entonces Jacinto le vendió un pedazo de terreno

y ella vino por aquí.

-Yo tengo entendido también que Jacinto,

los primeros terrenos que vio,

fueron las propias putas que trabajaban para él

porque necesitaban donde vivir.

-Entré a la calle por la necesidad.

No tenía nivel cultural, lo que tengo es un noveno grado,

¿y qué vas a hacer con un noveno grado?

No haces nada.

Fue ahí cuando me vestía de mujer y cogí la calle.

Y se me hizo fácil irme por esta vida.

-Yo me acuerdo que tú me habías dicho en una ocasión

que tú habías sido una de las primeras en...

Al menos en salir abiertamente a venderse...

-Fui la primera que empezó a prostituirse.

Me fue difícil por la gente.

Por mí no porque a mí me gustaba.

Pero bueno, había que romper barreras.

Y como fue la primera,

me fue más fácil también prostituirme.

Me sobraban, había clientes.

-No tenías competencia. -Porque no había competencia.

-Además, era bien joven cuando aquellas.

-Tenía 17 años.

Bueno, tenía 16,

pero cuando empecé la trayectoria, a los 17...

Fue fácil.

Fue fácil.

Pero fácil para decidirse a hacerlo.

Pero también difícil,

porque uno se tropieza en muchas cosas en el camino.

Te tienes que comer lo bueno y te tienes que comer lo malo.

Y no le...

A nadie yo le sugería que se fuera por esta vida.

"¿Con qué nombre naciste?". Orlando, como mi papá.

Había una película que se llamaba "Chica espectáculo", algo así.

Y la protagonista se llamaba Nomi,

una muchacha con una historia que llega a un lugar,

y me gustó el nombre.

Aunque hay también quien me dice Naomi...

Pero es Nomi.

Pero de siempre, mi papá me llevo al psicólogo,

yo tenía ciertas inquietudes.

Y él me llevo al psicólogo,

él decía que me veía como muy afeminado,

que no era varonil y que no me gustaba hacer cosas

que hacían los varones.

Ha cambiado mucho, mucho, mucho.

Antes, pensar en que las muchachas pudieran venir aquí,

podían escribir, venir...

se rendía por la Comisión Nacional de Personas Trans,

tener el carnet actualmente con la foto sin tener que...

Por ejemplo, antes, para hacerte la foto del carnet de identidad,

había que recogerse el pelo, no podías tener maquillaje,

tenías que parecer otra cosa que no eras.

Eso se logró también con el trabajo que hacemos.

Las muchachas, si tienen algún problema en función laboral,

de estudios, en su vida personal,

o alguna institución que violen sus derechos, pueden asistir aquí.

"¿Qué crees que tiene este lugar?".

Tiene a Mariela, en primer lugar, y muchos años de trabajo,

muchos años de trabajo.

O sea, yo cumplo 30 años aquí,

entonces, es un lugar con una carrera sólida.

Un trabajo sólido de muchos años.

Es la persona que ha luchado,

ha tratado de defender nuestros derechos.

A capa y espada.

Ha sido ella.

Sé que su mamá también trabajaba

de cierta manera con las personas trans.

De hecho, hace muchos años, creo que ella era la que trabajaba,

bueno, trabajaba aquí.

Y Mariela creo que siguió esa labor que ella hacía.

-La mejor compensación que hay es avanzar en políticas

y en leyes que garanticen

y reconozcan los derechos de las personas.

Eso es lo que se puede hacer.

Porque la historia no puede regresar atrás.

En ninguna circunstancia.

(Música)

-Tengo una casa que he heredado, ¿no?

De la familia, de mi madre,

que no tiene las condiciones habitables necesarias

como para la dignidad humana.

Porque, como ves, tenemos espacio,

tenemos techo y en mi casa igual estamos viviendo.

También brinda sus espacios a otros artistas,

a otros activistas,

a un grupo de activistas que vienen aquí a trabajar porque...

Eso, la casa es nuestro templo.

Es mi reino, es mi institución,

es mi protección, es mi familia,

es mi desenvolvimiento intelectual y económico.

Es que es la casa tomada.

Nos fortalece hasta para eso,

hasta para la relación con los vecinos.

-El espacio, para el barrio, es de gran ayuda.

Porque ya te digo, las madres trabajan

y los niños están aquí.

Y ellas están confiadas.

Ahora tenemos problemas, aquí, en la casa con el Internet.

(Música)

-En el primer momento en que tuvimos la posibilidad de,

en las plazas, en los parques, tener acceso a la wifi,

ha sido, realmente, muy importante

para todo el activismo que se hace en Cuba.

Ya con el activismo,

tratamos de desmarcarnos

y de sacarlo fuera de los espacios virtuales.

Ya, eso sí, comienza a ser también un problema

y un reto muy grande para el activismo

porque tenemos muchas limitaciones.

-Aquí justo en la esquina, hay un parque de wifi.

Entonces vienen a conectarse y de pronto ven...

El mural, y pasan por aquí.

Mucha gente que pasa, que estaba paseando por aquí, entra.

"¿Cómo se hace activismo desde una tienda de ropa?"

De la manera que la hacemos es incorporándola a nuestro discurso

en general, de todo.

Una señal wifi que es un arcoíris, o...

Lo malo sé que es decírselo a los padres...

Ahora hay que cambiarlo

y poner la Iglesia en vez de a los padres.

"¿Se está construyendo el tema LGTBI?"

Hay algo que no había oído nunca.

Y es... Varias voces.

Como... Emitiendo una opinión.

Y son grupos pequeños, no es que sean la gran revolución,

pero no existía esto antes.

Básicamente, lo que hacen es un documental

con respecto a la comunidad LGBT cubana

y a los cambios, o sea la Revolución Social en Cuba.

Y me estaban preguntando las cosas

respecto a cómo ha sido la comunidad LGBT cubana

y esas cosas. Tú sabes.

¿Viste los vídeos que hice? Casi siempre hablo

de perspectiva mía, con respecto a temas cubanos

de la comunidad LGBT. -Es interesante.

Estaba buscando a personas mayores,

Personas mayores comentando cosas gay modernas.

Y para mí, eso me resultó superinteresante,

estaba buscando a gente mayor aquí en Cuba,

de 50 o 60 años que fueran gays y lesbianas, no sé.

Yo empecé a ser youtuber,

o sea, a empezar a crear contenido para las redes sociales

para defender los derechos de la comunidad LGBT

cuando me botaron de la casa.

o sea, cuando empecé a tener problemas familiares por ser gay,

y, no sé, por defender mi sexualidad,

empecé a tener muchos problemas

y dije... ¡Mira!

-¿La cosa esa ahí de los colores? -Sí.

-¿Lo hicieron por amor al arte o...? -No, no,

lo hicieron precisamente por el matrimonio igualitario.

-Cómo cambian los colores.

-Tremendo trabajo. -Sí, los colores del "love". Genial.

-¿De aquel lado? -Sí, claro.

Se ha magnificado en extremo

el derecho al matrimonio,

a la posibilidad de contraer matrimonio

a las personas LGBT.

La gente habla de una cortina de humo

porque muchos temas que van a definir

la vida del cubano en los próximos 30 años,

no han tenido, no han sido tan debatidos,

no han sido tan opinados

como puede haber sido el artículo 68,

la permanencia eterna o renovable del Presidente.

Ahora está...

Todo el mundo habla de eso en las redes sociales,

hay foros sobre eso.

Hay tremenda preocupación con ese tema ahora.

Yo era casado. Me había casado con una chica

y me gustaría casarme con un chico también.

No sé.

Sin problema, me gustaría.

Yo siempre he sido como yo soy.

Todo el mundo me conoce, me destacan aquí en Cuba,

todo el mundo me acepta, ¿me entiendes?

Bailo para el santo más hombre que hay,

la gente me conoce por eso,

por bailar pachangos y el mundo sabe que abiertamente soy gay.

(Música)

Estamos preparando a los muchachos para hacer una coreografía,

donde las mujeres van a interpretar a Changó,

el "orishá" de la masculinidad.

El dios del fuego y del rayo. El santo más hombre que hay.

Y los varones vamos a interpretar a Oxum,

la diosa de la femineidad.

porque en la cultura cubana y la religión como tal,

en santería no importa si eres hombre o mujer.

Permiso.

Permiso.

Paso por aquí y veo a todos los que vivimos en la periferia

para ir hasta el centro.

(Música)

Vamos a montar un clásico, ¡qué bueno!

Clásico del 52.

Me llamo Mirna.

Tengo en la casa un espacio

que es mi casa, pero igual lo hemos tomado

como para hacer las actividades así recreativas, artísticas.

Tenemos tres espacios fijos, uno para niños.

Y en ese de niños pues les damos tambor, percusión.

Sobre todo percusión.

Pero no como religión, si no... -Sí, artístico.

Ahí. Es percusión como música.

-Él es coreógrafo. -¿El coreógrafo?

Y, lindo. Precioso.

Entonces lo que queremos es traerlos a ellos

Y sentarlos a ellos para que vean... -Traerlos acá.

Que ellos vean que hay algo

que tiene que ver con ellos y que es diferente o diverso

dentro de lo que es la música yoruba,

De lo que es la música afrocubana.

(Música)

-¿Has tenido pareja mujer? -Sí.

-Tenías una pareja bisexual. -Ocho años.

Hace hará... un año que nos separamos.

-18 ella. -Y artista también.

Yo tengo un carácter fuerte,

pero cuando me enamoro soy una amapola.

-Qué linda.

-Doy el corazón, la vida, ¿me entiendes?

Y muy femenina, muy así.

Es un, no sé.

(HABLAN A LA VEZ)

Cómo dicen los muchachos ahora.

-Y se ponía celosa de los ensayos,

de a qué hora tú sales y entonces yo me quedaba así.

Pero si mis hijos que son mis hijos, no me cuestionan,

¿por qué con la edad que yo tengo me estás cuestionando?

Si yo no estoy en nada. Esa cosa posesiva...

Y ahí mismo fue que le dije:

"Mira, ya hasta aquí nos gustamos mucho."

Y ella me dijo estas mismas palabras tipo hombre.

Me dijo: "Yo estoy muy enamorada de ti

pero contigo no puedo estar porque te voy a matar."

-¡Oye! ¿Qué dices? -Esa noche no dormí.

Estábamos durmiendo y yo la miraba.

-Yo pensaba que mi Siria,

Siria se llama mi pareja, ella es muy intensa,

no era la única. -¡No, muchacha!

¡Hay muchas intensas en La Habana!

(Música)

"¿Y por qué han acabado aquí haciendo todos lo mismo?"

Porque el problema es que nos fue más fácil.

Hombre, y daba dinero,

cuando empezamos a trabajar daba dinero.

"¿Y daba más qué la prostitución?" Por supuesto.

Es que la prostitución aquí no da nada.

Aquí no es lo que puede ser en otra parte.

La primera que empezó a coser aquí fui yo.

Y otros fueron enseñando a otros y así sucesivamente.

Yo no sé de qué forma es que fue como un imán,

que todos los gays de aquí atrás lo que hacemos es coser.

-Eres una líder aquí. -Bueno por mí, por otros...

-De alguna manera ha sido una pionera

en varias cosas y yo pienso que si tú ves

que lo que estoy haciendo da resultados,

que me da para vivir decente y de una manera digna

y para salir adelante, que no tengo que trasnochar, bueno,

por lo menos, un poquito de interés te da.

Y algo importante es que ellos han entendido de...

No sé, como enseñanza, como escuela, han tenido como una escuela taller

aquí como...

Que esto ha sido bien importante,

algo que comenzó siendo un trabajo inseguro

para probar a ver que tal salía, mira.

Bueno, esta casa donde estamos quizá ellos no lo digan

pero es fruto del trabajo de estas máquinas.

(Música)

Lo que surge ahora... -Sí, lo del matrimonio gay.

-El matrimonio igualitario. -Igualitario, igualitario.

Pero yo pienso que, mira, por ejemplo,

que han enfocado todo en eso y no le han buscado lo más bueno

a la Constitución.

Lo más importante para mí es la seguridad, tema salario,

que no nos está dando para vivir.

Entonces, para mí, eso es lo más importante

y la seguridad como tal...

Sí somos los últimos, sí.

Estamos esperando a alguien y por eso vamos rotando, ¿vale?

-Vale, vale. ¿Detrás de quién van ustedes?

Detrás de acá, los primos. -Ah, bueno.

-Entonces, como te decía, para mí lo más importante es eso.

Y, esto es un avance con respecto a la misma película.

Yo lo que pienso es que tus derechos no se plebiscitan.

-Que yo me pueda casar con una persona del mismo sexo

no quiere decir que ni tú ni yo... -¡Eh, hola, llegaste!

-Te estábamos esperando, hombre.

-Que se puedan casar del mismo sexo no quiere decir...

Son dos hombres, no entiendo por qué uno tiene que ir vestido de mujer.

-No, claro, no hay que faltar al respeto de la institución,

al notario, a ellos mismos.

-Estamos hablando de la nueva Constitución.

El tema de...

-No, de hecho, yo quería hablar con ustedes...

Porque tenía pensado grabar un vídeo en el que se represente la idea,

o sea el punto de vista de diferentes personas,

generaciones diferentes.

Respecto a un mismo tema que tenemos en común:

la comunidad LGBT. -Vale, vale.

-Hemos vivido tiempos diferentes,

tenemos vivencias respecto a nuestra sexualidad

muy diferentes a las que tienen las otras personas, entonces...

-Mira, yo, la generación mía no es la tuya.

-No te voy a preguntar la edad porque...

-No, porque te voy a meter un zapatazo.

Pero bueno, la época que me tocó vivir,

hay que reconocer que existió un campo de concentración

en Cuba que se llamaba UMAP en Camagüey,

a este lugar iban todos aquellos

que tenían diferentes preferencia sexual

que por X o por B no podían pasar el servicio.

O sea, era un campo de concentración.

-Un campo de concentración. Y también religiosos.

-Amigos míos de aquella época les preferían dar un machetazo

en los pies para no aguantar el maltrato que se vivió ahí.

-Sí, sí, fue maltratado porque según tengo entendido...

-Por tu preferencia sexual, pasó igual que...

-No gracias a Dios, lo que me pasó a mí

fue que me botaron de casa, pero no tuve otro problema.

-Qué bueno. -Te estoy diciendo,

por una X preferencia sexual aquí hubo discriminación,

no podías entrar en un centro de trabajo sin...

-Vamos, que está caminando la cola. -Por tus preferencias.

-Que no podías entrar... En el caso que tú me dices,

tu mamá te botó para la calle.

-No, a ver.

-La mía me puso lo justo en la esquina.

Porque era homofóbica.

-Sí, porque en aquellos tiempos te botaba tu mamá a la calle,

en la escuela, en todos lados.

Eras un paria, eras un paria. -En todos lados.

-Yo he reunido los requisitos para adquirir una plaza

de dirigente en un departamento, no...

-Y el tema ligar, ¿cómo lo hacían?

-No, siempre... -Es un frente muy discreto.

-O sea, no es como ahora que tienen aplicaciones.

-No, aplicaciones no.

A parte, hay lugares que la gente, más o menos, que ya sabía.

-La casa del té, La casa del café, Coppelia...

Coppelia, que no por gusto,

cuando se filmó la película "Fresa y chocolate",

se copió Coppelia... -Es un homenaje.

-Para ponerlo. Era un lugar para...

(Música)

# La vida tiene cosas, # cosas maravillosas.

# A veces te desnudas... #

Porque yo pedí un helado de chocolate,

y él, de chocolate, y tú te lo pediste de fresa

y se te olvidó decir... -La mítica frase.

-"Ay, hoy es mi día de suerte, me encontré una fresa".

(RÍEN)

-¿Cómo se sintió usted cuando vio esa película?

Porque yo la veo actualmente y es una película que me llega.

-Yo salí llorando, como que digo, yo salí llorando,

fui con mi hermana y me dijo: "¿por qué tú lloras?".

¿En qué momento el tema y que yo poder ver en Cuba,

mi país,

libremente una película con semejante tema?

-En ese empeño tan importante de reescribir la felicidad.

Y que alcanza un hito significativo

con la aprobación de una nueva constitución

que hemos construido de conjunto.

En ella queda recogido el principio explícito

de no permitir discriminación por razón de sexo,

género, orientación sexual identidad de género...

-Mira, una cosa que yo considero que es un logro indiscutible.

El que sea el propio gobierno de Cuba,

la Asamblea Nacional, quien haya llevado al documento

de la Carta Magna estos elementos nuevos

relacionados con los derechos sexuales.

Eso es un logro tremendo,

porque además empezamos introduciendo todos estos elementos

dentro del Partido Comunista

y fue el partido quien lo procesó, lo trabajó con sus militantes,

lo diálogo, lo movió.

Y el partido lo llevó.

"Ah, bueno, esto es una ideología revolucionaria

que tiene que tener también sus elementos revolucionarios".

Y que después de esto, quede asimismo en la propuesta

del documento del texto constitucional,

yo creo que es un logro irrebatible.

-Como el lío del matrimonio igualitario.

Yo pienso, y eso se lo digo al que quiera escucharlo.

El gobierno, en general, hizo una prueba.

Dejó caer el alcohol y dijo: "Vamos a ver la reacción".

A ver si estamos listos o no. Esa es la realidad.

Se sabía que no.

O sea, sacan la cuenta.

Se está planteando, se plantea:

"Matrimonio igualitario: ¿a favor o en contra?".

Y ya la Iglesia está planteando, antes de...

"Tenemos 60.000 personas

que estamos dispuestas a decir que no",

ya es suficiente para revocarlo.

¿Tú sabes por qué?

Porque la Iglesia, por sus medios, esas personas si se unen

con su "aleluya" adelante, se organizan,

pero además tienen un poder económico...

Nosotros vamos a la reunión a decir que estamos esclavizados,

que las negras, las lesbianas... Y no hacemos nada.

Todo queda ahí,

entonces no es porque yo pertenezca a este proyecto,

uno de los proyectos que están haciendo algo realmente

por la comunidad está aquí.

¿Pero qué pasa? Que no hay unión entre la comunidad.

Lo primero que hay que hacer es crear una comunidad

uniendo a todas esas personas.

Así no están todos aislados.

Y eso es lo que tú dices, e ir a llorar...

Ya es hora de...

-Con el derecho de casarse y después,

los derechos como ciudadanos.

Yo misma soy una profesional de la educación.

Yo soy profesora de música, tengo un doctorado,

tengo una maestría,

trabajo en una universidad... ¿y cómo vivo?

Tengo 38 años y no puedo tener hijos porque...

¿Dónde los voy a tener y con quién? ¿En qué partes?

¿Y dónde está la vida que yo esperaba?

(Música)

# Nunca creí en mi soledad.

-¿Tú te acuerdas cuando estábamos sentados en la esquina

y esos venían?

Esperando que aparecieran...

Yo no me quiero acordar de esos días.

-No, ni yo tampoco.

Y precisamente estos días de agua...

(RÍEN)

Pésimo.

-No es lo mismo,

porque ya me estaba sacando cuentas de estos días de agua,

una de la calle, ¿qué voy a hacer yo? Nada.

Sin embargo, en la casa de uno,

uno puede trabajar y puede buscarse su dinerito.

No es lo mismo tener sexo con dinero

que buscarse el dinero en otro lado.

-Yo muchas veces me acuesto pensando

que si no hubiera pasado tantas necesidades económicas,

una, fuera trans o fuera gay,

pero fuera una persona que estudiara o estuviera estudiando.

A mí me gusta estudiar.

Y de hecho...

No sé, me considero inteligente.

-Y otra cosa que, por lo menos, me chocó a mí.

Llegar a la escuela y no sabía dónde iba formal.

No sabía a qué baño ir. Yo aguantaba los deseos de orinar.

¿A qué baño entro?

Uno trata de sobrevivir y salir adelante

por los propios esfuerzos de uno

Sabemos que en un futuro no somos nadie,

no tenemos nada que hacer, no tenemos un título

pero tenemos el orgullo de decir:

"yo soy, yo fui y voy a seguir siendo una mujer".

-Nosotros somos una revolución, desde el punto de vista,

desde todos los puntos de vista.

Una:

decidimos dar el paso de hacer la transición de hombre a mujer,

de enfrentarnos a la sociedad, a las familias.

Somos una revolución.

(Música)

Por supuesto que hay homofobia.

Ahora a nosotras nos van a dar respeto.

Solo abriendo las puertas,

no hay que dar un mensaje ni estar gritando: "¡Yo soy...!".

No, abre la puerta, déjalos entrar, déjalos que vean,

que mi escoba es la misma que la tuya,

que tengo las mismas dificultades.

Que soy madre igual que tú.

Ellos lo han ido viendo con el tiempo.

Y esto es como la casa de la oración.

Entonces, al final, claro que no hay final.

Están dos negras, Siria y Mirna.

envuelta en Duendes Sueltos,

Vivimos y morimos para amarnos sin final,

en pleno jaleo,

echándole ganas a la vida con los conflictos aprendidos

y los despojados.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cachitos de otra Cuba

En Portada - Cachitos de otra Cuba

02 may 2019

El reportaje ‘Cachitos de otra Cuba’ en el que recoge historias personales del colectivo LGTBI de la isla, sus “cachitos” de vidas, en pleno debate social sobre la reforma de la Constitución que planteó abrir la puerta al matrimonio igualitario.

En los últimos diez años, Cuba ha vivido lo que llaman “la revolución LGTBI”, una transición en la que han empezado a dejar atrás la homofobia estatal del castrismo.

El movimiento está haciendo su revolución dentro de la revolución. Durante décadas, gais, lesbianas, transexuales y demás miembros del colectivo han sufrido la represión y la persecución institucional en Cuba. Ahora se habla abiertamente de sus derechos.

La iniciativa tomó impulso con la diputada Mariela Castro. A ella se han opuesto los sectores más conservadores y homófobos de la sociedad. Mientras, los críticos piden que se protejan también otros Derechos Humanos.

ver más sobre "En Portada - Cachitos de otra Cuba" ver menos sobre "En Portada - Cachitos de otra Cuba"
Clips

Los últimos 796 programas de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos